Información

Guerra civil americana: población del sur en 1860


Guerra civil americana: población del sur en 1860

Mapa de la Confederación, que muestra la población total de los estados según el censo de 1860.

ESTADO

Total
Población

Gratis
Población
Esclavo
Población
Virginia1,596,3181,105,453490,865
Tennesse1,109,801834,082275,719
Georgia1,057,286595,088462,198
norte
Carolina
992,622661,563331,059
Alabama964,201529,121435,080
Misisipí791,305354,674436,631
Luisiana708,002376,276331,726
Sur
Carolina
703,708301,302402,406
Texas604,215421,649182,566
Arkansas435,450324,335111,115
Florida140,42478,67961,745

Volver a:
Índice de materias de la Guerra Civil Estadounidense



Población de los Estados Unidos en 1860, por raza y género

Mostrar información de fuentes Mostrar información del editor

Número de muertes militares de Estados Unidos en guerras importantes 1775-2021

Población negra y esclava en los Estados Unidos 1790-1880

Número de bajas en el asedio de Vicksburg 1863

Salarios de los soldados en la Guerra Civil Americana 1861-1865, por rango

Regístrese en segundos y acceda a funciones exclusivas.

$ 39 por mes *
(facturado anualmente)

Esta característica se limita a nuestras soluciones corporativas.
Póngase en contacto con nosotros para comenzar con acceso completo a expedientes, previsiones, estudios y datos internacionales.


Figuras claves

Las cifras clave más importantes le proporcionan un resumen compacto del tema de & quotAmerican Civil War & quot y le llevan directamente a las estadísticas correspondientes.

Demografía

Número de soldados durante la Guerra Civil Americana 1861-1865

Población de los Estados Unidos 1860, por raza

Población de los Estados Unidos 1860, por raza

Población negra y esclava en los Estados Unidos 1790-1880

Damnificados

Número de bajas en la batalla de Gettysburg 1863

Número de bajas en la batalla de Antietam 1862

Número de bajas en la batalla de Antietam 1862

Causa de muertes confederadas en los campos de prisioneros de guerra de la Unión en la Guerra Civil Americana 1861-1865

Economía

Salarios de los soldados en la Guerra Civil Americana 1861-1865, por rango

Salarios de los soldados en la Guerra Civil Americana 1861-1865, por rango

Reservas financieras en los Estados Unidos antes de la Guerra Civil de 1861, por región

Reservas financieras en los Estados Unidos antes de la Guerra Civil de 1861, por región


Ahora en Streaming

Sr. Tornado

Sr. Tornado es la notable historia del hombre cuyo trabajo pionero en investigación y ciencia aplicada salvó miles de vidas y ayudó a los estadounidenses a prepararse y responder a los peligrosos fenómenos meteorológicos.

La Cruzada contra la Polio

La historia de la cruzada contra la poliomielitis rinde homenaje a una época en la que los estadounidenses se unieron para conquistar una terrible enfermedad. El avance médico salvó innumerables vidas y tuvo un impacto generalizado en la filantropía estadounidense que se sigue sintiendo en la actualidad.

Oz americano

Explore la vida y la época de L. Frank Baum, creador de la amada El maravilloso mago de Oz.


Ventajas del norte en la guerra civil: la población, la capacidad industrial y los ferrocarriles ayudan al norte

Las ventajas de las que disfrutó el Norte al comienzo de la Guerra Civil estadounidense deberían haber apuntado a un breve enfrentamiento, en línea con la estimación inicial del general Winfield Scott. Incluso un Abraham Lincoln preocupado pero confiado percibió su respuesta como una "acción policial" diseñada para traer de vuelta a los estados recalcitrantes a la Unión. Sin embargo, fueron las inmensas ventajas del Norte las que finalmente permitieron que la causa de la Unión prevaleciera a medida que los objetivos y estrategias de guerra se transformaban en una rendición incondicional.

Ventajas de la Unión en 1861

Cuando llegó la guerra, el Norte tenía una población total de veintidós millones de personas, de las cuales 1,3 millones trabajaban como trabajadores industriales. El Sur solo tenía nueve millones de personas con 110.000 empleados como trabajadores industriales. Además, como demostró el censo de 1860, muchos condados del sur tenían una mayoría de personas no blancas, esclavos, que no serían reclutados para el esfuerzo de guerra más que el cuidado habitual de las empresas agrícolas. En Carolina del Sur, la población de esclavos superaba en número a la población blanca en más de 100.000.

Los patrones de inmigración se mantuvieron estables tanto al comienzo de la Guerra Civil como durante el transcurso de la guerra. Los irlandeses constituían uno de los mayores grupos de inmigrantes anteriores a la Guerra Civil, asentados, en su mayor parte, en los grandes centros urbanos del norte. Las estadísticas de la Guerra Civil demuestran la ventaja de los inmigrantes en términos de tamaño de la población. Más de 170.000 irlandeses sirvieron en los ejércitos de la Unión, en comparación con 40.000 para la Confederación. Los alemanes, el otro gran grupo de inmigrantes de antes de la guerra, también contribuyeron en gran medida a la causa de la Unión.

La producción industrial del norte se valoró en $ 1.5 mil millones en comparación con $ 155 millones para el sur. Además, la proporción de textiles era de 17 a 1. Se ha escrito mucho sobre la tradición militar sureña en la que cada hombre tenía un arma de fuego y sabía cómo usarla. Esto a menudo se cita como una ventaja del Sur. Sin embargo, en cifras reales, la proporción de armas de fuego entre el norte y el sur fue de un asombroso 32 a 1.

Los ferrocarriles beneficiaron al norte más que al sur

El uso de ferrocarriles resultaría crucial para la victoria final de la Unión. La capacidad de transportar soldados y suministros rápidamente ayudó en gran medida al esfuerzo por derrotar a la Confederación. Al comienzo de la guerra, el norte contaba con 22.000 millas de vías en comparación con 9.000 en el sur. Además, a medida que avanzaba la guerra, la incapacidad de mantener adecuadamente el sistema del Sur dañó las estrategias defensivas del Sur.

El empleo de los ferrocarriles para librar la guerra de manera efectiva no pasó desapercibido para los observadores prusianos. La victoria prusiana en la guerra franco-prusiana de 1870 se debió en gran parte al sistema ferroviario alemán, que tenía más del doble de vías que las francesas. El uso militar de un extenso sistema ferroviario fue solo una innovación bélica aprendida por los europeos que observaban con avidez el curso de la guerra.

El Norte poseía una flota de buques de guerra que bloquearon efectivamente los puertos del Sur desde las primeras semanas de la guerra. Aunque el sur utilizó "corredores de bloqueo" así como asaltantes que hostigaban a los barcos de la Unión como el CSS Alabama, el bloqueo de la Unión, parte del "plan anaconda" inicial del general Scott, impidió que el sur recibiera suministros y municiones de Europa que se necesitaban desesperadamente.

Comparación de las habilidades de liderazgo de Abraham Lincoln y Jefferson Davis

El liderazgo también jugó un papel importante en la ventaja del Norte. Aunque el Sur tenía un mejor liderazgo militar cuando comenzó la guerra, con la mayoría de los oficiales de grado de campo saliendo de West Point, la mayoría de los historiadores están de acuerdo en que Abraham Lincoln era un líder mejor que Jefferson Davis. La personalidad de Davis era fría y abrasiva. Lincoln era sinceramente humilde pero aprendía rápido, pasaba horas leyendo en la Biblioteca del Congreso y rara vez intervenía directamente en las operaciones de campo.

En 1861, el Sur esperaba fervientemente que el Norte le permitiera salir pacíficamente de la Unión. Sin embargo, incluso Jefferson Davis cuestionó esta idea aparentemente ingenua cuando llegó a su casa en su plantación de Mississippi y le dijo a su esposa que todo se perdería. El poderío industrial y militar del Norte finalmente aplastó al Sur, demostrando las ventajas del Norte.


Norte y sur

Las diferencias económicas entre el Norte y el Sur contribuyeron al aumento de poblaciones regionales con valores y visiones contrastantes para el futuro.

La Guerra Civil que se extendió por todo el país desde 1861 hasta 1865 fue la violenta conclusión de décadas de diversificación. Poco a poco, a lo largo de principios del siglo XIX, el Norte y el Sur siguieron caminos diferentes, desarrollándose en dos regiones distintas y muy diferentes.

El suelo y el clima del norte favorecieron las granjas más pequeñas en lugar de las grandes plantaciones. La industria floreció, impulsada por recursos naturales más abundantes que en el sur, y se establecieron muchas ciudades grandes (Nueva York era la ciudad más grande con más de 800.000 habitantes). En 1860, una cuarta parte de todos los norteños vivía en áreas urbanas. Entre 1800 y 1860, el porcentaje de trabajadores que trabajaban en actividades agrícolas se redujo drásticamente del 70% a solo el 40%. La esclavitud había desaparecido, reemplazada en las ciudades y fábricas por mano de obra inmigrante de Europa. De hecho, una abrumadora mayoría de inmigrantes, siete de cada ocho, se establecieron en el norte en lugar del sur. El transporte era más fácil en el norte, que contaba con más de dos tercios de las vías del tren del país y la economía estaba en alza.

Muchos más norteños que sureños pertenecían al partido político Whig / Republicano y era mucho más probable que tuvieran carreras en los negocios, la medicina o la educación. De hecho, un ingeniero tenía seis veces más probabilidades de ser del Norte que del Sur. Los niños del norte eran un poco más propensos a asistir a la escuela que los del sur.

En contraste con la fábrica, la plantación era una característica central de la vida sureña. (Biblioteca del Congreso)

El suelo fértil y el clima cálido del sur lo hicieron ideal para granjas y cultivos a gran escala como el tabaco y el algodón. Debido a que la agricultura era tan rentable, pocos sureños vieron la necesidad de un desarrollo industrial. El ochenta por ciento de la fuerza laboral trabajaba en la granja. Aunque dos tercios de los sureños no poseían esclavos, en 1860 la "institución peculiar" del Sur estaba indisolublemente ligada a la economía y la cultura de la región. De hecho, había casi tantos negros - pero esclavos y libres - en el Sur como blancos (4 millones de negros y 5,5 millones de blancos). No había grandes ciudades aparte de Nueva Orleans, y la mayoría de las que existían estaban ubicadas en ríos y costas como puertos de envío para enviar productos agrícolas a destinos europeos o del norte.

Solo una décima parte de los sureños vivía en áreas urbanas y el transporte entre ciudades era difícil, excepto por agua. Solo el 35% de las vías del tren del país estaban ubicadas en el sur. Además, en 1860, la economía agrícola del Sur comenzaba a estancarse mientras que los fabricantes del Norte experimentaban un auge.

Un porcentaje ligeramente menor de sureños blancos sabía leer y escribir que sus homólogos del norte, y los niños del sur tendían a pasar menos tiempo en la escuela. De adultos, los hombres del sur tendían a pertenecer al partido político demócrata y se inclinaban hacia las carreras militares y la agricultura.


Una breve historia

La esclavitud transatlántica comenzó a principios del siglo XVI, cuando portugueses y españoles llevaron a la fuerza esclavos africanos capturados al Nuevo Mundo para trabajar para ellos. El Imperio Británico introdujo la esclavitud en Norteamérica a gran escala, y la economía de las colonias británicas dependía del trabajo esclavo, particularmente en lo que respecta a la producción de algodón, azúcar y tabaco. En los siglos XVII y XVIII, el número de esclavos traídos a las Américas aumentó exponencialmente, y en el momento de la independencia estadounidense era legal en las trece colonias. Aunque la esclavitud se volvió cada vez más prohibida en el norte, el número de esclavos se mantuvo alto durante este tiempo, ya que simplemente fueron reubicados o vendidos del norte al sur. También es importante recordar que los hijos de esclavos también fueron vistos como una propiedad y (aparte de algunos casos muy raros) nacieron en una vida de esclavitud.


Distribución de la población afroamericana después de la emancipación

La raza siempre ha sido un tema muy controvertido a lo largo de la historia de Estados Unidos. La raza se puede definir como una característica simple de una persona, pero en realidad tiene implicaciones y etiquetas mucho mayores. La raza se ha convertido en un proceso de clasificación que tiene importancia en los niveles social, cultural y de autoridad (Omi y Winant, 2014, 105). A partir de 1850, el censo de EE. UU. Incluyó la categoría racial & # 8220mulatto & # 8221 como un intento de estudiar cómo la mezcla de dos razas afectaba a una persona (Hochschild y Powell, 2008, 68). Este fue el comienzo de una obsesión por las mezclas raciales de los científicos raciales que había terminado en 1930 (Hochschild y Powell, 2008, 71). Esta obsesión terminó y lo que siguió fue una jerarquía racial específica (Hochschild y Powell, 2008, 71). Esta publicación se centra en las categorías de raza blanca y negra en esta publicación con respecto a la distribución de la población durante este tiempo. La población negra en Estados Unidos estuvo fuertemente restringida hasta el censo de 1870 debido a la esclavitud, pero después de la proclamación de emancipación tuvieron la libertad de moverse. Después de la guerra civil, la población estadounidense ahora había establecido definiciones sociales de lo que significaba ser blanco o negro (Hochshild y Powell, 2008, 71). Veo cómo estas definiciones afectaron el cambio en los niveles de población de blancos y negros en cuatro regiones diferentes del país en esta publicación.

Reuní datos de la Serie de microdatos de uso público integrado (IPUMS) para este proyecto. Incluí muestras del 1% de los años 1850-1960. Usé las variables SEX, RACE, REGION y PERWT de estas muestras para mi investigación. La variable PERWT representa el peso muestral de cada individuo. Las variables SEXO y RAZA denotan el género y el perfil racial de esa persona. Separo la variable RACE en blanco, negro y otros. La categoría blanca incluye la población blanca de los Estados Unidos, que incorpora a la mayoría de los inmigrantes europeos, así como a los inmigrantes mexicanos hasta principios del siglo XX. La categoría negra engloba a todas las personas que se reportan a sí mismas como negras, así como a las que fueron clasificadas como mulatas (en el censo de 1850-1930), quadroon u octaroon (en el censo de 1890-1930). La otra categoría de raza representa a las personas que no pertenecen a los grupos de raza blanca o negra. La variable REGIÓN indica la región donde cada individuo vive actualmente durante el año de ese censo. Separo la variable REGIÓN en estas cuatro categorías: Noreste, Sur, Medio Oeste y Oeste.

Hice un gráfico de la población libre de América por raza, sexo y región para ver cómo la distribución de la población negra cambió por región después de la emancipación de la esclavitud. También hice un gráfico de las diferentes poblaciones raciales como porcentajes de la población total en cada región para ver cómo cambiaban los porcentajes de la población con el tiempo. Creé dos gráficos que le dan a cada género y región su propia imagen. Usé las categorías de carrera que creé para completar las barras en cada figura. La parte azul de cada barra representa la población blanca, el rojo representa la población negra y el verde ilustra la otra categoría racial. El código de mi proyecto se puede encontrar aquí.

La Figura 1 ilustra la población total de cada región por sexo y raza del censo de 1850-1960. Hay un fuerte aumento en la población negra en el sur entre el censo de 1860 y 1870 después de la guerra civil debido a que el censo contaba a la población negra recién liberada. También hay un aumento constante en la población de cada categoría racial en cada región y por ambos sexos durante este período de tiempo. En Occidente podemos ver un aumento exponencial de la población total durante este período. Este aumento de la población en el oeste se debe al aumento de la población & # 8216 blanca & # 8217 en la región. Después de la emancipación de la esclavitud, tanto hombres como mujeres negros se convirtieron en una parte significativa de la población del Sur. Si bien la población total de la región sur aumenta considerablemente durante este período de tiempo, la población negra apenas aumenta con ella. El aumento de la población blanca en el sur eclipsa al aumento de la población negra y de otros tipos. El noreste no comienza con un aumento significativo de su población negra después de la guerra civil como el sur, sino de manera constante durante este período de tiempo. Esta diferencia entre el Noreste y el Sur se debe al número significativamente menor de esclavos en el Noreste que habría aumentado la población al ser liberados. El aumento general de la población del noreste es similar al aumento de la población negra del noreste. La misma historia se desarrolla en el Medio Oeste. Hay un aumento de población más pronunciado en el medio oeste que en el noreste, pero también hay un aumento constante de la población negra como en el noreste. No hay diferencia entre los patrones de población de hombres y mujeres.

La Figura 2 ilustra los mismos datos que la Figura 1, pero muestra cada categoría de raza como un porcentaje de la población total de cada región. Este gráfico revela más sobre cómo la población negra migra de una región a otra. En Occidente, como en la figura 1, la población negra no constituye una parte significativa de la población durante este período de tiempo. La población del sur después de la guerra civil cambia de casi completamente blanca a aproximadamente un 60% de blancos y un 40% de negros en el censo de 1870. A medida que pasa el tiempo, el porcentaje de la población negra en el sur disminuye hasta que se reduce a la mitad a alrededor del 20% de la población total del sur en 1960. No hay muchos cambios en el noreste y el medio oeste inmediatamente después de la guerra civil, solo un pequeño aumento porcentual de la población negra como parte del conjunto. El porcentaje de negros de la población total aumenta constantemente hasta alrededor del 5% en 1960.

Conclusiones

Estos resultados ilustran la incapacidad de la población negra para migrar del sur a otras regiones del país. Supuse que la población negra querría irse del Sur después de la guerra civil debido al racismo extremo practicado en el Sur. La población negra se convirtió en un porcentaje más pequeño de la población total en el sur durante este período, no porque se fueran en grandes cantidades, sino porque la población blanca creció mucho más rápidamente que la población negra en esa región. De hecho, la figura 1 muestra que la población negra creció cada año en el sur. Existe evidencia de cierta migración a otras regiones, pero el cambio en el porcentaje de la población negra como parte de la población total en las otras regiones es muy pequeño. Esto ilustra que o la población negra no quería salir del Sur luego de la emancipación de la esclavitud, que el Sur mantuvo exitosamente a la población negra en la misma región como un acto de dominación, o una combinación de ambos.

Trabajos citados

Tera W. Hunter (1993) Dominación y resistencia: la política del trabajo doméstico asalariado en New South Atlanta, Labor History, 34:2-3, 205-220.

Hochschild, Jennifer L. y Brenna Marea Powell. "Reorganización racial y el censo de Estados Unidos 1850-1930: mulatos, mestizos, parentesco mixto, hindúes y la raza mexicana". Semental. en Am. Pol. Dev. Estudios sobre desarrollo político estadounidense 22.01 (2008): 59-96. Impresión.


Enfrentando el revisionismo de la guerra civil: por qué el sur se fue a la guerra

La reescritura de la historia en cualquier área es posible solo si: (1) el público no sabe lo suficiente sobre eventos específicos para objetar cuando se introduce una visión incorrecta o (2) el descubrimiento de material histórico previamente desconocido saca a la luz nuevos hechos que requieren una corrección de la vista anterior.Sin embargo, el revisionismo histórico - la reescritura “de una visión aceptada, generalmente de larga data… especialmente una revisión de eventos y movimientos históricos” 1 - tiene éxito solo a través de los primeros medios.

Durante los últimos sesenta años, muchos grupos, explotando una falta general de conocimiento público sobre movimientos o eventos particulares, han instado al público a varios puntos de vista revisionistas para justificar su agenda particular. Por ejemplo, aquellos que utilizan tribunales activistas para promover políticas que no pueden pasar por el proceso legislativo normal defienden el abuso judicial afirmando tres doctrinas históricamente infundadas: (1) el poder judicial debe proteger a la minoría de la mayoría (2) el poder judicial existe para revisar y corregir los actos de los órganos electivos y (3) el poder judicial está mejor equipado para "evolucionar" la cultura a las necesidades de una sociedad en constante cambio. Estas afirmaciones son refutadas directamente por escritos constitucionales originales, especialmente Los papeles federalistas. (Consulte también el libro de WallBuilders, Restringir el activismo judicial.)

Del mismo modo, aquellos que persiguen una plaza pública secular buscan justificar su agenda afirmando que los Padres Fundadores: (1) eran ateos, agnósticos y deístas, y (2) escribieron en la Constitución una separación estricta de la iglesia y el estado que requiere la exclusión de expresiones religiosas desde el ámbito público. Estas afirmaciones también son fácilmente refutables a través de los propios escritos y actos públicos de los Fundadores. (Consulte también el libro de WallBuilders, Intención original.)

Un tercer ejemplo de revisionismo histórico involucra la afirmación de que la secesión de los estados del sur de 1860-1861 que causó la Guerra Civil no fue el resultado de la cuestión de la esclavitud sino más bien de políticas económicas federales opresivas. Por ejemplo, una placa en el Capitolio del Estado de Texas declara:

Porque deseamos perpetuar, con amor y honor, las hazañas heroicas de quienes se alistaron en el Ejército Confederado y enarbolaron su bandera durante cuatro años de guerra, nosotros, los niños del Sur, nos hemos unido en una organización llamada “Hijos de la Confederación ”, en la que nuestra fuerza, entusiasmo y amor por la justicia pueden ejercer su influencia. Por lo tanto, nos comprometemos a preservar los ideales puros para honrar a nuestros veteranos de estudiar y enseñar el verdades de historia (Uno de los más importantes es que la guerra entre los estados no fue una rebelión ni fue su causa subyacente para sostener la esclavitud.), y actuar siempre de una manera que refleje el honor sobre nuestros antepasados ​​nobles y patriotas. (énfasis añadido)

Otras fuentes hacen la misma afirmación falsa, 2 pero cuatro categorías notables de registros confederados refutan estas afirmaciones y muestran indiscutiblemente que el deseo del Sur de preservar la esclavitud era indiscutiblemente los motivo que impulsa la formación de la Confederación.

1. Documentos de la Secesión del Sur

Desde diciembre de 1860 hasta agosto de 1861, los estados del sur se reunieron individualmente en sus respectivas convenciones estatales para decidir si se separaban de la Unión. El 20 de diciembre de 1860, Carolina del Sur se convirtió en el primer estado en decidir afirmativamente, y su documento de secesión declaró repetidamente que dejaba la Unión para preservar la esclavitud:

[A] n la creciente hostilidad por parte de los estados no esclavistas [es decir, del norte] hacia la institución de la esclavitud ha llevado a un desprecio de sus obligaciones. . . . [E] e han denunciado como pecado la institución de la esclavitud. . . . Han animado y ayudado a miles de nuestros esclavos a dejar sus hogares [a través del ferrocarril subterráneo]. . . . Se ha trazado una línea geográfica a través de la Unión, y todos los estados al norte de esa línea se han unido en la elección de un hombre para el alto cargo de presidente de los Estados Unidos [Abraham Lincoln] cuyas opiniones y propósitos son hostiles a la esclavitud. Se le debe confiar la administración del gobierno común porque ha declarado que “el gobierno no puede soportar permanentemente mitad esclavo, mitad libre” y que la mente pública debe descansar en la creencia de que la esclavitud está en vías de extinción final. . . . Los estados esclavistas ya no tendrán el poder de autogobierno o autoprotección [sobre el tema de la esclavitud]. . . 3

Después de su secesión, Carolina del Sur solicitó a los otros estados del sur que se unieran a ellos para formar una Confederación del Sur, explicando:

Nosotros . . . [están] disolviendo una unión con confederados no esclavistas y buscando una confederación con estados esclavistas. La experiencia ha demostrado que los estados esclavistas no pueden estar seguros en el sometimiento a los estados no esclavistas. . . . La gente del Norte no nos ha dejado dudas sobre sus planes y políticas. Unidos como sección en las últimas elecciones presidenciales, han elegido como exponente de su política a uno [Abraham Lincoln] que ha declarado abiertamente que todos los estados de los Estados Unidos deben convertirse en Estados Libres o Estados esclavos. . . . A pesar de todas las renuncias y profesiones [es decir, medidas como la Enmienda Corwin, escrita para asegurar a los estados del sur que el Congreso no aboliría la esclavitud], no puede haber más que un fin por la sumisión del Sur a la regla de un seccional anti -Esclavitud del gobierno en Washington y ese fin, directa o indirectamente, debe ser la emancipación de los esclavos del Sur. . . . La gente del Norte no esclavista no es ni puede ser socios seguros del Sur esclavista bajo un gobierno común. . . . ¡Ciudadanos de los estados esclavistas de los Estados Unidos! . . . Carolina del Sur no desea un destino separado del suyo. . . . Le pedimos que se una a nosotros para formar una Confederación de Estados esclavistas. 4

El 9 de enero de 1861, Mississippi se convirtió en el segundo estado en separarse, anunciando:

Nuestra posición está profundamente identificada con la institución de la esclavitud, el mayor interés material del mundo. . . . [Un] golpe a la esclavitud es un golpe al comercio y la civilización. Ese golpe llevaba mucho tiempo dirigido a la institución y estaba a punto de llegar a su consumación. No nos quedaba más remedio que someternos a los mandatos de abolición o disolución de la Unión, cuyos principios habían sido subvertidos para resolver nuestra ruina. Que no exageramos los peligros para nuestra institución [la esclavitud], una referencia a algunos hechos lo probará suficientemente. La hostilidad hacia esta institución comenzó antes de la adopción de la Constitución y se manifestó en la conocida Ordenanza de 1787. [El 13 de julio de 1787, cuando la nación aún se gobernaba bajo los Artículos de la Confederación, el Congreso Continental aprobó la Ordenanza del Noroeste (que Mississippi llama aquí la "Ordenanza conocida de 1787"). Esa Ordenanza estableció disposiciones por las cuales el Territorio del Noroeste podría convertirse en estados de los Estados Unidos y, finalmente, los estados de Ohio, Indiana, Illinois, Michigan, Wisconsin y Minnesota se formaron a partir de ese Territorio. Como requisito para la estadidad y la entrada a los Estados Unidos, el artículo 6 de esa Ordenanza estipulaba: "No habrá esclavitud ni servidumbre involuntaria en dicho territorio".
Cuando la Constitución reemplazó los Artículos de la Confederación, los Padres Fundadores volvieron a aprobar la “Ordenanza del Noroeste” para asegurar su efectividad continua bajo la nueva Constitución. Firmado como ley por el presidente George Washington el 7 de agosto de 1789, mantuvo la prohibición contra la esclavitud.
A medida que se cedió gradualmente más territorio a los Estados Unidos (el Territorio del Sur - Mississippi y Alabama, el Territorio de Missouri - Missouri y Arkansas, etc.), el Congreso aplicó los requisitos de la Ordenanza a esos nuevos territorios. Mississippi había ingresado originalmente a los Estados Unidos bajo el requisito de que no permitiera la esclavitud, y aquí objeta no solo ese requisito de su propia admisión en los Estados Unidos, sino también ese requisito para la admisión de otros estados.]. . . Ha crecido hasta que niega el derecho de propiedad a los esclavos y rechaza la protección de ese derecho en alta mar [el Congreso prohibió la importación de esclavos a América en 1808], en los territorios [en la Ordenanza del Noroeste de 1789, el Compromiso de Missouri de 1820, el Compromiso de 1850 y la Ley Kansas-Nebraska de 1854], y dondequiera que el gobierno de los Estados Unidos tuviera jurisdicción. . . . Aboga por la igualdad de los negros, social y políticamente. . . . Debemos someternos a la degradación y a la pérdida de propiedad [es decir, esclavos] por valor de cuatro mil millones de dinero, o debemos separarnos de la Unión enmarcada por nuestros padres para asegurar esta y todas las demás especies de propiedad. 5

(Nótese que la afirmación de la Unión de que los negros y los blancos eran iguales tanto "social como políticamente" era una afirmación demasiado ofensiva para que los estados demócratas del sur la toleraran).

Después de su secesión, Mississippi envió a Fulton Anderson a la convención de secesión de Virginia, donde les dijo a sus delegados que Mississippi se había separado porque habían aprobado unánimemente un documento que "exponía los agravios de la gente del sur sobre la cuestión de la esclavitud". 6

El 10 de enero de 1861, Florida se convirtió en el tercer estado en separarse. En sus resoluciones preliminares en las que se exponen los motivos de la secesión, reconoció:

Toda esperanza de preservar la Unión en condiciones compatibles con la seguridad y el honor de los Estados esclavistas se ha disipado finalmente por los recientes indicios de la fuerza del sentimiento contra la esclavitud en los Estados libres. 7

El 11 de enero de 1861, Alabama se convirtió en el cuarto estado en separarse. Al igual que los tres estados antes que ella, el documento de Alabama citaba la esclavitud y también citaba la victoria electoral de los republicanos en 1860 como una razón más para la secesión, específicamente condenando. . .

. . . la elección de Abraham Lincoln y Hannibal Hamlin para los cargos de presidente y vicepresidente de los Estados Unidos de América por un partido seccional [los republicanos], declaradamente hostil a las instituciones nacionales [la esclavitud] y a la paz y la seguridad del pueblo del Estado de Alabama. . . 8

Georgia igualmente invocó la victoria republicana de 1860 como causa de secesión, explicando:

Una breve historia del ascenso, el progreso y la política de lucha contra la esclavitud y la organización política en cuyas manos se ha confiado la administración del gobierno federal [es decir, el Partido Republicano] justificará plenamente el veredicto pronunciado del pueblo de Georgia [ a favor de la secesión]. El partido de Lincoln, llamado Partido Republicano con su actual nombre y organización, es de origen reciente. Se admite que es un partido contra la esclavitud. . . . La prohibición de la esclavitud en los territorios, la hostilidad hacia ella en todas partes, la igualdad de las razas negra y blanca, el desprecio de todas las garantías constitucionales a su favor, fueron proclamadas audazmente por sus líderes [republicanos] y aplaudidas por sus seguidores. . . . [L] os abolicionistas y sus aliados en los estados del norte han estado comprometidos en esfuerzos constantes para subvertir nuestras instituciones [es decir, la esclavitud]. 9

¿Por qué la victoria de las elecciones republicanas fue motivo de secesión? Debido a que el Partido Republicano se había formado en mayo de 1854 sobre el problema casi singular de la oposición a la esclavitud (ver el trabajo de WallBuilders, Historia americana en blanco y negro). Solo seis años después (en las elecciones de 1860), los votantes dieron a los republicanos el control del gobierno federal, otorgándoles la presidencia, la Cámara y el Senado.

La agenda republicana era clara, ya que todas las plataformas desde sus inicios habían denunciado audazmente la esclavitud. De hecho, cuando la Corte Suprema de los Estados Unidos dictó el fallo Dred Scott de 1857 que protegía la esclavitud y declaró que el Congreso no podía prohibirla ni siquiera en los territorios federales, 10 la plataforma republicana condenó enérgicamente ese fallo y reafirmó el derecho del Congreso a prohibir la esclavitud en los territorios. 11 Pero al exponer un punto de vista opuesto, la plataforma demócrata elogió el fallo de Dred Scott 12 y la continuación de la esclavitud 13 y también denunció en voz alta todos los esfuerzos contra la esclavitud y la abolición. 14

La posición antagónica entre los dos partidos sobre el tema de la esclavitud era clara, por lo que cuando los votantes dieron a los republicanos el control del gobierno federal en 1860, los estados demócratas esclavistas del sur vieron la proverbial "escritura en la pared" y abandonaron rápidamente los Estados Unidos antes de que los republicanos pudieran hacerlo. cumplir sus promesas contra la esclavitud. Fue por esta razón que muchos de los estados separados hicieron referencia a la victoria republicana en sus documentos de secesión.

No fueron solo los demócratas del sur quienes vieron la elección de Lincoln y los republicanos como la sentencia de muerte para la esclavitud, muchos demócratas del norte mantuvieron la misma opinión. De hecho, el alcalde demócrata de la ciudad de Nueva York, Fernando Wood, no solo atacó la posición republicana sobre la esclavitud, sino que también instó a la ciudad de Nueva York a unirse al sur y separarse, explicando:

Con nuestros hermanos agraviados de los Estados esclavistas, tenemos relaciones amistosas y una simpatía común. No hemos participado en la guerra sobre sus derechos constitucionales [de esclavitud] o sus instituciones domésticas [esclavitud]. . . . Es cierto que una disolución [secesión del Estado de Nueva York de la Unión] no puede lograrse pacíficamente excepto con el consentimiento de la propia Legislatura [de Nueva York republicana]. . . . [y] no es probable que una mayoría partidaria [republicana] consienta en una separación. . . . [Entonces] ¿por qué la ciudad de Nueva York, en lugar de apoyar con sus contribuciones en ingresos dos tercios de los gastos de los Estados Unidos, no debería ser igualmente independiente [es decir, separarse]? . . . En esto tendría el apoyo total y unido de los estados del sur. 15

Otros demócratas del norte también atacaron las posiciones contra la esclavitud de los republicanos, incluido Samuel Tilden (un miembro de la asamblea del estado de Nueva York y luego presidente del Partido Demócrata del estado, gobernador del estado y luego candidato presidencial). Tilden afirmó que la secesión del sur solo podría detenerse si los republicanos abandonaban públicamente sus posiciones contra la esclavitud:

[L] os estados del sur de ninguna manera aceptarán el credo declarado del Partido Republicano como la política permanente del gobierno federativo en cuanto a la esclavitud. . . . Nada menos que la recesión [retroceso] del Partido Republicano hasta el punto de la total y absoluta inacción sobre el tema de la esclavitud en los estados y territorios podría permitirle reconciliar consigo a los pueblos del Sur. dieciséis

Incluso la página editorial del Mundo de Nueva York apoyó las posiciones a favor de la esclavitud de los demócratas y condenó a los republicanos:

No podemos pedirle al Sur, no le pediremos a nadie, que viva feliz bajo un gobierno. . . que carga a los hombres blancos con una deuda opresiva y unos impuestos abrumadores para intentar un experimento inconstitucional de dar libertad a los negros. . . . Una propuesta de abolición de la paz nunca podrá ser escuchada en el Sur. Si el Partido de la Abolición [Republicanos] continúa en el poder, la separación es definitiva, [tanto] en el sentimiento como en la realidad. 17

Sin embargo, volviendo a un examen de los documentos de la secesión del sur, el 19 de enero de 1861, Georgia se convirtió en el quinto estado en separarse. Georgia luego envió a Henry Benning a Virginia para alentar su secesión. En la convención de Virginia, Benning explicó a los delegados:

¿Cuál fue la razón que indujo a George a dar el paso de la secesión? Esa razón puede resumirse en una sola proposición: era una convicción, una profunda convicción por parte de Georgia, de que una separación del Norte era lo único que podía evitar la abolición de su esclavitud. Esta condena fue la causa principal. 18

El 26 de enero de 1861, Luisiana se convirtió en el sexto estado en separarse. Días después, estaba programado que Texas celebrara su convención de secesión, y Luisiana envió al comisionado George Williamson para instar a Texas a que se separara. Williamson les dijo a los delegados de Texas:

Louisiana espera la formación de una Confederación del Sur para preservar las bendiciones de la esclavitud africana. . . . Louisiana y Texas tienen el mismo idioma, leyes e instituciones. . . . y ambos están tan profundamente interesados ​​en la esclavitud africana que puede decirse que es absolutamente necesaria para su existencia y es la piedra angular del arco de su prosperidad. . . . La gente de Luisiana consideraría que sería un golpe fatal para la esclavitud africana si Texas no se separara o, habiéndose separado, no uniera sus destinos a los de ellos en una Confederación del Sur. . . . Como república separada, Luisiana recuerda demasiado bien los susurros de la diplomacia europea para la abolición de la esclavitud en los tiempos de la anexión [Gran Bretaña abolió la esclavitud en 1833 en 1843, los estadistas del sur alegaban, sin evidencia, que Gran Bretaña estaba involucrada en un complot abolir la esclavitud en América. Por lo tanto, las voces del sur pidieron la anexión inmediata de Texas pro esclavitud a los Estados Unidos para aumentar el territorio pro esclavitud, pero los líderes antiesclavistas en el Congreso, incluidos John Quincy Adams y Daniel Webster, se opusieron a esa anexión. Su oposición fue inicialmente exitosa y en la entrada de su diario del 10 y 17 de junio de 1844, John Quincy Adams se entusiasmó: “La votación en el Senado de los Estados Unidos sobre la cuestión de [admitir a Texas] fue, sí, 16 no, 35. Yo registro este voto como una liberación, confío, por la interposición especial del Dios Todopoderoso. . . . Se acabó el primer impacto de la democracia esclavista. Moloch [un dios pagano que requiere sacrificios humanos] y Mammon [el dios de las riquezas] se han sumido en un letargo momentáneo. La traición de Texas está condenada por una hora ". Esa victoria, sin embargo, fue sólo temporal en 1845, Texas fue finalmente admitido como un estado esclavista.] No hay que preocuparse por manifestaciones más audaces del mismo barrio y del norte en este país. El pueblo de los estados esclavistas está unido por la misma necesidad y determinación de preservar la esclavitud africana. El aislamiento de cualquiera de ellos de los demás la convertiría en un teatro para los emisarios abolicionistas del Norte y de Europa. Su existencia sería un peligro constante para ella y un peligro inminente para otras comunidades vecinas esclavistas. . . . y tomándolo como la base de nuestro nuevo gobierno, esperamos formar una confederación esclavista. . . 19

El aliento de Williamson a los tejanos resultó ser innecesario, porque el 1 de febrero de 1861, incluso antes de que él llegara de Louisiana, Texas ya se había convertido en el séptimo estado en separarse. En su documento de secesión, Texas anunció:

[Texas] fue recibida como estado libre asociado, sosteniendo, manteniendo y protegiendo la institución conocida como esclavitud negra - la servidumbre de los africanos a la raza blanca dentro de [Texas] - una relación que había existido desde el primer asentamiento de su desierto por el raza blanca y que su pueblo pretendía que existiera en todo el tiempo futuro. Sus instituciones y posición geográfica establecieron los lazos más fuertes entre ella y otros estados esclavistas de la Confederación. . . . En todos los estados sin esclavos. . . el pueblo se ha constituido en un gran partido seccional [es decir, el Partido Republicano]. . . basado en un sentimiento antinatural de hostilidad hacia estos estados del sur y su sistema benéfico y patriarcal de esclavitud africana, proclamando la degradante doctrina de la igualdad de todos los hombres independientemente de su raza o color, una doctrina en guerra con la naturaleza, en oposición a la experiencia de la humanidad , y en violación de las más claras revelaciones de la ley divina. Exigen la abolición de la esclavitud negra en toda la Confederación, el reconocimiento de la igualdad política entre las razas blanca y negra, y declaran su determinación de seguir adelante en su cruzada contra nosotros mientras un esclavo negro permanezca en estos estados. . . . Por la secesión de seis de los estados esclavistas y la certeza de que otros rápidamente harán lo mismo, Texas no tiene más alternativa que permanecer en una conexión aislada con el Norte o unir sus destinos con el Sur. 20

El 17 de abril de 1861, Virginia se convirtió en el octavo estado en separarse. También reconoció que la “opresión de los estados esclavistas del sur” (entre los que se contaba a sí mismo) había motivado su decisión. 21

El 8 de mayo de 1861, Arkansas se convirtió en el noveno estado en unirse a la Confederación. Albert Pike (un prominente propietario de un periódico de Arkansas y autor de numerosas obras legales que se convirtió en general confederado) explicó por qué la secesión era inevitable:

Ninguna concesión satisfaría ahora (y ninguna debería satisfacer ahora) al Sur, pero que equivaldría a una rendición de los principios distintivos por los que el Partido Republicano se cohesiona [existe], porque ninguna otra ni menos daría paz y seguridad al Sur. Esa Parte tendría que estar de acuerdo en que, según la Constitución, los esclavos son propiedad, que la esclavitud podría existir y debería ser legalizada y protegida en el territorio que se adquirirá en el sudoeste [por ejemplo, Nuevo México, Arizona, etc.], y que los negros y mulatos no pueden ser ciudadanos de los Estados Unidos ni votar en las elecciones generales de los estados. . . . Que ese Partido hiciera estas concesiones sería simplemente suicidarse y, por lo tanto, es ocioso esperar del Norte, siempre y cuando [el Partido Republicano] gobierne allí, una única concesión de cualquier valor. 22

Como sabía Pike, el gobierno federal bajo los republicanos no estaba dispuesto a abandonar sus posiciones contra la esclavitud, por lo que el único recurso para la garantía de la esclavitud continua en Arkansas era la secesión, lo que Arkansas hizo.

Finalmente, Carolina del Norte y Tennessee se convirtieron en el décimo y undécimo estado en separarse, terminando así la formación de la nueva nación que se tituló a sí misma como Estados Confederados de América esclavistas. Los documentos de la secesión del Sur afirman indiscutiblemente que el deseo del Sur de preservar la esclavitud fue la fuerza impulsora de su secesión y, por lo tanto, una de las causas principales de la Guerra Civil.

2. Las declaraciones de los congresistas que dejaron el Congreso para unirse a la Confederación

A partir del 21 de enero de 1861, los demócratas del sur que servían en el Congreso comenzaron a renunciar. en masa para unirse a la Confederación. Durante este tiempo, muchos se pararon en sus respectivas cámaras legislativas federales y pronunciaron sus declaraciones de despedida afirmando inequívocamente lo que claramente declaraban los documentos de la secesión.

Por ejemplo, el senador demócrata de los Estados Unidos Alfred Iverson de Georgia les dijo sin rodeos a sus compañeros:

Puedo decir con seguridad, sin embargo, que nada los satisfará [a los estados secesionistas] o los traerá de regreso sin un reconocimiento y garantía completos y explícitos de la seguridad de su institución de esclavitud doméstica. 23

El senador demócrata estadounidense Robert Toombs de Georgia (que pronto se convertiría en el Secretario de Estado de la Confederación y luego en general en el Ejército Confederado) declaró que el Sur secesionista volvería a la Unión solo si se acordaban sus demandas a favor de la esclavitud:

¿Qué exigen estos rebeldes? Primero, que el pueblo de los Estados Unidos tendrá el mismo derecho a emigrar y establecerse en los territorios adquiridos presentes o futuros con cualquier propiedad que posea (incluidos los esclavos). . . . La segunda proposición es que la propiedad de los esclavos tendrá derecho a la misma protección del gobierno de los Estados Unidos, en todos sus departamentos, en todas partes, que la Constitución le confiere el poder de extender a cualquier otra propiedad. . . . Exigimos en el próximo lugar. . . que un esclavo fugitivo será entregado de conformidad con las disposiciones de la Ley de esclavos fugitivos de 1850 sin tener derecho a un recurso de hábeas corpus o juicio por jurado u otras obstrucciones similares de la legislación. . . . Esclavos - "gente" negra, usted digamos - tienen derecho a juicio por jurado. . . . Busca ilegalizar $ 4,000,000,000 de propiedad [esclavos] de nuestro pueblo en los territorios de los Estados Unidos. ¿No es eso una causa de guerra? . . . Mi distinguido amigo de Mississippi [Sr. Jefferson Davis], otro caballero moderado como yo, propuso simplemente obtener un reconocimiento de que teníamos el derecho a lo nuestro, que el hombre podía tener propiedad en el hombre, y se encontró con el rechazo unánime incluso de los más moderados, ahorradores de la Unión, comprometer parte del partido republicano. . . . El Sr. Lincoln acepta así todos los principios cardinales de los abolicionistas, pero ignorantemente pone su autoridad para la abolición en la Declaración de Independencia, que nunca fue incluida en el derecho público de los Estados Unidos. . . . Muy bien, no solo quieres quebrantar nuestros derechos constitucionales, no solo quieres mejorar nuestro sistema social, tu gente no solo roba a nuestros esclavos y los convierte en hombres libres para que voten en nuestra contra, sino que buscas poner a una raza inferior en una condición. de igualdad, social y políticamente, con nuestro propio pueblo. 24 (énfasis agregado)

El senador demócrata estadounidense Clement Clay de Alabama (que pronto se convertirá en diplomático extranjero de la Confederación) también expuso los mismos puntos:

No ha transcurrido una década, ni apenas un lustro [período de cinco años] desde el nacimiento [de Estados Unidos] que no haya estado fuertemente marcado por las pruebas del crecimiento y el poder de ese espíritu antiesclavista de los pueblos del norte que busca derrocar a ese pueblo. institución doméstica [esclavitud] del Sur, que no sólo es la fuente principal de su prosperidad, sino la base misma de su orden social y política estatal. . . . Ningún sentimiento es más insultante u hostil a nuestra tranquilidad doméstica, a nuestro orden social y a nuestra existencia social, que el contenido en la declaración de que nuestros negros tienen derecho a la libertad y la igualdad con el hombre blanco. . . . Para coronar el clímax del insulto a nuestros sentimientos y la amenaza de nuestros derechos, este partido nominó a la presidencia a un hombre que no solo respalda la plataforma, sino que promete en su celoso apoyo de sus principios ignorar el juicio de sus tribunales [es decir, Lincoln había indicó que ignoraría el atroz de la Corte Suprema Dred Scott decisión], las obligaciones de su Constitución, y los requisitos de su juramento oficial, al aprobar cualquier proyecto de ley que prohíba la esclavitud en los territorios de los Estados Unidos. 25

El senador demócrata estadounidense John Slidell de Louisiana (que pronto será diplomático confederado en Francia y Gran Bretaña), se hizo eco de los mismos agravios:

Todos consideramos la elección del Sr. Lincoln, con sus conocidos antecedentes y sus principios y propósitos declarados [contra la esclavitud]. . . como prueba concluyente de la decidida hostilidad de las masas del Norte hacia nuestras instituciones. Creemos que él considera conscientemente las opiniones que ha declarado tan a menudo y tan explícitamente, y que habiendo sido elegido sobre las cuestiones [contra la esclavitud] así presentadas, se esforzará honestamente en llevarlas a la práctica. Si bien ahora [como resultado de la secesión] no tenemos miedo de una insurrección servil [es decir, una revuelta de esclavos], aunque sea de carácter parcial, sabemos que su toma de posesión como presidente de los Estados Unidos, con nuestro asentimiento, habría sido considerado por muchos de nuestros esclavos como el día de su emancipación. 26

El representante demócrata de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, William Yancey (que se convirtió en diplomático confederado en Europa y luego en senador confederado) se quejó de manera similar:

[El Norte está] unido al declarar que la esclavitud es un mal político y social. . . . Sólo existe un partido que, ya sea en espíritu o en sentimiento, manifiesta alguna disposición a defender al Sur y la Constitución, y es el Partido Demócrata. . . . La institución de la esclavitud. . . . existe para el beneficio del Sur y es su principal fuente de riqueza y poder y ahora en la hora de su peligro - asaltado por la gran fuerza antagónica del Norte [los republicanos y abolicionistas] - debe buscar protección únicamente en el Sur. . . . Entonces, naturalmente, surge la pregunta, ¿qué protección tenemos contra el curso arbitrario de la mayoría del Norte? . . . La respuesta es . . . ¡apártate de él [es decir, secede]! 27

Quizás el senador demócrata estadounidense Judah P. Benjamin de Louisiana (quien se convirtió en el primer Fiscal General de la Confederación, luego en su Secretario de Guerra y finalmente en su Secretario del Estado), quien declaró:

I Nunca han admitido alguna poder en el Congreso para prohibir la esclavitud en los territorios en cualquier sitio, sobre alguna ocasión, o en alguna tiempo. 28 (énfasis agregado)

Una vez que el Sur se separó y organizó su gobierno Confederado, inmediatamente buscó el reconocimiento diplomático oficial de Gran Bretaña y Francia, creyendo erróneamente que al detener la exportación de algodón del Sur a esas naciones podrían forzarlos a obtener un reconocimiento oficial de la Confederación. Pero Gran Bretaña y Europa ya tenían grandes almacenes de algodón en reserva y también tenían acceso a las importaciones de textiles de otras naciones, por lo que el plan confederado mal concebido no tuvo éxito.

Francia había estado dispuesta a extender el reconocimiento oficial a la Confederación, pero no lo haría a menos que Gran Bretaña hiciera lo mismo. Pero Charles Francis Adams (ministro estadounidense en Inglaterra, hijo de John Quincy Adams y nieto de John Adams) reunió a las fuerzas contra la esclavitud en Europa e Inglaterra para presionar con éxito a Gran Bretaña para que no extendiera el reconocimiento oficial a la Confederación. Esos primeros éxitos diplomáticos de la Unión se vieron reforzados por el anuncio del presidente Lincoln en 1862 de la Proclamación de Emancipación que liberó a los esclavos en rebelión en los estados estadounidenses, un acto muy popular entre la clase trabajadora británica. En octubre de 1863, la Confederación, al no haber recibido el apoyo oficial que tanto necesitaba, expulsó a los representantes británicos de los estados del sur.

Aunque Gran Bretaña nunca extendió el reconocimiento oficial, ayudó indirectamente al Sur de muchas maneras, incluido el suministro a la Confederación de cruceros navales que saquearon los buques mercantes de la Unión y también proporcionó armas a las tropas del sur, incluido el rifle Whitworth (considerado uno de los rifles más precisos). en la Guerra Civil). Varios británicos incluso cruzaron el océano para servir en el ejército confederado y en algunas filas británicas, la simpatía por la Confederación era tan fuerte que después de que el popular general confederado Stonewall Jackson fue derribado accidentalmente por sus propias tropas, el duelo fue igualmente visible. en partes de Inglaterra como lo había sido en toda la Confederación. Algunos en la prensa británica incluso compararon la muerte de Jackson con la de su propio héroe nacional, Lord Nelson y un monumento británico al general Jackson incluso fue encargado, pagado y transportado a Richmond, Virginia por simpatizantes confederados en Gran Bretaña.

Los líderes cristianos en Francia, al ver el apoyo no oficial de Gran Bretaña a la Confederación esclavista, enviaron una ardiente carta al clero británico, instándolos enérgicamente a oponerse a todos los esfuerzos británicos para ayudar a la Confederación. Como explicó el clero francés:

Ningún espectáculo más repugnante ha existido jamás ante el mundo civilizado que una Confederación, compuesta principalmente por protestantes, que se formó y exigió la independencia, en el siglo XIX de la era cristiana, con un propósito declarado de mantener y propagar la esclavitud. El triunfo de tal causa retrasaría todo un siglo el progreso de la civilización cristiana y de la humanidad. 29

Los observadores extranjeros vieron claramente lo que los representantes y senadores demócratas del sur de Estados Unidos en el Congreso ya habían anunciado: la Guerra Civil fue el resultado del deseo del Sur de perpetuar la esclavitud.

3. La Constitución Confederada

El 9 de febrero de 1861 (tras la secesión del séptimo estado), los estados separados organizaron su nuevo gobierno confederado, eligiendo a Jefferson Davis (un senador demócrata estadounidense dimitido por Mississippi) como presidente nacional y a Alexander Stephens (un representante demócrata estadounidense dimitido de Georgia) como su vicepresidente nacional. El 11 de marzo (solo una semana después de la toma de posesión de Abraham Lincoln como presidente [los apologistas confederados no solo afirman que la esclavitud no era el tema central de la Confederación, sino que también retratan con frecuencia a Abraham Lincoln como un dictador, tirano, ateo, homosexual, incompetente, borracho, etc. Para "probar" este punto de vista, se basan en gran medida en El verdadero Lincoln de Thomas Dilorenzo (2002), El verdadero Lincoln por Charles Minor (1901), y Lincoln de Herndon por William H. Herndon (1888). Estos tres libros (y algunos otros) retratan a Lincoln en una luz negativa, pero literalmente cientos de otras biografías académicas escritas sobre Lincoln, incluso por historiadores ganadores del Premio Pulitzer como Carl Sandburg, Ida Tarbell, Garry Wills, Merrill Peterson, Don Fehrenbacher. , y otros, llegaron a una conclusión opuesta.
Un corolario similar sería estudiar la vida de Jesús solo leyendo El codigo Da Vinci o La última tentación de Cristo, o para estudiar la vida de George Washington sólo mediante el uso de W. E. Woodward George Washington: la imagen y el hombre. En ambos casos, esos escritos presentan una visión de esa persona, pero cientos de otros escritos presentan una visión opuesta y más precisa al igual que Lincoln. El punto de vista de Lincoln presentado por los apologistas confederados es de hecho a punto de vista, pero se contradice con decenas de otros escritores que, después de examinar todos la evidencia histórica, llegó a una conclusión opuesta.]), se adoptó una constitución para la nueva confederación de estados esclavistas, una constitución que protegía explícitamente la esclavitud en numerosas cláusulas:

ARTÍCULO I, Sección 9, (4) Sin documento de embarque, ex post facto se aprobará ley o ley que niegue o menoscabe el derecho de propiedad de los esclavos negros.
ARTÍCULO IV, Sección 2, (1) Los ciudadanos de cada estado. . . tendrá el derecho de tránsito y estancia en cualquier estado de esta Confederación con sus esclavos y otras propiedades y el derecho de propiedad sobre dichos esclavos no se verá afectado por ello.
ARTÍCULO IV, Sección 2, (3) [Un] esclavo u otra persona retenida para servir o trabajar en cualquier estado o territorio de los Estados Confederados bajo las leyes de los mismos, escapará o será transportado legalmente a otro. . . ser entregado a reclamo de la parte a la que pertenece dicho esclavo.
ARTÍCULO IV, Sección 3, (3) Los Estados Confederados pueden adquirir nuevo territorio. . . . En todo ese territorio, la institución de la esclavitud negra como existe ahora en los Estados Confederados será reconocida y protegida por el Congreso y por el gobierno Territorial y los habitantes de los diversos Estados y Territorios Confederados tendrán el derecho de llevar a dicho Territorio cualquier esclavos mantenidos legalmente por ellos en cualquiera de los Estados o Territorios de los Estados Confederados. 30

Irónicamente, los apologistas del sur afirman que la Confederación se formó para preservar los "derechos de los estados", pero la Confederación prohibió expresamente que cualquier estado ejerciera su propio "derecho de estado" de poner fin a la esclavitud. Claramente, el problema real de la Confederación era la preservación de la esclavitud a toda costa, incluso hasta el punto de que constitucionalmente prohibía la abolición de la esclavitud en cualquiera de sus estados miembros.

4. Declaración del Vicepresidente Confederado Alexander Stephens

El 21 de marzo de 1861 (menos de dos semanas después de que la Confederación había formado su constitución), el vicepresidente confederado, Alexander Stephens, pronunció un discurso político en el que exponía el propósito del nuevo gobierno. Ese discurso se tituló "La esclavitud africana: la piedra angular de la Confederación del Sur". En él, Stephens reconoció por primera vez que los Padres Fundadores, incluso los del sur, nunca habían tenido la intención de que la esclavitud permaneciera en Estados Unidos:

Las ideas predominantes entre él [Thomas Jefferson] y la mayoría de los principales estadistas en el momento de la formación de la antigua Constitución eran que la esclavitud de los africanos violaba las leyes de la naturaleza, que en principio estaba mal, socialmente. , moral y políticamente. Era un mal que no sabían muy bien cómo lidiar, pero la opinión generalizada de los hombres de ese día era que de una forma u otra, en el orden de la Providencia, la institución sería evanescente [temporal] y desaparecería. 31

¿Qué pensaron el vicepresidente Stephens y la nueva nación confederada sobre estas ideas contra la esclavitud de los padres fundadores?

Sin embargo, esas ideas eran fundamentalmente erróneas. Se basaban en el supuesto de la igualdad de razas. Esto fue un error. . . . y la idea de un gobierno basado en él. . . . Nuestro nuevo gobierno [los Estados Confederados de América] se basa exactamente en el opuesto idea, sus fundamentos están sentados - su piedra angular descansa - sobre la gran verdad de que el negro es no igual al hombre blanco. Esa esclavitud - subordinación a la raza superior [blanca] - es su condición natural y moral. Este, nuestro nuevo gobierno [confederado], es el primero en la historia del mundo basado en esta gran verdad física, filosófica y moral. 32 (énfasis agregado)

Note que por el título (así como por el contenido) de su discurso, el vicepresidente confederado Stephens afirmó que la esclavitud era el tema central que distingue a la Confederación.

¿Fueron las políticas económicas un factor importante en la secesión?

Muchos apologistas del sur afirman que la causa principal de la Guerra Civil fueron las políticas económicas injustas impuestas al sur por los norteños en el Congreso, 33 pero los registros de secesión refutan esa afirmación. De hecho, de los once documentos de secesión, solo cinco mencionan cuestiones económicas, y cada uno estaba directamente relacionado con la esclavitud. Por ejemplo:

Nuestra posición está profundamente identificada con la institución de la esclavitud, la mayor interés material del mundo. Su trabajo proporciona el producto que constituye, con mucho, las porciones más grandes e importantes de comercio de la tierra. Estas productos son peculiares del clima que linda con las regiones tropicales y por una ley imperiosa de la naturaleza, nadie más que la raza negra puede soportar la exposición al sol tropical. Estas productos se han convertido en necesidades del mundo, y un golpe a esclavitud es un golpe a comercio y civilización. 34 MISISIPÍ

Texas [y] Louisiana. . . tienen grandes áreas de tierras fértiles y baldías especialmente adaptadas a esclavo trabajo y ambos están tan profundamente interesados ​​en africanos esclavitud que puede decirse que es absolutamente necesario para su existencia y es la piedra angular del arco de su prosperidad. 35 LUISIANA

Ellos [los abolicionistas del norte en el Congreso] han empobrecido los tenencia de esclavos Estados por una legislación desigual y parcial [intentando abolir esclavitud], enriqueciéndose así al drenar nuestro sustancia. 36 TEXAS

Habíamos derramado nuestra sangre y pagado nuestro dinero por su [esclavitud] adquisición. . . . [Pero por] sus principios y políticas declarados [del Norte] han ilegalizado $ 3,000,000,000 de nuestros propiedad [es decir., esclavos] en los territorios comunes de la Unión. . . . Para evitar estos males, nosotros. . . buscará nuevas salvaguardas para nuestra libertad, igualdad, seguridad y tranquilidad [formando la Confederación]. 37 GEORGIA

Preferimos, sin embargo, nuestro sistema de industria . . . por el cual se desconoce el hambre y abundancia corona la tierra, por lo que el orden es preservado por una policía no remunerada y muchos regiones fértiles del mundo donde el hombre blanco no puede trabajar son llevados a utilidad por el trabajo de los africanos, y el mundo entero es bendecido por nuestras producciones. 38 CAROLINA DEL SUR

Claramente, incluso las razones económicas expuestas por el Sur como causas de secesión estaban directamente relacionadas con la esclavitud. Por lo tanto, afirmar que las políticas económicas y no la esclavitud fue la causa de la Guerra Civil es hacer una distinción donde no hay diferencia.

Numerosas categorías de documentos oficiales confederados afirman que la esclavitud fue de hecho el problema principal que impulsó el movimiento de secesión y fue fundamental para la rebelión; por lo tanto, es un revisionismo descarado y absoluto afirmar, como hacen los apologistas confederados, que "uno de los más importantes" de la "Verdades de la historia" es "que la Guerra entre los Estados [Muchos sureños insisten ardientemente en describir el conflicto como" La Guerra entre los Estados "y se oponen enérgicamente al uso del descriptor" Guerra Civil "(ver, por ejemplo," Vamos a Diga 'Guerra entre los Estados' ”(en: https://www.civilwarpoetry.org/FAQ/wbts.html)). Sin embargo, los exámenes superficiales de docenas de Confederado documentos, así como historias de la guerra escrito por confederados inmediatamente después del conflicto, demostrar que el descriptor que ellos mismos utilizaron con más frecuencia fue "Guerra Civil". (Otros descriptores que los autores del sur utilizan con mucha menos frecuencia incluyen "Guerra entre los estados", "Guerra de secesión del sur" y "Guerra por la independencia del sur"). Por lo tanto, la afirmación de que el término "Guerra civil" es inexacta o sesgada El título del conflicto es refutado por un examen de Confederado soldados e historiadores que vivieron en el momento de ese conflicto.] no fue una rebelión [Si bien la cuestión de si el conflicto constituyó una "rebelión" no fue abordada por este trabajo, una simple pregunta plantea una implicación significativa: si la "guerra entre los estados ”era no una “rebelión” (como afirman los modernos apologistas del sur), entonces ¿por qué los líderes del sur durante la Guerra Civil se describieron a sí mismos y a otros participantes del sur como “rebeldes”, un derivado de la palabra “rebelión”? El descriptor simple "Rebeldes" utilizado por los propios confederados ciertamente sugiere que ciertamente vieron la Guerra Civil como una "Rebelión"]. Ni su causa subyacente fue sostener la esclavitud ". 39

1.Diccionario de la herencia americana del idioma inglés, Cuarta edición, © 2004, por Houghton Mifflin Company.

2. "Derby, Kansas, suspensión de la escuela secundaria denunciada por hijos de veteranos confederados", Hijos de veteranos confederados (en: https://archiver.rootsweb.ancestry.com/th/read/TNMAURY/1998-05/0895312266) que declara “[L] a Guerra entre los Estados se libró por cuestiones tales como los derechos de los estados individuales a establecen sus propios aranceles, establecen sus propios gobiernos y obtienen beneficios completos de su producción agrícola. . . . Lincoln trajo la cuestión de la esclavitud a la guerra a fines de 1862 como una cuestión emocional para reforzar el debilitado esfuerzo bélico del Norte. . . " y "Children of the Confederacy: Creed", Hijas Unidas de la Confederación (en: https://www.hqudc.org/CofC/index.html) que declara “Por lo tanto, nos comprometemos. . . estudiar y enseñar las verdades de la historia (una de las más importantes es que la Guerra entre Estados no fue una rebelión, ni fue su causa subyacente sostener la esclavitud) ”, etc.

3.Edward McPherson, La historia política de los Estados Unidos de América durante la Gran Rebelión (Washington: Philip & amp Solomons, 1865), págs. 15-16, “Declaración de las causas inmediatas que inducen y justifican la secesión de Carolina del Sur de la Unión Federal”, 24 de diciembre de 1860.

4. Convención de Carolina del Sur, "Discurso de Carolina del Sur a los estados esclavistas", Enseñanza de la historia estadounidense, 25 de diciembre de 1860 (en: https://teachingamericanhistory.org/library/index.asp?document=433).

5. "Una Declaración de las Causas Inmediatas que Inducen y Justifican la Secesión del Estado de Mississippi de la Unión Federal, 9 de enero de 1861". La página de inicio de la Guerra Civil (en: https://www.civil-war.net/pages/mississippi_declaration.asp).

6. Discursos pronunciados antes de la Convención del Estado de Virginia, febrero de 1861 (Richmond: Wyatt M. Elliott, 1861), “Discurso del Hon. Fulton Anderson, de Mississippi ”, pág. 7.

7. Orville Victor, La historia, civil, política y militar de la rebelión del sur (Nueva York: James D. Torrey, 1861), vol. 1, pág. 194, Florida, “Resolución preliminar antes de la secesión”, 7 de enero de 1861.

8. Orville Victor, La historia, civil, política y militar de la rebelión del sur (Nueva York: James D. Torrey, 1861) Vol. 1, pág. 195, “Una ordenanza para disolver la unión entre el estado de Alabama y los otros Estados unidos bajo el pacto denominado 'La Constitución de los Estados Unidos de América'”, 11 de enero de 1861.

9. "Declaración de las causas que impulsan al estado de Georgia a separarse de la Unión Federal, 29 de enero de 1861", La página de inicio de la Guerra Civil (en: https://www.civil-war.net/pages/georgia_declaration.asp).

10. Dred Scott contra Sanford, 60 U. S. 393, en 449-52 (1856). los Dred Scott La decisión es posiblemente el primer ejemplo de activismo judicial de la Corte Suprema: derogó la ley del Congreso de 1820 que prohibía la extensión de la esclavitud a ciertos territorios federales.

11. Thomas Hudson McKee, Las convenciones y plataformas nacionales de todos los partidos políticos, 1789-1905 (Nueva York: Burt Franklin, reimpresión original de 1906, 1971), pág. 98, Plataforma Republicana de 1856.

12. Ver, por ejemplo, la Plataforma Demócrata siguiendo el Dred Scott decisión no solo no hubo condena de la decisión, sino que la plataforma declaró: "El Partido Demócrata acatará la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos sobre estas cuestiones de derecho constitucional". McKee, Plataformas, pag. 108.

13. Ver, por ejemplo, la Plataforma Demócrata de 1856 que declara: “Que el Congreso no tiene poder bajo la Constitución para interferir o controlar las instituciones internas de los distintos Estados. . . . [Y] el Partido Demócrata resistirá todos los intentos de renovar, en el Congreso o fuera de él, la agitación de la cuestión de la esclavitud bajo cualquier forma o color que se haga. . . . [L] a única solución sólida y segura de la "cuestión de la esclavitud". . . [es] la no injerencia del Congreso con la esclavitud en el estado y territorio, o en el Distrito de Columbia ". McKee, Plataformas, págs. 91-92.

14. Véase, por ejemplo, la Plataforma Demócrata de 1856 que declara: “Todos los esfuerzos de los abolicionistas, u otros, hechos para inducir al Congreso a interferir con las cuestiones de la esclavitud, o dar pasos incipientes al respecto, están calculados para conducir a la consecuencias más alarmantes y peligrosas y que todos esos esfuerzos tienen una tendencia inevitable a disminuir la felicidad de la gente y poner en peligro la estabilidad y permanencia de la Unión ”. McKee, Plataformas, pag. 91.

15. "Era de la Guerra Civil: Recomendación del alcalde Wood sobre la secesión de la ciudad de Nueva York", TeachingAmericanHistory.org, 6 de enero de 1861 (en: https://teachingamericanhistory.org/library/index.asp?documentprint=435).

16. ¡La Union! ¡Es peligro! Y cómo pueden evitarse. Cartas de Samuel J. Tilden al Hon. William Kent (Nueva York: 1860), págs. 14-15.

17. William P. Rogers, Los tres movimientos de secesión en los Estados Unidos (Boston: John Wilson and Son, 1876), págs. 16-17, citando un editorial del New York World, 1 de septiembre de 1864, "The Democratic Platform".

18. Discursos pronunciados antes de la Convención del Estado de Virginia, febrero de 1861 (Richmond: Wyatt M. Elliott, 1861), “Discurso del Hon. Henry L. Benning, de Georgia ”, pág. 21.

19. Revista de la Convención de Secesión de Texas, E. W. Winkler, editor (Austin Printing Company, 1912), págs. 122-123, dirección de George Williamson, Comisionado de Luisiana, 11 de febrero de 1861. Ver también "Discurso de George Williamson a la Convención de Secesión de Texas", Guerra civil americana.com (en: https://americancivilwar.com/documents/williamson_address.html).

20. "Declaración de las causas que impulsan al estado de Texas a separarse de la Unión Federal, 2 de febrero de 1861", La página de inicio de la Guerra Civil (en: https://www.civil-war.net/pages/texas_declaration.asp).

21. "Una ordenanza para derogar la ratificación de la Constitución de los Estados Unidos de América por el estado de Virginia, 17 de abril de 1861" La página de inicio de la Guerra Civil (en: https://www.civil-war.net/pages/ordinances_secession.asp).

22. Panfletos sureños sobre la secesión, noviembre de 1860 y # 8211 abril de 1861, Jon Wakelyn, editor (Chapel Hill: University of North Carolina Press, 1996), págs. 334, 338, “¿Estado o provincia? ¿Bond o gratis? por Albert Pike, 4 de marzo de 1861.

23. Globo del Congreso, 36 ° Congreso, 2 ° período de sesiones (Washington: Congressional Globe Office, 1861), pág. 589, 28 de enero de 1861. Ver también Thomas Ricaud Martín, La gran batalla parlamentaria y los discursos de despedida de los senadores del sur en vísperas de la guerra civil (Nueva York y Washington: Neale Publishing Co., 1905), pág. 214, discurso de despedida de Alfred Iverson, 28 de enero de 1861.

24. Globo del Congreso, 36 ° Congreso, 2 ° período de sesiones (Washington: Congressional Globe Office, 1861), págs. 268-270, 7 de enero de 1861. Ver también Thomas Ricaud Martín, La gran batalla parlamentaria y los discursos de despedida de los senadores del sur en vísperas de la guerra civil (Nueva York y Washington: Neale Publishing Co., 1905), págs. 148-152, 167, 169, 170-171, 172, discurso de despedida de Robert Toombs, 7 de enero de 1861.

25. Globo del Congreso, 36 ° Congreso, 2 ° período de sesiones (Washington: Congressional Globe Office, 1861), pág. 486, 21 de enero de 1861. Ver también Thomas Ricaud Martín, La gran batalla parlamentaria y los discursos de despedida de los senadores del sur en vísperas de la guerra civil (Nueva York y Washington: Neale Publishing Co., 1905), págs.202, 204, discurso de despedida de Clement Clay, 21 de enero de 1861.

26. Globo del Congreso, 36 ° Congreso, 2 ° período de sesiones (Washington: Congressional Globe Office, 1861), pág. 721, 4 de febrero de 1861. Ver también Thomas Ricaud Martín, La gran batalla parlamentaria y los discursos de despedida de los senadores del sur en vísperas de la guerra civil (Nueva York y Washington: Neale Publishing Co., 1905), págs. 222-223, discurso de despedida de John Slidell, 4 de febrero de 1861.

27. La crisis de la secesión, 1860-1861, editado por P. J. Staudenraus (Chicago: Rand McNally, 1963), págs. 16-18, discurso de William Yancey, pronunciado en Columbus, Georgia, en 1855.

28. Globo del Congreso, 36 ° Congreso, 2 ° período de sesiones (Washington: Congressional Globe Office, 1861), pág. 238, 3 de enero de 1861. Ver también Thomas Ricaud Martín, La gran batalla parlamentaria y los discursos de despedida de los senadores del sur en vísperas de la guerra civil (Nueva York y Washington: Neale Publishing Co., 1905), págs. 222-223, discurso de Judah P. Benjamin, 3 de enero de 1861.

29. William J. Jackman, Historia de la nación americana (Chicago: K Gaynor, 1911), vol. 4, pág. 1124.

30. “Constitución de los Estados Confederados 11 de marzo de 1861”, Proyecto Avalon (en: https://avalon.law.yale.edu/19th_century/csa_csa.asp). Ver también Edward McPherson, La historia política de los Estados Unidos de América durante la Gran Rebelión (Washington: Philip & amp Solomons, 1865), págs. 98-99.

31. Ecos del sur (Nueva York: E. B. Treat & amp Co., 1866), pág. 85. Véase también El púlpito y tribuna: sermones, discursos, conferencias populares y ampc. (Nueva York: E. D. Barker, 1862), págs. 69-70, “La esclavitud africana, la piedra angular de la Confederación del Sur”, por Alexander Stephens, Vicepresidente de la Confederación.

32. Ecos del sur, págs. 85-86. Véase también El púlpito y la tribuna., págs. 69-70, “La esclavitud africana, la piedra angular de la Confederación del Sur”, por Alexander Stephens, Vicepresidente de la Confederación.

33. Mike Scruggs, "Comprensión de las causas de la guerra incivil", Consejo de Herencia de Georgia, 4 de junio de 2005 (en: https://georgiaheritagecouncil.org/site2/commentary/scruggs-causes-uncivil-war030607.phtml). Ver también Charles Oliver, "Nacionalismo del Sur - Guerra Civil de los Estados Unidos", Razón, Agosto de 2001 (en: https://findarticles.com/p/articles/mi_m1568/is_4_33/ai_77010131/pg_1?tag=artBodycol1), donde habla de Charles Adams viendo “la Guerra Civil como una lucha por impuestos, específicamente tarifas ".

34. "Una Declaración de las Causas Inmediatas que Inducen y Justifican la Secesión del Estado de Mississippi de la Unión Federal", La página de inicio de la Guerra Civil, 9 de enero de 1861 (en: https://www.civil-war.net/pages/mississippi_declaration.asp).

36. “Declaración de las causas que impulsan al estado de Texas a separarse de la Unión Federal, 2 de febrero de 1861”, La página de inicio de la Guerra Civil (en: https://www.civil-war.net/pages/texas_declaration.asp).

37. “Declaración de Secesión de Georgia”, La página de inicio de la Guerra Civil, 29 de enero de 1861 (en: https://www.civil-war.net/pages/georgia_declaration.asp).

38. Edward McPherson, La historia política de los Estados Unidos de América durante la Gran Rebelión (Washington: Philip y Solomons, 1865), pág. 15, “Declaración de las causas inmediatas que inducen y justifican la secesión de Carolina del Sur de la Unión Federal”, 24 de diciembre de 1860.


Guerra Civil Estadounidense: Población del Sur en 1860 - Historia

La Guerra Civil representó un momento decisivo en la historia de los impuestos estadounidenses. El rápido y limitado enfrentamiento que ambas partes predijeron con confianza pronto resultó ser una quimera. En cambio, las exigencias de la guerra destructiva y prolongada que envolvió la propiedad privada y las poblaciones civiles, así como a los combatientes comisionados, exigieron innovaciones en la financiación del gobierno. Si bien el resultado del conflicto puede atribuirse a una serie de factores contingentes, las diferentes estrategias fiscales emprendidas por los gobiernos de la Unión y la Confederación influyeron indudablemente en la capacidad de ambas sociedades para sostener el esfuerzo bélico. El norte y el sur emplearon enfoques marcadamente diferentes. Los del Norte demostraron ser más eficaces a largo plazo.

El sur anterior a la guerra disfrutó de una de las cargas fiscales más ligeras de todas las sociedades civilizadas contemporáneas. Los gobiernos locales o estatales evaluaron todas las obligaciones. Por el contrario, el gobierno confederado reunido apresuradamente carecía de la infraestructura burocrática para imponer o recaudar impuestos internos. Sus ciudadanos no poseían ni una tradición de cumplimiento ni un medio para remitir el pago. La tierra y los esclavos constituían la mayor parte del capital del sur. Las formas líquidas de riqueza como el dinero en efectivo o el papel moneda eran difíciles de conseguir en una región predominantemente agraria.

Los esfuerzos para aumentar los ingresos de la guerra a través de varios métodos de impuestos resultaron ineficaces. El Congreso Confederado promulgó una tarifa menor en 1861, pero contribuyó solo con $ 3.5 millones en cuatro años. Ese mismo año, el Congreso implementó un pequeño impuesto directo (0.5 por ciento) sobre bienes muebles e inmuebles. Pero el gobierno de Richmond se vio obligado a depender de los estados individuales para cobrar el impuesto. Repitiendo el escenario que se desarrolló durante la Guerra Revolucionaria, la mayoría de los estados no recaudaron el impuesto en absoluto, prefiriendo cumplir con su cuota pidiendo dinero prestado o imprimiendo notas estatales para cubrirlo.

La administración de Davis recurrió a préstamos para financiar la mayor parte inicial de las deudas de guerra. Montado en una ola de entusiasmo patriótico en 1861, el Tesoro ganó $ 15 millones vendiendo su primera emisión de bonos. Sin embargo, la segunda emisión, que consistió en $ 100 millones en bonos con un rendimiento del 8 por ciento, se vendió lentamente. Pocos sureños tenían dinero en efectivo para comprarlos, pero además la tasa de inflación del 12 por ciento al final del año amenazaba con anular cualquier promesa de rendimiento financiero real. A los inversores les correspondió comprar el resto de los bonos al 8 por ciento, que compraron con notas del Tesoro Confederado recién emitidas.

Más por necesidad que por elección, el Sur recurrió a la imprenta para pagar la mayor parte de sus facturas.En su primer año, el gobierno confederado obtuvo el 75 por ciento de sus ingresos totales de los pagarés del Tesoro, menos del 25 por ciento de los bonos (comprados, por supuesto, con los pagarés) y menos del 2 por ciento de los impuestos. Si bien la proporción de los dos últimos aumentaría ligeramente en años posteriores, la base del financiamiento de la guerra confederada consistió en más de $ 1.5 mil millones en dólares de papel que comenzaron a depreciarse antes de que la tinta tuviera la oportunidad de secarse. Al negarse a establecer los billetes como moneda de curso legal obligatoria, los funcionarios del Tesoro esperaban evitar socavar la confianza en la moneda. Preferían que la moneda estuviera respaldada por la confianza pública en la supervivencia de la Confederación (los billetes debían ser canjeados en especie a su valor nominal dentro de los dos años posteriores al final de la guerra).

Siendo este el caso, varias notas estatales, del condado y de la ciudad también circularon ampliamente, diluyendo aún más el medio. El hecho de que estos billetes mal impresos se falsificaran fácilmente no ayudó a las cosas. Irónicamente, la decisión de la Confederación de recurrir al papel moneda en lugar de un sistema de impuestos internos instigó la forma más odiosa y regresiva de impuestos de facto que soportó la sociedad sureña: una inflación desbocada, que apareció a raíz de los cambios militares en 1862 y que superó el 9.000 por ciento. al final de la guerra.

En la primavera de 1863, la aplastante carga de la inflación motivó a Richmond a encontrar una alternativa al dinero fiduciario. En abril, siguieron el ejemplo de la Unión y promulgaron una legislación integral que incluía un impuesto sobre la renta progresivo, un gravamen del 8 por ciento sobre ciertos bienes mantenidos para la venta, impuestos especiales y derechos de licencia, y un impuesto a las ganancias del 10 por ciento para los mayoristas. Estas disposiciones también incluían un impuesto en especie del 10 por ciento sobre los productos agrícolas. Este último gravaba más al campesino que el impuesto progresivo sobre la renta que gravaba a los trabajadores asalariados urbanos, ya que los trabajadores podían remitir moneda depreciada para cumplir con sus obligaciones. Además de la inequidad, la ley eximió de la tasación algunas de las propiedades más lucrativas de los terratenientes ricos, sus esclavos. Los legisladores consideraban que un impuesto a los esclavos era un impuesto directo, constitucionalmente permisible solo después de una distribución sobre la base de la población. Dado que la guerra excluyó cualquier oportunidad de contar cabezas, llegaron a la conclusión de que no era posible aplicar impuestos directos. La acumulación de deudas de guerra y una mayor condena de una `` guerra de ricos, lucha de pobres '' llevaron a la revisión de la ley fiscal en febrero de 1864, que suspendió el requisito de una distribución de impuestos directos basada en el censo e impuso un impuesto del 5 por ciento sobre la tierra y los esclavos. Sin embargo, estos cambios llegaron demasiado tarde para tener un impacto sostenido en el esfuerzo de guerra confederado.

Además de su base industrial desarrollada, el Norte entró en la guerra con varias ventajas institucionales aparentes, incluida una estructura arancelaria y del Tesoro establecida. Con el éxodo de los representantes del sur, el Congreso dominado por los republicanos incrementó las tasas arancelarias a lo largo de la guerra, comenzando en 1862 con la Ley de tarifas de Morill, que revirtió la tendencia a la baja instituida por los demócratas entre 1846 y 1857. La legislación arancelaria posterior, especialmente la ley de 1864, elevó las tarifas aún más. Los aranceles protectores fueron políticamente populares entre los fabricantes, los trabajadores del norte e incluso algunos agricultores comerciales. Pero los aranceles aduaneros ascendieron a alrededor de $ 75 millones anuales, solo nominalmente más, después de ajustar por inflación, que el valor de los aranceles recaudados durante la década de 1850. Aún así, la estructura de tasas altas establecida en la Guerra Civil seguiría siendo un sello distintivo de la economía política de posguerra del Partido Republicano.

Las reservas ideológicas atemperaron algunas de las supuestas ventajas institucionales del Tesoro. El secretario del Tesoro, Salmon Chase, al igual que muchos legisladores del norte, generalmente desconfiaba de cualquier forma de intercambio que no fuera la especie. Preferían pagar las deudas del gobierno sacando físicamente el oro del Tesoro en lugar de transferir fondos de los depósitos a la vista mediante cheques. También se negaron a utilizar bancos privados establecidos en Nueva York, Boston y Filadelfia como depósitos de fondos federales, lo que complica aún más las transacciones financieras. Chase esperaba seguir el modelo de Albert Gallatin de financiar la guerra de 1812, que (inicialmente) enfatizaba los préstamos sobre los impuestos. Sin embargo, en última instancia, el aumento de las deudas, la escasez de dinero en metálico y la amenaza de inflación llevaron a la Unión a adoptar planes innovadores tanto para el endeudamiento como para los impuestos internos.

En contraste con la Confederación, que dependía de préstamos para aproximadamente el 35 por ciento de sus finanzas de guerra, la Unión recaudó más del 65 por ciento de sus ingresos de esta manera. Con poca experiencia personal, Chase recurrió al banquero de Filadelfia Jay Cooke para administrar la venta de bonos de guerra. Aunque esperaba que los bancos y los ciudadanos ricos compraran la mayoría de ellos, Cooke empleó una sofisticada campaña de propaganda para comercializar los bonos también entre las clases medias. Los anuncios patrióticos en los periódicos y un ejército de 2.500 agentes persuadieron a casi un millón de norteños (alrededor del 25 por ciento de las familias comunes) de invertir en el esfuerzo bélico. Las ventas de bonos superaron los $ 3 mil millones. De esta manera, Cooke anticipó las técnicas con las que los gobiernos del siglo XX financiarían las guerras modernas.

Para que el programa de bonos tuviera éxito, el Norte necesitaba un suministro de divisas sin restricciones para que los ciudadanos los pagaran y una fuente de ingresos para garantizar los intereses. La Ley de Licitación Legal cumplió el primer requisito. Aprobada en febrero de 1862, la ley autorizó la emisión de $ 150 millones en notas del Tesoro, conocidas como Greenbacks. Sin embargo, a diferencia del documento confederado, el Congreso exigió a los ciudadanos, los bancos y los gobiernos que aceptaran billetes verdes como moneda de curso legal para las deudas públicas y privadas, a excepción de los intereses de los bonos federales y los derechos de aduana. Esta política permitía a los compradores comprar bonos con billetes verdes, mientras que los intereses devengados se pagaban en oro (financiado, en parte, mediante pagos en especie de derechos de aduana). Los inversores disfrutaron de una abundante ganancia inesperada, ya que los valores gubernamentales comprados con moneda depreciada se reembolsaron con oro valorado al nivel de antes de la guerra. Los contribuyentes esencialmente compensaron la diferencia. Debido a que la mayoría de los bonos fueron adquiridos por los ricos o por instituciones financieras, el programa concentró el capital de inversión en manos de aquellos que probablemente lo usarían, tal como lo había intentado hacer el plan de deuda de Alexander Hamilton.

La decisión del gobierno de la Unión de implementar un amplio sistema de impuestos internos no solo aseguró una valiosa fuente de ingresos, sino que protegió a la economía del norte del tipo de inflación ruinosa que experimentó el sur. A pesar de otra emisión de dólares de 150 millones de dólares, la tasa de inflación general del norte alcanzó solo el 80 por ciento, comparable con las tasas internas durante la Primera y Segunda Guerra Mundial. los Ley de Rentas Internas de 1862, promulgada por el Congreso en julio de 1862, absorbió gran parte de la presión inflacionaria producida por los billetes verdes. Lo hizo porque la Ley estableció impuestos especiales sobre casi todo, incluido el pecado y los artículos de lujo como licores, tabaco, naipes, carruajes, yates, mesas de billar y joyas. Gravaba los medicamentos patentados y los anuncios en los periódicos. Impuso impuestos de licencia sobre prácticamente todas las profesiones o servicios, excepto el clero. Estableció impuestos de timbre, impuestos al valor agregado sobre productos manufacturados y carnes procesadas, impuestos sobre sucesiones, impuestos sobre los ingresos brutos de corporaciones, bancos y compañías de seguros, así como impuestos sobre los dividendos o los intereses que pagaban a los inversores. Para administrar estos impuestos especiales, junto con el sistema de tarifas, la Ley de Rentas Internas también creó una Oficina de Rentas Internas, cuyo primer comisionado, George Boutwell, lo describió como "el departamento gubernamental más grande jamás organizado".

La mayoría de los impuestos internos y aranceles fueron medidas regresivas orientadas al consumo que afectaron más severamente a los estadounidenses de bajos ingresos que a los estadounidenses de altos ingresos. En respuesta, los republicanos buscaron reforzar la equidad del sistema mediante la implementación de un sistema de impuestos complementario que reflejara con mayor precisión la capacidad de pago de los contribuyentes ”. El impuesto sobre la renta abordó esta necesidad.

El primer impuesto sobre la renta federal en la historia de Estados Unidos en realidad precedió a la Ley de Rentas Internas de 1862. Aprobada en agosto de 1861, había ayudado a asegurar a la comunidad financiera que el gobierno tendría una fuente confiable de ingresos para pagar los intereses de los bonos de guerra. Inicialmente, Salmon Chase y Thaddeus Stevens, presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara, querían implementar un impuesto a la propiedad de emergencia similar al adoptado durante la Guerra de 1812. De esta manera, el gobierno podría adaptar el sistema administrativo que los gobiernos estatales y locales había desarrollado para sus propios impuestos a la propiedad. Pero los legisladores entendieron tal impuesto a la propiedad como un impuesto directo. El Artículo 1, Sección 9 de la Constitución requería que el gobierno federal distribuyera la carga entre los estados sobre la base de la población en lugar de los valores de las propiedades. Enfatizar la población sobre el valor de la propiedad en realidad haría que el impuesto fuera bastante regresivo. Los residentes de los estados occidentales de menor densidad, los estados fronterizos y los estados pobres del noreste soportaban una carga mayor que los de los estados urbanos densamente poblados, a pesar de la valiosa propiedad inmobiliaria de estos últimos. Sus representantes también se quejaron de que un impuesto a la propiedad no afectaría propiedades sustanciales "intangibles" como acciones, bonos, hipotecas o efectivo.

Como alternativa, los responsables de la formulación de políticas trataron de seguir el ejemplo de los liberales británicos, que habían recurrido a los impuestos sobre la renta para financiar la guerra de Crimea sin impuestos pesados ​​sobre la propiedad. Justin Morrill, (R-VT), presidente del Subcomité de Medios y Arbitrios sobre Tributación y el arquitecto de la estructura arancelaria regresiva, presentó una propuesta para el primer impuesto sobre la renta federal. Debido a que no gravaba directamente la propiedad, los líderes del Congreso vieron el impuesto sobre la renta como indirecto y, por lo tanto, inmune a las restricciones constitucionales.

El primer impuesto sobre la renta fue moderadamente progresivo y no graduado, imponiendo un impuesto del 3 por ciento sobre los ingresos anuales de más de $ 800 que eximía a la mayoría de los asalariados. Estos impuestos ni siquiera se recaudaron hasta 1862, lo que hizo que los esquemas de financiamiento alternativo como la Ley de Licitación Legal fueran críticos en el ínterin. La Ley de Rentas Internas de 1862 amplió la naturaleza progresiva de la ley anterior al tiempo que agregó graduaciones: eximió los primeros $ 600, impuso una tasa del 3 por ciento sobre los ingresos entre $ 600 y $ 10,000, y una tasa del 5 por ciento sobre los que superaron los $ 10,000. La ley eximió a las empresas con un valor inferior a $ 600 del impuesto sobre el valor agregado y los ingresos. Los impuestos se retuvieron de los salarios de los empleados del gobierno, así como de los dividendos pagados a las corporaciones (el mismo método de recaudación que se empleó más tarde durante la Segunda Guerra Mundial). Además, los impuestos especiales & quotsin & quot impuestos en la ley de 1862 fueron diseñados para recaer más fuertemente sobre los productos comprados por los ricos. Thaddeus Stevens elogió la progresividad del sistema tributario:

Mientras tanto, los ricos y los ahorradores se verán obligados a contribuir en gran medida con la abundancia de sus recursos. . . no se han impuesto cargas al trabajador trabajador y al mecánico. . . La comida de los pobres está libre de impuestos y nadie se verá afectado por las disposiciones de este proyecto de ley, cuya vida depende únicamente de su trabajo manual. ''

Pero la guerra se volvió cada vez más costosa (superando los $ 2 millones por día en sus últimas etapas) y difícil de financiar. La capacidad del gobierno para pedir prestado fluctuó con las fortunas del campo de batalla. La armada confederada acosó a la navegación del norte, reduciendo los ingresos de aduana. Y los inevitables problemas administrativos redujeron los ingresos esperados por la recaudación de impuestos sobre la renta y el consumo.

En respuesta, el Congreso aprobó dos nuevas leyes en 1864 que aumentaron las tasas impositivas y expandieron la progresividad de los impuestos sobre la renta. El primer proyecto de ley aprobado en junio aumentó los impuestos comerciales a la herencia, los impuestos especiales, las licencias y los ingresos brutos, junto con los derechos de timbre y los impuestos de fabricación ad valorem. La misma ley procedió a tasar ingresos entre $ 600 y $ 5,000 al 5 por ciento, aquellos entre $ 5,000 y $ 10,000 al 7.5 por ciento, y estableció una tasa máxima del 10 por ciento. A pesar de las protestas de ciertos legisladores con respecto a la injusticia de las tarifas graduadas, la ley de 1864 afirmó este método de gravar los ingresos de acuerdo con y la capacidad de pago. , además de las tarifas establecidas por las facturas de impuestos sobre la renta anteriores. El Congreso había descubierto que el impuesto sobre la renta, además de su valor retórico, también proporcionaba una fuente de ingresos flexible y lucrativa. Los recibos aumentaron de más de $ 20 millones en 1864 (cuando se hicieron las recaudaciones bajo el impuesto sobre la renta de 1862) a casi $ 61 millones en 1865 (cuando las recaudaciones se hicieron bajo la ley de 1864 y el suplemento de emergencia).

Las clases medias altas acomodadas de los centros comerciales e industriales de la nación cumplieron ampliamente con el impuesto sobre la renta. El 10 por ciento de todos los hogares de la Unión habían pagado algún tipo de impuesto sobre la renta por los residentes del noreste del final de la guerra constituían el 15 por ciento de ese total. De hecho, el noreste, un sector de la sociedad estadounidense que poseía el 70 por ciento de la riqueza de la nación en 1860, proporcionó la base impositiva más crítica, remitiendo el 75 por ciento de los ingresos. En total, el Norte recaudó el 21 por ciento de sus ingresos de guerra a través de impuestos, a diferencia del Sur, que recaudó solo el 5 por ciento de esta manera.


33b. Fortalezas y debilidades: Norte vs. Sur


Ya en septiembre de 1861, la CSA comenzó a emitir moneda nacional, prometiendo pagar al portador el valor nominal y mdash seis meses después de la ratificación de un tratado de paz.

A los pocos días de la caída de Fort Sumter, cuatro estados más se unieron a la Confederación: Virginia, Carolina del Norte, Tennessee y Arkansas. Las líneas de batalla ahora estaban trazadas.

Sobre el papel, la Unión superó a la Confederación en casi todos los sentidos. Casi 21 millones de personas vivían en 23 estados del norte. El Sur reclamó solo 9 millones de personas y mdash, incluidos 3,5 millones de esclavos y mdash en 11 estados confederados. Sin embargo, a pesar de la mayor población del Norte, el Sur tenía un ejército casi del mismo tamaño durante el primer año de la guerra.

El Norte también tenía una enorme ventaja industrial. Al comienzo de la guerra, la Confederación tenía solo una novena parte de la capacidad industrial de la Unión. Pero esa estadística fue engañosa. En 1860, el Norte fabricaba el 97 por ciento de las armas de fuego del país, el 96 por ciento de sus locomotoras de ferrocarril, el 94 por ciento de su tela, el 93 por ciento de su arrabio y más del 90 por ciento de sus botas y zapatos. El norte tenía el doble de densidad de ferrocarriles por milla cuadrada. Ni siquiera había una fábrica de rifles en todo el sur.


El sur estaba en una grave desventaja en lo que respecta a la fabricación, pero la Confederación logró mantener sus armas disparando creando municiones a partir de campanas derretidas de iglesias y plazas.

Todos los ingredientes principales de la pólvora fueron importados. Dado que el Norte controlaba la marina, los mares estaban en manos de la Unión. Un bloqueo podría asfixiar al Sur. Aún así, la Confederación no carecía de recursos y fuerza de voluntad.

El Sur podía producir toda la comida que necesitaba, aunque transportarla a soldados y civiles era un problema importante. El Sur también tenía un gran núcleo de oficiales entrenados. Siete de los ocho colegios militares del país estaban en el Sur.

El Sur también demostró ser muy ingenioso. Al final de la guerra, había establecido armerías y fundiciones en varios estados. Construyeron enormes molinos de pólvora y fundieron miles de campanas de iglesias y plantaciones en busca de bronce para construir cañones.

La mayor fortaleza del Sur residía en el hecho de que estaba luchando a la defensiva en su propio territorio. Familiarizados con el paisaje, los sureños podrían acosar a los invasores del norte.

Los objetivos militares y políticos de la Unión eran mucho más difíciles de lograr. La Unión tuvo que invadir, conquistar y ocupar el Sur. Tenía que destruir la capacidad y la voluntad del Sur para resistir un desafío formidable en cualquier guerra.


"Teníamos los arreglos de comisaría más pobres, y todo lo que pude conseguir para mis hombres fue sal y galletas duras. Hice que los convalecientes dispararan ardillas, cerdos molidos, faisanes y pavos para hacer sopa para los hombres". -de las memorias de Archibald Atkinson Jr., un cirujano confederado

Los sureños disfrutaron de la ventaja inicial de la moral: el sur luchaba por mantener su estilo de vida, mientras que el norte luchaba por mantener una unión. La esclavitud no se convirtió en una causa moral del esfuerzo de la Unión hasta que Lincoln anunció la Proclamación de Emancipación en 1863.

Cuando comenzó la guerra, aún quedaban sin respuesta muchas preguntas clave. ¿Y si los estados esclavistas de Maryland, Kentucky, Missouri y Delaware se hubieran unido a la Confederación? ¿Y si Gran Bretaña o Francia hubieran acudido en ayuda del Sur? ¿Y si unas pocas victorias decisivas de la Confederación hubieran puesto a la opinión pública del Norte en contra de la guerra?

De hecho, el Norte se veía mucho mejor en el papel. Pero muchos factores indeterminados al estallar la guerra podrían haber inclinado el balance hacia un resultado diferente.


Ver el vídeo: 20 Datos de la Primera Guerra Mundial q no sabias. +Bonus @Forgotten Heroes - Historia y Mitología (Noviembre 2021).