Nuevo

Zheng He, el icónico almirante de las nuevas Rutas de la Seda


El 11 de julio es el Día del Mar de China, que conmemora la partida de la primera expedición en 1405 del Gran almirante Zheng He en el Océano Índico. El 26 de abril de 2017, China lanzó su segundo portaaviones chino. El 14 de mayo de 2017, el presidente Xi Jinping invocó las expediciones pacíficas de Zheng para promover el modelo armonioso de codesarrollo de las Nuevas Rutas de la Seda entre los líderes mundiales. El poder marítimo, la diplomacia económica y el poder blando comparten la misma ambición: jugar en pie de igualdad con la otra superpotencia, Estados Unidos.

Zheng He viaja al servicio de un sistema tributario

En el siglo XV, la China del emperador Ming gobernó sin oposición los océanos chino e Índico sin establecer colonias allí, y luego renunció abruptamente al poder marítimo. China luego se encerró en su espacio natural durante medio milenio. Las grandes potencias europeas conquistarán los mares y colonizarán el mundo. La historia mundial habría sido muy diferente si China hubiera conservado su poder naval.

El Gran Almirante Zheng He nació musulmán. Nieto del gobernador de la provincia de Yunnan, fue deportado por Hong Wu, el fundador de la dinastía Ming y, castrado, se convirtió en eunuco en la corte del futuro emperador Yong Le, quien le confió el mando de una enorme armada (200 barcos , 27.000 hombres) que realizaron siete viajes en el Mar de China y el Océano Índico hasta el Golfo Pérsico y el Mar Rojo. La armada china expulsó a los piratas e impuso con su poder un sistema tributario: los potentados locales reconocieron la benevolente protección de la todopoderosa China y, a cambio, alentaron el comercio chino o incluso rindieron tributo al emperador; en su defecto la armada impuso por la fuerza ciertas heces. Vietnam está bajo la ocupación y opresión de los Ming.

El costo de las expediciones resultó prohibitivo, los bárbaros mongoles amenazaron en el norte. Después de una última expedición en busca de oro africano, se prohibió la construcción de barcos de alta mar bajo pena de muerte. La Gran Muralla se consolidó, China renunció al poder naval durante más de medio milenio. Fue solo con Zhou Enlai y luego con Deng Xiaoping que China se abrió al mundo. La marina mercante china es hoy la primera del mundo. Su armada militar se está fortaleciendo con una marcha forzada.

Zheng He, un icono chino del pacifismo chino

Ya en 1963, Zhou Enlai utilizó la figura de Zheng He durante su gira por África. El 600 aniversario de su primera expedición se celebró con gran fanfarria en 2005. Se le recuerda en 2008 durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos. El presidente Xi Jinping pide testimonio del glorioso pasado de la China Ming para legitimar la ambición de China de convertirse nuevamente en una potencia mundial. Zheng He se ha convertido así en uno de los iconos del poder blando chino.

Para la historia oficial de China, los viajes de Zheng He son una prueba de la capacidad de China para promover el desarrollo comercial armonioso rompiendo con las prácticas coloniales occidentales y japonesas que China sufrió durante los '150 años de humillación'. El presidente Xi dijo en 2014: “Los países que han tratado de perseguir sus objetivos de desarrollo mediante el uso de la fuerza han fracasado ... Esto es lo que la historia nos ha enseñado. China está comprometida a mantener la paz. ". Según el primer ministro Li Kegiang: "La expansión no está en el ADN de los chinos".

Las nuevas rutas de la seda: una diplomacia económica

La diplomacia china contemporánea está limitada por la economía. China debe asegurar sus suministros de materias primas y energía para permitir el mantenimiento de una alta tasa de crecimiento esencial para la paz social y el orden interno. Las Nuevas Rutas de la Seda tienen como objetivo establecer rutas comerciales terrestres y marítimas eficientes hacia el Medio Oriente, Europa y África a través de asociaciones que garanticen un acceso privilegiado para China a sus instalaciones de transporte terrestre y marítimo, pero también a sus recursos naturales, utilizando las rutas marítimas exploradas por Zheng.

En el lanzamiento del proyecto en 2013, el presidente Xi Jinping declaró, en términos muy confucianos: "No tenemos la intención de crear un grupo pequeño para destruir la estabilidad, pero esperamos crear una gran familia para una convivencia armoniosa". el 14 de mayo de 2017 calificó, en presencia de los líderes de 65 países, el proyecto como "la iniciativa del siglo ... una globalización económica abierta, inclusiva, equilibrada y beneficiosa para todos". China se compromete a financiar más de 900 proyectos por valor de 800.000 millones de euros.

De Zheng a Xi: la continuidad de Tianxa y el poder blando chino

Para los Ming, Tianxa, "todo lo que hay bajo los cielos" significaba el mundo civilizado, organizado en torno al poder hegemónico central de Zhongguo, el Imperio Medio. Más allá de eso estaba el mundo de los bárbaros. Las autoridades chinas avanzan en el camino de las Nuevas Rutas de la Seda invocando la memoria de Zheng He y aplicando los principios tácticos formulados en agosto de 1994 por Deng Xiaoping: "Primero, oponerse a cualquier hegemonía o política de intimidación. y salvaguardar la paz, en segundo lugar, establecer un nuevo orden político y económico mundial ”.

La diplomacia de ping-pong de Zhou y Kissinger fue seguida por la del Panda. China está desplegando una red de Institutos Confucio en todo el mundo y liderando la promoción del acuerdo climático de París, aprovechando el vacío del liderazgo estadounidense. El presidente Xi y el primer ministro Li viajan incansablemente por el mundo. China se ha convertido en el mayor inversor extranjero del mundo. Las Nuevas Rutas de la Seda estructurarán la economía y las relaciones internacionales a largo plazo. China se abre al mundo, mostrando a los turistas la Gran Muralla mientras construye una 'Gran Muralla' para controlar su Internet; Los mongoles de hoy son activistas libertarios.

China, una superpotencia sonriente, brinda ayuda a los países en desarrollo cuando Zheng en el siglo XV trajo el don de la ciencia y la tecnología a países más allá del horizonte. ¿Será el futuro de una 'asociación estratégica' chino-estadounidense considerada natural por Henry Kissinger y Zbigniew Brezinski, un neocolonialismo no reconocido porque saqueó los recursos naturales y alimentarios de los países en desarrollo, o el modelo? armonioso prometido por los líderes chinos? La historia lo dirá. Una cosa es cierta, según la expresión de su presidente Xi Jinping, parafraseando a Deng Xiaoping: "China ha entrado en aguas profundas" formulando así la ambición china: el siglo XXI será el de un "nuevo tipo de relaciones entre grandes potencias ”donde China tendrá el estatus de una potencia global en pie de igualdad con Estados Unidos, que también se llama un condominio.

Autor

Christophe Stener es antiguo alumno de Ena y profesor de geoestrategia en la Universidad Católica de Occidente.

Bibliografía

- LIANG Qichao (1873-1929), biografía de nuestro gran navegante, Zheng He.

- MA Huan, The Overall Survey of the Ocean's Shores, traducción de John Vivian Gottlieb Mills, Cambridge, Cambridge University Press, 1970.

- LEVATHES Louise, Cuando China gobernaba los mares: La flota del tesoro del Trono del Dragón 1405-1433, Oxford University Press, 1994, 2a edición 1997

- GAMARRA Pierre, Vie et prodiges du grand almirante Zheng He, París, Mazarine, 2000.


Vídeo: Ruta de la seda. 23-mar-2014 (Septiembre 2021).