Información

Fiesta del té de Boston


En 1770, las protestas estadounidenses llevaron a la derogación de los deberes de Townshend por parte del Parlamento, a excepción del impuesto sobre el té retenido por los británicos como cuestión de principio. La eficacia de la resistencia estadounidense se demostró en la abrupta caída de las ventas de té en las colonias, una caída del 70 por ciento en tres años.En 1773, el Parlamento aprobó la Ley del Té, que dio a la Compañía Inglesa de las Indias Orientales la oportunidad de evitar la bancarrota al otorgar un monopolio sobre la importación de té a las colonias. Los británicos razonaron que los estadounidenses estarían dispuestos a pagar el impuesto si pudieran pagar un precio bajo por el té. Dartmouth Llegó al puerto de Boston con un cargamento de té Darjeeling. Samuel Adams y otros radicales estaban decididos a que el cargamento no llegara a la ciudad. El gobernador Thomas Hutchinson fue igualmente beligerante y prometió no capitular ante la oposición pública como había sucedido en otras colonias. Castor y el Leonor, llegó con más envíos de la Compañía de las Indias Orientales. Hutchinson se mantuvo firme y declaró que los cargamentos serían llevados a tierra y gravados de conformidad con la ley. La Ley del Té requería que el impuesto requerido se recaudara dentro de los 20 días posteriores a la llegada de un barco, lo que hace que el 16 de diciembre sea la fecha límite. Sam Adams mantuvo alto el fervor público celebrando reuniones públicas en la Old South Meeting House; multitudes tan grandes como 5.000 llenaron las calles circundantes. En una de estas reuniones, se adoptó una resolución que pedía a los consignatarios que devolvieran el té. El 16 de diciembre, el propietario del Dartmouth acordó navegar en su barco de regreso a Inglaterra. Sin embargo, esta oportunidad de aliviar las tensiones terminó abruptamente cuando los funcionarios británicos denegaron el permiso para que el barco despejara el puerto y comenzaron los preparativos para incautar el barco por falta de pago del impuesto. multitud en el Viejo Sur. Un grupo de unos 50 hombres, disfrazados de manera poco convincente como indios Mohawk, se trasladó la corta distancia hasta Griffin’s Wharf, donde se amarraron los tres barcos. Se abordaron los barcos, se sacó la carga cuidadosamente de las bodegas y se colocó en las cubiertas. Una multitud que vitoreaba en el muelle gritó su aprobación por la preparación de este "té de agua salada". El "Tea Party" se volvió a organizar rápidamente en otras ciudades portuarias de Estados Unidos y tendió a polarizar los bandos en la creciente disputa. Los patriotas y los leales se volvieron más fervientes sobre sus puntos de vista. Una canción popular del día se llamaba "Revolutionary Tea". Su primera estrofa fue: "Había una anciana que vivía sobre el mar, y ella era una reina de la isla; su hija vivía en un nuevo país, con un océano de agua en medio. Los bolsillos de la anciana estaban llenos de oro, pero nunca estaba contenta, así que pidió a su hija que le pagara un impuesto, de tres peniques la libra por su té, de tres peniques la libra por su té. autoridad real. Pronto se convertirían en acciones más severas.


Vea la cronología de la Revolución Americana y el mapa de Boston.


Boston Tea Party - Historia

Fiesta del té de Boston
ID de historial digital 1192

Autor: George Robert Twelve Hewes
Fecha: 1773

Anotación: George Robert Twelve Hewes, un zapatero de Boston que luego luchó en la Revolución como soldado común y marinero, estuvo presente en la Masacre de Boston y se desempeñó como líder en la fiesta del té de Boston.


Documento: El té destruido estaba contenido en tres barcos, uno cerca del otro en lo que en ese momento se llamaba el muelle de Griffin, y estaban rodeados por barcos de guerra armados, cuyos comandantes habían declarado públicamente que si los rebeldes, como les agradaba diseñar los bostonianos, no debían retirar su oposición al desembarco del té antes de cierto día, el día 17 de diciembre de 1773, debían ese día forzarlo a la orilla, al amparo de la boca de su cañón.

El día anterior al diecisiete, hubo una reunión de los ciudadanos del condado de Suffolk, convocada en una de las iglesias de Boston, con el propósito de consultar sobre qué medidas podrían considerarse convenientes para evitar el desembarco del té, o asegurar a la gente de la recaudación del deber. En esa reunión se nombró un comité para atender al gobernador Hutchinson y pedirle que les informara si tomaría alguna medida para satisfacer a la gente sobre el objeto de la reunión.

A la primera solicitud de este comité, el Gobernador les dijo que les daría una respuesta definitiva a las cinco de la tarde. A la hora señalada, el comité se dirigió nuevamente a la casa del gobernador y, tras una investigación, descubrió que se había ido a su casa de campo en Milton, a una distancia de unas seis millas. Cuando el comité regresó e informó a la reunión de la ausencia del Gobernador, hubo un murmullo confuso entre los miembros y la reunión se disolvió inmediatamente, muchos de ellos clamaban: "Que cada uno cumpla con su deber y sea fiel a su país "y había una plaza general para el muelle de Griffin.

Ya era de noche, y enseguida me vestí con el traje de un indio, equipado con un pequeño hacha, que yo y mis asociados denominamos el hacha de guerra, con el cual, y un garrote, después de haberme pintado la cara y las manos con polvo de carbón en En el taller de un herrero, me dirigí al muelle de Griffin, donde yacían los barcos que contenían el té. Cuando aparecí por primera vez en la calle después de estar así disfrazado, me encontré con muchos que estaban vestidos, equipados y pintados como yo, y que se unieron a mí y marcharon hacia el lugar de nuestro destino.

Cuando llegamos al muelle, tres de los nuestros asumieron una autoridad para dirigir nuestras operaciones, a lo que nos sometimos de inmediato. Nos dividieron en tres grupos, con el fin de abordar los tres barcos que contenían el té al mismo tiempo. El nombre de quien estaba al mando de la división a la que me asignaron era Leonard Pitt. Nunca supe los nombres de los otros comandantes.

Inmediatamente, los respectivos comandantes nos ordenaron abordar todos los barcos al mismo tiempo, lo cual obedecimos de inmediato. El comandante de la división a la que pertenecía, tan pronto como estuvimos a bordo del barco me nombró contramaestre, y me ordenó que fuera al capitán y le exigiera las llaves de las escotillas y una docena de velas. Hice la demanda en consecuencia, y el capitán respondió de inmediato y entregó los artículos, pero al mismo tiempo me pidió que no dañara el barco ni los aparejos.

Entonces nuestro comandante nos ordenó abrir las escotillas y sacar todas las cajas de té y arrojarlas por la borda, e inmediatamente procedimos a ejecutar sus órdenes, primero cortando y partiendo las cofres con nuestras hachas de guerra, para exponerlas a fondo. los efectos del agua.

En aproximadamente tres horas desde el momento en que subimos a bordo, habíamos roto y arrojado por la borda todos los cofres de té que se encontraban en el barco, mientras que los de los otros barcos estaban desechando el té de la misma manera, al mismo tiempo. Estábamos rodeados por barcos armados británicos, pero no se hizo ningún intento por resistirnos.

Luego nos retiramos en silencio a nuestros diversos lugares de residencia, sin tener ninguna conversación entre nosotros, ni tomar ninguna medida para descubrir quiénes eran nuestros asociados ni recuerdo haber tenido conocimiento del nombre de una sola persona involucrada en ese asunto. , excepto el de Leonard Pitt, el comandante de mi división, a quien he mencionado. Parecía haber un entendimiento de que cada individuo debería ofrecer voluntariamente sus servicios, guardar su propio secreto y arriesgar las consecuencias por sí mismo. No se produjo ningún desorden durante esa transacción, y se observó en ese momento que siguió la noche más tranquila que Boston había disfrutado durante muchos meses.

Durante el tiempo que estuvimos tirando el té por la borda, hubo varios intentos por parte de algunos ciudadanos de Boston y sus alrededores de llevarse pequeñas cantidades para uso familiar. Para lograr ese objeto, verían la oportunidad de tomar un puñado de la cubierta, donde se esparció abundantemente, y se lo guardarían en los bolsillos.

Un capitán O'Connor, a quien conocía bien, subió a bordo con ese propósito, y cuando supuso que no lo notaron, se llenó los bolsillos y también el forro de su abrigo. Pero lo había detectado y le di información al capitán de lo que estaba haciendo. Se nos ordenó que lo detuviéramos, y justo cuando salía de la embarcación, lo agarré por la falda de su abrigo y, al intentar tirar de él hacia atrás, se lo arranqué, pero, saltando hacia adelante, con un rápido esfuerzo. hizo su escape. Sin embargo, tuvo que pasar un guante entre la multitud en el muelle nueve cada uno, al pasar, dándole una patada o un golpe.

Otro intento de salvar un poco de té de las ruinas del cargamento lo hizo un hombre alto y anciano que vestía un gran sombrero de tres cuartos y una peluca blanca, que estaba de moda en ese momento. Se había metido maliciosamente un poco en el bolsillo, pero al ser detectado lo apresaron y, quitándole el sombrero y la peluca de la cabeza, los arrojaron, junto con el té, del que le habían vaciado los bolsillos, al agua. Teniendo en cuenta su avanzada edad, se le permitió escapar, de vez en cuando con una ligera patada.

A la mañana siguiente, después de haber limpiado los barcos del té, se descubrió que cantidades muy considerables flotaban sobre la superficie del agua y para evitar la posibilidad de que se guardara para su uso, varios botes pequeños Fueron tripulados por marineros y ciudadanos, quienes los condujeron a remo hasta aquellas partes del puerto donde el té era visible, y golpeándolo con remos y palas lo empaparon tan completamente que hizo inevitable su destrucción total.


Del té al mar brillante: la fiesta del té de Boston

Desarrollado por Lisa M. Green, Swampscott High School, Swampscott, Mass.

From Tea to Shining Sea contiene unidades curriculares para las clases de A.P. Historia de los Estados Unidos y A.P. Economía. En el plan de estudios de Historia, los estudiantes usan cinco secciones de documentos de fuentes primarias para discernir las diferentes tendencias económicas, políticas y sociales que crearon la tensión que condujo al Boston Tea Party. Cada sección contiene análisis de documentos y preguntas de "Consideración" para ayudar a los estudiantes a prepararse para la discusión en grupo. La unidad culmina con un debate oral, así como ensayos argumentativos que se basan en los documentos. En el plan de estudios de Economía, los estudiantes ven el evento histórico del Boston Tea Party aplicando el análisis económico, incluida la política fiscal, la teoría de juegos, las curvas de demanda y los monopolios. Se puede descargar una presentación de PowerPoint que repasa los principales eventos previos al Tea Party para usar con cualquiera de los planes de estudio.


George Hewes es sin duda uno de los nombres más conocidos en lo que respecta a los participantes de la famosa protesta. Uno de los hechos menos conocidos de su biografía fueron las circunstancias de su encuentro con John Hancock. Cuando Hewes era un aprendiz de zapatero en 1763, tuvo la oportunidad de reparar zapatos para John Hancock.

A veces, los barcos de la fiesta del té se llaman erróneamente británicos. De hecho, solo el té pertenecía a East India Tea Company, pero los barcos eran estadounidenses. Nantucket era el puerto base de dos barcos que participaron en el Boston Tea Party, el Beaver y el Dartmouth. A pesar de que Dartmouth hizo historia por llevar té, fue construido para un propósito diferente: la caza de ballenas en alta mar.


The Boston Tea Party & # 8211 Un evento que cambió la historia estadounidense

El Boston Tea Party tenía a los Hijos de la Libertad disfrazados de indios Mohawk. Aquí hay más información sobre este famoso incidente.

El Boston Tea Party tenía a los Hijos de la Libertad disfrazados de indios Mohawk. Aquí & # 8217s más sobre este famoso incidente & # 8230

Un acto de protesta emprendido por los colonos estadounidenses contra Gran Bretaña, en el que los colonos estadounidenses destruyeron muchas cajas de ladrillos de té que estaban en los barcos en el puerto de Boston, se conoce en la historia como La fiesta del té de Boston.

La razón

Este incidente tuvo lugar porque la Compañía de las Indias Orientales de Gran Bretaña tenía grandes reservas de té que no podían vender en Inglaterra, por lo que estuvo a punto de quebrar. El gobierno intervino y aprobó la Ley del Té de 1773, que otorgó a la empresa el derecho a exportar sus mercancías directamente a las colonias, sin pagar ninguno de los impuestos regulares que se aplicaban a los comerciantes coloniales. Una vez hecho esto, la empresa podría vender a precios inferiores a los de los comerciantes estadounidenses y monopolizar el comercio de té colonial.

Este acto se volvió inflamatorio por muchas razones. La primera fue que enfureció a los influyentes comerciantes coloniales, que temían ser reemplazados y arruinados por un poderoso monopolio. Se creó más resentimiento entre aquellos que habían sido excluidos del lucrativo comercio con la decisión de la East India Company de otorgar franquicias a ciertos comerciantes estadounidenses para la venta de té. Sin embargo, lo importante fue que la Ley del Té revivió las pasiones estadounidenses sobre el tema del pago de impuestos sin representación. Lord North tenía la idea de que la mayoría de los colonos acogerían con agrado la nueva ley, porque reduciría el precio del té para los consumidores al eliminar a los intermediarios. No fue así. En cambio, los colonos respondieron boicoteando el té. Este boicot movilizó a grandes segmentos de la población y también ayudó a unir a las colonias en una experiencia común de protestas populares masivas. Las mujeres también se unieron a la protesta.

Se hicieron planes para evitar que la Compañía de las Indias Orientales desembarcara sus cargamentos en puertos coloniales. Aparte del puerto de Boston, se convenció a los agentes de otros lugares para que dimitieran, y se devolvieron o almacenaron nuevos cargamentos de té a Inglaterra. Los agentes de Boston se negaron a dimitir y, con el apoyo del gobernador real, se hicieron los preparativos para desembarcar los cargamentos entrantes, independientemente de la oposición. Cuando no consiguieron hacer retroceder los tres barcos en el puerto, protagonizaron un drama.

El evento

El té debía aterrizar el jueves 16 de diciembre de 1773. Fue en esta fatídica noche cuando los Hijos de la Libertad, disfrazados de indios Mohawk, abandonaron la enorme protesta y se dirigieron hacia Griffin & # 8217s Wharf. Aquí era donde los tres barcos, el Dartmouth, el recién llegado Leonor, y Castor fueron. Se subieron toneles de té de la bodega a cubierta con gran eficacia, lo que demuestra que los indios eran en realidad estibadores. Luego se abrieron los toneles y se arrojó el té por la borda. Por la mañana, se habían enviado a las aguas del puerto de Boston 90.000 libras de té, cuyo costo se estimaba en al menos 10.000 libras esterlinas. Aparte del té y un candado, que se había roto accidentalmente, todo lo demás estaba intacto. Este incidente hizo que el té se lavara en las costas de Boston durante semanas.

La reacción

Como era de esperar, el acto recibió críticas tanto de los funcionarios británicos como de los coloniales. Benjamin Franklin dijo que el té que había sido destruido debía devolverse, e incluso se ofreció a devolverlo con su propio dinero. Los puertos de Boston fueron cerrados por el gobierno británico, que también puso en marcha otras leyes que se conocieron como la Actos intolerables o Actos coercitivos o Actos punitivos. Pero esto no disuadió a algunos colonos de realizar actos similares, como la quema de Peggy Stewart. Fue el Boston Tea Party lo que finalmente condujo a la Revolución Americana. En ese momento, muchos colonos en Boston y otras partes del país prometieron abstenerse de tomar té como protesta. En cambio, recurrieron a beber Hiperión balsámico, otras soluciones a base de hierbas y café. Por suerte, esta protesta social contra el té no duró mucho.


Cronología de la fiesta del té de Boston

El Boston Tea Party fue una protesta que tuvo lugar en Boston durante la Revolución Americana. La protesta fue contra la Ley del Té de 1773. Fue un evento significativo en la Revolución Americana y se considera un factor que contribuyó a la preparación de la Guerra Revolucionaria.

Es importante conocer la cronología del Boston Tea Party porque le brinda una mejor comprensión de por qué, cómo sucedió y qué lo llevó a él.

La siguiente es una cronología del Boston Tea Party:

  • El 29 de junio, el Parlamento aprueba las leyes de Townshend que imponen un impuesto de importación sobre los productos británicos vendidos en las colonias, como plomo, papel, pintura, vidrio y té.
  • El 12 de abril, el Parlamento deroga la mayoría de las cláusulas de las leyes de Townshend, excepto el impuesto sobre el té.
  • En diciembre, Benjamin Franklin reside en Londres como agente de la Cámara de Representantes de Massachusetts y recibe un paquete de un remitente anónimo que contiene cartas escritas por el gobernador de Massachusetts Thomas Hutchinson y el vicegobernador Andrew Oliver a las autoridades británicas. Las cartas recomiendan que el gobierno británico maneje las revueltas coloniales contra los impuestos haciendo que el gobierno colonial sea independiente de las asambleas provinciales y reduciendo gradualmente las libertades civiles de los colonos. Franklin envía las cartas a Samuel Adams y le permite a Adams mostrárselas al Comité de Correspondencia de Massachusetts.
  • El 27 de abril, el Parlamento aprueba la Ley del Té que permite que las empresas británicas envíen té libre de impuestos a las colonias de América del Norte, lo que permite a las empresas venderlo a un precio más barato, pero el impuesto sobre el té aún se mantiene.
  • El 10 de mayo, la Ley del Té recibe el consentimiento real (aprobación formal del monarca gobernante).
  • El 2 de junio, Thomas Cushing presenta las cartas filtradas de Hutchinson y Oliver al Primer Congreso Continental, que decide solicitar a la corona británica que elimine a Hutchinson y Oliver.
  • A mediados de junio, las cartas filtradas se publican en el Boston Gazette lo que causa revuelo en la ciudad.
  • A principios de octubre, un periódico colonial informó que la Compañía de las Indias Orientales enviará 600 cajas de té británico a Filadelfia, Nueva York y Boston.
  • El 3 de noviembre, los Hijos de la Libertad celebran una reunión pública al mediodía bajo el Árbol de la Libertad para ordenar a los consignatarios locales (agentes especiales designados por el gobierno británico para recibir y vender el té) que envíen el té británico cuando llegue. en el puerto de Boston. Alrededor de 500 personas asisten a la reunión, incluidos John Adams, Samuel Adams, John Hancock y Joseph Warren, pero los destinatarios se niegan a cumplir.
  • El 5 de noviembre se realiza otra reunión sobre el asunto en Faneuil Hall pero los consignatarios aún se niegan a cumplir.
  • El 18 de noviembre, se lleva a cabo otra reunión en Faneuil Hall durante la cual los consignatarios aún se niegan a cumplir y luego huyen al Castillo William (Fuerte Independencia) en busca de protección.
  • El 28 de noviembre, el Dartmouth, un barco mercante que transportaba 114 cofres de té británico, llega al puerto de Boston, pero los colonos se niegan a dejarlo atracar en el muelle de Griffin & # 8217 debido al impuesto al té.

Boston Tea Party, Ilustración publicada en la Masacre de Boston a la rendición de Burgoyne circa 1895
  • El 29 de noviembre, los colonos programan una reunión sobre el barco en Faneuil Hall, pero se traslada a la Old South Meeting House para acomodar a la gran multitud de asistentes. En la reunión, los colonos acuerdan que no se pagará el impuesto al té y asignan 25 hombres para vigilar los muelles y evitar el atraque de los barcos.
  • El 30 de noviembre, los colonos se reúnen nuevamente en Old South Meeting House para escuchar un mensaje de la Compañía de las Indias Orientales. La compañía sugiere almacenar el té en un almacén hasta que lleguen más instrucciones del Parlamento, pero los colonos rechazan esta idea porque significa que el impuesto tendría que pagarse una vez que el té aterrice. El alguacil Stephen Greenleaf pronuncia una proclamación del gobernador Hutchinson que declara ilegal la reunión y ordena a la multitud que se disperse.
  • El 1 de diciembre, otro carguero, el Eleanor, llega con un cargamento de té británico seguido por otro carguero, el Beaver, unos días después. Los tres barcos llevan un total de 342 cofres de té.
  • El 8 de diciembre, el gobernador Hutchinson toma medidas para evitar que los barcos salgan del puerto sin su permiso estacionando dos embarcaciones armadas en la entrada del puerto y ordenando al coronel Leslie, comandante del castillo William, que cargue los cañones del fuerte y no deje cualquier barco abandona el puerto sin su permiso.
  • El 14 de diciembre, se lleva a cabo otra reunión en Old South Meeting House a las 2 pm durante la cual se ordena a Francis Rotch, hijo del propietario del Dartmouth and the Beaver, que solicite autorización al recaudador de aduanas para enviar sus barcos de regreso a Inglaterra con el té. La reunión se aplaza hasta el 16 de diciembre para esperar una respuesta.
  • En la mañana del 16 de diciembre, a Rotch se le niega el permiso del recaudador de aduanas para enviar sus barcos de regreso a Inglaterra. Esa mañana se lleva a cabo una reunión en Old South Meeting House y asisten más de 5,000 personas. Se ordena a Rotch que solicite al gobernador Hutchinson autorización para enviar su barco de regreso a Inglaterra. La reunión se levanta hasta las 3 pm para esperar una respuesta.
  • Poco antes de las 6 de la tarde del 16 de diciembre, Rotch regresa a la reunión con la noticia de que el gobernador denegó su solicitud. Después de que se anuncia la respuesta del gobernador, Samuel Adams se levanta y dice: "Esta reunión no puede hacer nada más para salvar al país". De repente se oye un grito de guerra y un gran grupo de hombres vestidos como nativos americanos gritan “¡A Griffin & # 8217s Wharf! Boston Harbor una tetera esta noche ”y salir de la casa de reuniones.
  • Desde las 6 pm hasta las 9 pm del 16 de diciembre, varios cientos de participantes remaron en pequeñas embarcaciones hasta los tres cargueros anclados en el puerto de Boston, subieron a bordo y arrojaron 90,000 libras de té en el puerto.

Destrucción de té en el puerto de Boston, ilustración publicada en la historia pictórica de los Estados Unidos, circa 1877
  • El 17 de diciembre, el Comité de Correspondencia redacta un informe sobre los eventos de la noche y envía a Paul Revere a Nueva York y Filadelfia para compartir la información.
  • El 20 y 23 de diciembre, los distribuidores de té locales, excepto los consignatarios, celebran una reunión y votan para no vender más té después del 20 de enero de 1774 y no comprar té antes de esa fecha.
  • El 20 de enero, el Comité de Correspondencia realiza una hoguera en King Street en la que queman setecientas libras de té.
  • También el 20 de enero, el barco de John Hancock, el Hayley, llega a Londres, Inglaterra, con noticias del Boston Tea Party.
  • El 22 de enero, varios periódicos de Londres publican noticias sobre el Boston Tea Party.

Participantes del Boston Tea Party disfrazados de Mohawks, ilustración publicada en la Masacre de Boston a la rendición de Burgoyne, circa 1895
  • El 29 de enero, Benjamin Franklin se reúne con el Consejo Privado en Londres para explicar las quejas de la Asamblea de Massachusetts y # 8217 contra el gobernador Hutchinson y el vicegobernador Andrew Oliver, pero el consejo lo reprende y culpa por provocar la ira contra Hutchinson al enviar las cartas filtradas de Hutchinson a Bostón. Franklin es destituido de sus funciones como subdirector de correos de las colonias americanas.
  • El 8 de marzo, los colonos abordan el Fortune en Boston, Massachusetts, que transporta 28 cofres de té británico comprados por un comerciante privado, y tiran el té por la borda.
  • El 25 de marzo, el Parlamento aprueba la Ley del Puerto de Boston, que ordena que el puerto de Boston se cierre, a partir del 1 de junio, hasta que los colonos paguen a la Compañía de las Indias Orientales por el té que destruyeron.
  • El 10 de mayo, la noticia de la Ley del Puerto de Boston llega a Boston, Mass.
  • El 13 de mayo, el general Thomas Gage llega a Boston y asume el cargo de nuevo gobernador de la provincia de la bahía de Massachusetts.
  • El 20 de mayo, el Parlamento aprueba la Ley del Gobierno de Massachusetts y la Ley de Administración de Justicia. La Ley del Gobierno de Massachusetts suspende el estatuto de 1691 de la provincia de la bahía de Massachusetts y cede el control de la colonia al gobernador Thomas Gage. La Ley de Administración de Justicia permite al gobernador ordenar que los juicios de los funcionarios reales acusados ​​se lleven a cabo en otros lugares del Imperio Británico si considera que el acusado no obtuvo un juicio justo en Massachusetts.
  • El 31 de mayo, el último día en que los barcos pueden salir del puerto de Boston, el ex gobernador Thomas Hutchinson zarpa hacia Inglaterra con su familia.

Té flotando en el puerto de Boston, ilustración publicada en & # 8220 The Boston Tea Party, diciembre de 1773, & # 8221 por H.W. McVickar, Josephine Pollard, alrededor de 1882
  • El 2 de junio, llegan noticias a Boston de que la carta de 1691 de la provincia de la bahía de Massachusetts está suspendida y el gobierno de la colonia está en manos del general Gage, quien nombrará a todos los magistrados y alguaciles locales. Gage disuelve la asamblea de Massachusetts.
  • El 27 de febrero, el Parlamento aprueba la Resolución Conciliadora que establece que cualquier colonia que quiera contribuir con su parte del "Defensa común”Al Parlamento estará exento de otros impuestos, excepto por la regulación del comercio.
  • El Parlamento aprueba la Ley de Impuestos de las Colonias de 1778 que declara que el Parlamento no impondrá ningún impuesto, tasa o tasación para generar ingresos en ninguna de las colonias de la América británica o las Indias Occidentales Británicas.

Fuentes:
Wall, Caleb A. The Historic Boston Tea Party del 16 de diciembre de 1773. F.S. Blanchard & amp Co, 1896.
Allison, Robert J. La fiesta del té de Boston. Ediciones Commonwealth, 2007.
"Benjamin Franklin robó algunas cartas y prácticamente hace que maten a alguien". Sociedad Histórica de Nueva Inglaterra, newenglandhistoricalsociety.com/benjamin-franklin-steals-letters-practically-gets-someone-killed
Farrand, Max. "La fiscalidad del té, 1767-1773". The American Historical Review, enero de 1898. Vol 3, No. 2, págs. 266 - 269, jstor.org/stable/pdf/1832503.pdf


Boston Tea Party, el evento clave de la Guerra de Independencia

El Boston Tea Party fue el evento clave de la Guerra de Independencia. Con este acto, los colonos iniciaron la parte violenta de la revolución. Fue el primer intento de los colonos, rebelarse con violencia contra su propio gobierno. Los siguientes eventos fueron creados por el efecto bola de nieve. Allí, todos los colonos se dieron cuenta la primera vez que el gobierno británico los trató mal. Fue un paso importante hacia el sueño independentista, que descansaba en la cabeza de cada colono. Todos volaron desde su madre patria para comenzar una nueva vida en un nuevo mundo, pero el gobierno británico no les dio la posibilidad de controlarlos. Leer más & gt & gt


Boston Tea Party - Historia

En la noche del 16 de diciembre, miles de bostonianos y granjeros del campo circundante llenaron la casa de Old South Meeting para escuchar a Samuel Adams. Adams denunció al gobernador por denegar la autorización a los barcos que deseaban partir con té todavía a bordo. Después de su discurso, la multitud se dirigió al paseo marítimo. De la multitud emergieron 50 personas vestidas de indios. Subieron a tres barcos atracados en el puerto y arrojaron 90.000 libras de té por la borda.

Las relaciones entre los colonos y los británicos apenas se habían recuperado del incidente de Gaspee, cuando los británicos calcularon gravemente mal, una vez más. Obligaron a los estadounidenses a aceptar el monopolio de la importación de té. La única fuente de té sería la Compañía Británica de las Indias Orientales. Además, dieron a los comerciantes de Boston, que eran partidarios del gobierno británico, el contrato exclusivo para ser los representantes de esa empresa de té. Para colmo de males, el té era el único artículo del que los británicos no habían eliminado los aranceles cuando derogaron la Ley Townshend.

Los colonos se unieron en su oposición a la importación de té. Thomas Hutchison le escribió a Lord Dartmouth: "La gente de Boston, y todas las ciudades vecinas, se elevan al más alto grado de oposición al deber del té".

On November 3rd, members of the Sons of Liberty met at the liberty tree in Boston and marched to the offices of the merchants that represented the East India Company. They demanded that the firm refuse to import the tea when it arrived. When the merchants refused, a mob threatened them.

Throughout the colonies, tea agents under pressure from local patriots, resigned their commissions to sell tea. In most parts of the colonies the ships carrying tea turned around before arriving in America. In Boston, however, the governor was committed to forcing the issue and landing the tea.

Four ships were due to arrive in Boston with tea. The first was the Dartmouth. One of the ships was lost in a storm on the way. Governor Hutchison ordered the British Naval Commander to block the entrance to the harbor to stop the ships from departing. Large crowds met at Faneuil Hall, at a meeting called by Samuel Adams, on November 29, 1773. The colonists demanded that the tea be returned. The ship's captain finally agreed. However, the governor would not hear of it. On December 16th, the last day the tea could be downloaded and tax paid or the cargo forfeited, 7,000 people gathered at another meeting held Old South Meeting House. Once again, this meeting was called by Samuel Adams. It was clear the governor would not budge. Samuel Adams announced at the meeting they could do nothing more to save the country.

As the meeting ended, a group of men made their way to the harbor dressed as Mohawk Indians. In small boats, they rowed out to the ships holding the tea. The men demanded access to the tea, which they promptly dumped into Boston Harbor. The tea would not be landed and the tax was not paid.


10 Things You May Not Know About the Boston Tea Party

1. The “tea partiers” were not protesting a tax hike, but a corporate tax break.
The protestors who caffeinated Boston Harbor were railing against the Tea Act, which the British government enacted in the spring of 1773. Rather than inflicting new levies, however, the legislation actually reduced the total tax on tea sold in America by the East India Company and would have allowed colonists to purchase tea at half the price paid by British consumers. The Tea Act, though, did leave in place the hated three-pence-per-pound duty enacted by the Townshend Acts in 1767, and it irked colonists as another instance of taxation legislation being passed by Parliament without their input and consent. The principle of self-governance, not the burden of higher taxes, motivated political opposition to the Tea Act.

2. Commercial interests, perhaps more than political principles, motivated many protestors.
The Tea Act was a government bailout for a company on the brink of financial collapse, the flailing East India Company, which was deemed to be, in modern terms, “too big to fail.” The legislation gave the East India Company a virtual monopoly on the American tea trade, allowing it to bypass colonial merchants as middlemen and to even undercut the price of smuggled Dutch tea, which was widely consumed in the colonies. Thus, the Tea Act directly threatened the vested commercial interests of Boston’s wealthy merchants and smugglers, such as John Hancock, who fomented the revolt.

3. George Washington condemned the Boston Tea Party.

Although America’s foremost Revolutionary figure wrote in June 1774 that “the cause of Boston𠉮ver will be considered as the cause of America,” he strongly voiced his disapproval of “their conduct in destroying the Tea.” Washington, like many other elites, held private property to be sacrosanct and believed the perpetrators should compensate the East India Company for the damages.

4. It was the British reaction to the Boston Tea Party, not the event itself, that rallied Americans.
Many Americans shared Washington’s sentiment and viewed the Boston Tea Party as an act of vandalism by radicals rather than a heroic patriotic undertaking. There was less division among the colonists, however, about their opposition to the measures passed by the British government in 1774 to punish Boston. The legislation closed the port of Boston until damages were paid, annulled colonial self-government in Massachusetts and expanded the Quartering Act. Colonists referred to the measures as the “Intolerable Acts,” and they led to the formation of the first Continental Congress.

5. For decades, the identities of participants were shrouded in secrecy.
The band of protestors was tight-lipped. Even after American independence, they refused to reveal their identities, fearing they could still face civil and criminal charges as well as condemnation from elites for engaging in mob behavior and the wanton destruction of private property. Even today, only the names of some of the participants are known.

6. The event wasn’t dubbed the 𠇋oston Tea Party” until a half-century later.
For years, Bostonians blandly referred to the protest as “the destruction of the tea.” The earliest newspaper reference to the 𠇋oston Tea Party” doesn’t appear until 1826. In the 1830s, two books𠅊 Retrospect of the Tea-Party and Traits of the Tea Party—popularized the moniker and cemented it in popular culture.

7. There was a second Boston Tea Party.
Three months after the Boston Tea Party, Bostonians once again sent tea splashing when 60 disguised men boarded the Fortune in March 1774, forced the crew below deck and dumped tea chests into the harbor. The sequel wasn’t quite as impressive as the original, however, as only 30 chests were sent overboard.

8. Subsequent “tea parties” were held in other colonies.

Tea Act protests spread to other colonies throughout 1774. In cities such as New York, Annapolis and Charleston, South Carolina, patriots dumped tea off ships or burned it in protest.

9. The financial loss was significant.
It’s estimated that the protestors tossed more than 92,000 pounds of tea into Boston Harbor. That’s enough to fill 18.5 million teabags. The present-day value of the destroyed tea has been estimated at around $1 million.

10. One “tea partier” appeared to rise from the dead.

After being knocked unconscious by a falling tea crate in the hold of a ship, John Crane was reportedly thought to be dead and hidden by his compatriots under a pile of wood shavings in a nearby carpenter’s shop. He awoke hours later, however, and was the only man harmed in the Boston Tea Party.


What caused the Boston Tea Party?

Many factors including “taxation without representation,” the 1767 Townshend Revenue Act, and the 1773 Tea Act.
In simplest terms, the Boston Tea Party happened as a result of “taxation without representation”, yet the cause is more complex than that. The American colonists believed Britain was unfairly taxing them to pay for expenses incurred during the French and Indian War. Additionally, colonists believed Parliament did not have the right to tax them because the American colonies were not represented in Parliament.
Since the beginning of the 18th century, tea had been regularly imported to the American colonies. By the time of the Boston Tea Party, it has been estimated American colonists drank approximately 1.2 million pounds of tea each year. Britain realized it could make even more money off of the lucrative tea trade by imposing taxes onto the American colonies. In effect, the cost of British tea became high, and, in response, American colonists began a very lucrative industry of smuggling tea from the Dutch and other European markets. These smuggling operations violated the Navigation Acts which had been in place since the middle of the 17th century. The smuggling of tea was undercutting the lucrative British tea trade. In response to the smuggling, in 1767 Parliament passed the Indemnity Act, which repealed the tax on tea and made British tea the same price as the Dutch. The Indemnity Act greatly cut down on American tea smuggling, but later in 1767 a new tax on tea was put in place by the Townshend Revenue Act. The act also taxed glass, lead, oil, paint, and paper. Due to boycotts and protests, the Townshend Revenue Act taxes on all commodities except tea were repealed in 1770. In 1773, the Tea Act was passed and granted the British East India Company a monopoly on tea sales in the American colonies. The smuggling of tea grew rampant and was a lucrative business venture for American colonists, such as John Hancock and Samuel Adams. The Townshend Revenue Act tea tax remained in place despite proposals to have it waived. American colonists were outraged over the tea tax. They believed the Tea Act was a tactic to gain colonial support for the tax already enforced. The direct sale of tea by agents of the British East India Company to the American colonies undercut the business of colonial merchants. The smuggled tea became more expensive than the British East India Company tea. Smugglers like John Hancock and Samuel Adams were trying to protect their economic interests by opposing the Tea Act, and Samuel Adams sold the opposition of British tea to the Patriots on the pretext of the abolishment of human rights by being taxed without representation.


The Tea Party

The biggest shipment arrived in Griffin’s wharf, in Boston on or just before November 29, 1773.

The royal governor Thomas Hutchinson had no intention of letting the colonists force the ships to return to England, and due to the Boycott, the dockworkers refused to unload the ship. He held the ships in port, demanding that the cargo be unloaded and customs duties paid.

But the colonists, already stirred to action, were unwilling to bear the stalemate.

On December 16, “there was a meeting of the citizens of the county of Suffolk, convened at one of the churches in Boston, for the purpose of consulting on what measures might be considered expedient to prevent the landing of the tea, or secure the people from the collection of the duty. At that meeting a committee was appointed to wait on Governor Hutchinson, and request him to inform them whether he would take any measures to satisfy the people on the object of the meeting.” 1

The Governor promised an answer by 5 pm, but when the appointed time came, the committee met at the Governor’s house, and he was missing.”Let every man do his duty, and be true to his country,” 2 cried the members and dissolved the meeting.

Boston Tea Party picture by Sarony and Major, 1846 | Public domain image

The Events of the Boston Tea Party

That night, over 100 men including the Sons of Liberty dressed in “Indian” garb, or rather, the poncho and soot streaks soldiers wore during the French and Indian War. They armed themselves with hatchets, axes, and pistols, and sneaked aboard the ships.

Accounts actually vary from 30 to 130. Bostonteapartyship.com maintains a list of 116 names culled from various historical reports.

An observer of the Boston Tea Party, John Andrews wrote the following in 1773:

They say the actors were Indians… Whether they were or not to a transient observer they appear’d as such, being cloth’d in blankets with the heads muffled and copper color’d countenances, each being arm’d with a hatchet or ax, and pair pistols, nor was their dialect different from what I conceive these geniusses to speak, as their jargon was unintelligible to all but themselves. 3

Three ships with their cargo of precious teas lay in Boston harbor, their captains unaware of the colonists’ approach.

The clothing was both to keep their identities hidden (because they were committing a treasonous crime) and symbolic: to show England that they were beginning to identify themselves as Americans, not British subjects.

On reaching the pier, they divided into three groups and several men took charge. No one knew the names of their co-conspirators, nor did they know the names of the other commanders besides their own. They boarded the ships and demanded the keys to the hatch from the captains. The men were under strict orders to cause no harm to anyone and to carry out the rebellious act in an oxymoronic orderly fashion. Soon the chopping of boxes could be heard on the sleeping ships. The chests were torn open and the contents thrown into the Boston Harbor. Tea leaves scattered everywhere.

Some of the patriots tried grabbed up some of the loose tea and stuffed it into their pockets for their own families and personal use. The Sons tried to stop them, but at least one man managed to escape their custody and run through the crowd with his pockets stuffed with tea, even though each person either kicked or hit him as he passed by. Another man, much older, was seen filling his hat with tea, but the Sons grabbed his hat and wig and threw them overboard. Because of his age, he was allowed to escape.

No one was hurt, and aside from the tea, the only damage recorded was one broken padlock. The ships and their crews were unharmed and the Sons of Liberty pulled off the organized protest without being injured or arrested except for one man. Just as quickly as they had come, the men were gone.

We then quietly retired to our several places of residence, without having any conversation with each other, or taking any measures to discover who were our associates nor do I recollect of our having had the knowledge of the name of a single individual concerned in that affair, except that of Leonard Pitt, the commander of my division, whom I have mentioned. There appeared to be an understanding that each individual should volunteer his services, keep his own secret, and risk the consequence for himself. No disorder took place during that transaction, and it was observed at that time that the stillest night ensued that Boston had enjoyed for many months. 4

In their wake lay almost 100,000 pounds of tea, worth 9,000 pounds sterling, or almost $1.5 million in today’s money.

This act became known as the Boston Tea Party.

Boston Tea Party engraving by W.D. Cooper in his book The History of North America from 1789 | Imagen de dominio público.

The following morning, boats were sent out to beat the remaining floating tea down with paddles until it was completely drenched and unusable.

Who Was Involved in the Boston Tea Party?

The most well-known name involved in the Boston Tea Party was that of Paul Revere. However, several other participants were noteworthy.

Samuel Cooper, just 16 in 1773, would go on to become a major in the continental army and fight numerous battles. George Hewes, age 31, had been injured in the Boston Massacre after being struck by a rifle. He led one of the parties and wrote an account of the raid …

It was now evening, and I immediately dressed myself in the costume of an Indian, equipped with a small hatchet, which I and my associates denominated the tomahawk, with which, and a club, after having painted my face and hands with coal dust in the shop of a blacksmith, I repaired to Griffin’s wharf, where the ships lay that contained the tea. When I first appeared in the street after being thus disguised, I fell in with many who were dressed, equipped and painted as I was, and who fell in with me and marched in order to the place of our destination. (The Boston Tea Party Historical Society, from which we obtained this quote, has extensive information on the colonial raid.)

George Hewes was rejected as a soldier and did not fight in the revolutionary war. Thomas Crafts, Jr., however, another participant in the Boston Tea Party, became a member of Major Paddock’s famous Paddock’s Artillery Company and attained the rank of colonel in the continental army.

The patriot organization, the Sons of Liberty, provided the most participants that November night. It’s also fascinating that of those involved in the protest whose ages are known, two-thirds were under 20 years of age.

Final Comments

The Boston Tea Party was an act of rebellion from which the strained relationship between Britain and the colonies would never recover. The captains of the three ships were summoned to the privy council, but were unable to identify any of the people involved with the Boston Tea Party. The Coercive Acts (or “Intolerable”) acts followed swiftly to punish the colony of Massachusetts. The British closed down the port with the Boston Port Act until the city of Boston paid the damages. and within a year the Americans would convene the first Continental Congress to organize the protest against Britain.


Ver el vídeo: Motín del té (Enero 2022).