Nuevo

Los Pieds-Nickelés van a la guerra - BD


En 1914 El diario L'Epatant anunció que sus tres muchachos subversivos llamados "Pieds-Nickelés" se alistaban bajo la bandera para gastar malas pasadas a los alemanes. En la vispera de centenario de la Gran Guerra, la Librería Vuibert nos ofrece una reedición coloreada de las aventuras de los tres lousticos, una reedición precedida por el historiador Jean Tulard lo que sitúa a este cómic en el contexto general de la movilización de personajes de ficción en el marco de una cultura de guerra. Una gran manera de sumergirse en la historia de la Gran Guerra a través de este cómic que tiene un doble interés: una comedia que no ha envejecido ni un ápice y cierto papel documental en el contexto de la historia cultural.

¿Quiénes son los Pieds-Nickelés?

Para los más pequeños, es oportuno presentar estas viejas figuras de la comedia francesa. Les Pieds-Nickelés son héroes del cómic que aparecieron el 4 de junio de 1908 en el diario infantil L'Epatant, un trío cómico formado por Ribouldingue el gran barbudo, Filochard el tuerto nervioso y Croquignol el alto delgado con una nariz larga. Tres pequeños ladrones, embaucadores y hackers que, durante sus muchas aventuras, intentan empacar el "gogo" (se diría hoy el bohemio burgués) y no dejan de codearse con los representantes de la autoridad en el lugar ... Este lado irreverente va acompañado de un dibujo bastante tosco y un tono de jerga.

Pero con la Primera Guerra Mundial el tono cambia, los franceses se movilizan y también se recurre a personajes de historietas. Si el Bécassine convencional está involucrado en el conflicto, ¡no era obvio que nuestros tres muchachos también fueran parte! Porque su padre, el caricaturista Forton, era más bien antimilitarista ... Pero está bajo presión de sus editores, los hermanos Offenstadt, judíos de origen alemán acusados ​​por algunos de espiar y desmoralizar a la opinión pública ... Es urgente los editores a dar promesas, y por eso los tan subversivos Pieds-Nickelés apoyarán el esfuerzo de guerra. El 10 de diciembre de 1914, L'Epatant anunció:

« Nuestros tres simpatizantes Pieds-Nickelés, Ribouldingue, Filochard y Croquignol, conociendo solo su deber como franceses, se unieron al ejército de combatientes sin esperar su orden de movilizarse y los Boches aprenden a su costa lo que vale un loustic parisino. Paciencia, amigos lectores, pronto estarás riendo y aplaudiendo cuando leas sus hazañas. ».

Esto se hace en enero de 1915, los Pieds-Nickelés encontraron en el Boche un nuevo enemigo, estúpido y desequilibrado, que les permite montar golpes ardientes cada vez más improbables y espectaculares! El objetivo es sobre todo hacer reír al peludo y al trasero sobre la espalda del enemigo. Los tres matones se convierten en símbolos de la malicia francesa, pero también de su generosidad (por ejemplo, pagan a las viudas lo que les han robado a los Boches). Escondido en pajares, camuflado en árboles en troncos huecos, capturando a los alemanes como tordos con trampas de rejilla, capturando a un oficial enemigo metiéndolo en su tienda ... Los reyes del ingenio, ¡El ingenio y el Sistema D están librando una guerra despiadadamente divertida contra los comedores de chucrut!

1914 – 2014

En 1914, nos dijeron que los Pieds-Nickelés iban a la guerra, cien años después Jean Tulard participó en su regreso a la vanguardia. Conocemos bien a Tulard por su pasión por el cine y, por supuesto, por su experiencia en la historia del Primer Imperio, pero llega donde no necesariamente lo esperamos al abrir las puertas de las librerías del siglo XXI en Ribouldingue, Filochard. y Croquignol! Con motivo del centenario de la Gran Guerra, la Librería Vuibert reedita las aventuras de los Pieds-Nickelés bajo las banderas en un total de 85 páginas coloreadas para la ocasión por Benjamin Strickler que por una vez les da un gran golpe joven.

El objetivo, por supuesto, es doble. En primer lugar, las aventuras de los tres lousticos no han perdido nada de su comedia y jóvenes y mayores están invitados a (re) descubrir este humor travieso y franco del siglo pasado. En segundo lugar, “Les Pieds-Nickelés van a la guerra” es también un testimonio de la Gran Guerra y de la movilización de las editoriales y del mundo de la literatura infantil en el contexto de una guerra verdaderamente total. Como tal, los Pieds-Nickelés son parte de lo que comúnmente se llama la cultura de la guerra. Como tal, el prefacio de Jean Tulard es precioso y da toda su dimensión a los cómics. El historiador sitúa juiciosamente este cómic en su contexto, el de una movilización de personajes de ficción en el contexto de la guerra, junto a Bécassine, Arsène Lupin que desenmascara a un espía alemán ... O incluso en el cine Charlot que también lleva el uniforme ...


En los albores del centenario, la iniciativa de Jean Tulard es, por tanto, juiciosa. La reanudación de la obra de Louis Forton es una forma original, y muy interesante en el momento de la historia cultural, de abordar la guerra del 14-18. A medida que se acercan las celebraciones de fin de año, es probable que los tres muchachos logren abrirse paso por las chimeneas hasta debajo de los pinos ...


Vídeo: Cериал Приключение стальных ног. Les aventures des Pieds Nickelés 1917-1918 (Julio 2021).