Nuevo

300, cuando el cine rehace la historia


Entre el cine y la historia, el película 300 ha encontrado a sus seguidores pero también a sus detractores. En este éxito de taquilla de Hollywood, Leonidas y su 300 espartanos Los culturistas se enfrentan en la famosa batalla de las Termópilas en Jerjes y los persas salidos del infierno. La película se toma muchas libertades con la historia, lo que no es de extrañar para una ficción. Más inquietantes son las elecciones de guion del director Zack Snyder a favor de una propaganda ideológica no muy sutil. Pequeño descifrado.

La película 300 en pocas palabras

La película es una adaptación del cómic "300" de Frank Miller [1]. La acción tiene lugar en el 480 a. C. Leonidas I, rey de Esparta, se enfrenta con la ayuda de sus 300 hombres, al inmenso ejército de Jerjes I, emperador del Imperio Persa. Primero, la película nos sumerge en el mundo de Esparta en el siglo V aC Se mencionan algunas instituciones y prácticas, como el agôgê o la práctica de la eugenesia. Vemos cómo se transmite la educación militar a Leonidas, futuro rey de la ciudad lacedemonia.

La película ignora la juventud del rey y realmente comienza cuando un emisario persa se dirige a Esparta, con el objetivo de exigir la sumisión de la ciudad a Jerjes I. Leonidas se niega, se declara la guerra. Leonidas luego reunió a 300 de sus soldados más valientes y partió para encontrarse con el emperador persa. Seguirán batallas sangrientas donde la sangre carmesí salpica sobre la cámara, donde solo el zumbido de las moscas anima el campo de batalla, donde los cuerpos en descomposición cubren el suelo. Leonidas muere con honor en combate.

La película termina con la batalla de Platea, donde los espartanos son dirigidos por el sucesor de Leonidas. Una película bélica, por tanto, que pretende ser realista. ¿Pero lo logra?

El hecho histórico: la batalla de Thermophylae

En 490 a. C., durante la Primera Guerra Persa, Jerjes sufrió una derrota contra los griegos en la Batalla de Maratón. Decidirá vengarse y acabar de una vez por todas con los griegos. Fue entonces cuando estalló la Segunda Guerra Media, en la que una coalición de ciudades griegas se opuso al imperio aqueménida de Jerjes I. En 480 aC, tiene lugar la Batalla de las Termópilas. El ejército de Jerjes se componía entonces de unos 600.000 hombres contra 7.000 griegos, incluido nuestro famoso 300 espartanos. Herodoto habla de tres millones de persas contra 4.000 hombres del Peloponeso (L'Enquête, VII, 228). Los dos armados chocan violentamente. Xerxes usa un truco y pasa por alto al ejército contrario para tomarlo por la retaguardia.

Sobre este tema Heródoto escribió "Jerjes se preguntaba cómo salir de esta vergüenza cuando un maliense, Efialte hijo de Eurídemos, vino a buscarlo (...) le indicó el camino que por la montaña se unía a las Termópilas" (La Investigación , VII, 213). Aterrados, los soldados griegos huyen del campo de batalla. Solo los 300 espartanos, comandados por Leonidas, así como los 700 tebanos, deciden luchar hasta el final, para permitir que los demás griegos organicen sus defensas. Jerjes elimina esta resistencia y se dirige a Atenas, que despide. La Segunda Guerra Media terminó con una victoria de las ciudades griegas aliadas, durante las batallas de Salamina y Platea, en -480 y -479 respectivamente.

Los 300: interpretaciones y reinterpretaciones

Podemos concebir esta película como un simple entretenimiento, como el éxito de taquilla que es. Pero, cuando comparamos la historia reciente y la propia película, las reinterpretaciones son tan numerosas, y lo que más está al servicio de un "campo", que uno se ve obligado a imaginar que "300 ”Va más allá del simple“ espectáculo cinematográfico ”. Basta con poner cara a cara a los dos protagonistas principales ya dos de las instituciones más importantes, para entender el mensaje que hay detrás de la película.

Los personajes

Leonidas

En realidad. Nacido en -540 y muerto en -480 durante la Batalla de las Termópilas, es uno de los reyes más famosos de Esparta. Cuando se entera de que Jerjes tiene la intención de tomar Esparta, Leonidas se va para consultar el oráculo de Delfos que le da una respuesta ambigua: "o Esparta perderá a su rey durante la batalla, o Esparta caerá en manos del invasor". . Leonidas luego toma la decisión de enviar diplomáticos cerca de Jerjes que se niega a recibirlos y proponer a Esparta que se someta. Murió en acción en condiciones inciertas.

En la película. Leonidas a los treinta años durante la batalla de las Termópilas. Cuando recibe a un emisario persa que le pide que le dé "tierra y agua" a Jerjes como muestra de sumisión, Leonidas se niega y lo mata de inmediato. Fue él quien luego tomó la decisión de ir a la guerra. Luego consulta a los éforos que le prohíben hacerlo. Pero Leonidas va a la guerra donde lo matan, después de haber herido a Jerjes.

Reinterpretación. Las Leonidas de la película y las Leonidas de la historia son radicalmente diferentes.

De hecho, durante la Batalla de las Termópilas, el Rey de Esparta tenía alrededor de 60 años. En la película, tiene 30 años, está en su mejor momento.

La película muestra a un emisario persa que le ofrece a Leonidas la oportunidad de someterse. Más bien hablaremos de reinterpretación. Leonidas fue el primero en enviar diplomáticos. Jerjes se negó a recibirlos, colocándose así en una posición dominante.

En la película, Leonidas toma la decisión de ir a la guerra. En la realidad histórica, Jerjes ya está a las puertas de la ciudad y planea invadirla.

En una escena de la película, Leonidas logra herir a Jerjes con un lanzamiento de lanza. Ningún relato histórico informa de este evento, lo que parece improbable.

Conclusión. Podemos ver claramente que el director decidió idealizar a Leonidas y convertirlo en un héroe, un semidiós. El es el hombre fuerte. Como resultado, Zack Snyder reajusta los hechos históricos, a veces hasta el punto de oponerlos a la realidad (episodio de diplomáticos). Leonidas se convierte en el símbolo del hombre que se entrega por su patria, del valor guerrero, del hombre que no se somete. Todo esto es parcialmente cierto, pero no del todo. Si queremos llevar el razonamiento al extremo, las Leonidas de la película encarnan los valores pro-estadounidenses que justifican todas las guerras contra el "invasor". Como resultado, la película solo muestra parcialmente la sociedad desigual que reinaba en Esparta, aunque estos últimos se llaman a sí mismos homoioi. Leonidas es un héroe, defiende su patria hasta el punto de ofrecer su vida por ella. No importa si el Estado del que es rey es profundamente desigual o incluso bárbaro (practicamos la eugenesia, matamos a los discapacitados, desarrollamos una teoría de la “raza” superior ...). En la película, Leonidas habla en nombre de su tierra natal, lo que para un griego no tiene sentido.

Jerjes

En realidad. Nacido en -519 y muerto en -465, es hijo de Darío I y reinó sobre el Imperio Persa desde -485 hasta su muerte. En -480, chocó con los griegos durante la batalla de las Termópilas que duró siete días. Pierde 20.000 de sus hombres, relativamente poco visto en su ejército de casi 600.000 soldados. Poco se sabe de él, algunos historiadores emiten la tesis del asesinato.

En la película. Jerjes se describe como un ser extraño, semidiós, adornado con joyas y fantasías. Maquillado, alto, esbelto, es la caricatura del homosexual de Oriente. El actor que interpreta su papel es aburrido. Es un personaje que juega con su apariencia y habla poco.

Reinterpretación. Jerjes I, la gran brecha.

El actor que interpreta a Xerxes es alto, de piel apagada y claramente parece un cruce misterioso entre un asiático y un oriental. Los pocos grabados del emperador persa que nos han llegado muestran a un hombre barbudo, físicamente más cercano a un mediterráneo que a un asiático o un árabe.

El Xerxes en la película es educado, claramente homosexual. Las fuentes históricas de ninguna manera especifican este comportamiento homosexual y femenino del emperador persa.

En la película, Leonidas hiere a Jerjes. Ningún historiador ha mencionado este hecho que, de ser cierto, habría tenido un impacto mucho mayor.

Conclusión. El director claramente tomó la decisión de oponerse a Jerjes a Leónidas. Las diferencias son evidentes y casi se vuelven graves. Leonidas es varonil, lucha en el campo de batalla, arma en mano. Xerxes es femenino, débil, medio loco, nunca lo ves con una pistola en la mano. Todo lo ridiculiza. Desde la forma en que camina hasta la forma en que se expresa o se para, nada lo muestra. Nunca se le ve tomando decisiones, mientras que el relato de Herodoto enfatiza claramente su poder de mando. El hecho de que el actor sea más aburrido que la realidad, ciertamente no es una elección trivial. Si seguimos la lógica que adoptamos para analizar a Leónidas, en la película Jerjes simboliza el Oriente Medio actual en oposición a Leónidas que simboliza a Estados Unidos. Como resultado, Xerxes es ridiculizado, pintado con la apariencia de un loco místico.

En esta lógica, la película termina naturalmente con la victoria griega de Platea, donde el adversario persa es aplastado. La escena no tiene ningún interés para la película como tal porque se supone que transcribe la batalla de las Termópilas y más en particular el episodio de estos famosos 300 espartanos. Pero la escena final, que dura dos minutos, adquiere todo su significado cuando se mira desde un ángulo más actual de propaganda ideológica.

Las instituciones

Los éforos

En realidad. Los éforos tienen un poder considerable que los coloca a la par del rey, o incluso por encima en algunos casos. Cinco en total, son elegidos por el pueblo en plebiscitos y cambian cada año. Su misión principal es controlar a la gente, tanto desde un punto de vista político como en las costumbres. Así, los éforos están muy preocupados por la apariencia de los hombres y según Aristóteles citado por Plutarco "los éforos ordenan al heraldo afeitarse el bigote [2]". Intervienen en prácticamente todas las áreas y tienen el poder de sentenciar a muerte a cualquiera por desobediencia, incluso al rey.

En la película. Los éforos están encaramados en la cima de una montaña, solitarios y lejos de las preocupaciones de la sociedad espartana. De apariencia monstruosa, son calificados como “pacientes místicos” y toman decisiones consultando a un oráculo. Están calificados como el "sumo sacerdote de los dioses" y llegan a un acuerdo con el enemigo. Elegidos de por vida, no tienen edad.

Reinterpretación. Los éforos del 300, una narración intrigante.

Ninguna fuente menciona la monstruosa apariencia de los éforos que eran ciudadanos de la ciudad. Al contrario, garantes del buen comportamiento, obligan a la sociedad a lucir bien.

En la película, los éforos son elegidos de por vida. De hecho, todos los años se celebraban plebiscitos, los Éforos no podían ser reelegidos.

En la película los éforos consultan e interpretan las palabras de un oráculo. En realidad, los éforos están relacionados con políticos y no con religiosos.

En 300, los Éforos dejaron que Leonidas fuera a la guerra a pesar de oponerse. En realidad, su considerable poder les permitió evitar que el rey fuera en contra de sus decisiones e incluso lo condenara a muerte.

Conclusión. El director ha reinterpretado claramente el pasado y peor aún, dotó a los éforos de peculiaridades que nunca poseyeron. Hacerlos monstruosos los acerca al enemigo y denuncia a una sociedad que se está corrompiendo desde adentro. El director desarrolla una especie de teoría del gusano de la manzana. Todo esto vuelve a servirle a las Leonidas de la película que nada tiene que ver con los éforos y va a la guerra a pesar de su negativa. Como Estados Unidos, Leonidas (Esparta) va a la guerra en nombre de la humanidad [3] (Grecia) sin preocuparse por la opinión de nadie. Asimismo, Estados Unidos va a la guerra en nombre de la humanidad (Occidente) como veremos a continuación.

Agôgè

En realidad. Es difícil fechar con precisión la aparición de la institución. Antes del siglo IV, las alusiones a él eran raras [4] o incluso inexistentes. Además de aprender a luchar, "no se tuvo menos cuidado en enseñarles poesía y canto que en enseñarles corrección y pureza de lenguaje [5]". Aprendemos más sobre la obediencia total que sobre la violencia absoluta. El ascetismo estaba en vigor, pero los jóvenes espartanos todavía tenían sirvientes. La "pederastia educativa" estaba en vigor. Finalmente, el kryptie aparece como la "corona" de la educación espartana. No sabemos exactamente qué es exactamente, el joven espartano se quedaría solo durante un año entero, vagando por las montañas para poner a prueba su sentido de supervivencia.

En la película. El niño es enviado allí desde los siete años, se especifica que no volverá a ver a su familia. El narrador nos explica brevemente en qué consiste el agôgè "con un palo y un látigo se castigaba al niño para que no aprendiera a mostrar ni sufrimiento ni piedad". Vemos a niños peleando e incluso matándose entre sí, siendo azotados, privados de comida. También se dice que la institución tiene más de trescientos años.

Reinterpretación. Entre anhistorismo y deformación

El mayor error, y no el menor, consiste en la aparición de agôgè. El director lo inscribe en el siglo VIII aC En realidad, la institución, tal como se presenta en la película, toma su forma definitiva hacia el siglo IV aC.

El agôgè se describe en la película como una especie de escenario donde dominan la violencia y la muerte. Es cierto que aprendimos a luchar pero no solo. La película oscurece completamente el lado educativo de la institución.

En la película, el joven espartano se inicia en torno a los diez años. De hecho, la cripta (iniciación) era accesible alrededor de los veinte años. Formaba parte del proceso educativo del adulto mayor.

Conclusión. Aquí llama la atención la falta de precisión histórica. Pero para servir su tesis, el director tuvo que hacer este traspaso histórico. De hecho, el agôgè simboliza el ejército profesional, poderosos soldados entrenados para matar. El orden que reina allí da una fuerte visión del Estado. Esta visión se refuerza cuando el director muestra al ejército contrario, desorganizado y poco profesional. En la película, los aspectos más “vergonzosos” e “inútiles” de la realidad histórica, a saber, la pederastia y la educación, se borran totalmente en favor de una imagen viril y guerrera de Esparta. Una vez más, la película de una de las instituciones espartanas más importantes nos da una visión falsa.

La película 300, agente de la historia

El contexto historico

La película se estrenó en las pantallas en 2007. El tiroteo tuvo lugar durante dos años, de 2005 a 2006. Desde 2003, Estados Unidos ha entrado en la guerra contra Irak. Así que el ejército ha estado sobre el terreno durante más de cuatro años, librando una guerra frenética. Los recientes atentados de 2001 sumieron al mundo occidental, y más particularmente a Estados Unidos, en un estado de tensión hacia los países de Oriente Medio.

Las decisiones tomadas por el director de 300 claramente sirven y justifican la causa defendida por el estado norteamericano. De ahí a lo que 300 se convierte en una película militante, solo queda un paso por dar. No es casualidad que el director atribuya armas espectaculares a Jerjes (elefante, rinoceronte ...). Es bien sabido que los persas no eran cartagineses, Jerjes no es Aníbal, no usó elefantes y otros animales gigantes cuando libró la batalla. Pero si nos "divertimos" uniendo el cine y el contexto histórico, un elemento es obvio. De hecho, Estados Unidos se ha involucrado en Irak con el pretexto de que en Irak hay armas de destrucción masiva. ¿Serían 300 elefantes y rinocerontes una forma burda de simbolizar estas armas "codiciadas"?

En cualquier caso, incluso si la conexión puede parecer dudosa en ocasiones, demasiados elementos acercan la película a la realidad para ser ignorados y considerados inofensivos. Además, otro elemento apoya esta reflexión, la posición política del director. De hecho, Zack Snyder afirma ser parte de la "derecha conservadora" estadounidense.

Cuando el pasado sirve al presente

Como acabamos de ver, los recortes hechos en la historia son flagrantes y sirven para justificar una ideología actual. Leonidas simboliza el eje del bien. Jerjes el del mal. Leonidas simboliza a los Estados Unidos, Xerxes el Medio Oriente. Todo el trabajo del director consistió, por un lado, en hacer a Leonidas más heroico de lo que era haciéndolo pasar por el hombre que decidía los hechos. El director también recurrió a la victimización, al tiempo que insistió en que Xerxes es un invasor. Pero el director sabe poco por ser menos que Esparta, como casi todas las civilizaciones, también fue hecha por las conquistas. Por otro lado, el director claramente arabizó a Jerjes para que el espectador pudiera identificarlo más fácilmente con un habitante de Oriente Medio. El hecho de hacer a Jerjes -en rasgos toscos y caricaturescos- homosexual, contribuye a que el eje del bien debe combatir todas las desviaciones, morales, religiosas, espirituales ...

La idea detrás de la película es claramente política e ideológica. En este caso, la reinterpretación de la historia serviría para legitimar actos del presente. Por tanto, la historia interpretada puede servir peligrosamente a causas ideológicas.

Los críticos son bienvenidos

La película tuvo una acogida más que mixta por parte de la crítica. El diario Liberación llegó a decir de la película que "300 es una película de propaganda atroz cuya ideología de extrema derecha te da ganas de vomitar [6]".

Desde el punto de vista de las relaciones internacionales, la película no agradó en absoluto a los iraníes, que denuncian la caricatura hecha de Jerjes y el enfoque de "falsificar la historia para servir como presión psicológica sobre el Estado iraní". . 300 incluso ha sido denunciado ante la ONU por Irán, que lo acusa de demonizar la cultura y la nación iraníes. Otros en Occidente incluso llegarán a decir que es una película fascista.

Cine e historia

Para usar el título de la obra de Marc Ferro, 300 revela los poderosos vínculos entre el cine y la historia. La transposición fílmica de un hecho histórico no puede ser neutra. Durante la producción, el cineasta selecciona voluntariamente los hechos y rasgos que alimentan su demostración y, por tanto, deja a otros de lado sin tener que justificar su elección. Así, ya se han observado casos similares de recuperación de grandes tragedias históricas del pasado y puestas al servicio de la sociedad estadounidense. Los productores y directores los vacían de todo lo que pueda ir en contra de la sociedad. Este fue el caso de Los Diez Mandamientos de Cécil B. de Mille (1956) que luego comenzó a cantar sobre la liberación de los judíos, o incluso del famoso Ben Hur de William Wyler (1959) que glorificaba el nacimiento del cristianismo. 300 está en la línea de aquellas películas donde el hecho histórico se convierte en un pretexto para la ideología que defiende.

Remontándonos a la historia del cine estadounidense, una tradición cinematográfica centrada en el período de la Antigüedad o el Imperio Romano, se desarrolló a raíz de la Segunda Guerra Mundial y el inicio de la Guerra Fría. Las tradiciones de la Antigüedad, del Imperio, de las guerras por el poder, son todos criterios que formaron el arquetipo del Estado estadounidense.

Así, cine e historia forman una pareja que hay que manejar y sobre todo observar con mucha cautela. Como ocurre con todas las demás formas de expresión, el principal riesgo de la película radica en que se apodera de la historia y, sobre todo, la reforma a su gusto. Como prueba, cuando pensamos en Richelieu o Mazarin, no irrumpieron en nuestros pensamientos Alexandre Dumas y sus Tres Mosqueteros. Asimismo, cuando un inglés menciona a Juana de Arco, ¿de qué está hablando Juana? ¿El de los historiadores o el de Shakespeare [7]?

Bibliografía sobre Leonidas y los 300 espartanos

- CHRIESTIEN Jacqueline y Le TALLEC Yohann, Léonidas: Histoire et myth d'un sacrificio, París, Elipses, 2013

- FERRO Marc, Cine e Historia, París, Historia Folio, 1993

- KAPLAN Michel, Le Monde Grec, historia antigua, París, Bréal, 2010

- LEVY Edmond, Sparte: historia social y política hasta la conquista romana, París, Seuil, 2003

[1] MILLER Frank, 300, Dark Horse Comics, 1998, 5 volúmenes

[2] PLUTARQUE, Cleomena, 9.3

[3] JEANGENE VILEMER Jean-Baptiste, Guerra en nombre de la humanidad - Matar o dejar morir, París, PUF, 2012, 624 p.

[4] LEVY Edmond, Sparte, París, Seuil, 2003, p.51-52

[5] PLUTARQUE, Lyc., 21.1

[6] BERNIER Bruno, “¡Esto es merdaaaaa! », Liberación, 21 de marzo de 2007

[7] SHAKESPEARE William, rey Enrique IV, 1588-1590


Vídeo: Érase una vez el cine: Los años 20. CINE A QUEMARROPA (Septiembre 2021).