Información

Resoluciones de Kentucky y Virginia - Historia


1807 Leopardo contra Chesapeake

La fragata británica "Leopard" interceptó a la fragata estadounidense "Chesapeake" cuando salía de Hampton Roads hacia el Mediterráneo. El "Leopardo" exigió registrar el "Chesapeake" en busca de desertores. Cuando el comandante estadounidense se negó, el "Leopard" abrió fuego contra la desprevenida fragata estadounidense, obligándola a rendirse. Los británicos sacaron a cuatro marineros, uno de los cuales colgaron. El incidente casi inició una guerra con Gran Bretaña, pero se evitó la guerra y, en cambio, Jefferson siguió la ruta de embargar el comercio exterior.


A principios de 1807, un escuadrón británico estaba estacionado frente a la costa de Virginia. Estaban allí principalmente para interceptar fragatas francesas, que se habían refugiado en Annapolis, Maryland. De vez en cuando, los buques británicos hacían uso de las instalaciones portuarias estadounidenses. Los marineros británicos desertaban constantemente de sus barcos. Esto se convirtió en un gran irritante para los británicos. Se dijo que tres desertores se habían alistado en la fragata naval estadounidense "Chesapeake". Los británicos protestaron y el Secretario de Marina ordenó una investigación. Esta investigación confirmó que tres desertores del "Melampus" se habían alistado en el "Chesapeake", pero se determinó que los marineros eran estadounidenses que habían sido impresos ilegalmente. Esto se transmitió a los británicos y el asunto parecía haber llegado a su fin.

Sin embargo, el comandante británico a cargo del Atlántico Norte emitió una orden para registrar el "Chesapeake" en busca de desertores, si el barco se encontraba en el mar. El "Chesapeake" estaba comandado por el capitán Charles Gordon y tenía al comodoro Barron a bordo. El 22 de junio, el barco partió de Hampton Roads con rumbo al mar Mediterráneo. A las 15:30 horas, la fragata británica "Leopard" descendió ante el viento. La tripulación saludó al "Chesapeake" y dijo que tenía despachos para el comodoro Barron. Barron respondió: "Arrancaremos y puede enviar su bote a bordo de nosotros". A las 3:45 pm, el teniente Meade del "Leopard" llegó con la siguiente nota exigiendo que se entregara a los desertores británicos.

Dado que los desertores del Melampus no estaban en la lista presentada, el capitán Gordon creyó que su seguridad sería suficiente y envió una respuesta severa a los británicos.

Después de que el oficial británico se hubo marchado, Barron mostró las notas a sus otros oficiales. Si bien sintió que el asunto estaba cerrado, se dio cuenta de que era apropiado hacer alguna demostración de fuerza. Por lo tanto, Barron ordenó a Gordon que despejara la cubierta de armas. Desafortunadamente, tomó 30 minutos preparar el "Chesapeake" para la batalla, y el oficial británico regresó al barco solo cinco minutos después. Barron fue saludado. Tratando de obtener más tiempo para su tripulación, Barron respondió que no entendía. El "Leopard" luego disparó dos tiros a través de la proa del "Chesapeake", seguidos de una andanada completa casi a quemarropa. Luego, el Leopard arrojó dos andanadas más en el Chesapeake, cuando aún no estaba listo para responder. El comodoro Barron ordenó que se ondeara la bandera. Varios oficiales británicos subieron a bordo y capturaron a los tres desertores estadounidenses del Melampus. También encontró a un verdadero desertor británico, llamado Jenkin Ratford, que estaba sirviendo con un nombre falso, Ratford fue colgado más tarde.

El ataque al "Chesapeake" despertó a Estados Unidos en un fervor bélico. Si alguien menos Jefferson hubiera sido presidente, este incidente probablemente habría sido suficiente para comenzar una guerra.


Resoluciones de Kentucky y Virginia - Historia

Historia de los Estados Unidos
Pregunta del día
Respuesta y explicación de amplificador

Resoluciones de Kentucky y Virginia

Los actos de Alien & amp Sediton llevaron a una
respuesta airada de los demócratas-republicanos
(Fuente de imagen: Biblioteca del Congreso)

Las Leyes de Extranjería y Sedición patrocinadas por los federales llevaron a Thomas Jefferson y James Madison a redactar las Resoluciones de Kentucky y Virginia, las cuales afirmaban que el poder de determinar la autoridad de una ley del Congreso descansaba en

(A) los estados
(B) Congreso
(C) la Corte Suprema
(D) reuniones de la ciudad
(E) el presidente

Explicación:
La anulación, el concepto de que los estados tenían derecho a desobedecer las leyes del Congreso que consideraban inconstitucionales, se articuló por primera vez en las Resoluciones de Kentucky y Virginia como respuesta a las Leyes de Extranjería y Sedición. Jefferson y Madison establecieron una teoría de la relación de los estados con el gobierno federal que se convirtió en la base del movimiento de derechos de los estados que condujo a la secesión de los estados del sur en 1860.


RESOLUCIONES DE KENTUCKY

Un conjunto de propuestas formuladas porThomas Jeffersony aprobado por la legislatura estatal de Kentucky durante 1798 y 1799 en oposición a la promulgación de laactos de extraterrestre y sedición(1 Stat. 566, 570, 577, 596) por el Congreso.

Las Resoluciones de Kentucky atacaron la validez de las Leyes de Extranjería y Sedición, cuya promulgación fue una reacción al turbulento clima político de Francia a fines del siglo XVIII después de la Revolución Francesa. Los actos impusieron estrictos requisitos de residencia para obtener la ciudadanía estadounidense, facultaron al presidente para deportar o encarcelar a extranjeros que fueran considerados "peligrosos" y permitieron el enjuiciamiento penal de personas que pronunciaron discursos o escritos críticos o sediciosos contra el gobierno. Las resoluciones abogaban por una visión estrictamente construccionista del gobierno federal que trataba la Constitución como un acuerdo alcanzado entre los estados en cuanto a los poderes particulares que debía ejercer el gobierno central. El gobierno federal no puede actuar de ninguna manera a menos que esté específicamente autorizado para hacerlo en la Constitución. La promulgación de las Leyes de Extranjería y Sedición se consideró fuera de las competencias del Congreso y, por lo tanto, las leyes fueron nulas. Las resoluciones representaron el ejercicio del derecho del estado de Kentucky de declarar nulos los actos mediante la anulación (la declaración de que tales leyes no eran legalmente exigibles).

Una serie comparable de propuestas, las Resoluciones de Virginia, elaboradas por James Madison y aprobadas por la legislatura de Virginia en 1798, trataron las Leyes de Extranjería y Sedición de manera similar.

Las Resoluciones de Kentucky y Virginia no tuvieron ningún éxito real cuando se presentaron a otros estados para su adopción. Sin embargo, fueron importantes en la historia legal estadounidense porque encarnaron el choque entre dos principios de gobierno en competencia: los derechos de los estados y el federalismo.


Las Resoluciones

Thomas Jefferson y James Madison colaboraron en secreto en la redacción de diferentes resoluciones de protesta. [1] Estos fueron entregados a los aliados y aprobados por las legislaturas estatales de Virginia y Kentucky, pero otros estados se negaron a aprobar resoluciones similares. De hecho, varios estados denunciaron las resoluciones como inconstitucionales. Ambas resoluciones no solo condenaron las Leyes de Extranjería y Sedición como inconstitucionales, sino que también afirmaron que los estados individuales podrían anular las leyes federales consideradas inconstitucionales. Las Resoluciones de Virginia de Madison, que pronunciaron la teoría compacta, eran relativamente más suaves en términos que las Resoluciones de Kentucky de Jefferson, que establecían explícitamente los derechos de anulación de los estados.

Las Leyes de Extranjería y Sedición expiraron o fueron derogadas entre 1800 y 1802, después de que Jefferson fuera elegido para la presidencia.


Blog de historia de Ray City

En 1834, William A. Knight, Levi J. Knight, Hamilton W. Sharpe, John Blackshear, John McLean, John E. Tucker, William Smith dirigieron el esfuerzo para formar una Asociación de Derechos Estatales en Franklinville, GA, entonces sede del condado de Lowndes. . Lowndes, en ese momento incluía la mayor parte del actual condado de Berrien, y la comunidad establecida por el pionero de Wiregrass, Levi J. Knight, que se conocería como Ray City, GA. Al año siguiente, los ciudadanos de Lowndes se reunieron nuevamente para brindar por los Derechos de los Estados en Franklinville el Día de la Independencia (1835) En 1836, designarían su nueva sede de condado como Troupville, en honor al & # 8220 el gran apóstol de los derechos del estado & # 8221 George M. Troup.

El Partido de los Derechos del Estado de Georgia fue creado en 1833 por líderes prominentes del partido Troup, incluidos John M. Berrien, George R. Gilmer, William H. Crawford, William C. Dawson y Augustin S. Clayton. Los activistas de los derechos estatales estaban comprometidos con la noción de que los estados individuales podían ejercer la anulación de las leyes federales que consideraban objetables, aunque esta doctrina fue condenada por la Legislatura de Georgia y otros gobiernos estatales. Además, según los partidarios de los derechos estatales, los estados individuales estaban obligados por la Constitución solo en la medida en que consideraran que los estados agradables podían separarse de la Unión a voluntad. Estas ideas surgieron en respuesta a las Leyes de Extranjería y Sedición & # 8211 una especie de versión del siglo XVII de la Ley de Seguridad Nacional & # 8211 que los federalistas promulgaron cuando la guerra con Francia se vislumbraba en el horizonte.

Según la Biblioteca del Congreso:

Firmadas como ley por el presidente John Adams en 1798, las Leyes de Extranjería y Sedición consistían en cuatro leyes aprobadas por el Congreso controlado por los federalistas mientras Estados Unidos se preparaba para la guerra con Francia. Estos actos aumentaron el requisito de residencia para la ciudadanía estadounidense de cinco a catorce años, autorizaron al presidente a encarcelar o deportar a extranjeros considerados & # 8220 peligrosos para la paz y seguridad de los Estados Unidos & # 8221 y restringieron el discurso crítico del gobierno. Estas leyes fueron diseñadas para silenciar y debilitar al Partido Demócrata-Republicano. La reacción negativa a las Leyes de Extranjería y Sedición ayudó a contribuir a la victoria demócrata-republicana en las elecciones de 1800. El Congreso derogó la Ley de Naturalización en 1802, mientras que se permitió que las otras leyes expiraran. & # 8221

Las infracciones de las Leyes de Extranjería y Sedición habían llevado a Thomas Jefferson y James Madison a redactar secretamente las Resoluciones de Kentucky (1798) y Virginia (1799) que propusieron por primera vez el argumento de que las legislaturas estatales tenían derecho a anular los estatutos federales. En estas resoluciones se encuentran las semillas de la desunión que culminó en la Guerra Civil.

La convocatoria de 1834 de los activistas de los derechos estatales en el condado de Lowndes estuvo llena de retórica sobre las Resoluciones de Virginia y Kentucky, los intentos de anulación de Carolina del Sur y # 8217, la Proclamación de anulación de Andrew Jackson y # 8217 que disputaba el derecho de un estado a anular la ley federal, y el posterior Force Act, que autorizó el uso de la fuerza militar contra cualquier estado que se opusiera a la ley federal.

Diario de Georgia
3 de septiembre de 1834 & # 8212 página 3

De acuerdo con el acuerdo anterior, los ciudadanos del condado de Lowndes amistosos con los Derechos del Estado se reunieron en Franklinville el 4 de julio, con el propósito de formar una Asociación de Derechos del Estado & # 8211 cuando, por moción, Wm Smith fue llamado a la Presidencia, y John McLean nombrado Secretario. El objeto de la reunión fue luego explicado por Hamilton W. Sharpe, Esq. Se nombró un comité de cinco personas, a saber: HW Sharpe, John Blackshear, John McLean, John E. Tucker y Levi J. Knight, para redactar un preámbulo que expresara los sentimientos políticos de la reunión y una constitución para el gobierno. de la asociación.

A continuación, se levantó la sesión hasta el viernes 1 de agosto.

WM SMITH, presidente

John McLean, Secr & # 8217y

EL PARTIDO DE DERECHOS ESTATALES DEL CONDADO DE LOWNDES, se reunió de conformidad con el aplazamiento, el primer día de agosto, cuando Wm A. Knight fue nombrado presidente, Matthew Albritton y John J. Underwood vicepresidente y William Smith secretario y tesorero de actas. Se nombró un comité de tres personas para atender al presidente, notificarlo de su nombramiento y llevarlo a la presidencia, después de lo cual se dirigió a la reunión con considerable extensión.

El preámbulo y la Constitución solicitados, H. W. Sharpe, del Comité, informó lo siguiente, que fue adoptado por unanimidad.

Su Comité, a quien se le confió la confianza de preparar un Preámbulo y una Constitución para ser sometidos a esta reunión, para la formación de una Asociación de Derechos del Estado en el condado de Lowndes, le ruega que le dé permiso para presentar lo siguiente:

Esta reunión, que se convocó de conformidad con la solicitud de la reunión de Derechos del Estado que se formó en Milledgeville el 13 de noviembre pasado, es considerada por su comité como de suma importancia, para producir unanimidad de acción en apoyo de estos grandes principios conservadores de los Derechos del Estado hasta ahora de tanta importancia para postrar el espíritu de consolidación que se avecinaba. El triunfo de esos principios que tanto desear, exige en voz alta la formación de asociaciones locales y de condado, como el mejor medio para difundir esas grandes verdades políticas sostenidas por el ilustre Jefferson, afirmadas por las resoluciones de Virginia y Kentucky, y sancionadas por la patriotas mas puros de nuestro pais. El estado de los partidos políticos en Georgia, y en toda la Unión, pide en voz alta este concierto de acción para preservar todo lo que es querido por los hombres libres.

Parece haber un espíritu en el exterior en la tierra, que probablemente sea fatal para la libertad constitucional, y subversivo de las doctrinas republicanas de & # 821798 y & # 821799 y en su lugar se busca establecer doctrinas antagonistas, calculadas para cambiar nuestra instituciones políticas y destruir nuestros derechos civiles. Si estas doctrinas prevalecen, entonces adiós a la libertad y la soberanía del Estado. Entonces se destruirá el altar de nuestra fe política y se extinguirán sus glorias.

Nuestros oponentes, a saber, el autodenominado partido de la Unión de Georgia, profesarían disimuladamente estar de acuerdo con los puntos de vista del ilustre Jefferson y pretenderían hipócritamente adoptar, como regla de su fe, las resoluciones de Virginia y Kentucky de & # 821798 y & # 821799. Deben haber olvidado que esas afamadas resoluciones declaran: & # 8220 que al no existir un juez común, cada parte tiene derecho a juzgar por sí misma, así como de las infracciones como modo y medida de reparación. & # 8221 Ahora esto es la doctrina que profesamos creer entonces habría sido la doctrina de los Derechos de Estado del partido Unión, si no hubieran ido más lejos pero en una Resolución posterior, declaran que en caso de que el Congreso apruebe una ley inconstitucional, ningún Estado tiene derecho para juzgar cualquier cosa al respecto. Cómo se puede hacer que este último sentimiento esté de acuerdo con las Resoluciones de Virginia y Kentucky, dejamos que nuestros oponentes lo determinen.

Es claramente deducible de todo el tenor de sus procedimientos, que las doctrinas ultrafederales de la Proclamación del fatal 10 de diciembre de 1832 son aprobadas y apreciadas. Se sancionan las disposiciones tiránicas y despóticas del Force Bill, se aplaude a sus autores y partidarios y se niega la soberanía de su propio Estado. Entonces, si estas doctrinas finalmente resultan exitosas, deben resultar en el derrocamiento final de la libertad constitucional y el establecimiento de un despotismo consolidado sobre las ruinas de la soberanía estatal.

Si bien nuestros oponentes se dedican activa y celosamente a difundir y hacer circular estas doctrinas peligrosas, no escatiman esfuerzos en lanzar odio y reproche a aquellos de nosotros que somos amigos de los Derechos del Estado y la Soberanía del Estado. Los términos & # 8220rebel, & # 8221desunionist, & # 8221traidor & # 8217, y otros epítetos oprobiosos, se aplican con frecuencia a aquellos que ejercerían su influencia para detener al Gobierno Federal en su marcha hacia el poder absoluto y el despotismo. Nosotros, como parte del Partido de los Derechos del Estado de Georgia, desecharíamos estos epítetos y diríamos: que la posteridad juzgue quiénes son los amigos de la Unión y la libertad, cuando las transacciones de la actualidad se conviertan en asuntos de historia.

Ahora daremos nuestra opinión sobre algunos de los principales temas políticos, que parecen ser la línea divisoria entre los dos partidos ahora en Georgia.

Creemos que las doctrinas de la Proclamación del 10 de diciembre de 1832 son radicalmente erróneas y tendremos una tendencia a destruir los principios originales de nuestro gobierno, ya que reafirma las doctrinas del federalista de tiempos pasados ​​& # 8220 que los Estados de esta Confederación nunca tuvo una existencia separada que un Estado no tiene derecho a decidir sobre la constitucionalidad de cualquier acto del Congreso, ni a detener su progreso en sus propios límites.

Niega el derecho de secesión, incluso bajo las leyes más opresivas, sosteniendo que los estados no han retenido toda su soberanía, y que la lealtad de nuestros ciudadanos se debe a los Estados Unidos en primera instancia, y amenazando el empleo de la espada. y bayoneta para obligar a un Estado a someterse.

La aprobación de la ley calificó el proyecto de ley de fuerza como una medida prepotente, no autorizada por la Constitución. El presidente, pasando por alto sus principios anteriores, exige de un Congreso sumiso, su sanción de estos poderes y doctrinas extraordinarios, y los medios para llevarlos a cabo.

En ninguna ocasión anterior se ha ejercido la mano del poder sobre la Constitución de un país libre con una asunción más atrevida.

Con el pretexto de recaudar los ingresos, ha abolido de un solo golpe los gobiernos estatales, ha conferido al presidente poderes ilimitados y ha puesto a su disposición el ejército, la marina y la milicia de los Estados Unidos, no sólo para ser utilizados en su propio capricho, pero también lo autoriza a conferir este poder a un diputado Marshall, o quien considere apropiado. También le da el poder de hacer una Aduana en un barco de guerra, y colocarla a la entrada de cualquier puerto que crea conveniente, allí para exigir en la boca de un cañón, en nombre de los duites, las ganancias honestas. del trabajador, y otorgar el dinero como recompensa por el señor fabricante. Las disposiciones de esta ley son una vergüenza para nuestro Libro de Estatutos y un monumental del espíritu servil del 22º Congreso, y deberían ser arrancadas de nuestros archivos públicos y entregadas a las llamas que consumieron los registros de la especulación de Yazoo.

Su Comité, sin embargo, no puede sino esperar que aún exista un espíritu redentor entre el pueblo de este Gobierno, para frenar los rápidos pasos del poder absoluto que amenaza a nuestras instituciones con un cambio de República a Despotismo.

Para que se pueda promover la doctrina de los Derechos del Estado y los Remedios del Estado, nosotros, sus amigos y defensores del condado de Lowndes, pensamos que es de suma importancia organizar una Asociación que actúe en concierto con el Comité Central y todas las Asociaciones de similar naturaleza. amable.

Por lo tanto, se resuelva, Que es conveniente formar una Asociación de Derechos Estatales basada en las doctrinas de las Resoluciones de Virginia y Kentucky de & # 821798 y & # 821799, según lo expresado y defendido por el Sr. Jefferson y otros republicanos de ese país. día.

En cumplimiento del deber impuesto a su Comisión, presentarán respetuosamente las siguientes

CONSTITUCIÓN

Arte. 1. Esta Asociación se conocerá como Asociación de Derechos Estatales del condado de Lowndes, y tendrá por objeto la difusión de una sana doctrina política, basada en la doctrina republicana de & # 821798 y & # 821799, según lo expresado por el Sr. Jefferson y otros patriotas.

Arte. 2. Los cargos de esta Asociación serán un Presidente, dos Vicepresidentes y un Secretario, quien también actuará como Tesorero.

Arte. 3. El Presidente desempeñará las funciones propias de dicho cargo en todas las Asociaciones de tipo similar, convocará reuniones de la Asociación y nombrará Comités y, en su ausencia, presidirá uno de los Vicepresidentes.

Arte. 4. El Secretario llevará una cuenta correcta de los procedimientos de la Asociación.

Arte. 5. Cualquier persona puede afiliarse a esta Asociación mediante la firma de la Constitución.

Arte. 6. Esta Constitución puede ser alterada o enmendada por dos tercios de la Asociación, en cualquier reunión anual.

Arte. 7. Los oficiales de esta Asociación serán elegidos el 4 de julio de cada año, a menos que caiga en sábado, el sábado anterior.

Por moción de H. W. Sharpe, Esq. era

Se resuelve, Que se solicite respetuosamente a los documentos de Derechos del Estado en Milledgeville que publiquen los precedentes de esta reunión.

Se resuelve, Que se ordene a los Editores del Registro Sur que impriman cien copias del Preámbulo y la Constitución adoptados por esta Asociación para distribuir entre la gente de este condado, y remitir su cuenta para el pago al Secretario de Registro.

La Asociación suspendió la sesión para reunirse en Franklinville, el viernes antes del primer lunes de octubre próximo.

WILLIAM A. KNIGHT, Presidente

WILLIAM SMITH, Secretario

De Georgia Journal, 3 de septiembre de 1834 & # 8212 página 3

Georgia Journal, 3 de septiembre de 1834 & # 8212 página 3

1834 William A. Knight es elegido presidente de la Asociación de Derechos Estatales del Condado de Lowndes en Franklinville, GA. Los miembros incluyen a Levi J. Knight, Hamilton Sharpe, William Smith, Matthew Albritton, John J. Underwood, John McLean, John E. Tucker, John Blackshear

1834 William A. Knight es elegido presidente de la Asociación de Derechos Estatales del Condado de Lowndes en Franklinville, GA. Los miembros incluyen a Levi J. Knight, Hamilton Sharpe, William Smith, Matthew Albritton, John J. Underwood, John McLean, John E. Tucker, John Blackshear


Resoluciones de Kentucky y Virginia - Historia

los Resoluciones de Kentucky y Virginia (o Resuelve) fueron declaraciones políticas redactadas en 1798 y 1799, en las que las legislaturas de Kentucky y Virginia tomaron la posición de que las Leyes de Extranjería y Sedición federales eran inconstitucionales. Las resoluciones argumentaron que los estados tenían el derecho y el deber de declarar inconstitucional cualquier acto del Congreso que no estuviera autorizado por la Constitución. Al hacerlo, defendieron los derechos de los estados y el construccionismo estricto de la Constitución. Las Resoluciones de Kentucky y Virginia de 1798 fueron escritas en secreto por el vicepresidente Thomas Jefferson y James Madison, respectivamente.

Los principios establecidos en las resoluciones se conocieron como los "Principios del 98". Los partidarios argumentan que los estados pueden juzgar la constitucionalidad de las leyes y decretos del gobierno central. Las Resoluciones de Kentucky de 1798 argumentaron que cada estado individual tiene el poder de declarar que las leyes federales son inconstitucionales y nulas. La Resolución de Kentucky de 1799 agregó que cuando los estados determinan que una ley es inconstitucional, la anulación por parte de los estados es el remedio adecuado. Las Resoluciones de Virginia de 1798 se refieren a la "interposición" para expresar la idea de que los estados tienen derecho a "interponerse" para prevenir el daño causado por leyes inconstitucionales. Las Resoluciones de Virginia contemplan la acción conjunta de los estados.

Las Resoluciones habían sido controvertidas desde su aprobación, provocando la desaprobación de diez legislaturas estatales. El historiador Ron Chernow evaluó el daño teórico de las resoluciones como "profundo y duradero. Una receta para la desunión". [1] George Washington estaba tan consternado por ellos que le dijo a Patrick Henry que si "los perseguían de manera sistemática y pertinaz", "disolverían la unión o producirían coacción". [1] Su influencia repercutió hasta la Guerra Civil y más allá. [2] En los años previos a la Crisis de Anulación, las resoluciones dividieron a los demócratas jeffersonianos, con defensores de los derechos de los estados como John C. Calhoun apoyando los Principios del 98 y el presidente Andrew Jackson oponiéndose a ellos. Años más tarde, la aprobación de la Ley de esclavos fugitivos de 1850 llevó a los activistas contra la esclavitud a citar las Resoluciones para respaldar sus llamados a los estados del norte para anular lo que consideraban una aplicación inconstitucional de la ley. [3]

Escrito de forma anónima por Jefferson y patrocinado por su amigo John Breckinridge, las resoluciones de Kentucky fueron aprobadas por la legislatura de ese estado el 16 de noviembre de 1798. Los principales argumentos de Jefferson eran que el gobierno nacional era un pacto entre los estados, que cualquier ejercicio de autoridad no delegada en su parte era inválida y que los estados tenían derecho a decidir cuándo se habían infringido sus poderes y determinar el modo de reparación. Por lo tanto, las resoluciones de Kentucky declararon que las Leyes de Extranjería y Sedición eran "nulas y sin fuerza".

Las resoluciones elaboradas por Madison, aunque son las mismas en sustancia que las de Jefferson, fueron más moderadas. Aprobada por la legislatura de Virginia el 24 de diciembre de 1798, afirmaron la autoridad estatal para determinar la validez de la legislación federal y declararon inconstitucionales las leyes.

Las Resoluciones de Virginia y Kentucky fueron principalmente protestas contra las limitaciones a las libertades civiles contenidas en las Leyes de Extranjería y Sedición en lugar de expresiones de una teoría constitucional en toda regla. Las referencias posteriores a las resoluciones como autoridad para las teorías de anulación y secesión eran inconsistentes con los objetivos limitados buscados por Jefferson y Madison al redactar sus protestas.

Las causas que llevaron a las resoluciones de Kentucky y Virginia se extinguieron, y las Leyes de Extranjería y Sedición fueron derogadas, pero los argumentos que Jefferson presentó en ese momento se recordarían más tarde cuando la nación debatió qué camino seguir en el tema de la esclavitud. Cuando en 1832, Madison descubrió que sus palabras en la resolución de Virginia se estaban utilizando para respaldar la posición de anulación adoptada por Carolina del Sur, negó que alguna vez hubiera sido su intención o la de Jefferson ver la anulación real, y si hubieran pensado que esto podría ocurrir una distorsión de su significado, habrían usado un lenguaje diferente.

En 1798, el Congreso de los Estados Unidos aprobó cuatro leyes, conocidas colectivamente como Leyes de Extranjería y Sedición. Estos actos impusieron nuevas restricciones a los extranjeros que vivían en los EE. UU. E hicieron ilegal hacer declaraciones falsas o difamatorias sobre el gobierno federal o el presidente.

Los miembros del Partido Demócrata-Republicano creían que las Leyes de Extranjería y Sedición tenían como objetivo silenciarlos a ellos y a sus partidarios.

La legislatura del estado de Kentucky aprobó una resolución impugnando las Leyes de Extranjería y Sedición el 16 de noviembre de 1798. Aprobó otra el 3 de diciembre de 1799. Las dos leyes se conocen como Resoluciones de Kentucky.

Thomas Jefferson fue el autor secreto de las Resoluciones de Kentucky.

La legislatura del estado de Virginia aprobó una resolución impugnando las Leyes de Extranjería y Sedición el 24 de diciembre de 1798.

James Madison fue el autor secreto de la Resolución de Virginia.

Jefferson y Madison colaboraron en la redacción de las resoluciones.

Jefferson y Madison impugnaron las Leyes de Extranjería y Sedición con el argumento de que iban más allá de los poderes otorgados específicamente al gobierno federal en la Constitución de los Estados Unidos. Tal extensión del poder federal fue una usurpación de los derechos de los estados.

Jefferson y Madison argumentaron que Estados Unidos se formó como un pacto entre los estados y que la Constitución estableció las reglas de ese pacto. Si el gobierno federal, posteriormente, aprobaba una legislación que iba más allá de los poderes específicamente delegados en la Constitución, entonces la legislación era nula y sin valor. La idea de que los estados podrían declarar nula la legislación federal se conoce como la doctrina de la anulación.

Virginia y Kentucky pidieron a los otros estados que apoyaran el concepto de anulación mediante la promulgación de leyes que condenaran las Leyes de Extranjería y Sedición, pero ninguno de los otros estados cumplió.

Aunque ningún otro estado apoyó las Resoluciones de Virginia y Kentucky en ese momento, algunos estados invocaron las ideas de Jefferson y Madison más tarde, defendiendo sus posiciones con respecto a la Ley de Embargo de 1807, la Guerra de 1812, los aranceles federales y, más notablemente, la cuestión de la esclavitud.


Las Resoluciones de Virginia y Kentucky de 1798

¿Había un remedio constitucional —una solución que no fuera la secesión o la revolución violenta— para oponerse a leyes como las Leyes de Extranjería y Sedición? Figuras como el senador de Massachusetts Daniel Webster y el juez de la Corte Suprema Joseph Story (y más tarde Abraham Lincoln) no lo creían así. Dado que suscribieron una teoría nacionalista de la Unión, cuya creencia central era que la Constitución no era un pacto entre estados soberanos sino que había sido adoptada por el pueblo estadounidense en conjunto, esto les pareció una revuelta ilegal de una parte arbitraria de la Unión. el pueblo más que como un ejercicio de autoridad por parte de un organismo soberano.

Webster dio peso a su argumento en su famoso discurso de 1833 "La Constitución no es un pacto entre Estados soberanos". Señaló las palabras de la Constitución: ¿No decía Nosotros, el Pueblo, y no Nosotros, los Estados, ordenamos?
y establecer esta Constitución? Pero la exégesis de Webster del preámbulo de la Constitución es defectuosa. De hecho, la Constitución tal como se redactó originalmente decía "Nosotros, los Estados". Esta redacción fue eliminada por razones prácticas por la comisión de estilo. Dado que nadie podía saber de antemano qué estados ratificarían la Constitución y cuáles no, tenía poco sentido enumerar todos los estados por nombre antes de que cada uno tomara su decisión. La frase sustituta "Nosotros, el pueblo de los Estados Unidos" se refería no a un solo pueblo estadounidense tomado en conjunto, sino al pueblo de Massachusetts, al pueblo de Virginia, al pueblo de Georgia; en otras palabras, al pueblo del varios estados.

El hecho de que este cambio textual haya sido aceptado por unanimidad demuestra que no podría haber tenido la intención de alterar la naturaleza de la Unión. Si el nuevo texto hubiera significado realmente lo que Webster afirmó más tarde, se habría producido un debate vocal y prolongado. Ciertamente no habría sido aprobado por unanimidad.


Historia de las resoluciones [editar]

Había dos conjuntos de Resoluciones de Kentucky. La legislatura del estado de Kentucky aprobó la primera resolución el 16 de noviembre de 1798 y la segunda el 3 de diciembre de 1799. Jefferson escribió las Resoluciones de 1798. El autor de las Resoluciones de 1799 no se conoce con certeza. [4]

James Madison escribió el Resolución de Virginia. La legislatura del estado de Virginia lo aprobó el 24 de diciembre de 1798.

Las Resoluciones de Kentucky de 1798 establecieron que los actos del gobierno nacional más allá del alcance de sus poderes constitucionales son & # 8220 no autorizados, nulos y sin fuerza & # 8221. Si bien el borrador de Jefferson de las Resoluciones de 1798 había afirmado que cada estado tiene el derecho de & # 8220 anulación & # 8221 de las leyes inconstitucionales, [5] ese lenguaje no apareció en la forma final de esas Resoluciones. En lugar de pretender anular las Leyes de Extranjería y Sedición, las Resoluciones de 1798 instaron a los otros estados a unirse a Kentucky & # 8220 para declarar estas leyes nulas y sin fuerza & # 8221 y & # 8220 al solicitar su derogación en la próxima sesión del Congreso & # 8221 . Jefferson en un momento redactó una amenaza para que Kentucky se separara, pero la eliminó del texto.

Las Resoluciones de Kentucky de 1799 se redactaron para responder a los estados que habían rechazado las Resoluciones de 1798. Las Resoluciones de 1799 utilizaron el término & # 8220 anulación & # 8220, que había sido eliminado del borrador de Jefferson & # 8217s de las Resoluciones de 1798, resolviendo: & # 8220 Que los varios estados que formaron [la Constitución], siendo soberanos e independientes, tienen el derecho incuestionable juzgar su infracción y, que una anulación, por parte de esas soberanías, de todos los actos no autorizados realizados bajo el pretexto de ese instrumento, es el remedio legítimo. & # 8221 Las Resoluciones de 1799 no afirmaron que Kentucky se negaría unilateralmente a hacer cumplir el Extranjero y Sedition Acts. Rather, the 1799 Resolutions to declared that Kentucky “will bow to the laws of the Union” but would continue “to oppose in a constitutional manner” the Alien and Sedition Acts. The 1799 Resolutions concluded by stating the Kentucky was entering its “solemn protest” against those Acts.

The Virginia Resolution did not refer to “nullification”, but instead used the idea of “interposition” by the states. The Resolution stated that when the national government acts beyond the scope of the Constitution, the states “have the right, and are in duty bound, to interpose, for arresting the progress of the evil, and for maintaining, within their respective limits, the authorities, rights and liberties, appertaining to them”. The Virginia Resolution did not indicate what form this “interposition” might take or what effect it would have. The Virginia Resolutions appealed to the other states for agreement and cooperation.

Numerous scholars (including Koch and Ammon) have noted that Madison had the words “void, and of no force or effect” excised from the Virginia Resolutions before adoption. Madison later explained that he did this because an individual state does not have the right to declare a federal law null and void. Rather, Madison explained that “interposition” involved a collective action of the states, not a refusal by an individual state to enforce federal law, and that the deletion of the words “void, and of no force or effect” was intended to make clear that no individual state could nullify federal law. [6]

The Kentucky Resolutions of 1799, while claiming the right of nullification, did not assert that individual states could exercise that right. Rather, nullification was described as an action to be taken by “the several states” who formed the Constitution. The Kentucky Resolutions thus ended up proposing joint action, as did the Virginia Resolution. [7]

The Resolutions joined the foundational beliefs of Jefferson’s party and were used as party documents in the 1800 election. As they had been shepherded to passage in the Virginia House of Delegates by John Taylor of Caroline, [8] they became part of the heritage of the “Old Republicans“. Taylor rejoiced in what the House of Delegates had made of Madison’s draft: it had read the claim that the Alien and Sedition Acts were unconstitutional as meaning that they had “no force or effect” in Virginia – that is, that they were void. Future Virginia Governor and U.S. Secretary of War James Barbour concluded that “unconstitutional” included “void, and of no force or effect”, and that Madison’s textual change did not affect the meaning. Madison himself strongly denied this reading of the Resolution. [9]

The long-term importance of the Resolutions lies not in their attack on the Alien and Sedition Acts, but rather in their strong statements of states’ rights theory, which led to the rather different concepts of nullification and interposition.

Responses of other states [ edit ]

The resolutions were submitted to the other states for approval, but with no success. Seven states formally responded to Kentucky and Virginia by rejecting the Resolutions [10] and three other states passed resolutions expressing disapproval, [11] with the other four states taking no action. No other state affirmed the resolutions. At least six states responded to the Resolutions by taking the position that the constitutionality of acts of Congress is a question for the federal courts, not the state legislatures. For example, Vermont’s resolution stated: “It belongs not to state legislatures to decide on the constitutionality of laws made by the general government this power being exclusively vested in the judiciary courts of the Union.” [12] In New Hampshire, newspapers treated them as military threats and replied with foreshadowings of civil war. “We think it highly probable that Virginia and Kentucky will be sadly disappointed in their infernal plan of exciting insurrections and tumults,” proclaimed one. The state legislature’s unanimous reply was blunt:

Resolved, That the legislature of New Hampshire unequivocally express a firm resolution to maintain and defend the Constitution of the United States, and the Constitution of this state, against every aggression, either foreign or domestic, and that they will support the government of the United States in all measures warranted by the former.

That the state legislatures are not the proper tribunals to determine the constitutionality of the laws of the general government that the duty of such decision is properly and exclusively confided to the judicial department. [13]

Alexander Hamilton, then building up the army, suggested sending it into Virginia, on some “obvious pretext”. Measures would be taken, Hamilton hinted to an ally in Congress, “to act upon the laws and put Virginia to the Test of resistance”. [14]

The Report of 1800 [ edit ]

On January 1800, the Virginia General Assembly passed the Report of 1800, a document written by Madison to respond to criticism of the Virginia Resolution by other states. The Report of 1800 reviewed and affirmed each part of the Virginia Resolution, affirming that the states have the right to declare that a federal action is unconstitutional. The Report went on to assert that a declaration of unconstitutionality by a state would be an expression of opinion, without legal effect. The purpose of such a declaration, said Madison, was to mobilize public opinion and to elicit cooperation from other states. Madison indicated that the power to make binding constitutional determinations remained in the federal courts:

It has been said, that it belongs to the judiciary of the United States, and not the state legislatures, to declare the meaning of the Federal Constitution. … [T]he declarations of [the citizens or the state legislature], whether affirming or denying the constitutionality of measures of the Federal Government … are expressions of opinion, unaccompanied with any other effect than what they may produce on opinion, by exciting reflection. The expositions of the judiciary, on the other hand, are carried into immediate effect by force. The former may lead to a change in the legislative expression of the general will possibly to a change in the opinion of the judiciary the latter enforces the general will, whilst that will and that opinion continue unchanged. [15]

Madison then argued that a state, after declaring a federal law unconstitutional, could take action by communicating with other states, attempting to enlist their support, petitioning Congress to repeal the law in question, introducing amendments to the Constitution in Congress, or calling a constitutional convention.

However, in the same document Madison explicitly argued that the states retain the ultimate power to decide about the constitutionality of the federal laws, in “extreme cases” such as the Alien and Sedition Act. The Supreme Court can decide in the last resort only in those cases which pertain to the acts of other branches of the federal government, but cannot takeover the ultimate decision making power from the states which are the “sovereign parties” in the Constitutional compact. According to Madison states could override not only the Congressional acts, but also the decisions of the Supreme Court:

The resolution supposes that dangerous powers, not delegated, may not only be usurped and executed by the other departments, but that the judicial department, also, may exercise or sanction dangerous powers beyond the grant of the Constitution and, consequently, that the ultimate right of the parties to the Constitution, to judge whether the compact has been dangerously violated, must extend to violations by one delegated authority as well as by another–by the judiciary as well as by the executive, or the legislature. However true, therefore, it may be, that the judicial department is, in all questions submitted to it by the forms of the Constitution, to decide in the last resort, this resort must necessarily be deemed the last in relation to the authorities of the other departments of the government not in relation to the rights of the parties to the constitutional compact, from which the judicial, as well as the other departments, hold their delegated trusts. On any other hypothesis, the delegation of judicial power would annul the authority delegating it and the concurrence of this department with the others in usurped powers, might subvert forever, and beyond the possible reach of any rightful remedy, the very Constitution which all were instituted to preserve. [dieciséis]

Madison later strongly denied that individual states have the right to nullify federal law. [17]


Kentucky and Virginia Resolutions - History

United States History Question of the Day
Answer and Explanation


John C. Calhoun, author of the 1828
"South Carolina Exposition and Protest"
(Source: Wikimedia Commons --public domain)

Both the "South Carolina Exposition and Protest" and the Kentucky and Virginia Resolutions were concerned with

States' rights is based on the concept of nullifcation, the idea that a state can choose to disobey a federal law it finds unconstitutional, which was first developed by Thomas Jefferson and James Madison during the crisis caused by the passage of the Federalist Party-sponsored Alien and Sedition Acts. John C. Calhoun built on this argument in his "South Carolina Exposition and Protest" in the struggle that developed between South Carolina and the federal government over tariffs and state vs. federal powers. When the southern states seceded to form the Confederacy in 1861, the sentiments of nullification and states' rights provided the ideological framework for the new government.

You can visit the U.S. History Resources website to find other aids for students and teachers, including lectures, charts, links, and short quizzes.

If you would like to unsubscribe from this list, please send an email with the subject "Unsubscribe."


The Virginia and Kentucky Resolutions

The response of Thomas Jefferson and James Madison to the passage of the Alien and Sedition Acts.

The Resolutions and the Authors

When the Alien and Sedition Acts were passed there were many who supported the actions of John Adams administration while others were profoundly opposed to the measures. Thomas Jefferson and James Madison were among those who found the acts egregious. They undertook to write responses for the states of Virginia and Kentucky. In Kentucky Thomas Jefferson’s resolve was sponsored by John Breckenridge, in Virginia Madison’s was sponsored by John Taylor. In both cases the authorship was secret to the public.

Madison and Jefferson were upset about the unconstitutional nature of the acts. The Bill of Rights was still in its infancy and yet the temptation to override the Constitution was too much for the Federalists it smacked of tyranny. The resolves outlined what appropriate action could be taken by the states when such events presented themselves. With the two states adopting the measures the content of the resolves became the source of much debate.

Compact Theory

Outlined in the resolutions was the Compact Theory of government. They claimed that each state gave its sovereignty to the United States while the government worked to serve the needs of the states. When the government ceased to function for the good of the state they could withdraw from the compact and choose another path. Controversial at the time it became explosive when coupled with the concept of nullification. After the passage of the 1798 Kentucky resolution there was much criticism of the concepts. In response Jefferson authored a second resolve in 1799.

Nullification

The second act in Kentucky outlined the concept of nullification. If the individual state felt as though an act of Congress was unconstitutional they had the right, claimed Jefferson, to nullify the act. He wrote “that the several states who formed that instrument being sovereign and independent, have the unquestionable right to judge of the infraction.” At the time the courts had not yet been defined as the ultimate authority in the case of constitutional questions. This argument would resurface later when the southern states threatened and eventually seceded after the election of Lincoln in 1860.

Concerns and Conclusion

Adherence to the constitution was essential to the survival of the Union the two believed. By taking liberties the Adams and the other Federalists were dismantling what they had fought for. For Madison the potential for disaster was clear “if an indifference were now shown to the palpable violation of one of the rights thus declared and secured and to the establishment of a precedent which may be fatal to the other.”

In the end neither resolve was responsible for the direct repeal of the acts, but they did begin polarizing arguments that led to the Election of 1800. The Republican Jefferson would win that election and with his success came repeal or the scheduled expiration of the acts he found so dangerous.


Ver el vídeo: US Regents Review: Video #16: States Rights The VA and KY Resolutions (Noviembre 2021).