Información

Texas declara su independencia


Durante la Revolución de Texas, una convención de tejanos estadounidenses se reúne en Washington-on-the-Brazos y declara la independencia de Texas de México. Los delegados eligieron a David Burnet como presidente provisional y confirmaron a Sam Houston como el comandante en jefe de todas las fuerzas de Texas. Los texanos también adoptaron una constitución que protegía la libre práctica de la esclavitud, que había sido prohibida por la ley mexicana. Mientras tanto, en San Antonio, el asedio del Álamo por parte del general mexicano Antonio López de Santa Anna continuó, y los aproximadamente 185 defensores estadounidenses del fuerte esperaron el asalto mexicano final.

En 1820, Moses Austin, un ciudadano estadounidense, pidió al gobierno español en México permiso para establecerse en Texas, escasamente poblada. Se concedieron tierras, pero Austin murió poco después, por lo que su hijo, Stephen F. Austin, se hizo cargo del proyecto. En 1821, México se independizó de España y Austin negoció un contrato con el nuevo gobierno mexicano que le permitió llevar a unas 300 familias al río Brazos. Según los términos del acuerdo, los colonos debían ser católicos, pero Austin trajo principalmente protestantes del sur de los Estados Unidos. Otros colonos estadounidenses llegaron en los años siguientes, y los estadounidenses pronto superaron en número a los mexicanos residentes. En 1826, un conflicto entre colonos mexicanos y estadounidenses condujo a la Rebelión Fredoniana, y en 1830 el gobierno mexicano tomó medidas para detener la afluencia de estadounidenses. En 1833, Austin, que buscaba la estadidad de Texas en la federación mexicana, fue encarcelado después de pedir a los colonos que la declararan sin el consentimiento del congreso mexicano. Fue puesto en libertad en 1835.

En 1834, Santa Anna, un soldado y político, se convirtió en dictador de México y buscó aplastar las rebeliones en Texas y otras áreas. En octubre de 1835, los residentes anglosajones de Gonzales, a 50 millas al este de San Antonio, respondieron a la demanda de Santa Anna de que devolvieran un cañón prestado para defenderse del ataque de los indios descargándolo contra las tropas mexicanas enviadas para recuperarlo. Los mexicanos fueron derrotados en lo que se considera la primera batalla de la Revolución de Texas. Los colonos estadounidenses establecieron un gobierno estatal provisional, y un ejército tejano bajo Sam Houston ganó una serie de batallas menores en el otoño de 1835.

En diciembre, voluntarios de Texas comandados por Ben Milam expulsaron a las tropas mexicanas de San Antonio y se establecieron en los alrededores del Álamo, un complejo de misiones adaptado para fines militares alrededor de 1800. En enero de 1836, Santa Anna concentró una fuerza de varios miles de hombres al sur del río. Grande y Sam Houston ordenaron el abandono del Alamo. El coronel James Bowie, que llegó al Álamo el 19 de enero, se dio cuenta de que los cañones capturados del fuerte no podían retirarse antes de la llegada de Santa Anna, por lo que permaneció atrincherado con sus hombres. Al retrasar las fuerzas de Santa Anna, también razonó, Houston tendría más tiempo para reunir un ejército lo suficientemente grande como para rechazar a los mexicanos. El 2 de febrero, Bowie y sus aproximadamente 30 hombres se unieron a una pequeña compañía de caballería al mando del coronel William Travis, lo que elevó el número total de defensores de Alamo a aproximadamente 140. Una semana más tarde, el hombre de la frontera Davy Crockett llegó al mando de 14 voluntarios montados de Tennessee. .

LEER MÁS: Por qué México ganó el Álamo pero perdió la guerra entre México y Estados Unidos

El 23 de febrero, Santa Anna y unos 3.000 soldados mexicanos sitiaron El Álamo, y la antigua misión fue bombardeada con cañones y rifles durante 12 días. El 24 de febrero, en el caos del sitio, el coronel Travis sacó de contrabando una carta que decía: “Al pueblo de Texas y todos los estadounidenses del mundo…. Nunca me rendiré ni me retiraré…. ¡Victoria o muerte!" El 1 de marzo, los últimos refuerzos texanos de la cercana Gonzales rompieron las líneas enemigas y entraron en El Álamo, lo que elevó el total de defensores a aproximadamente 185. El 2 de marzo, el gobierno revolucionario de Texas declaró formalmente su independencia de México.

En la madrugada del 6 de marzo, Santa Anna ordenó a sus tropas que asaltaran El Álamo. La artillería de Travis diezmó la primera y luego la segunda carga mexicana, pero en poco más de una hora los tejanos fueron abrumados y el Álamo fue tomado. Santa Anna había ordenado que no se hicieran prisioneros, y todos los defensores texanos y estadounidenses murieron en brutales combates cuerpo a cuerpo. Los únicos supervivientes del Álamo fueron un puñado de civiles, en su mayoría mujeres y niños. Varios cientos de hombres de Santa Anna murieron durante el asedio y el asalto al Álamo.

Seis semanas después, un gran ejército tejano al mando de Sam Houston sorprendió al ejército de Santa Anna en San Jacinto. Gritando "¡Recuerda el Álamo!" los tejanos derrotaron a los mexicanos y capturaron a Santa Anna. El dictador mexicano se vio obligado a reconocer la independencia de Texas y retiró sus fuerzas al sur del Río Grande.

Texas buscó la anexión de Estados Unidos, pero tanto México como las fuerzas antiesclavistas en Estados Unidos se opusieron a su admisión en la Unión. Durante casi una década, Texas existió como una república independiente y Houston fue el primer presidente electo de Texas. En 1845, Texas se unió a la Unión como el estado número 28, lo que provocó el estallido de la Guerra México-Estadounidense.

LEER MÁS: Los primeros disparos de la revolución de Texas


La Declaración de Independencia de Texas: la historia y el texto

La Declaración de Independencia de Texas se produjo, literalmente, de la noche a la mañana. Su urgencia era importante ya que el Álamo de San Antonio estaba actualmente sitiado por el ejército mexicano de Santa Anna.

Inmediatamente después de la reunión para la Convención de 1836 el 1 de marzo de 1836, se nombró un comité de cinco de sus delegados para redactar el documento. El comité, formado por George C. Childress, Edward Conrad, James Gaines, Bailey Hardeman y Collin McKinney, preparó la declaración, esencialmente de la noche a la mañana. Fue revisado brevemente, luego adoptado por los delegados de la convención al día siguiente.

Como se ve en el texto a continuación, el documento se asemeja un poco a la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, firmada casi sesenta años antes. Contiene declaraciones sobre la función y responsabilidad del gobierno, seguidas de una lista de quejas. Finalmente, concluye declarando a Texas una república libre e independiente.


El 2 de marzo de 1836, Texas declaró formalmente su independencia de México. La Declaración de Independencia de Texas se firmó en Washington-on-the-Brazos, ahora comúnmente conocido como el "lugar de nacimiento de Texas". Al igual que la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, este documento se centró en los derechos de los ciudadanos a la "vida" y la "libertad", pero con un énfasis en la "propiedad del ciudadano".

La Declaración de Independencia de Texas se emitió durante una revolución contra el gobierno mexicano que comenzó en octubre de 1835 tras una serie de edictos gubernamentales que incluyeron la disolución de las legislaturas estatales, el desarme de las milicias estatales y la abolición de la Constitución de 1824.

En diciembre de 1835, los tejanos (colonos angloamericanos) y los tejanos (tejanos de ascendencia mixta mexicana e india) capturaron la ciudad de San Antonio. Dos meses después, el 23 de febrero de 1836, las tropas mexicanas al mando del general Antonio López de Santa Anna llegaron a San Antonio para retomar la ciudad. Aunque Sam Houston ordenó a los tejanos que abandonaran San Antonio, un grupo de rebeldes decidió defender la ciudad y oponerse a una misión española abandonada, El Álamo.

Durante doce días, las fuerzas mexicanas sitiaron El Álamo. El 6 de marzo, cuatro días después de que Texas declarara su independencia, las tropas mexicanas escalaron los muros de la misión. 183 defensores murieron, incluidos varios mexicanos que habían luchado por la independencia de Texas, y sus cuerpos empapados de aceite fueron incendiados fuera del Álamo. La República de Texas ganó su independencia el 21 de abril de 1836, con una batalla final a lo largo del río San Jacinto.

Una transcripción completa está disponible.

Extracto

UNÁNIME
DECLARACIÓN DE LA INDEPENDENCIA,
POR EL
DELEGADOS DEL PUEBLO DE TEXAS,
EN CONVENCIÓN GENERAL,
EN LA CIUDAD DE WASHINGTON,
EL SEGUNDO DÍA DE MARZO DE 1836

Cuando un gobierno haya dejado de proteger la vida, la libertad y la propiedad del pueblo, de quien derivan sus legítimos poderes, y para el avance de cuya felicidad fue instituido y tan lejos de ser garantía de sus inestimables e inalienables derechos, se convierte en un instrumento en manos de los malvados gobernantes para su opresión. Cuando la Constitución Federal Republicana de su país, que han jurado apoyar, ya no tiene una existencia sustancial, y toda la naturaleza de su gobierno ha sido cambiada por la fuerza, sin su consentimiento, desde una República Federativa restringida, compuesta por Estados Soberanos, a un despotismo militar central consolidado, en el que se desprecian todos los intereses excepto el del ejército y el sacerdocio, ambos enemigos eternos de la libertad civil, esbirros siempre dispuestos del poder y instrumentos habituales de los tiranos. Cuando, mucho después de que el espíritu de la constitución ha desaparecido, los que están en el poder pierden tanto la moderación, que incluso la apariencia de libertad se elimina, y las formas mismas de la constitución se descontinúan, y tan lejos de sus peticiones y protestas. Al ser considerados, los agentes que los portan son arrojados a las mazmorras, y se envían ejércitos mercenarios para imponerles un nuevo gobierno a punta de bayoneta.

Cuando, como consecuencia de tales actos de mala conducta y secuestro por parte del gobierno, prevalece la anarquía y la sociedad civil se disuelve en sus elementos originales, en tal crisis, la primera ley de la naturaleza, el derecho a la autoconservación, el inherente y El derecho inalienable del pueblo a apelar a los primeros principios y tomar sus asuntos políticos en sus propias manos en casos extremos, impone como un derecho hacia ellos mismos y una obligación sagrada para su posteridad abolir tal gobierno y crear otro en su lugar. calculado para rescatarlos de peligros inminentes y asegurar su bienestar y felicidad.


Celebre la historia del Día de la Independencia de Texas

El martes, nuestro estado conmemorará el 185 aniversario de la Independencia de Texas (y el cumpleaños de Sam Houston y la bandera de la Estrella Solitaria).

Texas es la única república soberana que se independizó de otro país y se unió a los Estados Unidos. Se convirtió en el estado número 28 en 1845.

“Texas puede hacerlo sin Estados Unidos, pero Estados Unidos no puede hacerlo sin Texas”, dijo am Houston, Comandante en Jefe de Tejas, quien también fue presidente, senador y gobernador de Texas.

La Declaración de Independencia de Texas fue firmada el 2 de marzo de 1836 en Washington-on-the-Brazos por delegados del estado mexicano de Tejas. Comenzó la separación de Texas de México. La independencia se ganó 50 días después en la Batalla de San Jacinto.

México finalmente ganó su guerra de independencia de España (1810-1821), pero el país estaba en bancarrota.

John Compere (Foto: Foto cortesía)

México no pudo proteger a los ciudadanos o las propiedades en el remoto y menos poblado estado de Tejas de los ataques nativos hostiles. Para brindar protección al resto del país, México invitó a los estadounidenses a asentarse en Tejas.

La Constitución mexicana de 1824 estableció una república con libertades individuales que fomentaban la inmigración y el asentamiento.

El general Antonio López de Santa Anna estableció una dictadura militar en 1834 con él mismo como presidente y revocó la Constitución de 1824. Los estadounidenses solicitados para venir a Tejas con libertades constitucionales garantizadas sufrieron graves consecuencias.

Las causas comunes de la independencia fueron muchas y detalladas en la Declaración de Independencia.

Los estados de Coahuila y Tejas se fusionaron con la capital de Coahuila, Monclova, y la capital de Tejas, San Antonio, quedó privada de sus derechos, dejando a Tejas sin representación. Se proscribió la inmigración de Tejas, se aumentaron los impuestos, se eliminaron las exenciones fiscales, se elevaron los aranceles de importación, se negó el derecho a portar armas y se negaron los juicios con jurado y se prohibió la libertad religiosa con el catolicismo obligatorio. No hubo educación pública.

Los soldados mexicanos estacionados en Tejas fueron criminales condenados a la que se les dio la opción de prisión o servicio en Tejas.

El colonizador de Tejas Stephen F. Austin viajó a la Ciudad de México para solicitar la restauración de la Constitución de 1824. Santa Anna lo rechazó y encarceló a Austin sin juicio. La tiranía de Santa Anna fue resistida por otros estados mexicanos con levantamientos fallidos e intentos de secesión.

"¡Solo Dios podría devolver Texas al gobierno mexicano!" - José Francisco Ruiz (revolucionario de Tejas, firmante de la Declaración de Independencia y senador de la República de Texas).

La guerra abierta comenzó en 1835 con la Batalla de Gonzales (2 de octubre). El ejército mexicano intentó recuperar un cañón español de manos de los tejanos pero fue repelido con el grito de batalla “¡Ven y tómalo! "

La bandera de Texas se puede ver en todas partes del estado, incluso en máscaras durante la pandemia de COVID-19. (Foto: Ronald W. Erdrich / Reporter-News)

En la Batalla de Goliad (9 de octubre), los tejanos capturaron el puesto militar de Presidio La Bahía en una ruta de suministro crítica a la Costa del Golfo. La Batalla de Concepción (28 de octubre) llevó al ejército mexicano de regreso a San Antonio, donde la lucha continuó hasta que el general mexicano Cos se rindió, acordó irse y no oponerse a la restauración de la Constitución de 1824 (9 de diciembre).

En Tejas no quedó ninguna guarnición militar mexicana. Los rebeldes tejanos ocuparon la misión Alamo.

En noviembre en San Felipe de Austin, Sam Houston fue nombrado comandante en jefe de un inexistente ejército de Tejas y se le dio la formidable tarea de formar y entrenar un ejército para luchar por la independencia.

Tennessean, fronterizo, soldado y congresista estadounidense Davy Crockett dijo a los electores que si no era reelegido podrían hacerlo ”. ir al infierno, y yo iría a Texas ". Crockett perdió la reelección, dejó Tennessee y llegó al Álamo con 30 habitantes de Tennessee bien armados (8 de febrero).

Santa Anna y un ejército reforzado de 4.000 regresaron con venganza a San Antonio (23 de febrero). Se mantuvo una estricta disciplina sobre los soldados mexicanos a quienes se les dijo que los desertores o aquellos que no lucharan serían fusilados y sus familias encarceladas.

Después de 13 días de asedio continuo y resistencia valiente por parte de los tejanos, 200 voluntarios Tejas liderados por Cols. William Travis y James Bowie fueron derrotados en la Batalla del Álamo (6 de marzo).

El ejército mexicano interpretó al infame "Deguello" (sin cuartel), irrumpió con éxito en El Álamo y mató a todos los defensores, excepto el tejano Brigido Guerrero (que huyó a una habitación interior y afirmó ser un prisionero de guerra mexicano), el esclavo de Travis Joe y el liberto de Bowie. Sam.

Varias mujeres y niños sobrevivieron refugiándose en la sala de la sacristía de la iglesia.

El folclore de Texas sugiere que la bandera de Alamo era una bandera mexicana con el águila, la serpiente y el cactus removidos y reemplazados por “1824” que representa la Constitución mexicana revocada. Sin embargo, nunca se han recuperado registros de banderas o banderas en Texas. El Museo Nacional de Historia de la Ciudad de México muestra una bandera recibida de Gen, Santa Anna como la bandera ondeando en el Álamo.

Es una bandera de seda blanca descolorida con flecos dorados que muestra un águila sobre "God & amp Liberty".

Después de la victoria de Alamo, Santa Anna comenzó una agresiva persecución del general Houston y el ejército de Tejas. Se estima que 1,600 miembros del ejército mexicano murieron o resultaron gravemente heridos en la prolongada batalla de El Álamo. El retraso y las bajas resultaron costosos.

La Masacre de Goliad ocurrió después de una victoria mexicana en la Batalla de Coleta Creek (20 de marzo). El coronel James Fannin y su ejército superviviente se rindieron a discreción y fueron ejecutados sumariamente por orden de Santa Anna.

El “Runaway Scrape” llevó a Santa Anna y su ejército a través de Tejas y ganó un tiempo crítico para aumentar, equipar y entrenar al ejército más pequeño de Tejas. También extendió las fuerzas mexicanas más grandes. El ejército inferior de Tejas sorprendió y derrotó al ejército mexicano superior en la Batalla de San Jacinto (21 de abril) con famosos gritos de batalla de "¡Recuerda el Álamo!" y "¡Recuerda a Goliad!"

Esta victoria decisiva ganó la independencia. El Tratado de Velasco que reconoce la independencia se firmó el 14 de mayo.

La Independencia de Texas puede ser celebrada con orgullo por todos los tejanos, nacidos en el país o naturalizados y aquellos que llegaron aquí lo antes posible.

John Compere es un tejano de cuarta generación y familiar del defensor de Alamo Issac Millsaps - Voluntarios de Texas montados, Gonzales Ranging Company.


No todos sus motivos eran nobles

Los tejanos lucharon porque amaban la libertad y odiaban la tiranía, ¿verdad? No exactamente. Algunos de ellos seguramente lucharon por la libertad, pero una de las mayores diferencias que los colonos tenían con México era la cuestión de la esclavitud. Si bien la esclavitud era ilegal en México, al pueblo mexicano no le gustaba. La mayoría de los colonos procedían de los estados del sur y trajeron consigo personas esclavizadas. Durante un tiempo, los colonos pretendieron liberar a sus esclavos y pagarles, y los mexicanos fingieron no darse cuenta. Finalmente, México decidió tomar medidas enérgicas contra la esclavitud, provocando un gran resentimiento entre los colonos y acelerando el inevitable conflicto.


Proceso de anexión: 1836-1845 Una cronología resumida

2 DE MARZO
Texas declara su independencia de México.

21 de abril
Batalla de San Jacinto. La victoria sobre el ejército mexicano y la captura del general Antonio López de Santa Anna al día siguiente logra la independencia de facto de Texas.

SEPTIEMBRE
Los tejanos votan sobre los nuevos funcionarios del gobierno, la constitución nacional y la cuestión de la anexión a los Estados Unidos. Vote abrumadoramente a favor de la anexión.

11 de enero
Resolución para reconocer a Texas presentada en el Senado de los Estados Unidos.

17 de enero
El general Santa Anna llega a Washington, DC.

3 DE MARZO
Estados Unidos reconoce a la República de Texas, el último acto de la presidencia de Jackson.

11 DE MARZO
Santa Anna, casa en México, renuncia a todas las garantías otorgadas a la República de Texas como condición para su restauración de la libertad.

27 DE MARZO
El Secretario de Estado de los Estados Unidos informa que los acuerdos de tratados con México prohíben que los Estados Unidos se anexen Texas.

4 de agosto
El ministro de Texas en los Estados Unidos presenta al gobierno de los Estados Unidos una oferta formal de la República de Texas para anexarse ​​a los Estados Unidos.

4 de enero
El senador William C. Preston presenta una resolución para un tratado tripartito entre Estados Unidos / México / Texas en el Senado de los Estados Unidos.

14 DE JUNIO
Se presenta la medida anterior.

JUNIO & amp JULIO
John Quincy Adams habla en contra de la anexión de Texas toda la mañana, todas las mañanas en la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

OCTUBRE 12
Texas retira la oferta de anexión debido a la falta de acción del Congreso de Estados Unidos sobre la propuesta.

23 de enero
El Congreso de Texas aprueba una resolución conjunta que aprueba el retiro de la propuesta de anexión del presidente Sam Houston.

3 DE MARZO
El Senado de los Estados Unidos aprueba un tratado comercial propuesto con la República de Texas. Sin embargo, la enmienda del Senado a los términos del tratado original hace que el Congreso de Texas rechace la versión final del tratado.

15 DE JUNIO
Sam Houston emite una proclama declarando el armisticio entre México y Texas.

ENERO
El presidente Houston presenta la pregunta de anexión al Congreso de Texas, luego instruye al ministro a los Estados Unidos para reanudar las conversaciones de anexión.

11 DE ABRIL
Un tratado de anexión entre Estados Unidos y Texas firmado entre los dos diplomáticos.

8 de junio
El Senado de Estados Unidos rechaza el tratado, 35 a 16.

13 de junio
El Senado de los Estados Unidos vota a favor de la presentación del Proyecto de Ley de Anexión de Benton.

25 de enero
La resolución conjunta para anexar Texas aprueba la Cámara de Representantes de los EE. UU.

27 de febrero
La resolución conjunta, con enmiendas que serán votadas por la Cámara, pasa al Senado de los Estados Unidos 27 a 25.

FEBRERO 28
La Cámara adopta la versión del Senado de la resolución conjunta para anexar la República de Texas 132 a 76.

MARZO 1
El presidente Tyler firma la resolución de anexión.

3 DE MARZO
Oferta de anexión enviada al presidente de Texas, Anson Jones.

19 de mayo
Se firmó el tratado Cuevas-Smith entre México y Texas que garantiza la independencia de Texas mientras siga siendo una república separada.

JUNIO 16
El Congreso de Texas se reúne en una sesión especial para considerar tanto el tratado mexicano propuesto como la resolución de anexión del Congreso de los Estados Unidos. Oferta aceptada en EE. UU.

4 DE JULIO
La Convención se reúne para considerar tanto el tratado mexicano como la resolución de anexión de Estados Unidos. Oferta estadounidense aceptada por la Convención.

13 de octubre
Ordenanza de anexión y constitución estatal presentada a los votantes de Texas para su aprobación. (El recuento de votos el 10 de noviembre de 1845 fue de 4,254 a 267 a favor de la anexión, el voto total, compilado el 1 de enero de 1846, fue de 7,664 a 430 a favor de la anexión).

16 de diciembre
La Cámara de los Estados Unidos vota para anexar Texas por Resolución Conjunta, 141 a 58, 21 abstenciones.

22 de diciembre
El Senado de los Estados Unidos aprueba una resolución conjunta para la admisión de Texas como estado 31 a 14, 7 absteniéndose.

29 de diciembre
El presidente Polk firma la resolución conjunta. Texas oficialmente el estado número 28 en esta fecha.

19 de febrero
La transferencia de gobierno se completó cuando el gobernador J. Pinckney Henderson prestó juramento.


La inmigración y la esclavitud alimentan las tensiones

Mucho antes de que Texas declarara su independencia en 1836, era una región de México controlada por España. Durante este tiempo, Texas estaba compuesto por residentes nacidos en México, inmigrantes de los Estados Unidos y europeos que buscaban construir nuevas vidas en una frontera donde los enfrentamientos entre los nuevos colonos y los nativos americanos aún eran comunes. España permitió a los recién llegados comprar tierras baratas.

En 1821, México obtuvo su independencia de España. Inicialmente alentó la inmigración a Texas, pero el gobierno mexicano pronto comenzó a preocuparse por la afluencia de colonos de los Estados Unidos, que había comenzado a expandirse al oeste del río Mississippi cuando Luisiana, un estado que permitía la esclavitud, fue admitida en la Unión en 1812. En 1829, el gobierno mexicano prohibió la esclavitud para desalentar una mayor inmigración entre los anglos, muchos de ellos propietarios de esclavos. Pero la prohibición no se aplicó correctamente.

El punto de inflexión para muchos tejanos se produjo en 1830, cuando el gobierno mexicano ordenó la prohibición de la mayor parte de la inmigración legal de los Estados Unidos y nuevamente prohibió cualquier introducción adicional de la esclavitud. Con eso, la relación entre los colonos anglosajones y el gobierno mexicano comenzó a colapsar. (Las personas esclavizadas en Texas fueron las últimas en enterarse de la Proclamación de Emancipación de Lincoln.)

Los tejanos comenzaron a considerar la posibilidad de separarse de México y convertirse en parte de Estados Unidos. Para evitar ese resultado, México inicialmente le dio a Texas una mayor independencia. En 1834, México otorgó a la región más delegados en el gobierno estatal, introdujo el juicio por jurado y autorizó el inglés como segundo idioma.

Pero un nuevo presidente mexicano borró estas reformas. En abril de 1834, el presidente Antonio López de Santa Anna suspendió la Constitución mexicana y asumió poderes dictatoriales. Fue entonces cuando las mareas realmente comenzaron a cambiar entre los colonos, que estaban indignados por la suspensión de la constitución, y el gobierno mexicano, que se decidió a controlar la rebelión.


Declaración de Independencia de Texas, 2 de marzo de 1836

La Declaración del 7 de noviembre de 1835, aprobada por la Consulta, tenía la intención de atraer el apoyo popular a la causa texana de los otros estados mexicanos. Esa declaración pedía la condición de Estado mexicano para Texas y prometía hacer la guerra hasta que se restableciera la Constitución de 1824, derogada por las acciones del presidente Antonio López de Santa Anna.

Para cuando la Convención de 1836 se reunió en Washington-on-the-Brazos el 1 de marzo de 1836, tal contemporización ya no era aceptable. El primer día, el presidente de la Convención, Richard Ellis, nombró un comité para redactar una Declaración de Independencia.

George Childress, el presidente del comité, es generalmente aceptado como el autor de la Declaración de Independencia de Texas, con poca ayuda de los otros miembros del comité. Dado que el documento de 12 páginas se sometió a votación de toda la convención al día siguiente, Childress probablemente ya tenía un borrador del documento con él cuando llegó. Mientras los delegados trabajaban, recibieron informes regulares sobre el asedio en curso al Álamo por parte de las fuerzas de las tropas de Santa Anna.

Una República de Texas libre e independiente fue declarada oficialmente el 2 de marzo de 1836. En el transcurso de los siguientes días, 59 delegados, cada uno en representación de uno de los asentamientos en Texas, aprobaron la Declaración de Independencia de Texas. Después de que los delegados firmaron la declaración original, se hicieron 5 copias y se enviaron a los pueblos designados de Texas como Bexar, Goliad, Nacogdoches, Brazoria y San Felipe. Se encargaron mil copias impresas en forma de prospecto.

La Declaración Unánime de Independencia hecha por el
Delegados del Pueblo de Texas en la Convención General en la
Ciudad de Washington el 2 de marzo de 1836

Cuando un gobierno ha dejado de proteger la vida, la libertad y la propiedad del pueblo, de quien se derivan sus legítimos poderes, y para el avance de cuya felicidad fue instituido, y tan lejos de ser una garantía para el disfrute de aquellos inestimables y derechos inalienables, se convierte en un instrumento en manos de los malvados gobernantes para su opresión.

Cuando la Constitución Federal Republicana de su país, que han jurado apoyar, ya no tiene una existencia sustancial, y toda la naturaleza de su gobierno ha sido cambiada por la fuerza, sin su consentimiento, desde una república federativa restringida, compuesta por estados soberanos, a un despotismo militar central consolidado, en el que se desprecian todos los intereses excepto el del ejército y el sacerdocio, ambos enemigos eternos de la libertad civil, esbirros eternos del poder y los instrumentos habituales de los tiranos.

Cuando, mucho después de que el espíritu de la constitución ha desaparecido, los que están en el poder pierden tanto la moderación, que incluso la apariencia de libertad se elimina, y las formas mismas de la constitución se descontinúan, y tan lejos de sus peticiones y protestas. Al ser considerados, los agentes que los portan son arrojados a las mazmorras, y se envían ejércitos mercenarios para imponerles un nuevo gobierno a punta de bayoneta.

Cuando, como consecuencia de tales actos de maldad y abdicación por parte del gobierno, prevalece la anarquía y la sociedad civil se disuelve en sus elementos originales. En tal crisis, la primera ley de la naturaleza, el derecho de autoconservación, los derechos inherentes e inalienables del pueblo a apelar a los primeros principios y tomar sus asuntos políticos en sus propias manos en casos extremos, lo impone como un derecho. consigo mismos, y una obligación sagrada para con su posteridad, abolir tal gobierno y crear otro en su lugar, calculado para rescatarlos de peligros inminentes y asegurar su bienestar y felicidad futuros.

Tanto las naciones como los individuos son responsables de sus actos ante la opinión pública de la humanidad. Por lo tanto, se somete a un mundo imparcial una declaración de parte de nuestros agravios, en justificación del paso arriesgado pero inevitable que se ha dado ahora, de cortar nuestro vínculo político con el pueblo mexicano y asumir una actitud independiente entre las naciones de la tierra.

El gobierno mexicano, mediante sus leyes de colonización, invitó e indujo a la población angloamericana de Texas a colonizar su desierto bajo la fe jurada de una constitución escrita, que debían continuar disfrutando de esa libertad constitucional y gobierno republicano al que habían estado acostumbrados. en la tierra de su nacimiento, los Estados Unidos de América.

En esta expectativa se han sentido cruelmente desilusionados, en la medida en que la nación mexicana ha accedido a los tardíos cambios realizados en el gobierno por el general Antonio López de Santa Anna, quien habiendo derogado la constitución de su país, nos ofrece ahora la cruel alternativa, ya sea para Abandonar nuestros hogares, adquiridos por tantas privaciones, o someternos a la más intolerable de todas las tiranías, el despotismo combinado de la espada y el sacerdocio.

Ha sacrificado nuestro bienestar al estado de Coahuila, por el cual nuestros intereses han sido continuamente deprimidos a través de un curso de legislación celoso y parcial, llevado a cabo en una sede de gobierno muy distante, por una mayoría hostil, en una lengua desconocida, y esto también, a pesar de que hemos solicitado en los términos más humildes el establecimiento de un gobierno estatal separado y, de acuerdo con las disposiciones de la constitución nacional, hemos presentado al Congreso general una constitución republicana, que fue, sin causa justa, rechazada con desdén. .

Encarceló en una mazmorra, durante mucho tiempo, a uno de nuestros ciudadanos, sin otra causa que un celoso esfuerzo por lograr la aceptación de nuestra constitución y el establecimiento de un gobierno estatal.

Ha fracasado y se ha negado a asegurar, sobre una base firme, el derecho a un juicio por jurado, ese paladio de la libertad civil y la única garantía segura para la vida, la libertad y la propiedad del ciudadano.

No ha logrado establecer ningún sistema público de educación, aunque posee recursos casi ilimitados (el dominio público) y aunque es un axioma en la ciencia política, que a menos que un pueblo sea educado e ilustrado, es ocioso esperar la continuación. de la libertad civil, o la capacidad de autogobierno.

Ha sufrido que los comandantes militares, apostados entre nosotros, ejerzan arbitrarios actos de opresión y tirranía, pisoteando así los más sagrados derechos de los ciudadanos y haciendo que el ejército sea superior al poder civil.

Ha disuelto, por la fuerza, el Congreso estatal de Coahuila y Texas, y ha obligado a nuestros representantes a huir de la sede de gobierno para salvar la vida, privándonos así del derecho político fundamental de representación.

Ha exigido la rendición de algunos de nuestros ciudadanos y ha ordenado a destacamentos militares que los apresen y los lleven a la Gobernación para ser juzgados, en desacato a las autoridades civiles y desafiando las leyes y la constitución.

Ha realizado ataques piratas contra nuestro comercio, encargando a forajidos extranjeros y autorizándolos a apoderarse de nuestros barcos y trasladar la propiedad de nuestros ciudadanos a puertos lejanos para su confiscación.

Nos niega el derecho de adorar al Todopoderoso según los dictados de nuestra propia conciencia, con el apoyo de una religión nacional, calculada para promover el interés temporal de sus funcionarios humanos, en lugar de la gloria del Dios vivo y verdadero.

Nos ha exigido que entreguemos nuestras armas, que son esenciales para nuestra defensa, propiedad legítima de los hombres libres y formidables sólo para los gobiernos tiránicos.

Ha invadido nuestro país tanto por mar como por tierra, con la intención de arrasar nuestro territorio y expulsarnos de nuestros hogares y ahora tiene un gran ejército mercenario avanzando, para llevar a cabo contra nosotros una guerra de exterminio.

Ha incitado, a través de sus emisarios, al salvaje despiadado, con el hacha de guerra y el cuchillo para arrancar el cuero cabelludo, a masacrar a los habitantes de nuestras fronteras indefensas.

Ha sido, durante todo el tiempo de nuestra conexión con él, el deporte despreciable y víctima de sucesivas revoluciones militares, y ha exhibido continuamente todas las características de un gobierno débil, corrupto y tiránico.

Estos y otros agravios fueron soportados pacientemente por la gente de Texas, hasta que llegaron a ese punto en el que la tolerancia deja de ser una virtud. We then took up arms in defence of the national constitution. We appealed to our Mexican brethren for assistance. Our appeal has been made in vain. Though months have elapsed, no sympathetic response has yet been heard from the Interior.

We are, therefore, forced to the melancholy conclusion, that the Mexican people have acquiesced in the destruction of their liberty, and the substitution therfor of a military government that they are unfit to be free, and incapable of self government.

The necessity of self-preservation, therefore, now decrees our eternal political separation.

We, therefore, the delegates with plenary powers of the people of Texas, in solemn convention assembled, appealing to a candid world for the necessities of our condition, do hereby resolve and declare, that our political connection with the Mexican nation has forever ended, and that the people of Texas do now constitute a free, Sovereign, and independent republic, and are fully invested with all the rights and attributes which properly belong to independent nations and, conscious of the rectitude of our intentions, we fearlessly and confidently commit the issue to the decision of the Supreme arbiter of the destinies of nations.

[Signed, in the order shown on the handwritten document]

John S. D. Byrom
Francis Ruis
J. Antonio Navarro
Jesse B. Badgett
Wm D. Lacy
William Menifee
Jn. Fisher
Matthew Caldwell
William Motley
Lorenzo de Zavala
Stephen H. Everett
George W. Smyth
Elijah Stapp
Claiborne West
Wm. B. Scates
M. B. Menard
A. B. Hardin
J. W. Bunton
Thos. J. Gazley
R. M. Coleman
Sterling C. Robertson

Richard Ellis, President
of the Convention and Delegate
from Red River

James Collinsworth
Edwin Waller
Asa Brigham

Charles B. Stewart
Thomas Barnett

Geo. C. Childress
Bailey Hardeman
Rob. Alfarero
Thomas Jefferson Rusk
Chas. S. Taylor
John S. Roberts
Robert Hamilton
Collin McKinney
Albert H. Latimer
James Power
Sam Houston
David Thomas
Edwd. Conrad
Martin Parmer
Edwin O. Legrand
Stephen W. Blount
Jms. Gaines
Wm. Clark, Jr.
Sydney O. Pennington
Wm. Carrol Crawford
Jno. Turner

Benj. Briggs Goodrich
G. W. Barnett
James G. Swisher
Jesse Grimes
S. Rhoads Fisher
John W. Moore
John W. Bower
Saml. A. Maverick (from Bejar)
Sam P. Carson
A. Briscoe
J. B. Woods
H. S. Kimble, Secretary

Texas Declaration of Independence, March 2, 1836. Archives and Information Services Division, Texas State Library and Archives Commission.


Texas declares independence - HISTORY

One of the most important documents in Texas history is the Declaration of Independence, adopted in general convention at Washington-on-the-Brazos, March 2, 1836. Richard Ellis, president of the convention, appointed a committee of five to write the declaration for submission to the convention. However, there is much evidence that George C. Childress, one of the members, wrote the document with little or no help from the other members. Childress is therefore generally accepted as the author.

The text of the declaration is followed by the names of the signers of the document in the style in which they signed the document:

BY THE
DELEGATES OF THE PEOPLE OF TEXAS,
IN GENERAL CONVENTION,
AT THE TOWN OF WASHINGTON,
ON THE SECOND DAY OF MARCH, 1836

When a government has ceased to protect the lives, liberty and property of the people from whom its legitimate powers are derived, and for the advancement of whose happiness it was instituted and so far from being a guarantee for the enjoyment of those inestimable and inalienable rights, becomes an instrument in the hands of evil rulers for their oppression when the Federal Republican Constitution of their country, which they have sworn to support, no longer has a substantial existence, and the whole nature of their government has been forcibly changed without their consent, from a restricted federative republic, composed of sovereign states, to a consolidated central military despotism, in which every interest is disregarded but that of the army and the priesthood &ndash both the eternal enemies of civil liberty, and the ever-ready minions of power, and the usual instruments of tyrants When long after the spirit of the Constitution has departed, moderation is at length, so far lost, by those in power that even the semblance of freedom is removed, and the forms, themselves, of the constitution discontinued and so far from their petitions and remonstrances being regarded, the agents who bear them are thrown into dungeons and mercenary armies sent forth to force a new government upon them at the point of the bayonet. When in consequence of such acts of malfeasance and abdication, on the part of the government, anarchy prevails, and civil society is dissolved into its original elements: In such a crisis, the first law of nature, the right of self-preservation &ndash the inherent and inalienable right of the people to appeal to first principles and take their political affairs into their own hands in extreme cases &ndash enjoins it as a right towards themselves and a sacred obligation to their posterity, to abolish such government and create another in its stead, calculated to rescue them from impending dangers, and to secure their future welfare and happiness.

Nations, as well as individuals, are amenable for their acts to the public opinion of mankind. A statement of a part of our grievances is, therefore, submitted to an impartial world, in justification of the hazardous but unavoidable step now taken of severing our political connection with the Mexican people, and assuming an independent attitude among the nations of the earth.

The Mexican government, by its colonization laws, invited and induced the Anglo-American population of Texas to colonize its wilderness under the pledged faith of a written constitution, that they should continue to enjoy that constitutional liberty and republican government to which they had been habituated in the land of their birth, the United States of America. In this expectation they have been cruelly disappointed, inasmuch as the Mexican nation has acquiesced in the late changes made in the government by General Antonio Lopez de Santa Anna, who, having overturned the constitution of his country, now offers us the cruel alternative either to abandon our homes, acquired by so many privations, or submit to the most intolerable of all tyranny, the combined despotism of the sword and the priesthood.

It has sacrificed our welfare to the state of Coahuila, by which our interests have been continually depressed, through a jealous and partial course of legislation carried on at a far distant seat of government, by a hostile majority, in an unknown tongue and this too, notwithstanding we have petitioned in the humblest terms, for the establishment of a separate state government, and have, in accordance with the provisions of the national constitution, presented the general Congress, a republican constitution which was without just cause contemptuously rejected.

It incarcerated in a dungeon, for a long time, one of our citizens, for no other cause but a zealous endeavor to procure the acceptance of our constitution and the establishment of a state government.

It has failed and refused to secure on a firm basis, the right of trial by jury that palladium of civil liberty, and only safe guarantee for the life, liberty, and property of the citizen.

It has failed to establish any public system of education, although possessed of almost boundless resources (the public domain) and, although, it is an axiom, in political science, that unless a people are educated and enlightened it is idle to expect the continuance of civil liberty, or the capacity for self-government.

It has suffered the military commandants stationed among us to exercise arbitrary acts of oppression and tyranny thus trampling upon the most sacred rights of the citizen and rendering the military superior to the civil power.

It has dissolved by force of arms, the state Congress of Coahuila and Texas, and obliged our representatives to fly for their lives from the seat of government thus depriving us of the fundamental political right of representation.

It has demanded the surrender of a number of our citizens, and ordered military detachments to seize and carry them into the Interior for trial in contempt of the civil authorities, and in defiance of the laws and constitution.

It has made piratical attacks upon our commerce by commissioning foreign desperadoes, and authorizing them to seize our vessels, and convey the property of our citizens to far distant ports of confiscation.

It denies us the right of worshipping the Almighty according to the dictates of our own consciences, by the support of a national religion calculated to promote the temporal interests of its human functionaries rather than the glory of the true and living God.

It has demanded us to deliver up our arms which are essential to our defense, the rightful property of freemen, and formidable only to tyrannical governments.

It has invaded our country, both by sea and by land, with intent to lay waste our territory and drive us from our homes and has now a large mercenary army advancing to carry on against us a war of extermination.

It has, through its emissaries, incited the merciless savage, with the tomahawk and scalping knife, to massacre the inhabitants of our defenseless frontiers. It hath been, during the whole time of our connection with it, the contemptible sport and victim of successive military revolutions and hath continually exhibited every characteristic of a weak, corrupt and tyrannical government.

These, and other grievances, were patiently borne by the people of Texas until they reached that point at which forbearance ceases to be a virtue. We then took up arms in defense of the national constitution. We appealed to our Mexican brethren for assistance. Our appeal has been made in vain. Though months have elapsed, no sympathetic response has yet been heard from the Interior. We are, therefore, forced to the melancholy conclusion that the Mexican people have acquiesced in the destruction of their liberty, and the substitution therefor of a military government &ndash that they are unfit to be free and incapable of self-government.

The necessity of self-preservation, therefore, now decrees our eternal political separation.


Did Greg Abbott Just Sign A Law To Keep Texas’ Slave History Alive And Well?

Sounding every bit like Kim Jung-un and every other autocratic dictator on the planet, Texas Gov. Greg Abbott on Thursday signed a law establishing the � Project,” which the Republican said “promotes patriotic education and ensures future generations understand Texas values.”

In a video during which he signed the legislation, Abbott said, “To keep Texas the best state in the United States we must never forget why Texas became so exceptional in the first place.”

Abbott said that “every newcomer to Texas who gets a driver’s license will also get a pamphlet that outlines Texas’ rich history, as well as the principles that make Texas Texas.”

“The law also establishes the gubernatorial 1836 award to recognize students’ knowledge of the founding documents about Texas history,” he added.

To keep Texas the best state in the nation, we can never forget WHY our state is so exceptional.

I signed a law establishing the 1836 project, which promotes patriotic education & ensures future generations understand TX values.

Together, we'll keep our rich history alive. pic.twitter.com/4yZuygS2yX

&mdash Greg Abbott (@GregAbbott_TX) June 7, 2021

What Abbott didn’t say during his signing ceremony is that Texas’ history began with it declaring its independence from Mexico in 1836 because it was determined to maintain slavery. Although Mexico abolished slavery in 1829, its government continued to allow U.S. settlers to bring enslaved people into the country. But then, as U.S. immigrants began to outnumber the non-Indigenous population of Spanish origin, the Mexican government attempted to reassert its control, including its prohibition on slavery. Mexico’s ruler, Gen. Antonio López de Santa Anna, sent an army to reestablish his authority in 1835, but U.S. settlers revolted and by 1836 had created the independent, slaveholding republic – Texas.

The “Constitution of the Republic of Texas,” which governed the then-sovereign nation from the end of the slaveholders’ rebellion against Mexico in 1836 until it was annexed by the U.S. in 1845, legalized slavery, outlawed emancipation and barred free Black people from establishing permanent residency. Then, 25 years after declaring its independence from Mexico to preserve slavery, Texas did it again – and for the same reason – seceding from the United States in 1861.

Dean Baker, co-founder of the Center for Economic and Policy Research, pointed out: “Of course, if they actually did talk about the reasons Texas declared independence from Mexico, it would be a very radical course.”

“Such a pure expression of fascism,” read another tweet.

of course if they actually did talk about the reasons Texas declared independence from Mexico, it would be a very radical course

&mdash Dean Baker (@DeanBaker13) June 8, 2021


Ver el vídeo: INDEPENDENCIA DE TEXAS en minutos (Noviembre 2021).