Información

¿Era la raza realmente poco importante en la década de 1660?


Hay esta cita de Lerone Bennett Jr. donde dijo:

Allá atrás [en la década de 1660], antes de Jim Crow, antes de la invención del negro o del hombre blanco o de las palabras y conceptos para describirlos, la población colonial consistía en gran parte de una gran masa de esclavos blancos y negros, que ocupaban aproximadamente el misma categoría económica y fueron tratados con igual desprecio por los señores de las plantaciones y legislaturas. Curiosamente indiferentes a su color, estas personas trabajaron juntas y se relajaron juntas.

Con el estado de cosas en estos días, es realmente difícil creer que la raza era algo que a la gente "no le preocupaba". La cita habla específicamente de la América colonial, pero tendría sentido que si las cosas fueran así allí, entonces no sería muy diferente en otras partes del mundo.

¿Hay algo de verdad en lo que dijo Lerone Bennett Jr., la raza solía ser algo sin consecuencias?


(Descargo de responsabilidad: la definición de raza varía. Wikipedia ofrece esto: "una agrupación de humanos basada en cualidades físicas o sociales compartidas en categorías que la sociedad generalmente considera distintas" y esa es la opinión adoptada en esta respuesta. Algunos de ustedes prefieren definir la raza por color de piel, en cuyo caso no dude en ignorar a Aristóteles).

El racismo es un concepto muy antiguo. Aristóteles argumentó que los no griegos eran razas inherentemente inferiores, naturalmente aptas para ser esclavizados por los griegos.

La naturaleza, entonces, ha distinguido entre mujer y esclava ... Pero los no griegos asignan a la mujer y al esclavo exactamente el mismo estatus. Esto se debe a que no tienen nada que esté por naturaleza apto para gobernar; su asociación consiste en un esclavo y una esclava. Entonces, como dicen los poetas, `` Es correcto que los griegos gobiernen a los no griegos '', lo que implica que los no griegos y los esclavos son idénticos por naturaleza.


Del mismo modo, el racismo existía mucho en la Inglaterra moderna temprana, en un momento en que los colonos ingleses estaban creando la América colonial. Considere el de Shakespeare OTELO. Iago despertó a Brabantio con vívidas imágenes de un hombre negro "golpeando" a su hija y amenazas de nietos negros:

Tu corazón está reventado, has perdido la mitad de tu alma.
Incluso ahora, ahora, muy ahora, un viejo carnero negro
Está tupiendo a tu oveja blanca. Levántate, levántate,
Despierta a los ciudadanos resoplando con la campana
De lo contrario, el diablo te hará un abuelo.

Esto no quiere decir que la Venecia de Shakespeare fuera una sociedad racista (el debate sobre esto continúa), pero evidentemente los personajes son muy conscientes de la raza, especialmente como factor emocional. Por implicación, también lo era la audiencia inglesa prevista.

Además, visualmente, la piel negra de Othello se asocia repetidamente con algo malo. Por ejemplo, el Duque, en un esfuerzo por ayudar, le dice a Brabantio:

Si la virtud no falta a la belleza deleitada,
Tu yerno es mucho más justo que el negro

Incluso el propio Otelo dice:

Su nombre, que era tan fresco
Como el rostro de Dian, ahora está ennegrecido y negro
Como mi propio rostro

OTELO fue escrito alrededor de 1600, solo unos años antes de que la audiencia de Shakespeare comenzara a establecerse en Estados Unidos. También fue una obra de su época: sus estereotipos raciales de moros celosos e intemperantes se hicieron eco de otros textos renacentistas.

¿Realmente debemos creer que la misma mentalidad evidente en el prejuicio contra el exótico moro en 1600, no se habría manifestado en un racismo aún más explícito contra los negros esclavizados en las plantaciones coloniales?


Y, de hecho, es trivial encontrar pruebas de racismo en las colonias. En 1630, más de tres décadas antes del plazo en cuestión, la colonia de Virginia ordenó que se castigara severamente a un hombre blanco por mestizaje. Según el informe oficial,

Hugh Davis para ser azotado profundamente ante una asamblea de negros y otros por abusar de sí mismo para deshonra de Dios y vergüenza de los cristianos, por profanar su cuerpo al acostarse con un negro, cuál falta reconocerá el próximo sábado.

Gabbidon, Shaun L. y Helen Taylor Greene. Raza y crimen. Publicaciones Sage, 2012.

Davis no estaba siendo castigado simplemente por fornicar, sino específicamente por haberlo hecho con una mujer negra. Uno ve fácilmente que los negros eran considerados claramente inferiores, hasta el punto de que el sexo con uno se equipara con "profanar".


Ciertamente, la importancia de la raza en una sociedad puede haber sido menor en tiempos en que era menos omnipresente (por ejemplo, conocer a un indio era puramente teórico para la mayoría de los campesinos europeos medievales), pero nunca fue verdaderamente insignificante, y ciertamente no en el período de tiempo que Lerone Bennet especificado.


IANAH (*), entonces no puedo (y no quiero) responder sobre el resto del mundo, pero en los siglos XVI-XVIII, los españoles coloniales se tomaron la raza muy en serio, dividiéndolos en castas.

Aquí ves una tabla contemporánea para la categorización de razas pintada en el siglo XVIII, según wikipedia.

La tabla es bastante completa y detalla a qué casta pertenecías dependiendo de la casta de tus padres. Y esta clasificación burocrática no tiene sentido, esta dictaba sus derechos en función de la raza de sus padres. Además, algunos de los mismos nombres son un poco insultantes, como el número 15 "Noteentiendo". ("No te entiendo").

Esto se relaciona con América Colonial (Sur y Meso), por lo que creo que una declaración general como la hecha por OP:

La cita habla específicamente de la América colonial, pero tendría sentido que si las cosas fueran así allí, entonces no sería muy diferente en otras partes del mundo.

... no se justifica ni en premisa (sobre la América colonial, a menos que OP signifique América del Norte, específicamente) ni en conclusión (el resto del mundo)

TLDR; No sé del resto del mundo, pero en el siglo XVII-XVIII, los españoles estaban duro racistas.


(*) IANAH: No soy historiador


En la temprana edad media o en la antigüedad que podría ha sido el caso. Pero ciertamente no en el siglo XIX o principios del XX: el racismo científico / darwinista estaba en pleno apogeo para entonces.

La Francia del siglo XVII tenía su Code Noir, y los códigos de esclavos no eran exclusivos de la Francia colonial, por lo que la cita que cita parece dar una imagen poco realista de las actitudes en el mejor de los casos. Unos siglos antes, la entrada Racism de Wikipedia también ofrece esta cita de Ibn Khaldun, un erudito tunecino del siglo XIV, que probablemente captura mejor las actitudes en ese momento y después:

… Más allá de [pueblos conocidos del África occidental negra] hacia el sur no hay civilización en el sentido correcto. Solo hay humanos que están más cerca de los animales tontos que de los seres racionales. Viven en matorrales y cuevas, y comen hierbas y granos sin preparar. Con frecuencia se comen unos a otros. No pueden considerarse seres humanos. Por lo tanto, las naciones negras son, por regla general, sumisas a la esclavitud, porque (los negros) tienen poco que es (esencialmente) humano y poseen atributos que son bastante similares a los de los animales tontos, como hemos dicho.


Es posible que la América colonial temprana no haya sido completamente ciega a las razas, pero ciertamente no fue el lugar racialmente polarizado en el que más tarde se convirtió América. Mi propio antepasado, Bazabeel Norman, era un soldado negro libre en el momento de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos. Uno de sus abuelos era un sirviente blanco contratado, presumiblemente a fines del siglo XVII o principios del siglo XVIII, por lo que claramente la mezcla racial no era desconocida en ese momento. (Al final de la guerra, Norman fue recompensado con tierras en Ohio, y sus descendientes permanecieron libres en una comunidad de raza mixta mayoritariamente "daltónica" - ¡en la zona rural de Ohio! - incluso durante los años en que la esclavitud estadounidense estaba en su punto máximo. peor.)

Aunque el fenómeno básico del prejuicio es antiguo y universal, eso no significa que no haya habido muchas épocas y lugares donde la raza no era importante, así como épocas y lugares que le dieron importancia a la raza, pero la conceptualizaron de manera muy diferente. Por ejemplo, ni el color de piel ni el género parecen haber sido un gran problema en el antiguo Egipto, que tenía faraones y hombres de negocios, y miembros de la realeza de todos los tonos de piel. De manera similar, la antigua Roma (que en un momento tuvo un emperador africano) fue sensible a las diferencias raciales, pero se conceptualizaron a sí mismos como una tercera raza entre blancos y negros, más que como los "blancos" que tendemos a imaginarlos. Para ellos, los "blancos" eran salvajes bárbaros del norte.

Para volver a la cita original, no dice que la sociedad en su conjunto fuera equitativa. Dice que el estatus socioeconómico era más importante que la raza. En ese tiempo y en ese lugar, y entre los miembros de ese grupo. En otras palabras, las condiciones de los blancos y negros contratados eran similares, por lo que la raza no era tan importante. entre esa subcomunidad en particular. La gran brecha, como ha ocurrido a menudo en la historia, era entre ricos y pobres. Los conflictos raciales llegaron más tarde (estimulados como una técnica de divide y vencerás para proteger los continuos intereses económicos de los ricos).


Sí, esta cita es una interpretación razonable de un hecho histórico, si se hacen ciertas distinciones sutiles pero importantes.

Raza es una ideología moderna que enfatiza las diferencias físicas heredadas entre poblaciones. Esto era no una ideología extendida en las culturas antiguas. Todas las civilizaciones premodernas eran etnocéntricas hasta cierto punto, pero eso no significa que tuvieran una noción que se pareciera a la "raza". La cita de Aristóteles en la respuesta de @ Semaphore no implica que Aristóteles entendiera que los griegos eran una "raza" definida por caracteres físicos inherentes en oposición a los culturales como el idioma, la religión, etc.

Castas no son exactamente iguales a "Razas". @xDaizu señala con razón que la América Latina colonial temprana ya tenía un sistema de castas antes del siglo XVII. En un sistema de castas, posición social se hereda, directamente como tal, al igual que lo fue en Europa bajo el feudalismo. Solo un poco después, los esclavistas coloniales llegaron a aceptar universalmente que los indios y los negros eran inherentemente inferiores debido a sus características heredadas. La imagen compartida por @xDaizu es fascinante, pero es discutible cómo demuestra que el color de la piel como tal importaba para la posición social de las personas. Ciertamente muestra que sucedió una gran cantidad de mezcla racial, que es exactamente para lo que Jim Crow (totalmente racista en el sentido moderno) fue diseñado para prevenir más tarde.

En las primeras sociedades coloniales del siglo XVI y principios del XVII la religión importaba más que la raza. La esclavitud y la brutalidad contra los nativos y africanos se racionalizó generalmente sobre la base de que estas personas eran "paganas" o no cristianas hasta que comenzó a surgir el racismo moderno. Por ejemplo, en 1515, Bartolomé de las Casas argumentó que los africanos, pero no los indios, debían ser esclavizados porque los indios se convertían más fácilmente al cristianismo. Desde una perspectiva moderna, esto puede ser racista, pero claramente la religión les importaba mucho más a los españoles en ese período que el color de la piel u otras características inherentes.

Finalmente, volviendo a la cita original en la pregunta, ¿por qué Bennet destaca la década de 1660? No tengo el contexto original de la cita para referirme y, sinceramente, no estoy seguro. Pero quizás no valga nada lo que fue la década anterior Rebelión de tocino, que tuvo lugar en Virginia en 1676. Como dice el artículo de Wikipedia sobre este evento, citando un libro del historiador William J. Cooper:

Los sirvientes contratados tanto negros como blancos se unieron a la rebelión fronteriza. Verlos unidos en una causa alarmó a la clase dominante. Los historiadores creen que la rebelión aceleró el endurecimiento de las líneas raciales asociadas con la esclavitud, como una forma de que los plantadores y la colonia controlaran a algunos de los pobres.

No he leído el libro de Cooper, pero puede ser un buen recurso para comprender la base histórica de la cita de la pregunta.


Allá atrás [en la década de 1660], antes de Jim Crow, antes de la invención del negro o del hombre blanco o de las palabras y conceptos para describirlos, la población colonial consistía en gran parte de una gran masa de esclavos blancos y negros, que ocupaban aproximadamente el misma categoría económica y fueron tratados con igual desprecio por los señores de las plantaciones y legislaturas. Curiosamente indiferentes a su color, estas personas trabajaron juntas y se relajaron juntas.

Habiendo investigado el tema y el período de tiempo descritos dentro de los parámetros de la pregunta original, es interesante notar la frecuencia con la que las personas todavía se refieren a "hombres blancos" y "raza blanca" incluso cuando se enfrentan a la clara evidencia de que no hubo "hombres blancos" ni ninguna "raza blanca" en este planeta antes de 1681. Quizás @LangLangC pueda transmitir mejor lo que la respuesta intenta resumir para que los espectadores lo entiendan, sin ninguna ambigüedad

"En esa cita, los lectores podrían ser engañados por el uso posiblemente anacrónico de" había ... esclavos blancos y negros ". Hasta ahora, podría leerse que contiene al menos una inexactitud histórica:

No había esclavos "blancos" o "raza" en la década de 1660. "Había personas de diferente complexión, pero esto no influyó en su estatus y el concepto completo de, por ejemplo, un" esclavo blanco "o" raza "no se desarrolló en años posteriores o posteriores. nuestros entendimientos / definiciones actuales Como la cita misma intenta aclarar: "antes del 'hombre blanco'", solo entonces para continuar y presentar una redacción que sugiere un concepto similar de "esclavo blanco".

La cita contiene al menos una inexactitud histórica: no había esclavos "blancos" o "raza" en la década de 1660.

No hay registro histórico de ninguna "raza", "hombres blancos" ni "raza blanca" en existencia en las colonias británicas en la década de 1660.

El término "mujer blanca" no es anterior a 1681.

Recurso principal: Archivos del estado de Maryland.

1664

Actas y actas de la Asamblea General de enero de 1637/8-septiembre de 1664 (Volumen 1, páginas 533-534) Liber W H&L

Un acto relativo a los negros y otros esclavos

Bee itt Promulgado por el Honble Honble el Lord Propietario por el aduice y el consentimiento de la cámara alta y baja de este

pag. 29

presente Asamblea General Que todos los negros u otros esclavos que ya están en el Prouince y todos los negros y otros esclavos de abejas importados en el futuro en el Prouince serán durante Vita y todos los niños nacidos de cualquier negro u otro esclavo serán Slaues como sus padres fueron para el terme de sus matices, y dado que diversas mujeres inglesas nacidas en libertad olvidan su Condicon libre y, para desgracia de nuestra nación, se casan con negros Slaues, por lo que también pueden surgir suites diferentes en relación con el tema de tales afligidos y un gran daño recae sobre los Maestros de tales Negros, en pretexto de lo cual, disuadir a tales mujeres nacidas de tales partidos vergonzosos. Además Promulgada por la Autoridad, el consejo y el consentimiento antes mencionado Que cualquier mujer nacida libre se casará con cualquier esclavo desde y después del último día de esta presente Asamblea. tal esclavitud que dura la vida de su marido y que todo el resultado de tales mujeres liberadas con las que se casa se Slaues como lo fueron sus padres y además promulgó que todos los asuntos de ingleses u otros afligidos que ya se han casado con negros servirán a los amos de sus padres hasta que tengan treinta años y ya no.

1681

Actas y Actas de la Asamblea General, octubre de 1678-noviembre de 1683 (Volumen 7, páginas 203-205) Liber W. H.

Una ley sobre negros y esclavos

De ser promulgado por el Muy Honorable el Señor Propry por y con el consejo y consentimiento de los vpper y las cámaras inferiores de esta presente Asamblea Genll y la autoridad de la misma, que todos los negros y otros esclavos ya importados o en lo sucesivo serán importados a este La provincia servirá (durante vita) y todos los Hijos ya nacidos o en lo sucesivo de cualquier negro u otros esclavos dentro de esta provincia serán esclavos a todos los efectos como lo fueron sus padres para el término de sus vidas naturales.

pag. 174

Y por tanto un diuerse ffreeborne englishe o White- mujer a veces por el Instigacon Procuremt o Conievance de sus Maestros Mistres o damas, y siempre para la Satisfaccon de sus deseos lascivos y lujuriosos, y para la desgracia no sólo de los English butt allso of many other christ- tian Nations, doe Intermary with Negroes & Slaues by which meanes diuerse Inconveniencys Controuersys & suites pueden surgir Tocando el problema o los hijos de las mujeres ffreeborne mencionadas anteriormente, por lo que para el futuro, Bee itt promulgado más por la Autoridad antes mencionada que si cualquier Mar Mir o dama tiene cualquier Inglés o mujer blanca de origen libre Servt como se mencionó anteriormente en su posesión o propiedad, deberá por cualquier Instigacon obtener permiso de conocimiento o Contrive- ance de cualquier tipo, sufrir tal Servt de Inglishe o Whitewoman en su posesión. posesión y en la que tienen propiedad como se mencionó anteriormente para el matrimonio mixto o el contrato en matrimonio con cualquier esclavo desde y después del último día de este prsent Ses- sions of Assembly, Que entonces dicho Sr. Mirs o dame de cualquiera de las mujeres ffreeborne como se mencionó anteriormente, soe casada como se mencionó anteriormente, perderá y perderá todo su derecho y título al servicio y servidumbre de dicha ffreeborne y también el Dicha mujer Servt soe casada debe ser y es por esta presente Ley absolutamente liberada de muchos, entregados y liberados instantáneamente de su matrimonio mixto como se mencionó anteriormente, de los Servicios Imploymts vse Claime o demandas de cualquiera de tales Mr Mirs o dame soe que ofende como se mencionó anteriormente, y todos los hijos nacen de las mujeres nacidas de forma libre, que se admitan y liberen como se ha dicho anteriormente, serán libres cuando las mujeres se casen como se ha dicho anteriormente, así como las citadas Mar Mirs & dame perderán la suma de Diez Mil libras de Tabaco, una mitad del mismo para el Señor Propio. y la otra mitad a él oa los que informarán y demandarán por el

pag. 175

Lo mismo a abeja Recobrado en cualquier Juzgado de Registro dentro de esta Provincia por Queja de Ley o Informacon, donde no se permite la proteccion de Essoyne o apuesta de Ley a abeja.Y cualquier pre-ministro Majestrate u otra persona que sea, dentro de esta Provincia que desde y después de la Publicación heereof Joyne in Marriage cualquier negro u otro Slaue a cualquier Englishe u otro Slaue a cualquier inglesa u otra mujer blanca Servt ffree- llevada como se ha dicho, perderá y Pagar la suma de Tenn Mil libras de Tabaco, una mitad al Lord Propry y la otra mitad al Informador o la persona adherida, a ser Recuperado por acción de demanda de factura de deuda o Informacón en cualquier Tribunal de Registro dentro de esta Provincia, donde no se Essoyne Proteccon o apuesta de la ley a la abeja permitida y, además, promulgada por la Autoridad antes mencionada, esa ley tituló una ley sobre negros y abejas Slaues y es aquí vtterly derogado y anulado, siempre que todos los asuntos y aspectos relacionados en dicha Ley para el matrimonio de negros con mujeres nacidas en libertad y su Cuestión son firmes y válidas de acuerdo con la verdadera intención y el propósito de dicha Ley hasta este momento de la derogación allí de, cualquier cosa en esta Ley en contrario No obstante.

El término "raza" no aparece en la Ley de 1664 ni en la Ley de 1681.

En la Ley de 1664, los términos "mujeres inglesas nacidas en libertad", "tales mujeres", "esas mujeres nacidas en libertad", "cualquier mujer nacida en libertad", "tales mujeres nacidas en libertad que se casan" y "ingleses u otras mujeres nacidas en libertad" aparecen en el documento. .

En la Ley de 1681, que derogó la Ley de 1664, los términos "ffreeborne englishe o mujer blanca", "ffreeborne englishe o mujer blanca", "inglesa o blanca" y "inglesa u otra mujer blanca" aparecen en el documento; por primera vez en la historia conocida.

Fuentes secundarias: La invención de la raza blanca, Volumen 1 Opresión racial y control social, La invención de la raza blanca, volumen 2 El origen de la opresión racial en Angloamérica por Theodore W. Allen; El nacimiento de una nación blanca: la invención de los blancos y su relevancia hoy de Jacqueline Battalora.

Las llamadas leyes "Jim Crow" surgieron mucho más tarde, durante lo que en la historia de Estados Unidos se llama "Reconstrucción".

¿Era la raza realmente poco importante en la década de 1660?

la "raza" no era importante en la década de 1660 en las colonias británicas, ya que la "raza" no existía en ese momento de la historia.


Supongo que la raza fue relativamente menos insignificante en el pasado por dos razones principales: una es el nivel de conciencia inteligente de los del pasado y la otra es la proximidad / densidad geográfica y cultural.

Por otro lado, veo que la raza tiene muchas más consecuencias en el pasado en términos de sistemas internos de castas, como señaló xDaizu en una respuesta anterior. Hace mucho tiempo, las razas probablemente estaban más involucradas en la segregación dentro de su propia tribu, con cosas como el tono de color de la piel, el tipo de cabello o cualquier otra expresión fenotípica sexual aleatoria y sin sentido. Estas características superficiales han evolucionado para mantener nuestros intereses sexuales en alerta y promover la diversidad sexual, lo que a su vez acelera aún más el crecimiento de la población y los rasgos evolutivos beneficiosos eventuales, ninguno de los cuales ha sido algo tan inútil como el tono de piel o similares. Tal vez a menos que fuéramos iguanas con un tono verde único que nos ayudó a evitar a los depredadores o algo así. Pero todavía hoy, tenemos todos los colores de piel, todos los tamaños de senos y penes, rasgos faciales, etc. Hoy, en su mayor parte, hemos superado esta mentalidad primitiva de segregación basada en factores sin sentido, y hay mucho más enfoque aparente. sobre el racismo transcultural.

En resumen, la raza de la gente antigua era menos importante en un sentido cruzado, pero probablemente más importante dentro de su propia raza. Es probable que tuvieran mucha menos interacción en entornos multiculturales que la mayoría de los humanos de hoy, posiblemente viviendo una vida entera sin ver a nadie fuera de su propia tribu. Hoy en día es muy raro, por lo tanto, más tiempo para que la tensión racial se filtre en la sociedad.


5 maneras en que las minorías fueron sacadas de los libros de historia

Puede ser difícil de decir, basado en la atmósfera post-racial equilibrada que impregna nuestra sociedad hoy, pero Estados Unidos solía tener un problema con la discriminación.

No fue hasta principios y mediados del siglo XX que la gente miró a su alrededor y se dio cuenta de que, oye, el elenco de personajes en su texto estándar de Historia de los EE. UU. Era más blanco que una comedia musical escrita por Garrison Keillor. . Es comprensible que este sesgo haya llevado a un grupo de personas de color legítimamente impresionantes a salir totalmente del lugar que les corresponde en los anales de Stuff We Wrote Down. A la gente le gusta .


La raza es una construcción social, argumentan los científicos

Hace más de 100 años, el sociólogo estadounidense W.E.B. A Du Bois le preocupaba que la raza se estuviera utilizando como una explicación biológica de lo que él entendía como diferencias sociales y culturales entre diferentes poblaciones de personas. Se pronunció en contra de la idea de "blanco" y "negro" como grupos discretos, afirmando que estas distinciones ignoran el alcance de la diversidad humana.

La ciencia favorecería a Du Bois. Hoy en día, la creencia generalizada entre los científicos es que la raza es una construcción social sin significado biológico. Y, sin embargo, aún puede abrir un estudio sobre genética en una revista científica importante y encontrar categorías como "blanco" y "negro" que se utilizan como variables biológicas.

En un artículo publicado hoy (4 de febrero) en la revista Science, cuatro académicos dicen que las categorías raciales son sustitutos débiles de la diversidad genética y deben eliminarse gradualmente. [Desentrañar el genoma humano: 6 hitos moleculares]

Pidieron a las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de EE. UU. Que reúnan un panel de expertos en las ciencias biológicas y sociales para encontrar formas para que los investigadores se alejen del concepto racial en la investigación genética.

"Es un concepto que creemos que es demasiado crudo para proporcionar información útil, es un concepto que tiene un significado social que interfiere en la comprensión científica de la diversidad genética humana y es un concepto del que no somos los primeros en alejarnos", dijo Michael. Yudell, profesor de salud pública en la Universidad Drexel en Filadelfia.

Yudell dijo que la investigación genética moderna está operando en una paradoja, que es que se entiende que la raza es una herramienta útil para dilucidar la diversidad genética humana, pero por otro lado, también se entiende que la raza es un marcador mal definido de esa diversidad y un proxy impreciso de la relación entre ascendencia y genética.

"Esencialmente, no podría estar más de acuerdo con los autores", dijo Svante P & auml & aumlbo, biólogo y director del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Alemania, que trabajó en el genoma neandertal pero no participó en el nuevo artículo.

`` Lo que ha demostrado el estudio de genomas completos de diferentes partes del mundo es que incluso entre África y Europa, por ejemplo, no existe una sola diferencia genética absoluta, es decir, no existe una única variante en la que todos los africanos tengan una variante y todos los europeos otra, incluso cuando se ignora la migración reciente ", dijo P & auml & aumlbo a WordsSideKick.com. "Todo es una cuestión de diferencias en la frecuencia de las diferentes variantes en diferentes continentes y en diferentes regiones".

En un ejemplo que demostró que las diferencias genéticas no estaban fijadas por líneas raciales, los genomas completos de James Watson y Craig Venter, dos famosos científicos estadounidenses de ascendencia europea, se compararon con el de un científico coreano, Seong-Jin Kim. Resultó que Watson (quien, irónicamente, fue condenado al ostracismo en la comunidad científica después de hacer comentarios racistas) y Venter compartían menos variaciones en sus secuencias genéticas de las que compartían con Kim.

Las suposiciones sobre las diferencias genéticas entre personas de diferentes razas han tenido obvias repercusiones sociales e históricas, y todavía amenazan con alimentar creencias racistas. Eso fue evidente hace dos años, cuando varios científicos se enfurecieron por la inclusión de su investigación en el controvertido libro de Nicholas Wade, & quot A Troublesome Inheritance & quot (Penguin Press, 2014), que propuso que la selección genética ha dado lugar a comportamientos distintos entre diferentes poblaciones. En una carta al New York Times, cinco investigadores escribieron que `` Wade yuxtapone un relato incompleto e inexacto de nuestra investigación sobre las diferencias genéticas humanas con la especulación de que la selección natural reciente ha llevado a diferencias mundiales en los resultados de las pruebas de coeficiente intelectual, las instituciones políticas y el desarrollo económico ''.

Los autores del nuevo artículo de Science señalaron que las suposiciones raciales también podrían ser particularmente peligrosas en un entorno médico.

"Si haces predicciones clínicas basadas en la raza de alguien, estarás equivocado una buena parte del tiempo", dijo Yudell a WordsSideKick.com. En el artículo, él y sus colegas utilizaron el ejemplo de la fibrosis quística, que está infradiagnosticada en personas de ascendencia africana porque se considera una enfermedad "blanca". [El mejor software de genealogía para rastrear su árbol genealógico]

Mindy Fullilove, psiquiatra de la Universidad de Columbia, cree que los cambios propuestos en el artículo de Science son "muy necesarios". Fullilove señaló que, según algunas leyes de los Estados Unidos, las personas con un antepasado negro de 32 años podrían llamarse "negras", pero sus otras 31 los antepasados ​​también son importantes para influir en su salud.

"Este es un llamado convincente e importante para que cambiemos nuestro trabajo", dijo Fullilove. "Tendrá una enorme influencia. Y contribuirá a una mejor ciencia ''.

Entonces, ¿qué otras variables podrían usarse si se desecha el concepto racial? P & auml & aumlbo dijo que la geografía podría ser un mejor sustituto en regiones como Europa para definir "poblaciones" desde una perspectiva genética. Sin embargo, agregó que, en América del Norte, donde la mayoría de la población proviene de diferentes partes del mundo durante los últimos 300 años, distinciones como & quot; afroamericanos & quot o & quot; euroamericanos & quot; todavía podrían funcionar como un sustituto para sugerir dónde se encuentra la ascendencia principal de una persona. originada.

Yudell también dijo que los científicos deben ser más específicos con su lenguaje, quizás usando términos como "ascendencia" o "población" que podrían reflejar con mayor precisión la relación entre los humanos y sus genes, tanto a nivel individual como poblacional. Los investigadores también reconocieron que hay algunas áreas en las que la raza como constructo todavía podría ser útil en la investigación científica: como una variable política y social, pero no biológica.

`` Si bien argumentamos la eliminación gradual de la terminología racial en las ciencias biológicas, también reconocemos que usar la raza como una categoría política o social para estudiar el racismo, aunque está lleno de muchos desafíos, sigue siendo necesario dada nuestra necesidad de comprender cómo las desigualdades estructurales y la discriminación producen disparidades en la salud entre grupos '', dijo Yudell.

Copyright 2016 LiveScience, una empresa de Purch. Reservados todos los derechos. Este material no puede ser publicado, difundido, reescrito o redistribuido.


¿Era la raza realmente poco importante en la década de 1660? - Historia

ENTREVISTA CON AUDREY SMEDLEY
transcripción editada

Audrey Smedley es profesora de antropología en la Virginia Commonwealth University. Ella es autora de Raza en América del Norte: Orígenes de una cosmovisión.

La raza es una ideología que dice que todas las poblaciones humanas están divididas en grupos exclusivos y distintos que todas las poblaciones humanas están clasificadas, no son iguales. La desigualdad es absolutamente esencial para la idea de raza. La otra parte es que el comportamiento de las personas es una parte muy importante de su biología.

Y luego la idea de que todo esto se hereda. Las personas no solo heredan sus características biológicas, sino que también heredan sus características morales, temperamentales e intelectuales. Y permanece con nosotros hasta el siglo XXI. No solo se heredan todas estas características, sino que no son trascendentes. No puedes cambiar. Las poblaciones raciales, las razas individuales y las personas individuales no pueden cambiar su raza. Así que no hay forma de que puedas trascender esta identidad. Una vez que te identificas como una raza socialmente de bajo estatus, lo seguirás siendo para siempre.

La raza no se inventó porque es un conjunto de creencias y actitudes sobre la variación humana. No tiene nada que ver con la variación biológica en sí. Puede haber muchas sociedades con gran diversidad de características físicas sin la idea de raza. La raza representa actitudes y creencias sobre las diferencias humanas, no las diferencias en sí mismas.

¿Cómo estableció la vida en la Virginia colonial temprana las condiciones para la raza?

Lo que es importante recordar es que cuando los ingleses establecieron las colonias, estaban motivados por la codicia. No hablamos mucho de eso en nuestra historia, que la gente está motivada por la codicia. Pero llegaron los primeros colonos y se apoderaron de cualquier tierra que pudieran obtener de los indios. Y para la década de 1620, más o menos, estaba muy claro que necesitaban trabajadores para trabajar esa tierra. Y fue entonces cuando establecieron la servidumbre por contrato. La mayoría de los sirvientes contratados eran europeos, a menudo irlandeses, escoceses e ingleses. A veces eran personas que fueron capturadas en guerras con los irlandeses, un fenómeno nuevamente del que tampoco hablamos mucho. Pero los primeros esclavos que hicieron los ingleses en el Caribe fueron irlandeses. Y había más esclavos irlandeses a mediados del siglo XVII que cualquier otro.

Pero entonces realmente no existía la raza. La idea de raza no se había inventado. Aunque "raza" se usó como un término de categorización en el idioma inglés, como "tipo", "género" o "tipo", no se refería a los seres humanos como grupos.

Y lo que es importante entender es que los trabajadores y los pobres confraternizaron juntos. Socializaron juntos. Trabajaban juntos, jugaban juntos, bebían juntos, dormían juntos, vivían juntos. El primer niño mulato nació en 1620 [un año después de la llegada de los primeros africanos]. Cuando lees las descripciones del período, te das cuenta de que el color no hace mucha diferencia, las características físicas no hacen mucha diferencia para estas personas, porque todas estaban en el mismo barco. Se veían a sí mismos como teniendo en común la relación que tenían con los plantadores, los grandes propietarios. Los sirvientes fueron sometidos a todo tipo de crueles formas de castigo. Huyeron juntos cuando no estaban contentos con su situación.

Algunos africanos que obtuvieron su libertad pudieron comprar tierras. Pudieron establecerse en una granja, participar en el comercio y otras actividades con granjeros blancos. Prestaron dinero a sus vecinos blancos, por ejemplo, y participaron en casos judiciales. Y aquí es donde se ve claramente la igualdad. Esos africanos no parecen recibir un trato diferente al de los plantadores blancos y otros terratenientes. Una vez que una persona tiene tierra, entonces tienes estatus.

Pero al principio, no hubo muchas oportunidades para que nadie ascendiera en la escalera. Los primeros sirvientes contratados que llegaron a América, la mitad de ellos murieron. Murieron antes de cumplir su período de contrato de 4 a 7 años. Otros no obtuvieron mucha tierra cuando se volvieron libres, o no obtuvieron herramientas con las que ganarse la vida. Fue una situación devastadora para mucha gente. Los pobres siguieron siendo pobres, esencialmente. Y es por eso que ves que ocurren estas rebeliones. Para cuando entras en la década de 1660, la gente está mostrando una gran insatisfacción con sus circunstancias. La rebelión de Bacon nunca habría ocurrido si no hubiera sido por el hecho de que los pobres fueron tratados tan mal.

No fue hasta finales del siglo XVII que se ve a los líderes coloniales empezar a separar a los africanos de los demás sirvientes. Eso sí, las masas de personas en esas colonias eran todas pobres. De hecho, esto puede estar en la base de algunos de los cambios que tuvieron lugar a finales del siglo XVII. Los líderes de la colonia, los grandes plantadores que poseían la mayor parte de la tierra, a menudo temían que los pobres se juntaran: negros, blancos y mulatos pobres en ese momento. Y hubo varias rebeliones antes de Bacon. Pero la más importante fue la rebelión de Bacon. Eso fue en 1676. La rebelión de Bacon fue un catalizador que hizo que los líderes de las colonias trataran de separar a los pobres y evitar que estuvieran unidos.

¿Por qué los africanos eran los esclavos elegidos?

Para 1680, verá el comienzo de los cambios. Lo que sucedió, y esta es una historia complicada, fue que los líderes coloniales tuvieron que lidiar con Bacon y esa rebelión. Los británicos enviaron una flota de tres barcos y cuando llegaron a Virginia, había 8.000 pobres que se rebelaron y quemaron Jamestown: negros, blancos, mulatos. Y estaba bastante claro que este tipo de unidad y solidaridad entre los pobres era peligroso.

Después de eso, comenzaron a aprobar leyes, muy gradualmente. Aprobaron leyes que otorgaban privilegios a los europeos mientras esclavizaban cada vez más a los africanos. Aprobaron una serie de leyes que impedían a los negros, indios y mulatos poseer armas de fuego, por ejemplo. Todo el mundo tenía armas de fuego. ¡Todos en Virginia todavía tienen armas de fuego!

Luego hubo otro cambio: hubo una disminución en el número de sirvientes europeos que venían al Nuevo Mundo. Al mismo tiempo, hubo un aumento en los barcos que traían africanos al Nuevo Mundo. Aproximadamente en la década de 1690, los propios ingleses habían equipado sus barcos para traer africanos de regreso del continente, y esta es la primera vez que tienen conexiones directas.

Pero los africanos también tenían algo más. Tenían habilidades que ni los indios ni los irlandeses tenían. Los africanos traídos aquí eran agricultores. Sabían cómo cultivar cultivos semitropicales. Sabían construir casas. Eran ladrilleros, por ejemplo. Eran carpinteros, talladores de calabazas, cordeleros y peleteros. Eran trabajadores del metal. Eran personas que sabían fundir el mineral y sacarle hierro. Tenían tantas habilidades que no solemos reconocer. Pero los líderes de la colonia ciertamente lo reconocieron. Y ciertamente le dieron un gran valor a los esclavos que tenían esas habilidades.

Después de 1690 las cosas empiezan a cambiar. Todos los europeos se identifican como "blancos". Y los africanos adoptan un tipo de identidad diferente. No solo son paganos, sino que son personas que se perciben como vulnerables a la esclavitud. Y ese es un punto importante. Los africanos eran vulnerables porque se convirtió en parte de la conciencia de que no tenían derechos como ingleses. Incluso el inglés más pobre sabía que tenía algunos derechos. Pero una vez que un plantador es dueño de algunos africanos, la idea de que los africanos no tenían derechos que debían reconocer se hizo muy clara. Y es por eso que eran vulnerables a ser esclavizados y mantenidos en esclavitud. Las leyes que se aprobaron después de eso tendieron a menoscabar los derechos de los africanos.Pero entre 1690 y 1735, incluso a los africanos que habían sido libres y que habían estado allí durante muchas generaciones, se les quitaron sus derechos.

Una vez que magnificas la diferencia entre los esclavos y los libres, entonces fue posible crear una sociedad en la que los esclavos eran poco mejores que los animales. Se los consideraba animales. Y cuanto más piensa en los esclavos como animales, más justifica mantenerlos como esclavos.

Después de un tiempo, la esclavitud se identificó con los africanos. La negrura y la esclavitud iban juntas en la mente popular. Y es por eso que podemos decir que la raza es un producto de la mente popular, porque fue esta conciencia de que la negritud y la esclavitud estaban unidas, lo que le dio a la gente la idea de que los africanos eran un tipo diferente de gente.

Piense en el plantador de principios del siglo XVII que escribió a los administradores de su empresa y les dijo: "Por favor, no nos envíen más irlandeses. Envíenos algunos africanos, porque los africanos son civilizados y los irlandeses no". Pero 100 años después, los africanos se vuelven cada vez más brutalizados. Se homogeneizan cada vez más en una categoría llamada "salvajes". Y todos los atributos de salvajismo que los ingleses habían dado una vez a los irlandeses, ahora se los están dando a los africanos.

¿Cómo endurecen también las ideas revolucionarias sobre la raza las ideas revolucionarias de la libertad y los derechos del hombre?

Una de las cosas que tenemos que reconocer es que la esclavitud existía prácticamente en todas partes. Existió en todo el Mediterráneo, por ejemplo. La esclavitud tenía miles de años cuando los colonos en Estados Unidos establecieron la esclavitud. No había necesidad de justificar la esclavitud porque los españoles tenían esclavos, los portugueses tenían esclavos. En otras palabras, la esclavitud formaba parte del estado de cosas normal de las naciones colonizadoras. Formaba parte de su mundo.

Pero este era un momento en el que los propios ingleses estaban expandiendo su propio sentido de libertad. Sus ideas sobre la libertad, la igualdad y la justicia fueron parte del período de la Ilustración que atravesaron los ingleses. Ese es el período de aproximadamente 1690 a 1790. E incluso el inglés más pobre sabía que tenía derechos, lo cual es parte de la filosofía de la Ilustración.

Entonces, el problema pasó a ser cómo justificar la esclavitud, especialmente cuando comenzó el movimiento contra la esclavitud. Al principio fue el paganismo. Podrías decir: "Bueno, sí. Podríamos mantener a estas personas esclavizadas porque eran paganas". Pero luego, muchos esclavos comenzaron a convertirse al cristianismo. Entonces, ¿qué haces con los esclavos que ahora son cristianos y presumiblemente tienen alma?

Durante el período revolucionario, nacen estas nuevas ideas de igualdad, fraternidad y la Revolución Americana y la Revolución Francesa. Y crece la oposición a la esclavitud. A la luz de esta oposición a la esclavitud, las personas a favor de la esclavitud, especialmente los grandes plantadores que poseían cientos de esclavos, realmente tenían que encontrar una manera de justificar y racionalizar de qué se trataba la esclavitud, para aquellas personas que les importaban.

La declaración de Jefferson en Notas sobre el estado de Virginia es vista por muchos historiadores no solo como la declaración principal sobre la inferioridad negra, sino como la primera declaración que realmente impulsa a las colonias a tratar de justificar la esclavitud. Jefferson en realidad dice que no está seguro, pero se arriesga a suponer que los africanos son inferiores por naturaleza. Pero, dice, "no podremos saber esto hasta que la ciencia nos dé las respuestas". Por eso, pide a la ciencia que examine las poblaciones humanas y determine que los negros son naturalmente inferiores. Y eso es exactamente lo que hace la ciencia. Una generación después de que Jefferson escribe esto, los académicos están escribiendo sobre la inferioridad natural de los africanos.

¿Cómo encaja la ciencia de principios del siglo XIX en el panorama?

Toda la idea de la ciencia racial en ese momento era en gran parte la búsqueda de diferencias entre negros, blancos e indios. Pero la ciencia no hizo la raza. La raza ya formaba parte de la cultura popular porque es la forma en que se estratificó nuestra sociedad. La ciencia solo apareció después de que Jefferson pidió a la ciencia que viniera y confirmara la idea de raza. Ayudó a justificar el trato a africanos e indios.

Desde principios del siglo XIX, se encuentran una serie de científicos, que comienzan a buscar diferencias entre poblaciones raciales. El más importante fue el Dr. Samuel Morton, quien en 1839 y 1845, produjo un par de libros importantes que no habrían sido leídos por la gente en general, pero fueron leídos por otros eruditos. Y en estos libros sostiene que hay diferencias físicas que se pueden medir, hay diferencias en los cerebros de diferentes poblaciones que se llaman razas.

Para cuando llegas a Morton y luego a Louis Agassiz y otras personas, están argumentando que los negros no solo son inferiores, sino que son una especie completamente separada que no fueron creados por Dios al mismo tiempo que otros humanos. seres humanos, pero eran una forma inferior de humanos, lo cual es algo fascinante cuando lo piensas. Viniendo del siglo XVII, donde los africanos eran al menos considerados civilizados por algunas personas, y ahora en el siglo XIX, los africanos no solo se consideran no civilizados, sino que se los considera una especie separada de otros seres humanos. Es una transformación notable en el pensamiento.

¿Qué hizo Samuel Morton?

En las décadas de 1820 y 1930, un médico llamado Samuel Morton, que vivía en Filadelfia, comenzó a recolectar cráneos. Y recogió cráneos de poblaciones de todo el mundo y comenzó a medir las capacidades internas de estos cráneos. Ideó un mecanismo para usar semillas de mostaza y otros materiales para medir la capacidad interna. Descubrió que los cráneos africanos eran en promedio más pequeños que los cráneos europeos, y que diferentes poblaciones tenían diferentes medidas promedio en sus cráneos. Esto confirmó la creencia de que los africanos eran menos inteligentes que otras personas.

Se asumió, tanto por la población en general como por los científicos, que las personas con cabezas y cerebros más grandes presumiblemente eran más inteligentes que las personas con cabezas más pequeñas. Ahora sabemos que esto no es cierto. Hay muchas personas que tienen cráneos pequeños y que son muy inteligentes. Pero el hecho es que era necesario tener una confirmación científica de la existencia de razas. Y dado que las razas tenían que ser diferentes entre sí, una de las formas de medir estas diferencias era esencialmente decir que el tamaño medio del cráneo de las razas era diferente.

Ahora, está claro que Morton no siempre usó cráneos similares con fines comparativos. Por ejemplo, tenía algunas poblaciones, como las poblaciones indígenas, que estaban sobrerrepresentadas solo por cráneos femeninos. Y los cráneos femeninos son más pequeños, en promedio, que los cráneos masculinos. Eso es porque las mujeres son, en promedio, más pequeñas en estatura que los hombres. Por supuesto, la inteligencia no tiene nada que ver con el tamaño del cerebro.

¿Quiénes fueron algunos de los otros etnólogos de la época?

Después de Morton, hubo muchos otros eruditos importantes y conocidos en Estados Unidos. Uno de ellos fue Josiah Nott, un médico de Mobile, Alabama, que había estudiado con Morton. Josiah Nott tenía creencias realmente extrañas. Creía, por ejemplo, que los negros y los blancos no debían casarse entre ellos, y que su progenie (es decir, los hijos de tales matrimonios mixtos) eran anormales. También creía que las diferentes razas eran especies diferentes.

Nott fue el autor, o editor de un libro titulado Tipos de humanidad, que fue publicado, curiosamente, en 1854, el año en que se formó el partido republicano contra la esclavitud. Se ve este desarrollo constante de la confirmación científica de las razas a medida que surgen más y más instituciones contra la esclavitud, a medida que crece la influencia de las fuerzas contra la esclavitud. El argumento que utilizaron las personas a favor de la esclavitud fue demonizar y deshumanizar cada vez más a las personas que eran esclavas.

Tipos de humanidad pasó por nueve ediciones antes de finales de siglo. Fue muy leído. Pero incluso las personas que no sabían leer y escribir sabían cuáles eran los hallazgos. Y los hallazgos demostraron, o al menos supuestamente confirmaron, que los africanos eran naturalmente inferiores y deberían ser mantenidos en esclavitud. No podían funcionar independientemente de la esclavitud. Esa es toda la esencia de los tipos de humanidad.

Morton convenció a Louis Agassiz de que los africanos eran una especie separada. Y una vez que se convirtió en parte de la camarilla de Morton, se convirtió en el portavoz más activo de las creaciones separadas de las razas. Agassiz llegó a América desde Suiza. Vino a Harvard. Se convirtió en parte de la sociedad de la capa superior de Cambridge. Fue el profesor más destacado de Harvard. Fundó el Museo de Paleontología. Fundó todas las ciencias biológicas en Harvard. Fue promocionado como un gran hombre. Dio conferencias por todos lados. Pero lo más importante es que formó a la próxima generación de científicos en Estados Unidos. Y estos científicos se esparcieron por Estados Unidos enseñando el mismo tipo de actitudes sobre las diferencias raciales a otras personas.

¿Por qué la gente blanca debería preocuparse por esta historia?

Creo que todos los estadounidenses deben reconocer que lo que les ha sucedido a los afroamericanos, a los indígenas estadounidenses y a otras personas es algo terrible que debe corregirse. Tiene que ser transformado. Tenemos que transformar nuestra sociedad y permitir que todos tengan los mismos derechos y el mismo acceso a las oportunidades y la educación.

Pero toda la historia del racismo ha sido, especialmente después de la Guerra Civil, una en la que la mayoría popular ha sentido que los negros deberían ocupar el peldaño más bajo de la escalera. Se les impidió recibir una educación. Se les impidió adquirir tierras y otras formas de propiedad. Y todas estas terribles formas de represión tuvieron un gran impacto en la forma en que los afroamericanos realizan sus vidas hoy.

Después de la Guerra Civil, los estadounidenses negros tenían la esperanza de lograr cierto grado de éxito y llegar a ser como otras personas. Y esto se expresa en sus escritos. Esperaban tener oportunidades, ser iguales a otras personas. Pero eso no resultó. Y así, las siguientes generaciones fueron las personas que no pudieron adquirir la educación para desarrollarse, no se les permitió adquirir habilidades. La gran mayoría de los estadounidenses blancos son descendientes de inmigrantes que llegaron aquí en la década de 1890 y después. No son estadounidenses originales en ese sentido. Pero se les permitió tener acceso a habilidades, trabajos, oportunidades que se les negaba a los estadounidenses negros.

Si renuncia al racismo, no está renunciando a privilegios. Lo que está haciendo es ampliar los privilegios. No está renunciando a sus derechos. No estás perdiendo nada. Lo que estarías haciendo es ganar algo. Los estadounidenses blancos no se dan cuenta de cuánto se ha perdido por no integrar a los negros en la comunidad. Se ha perdido una gran cantidad de talento, una gran cantidad de habilidades y una maravillosa creatividad, simplemente porque no hemos permitido que los estadounidenses negros se conviertan en parte de esta sociedad total.


Una cuestión de blanco y negro: carrera en la saga Crepúsculo

los Crepúsculo saga es una historia con muchos hilos. Cuenta la historia de un triángulo amoroso entre Bella Swan, un vampiro llamado Edward Cullen y un hombre lobo llamado Jacob Black. Cuenta una historia de roles de género, ya que las decisiones sobre el bienestar de Bella a menudo las toman Edward y Jacob, no ella. Teje hilos sobre la abstinencia, ya que Edward tiene miedo de tener sexo con Bella porque si no muestra moderación podría matarla. La saga incluso cuenta una historia sobre el mormonismo.

Sin embargo, operar de una manera que a veces es más encubierta y, a menudo, más insidiosa que estas historias, tiene que ver con la raza. En "White", Richard Dyer afirma que las imágenes raciales impregnan la cultura popular, incluso, o especialmente, donde la raza parece no tener importancia. Si hay que creer en el argumento de Dyer, aunque Crepúsculo no trata explícitamente sobre la raza, todavía cuenta una historia racial y ajusta nuestras actitudes hacia ella.
Para evaluar la afirmación de Dyer, examinemos cómo se representa la raza en tres tipos de caracteres en el Crepúsculo películas: humanos, vampiros y hombres lobo.

Crepúsculo hace que sea difícil no ser consciente del color de la piel desde los primeros minutos. Tan pronto como Bella comienza la escuela secundaria en Forks, Washington, es sometida a las insinuaciones románticas y sexuales de varios chicos. Los avances realizados por estos chicos difieren en tácticas y en la respuesta que generan, y estas diferencias son paralelas a las diferencias raciales en los personajes que los hacen.

Un personaje blanco, Mike Newton, siempre está nervioso cuando está cerca de Bella y constantemente tartamudea con sus palabras cuando le habla. La mayoría de las veces, cuando él tiene el valor de, digamos, invitar a Bella al baile de graduación, ella simplemente lo deja boquiabierto. La única vez que acepta su oferta de ir al cine (con la condición de que sus amigos también puedan venir), Mike se enferma porque la película era demasiado sangrienta. Ahora que Mike se ha ido, Jacob aprovecha la oportunidad para hablar con franqueza sobre sus sentimientos por Bella. Es difícil no sentir pena por Mike en este caso. No hizo nada malo. El pobre chico acaba de perder la oportunidad de tener a su chica.

Las películas muestran diferentes tácticas que provocan diferentes respuestas cuando un estudiante negro, Tyler Crowley, golpea a Bella. En una escena, Tyler corre detrás de Bella en el almuerzo y la besa en la mejilla. Bella responde con inconfundible molestia. Tyler no le pregunta si le gustaría que la besen, y no parece que su molestia le haya afectado. Este beso, entre un hombre negro y una mujer blanca, fue un acoso sexual.

Bella está visiblemente molesta cuando Tyler la besa en la mejilla.

Además de Tyler, el único otro humano negro nombrado en la saga es un hombre llamado J. Jenks, que hace identificaciones y pasaportes falsos. Los humanos negros en Crepúsculo cometen crímenes. Un papel de los humanos blancos en la serie, entonces, es responsabilizar a los humanos negros por sus acciones. El padre de Bella, Charlie, es policía y su trabajo consiste en arrestar a personas como J. Jenks. Y cuando Tyler besa a Bella en la mejilla, Mike Newton es quien lo ahuyenta.

Los vampiros en el Crepúsculo Se observa que las películas tienen piel como porcelana o alabastro. Una abrumadora mayoría de los vampiros antes de Amanecer son interpretados por un actor caucásico. Una excepción es Laurent, quien es interpretado por un actor negro (Edi Gathegi), sin embargo, Gategi usa maquillaje para aclarar su tono natural de piel. Parece que el acto de convertirse en vampiro le confiere una palidez o blancura especial. Esta noción se ve reforzada por el simbolismo del color que prevalece en las películas: los vampiros están representados por el blanco. Amanecer utiliza ampliamente el blanco y el rojo para representar vampiros y humanos, respectivamente. Cuando Bella se convierte en vampiro en la primera parte, la película muestra sus vasos sanguíneos rojos cristalizándose y volviéndose blancos. La segunda parte comienza con varias escenas que yuxtaponen el blanco y el rojo, como el amanecer en la cima de una montaña nevada. Los vampiros están ampliamente asociados con la blancura en las películas.

Según Dyer, la gente blanca es representada como pura y divina, y trascendiendo el cuerpo. También señala que la blancura está plagada de paradojas. Si Dyer está en lo cierto, entonces deberíamos poder ver que estas observaciones se materializan en el Crepúsculo Película (s.

Los vampiros a menudo se asocian con cualidades divinas o cristianas en las películas. A la luz del sol, su piel brilla y brilla. En los textos, Bella usa la palabra "angelical" para describir a Edward cuando él le muestra esto (Wilson). La reacción de Bella en la película parece capturar el mismo asombro que Meyer describe en los libros. Algunos vampiros se suman a la metáfora de Cristo al resistir la tentación de alimentarse de humanos en lugar de alimentarse de animales. El padre de Edward, Carlisle, incluso tiene la disciplina de ser médico, constantemente tentado por la sangre humana. De manera similar, Jesús fue constantemente tentado a pecar, pero a través de una inmensa disciplina pudo evitarlo. Además, Edward y Bella nunca hacen más que besarse antes de casarse, en parte porque Edward no quiere poner a prueba su moderación y arriesgarse a matar a Bella, pero también porque tiene una moral algo tradicional (léase: cristiana), que defiende la abstinencia. La moral cristiana se ve en otras partes de la serie: en Amanecer, Rosalie anima a Bella a que no intente interrumpir su embarazo a pesar de que puede matarla. Ella es incondicionalmente pro-vida, una postura que ha sido asociada con los cristianos por la cultura popular moderna. Existe una clara asociación entre los vampiros, especialmente los Cullen, y el cristianismo y la pureza. Los vampiros también a menudo trascienden el cuerpo usando habilidades especiales. Edward puede leer la mente de los demás, por lo que su ser se extiende a la mente de los demás. Alice puede ver el futuro, por lo que su conciencia trasciende el tiempo mismo.

La piel de Edward brilla a la luz del sol

Dyer señala que la blancura también es paradójica. Como color, la blancura es tanto la combinación como la ausencia de todos los colores. La manifestación de este principio en la raza es desordenada y variada, lo que permite que la blancura parezca omnipresente y alcanzable para todos. Ya se ha explorado un ejemplo de paradoja: ¿cómo se le puede otorgar a uno la capacidad de trascender el cuerpo por el color de su piel, una característica del mismo cuerpo que trascienden? Hay otros ejemplos de paradoja en Crepúsculo por ejemplo, a pesar de su fuerte asociación con la blancura, los vampiros (a diferencia de todas las demás especies de la serie) pueden asociarse doblemente con la negrura. Esta distinción sirve para demarcar a los vampiros buenos (aquellos como los Cullen que se alimentan de animales) y los vampiros malos (aquellos que se alimentan de humanos). Mientras que los Cullen y otros vampiros "buenos" están ampliamente asociados con el blanco, otros vampiros que se alimentan de humanos y están codificados como malos están asociados con la oscuridad. Los Volturi son un grupo de vampiros que se asocian con la negrura además de con la blancura. Una forma en que la negrura está codificada en los Volturi es que todos visten túnicas negras. Tal negrura conlleva connotaciones de maldad y corrupción: los Volturi son representados como los oligarcas corruptos de tipo vampiro, que actúan en sus propios intereses y también se alimentan de humanos. En Amanecer, intentan destruir el aquelarre Cullen por tener un hijo mitad vampiro y mitad humano. Justifican su política utilizando una retórica del miedo: los humanos por primera vez tienen armas capaces de destruir vampiros, por lo que es más importante que nunca mantener el secreto. Todo lo que produzca incertidumbre, entonces, debe ser destruido.

La historia de Laurent, el vampiro negro, se suma al sentido de paradoja de los vampiros. Laurent es amigo de los Cullen: viaja a Forks en Luna nueva para advertirles que uno de los vampiros de su propio aquelarre vendrá a matar a Bella. A pesar de su bondad ocasional, Laurent también hace cosas contrarias a las características que la saga idealiza en los Cullen. Además de alimentarse de humanos, Laurent es impulsivo (en contraste con la moderación mostrada por los vampiros que se alimentan de animales). En Luna nueva, se cruza con Bella en el desierto y después de contarle el plan de Victoria para matarla, dijo que no podía resistir la tentación de hacerlo él mismo. Esto provocó la intervención de un hombre lobo, que mató a Laurent. Más tarde, en la boda de Bella y Edward, un vampiro alimentador de animales le dice a Edward que "(Laurent) quería ser como nosotros". Laurent, al parecer, envidiaba la moderación, la semejanza con Cristo, la blancura encarnado por los Cullen.

El efecto de la doble asociación otorgada a vampiros como los Volturi es que, aunque están inequívocamente asociados con la blancura, no se limitan estrictamente a ella. Como tal, las acciones de un vampiro difícilmente pueden representar a todos los vampiros; si un vampiro hace el mal, eso es negrura no todos los vampiros son así. Otros personajes, como los hombres lobo, no tienen tanta flexibilidad.

Si la blancura representa la semejanza con Cristo, trascendiendo el cuerpo y la paradoja, esperamos que lo contrario sea cierto para la negrura en el modelo de Dyer.

Efectivamente, estas asociaciones con la negritud se ven en el caso de los hombres lobo. Los hombres lobo son los enemigos naturales de los vampiros, por lo que hay mucha yuxtaposición entre los dos grupos en las películas. En general, los hombres lobo están completamente asociados con la oscuridad. Son indios quileute sin excepción, de piel cobriza y rasgos oscuros. Sam Uley se convierte en un hombre lobo negro azabache, y el apellido de Jacob es incluso Black.

Con las asociaciones entre hombres lobo y oscuridad en mente, examinemos cómo las asociaciones con la blancura que se ven en los vampiros se transforman en hombres lobo. En los vampiros, la semejanza con Cristo equivale a la moral cristiana y la moderación, y los hombres lobo no poseen ninguna de estas cosas. Melissa Burkley señala en Psychology Today que Sam Uley (cuya forma de lobo es de color negro azabache, lo que fomenta su asociación con la negrura) es un personaje especialmente inmoral. Después de enterarse del embarazo de Bella en Amanecer, Sam decide que Bella y su hijo por nacer deben ser asesinados por la única razón de que no sabe qué esperar de un niño medio vampiro. Tenga en cuenta que Sam tiene la misma respuesta que los Volturi, que se caracterizan por la doble asociación con el blanco y el negro. La inmoralidad de Sam se ve reforzada por su historial de abuso doméstico. Su esposa, Emily, tiene la cara llena de cicatrices por una ocasión en la que él se enojó y la golpeó (presumiblemente en forma de hombre lobo). Este caso particular de inmoralidad también comienza a ilustrar la falta de moderación de los hombres lobo. Por supuesto que Sam no tenía la intención de dejar una cicatriz permanente a su esposa, se molestó y simplemente sucedió. La impulsividad en los hombres lobo se extiende más allá de Sam: está indisolublemente ligada a su naturaleza. Cuando los Quileutes se transforman por primera vez en hombres lobo (generalmente en la adolescencia), actúan de manera errática y, a veces, pierden el control de sus propias acciones. Justo antes de que Jake se transforme por primera vez, casi comienza una pelea con Mike Newton sin ninguna razón en particular. Los hombres lobo, en su oscuridad, son inmorales e impulsivos.

Además, las películas ponen un gran énfasis en los cuerpos de los Quileutes. Bella saluda a Jacob al comienzo de Luna nueva: “Oye, músculos. Ya sabes, los esteroides anabólicos son realmente malos para ti ". Bella hace que el espectador sea muy consciente de la complexión muy musculosa de Jacob, y la película se basa en esto aprovechando cada oportunidad para representar a Jacob y los otros jóvenes Quileutes sin camisa. Entonces, los cuerpos de los Quileutes están sexualizados de una manera que los cuerpos de los vampiros no. A pesar de que los Quileutes son cambiaformas y literalmente pueden escapar de sus cuerpos, las películas hacen un esfuerzo impresionante por vincular sus identidades con sus cuerpos en la mente de los espectadores. Irónicamente, los vampiros no pueden escapar de sus cuerpos de la misma manera que los Quileutes, pero las películas aún llevan al espectador a asociarlos con trascender el cuerpo.

El cuerpo de Jacob a menudo se exhibe para los espectadores.

Tiempo Crepúsculo no se trata de raza, todavía está inundado de matices raciales. La historia racial contada por la saga asocia la blancura y la negrura con las características que propone Richard Dyer en "White". Dado esto, es evidente que la raza y las asociaciones raciales están en juego incluso en lugares donde no esperaríamos encontrarlas.

Wilson, Natalie. & # 8220 ¿Tienes el privilegio de vampiro ?: La blancura del crepúsculo. & # 8221 SeducedByTwilight. WordPress, 2010.

Burkley, Melissa, PhD. & # 8220 ¿Crepúsculo tiene prejuicios ?: ¿Es el racismo un tema importante en Crepúsculo? & # 8221 Psicología Hoy (2011).


Batallas de herencia

Cualquiera que todavía piense que la ciencia es la neutral, la señora proveedora de verdades, debería estar atento al debate racial que se está desarrollando y que está a punto de hacerse público de una manera completamente nueva. Una herencia problemática: genes, raza e historia humana, por New York Times El reportero científico Nicholas Wade, publicado el 6 de mayo, expone un caso a favor de la existencia y la importancia histórica de la raza que algunos genetistas, antropólogos físicos, biólogos evolutivos y, sí, racistas sin complejos, han estado haciendo durante años. Es un caso, dicen todos, que no solo ha sido ignorado, sino anulado por los sacerdotes políticamente correctos de las ciencias sociales académicas. "Quiero mostrar", dice Wade en una entrevista, "no hay nada que temer acerca de lo que hay dentro de la caja negra de la genómica, y hay mucho que ofrecer respuestas a preguntas históricas".

La evolución humana, argumenta Wade, no terminó con la llegada de Homo sapiens Hace 200.000 años, pero ha sido "reciente, copiosa y regional". A medida que la especie humana original basada en África se extendió por todo el mundo durante los últimos 60.000 años, se dividió en tres amplias razas cuyas firmas genéticas ahora son obvias para los investigadores: los africanos subsaharianos originales, los euroasiáticos orientales (principalmente chinos, japoneses y coreanos). ) y los euroasiáticos occidentales, un enorme arco de pueblos que se extiende desde Irlanda a través del Medio Oriente hasta la India. Esas poblaciones ahora discretas continuaron evolucionando, volviéndose, más notablemente, de piel más clara en casi todas partes fuera de África, bajo las presiones de sus nuevos entornos.

Hay cuestiones polémicas aquí, pero tanto de terminología como de hecho. Incluso aquellos que creen que la raza es una construcción social, un concepto derivado de desarrollos socioeconómicos cuyo propósito principal era justificar la esclavitud africana, el colonialismo occidental, el desplazamiento y la matanza de los pueblos indígenas y la supremacía blanca en general, no ignoran la interacción de naturaleza humana y cultura. Nadie niega que los tibetanos prosperan en altitudes donde los alpinistas occidentales y los inmigrantes chinos han no lo hacen, o que las poblaciones cuyos ancestros criaron ganado durante miles de años beben leche hasta la edad adulta, mientras que la mayoría de los humanos son intolerantes a la lactosa después del destete.

Pero Wade va mucho más allá, en dos aspectos clave. En capítulos más especulativos, afirma que el comportamiento y las instituciones sociales humanas están fuertemente influenciadas por pequeñas variaciones genéticas. Cita un estudio genético reciente que muestra que el 14 por ciento del genoma humano, aunque diferentes genes dentro de las tres grandes razas, está bajo una presión evolutiva selectiva, que incluye lo obvio (color de piel y cabello, resistencia a enfermedades) y lo no tan esperado. : función cerebral, incluidas la cognición y la percepción sensorial. “No hay ninguna razón para pensar que los genes involucrados en la función cerebral sean inmunes a las presiones que se ejercen sobre aquellos en la función corporal, incluso si aún no sabemos cómo funcionan esos efectos. Esos efectos genéticos afectarán a las instituciones sociales ”, dice Wade. Y así afectar la historia: "Creo que la genética tiene algo que contribuir a la discusión sobre el 'ascenso de Occidente'".

Y, lógicamente, se sigue debatir sobre las raíces de la violencia y la pobreza en gran parte de África. "Si las instituciones fueran puramente culturales", escribe Wade, "debería ser fácil transferir una institución de una sociedad a otra, pero las instituciones estadounidenses no se trasplantan tan fácilmente a las sociedades tribales". (Alguien comprometido con el lado cultural del argumento podría señalar que una institución completamente no tribal como la atención médica pagada por el gobierno no se ha trasplantado bien en Estados Unidos).

En segundo lugar, Wade ha convertido deliberadamente, o tal vez simplemente se ha rendido a lo inevitable, su libro y las reacciones que ya ha provocado en otro frente de las guerras culturales modernas de Estados Unidos. Sus oponentes que niegan la raza, que incluyen a la mayoría de los científicos sociales, no tienen, en su opinión, una base fáctica para rechazar el concepto de raza: su negación, una vez basada en un loable deseo de eliminar el racismo, se ha endurecido hasta convertirse en un statu quo. defender la ortodoxia y el miedo real a los hechos científicos. "La gente siempre ha tratado de eximirse de la evolución, en la religión y entre los científicos sociales".

Es un tema del que se ha hecho eco más fuerte hasta ahora el politólogo Charles Murray, cuyo libro de 1994 fue coautor La curva de la campana fue un primer intento de explicar la desigualdad social sobre una base genética. En una prepublicación Wall Street Journal repaso de Una herencia problemática tan elogioso y combativo, debería ganarle a Murray el descriptivo "pitbull de Wade", Murray advierte a Wade que la resistencia a su libro, aunque inútil, será "fanática". Algunos revisores “estarán decididos no solo a refutarlo, sino a desacreditarlo por completo, para que la gente se avergüence de que lo vean comprándolo o leyéndolo. El clero de la ortodoxia acusará al Sr. Wade de racismo, pseudociencia, dependencia de fuentes contaminadas, incompetencia y malas intenciones ".

Hasta ahora, el clero, es decir, la élite científica de Estados Unidos, no parece impresionado con ninguna parte del desafío de Wade, incluida la carga de la corneta de Murray. "Hay algo maravillosamente surrealista en un teórico político que despide a los científicos en apoyo de un periodista", comenta el antropólogo Jon Marks. Los científicos despedidos, en opinión de Marks, son antropólogos, y "no negamos la naturaleza humana, la estudiamos". Marks tiene una larga historia de disputas con Wade, a quien considera un determinista biológico con una tendencia acientífica a pensar que cualquier grupo de cazadores-recolectores aún existente puede considerarse como un sustituto de todos nuestros antepasados ​​hace 15.000 años.

“Sé lo que quiero decir con raza”, dice Marks en una entrevista, “la idea de que la especie humana viene perfectamente dividida en grupos claramente diferenciados, pero eso no es cierto, esa no es la forma en que la humanidad viene empaquetada. Wade nunca define realmente sus carreras. ¿Cómo pudo él? La adaptación es local: no existe un entorno africano único al que una raza africana pueda adaptarse ".

Augustin Fuentes, un antropólogo y zoólogo, que involucró a Wade en un seminario en línea el 5 de mayo, se hizo eco del punto de Marks. Wade generalmente escribe sobre las tres grandes razas, pero a veces se expande a cinco agregando nativos americanos y aborígenes australianos. Para Wade y otros supuestos realistas raciales, la falta de un recuento exacto (otros divisores raciales han llegado hasta los años 60) no es importante, es un problema de contabilidad. Pero para los oponentes, es crucial, la misma imprecisión que muestra la nebulosidad de la raza. Incluso en una división en tres partes, declaró Fuentes, ninguna de las variaciones entre las poblaciones humanas alcanza el nivel que los zoólogos necesitan ver antes de dividir las especies animales en razas o subespecies.

Los antropólogos tienen muchos otros huesos para elegir con Wade, al igual que los historiadores, porque cuanto más se acerca al presente con sus explicaciones genéticas de la historia, más inestable es su terreno. En una idea, adoptada del historiador económico Gregory Clark, Wade sostiene que los pequeños cambios genéticos en la población inglesa desde la Edad Media hasta el siglo XIX se produjeron a través de las personas acomodadas que dejaron a sus hijos en exceso, con sus adaptaciones genéticas superiores, en el futuro. escala social en la población en general, sentó las bases para la Revolución Industrial. Esto no jugará con los académicos centrados en las instituciones, el conocimiento, el capital y el tipo de aleatoriedad que Wade considera insatisfactorio como causalidad histórica.

Posiblemente nada en Una herencia problemáticasin embargo, habla tan fuerte como lo que está ausente. No hay discusión sobre la epigenética, las formas en las que el ADN puede modificarse en respuesta al medio ambiente y transmitirse cambiado de generación en generación, lo que demuestra que los genes no son la única arcilla que se trabaja en la interacción del animal humano con su entorno. “La idea es errónea de que existe un pastel humano básico del que se puede quitar la guinda cultural”, dice Marks. "La cultura se parece más a los huevos en la mezcla para pasteles, parte de la base". Wade, por su parte, no está en desacuerdo con que la cultura puede anular los impulsos genéticos, aunque hay muchos realistas raciales que lo hacen.

El abismo entre los lados es enorme, porque ambos piensan que la lucha entre ellos no es de teoría contra teoría, sino de principio (discusión abierta de verdades inconvenientes) versus principio (“la ciencia está ahí para mejorar la vida de las personas, y la ciencia no lo hace”). No se debe hacer eso ”, dice Marks). En una época en la que el deseo de respuestas duras y rápidas, biológicas o neurológicas, a los caprichos de la condición humana tiene el viento a favor, la lucha no terminará pronto.


El fin de la esclavitud, algo así.

En la década de 1800, algunos estados del norte comenzaron a aprobar leyes para terminar gradualmente con la esclavitud legal. Hubo tensión por este desacuerdo entre las leyes del Norte y del Sur. Este conflicto condujo a las Leyes de esclavos fugitivos, que facilitaron a los dueños de esclavos recuperar sus propiedades fugitivas. También dificultaba que los negros libres demostraran que no eran esclavos. El fallo más infame, incorrecto y nefasto en la historia de la Corte Suprema ocurrió en el caso de Dred Scott contra Sandford (1857), cuando la Corte declaró:

La pregunta es simplemente esta: ¿Puede un negro, cuyos antepasados ​​fueron importados a este país y vendidos como esclavos, convertirse en miembro de la comunidad política formada y creada por la Constitución de los Estados Unidos?

Creemos que no lo son, y que no están incluidos bajo la palabra “ciudadano” en la Constitución y, por lo tanto, no pueden reclamar ninguno de los derechos y privilegios que otorga ese instrumento ...

Nadie de esa raza había emigrado jamás a los Estados Unidos voluntariamente, todos habían sido traídos aquí como artículos de mercadería ... y tan inferiores, que no tenían derechos que el hombre blanco estaba obligado a respetar.

La lucha por los esclavos fugitivos condujo al estallido de la Guerra Civil. En 1865, cuando terminó la Guerra Civil, se adoptó la Decimotercera Enmienda 1 a la Constitución de los Estados Unidos. Esta enmienda prohibió la esclavitud, excepto como castigo por un crimen. Sin embargo, la disposición sobre delitos abrió el camino a nuevos trucos legales que obligaron a los negros a trabajar como trabajadores no remunerados.

La 14ª Enmienda 2 hizo que la ciudadanía plena para los afroamericanos fuera la ley, y la 15ª Enmienda 3 otorgó a los afroamericanos el derecho a votar. Sin embargo, la Era de la Reconstrucción vio esas promesas ser despojadas por los sureños blancos cuando surgió la Era de Jim Crow.

Notas finales:

1 El texto completo de la Decimotercera Enmienda:

Sección 1. Ni la esclavitud ni la servidumbre involuntaria, excepto como castigo por el delito del cual la parte haya sido debidamente condenada, existirá dentro de los Estados Unidos o en cualquier lugar sujeto a su jurisdicción.

Sección 2. El Congreso tendrá poder para hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.

2 El texto completo de la Decimocuarta Enmienda:

Sección 1. Todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos, y sujetas a la jurisdicción de los mismos, son ciudadanos de los Estados Unidos y del estado en el que residen. Ningún Estado promulgará ni hará cumplir ninguna ley que restrinja los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos, ni ningún Estado privará a ninguna persona de la vida, la libertad o la propiedad, sin el debido proceso legal ni negará a ninguna persona dentro de su jurisdicción el igual protección de las leyes.

Sección 2. Los representantes se repartirán entre los varios Estados según sus respectivos números, contando el número total de personas de cada Estado, excluidos los indios no gravados. Pero cuando el derecho de voto en cualquier elección para la elección de electores para Presidente y Vicepresidente de los Estados Unidos, Representantes en el Congreso, los funcionarios ejecutivos y judiciales de un Estado, o los miembros de la Legislatura del mismo, sea denegado a cualquiera de los los habitantes varones de dicho Estado, que tengan veintiún años de edad, y los ciudadanos de los Estados Unidos, o de cualquier forma abreviada, excepto por participación en rebelión u otro delito, la base de representación en el mismo se reducirá en la proporción que el número de ciudadanos varones corresponderá al número total de ciudadanos varones de veintiún años de edad en dicho Estado.

Seccion 3. Ninguna persona podrá ser Senador o Representante en el Congreso, o elector de Presidente y Vicepresidente, ni ocupar ningún cargo, civil o militar, bajo los Estados Unidos o bajo cualquier Estado, que, habiendo prestado juramento previamente, como miembro de El Congreso, o como funcionario de los Estados Unidos, o como miembro de cualquier legislatura estatal, o como funcionario ejecutivo o judicial de cualquier Estado, para apoyar la Constitución de los Estados Unidos, habrá participado en una insurrección o rebelión contra el mismo. , o prestado ayuda o consuelo a sus enemigos. Pero el Congreso puede, con el voto de dos tercios de cada Cámara, eliminar dicha discapacidad.

Sección 4. No se cuestionará la validez de la deuda pública de los Estados Unidos, autorizada por la ley, incluidas las deudas contraídas para el pago de pensiones y recompensas por servicios para reprimir insurrecciones o rebeliones. Pero ni los Estados Unidos ni ningún Estado asumirá o pagará ninguna deuda u obligación contraída en ayuda de la insurrección o rebelión contra los Estados Unidos, o cualquier reclamo por la pérdida o emancipación de cualquier esclavo, pero todas esas deudas, obligaciones y reclamos se mantendrán. ilegal y nulo.

Sección 5. El Congreso estará facultado para hacer cumplir, mediante la legislación apropiada, las disposiciones de este artículo.

3 El texto completo de la 15a Enmienda:

Sección 1. El derecho de los ciudadanos de los Estados Unidos a votar no será denegado o restringido por los Estados Unidos ni por ningún estado por motivos de raza, color o condición previa de servidumbre.

Sección 2. El Congreso estará facultado para hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.

Dr. Robert Smith es profesor de historia afroamericana e historia jurídica de los Estados Unidos en la Universidad de Wisconsin-Milwaukee.

En el pasado, enseñó en el Departamento de Estudios Africanos de la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte. Allí también fue académico invitado y consultor del Museo Levine del Nuevo Sur, donde ayudó a renovar una exposición permanente, y académico / experto invitado del Consejo de Humanidades de Carolina del Norte.

El Dr. Smith ha escrito un libro sobre Raza, trabajo y derechos civiles: Griggs contra Duke Power y la lucha por la igualdad de oportunidades laborales, artículos arbitrados y capítulos de libros sobre una variedad de temas en la historia y los estudios afroamericanos. Actualmente es coautor de una edición académica de A Time of Terror del fundador de ABHM, James Cameron.

El Dr. Smith es el historiador residente de ABHM y el miembro de la junta a cargo de las relaciones entre la universidad y el museo.

Los fondos para esta exhibición fueron proporcionados por el Consejo de Humanidades de Wisconsin:


Lincoln y el problema de la raza: una década de interpretaciones

Permisos: Copyright © Junta de Fideicomisarios de la Universidad de Illinois. Para obtener permiso para reutilizar el material de la revista, comuníquese con University of Illinois Press ([email protected]). El permiso para reproducir y distribuir material de revistas para cursos académicos y / o paquetes de cursos se puede obtener en el Copyright Clearance Center (www.copyright.com).

Para obtener más información, lea la política de acceso y uso de Michigan Publishing.

Mucho antes de que Alex Haley popularizara la idea de "raíces", los estadounidenses se han preocupado por la búsqueda de antepasados. El intento de responder a la pregunta "¿Quiénes somos?" a menudo ha sido respondida por otra pregunta, "¿De dónde venimos?" Aunque los historiadores se han encargado de redactar las respuestas a estas preguntas, ni las preguntas ni las respuestas son exclusivamente del dominio de los historiadores. La cultura popular tiene sus propias respuestas y, de hecho, a menudo hemos sido testigos de una tensión real entre la historia popular y la historia profesional al responder preguntas vitales sobre quiénes somos y de dónde venimos.

En la década de 1960, cuando la raza era una preocupación primordial, nuestra búsqueda de la autodefinición a través de la observación de nuestras raíces llevó a una acalorada controversia sobre el verdadero significado de Abraham Lincoln. Lincoln fue uno de una serie de padres fundadores estadounidenses, y sus puntos de vista sobre la esclavitud y la raza podrían proporcionar una guía para esos días turbulentos. La visión popular de Lincoln como el Gran Emancipador podría proporcionar una fuente para un compromiso estadounidense con la justicia racial. Sin embargo, esta imagen podría llevar a una pregunta obvia: si Lincoln señaló el camino hacia la justicia racial, ¿por qué, en más de cien años, Page [Fin de la página 22] habíamos descuidado seguir su camino? En febrero de 1968, un destacado periodista negro, Lerone Bennett, Jr., ofreció una respuesta a la paradoja cuando afirmó que, de hecho, habíamos seguido el camino de Lincoln. Bennett afirmó que el camino de Lincoln fue en sí mismo profundamente defectuoso. Lincoln era la encarnación de la tradición racista estadounidense. [1]

Según Bennett, ninguna historia estadounidense era tan "falsa" como la imagen tradicional de Lincoln como el Gran Emancipador. Lincoln, acusó, no era un idealista, era un "político cauteloso" que nunca se comprometió a abolir la esclavitud sino sólo a prevenir su extensión. Estaba motivado por una preocupación por los intereses de sus electores blancos, no por las necesidades de los negros oprimidos. Durante los célebres debates con Stephen A. Douglas, Lincoln apoyó explícitamente la doctrina de la supremacía blanca y se opuso a otorgar derechos civiles y políticos a los negros. Como presidente, pasó los primeros dieciocho meses de su administración "en un intento desesperado y bastante patético por salvar la esclavitud". Se movió contra ella solo por las circunstancias y la presión ejercida por un pequeño grupo de radicales dedicados. La Proclamación de Emancipación no era una gran carta de libertad. La legislación del Congreso ya había ido más allá, y la Proclamación se aplicaba solo en áreas donde Lincoln no podía hacerla cumplir. Además, solo unos meses antes de su muerte, Lincoln seguía dudando sobre la emancipación inmediata. Lincoln, según Bennett, nunca aceptó la idea de que Estados Unidos pudiera ser una sociedad genuinamente birracial y, hasta el final, el presidente apoyó una política de colonización. Las políticas de reconstrucción de Lincoln prácticamente ignoraron las necesidades de los negros. Por lo tanto, Bennett concluyó que "Lincoln debe verse como la encarnación, no la trascendencia, de la tradición estadounidense, que es, como todos sabemos, una tradición racista". [2]

El artículo de Bennett tocó la fibra sensible. Sus cargos fueron transmitidos por radio y televisión y fueron debatidos en los periódicos. Las cuestiones que había planteado eran importantes. Para algunos estadounidenses, el ataque de Bennett, coincidiendo con un período de gran tensión racial, fue Page [End Page 23]

Herbert Mitgang, miembro del consejo editorial del New York Times y estudioso de Lincoln, fue uno de los primeros en responder a las acusaciones de Bennett. El artículo de Mitgang preguntaba: "¿Lincoln era solo un honkie?", Y la respuesta fue un rotundo "¡No!" Mitgang fue bastante explícito sobre el contexto de la controversia. El artículo comienza: "Ciento cinco años después de la Proclamación de Emancipación y, lo que es mucho más relevante, cinco meses antes del temido verano de 1968, cuando la tensa frustración respondía a los gritos de '¡Poder negro!' puede volver a incendiar ciudades estadounidenses en una nueva guerra civil; a Abraham Lincoln se le llama un falso Gran Emancipador ". Mark Krug, un historiador que también escribió una respuesta temprana a Bennett, señaló claramente: "Este esfuerzo indigno de convencer a la población negra, especialmente a su inquieta generación joven, de que incluso Abe Lincoln era sólo otro supremacista blanco, puede resultar en un daño más". Tanto Mitgang como Krug dieron la impresión de que Bennett sería indirectamente culpable si estallara la violencia racial en el verano de 1968 [4].

Sin embargo, los cargos de Bennett contra Lincoln no fueron descartados tan fácilmente por otros historiadores. Aunque reconocieron que los cargos de Bennett no eran completamente nuevos (varios de ellos habían sido anticipados por Richard Hofstadter y Kenneth Stampp), la imagen de Bennett de Lincoln requería una consideración cuidadosa y una evaluación mesurada. [5] En el diálogo de los historiadores entre el pasado y el presente, el tema de la raza era cada vez más importante, y Bennett había acertado en su afirmación de que los mitos aportan poca luz a los problemas actuales. Quizás una reevaluación del punto de vista de Lincoln sobre la esclavitud y la raza podría ayudarnos a evitar la exacerbación de las tensiones raciales que nos acosan. En los doce años transcurridos desde el artículo de Bennett, varios historiadores han participado en este reexamen. ¿A dónde nos ha llevado este reexamen? ¿Qué entendemos hoy de Lincoln? ¿Era el Gran Emancipador o simplemente otro supremacista blanco?

Los historiadores que llevaron a cabo un nuevo examen de la reputación de Lincoln discutieron un gran número de cuestiones, pero para los propósitos de este análisis trataré cuatro cuestiones principales planteadas por Bennett. Primero, ¿cómo podemos reconciliar la imagen popular de Lincoln con su respaldo a la supremacía blanca durante los debates con Douglas? En segundo lugar, ¿fue Lincoln un líder moral en la lucha por la emancipación? En tercer lugar, ¿Lincoln renunció alguna vez a su creencia en la colonización como solución al problema de qué hacer con los libertos? Y, finalmente, ¿habría apoyado a los radicales de su propio partido para garantizar los derechos civiles y el sufragio de los negros en un Sur genuinamente reconstruido? Las respuestas a estas preguntas no son, por supuesto, definitivas, pero un estudio de la erudición reciente nos dará una imagen más clara de "dónde estamos y hacia dónde vamos". [6]

Los discursos de Lincoln en defensa de la supremacía blanca durante los debates Lincoln-Douglas fueron una parte importante de las acusaciones de Bennett y en los últimos años se han convertido en las palabras de Lincoln más citadas. En las siguientes observaciones hechas en el cuarto debate, en Charleston, respondió a las acusaciones de Douglas de que favorecía la igualdad racial y la fusión:

Aquellos que defendieron a Lincoln intentaron descartar estos comentarios como sin importancia. Mitgang, por ejemplo, argumentó que Douglas "había apoyado a Lincoln contra la pared y lo había obligado a contemporizar", y que al final de su carrera presidencial, Lincoln, de hecho, se manifestó a favor de la ciudadanía negra total. [8]

Un enfoque más fructífero es reexaminar las palabras de Lincoln cuidadosamente. George M. Fredrickson señala que aunque Lincoln argumentó en el debate en Ottawa que estaba de acuerdo con Douglas en que el negro "no es mi igual en muchos aspectos", el único aspecto del que estaba seguro era el rasgo físico del "color". Lincoln fue tentativo al identificar formas en las que los negros "quizás" no eran iguales a los blancos. Además, evitó el uso de palabras como "innato" al describir las desigualdades entre las razas, dejando abierta la cuestión de si esas diferencias eran el resultado de las circunstancias. [9] El historiador E. B. Smith hace un punto similar cuando observa que las palabras calificativas en el discurso de Ottawa revelan que "Lincoln obviamente estaba jugando para su audiencia, pero también estaba protegiéndose en beneficio de su conciencia". [10]

Don E. Fehrenbacher, un eminente historiador de Lincoln, ve las declaraciones de Lincoln sobre la raza como "esencialmente negaciones en lugar de afirmaciones". Según Fehrenbacher, esas declaraciones "indicaban, por razones políticas, el máximo que estaba dispuesto a negar al negro y el mínimo que reclamaba para el negro. Eran concesiones en puntos que no estaban en disputa, destinadas a fortalecerlo en el punto de que estaba en juego, es decir, la extensión de la esclavitud ". Fehrenbacher agrega que si Lincoln hubiera respondido de manera diferente a Douglas en Charleston, "el Lincoln de la historia simplemente no existiría". [11] Lincoln adoptó la posición menos racista que no lo descalificaría de la consideración en el contexto de una sociedad racista [12]. ]

El profesor Fredrickson también señala que debemos prestar especial atención a lo que Lincoln afirmó sobre el negro en el discurso de Ottawa. A pesar de las diferencias que vio entre las razas, Lincoln sostuvo que "no había ninguna razón en el mundo para que Page [End Page 28]

Aunque la afirmación de Bennett de que Lincoln era un supremacista blanco sacudió la imagen convencional de él, la acusación de que no era realmente un antiesclavista y era, en el mejor de los casos, un emancipador reacio, golpeó el corazón mismo de la comprensión popular del papel histórico de Lincoln. Si la Proclamación de Emancipación no fue una carta para la libertad de los negros, ¿por qué estábamos celebrando la Historia de los Negros en febrero? ¿Cuál fue la base de nuestra actitud casi de adoración hacia Lincoln?

Stephen B. Oates, reciente biógrafo de Lincoln, se encuentra de frente con los cargos de Bennett. Según Oates, Lincoln había estado constantemente en contra de la esclavitud desde sus primeros días. [14] Sin embargo, Lincoln reconoció que la Constitución protegía la esclavitud en el sur, y en los primeros días de la guerra tanto sus escrúpulos constitucionales como la necesidad de apoyo de los estados esclavistas fronterizos impidieron la acción contra la esclavitud. Además, Lincoln percibió que la emancipación sería impopular en el Norte. Según Oates, Lincoln temía que una política de emancipación "alienaría a los demócratas del norte, encendería un polvorín racial en los estados del norte y posiblemente provocaría una guerra civil en la retaguardia". [15] Al enfatizar la oposición de Northern Page [End Page 30] Para la emancipación, Oates puede describir a Lincoln como un adelantado a su época cuando, en 1862, avanzó con cautela hacia la emancipación.

El historiador constitucional Herman Belz está de acuerdo con Oates en que la Proclamación fue producto de un compromiso ideológico genuino con la libertad. Las necesidades militares de la nación, invocadas por Lincoln para justificar la Proclamación, eran simplemente "ficción legal". Belz sostiene que "la verdadera razón de ello, considerada en una perspectiva histórica amplia, fue la hostilidad a la esclavitud basada en el compromiso con el republicanismo y el principio de igualdad en el que descansaba el republicanismo". [dieciséis]

Además, Lincoln rechazó la tentación de revocar la Proclamación. Ni la presión del Norte ni la posibilidad de hacer las paces lo llevaron a abandonar la emancipación. Oates ve la carta de Lincoln a Horace Greeley no como una prueba de vacilación o falta de compromiso con la emancipación, sino como parte de una estrategia para hacer que la emancipación sea aceptable como un objetivo legítimo de guerra. [17] En esa carta, Lincoln había dicho que si podía "salvar la Unión sin liberar a ningún esclavo", lo haría, pero continuó diciendo que si podía "salvarla liberando a todos los esclavos", lo haría. . "Lo que hago con respecto a la esclavitud y la raza de color, lo hago porque creo que ayuda a salvar la Unión". [18] Cuando escribió la carta a Greeley, Lincoln ya había resuelto emitir la Proclamación de Emancipación (a sugerencia de Seward, solo estaba esperando una victoria de la Unión antes de anunciarla), y no hay evidencia de que Lincoln no tuviera la intención de seguir adelante con su resolución. El propósito de la carta era dejar claro que cualquier acción para liberar a los esclavos debe entenderse como una medida para salvar la Unión. A los unionistas que se oponían a la emancipación se les decía de antemano que lucharían no para liberar a los esclavos sino para restaurar la Unión, con la ayuda de una política de emancipación. Oates, por lo tanto, ve la carta a Greeley como un ejemplo de cómo Lincoln, un líder político astuto, estaba preparando el camino para la aceptación de un nuevo paso radical. [19]

Al discutir directamente con Bennett y otros historiadores, Oates sostiene que la Proclamación de Emancipación "fue más allá de lo que había hecho el Congreso". La Segunda Ley de Confiscación no solo exigió amplios procedimientos judiciales, sino que también eximió a los propietarios leales de esclavos. "La Proclamación de Lincoln, por otro lado, fue un golpe contundente contra la servidumbre como institución en los estados rebeldes, un golpe que liberaría a todos los esclavos allí, tanto a los secesionistas como a los leales". Lincoln no fue un emancipador reacio, y la Proclamación "fue la medida más revolucionaria que jamás haya tenido un presidente estadounidense hasta ese momento". [20]

La visión revisionista de Lincoln como un emancipador reacio fue reforzada por un importante artículo de Ludwell Johnson, publicado el mismo año que el de Bennett. El profesor Johnson sostiene que hasta febrero de 1865, Lincoln todavía dudaba sobre la emancipación inmediata y total. Según Johnson, Lincoln le dijo a Alexander Stephens que la emancipación podría demorarse hasta cinco años y que los propietarios de esclavos aún podrían recibir una compensación por la pérdida de sus esclavos. Lincoln estaba dispuesto a hacer tales concesiones, especula Johnson, porque vio la necesidad de un final rápido de la guerra para que el Sur no cayera en el caos y la anarquía, condiciones que favorecerían a los miembros radicales del partido de Lincoln. Un rápido final de la guerra impediría una reconstrucción radical del Sur. [21] Página [Fin de la página 32]

El relato de Johnson sobre la posición de Lincoln en la Conferencia de Hampton Roads no fue cuestionado hasta un artículo reciente del editor de Lincoln Lore, Mark E. Neely, Jr., quien señala que el único registro de lo que se dijo allí es el relato, publicado hace cinco años. después del evento, por Stephens. Incluso si la memoria de Stephens era buena, de ninguna manera fue un testigo imparcial. En el momento en que Stephens escribió, habían sucedido muchas cosas y había muchas razones por las que Stephens podría apreciar la memoria de un Lincoln que habría sido más amable con el Sur que los republicanos que finalmente se hicieron cargo de la Reconstrucción. [22]

Según Oates, Lincoln vaciló sólo una vez, durante los oscuros días de agosto de 1864, cuando consideró términos de paz que no incluían la emancipación. "Pero al día siguiente Lincoln cambió de opinión. Con una resolución despierta, juró pelear la guerra hasta la rendición incondicional y seguir con la emancipación pase lo que pase". [23] Como dijo el propio Lincoln, una vez que se emitió la Proclamación de Emancipación, no se podía revocar "como tampoco se puede resucitar a los muertos". [24]

Finalmente, incluso si Lincoln no merece el título de Gran Emancipador por su Proclamación, tiene derecho a él por su hábil y decidido esfuerzo para lograr la ratificación del Congreso de la enmienda constitucional que puso fin clara e inequívocamente a la esclavitud en los Estados Unidos. [25]

La actitud de Lincoln hacia el futuro de los negros recién liberados ha sido una cuestión histórica perenne. Durante muchos años, la escuela dominante de historiografía de la Reconstrucción sostuvo que la Reconstrucción Radical era un error grave y trágico, además, la suposición dominante de Page [Fin de la Página 34] de esa escuela era que la Reconstrucción bajo Lincoln habría sido más suave y mucho más protectora de los derechos blancos del Sur. y sensibilidades que la administrada por el Congreso [26]. En el momento del artículo de Bennett, sin embargo, la interpretación tradicional había sido casi reemplazada por la opinión de que la Reconstrucción Radical había sido necesaria para salvaguardar los resultados de la guerra y brindar cierta protección a los derechos de los unionistas blancos y negros del sur. Bajo estas circunstancias, la afirmación de que la Reconstrucción habría sido más suave bajo Lincoln describe al presidente como no dispuesto a tomar las medidas necesarias para proteger la libertad de los ex esclavos una vez más, Lincoln no estaba del lado de aquellos que querían promover la causa. de los derechos negros.

Los problemas de la Reconstrucción, en particular qué hacer con los antiguos esclavos, habían aparecido a principios de la Guerra Civil. Una de las soluciones impulsadas por Lincoln fue la vieja idea de la colonización, un plan en el que se pedía a los negros que abandonaran Estados Unidos y establecieran su propia nación. Bennett y otros revisionistas han acusado que el continuo apoyo de Lincoln a la colonización es una prueba más de su negativa a tolerar la plena igualdad para los negros en este país. Una pregunta importante para quienes estudian los puntos de vista de Lincoln sobre la raza ha sido: ¿Por qué Lincoln apoyó la colonización y abandonó alguna vez esta propuesta?

Algunos de los que defendieron a Lincoln de las acusaciones de racismo admitieron que, aunque había sido un colonizador dedicado, abandonó esa posición a medida que evolucionaba "De la intolerancia a la moderación". [27] Por otro lado, Oates, que es muy crítico con los revisionistas, explica que el apoyo de Lincoln a la colonización es, en gran parte, simplemente una estrategia para aliviar los temores del Norte sobre las consecuencias de la emancipación. Es de suponer que aquellos que temían que los esclavos liberados acudieran en masa al norte serían pacificados por Page [Fin de la página 35] una propuesta para reasentar a los negros en otro lugar. Por lo tanto, poco antes de emitir la Proclamación Preliminar de Emancipación, Lincoln "hizo un gran escándalo por la colonización, un ritual por el que pasaba cada vez que contemplaba algún nuevo movimiento contra la esclavitud". Una vez que encontró otra respuesta a los temores del norte de la fuga negra —el plan de refugiados establecido bajo el ayudante general Lorenzo Thomas en el valle de Mississippi—, Lincoln abandonó su apoyo público a la colonización. [28]

G. S. Boritt, que ha escrito un estudio provocador de las ideas de Lincoln, también ve el programa de colonización del presidente motivado en parte por intereses estratégicos. Sin embargo, señala Boritt, el apoyo de Lincoln a la colonización era incompatible con su profundo interés y comprensión de la economía.Para cualquiera que analizara la cuestión en profundidad, quedó claro que los recursos económicos necesarios para reasentar una parte significativa de la población negra de los Estados Unidos eran simplemente asombrosos. Entonces, ¿por qué Lincoln apoyó esta política poco práctica? Boritt se basa en el mecanismo de defensa psicológico de la evitación como explicación del comportamiento de Lincoln. Argumentando que el presidente evitó analizar la cuestión porque no veía una alternativa viable en ese momento, Boritt concluye: "No se puede escapar a la sensación de que en 1862, incluso cuando la fiebre de la colonización estaba en su apogeo, Lincoln comenzó a permitirse vislumbrar el hecho de que la idea de una inmigración a gran escala no era realista ". Para Lincoln, la idea cumplió un propósito: ayudó a "disipar sus propias incertidumbres y, lo que es más importante, los temores de la gran mayoría de los blancos". Sin embargo, después de la emancipación, cuando ya no era necesario creer en la colonización, Lincoln la abandonó. [29]

Aunque Lincoln ya no apoyó la colonización en público después de diciembre de 1863, todavía queda la cuestión de si él Page [End Page 36]

Una vez que Lincoln rechazó la colonización, todavía se enfrentó a la cuestión de determinar las relaciones que prevalecerían entre los libertos y sus antiguos amos. ¿Tendrían los negros derechos civiles y políticos? ¿Debería concederse el sufragio a los negros? Al intentar conocer los puntos de vista de Lincoln sobre estos temas, los historiadores se han visto obligados a interpretar una pequeña cantidad de documentos en busca de pistas sobre lo que Lincoln habría hecho si la bala del asesino no lo hubiera herido poco después de que terminara la guerra.

Hans L. Trefousse ha puesto la política de Reconstrucción de Lincoln bajo una nueva luz al señalar que la imagen tradicional de Lincoln como un conservador, luchando desesperadamente por controlar a un grupo de radicales vengativos de su propio partido, es simplemente errónea. Trefousse argumenta que las diferencias de Lincoln con los radicales a menudo eran simplemente una cuestión de tiempo y que Lincoln pudo hacer un buen uso de los radicales al crear una atmósfera en la que sus acciones sobre la esclavitud serían aceptadas. [32] Si aceptamos tal interpretación de la relación de Lincoln con los radicales, es fácil de Page [Fin de la página 38] creer que él habría seguido estando solo un poco por detrás incluso de los miembros más visionarios del partido republicano como ellos defendían. sufragio y otras medidas diseñadas para proteger los derechos de los libertos.

En su mayor parte, Oates sigue los puntos de vista de Trefousse sobre la relación entre el presidente y los líderes del Congreso, yendo tan lejos como para evitar el uso del término "radicales". Oates ve una relación cercana entre un líder radical, el senador Charles Sumner, y tanto Mary como Abraham Lincoln. [33] Pero al describir el papel del secretario Salmon P. Chase, Oates se acerca a la visión más antigua de la relación entre Lincoln y los radicales. Oates alega que el plan de reconstrucción de Lincoln de diciembre de 1863 fue elogiado por prácticamente todos los republicanos del Congreso, incluido Sumner, pero que Chase se opuso aparentemente por motivos puramente políticos. [34] Sobre la reconstrucción, por lo tanto, Oates sugiere que no hubo una división ideológica real entre Lincoln y sus críticos de izquierda. Además, Oates sostiene que la mayoría de los biógrafos han malinterpretado el segundo discurso inaugural. Aunque el presidente prometió "caridad para todos", no quiso decir que tenía la intención de ser amable con el sur: "Aún preocupado por la guerra como una purga siniestra que limpiaría y regeneraría su país, Lincoln apoyó una política bastante dura hacia el conquistado Sur ". [35]

Un documento importante empleado por varios de los que defienden a Lincoln de los cargos de racismo es una carta al general James Wadsworth, que se dice que fue escrita por Lincoln a principios de 1864. La carta no solo analiza la reconstrucción, sino que también va mucho más allá del público del presidente. comentarios hasta ese momento. Página [Fin de la página 39] En la carta, Lincoln aparentemente apoyó el sufragio negro: "No puedo ver, si se concede la amnistía universal, cómo, dadas las circunstancias, puedo evitar exigir a cambio el sufragio universal, o, al menos, el sufragio sobre la base de de inteligencia y servicio militar ". [36] Los defensores de Lincoln argumentan sobre la base de esa carta que Lincoln se había movido mucho más allá de las declaraciones que había hecho en los debates con Douglas cuando negó que favoreciera los derechos políticos de los negros. [37] Sin embargo, esta carta resulta ser una caña muy débil. Aunque nunca se ha encontrado el original de la carta, los editores de las Obras completas de Lincoln le dieron aparente autenticidad al incluirlo en su publicación. Sin embargo, como deja en claro la nota a pie de página de los editores, la fuente de la carta es sospechosa. Se encontró en el New York Tribune, que, a su vez, afirma haberlo copiado de una publicación periódica llamada Southern Advocate. Los editores señalan que "no se ha encontrado ninguna otra referencia a la carta original a Wadsworth". [38] El profesor Johnson, quien realizó un estudio cuidadoso de la carta y las circunstancias de su publicación, concluye que varios párrafos de esa carta no son auténticos. [39] Yo iría más lejos. No veo ninguna razón por la que debamos suponer que cualquier parte de la carta es auténtica; no suena como Lincoln, y las ideas expresadas en la página [Fin de la página 40] no están en consonancia con lo que sabemos sobre los pensamientos de Lincoln en la vez que supuestamente escribió la carta.

Aunque Johnson estableció la naturaleza dudosa de la mayor parte de la carta de Wadsworth, quienes defendieron el historial racial de Lincoln han podido argumentar que otras pruebas corroboran las opiniones generosas del presidente sobre los derechos de los negros. Como ha dicho el eminente historiador constitucional Harold Hyman, "el profesor Johnson ha desperdiciado sus esfuerzos por romper los eslabones que unen a Lincoln con los igualitarios del siglo pasado, la cadena aún se mantiene". Hyman basa su caso principalmente en el trato de Lincoln con la reconstrucción de Louisiana. Lincoln no solo sugirió (en una carta privada al gobernador Michael Hahn) que se les diera el voto a algunos negros, sino que repitió la recomendación en su discurso público y sugirió además que a los negros se les proporcionaran escuelas públicas. En ese discurso final, Lincoln expresó ideas que no se limitaron a Louisiana, y Hyman sostiene que Lincoln estaba avanzando en la línea de otorgar plenos derechos a los libertos. Aunque Hyman admite que es imposible decir hasta dónde habría llegado Lincoln, los amigos de los derechos de los negros "compartían la confianza de que Lincoln seguiría avanzando en la feliz dirección que ya había tomado" [40].

La afirmación de que las políticas de Lincoln para Luisiana indican que se estaba moviendo rápidamente hacia una política revolucionaria de reconstruir el Sur sobre la base del sufragio negro es la tesis de un nuevo y emocionante estudio de Peyton McCrary. McCrary va más allá de una defensa de Lincoln de los ataques de los revisionistas a una nueva afirmación: Lincoln era el líder revolucionario de una revolución en ciernes. McCrary comienza con la suposición que prácticamente todos los historiadores comparten: Lincoln era realista. El profesor McCrary continúa argumentando que "un enfoque radical de la reconstrucción era más realista que la política moderada de Banks. Porque la nación estaba en medio de una guerra civil revolucionaria, y en tales crisis solo la asignación forzosa del poder gubernamental por parte de los vencedores puede producir un orden de posguerra estable ". Por lo tanto, Lincoln, como realista, habría seguido avanzando hacia las políticas defendidas por los radicales. [41]

La evidencia que cita McCrary es la aprobación de Lincoln de la legislación de la Oficina de Libertos y su último discurso, que insinúan que pronto podría anunciar una nueva política. La decisión de Lincoln de socavar a los radicales en Luisiana convocando elecciones antes de una convención constitucional no fue, sostiene McCrary, una prueba del conservadurismo de Lincoln, sino más bien una prueba de que el general Nathaniel P. Banks lo había engañado gravemente. Por fin, Lincoln reconoció que Luisiana iba en la dirección equivocada, "llegó a reconocer la frágil calidad del apoyo electoral del régimen de Hahn y se sintió más cómodo con la perspectiva del sufragio negro. Como político pragmático, si no como un hombre con un compromiso con la justicia social para los libertos, Lincoln difícilmente podría haber escapado a la conclusión de que al final de la guerra no había ningún lugar adonde ir más que a la izquierda ". [42]

El artículo de 1968 de Lerone Bennett fue producto de la época. Los negros estadounidenses y los miembros de la Nueva Izquierda estaban convencidos de que la sociedad estadounidense tenía muchos defectos y que era el producto de una herencia corrupta. Además, los radicales de la década de 1960 estaban impacientes con la historia, veían el pasado como un peso muerto que solo podía limitar la acción en el presente, y la acción era lo que querían. Nuestra edad de oro está en el futuro, no en el pasado.

Sin embargo, si los radicales de la década de 1960 estaban impacientes con la historia, prestaron un valioso servicio al dirigir el reexamen de nuestro pasado desde nuevas perspectivas, enriqueciendo nuestra comprensión de nuestra historia. Aunque la mayoría de los historiadores no han aceptado las opiniones de Bennett sobre Lincoln, no nos hemos limitado a volver al punto de partida. Hemos aprendido muchísimo. Hemos descubierto que probablemente no sucedieron varias cosas: la carta a Wadsworth, el equívoco sobre la emancipación en Hampton Roads y la entrevista con el general Butler. Nuestra imagen de la relación de Lincoln con el ala radical de su partido también se ha alterado profundamente. Ya no vemos a Lincoln como un desafortunado defensor de la Constitución contra el ataque de políticos sin principios. Lincoln ha vuelto al partido republicano.

También tenemos una nueva apreciación de la Proclamación de Emancipación. La Proclamación, a pesar de su lenguaje pedestre, fue un acto revolucionario que fue más allá de lo que había hecho el Congreso y que cambió inexorablemente la naturaleza de la Guerra Civil. También tenemos una nueva apreciación de las políticas de reconstrucción de Lincoln. Ya no vemos un Lincoln que estaba desesperadamente casado con la Proclamación de diciembre de 1863, sino uno que se movía con los tiempos y había comenzado a ver, como los radicales, la necesidad de cambios sociales fundamentales en el Sur. Página [Fin de la página 43]

A medida que continuamos estudiando a Lincoln, continuamos definiéndonos. La mayoría de los historiadores han descartado el mito del santo Gran Emancipador, pero también han rechazado el mito contrario de Lincoln como un racista desesperado. [43] Estamos juzgando a Lincoln ahora con estándares diferentes a los que usamos hace una década. Nuestro sentido de liderazgo presidencial ha cambiado. Ya no confiamos en que líderes fuertes puedan resolver nuestros problemas, y en la era post-Vietnam, post-Watergate, la idea de un presidente que va mucho más allá de la nación en la implementación de sus ideas despierta nuestras sospechas. Ahora estamos mucho más dispuestos a reconocer las condiciones que limitan las acciones de líderes fuertes para bien o para mal.

Dentro de los límites del liderazgo, que ahora nos resultan más claros que hace una década, Lincoln sigue siendo una figura relevante. Nos muestra cómo, a pesar de las fluctuaciones en la voluntad nacional, un gran presidente puede usar su cargo para apoyar la reforma. Su imagen todavía está disponible como consuelo para aquellos reformadores que pueden usar a un prestigioso héroe estadounidense en su esquina. Página [Fin de la página 45]


El problema de la raza en el siglo XXI

El problema del siglo XX es el problema de la línea de color, escribió W. E. B. Du Bois en 1903, y sus palabras han resultado tristemente proféticas. Al entrar en el siglo XXI, el problema persiste, y sin embargo, y la línea que lo define, ha cambiado de manera sutil pero significativa. Este breve libro habla poderosamente de la cuestión de cómo las circunstancias de la raza El problema del siglo XX es el problema de la línea de color, escribió W. E. B. Du Bois en 1903, y sus palabras han resultado tristemente proféticas. Al entrar en el siglo XXI, el problema persiste, y sin embargo, y la línea que lo define, ha cambiado de manera sutil pero significativa. Este breve libro habla de manera contundente sobre la cuestión de cómo han cambiado las circunstancias de la raza y el racismo en nuestro tiempo, y cómo estos cambios afectarán nuestro futuro.

Las principales preocupaciones del libro son las contradicciones e incoherencias de un sistema que idealiza a las celebridades negras en la política, la cultura popular y los deportes, incluso cuando menoscaba al ciudadano afroamericano promedio. El mundo de la línea de montaje, la carrera del boxeador Jack Johnson y El nacimiento de una nación están bajo el escrutinio de Holt cuando relaciona el progreso maligno de la raza y el racismo con la pérdida de empleos industriales y el surgimiento de nuestra sociedad de consumo moderna. Entendiendo la raza como ideología, describe los procesos de consumismo y mercantilización que han transformado, pero no necesariamente mejorado, el lugar de los ciudadanos negros en nuestra sociedad.

Tan perturbador como esclarecedor, este trabajo oportuno revela la naturaleza radical del cambio en lo que se refiere a la raza y sus fenómenos culturales. Ofrece herramientas conceptuales y una nueva forma de pensar y hablar sobre el racismo como realidad social. . más


Contenido

Pensadores de la ilustración

Durante el Siglo de las Luces (una era de la década de 1650 a la de 1780), los conceptos de monogenismo y poligenismo se popularizaron, aunque solo serían sistematizados epistemológicamente durante el siglo XIX. El monogenismo sostiene que todas las razas tienen un solo origen, mientras que el poligenismo es la idea de que cada raza tiene un origen separado. Hasta el siglo XVIII, las palabras "raza" y "especie" eran intercambiables. [13]

François Bernier

François Bernier (1620-1688) fue un médico y viajero francés. En 1684 publicó un breve ensayo dividiendo a la humanidad en lo que llamó "razas", distinguiendo a los individuos, y particularmente a las mujeres, por el color de piel y algunos otros rasgos físicos. El artículo fue publicado de forma anónima en la Journal des Savants, la primera revista académica publicada en Europa, y titulada "Nueva división de la Tierra por las diferentes especies o 'razas' de hombres que la habitan". [14]

En el ensayo distinguió cuatro razas diferentes: 1) La primera raza incluía poblaciones de Europa, África del Norte, Oriente Medio, India, el sudeste de Asia y las Américas, 2) la segunda raza estaba formada por los africanos subsaharianos, 3) la tercera raza estaba formada por los asiáticos del este y el noreste, y 4) la cuarta raza eran los sámi. El énfasis en los diferentes tipos de belleza femenina se puede explicar porque el ensayo fue producto de la cultura del salón francés. Bernier enfatizó que su clasificación novedosa se basó en su experiencia personal como viajero en diferentes partes del mundo. Bernier ofreció una distinción entre diferencias genéticas esenciales y accidentales que dependían de factores ambientales. También sugirió que el último criterio podría ser relevante para distinguir subtipos. [15] Su clasificación biológica de los tipos raciales nunca buscó ir más allá de los rasgos físicos, y también aceptó el papel del clima y la dieta para explicar los grados de diversidad humana. Bernier había sido el primero en extender el concepto de "especie de hombre" para clasificar racialmente a la totalidad de la humanidad, pero no estableció una jerarquía cultural entre las llamadas "razas" que había concebido. Por otro lado, colocó claramente a los europeos blancos como la norma de la que se desviaban otras "razas". [16] [15]

Las cualidades que atribuía a cada raza no eran estrictamente eurocéntricas, porque pensaba que los pueblos de la Europa templada, las Américas y la India, culturalmente muy diferentes, pertenecían aproximadamente al mismo grupo racial, y explicó las diferencias entre las civilizaciones de la India ( su principal área de especialización) y Europa a través del clima y la historia institucional. Por el contrario, enfatizó la diferencia biológica entre europeos y africanos, e hizo comentarios muy negativos hacia los sámi (lapones) de los climas más fríos del norte de Europa [16] y sobre los africanos que viven en el Cabo de Buena Esperanza. Escribió por ejemplo "Los 'Lappons' componen la 4ª carrera. Son una raza pequeña y corta con piernas gruesas, hombros anchos, cuello corto y una cara que no sé cómo describir, excepto que es larga, realmente horrible y parece una reminiscencia de la cara de un oso. Solo los he visto dos veces en Danzig, pero según los retratos que he visto y por lo que he escuchado de varias personas, son animales feos ". [17] Se ha debatido la importancia de Bernier para el surgimiento de lo que Joan-Pau Rubiés llama el "discurso racial moderno", y Siep Stuurman lo llamó el comienzo del pensamiento racial moderno, [16] mientras que Joan-Pau Rubiés cree que es menos significativo si se tiene en cuenta toda la visión de Bernier sobre la humanidad. [15]

Robert Boyle contra Henri de Boulainvilliers

Uno de los primeros científicos que estudió la raza fue Robert Boyle (1627-1691), filósofo natural, químico, físico e inventor angloirlandés. Boyle creía en lo que hoy se llama 'monogenismo', es decir, que todas las razas, por diversas que sean, procedían de la misma fuente, Adán y Eva. Estudió historias de padres que dieron a luz a albinos de diferentes colores, por lo que concluyó que Adán y Eva eran originalmente blancos y que los blancos podían dar a luz a razas de diferentes colores. Las teorías de Robert Hooke e Isaac Newton sobre el color y la luz a través de la dispersión óptica en física también fueron extendidas por Robert Boyle en discursos de poligénesis, [13] especulando que tal vez estas diferencias se debían a "impresiones seminales". Sin embargo, los escritos de Boyle mencionan que en su época, para "European Eyes", la belleza no se medía tanto en color, sino en "estatura, hermosa simetría de las partes del cuerpo y buenos rasgos en el rostro". [18] Varios miembros de la comunidad científica rechazaron sus puntos de vista y los describieron como "inquietantes" o "divertidos". [19]

Por otro lado, el historiador Henri de Boulainvilliers (1658-1722) dividió a los franceses en dos razas: (i) la aristocrática "raza francesa" descendiente de los invasores francos germánicos, y (ii) la raza indígena galo-romana (la política Población del Tercer Estado). La aristocracia franca dominaba a los galos por un derecho innato de conquista.

En su época, Henri de Boulainvilliers, un creyente en el "derecho de conquista", no entendía la "raza" como biológicamente inmutable, sino como una construcción cultural contemporánea. [ cita necesaria ] Su relato racialista de la historia francesa no era del todo mítico: a pesar de "apoyar" hagiografías y poesía épica, como La Canción de Roland (La Chanson de Roland, C. Siglo XII), buscó la legitimación científica basando su distinción racialista en la existencia histórica de pueblos germánicos y latinos genéticamente y lingüísticamente distinguidos en Francia.Su teoría de la raza era distinta de los hechos biológicos manipulados en el racismo científico del siglo XIX [ cita necesaria ] (cf. relativismo cultural).

Richard Bradley

Richard Bradley (1688-1732) fue un naturalista inglés. En su libro "Relato filosófico de las obras de la naturaleza" (1721), afirmó que había "cinco tipos de hombres" según el color de su piel y otras características físicas: europeos blancos con barba, hombres blancos en América sin barba (es decir, nativos Americanos) hombres con piel de color cobrizo, ojos pequeños y cabello negro liso Negros con cabello negro liso y Negros con cabello rizado. Se ha especulado que su relato inspiró la clasificación posterior de Linneo. [20]

Señor Kames

El abogado escocés Henry Home, Lord Kames (1696-1782) era un poligenista que creía que Dios había creado diferentes razas en la Tierra en regiones separadas. En su libro de 1734 Bocetos sobre la historia del hombreHome afirmó que el medio ambiente, el clima o el estado de la sociedad no podían explicar las diferencias raciales, por lo que las razas deben haber venido de poblaciones distintas y separadas. [21]

Carl Linnaeus

Carl Linnaeus (1707-1778), el médico, botánico y zoólogo sueco, modificó las bases taxonómicas establecidas de la nomenclatura binomial para la fauna y la flora, y también hizo una clasificación de los seres humanos en diferentes subgrupos. En la duodécima edición de Systema Naturae (1767), etiquetó cinco [22] "variedades"[23] [24] de la especie humana. Cada uno fue descrito como poseedor de las siguientes características fisionómicas "varía según la cultura y el lugar": [25]

  • los Americano: rojo, colérico, honrado negro, lacio, espeso cabello obstinado, celoso, libre pintándose con líneas rojas, y regulado por las costumbres. [26]
  • los Europeanus: blanco, sanguinolento, pardo con abundante pelo largo, ojos azules suaves, agudos, inventivos cubiertos con vestimentas estrechas y regidos por leyes. [27]
  • los Asiático: amarillo, melancólico, de pelo negro rígido, ojos oscuros severos, altivos, codiciosos cubiertos con ropa holgada y regidos por opiniones. [28]
  • los Afer o Africanus: negro, flemático, negro relajado, cabello encrespado, piel sedosa, nariz chata, labios tumefactos hembras sin vergüenza las glándulas mamarias dan leche abundantemente astuta, astuta, perezosa, astuta, lujuriosa, descuidada se unta con grasa y se rige por el capricho. [29]
  • los Monstruoso eran humanos mitológicos que no aparecieron en las primeras ediciones de Systema Naturae. La subespecie incluía el "cuatro patas, mudo, peludo". Homo feralis (Hombre salvaje) la cría de animales Juvenis lupinus hessensis (Niño lobo de Hesse), el Juvenis hannoveranus (Niño de Hannover), el Puella campanica (Chica salvaje de Champagne), y la ágil, pero cobarde Homo monstruosus (Hombre monstruoso): el gigante patagónico, el Enano de los Alpes y la monorquídea Khoikhoi (Hottentot). En Amoenitates academicae (1763), Linneo presentó el mitológicoHomo anthropomorpha (Hombre antropomorfo), criaturas humanoides, como el troglodita, el sátiro, la hidra y el fénix, incorrectamente identificadas como criaturas simiescas. [30]

Hay desacuerdos sobre la base de los taxones humanos de Linneo. Por un lado, sus críticos más duros dicen que la clasificación no solo era etnocéntrica sino que parecía basarse en el color de la piel. Renato G Mazzolini ha argumentado que la clasificación basada en el color de la piel en su núcleo era una polaridad blanco / negro, y que el pensamiento de Linneo se convirtió en paradigmático para el pensamiento racista posterior. [31] Por otro lado, Quintyn (2010) señala que algunos autores creen que la clasificación se basó en la distribución geográfica, cartográficamente y no jerárquica. [32] En opinión de Kenneth A.R. Kennedy (1976), Linneo ciertamente consideraba mejor su propia cultura, pero sus motivos para la clasificación de las variedades humanas no estaban centrados en la raza. [33] El paleontólogo Stephen Jay Gould (1994) argumentó que los taxones eran "no en el orden de clasificación preferido por la mayoría de los europeos en la tradición racista"y que la división de Linneo fue influenciada por la teoría médica de los humores que decía que el temperamento de una persona puede estar relacionado con fluidos biológicos. [34] [35] En un ensayo de 1997, Gould agregó: "No quiero negar que Linneo tuviera creencias convencionales sobre la superioridad de su propia variedad europea sobre otras. Sin embargo, y a pesar de estas implicaciones, la geometría abierta de Linneo "El modelo no es lineal ni jerárquico". [36]

En un ensayo de 2008 publicado por la Linnean Society de Londres, Marie-Christine Skuncke interpretó las declaraciones de Linnaeus como un reflejo de la opinión de que "La superioridad de los europeos reside en la" cultura ", y que el factor decisivo en los taxones de Linneo era la "cultura", no raza. Por lo tanto, con respecto a este tema, consideran la visión de Linneo como meramente "eurocéntrica", argumentando que Linneo nunca llamó a la acción racista, y no usó la palabra "raza", que solo fue introducida más tarde "por su oponente francés Buffon". [37] Sin embargo, el antropólogo Ashley Montagu, en su libro El mito más peligroso del hombre: la falacia de la raza, señala que Buffon, de hecho "el enemigo de todas las clasificaciones rígidas", [38] se opuso diametralmente a categorías tan amplias y no utilizó la palabra "raza" para describirlas. "Quedó bastante claro, después de leer a Buffon, que no usa la palabra en una definición estricta, sino en un sentido general", [38] escribió Montagu, señalando que Buffon sí empleó la palabra francesa la carrera, pero como término colectivo para cualquier población de la que estuviera hablando en ese momento: por ejemplo, "Los lapones daneses, suecos y moscovitas, los habitantes de Nova-Zembla, los borandianos, los Samoiedes, los Ostiacks ​​del viejo continente , los groenlandeses y los salvajes al norte de los indios esquimales, del nuevo continente, parecen ser de una raza común ". [39]

El erudito Stanley A. Rice está de acuerdo en que la clasificación de Linneo no pretendía "implicar una jerarquía de humanidad o superioridad" [40], aunque los críticos modernos ven que su clasificación fue obviamente estereotipada y errónea por haber incluido características antropológicas, no biológicas como costumbres o tradiciones.

John Hunter

John Hunter (1728-1793), un cirujano escocés, dijo que originalmente la raza negroide era blanca al nacer. Pensó que con el tiempo debido al sol, la gente se volvió de piel oscura o "negra". Hunter también dijo que las ampollas y quemaduras probablemente se volverían blancas en un negro, lo que él creía que era evidencia de que sus antepasados ​​eran originalmente blancos. [41]

Charles White

Charles White (1728-1813), médico y cirujano inglés, creía que las razas ocupaban diferentes estaciones en la "Gran Cadena del Ser", y trató de demostrar científicamente que las razas humanas tienen orígenes distintos entre sí. Creía que los blancos y los negros eran dos especies diferentes. White era un creyente en la poligenia, la idea de que diferentes razas se habían creado por separado. Su Relato de la gradación regular en el hombre (1799) proporcionó una base empírica para esta idea. White defendió la teoría de la poligenia refutando el argumento de la interfertilidad del naturalista francés Georges-Louis Leclerc, Comte de Buffon, que decía que solo la misma especie puede cruzarse. White señaló híbridos de especies como zorros, lobos y chacales, que eran grupos separados que aún podían cruzarse. Para White, cada raza era una especie separada, divinamente creada para su propia región geográfica. [21]

Buffon y Blumenbach

El naturalista francés Georges-Louis Leclerc, conde de Buffon (1707-1788) y el anatomista alemán Johann Blumenbach (1752-1840) fueron defensores del monogenismo, el concepto de que todas las razas tienen un solo origen. [42] Buffon y Blumenbach creían en una "teoría de la degeneración" de los orígenes de la diferencia racial. [42] Ambos dijeron que Adán y Eva eran blancos y que otras razas surgieron por degeneración debido a factores ambientales, como el clima, las enfermedades y la dieta. [42] De acuerdo con este modelo, la pigmentación negroide surgió debido al calor del sol tropical, ese viento frío causó el color leonado de los esquimales, y que los chinos tenían pieles más claras que los tártaros porque los primeros se mantenían principalmente en ciudades y eran protegido de factores ambientales. [42] Los factores ambientales, la pobreza y la hibridación podrían hacer que las razas "degeneren" y diferenciarlas de la raza blanca original mediante un proceso de "raciación". [42] Inusualmente, tanto Buffon como Blumenbach creían que la degeneración podría revertirse si se tomaba el control ambiental adecuado, y que todas las formas contemporáneas del hombre podrían volver a la raza blanca original. [42]

Según Blumenbach, hay cinco razas, todas pertenecientes a una sola especie: raza caucásica, mongol, negroide, americana y malaya. Blumenbach dijo: "Le he asignado el primer lugar al Caucásico por las razones que se exponen a continuación y que me hacen estimarlo como el primordial". [43]

Antes de James Hutton y el surgimiento de la geología científica, muchos creían que la tierra tenía solo 6.000 años. Buffon había realizado experimentos con bolas de hierro calentadas que creía que eran un modelo para el núcleo de la tierra y concluyó que la tierra tenía 75.000 años, pero no extendió el tiempo desde Adán y el origen de la humanidad más de 8.000 años atrás, no mucho. más allá de los 6.000 años de la cronología de Ussher predominante suscrita por la mayoría de los monogenistas. [42] Los que se oponían al monogenismo creían que habría sido difícil para las razas cambiar notablemente en un período de tiempo tan corto. [42]

Benjamin Rush

Benjamin Rush (1745-1813), padre fundador de los Estados Unidos y médico, propuso que ser negro era una enfermedad hereditaria de la piel, a la que llamó "negroidismo", y que podía curarse. Rush creía que los no blancos eran realmente blancos por debajo, pero estaban afectados por una forma no contagiosa de lepra que oscurecía el color de su piel. Rush llegó a la conclusión de que "los blancos no deberían tiranizar [a los negros], porque su enfermedad debería darles derecho a una doble porción de humanidad. Sin embargo, del mismo modo, los blancos no deberían casarse con ellos, ya que esto tendería a infectar a la posteridad con el 'trastorno'. Se deben hacer intentos para curar la enfermedad ". [44]

Christoph Meiners

Christoph Meiners (1747-1810) fue un poligenista alemán y creía que cada raza tenía un origen diferente. Meiner estudió las características físicas, mentales y morales de cada raza y construyó una jerarquía racial basada en sus hallazgos. Meiners dividió a la humanidad en dos divisiones, a las que denominó "raza blanca hermosa" y "raza negra fea". En el libro de Meiners El bosquejo de la historia de la humanidad, dijo que una característica principal de la raza es la belleza o la fealdad. Pensó que solo la raza blanca era hermosa. Consideraba que las razas feas eran inferiores, inmorales y parecidas a animales. Dijo que los pueblos oscuros y feos se diferenciaban de los pueblos blancos y hermosos por su "triste" falta de virtud y sus "terribles vicios". [45] Según Meiners, [ cita necesaria ]

Cuanto más inteligentes y nobles son las personas por naturaleza, más adaptable, sensible, delicado y suave es su cuerpo, por otro lado, cuanto menos poseen la capacidad y disposición hacia la virtud, más carecen de adaptabilidad y no solo eso, sino Cuanto menos sensibles son sus cuerpos, más pueden tolerar el dolor extremo o la rápida alteración del calor y el frío cuando se exponen a enfermedades, más rápida se recuperan de heridas que serían fatales para las personas más sensibles, y más pueden participar de los peores y más indigestos alimentos. sin efectos nocivos perceptibles.

Meiners dijo que el negro sentía menos dolor que cualquier otra raza y carecía de emociones. Meiners escribió que el negro tenía los nervios tensos y, por lo tanto, no era sensible como las otras razas. Llegó a decir que el negro "no tiene sentimiento humano, apenas animal". Describió una historia en la que un negro fue condenado a muerte al ser quemado vivo. A mitad de la quema, el negro pidió fumar una pipa y la fumó como si nada mientras seguía siendo quemado vivo. Meiners estudió la anatomía del negro y llegó a la conclusión de que los negros tienen dientes y mandíbulas más grandes que cualquier otra raza, ya que los negros son todos carnívoros. Meiners afirmó que el cráneo del negro era más grande, pero el cerebro del negro era más pequeño que el de cualquier otra raza. Meiners afirmó que el negro era la raza más malsana de la Tierra debido a su mala alimentación, modo de vida y falta de moral. [46]

Meiners también afirmó que los "estadounidenses" eran una población inferior. Dijo que no podían adaptarse a diferentes climas, tipos de alimentos o modos de vida, y que cuando se exponen a esas nuevas condiciones, caen en una "melancolía mortal". Meiners estudió la dieta de los estadounidenses y dijo que se alimentaban de cualquier tipo de "despojos inmundos". Pensó que consumían mucho alcohol. Creía que sus cráneos eran tan gruesos que las hojas de las espadas españolas se hicieron añicos. Meiners también afirmó que la piel de un estadounidense es más gruesa que la de un buey. [46]

Meiners escribió que la raza más noble eran los celtas. Fueron capaces de conquistar varias partes del mundo, eran más sensibles al calor y al frío, y su delicadeza se muestra en la forma en que son selectivos sobre lo que comen. Meiners afirmó que los eslavos son una raza inferior, "menos sensibles y contentos con comer alimentos toscos". Describió historias de eslavos que supuestamente comían hongos venenosos sin sufrir ningún daño. Afirmó que sus técnicas médicas también estaban al revés: usó como ejemplo que calentaban a los enfermos en hornos y luego los hacían rodar en la nieve. [46]

En la gran obra de Meiners titulada Investigaciones sobre las variaciones en la naturaleza humana (1815), estudió también la sexología de cada raza. Afirmó que los negros africanos tienen impulsos sexuales indebidamente fuertes y pervertidos, mientras que solo los europeos blancos lo tienen bien.

Pensadores posteriores

Thomas Jefferson

Thomas Jefferson (1743–1826) fue un político, científico [47] [48] y dueño de esclavos estadounidense. Sus contribuciones al racismo científico han sido notadas por muchos historiadores, científicos y académicos. Según un artículo publicado en el McGill Journal of Medicine: "Uno de los teóricos raciales predarwinianos más influyentes, el llamado de Jefferson a la ciencia para determinar la obvia" inferioridad "de los afroamericanos es una etapa extremadamente importante en la evolución del racismo científico. " [49] El historiador Paul Finkelman describió a Jefferson en Los New York Times como sigue: "Un científico, Jefferson especuló sin embargo que la negrura podría provenir" del color de la sangre "y concluyó que los negros eran" inferiores a los blancos en las dotes de cuerpo y mente ". [50] En sus" Notas sobre el Estado de Virginia "Jefferson describió a los negros de la siguiente manera: [51]

Parece que requieren menos horas de sueño. Un negro, después de un duro trabajo durante el día, será inducido por la más mínima diversión a sentarse hasta la medianoche, o más tarde, aunque sabiendo que debe salir con el primer amanecer de la mañana. Son al menos igual de valientes y más aventureros. Pero esto tal vez se deba a una falta de previsión, que les impide ver un peligro hasta que esté presente. Cuando están presentes, no lo atraviesan con más frialdad o firmeza que los blancos. Son más ardientes por su hembra, pero el amor les parece más un deseo vehemente que una tierna y delicada mezcla de sentimiento y sensación. Sus dolores son pasajeros. Esas innumerables aflicciones, que hacen dudoso que el cielo nos haya dado vida en misericordia o en ira, se sienten menos y más pronto se olvidan con ellas. En general, su existencia parece participar más de la sensación que de la reflexión. Comparándolos por sus facultades de memoria, razón e imaginación, me parece que en memoria son iguales a los blancos en razón muy inferior, ya que creo que uno [negro] difícilmente podría ser capaz de rastrear y comprender las investigaciones. de Euclides y que en la imaginación son aburridos, insípidos y anómalos. Propongo, por tanto, sólo como una sospecha, que los negros, ya sea originalmente una raza distinta, o distinguidos por el tiempo y las circunstancias, son inferiores a los blancos en las dotes tanto de cuerpo como de mente.

Sin embargo, en 1791, Jefferson tuvo que reevaluar sus sospechas anteriores sobre si los negros eran capaces de inteligencia cuando se le presentó una carta y un almanaque de Benjamin Banneker, un matemático negro educado. Encantado de haber descubierto pruebas científicas de la existencia de la inteligencia negra, Jefferson le escribió a Banneker: [52]

Nadie desea más que yo ver las pruebas que usted exhibe, que la naturaleza ha dado a nuestros hermanos negros, talentos iguales a los de los otros colores de los hombres, y que la apariencia de una falta de ellos se debe simplemente a la degradación. condición de su existencia tanto en África como en América. Puedo añadir con verdad que nadie desea más ardientemente que se inicie un buen sistema para elevar la condición tanto de su cuerpo como de su mente a lo que debería ser, tan rápido como la imbecilidad de su existencia actual, y otras circunstancias que no pueden ser descuidado, lo admitiré.

Samuel Stanhope Smith

Samuel Stanhope Smith (1751-1819) fue un ministro presbiteriano estadounidense y autor de Ensayo sobre las causas de la variedad de complexión y figura en la especie humana en 1787. Smith afirmó que la pigmentación negra no era más que una gran peca que cubría todo el cuerpo como resultado de un exceso de bilis, causado por los climas tropicales. [53]

Georges Cuvier

Los estudios raciales de Georges Cuvier (1769-1832), el naturalista y zoólogo francés, influyeron en el poligenismo científico y el racismo científico. Cuvier creía que había tres razas distintas: la caucásica (blanca), la mongola (amarilla) y la etíope (negra). Calificó a cada uno por la belleza o la fealdad del cráneo y la calidad de sus civilizaciones. Cuvier escribió sobre los caucásicos: "La raza blanca, de rostro ovalado, cabello lacio y nariz, a la que pertenecen los pueblos civilizados de Europa y que nos parecen los más hermosos de todos, también es superior a los demás por su genio, coraje y actividad. ". [54]

Con respecto a los negros, Cuvier escribió: [55]

La raza negra. se caracteriza por la tez negra, el pelo lacio o quebradizo, el cráneo comprimido y la nariz chata. La proyección de las partes inferiores del rostro y los labios gruesos, evidentemente, lo aproximan a la tribu de los monos: las hordas que lo componen siempre han permanecido en el más completo estado de barbarie.

Pensó que Adán y Eva eran caucásicos y, por lo tanto, la raza original de la humanidad.Las otras dos razas surgieron cuando los supervivientes escaparon en diferentes direcciones después de que una gran catástrofe azotó la Tierra hace 5.000 años. Teorizó que los supervivientes vivían en completo aislamiento unos de otros y se desarrollaban por separado. [56] [57]

Uno de los alumnos de Cuvier, Friedrich Tiedemann, fue uno de los primeros en hacer una impugnación científica del racismo. Argumentó, basándose en mediciones craneométricas y cerebrales tomadas por él de europeos y negros de diferentes partes del mundo, que la entonces común creencia europea de que los negros tienen cerebros más pequeños y, por lo tanto, intelectualmente inferiores, carece de fundamento científico y se basa simplemente en el prejuicio. de viajeros y exploradores. [58]

Arthur Schopenhauer

El filósofo alemán Arthur Schopenhauer (1788-1860) atribuyó la primacía de la civilización a las razas blancas, que adquirieron sensibilidad e inteligencia a través del refinamiento causado por vivir en el riguroso clima del norte: [59]

La civilización y la cultura más altas, aparte de los antiguos hindúes y egipcios, se encuentran exclusivamente entre las razas blancas e incluso con muchos pueblos oscuros, la casta o raza gobernante es más clara en color que el resto y, por lo tanto, evidentemente ha inmigrado. , por ejemplo, los brahmanes, los incas y los gobernantes de las islas del Mar del Sur. Todo esto se debe a que la necesidad es madre de la invención, porque aquellas tribus que emigraron temprano al norte, y allí poco a poco se volvieron blancas, tuvieron que desarrollar todas sus facultades intelectuales, e inventar y perfeccionar todas las artes en su lucha con necesidad, miseria y miseria, que, en sus muchas formas, fueron provocadas por el clima. Tenían que hacer esto para compensar la parsimonia de la naturaleza, y de todo ello surgió su alta civilización.

Podadora Franz Ignaz

Franz Ignaz Pruner (1808-1882) fue un médico que estudió la estructura racial de los negros en Egipto. En un libro que escribió en 1846 afirmó que la sangre negra tenía una influencia negativa en el carácter moral egipcio. Publicó una monografía sobre los negros en 1861. Afirmó que la característica principal del esqueleto del negro es el prognatismo, que, según él, era la relación del negro con el mono. También afirmó que los negros tenían cerebros muy similares a los de los simios y que los negros tienen un dedo gordo del pie más corto, una característica, dijo, que conectaba estrechamente a los negros con los simios. [60]

La clasificación científica establecida por Carl Linnaeus es un requisito para cualquier esquema de clasificación racial humana. En el siglo XIX, la evolución unilineal, o evolución social clásica, fue una combinación de teorías sociológicas y antropológicas en competencia que proponían que la cultura de Europa occidental era la cúspide de la evolución sociocultural humana. La propuesta de que el estatus social es unilineal —de primitivo a civilizado, de agrícola a industrial— se hizo popular entre los filósofos, incluidos Friedrich Hegel, Immanuel Kant y Auguste Comte. La Biblia cristiana fue interpretada para sancionar la esclavitud y desde la década de 1820 hasta la de 1850 fue utilizada a menudo en el sur de los Estados Unidos antes de la guerra, por escritores como el reverendo Richard Furman y Thomas R. Cobb, para reforzar la idea de que los negros habían sido creados inferiores. , y por lo tanto adaptado a la esclavitud. [61]

Arthur de Gobineau

El aristócrata y escritor francés Arthur de Gobineau (1816–1882), es mejor conocido por su libro Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas (1853-1855) que propuso que tres razas humanas (negra, blanca y amarilla) eran barreras naturales y afirmó que la mezcla de razas conduciría al colapso de la cultura y la civilización. Afirmó que "la raza blanca originalmente poseía el monopolio de la belleza, la inteligencia y la fuerza" y que cualquier logro positivo o pensamiento de los negros y asiáticos se debía a una mezcla con los blancos. Sus obras fueron elogiadas por muchos pensadores estadounidenses a favor de la esclavitud supremacistas blancos como Josiah C. Nott y Henry Hotze.

Gobineau creía que las diferentes razas se originaron en diferentes áreas, la raza blanca se originó en algún lugar de Siberia, los asiáticos en las Américas y los negros en África. Creía que la raza blanca era superior, escribiendo:

No esperaré a que los amigos de la igualdad me muestren tal o cual pasajes de libros escritos por misioneros o capitanes de mar, que declaran que algún wolof es un buen carpintero, algún hotentote un buen sirviente, que un cafre baila y toca el violín, que algunos bambara saben aritmética… Dejemos de lado estas puerilidades y comparemos juntos no hombres, sino grupos. [62]

Gobineau utilizó más tarde el término "arios" para describir a los pueblos germánicos (la carrera germanique). [63]

Las obras de Gobineau también influyeron en el Partido Nazi, que publicó sus obras en alemán. Desempeñaron un papel clave en la teoría de la raza superior del nazismo.

Carl Vogt

Otro evolucionista poligenista fue Carl Vogt (1817-1895), quien creía que la raza negra estaba relacionada con el simio. Escribió que la raza blanca era una especie separada de los negros. En el Capítulo VII de su Conferencias del hombre (1864) comparó al negro con la raza blanca a la que describió como "dos tipos humanos extremos". La diferencia entre ellos, afirmó, son mayores que las que existen entre dos especies de simios y esto prueba que los negros son una especie separada de los blancos. [64]

Charles Darwin

Las opiniones de Charles Darwin sobre la raza han sido un tema de mucha discusión y debate. Según Jackson y Weidman, Darwin fue un moderado en los debates raciales del siglo XIX. "No era un racista confirmado, era un abolicionista acérrimo, por ejemplo, pero pensaba que había razas distintas que podrían clasificarse en una jerarquía". [sesenta y cinco]

El influyente libro de Darwin de 1859 En el origen de las especies no discutió los orígenes humanos. La redacción extendida en la página de título, que agrega por medio de la selección natural o la preservación de razas favorecidas en la lucha por la vida, utiliza la terminología general de razas biológicas como alternativa a las "variedades" y no tiene la connotación moderna de razas humanas. En La ascendencia del hombre y la selección en relación con el sexo (1871), Darwin examinó la cuestión de "Argumentos a favor y en contra de la clasificación de las llamadas razas del hombre como especies distintas" y no informó distinciones raciales que indiquen que las razas humanas son especies diferenciadas. [61] [66]

El historiador Richard Hofstadter escribió: "Aunque el darwinismo no fue la fuente principal de la ideología beligerante y el racismo dogmático de finales del siglo XIX, se convirtió en un nuevo instrumento en manos de los teóricos de la raza y la lucha. El estado de ánimo darwinista sostuvo la creencia en la superioridad racial anglosajona que obsesionó a muchos pensadores estadounidenses en la segunda mitad del siglo XIX. La medida de dominación mundial ya alcanzada por la 'raza' pareció demostrar que era la más apta ". [67] Según la historiadora Gertrude Himmelfarb, "El subtítulo de [El origen de las especies] hizo un lema conveniente para los racistas: 'La preservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida'. Darwin, por supuesto, entendió que "razas" significaba variedades o especies, pero no violar su significado al extenderlo a las razas humanas. El propio Darwin, a pesar de su aversión a la esclavitud, no se oponía a la idea de que algunas razas eran más aptas que otras "[68].

Por otro lado, Robert Bannister defendió a Darwin en el tema de la raza, escribiendo que "Tras una inspección más cercana, el caso contra el propio Darwin se desmorona rápidamente. Un ferviente oponente de la esclavitud, se opuso constantemente a la opresión de los no blancos. Aunque según los estándares modernos El Descenso del Hombre es frustrantemente inconcluso sobre las cuestiones críticas de la igualdad humana, fue un modelo de moderación y cautela científica en el contexto del racismo de mediados de siglo ". [69]

Herbert Hope Risley

Como exponente de la "ciencia racial", el administrador colonial Herbert Hope Risley (1851-1911) utilizó la relación entre el ancho de una nariz y su altura para dividir a los indios en razas arias y dravídicas, así como en siete castas. [70] [71]

Ernst Haeckel

Como la mayoría de los partidarios de Darwin, [ cita necesaria ] Ernst Haeckel (1834-1919) propuso una doctrina de poligenismo evolutivo basada en las ideas del lingüista y poligenista August Schleicher, en la que varios grupos lingüísticos diferentes habían surgido por separado de los prehumanos mudos. Urmenschen (Alemán para "humanos originales"), que ellos mismos habían evolucionado a partir de antepasados ​​simiescos. Estos idiomas separados habían completado la transición de los animales al hombre y, bajo la influencia de cada rama principal de los idiomas, los humanos habían evolucionado como especies separadas, que podían subdividirse en razas. Haeckel dividió a los seres humanos en diez razas, de las cuales la caucásica era la más alta y los primitivos estaban condenados a la extinción. [72] Haeckel también fue un defensor de la teoría fuera de Asia al escribir que el origen de la humanidad se encontraba en Asia. Creía que Hindustan (sur de Asia) era la ubicación real donde los primeros humanos habían evolucionado. Haeckel argumentó que los humanos estaban estrechamente relacionados con los primates del sudeste asiático y rechazó la hipótesis de África de Darwin. [73] [74]

Haeckel también escribió que los negros tienen dedos de los pies más fuertes y que se mueven más libremente que cualquier otra raza, lo cual es evidencia de que los negros están relacionados con los simios porque cuando los simios dejan de trepar a los árboles, se aferran a los árboles con los dedos de los pies. Haeckel comparó a los negros con los simios de "cuatro manos". Haeckel también creía que los negros eran salvajes y que los blancos eran los más civilizados. [64]

Nacionalismo de Lapouge y Herder

A fines del siglo XIX, el racismo científico combinó el eugenicismo grecorromano con el concepto de eugenesia voluntaria de Francis Galton para producir una forma de programas gubernamentales coercitivos y antiinmigrantes influenciados por otros discursos y eventos sociopolíticos. Tal racismo institucional se llevó a cabo a través de la frenología, distinguiendo el carácter de los estudios craneométricos del cráneo y el esqueleto de la fisonomía, por lo tanto, los cráneos y esqueletos de personas negras y otras personas de color. volk, se exhibieron entre simios y hombres blancos.

En 1906, Ota Benga, un pigmeo, se exhibió como el "Eslabón perdido", en el Zoológico del Bronx, en la ciudad de Nueva York, junto a simios y animales. Los teóricos más influyentes fueron el antropólogo Georges Vacher de Lapouge (1854-1936) que propuso la "antroposociología" y Johann Gottfried Herder (1744-1803), quien aplicó la "raza" a la teoría nacionalista, desarrollando así la primera concepción del nacionalismo étnico. En 1882, Ernest Renan contradijo a Herder con un nacionalismo basado en la "voluntad de vivir juntos", no basado en prerrequisitos étnicos o raciales (ver Nacionalismo cívico). El discurso científico racista postuló la existencia histórica de "razas nacionales" como la Deutsche Volk en Alemania, y la "raza francesa" es una rama de la "raza aria" basal existente durante milenios, para abogar por fronteras geopolíticas paralelas a las raciales.

Craneometría y antropología física

El erudito holandés Pieter Camper (1722-1789), uno de los primeros teóricos craneométricos, utilizó la "craneometría" (medición del volumen interior del cráneo) para justificar científicamente las diferencias raciales. En 1770, concibió el ángulo facial para medir la inteligencia entre especies de hombres. El ángulo facial se formó trazando dos líneas: una línea horizontal desde la fosa nasal hasta la oreja y una línea vertical desde la prominencia de la mandíbula superior hasta la prominencia de la frente. La craneometría de Camper informó que las estatuas antiguas (el ideal grecorromano) tenían un ángulo facial de 90 grados, los blancos un ángulo de 80 grados, los negros un ángulo de 70 grados y el orangután un ángulo facial de 58 grados. jerarquía biológica para la humanidad, según la concepción decadente de la historia. Estas investigaciones científicas racistas fueron continuadas por el naturalista Étienne Geoffroy Saint-Hilaire (1772-1844) y el antropólogo Paul Broca (1824-1880).

Samuel George Morton

En el siglo XIX, uno de los primeros antropólogos físicos, médicos y poligenistas estadounidenses Samuel George Morton (1799-1851), recolectó cráneos humanos de todo el mundo e intentó un esquema de clasificación lógico. Influenciado por la teoría racialista contemporánea, el Dr. Morton dijo que podía juzgar la capacidad intelectual racial midiendo la capacidad craneal interior, por lo tanto, un cráneo grande denota un cerebro grande, por lo tanto, una capacidad intelectual alta. Por el contrario, un cráneo pequeño denotaba un cerebro pequeño, por lo que se estableció una baja capacidad intelectual superior e inferior. Después de inspeccionar tres momias de las antiguas catacumbas egipcias, Morton concluyó que los caucásicos y los negros ya eran distintos hace tres mil años. Dado que las interpretaciones de la Biblia indicaron que el Arca de Noé se había lavado en el monte Ararat solo mil años antes, Morton afirmó que los hijos de Noé no podían explicar todas las razas de la tierra. Según la teoría de la poligénesis de Morton, las razas han estado separadas desde el principio. [75]

En Morton's Crania Americana, sus afirmaciones se basaron en datos de craneometría, que los caucásicos tenían los cerebros más grandes, con un promedio de 87 pulgadas cúbicas, los nativos americanos estaban en el medio con un promedio de 82 pulgadas cúbicas y los negros tenían los cerebros más pequeños con un promedio de 78 pulgadas cúbicas. [75]

En La mala medida del hombre (1981), el biólogo evolutivo e historiador de la ciencia Stephen Jay Gould argumentó que Samuel Morton había falsificado los datos craneométricos, tal vez inadvertidamente empaquetando en exceso algunos cráneos, para producir resultados que legitimaran las presunciones racistas que estaba tratando de probar. Un estudio posterior realizado por el antropólogo John Michael encontró que los datos originales de Morton eran más precisos de lo que describe Gould, concluyendo que "[contrariamente a la interpretación de Gould. La investigación de Morton se llevó a cabo con integridad". [76] Jason Lewis y sus colegas llegaron a conclusiones similares a las de Michael en su reanálisis de la colección de cráneos de Morton, sin embargo, se apartan de las conclusiones racistas de Morton al agregar que "los estudios han demostrado que la variación humana moderna es generalmente continua, en lugar de discreta o" racial ", y que la mayor parte de la variación en los seres humanos modernos se da dentro de las poblaciones, más que entre ellas ". [77]

En 1873, Paul Broca, fundador de la Sociedad Antropológica de París (1859), encontró el mismo patrón de medidas: que Crania Americana informó — pesando muestras de cerebros en la autopsia. Otros estudios históricos, que proponen una diferencia entre raza negra y raza blanca, inteligencia y tamaño del cerebro, incluyen los de Bean (1906), Mall (1909), Pearl (1934) y Vint (1934).

Nicolás Palacios

Después de la Guerra del Pacífico (1879-1883) hubo un aumento de las ideas de superioridad racial y nacional entre la clase dominante chilena. [78] En su libro de 1918, el médico Nicolás Palacios defendió la existencia de la raza chilena y su superioridad en comparación con los pueblos vecinos. Pensaba que los chilenos eran una mezcla de dos razas marciales: los indígenas mapuches y los visigodos de España, que en última instancia descendían de Götaland en Suecia. Palacios argumentó por motivos médicos en contra de la inmigración a Chile desde el sur de Europa, alegando que los mestizos que son del sur de Europa carecen de "control cerebral" y son una carga social. [79]

Monogenismo y poligenismo

Los seguidores de Samuel Morton, especialmente el Dr. Josiah C. Nott (1804-1873) y George Gliddon (1809-1857), ampliaron las ideas del Dr. Morton en Tipos de humanidad (1854), afirmando que los hallazgos de Morton apoyaron la noción de poligenismo (la humanidad tiene ancestros genéticos discretos, las razas no están relacionadas evolutivamente), que es un predecesor de la hipótesis del origen multirregional humano moderno. Además, el propio Morton se había mostrado reacio a abrazar el poligenismo, porque desafiaba teológicamente el mito cristiano de la creación expuesto en la Biblia.

Más tarde El Descenso del Hombre (1871), Charles Darwin propuso la hipótesis del origen único, es decir, el monogenismo: la humanidad tiene una ascendencia genética común, las razas están relacionadas, oponiéndose a todo lo que proponía el poligenismo de Nott y Gliddon.

Tipologías

Una de las primeras tipologías utilizadas para clasificar varias razas humanas fue inventada por Georges Vacher de Lapouge (1854-1936), un teórico de la eugenesia, que publicó en 1899 L'Aryen et son rôle social (1899 - "El ario y su papel social"). En este libro, clasificó a la humanidad en varias razas jerarquizadas, que van desde la "raza blanca aria, dolicocefálica", hasta la raza "braquicefálica", "mediocre e inerte", mejor representada por los campesinos católicos del sur de Europa ". [80] Entre estos, Vacher de Lapouge identificó el "Homo europaeus"(Teutónicos, protestantes, etc.), el"Homo alpinus"(Auvergnat, turco, etc.), y finalmente el"Homo mediterraneus"(Napolitano, Andalus, etc.) Los judíos eran braquicéfalos como los arios, según Lapouge, pero precisamente por eso los consideraba peligrosos, eran el único grupo, pensó, que amenazaba con desplazar a la aristocracia aria. [81] Vacher de Lapouge se convirtió en uno de los principales inspiradores del antisemitismo nazi y la ideología racista nazi. [82]

La clasificación de Vacher de Lapouge se reflejó en William Z. Ripley en Las razas de Europa (1899), un libro que tuvo una gran influencia en el supremacismo blanco estadounidense. Ripley incluso hizo un mapa de Europa según el supuesto índice cefálico de sus habitantes. Fue una influencia importante del eugenista estadounidense Madison Grant.

Además, según John Efron de la Universidad de Indiana, finales del siglo XIX también presenció "la cientificación del prejuicio antijudío", estigmatizando a los judíos con menstruación masculina, histeria patológica y ninfomanía. [83] [84] Al mismo tiempo, varios judíos, como Joseph Jacobs o Samuel Weissenberg, también respaldaron las mismas teorías pseudocientíficas, convencidos de que los judíos formaban una raza distinta. [83] [84] Chaim Zhitlovsky también intentó definir Yiddishkayt (Judaísmo Ashkenazi) recurriendo a la teoría racial contemporánea. [85]

Joseph Deniker (1852-1918) fue uno de los principales oponentes de William Z. Ripley, mientras que Ripley mantuvo, al igual que Vacher de Lapouge, que la población europea comprendía tres razas, Joseph Deniker propuso que la población europea comprendía diez razas (seis primarias y cuatro secundarias -Razas). Además, propuso que el concepto de "raza" era ambiguo, y en su lugar propuso la palabra compuesta "grupo étnico", que más tarde apareció de manera prominente en las obras de Julian Huxley y Alfred C. Haddon. Además, Ripley argumentó que la idea de "raza" de Deniker debería denotarse como un "tipo", porque era menos rígida biológicamente que la mayoría de las clasificaciones raciales.

El nórdico

La contribución de Joseph Deniker a la teoría racista fue La Race nordique (la raza nórdica), un descriptor genérico de estirpe racial, que el eugenista estadounidense Madison Grant (1865-1937) presentó como el motor racial blanco de la civilización mundial. Habiendo adoptado el modelo de población europea de tres razas de Ripley, pero no le gustaba el nombre de la raza "teutón", transcribió la race nordique en "La raza nórdica", el apogeo de la jerarquía racial inventada, basada en su teoría de clasificación racial, popular en las décadas de 1910 y 1920.

Instituto Estatal de Biología Racial (sueco: Statens Institut för Rasbiologi) y su director Herman Lundborg en Suecia participaron activamente en la investigación racista. Además, gran parte de las primeras investigaciones sobre las lenguas ural-altaicas estuvo influida por los intentos de justificar la opinión de que los pueblos europeos al este de Suecia eran asiáticos y, por tanto, de raza inferior, lo que justificaba el colonialismo, la eugenesia y la higiene racial. [ cita necesaria ] El libro El paso de la gran carrera (O, The Racial Basis of European History) del eugenista, abogado y antropólogo aficionado estadounidense Madison Grant se publicó en 1916. Aunque influyente, el libro fue ignorado en gran medida cuando apareció por primera vez, y pasó por varias revisiones y ediciones. Sin embargo, el libro fue utilizado por personas que defendían la inmigración restringida como justificación de lo que se conoció como racismo científico. [86]

Justificación de la esclavitud en Estados Unidos

En los Estados Unidos, el racismo científico justificó la esclavitud africana negra para mitigar la oposición moral al comercio de esclavos en el Atlántico. Alexander Thomas y Samuell Sillen describieron a los hombres negros como especialmente aptos para la esclavitud, debido a su "organización psicológica primitiva". [87] En 1851, en Louisiana antes de la guerra, el médico Samuel A. Cartwright (1793-1863) escribió sobre los intentos de fuga de esclavos como "drapetomanía", una enfermedad mental tratable, que "con el asesoramiento médico adecuado, seguía estrictamente esta práctica problemática que muchos negros tienen de huir se puede prevenir casi por completo ". El término drapetomanía (manía del esclavo fugitivo) deriva del griego δραπέτης (drapeado, "un [esclavo] fugitivo") y μανία (manía, "locura, frenesí") [88] Cartwright también describió disestesia aethiopica, llamado "picardía" por los supervisores. El censo de los Estados Unidos de 1840 afirmó que los negros libres del norte sufrían enfermedades mentales en tasas más altas que sus homólogos esclavizados del sur. Aunque posteriormente la Asociación Estadounidense de Estadística descubrió que el censo tenía graves defectos, se convirtió en un arma política contra los abolicionistas. Los esclavistas del sur llegaron a la conclusión de que los negros que escapaban padecían "trastornos mentales". [89]

En el momento de la Guerra Civil estadounidense (1861-1865), la cuestión del mestizaje impulsó estudios de diferencias fisiológicas aparentes entre caucásicos y negros. Los primeros antropólogos, como Josiah Clark Nott, George Robins Gliddon, Robert Knox y Samuel George Morton, tenían como objetivo demostrar científicamente que los negros eran una especie humana diferente de los blancos, que los gobernantes del Antiguo Egipto no eran africanos y que eran mestizos. la descendencia (producto del mestizaje) tendía a la debilidad física y la infertilidad. Después de la Guerra Civil, los médicos del Sur (Confederación) escribieron libros de texto de racismo científico basados ​​en estudios que afirmaban que los hombres libres negros (ex esclavos) se estaban extinguiendo, porque eran inadecuados para las demandas de ser un hombre libre, lo que implica que los negros se beneficiaron de esclavitud.

En Apartheid médico, Harriet A. Washington notó la prevalencia de dos puntos de vista diferentes sobre los negros en el siglo XIX: la creencia de que eran inferiores y "plagados de imperfecciones de la cabeza a los pies", y la idea de que no conocían el verdadero dolor y sufrimiento porque de sus primitivos sistemas nerviosos (y que, por tanto, la esclavitud era justificable). Washington notó el fracaso de los científicos en aceptar la inconsistencia entre estos dos puntos de vista, escribiendo que "en los siglos XVIII y XIX, el racismo científico era simplemente ciencia, y fue promulgado por las mejores mentes en las instituciones más prestigiosas de la nación. Otros , las teorías médicas más lógicas enfatizaron la igualdad de los africanos y pusieron la mala salud de los negros a los pies de sus abusadores, pero estos nunca disfrutaron del atractivo de la filosofía médica que justificaba la esclavitud y, junto con ella, la forma de vida rentable de nuestra nación ". [90]

Incluso después del final de la Guerra Civil, algunos científicos continuaron justificando la institución de la esclavitud citando el efecto de la topografía y el clima en el desarrollo racial. Nathaniel Shaler, un destacado geólogo de la Universidad de Harvard de 1869 a 1906, publicó el libro El hombre y la tierra en 1905 describiendo la geografía física de diferentes continentes y vinculando estos escenarios geológicos con la inteligencia y la fuerza de las razas humanas que habitaban estos espacios. Shaler argumentó que el clima y la geología de América del Norte eran ideales para la institución de la esclavitud. [91]

Apartheid sudafricano

El racismo científico jugó un papel en el establecimiento del apartheid en Sudáfrica. En Sudáfrica, científicos blancos, como Dudly Kidd, que publicó El Kafir esencial en 1904, buscó "comprender la mente africana". Creían que las diferencias culturales entre blancos y negros en Sudáfrica podrían deberse a diferencias fisiológicas en el cerebro. En lugar de sugerir que los africanos eran "niños demasiado crecidos", como habían hecho los primeros exploradores blancos, Kidd creía que los africanos eran "desconcertados con una venganza". Describió a los africanos como "desesperadamente deficientes", pero "muy astutos". [92]

La Comisión Carnegie sobre el problema de los blancos pobres en Sudáfrica jugó un papel clave en el establecimiento del apartheid en Sudáfrica. Según un memorando enviado a Frederick Keppel, entonces presidente de la Carnegie Corporation, había "pocas dudas de que si los nativos tuvieran una oportunidad económica completa, los más competentes pronto superarían a los blancos menos competentes". [93] El apoyo de Keppel al proyecto de crear el informe fue motivado por su preocupación por el mantenimiento de las fronteras raciales existentes. [93] La preocupación de Carnegie Corporation con el llamado problema de los blancos pobres en Sudáfrica fue, al menos en parte, el resultado de recelos similares sobre el estado de los blancos pobres en el sur de los Estados Unidos. [93]

El informe tenía cinco volúmenes. [94] A principios del siglo XX, los estadounidenses blancos y los blancos de otras partes del mundo se sentían incómodos porque la pobreza y la depresión económica parecían afectar a las personas independientemente de su raza. [94]

Aunque el trabajo de base para el apartheid comenzó antes, el informe brindó apoyo a esta idea central de la inferioridad negra. Esto se utilizó para justificar la segregación y discriminación racial [95] en las décadas siguientes. [96] El informe expresó temor por la pérdida del orgullo racial blanco y, en particular, señaló el peligro de que los blancos pobres no pudieran resistir el proceso de "africanización". [93]

Aunque el racismo científico jugó un papel en la justificación y apoyo del racismo institucional en Sudáfrica, no fue tan importante en Sudáfrica como lo ha sido en Europa y Estados Unidos. Esto se debió en parte al "problema de los blancos pobres", que planteó serias dudas a los supremacistas sobre la superioridad racial blanca. [92] Dado que se encontró que los blancos pobres se encontraban en la misma situación que los nativos en el entorno africano, la idea de que la superioridad blanca intrínseca podía superar cualquier entorno no parecía sostenerse. Como tal, las justificaciones científicas del racismo no fueron tan útiles en Sudáfrica. [92]

Eugenesia

Stephen Jay Gould describió a Madison Grant El paso de la gran carrera (1916) como "el tracto más influyente del racismo científico estadounidense". En las décadas de 1920 y 1930, el movimiento de higiene racial alemán adoptó la teoría nórdica de Grant. Alfred Ploetz (1860-1940) acuñó el término Rassenhygiene en Conceptos básicos de higiene racial (1895) y fundó la Sociedad Alemana de Higiene Racial en 1905. El movimiento defendía la cría selectiva, la esterilización obligatoria y una estrecha alineación de la salud pública con la eugenesia.

La higiene racial estuvo históricamente ligada a las nociones tradicionales de salud pública, pero con énfasis en la herencia, lo que el filósofo e historiador Michel Foucault ha llamado racismo de estado. En 1869, Francis Galton (1822-1911) propuso las primeras medidas sociales destinadas a preservar o mejorar las características biológicas, y luego acuñó el término "eugenesia". Galton, un estadístico, introdujo el análisis de correlación y regresión y descubrió la regresión hacia la media. También fue el primero en estudiar las diferencias humanas y la herencia de la inteligencia con métodos estadísticos. Introdujo el uso de cuestionarios y encuestas para recopilar datos sobre conjuntos de población, que necesitaba para trabajos genealógicos y biográficos y para estudios antropométricos. Galton también fundó la psicometría, la ciencia de medir las facultades mentales y la psicología diferencial, una rama de la psicología que se ocupa de las diferencias psicológicas entre las personas en lugar de los rasgos comunes.

Al igual que el racismo científico, la eugenesia se hizo popular a principios del siglo XX y ambas ideas influyeron en las políticas raciales nazis y la eugenesia nazi. En 1901, Galton, Karl Pearson (1857-1936) y Walter F.R. Weldon (1860-1906) fundó la Biometrika Revista científica, que promovió el análisis biométrico y estadístico de la herencia. Charles Davenport (1866-1944) participó brevemente en la revisión. En Race Crossing en Jamaica (1929), hizo argumentos estadísticos de que la degradación biológica y cultural siguió al mestizaje de blancos y negros. Davenport estaba conectado con la Alemania nazi antes y durante la Segunda Guerra Mundial. En 1939 escribió una contribución a la festschrift para Otto Reche (1879-1966), quien se convirtió en una figura importante dentro del plan para eliminar las poblaciones consideradas "inferiores" del este de Alemania. [97]

El racismo científico continuó hasta principios del siglo XX, y pronto las pruebas de inteligencia se convirtieron en una nueva fuente de comparaciones raciales. Antes de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), el racismo científico seguía siendo común en la antropología y se usaba como justificación para programas de eugenesia, esterilización obligatoria, leyes contra el mestizaje y restricciones de inmigración en Europa y Estados Unidos. Los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad de la Alemania nazi (1933-1945) desacreditaron el racismo científico en la academia, [ cita necesaria ] pero la legislación racista basada en ella se mantuvo en algunos países hasta finales de la década de 1960.

Pruebas de inteligencia temprana y la Ley de inmigración de 1924

Antes de la década de 1920, los científicos sociales estaban de acuerdo en que los blancos eran superiores a los negros, pero necesitaban una forma de demostrarlo para respaldar la política social a favor de los blancos. Sintieron que la mejor manera de medir esto era a través de pruebas de inteligencia. Al interpretar las pruebas para mostrar favor a los blancos, los resultados de la investigación de estos fabricantes de pruebas retrataron a todos los grupos minoritarios de manera muy negativa. [12] [98] En 1908, Henry Goddard tradujo la prueba de inteligencia de Binet del francés y en 1912 comenzó a aplicar la prueba a los inmigrantes que llegaban a la isla Ellis. [99] Algunos afirman que en un estudio de inmigrantes, Goddard llegó a la conclusión de que el 87% de los rusos, el 83% de los judíos, el 80% de los húngaros y el 79% de los italianos eran deficientes mentales y tenían una edad mental menor de 12 años. [ 100] Algunos también han afirmado que esta información fue tomada como "evidencia" por los legisladores y por lo tanto afectó la política social durante años. [101] Bernard Davis ha señalado que, en la primera oración de su artículo, Goddard escribió que los sujetos del estudio no eran miembros típicos de sus grupos, sino que fueron seleccionados debido a su presunta inteligencia por debajo de lo normal. Davis ha señalado además que Goddard argumentó que el bajo coeficiente intelectual de los sujetos de prueba se debió más a factores ambientales que genéticos, y que Goddard concluyó que "podemos estar seguros de que sus hijos serán de inteligencia promedio y, si se educan correctamente, lo harán ser buenos ciudadanos ". [102] En 1996, la Junta de Asuntos Científicos de la Asociación Estadounidense de Psicología declaró que las pruebas de coeficiente intelectual no discriminaban a ningún grupo étnico o racial. [103]

En su libro La mala medida del hombre, Stephen Jay Gould argumentó que los resultados de las pruebas de inteligencia jugaron un papel importante en la aprobación de la Ley de Inmigración de 1924 que restringió la inmigración a los Estados Unidos. [104] Sin embargo, Mark Snyderman y Richard J. Herrnstein, después de estudiar el Registro del Congreso y las audiencias del comité relacionadas con la Ley de Inmigración, concluyeron que "la comunidad de pruebas [de inteligencia] generalmente no consideraba que sus hallazgos favorecieran políticas de inmigración restrictivas como las del Ley de 1924, y el Congreso prácticamente no prestó atención a las pruebas de inteligencia ". [105]

Juan N. Franco impugnó los hallazgos de Snyderman y Herrnstein. Franco declaró que aunque Snyderman y Herrnstein informaron que los datos recopilados de los resultados de las pruebas de inteligencia no se utilizaron de ninguna manera para aprobar la Ley de Inmigración de 1924, los legisladores todavía tomaron en consideración los resultados de las pruebas de coeficiente intelectual. Como evidencia sugerente, Franco señaló el siguiente hecho: Tras la aprobación de la ley de inmigración, se utilizó información del censo de 1890 para establecer cuotas basadas en porcentajes de inmigrantes provenientes de diferentes países. Con base en estos datos, la legislatura restringió la entrada de inmigrantes del sur y este de Europa a los Estados Unidos y permitió que ingresaran más inmigrantes del norte y oeste de Europa al país. El uso de los conjuntos de datos del censo de 1900, 1910 o 1920 habría dado lugar a que se permitiera la entrada a Estados Unidos a un mayor número de inmigrantes del sur y este de Europa. Sin embargo, Franco señaló que el uso de los datos del censo de 1890 permitió al Congreso excluir a los europeos del sur y del este ( Franco argumentó que el trabajo que Snyderman y Herrnstein llevaron a cabo sobre este tema no demostraba ni refutaba que las pruebas de inteligencia influyeran en las leyes de inmigración. [106]

Suecia

Tras la creación de la primera sociedad para la promoción de la higiene racial, la Sociedad Alemana para la Higiene Racial en 1905, una sociedad sueca fue fundada en 1909 como "Svenska sällskapet för rashygien"como tercero en el mundo. [107] [108] Al presionar a los parlamentarios e institutos médicos suecos, la sociedad logró aprobar un decreto que creaba un instituto administrado por el gobierno en la forma del Instituto Estatal Sueco de Biología Racial en 1921. [107] Por En 1922 se construyó y abrió el instituto en Uppsala. [107] Fue el primer instituto financiado por el gobierno en el mundo que realizó investigaciones sobre "biología racial"y sigue siendo muy controvertido hasta el día de hoy. [107] [109] Fue la institución más destacada para el estudio de la" ciencia racial "en Suecia. [110] El objetivo era curar la criminalidad, el alcoholismo y los problemas psiquiátricos mediante la investigación en eugenesia y la higiene racial. [107] Como resultado del trabajo de los institutos, en 1934 se promulgó en Suecia una ley que permitía la esterilización obligatoria de ciertos grupos. [111] El segundo presidente del instituto Gunnar Dahlberg fue muy crítico con la validez de la ciencia realizada en el instituto y reformó el instituto hacia un enfoque en la genética. [112] En 1958 cerró y toda la investigación restante se trasladó al Departamento de genética médica de la Universidad de Uppsala. [112]

Alemania nazi

El Partido Nazi y sus simpatizantes publicaron muchos libros sobre racismo científico, aprovechando las ideas eugenistas y antisemitas con las que estaban ampliamente asociados, aunque estas ideas habían estado en circulación desde el siglo XIX. Libros como Rassenkunde des deutschen Volkes ("Ciencia racial del pueblo alemán") de Hans Günther [113] (publicado por primera vez en 1922) [114] y Rasse und Seele ("Race and Soul") de Ludwig Ferdinand Clauß [de] [115] (publicado con diferentes títulos entre 1926 y 1934) [116]: 394 intentó identificar científicamente las diferencias entre los alemanes, nórdicos o arios y otros, supuestamente inferiores, grupos. [ cita necesaria ] Las escuelas alemanas utilizaron estos libros como textos durante la era nazi. [117] A principios de la década de 1930, los nazis utilizaron una retórica científica racializada basada en el darwinismo social [ cita necesaria ] para impulsar sus políticas sociales restrictivas y discriminatorias.

Durante la Segunda Guerra Mundial, las creencias racialistas nazis se convirtieron en anatema en los Estados Unidos y los boasianos como Ruth Benedict consolidaron su poder institucional. Después de la guerra, el descubrimiento del Holocausto y los abusos nazis de la investigación científica (como las violaciones éticas de Josef Mengele y otros crímenes de guerra revelados en los juicios de Nuremberg) llevó a la mayoría de la comunidad científica a repudiar el apoyo científico al racismo.

La propaganda del programa de eugenesia nazi comenzó con la propaganda de la esterilización eugenésica. Artículos en Neues Volk describió la aparición de los enfermos mentales y la importancia de prevenir tales nacimientos. [118] Las fotografías de niños mentalmente discapacitados se yuxtapusieron con las de niños sanos. [119]: 119 La película Das Erbe mostró conflicto en la naturaleza con el fin de legitimar la Ley para la Prevención de la Progenie con Enfermedades Hereditarias por esterilización.

Aunque el niño era "el tesoro más importante del pueblo", esto no se aplicaba a todos los niños, incluso a los alemanes, solo a los que no tenían debilidades hereditarias. [120] Las políticas sociales basadas en la raza de la Alemania nazi colocaron la mejora de la raza aria a través de la eugenesia en el centro de la ideología nazis. Aquellos humanos fueron atacados que fueron identificados como "vida indigna de vida" (alemán: Lebensunwertes Leben), incluidos, entre otros, judíos, criminales, degenerados, disidentes, débiles mentales, homosexuales, ociosos, locos y débiles, para su eliminación de la cadena de la herencia. [ cita necesaria ] A pesar de que todavía se les consideraba "arios", la ideología nazi consideraba a los eslavos (es decir, polacos, rusos, ucranianos, etc.) inferiores a la raza superior germánica, aptos para la expulsión, la esclavitud o incluso el exterminio. [121]: 180

Adolf Hitler prohibió las pruebas de coeficiente intelectual (CI) por ser "judío". [122]: 16

Estados Unidos

En el siglo XX, los conceptos de racismo científico, que buscaban probar la insuficiencia física y mental de grupos considerados "inferiores", se utilizaron para justificar los programas de esterilización involuntaria. [123] [124] Tales programas, promovidos por eugenistas como Harry H. Laughlin, fueron confirmados como constitucionales por la Corte Suprema de Estados Unidos en Buck contra Bell (1927).En total, entre 60.000 y 90.000 estadounidenses fueron sometidos a esterilización involuntaria. [123]

El racismo científico también se utilizó como justificación de la Ley de Cuotas de Emergencia de 1921 y la Ley de Inmigración de 1924 (Ley Johnson-Reed), que impuso cuotas raciales que limitaban la inmigración italoamericana a Estados Unidos y la inmigración de otras naciones del sur y este de Europa. . Los defensores de estas cuotas, que buscaban bloquear a los inmigrantes "indeseables", justificando las restricciones invocando el racismo científico. [125]

Lothrop Stoddard publicó muchos libros racistas sobre lo que él veía como el peligro de la inmigración, siendo su más famoso La creciente marea de color contra la supremacía mundial blanca en 1920. En este libro presentó una visión de la situación mundial perteneciente a la raza, centrando la preocupación en la explosión demográfica que se avecinaba entre los pueblos "de color" del mundo y la forma en que la "supremacía mundial blanca" se estaba reduciendo a raíz de de la Primera Guerra Mundial y el colapso del colonialismo.

El análisis de Stoddard dividió la política y las situaciones mundiales en pueblos "blancos", "amarillos", "negros", "amerindios" y "marrones" y sus interacciones. Stoddard argumentó que la raza y la herencia eran los factores rectores de la historia y la civilización, y que la eliminación o absorción de la raza "blanca" por las razas "de color" resultaría en la destrucción de la civilización occidental. Al igual que Madison Grant, Stoddard dividió la raza blanca en tres divisiones principales: nórdica, alpina y mediterránea. Consideraba que las tres eran de buena calidad y muy por encima de la calidad de las razas de color, pero argumentó que la nórdica era la más grande de las tres y necesitaba ser preservada mediante la eugenesia. A diferencia de Grant, Stoddard estaba menos preocupado por qué variedades de personas europeas eran superiores a otras (teoría nórdica), pero estaba más preocupado por lo que él llamaba "bi-racialismo", viendo el mundo como compuesto simplemente de "colores" y "blancos". " Razas. En los años posteriores a la Gran Migración y la Primera Guerra Mundial, la teoría racial de Grant caería en desgracia en los Estados Unidos a favor de un modelo más cercano al de Stoddard. [ cita necesaria ]

Una publicación influyente fue Las razas de Europa (1939) de Carleton S. Coon, presidente de la Asociación Estadounidense de Antropólogos Físicos de 1930 a 1961. Coon fue un defensor del origen multirregional de los humanos modernos. El dividio Homo sapiens en cinco razas principales: causoide, mongoloide (incluidos los nativos americanos), australoide, congoide y capoide.

La escuela de pensamiento de Coon fue objeto de una creciente oposición en la corriente principal de la antropología después de la Segunda Guerra Mundial. Ashley Montagu fue particularmente vocal al denunciar a Coon, especialmente en su El mito más peligroso del hombre: la falacia de la raza. En la década de 1960, el enfoque de Coon se había vuelto obsoleto en la antropología convencional, pero su sistema siguió apareciendo en las publicaciones de su alumno John Lawrence Angel hasta en la década de 1970.

A finales del siglo XIX, la Plessy contra Ferguson (1896) La decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos, que confirmó la legalidad constitucional de la segregación racial bajo la doctrina de "separados pero iguales", tenía sus raíces intelectuales en el racismo de la época, al igual que el apoyo popular a la decisión. [126] Más tarde, a mediados del siglo XX, el Tribunal Supremo Brown contra la Junta de Educación de Topeka (1954) la decisión rechazó los argumentos racistas sobre la "necesidad" de la segregación racial, especialmente en las escuelas públicas.

En 1954, 58 años después de la Plessy contra Ferguson la defensa de la segregación racial en los Estados Unidos, las opiniones populares y académicas estadounidenses sobre el racismo científico y su práctica sociológica habían evolucionado. [126] En 1960, la revista Mankind Quarterly comenzó, que algunos han descrito como un lugar para el racismo científico. Ha sido criticado por un supuesto sesgo ideológico y por carecer de un propósito académico legítimo. [127] La ​​revista fue fundada en 1960, en parte en respuesta a la decisión de la Corte Suprema. Brown contra la Junta de Educación que eliminó la segregación del sistema escolar público estadounidense. [128] [127]

En abril de 1966, Alex Haley entrevistó al fundador del Partido Nazi estadounidense, George Lincoln Rockwell, para Playboy. Rockwell justificó su creencia de que los negros eran inferiores a los blancos citando un extenso estudio de 1916 realizado por GO Ferguson que afirmaba mostrar que el rendimiento intelectual de los estudiantes negros estaba correlacionado con su porcentaje de ascendencia blanca, afirmando "negros puros, negros tres cuartos puros, los mulatos y los cuartones tienen, aproximadamente, 60, 70, 80 y 90 por ciento, respectivamente, de eficiencia intelectual blanca ". [129] Playboy Posteriormente publicó la entrevista con una nota editorial en la que afirmaba que el estudio era una "justificación pseudocientífica desacreditada para el racismo". [130]

Organismos internacionales como la UNESCO intentaron redactar resoluciones que resumieran el estado del conocimiento científico sobre la raza y emitieron llamados a la resolución de los conflictos raciales. En su 1950 "La cuestión racial", la UNESCO no rechazó la idea de una base biológica para las categorías raciales, [131] sino que definió una raza como: "Una raza, desde el punto de vista biológico, por lo tanto, puede definirse como una de las grupo de poblaciones que constituyen la especie Homo sapiens ", que se definieron ampliamente como las razas caucásica, mongoloide, negroide, pero afirmaron que" ahora se reconoce en general que las pruebas de inteligencia no nos permiten diferenciar con seguridad entre lo que se debe a la capacidad innata y cuál es el resultado de las influencias ambientales, la formación y la educación ". [132]

A pesar de que el racismo científico fue rechazado en gran medida por la comunidad científica después de la Segunda Guerra Mundial, algunos investigadores han seguido proponiendo teorías de superioridad racial en las últimas décadas. [133] [134] Estos mismos autores, si bien consideran que su trabajo es científico, pueden cuestionar el término racismo y puede preferir términos como "realismo racial" o "racialismo". [135] En 2018, la periodista científica y autora británica Angela Saini expresó una gran preocupación por el regreso de estas ideas a la corriente principal. [136] Saini siguió esta idea con su libro de 2019. Superior: El regreso de la ciencia racial. [137]

Uno de esos investigadores del racismo científico posterior a la Segunda Guerra Mundial es Arthur Jensen. Su obra más destacada es El factor g: la ciencia de la capacidad mental en el que apoya la teoría de que los negros son intrínsecamente menos inteligentes que los blancos. Jensen aboga por la diferenciación en la educación basada en la raza, afirmando que los educadores deben "tener plenamente en cuenta todos los hechos de la naturaleza [de los estudiantes] ". [138] Las respuestas a Jensen criticaron su falta de énfasis en los factores ambientales. [139] La psicóloga Sandra Scarr describe el trabajo de Jensen como" evocar imágenes de negros condenados al fracaso por sus propios medios deficiencias ". [140]

J. Philippe Rushton, presidente del Pioneer Fund (Raza, evolución y comportamiento) y un defensor de Jensen El factor g, [141] también tiene múltiples publicaciones que perpetúan el racismo científico. Rushton argumenta que "las diferencias raciales en el tamaño del cerebro probablemente subyacen a sus múltiples resultados en la historia de la vida". [142] Las teorías de Rushton son defendidas por otros científicos racistas como Glayde Whitney. Whitney publicó trabajos que sugieren que las tasas de criminalidad más altas entre las personas de ascendencia africana se pueden atribuir en parte a la genética. [143] Whitney saca esta conclusión de datos que muestran tasas de criminalidad más altas entre personas de ascendencia africana en diferentes regiones. Otros investigadores señalan que los defensores de un vínculo genético entre el crimen y la raza ignoran las variables sociales y económicas de confusión, y extraen conclusiones de las correlaciones. [144]

Christopher Brand fue un defensor del trabajo de Arthur Jensen sobre las diferencias de inteligencia racial. [145] Marca El factor g: inteligencia general y sus implicaciones afirma que los negros son intelectualmente inferiores a los blancos. [146] Él argumenta que la mejor manera de combatir las disparidades de CI es alentar a las mujeres con un CI bajo a reproducirse con hombres con un CI alto. [146] Se enfrentó a una intensa reacción pública, y su trabajo fue descrito como una promoción de la eugenesia. [147] El editor retiró el libro de Brand y lo despidieron de su puesto en la Universidad de Edimburgo.

El psicólogo Richard Lynn ha publicado varios artículos y un libro que respalda las teorías del racismo científico. En IQ y la riqueza de las naciones, Lynn afirma que el PIB nacional está determinado en gran medida por el coeficiente intelectual promedio nacional. [148] Saca esta conclusión de la correlación entre el coeficiente intelectual medio y el PIB y argumenta que la baja inteligencia en las naciones africanas es la causa de sus bajos niveles de crecimiento. La teoría de Lynn ha sido criticada por atribuir una relación causal entre estadísticas correlacionadas. [149] [150] Lynn apoya el racismo científico más directamente en su artículo de 2002 "Color de piel e inteligencia en afroamericanos", donde propone que "el nivel de inteligencia en afroamericanos está significativamente determinado por la proporción de genes caucásicos". [151] Como con IQ y la riqueza de las naciones, La metodología de Lynn es defectuosa y pretende una relación causal de lo que es simplemente correlación. [152]

Otros destacados defensores modernos del racismo científico incluyen a Charles Murray y Richard Herrnstein (La curva de la campana) y Nicholas Wade (Una herencia problemática). El libro de Wade enfrentó una fuerte reacción de la comunidad científica, con 142 genetistas y biólogos firmando una carta que describe el trabajo de Wade como "apropiación indebida de la investigación de nuestro campo para apoyar argumentos sobre las diferencias entre las sociedades humanas". [153]

El 17 de junio de 2020, Elsevier anunció que retiraba un artículo que J. Philippe Rushton y Donald Templer habían publicado en 2012 en la revista Elsevier. Personalidad y diferencias individuales. [154] El artículo afirmaba falsamente que existía evidencia científica de que el color de la piel estaba relacionado con la agresión y la sexualidad en los seres humanos. [155]


La muerte de Hammond ha recibido mucha menos atención

La muerte de DuBose atrajo la atención generalizada en las redes sociales, mientras que la de Hammond apenas registró un problema, según cifras de Topsy, un sitio web que recopila datos sobre los temas de tendencia de Twitter.

Desde el 26 de julio hasta el mediodía del martes, el nombre de DuBose se incluyó en más de 43.000 tweets. Los usuarios enviaron más de 14,000 tweets que incluían el nombre de DuBose el 29 de julio, el día en que Tensing apareció por primera vez en la corte.

Sin embargo, el nombre de Hammond apareció en 289 tuits desde el 26 de julio, el día en que fue asesinado, hasta el mediodía del martes. Su historia recibió la mayor atención en Twitter el 1 de agosto, poco después de que Bland afirmara por primera vez que Hammond recibió un disparo en la espalda.

Si bien los videos perturbadores de las muertes de DuBose, Eric Garner y otros ayudaron a avivar la furia en todo el país, la policía aún no ha publicado el video de la muerte de Hammond. Imágenes como las del caso Garner se movieron rápidamente a través de las redes sociales, pero en el caso de Hammond, no hay ninguna para compartir.

Los activistas que son prominentes en Twitter también suelen usar el sitio web para ofrecer una narrativa alternativa a la que brindan los principales medios de comunicación, dijo Clark. Dado que la historia de Hammond aún no se ha arraigado en el ciclo de noticias nacionales, no hay ningún contraste que ofrecer.

La frustración histórica de los ciudadanos con la policía en Nueva York, Ferguson, Missouri, Cleveland, Los Ángeles y otros lugares también sirvió para impulsar aún más el escepticismo después de las muertes de oficiales involucrados en esas ciudades en el último año. Los activistas locales le dijeron a The Times el martes que desconocían un largo historial de denuncias de abuso contra la policía de Séneca.

"Creo que la mejor pregunta es por qué, en lugar de abogar por la justicia, que siempre ha sido la narrativa ... ¿por qué el abogado y cualquier otra persona que está haciendo la pregunta, mira a la multitud y les pregunta dónde están?" Dijo Clark. “La difusión de los homenajes con hashtags no se trataba de popularidad. No se trataba de visibilidad. Siempre se trató de la justicia para las personas ".


Ver el vídeo: RACISMO CIENTIFICO. La CIENCIA detrás de la RAZA (Noviembre 2021).