Diverso

El siglo de las posibilidades (E. Fureix)


La colección " Una historia personal de Francia "(PUF) abre el período contemporáneo con" El siglo de las posibilidades ", Trabajo deEmmanuel Fureix, especialista en la historia cultural y política de Francia en el siglo XIX. Un siglo que va desde 1814, un año antes de la caída de Napoleón, hasta 1914, la víspera de la Primera Guerra Mundial, una fecha que a menudo se considera el comienzo del siglo XX. Un momento decisivo para Francia, con sus revoluciones, sus cambios de regímenes políticos y sus cambios sociales y económicos.

El desconocido siglo XIX

Como bien remarcó Emmanuel Fureix en su introducción, el siglo XIX “es como un vecino extraño, familiar y desconocido”. Aprendiendo un poco a tu alrededor, notamos que cuando la gente escuche "siglo XIX", pensará sobre todo en literatura (Hugo, Zola, ...), quizás en pintura (Delacroix), y vagamente. Recordemos que el surgimiento de los “valores republicanos” tan repetidos hoy data de esta época. Lo mismo ocurre con los trastornos económicos y sociales provocados por la revolución industrial. Es posible que escuchemos algunas palabras sobre el asunto Dreyfus, la Comuna o Napoleón III, pero la mayoría de las veces serán muy vagas. Y las revoluciones de 1830 y 1848 a menudo serán olvidadas ...

Así, el autor trata aquí de iluminarnos sobre la complejidad y la riqueza de este siglo; ¿Es el de la burguesía? Revoluciones? Para Emmanuel Fureix, es ante todo "el siglo de la politización", a menudo con violencia. Fue entonces el siglo de la industrialización, pero también de las revoluciones urbana (Haussmann) y científica (Pasteur). Finalmente, es "el siglo de una revolución en el tiempo y el espacio", en particular con el nacimiento de la historia como ciencia. Un programa muy rico, por tanto, que el historiador resume en tres partes principales.

"Monarquías en la época del romanticismo"

En esta primera parte, Emmanuel Fureix retrocede un año en el tiempo, frente al volumen anterior, “Luces y revoluciones” (O. Coquard). Esta parte combina cronología y temas muy diferentes para ilustrar estos treinta años, que van desde la Restauración hasta la revolución de 1848, con una dificultad de perdurar para la monarquía constitucional (Cien Días, revolución de 1830) antes del advenimiento de la Segunda República.

El juego se abre con la Restauración, una monarquía constitucional con acentos absolutistas, pero también liberal. El segundo capítulo pasa bastante rápido sobre el breve "regreso del Águila" para evocar más extensamente "el Terror Blanco" y "el interludio centrista (sic)", antes de que el tercer capítulo explique "el fracaso de la utopía". reaccionario ”que condujo a la revolución de 1830.

Los dos capítulos siguientes tratan finalmente sobre el establecimiento de este "régimen bastardo", dirigido por Louis-Philippe, influido durante un tiempo por "el espíritu de julio", antes de que el régimen fuera finalmente derrocado en 1848.

"Entre orden y revoluciones"

Las dos décadas que siguen son incluso más ricas que las precedentes, en los trastornos de todo tipo y los acontecimientos. Pasamos de una República a otra, pero con, en el mismo período, un golpe de Estado que lleva al Segundo Imperio, y una revolución tan corta como violenta, la Comuna. El historiador comienza lógicamente con la revolución de 1848, un experimento de democracia, marcado en particular por la "fraternidad". Pero pronto llegó, a partir de junio de 1848, “la otra Segunda República”, tema del Capítulo II, con la llegada al poder de Napoleón III, quien rápidamente reemplazó a la República por un Segundo Imperio, “máquina política autoritaria”.

Menos conocida es la relación con la modernidad de este Segundo Imperio, al que Emmanuel Fureix dedica su tercer capítulo, que culmina con la caída del régimen tras la guerra de 1870. Por último, acojamos el capítulo relativamente desarrollado sobre el Municipio, tratado en todos su complejidad, lejos de las caricaturas que leemos con demasiada frecuencia.

"La República en ciernes"

Para esta parte final, íntegramente dedicada a la Tercera República, Emmanuel Fureix opta por abrir con un capítulo estrictamente cronológico, abarcando todo el período (1871-1914), que desglosa en “cinco actos”. Luego, se adentra en capítulos más temáticos: “República, forma política y compromiso social”, donde recordaremos especialmente la parte sobre “Marianne, revolución y secularismo”; y su capítulo III, “Los enfrentamientos y contradicciones de una República liberal”. Aquí, si podemos acoger las páginas sobre el asunto Dreyfus o la exclusión de las mujeres de la República, podemos por otro lado estar un poco decepcionados con el poco espacio dedicado a la “República colonial”, aunque el historiador nos hace comprender perfectamente lo esencial.

Este “siglo de posibilidades” está resultando, por tanto, un éxito para todos aquellos, y especialmente los profesores, que quieran conocer este siglo XIX tan complejo y tan rico (pero tan poco conocido, o poco conocido). Sólo le reprocharemos, como los demás volúmenes, que haya pasado un poco rápido sobre temas que hoy podemos juzgar como esenciales (aquí, el colonialismo, o en "Le temps des Valois", el sentimiento nacional. ).

E. Fureix, El siglo de las posibilidades (1814-1914), PUF, 2014.


Vídeo: Ciencia de Datos: La Profesión Más Sexy del Siglo 21? Fredi Vivas. TEDxComodoroRivadavia (Octubre 2021).