Información

Europa, nuestra historia: herencia europea desde Homero


¿Qué es Europa? Esta compleja cuestión no ha dejado de provocar polémicos debates y controversias. En un momento de Brexit y un nuevo aumento del nacionalismo y la retirada de la identidad, hacer la pregunta de qué son los europeos parece más relevante que nunca. Los historiadores han esbozado durante mucho tiempo historias culturales, económicas y políticas, pero ningún trabajo de la magnitud deEuropa nuestra historia al Ediciones Arènes y dirigido por Étienne François y Thomas Serrier había abordado la cuestión de la memoria y las memorias europeas. ¿Se mantiene la apuesta?

Lugares de memoria

Los lugares de la memoria de Pierre Nora son, sin duda, un referente historiográfico al que hay que recurrir para comprender este proyecto. Posteriormente florecieron las versiones nacionales y las obras sobre la memoria. Étienne François y Thomas Serrier ya habían esbozado una respuesta en la Documentación Fotográfica, cuyo prólogo también fue firmado por Pierre Nora. El trabajo editorial de Europa notre histoire, apoyado por Hélène de Virieu, profundiza en el tema y se lanzó en 2014. La pregunta central a la que este trabajo quiere dar respuesta es, además, la que plantean los directores en su introducción: “Las memorias europeas son más que la suma de memorias nacionales? El resultado final está compuesto por 1.392 páginas, 149 contribuciones escritas por 109 autores esbozando una verdadera “milhojas de memoria” europea.

La muestra La fabrique de l'histoire ofreció un reportaje muy interesante sobre el simposio vinculado al libro donde se debatieron varios artículos. El documental también repasó el diseño del proyecto. La diversidad de colaboradores proporciona una visión original y única de un lugar particular de la memoria. Los directores querían que autores no europeos participaran en el trabajo y cuestionaran estos lugares de memoria desde una perspectiva global. Si proceden de todas partes del mundo, podemos notar el predominio de autores franco-alemanes (la mitad, menos de un tercio de ellos franceses). También se invitó al proyecto a muchos autores de Europa del Este. Sin embargo, los directores se han preocupado de que este libro no represente demasiado una visión occidental de Europa. La diversidad no es sólo geográfica, muchos autores no son historiadores: “politólogos, filósofos y profesores de literatura comparada” como señala el sitio France Culture han participado en esta empresa. El documental relata los fascinantes debates que suscitaron este proyecto y sus artículos. Sin embargo, las discusiones no fueron transcritas.

El trabajo inicialmente previsto para ser publicado en tres volúmenes se divide en tres partes. El primero titulado “Presencias del pasado” cuestiona la actualidad de la historia en nuestra imaginación. El primer apartado titulado “Quemaduras” recorre un cierto número de lugares de la memoria, especialmente del siglo XX, y muestra un “pasado que no pasa” en un cierto número de casos. Las fracturas de Europa se perfilan en un pasado común: si las guerras mundiales afectaron a la mayoría de los europeos, la interpretación de estos hechos y sus consecuencias está lejos de ser compartida, en particular entre los europeos occidentales y Europeos del este. Estas quemaduras siguen siendo muy agudas. En el apartado “Historias” se discuten los principales conceptos que componen la Europa actual como la democracia, los derechos humanos, la Razón o la Ilustración; pero notaremos algunas aportaciones más originales sobre "el aura de la imagen" en Europa o "ciudadanía social". “Cradles” nos lleva al campo de las diversas raíces de Europa: el mito de Europa, Homero, las religiones, Jerusalén, Atenas y Roma, pero también el derecho. Esta sección dedica gran parte a los vecinos que han influido en la Europa formada en el enfrentamiento y las relaciones con bárbaros o musulmanes. “Cuerpo a Cuerpo” nos lleva al mundo de las luchas revolucionarias, las huelgas, pero también las “minorías” homosexuales, contrarrevolucionarias y de mujeres. La Unión Europea es objeto de un artículo que muestra los distintos proyectos, ambiciones y sucesivas memorias que se entrelazan y explican el relativo fracaso de éste.

Europa

La segunda parte "La Europa" hace un inventario no exhaustivo de personalidades, paisajes, imaginarios, pasiones y miedos que han animado y hacen vibrar a los europeos. La sección sobre paisajes e imaginarios europeos es particularmente exitosa. Nos han llamado la atención algunos artículos especialmente originales, como el titulado "La peste y el lobo" de Gábor Klanicszay pero también "Imperio y nación" de Jakob Vogel que nos invita a superar la oposición binaria de estas ideas. Otras contribuciones sobre los lugares donde viven los europeos responden plenamente a las preguntas planteadas por el proyecto. La segunda mitad de "Les Europe" se compone de artículos que tratan de fronteras, intercambios, movimientos que acechan la memoria europea. La cuestión de Europa del Este está particularmente presente en un cierto número de artículos: “las murallas de la cristiandad” o “Europa central (s)” revelan los sentimientos y resentimientos de estos europeos de la "periferia". Estos recuerdos de Oriente están particularmente bien resaltados. El objetivo de los directores en este punto parece haberse cumplido plenamente. Los lenguajes y la producción también son lugares de memoria mencionados al final de esta parte.

La última parte titulada “Memories-World” trata de los múltiples recuerdos vinculados a las relaciones con el mundo. América tiene un lugar de elección: ya sea descubrimiento, imaginación, nomenclatura o producciones estadounidenses, esta parte del mundo está integrada en la memoria europea. Los exploradores y viajeros tienen un lugar especial. La herencia de la colonización y no se descuida como lo ilustran las numerosas contribuciones sobre este tema. Esta sección integra plenamente todos los desafíos historiográficos de las últimas décadas. Los mitos se deconstruyen, desafían y se ilustra la dominación europea multifacética. Los artículos dedicados a las diversas ciencias son particularmente bienvenidos y enriquecedores en este sentido: Kapil Raj muestra cómo el relato sobre la historia de la ciencia europea minimiza, en el contexto de la Guerra Fría, las contribuciones externas pero tan decisivas ya ilustradas por John Tolan y Rémi Brague en este libro. Si bien la geografía como ciencia colonial se conoce y se trata desde hace algún tiempo, la arqueología también debe ser cuestionada. Los restos de la dominación europea son polifacéticos y muy reales.

Cada lector puede lamentar la ausencia o relevancia de este o aquel artículo. Algunas contribuciones responden mejor que otras a las preguntas planteadas por el proyecto. El tamaño variable de los elementos también puede consultar. La ausencia de un índice y la naturaleza poco explícita de ciertos títulos de artículos pueden ser perjudiciales para ciertos usos. También podemos lamentar la débil presencia de historiadores del sur y el norte de Europa que sin duda habrían arrojado otra luz única sobre estas cuestiones. Estas críticas no deben enmascarar el éxito global del proyecto y de la obra, que sin duda marcará un hito historiográfico ineludible. Los perfiles de lectores potencialmente interesados ​​en este libro son numerosos y superan ampliamente al público histórico. Esperamos que el libro sea un éxito acorde con el riesgo y la apuesta editorial asumida y una acogida que suscite un debate que trascienda el campo histórico.

Mosaico conmemorativo

El "milhojas conmemorativo" se destaca en parte en este libro. La integridad habría resultado ser una quimera de todos modos. Un mosaico conmemorativo del que a veces surge una unidad. El libro lleva la marca de las incertidumbres europeas contemporáneas derivadas del Brexit, pero más en general del contexto europeo. Algunos artículos son particularmente críticos con las orientaciones políticas adoptadas por los europeos. Otros reflejan el pesimismo de sus autores, como “1989” de György Dalos. Si el lector puede encontrar un eco en esta cita de Pierre Nora “como Verdun y Auschwitz, los recuerdos compartidos a escala europea son esencialmente negativos”, los recuerdos positivos, no obstante, emergen a lo largo del libro. Como las memorias nacionales, las memorias europeas están lejos de ser inequívocas y buscar la unidad equivaldría a poner un orden o una narrativa a una pluralidad de experiencias. Como señala Akiyoshi Nishiyama, la "vieja Europa" todavía tiene cosas que decirle al mundo. El libro ilustra maravillosamente las dudas pero también el potencial europeo.

Europa, nuestra historia: La herencia europea desde Homero. Bajo la dirección de Étienne François y Thomas Serrier, con Pierre Monnet, Akiyoshi Nishiyama, Olaf B. Rader, Valérie Rosoux y Jakob Vogel. Les Arènes, septiembre de 2017.


Vídeo: Pensamiento Nacional y Latinoamericano (Octubre 2021).