Información

Durante el feudalismo en Europa, ¿era la lealtad al señor más o menos importante que la lealtad al rey?


Entonces, digamos que su señor feudal se está rebelando contra el rey. ¿A quién le debes tu lealtad, al señor o al rey? Es mejor luchar por el que va a ganar, obviamente, pero ¿cuál sería la decisión legítima?


En la práctica, en la mayor parte de Europa occidental, la nobleza descendió rápidamente a ese subconjunto de inquilinos que debía lealtad directamente al monarca - el inquilinos en jefe.

Asimismo, solo aquellos inquilinos en jefe eran generalmente responsables de traición, los que estaban por debajo de la nobleza eran demasiado valiosos y demasiado numerosos para responsabilizarlos por los actos de sus señores feudales. Siempre que posteriormente juraran lealtad a quienquiera que el monarca reemplazara a su antiguo señor traidor, todo fue perdonado en general.

La principal excepción a esto fue en el Sacro Imperio Romano, donde el original ducados de tallo astillado en mucho más numeroso príncipes imperiales tenencia Landhoheit - soberanía - dentro de su propio territorio y con derecho a casarse con las dinastías reinantes.


Como dijo Matthew Mantrell:

- "¿Cuál es el primer deber de un caballero?"

- "A su señor ... luego a la dama de su señor".

- "¿Y qué hay del rey?"

- "Un caballero es leal al rey, por supuesto, pero esa lealtad sube a través de la cadena de vasallo y soberano hasta su señor, y el señor de su señor, hasta el rey".

- "¿Y si el rey pelea con el señor del caballero?"

- "Entonces el caballero debe ponerse del lado de la derecha. Pero si su señor está equivocado y el rey tiene razón, el caballero debe acudir a su señor y retirarse formalmente del servicio del señor. Después, si queda algo de el, puede ir a ofrecer sus servicios al rey."


La transición del feudalismo al Renacimiento

El declive de la parte occidental del antiguo Imperio Romano dejó a Europa sin las leyes y la protección que el imperio había proporcionado. El vacío se llenó con la creación de una jerarquía feudal. En esta jerarquía, el siervo o campesino estaba protegido por el señor de la mansión, quien, a su vez, le debía lealtad y estaba protegido por un señor superior. Y así fue como el sistema terminó finalmente con el rey. Los fuertes protegían a los débiles, pero lo hacían a un precio elevado.

A cambio de pagos de dinero, comida, trabajo o lealtad militar, los señores supremos concedían el feudo o feudum, un derecho hereditario de uso de la tierra, a sus vasallos.

Al fondo estaba el siervo, un campesino que labraba la tierra. La gran mayoría de la población cultivaba cultivos para alimentarse o vestirse o cuidaba ovejas para obtener lana y ropa. La costumbre y la tradición son las claves para comprender las relaciones medievales. En lugar de las leyes como las conocemos hoy, gobernaba la costumbre de la mansión.

No hubo una autoridad central fuerte en la Edad Media que pudiera haber hecho cumplir un sistema de leyes. Toda la organización medieval se basó en un sistema de obligaciones y servicios mutuos en la jerarquía. La posesión o uso de la tierra obligaba a uno a ciertos servicios o pagos habituales a cambio de protección.

El señor estaba tan obligado a proteger al siervo como el siervo a entregar una parte de su cosecha o realizar un trabajo extenso para el señor. Las costumbres se rompieron, por supuesto, ningún sistema siempre funciona de hecho como está diseñado para funcionar en teoría. Sin embargo, no se debe subestimar la fuerza de la costumbre y la tradición a la hora de determinar la vida y las ideas de los pueblos medievales. Las disputas entre siervos se resolvieron en el tribunal del señor de acuerdo tanto con las circunstancias especiales de cada caso como con las costumbres generales de la mansión para tales casos. Por supuesto, el señor solía decidir una disputa entre un siervo y un señor a su favor.

Incluso en esta circunstancia, sin embargo, especialmente en Inglaterra, un señor supremo impondría sanciones o castigos a un señor que, como su vasallo, había violado persistentemente las costumbres en su trato a los siervos. Esta regla de la costumbre de la casa solariega contrasta fuertemente con el sistema legal y judicial del capitalismo. El sistema capitalista se basa en la aplicación de contratos y leyes universalmente vinculantes, que solo en raras ocasiones se suavizan por las posibles circunstancias atenuantes y costumbres que a menudo influyeron en el juicio del señor en la época medieval.

La medida en que los señores podían hacer cumplir sus & # 8220 derechos & # 8221 variaba mucho de un tiempo a otro y de un lugar a otro. Fue el fortalecimiento de estas obligaciones y la capacidad del noble para hacerlas cumplir a través de una larga jerarquía de vasallos y en un área amplia lo que finalmente condujo al surgimiento de los estados-nación modernos. Este proceso ocurrió durante el período de transición del feudalismo al capitalismo. Sin embargo, durante la mayor parte de la Edad Media, muchas de estas afirmaciones fueron muy débiles porque el control político estaba fragmentado.

La institución económica básica de la vida rural medieval era la mansión, que contenía dos clases separadas y distintas: nobles o señores de las mansiones y siervos (de la palabra latina servus, & # 8220slave & # 8221). Los siervos no eran realmente esclavos. A diferencia de un esclavo, que era simplemente una propiedad para comprar y vender a voluntad, el siervo no podía separarse ni de su familia ni de su tierra. Si su señor transfirió la posesión de la mansión a otro noble, el siervo simplemente tenía otro señor. Sin embargo, en diversos grados, se imponían a los siervos obligaciones que a veces eran muy onerosas y de las que a menudo no había escapatoria.

Por lo general, estaban lejos de ser & # 8220free & # 8221. El señor vivía del trabajo de los siervos que cultivaban sus campos y pagaban impuestos en especie y dinero según la costumbre de la mansión. Del mismo modo, el señor brindó protección, supervisión y administración de justicia de acuerdo con la costumbre del señorío. Debe agregarse que, aunque el sistema se basó en obligaciones recíprocas, la concentración del poder económico y político en manos del señor llevó a un sistema en el que, bajo cualquier criterio, el siervo era explotado en extremo. La Iglesia Católica fue, con mucho, el mayor propietario de tierras durante la Edad Media.

Si bien los obispos y abades ocupaban prácticamente el mismo lugar que los condes y duques en la jerarquía feudal, existía una diferencia importante entre los señores religiosos y seculares. Los duques y los condes podían cambiar su lealtad de un señor a otro, dependiendo de las circunstancias y el equilibrio de poder involucrado, pero los obispos y abades siempre tuvieron (al menos en principio) una lealtad primaria a la iglesia en Roma. Esta fue también una época durante la cual la enseñanza religiosa de la iglesia tuvo una influencia muy fuerte y omnipresente en toda Europa Occidental.

Estos factores se combinaron para hacer de la iglesia lo más parecido a un gobierno central fuerte durante este período. Por lo tanto, la mansión podría ser secular o religiosa (muchas veces los señores seculares tenían señores religiosos y viceversa), pero las relaciones esenciales entre el señor y los siervos no se vieron afectadas significativamente por esta distinción. Hay poca evidencia de que los siervos fueran tratados con menos dureza por los señores religiosos que por los seculares. Los señores religiosos y la nobleza secular eran las clases dominantes conjuntas que controlaban la tierra y el poder que la acompañaba.

A cambio de asignaciones muy onerosas del trabajo, los productos y el dinero del siervo, la nobleza proporcionó protección militar y la iglesia proporcionó ayuda espiritual. Además de las mansiones, la Europa medieval tenía muchas ciudades, que eran importantes centros de fabricación. Los bienes manufacturados se vendían a mansiones y, a veces, se comercializaban en el comercio a larga distancia. Las instituciones económicas dominantes en las ciudades eran los gremios: asociaciones artesanales, profesionales y comerciales que existían desde el Imperio Romano. Si alguien quería producir o vender algún bien o servicio, tenía que unirse a un gremio.

Los gremios estaban tan involucrados con las cuestiones sociales y religiosas como con las económicas. Regulaban la conducta de sus miembros en todas sus actividades: personales, sociales, religiosas y económicas. Aunque los gremios regulaban muy cuidadosamente la producción y venta de mercancías, estaban menos preocupados por obtener ganancias que por salvar las almas de sus miembros. La salvación demandaba que el individuo llevara una vida ordenada basada en las enseñanzas y costumbres de la iglesia. Así, los gremios ejercieron una poderosa influencia como conservadores del status quo en las ciudades medievales.

Cualquier relato del pensamiento social y económico medieval también debe enfatizar el gran desdén con el que la gente veía el comercio y el espíritu comercial. La forma de vida medieval se basaba en la costumbre y la tradición, su viabilidad dependía de la aceptación por parte de los miembros de la sociedad de esa tradición y su lugar dentro de ella. Donde prevalece la ética comercial capitalista, la mayoría de la gente acepta como cualidades innatas la codicia, el egoísmo, la codicia y el deseo de superarse material o socialmente. Sin embargo, fueron uniformemente denunciados y vilipendiados en la Edad Media.

Los siervos (ya veces la baja nobleza) tendían a estar insatisfechos con las tradiciones y costumbres de la sociedad medieval y, por lo tanto, amenazaban la estabilidad del sistema feudal. Por lo tanto, no es sorprendente encontrar sanciones morales generalizadas diseñadas para reprimir o mitigar los efectos de estos motivos. Una de las sanciones más importantes, repetida una y otra vez a lo largo de este período, fue la insistencia de que era el deber moral de los comerciantes y comerciantes realizar todas las transacciones comerciales o intercambios al precio justo. Esta noción ilustra el papel jugado por el control social paternalista en la era feudal.

Un precio justo era aquel que compensaría al vendedor por sus esfuerzos para transportar el bien y encontrar al comprador a una tarifa que fuera suficiente para mantener al vendedor en su posición habitual o tradicional en la vida. Los precios por encima del precio justo conducirían, por supuesto, a beneficios, que se acumularían como riqueza material. Era el ansia de riqueza lo que la ética paternalista cristiana condenaba constantemente. Por lo tanto, la doctrina del precio justo fue concebida como un freno a este comportamiento adquisitivo y socialmente disruptivo.

Entonces, como ahora, la acumulación de riqueza material era un pasaporte hacia un mayor poder y una movilidad social ascendente. Esta movilidad social acabaría por resultar totalmente destructiva del sistema medieval porque puso fin a las relaciones de estatus que eran la columna vertebral de la sociedad medieval. Otro ejemplo de esta condena del comportamiento adquisitivo fue la prohibición de la usura o el préstamo de dinero a interés. Un "proyecto de ley contra la usura" aprobado en Inglaterra reflejaba las actitudes de la mayoría de la gente de esa época. Decía en parte:

Pero por cuanto la palabra de Dios prohíbe totalmente la usura, como un vicio sumamente odioso y detestable. . . cosa que, mediante enseñanzas y persuasiones piadosas, no puede penetrar en los corazones de diversas personas codiciosas, poco caritativas y codiciosas de este Reino. . . que se promulgue & # 8230 que & # 8230 ninguna persona o personas de la herencia, grado, calidad o condición que sea, por medio de un medio de transporte, engaño o engaño corrupto, o de cualquier manera o medio, deberá prestar , dar, disponer, entregar o renunciar a cualquier suma o sumas de dinero. . para o para cualquier forma o usura, aumentar el lucro, la ganancia o el interés que se tenga, reciba o espere, además de la suma o sumas o prestado & # 8230 como también de la usura. . . bajo pena de prisión. La iglesia creía que la usura era el peor tipo de comportamiento adquisitivo porque la mayoría de los préstamos sobre los que se cobraban intereses se concedían a agricultores o campesinos pobres después de que les había sobrevenido una mala cosecha o alguna otra tragedia. Por lo tanto, el interés era una ganancia a expensas de uno de los hermanos en un momento en el que más necesitaba ayuda y caridad.

Por supuesto, la ética cristiana condenó enérgicamente tal explotación rapaz de un hermano necesitado. Muchos historiadores han señalado que los obispos y abades eran buenos duques, condes y reyes que a menudo violaban flagrantemente estas sanciones. Ellos mismos otorgaron préstamos a interés, incluso mientras castigaban a otros por hacerlo. Sin embargo, estamos más interesados ​​en los valores y motivos de la época que en los pecados e infracciones de las reglas. Los valores del sistema feudal están en marcado contraste antitético con los que pronto prevalecerían bajo un sistema capitalista.

El deseo de maximizar la ganancia monetaria, acumular riqueza material y progresar social y económicamente a través del comportamiento adquisitivo se convertiría en la fuerza motriz dominante en el sistema capitalista. Los pecados que fueron denunciados con más fuerza en el contexto de la ética paternalista cristiana se convertirían en los supuestos de comportamiento en los que se basaría toda la economía de mercado capitalista. Es obvio que un cambio tan radical haría que la ética cristiana, al menos en su versión medieval, fuera inadecuada como base de una justificación moral del nuevo sistema capitalista.

La ética tendría que ser modificada drásticamente o rechazada por completo para poder elaborar una defensa para el nuevo sistema. LA TRANSICIÓN AL CAPITALISMO TEMPRANO La sociedad medieval era una sociedad agraria. La jerarquía social se basaba en los vínculos individuales con la tierra, y todo el sistema social descansaba sobre una base agrícola. Sin embargo, irónicamente, los aumentos en la productividad agrícola fueron el ímpetu original de una serie de cambios profundos. Estos cambios, ocurridos durante varios siglos, dieron como resultado la disolución del feudalismo medieval y los inicios del capitalismo.

CAMBIOS EN LA TECNOLOGÍA El avance tecnológico más importante de la Edad Media fue la sustitución del sistema de dos campos. Aunque existe evidencia de que el sistema de tres campos se introdujo en Europa ya en el siglo VIII, su uso probablemente no se generalizó hasta alrededor del siglo XI. La siembra anual de la misma tierra agotaría la tierra y eventualmente la inutilizaría. En consecuencia, en el sistema de dos campos, la tierra cultivable se dividió en tres campos iguales. El centeno o el trigo de invierno se plantarían en el otoño en el primer campo.

La avena, los frijoles o los guisantes se plantarían en la primavera en el segundo y el tercero permanecería en barbecho. En cada año subsiguiente hubo una rotación de estos puestos. Cualquier pedazo de tierra tendría una siembra de otoño un año, una siembra de primavera el año siguiente y ninguna el tercer año. Un aumento dramático en la producción agrícola resultó de este cambio aparentemente simple en la tecnología agrícola. Con la misma cantidad de tierra cultivable, el sistema de tres campos podría aumentar la cantidad de cultivo en cualquier momento en particular hasta en un 50 por ciento.

Las mejoras en la agricultura y el transporte contribuyeron a dos cambios importantes y de gran alcance. Primero, hicieron posible un rápido aumento del crecimiento de la población. Las mejores estimaciones históricas muestran que la población de Europa se duplicó entre 1000 y 1300. En segundo lugar, un rápido aumento de la concentración urbana estuvo estrechamente relacionado con la expansión de la población. Antes del año 1000, la mayor parte de Europa, a excepción de unos pocos centros comerciales mediterráneos, consistía únicamente en mansiones, aldeas y unas pocas ciudades pequeñas. Para 1300, había muchas ciudades prósperas y pueblos más grandes.

El crecimiento de pueblos y ciudades condujo a un crecimiento de la especialización rural-urbana. Con los trabajadores urbanos rompiendo todos los lazos con el suelo, la producción de bienes manufacturados aumentó de manera impresionante. Junto con el aumento de la fabricación y la mayor especialización económica, se produjeron muchos beneficios adicionales en la productividad humana. El comercio interregional y de larga distancia fue otro resultado muy importante de esta mayor especialización. EL AUMENTO DEL COMERCIO A LARGA DISTANCIA Muchos historiadores han argumentado que la expansión del comercio y el comercio fue la fuerza más importante que condujo a la desintegración del comercio y las costumbres medievales.

No se puede poner en duda la importancia del comercio, pero hay que destacar que este comercio no surgió por accidente o por factores completamente externos a la economía europea, como un mayor contacto con los árabes. Por el contrario, en la sección anterior se demostró que este repunte del comercio fue preparado por la evolución económica interna de la propia Europa. El crecimiento de la productividad agrícola significó que se dispuso de un excedente de alimentos y artesanías para los mercados locales e internacionales.

Las mejoras en la energía y el transporte significaron que era posible y rentable concentrar la industria en las ciudades, producir a gran escala y vender las mercancías en un mercado extendido y de larga distancia. Por lo tanto, los desarrollos agrícolas e industriales básicos fueron requisitos previos necesarios para la expansión del comercio y el comercio, que luego alentó aún más la expansión de la industria y la ciudad. La expansión del comercio, particularmente el comercio de larga distancia en el período temprano, condujo al establecimiento de ciudades comerciales e industriales que sirvieron a este comercio.

Y el crecimiento de estas ciudades y pueblos, así como su mayor dominio por parte de los capitalistas comerciales, condujo a cambios importantes tanto en la industria como en la agricultura. Cada una de estas áreas de cambio, particularmente la última, provocó un debilitamiento y, en última instancia, una completa disolución de los lazos tradicionales que mantenían unida la estructura económica y social feudal. Desde la primera parte del período medieval, se había realizado algún comercio a larga distancia en muchas partes de Europa. Este comercio fue muy importante en el sur de Europa, en los mares Mediterráneo y Adriático, y en el norte de Europa, en los mares del Norte y Báltico.

Entre estos dos centros de comercialismo, sin embargo, el sistema señorial feudal en la mayor parte del resto de Europa no se vio relativamente afectado por el comercio hasta la última Edad Media. Aproximadamente desde el siglo XI, las Cruzadas cristianas dieron el impulso a una marcada expansión del comercio & # 8230 El desarrollo del comercio con los árabes & # 8211 y con los vikingos en el Norte & # 8211 condujo a un aumento de la producción para la exportación y a las grandes ferias comerciales que florecieron. desde el siglo XII hasta finales del XIV.

Estas ferias, que se celebran anualmente en las principales ciudades comerciales europeas, suelen durar de una a varias semanas. Los comerciantes del norte de Europa intercambiaban su grano, pescado, lana, tela, madera, brea, alquitrán, sal y hierro por especias, sedas, brocados, vinos, frutas y oro y plata que eran los artículos dominantes en el comercio del sur de Europa. En el siglo XV, las ferias fueron reemplazadas por ciudades comerciales donde prosperaron los mercados durante todo el año. El comercio y el comercio de estas ciudades era incompatible con las costumbres y tradiciones feudales restrictivas.

En general, las ciudades lograron independizarse de la iglesia y los señores feudales.Dentro de estos centros comerciales surgieron sistemas complejos de cambio de divisas, compensación de deudas y facilidades crediticias, y los instrumentos comerciales modernos como las letras de cambio se generalizaron. Se desarrollaron nuevos sistemas de derecho comercial. A diferencia del sistema de adjudicación paternalista basado en la costumbre y la tradición que prevalecía en el señorío, la ley comercial estaba fijada por un código preciso. Por lo tanto, se convirtió en la base de la ley capitalista moderna de contratos, instrumentos negociables, ventas por agencia y subastas.

En la industria de la artesanía señorial, el productor (el maestro artesano) también era el vendedor. Las industrias que florecieron en las nuevas ciudades, sin embargo, fueron principalmente industrias de exportación en las que el productor estaba distante del comprador final. Los artesanos vendían sus productos al por mayor a los comerciantes, que a su vez los transportaban y revendían. Otra diferencia importante fue que el artesano señorial también era generalmente un agricultor. El artesano de la nueva ciudad abandonó la agricultura para dedicarse a su oficio, con lo que obtuvo un ingreso monetario que pudo utilizar para satisfacer sus otras necesidades.

EL SISTEMA DE DESPLAZAMIENTO Y EL NACIMIENTO DE LA INDUSTRIA CAPITALISTA A medida que el comercio comercial prosperaba y se expandía, la necesidad de más productos manufacturados y una mayor confiabilidad del suministro llevó a un mayor control del proceso productivo por parte del capitalista mercantil. En el siglo XVI, el tipo de industria artesanal, en la que el artesano era dueño de su taller, herramientas y materias primas y funcionaba como un empresario independiente en pequeña escala, había sido reemplazado en gran medida en las industrias exportadoras por el sistema de producción.

En el período más temprano del sistema de producción, el capitalista mercantil proporcionaba materias primas a un artesano independiente y le pagaba una tarifa para convertir los materiales en productos terminados. De esta forma el capitalista se apropió del producto en todas las etapas de producción, aunque el trabajo se realizó en talleres independientes. En el período posterior del sistema de producción, el capitalista mercantil era dueño de las herramientas y la maquinaria y, a menudo, del edificio en el que tenía lugar la producción. Contrató trabajadores para usar estas herramientas, les proporcionó las materias primas y tomó los productos terminados.

El trabajador ya no vendía un producto terminado al comerciante. Más bien, vendió solo su fuerza de trabajo. Las industrias textiles fueron de las primeras en las que se desarrolló el sistema de producción. Los tejedores, hilanderos, bataneros y tintoreros se encontraban en una situación en la que su empleo, y por tanto su capacidad para mantenerse a sí mismos y a sus familias, dependía de los comerciantes-capitalistas, que tenían que vender lo que producían los trabajadores a un precio suficientemente alto. pagar salarios y otros costos y aún así obtener ganancias. El control capitalista se extendió entonces al proceso de producción.

Al mismo tiempo, se creó una fuerza de trabajo que poseía poco o ningún capital y no tenía nada para vender más que su fuerza de trabajo. Estos dos rasgos marcan la aparición del sistema económico del capitalismo. Algunos escritores e historiadores han definido el capitalismo como existente cuando el comercio, el comercio y el espíritu comercial se expandieron y se hicieron más importantes en Europa. Sin embargo, el comercio y el comercio habían existido durante toda la era feudal. Sin embargo, mientras la tradición feudal siguió siendo el principio organizador de la producción, el comercio y el comercio estuvieron realmente fuera del sistema social y económico.

El mercado y la búsqueda de ganancias monetarias reemplazaron las costumbres y la tradición al determinar quién realizaría qué tarea, cómo se realizaría la tarea y si un trabajador dado podría encontrar trabajo para mantenerse. Cuando esto ocurrió, se creó el sistema capitalista. El capitalismo se volvió dominante con la extensión a la mayoría de las líneas de producción de la relación que existía entre capitalistas y trabajadores en las industrias exportadoras del siglo XVI. Para que un sistema así evolucionara, la autosuficiencia económica de la mansión feudal tuvo que ser destruida y las costumbres y tradiciones señoriales socavadas o destruidas.

La agricultura tenía que convertirse en una empresa capitalista en la que los trabajadores venderían su fuerza de trabajo a los capitalistas, y los capitalistas comprarían trabajo solo si esperaban obtener una ganancia en el proceso. En Flandes existía una industria textil capitalista en el siglo XIII. Cuando por diversas razones su prosperidad comenzó a declinar, la riqueza y la pobreza que había creado llevaron a una larga serie de violentas guerras de clases, que comenzaron alrededor de 1280, que destruyeron casi por completo la industria. En el siglo XIV floreció una industria textil capitalista en Florencia.

Allí, como en Flandes, las condiciones comerciales adversas llevaron a tensiones entre una clase trabajadora asolada por la pobreza y sus ricos empleadores capitalistas. El resultado de estas tensiones fueron rebeliones violentas en 1379 y 1382. La falta de resolución de estos antagonismos de clase empeoró significativamente el precipitado declive de la industria textil florentina, como lo había hecho antes en Flandes. En el siglo XV, Inglaterra dominaba el mercado textil mundial. Su industria textil capitalista resolvió el problema del conflicto de clases ruralizando la industria.

Mientras que las primeras industrias textiles capitalistas de Flandes y Florencia se habían centrado en las ciudades densamente pobladas, donde los trabajadores se unieron y la resistencia organizada era fácil de iniciar, los batanes ingleses estaban esparcidos por el campo. Esto significó que los trabajadores estaban aislados de todos menos de un pequeño puñado de otros trabajadores, y no se desarrolló una resistencia organizada efectiva. Sin embargo, el sistema posterior, en el que los ricos propietarios de capital empleaban a artesanos sin propiedad, solía ser un fenómeno de la ciudad más que del campo.

Desde un principio, estas empresas capitalistas buscaron posiciones monopolísticas desde las que explotar la demanda de sus productos. El surgimiento de gremios de librea, o asociaciones de empresarios capitalistas-comerciantes, creó una gran cantidad de aguiluchos para proteger su posición. Diferentes tipos de aprendizajes, con privilegios especiales y exenciones para los hijos de los ricos, cuotas de afiliación excesivamente altas y otras barreras, impedían que los ambiciosos artesanos más pobres compitieran o ingresaran a la nueva clase capitalista.

De hecho, estas barreras generalmente dieron como resultado la transformación de los artesanos pobres y sus hijos en una nueva clase trabajadora urbana que vivía exclusivamente de la venta de su fuerza de trabajo. La decadencia del sistema señorial Antes de que pudiera surgir un sistema completo de capitalismo, sin embargo, la fuerza de las relaciones de mercado capitalista tuvo que invadir la casa rural, el bastión del feudalismo. Esto se logró como resultado del gran aumento de población en las nuevas ciudades comerciales. Grandes poblaciones urbanas dependían del campo rural para obtener alimentos y gran parte de las materias primas para las industrias de exportación.

Estas necesidades fomentaron una especialización rural-urbana y un gran flujo comercial entre el señorío rural y la ciudad. Los señores de las mansiones empezaron a depender de las ciudades para obtener productos manufacturados y llegaron a desear cada vez más artículos de lujo que los comerciantes pudieran venderles. Los campesinos de la mansión también descubrieron que podían intercambiar excedentes por dinero en los mercados locales de cereales; el dinero podía ser utilizado por los campesinos para comprar la conmutación de sus servicios laborales. La conmutación a menudo resultó en una situación en la que el campesino se convirtió casi en un pequeño empresario independiente.

Podría alquilarle la tierra al señor, vender el producto para cubrir las rentas y retener él mismo los ingresos restantes. Este sistema dio a los campesinos un mayor incentivo para producir y, por lo tanto, aumentó su comercialización de excedentes, lo que condujo a más conmutaciones, más comercializaciones posteriores, etc. El efecto acumulativo fue una ruptura muy gradual de los lazos tradicionales del señorío y una sustitución del mercado y la búsqueda de ganancias como principio organizador de la producción. A mediados del siglo XIV, las rentas monetarias excedían el valor de los servicios laborales en muchas partes de Europa.

Otra fuerza que llevó el mercado al campo y estuvo estrechamente relacionada con la conmutación fue la alienación de los señores & # 8217 demesnes. Los señores que necesitaban dinero en efectivo para intercambiar por bienes manufacturados y lujos comenzaron a alquilar sus propias tierras a los campesinos en lugar de cultivarlas directamente con obligaciones laborales. Este proceso condujo cada vez más a una situación en la que el señor de la mansión era simplemente un terrateniente en el sentido moderno de ese término. De hecho, muy a menudo se convirtió en un terrateniente ausente, ya que muchos señores optaron por mudarse a las ciudades o estaban ausentes librando batallas.

La ruptura del sistema señorial, sin embargo, se debió más directamente a una serie de catástrofes a finales del siglo XIV y XV. La Guerra de los Cien Años & # 8217 entre Francia e Inglaterra (1337-1453) creó desorden general y malestar en esos países. La Peste Negra fue aún más devastadora. En vísperas de la plaga de 1348-1349, la población de Inglaterra era de 4 millones. A principios del siglo XV, después de los efectos de las guerras y la peste, Inglaterra tenía una población escasa de 2,5 millones.

Esto era bastante típico de las tendencias en otros países europeos. La despoblación provocó una escasez de mano de obra desesperada y los salarios de todo tipo de mano de obra aumentaron abruptamente. La tierra, ahora relativamente más abundante, comenzó a alquilarse por menos. Estos hechos llevaron a la nobleza feudal a intentar revocar las conmutaciones otorgadas y restablecer las obligaciones de servicio laboral de los siervos y campesinos (los campesinos eran ex siervos que habían alcanzado cierto grado de independencia y libertad de las restricciones feudales). Sin embargo, descubrieron que el reloj no podía retroceder.

El mercado se había extendido al campo y con él había llegado una mayor libertad, independencia y prosperidad para los campesinos. Se resistieron amargamente a los esfuerzos por restablecer las antiguas obligaciones, y su resistencia no quedó sin respuesta. El resultado fueron las famosas revueltas campesinas que estallaron en toda Europa desde finales del siglo XIV hasta principios del XVI. Estas rebeliones fueron extremas en su crueldad y ferocidad. Inglaterra experimentó una serie de revueltas de este tipo a finales del siglo XIV y XV.

Pero las revueltas que ocurrieron en Alemania a principios del siglo XVI fueron probablemente las más sangrientas de todas. La rebelión campesina en 1524-1525 fue aplastada por las tropas imperiales del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, que masacró a los campesinos por decenas de miles. Probablemente más de 100.000 personas murieron solo en Alemania. Estas revueltas se mencionan aquí para ilustrar el hecho de que los cambios fundamentales en la estructura económica y política de un sistema social a menudo se logran solo después de un conflicto social traumático y violento.

Cualquier sistema económico genera una clase o clases cuyos privilegios dependen de la continuación de ese sistema. Naturalmente, estas clases hacen todo lo posible para resistir el cambio y proteger sus posiciones. La nobleza feudal luchó en una salvaje acción de retaguardia contra el sistema de mercado capitalista emergente, pero las fuerzas del cambio finalmente los hicieron a un lado. Aunque los cambios importantes fueron provocados por aspirantes a comerciantes y nobles menores, los campesinos fueron las patéticas víctimas de los consiguientes trastornos sociales.

Irónicamente, por lo general luchaban por proteger el status quo. OTRAS FUERZAS EN LA TRANSICIÓN AL CAPITALISMO Los comienzos del siglo XVI marcaron un hito en la historia europea. Vagamente marca la línea divisoria entre el antiguo y decadente orden feudal y el naciente sistema capitalista. Después de 1500, comenzaron a producirse importantes cambios sociales y económicos con una frecuencia cada vez mayor, cada uno reforzándose mutuamente y teniendo en conjunto el efecto acumulativo de marcar el comienzo del sistema capitalista.

La población de Europa occidental, que había estado relativamente estancada durante un siglo y medio, aumentó en casi un tercio en el siglo XVI y se situó en unos 70 millones en 1600. El aumento de la población fue acompañado por el movimiento de cercamiento, que había comenzó en Inglaterra ya en el siglo XIII. La nobleza feudal, con una necesidad cada vez mayor de dinero en efectivo, cercó o cerró las tierras que antes se utilizaban para el pastoreo comunal. Se utilizaron tierras cerradas para pastorear ovejas para satisfacer las florecientes industrias de lana y textiles inglesas y # 8217 la demanda de lana.

Las ovejas traían buenos precios y se necesitaba una cantidad mínima de mano de obra para pastorearlas. El movimiento de los cercados alcanzó su punto álgido a finales del siglo XV y XVI, cuando en alguna zona entre tres cuartas y nueve décimas partes de los inquilinos se vieron obligados a abandonar el campo y trasladarse a las ciudades para intentar mantenerse a sí mismos. Los cercados y el aumento de la población destruyeron aún más los lazos feudales restantes, creando una nueva fuerza de trabajo grande: una fuerza de trabajo sin tierra, sin herramientas o instrumentos de producción, y con solo fuerza de trabajo para vender.

Esta migración a las ciudades significó más mano de obra para las industrias capitalistas, más hombres para los ejércitos y armadas, más hombres para colonizar nuevas tierras y más consumidores potenciales o compradores de productos. Otra fuente importante de cambio fue el despertar intelectual del siglo XVI, que fomentó el progreso científico que rápidamente se puso en práctica en la navegación. El telescopio y la brújula permitieron a los hombres navegar con mucha más precisión en distancias mucho mayores. De ahí la & # 8220edad de la exploración & # 8221. En poco tiempo, los europeos habían trazado rutas marítimas hacia la India, África y América.

Estos descubrimientos tuvieron un rápido y gran flujo de metales preciosos hacia Europa y, en segundo lugar, marcaron el comienzo de un período de colonización. Entre 1300 y 1500, la producción europea de oro y plata se había estancado. El comercio capitalista en rápida expansión y la extensión del sistema de mercado a la ciudad y el campo habían conducido a una aguda escasez de dinero. Debido a que el dinero se componía principalmente de monedas de oro y plata, la necesidad de estos metales era fundamental. A partir de 1450, esta situación se alivió un poco cuando los portugueses comenzaron a extraer metales de la Costa de Oro africana, pero la escasez general continuó hasta mediados del siglo XVI.

Después de esa fecha, se produjo una entrada tan grande de oro y plata de las Américas que Europa experimentó la historia de inflación más rápida y duradera. Durante el siglo XVI, los precios subieron en Europa entre un 150 y un 400 por ciento, según el país o la región elegidos. Los precios de los productos manufacturados aumentaron mucho más rápidamente que las rentas o los salarios. De hecho, la disparidad entre precios y salarios continuó hasta finales del siglo XVII. Esto significó que la clase terrateniente (o nobleza feudal) y la clase trabajadora sufrieron, porque sus ingresos aumentaron menos rápidamente que sus gastos.

La clase capitalista fue la gran beneficiaria de la revolución de precios. Recibieron ganancias cada vez mayores a medida que pagaban salarios reales más bajos y compraban materiales que se apreciaban mucho al mantenerlos como inventarios. Estos mayores beneficios se acumularon como capital. El capital se refiere a los materiales que son necesarios para la producción, el comercio y el comercio. Consiste en todas las herramientas, equipos, fábricas, materias primas y bienes en proceso, medios de transporte de bienes y dinero. La esencia del sistema capitalista es la existencia de una clase de capitalistas que poseen el capital social.

Es en virtud de su propiedad de este capital que obtienen sus beneficios. Estas ganancias luego se reintegran o se utilizan para aumentar el capital social. La mayor acumulación de capital conduce a más ganancias, lo que conduce a una mayor acumulación, y el sistema continúa en una espiral ascendente. El término capitalismo describe muy bien este sistema de búsqueda de ganancias y acumulación. El capital es la fuente de beneficios y, por tanto, la fuente de una mayor acumulación de capital. Pero este proceso del huevo de gallina tenía que tener un comienzo.

La sustancial acumulación inicial, o acumulación primitiva, de capital tuvo lugar en el período considerado. Las cuatro fuentes más importantes de la acumulación inicial de capital fueron (1) el rápido crecimiento del volumen de comercio y el comercio, (2) el sistema de producción de la industria, (3) el movimiento de cercamiento y (4) la gran inflación de precios. . Hubo varias otras fuentes de acumulaciones iniciales, algunas de las cuales eran algo menos respetables y a menudo olvidadas, por ejemplo, el saqueo colonial, la piratería y la trata de esclavos.

Durante los siglos XVI y XVII, el sistema de producción se extendió hasta que fue común en la mayoría de los tipos de manufactura. Aunque este no era todavía el tipo moderno de producción en fábrica, el mayor grado de especialización del sistema condujo a aumentos significativos en los costos. Así, durante este período, la producción y el comercio capitalistas prosperaron y crecieron muy rápidamente. La clase capitalista (o clase media o burguesía) reemplaza lenta pero inexorablemente a la nobleza como clase que dominaba el sistema económico y social.


El feudalismo en la Edad Media

Para lograr la seguridad después de la caída del Imperio Romano, contra los bárbaros germánicos, los invasores islámicos y los enemigos paganos, los reinos europeos gradualmente aceptaron las costumbres del feudalismo. La estructura feudal de la Edad Media europea también se vio reforzada por el surgimiento de las revoluciones religiosas cristianas. Los historiadores a menudo describen el feudalismo como las costumbres militares y judiciales de la Edad Media que se establecieron durante los siglos IX y XV.

Aspectos del feudalismo en la edad media

El feudalismo en la Edad Media era una estructura social, política y religiosa que se basaba en el intercambio de tierras por servicios militares o renta en efectivo. En Inglaterra, Guillermo el Conquistador estableció el sistema feudal mormón después de derrotar al ejército inglés. Después de su victoria, otorgó a todos sus seguidores, que lucharon por él, grandes porciones de tierra que fueron conocidas como mansión o feudo. Se requería que los señores del feudo hicieran un juramento de lealtad por el rey y se esperaba que reclutasen tropas entrenadas para ayudar al rey en el momento de necesidad y se denominó leva feudal.

Según la disposición de la tasa feudal, los hombres debían luchar durante un período limitado de 40 días. En determinadas condiciones, este límite podría aumentarse a 90 días. Se esperaba que los señores, barones y otros nobles de la época medieval proporcionaran soldados entrenados para el rey y también se esperaba que proporcionaran comida y ropa a los soldados.

Para poder hacerlo, los señores feudales solían pedir impuestos a los siervos y campesinos de sus fincas y también cobraban a los campesinos la renta por utilizar la tierra con fines agrícolas. La tasa feudal tenía un período de servicio limitado y se diseñó para garantizar que las tierras agrícolas no permanezcan desatendidas durante períodos más prolongados.

Las filas del sistema feudal

El sistema feudal de la Edad Media era como una pirámide de poder con una jerarquía específica. En la base de la pirámide, había siervos, campesinos y villanos.El orden descendente de la pirámide de poder del sistema feudal era el rey, miembros de la nobleza, caballeros, arzobispo, hombres libres, labradores, sirvientes, siervos, campesinos, villanos.

Sin embargo, era posible, pero muy raro, que cualquier persona de cualquier clase alcanzara rangos más altos. Escuderos medievales, hombres libres y labradores aspiraban a convertirse en caballeros. Por otro lado, un caballero que pudiera demostrar su valiente actitud durante una guerra o torneo podría volverse tan rico y fuerte que podría unirse a la nobleza. Además, los miembros de la nobleza más poderosos e ingeniosos podían aspirar a convertirse en reyes mediante golpes de Estado.

Feudalismo en Inglaterra

En el año 1066 d.C., el rey normando Guillermo el Conquistador derrotó a los anglosajones ingleses en la batalla de Hastings. El rey Guillermo estableció el feudalismo en Inglaterra desde entonces. Para apreciar el apoyo de sus aliados normandos, dividió la tierra de Inglaterra en varias mansiones de gran tamaño y las distribuyó a sus aliados, convirtiéndolos en señores. Cada señor consiguió un terreno de entre 1200 y 1800 acres e incluía un bosque, una aldea, una casa solariega y una iglesia.

Los señores recibieron privilegios judiciales y de caza especiales y solían recaudar impuestos y rentas de los campesinos y siervos por usar sus tierras para la vida y la agricultura. Los señores tenían deberes específicos hacia el rey. Se les exigía que ofrecieran impuestos y tropas para el rey siempre que fuera necesario y exigido.

Bajo el feudalismo, se esperaba que cada persona pagara la tierra ya sea en forma de impuestos y alquiler, o trabajando como sirviente para diversas tareas de la mansión. Además, una persona también podría proporcionar equipos, armas o ropa para los soldados, o podría servir como soldado.

Feudalismo y señorialismo

Durante los tiempos de guerras e invasiones, las tropas fueron levantadas por los señores y fueron entregadas al rey como un impuesto feudal, ya que tenían que cumplir su juramento de lealtad hacia el rey. El feudalismo puede explicarse como la red más grande de explotación de siervos y campesinos, ya que el rey explotó indirectamente a todos los siervos con la ayuda de los señores para sus propios beneficios militares.

El señorialismo representaba el aspecto económico del feudalismo, ya que era la forma de fortalecer económicamente al estado feudal. Mientras que el feudalismo explica la relación política entre el rey y varios señores y miembros de la nobleza, el señorío explica significativamente la relación entre los señores y sus siervos que vivían en su mansión como inquilinos.

Feudalismo clásico y vasallaje

El feudalismo clásico se basó en un conjunto de obligaciones legales y militares recíprocas entre los guerreros de la nobleza. Este sistema fue el resultado directo de una necesidad de seguridad para los miembros de la nobleza, pero también para los siervos contra las invasiones y ataques de bárbaros, paganos e invasores islámicos. Cada miembro guerrero de la nobleza estaba obligado a ofrecer ayuda a otros miembros durante la época de guerras e invasiones.

Con el fin de reunir tropas y otras necesidades para mantener un ejército, los señores solían proporcionar tierras a personas en las que podían confiar. Sin embargo, un señor podía otorgar un terreno a cualquier persona solo después de declararlo vasallo. Una persona podía ser declarada vasallo por un señor a través de la ceremonia de encomio durante la cual, la persona que aspiraba a ser vasallo tenía que rendir homenaje y juramento de lealtad hacia el señor.

Sociedad feudal:

La vida en una sociedad feudal era muy difícil. Se esperaba que los miembros de la nobleza proporcionaran seguridad a sus siervos y también se esperaba que proporcionaran tropas y dinero en efectivo para que el rey cumpliera su juramento de lealtad, pero esta protección era para su propio interés, ya que necesitaban personas para trabajar la tierra.

Los miembros de la nobleza eran ricos y durante la época de paz solían disfrutar de una vida de ocio. Por otro lado, los campesinos y los siervos tenían una vida difícil ya que tenían que trabajar duro y todo el día para ganarse la vida y pagar los impuestos y las rentas de sus señores.


Lista de 15 características del feudalismo

1- Sótano

Consiste en la relación que se estableció entre un hombre libre, el "vasallo", y otro hombre libre, el "noble". Esta relación se regía por el compromiso de obediencia y servicio por parte del vasallo y las obligaciones de protección y manutención por parte del noble.

Los nobles solían ceder parte de sus tierras a sus vasallos como forma de pago. Estas porciones de tierra se conocían con el nombre de feudos y eran trabajadas por esclavos. Un señor feudal podía tener tantos vasallos como le permitían sus propiedades y, en ocasiones, podía acumular tanto o más poder que el rey.

2- Sirvientes

Un sirviente era un hombre libre que trabajaba las tierras y se ocupaba de los animales del vasallo, aunque el señor feudal podía decidir sobre numerosos asuntos de su vida, incluidas sus posesiones. A diferencia de los esclavos, estos no podían venderse ni separarse de la tierra para la que trabajaban.

3- caballeros

La figura del caballero andante surge durante el feudalismo como fuerza para defender los intereses del rey o señor feudal, y también para extender la fe católica en el mundo.

Por tanto, un caballero tenía que seguir un código de conducta y de honor en el arte de la guerra, y para su vida religiosa, moral y social.

4- Feudo

El feudo, o la tierra, se concedió durante una ceremonia cuyo objetivo principal era crear un vínculo duradero entre un vasallo y su señor. La lealtad y el homenaje fueron elementos clave del feudalismo.

5- La encomienda

La encomienda era el nombre que se le daba al pacto entre los campesinos y el señor feudal, que rara vez podía dar lugar a un documento.

6- Clases sociales

Durante el feudalismo, la sociedad se dividió en tres estados distintos, todos bajo las órdenes del rey:

  • Nobleza: integrada por los dueños de grandes extensiones de tierra, producto de sus ganancias en los trabajos militares.
  • Clero: constituido por representantes de la Iglesia Católica que se ocuparon de asuntos religiosos.
  • Servidores: encargados de cultivar la tierra.

Más en detalle, el orden de rango en el sistema feudal medieval era:

  1. Papa
  2. El rey
  3. Nobles
  4. Caballeros / vasallos
  5. Servicio
  6. Campesinos

7- Autoridad del Clero

En la estructura social del feudalismo, el único poder sobre el rey era el de la Iglesia católica, representada por el Papa.

En ese momento no se cuestionaba la autoridad de la Iglesia porque se entendía que emanaba directamente de Dios y que quienes se opusieran serían severamente castigados.

El feudalismo se basaba en la creencia de que la tierra pertenecía a Dios y que los reyes gobernaban por Derecho Divino, pero el Papa, como vicario de Dios en la Tierra, tenía derecho a imponer sanciones a un rey injusto. Estas sanciones van desde un juicio hasta la destitución o incluso la excomunión.

8- Movilidad social

Durante el feudalismo la movilidad social era prácticamente nula porque el que nació sirviente moriría sirviente. Sin embargo, un señor con un buen historial militar, podría acumular grandes riquezas y tener vasallos a su cargo.

Este sistema siguió siendo la base de la necesidad de protegerse mutuamente en un entorno plagado de guerras e invasiones por la conquista de tierras.

9- Arquitectura defensiva

Durante la época del feudalismo, era común que las invasiones y guerras controlaran la tierra, por lo que floreció la construcción de fortalezas y castillos que permitían vigilar los puntos vulnerables de la tierra y prevenir los ejércitos enemigos.

El castillo típico tenía doble muralla, una o varias torres, patios interiores y, en ocasiones, un foso periférico dificultaba el paso. Este fuerte o castillo se convirtió en base de operaciones militares, pero también sirvió para albergar las viviendas de los habitantes de la zona.

10- Guerras constantes

En este sistema, el control y el poder solían obtenerse mediante el uso de la fuerza Las disputas feudales se resuelven regularmente en la batalla.

Para justificar una invasión o una guerra, a menudo se argumenta la aprobación de la Iglesia, por lo que se vuelve normal que los soldados o caballeros en contienda afirmen estar luchando contra la Iglesia de su lado.

Otra justificación de esta violencia se encuentra en la reivindicación dinástica de un territorio. Generaciones de matrimonios, cuidadosamente organizados para obtener ganancias materiales, dan lugar a una compleja red de relaciones, que acaba ganando el control de la tierra durante varias generaciones.

11- Economía feudal

La generación de riqueza provino básicamente de la agricultura, la cría de animales y el pago de impuestos por parte de los siervos.

Ganar guerras también se convirtió en una forma de crecimiento económico porque el ganador estaba con las tierras conquistadas y todo lo que había en ellas, incluido el ganado y los siervos.

12- Impuestos

También fue durante el feudalismo cuando se estableció el tributo como una forma de financiar la labor de protección de las instancias de poder. Los siervos y vasallos debían pagar "en especie" (sacos de grano, barriles de vino, tinajas de aceite, cría de animales, etc.) el derecho a vivir en esas tierras y ser protegidos por el señor feudal o por el rey.

Asimismo, el diezmo se estableció como una contribución para el mantenimiento del clero, otra de las principales autoridades de la época.

13- Propiedad hereditaria

Como se ha dicho, en el feudalismo, el rey poseía toda la tierra, pero permitía que los vasallos la utilizaran como arrendatarios, a cambio de servicios militares (en general) o el pago de impuestos.

Sin embargo la propiedad personal del terreno era imposible porque el título de éste siempre estuvo subordinado al Rey. Es decir, ese "arrendamiento" era heredable, es decir, susceptible de ser transmitido a un heredero o varios herederos, siempre que siguieran pagando.

14- Opacidad científica

La ciencia, especialmente la medicina, estaba limitada por la preeminencia de las creencias religiosas. Por ejemplo, en los países bajo este sistema no se practicaron autopsias por lo que se estudió la anatomía y fisiología humana a través de los textos de Galeno.

En el ámbito tecnológico, se produjeron importantes avances en cuanto a herramientas y técnicas para la agricultura y la actividad agrícola: sistemas de riego, arado, maquinaria, etc.

15- Arte romántico

Así como parecía haber restricciones en el campo de la ciencia, en las artes florecieron dos estilos predominantes durante la era feudal: el romanticismo y el arte gótico.

En el romanticismo, destacan la construcción de edificios religiosos así como la pintura de escenas bíblicas mientras que el arte gótico emplea numerosos ornamentos y aumenta las dimensiones de las obras.

El feudalismo comienza su declive tan pronto como aparece el comercio, ya que la actividad comercial afectó a los señores se hizo más independiente de los vasallos. Las relaciones comerciales entre diferentes reinos empezaron a ser más importantes.

También se introdujeron armas que dieron un giro al desarrollo de las guerras en las que la caballería ya no era vital.

Aunque las debilidades del feudalismo europeo son evidentes en el siglo XIII, ha sido un tema central en Europa hasta al menos el siglo XV. De hecho, las costumbres y los derechos feudales permanecen consagrados en la ley de muchas regiones hasta que fueron abolidos por la Revolución Francesa.

Hay quienes creen que, en la actualidad, algunos elementos "feudales" persisten en los sistemas de gobierno de algunos países. América heredó algunos de ellos por procesos de colonización, excepto Estados Unidos que no vivió una etapa feudal en su historia.


Durante el feudalismo en Europa, ¿era la lealtad al señor más o menos importante que la lealtad al rey? - Historia

Reuniones de las secciones la semana que viene: DWP Capítulo 6. Por favor tráigalo a clase.

Carlomagno y el nuevo orden o & quotFeudalismo & quot

El problema: Las invasiones bárbaras y el colapso de la antigua autoridad central romana llevaron a un declive en la cultura urbana y el nivel de vida. No había ninguna base para la confianza institucional: ninguna moneda oficial, ningún sistema de protección institucionalizado (ejército nacional), poco en el camino de la cultura secular como se había conocido en la época romana. Dadas las incertidumbres de la vida, ¿cómo se las arreglaron los pueblos de Europa? En esta conferencia consideramos los roles de Carlomagno (Sección II), de la iglesia y del `` feudalismo '' (Sección III) en el establecimiento de un nuevo sistema de orden.

  1. Sobre el carácter de la vida.
    1. Invasiones: Crónicas de Xanten [cf. ruina de Gran Bretaña]
    2. Administración de la ley: tenga en cuenta que las leyes germánicas no se ocupan de principios de equidad / justicia o derechos, pero con práctico soluciones diseñadas para preservar la paz.
      1. ordalías. Vea también la historia del forense. El caso de la esposa de Otto III.
      2. Derecho germánico: algunas muestras.
      3. Y cuando todo lo demás falla, el uso de la magia.
      1. Revisamos los horrores de las invasiones bárbaras en las últimas conferencias, tenga en cuenta especialmente las fuentes sobre "la ruina de Gran Bretaña" sobre los berserkers. Los efectos generales fueron el declive en la urbanización y en los estándares de cultura.
      2. ¿Cómo iba a administrar Carlomagno un imperio de manera eficiente y eficaz? ¿Y cómo podría uno crear instituciones políticas estables cuando los únicos valores que contados fueron la destreza marcial y los juramentos personales de lealtad?
      1. los Iglesia brindó soluciones a los dos problemas que enfrenta la estado es decir, los monjes y clérigos tenían la educación para administrar y, lo más importante, la iglesia tenía las "llaves del reino". Por el contrario, el estado siempre que el Iglesia con protección para su misión y su propiedad. De ahí la creación de un Sacro Imperio Romano. Cómo se veía en la época de Carlomagno y de sus nietos. Exploraremos las relaciones entre la iglesia y el estado más a fondo en la próxima conferencia..
      2. LAS CARACTERÍSTICAS DEL NUEVO ORDEN POLÍTICO . tradicionalmente llamado & quotfeudalismo& quot. No es una palabra medieval que no sea fácil de definir. Caracterizado por tres interrelacionado conceptos:
        1. Fragmentación del poder políticocomo evidencia, recordar mapas presentado en la última clase). Nueva ola de invasiones de hombres del norte, sarracenos y magiares autoridades centrales desacreditadas. El Conde (originalmente el vasallo asignado a proteger una zona fronteriza) tuvo que asumir la responsabilidad de la defensa y comenzó a reconocer que lo que defendía era lo suyo, los países pequeños. [pero mira belo]
        2. El poder público en manos de particulares: Para la evidencia, vea los textos a continuación.
          1. El concepto de & quotspear ganó & quot propiedad: el conquistador germánico reclamó como suyo personal propiedad todo ganó en su nombre (es decir, no había propiedad franca, sino propiedad del rey franco, etc.). Durante finales del 9º y 10º cc.
          2. Los gobernantes germánicos dividieron sus reinos entre sus hijos. una variante importante de la fragmentación.
          3. los hijos a menudo estaban descontentos con su parte / lote y se peleaban entre sí. La división entre los hijos del rey significaba que cada uno tenía menos que dar para atraer apoyo y también contribuía a la fragmentación.
          1. Feudo = feudum (es decir, tierra / ingresos necesarios para mantener a un caballero en entrenamiento) no originalmente hereditario (no restringido a tierras para el servicio militar, podría ser cualquier tipo de servicio incluso en la iglesia). Vea el texto a continuación.
          2. al conceder un feudo, el señor se ahorró el gasto de equipar y mantener a un soldado, pero perdió la cantidad de servicios que podía esperar.
          3. el papel del juramento y de la iglesia.
          1. Estado de los caballeros y vasallos menores
            1. Herencia
              1. El feudo no está seguro como propiedad, sino que vuelve a ser señor al morir.
              2. De ahí vasallos obsesionados con el problema de asegurar los derechos hereditarios

              Capitular de Lestinnes, 743: Capitular de Carlmann, hermano de Pippin. Ilustra la distribución de tierras a los guerreros y es el primer caso de apropiación de tierras de la Iglesia que tenemos. & quot A causa de las amenazas de guerra y los ataques de ciertas tribus en nuestras fronteras, hemos decidido, con el consentimiento de Dios y con el consejo de nuestro clero y pueblo, apropiarnos por un tiempo de parte de la propiedad eclesiástica para el sustento de nuestro ejército. Las tierras se mantendrán como precaria por una renta fija, un solidus, o doce denarios, se pagará anualmente a la iglesia o monasterio por cada casata [granja]. Cuando el poseedor muere, toda la posesión regresará a la iglesia. Sin embargo, si la exigencia del tiempo lo hace necesario, el príncipe puede exigir que el precario sea renovado y entregado nuevamente. Se cuidará, sin embargo, de que las iglesias y los monasterios no incurran en sufrimiento o pobreza por la concesión de la precatia. Si la pobreza de la iglesia lo hace necesario, toda la posesión será restituida a la iglesia. & quot

              Juramento de lealtad: `` Yo, Juan de Toul, hago saber que soy el señor de la dama Beatriz, condesa de Troyes, y de su hijo, Theobald, conde de Champagne, contra toda criatura, viva o muerta, salvando mi lealtad. al señor Enjoyrand de Coucy, al señor Juan de Arcis y al conde de Grandpr & eacute; Si ocurriera que el conde de Grandpr & eacutete estuviese en guerra con la condesa y el conde de Champagne por su propia disputa, ayudaré al conde de Grandpr & eacute; cuyo servicio les debo por el feudo que poseo de ellos. Pero si el conde de Grandpr & eacute se hace la guerra contra la condesa y el conde de Champagne en nombre de sus amigos y no en su propia disputa, ayudaré personalmente a la condesa y al conde de Champagne, y enviaré un caballero a la el conde de Grandpr & eacute; ecute por el servicio que le debo por el feudo que tengo de él, pero no entraré en el territorio del conde de Grandpr & eacute; ecute para hacerle la guerra. & quot

              Comparación con un "juramento feudal" japonés. cortesía de David Neilson.


              La educación de un rey medieval comenzaría a una edad temprana. Se contratarían tutores para recibir instrucción en diversas disciplinas, como latín y artes liberales. Pero la educación de un rey medieval no se limitó a temas teóricos. También incluyó varios deportes al aire libre como la caza, la lucha con espadas y la equitación. Se esperaba que el rey medieval tuviera una buena educación tanto en educación teórica como práctica.

              Rey Enrique VIII reyes medievales


              La canción de Roland: un análisis de las relaciones entre el señor medieval y el vasallo

              El tema de las relaciones entre el señor y el vasallo es prominente en "La canción de Roland (Anónimo, traducido por Robert Harrison). Este aspecto del cuento épico medieval "Canción de Roland" es importante porque significa formas de entender la jerarquía de la Edad Media, al menos tal como se presenta en "Canción de Roland".. Hay un sistema feudal, con Dios en la cima, Carlomagno justo debajo de él (como su vasallo) y los siguientes niveles de vasallos por debajo del rey, que fue visto como un representante directo de Cristo. En esta jerarquía, toda la autoridad suprema se encuentra dentro de Dios y las acciones de los mortales debajo de Él sirven como manifestaciones de la voluntad divina. Dicho esto, también es importante señalar que el éxito de los vasallos depende de su lealtad. En el caso de Carlomagno en "Canción de Roland", su lealtad a su Señor, Cristo, determina su éxito final, mientras que en la "cadena de mando & # 34" el éxito de los vasallos bajo su rey terrenal, Carlomagno, depende de su lealtad. a él.Si bien son recompensas y castigos, especialmente para aquellos que están más cerca de la parte superior del triángulo (Roland y otros líderes militares), el destino final de toda la humanidad depende de que todos los mortales sean vasallos de los más altos que ellos y, por supuesto, de Dios. El texto contiene varios ejemplos de diferentes niveles de relaciones vasallo / señor y, al explorar estos pocos selectos, el lector obtendrá una mejor comprensión de la naturaleza de estas relaciones, ya que funcionan tanto dentro como fuera del cuento.

              Gran parte del texto medieval "Canción de Roland" se dedica a explorar las relaciones entre señor y vasallo y, si bien este concepto feudal puede parecer aplicarse solo a los personajes humanos, Dios también está directamente involucrado. Como el Señor supremo sobre sus vasallos terrenales, incluido Carlomagno, Dios puede tomar la decisión de recompensar y castigar sobre la base de la mera lealtad por encima de todo. Quizás el mejor ejemplo de esto es cuando Roland se está muriendo y los ángeles vienen a llevar su alma al cielo. A pesar de que Roland ha tomado una decisión muy arrogante al elegir no tocar el cuerno para señalar a las tropas de Carlomagno en su ayuda, Dios pasa por alto este pecado de orgullo y muere como mártir cuando su alma es llevada directamente al cielo. Esta muerte honorable y elevada es el resultado de su lealtad a su señor, no a Dios, sino a Carlomagno. En una sociedad tan basada en las nociones feudales de justicia, esto difícilmente parece fuera de lugar en el texto, especialmente considerando que los sarracenos, que no eran leales al Señor (en el caso de este texto, es decir, el señor cristiano, no el suyo propio). “Pagan & # 34 one) eventualmente perdieron su guerra y fueron castigados, presumiblemente en parte por no dedicarse al dios cristiano.

              A lo largo de la epopeya medieval, La Canción de Roland el narrador quiere que el lector crea que los cristianos tienen la ventaja como resultado de su favor con Dios. Este favor del Señor es el resultado de la lealtad y lealtad a Su voluntad y se dice que todos los personajes principales, además del tortuoso Ganelón, son nobles "vasallos" no solo de Carlomagno, sino en última instancia del mismo Dios. En el mundo que presenta este texto, el papel más honorable para cualquier hombre era ser vasallo y servir a un señor digno y, dado que uno daría la impresión de que Carlomagno fue elegido por Dios, eso significa que estos vasallos estaban sirviendo en ambos niveles de la jerarquía. Este sistema de señor y vasallo parece ser el único aspecto unificador entre cristianos y musulmanes en el texto y existe la sensación de que sin esta dependencia de un sistema de autoridad, esta sociedad medieval basada en guerreros se derrumbaría. Además, sin esta cadena de mando, todo el sistema del favor de Dios también se desintegraría. Sin los que sirven bajo su mando, Cristo podría volverse enojado y vengativo e igualmente el descendiente directo (o mejor, "elegido") entre el pueblo de Dios, Carlomagno, estaría igualmente perdido sin su pueblo bajo su mando. En una de las citas importantes de Canción de Roland “Si alguien causara la muerte de Roland, / entonces Charles perdería el brazo derecho de su cuerpo & # 34 (45.596-597). En resumen, toda la sociedad representada en La Canción de Roland se basa en la adhesión a estas relaciones de señor y vasallo. Sin tal estructura feudal, la idea podría ser que todos se dejarían llevar por sus propias motivaciones. Por ejemplo, al romper el código no escrito de esta relación señor / vasallo, Ganelón es expulsado de su sociedad, por lo que pierde el favor tanto a los ojos de Dios como a los de sus hombres. Aunque no se dice explícitamente, parece que esta es la presentación de la "opción" que existe fuera de tal sistema feudal. Dado que Ganelón tuvo un final tan malo, se puede suponer que el narrador cristiano estaba comentando los males que se causan cuando alguien sale de los límites de esta estructura social.

              Por un lado, se considera que los sarracenos existen fuera de los límites normales de Dios, pero esto es simplemente el resultado de su incredulidad en la noción cristiana de Dios. El autor cristiano de este texto obviamente pintó una imagen negativa de ellos basándose únicamente en su sistema de creencias (que se consideraba deslealtad ya que no adoraban a los dioses occidentales). Al jurar lealtad a un Dios "pagano & # 34 diferente", se les representa como fuera del favor del Señor (por lo tanto, en el sentido cristiano, desobedientes a su amo). Sin embargo, aunque estos musulmanes no creen en el mismo dios que sus homólogos cristianos, gran parte de su sistema feudal de señores y vasallos es el mismo, con el mismo sistema de recompensas y castigos por obedecer a la autoridad suprema. Por ejemplo, uno de los sarracenos afirma esta idea como, "Mahoma vale mucho más que el San Pedro de Roma / Sírvale, y los honores del campo son nuestros" # 34 (74.921-922). Con esta declaración, la idea de ganar y mantener el favor divino (en una relación señor / vasallo) es la misma que en el sentido cristiano que poseen Carlomagno y sus vasallos, con la única diferencia de que es un dios diferente. A pesar de que su final es trágico y ciertamente puede verse como su funcionamiento fuera de los deseos del Señor (al menos en la opinión de nuestro narrador cristiano), el hecho es que no parece haber alternativa en este texto al sistema feudal presentado en ambos. sociedades.

              Como enunciado de tesis para La Canción de Roland deja claro, el prejuicio del autor contra los musulmanes es obvio y puede verse no solo como resultado de diferencias religiosas (especialmente en el momento en que probablemente se transcribió), sino también como una cuestión de qué grupo defendía mejor las nociones de vasallaje. Dado que los musulmanes no eran leales a su dios (leído como el cristiano), entonces no tenían ningún derecho, ni razón, para que ninguna de las recompensas divinas se guardara para esos "buenos" vasallos que eran al menos, si no vasallos de una determinada. gobernante o país, luego el mismo dios. El favor del señor se ve así a través de los ojos del narrador como recayendo sobre los cristianos y la conexión directa entre Carlomagno y el Señor se puede ver en muchas de las decisiones tomadas por este rey y su ejército. A lo largo del texto hay varios ejemplos de esta conexión entre el Señor supremo y el señor del país, Carlomagno, por lo que desobedecer al inferior sería como rechazar a Dios. Las líneas, “el rey Carlos está en la derecha contra estos paganos, / y Dios nos ha dejado su veredicto” # 34 (242.3367-3368) es una prueba de lo que parece ser este vínculo directo de señorío y vasallaje. Dado que Carlomagno tiene el favor directo de su señor, mientras continúe obedeciendo su voluntad divina, se invertirá más y más poder en él para llevar a cabo la voluntad de su señor. Esto también se ve en un nivel más pequeño en el que siempre hay tantas tropas dispuestas a entregar sus vidas a la causa de su señor, dejando así de lado las creencias de preocupaciones personales por el bien de la voluntad mayor (ya sea Carlomagno o Dios).

              En La Canción de Roland el énfasis de las relaciones de señor y vasallo parece depender de la presencia y el agrado de Dios. Mientras que con los vasallos de clase inferior (por lo tanto, más alejados de Dios), el objeto de la lealtad es el Rey, el Rey mismo es la conexión directa con Dios, por lo que todo lo que hace es complacerlo y mantener su gracia y buena voluntad a través de la lealtad. . No parece haber una opción en ninguna parte de este trabajo para nada fuera del sistema feudal y, por lo tanto, en cierto sentido, el texto ofrece una posibilidad muy limitada de libre albedrío. Sin embargo, al final, los buenos son recompensados ​​por su adherencia a este código feudal y los malos (los musulmanes) como resultado de su “infidelidad” al dios cristiano son castigados en consecuencia.


              El ascenso del capitalismo

              De Socialismo internacional 2: 102, primavera de 2004.
              Copyright & # 169 Socialismo internacional.
              Marcado por Einde O & # 8217Callaghan para el Marxistas & # 8217 Internet Archive.

              El capitalismo es una forma peculiar de sociedad de clases. Como las sociedades de clases anteriores, involucra a un sector minoritario de la sociedad que se apropia del excedente creado por el trabajo del resto de la sociedad. Pero existen diferencias importantes. Las clases dominantes anteriores simplemente se apoderaron del excedente, mientras que los capitalistas lo obtienen comprando la capacidad de trabajo de la gente (lo que Marx llamó & # 8216poder laboral & # 8217). Y las clases dominantes anteriores utilizaron casi todo el excedente para su propio consumo de lujo o para luchar entre sí. El uso de cualquiera de los excedentes para mejorar los medios de producción fue espasmódico. El crecimiento económico fue generalmente lento, a menudo inexistente, a veces negativo durante siglos. Las clases dominantes capitalistas, sin embargo, son impulsadas por la competencia económica dentro y entre ellas para reinvertir una porción considerable del excedente en la expansión de los medios de producción. No hay meramente crecimiento económico, sino acumulación compulsiva. Es esto lo que ha permitido a las clases dominantes capitalistas que hace dos siglos y medio controlaban solo áreas marginales del noroeste de Europa para engullir el mundo en la actualidad.

              La pregunta de por qué esta nueva forma de dominio de clase surgió en ciertas partes de Europa occidental y no en otras partes ha dejado perplejos a los historiadores, incluidos los historiadores marxistas. Fue uno de los problemas que trató de abordar el sociólogo burgués Max Weber en sus extensos, y a menudo tortuosos, escritos. Pasa por el gran estudio de tres volúmenes Capitalismo y civilización por el historiador económico francés Fernand Braudel. [1] También ha estado en el centro de dos grandes debates entre los marxistas occidentales & # 8211 que entre los cercanos a los partidos comunistas en la década de 1940 y principios de la de 1950, publicado en el volumen La transición del feudalismo al capitalismo [2], y que entre los historiadores de & # 8216New Left & # 8217 en la década de 1970, publicado en el volumen El debate de Brenner. [3]

              Las cuestiones planteadas en el debate no parecen tener mucha importancia práctica para los socialistas de principios del siglo XXI, ahora que el capitalismo ha conquistado claramente todo el mundo, sin dejar prácticamente ningún estado precapitalista en existencia. Esto contrasta fuertemente con la situación de las generaciones anteriores de socialistas, criados en un mundo en el que las clases dominantes precapitalistas, o al menos los remanentes de ellas, aún ejercían una influencia decisiva sobre las estructuras estatales, de modo que cómo romper su control podría parecer de suma importancia para aquellos en lo que ahora llamamos el & # 8216Tercer Mundo & # 8217.

              Sin embargo, los temas siguen siendo de importancia ideológica. El argumento todavía está muy extendido de que el capitalismo surgió en Europa occidental como resultado de los valores especiales de una herencia cultural helénica o & # 8216 judeocristiana & # 8217. Es utilizado por apologistas del capitalismo como David Landes [4], abriendo la puerta a las conclusiones de que & # 8216Western valores & # 8217 tienen que ser defendidos a toda costa de los & # 8216values ​​& # 8217 de & # 8216Islamic & # 8217, & # 8216 Africanas & # 8217, & # 8216 indígenas americanas & # 8217 u otras culturas, que luego son culpadas de la pobreza de gran parte del mundo.
               

              Los debates estrechos y más amplios

              Desafortunadamente, gran parte de la discusión marxista sobre la cuestión ha tenido un alcance bastante limitado. Se ha concentrado en los factores particulares que permitieron a Europa occidental hacer la transición del feudalismo al capitalismo desde el siglo XVI en adelante, mientras que Europa del Este atravesó la fase de feudalismo renovado, a menudo llamada & # 8216segunda servidumbre & # 8217 sobre por qué Inglaterra se convirtió en capitalista antes. Francia lo hizo o sobre el carácter de la sociedad que existió en Inglaterra entre el fin de la servidumbre (a finales del siglo XIV) y la plena aparición del capitalismo (unos buenos tres siglos después). [5]

              Traté de abordar algunas de estas cuestiones estrechas en un artículo que escribí hace una docena de años. [6] Una de las cosas que destaqué fue que concentrarme, como lo hizo gran parte del debate, en por qué Gran Bretaña se movió hacia el capitalismo antes que Francia, o Europa occidental antes que Europa oriental, puede oscurecer lo más obvio & # 8211 que en gran parte de En Europa (o al menos en Europa central y occidental) se produjo el surgimiento de una nueva forma de producción y explotación que se encontraba en contradicción parcial con la forma anterior desde al menos el siglo XIV en adelante. Pero presté poca atención en ese artículo a la cuestión más amplia de si fuerzas similares actuaban en las civilizaciones de Asia [7], América y África. Y si es así, ¿por qué surgió el capitalismo industrial en partes de Europa antes de conquistar el resto del mundo? Me ocupé de esta cuestión más amplia de pasada en mi libro. Un pueblo y la historia del mundo # 8217. [8] Pero, como señaló Robin Blackburn en una reseña muy amistosa del libro, mi tratamiento de los debates sobre el tema fue & # 8216 perentorio & # 8217.

              Sin embargo, estas son las preguntas que Max Weber planteó de una manera explícitamente no marxista en sus escritos sobre religión, y que David Landes ha vuelto a plantear de una manera fuertemente antimarxista en su muy publicitado La riqueza y la pobreza de las naciones. [9]

              Estas son también las preguntas que han atraído un nuevo interés de una variedad de trabajos durante la última década más o menos & # 8211 Abu Lughod & # 8217s Antes de la hegemonía europea [10], J.M. Blaut & # 8217s Los Colonizadores & # 8217 Visión del Mundo [11], Gunder Frank & # 8217s Reorientar [12], M.S. Alim & # 8217s ¿Qué tan avanzada era Europa en 1760, después de todo? [13], Xu Dixin y Wu Chengming & # 8217s Capitalismo chino, 1522 & # 82111840 [14] y Kenneth Pomeranz & # 8217s La gran divergencia: China, Europa y la creación de la economía mundial moderna. [15] En contraste con aquellos como Landes, estos trabajos enfatizan, en diferentes grados y desde diferentes perspectivas, elementos de similitud dentro de las economías de los continentes euroasiático y africano unidos.

              Abu Lughod destaca el nivel de desarrollo del comercio y la producción económica en el período anterior a 1500 en lo que los europeos llamaron & # 8216 el Oriente & # 8217. [16] M.S. Alim sostiene que no es de ninguna manera evidente que Europa estuviera & # 8216 más avanzada & # 8217 que el resto del mundo en el siglo XVIII. El reclama:

              La evidencia histórica indica que los salarios en India y Egipto eran comparables a los de los países históricamente avanzados. Los salarios indios en textiles y agricultura eran al menos iguales a los de Gran Bretaña. Egipto tenía un ingreso per cápita de 232 dólares en 1800 en comparación con 240 dólares de Francia. En productividad agrícola, Brasil y Pakistán en 1820 estaban por delante de Francia e Irlanda, e India estaba a la par con Irlanda. Los principales países industriales en 1750 tenían solo una ventaja modesta sobre los países rezagados en la producción manufacturera per cápita. Si la producción industrial per cápita de Gran Bretaña & # 8217 fue 10, entonces China & # 8217 fue 8, India & # 8217s 7, Brasil 6, Francia 9, Bélgica 9, EE. UU. 4.

              Todo esto sugiere & # 8216 una casi paridad de desarrollo económico de Europa occidental y China, India y Oriente Medio hasta 1800. El progreso que las cuentas eurocéntricas han atribuido a Europa fue parte de un desarrollo general que también afectó a Asia y Oriente Medio & # 8217. [17]

              Blaut sostiene que había un sistema de comercio que se extendía desde Asia a través del Medio Oriente y la mitad norte de África hasta la franja sur de Europa en el período medieval que vinculaba a las grandes sociedades agrarias dominadas por las clases dominantes & # 8216feudales & # 8217. Dentro de cada uno de estos había un:

              . proceso de creciente urbanización y creciente movimiento de mercancías a larga distancia que caracterizó a finales de la Edad Media en todo el hemisferio. En los tres continentes encontramos regiones rurales relativamente pequeñas (generalmente eran zonas del interior de las principales ciudades portuarias), junto con algunas regiones agrícolas y mineras altamente comercializadas, que claramente estaban siendo penetradas por el capitalismo. Entre ellos se encontraban Flandes, el sureste de Inglaterra, el norte de Italia, las regiones azucareras de Marruecos, el valle del Nilo, la Costa Dorada, Kilwa, Sofala (e hipotéticamente parte de Zimbabwe), Malabar, Coromanchel, Bengala, el norte de Java y la costa sur de China. . Las ciudades vestían el paisaje desde el norte de Europa hasta el sur de África y el este de Asia. Podemos distinguir un grupo especial de ciudades que estaban fuertemente orientadas hacia la manufactura y el comercio, eran más o menos marginales de los poderosos estados feudales y se dedicaban al comercio marítimo de larga distancia. [18]

              Es un error, insiste Blaut, contrastar & # 8216Europe & # 8217 con & # 8216China & # 8217, & # 8216India & # 8217 o & # 8216Africa & # 8217 en la forma en que a menudo lo hace la discusión sobre el auge del capitalismo. En cambio, el enfoque debería estar en la similitud del desarrollo dentro de los enclaves de & # 8216protocapitalismo & # 8217 que se encuentran dentro de cada región global. Y la existencia de la red comercial intercontinental aseguró que las nuevas técnicas productivas fluyeran rápidamente de una a otra: & # 8216 La difusión de las innovaciones tecnológicas había ido tan lejos que la productividad del trabajo humano casi nunca se veía limitada por la falta de conocimiento técnico de un tipo disponible para otros agricultores en otras partes del hemisferio & # 8217. [19]

              Tales pasajes tienen el gran mérito de enfatizar el contexto global en el que se desarrolló el capitalismo en ciertas regiones de Europa occidental, especialmente la expansión del comercio y los avances en las técnicas productivas. Este es un correctivo bienvenido al enfoque limitado en desarrollos supuestamente únicos en la Europa occidental de finales de la Edad Media.

              Concuerdan con partes de mi propio argumento (a menudo implícito) en Un pueblo y la historia del mundo # 8217. El capitalismo no es producto de un desarrollo peculiarmente europeo. Desde la primera agricultura en el Medio Oriente hace unos 10.000 años aproximadamente, ha habido un crecimiento acumulativo, aunque esporádico, de nuevas fuerzas de producción que se extienden a lo largo de las masas terrestres conectadas de Europa, Asia y África. El surgimiento del capitalismo en Europa es solo una fase pasajera en todo este proceso. Los elementos que impulsaban el capitalismo comenzaron a surgir en varias partes del mundo. En la práctica, estos elementos se desarrollaron más lentamente en otros lugares que en Europa por razones históricas contingentes (o más bien, más lentamente que en Europa occidental, ya que las cosas se parecían mucho más a India que a Inglaterra en grandes extensiones de Europa del este y del sur) & # 8211 y luego llegaron también tarde en el día para hacerlo de forma independiente. No fueron los & # 8216Europeos valores & # 8217 los que crearon el capitalismo, sino el capitalismo el que creó lo que consideramos valores europeos. Y el capitalismo no surgió debido a un hecho único europeo, sino como producto del desarrollo de las fuerzas y relaciones de producción a escala global.

              Pero estos puntos por sí solos dejan sin respuesta la pregunta de por qué países como Holanda y Gran Bretaña podrían comenzar a experimentar más cambios antes que el resto del mundo. Blaut elude la cuestión al describir la red de ciudades medievales como & # 8216protocapitalista & # 8217 e insistir en que & # 8216 el feudalismo en Europa no estaba más cerca de su desaparición final en 1492 que los feudalismos de muchas regiones extraeuropeas & # 8217. [20] Pero el feudalismo sufrió su desaparición en al menos estas dos partes de Europa en el siglo y medio siguiente. Allí los & # 8216protocapitalismos & # 8217 comenzaron a transformarse en capitalismos de pura cepa.En otros lugares, la transformación se detuvo, o incluso se invirtió, con las formas feudales de producción que profundizaron su dominio en Polonia, el este de Alemania, las tierras checas, los Balcanes e incluso partes del norte de Italia que parecían estar a la vanguardia del desarrollo protocapitalista en la época de el Renacimiento en el siglo XV.

              En lugar de abordar esta cuestión con seriedad, Blaut tiene una tendencia simplemente a descartar a quienes la plantean como & # 8216Eurocéntricos & # 8217 & # 8211 como si fuera de alguna manera eurocéntrico reconocer que partes de Europa, su rápido crecimiento económico y sus imperios globales fueron un factor dominante en la historia mundial desde al menos mediados del siglo XVIII en adelante. Esta tendencia es aún más marcada en los trabajos recientes de Gunder Frank, quien afirma que & # 8216Marx & # 8217s toda la & # 8220teoría del capitalismo & # 8221 fue viciada & # 8217 por & # 8216Eurocéntrico & # 8217 suposiciones de que & # 8216Europe era diferente & # 8217. [21] Reemplaza la noción de capitalismo por la de un sistema mundial supuestamente existente desde el primer surgimiento de una clase comercial, sin que exista algo como el & # 8216 surgimiento del capitalismo & # 8217 separado de la revolución industrial. [22] Ve una dinámica única para el sistema productivo basada en ondas & # 8216long & # 8217 o & # 8216Kondratieff & # 8217 que se remontan a la China del siglo X [23] o incluso a la Edad del Bronce. [24] Esto es para negar el hecho más elemental & # 8211 que vivimos hoy bajo un sistema económico basado, como ningún otro, en el impulso de acumular por acumular. Y esto no es solo el resultado del crecimiento del comercio.
               

              El comercio y el surgimiento de la sociedad de clases

              Las sociedades de clases comenzaron a surgir en varias partes del mundo desde hace unos 5.000 años en adelante. Durante un período de varios siglos, lo que alguna vez fue producción comunal cayó bajo el control de las minorías gobernantes que se aseguraron de que les proporcionara un estilo de vida cada vez más lujoso y relajado. Al principio tendían a explotar al resto de la sociedad colectivamente, como sacerdotes del templo o casas reales, más que a través de la propiedad privada. Sobre esta base se desarrollaron civilizaciones tan diversas como las del valle del Nilo, el antiguo Iraq, el norte de China, el valle del Indo, América central, los Andes, Creta, Etiopía y África occidental. [25] Con el tiempo, el control central tendió a debilitarse y surgió una clase de & # 8216aristócratas & # 8217, & # 8216gentry & # 8217 o & # 8216lords & # 8217 que explotaban a los cultivadores directos en cada localidad. Al mismo tiempo, la polarización de la sociedad en clases encontró su reflejo en mayores o menores grados de desintegración de las antiguas formas comunales de producción agrícola y el surgimiento de los hogares campesinos como principales unidades productivas. Entonces habría una lucha continua entre la administración central del estado, con su cuerpo de recaudadores de impuestos, y los gobernantes locales sobre quién se quedaba con la parte del león del excedente que se tomaba de los campesinos en forma de servicios laborales, cultivos o , a veces, efectivo. Todas estas sociedades tenían algo en común: la clase dominante, ya fuera formada por señores y aristócratas o por administradores estatales, tomaba el excedente directamente de los productores campesinos, sin ninguna pretensión de intercambio de bienes.

              Estas clases dominantes sintieron cada vez más la necesidad de productos que no pudieran obtenerse simplemente de los cultivadores locales. Necesitaban materiales para la construcción de palacios y templos, para la fabricación de armamentos y para el consumo de lujo. A menudo, tales cosas solo podían obtenerse saqueando pueblos lejanos o mediante algún tipo de intercambio con ellos.

              Hubo algún intercambio mucho antes del auge de las clases. Los arqueólogos han encontrado artefactos que deben haber sido hechos a muchos cientos de millas de distancia entre los restos de asentamientos de cazadores-recolectores del sur de Francia hace más de 20,000 años, y la circulación de los productos del trabajo humano estaba aún más extendida en las sociedades agrícolas que comenzaron. para emerger diez milenios después. Por ejemplo, no había otra forma de que los aldeanos de la llanura fluvial del sur de Irak pudieran obtener minerales metálicos e incluso madera (ya que el valle inferior del Tigris y el Éufrates prácticamente no tenía árboles). Pero la circulación de productos en las sociedades anteriores a la clase no era comercio en el sentido que conocemos hoy en día. No se llevó a cabo de acuerdo con cálculos estrictos de ganancias o pérdidas, sino de acuerdo con las tradiciones de entrega y recepción de obsequios, basadas en ritos consuetudinarios, como sucedió en las sociedades anteriores a la clase en lugares como la Polinesia hasta el siglo XX. siglo. [26]

              El surgimiento de las clases dominantes de las nuevas civilizaciones transformó esta situación. Exigían productos obtenidos a distancia en una escala que no podía ser satisfecha por las redes tradicionales establecidas. Al mismo tiempo, rara vez estaban preparados para afrontar las dificultades y los riesgos que entrañaba adquirir ellos mismos esos productos. Pronto emergió gente que estaba a cambio de una parte del excedente que la clase dominante había obtenido mediante la explotación de los cultivadores. Así que los comerciantes especializados obtuvieron un & # 8216mark-up & # 8217 vendiendo productos a la clase dominante desde una gran distancia. Algunos eran individuos de la clase de los cultivadores explotados, otros de los pueblos nómadas que vivían entre los centros de la civilización. Pero independientemente de sus orígenes, comenzaron a cristalizar en clases privilegiadas separadas de las antiguas clases dominantes.

              Estas clases de comerciantes emergen de manera similar en sociedades con poco o ningún contacto entre sí: en el segundo milenio a.C., Babilonia y Egipto en India, China, Grecia y Roma hacia el 300 a.C.en Teotihuacan en el Valle de México hacia el 200 d.C.en la península arábiga. hacia el 600 d. C. entre los mayas de la península de Yucatán hacia el 1000 d. C. en la costa norte de la región andina hacia el 1500 a. C. Una vez que existía, esta clase solía dejar su huella ideológica, política y económica. La difusión de cada una de las grandes religiones del mundo & # 8211 Budismo, Hinduismo, Cristianismo e Islam & # 8211 fue a lo largo de rutas comerciales recorridas por los comerciantes. Los principales idiomas del mundo a menudo se desarrollaron a partir de las formas vernáculas mediante las cuales las personas se comunicaban entre sí a lo largo de las rutas comerciales y en los mercados. Y sectores de las clases dominantes agrarias establecidas encontraron repetidamente a los comerciantes como aliados útiles en las luchas con otros sectores por el dominio: el surgimiento del reino de China y luego del imperio en el norte de China y del imperio Maurya en la India en los siglos IV y III a. C. dependía de tales maniobras, y las dinastías árabes que gobernaron el Medio Oriente un milenio más tarde debieron su éxito a la confianza en los comerciantes, así como en los ejércitos tribales y las clases explotadoras terratenientes.

              Pero en estas alianzas, los comerciantes eran siempre los socios menores de los gobernantes, y ellos desconfiaban mucho de ellos. La riqueza de los comerciantes provino de desviar parte del excedente bajo el control de la vieja clase dominante, y esto fue resentido. Entonces, el comerciante más poderoso podría ser encarcelado repentinamente, perder la cabeza o ser cortado por la mitad. Carecía de una base independiente en la producción y explotación para hacer mucho más que inclinarse ante los antiguos gobernantes.

              Marx hizo una distinción entre capital mercantil (que se beneficia de la financiación del comercio), capital usurero (que obtiene beneficios de los intereses de los préstamos) y capital productivo (que se beneficia de emplear trabajadores para operar sus medios de producción). El capital mercantil y el capital usurero existían bajo todos los antiguos imperios, dondequiera que hubiera comercio o préstamos de dinero a gran escala. Pero el capital productivo sólo tuvo una aparición rara y fugaz. En la antigua Roma, por ejemplo, los & # 8216capitalistas & # 8217 más exitosos fueron los & # 8216granjeros tributarios & # 8217, cuya riqueza provenía de la subcontratación de la recaudación de impuestos por parte del estado. En Ch & # 8217in y Han China (300 a. C.-300 d. C.) los comerciantes colaboraron con el estado en la gestión de los monopolios de la sal y el hierro. En los imperios árabes de Oriente Medio, los bienes comercializados por los comerciantes eran producidos por campesinos explotados por grandes terratenientes, por artesanos autónomos o, en ocasiones, por empresas estatales, no por empresas dirigidas por los propios comerciantes.
               

              Las condiciones previas para el capitalismo pleno

              Es un error equiparar a esas clases de usureros o comerciantes, que dependen de la explotación llevada a cabo por otros, con el capitalismo como tal, como lo hacen los no marxistas como Braudel & # 8211 y como lo hace Gunder Frank.

              El sistema tal como lo conocemos hoy solo pudo existir porque en algún momento surgió una clase capitalista que controlaba directamente la producción y, por lo tanto, podía explotar directamente a las personas por su propia cuenta, en lugar de simplemente ser un intermediario entre otros explotadores.

              Una condición previa para el surgimiento del verdadero capitalismo, como demostró Marx, fue la separación de los productores inmediatos (los que hacían el trabajo) de los medios de producción, que pasaron a manos de la nueva clase explotadora. Los productores tenían entonces una sola forma de ganarse la vida. Tenían que persuadir a los miembros de esta clase explotadora para que hicieran uso de su capacidad de trabajo (su & # 8216poder laboral & # 8217) a cambio de una remuneración suficiente para mantenerlos con vida y aptos para el trabajo. Pero el nivel de esa remuneración era sustancialmente más bajo que el valor de los bienes producidos por su trabajo. La diferencia, el & # 8216surplus & # 8217, fue directamente a los bolsillos de los propietarios de los medios de producción. Obtuvieron los frutos de la explotación del trabajo, incluso si era legalmente & # 8216 libre & # 8217, tanto como la vieja clase dominante que explotaba el trabajo no libre.

              Marx describió en Capital la separación forzosa de la mano de obra en Gran Bretaña del control sobre los medios de producción mediante la expulsión de personas de la tierra con los recintos de los siglos XVI, XVII y XVIII y las & # 8216 autorizaciones & # 8217 del siglo XIX. En muchas partes del mundo, el proceso continuó hasta el siglo XX con la incautación de tierras & # 8216 nativas & # 8217 en lugares como el sur de África por colonos blancos & # 8211 y también con la llamada & # 8216colectivización & # 8217 de la agricultura bajo el estalinismo. .

              Sin tal separación de la mano de obra de los medios de producción, la expansión de la producción para el mercado podría conducir, no al capitalismo, sino a una nueva variante de la servidumbre, la llamada & # 8216segunda servidumbre & # 8217 de Europa oriental y meridional, o al encomienda sistema en América Latina. La producción de estas regiones se dirigió hacia los mercados mundiales, pero la dinámica interna era muy diferente a la del capitalismo, con su impulso a la acumulación competitiva. [27]
               

              Esclavitud, servidumbre, trabajo libre y explotación

              Separar a los productores de los medios de producción no fue por sí solo suficiente para lograr el desarrollo del capitalismo. Hay muchos casos históricos en los que tal separación no condujo al capitalismo. Por ejemplo, en Italia bajo la República Romana después de las Guerras Púnicas (siglo II aC) los campesinos fueron expulsados ​​de la tierra por el endeudamiento. Sin embargo, lo que los reemplazó no fue el trabajo asalariado sino la esclavitud a gran escala. [28] Incluso las primeras empresas industriales del mundo no necesariamente empleaban mano de obra asalariada: Nishijima Sadao escribe que & # 8216 trabajadores profesionales, convictos, cautivos y corv & # 233e obreros & # 8217 hicieron el trabajo en Ch & # 8217 en China (siglo III aC). [29] Mil años después, las fábricas más grandes de China eran estatales y:

              Normalmente, el estado pagaba a los trabajadores. pero esto no significó que los artesanos trabajaran voluntariamente para el estado. Muchos trabajadores calificados fueron reclutados para trabajar para el gobierno [y] los artesanos estaban sujetos a castigos crueles y duros si su servicio se consideraba insatisfactorio, no pocos de ellos incluso fueron torturados hasta la muerte. [30]

              La esclavitud era una forma lógica para que una clase dominante extrajera un excedente de aquellos a quienes explotaba, ya que el control físico directo era sin duda una forma de hacer que alguien trabajara para ti. Proporcionó certeza de que la proporción máxima de trabajo social correspondería al explotador.

              Pero tenía una desventaja cuando el aumento de la producción dependía de la iniciativa de los trabajadores. Si estaban amargamente resentidos por las condiciones en las que trabajaban, era probable que la calidad del bien producido se viera afectada, y cualquier herramienta utilizada en la producción probablemente experimentaría un desgaste excesivo. También estaba el problema de supervisar el trabajo esclavo, que podría ser un negocio caro, ya que los conductores esclavos tenían que ser abastecidos con el excedente del esclavo, y tenían que existir & # 8216super & # 8217 conductores esclavos para evitar que los conductores esclavos tomaran demasiado de ese excedente.

              Desde el principio hubo críticos dentro de las clases dominantes de los efectos nocivos de la esclavitud en la producción total. Ya, como en el Discurso sobre la sal y el hierro en 81 a. C. China, hubo críticos de la mano de obra reclutada, que & # 8216 señalaron la mala calidad de las herramientas realmente producidas en las agencias imperiales del hierro & # 8217 y & # 8216 desaprobaron el mal uso de la mano de obra estatal & # 8217. [31] Adam Smith repitió casi el mismo argumento 1.800 años después en sus objeciones al trabajo no libre en La riqueza de las naciones ya mediados del siglo XIX por los intereses industriales en el noreste de Estados Unidos que se opusieron a la expansión hacia el oeste del sistema esclavista del Sur.

              De hecho, la esclavitud no era la principal forma de explotación en la mayoría de las sociedades de clases agrícolas. Roma bajo la última República y principios del Imperio fue la excepción, no la regla. En el antiguo Egipto, Sumeria, Babilonia, la antigua India, la antigua China y en los imperios de las Américas prehispánicas, la producción estaba en manos de los hogares campesinos, quienes luego se veían obligados a entregar sus excedentes o proporcionar una cierta cantidad de dinero no remunerado. mano de obra a terratenientes o funcionarios estatales. La servidumbre o algo parecido prevaleció, no la esclavitud absoluta.

              Es más, donde existió la esclavitud, ocurrieron ocasiones en las que sectores de la clase dominante pudieron llegar a ver ventajas en pasar a la servidumbre y # 8211 en liberar a medias a antiguos esclavos. Esto sucedió en el Imperio Romano tardío en los siglos IV y V & # 8211 cuando el precio de los esclavos subió, muchos terratenientes optaron por el sistema & # 8216colonate & # 8217 de producción campesina similar a un siervo. El historiador marxista francés Guy Bois ha argumentado que sucedió nuevamente en el siglo X en Europa occidental, cuando aquellos que controlaban las fincas agrícolas descubrieron pragmáticamente que otorgar una mayor responsabilidad a la familia campesina individual conducía a un crecimiento de la producción agrícola. [32] El reemplazo del control total de la fuerza de trabajo (esclavitud) por el control parcial (servidumbre) puede haber llevado a una caída en la proporción de la producción total que va al señor, pero esto fue más que compensado por el crecimiento de esa producción. . [33]
               

              Fuerzas de producción y relaciones de explotación

              Este último ejemplo también apunta a algo importante que muchos marxistas han ignorado por un deseo de no parecer demasiado & # 8216 & # 8217 o & # 8216economist & # 8217. Los cambios en las formas de explotación están relacionados con los cambios en los métodos de producción. Fue precisamente porque las nuevas técnicas productivas estaban comenzando a extenderse por Europa occidental (generalmente desde el otro extremo de la masa terrestre euroasiática) en los siglos X y XI que tenía sentido para quienes controlaban la tierra delegar más responsabilidades. a la casa campesina. Porque las nuevas técnicas funcionaban mejor cuando había un cuidado cuidadoso de los cultivos y los animales de granja, algo difícil de lograr utilizando esclavos. Los cambios en las fuerzas de producción fomentaron cambios en las relaciones de producción.

              Este fue el punto del famoso resumen de Marx sobre el desarrollo de diferentes modos de producción en el Prefacio a Una contribución a la crítica de la economía política de 1857:

              En la producción social de su existencia, los hombres entran inevitablemente en relaciones definidas, que son independientes de su voluntad, es decir, relaciones de producción apropiadas a una etapa dada en el desarrollo de sus fuerzas materiales de producción. La totalidad de estas relaciones de producción constituye la estructura económica de la sociedad, el fundamento real sobre el que surge una superestructura jurídica y política y al que corresponden determinadas formas de conciencia social. En una determinada etapa de desarrollo, las fuerzas productivas materiales de la sociedad entran en conflicto con las relaciones de producción existentes o & # 8211 esto simplemente expresa lo mismo en términos legales & # 8211 con las relaciones de propiedad en cuyo marco han operado. hasta ahora. [34]

              También fue el punto que hizo unos diez años antes, cuando afirmó:

              Las relaciones sociales están estrechamente ligadas a las fuerzas productivas. Al adquirir nuevas fuerzas productivas, los hombres cambian su modo de producción y al cambiar su modo de producción, al cambiar la forma de ganarse la vida, cambian todas sus relaciones sociales. El molino de mano te da la sociedad con el señor feudal la sociedad del molino de vapor con el capitalista industrial. [35]

              La suma es burda. También es históricamente inexacto. Lo que acompañó al surgimiento del feudalismo europeo después del siglo X no fue la expansión del molino de mano, sino su reemplazo a lo largo de los siglos, el molino de agua y el molino de agua luego jugaron un papel importante en la génesis del capitalismo industrial. Pero el punto central de Marx era correcto. Había una conexión necesaria entre los métodos de producción y la forma más fructífera para que una minoría explotara al resto de la población. Y esto no fue solo cierto en el caso del auge del feudalismo europeo. También fue cierto del aumento de la explotación basada en & # 8216free & # 8217 trabajo & # 8211 del capitalismo.

              Esto es algo ignorado por la escuela de pensamiento que enfatiza el papel del mercado en el surgimiento del capitalismo, pero también por la escuela rival que enfatiza la importancia de la amarga lucha de clases. Mientras debaten entre ellos, cometen el error simétrico de descuidar los procesos mediante los cuales los seres humanos avanzan en su capacidad de arrebatar un medio de vida a la naturaleza.

              Para que surgiera el capitalismo, no solo tenía que haber una separación de los productores inmediatos del control sobre los medios de producción, sino también nuevas formas de producción que daran a los explotadores un mayor excedente cuando operaban por mano de obra asalariada & # 8216 libre & # 8217 en lugar de por trabajo esclavo o servidumbre. Y estas nuevas formas de producción tenían que ser tales que escaparan del control de las viejas clases agrarias dominantes (o al menos de los principales sectores de esas clases).
               

              Mecanización, mercados y capitalismo

              El capitalismo productivo no fue posible antes de cierto punto de la historia de la humanidad. Fue entonces cuando hubo una escalada masiva del uso de los productos del trabajo pasado para aumentar la productividad del trabajo actual, cuando el uso de herramientas relativamente simples comenzó a dar paso a la primera mecanización, en el sentido más amplio del término. [36]

              Esto podría tener un efecto cuádruple. (1) aumentó la producción & # 8211 y, por lo tanto, el excedente potencial & # 8211 que se obtendría de una determinada cantidad de trabajo.(2) aumentó el costo de los equipos y materiales necesarios para emprender la producción y, por lo tanto, la probabilidad de que los productores individuales no pudieran suministrarlos por sí mismos. (3) aumentó la dependencia de la producción de la iniciativa y el compromiso del productor (aunque solo sea porque era necesario tener más cuidado con los costosos equipos) y, por lo tanto, la ventaja de explotar & # 8216free & # 8217 en contraposición al trabajo servil o esclavo. . Y (4) aumentó la importancia de las redes comerciales que podrían suministrar materias primas y deshacerse de la mayor producción.

              Donde & # 8216mechanisation & # 8217 tuvo los cuatro efectos, separó a los productores inmediatos del control sobre los medios de producción por un lado y alentó el uso de mano de obra & # 8216free & # 8217 por la nueva clase de controladores por el otro. También aumentó la integración de todo el proceso de producción con el mercado.

              Los cuatro efectos no siempre estuvieron presentes. A menudo, en las primeras etapas, el productor individual todavía poseía y controlaba parcialmente los medios de producción, aunque se volvía cada vez más dependiente de los comerciantes, terratenientes o prestamistas para obtener fondos y materias primas. En estos casos florecieron formas de transición hacia la producción plenamente capitalista, por ejemplo, el sistema de producción en las ciudades y la aparcería en el campo. Como hemos visto, también hubo muchos casos en los que se utilizó mano de obra esclava o servidumbre en las primeras formas de producción industrial. Y en algunos casos, al menos, las formas mecanizadas de producción eran bastante compatibles con la negación de cualquier iniciativa a algunos grupos de trabajadores. Esto fue así en las plantaciones de azúcar del Caribe en el siglo XVIII y en las plantaciones de algodón del sur de Estados Unidos durante la primera mitad del siglo XIX.

              Sin embargo, una vez que los procesos & # 8216mecanizados & # 8217 estaban en marcha, existían las posibilidades de una transición a formas capitalistas de producción. El desarrollo del capitalismo productivo dependió de tales desarrollos en las fuerzas de producción. Por el contrario, donde tales desarrollos no ocurrieron, el capitalismo mercantil y usurero fue posible, pero no el capitalismo productivo.

              Esto explica por qué el capitalismo no se desarrolló en las antiguas civilizaciones de Oriente Medio y las tierras mediterráneas o en las civilizaciones prehispánicas de América. En ningún caso las fuerzas de producción estaban lo suficientemente avanzadas como para que surgiera una nueva clase de explotadores capitalistas independientes de las viejas clases dominantes.
               

              La edad no tan oscura

              Existe una visión tradicional, puramente europea, de la historia que ve la segunda mitad del primer milenio d.C. como una de estancamiento y luego regresión, la & # 8216Dark Ages & # 8217. La opinión no es completamente cierta ni siquiera en Europa, donde el declive de la vida urbana estuvo acompañado, por los siglos IX y X, por la difusión de nuevos métodos agrícolas. Y la vista es completamente errónea cuando se trata de otras partes de la masa continental euroasiática-africana. En amplias regiones, las fuerzas productivas experimentaron un desarrollo acelerado, y con él hubo posibilidades de nuevas relaciones sociales de producción.

              Este fue más claramente el caso en China. Ya en los períodos Ch & # 8217in y Han (los últimos siglos a. C. y los primeros siglos d. C.) se produjo la producción a gran escala de implementos de hierro fundido (no conocida en Europa hasta el siglo XIV), y por el período Sung (alrededor de el año 1000) hubo nuevas formas avanzadas de enjaezar los caballos, el uso de maquinaria de molienda y de implementos agrícolas en la tierra, la impresión de libros, la fabricación de papel, el trabajo de los fuelles por medio del agua en la fabricación de hierro, el uso de carbón de hoyo en la metalurgia y explosivos en pozos, la fabricación de armas, ropa, barcos y artículos de lujo en condiciones de fábrica, y la construcción de dispositivos de relojería. Joseph Needham ha demostrado cómo todo tipo de desarrollos clave en la mecanización ocurrieron en China muchos siglos antes de que se conocieran en Europa occidental. [37]

              Surgieron clases mercantiles que pudieron influir políticamente en la sociedad haciendo alianzas con los monarcas contra los grandes aristócratas terratenientes, al igual que en las monarquías absolutas que surgieron al final del período feudal de Europa occidental. A veces, estos comerciantes pasaron de participar únicamente en el comercio a participar en la producción de cosas como hierro, sal y artículos de lujo. Y a finales del primer milenio, los propietarios de latifundios empezaron a ver ventajas en depender de agricultores arrendatarios o jornaleros para trabajarlos de nuevo, un desarrollo similar al que tuvo lugar a finales de la Edad Media europea. Los cambios económicos y políticos coincidieron en ambos períodos con el fermento ideológico, con nuevos conjuntos de ideas que desafiaron la cosmovisión confuciana de la clase noble terrateniente. [38]

              En el siglo XII, esta sociedad tenía la mayoría de las técnicas productivas que se asociarían con el surgimiento del capitalismo en Europa occidental 500 años después. Hubo un uso generalizado de mano de obra & # 8216free & # 8217. Y había una clase mercantil capaz de ejercer influencia sobre el estado. Sin embargo, el capitalismo no se abrió paso.

              Para explicar esto, hay que mirar no solo las fuerzas de producción, sino la interacción entre lo que Marx llamó la & # 8216base & # 8217 y la & # 8216superestructura & # 8217.

              Las superestructuras políticas de las sucesivas dinastías chinas desde el Ch & # 8217in (alrededor del 300 a. C.) en adelante eran grandes, costosas y altamente cohesivas, centradas en estructuras de control burocrático que sobrevivieron en el núcleo de los grandes estados locales incluso durante los tiempos en que el imperio central colapsó. . Esto restringió necesariamente el espacio en el que los miembros de la clase mercantil podían desarrollar su propia presencia política independiente. En el período T & # 8217ang (alrededor del año 700 d.C.), el estado mantuvo un estricto control sobre las ciudades para evitar que sus habitantes exhibieran independencia. La vieja clase dominante mantuvo el control, obstaculizando un mayor desarrollo de las fuerzas de producción mientras desperdiciaba una gran proporción de la producción existente, hasta que el estado ya no pudo sostenerse y entró en crisis.

              También se produjeron cambios considerables en la producción en el subcontinente indio desde aproximadamente 400 a. C. hasta aproximadamente 500 d. C. Mediterráneo romano en el otro. Pero en la India no se encontraban técnicas importantes conocidas en China (por ejemplo, el uso de hierro fundido), y desde aproximadamente el siglo VI d.C.en adelante hubo un declive del comercio y la vida urbana, mientras que el enfoque de las artesanías se desplazó hacia las aldeas, donde se integraron en un sistema de castas cada vez más dominado por una capa sacerdotal, los brahmanes. Aún existían avances importantes en las técnicas productivas, pero parece que se produjeron principalmente en la agricultura en una época en que el comercio y la vida urbana estaban en declive.

              Justo cuando las sociedades indias estaban experimentando esta & # 8216ruralización & # 8217, se estaba produciendo un proceso contrario en Oriente Medio y África del Norte (y en la España morisca). El crecimiento de la influencia de los comerciantes en el siglo posterior a las conquistas árabes del siglo VII fue tal que algunos historiadores se han referido a la revolución que estableció la dinastía abasí en el siglo VIII como una & # 8216 revolución burguesa & # 8217. [39] Había sofisticados sistemas bancarios de larga distancia, los avances en la navegación permitieron a los comerciantes navegar por toda la región desde el sur de China hasta el norte de España, y la fabricación de papel y el tejido de seda se extendieron allí desde China. En general, hubo un desarrollo masivo del capitalismo mercantil y usureros & # 8217 capitalismo. Pero la producción en el campo todavía estaba dominada por las viejas clases terratenientes y en las ciudades por pequeños artesanos, lo que dejaba pocas posibilidades de que surgiera el capitalismo productivo. No se adoptaron importantes técnicas chinas como la impresión y la fundición de hierro, a pesar de que hubo grupos de comerciantes árabes en las ciudades del sur de China que habrían estado al tanto de estas innovaciones. En tales circunstancias, las clases urbanas que habían jugado un papel político importante en el momento de la revolución abasí perdieron su influencia. El centro histórico de Oriente Medio, Mesopotamia (Irak), entró en declive a principios del segundo milenio como resultado del deterioro de su sistema de riego y la sobreexplotación de su campesinado, mientras que el nuevo centro, Egipto, se vio limitado por la gobierno rapaz de una casta militar (los mamelucos).

              Nuevamente, estos eventos solo pueden entenderse examinando no solo el crecimiento de la producción y los cambios en la composición de clases que lo acompañaron, sino también el choque entre las formaciones políticas e ideológicas asociadas con las viejas y nuevas formas de producción & # 8211 la interacción de base y superestructura.

              Aquí hay un contraste real en el período medieval entre la situación de los imperios orientales y la de gran parte de Europa. Las superestructuras de la Europa medieval eran débiles y fragmentadas. Una plétora de señores locales lucharon entre sí para explotar y dominar a la masa de personas en cada localidad, a menudo apenas reconociendo la autoridad de reyes y emperadores que estaban involucrados en continuos conflictos dinásticos. El principal instrumento de control ideológico, la iglesia, se organizó según sus propias líneas jerárquicas, con lealtad a los papas en Roma (y en un punto en Aviñón) cuyas ambiciones políticas a menudo chocaban con las de reyes y señores por igual. Esta fragmentación permitió a las clases mercantiles y artesanales crear un espacio político propio, dirigiendo muchos de los pueblos en los que residían, a veces por acuerdo con los señores, príncipes y reyes locales, a veces en continua lucha contra ellos. En el siglo XIV eran un elemento independiente en la geografía política de regiones como el norte de Italia y Flandes, eran componentes importantes que permitieron a las poderosas monarquías contraerse en Francia, España y Gran Bretaña en el siglo XVI y proporcionaron plataformas de lanzamiento para las revoluciones burguesas. del siglo XVII (en Holanda e Inglaterra) y de finales del siglo XVIII (en Francia).

              La debilidad de la propia superestructura europea tuvo una causa: el carácter relativamente atrasado del noroeste de Europa en el primer milenio d.C. El menor nivel de desarrollo de las fuerzas de producción significó que la superestructura estaba mucho menos desarrollada en el siglo X que en China o el Medio Oriente. Como lo puse en Una historia de People & # 8217s:

              El propio atraso de Europa alentó a la gente a adoptar de otros lugares nuevas formas de ganarse la vida. Poco a poco, a lo largo de muchos siglos, comenzaron a aplicar técnicas ya conocidas en China, India, Egipto, Mesopotamia y el sur de España. Hubo un correspondiente cambio lento pero acumulativo en las relaciones sociales de la sociedad en su conjunto & # 8211 tal como había ocurrido en la China Sung o el califato abasí, pero esta vez sin el enorme peso muerto de una vieja superestructura imperial para sofocar el avance continuo. . El mismo atraso de Europa le permitió saltar sobre los grandes imperios. [40]

              La adopción de nuevas técnicas en la agricultura fomentó tal fragmentación de la superestructura, al menos al principio. Las técnicas requerían que la familia campesina pudiera concentrarse en la producción con al menos una mínima garantía de que no vería a un aristócrata lejano o un recaudador de impuestos marcharse con todos los beneficios. La producción avanzó donde había un señor local que & # 8216 protegió & # 8217 (en el sentido mafioso del término) y robó al campesinado.

              Sin embargo, en el siglo XIV, Europa tenía sus propias superestructuras imponentes y costosas. Sus catedrales aún pueden verse increíbles, pero desviaron grandes cantidades de excedentes para que no se usaran para mejorar aún más la producción, al igual que los castillos, los monasterios y abadías y las guerras casi interminables entre emperadores, reyes y papas. Todos estos factores juntos provocaron la enorme crisis social del siglo XIV & # 8211 y un gran período de crisis adicional en los siglos XVI y XVII. Como resultado, regiones enteras que se habían expandido rápidamente fueron rechazadas. Pero, y aquí estaba la principal diferencia con crisis similares al final del período Sung en China y el período abasí en Mesopotamia, el desarrollo de las fuerzas de producción se reanudó donde lo había dejado después de períodos relativamente breves, basado en el comienzo de el surgimiento de nuevas relaciones de producción.

              No es que la superestructura china fuera inmutable. Entró en una profunda crisis al final del período Sung. Primero, un pueblo turco conquistó el norte, dividiendo el imperio en dos, y luego los mongoles conquistaron ambas partes. El imperio chino mongol, a su vez, se derrumbó ante una crisis agraria y rebeliones campesinas en el siglo XIV que finalmente culminaron con la conquista del estado por parte de la dinastía Ming.

              La crisis que llevó a la caída de la dinastía mongol y su reemplazo por los Ming ocurrió al mismo tiempo que la gran crisis del siglo XIV en la Europa feudal y parece haber tenido raíces similares. Los elevados costos de mantener el consumo de lujo de la clase dominante y una superestructura cada vez más elaborada impidieron nuevos avances en la producción de alimentos, dando lugar a hambrunas, plagas y descontento entre todos los estratos más bajos de la sociedad.

              Pero los resultados de las dos crisis fueron diferentes en aspectos importantes.

              En China, las revueltas locales dieron paso a un nuevo imperio centralizado cuyos gobernantes siguieron conscientemente una estrategia de controlar estrictamente el crecimiento de las clases de comerciantes y artesanos. Y lo hicieron con notable éxito, de modo que aunque hubo una expansión del comercio y la industria y el desarrollo de una cierta cultura independiente que atiende a las clases involucradas en ellos, estas clases nunca desarrollaron las bases del poder político semiautónomo que pudieron. hacer ejercicio en muchas ciudades europeas. Como dice Wu Chengming, aunque hubo un crecimiento de los mercados, los grandes terratenientes en el campo dependían de esclavos y sirvientes de su trabajo: & # 8216 Para el período anterior a la década de 1840, hemos encontrado registros de solo dos o tres terratenientes involucrados en cultivos comerciales. agricultura de carácter más o menos capitalista. El trabajo asalariado de carácter verdaderamente capitalista era extremadamente raro & # 8217. [41] Entonces, aunque los productos agrícolas se vendían en las ciudades, solo una pequeña proporción de los productos fluía de la ciudad al campo. [42] Mientras tanto, la mayor parte de la producción industrial fue realizada por artesanos independientes a pequeña escala. & # 8216El capitalismo embrionario & # 8217 no hizo su aparición hasta & # 8216 dos siglos después que en Europa & # 8217. [43]

              El débil desarrollo de una base productiva independiente de los capitalistas comerciales y monetarios de China les dificultaba intervenir de forma independiente como fuerza social. En partes de la costa sudeste de China, los comerciantes formaron grupos armados durante el período medio Ming (es decir, el siglo XVI) para proteger el comercio ilícito y luchar contra los ejércitos imperiales que intentaron detenerlo. Estos podrían verse como semillas potenciales de un poder burgués opuesto al imperio, pero fueron semillas que no germinaron, a pesar de que la producción en China bien pudo haber sido más avanzada, en términos de producción per cápita y de técnicas. , que en Europa occidental en ese momento. [44] Y cuando el imperio Ming entró en su gran período de crisis (nuevamente, al mismo tiempo que un período de gran crisis en Europa, el del siglo XVII), hubo embriones de nuevas fuerzas, con una cosmovisión propia. , pero eran demasiado débiles para plantear la posibilidad de remodelar la sociedad a su propia imagen.

              Hubo un marcado contraste no solo con la Holanda revolucionaria y Gran Bretaña, sino también con algunas otras regiones de Europa. Las & # 8216 fuertes monarquías & # 8217 del siglo XVI y los absolutismos de los siglos XVII y XVIII eran en realidad asuntos bastante destartalados, que dependían de la capacidad de los monarcas para sobornar e intimidar a los gobernantes locales en las ciudades y en el campo. . Incluso después de que los gobernantes aplastaran las revueltas de la manera más sangrienta (como hizo la monarquía austríaca en la Guerra de los Treinta Años), aún dependían de grados de compromiso y no pudieron evitar que siguieran surgiendo nuevas fuerzas sociales, creando las condiciones para una nueva ola. de lucha uno o dos siglos después.
               

              El caso de la India

              Aquellos europeos que entraron en contacto directo con la India a finales del siglo XVIII, cuando los británicos comenzaron su conquista del subcontinente, encontraron una región en gran parte atravesando una profunda crisis económica y política. Interpretaron esto en el sentido de que la India nunca había conocido otra cosa que el estancamiento económico, una visión que influyó en los escritos de Marx sobre la India más de medio siglo después. Los historiadores económicos indios, muchos de ellos influenciados por el marxismo, han demostrado cuán equivocado era ese punto de vista.

              R.S. Sharma, por ejemplo, ha argumentado que en la India medieval temprana al menos había un modo de producción feudal similar, aunque no idéntico, al de la Europa medieval:

              El feudalismo aparece en una economía predominantemente agraria que se caracteriza por una clase de terratenientes y una clase de campesinos serviles. En este sistema los terratenientes extraen el excedente a través de métodos sociales, religiosos o políticos, que se denominan extraeconómicos. Esta parece ser más o menos la visión marxista actual del feudalismo. La relación señor-campesino es el meollo del asunto. [45]

              Al igual que en Europa, cabían ciertos avances en los métodos productivos dentro de esto:

              Ciertamente podemos identificar cambios significativos en el modo de producción a principios de la época medieval. Este período fue sin duda una época de mayores rendimientos y de gran expansión agraria. La cría de animales mejoró gracias a la atención prestada al tratamiento de las enfermedades del ganado. El uso del hierro se volvió tan común que comenzó a emplearse con fines no utilitarios. Llama la atención el aumento en el número de variedades de cereales que incluyen arroz, trigo y lentejas, así como en frutas, verduras, legumbres, etc. [46]

              En el último período medieval, después de la conquista de la mayor parte del norte de la India por las monarquías musulmanas desde el siglo XII en adelante, gran parte del excedente tomado del campesinado pasó a manos de funcionarios estatales en lugar de viejos señores locales. Como ha señalado Irfan Habib, & # 8216La burocracia del rey se convirtió así en la principal clase explotadora de la sociedad & # 8217. [47] Esto ha llevado a algunos historiadores (incluido Habib) a ver este período al menos como no feudal.

              Pero la relación productiva central seguía siendo la que existía entre el campesinado dependiente y los que lo explotaban, incluso si la explotación era en gran medida llevada a cabo por el estado y no por los señores individuales.Y durante gran parte del período, el impacto fue producir cambios como los que ocurrieron en la Europa medieval tardía: un crecimiento de las ciudades, una mayor dependencia de los mercados y el dinero, y una transformación de gran parte de la agricultura. Habib escribe que después de las primeras conquistas:

              Debe haber resultado un comercio a gran escala entre la ciudad y el campo. Esto, a su vez, promovió el cultivo de cultivos superiores. La gran exportación de cereales y otros productos del país, provocada por la exacción de los ingresos, mantuvo una clase de comerciantes de cereales especializados. La artesanía de la ciudad también creció. [48]

              Con el establecimiento del imperio Mogul en el siglo XVI, hubo & # 8216el crecimiento del comercio y la amplia activación del mercado. La rápida propagación de la cosecha de tabaco en los primeros 50 años del siglo XVII a lo largo y ancho de la India es un índice de la rapidez con que el campesino pudo seguir el mercado & # 8217. [49]

              Hubo un desarrollo de los medios de producción, con la adopción de muchas de las mismas innovaciones que se arraigaron en la Europa medieval y moderna. Irfan Habib ha señalado que el subcontinente indio se había desarrollado al mismo nivel general en la fabricación de máquinas elementales que Europa occidental en el siglo XVII. La construcción del Taj Mahal a mediados del siglo XVII utilizó las habilidades y técnicas de artesanos de toda Eurasia, mientras que la industria textil india utilizó telares y ruedas giratorias esencialmente iguales a las utilizadas en la Europa del siglo XVI y principios del XVII. En general, hubo un crecimiento masivo de los mercados, del comercio, de la producción artesanal (vale la pena recordar que en el siglo XVIII la India vendió mucho más a Europa que al revés) y de la urbanización.

              La dirección del desarrollo económico y social en la India no fue fundamentalmente diferente a la de Europa. Esto se debió a las considerables similitudes tanto en las relaciones de explotación como en las fuerzas productivas. La dirección en la que se dirigía el desarrollo económico de la India y de Europa occidental era la misma. Hubo diferencias considerables en la velocidad de desarrollo. Pero estas diferencias existían en una escala igual de grande entre las diferentes regiones tanto de Europa como de la India.

              Fue el impacto de la superestructura política que reaccionó sobre la economía lo que puso fin al desarrollo en amplias franjas del norte de la India. La monarquía siguió una política de trasladar a sus funcionarios de un área a otra cada pocos años para evitar que establecieran raíces locales independientes que les daría la capacidad de resistir el control central. Pero esto significó que los funcionarios se propusieron enriquecerse lo más rápido posible a expensas de la población local, mostrando poca preocupación por mantener, y mucho menos aumentar, la productividad de la tierra bajo su control. Según Habib, el flujo de productos agrícolas a los mercados de las ciudades no se correspondía, como en algunas partes de Europa, con un flujo de productos manufacturados de las ciudades al campo, donde algunos podrían haber contribuido a aumentar la producción. La limitación resultante del mercado nacional también podría ayudar a explicar por qué las máquinas utilizadas para fabricar productos en las ciudades de la India del siglo XVII eran generalmente de madera, mientras que en Europa se utilizaba metal. [50] A finales del siglo XVII, las debilidades de la agricultura redujeron los recursos productivos del imperio en su conjunto y dieron lugar a rebeliones y guerras civiles, que minaron aún más los recursos productivos. [51] La ruptura de la vieja superestructura podría, con el tiempo, haber llevado a un desbloqueo de las fuerzas indígenas que empujan hacia formas de producción capitalistas o semi-capitalistas. Pero algo más intervino primero. Los comerciantes capitalistas de la todavía dinámica región de Bengala vieron que la forma más fácil de proteger su comercio era respaldar el poder político emergente de la Compañía Británica de las Indias Orientales. [52]
               

              La controversia sobre el & # 8216 modo de producción asiático & # 8217

              Marx argumentó en ciertos puntos que lo que existía en India era un ejemplo de un & # 8216 modo de producción asiático & # 8217 diferente al feudalismo de Europa occidental. [53]

              Esbozó una descripción teórica de las sociedades en las que la clase dominante explotaba colectivamente a una clase oprimida, que a su vez se dedicaba a la producción colectiva. Sugirió que se trataba de una forma de transición entre el comunismo primitivo y una sociedad de clases completamente desarrollada. De hecho, esto parece encajar con la descripción de ciertas sociedades antiguas (principios de Sumeria, principios de Egipto, Perú). Pero, como hemos visto, se equivocó fundamentalmente al ver a la India como una sociedad inmutable con una economía estática.

              Algunas personas han llegado a la conclusión de que Marx tenía razón en un aspecto & # 8211 al ver que el papel principal desempeñado por los administradores estatales en la explotación conducía a un modo de producción tan diferente al del feudalismo europeo como para merecer un nombre diferente & # 8211 si el & # 8216 modo asiático & # 8217, & # 8216 el modo tributario & # 8217 o algún otro nombre. [54]

              Pero este enfoque es erróneo con respecto a la India. La creciente importancia del estado frente a los propietarios individuales no impidió que hubiera algunas similitudes notables en las trayectorias de la India y Europa de finales de la Edad Media y principios de la Edad Moderna, especialmente si se tiene en cuenta el atraso de gran parte de Europa hasta el comienzo de el siglo 20. Las diferencias que existen no necesitan todo el aparato conceptual de un modo de producción diferente para explicarlas. Como ha señalado el marxista turco Halil Berktay, & # 8216 cada sociedad [feudal] no es sólo el modo feudal, sino también toda su superestructura, que, además, surge como una realidad histórica concreta a través de un proceso específico tejido por innumerables peligros, y cada una de estas sociedades también incorpora elementos del suelo en el que surge & # 8217. [55]

              No ver esto es caer en una & # 8216vulgar determinación económica & # 8217 que & # 8216 consiste en sostener que el movimiento real de cualquier sociedad dada alcanzará plena y completamente la dinámica potencial de su modo de producción & # 8217. [56]

              Las conquistas del norte de la India por ejércitos del noroeste del subcontinente en el siglo XII y nuevamente en el siglo XVI llevaron a la imposición temporal de superestructuras políticas poderosas y centralizadas, que minaron los recursos productivos y obstaculizaron el desarrollo económico adicional. Pero sucedieron cosas similares en varios puntos de Europa & # 8211, por ejemplo, después de las guerras de religión de la Francia del siglo XVI y la Guerra de los Treinta Años en la Europa central del siglo XVII. Y en cualquier caso, después de un período de aproximadamente un siglo y medio, hubo una tendencia a que las superestructuras de los imperios del norte de la India comenzaran a romperse, abriendo posibilidades para un desarrollo más & # 8216 & # 8217 & # 8217 & # 8217 del feudalismo & # 8211. y dentro de ella la posibilidad de embriones del capitalismo productivo. [57]

              La noción de modo de producción asiático se ha aplicado tanto a China como a India. El sinólogo alemán Wittfogel lo hizo en las décadas de 1920 y 1930 cuando todavía era marxista, presentando una imagen relativamente sofisticada de los enfrentamientos entre tres clases explotadoras en China desde el siglo V a. C. en adelante y una vieja clase feudal basada en la propiedad de la tierra, una burguesía de comerciantes y una clase burocrática estatal que controlaba los sistemas hidráulicos (presas y canales) importantes para la agricultura y el comercio. [58] Después de haber emigrado a los Estados Unidos, dejó de ser marxista y adoptó una ideología dura de la Guerra Fría, Wittfogel intentó generalizar su noción a vastas regiones del mundo con una teoría del & # 8216 despotismo oriental & # 8217. En la mayoría de los casos, sus argumentos consisten en poco más que decir que existe un despotismo poderoso y que, por tanto, debe haber algún modo de producción diferente al que se desarrolló en la Europa medieval.

              Sin embargo, me parece que tenía razón en su intento marxista original de llegar a un acuerdo con la sociedad china. Esta era una región, como hemos visto, donde se produjeron repetidas y poderosas tendencias hacia el desarrollo del capitalismo, pero nunca rompieron completamente la superestructura. Y había un factor significativo sobre el modo de producción que era diferente a Europa (y, para el caso, a la India, el norte de África islámico o el Imperio Otomano del período moderno temprano). Ésta era la centralidad de los sistemas de canales para riego, transporte y control de inundaciones. Desde aproximadamente el 400 a. C. en adelante, los sistemas de canales de planificación centralizada fueron importantes para la agricultura en partes del norte de China. Pero su importancia pronto se volvió mucho mayor que eso. Proporcionaron el sistema de transporte vital para transportar alimentos y materias primas a las ciudades del norte: sal de la costa, hierro y, desde la época de los imperios T & # 8217ung y Sung en adelante (del siglo VII al XII). , arroz del valle del Yangtze. El transporte real de estas cosas podría estar en manos de los comerciantes. Pero no podían prescindir del sistema de canales, y estos requerían la existencia de una burocracia estatal imperial.

              En otras palabras, la burocracia no se basaba simplemente en el equilibrio entre diferentes clases, sino que tenía una base independiente propia a través del control de uno de los principales medios de producción. Este era un medio de producción del que los comerciantes no podían prescindir, por lo que nunca podrían plantear demandas revolucionarias contra la burocracia. Tampoco, en realidad, podrían hacerlo los grandes terratenientes que surgieron en varios momentos de la historia china. Tenían un interés común con la burocracia en mantener un estado imperial central fuerte, en lugar de un interés opuesto en la creación de redes locales de poder bajo su propio control.

              Así fue como cada período de crisis y revuelta campesina culminó con la restauración de la superestructura centralizada, dentro de la cual los comerciantes y las clases artesanales desempeñaban un papel subordinado. No fue hasta que el imperio estuvo al borde del colapso a principios del siglo XX que la burguesía china comenzó a desempeñar un papel independiente & # 8211 e incluso entonces se vio limitada por el miedo a los trabajadores y campesinos por un lado y por la dependencia continua del estado del otro (de modo que Guomindang (Kuomintang) China se caracterizó por niveles masivos de capitalismo de estado).

              El papel subordinado de los comerciantes y artesanos no detuvo avances significativos en las fuerzas de producción en China, incluso después del período Sung. Pero sí significó que China perdió el liderazgo masivo sobre Europa que tenía en el siglo X, y también significó que aquellas fuerzas que presionan por la reforma del imperio en el siglo XI eran demasiado débiles para tener éxito. También obstaculizó a quienes impulsaban algún equivalente del Renacimiento en el siglo XVII, creando así una creciente dependencia de la ciencia y la tecnología occidentales para seguir avanzando.

              La larga trayectoria de la historia china tal vez se entienda mejor como formada por dos elementos en la base productiva de la sociedad: una base agrícola con una tendencia a desarrollarse más bien como el feudalismo europeo, con elementos potencialmente capitalistas emergiendo mucho antes que en Europa, y una base & # 8216hidráulica & # 8217 que fomenta la formación de una burocracia lo suficientemente poderosa como para impedir que los elementos del capitalismo salgan de la marginalidad.

              Xu Dixin y Wu Chengming usan el término & # 8216feudalismo & # 8217 para describir la sociedad de la China imperial. Pero señalan un gran contraste entre su desarrollo y el de la Europa feudal:

              En la Europa medieval, la lucha entre el poder del dinero y el poder de la tierra. se jugó en las ciudades. Surgió una clase burguesa y convirtió las ciudades en mundos autónomos. En China, sin embargo. el poder de los terratenientes se extendió a la ciudad y al campo. Intercambio genuino entre la ciudad y el campo & # 8211 se inhibió el intercambio de productos artesanales y agrícolas & # 8211, y hubo un flujo unidireccional de productos artesanales agrícolas y campesinos a las ciudades, un mercado débil para productos artesanales urbanos y una falsa impresión de circulación. En los períodos Ming y Qing [es decir, del siglo XV a finales del XIX] la situación cambió ligeramente con el surgimiento de nuevas ciudades comerciales, pero eran pocas y distantes entre sí y no podían escapar de los controles y gravámenes feudales. La clase mercantil no podía transformarse en una fuerza política y económica independiente y, por tanto, desempeñar un papel revolucionario. [59]

              La estructura administrativa del estado tenía & # 8216 un control mucho mayor que en la Europa feudal o incluso en las monarquías del siglo XVI & # 8217. El sistema de examen para cargos públicos era & # 8216 una camisa de fuerza intelectual & # 8217, a finales del período Ming & # 8216 se enviaron inspectores fiscales para hostigar a los comerciantes, provocando constantemente disturbios y revueltas & # 8217 [60], y hasta las primeras conquistas europeas. & # 8216el estado usó su poder para inhibir el comercio exterior debido al objetivo político de fortalecer el dominio feudal & # 8217. [61]

              En otras palabras, el extraordinario poder y peso social de la superestructura obstaculizó el crecimiento de los embriones del capitalismo.
               

              El papel de la conquista de las Américas

              Blaut y Gunder Frank tienen una explicación de por qué Europa iba a lograr el dominio global. Argumentan que la conquista de los imperios inca y azteca en las Américas dio a ciertos estados europeos el control de nuevas fuentes masivas de plata a muy bajo costo, y luego podrían usarlas para comprar enormes recursos del este y sureste de Asia, proporcionando así una impulso masivo a sus propias economías. Pero eso deja importantes preguntas sin respuesta. Los estados que realmente controlaron América (España y Portugal) no fueron los que hicieron las primeras transiciones hacia el capitalismo pleno. En los tres siglos posteriores al viaje de Colón, la economía del corazón castellano de España se estancó. Tener el control de la plata no fue suficiente. Tenía que haber sociedades capaces de aprovecharlo, es decir, sociedades en las que los primeros embriones del capitalismo ya estaban saliendo del feudalismo. Como ha señalado Kenneth Pomeranz en relación con el argumento de Gunder Frank, & # 8216, si uno imagina un mundo en el que los europeos hubieran llegado a México o Perú, pero en el que toda Europa tuviera estructuras sociales como Rumania, o incluso Prusia, parece poco probable esa cantidad de plata se habría enviado a China & # 8217. [62]

              ¿Y por qué los & # 8216protocapitalistas & # 8217 de otros continentes no pudieron desafiar la dominación europea occidental de las fuentes de oro y plata, si disfrutaban de la misma dinámica tecnológica que la Europa moderna temprana? A principios del siglo XV, la tecnología marítima china estaba por delante de la de Europa y una flota china pudo navegar a través del Mar de China y el Océano Índico hasta la costa este de África. Sin embargo, un siglo y medio después, eran los barcos españoles y portugueses, no chinos, los que daban la vuelta al mundo y se apoderaban de la plata que tenía tanta demanda en China.

              Los argumentos de Blaut (y todos aquellos que ven cómo la Europa occidental se eleva al dominio mundial simplemente como resultado de su saqueo de otras partes del mundo) dan por sentado lo que buscan explicar. Puede explicar el surgimiento de los imperios europeos si sus economías nacionales tuvieran una cierta ventaja productiva en comparación con las del resto del mundo. No puede dar esa explicación si cree que en los tres continentes no solo había enclaves de & # 8216protocapitalismo & # 8217, sino que todos estaban en la misma etapa de desarrollo. El hecho es que de alguna forma u otra se produjeron cambios en partes de Europa occidental que pueden haber existido en otras partes en formas embrionarias pero que nunca alcanzaron la madurez. Solo puede explicarlo mirando la historia concreta de cada región, con la interacción de las fuerzas productivas, las relaciones productivas, las superestructuras políticas y las fuerzas de clase rivales.

              Alim reconoce & # 8216 la posibilidad de que unos pocos países de Europa occidental hubieran adquirido en 1500 ventajas pequeñas pero críticas en artillería y transporte marítimo, lo que permitió la conquista de América y un dominio creciente sobre el comercio marítimo del Océano Índico & # 8217, acelerando así & # 8216 acumulación de capital y cambio técnico en los principales países marítimos de Europa & # 8217. [63]

              Pero los avances en la artillería y el transporte marítimo no estuvieron completamente aislados de otros factores. Eran parte de desarrollos más amplios, lo que significó que partes de Europa no solo se pusieron al día con las tecnologías más avanzadas de Oriente, sino que las superaron. Rodney Needham, el destacado historiador de la ciencia y la tecnología chinas, reconoció esto. Aunque los inventores chinos habían llegado al mecanismo de relojería y otros dispositivos tecnológicos cientos de años antes que sus equivalentes europeos, estos dispositivos no eran de uso generalizado y los chinos tenían mucho que aprender tecnológicamente de la misión jesuita que se estableció en Beijing a fines del siglo XVII. [64]

              En otras palabras, China estaba más avanzada en términos de conocimiento de técnicas hasta que el Renacimiento y la Reforma sacudieron a la sociedad europea (incluida incluso a la Iglesia católica), pero luego comenzó a quedarse atrás. De manera similar, el nivel de tecnología en partes de África, Medio Oriente y el subcontinente indio fue más o menos el mismo que en las partes más avanzadas de Europa hasta al menos principios del siglo XVI. Las dificultades que tuvieron los europeos para conquistar más que enclaves costeros aislados en estas regiones mostraron que el armamento desplegado por los estados musulmanes de África, el imperio Mogul, los otomanos o la China Ming no era tan diferente al armamento de Europa occidental en, digamos, 1550.

              Pero luego se abrió una brecha, ya que las economías de estas regiones se estancaron, mientras que las del noroeste de Europa no lo hicieron. Los gobernantes de países como Holanda e Inglaterra podrían comenzar a construir imperios globales que saquearon, esclavizaron y destruyeron en otros lugares & # 8211 y en el proceso obtuvieron una ventaja acumulativa que persiste hasta el día de hoy.

              Como dijo Abu Lughod, & # 8216Europe se adelantó porque Oriente estaba en un desorden temporal & # 8217. [sesenta y cinco]

              Pomeranz se propone demostrar las similitudes entre los movimientos hacia el capitalismo en diferentes partes del mundo, con varias similitudes sorprendentes en el desarrollo agrícola, comercial y protoindustrial en varias partes de Eurasia hasta 1750 y 8217. [66] Pero acepta & # 8216el papel vital del crecimiento europeo impulsado internamente & # 8217 [67], que & # 8216Europa en el siglo XVIII se había adelantado al resto del mundo en términos de tecnologías que ahorran mano de obra & # 8217 [68 ], y que & # 8216 sí encontramos algunas ventajas europeas importantes en la tecnología durante los dos o tres siglos anteriores a la revolución industrial & # 8217 que & # 8216 resultó ser importante para un desarrollo verdaderamente revolucionario & # 8217. [69]

              Considera que la colonización de las Américas juega un papel importante en el desarrollo de Europa. Reconoce que el flujo de recursos a Europa antes de la revolución industrial tenía una importancia limitada.[70] Pero él ve el papel realmente importante en el siglo XIX, cuando la apertura de la agricultura en las Américas permitió que partes de Europa se industrializaran y aumentaran su población sin encontrarse con una aguda escasez de alimentos. [71] En otras palabras, algún desarrollo interno permitió que partes de Europa llegaran al capitalismo de pura sangre antes que el resto del mundo, pero no podría haber continuado por ese camino sin el imperio y la colonización.
               

              Un proceso mundial

              Mucho de esto confirma mi punto de vista en Un pueblo y la historia del mundo # 8217.

              El desarrollo económico nunca tuvo lugar por sí solo, en el vacío. Fue llevado adelante por seres humanos, viviendo en determinadas sociedades cuyas estructuras políticas e ideológicas incidieron en sus acciones. Y estas estructuras a su vez fueron producto de confrontaciones históricas entre grupos sociales moldeados por su posición en la producción & # 8211 por luchas de clases revolucionarias y contrarrevolucionarias.

              Esta característica vital del desarrollo histórico fue descuidada en el debate & # 8216 estrecho & # 8217 sobre las razones en Europa para el desarrollo previo del capitalismo en Gran Bretaña. Los argumentos se centraron en cuestiones como el crecimiento de los mercados y los cambios en las relaciones económicas en la ciudad y el campo. Tendieron a descuidar tanto el crecimiento de las fuerzas de producción bajo el feudalismo como los grandes conflictos de época que asolaron el continente en los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX, la fuerza impulsora de las revoluciones burguesas. Las discusiones recientes sobre el avance del capitalismo a escala mundial adolecen de algunos de los mismos defectos. En particular, no ven que las contradicciones entre la base económica de la sociedad y sus superestructuras políticas e ideológicas no se resuelven solo con la economía. Se libran entre clases rivales tanto ideológica y política como económicamente. Y el éxito en tales batallas nunca está garantizado de antemano, sino que depende de la iniciativa, la organización y el liderazgo.

              Pomeranz reconoce en un momento que & # 8216 gran parte del crédito por la aceleración de la difusión de las mejores prácticas [en tecnología europea] después de 1750 debe ir a los elementos de & # 8220cultura científica & # 8221. emergente, especialmente en Inglaterra, en los 150 años antes de 1750 & # 8217. [72]

              Pero la difusión de esta & # 8216cultura científica & # 8217 fue parte de un proceso mucho más amplio de desafiar las viejas ideologías dominantes mientras la naciente burguesía comenzaba a luchar por su lugar en el sol. Fue inseparable de las batallas ideológicas del Renacimiento, la Reforma y la Ilustración & # 8211 y de sus expresiones políticas en las guerras religiosas del siglo XVI, las revoluciones holandesa e inglesa y, finalmente, la gran Revolución Francesa.

              Así como Europa no fue el único continente donde surgieron los elementos que empujaban hacia el capitalismo, tampoco fue el único continente en el que la gente comenzó a presentar visiones del mundo que ahora identificamos con la Ilustración y la difusión del conocimiento científico. Personas como las Landas afirman que las ideas podrían surgir debido a características culturales profundamente arraigadas de la sociedad europea que se remontan a la época griega o bíblica. No logran explicar por qué vastas franjas de Europa permanecieron inmunes a tales ideas hasta finales del siglo XIX. También ignoran la forma en que la Ilustración fue prefigurada por los pensadores de la Mesopotamia abasí, la España morisca y la China cantada, solo para ser aplastados en cada ocasión cuando las viejas superestructuras reafirmaron su dominio sobre las formas de producir y pensar de la gente. También ignoran lo cerca que estuvieron las corrientes contrarrevolucionarias de aplastar el crecimiento de nuevas formas de pensar incluso en las partes más avanzadas de Europa en la época de la Contrarreforma, la Guerra de los Treinta Años y la Revolución Inglesa.

              El conjunto de Eurasia-África se vio afectado por sucesivas oleadas de avances en las fuerzas productivas durante lo que llamamos la Edad Media. Estos se arraigaron más fácilmente en algunas partes de Europa que en otras partes precisamente porque su anterior atraso económico significaba que había una superestructura más débil y había menos obstáculos para que lo hicieran. En todas partes, la difusión de estas innovaciones condujo, finalmente, a los primeros brotes verdes de una nueva forma de obtener un excedente, basada en la compra y venta de fuerza de trabajo. El crecimiento de estos brotes fue bloqueado en diversos grados por las antiguas instituciones. El bloqueo fue mayor en la parte más avanzada del mundo, el Imperio chino, y fue más débil en algunas partes de Europa occidental, donde los brotes eventualmente romperían y destrozarían las viejas superestructuras. En otras partes de Europa, Asia y África, los brotes crecieron un poco, pero no se habían abierto paso cuando llegaron los ejércitos y armadas de Europa occidental (excepto en Japón).

              Cuando se produjo el gran avance, no se trataba solo de una cuestión de economía, sino también de política e ideología. Las clases asociadas con las nuevas formas de producir riqueza tuvieron que luchar contra el dominio de los viejos gobernantes. Y eso significó comenzar a reformular sus propias visiones del mundo. Donde estaban demasiado atados al viejo orden para hacer esto, fueron derrotados y el viejo orden se mantuvo durante algunos siglos más hasta que el acorazado y los bienes baratos de los capitalistas europeos lo derribaron.

              Marx y Engels se equivocaron en algunas cosas importantes, como el carácter de la sociedad india, debido al conocimiento limitado de que disponían. Pero en una cuestión esencial tenían razón. El desarrollo de las fuerzas productivas en la Edad Media estimuló el crecimiento de una nueva forma de explotación y de una nueva clase que se benefició de ella. Esta clase se encontró en diversos grados en desacuerdo con los viejos explotadores terratenientes & # 8211, aunque no solo en Europa, como dijeron Marx y Engels, sino en áreas más amplias de Eurasia-África. Pero para que la nueva forma de explotación se abriera paso y moldeara toda la sociedad de acuerdo con su dinámica, esa clase necesitaba sus propias ideas, su propia organización y, finalmente, su propia dirección revolucionaria. Donde sus elementos más decididos lograron crear tales cosas, la nueva sociedad echó raíces. Donde fracasó, no solo en Asia y África, sino en amplias zonas de Europa, el resultado fue el estancamiento y la decadencia.

              Hay una lección en esto para todos nosotros hoy. Sin la revolución social, producto de la lucha ideológica y política, el cambio económico por sí solo puede conducir a la catástrofe.

              Hay una historia mundial (al menos en lo que respecta a los continentes unidos de Europa, Asia y África), no varias. El avance a lo largo de milenios de las fuerzas productivas y de las tecnologías y el conocimiento científico asociado a ellas no es un fenómeno europeo peculiar. Tampoco el & # 8216espíritu del capitalismo & # 8217. El capitalismo es un producto de la historia mundial, que durante un breve período histórico encontró un foco en la periferia occidental de Eurasia antes de pasar a transformar el mundo entero. Al hacerlo, creó nuevas relaciones de producción y, con ellas, nuevas fuerzas sociales impulsadas a oponerse a ella.

              Hoy estas relaciones de producción existen en todas partes. El argumento no debe ser espurio que intente identificarlos con una parte del mundo u otra, sino que debe tratar de cómo derrocarlos.

              Notas

              1. F. Braudel, Capitalismo y civilización, siglos XV al XVIII, 3 vols. (Nueva York 1981 y # 82111984).

              2. R. Hinton (ed.), La transición del feudalismo al capitalismo (Londres 1978).

              3. T.H. Ashton, El debate de Brenner (Cambridge 1987).

              4. D. Landas, La riqueza y la pobreza de las naciones: por qué algunas son tan ricas y otras tan pobres (Abacus, 1999).

              5. Esta estrechez caracterizó la mayoría de las contribuciones de R. Hinton (ed.), como anteriormente.

              6. C. Harman, Del feudalismo al capitalismo, en Socialismo internacional 2:45 (Invierno de 1989). Reimpreso en C. Harman, Marxismo e historia (Londres 1998).

              7. La única sociedad asiática a la que se suele hacer referencia en el debate es Japón, por sus similitudes con el feudalismo europeo y su éxito en la transición al capitalismo a finales del siglo XIX sin sufrir la colonización europea. Véase, por ejemplo, la contribución del marxista japonés H. Takahashi, en R. Hinton (ed.), como anteriormente.

              8. C. Harman, Un pueblo y la historia del mundo # 8217 (Londres 1999).

              10. J. Abu-Lughod, Antes de la hegemonía europea (Nueva York 1989).

              11. J.M. Blaut, Los Colonizadores & # 8217 Visión del Mundo (Nueva York 1993).

              12. A. Gunder Frank, Reorientar: la economía global en la era asiática (Berkeley 1998).

              13. M.S. Alim, ¿Qué tan avanzada era Europa en 1760, después de todo?, Revisión de la economía política radical, vol. 32, no. 4 (septiembre de 2000), págs. 621 y # 8211625.

              14. Xu Dixin y Wu Chengming (eds.), Capitalismo chino 1522 & # 82111840 (Basingstoke 2000).

              15. K. Pomeranz, La gran divergencia: China, Europa y la creación de la economía mundial moderna (Princeton 2000).

              16. J. Abu-Lughod, como antes, pág. 10.

              17. M.S. Alim, como arriba, p. 625. Las cifras de Alim & # 8217s no se pueden aceptar sin reserva. Se basan en cálculos realizados por Paul Bairoch en la década de 1970, pero otros cálculos de Angus Maddison apuntan a que los salarios reales europeos se elevaron muy por encima de los de Asia a partir del siglo XVI. Un estudio reciente de Robert C. Allen de Nuffield College, Oxford, llega a una conclusión con respecto a China no tan diferente a Alem & # 8217s (ver R.C. Allen, ¿Involución, revolución o qué?, www.econ.ox.ac.uk [Ya no está disponible en línea], Septiembre de 2002). Otro estudio, realizado por Stephen Broadberry y Bishnupriya Gupta de la Universidad de Warwick, sostiene que aunque la cantidad de grano que se podía comprar con el salario en partes de India y China era mayor que en Europa, el poder adquisitivo en términos de otras cosas era mucho mayor. inferior (ver S. Broadberry y B. Gupta, La gran divergencia de la Edad Moderna, emlab.berkeley.edu, febrero de 2003).

              18. J.M. Blaut, Los colonizadores y modelo # 8217 del mundo (Nueva York 1993), págs. 165 y # 8211167.

              21. A. Gunder Frank, como arriba, p. 323.

              25. Para un resumen más completo de estos desarrollos, ver C. Harman, Un pueblo y la historia del mundo # 8217, como arriba, págs. 17 y # 821128, 54 y # 821155. Ver también mi artículo Engels y los orígenes de la sociedad humana, Socialismo internacional 2:65 (Invierno de 1994) A.J. Pla, Modo de producción asiático y las formaciones económicas sociales inca y azteca (Ciudad de México n.d.) W.E. Soriano, Las Incas, economía, sociedad y estado el Tahuantusuyo (Lima 1997). Estas sociedades se ajustan a la descripción de Marx del modo de producción asiático. Sin embargo, Marx se equivocó al utilizar la categoría para describir la India medieval y moderna.

              26. La descripción clásica de este proceso es la del antropólogo B. Malinowski, en su Argonautas del Pacífico Occidental (Londres 1981), basado en investigaciones realizadas en la década de 1910.

              27. Véase W. Kula, Una teoría económica del sistema feudal (Londres 1976).

              28. Ver, por ejemplo, p. A. Brunt, Conflictos sociales en la República romana (Londres 1971), y Mano de obra italiana 225 B & # 8211AD 14 (Clarendon, 1971) A.H.M. Jones, La economía romana (Blackwell, 1974), pág. 123.

              29. La historia económica y social de los antiguos Han, en Cambridge Historia de China, vol. 1 (Cambridge 1986), pág. 548.

              30. L.J.C. Mamá, Desarrollo comercial y cambio urbano en la China Sung (Ann Arbor 1971), pág. 137.

              31. M. Loewe, La antigua dinastía Han, en Cambridge Historia de China, vol. 1, como arriba, p. 188.

              32. G. Bois, La transformación del año 1000 (Manchester 1992), págs. 117 y # 8211126.

              33. El cambio también tuvo una ventaja adicional importante. Los campesinos independientes cuyos medios de vida se vieron amenazados por otros acontecimientos (el crecimiento del mercado, malas cosechas recurrentes) tenían más probabilidades de ver una salida a través de la dependencia de los señores como siervos semi-libres que venderse a sí mismos como esclavos completos. Véase G. Bois, como arriba, págs.55, 145, 171.

              35. K. Marx, La pobreza de la filosofía, disponible en www.marxists.org

              36. Utilizo la palabra & # 8216mechanisation & # 8217 aquí como la forma más sencilla de describir lo que estaba involucrado. Pero es un término demasiado restrictivo para describir completamente los cambios que importaron. Pensamos en la mecanización como asociada simplemente con el uso de herramientas y máquinas avanzadas. Pero los productos del trabajo pasado se pueden utilizar para aumentar la productividad del trabajo presente de otras formas. Esto sucedió, por ejemplo, a finales de la Europa medieval, cuando se utilizaron caballos con sofisticados arneses para reemplazar a los bueyes en el arado, o cuando se utilizaron setos, zanjas y nuevos sistemas de rotación de cultivos para aumentar la producción de tierras agrícolas. Una descripción más precisa sería & # 8216 round-aboutness & # 8217 de producción, pero el término es engorroso (y confuso para aquellos que piensan en carruseles o islas de carreteras).

              37. Ver C.A. Ronan y J. Needham, La ciencia y la civilización más cortas en China, vols. 1 a 5 (Cambridge 1980 y # 82111996). Estos libros son invaluables no solo para comprender los desarrollos en China, sino también para comprender los inventos básicos que hicieron posible los movimientos hacia la producción mecanizada en cualquier lugar.

              38. Véase P.B. Ebrey, Familia y propiedad en la China Sung (Princeton 1984).

              39. B. Lewis se refiere al uso de este término en Historia medieval de Cambridge, vol. 4, pág. 643.

              40. C. Harman, Un pueblo y la historia del mundo # 8217, como arriba, p. 141.

              41. Introducción a Xu Dixin y Wu Chengming (eds.), como arriba, p. 18.

              44. Ver nota 17 para algunas de las controversias sobre la medición del desarrollo económico europeo y asiático.

              45. R.S. Sharma, ¿Cuán feudal fue el feudalismo indio?, en H. Mukhia (ed.), El debate del feudalismo (Nueva Delhi 1999), pág. 83.

              46. ​​Como arriba, págs. 102 y # 8211103. Para los avances técnicos en la agricultura en este período, ver también I. Habib, Ensayos de historia india (Nueva Delhi 1995), pág. 76.

              50. Para conocer la similitud de las máquinas, pero los diferentes materiales utilizados para fabricarlas, consulte más arriba, p. 213.

              51. Este es un argumento central de su La estructura agraria de la India mogol (Bombay 1963).

              52. Ver, por ejemplo, C.A. Bayly, La sociedad india y la creación del imperio británico (Cambridge 1987). La imagen de Bayly & # 8217s de la India del siglo XVIII es mucho más dinámica económicamente que la de Habib & # 8217s. Pero se trata de Bengala en lugar de la región alrededor de Agra, es decir, una región a varios cientos de millas de la estudiada por Habib.

              53. Para Marx, ver El dominio británico en la India, Tribuna diaria de Nueva York, 25 de junio de 1853, reimpreso en K. Marx y F. Engels, Obras completas, vol. 12, pág. 125 Los resultados futuros del dominio británico en la India, New York Daily Tribune, 22 de julio de 1853, reimpreso en K. Marx y F. Engels, Obras completas, vol. 12, pág. 217.

              Para los escritos en la tradición marxista, ver H. Mukhia (ed.), como anteriormente A.B. Bailey y J.R. Llobera (eds.), El modo de producción asiático (Londres 1981). Para el debate en los círculos académicos chinos, véase T.Brook (ed.), El modo de producción asiático en China (Nueva York 1989).

              54. Así que Chris Wickham usa el término & # 8216 modo atributivo & # 8217 y Mukhia se niega a usar el término & # 8216 modo asiático & # 8217 en su rechazo de la designación feudal de la India medieval. Para ambos, vea sus ensayos en H Mukhia (ed.), como anteriormente. Entre los escritores que creen que & # 8216feudalismo & # 8217 es un término apropiado para la India medieval, también hay considerables desacuerdos: algunos sostienen que encaja con el período anterior a las primeras conquistas islámicas en el norte (el siglo XII), y otros sostienen que encaja perfectamente con el período. al colapso del imperio Mogul (principios del siglo XVIII).

              55. H. Berktay, en H. Mukhia (ed.), como arriba, p. 289.

              57. Alex Callinicos en conversación no estuvo de acuerdo con mis formulaciones. Él ve un modo de producción & # 8216tributario & # 8217, diferente del feudalismo, como existente cuando el estado grava a los campesinos en lugar de a los señores individuales que los explotan a través de diversas formas de renta. Para mí, la pregunta central es si existe una dinámica fundamentalmente diferente a una sociedad donde los campesinos son explotados a través de impuestos en lugar de rentas. Porque, como solía señalar Tony Cliff, & # 8216definition es negación, pero no todas las negaciones son definición & # 8217 (La teoría del colectivismo burocrático: una crítica, apéndice a Capitalismo de Estado en Rusia (Londres 1988), pág. 334) & # 8211 en otras palabras, una definición debe ser más que una descripción. Debe apuntar al contenido determinante de la cosa definida. En el caso de un modo de producción, esto significa & # 8216 las leyes económicas del movimiento del sistema. sus contradicciones inherentes y la motivación de la lucha de clases & # 8217 (como arriba, p. 353). Esto significa que no se puede deducir el carácter del modo de producción simplemente de & # 8216 el modo de apropiación o el modo de reclutamiento de la clase dominante & # 8217 (como arriba, p. 344). De lo contrario, tendría que concluir que había dos modos de producción diferentes en la Europa feudal: uno en el que el señor feudal individual era el explotador y el otro en el que el papel lo desempeñaban las instituciones colectivas de la iglesia medieval (como antes, págs. .344 & # 8211345). También tendría que concluir, al igual que Benno Teschke (en su El mito de 1648 (Londres 2003)) que la Francia absolutista no era feudal, ya que la explotación del campesinado y el enriquecimiento de la nobleza se realizaba principalmente a través del sistema fiscal de la monarquía. Solo puede ser correcto identificar la explotación del campesinado basada en impuestos como constitutiva de un modo de producción diferente si da como resultado una dinámica fundamentalmente diferente de la sociedad. Si la formulación original de Marx fuera correcta y las sociedades de explotación fiscal siempre estuvieran estancadas, entonces habría un caso a favor. Pero, si la evidencia refuta a Marx sobre esta cuestión y apunta a sociedades con avances espasmódicos en las fuerzas de producción, el crecimiento de las clases mercantiles & # 8217 mercantilización de gran parte de la producción y al menos embriones de & # 8216protocapitalismo & # 8217, entonces estos muestran una dinámica esencialmente igual a la del feudalismo europeo. Es mejor categorizarlos como formas de feudalismo, cada uno con su propia superestructura particular, históricamente determinada, no un modo de producción diferente (así como era mejor ver a la vieja URSS desde Stalin a Gorbachov no como una especie de & # 8216 nueva & # 8217 forma de sociedad de clases, pero como una forma particular de capitalismo, con una dinámica de acumulación esencialmente capitalista basada en la explotación del trabajo asalariado). Creo que la evidencia sobre la India de finales de la Edad Media y principios de la Edad Moderna apunta a la segunda posición, no a la primera. El fracaso del capital productivo para abrirse paso en los siglos XVII y XVIII no se explica entonces por alguna característica innata del modo de producción, sino por el mismo factor esencial que en muchas partes de Europa & # 8211 el papel retardador de la economía. superestructura vieja. Teschke es lógico, aunque equivocado, cuando sostiene que el papel de los impuestos estatales significaba que la Francia absolutista no era ni feudal ni en ningún sentido en transición al capitalismo. Aquellos como Alex que no están de acuerdo con él sobre Francia no deberían aceptar un análisis esencialmente similar al suyo cuando se trata de India.

              58. Los artículos de Wittfogel & # 8217s 1930s se reimprimen en A.B. Bailey y J.R.Lloberaeds.), como anteriormente.

              59. Xu Dixin y Wu Chengming (eds.), como arriba, págs. 388 y # 8211389.

              62. K. Pomeranz, como arriba, p. 191.

              64. C.A. Ronan y J. Needham, como arriba.

              65. J. Abu-Lughod, como arriba, p. 10.

              70. Cita a Patrick O & # 8217Brien & # 8217s estima que & # 8216los frutos de la coerción extranjera no podrían haber sido responsables de más del 7 por ciento de la inversión bruta para la inversión de finales del siglo XVIII & # 8217 y & # 8216 las ganancias del comercio extracontinental podrían haber financiado a uno quinta a una sexta parte de la formación bruta de capital & # 8217, pero agrega que se trata de cantidades significativas. Ver arriba, p. 187.


              Historia de la India durante (650-1200 d.C.)

              En este artículo discutiremos sobre: ​​1. La administración de la India durante el 650-1200 d. C. 2. La situación económica de la India durante el 650-1200 d. C. 3. Cultura y civilización 4. Condición religiosa 5. Progreso de la literatura 6. Crecimiento de las bellas artes .

              1. Administración de la India durante 650-1200 d.C.
              2. Condición económica de la India durante 650-1200 d.C.
              3. Cultura y civilización de la India durante 650-1200 d.C.
              4. Condición religiosa de la India durante 650-1200 d.C.
              5. Progreso de la literatura en la India durante 650-1200 d.C.
              6. Crecimiento de las bellas artes en la India durante 650-1200 d.C.

              1. Administración de la India durante 650-1200 d.C .:

              A. El gobierno central:

              Los estados republicanos desaparecieron en ese momento en la India y la monarquía era la única forma de gobierno aceptada en todos sus aspectos. Pero ningún gobernante indio pudo formar un imperio de toda la India durante esta época. En el pasado, los ambiciosos y poderosos monarcas habían intentado crear imperios extensos y unificar el país bajo una sola regla. Los Maurya lo habían logrado en gran medida.

              Habían establecido un imperio que cubría casi todos los territorios de la India e incluso se extendía más allá de sus fronteras naturales. Ningún otro gobernante o dinastía podría tener éxito en este campo en comparación con los Maurya. Sin embargo, el ideal de un imperio de toda la India persistió y fue intentado por muchos otros gobernantes. Los Gupta lo lograron parcialmente al poner a todo el norte de la India bajo su control y reclamar la soberanía sobre una parte del sur de la India.

              Después de ellos, el intento fue repetido por el emperador Harsha, los Palas y los Gurjara-Pratiharas en el norte. En el sur, el ideal lo intentaron los Chalukyas, los Rashtrakutas, los Pallavas y los Cholas. Pero los intentos de todos ellos les trajeron solo un éxito parcial. Entonces, el ideal mismo se perdió. La India se dividió en estados regionales y permaneció así durante la llamada era Rajput y la llegada de los musulmanes a la India.

              El sistema Jagirdari entre los Rajput ayudó a fortalecer las lealtades regionales y, por lo tanto, a la formación de Estados regionales. Por lo tanto, cuando los turcos invadieron la India, la encontraron dividida en muchos estados que luchaban constantemente entre sí. No lograron unirse contra un enemigo común y, por lo tanto, fueron derrotados uno por uno.

              El rey era el jefe del estado. Todos los poderes, judicial, ejecutivo y legislativo, se concentraron en sus manos. También fue el comandante en jefe del ejército. El cargo de rey era hereditario.

              Normalmente, el hijo mayor solía suceder al trono de su padre, pero el rey tenía derecho a nombrar a cualquiera de sus hijos como su sucesor. Los reyes asumieron títulos altisonantes como Paramabhattarka, Maharajadhiraja, Paramesvara, etc. Legalmente, no había límites a los poderes del rey, pero el rey no podía ser despótico.

              Tuvo que consultar a sus ministros, altos funcionarios del estado y a su hijo mayor (Yuvaraja) en asuntos de estado. Además, el rey gobernaba de acuerdo con las reglas de Rajya-Dhartna, entre las cuales el deber principal del rey era velar por el bienestar de sus súbditos.

              Sin embargo, el bienestar de los súbditos y del estado dependía mucho de la capacidad personal y los conceptos del rey. Si bien muchos reyes cuidaron del bienestar de sus súbditos, hubo muchos otros que gobernaron principalmente para realzar su poder y gloria personal. Fue particularmente cierto en el caso de los reyes Rajput.

              El rey fue asistido por ministros. Los ministros eran nombrados por el rey y trabajaban hasta que él lo deseaba. No se fijó el número de ministros. No trabajaban sobre la base de la corresponsabilidad, aunque podían ser consultados colectivamente por el rey.

              Algunas referencias apuntan a la existencia del puesto de Mahamantri o Rajamatya (Primer Ministro) pero no era la práctica habitual. A cada ministro se le asignaron ciertos deberes y era responsable ante el rey. Los ministros, a veces, ejercían mucha influencia sobre el rey. A veces, el cargo de ministro se convirtió en hereditario, aunque no era la práctica normal.

              Había muchos altos funcionarios para ayudar al rey en la administración. Los más importantes entre ellos fueron Sandhivigrahika (Ministro de Relaciones Exteriores), Akyapatalika (Ministro de Finanzas), Bhandagarhika (Tesorero), Mahapratihara (guardaespaldas de la persona y palacio del rey), Mahadandanayaka (jefe del departamento de policía), Dharmasya (Presidente del Tribunal Supremo) y Senapati (Comandante en Jefe). Además, Yuvaraja (sucesor del trono), gobernadores provinciales y Samantas (jefes feudatarios) también ayudaron al rey en la administración.

              La única característica única de esta era de la política india fue el crecimiento del feudalismo (sistema Jagirdari), que se convirtió en una de las principales causas de la desintegración y la debilidad política de la India. Los reyes dieron extensas tierras llamadas Jagir a sus parientes y altos funcionarios que se convirtieron en su propiedad hereditaria.

              Eso les dio el estatus de Jagirdars (señores feudales) y una independencia bastante justa para cuidar de sus Jagir. Mantuvieron su propio ejército, se ocuparon de la administración de sus Jagir e incluso del derecho a extender sus Jagir a costa de los reinos vecinos.

              Por supuesto, dependían del rey, le debían lealtad, se presentaban en la corte real y ayudaban al rey con sus fuerzas armadas en tiempos de guerra pero, en la práctica, eran gobernantes semiindependientes que aspiraban y competían entre sí. aumentar su poder e influencia en la corte real y, a veces, llegar a ser tan poderosos como para aspirar incluso al trono real o convertirse ellos mismos en gobernantes independientes.

              Esto dio lugar a sus constantes rivalidades mutuas y a luchar mucho contra el interés de la unidad del país o incluso el del ideal de un gran imperio. Esta tendencia de luchar entre ellos de los Jagirdars siguió aumentando desde el año 1000 d.C. en adelante. Esta fue una de las causas principales de la división política de la India en los siglos XI y XII, por lo que se convirtió en presa fácil de las invasiones de los turcos.

              La infantería, la caballería y los elefantes de guerra constituían los principales ingredientes de las fuerzas de defensa de los reyes hindúes en ese momento. Los Cholas y los Palas también mantuvieron una armada, mientras que los gobernantes Rajput también mantuvieron una fuerza de camellos. Los oficiales militares recibieron títulos como Mahasenapati, Senapati, Mahabaladhikrata, Baladhikrata., Yudhapati, Pilupati, Asavapati, etc.

              El comandante en jefe más alto del ejército era el propio rey, que solía participar en la guerra. Los fuertes se consideraban el medio de defensa más seguro y todos los reyes solían construirlos. Por lo tanto, se construyeron fuertes fuertes en toda la India, particularmente en Rajasthan, Madhya Bharat, Gujarat y el sur de la India. El oficial que se ocupaba de la gestión del fuerte se llamaba Kottapala.

              La posición militar de la India, sin embargo, era débil en ese momento. Encontramos que la condición política de la India entre 1000-1200 d.C. no cambió mucho, excepto por cambios en las dinastías. Diferentes gobernantes indios lucharon constantemente entre sí, pero ninguno pudo lograr establecer un imperio poderoso en la India.

              Significaba que ninguno de ellos pudo hacer ninguna mejora en comparación con otros, ya sea en tácticas militares o en desarrollo de armas. Esto siguió siendo una debilidad grave de los Rajputs contra los turcos y fue una de las principales causas de su derrota en los siglos XI y XII contra ellos.

              La principal fuente de ingresos del estado eran los ingresos de la tierra, que se llamaban Bhagabhoga o Rajabhoga o Uparikara. Se recolectaba tanto en efectivo como en especie y, por lo general, representaba entre un sexto y un tercio del producto.

              Además, el impuesto al comercio, el impuesto a las industrias, el impuesto a la sal, el impuesto al riego, los derechos de importación y exportación, las multas a los culpables, etc., eran otras fuentes de ingresos del estado. Los principales rubros del gasto del estado fueron los gastos en la persona y el palacio del rey, el ejército, los servicios civiles y las obras de bienestar público.

              B. Gobierno provincial y local:

              El reino se dividió en provincias (Mandala, Bhukti), provincias en Visaya o Nadu, Visaya en distritos o Kurrama y, finalmente, en aldeas para la conveniencia de la administración. El jefe de la administración provincial era Rajapala, Rajaputra o Mandalesvara.

              Del mismo modo, había varios oficiales superiores y subalternos para cuidar de la administración en diferentes lugares dentro del reino. La administración de la aldea estaba principalmente en manos de funcionarios locales hereditarios. Los Cholas habían establecido el sistema más eficiente de autogobierno local.

              El feudalismo y sus efectos:

              En el norte, el feudalismo creció durante la era de los grandes Guptas mientras que, en el sur, tuvo su origen durante el gobierno de los Satavahanas. Se originó cuando los reyes comenzaron a otorgar tierras e incluso pueblos a los Purohitas adscritos a los templos. El concesionario no solo estaba libre de pago de ingresos al estado, sino que también se convirtió en el propietario de la tierra o las aldeas donadas en todos los aspectos.

              Este sistema creció drásticamente desde el siglo VII en adelante y se perfeccionó durante la llamada era Rajput. Desde el siglo VII en adelante, los gobernantes comenzaron la práctica de otorgar tierras a sus parientes y oficiales también en lugar de sus servicios en lugar de salarios o subvenciones en efectivo. Resultó en la formación de ese sistema que ha sido llamado feudalismo o sistema jagirdari.

              Así, las donaciones de tierras a los Purohitas y oficiales por parte de los gobernantes dieron origen a la práctica del feudalismo. En muchos casos, la tierra estaba libre de impuestos, en particular la tierra que se le otorgó a los Purohitas o, en otros casos, a los eruditos. El resto de la tierra se entregó como jagirs a los funcionarios estatales o parientes de los gobernantes con la condición de que recaudaran los ingresos de la tierra asignada y, con ella, pagaran una cantidad fija anual a su señor supremo.

              El gobernante tenía derecho a recuperar la tierra o jagir del cesionario en cualquier momento o transferirlo a otro jagir. Así sucedió al principio. Pero gradualmente los poderosos señores feudales llamados Jagirdars o Samants hicieron que sus jagirs fueran hereditarios debido a lo cual la tierra o jagir se transfirió a través de sucesión hereditaria y el señor supremo no tuvo otra opción que aceptar a los sucesores.

              Así, los reyes o emperadores otorgaron una gran parte de sus tierras a sus jagirdars o señores feudales cuyo oficio o jagir pasó a ser mayoritariamente hereditario. El rey no administró la tierra jagirdari directamente. Este derecho fue entregado al jagirdar mientras que el rey solo recibía ingresos anuales fijos. Este sistema se ha denominado sistema jagirdari o feudalismo.

              El sistema también incluía otras condiciones. Cada jagirdar o señor feudal estaba bajo el mando del rey, tenía que presentarse ante él en varias ocasiones y hacerle regalos y. consiguió la aceptación de sus títulos o fue recompensado por el rey en ocasiones. Sin embargo, la única responsabilidad especial del jagirdar era ayudar militarmente al rey siempre que se lo pidiera.

              Cada jagirdar, por lo tanto, estaba obligado a mantener un ejército permanente para ese propósito, aunque era libre de fijar su número, proporcionarle entrenamiento, armas, vestimenta, salario, etc., según su propia elección.

              No se esperaba que los jagirdars de un rey lucharan entre sí, aunque en la práctica, solían luchar por el honor, los matrimonios y otros asuntos insignificantes y el rey lo pasaba por alto porque eso los debilitaba contra el rey y también mantenía viva su guerra. -como instintos.

              Los jagirdars además de luchar entre ellos solían participar en la lucha con otros reyes o sus jagirdars con el fin de extender sus respectivos jagir y el rey no comprobó eso también, aunque legalmente tenía el derecho y se esperaba que lo hiciera. Nuevamente fue ventajoso para el rey, ya que el beneficio para su jagirdar también lo fue para él.

              Este sistema feudal desarrolló gradualmente una de sus peculiaridades especiales. Los jagirdars comenzaron a donar tierras a sus subordinados y, por lo tanto, se convirtieron en su señor. Eso resultó en la formación de otro grupo de jagirdars que no eran dependientes ni debían lealtad al rey sino al jagirdar que les asignó jagirs de su jagir.

              El proceso continuó aumentando, lo que resultó en la formación de varios grupos de jagirdars que debían lealtad a sus respectivos jagirdars superiores o señores supremos. Resultó, finalmente, en la formación de varios grupos de personas más bajas, más altas y aún más altas en la escala entre el rey y sus súbditos. Esto podría ser posible porque el rey les dio a los jagirdars el derecho a cobrar los ingresos de sus jagirs y también al permitir que sus cargos se convirtieran en hereditarios.

              Este sistema ayudó al rey de alguna manera. No tuvo que nombrar a sus propios oficiales para recolectar los ingresos de la tierra de los jagirdars mientras se le asegurara un ingreso anual fijo.

              Estaba libre de la responsabilidad administrativa y judicial también de la tierra y los súbditos de la tierra jagirdari, como lo hicieron los respectivos jagirdars. Se esperaba que los brahamanas que recibieron tierras donadas aumentaran el área de cultivo y también asumieran la responsabilidad de educar a la gente en sus respectivas áreas.

              Así, el rey quedó libre de ciertas responsabilidades. El sistema también ayudó al crecimiento de los idiomas regionales y las bellas artes. El feudalismo fomentó las lealtades regionales. Por lo tanto, diferentes eruditos en diferentes regiones escribieron alabando a sus emperadores, reyes y señores feudales o los logros de su familia en sus respectivos idiomas regionales, lo que ayudó al crecimiento de la literatura de los idiomas regionales. De la misma manera, diferentes gobernantes construyeron fortalezas, palacios y templos que fueron influenciados por sus respectivas opiniones religiosas y arquitecturas regionales.

              Eso ayudó en el crecimiento de la arquitectura regional y la escultura con diferentes formas propias. Por lo tanto, encontramos que, durante la era de Rajput, se construyeron innumerables fortalezas, palacios y templos tanto en el sur como en el norte en diferentes formas de arquitectura. El sistema demostró ser ventajoso también de otra manera.

              Cuando diferentes eruditos escribieron alabando a sus respectivos reyes y señores feudales y describieron los logros de su familia, arrojaron luz sobre los acontecimientos históricos de sus respectivos períodos y regiones. Eso nos ha ayudado a conocer la historia de diferentes gobernantes y dinastías de diferentes regiones. Por lo tanto, el feudalismo trajo ciertas ventajas.

              Pero el feudalismo trajo resultados desastrosos desde el punto de vista del bienestar nacional, político, militar, económico y público. El pueblo desarrolló lealtades solo hacia sus respectivos señores feudales con quienes estaba en contacto directo. Los propios emperadores, reyes y señores feudales fomentaron las lealtades regionales en beneficio de sus propios intereses.

              Eso resultó en rivalidades mutuas y conflictos entre reyes y señores feudales debido a que la unidad política de la India se volvió imposible y, finalmente, se perdió el concepto mismo de una nación, un país, un reino o un emperador. Por lo tanto, los gobernantes de Rajput no pudieron poner una causa común y luchar contra los invasores extranjeros, los turcos en los siglos XI y XII y, por lo tanto, fueron derrotados por ellos uno por uno.

              El feudalismo también debilitó el sistema militar de los indios. Bajo este sistema, los recursos económicos del estado no podían agruparse en el Centro y, por lo tanto, no era posible utilizar todos los recursos económicos del estado para mejorar la fuerza militar Los soldados fueron reclutados sobre una base regional y comunitaria que podían no se les proporcionó una formación similar: no estaban bajo un mando: y eran más leales a su señor feudal que al rey.

              Un ejército formado por tales soldados carecía de unidad y de un ideal común y, por tanto, era ciertamente débil frente a un ejército que estaba bajo un mando y perseguía un ideal común. El feudalismo, sin duda, fomentó la rivalidad mutua, la enemistad y los conflictos entre los señores feudales.

              Ciertamente, mantuvo vivo el espíritu caballeresco y guerrero de los indios y, en lugar de retirarse o huir del campo de batalla para morir con la espada en la mano, se convirtió en su preciado ideal. Pero ese era un ideal equivocado, especialmente cuando los indios luchaban contra los extranjeros, los turcos.

              Descubrimos que los rajputs lucharon contra los turcos menos con un ideal de ganar batallas, sino más para mostrar su caballerosidad y desprecio por la muerte. El feudalismo fue, sin duda, responsable en gran medida de este ideal erróneo de los rajputs.

              Básicamente, el feudalismo fue el resultado de un sistema económico. Los emperadores o reyes encontraron en él un proceso fácil para recaudar los ingresos. Pero el sistema resultó peor desde el punto de vista económico. Creó una gran cantidad de intermediarios entre el rey y los campesinos, cada uno de los cuales estaba interesado en mantener la mayor parte de los ingresos para uno mismo antes de que pudiera llegar al tesoro real.

              Todos los señores feudales y sus dependientes o señores menores mantuvieron su parte de los ingresos, cuya carga final recayó en los campesinos, que se vieron obligados a pagar ingresos cada vez mayores además de otros impuestos. Normalmente, se esperaba que los campesinos pagaran 1/6 de su producción como ingresos pero, de hecho, se vieron obligados a pagar 1/3 de la producción o incluso más. Además, los campesinos se vieron obligados a proporcionar servicios gratuitos a sus señores feudales en varias formas.

              Los campesinos, por tanto, sufrieron mucho y la agricultura dejó de ser una profesión remunerada. La producción agrícola, por tanto, sufrió y eso perjudicó también el interés del comercio y la industria. No encontramos crecimiento de ciudades en grandes cantidades durante los siglos XI y XII. Su razón era que el comercio y la industria de la India estaban en mal estado. Para entonces, el norte de la India prácticamente había perdido su comercio exterior.

              Por supuesto, en el sur de la India encontramos muchas ciudades y puertos florecientes que eran los centros del comercio exterior, pero también allí el comercio marítimo estaba prácticamente monopolizado por los comerciantes árabes que se habían convertido en los dueños de los mares. La India prácticamente había perdido todos sus vínculos directos con países extranjeros en el siglo XI. Su comercio exterior, que fue el principal responsable de su prosperidad, por lo tanto, sufrió mucho. Así, el feudalismo, a su manera, se convirtió en responsable de la debilidad económica de los indios. Por supuesto.

              India fue un país rico incluso en los siglos XI y XII y, por lo tanto, atrajo a invasores extranjeros. Sin embargo, los recursos de la prosperidad se fueron desvaneciendo gradualmente.Además, el feudalismo fomentaba la acumulación de riquezas mayoritariamente con reyes, señores feudales y en templos formados por aquellas personas que, de ninguna manera, participaban en la producción de riquezas pero deseaban disfrutar de lo mejor de la posesión mundana y, por lo tanto, se volvían parásitos y opresores de la sociedad. Sociedad india. La acumulación de riqueza en lugares fijos tentó a los invasores extranjeros que encontraron en ellos blancos fáciles para el saqueo.

              El feudalismo también afectó negativamente a la sociedad india en otros aspectos. La concentración de riqueza y poder en manos de los Kshatriyas y Brahamanas fomentó las divisiones sociales y redujo aún más el estatus de los Sudras y los intocables. El elevado ideal de la seguridad del honor de las mujeres entre los Rajput alentó la práctica de Sati.

              La destrucción del comercio exterior resultó en la pérdida de contactos de los indios con países extranjeros. Finalmente, los viajes al extranjero fueron prohibidos por la sociedad. Resultó en el aislamiento de la sociedad india que restringió su progreso prácticamente en todos los campos de la vida. La clase parasitaria formada por Kshatriyas y Brahmanas llevó a la degeneración de la moral del pueblo indio en general. También resultó ser un impedimento para el progreso de los indios.

              Así, encontramos que el feudalismo fue en gran parte responsable de la debilidad de los indios en diferentes campos de la vida, particularmente en los siglos XI y XII.

              2. Situación económica de la India durante 650-1200 d.C .:

              Económicamente, la India era un país próspero. La agricultura, las industrias y el comercio, tanto interno como externo, florecieron durante este período. El comercio exterior estaba muy a favor de la India, lo que ayudó a enriquecerse. Principalmente exportaba telas, marfil, perlas, piedras costosas, especias, etc. a países extranjeros, tanto en el este como en el oeste, mientras que los principales artículos de importación eran seda, vino, oro, caballos, etc. India tenía relaciones comerciales con Birmania, Nepal, Tíbet, China, países del sur y el este de Asia, Asia occidental y países de Europa, aunque se llevó a cabo principalmente con la ayuda de intermediarios.

              Los comerciantes árabes de la costa occidental y los chinos de la costa oriental se habían convertido en intermediarios del comercio exterior indio. Había muchos puertos tanto en la costa oriental como occidental de la India. En la costa oriental, Tamralipti, Saptagroma, Puri y Shikakosh eran puertos importantes, mientras que en la costa occidental, los puertos destacados eran Baroach, Thana y Deval.

              Además, el comercio interno también se encontraba en un estado floreciente en la India en ese momento, aunque había ausencia de seguridad y cada estado cobraba impuestos comerciales en su frontera que obstaculizaban el comercio. Sin embargo, fue transportado tanto por carreteras como por ríos. En comparación con las carreteras, los ríos se sentían más seguros. Entonces, el gran comercio se llevó a cabo a través de los ríos, aunque no hubo escasez de carreteras.

              Una ruta era de Kannauj al puerto de Tamralipti y luego hasta Kanchi una ruta era de Kannauj a Ghazni una ruta era de Bayana a Karachi vía Rajasthan y otra ruta era de Delhi a Ahmedabad vía Ajmer. También había rutas a Birmania, Nepal y Tibet. Por lo tanto, la India estaba bien conectada por carreteras tanto internamente como con algunos países extranjeros. Eso había ayudado tanto en el comercio interior como en el exterior.

              Sin embargo, la prosperidad de la India dependía principalmente de su floreciente agricultura. La agricultura también había mejorado durante este período. La tierra se midió y se dividió en diferentes categorías en función del producto. También ha habido avances en los medios de riego. Se consideraba deber del estado proporcionar los medios adecuados de riego. Además, también se consideraba un deber piadoso, por lo que los ricos también construían pozos, estanques, etc. para el bienestar público.

              El Rajatarangim describió que se construyó una presa en el río Jhelum y se le adjuntó un canal. Los gobernantes Chandela construyeron muchos estanques grandes, entre los que destacan los de Rahila-Sagar y Karit Sagar.

              Los gobernantes de Paramara habían hecho lo mismo y entre los estanques construidos por ellos, Bhunj-Sagar y Bhoj-Sagar eran los más destacados. Por lo tanto, la producción agrícola había aumentado durante esta época y había ayudado a aumentar la prosperidad de la India.

              La producción de telas de algodón y seda, que era el principal artículo de exportación, fue la principal industria de la India incluso durante esta época. Había muchos lugares y ciudades en diferentes partes del país, como en Magadh, Bengala, Kalinga, Kamrupa, Gujarat, Cachemira, Multan, Madhya Pradesh y varios otros lugares en el sur de la India que eran famosos por la producción de telas de seda y algodón.

              Los utensilios hechos de cobre, bronce y latón, ídolos de oro y plata, productos de marfil y varios otros artículos de madera y cuero eran otras industrias importantes en ese momento. Las diferentes profesiones e industrias se organizaron en gremios que, además de velar por los intereses de sus miembros, sirvieron a muchos otros fines como dar préstamos, depositar dinero en ellos mismos, etc. que hacen los bancos modernos.

              No se han encontrado monedas de esta época en grandes cantidades, en particular monedas de oro. La razón fue que la mayoría de los gobernantes emitieron solo monedas de plata y cobre. Por lo tanto, se cree que la mayor parte del comercio interno se realizaba mediante el sistema de trueque y el comercio exterior se había reducido en comparación con su período anterior durante esta época.

              Hubo dos razones básicas por las que la India perdió su posición ventajosa en el comercio exterior. Uno, que el comercio de la India con el imperio romano se había reducido y, el segundo, que los árabes se habían convertido en intermediarios en el comercio de la India con los países occidentales y, por lo tanto, obtuvieron su parte de este comercio.

              Por lo tanto, se acepta que en comparación con épocas anteriores, la condición económica de la India no era tan satisfactoria durante esta época, sin embargo, la India era un país rico y, por lo tanto, se convirtió en presa de los ataques extranjeros. Además, los indios no aprovecharon adecuadamente su prosperidad económica. La prosperidad fue compartida solo por los miembros de la clase dominante como reyes, señores feudales, etc. o se concentró en organizaciones religiosas y templos.

              La gente común de la India llevaba una vida sencilla y se veía privada de la parte que les correspondía en la riqueza de su país. Además, los ricos y los gobernantes no utilizaron sus recursos económicos ni siquiera para defender su país y, por lo tanto, no pudieron frenar las invasiones de los turcos en los siglos XI y XII y, por lo tanto, se hicieron responsables del botín de este país. 8217s riqueza por invasores y también por deshonra de su pueblo.

              3. Cultura y civilización de la India durante 650-1200 d.C .:

              La sociedad se adhirió al sistema tradicional de Varna y los derechos y deberes, así como el estado de los cuatro varnas, todavía se basaban en las líneas establecidas en el Smritis. Era deber del rey mantener este sistema. Por lo tanto, la sociedad todavía estaba dividida principalmente en Brahamanes, Kshatriyas, Vaisyas y Sudras. Pero ahora también encontramos la existencia de varias subcastas. Comparativamente, el período anterior de esta época siguió siendo liberal que su período posterior.

              Todos los extranjeros que se establecieron en la India fueron absorbidos por la sociedad india. Su mejor ejemplo fue la inclusión de los Rajputs en la casta Kshatriya, mientras que varios clanes entre ellos eran extranjeros. También se observó liberalidad en el ejercicio de diferentes profesiones.

              A los brahamanas se les permitió tomar la agricultura como profesión, los vaisyas abandonaron principalmente la agricultura y la ganadería y aceptaron principalmente el comercio como profesión y a los sudras se les permitió dedicarse a la agricultura, la ganadería y otras ocupaciones relacionadas con la producción de artesanías.

              El Parasara-smiriti permitió incluso a los Sudras realizar negocios. Por lo tanto, tanto los vaisyas como los sudras pudieron mejorar su situación económica, lo que también les ayudó a elevar su posición social. Su posición también mejoró desde el punto de vista religioso. A los Sudras se les dio el derecho de realizar ciertos Yajnas. De la misma manera, los Vaisyas también obtuvieron varias facilidades desde el punto de vista religioso.

              Sin embargo, esta actitud liberal no continuó más tarde. Durante el último período de esta era, la posición de los vaisyas y los sudras, sin duda, se había deteriorado mucho. En el siglo XI, A1 Baruni escribió que a los Vaisyas y los Sudras no se les permitía recitar los Vedas. Si alguien lo hacía, le cortaban la lengua. La intocabilidad también aumentó durante esta época.

              Además de los Chandalas, también se incluyeron entre los intocables lavanderos, zapateros, cesteros, alfareros, etc. El sistema esclavista también se desarrolló y la posición de los esclavos se deterioró relativamente. Así, el rasgo distintivo de la sociedad hindú durante el último período de esta era fue la pérdida del liberalismo y el aumento de la rigidez del sistema de castas. Todas las castas y subcastas reclamaron superioridad sobre las demás, se negaron a casarse o interrelacionarse entre sí y, por lo tanto, el cambio de casta se volvió imposible.

              Los hindúes perdieron ese espíritu de liberalismo mediante el cual podían absorber incluso a los extranjeros dentro de su sociedad y religión. Los indios perdieron el contacto con el mundo exterior, no lograron acoger ni comprender a los extranjeros y se dividieron en castas y subcastas rígidas que se convirtieron en la causa fundamental de su ignorancia, intolerancia y pérdida de la unidad. Las divisiones sociales no solo debilitaron a la sociedad hindú, sino que también llevaron a su deterioro.

              La situación de la mujer también se ha deteriorado. Por supuesto, las mujeres eran respetadas como esposas y hermanas y las mujeres de los estratos superiores recibían educación y el derecho a elegir a sus maridos, sin embargo, las mujeres, en general, padecían muchas desventajas.

              La práctica de sati, jauhar, poligamia que padecían las mujeres hindúes, había aumentado. El nacimiento de una niña se consideró ignominioso para la familia, por lo que se puso en práctica el infanticidio y los matrimonios precoces. También aumentó el número de devdasis y prostitutas.

              Las mujeres eran más respetadas entre la gente común que entre los ricos que consideraban a las mujeres como un símbolo sexual y un artículo de placer. La razón principal del deterioro de la condición de la sociedad fue que la India carecía de unidad política y los gobernantes no hicieron ningún intento por adoptar una legislación progresista para producir cambios deseables en la sociedad o proporcionar incentivos para el cambio adecuado a las circunstancias cambiantes. En ese caso, toda práctica social, ya sea correcta o incorrecta, se apoya sobre la base de la religión.

              Por lo tanto, se hizo difícil cambiar incluso aquellas prácticas sociales que habían perdido su utilidad. Obstaculizó el progreso de la sociedad porque era difícil cambiar la práctica social que era apoyada por la religión. Así, en general, la sociedad hindú se volvió rígida, incapaz de mejorar y desarrolló graves defectos que se hicieron bastante visibles a partir del siglo X en adelante.

              Además, las invasiones de los turcos en los siglos XI y XII pusieron a la sociedad hindú en defensa. Los hindúes intentaron defender todo en su sociedad, bien o mal, como el único medio para salvaguardarla contra los ataques del Islam. Todo esto condujo a un estado o más bien a una sociedad hindú decadente, cuyos signos encontramos incluso en la India actual.

              La gente común observaba las reglas de la moral personal y llevaba una vida sencilla, pero los estratos superiores de la sociedad se volvieron corruptos y tranquilos. La división de la sociedad en castas y subcastas, el deterioro de la condición de las mujeres, el aumento de la brecha entre ricos y pobres y diferentes códigos de conducta y moralidad para diferentes sectores de la sociedad, en última instancia, resultó en la pérdida del sentido de la existencia. responsabilidad social. La sociedad hindú se volvió ignorante, dividida, débil y corrupta, lo que resultó en su esclavitud en los siglos venideros.

              4. Condición religiosa de la India durante 650-1200 d.C .:

              El hinduismo siguió siendo la religión predominante en la India durante esta época. La mayoría de los gobernantes lo apoyaron. La forma predominante de religión hindú era el bhagvadurismo o el saivismo. El budismo había perdido su popularidad en toda la India y estaba limitado solo a unos pocos lugares. Sin embargo, siguió siendo popular en el este de la India bajo la protección de las Palas durante mucho tiempo. El jainismo era popular en Gujarat y el sur de la India. Pero el espíritu de la época era la tolerancia religiosa.

              Salvo algunos ejemplos, ningún gobernante intentó imponer su propia religión a sus súbditos. De la misma manera, la gente también observó tolerancia religiosa en su comportamiento. Los hindúes, los budistas y los jainistas intentaron propagar su propia fe de manera pacífica y por persuasión, por lo que los discursos religiosos fueron aceptados como uno de los mejores medios, pero ninguno de ellos trató de forzar el tema y convivió con los demás con comprensión. Incluso los árabes y los turcos fueron tratados bien y no hubo enemistad contra el Islam como religión.

              Además, existían ciertas prácticas comunes entre todas las religiones de la India. Los hindúes, los budistas y los jainas practicaban la adoración de imágenes, enfatizaban el Bhakti (devoción a Dios), creían en las peregrinaciones religiosas y la teoría de las encarnaciones (Avatares) de dios y desarrollaron la fe en la religión tántrica. Cada uno de ellos, por tanto, fomentaba el ritualismo y la fe ciega.

              El mahayanismo y la religión del rayo (secta Tantrik) o (Vajrayana) eran las sectas populares del budismo, mientras que, en el jainismo, las sectas Svetambara y Digambara eran populares. Vishnu y Siva eran los dioses más populares entre los hindúes. Ellos y sus diferentes encarnaciones fueron adorados por los hindúes. Además, Brahma, Ganesh, Sun y Kartikeya también eran dioses populares de los hindúes.

              La adoración a Sakti (adoración de diosas) también se había generalizado mucho entre los hindúes. Cada dios tenía su esposa a la que también adoraban junto con él. Lakshmi, Saraswati, Parvati y sus diferentes formas como Kali, Bhairavi, etc. eran las diosas principales.

              En el hinduismo, la adoración de Saiva y Sakti fue influenciada principalmente por la religión tántrica. Así, los hindúes adoraban a un gran número de dioses y diosas. Todos ellos fueron igualmente venerados por ellos y en el mismo templo se guardaban y adoraban imágenes de diferentes dioses y diosas.

              Kumarila Bhatt (700 d.C.) se opuso al culto Bhakti entre los hindúes y propagó la filosofía Mimansa durante este período. Otro santo hindú y filósofo conocido de esta época fue Sankarachaiya, quien predicó el monismo al declarar que Atma (alma) y Paramatma (dios) eran uno. Sankaracharya ayudó mucho a revivir la gloria del hinduismo contra el budismo. Sin embargo, la filosofía de Kumarila Bhatt y Sankarachaiya no afectó negativamente la popularidad del culto Bhakti entre los hindúes. Seguía siendo la forma de adoración más popular y la forma más fácil de alcanzar a Dios.

              Tanto el hinduismo como el budismo se vieron profundamente afectados por la forma de culto tántrico durante este período que, aunque les ayudó a popularizarlos entre las masas, se convirtió en una de las principales causas de inmoralidad y corrupción en la religión.

              5. Progreso de la literatura en la India durante 650-1200 d.C.:

              El progreso literario también tuvo lugar durante este período. Los eruditos y los educadores fueron patrocinados por los gobernantes y muchos de ellos eran eruditos. En ese momento, había muchos centros de educación y aprendizaje en la India. Entre ellos, Nalanda, Vikramasila, Odantapuri, Dharangari, Vallabhi y Kanchi obtuvieron una fama generalizada donde académicos y estudiantes de toda la India, e incluso de países extranjeros, se reunieron para obtener más iluminación y educación. El progreso literario se logró en muchos idiomas, incluidos los idiomas del sur como el tamil y el canarés, pero el progreso de la literatura sánscrita se mantuvo en la cima.

              Hubo muchos eruditos de renombre que enriquecieron la vida intelectual de su época con sus escritos. Bharavi escribió el Kiratarjunia Bhatti escribió el Ravana Vadha y el Bhakti-Kavya Magha escribió el Sisupala-Vadha Kshemendra escribió el Vrahatakatha Manjari, el Dasavataracharit y el Kala-Vilasa Maravaka escribió el Srikandh-Charita Khantaharsma Ghask escribió el -Charita: Bilhana escribió el Vikramandadeva-Charita: Kalhana escribió el Rajaranginv, Bhavabhuti escribió el Mahavira-Charit el Uttara-Ram-Charita y el Malti-Madhava Bhadranarayana escribió el Venisanhara Jayadeva escribió el Prasanna-raghva Rajashekhara escribió el Bala-Ramayana Korpoora-Manjan Dandina escribió el Kavayadarsha: Hemachandra escribió el Chandonushana: y Damodara Misra escribió el Vanobhushana.

              En el campo de la religión y la filosofía, aunque hay ausencia de una filosofía nueva o original, muchos estudiosos interpretaron los textos religiosos y las filosofías ya existentes y les dieron nuevos significados y un nuevo respeto. Los eruditos hindúes, budistas y jainistas de renombre trabajaron en sus respectivos campos y enriquecieron la literatura religiosa.

              Entre ellos, algunos notables fueron Vachaspati Misra, Jayanta Bhatt, Udayanacharya, Sivacharya, Sridharacharya. Mandana Misra, Kumarila Bhatt, Sankaracharya, Vallabhacharya, Madhavacharya, Raghavnanda Saraswati, Dharmakirti, Shantirakisht, etc.

              La literatura popular en diferentes idiomas también creció durante este período. Sobre todo fue en forma poética. El Amarakosa escrito por Amarasingh, el Vaijayanti de Yadava, el Abhiyana-Chintamani de Hemachandra y, entre los idiomas regionales, el Prithviraja-Raso de Chandra Baradai, el Hammira-mada-mardana de Jayasingh Sura, el Hammira-Maha-kavya de Nayachandra Sura son solo algunos ejemplos notables.

              Las bellas artes y las ciencias tampoco fueron desatendidas durante este período. Muchos eruditos escribieron sobre temas como música, danza, medicina, matemáticas, gramática, astrología, etc. Algunos de los eruditos notables en estos campos fueron Saranadeva, Jinendra, Madhavakara, Nityanath, Vachaspati, Brahmadeva, Bhaskaracharya, Haradatta. Hemandra y Govindaraja.

              Así, en todos los campos del conocimiento, se avanzó durante este período en el que los santos, filósofos, predicadores religiosos, escritores de la corte, etc. tuvieron su parte.

              6. Crecimiento de las bellas artes en la India durante 650-1200 d.C .:

              El período fue testigo del crecimiento de las bellas artes, en particular las artes de la arquitectura y la escultura. Palacios, fortalezas, templos e imágenes de dioses y diosas fueron construidos y realizados en gran número durante este período y también fueron de la mejor calidad que le han asignado a este período un lugar destacado en la historia de la India en estos campos.

              Principalmente, el crecimiento de la arquitectura y la escultura de este período se ha dividido en dos partes. La primera parte incluye el período entre el 600 d.C. y el 900 d.C. Algunos de los mejores especímenes de este período son el templo Kailas de Ellora, los templos Rath de Mamallapuram y las imágenes de las cuevas de Elephanta cerca de Bombay, particularmente la de Trimurti (Siva, Vishnu y Brahma en una imagen).

              La segunda parte incluye el período entre 900-1200 d.C. Durante el período en que se construyeron los templos de Khajuraho (Bundelkhand), Orissa y Rajputana, y también incluye los templos construidos por los Cholas, los Pallavas y los Rashtrakutas en el sur.

              También desde el punto de vista del estilo, el arte de este período se ha dividido principalmente en dos partes, es decir, el estilo del norte de la India y el estilo del sur de la India. El estilo del norte de la India se ha llamado básicamente estilo Nagara, aunque tiene su nomenclatura regional también como Rajasthani, bengalí, gujarati, etc. El estilo del sur de la India se ha dividido en dos estilos.

              El estilo que se desarrolló en la región entre los Vindhyas y el río Krishna se ha llamado estilo Vesara, mientras que el estilo que creció en los territorios entre el río Krishna y el cabo de Kanyakumari se ha llamado estilo Dravidi.

              Las características destacadas del estilo del norte de la India eran sus cúpulas redondas, altos Sikharas, senderos circulares y salas de reuniones, mientras que las del estilo del sur de la India eran sus torres piramidales, salas de reuniones de muchos pilares, enormes Gopuratnas (vestíbulo de entrada) y construcción. de imágenes en cada parte del templo.

              El mejor ejemplo de los fuertes construidos durante este período son los fuertes construidos en Chittor, Mandu, Ranthambhora y Gwalior. Entre los palacios, los más distinguidos son los palacios de Jaipur, Udaipur y Gwalior, mientras que los templos se distribuyen por todo el norte y el sur de la India. En Orissa, los templos que se construyeron en Bhuvanesvar son los mejores y entre ellos el templo de Muktesvara, Rajarani y Langaraja con su sikhara de 160 pies de altura son los tres mejores especímenes.

              El famoso templo de Konark en Orissa ha sido considerado notable por su maravillosa escultura, y elogiado como & # 8220 la estructura más perfectamente proporcionada & # 8221. El templo de Jagannath en Puri es otro buen espécimen. India estaba salpicada de hermosos templos como estos, desde la costa de Orissa en el este hasta Cachemira en el oeste. Los templos de Khajuraho en Bundelkhand ahora se han ganado la fama mundial.

              Entre ellos, el templo Kandriya-Mahadeva, el templo Chaturabhuja Vaishnava, el templo Visvanath, el templo Vishnu y el templo Jaina de Adinath son los más destacados. Entre los hermosos templos de Rajputana se encuentran el templo del Sol y el templo de Mahavir cerca de Jodhpur, el templo de Vishnu en Gwalior y los templos de Rishabhanath y Neminath en el monte Abu.

              El templo de Somnath en Gujarat y el templo de Martanda (Sol) en Cachemira también ocupan un lugar importante entre los templos del norte de la India. La ciudad de Mathura era también la ciudad de los templos, cuyo relato fue dado por Al Utbi, secretario del sultán Mahmud de Ghazni en términos maravillosos. De la misma manera, todo el sur de la India también fue tachonado de templos por diferentes gobernantes de diferentes dinastías como los Pallavas, Cholas, Chalukyas y Hoysalas.

              Entre los templos prominentes del sur de la India se encuentran el templo Minakshi, el templo Durga, el templo Sangamesvara, el templo Vishnu en Aihole, el templo Kailash en Ellora, el templo Kashi Vishvesvara, el templo Ambarnath, los templos Rath en Mammallapuram, el templo Kailash y El templo de Vaikunth en Kanchi, el templo de Koranganath en Nallore, el templo de Rajarajesvara en Tanjore, el templo de Cholesvara en Gangikondacholapuram y el templo de Hoysalesvara en Dwarasamudra.

              Todos estos templos han sido considerados maravillosos ejemplares de la arquitectura india. Sin embargo, estos son solo algunos ejemplos. Es particularmente cierto en el norte de la India, donde la mayoría de los templos fueron destruidos durante el período de las invasiones musulmanas y su ocupación del norte de la India. Sin embargo, lo que queda es una prueba suficiente de que probablemente en ningún período de oferta de la historia de la India se construyeron templos e imágenes a una escala tan amplia.

              Los templos indios, que se construyeron durante este período, han recibido elogios únicos incluso de los extranjeros. Fergusson ha descrito el templo Kailash de Ellora como & # 8220 Uno de los monumentos de arte arquitectónico más singulares e interesantes de la India & # 8221, mientras que V.A. Smith ha comentado: & # 8220 El más extenso y suntuoso de los santuarios excavados en la roca y el fenómeno arquitectónico más maravilloso de la India. & # 8221 Este templo fue construido por el rey Rashtrakutas, Krishna I.

              El arte de la escultura creció como soporte de la arquitectura. Se esculpieron imágenes para guardarlas en los templos. Por lo tanto, en su mayoría, las imágenes eran de diferentes dioses y diosas. Las imágenes que se produjeron durante la última parte de este período muestran claramente el impacto de la religión tántrica en ellas, por lo que se produjeron imágenes desnudas de hombres y mujeres involucrados en actos sexuales.

              Las imágenes de Bhuvanesvara ocupan el lugar más destacado entre tales imágenes y luego vienen las imágenes de los templos de Khajuraho. Entre los dioses y diosas, se construyeron imágenes de prácticamente todos los dioses y diosas hindúes, pero las imágenes más populares fueron las de Vishnu, Siva, Durga, Kali, Kartikeya y Brahma. Las imágenes de bronce de Nataraja (Siva) del sur de la India han suscitado una gran admiración por parte de los críticos de arte.

              En Deccan, algunas de las esculturas del templo Kailash, Ellora, y las reliquias de las cuevas de Elefanta pueden considerarse los mejores ejemplos de escultura de esta época.

              Además, la imagen de Uma-Mahesvara, encontrada en Bengala, las 64 imágenes del templo Yogini de Madhya Pradesh, las imágenes de 56 pies de altura de Gomtesvara en Mysore, la imagen de Varaha (jabalí) en Mamallapuram, etc. los mejores ejemplares de la escultura india. Así, también el arte de la escultura ocupó un lugar importante durante este período.

              La pintura también progresó durante este período. Durante este período se prepararon algunas pinturas de las cuevas de Ajanta, Bagh y Sittannavasal. Además, también surgieron tres nuevos estilos de pintura, a saber, el estilo Rajasthani, Kashmiri y Kangra, lo que demuestra que el arte de la pintura estaba progresando.

              La música y la danza también progresaron. Se esperaba que Devadasis y las prostitutas fueran expertos en estas artes y todos los que se especializaban en ellas obtuvieron un lugar respetable en la sociedad.

              Por lo tanto, encontramos que este período fue de creciente debilidad y decadencia en la política, la sociedad y la religión, pero la respetabilidad se mantuvo en la literatura y las bellas artes, y desde ambos puntos de vista ocupa un lugar distinto en la historia de la India.


              Un breve resumen de la Edad Media

              La Edad Media también se llama a veces el período medieval de la civilización occidental de medio (medio) + aevum (la edad). El Período Medieval se extendió desde finales del s. 400 hasta finales del s. 1300 d. C. (alrededor de 900 años). La civilización medieval se creó mediante la combinación de tres elementos principales: la religión y los valores judeocristianos, la civilización clásica (grecorromana) y la cultura bárbara.. En menor medida, las culturas vecinas del este bizantino y la España musulmana también hicieron contribuciones a la civilización medieval.

              La Caída de Roma. La civilización romana comenzó a deteriorarse desde aproximadamente el año 200 d.C. en adelante, aunque en el siglo IV (década del 300) hubo varios cambios exitosos de esta tendencia. A finales de la década de 400, la debilidad del Imperio, causada por la corrupción y otras tensiones, combinada con la presión bárbara del noreste, provocó un colapso catastrófico del gobierno romano. La parte oriental del Imperio continuó hasta la década de 1450 como el Imperio Bizantino con su propia civilización de base griega.

              La edad oscura. El colapso de la civilización romana en Europa occidental fue seguido por una Edad Oscura de invasión bárbara, asentamiento y supremacía, que duró alrededor de 300 años. Los nuevos reinos bárbaros incluían visigodos (España), ostrogodos (Italia), lombardos (Italia), francos (Francia) y los reinos anglosajones en Gran Bretaña. Todos estos reinos germánicos eventualmente se convirtieron al cristianismo católico y formaron una alianza con la Iglesia. Los principales factores civilizadores durante este período oscuro fueron la Iglesia cristiana y el sistema señorial.

              • La Iglesia preservó el aprendizaje y las artes, principalmente en las ciudades catedralicias y en las casas monásticas, que comenzaron a formarse después del año 500. También proporcionó un fuerte liderazgo y organización durante los años oscuros de caos y deterioro.
              • Señorialismo se construyó alrededor del núcleo de fincas ricas y poderosas, llamadas mansiones, que generalmente contenían una villa fortificada y tierras circundantes con las industrias asociadas. Juntos, estos elementos formaron una unidad virtualmente autónoma.

              El sacro imperio romano. El reino franco, que reemplazó gran parte de la antigua provincia romana de Galia, fue gobernado al principio por una línea de reyes fundada por el señor de la guerra Clovis y conocida como la dinastía merovingia.

              Varios siglos más tarde, el reino franco se convirtió en el modelo para la formación de la Europa medieval a través del liderazgo de Carlos el grande. Carlos conquistó las tierras cercanas de los lombardos y sajones, además de ayudar a los gobernantes cristianos del norte de España a empujar a los musulmanes más al sur. Era un administrador capaz y mantuvo unido su reino diverso a través de una estrecha organización y supervisión. Charles fomentó una renovación de las artes y el aprendizaje, conocida como el Renacimiento carolingio. Por sus éxitos y servicio a la Iglesia, Carlos fue coronado Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico en el año 800.

              El éxito de Charles & # x2019 en la reunificación de una parte considerable del antiguo territorio de Roma & # x2019 hizo que algunas personas abrigaran la esperanza de que Roma pudiera revivirse de forma permanente. Carlos & # x2019 Santo Imperio Romano Empezó a debilitarse, sin embargo, durante los últimos años de su reinado y, en la época de sus nietos, se dividió en tres porciones. A finales de la década de 800, el intento carolingio de revivir el imperio de Roma fue muy reducido y fragmentado, de modo que en el siglo X, Europa estaba nuevamente en modo de supervivencia cuando magiares, turcos y vikingos asaltaron, asentaron y extendieron el caos.

              En esta nueva situación, el liderazgo no lo proporcionaban los reyes, sino los nobles locales que gobernaban sus dominios de forma semiindependiente. La excepción a esta regla fue la Alemania del siglo X, donde Otto I dominó a sus nobles y recreó una versión del Sacro Imperio Romano Germánico durante un tiempo, hasta que la nobleza pudo reafirmar el control sobre sus propios dominios.

              El sistema bajo el cual se estableció y mantuvo el orden se conoce como feudalismo. Los señores otorgaron porciones de tierra, llamadas feudos, a los nobles a cambio de juramentos de lealtad y servicio. Estos hombres fueron llamados vasallos y gobernaron sus feudos y los siervos (campesinos y gente común) que vivían en ellos. Los nobles a menudo servían como caballería pesada, o caballeros, al servicio de un señor o vasallo. Con el tiempo, los caballeros desarrollaron un código de guerra y comportamiento, llamado caballería (el código del jinete), en el que el caballero cristiano ideal vivía en cortesía, honor y devoción religiosa.

              La Alta Edad Media. En el siglo XI, comenzaron a resurgir un liderazgo fuerte y una estabilidad en varios lugares, especialmente en Francia e Inglaterra. Por ejemplo, en 1066 el duque Guillermo de Normandía invadió Gran Bretaña y conquistó el reino anglosajón, haciéndose rey. Otorgó feudos a sus caballeros normandos y franceses, reemplazando en gran medida a la nobleza anglosajona. Su fuerte gobierno central convirtió a la Inglaterra normanda en el reino más estable de Europa.

              El tiempo entre 1000 y 1300 se considera a menudo como la Alta Edad Media. Durante estos años, los reyes y los nobles proporcionaron suficiente estabilidad para que la gente pudiera pensar más allá de la simple supervivencia. Se recuperó nueva tierra de los pantanos, los bosques (y en Holanda, incluso del mar). Aumentó la producción agrícola. El comercio floreció. Se formaron gremios comerciales para regular el comercio y garantizar los derechos de los comerciantes y comerciantes. Se introdujeron nuevos productos de Oriente Medio y más allá. Se establecieron grandes ferias comerciales anuales en toda Europa. La acuñación comenzó a reemplazar al trueque como medio de intercambio. La construcción de castillos hizo que los ataques a las tierras vecinas fueran difíciles y costosos. Tecnología avanzada, junto con planificación cívica básica.

              Durante este tiempo, el Papado y la Iglesia Católica alcanzaron una altura de poder y prestigio. Los papas y el clero podían imponer su voluntad a los nobles mediante la amenaza de excomunión. Desde Roma, el Vaticano administró un vasto imperio que incluía la mayor parte de Europa Occidental. La arquitectura gótica expresó su adoración a través de nuevos diseños y técnicas de construcción ambiciosos. Los católicos de toda Europa pudieron unirse en torno a la empresa común de las Cruzadas (1099 & # x2013 1297).

              Escolástica. Re-contacto con el Oriente bizantino y el mundo musulmán durante las Cruzadas, los escritos de los antiguos griegos, especialmente Aristóteles, fueron redescubiertos, estudiados y debatidos. Los eruditos se sintieron atraídos por la vida del saber, centrada en las principales catedrales. Este avance en la erudición se convirtió en escolasticismo, que intentó comprender y explorar todas las áreas temáticas bajo la guía de la teología. El escolasticismo judío (Maimónides) y el escolasticismo musulmán (Averroes) interactuaron y discutieron con escolásticos católicos, como Tomás de Aquino, sobre el significado y la aplicación del pensamiento aristotélico a los problemas contemporáneos. Los escolásticos cristianos debatieron si Aristóteles y otros pensadores griegos podrían ser útiles (o incluso compatibles) con el pensamiento y las enseñanzas cristianas. Las principales universidades, como Oxford, Cambridge y París, se fundaron gracias al trabajo de los escolásticos.

              Durante la Alta Edad Media, el feudalismo comenzó a perder su importante función como base de la sociedad. Las ciudades se revitalizaron y comenzaron a expandirse. Los campesinos comenzaron a abandonar la tierra, mudándose a las ciudades para encontrar una nueva vida. Los reyes y nobles fuertes podían permitirse el lujo de levantar ejércitos permanentes a través de los ingresos fiscales. Esto permitió a los reyes depender menos de los vasallos para el apoyo militar, lo que les permitió obtener un mayor control sobre sus dominios.

              La Baja Edad Media. El siglo XIV vio varios retrocesos en el progreso de la Alta Edad Media. La Guerra de los Cien Años entre Inglaterra y Francia (1337-1453) agotó los recursos de ambos países. Los estragos de la peste bubónica (1347 & # x2013 1350) mataron entre un cuarto y un tercio de la población de Europa & # x2019s. Estas cosas, junto con una serie de desastres naturales graves, hicieron que la población de Europa disminuyera y el progreso social se desacelerara drásticamente.

              En este período, el poder de la nobleza se redujo a medida que los reyes imponían su voluntad y establecían alianzas con los comerciantes de la creciente clase media. Estos fuertes gobiernos centrales dieron origen a las naciones de la Europa moderna. Al mismo tiempo, el poder y el prestigio del papado fueron dañados por la reacción popular a los reveses de las últimas cruzadas y por la negativa de los reyes a dejarse intimidar por las amenazas de excomunión del Vaticano. Movimientos como el liderado por Francisco de Asís para criticar la riqueza de la Iglesia Católica, iniciaron un replanteamiento de la práctica cristiana y la lealtad a la iglesia. El resurgimiento del punto de vista clásico conocido como humanismo comenzó a afianzarse en las universidades y otros lugares a medida que se cuestionaban y debatían los puntos de vista teológicos. Esto daría lugar al Renacimiento humanista que se inicia alrededor de 1400 en Italia.

              La Edad Media llegó a su fin a través de las innovaciones del Renacimiento, el descubrimiento y exploración de América y el drástico replanteamiento del cristianismo en la Reforma protestante. A mediados de la década de 1400, con el Renacimiento en plena floración, la Edad Media llegaría a su fin.