Nuevo

Rómulo, El sueño de Roma (T. Camous)


Cuando uno se enfrenta a tal título, con tal ambición de composición, la primera pregunta que viene a la mente es: ¿Cómo se puede realizar una biografía de un personaje mítico, perteneciente a la tradición, al limbo de orígenes de Roma? Y a partir de este punto, todos los fascinados por la civilización romana se ven naturalmente llevados a hojear la obra para comprender cómo el autor fue capaz de construir su argumento y proponer un análisis tangible de Rómulo, primer rey de Roma.


El libro.

Para empezar, el libro en sí está bastante bien construido con numerosos y aireados capítulos cuyos títulos, de un registro un tanto romántico, rompen con las convenciones académicas y ofrecen así una agradable apertura hacia los no iniciados. Las notas se relatan al final del libro lo que para algunos brinda un consuelo apreciable de lectura y para otros, precisamente los "iniciados" acostumbrados a diseccionarlas una a una, ida y vuelta desagradables a la larga. Pero lo más importante sigue siendo que el autor cita extensamente sus fuentes y las obras modernas que entran en su estudio. Nos parece que es el elemento más determinante para una obra histórica que se construye sobre todo según un método de análisis que no puede ignorar la materia primaria; las fuentes famosas, ya sean arqueológicas, literarias o epigráficas. A la vista de la masa de referencias, parece obvio que el estudio forma parte de una perspectiva científica válida y no una recuperación simple y repetitiva de leyendas romanas, recompuestas en una fecha bastante tardía. Por otro lado, precisamente en relación con las fuentes, las ilustraciones siguen siendo muy pocas mientras que para la mayoría son muy interesantes, en particular los descubrimientos arqueológicos de Roma de los orígenes. En cuanto a la bibliografía, muy extensa y correctamente organizada en temas, es lamentable por otro lado que las obras citadas se coloquen dentro de estas partes sin un orden real mientras que una simple clasificación alfabética mejora mucho la consulta. Es un punto bastante sorprendente además ... A primera vista, en cualquier caso, la construcción metodológica del trabajo es completamente correcta y sin problema aparente, salvo esta clasificación bastante ecléctica de la bibliografía.

Análisis metodológico y ciencias afines.

Si hay un punto en el que la obra nos pareció muy interesante es el uso masivo de las ciencias humanas para completar la interpretación historiadora del tema. De hecho, el autor ha reunido antropología y etnología, así como psicoanálisis y estudios lingüísticos. En nuestra opinión, es una riqueza y una ampliación de perspectiva que la historia necesite analizar en profundidad los hechos que se le confieren para estudiar porque sigue siendo un conjunto de hechos sociológicos que se vuelven mucho más claros a la luz de otras ciencias. . No es una novedad del todo en cualquier caso, y muy grandes historiadores, especialmente de la École des Annales, se han ido a rebuscar del lado de estas ciencias y en ocasiones incluso han invitado a algunos de sus especialistas para que mirar los fenómenos que estaban más allá de la comprensión total. El propio Claude Lévi-Strauss participó en estudios históricos. Pero, curiosamente, la historia romana quedó un poco al margen de esta dinámica, porque se mantuvo sobre todo centrada en el estudio del Derecho. Hoy el movimiento parece estar en marcha y este estudio encaja perfectamente en este proceso, con una significativa participación de análisis de las ciencias auxiliares que en ocasiones hace que el estudio se desvíe de su eje histórico sin que el autor se olvide de sí mismo. verdaderamente fuera de su alcance. En definitiva, la experiencia nos parece muy provechosa aquí, en particular en torno a los renovados estudios sobre el totemismo (tótems animales de los pueblos), cuyos primeros análisis se remontan al siglo XIX, en particular con Salomon Reinach, pero que habían caído en una cierta desgracia debido a interpretaciones erróneas y paralelos, pero que actualmente están volviendo a un primer plano utilizando métodos de investigación más cautelosos. En el caso romano y como bien dice Jérôme Camous, esta cuestión está en el centro mismo de la leyenda romulana con la intervención del lobo, la asociación de un rey aborigen muy antiguo con el pájaro carpintero por ejemplo.

Por tanto, a partir de este método, el autor ofrece una relectura de prácticas rituales que a primera vista son bastante oscuras, pero que encuentran así una nueva claridad. A pesar de todo, los enormes vacíos en nuestras fuentes durante este período tan antiguo conducen ocasionalmente a recurrir solo a conjeturas, de las que es difícil proporcionar alguna certeza. En la página 92, por ejemplo, la asociación del sonido del pico con el trueno no parece muy obvia, especialmente porque las mentalidades antiguas no siempre procedían en su representación simbólica de acuerdo con un proceso tan "racional", de acuerdo con una racionalidad que nos afecta, pero que no eran necesariamente los mismos entre los antiguos. Su visión del mundo, impresa con lo sagrado, a menudo permanece impermeable a nuestros intentos de interpretación, ya que carecemos de pruebas reales. Es, nos parece, un poco la debilidad de esta obra la que la mayoría de las veces debe ocuparse de las carencias, hacer hablar de los silencios, descifrar los ritos cuyo sentido profundo ya escapaba a los romanos que los comentaban. Este es el riesgo inherente a cualquier estudio de épocas tan antiguas. Sin embargo, hay que insistir realmente en el trabajo aportado por el autor y en su perpetua búsqueda de páginas y análisis para fundamentar su obra sobre bases sólidas y no perderse en la dañina sobreinterpretación. Su arduo trabajo y su buen dominio de las teorías etnológicas o psicoanalíticas hacen que todo sea bastante convincente y bien hecho. Tenemos como prueba de ello la interpretación del rapto de las sabinas de la página 123, que, puesto en perspectiva, adquiere una sustancia completamente diferente al mito que muchos conocen sin percibir realmente su naturaleza profunda. Asimismo, el célebre Albe la Longue, sustituido en su realidad histórica, con la providencial asistencia de la arqueología, se nos aparece bajo una luz muy diferente y sin duda mucho más realista.

Diseño de análisis.

El texto es claro, el estilo bastante fácil de acceder con, por otro lado, algunas repeticiones irritantes que habrían sido fáciles de corregir. La composición del estudio es un poco hinchada y la secuencia entre los capítulos no es necesariamente muy clara, como si la lógica general se olvidara a veces, probablemente debido al deseo del autor de profundizar en sus conocimientos. Un enunciado que aleja un poco al lector del tema original y que luego lo impulsa de nuevo hacia el trasfondo. A pesar de esto, hay una pauta bastante clara desde el principio que mantiene muy sólida la estructura del análisis. No revelaremos de antemano todas las claves de este estudio para que el posible lector se forme su propia idea de la obra conservando el descubrimiento y la progresión lógica del estudio, de lo contrario la obra perdería un poco este estímulo. Agradable del que hablábamos al inicio de esta revisión, ese verdadero toque de curiosidad sobre la implementación de un estudio de este tipo.

En suma.

Esta biografía de Romulus es en realidad mucho más que una simple monografía de carácter mítico. El autor recompone un mundo que ha desaparecido y que ya escapó a los romanos del período histórico. La tradición literaria latina sólo nos ha dado fragmentos de ella, que ahora son comprensibles con la ayuda de las ciencias auxiliares y especialmente gracias a la arqueología que da una realidad tangible a los mitos de los orígenes de Roma según un método mucho más relacionado. con nuestras sensibilidades modernas.

Romulus de Thierry Camous. Biografía Payot, septiembre de 2010.


Vídeo: La leyenda de Rómulo y Remo. Historia de Roma (Octubre 2021).