Información

¿Existe alguna evidencia de ETS en la antigüedad?


¿Hay algún texto antiguo que demuestre o dé a entender que sus autores sabían que ciertas enfermedades se contagiaban a través de la actividad sexual? Parece que el contagio sexual se reconoció en el siglo XVI durante el apogeo de la epidemia de sífilis. Incluso he leído que contribuyó al cierre de algunos burdeles y al ascenso del puritanismo.

Me interesa más si alguien en Roma, Grecia o el Medio Oriente se dio cuenta de una conexión entre el sexo y la enfermedad durante la Edad del Bronce o el período Clásico. Había muchos burdeles comerciales en el Imperio Romano y muchas prostitutas en los templos del antiguo Medio Oriente. ¿Hay alguna evidencia de epidemias de ETS a partir de entonces?

Me doy cuenta de que la teoría de los gérmenes no existirá hasta el siglo XIX, pero un historiador o filósofo antiguo aún podría haber notado una correlación.


Es famoso que los antiguos egipcios sabían mucho sobre sexualidad, ginecología e infecciones genitourinarias. Sin embargo, según este artículo, no hay una descripción inequívoca de las ETS en los papiros médicos del Antiguo Egipto (aunque muchos síntomas reportados sugieren gonorrea y algunos sugieren infecciones pélvicas). La misma fuente señala que el Antiguo Testamento describe una epidemia -más precisamente, una plaga- que está claramente relacionada temporal y causalmente con las relaciones sexuales y para la cual Moisés proporciona una solución técnicamente correcta: matar a todos menos a las vírgenes (ver aquí, versículo 16 y 17 por ejemplo).


El registro escrito más antiguo de ETS es probablemente el Tablillas de arcilla sumeria.

de Historia de las enfermedades venéreas desde la antigüedad hasta el renacimiento.

Que se observaron algunas alteraciones genitales y que hubo alguna forma de uretritis está dentro del rango de probabilidad, especialmente si uno lee la poesía dedicada a Innana (o Ishtar), la diosa del amor sexual y la fertilidad, o sobre la vida promiscua de Gilgamesh. Rey de Uruk.

Escritos recientes de eruditos sobre la medicina mesopotámica brindan más información sobre enfermedades contagiosas y ETS entre los pueblos antiguos de la región, y describen secreciones uretrales y vaginales (goteo de la vulva) posiblemente causadas por Neisseria gonorrhoeae, Chlamydia trachomatis, o tricomonas vaginalis, así como casos de herpes genital, si el paciente tenía "babu'tu", es decir, vesículas en los genitales.

Como mencionó la otra respuesta, también tenemos algunos registros del antiguo Egipto. Una vez que llegamos a la antigüedad clásica de Grecia y Roma, obtenemos muchos textos médicos u otras referencias a la salud sexual de varios autores.


Se cree que al menos la sífilis no existió en Europa, pero fue introducida allí por los descubridores que regresaron de los viajes de Colón.
Muchas otras enfermedades se han abierto camino de un continente a otro por medios similares, piense en la peste y el VIH ...
Por supuesto que hay muchas enfermedades que se pueden transmitir a través del contacto sexual, y muchas de ellas no habrían sido reconocidas como tales en ese momento. Piense en el herpes, que tiene varios vectores, solo uno de ellos es la relación sexual.


¿Existe alguna evidencia de ETS en la antigüedad? - Historia

La práctica de jus primae noctis (& # 8220derecho de la primera noche & # 8221) es, en términos más simples, el derecho del noble local a desflorar a las novias campesinas locales en su noche de bodas ante sus maridos recién casados. La precedencia de esta práctica supuestamente se remonta a muchos miles de años, y la primera referencia de algo así se remonta a la Épica de Gilgamesh desde hace más de cuatro mil años. Esta práctica (aparentemente) alcanzó su punto culminante durante la Edad Media en Europa, y hoy en día se representa popularmente en Hollywood en películas como Corazón Valiente.

Pero, ¿realmente sucedió alguna vez?

Numerosos historiadores han estudiado el tema y el resultado es que resulta que no hay evidencia sólida de que esta práctica ocurra en la realidad. No se registró un solo incidente bien documentado, ni se transmitió el nombre de una sola víctima. Se podría argumentar que las mujeres en estos períodos, en general, no serían consideradas dignas de mención, especialmente las mujeres campesinas, pero con una práctica que abarca (supuestamente) miles de años, y la presunta rabia que induciría en la población campesina, por no hablar de descendientes bastardos ocasionales y tal vez un montón de bodas secretas para evitar el problema, es probable que al menos unos pocos casos documentados logren pasar a la posteridad. O incluso simplemente un registro de la ley en algún caso judicial, ya que existen registros de muchas otras leyes. Pero tal evidencia simplemente no existe fuera de las obras de ficción o, por ejemplo, los casos en los que la gente estaba tratando de unir a la clase campesina contra sus señores usando la supuesta práctica anterior de jus primae noctis para azotar a la mafia.

De hecho, la primera mención de esto en el Épica de Gilgamesh, vemos al héroe Enkidu, que fue enviado por los dioses para detener a Gilgamesh después de que la gente gritó a los dioses pidiendo ayuda, bloqueando físicamente un lugar de boda para desafiar a Gilgamesh por este espantoso abuso de poder.

En otro relato temprano (en el siglo V a. C.), Heráclides Ponto describe cómo el rey de la isla de Cefalonia instituyó esta práctica. Una vez más, los plebeyos estaban contentos y un hombre se adelantó y se vistió de novia y posteriormente asesinó al rey cuando el monarca trató de ejercer su señorío derecho. Por sus esfuerzos, el hombre travestido fue nombrado nuevo rey por las masas llenas de alegría.

También hay que considerar la cuestión de la enfermedad. Si bien estas chicas eran (supuestamente) vírgenes el día de su boda, eso no significaba que estuvieran libres de enfermedades que con frecuencia devastaban la vida a lo largo de la mayor parte de la historia. Y, enfrentémoslo, estos señores no se estaban acostando con estas mujeres, sino con muchas otras. Si los señores realmente estuvieran durmiendo con muchas o todas estas mujeres en sus pequeños feudos, más allá de la propagación de enfermedades a todos los rincones de sus tierras, el jus primae noctis habría sido una ley mortal para un señor de un feudo de cualquier tamaño real, asumiendo que optó por hacerla cumplir.

Por lo tanto, no debería sorprendernos que, si bien es posible que existan algunos gobernantes en la historia que realmente intentaron algo como esto en algún momento, como se mencionó, la mayoría de los historiadores piensan que la gran mayoría de los relatos son pura ficción o exageración. Por ejemplo, Louis Veuillot escribió en Francia durante el siglo XIX: & # 8220 Nada, absolutamente nada, en los archivos de la Justicia nos autoriza a decir que nuestros antepasados ​​alguna vez convirtieron un crimen en una ley. Si buscamos la evidencia y la literatura, encontramos el mismo silencio en todas partes. La Edad Media nunca había oído hablar del droit du seigneur [también conocido como jus primae noctis]. & # 8221

Otros académicos europeos compartieron la opinión de Veuillot. Karl Schmidt de Alemania escribió un tratado completo sobre jus primae noctis en 1881 y llegó a la conclusión de que se trataba de una "superstición aprendida". Una y otra vez, desde entonces hasta ahora, los historiadores han tratado de encontrar pruebas contundentes de que esto sucedió y han quedado vacíos, a pesar de los numerosos relatos, a veces explícitamente ficticios y otras que se cree que lo son, a lo largo de la historia escrita en casi todas las culturas importantes. Por ejemplo, el famoso filósofo Héctor Boece en el siglo XVI describió perfectamente esta práctica durante el reinado del rey escocés Evenus III y afirmó que la práctica se prolongó durante siglos. Sin embargo, resulta que nunca existió tal rey y se cree que gran parte de los relatos de Boece sobre muchos de los reyes legendarios de Escocia son pura ficción. En otras partes se ven tendencias ficticias similares en relación con esta supuesta ley.

Volviendo a Europa y la Edad Media, lo cierto es que en muchas sociedades feudales, los campesinos debían obtener el permiso de su señor para casarse. Este requisito se llamó culagium. Esto a menudo implicaba el pago de una tarifa para obtener dicho permiso (algunos afirman que esta ley reemplazó al jus primae noctis, pero aunque hay pruebas contundentes de culagium, no tanto con jus primae noctis, como se mencionó). Además de una fuente adicional de ingresos, otro propósito del culagium era que los nobles salvaguardaran su inversión asegurándose de no perder a sus valiosos siervos a manos de un señor vecino por nada. En esencia, el jus primae noctis en algunos casos funcionaba como un impuesto adeudado cuando la hija de un siervo se casaba con un hombre que no pertenecía a la herencia del señor. Al exigir el impuesto, también facilitó el seguimiento de tales movimientos en la población, así como quizás negarlo cuando fuera prudente.

Además, en algunas áreas la Iglesia también exigió el pago de una tarifa para sacar a la pareja de un período de espera de tres días antes de consumar su unión. (Uno solo puede imaginar cómo rastrearon esto.) Durante ese período de espera de tres días, se suponía que los prometidos debían estar en oración profunda para prepararse completamente para su unión física (y espiritual). Por supuesto, pague a su clero local y podrá seguir adelante con la conciencia tranquila.

Al final, seamos sinceros, la vida fue brutal para los campesinos, y especialmente para las mujeres campesinas, en esta época. Cuando no estaban siendo aniquilados por alguna pandemia, la humillación y la subyugación eran solo hechos aceptados de la vida para los nacidos en los órdenes sociales más bajos. Jus primae noctis o no, las siervas estaban a merced de sus señores (y otros), quienes realmente no necesitaban una excusa, una ley o una boda para violar o asaltar a las siervas que habitaban su tierra. La clase campesina no apreció esto (ni muchos otros abusos similares) ni un poco, por lo que no es de extrañar que se unieran en torno a un concepto como jus primae noctis durante varios levantamientos e instancias de discurso político. En tiempos un poco más modernos, esta fue, por ejemplo, un arma favorita contra la nobleza y el clero utilizada por el gran pensador de la ilustración Voltaire. (Por cierto, Voltaire también hizo su fortuna ayudando a manipular la lotería).

Como J.Q.C. Mackrell afirma en su libro, Ataque al feudalismo en la Francia del siglo XVIII, & # 8220los Filósofos utilizaron el Droit [jus primae noctis] como una estratagema para exagerar el espectro de los siervos oprimidos. (Para ellos) ningún cargo era demasiado absurdo & # 8230 & # 8221 Cabe señalar aquí que en este momento en Francia también se decía que los señores solían reclamar el derecho de droit de prélassement (derecho a descansar), un derecho de un señor para usar una de sus entrañas del sujeto, recién arrancada del cuerpo, para calentar los pies nobles & # 8217s & # 8230 Sin cargo demasiado absurdo.

Si le gustó este artículo, también puede disfrutar de nuestro nuevo podcast popular, The BrainFood Show (iTunes, Spotify, Google Play Music, Feed), así como también:

  • Además del señorial derecho a la primera noche, el siglo XIV Sir John Mandeville afirma que durante sus viajes se encontró con una isla & # 8220 donde la costumbre es tal que la primera noche que se casan hacen que otro hombre se acueste con sus esposas para tener su virginidad & # 8230 para los del país lo tienen & # 8230 tan peligroso tener la virginidad de una mujer ... Les pregunté la causa por la que tenían tal costumbre: y dijeron, que en los viejos tiempos el hombre había muerto por desflorar de doncellas, que tenían serpientes en sus cuerpos que picaban al hombre en sus patios [pene], que murieron de inmediato. & # 8221
  • A pesar de que la mayoría de los fanáticos del cine conectan el apodo de "Braveheart" con William Wallace debido a la premiada película con Mel Gibson (1995), en la vida real, el apodo específico en realidad pertenecía a uno de los tipos semi-malos representados en la película: Robert the Bruce. . Si bien Robert (entonces el conde de Carrick) realmente cambió de bando varias veces durante las Guerras de la Independencia de Escocia, no hay registro de que él traicionara a Wallace y la Batalla de Bannockburn no se libró espontáneamente como parecía en la película. Había estado luchando contra los ingleses durante casi una década hasta ese momento. Robert finalmente se convirtió en el Rey de Escocia desde 1306 y mantuvo ese título hasta su muerte en 1329.

22 comentarios

Todo esto, & # 8220derecho de la primera noche & # 8221, es tanto una leyenda urbana como los cinturones de castidad. Tampoco hay referencias históricas para ellos.

Creo que la gente simplemente inventa estas cosas porque suena como algo que haría la gente no iluminada del pasado. Tenemos que hacernos sentir superiores, así que los acusamos de todo tipo de cosas que no son ciertas.

Oh, existían cinturones de castidad, está bien. Vi uno en el museo de la Torre de Londres cuando tenía 13 años y desde entonces he tenido pesadillas sobre esa cosa horrible. Es demasiado horrible para describirlo, pero digamos que tenían todas las bases cubiertas. ¡Me imagino que cualquier mujer lo suficientemente desafortunada como para tener que usar esa cosa horrible se hizo amiga del cerrajero bastante rápido!

Bien, agregue esto a las inexactitudes históricas en Braveheart que ya conocía & # 8230 y esa película es una completa tontería de principio a fin. Odio cuando hacen una película & # 8220historical & # 8221 y luego cambian todos los hechos importantes. Deberían haberlo hecho una película de fantasía, arrojar algunos dragones, mientras lo hacían.

Si bien no hay evidencia de que ocurra, no significa que no sucedió. Hay historiadores que han leído relatos de que sucedió. No es tan blanco y negro. Además, la película en su mayor parte es bastante precisa porque está basada en un poema que realmente describe la vida de William Wallace.

Creo que la parte sobre las tarifas de la iglesia es inexacta. Te refieres a las prohibiciones que tenían que ser publicadas (es decir, leídas desde el púlpito) durante tres días santos consecutivos (normalmente domingos), por lo que significaba tenerlas en tus pantalones durante semanas. Una licencia de matrimonio (por la que pagó a la iglesia) le dio licencia para casarse de inmediato.

El & # 8220right de la primera noche & # 8221 fue real. Los turcos del imperio otomano lo forzaron en sus tierras conquistadas pero fue una gran vergüenza para las mujeres cristianas católicas y ortodoxas y sus maridos por lo que rara vez se habló de ello. Especialmente si 9 meses después la mujer dio a luz a un niño un poco más oscuro. La gente de Grecia, Bulgaria, Rumania, Serbia, Montenegro, Bosnia y Herzegovina, Croacia, Hungría y otros saben esto por las historias que han pasado de generación en generación. También es una de las razones por las que a la gente de los Balcanes no les gustan mucho los musulmanes. Sé esto por la historia de un conflicto que mi familia tuvo con los turcos cuando un noble turco local vino a imponer el gobierno a uno de mis antepasados. La historia corta es que mi antepasado (croata de Herzegovina) le cortó la cabeza a los turcos y todo el pueblo tuvo que mudarse de la Herzegovina gobernada por los turcos a la Dalmacia veneciana porque la pena por eso fue quemar el pueblo y matar a toda la gente, pero al menos él no consiguió a su esposa jaja. Pero, lamentablemente, la mayoría de las personas no estaban tan cerca de la frontera que tuvieron que soportar la vergüenza.

También leí historias de que muchos condados europeos medievales

Escuché una historia similar sobre la & # 8220primera noche a la derecha & # 8221 de la Grecia ocupada por los otomanos. Un amigo mío, cuyo padre era griego, me dijo que era común que los turcos se presentaran en las bodas y decidieran si se llevaban a la novia o no, si les gustaba. Sonaba absurdo y repugnante, pero supongo que podría ser cierto. Solo por curiosidad: ¿Sabes cómo se las arregló tu familia para vivir en Dalmacia bajo el dominio veneciano? Dado que parte de mi familia proviene del área de Veneto en Italia, este es uno de mis principales campos de interés histórico.

Se cuentan historias similares de épocas en que hubo un dominio musulmán en el norte de la India. Se dijo que las pandillas musulmanas secuestrarían a las novias hindúes y las violarían en grupo y según la ley. Hasta el día de hoy, las ceremonias de bodas hindúes en el norte de la India se llevan a cabo de noche, aunque la noche se considera un momento desfavorable en el hinduismo.

Lo siento, pero Biljana Plavšić no es historiadora.

¿Está seguro? La violación estatutaria puede ser algo común, pero en toda la historia de Serbia, Croacia y otros países, no hay nada que apoye tal afirmación. Además, no nos gustan los musulmanes debido a la mala historia entre nosotros.

¡Hola, saludos desde Hungría! Hasta donde yo sé, era una práctica en Hungría & # 8211, pero no sabía que provenía de la Turquía musulmana. Gracias por la información

& # 8220Voltaire también, dicho sea de paso, hizo su fortuna ayudando a manipular la lotería. & # 8221

Su artículo vinculado está en conflicto con este cebo de clics. Voltaire no & # 8217t & # 8220 organizó la lotería. & # 8221 Él y otros organizaron un plan para ganar porque la lotería estaba estúpidamente diseñada. Caray & # 8230

Por supuesto, porque si existiera tal práctica entre los señores feudales, seguramente tendríamos algún relato escrito de las víctimas, al igual que de los esclavos de las degradaciones que sufrieron, o de todos los relatos de violencia doméstica que tenemos. de las mujeres de todas las estaciones consideradas propiedad en su tiempo & # 8230. oh, espera, los esclavos y los campesinos por lo general no tendían a leer ni a escribir, ni uno pensaría, contarse historias de cosas que para ellas eran solo una parte de la vida de los subyugados, especialmente los aspectos humillantes y dolorosos que quieren olvidar. Tampoco tenemos relatos de violencia doméstica ni siquiera de mujeres de alta cuna y alfabetizadas, y solo sabemos sobre el trato a las mujeres por relatos de hombres, ya sea alardeando de sus hazañas o lamentando lo que se vieron obligados a hacer con sus esposas, hijas o hermanas desobedientes. que se olvidó de su lugar.

Pero aún así, el autor probablemente tenga razón, sobre & # 8220 la descendencia bastarda y quizás un montón de bodas secretas para evitar el problema, es probable que al menos unos pocos casos documentados logren pasar a la posteridad. O incluso solo un registro de la ley en algún caso judicial. & # 8221 Excepto que ha habido un número incalculable de bastardos en los tiempos modernos que simplemente fueron criados por otros hombres, y como se trataba de mujeres que acababan de casarse, es perfecto. Era lógico que sus maridos simplemente criaran a los hijos bastardos como si fueran suyos, como era el caso de los maridos de las amantes de los reyes que criaban hijos bastardos con sangre real. ¿Por qué necesitarían & # 8220 bodas secretas & # 8221 si fueran recién casados? Acerca de la rabia que el autor sostiene que provocaría: ¿El autor comprende lo sumisos y desmoralizados que estaban estas personas? ¿Qué tipo de horrores, humillaciones, degradaciones y privaciones sufrieron generación tras generación? ¿Qué pocos levantamientos hubo de los miles de millones de subyugados a lo largo de los milenios? La rabia era un lujo que no podían permitirse, y ciertamente no podían actuar en consecuencia. El suicidio era un medio de escape más común. Todo sobre la línea de pensamiento del autor sobre esto desafía la lógica, particularmente las & # 8220 bodas secretas & # 8221 para las mujeres campesinas recién casadas.

En cuanto a escribir la ley, los derechos feudales no necesitaban escribirse, porque el punto principal del feudalismo es que los siervos no tienen derechos, y los nobles estuvieron a lo largo de gran parte de la historia por encima de la ley en lo que respecta a los siervos. Mire lo que tuvo que hacer el marqués de Sade antes de ser castigado, precisamente porque solo abusó de los campesinos, y eso fue durante un período de relativa mojigatería en comparación con épocas anteriores. Y teniendo en cuenta que el rey Enrique VIII fue devastado por la sífilis, y quién sabe qué otras ETS, después de dormir en la corte y los sirvientes del palacio, lo que presumiblemente fue el caso de otros monarcas y nobles también, no creo que las ETS. eran una gran preocupación entre los señores feudales. Y, por cierto, Enrique VIII no era joven cuando murió, no por la esperanza de vida en ese momento, y hasta la llegada del SIDA, las ETS no eran una sentencia de muerte inminente, a diferencia de la peste, la viruela, la tuberculosis y el cólera. , tifoidea, tifus e influenza que eran mucho más propensos a matar a uno que a una ETS. Además, la autora atribuye promiscuidad a las jóvenes campesinas a las que & # 8217 habrían estado sometidas a un estrecho escrutinio, ya que la pérdida de virginidad & # 8217 habría significado que sus padres estarían atrapados con ella para siempre, y los exámenes realizados por parteras no eran inusuales. Además, el señor feudal presumiblemente no estaba obligado a acostarse con todas las campesinas recién casadas, ya que la parte de la ley se habría aplicado a los campesinos obligados a someterse, para el señor habría sido un derecho, lo que significa que podría decidir quién. y cuántos, o no participar en absoluto. Los señores feudales fueron LOS decisores. Los monarcas tenían derecho a decidir quién se casaría y quién no, pero no estaba escrito. A los hombres se les permitía golpear a sus esposas, pero no se escribieron leyes que establecieran eso hasta que las personas comenzaron a vivir muy cerca unas de otras. Los sonidos de angustia de las mujeres golpeadas perturbaron a sus vecinos y la paz, por lo que se instituyeron leyes que establecían que los hombres solo podían golpear a sus esposas durante las horas del día, volviéndose ilegal una vez que se ponía el sol, hasta que el sol volviera a salir. El autor está aplicando el pensamiento y las suposiciones modernas a períodos en los que simplemente no existían, y se equivoca acerca de la letalidad de las ETS.

Louis Veuillot escribió en la Francia del siglo XIX que: “Nada, absolutamente nada, en los archivos de la Justicia nos autoriza a decir que nuestros antepasados ​​convirtieron un crimen en una ley. & # 8221 Que yo sepa, la violación de mujeres campesinas no fue & # 8217t contra la ley. Los campesinos en general eran vistos como poco más que bestias de carga, solo un pequeño paso por encima de los esclavos, y las mujeres en general eran propiedad de los hombres, por lo que las mujeres campesinas no tenían absolutamente ningún derecho y se las consideraba de menor valor que algunos animales. Tenga en cuenta que todos los historiadores enumerados, y supongo que los otros entre los & # 8220 numerosos historiadores & # 8221 que han estudiado esto, eran todos hombres, de los cuales querrían creer que sus predecesores masculinos eran capaces de tal comportamiento, especialmente Veuillot, que escribía durante un período en el que la moral victoriana se extendía fuera de Gran Bretaña, a través del continente y el Atlántico. Francamente, me sorprende que el autor de esto sea una mujer, ya que suena como si estuviera escrito desde la perspectiva masculina, una con poca comprensión de la realidad de las experiencias de las mujeres hace siglos o milenios, que aunque diferentes, han subyacente. puntos en común en la forma en que se ve a las mujeres hoy en día, puntos de vista que no cambiaron sustancialmente hasta el siglo pasado y el espíritu patriarcal que persiste en las culturas modernas, incluso en las culturas occidentales. Ha habido relatos, escritos o transmitidos verbalmente, que fueron descartados porque la gente moderna no podía ni imaginar que sus predecesores fueran capaces de cosas que ellos consideraron aborrecibles, incluido el genocidio, e incluso relatos bien documentados del Holocausto que están siendo repudiados. por algunos historiadores, aunque al margen, por prejuicios. Dentro de un siglo, el Holocausto puede considerarse un engaño. Es parte de la naturaleza humana rechazar los peores actos de la humanidad, especialmente si los perpetran personas del mismo género, raza, etnia o nacionalidad. Todavía hay quienes intentan justificar la esclavitud y la guerra civil estadounidense se libró para perpetuarla.

No estoy sosteniendo que haya sido una tradición real entre los señores feudales durante milenios, puede muy bien que no lo haya sido, pero los argumentos presentados aquí no son concluyentes o particularmente persuasivos, algunos ni siquiera son lógicos, ignoran las realidades de la períodos de tiempo relevantes, la mayoría se basan en las opiniones de historiadores masculinos, algunos de los cuales eran de siglos anteriores y casi con certeza tenían una perspectiva sesgada y sesgada debido a los puntos de vista y la moralidad de su tiempo, y ninguno de los cuales es en absoluto suficiente para definitivamente Declaro que tal práctica nunca existió, o que es completamente absurdo siquiera considerar la noción, que parece ser la posición del autor, a juzgar por el tono de esta pieza.

El punto es que sabemos acerca de todas las cosas que ya mencionaste por otros medios porque no fue hace tanto tiempo y ha sido documentado por otros medios de todos modos. Además, estoy seguro de que algunos esclavos y muchas víctimas de abuso doméstico han escrito y documentado sus tratamientos en abundancia.

Tenemos que guiarnos por las pruebas que tenemos, punto. De lo contrario, solo estamos asumiendo y especulando en base a lo que dice aquí y todos hemos jugado el juego del teléfono en el jardín de infantes, así que sabremos cómo va. Y afortunadamente no hay evidencia de este comportamiento, por mucho que odie a los hombres, lo siento.

Además, estudie sus enfermedades, las ETS & # 8217s podrían ser una sentencia de muerte, especialmente antes de la llegada de los antibióticos y la higiene decente como la edad media & # 8230 Intente buscar primero la sífilis & # 8230

Creo que, en lugar de buscar libros, la genética puede proporcionar una respuesta más clara. Según tengo entendido, uno de los cromosomas Y más dominantes del mundo se remonta a la patria de Genghis Khan y fue difundido por él y sus parientes en sus conquistas. Las mujeres fueron ofrecidas o tomadas. No creo que encuentre un registro de esto en la biblioteca jurídica. Que esté en los libros de historia es testimonio de que lo escribimos y no de los hunos.

Las pruebas de virginidad han sido desacreditadas como indicadores válidos de cualquier cosa, porque el himen puede desgarrarse, debido al coito u otras causas, y también puede simplemente estirarse y regresar, dependiendo de la elasticidad del tejido individual y # 8217s, etc. Por lo tanto, examinar el himen es simplemente invasivo y sin sentido y siempre lo fue.

Creo que se trata más de la fantasía sexual de los modernos. Imagínese la fantasía que algunos hombres tienen de ser mujeres primero. Sobre todo si se trata de un rey o un noble.

El pobre marido campesino tiene que & # 8220 esperar a que pase & # 8221 en su noche de bodas mientras el noble se sale con la suya con su novia cristiana. Imagínese lo que pasa por la mente de su esposo cuando ella se entrega voluntariamente a él, dejándolo ser el primero y el primero en & # 8220educar & # 8221 ella sobre cómo complacer a un hombre y qué sería & # 8220 esperado & # 8221 de ella.

El noble no solo llega a ser el primero en ella, sino que, & # 8220 por ley, & # 8221 se le permite pasar la noche entera con ella dándole todas esas nuevas sensaciones y & # 8220 introduciéndola & # 8221 al sexo a través de todas esas posturas. intenta con ella. Él le advierte cuando está a punto de eyacular profundamente en las profundidades de su inocencia cristiana, proporcionándole la semilla real que ella quiere.

El niño que conciben, cuando nace y se cría, la pareja lo sabe y no es el marido y ella no es tan sexual con él como podría haberlo sido si no le hubiera dado al noble o al rey su inocencia cristiana. Como una mujer nunca la olvida primero, a lo largo de su matrimonio ella siempre & # 8220 mira hacia atrás & # 8221 y & # 8220 compara & # 8221 la forma en que su esposo intenta satisfacerla con lo que hizo ese noble.

Aunque reacia en la primera parte de su tiempo juntos esa fatídica noche en que estaba a punto de darle al noble su virginidad, pronto se relajó y abandonó sus restricciones religiosas autoimpuestas cuando él la abrazó, la besó y comenzó a seducirla. Ella viene a disfrutar de su pasión y le dice que lo ama. Imagina que el noble le hizo otras visitas en el futuro cuando quisiera expresarle su amor de esa manera especial y & # 8220 recrear & # 8221 esa noche especial que pasan juntos.


6 Violación con tentáculos - Finales del siglo XVIII

Nos encanta burlarnos del "porno de tentáculos" y de Japón por inventarlo. Si este es tu primer día en Internet, debes saber que la pornografía con tentáculos es uno de los métodos más queridos de Internet para aterrorizar al sexo a los jóvenes, y es precisamente lo que parece: mujeres violadas por tentáculos (generalmente en dibujos animados).

El género moderno de violación con tentáculos fue creado por Toshio Maeda, cuyo manga Urotsukidoji "creó lo que podría llamarse el paradigma moderno de la pornografía con tentáculos", que suponemos que en Japón se considera un logro más que un motivo para una condena por agresión sexual. Según Maeda, comenzó la práctica para eludir las estrictas leyes de censura de Japón, que prohibían la representación de un pene pero no prohibían la penetración de ninguna otra cosa.

Para los hombres, el fetiche atrae a aquellos que disfrutan de ver a las mujeres humilladas y subyugadas por algo que ni siquiera es humano. Para las mujeres, el fetiche atrae a aquellos que secretamente siempre han querido tener sexo con Squiddly Diddly.

Si bien Maeda pudo haber creado el moderno violación con tentáculos, él no fue el inventor, ni siquiera cerca. Maeda fue precedida por Katsushika Hokusai, un artista de finales del siglo XVIII y principios del XIX. Hokusai fue el artista de las "Treinta y seis vistas del monte Fuji", una serie de grabados reconocidos internacionalmente que le valieron fama tanto a nivel local como mundial. También: le gustaron unos tentáculos.

Se especula que "El sueño de la esposa del pescador" de Hokusai es la primera instancia de la erótica de tentáculos, así que no hagas clic en ese enlace si estás en el trabajo, hay niños presentes o tienes alma.

Pero antes de llamar a Japón una nación de peces engañosos psicóticos, echa un vistazo a "Tentáculos del deseo: el hombre que amaba a los cefalópodos". En su interior se encuentra la historia de Joshua Handley, un artista inglés de finales del siglo XIX cuyos viajes a Japón resultaron en una obsesión por la erótica de tentáculos.


Piedra Moabita / Inscripción Mesa - "Casa de David"

La Piedra Moabita, también conocida como Inscripción Mesha. Crédito de la foto: Dominio público / Wikimedia Commons

En 1994, el epigrafista Andre Lemaire propuso que la famosa Piedra Moabita también contenía la frase "Casa de David". La Piedra Moabita contiene una inscripción de Mesa, rey de Moab, quien se jacta de su exitosa rebelión contra el Rey de Israel, un evento descrito en 2 Reyes 3. La piedra fue rota intencionalmente por los lugareños en Jordania, donde fue descubierta, pero no antes de que se tomaran los apretones de la inscripción. La inscripción en cuestión es difícil de leer debido a una rotura en la piedra y falta una letra crucial en la línea 31. Lemaire concluyó: “Mi propio examen de la piedra y el apretón, que ahora se está restaurando y limpiando del polvo acumulado , confirma que t sigue la b. Ahora, por primera vez, reconstruiría la letra faltante como d (d). El resultado: bt [d] wd (dw [d] tb), la 'Casa de [D] ávido' "4

En 2019, Israel Finkelstein, Nadav Na’aman y Thomas Römer publicaron un artículo en el Revista del Instituto de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv analizando la Línea 31 de la Piedra Moabita. Argumentan que hay un trazo vertical que indica una transición entre dos oraciones y que la letra apuesta debe leerse como el comienzo de un nombre (Balak), en lugar de Beit (Casa). 5 Casi al mismo tiempo, Michael Langlois, un académico del Centro de Investigadores Francés en Jerusalén, publicó un artículo en el Journal Semítica, que apoyó la lectura inicial de Lemaire de "House of David". Afirma que no hay tal trazo vertical en la imagen, pero que el salto de línea viene más tarde. Langlois ha pasado años utilizando imágenes de alta resolución, algoritmos informáticos para realizar el mapeo de texturas polinomiales (PTM) de la estela para crear una imagen tridimensional. Recently he used Reflectance Transformation Imaging (RTI) – photos of the stele itself and the original squeeze from various angles and in different lighting, to create a high-resolution backlit image of the inscription. In his article, Langlois argues that the new technology shows a previously overlooked dot, the customary way scribes at that time indicated a break between words, which comes exactly after the area interpreted “House of David,” confirming Lemaire’s initial reading. 6

New imaging techniques by scholar, Michael Langois, improves the reading of the “House of David” inscription on the Moabite Stone. Image courtesy of Micahel Langois, https://michaellanglois.fr/en/publications/les-rois-la-cite-et-la-maison-de-david-sur-la-stele-de-mesha-a-la-lumiere-de-nouvelles-techniques-dimagerie/


DEMOGRAPHY AND DISEASE AT CONTACT

There is wide agreement about the effects of diseases and epidemics associated with European contact. 16 , 17 The first well-documented, widespread epidemic in what was to become New Mexico was smallpox in 1636. Shortly thereafter, measles entered the area, and many Pueblos lost as many as a quarter of their inhabitants. 18 After the founding of Spanish settlements and missions, there was substantially more contact, and throughout the 17th century, epidemic disease was repeatedly imported.

Osteologic data demonstrate that native groups were most definitely not living in a pristine, disease-free environment before contact. Although New World indigenous disease was mostly of the chronic and episodic kind, Old World diseases were largely acute and epidemic. Different populations were affected at different times and suffered varying rates of mortality. 19 Diseases such as treponemiasis and tuberculosis were already present in the New World, along with diseases such as tularemia, giardia, rabies, amebic dysentery, hepatitis, herpes, pertussis, and poliomyelitis, although the prevalence of almost all of these was probably low in any given group. 14 Old World diseases that were not present in the Americas until contact include bubonic plague, measles, smallpox, mumps, chickenpox, influenza, cholera, diphtheria, typhus, malaria, leprosy, and yellow fever. 19 Indians in the Americas had no acquired immunity to these infectious diseases, and these diseases caused what Crosby referred to as “virgin soil epidemics,” in which all members of a population would be infected simultaneously. 20

It is important to look not only at the effects of specific events like epidemic outbreaks but also at longer-term processes that influence the age and mortality structure of populations. Kunitz and Euler stated that “one does not need to invoke large-scale dramatic epidemics prosaic entities like malnutrition and infectious diarrhea are more than sufficient to do the job.” 6 Neel likewise cautioned that, to understand the influence of introduced diseases on indigenous peoples, we must first know the longer history and 𠇎pidemiologic profile” of the populations. 21 This points to the value of incorporating the information on precontact health as a precursor to understanding the effects of contact.


Syphilis: Far from Ancient History

Patient information: A handout on this topic is available at https://familydoctor.org/condition/syphilis.

Author disclosure: No relevant financial affiliations.

Article Sections

Rates of primary, secondary, and congenital syphilis are increasing in the United States, and reversing this trend requires renewed vigilance on the part of family physicians to assist public health agencies in the early detection of outbreaks. Prompt diagnosis of syphilis can be challenging, and not all infected patients have common manifestations, such as a genital chancre or exanthem. The U.S. Preventive Services Task Force recommends screening for syphilis in all patients at increased risk, particularly those who reside in high-prevalence areas, sexually active people with HIV infection, and men who have sex with men. Other groups at increased risk include males 29 years or younger and people with a history of incarceration or sex work. All pregnant women should be screened for syphilis at the first prenatal visit, and those at increased risk should be screened throughout the pregnancy. The Centers for Disease Control and Prevention recommends the traditional screening algorithm for most U.S. populations. Penicillin is the preferred treatment across all stages of syphilis, although limited research suggests a possible role for other antibiotics in penicillin-allergic patients with primary or secondary syphilis. Pregnant women with syphilis who are allergic to penicillin should undergo penicillin desensitization before treatment.

Syphilis is a chronic bacterial infection caused by the spirochete Treponema pallidum . This disease has been known for hundreds of years, and its predictable clinical stages and well-established treatments made it a candidate for global eradication at several points during the 20th century. However, the incidence in the United States is currently increasing.1 , 2 Control efforts have been hindered by clinicians' lack of familiarity with clinical presentations, diagnosis, and treatment options. Additionally, the stigma associated with syphilis makes timely diagnosis and partner notification a challenge.

WHAT'S NEW ON THIS TOPIC

In the United States, rates of primary and secondary syphilis have increased nearly every year since 2001, with the 35,063 cases reported in 2018 representing a 71% increase from 2014.

SORT: KEY RECOMMENDATIONS FOR PRACTICE

U.S. Preventive Services Task Force recommendation based on a systematic review of high-quality patient-oriented evidence

U.S. Preventive Services Task Force recommendation based on a systematic review of high-quality patient-oriented evidence

Consensus guidelines in the absence of high-quality evidence from studies in low-prevalence populations

Expert opinion and consensus guidelines in the absence of high-quality patient-oriented evidence

Consensus guidelines in the absence of clinical trials

A = consistent, good-quality patient-oriented evidence B = inconsistent or limited-quality patient-oriented evidence C = consensus, disease-oriented evidence, usual practice, expert opinion, or case series. For information about the SORT evidence rating system, go to https://www.aafp.org/afpsort.

SORT: KEY RECOMMENDATIONS FOR PRACTICE

U.S. Preventive Services Task Force recommendation based on a systematic review of high-quality patient-oriented evidence

U.S. Preventive Services Task Force recommendation based on a systematic review of high-quality patient-oriented evidence

Consensus guidelines in the absence of high-quality evidence from studies in low-prevalence populations

Expert opinion and consensus guidelines in the absence of high-quality patient-oriented evidence

Consensus guidelines in the absence of clinical trials

A = consistent, good-quality

Read the full article.

  • Get immediate access, anytime, anywhere.
  • Choose a single article, issue, or full-access subscription.
  • Earn up to 6 CME credits per issue.

Already a member or subscriber? Log in

  • Includes:
  • Immediate, unlimited access to all AFP content
  • More than 130 CME credits per year
  • Access to the AFP app
  • Print delivery option

The Authors

JASON RICCO, MD, MPH, is a faculty physician at the University of Minnesota North Memorial Family Medicine Residency Program and an assistant professor in the Department of Family Medicine and Community Health at the University of Minnesota Medical School, Minneapolis. .

ANDREA WESTBY, MD, FAAFP, is a core faculty physician at the University of Minnesota North Memorial Family Medicine Residency Program and an assistant professor in the Department of Family Medicine and Community Health at the University of Minnesota Medical School.

Address correspondence to Jason Ricco, MD, MPH, University of Minnesota Medical School, 1020 W. Broadway Ave., Minneapolis, MN 55411 (email: [email protected]). Reprints are not available from the authors .

Author disclosure: No relevant financial affiliations.

Referencias

1. Mattei PL, Beachkofsky TM, Gilson RT, et al. Syphilis: a reemerging infection. Am Fam Physician. 201286(5):433�. Accessed February 3, 2020. https://www.aafp.org/afp/2012/0901/p433.html .

2. Centers for Disease Control and Prevention. Sexually transmitted disease surveillance 2018. Accessed March 7, 2020. https://www.cdc.gov/std/stats18/default.htm

3. Newman L, Rowley J, Vander Hoorn S, et al. Global estimates of the prevalence and incidence of four curable sexually transmitted infections in 2012 based on systematic review and global reporting. PLoS One. 201510(12):e0143304.

4. World Health Organization. Report on global sexually transmitted infection surveillance, 2015. Accessed February 3, 2020. https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/249553/9789241565301-eng.pdf?sequence=1

5. Centers for Disease Control and Prevention. Syphilis surveillance supplement 2013�. February 2019. Accessed February 3, 2020. https://npin.cdc.gov/publication/syphilis-surveillance-supplement-2013%E2%80%932017

6. Mutua FM, M'imunya JM, Wiysonge CS. Genital ulcer disease treatment for reducing sexual acquisition of HIV. Cochrane Database Syst Rev. 2012(8):CD007933.

7. Bachmann LH. A devastating surge in congenital syphilis: how can we stop it? January 14, 2019. Accessed September 18, 2019. https://www.medscape.com/viewarticle/907183?src=par_cdc_stm_mscpedt&ampfaf=1#vp_2

8. Hook EW III. Syphilis [published correction appears in Lancet . 2019393(10175):986]. Lanceta. 2017389(10078):1550�.

9. Tuite A, Fisman D. Go big or go home: impact of screening coverage on syphilis infection dynamics. Sex Transm Infect. 201692(1):49�.

10. Workowski KA, Bolan GA Centers for Disease Control and Prevention. Sexually transmitted diseases treatment guidelines, 2015 [published correction appears in MMWR Recomm Rep . 201564(33):924]. MMWR Recomm Rep. 201564(RR-03):1�.

11. Mertz KJ, Trees D, Levine WC, et al. Genital Ulcer Disease Surveillance Group. Etiology of genital ulcers and prevalence of human immunodeficiency virus coinfection in 10 US cities. J Infect Dis. 1998178(6):1795�.

12. Clark EG, Danbolt N. The Oslo study of the natural history of untreated syphilis: an epidemiologic investigation based on a restudy of the Boeck-Bruusgaard material: a review and appraisal. J Chronic Dis. 19552(3):311�.

13. Roberts WC, Ko JM, Vowels TJ. Natural history of syphilitic aortitis. Am J Cardiol. 2009104(11):1578�.

14. Lukehart SA, Hook EW III, Baker-Zander SA, et al. Invasion of the central nervous system by Treponema pallidum : implications for diagnosis and treatment. Ann Intern Med. 1988109(11):855�.

15. Lafond RE, Lukehart SA. Biological basis for syphilis. Clin Microbiol Rev. 200619(1):29�.

16. Gomez GB, Kamb ML, Newman LM, et al. Untreated maternal syphilis and adverse outcomes of pregnancy: a systematic review and meta-analysis. Bull World Health Organ. 201391(3):217�.

17. García LG, González-Escalada A, Megía MCA, et al. Syphilis: an epidemiological review. Curr Womens Health Rev. 20128(3):231�.

18. Bowen V, Su J, Torrone E, et al. Increase in incidence of congenital syphilis – United States, 2012�. MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 201564(44):1241�.

19. Woods CR. Congenital syphilis-persisting pestilence. Pediatr Infect Dis J. 200928(6):536�.

20. Cantor AG, Pappas M, Daeges M, et al. Screening for syphilis: updated evidence report and systematic review for the US Preventive Services Task Force. JAMA. 2016315(21):2328�.

21. Bibbins-Domingo K, Grossman DC, Curry SJ, et al. Screening for syphilis infection in nonpregnant adults and adolescents: US Preventive Services Task Force recommendation statement. JAMA. 2016315(21):2321�.

22. Curry SJ, Krist AH, Owens DK, et al. Screening for syphilis infection in pregnant women: US Preventive Services Task Force reaffirmation recommendation statement. JAMA. 2018320(9):911�.

23. Lin JS, Eder M, Bean S. Screening for syphilis infection in pregnant women: a reaffirmation evidence update for the U.S. Preventive Services Task Force. Evidence synthesis no. 167. Agency for Healthcare Research and Quality 2018.

24. Larsen SA, et al. American Public Health Association Centers for Disease Control and Prevention. A Manual of Tests for Syphilis . 9th ed. American Public Health Association 1998.

25. Larsen SA, Steiner BM, Rudolph AH. Laboratory diagnosis and interpretation of tests for syphilis. Clin Microbiol Rev. 19958(1):1�.

26. Dunseth CD, Ford BA, Krasowski MD. Traditional versus reverse syphilis algorithms: a comparison at a large academic medical center. Pract Lab Med. 20178:52�.

27. Clement ME, Hammouda A, Park LP, et al. Screening veterans for syphilis: implementation of the reverse sequence algorithm. Clin Infect Dis. 201765(11):1930�.

28. New York City Dept. of Health and Mental Hygiene Bureau of Sexually Transmitted Infections New York City STD Prevention Training Center. The diagnosis, management and prevention of syphilis: an update and review. March 2019. Accessed February 3, 2020. https://www.nycptc.org/x/Syphilis_Monograph_2019_NYC_PTC_NYC_DOHMH.pdf

29. Bai ZG, Wang B, Yang K, et al. Azithromycin versus penicillin G benzathine for early syphilis. Cochrane Database Syst Rev. 2012(6):CD007270.

30. Bai ZG, Yang KH, Liu YL, et al. Azithromycin vs. benzathine penicillin G for early syphilis: a meta-analysis of randomized clinical trials. Int J STD AIDS. 200819(4):217�.

31. Liu HY, Han Y, Chen XS, et al. Comparison of efficacy of treatments for early syphilis: a systematic review and network meta-analysis of randomized controlled trials and observational studies. PloS One. 201712(6):e0180001.

32. Yang CJ, Lee NY, Chen TC, et al. One dose versus three weekly doses of benzathine penicillin G for patients co-infected with HIV and early syphilis: a multicenter, prospective observational study. PLoS One. 20149(10):e109667.

34. Liang Z, Chen YP, Yang CS, et al. Meta-analysis of ceftriaxone compared with penicillin for the treatment of syphilis. Int J Antimicrob Agents. 201647(1):6�.

35. Pfennig CL. Sexually transmitted diseases in the emergency department. Emerg Med Clin North Am. 201937(2):165�.

36. Tramont EC. Treponema pallidum (syphilis). In: Mandell GL, Bennett JE, Dolin R, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases . 7th ed. Churchill Livingstone 2010:3035�.


It is commonly believed that women married at a much younger age in colonial America than they do today. This isn&rsquot true as a rule, although there were some that married quit young. Arranged marriages remained quite common, and though some women were promised in marriage while still in their mid-teens, the wedding was usually delayed until a more suitable age was reached. Women were often promised in negotiations which discussed the acquisition of property as part of the marriage, particularly as the class system based on wealth hardened in the colonies.

Among the moneyed class, young men and women were expected to bring wealth, reputation, and real property to a marriage. This posed several problems for men wishing to marry. Property was often handed down to the eldest son, younger brothers often received lesser estates, or smaller amounts of money with which to build their own. But the eldest was beset with difficulties by this system as well, forced to wait for his father to dispense his largesse before bringing a strong negotiating position to the bargaining table with his proposed in-laws.

The system often presented a dilemma to the couple whether they were entering a purely arranged marriage or if there was loved involved. Human nature being what it is, frequently one or the other, or both parties to a marriage arranged by the parents, found themselves attracted to parties outside of the arrangement. The situation was rife with potential for what would be termed illicit sexual behavior. Virginia&rsquos George William Fairfax was married to Sally Cary in a marriage arranged by their parents. Sally was the first true love of George Washington, and there is evidence that she reciprocated his feelings. But she remained true to her marriage.

George Washington was considered by Sally&rsquos father to be beneath the class of the Cary&rsquos, as the heir to the Washington family fortune and lands was his older half-brother Lawrence. Such niceties of detail in arranging marriages were common in Virginia among the landed families, and no doubt contributed to the many incidents of dueling which were common as well.

It wasn&rsquot only the man who needed to bring value to the negotiations for marriage. The bride&rsquos family needed to provide a dowry. Upper class fathers needed to keep their wits about them when their daughters selected a suitor on their own, particular if the gentleman in question was from another area and relatively unknown, a visitor from England for example. Previously arranged marriages prevented their daughters from being taken by a disreputable son of a broke English nobleman, hiding from debtors in America, hoping to marry into money.


Herpes Simplex Recognized

Even though herpes dates back years and even centuries ago, it was in 1893 when Vidal defined and recognized the transmission of this infection from one person to another. Following this discovery, scientists started actively researching the herpes simplex virus. During the 20th century, the research blossomed when scientists defined the giant multinucleated cells associated with this infection.

Later on, in 1919, the scientist Lowenstein confirmed what Shakespeare originally suspected – that the herpes is an infectious disease. After this, scientists started studying the natural history of the virus and in the 1920’s and 1930’s, they discovered that the virus affects the nervous system, too.

Latency was characterized in the 1930’s when scientists examined the host immune responses to this virus. By the 1950’s, research continued and revealed a lot about the many diseases primarily caused by HSV. This was the beginning of the discoveries regarding treatment and antiviral research, HSV vectors and vaccines, etc.


Unexpected dalliances

Here were two clearly distinct species, separated by up to 700,000 years of evolution, yet the remnants of their sexual proclivities are captured in the DNA of the majority of people alive today. What’s more, it soon emerged that our ancestors weren’t only getting it on with Neanderthals.

Just as Pääbo was finishing sequencing the Neanderthal genome, a parcel landed on his desk. It contained a tiny fragment of a finger bone from the Altai mountains in Siberia. The piece was 30,000 to 50,000 years old and was thought to be from another Neanderthal. His team was in for a big surprise. The DNA analysis revealed an entirely new group of archaic humans, now dubbed the Denisovans, which split from a common ancestor with Neanderthals some 500,000 years ago.

Once again, comparisons with modern human genomes showed that the two interbred. Genetic studies reveal this to have happened in Eurasia. They also show that Denisovans ranged from Siberia to South-East Asia, and that at least one of their genes helps modern Tibetans to live at high altitude. The idea that our ancestors hybridised with other hominins was once dismissed. Now it was starting to look as though they would mate with anything vaguely human.

Denisovans are nearly ghosts: we have that one finger bone and a few molars as a physical testament to their existence, but no more. Then in 2016, a true ghost emerged from the genomes of 44 individuals who lived in the Middle East between 14,000 and 3400 years ago. Their DNA held genetic markers indicative of a distinct group of ancient H. sapiens based in the region more than 45,000 years ago. The members of this population are now known as Basal Eurasians, and they present a conundrum. Their DNA, which is still found in modern Europeans, shows none of the telltale signs of interbreeding with Neanderthals. This came as a surprise because ancestral humans mated with Neanderthals very soon after leaving Africa 60,000 years ago in the migration that was to give rise to all people of non-African heritage alive today.

The most-likely explanation is that soon after that migration, a group of humans became isolated while the rest bumped into and mated with Neanderthals. “If you like, it’s a third branch,” says Chris Stringer of the Natural History Museum in London – a branch that is distinct from the humans who had stayed in Africa and the ones who were gradually spreading out across Eurasia, Australia and eventually into the Americas. Because there are no known fossils belonging to Basal Eurasians, it is impossible – for now – to say why they were isolated. Perhaps it was just down to where they settled, far from other groups. Or maybe they developed cultural differences. Either way, these ghosts didn’t mix with the rest of humanity for millennia – long enough to evolve distinct genetic markers.

The Basal Eurasian research showed that rich insights into human history can be gleaned from DNA alone. But, like the Neanderthal and Denisovan studies, it relied on obtaining DNA from fossils, something that remains a huge challenge. DNA degrades with time, so it takes special fossils and special skills to extract it from very old bones, particularly ones that have spent thousands of years buried in hot climates. However, in the mid-2000s, geneticists were already discussing another approach. Among others, Jeffrey Wall, now at the University of California, Los Angeles, and Vincent Plagnol, now at University College London, suggested that it might be possible to spot signs of extinct populations in the DNA of modern humans, simply by using clever statistics.

The broad idea is that all DNA is subject to random mutations that accumulate over millennia and are passed down from generation to generation. By looking at mutation patterns in modern populations, it is possible to spot segments that don’t match the usual H. sapiens pattern. These are presumed to come from populations that evolved separately from our own species for thousands of years before mating with humans. Statistical modelling can then produce estimates of when the two groups mated and how different the other population was from our ancestors.

The past few years have seen several attempts to refine these methods and apply them to Africa – the birthplace of our species and the setting for a slice of our history that we know very little about. This new research has revealed the presence of at least one ancient ghost on the continent.


When Sexual Assaults Made History

Nearly as long as people have been recording history, they have documented sexual assaults. From the writings of ancient Greece to the Bible to the letters of early explorers, sexual violence has long been a brutal part of the human story. Some assaults have even changed the course of history. And, like all history, what we know about sexual assaults of the past is generally what was told by the victors—mostly men.

“Women are erased,” says Sharon Block, professor of history at University of California, Irvine and the author of Colonial Complexions: Race and Bodies in Eighteenth-Century America. “The historic rapes that ‘mattered’ are the only ones where men saw themselves damaged.”

Wars, especially, have been linked to egregious sexual assaults, from mass rape committed by Soviet soldiers as they advanced into Germany during World War II to sexual violence amid the genocides in Rwanda in 1995. In fact, the ubiquity of sexual assault in wars makes those crimes a category unto themselves.

With the understanding that no list could ever be comprehensive, below are sexual assaults that have both influenced history and those that, notably, did not.

1. The rise of Alexander the Great

The assassination of King Philip II.

Heritage Images/Getty Images

An act of sexual violence may have contributed to the rise of Alexander the Great, according to Greek historians Diodorus Siculusਊnd Plutarch. Their accounts were written hundreds of years after the event was supposed to have taken place, but the story goes like this: In 336 B.C., Pausanias of Orestis, a member of the bodyguard of King Philip II of Macedonia (and possibly his lover), was invited to a banquet by Philip’s father-in-law, Attalus. There, he was raped by Attalus’s servants. When Philip refused to punish the attackers (he did give Pausanias a promotion), Pausanias murdered the king, paving the way for the ascension of Philip’s son, Alexander the Great.

2. The rape of the Sabine women

The Rape of the Sabine women. 

Fine Art Images/Heritage Images/Getty Images

The Roman historian Livy, writing during the first century, traces Rome’s origins to the mid-8th century B.C., when the warrior tribe was facing a shortage of women. “Population growth was the most difficult thing to achieve in antiquity,” says Thomas Martin, author of Ancient Rome: From Romulus to Justinian. According to Livy, the Roman leader, Romulus, held a religious festival and invited the neighboring Sabine tribe, (𠇏ree food and drink,” notes Martin.) At Romulus’s signal, the Romans attacked and killed the Sabine men at the festival and carried off the women. In the resulting bloody war, the Sabine women called a halt to the hostilities, making allies of the tribes and allowing the Romans to multiply. As with the rape of Lucretia, and then Virginia, both recounted by Livy, there is disagreement among historians as to the veracity of this story. "It&aposs a myth," contends Mary Beard, historian and author of SPQR: A History of Ancient Rome.

3. Boudicca’s fight for independence

Boudicca, Queen of the British Iceni tribe, who led an uprising against the occupying forces of the Roman Empire.


Ver el vídeo: las ITS (Noviembre 2021).