Interesante

Arqueología del desembarco (Carpentier / Marcigny)


Cuando hablamos de arqueología, pensamos principalmente en sitios antiguos o incluso medievales. Para el público en general, la arqueología se utiliza principalmente para descubrir civilizaciones pasadas que son poco conocidas en la actualidad. Sin embargo, desde hace varias décadas, esta disciplina no se ha limitado a restos “muy antiguos”: en 1978, la asociación CILAC (Comité de información y enlace para la arqueología, estudio y desarrollo del patrimonio industrial) se funda para tener en cuenta este patrimonio singular y en gran parte descuidado hasta entonces. Sin embargo, la arqueología puede estar interesada en objetos aún más recientes, como se muestra en el libro Arqueología del desembarco y la batalla de Normandía de Vincent Carpentier y Cyril Marcigny, arqueólogos de Inrap, publicado por Ouest-France.

Este libro de 143 páginas ricamente ilustrado ofrece una descripción general de la arqueología del desembarco de Normandía y la Batalla de Normandía en Francia. El lector de esta revisión puede preguntarse si tal arqueología es relevante. François Fichet de Clairfontaine responde a esta pregunta explicando que en muchos países esta pregunta ya no surge como en Estados Unidos. Respecto a la Segunda Guerra Mundial, explica que las fuentes arqueológicas son importantes testimonios que “permiten explorar las mentalidades y las culturas que, en varias ocasiones, modificaron fuertemente las sociedades en guerra del siglo XX”. Por cierto, es interesante notar que ciertos problemas de estos arqueólogos no están tan alejados de los de sus colegas interesados ​​en otras épocas (el saqueo en particular). Por supuesto, esta arqueología que surge al final de los años está todavía en pañales, pero el trabajo nos presenta algunas excavaciones y algunos resultados de las mismas.

Tras la introducción, los autores se interesan por la arqueología del Muro Atlántico. Tras una breve presentación de las fortificaciones y el contexto histórico de su desarrollo, los autores muestran el abandono y desinterés que ha despertado este patrimonio. Además, este patrimonio está seriamente amenazado (la erosión y el aumento del nivel del mar en particular). A pesar de esto, las excavaciones arrojaron resultados significativos. Los sitios excavados están bien presentados y permiten al lector descubrir sus respectivas contribuciones. Más allá de la guerra y su arte, esta arqueología aporta elementos a la historia cultural: los autores ofrecen reproducciones de algunas inscripciones y murales con “temas de la propaganda nazi”. Datos interesantes para la historia cultural que desaparecen tras la erosión y el vandalismo.

Las otras partes del libro se centran en los aspectos militares o civiles de la batalla. De esta forma se presentan muchos objetos interesados ​​en las condiciones materiales de la batalla como los accesorios de paracaídas, cascos o raciones. Las excavaciones submarinas son también pero lo más sorprendente es descubrir que las playas de Normandía guardan las huellas de los combates y que miles de metralla, bolas de acero y cristales salpican los lugares hoy en día y todavía por algunas décadas (incluso siglos). La siguiente parte está dedicada a las instalaciones logísticas y de combate (refugios, arquetas, puertos artificiales, etc.). Descubrimos la importancia de los arreglos provisionales aliados que fueron necesarios para llevar a cabo la batalla. Las fotos de los restos y de la época nos permiten comparar las miradas y las visiones. Finalmente, las últimas partes se centran en los civiles bajo las bombas y las tumbas de los soldados caídos. Las excavaciones revelan otros testimonios indirectos como una estatua de piedra destruida durante los combates en Sées que adornaba los jardines de la catedral o incluso la vajilla del Grand Hôtel de Cabourg y el balneario de los oficiales de la Wehrmacht) encontrados en terraplenes vinculados a la destrucción de la guerra. La atención se centra también en las canteras subterráneas que sirvieron de refugio durante los bombardeos.

Los testimonios arqueológicos del desembarco y la batalla de Normandía, aún numerosos, tienden inexorablemente a desaparecer. Este libro es tanto un llamado a la disciplina como una descripción general de sus descubrimientos y contribuciones. Ricamente ilustrado, ofrece textos breves, agradables, sintéticos y accesibles. Por tanto, este libro se recomienda a todos aquellos que quieran descubrir la Segunda Guerra Mundial desde otro ángulo.

Arqueología del desembarco y la batalla de Normandía, de Vincent Carpentier y Cyril Marcigny. Editions Ouest-France, mayo de 2014.


Vídeo: NUTS! - LOS MONUMENTOS EN BASTOGNE (Septiembre 2021).