Información

Caricaturistas estadounidenses


Las mejores caricaturas editoriales del año están disponibles en Amazon.


Dibujos animados de Warner Bros.

Warner Bros. Cartoons, Inc. (también conocido como Animación clásica de Warner Bros. y apodado Terraza de termitas) fue la división interna de Warner Bros. durante la Edad de Oro de la animación estadounidense. Uno de los estudios de animación más exitosos en la historia de los medios estadounidenses, fue el principal responsable de la Looney Tunes y Melodías de Merrie temas cortos de dibujos animados teatrales. Los personajes que aparecen en estos dibujos animados, incluidos Bugs Bunny, Daffy Duck, Porky Pig, Sylvester y Tweety, se encuentran entre los personajes más famosos y reconocibles del mundo. Muchos de los miembros del personal creativo del estudio, incluidos directores y animadores como Chuck Jones, Friz Freleng, Robert McKimson, Tex Avery, Robert Clampett, Arthur Davis y Frank Tashlin, son considerados figuras importantes en el arte y la historia de la animación tradicional. .

Warner Bros. Cartoons fue fundada en 1933 como Producciones Leon Schlesinger, una empresa independiente que produjo el popular Looney Tunes y Melodías de Merrie temas cortos animados para su lanzamiento por Warner Bros. Pictures. En 1944, Leon Schlesinger vendió el estudio a Warner Bros., quien continuó operándolo como Warner Bros.Cartoons, Inc. hasta 1963. Looney Tunes y Melodías de Merrie fueron subcontratados brevemente al estudio DePatie – Freleng Enterprises de Freleng desde 1964 hasta 1967. El estudio de Warner Bros. Cartoons reabrió brevemente en 1967 antes de cerrar sus puertas definitivamente dos años más tarde, en 1969.


Humor seco: la visión de los caricaturistas estadounidenses sobre la prohibición

Si uno cree en el viejo adagio de que el periodismo es solo la primera edición de la historia, debe ser cierto que las caricaturas políticas publicadas en los periódicos son una de las manifestaciones más vibrantes de la historia en ciernes. Los historiadores han sido notablemente laxos en el uso del medio de dibujos animados para la investigación histórica, pero, felizmente, eso está cambiando gradualmente a medida que aumenta la conciencia del valor de los dibujos animados como recurso básico. Como historiador americanista, me fascina la forma en que es posible seguir un evento a través de las caricaturas que se produjeron a medida que se desarrollaba el evento, a menudo durante años. Con las caricaturas producidas al mismo tiempo que el evento, no tenemos nada de la retrospectiva que pueda nublar gran parte de la interpretación histórica: vemos la situación tal como la veía la gente de la época.

En la década de 1920, Estados Unidos fue bendecido con, posiblemente, algunos de los dibujantes más talentosos del mundo. Artistas como Rollin Kirby, Jay "Ding" Darling, Daniel Fitzpatrick y John McCutcheon eran nombres muy conocidos en ese momento y todavía se consideran algunos de los mejores exponentes del género. Liberados de las restricciones impuestas por el gobierno que les impusieron durante la Primera Guerra Mundial (las caricaturas se produjeron solo con fines propagandísticos), ellos y sus compañeros aprovecharon al máximo la libertad que se les había otorgado. Una de las consecuencias directas de la guerra fue la Conferencia de Paz de París, de la que surgió el Tratado de Versalles y, como parte integral, las propuestas para la formación de la Sociedad de Naciones. La decisión final de Estados Unidos de no unirse a la incipiente Liga generó una inmensa cantidad de caricaturas, tanto a favor como en contra de unirse a la Liga, pero hubo otros eventos importantes que tuvieron lugar en los Estados Unidos que, tal vez, interesaron a los estadounidenses más que el arcano debate de la Liga de las Naciones. . El 19. La enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, que otorgó el voto a las mujeres, se convirtió en ley en 1920 y generó muchas caricaturas, pero el tema de la posguerra que produjo la mayoría de las caricaturas fue la aprobación del 18. Enmienda, que también se convirtió en ley en 1920. La prohibición de la fabricación, el transporte y la venta (¡pero no la compra!) De alcohol tenía como objetivo producir una fuerza laboral sobria y feliz y acabar con los males sociales asociados con el consumo de alcohol. Por supuesto, sabemos que el "noble experimento", como lo denominó el presidente Herbert Hoover, fue un fracaso desastroso, que llevó al ascenso de Al Capone y otros notorios contrabandistas y gánsteres, pero Estados Unidos en 1920 no podía prever eso. Los caricaturistas simplemente estaban reflejando su propia opinión y la del público sobre el tema, ¡y no todos con desaprobación! La introducción de la Prohibición fue recibida calurosamente en muchos sectores. Que finalmente fracasara se debió a facetas criminales insospechadas de la naturaleza humana que los autores (aunque altruistas) de la Ley Volstead no vieron.

La caricatura de Rollin Kirby es, quizás, la imagen más famosa y perdurable de la era de la Prohibición en Estados Unidos. Kirby "inventó" al Sr. Dry, el mordaz gozo mordaz con bata negra que representaba los peores elementos de los prohibicionistas. Esta imagen fue rápidamente adoptada por otros dibujantes y se puede ver en dibujos de toda la era de la Prohibición. Es un excelente ejemplo del desarrollo de un icono de dibujos animados.

Los dibujantes estaban dispuestos a captar una buena idea producida por un compañero artista, siempre que esa imagen fuera fácil y fácilmente comprendida por el público, algo esencial en cualquier caricatura. Obviamente, Kirby y los demás que usaron la imagen no estaban a favor de la Prohibición, ¡o, al menos, los defensores más aguafiestas de ella! . Mucha gente, por supuesto, estaba en contra de la Prohibición, viendo el alcohol como un producto puramente natural para ser disfrutado y apreciado como tal. La prohibición se convirtió en un problema en todas las elecciones presidenciales hasta su derogación en 1933, y la caricatura 4 muestra al burro demócrata olfateando con sospecha una botella etiquetada como "Gobernador Smith de Nueva York". Al Smith, un candidato potencial para la nominación demócrata de 1924, era un conocido "mojado", es decir, un anti-prohibicionista. Si bien la gente podría, en privado, desaprobar la Prohibición, en ese momento ningún partido político podría ser visto públicamente para apoyar a un anti-prohibicionista, y el gobernador Smith no fue debidamente nominado. Por supuesto, el presidente demócrata, Woodrow Wilson, estableció la Prohibición, y Smith también era demócrata, pero esto no significa que los demócratas fueran el único partido dividido sobre el tema. El sucesor republicano de Wilson, el desafortunado Warren Harding, era conocido como un mojado del 'armario' que abrazó públicamente la Prohibición, mientras seguía sirviendo alcohol a sus amigos en la Casa Blanca.

El hecho de que la Prohibición finalmente fracasara se debe a muchas causas, la más importante de las cuales fue, probablemente, la voluntad política y legal insuficiente para garantizar su éxito. Los caricaturistas simplemente contaron la historia como ellos, como individuos, la vieron, y han proporcionado a los historiadores un registro único y vibrante de un período fascinante en la historia de Estados Unidos.

& copy 2015 Political Cartoon Gallery, 16 Lower Richmond Road, Putney, Londres SW15 1JP.
Número de teléfono: +44 (0) 208789 0111
Términos y condiciones, privacidad, envío y políticas de devolución de amp


El decano de los caricaturistas estadounidenses


El ex alumno de Purdue, John McCutcheon, produjo sátira política y comentarios sociales para el Chicago Tribune, y presentó historias del extranjero, desde 1903 hasta 1946.

El graduado de Purdue, John Tinney McCutcheon, ha sido llamado "El decano de los caricaturistas estadounidenses".

Conocido por su política liberal y su vehemente oposición a la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, McCutcheon ganó el Premio Pulitzer por un comentario sobre la situación en casa. En la caricatura ganadora ("Un economista sabio hace una pregunta"), publicada en El Chicago Tribune En 1932, una ardilla le pregunta a un hombre que fuma en un banco del parque por qué no ahorró para el futuro. El hombre, que está etiquetado como "víctima de la quiebra del banco", responde: "Lo hice".

Nacido en la ciudad de South Raub en el condado de Tippecanoe en 1870, McCutcheon fue a la cercana Purdue, donde editó el periódico escolar y el anuario y participó activamente en su fraternidad. El célebre humorista y compañero de Hoosier George Ade también era hermano de Sigma Chi, y los dos comenzaron una colaboración creativa que perduró a lo largo de sus respectivas carreras.

Queda un ejemplo del número de octubre de 1917 de Cosmopolita revista: un conjunto de siete Nuevas fábulas en jerga, subtitulado "Una flota de mosquitos de cazadores y destructores de tamaño reducido".

Graduado de Purdue en 1889, McCutcheon consiguió un trabajo de ilustrador con El Chicago Morning News [más tarde El registro de Chicago]. Se transfirió a El Chicago Tribune en 1903, produciendo sátira política y comentarios sociales para la página editorial —y archivando artículos como corresponsal extranjero— hasta su muerte en 1946.

Un perfil sobre McCutcheon que apareció en Hearst's International revista hizo referencia a los extensos viajes del encantador soltero. Después de su gran gira por Europa con Ade en 1895, McCutcheon atrapó el error de viajar, cubriendo zonas de guerra desde Cuba hasta el Transvaal y las Filipinas. Por su aptitud para circular, McCutcheon fue elegido miembro del Club de Exploradores de Nueva York y miembro de la Royal Geographical Society de Londres.


Característica de dibujos animados políticos

Las caricaturas políticas han sido un elemento básico de la historia de Estados Unidos desde que ha habido disensión política, mucho tiempo.

Benjamin Franklin & rsquos 1753 & ldquoJoin or Die & rdquo mostró cómo un artista puede destilar un problema político complejo en una imagen única y potente.

Una serpiente cortada representa las colonias originales que, a menos que se unan, seguramente perecerán.

La caricatura de Franklin & rsquos ayudó a crear un sentido de nacionalidad estadounidense y, en última instancia, impulsó la lucha por la independencia.

Los caricaturistas políticos ganaron popularidad durante la Guerra Civil, cuando el artista Thomas Nast creó algunas de las imágenes más instantáneamente reconocibles en la política estadounidense, incluido el Tío Sam, el elefante republicano y el burro demócrata.

Hoy en día, las caricaturas políticas siguen siendo un elemento básico de las páginas editoriales de los periódicos.

Sin embargo, su influencia se ha reducido.

Compiten con la televisión e Internet como fuente de noticias.

Los anunciantes y los editores ejercen más influencia sobre las noticias del día, incluso en ocasiones sacando a los caricaturistas controvertidos de sus páginas.

Tras los ataques del 11 de septiembre, la popular tira cómica & ldquoBoondocks & rdquo fue retirada de varios periódicos cuando sugirió que las políticas de la administración Reagan dieron origen al grupo terrorista Al Qaada.

Es poco probable que la caricatura política desaparezca pronto, pero el apogeo de la caricatura política estadounidense puede haber terminado.

  • Navegar por temporada
    • Temporada 11
    • Temporada 10
    • Temporada 9
    • Temporada 8
    • Temporada 7
    • Temporada 6
    • Temporada 5
    • Temporada 4
    • Temporada 3
    • Temporada 2
    • Temporada 1

    Apoye a su estación local de PBS: Done ahora

    Condiciones de uso | Política de privacidad | & copy 2003 - 2014 Oregon Public Broadcasting. Reservados todos los derechos.


    Enciclopedia de la Gran Filadelfia

    Las colonias británicas estaban separadas por grandes extensiones de desierto, lo que resultaba en una comunicación lenta y una colaboración deficiente. Si bien pudo haber existido un "orgullo colonial", las colonias carecían de un sentimiento general de unidad, a pesar de los conflictos casi constantes tanto con los nativos americanos como con las colonias francesas y españolas semi-hostiles. Benjamin Franklin publicó originalmente esta imagen (creada como un negativo tallado en madera) junto con un editorial sobre un "estado desunido" en el Gaceta de Pensilvania, que eventualmente se distribuiría a todas las colonias anteriores a la inminente guerra francesa e india (parte de la Guerra de los Siete Años, 1754-1763).

    A los colonos les quedó claro que la única forma de sobrevivir a la guerra con los franceses, los indios o una combinación de los dos (como sería el caso), sería luchar juntos como una facción unida. Esta idea de unidad jugó un papel crucial en el establecimiento de una identidad estadounidense que condujo al boicot de los productos británicos sujetos a impuestos y a la Guerra de Independencia de los Estados Unidos. Si bien esta serpiente solo representó a las ocho colonias actuales como sus piezas cortadas, su mensaje de fuerza en la unidad fue universal, como diría Abraham Lincoln antes de la Guerra Civil de Estados Unidos aproximadamente un siglo después: "Una casa dividida contra sí misma no puede mantenerse".

    William Charles, Un combate de boxeo u otra nariz ensangrentada para John Bull, hacia 1813

    William Charles se centra en la sangrienta guerra de 1812 entre los británicos y los jóvenes Estados Unidos en esta caricatura política, que personifica a Inglaterra como "John Bull" (el rey Jorge III) y a los Estados Unidos como "el hermano Jonathan" (el presidente James Madison). La restricción británica del comercio estadounidense, la impresión de los marineros estadounidenses y el deseo estadounidense de expandir su territorio dieron como resultado una declaración de guerra a Gran Bretaña.

    Representado en esta caricatura, vemos a John Bull, o el rey Jorge III, inclinado hacia adelante (como si atacara) con los puños hacia adelante, mientras que James Madison se inclina hacia atrás con los puños hacia arriba en defensa. La sangre que brota de la nariz del rey representa la pérdida del buque de guerra británico "Boxer" en su "combate de boxeo" naval con la fragata estadounidense "Enterprise" (los barcos están representados en el fondo a la derecha). Si bien esto solo hace referencia a una batalla en la Guerra de 1812 (en septiembre de 1813), la guerra estaría llena de pérdidas y victorias individuales para Estados Unidos y eventualmente conduciría al incendio de Washington, DC (en agosto de 1814) antes de que los británicos lo hicieran. finalmente se verá obligado a ceder. Esta caricatura tenía la intención de levantar el ánimo de los estadounidenses y reforzar el patriotismo en una guerra de ida y vuelta a la que a menudo se hace referencia como "la Segunda Guerra de la Independencia de los Estados Unidos".

    E. W. Clay, Moda Filadelfia, 1837

    Edward Williams Clay produciría una serie completa de caricaturas políticas como comentario social de 1828 a 1830 llamado La vida en Filadelfia. Estas caricaturas se centraban en los afroamericanos que vivían en Filadelfia y sus aspiraciones de vivir la vida como la tenían sus homólogos blancos. Si bien las caricaturas representan la moda, la clase social y la calidad de vida de los afroamericanos a principios del siglo XIX, tenían la intención de burlarse e insultar a sus sujetos, a menudo presentando diálogos racistas o clasistas y temas relacionados. El diálogo, la vestimenta y la postura de los sujetos de las caricaturas fueron a menudo exagerados hasta el punto de lo absurdo, lo que indica la ideología racista de Clay y su propagación de los principios segregacionistas.

    Charles Nelan, "Mutual Admiration", Filadelfia Norteamericana, 29 de enero de 1903

    El gobernador Samuel Pennypacker se enfureció por las múltiples apariciones de una versión caricaturizada de sí mismo como un loro sin sentido que repetía todo lo que el jefe de su partido (Matthew S. Quay) le decía que dijera. El representante de Pensilvania, Frederick Taylor Pusey, aprobó la ley de difamación Salus-Grady en defensa del gobernador, por lo que es ilegal representar a cualquier persona como una "bestia, pájaro, pez, insecto u otro animal inhumano". Esto provocó una gran reacción de la comunidad de medios a nivel nacional, lo que llevó a la producción de caricaturas políticas aún más ridículas, que mostraban a los políticos como varios objetos inanimados, como era de esperar, incluso incluyendo animales.

    Esta caricatura de Charles Nelan puede verse como un resumen de la reacción de los medios de comunicación ante el proyecto de ley contra las caricaturas (que naturalmente representa a Pusey como un "gato pus (s) ey", frotándose lealmente contra la bota de un loro Pennypacker). De acuerdo con la norteamericanoCon una cobertura poco imparcial, las legislaturas recibieron a Pusey con fuertes "maullidos" cuando se levantó para hablar en las sesiones. Este proyecto de ley fue visto como una pieza absurda de la historia estadounidense no solo por su contexto absurdo, sino también porque contradecía directamente los derechos de la Primera Enmienda estadounidense, incluida la libertad de prensa e, indirectamente, la libertad de expresión.

    Walt McDougall, 1927

    Walt McDougall, oriundo de Newark, Nueva Jersey, comenzó su carrera como grabador y se convertiría en ilustrador de muchas publicaciones. Mejorando su habilidad para la ilustración, eventualmente sería considerado un maestro de las caricaturas. Su trabajo para el Mundo de Nueva York era conocido por todas partes. Una vez hizo un retrato del rostro del periodista Edgar Wilson "Bill" Nye en una carta (sin dirección), a la que, según la ilustración fácilmente reconocible, los trabajadores de la oficina de correos agregaron una dirección y la entregaron en la casa de Nye. McDougall también fue responsable de cientos de cómics dominicales de página completa para varios periódicos, incluida la redacción e ilustración de una serie original, a la que llamó "Buenas historias de McDougall para niños", para el Heraldo de Nueva York.

    "Non Votis", frontispicio de Pura verdad: o, Consideraciones serias sobre el estado actual de la ciudad de Filadelfia y la provincia de Pensilvania, por Benjamin Franklin (Filadelfia, 1747)

    El panfleto Pura verdad fue publicado como un método para inspirar a los colonos británicos a unirse en armas contra los corsarios franceses y españoles, soldados armados que asaltarían plantaciones o barcos estadounidenses, saqueando todos y cada uno de los recursos valiosos (especialmente a lo largo del río Delaware). Después de que la amenaza de la piratería y el corsario español a lo largo del Delaware fuera llevada al Ayuntamiento de Filadelfia, Benjamin Franklin recibió el trabajo de crear un panfleto político para informar a los colonos de los peligros militaristas que enfrentaban y para los que debían estar preparados. Recordó a los colonos que se habían vuelto demasiado cómodos en tiempos de paz mientras su riqueza había aumentado y, por lo tanto, debían fortalecer sus defensas con armas pequeñas y buques de guerra. Si bien se hizo referencia al puerto de Filadelfia como el principal ejemplo, esta ideología se aplicaba a todas las colonias por igual.

    Marjorie Henderson Buell ("Marge") con la muñeca "Little Lulu"

    Marjorie Buell fue una de las primeras caricaturistas femeninas de Estados Unidos de fama internacional y gran éxito. Publicaciones notó rápidamente su comprensión natural del humor ingenioso después de que publicó su primera caricatura en el Libro mayor de Filadelfia cuando solo tenía 16 años (c. 1920). La muñeca "Little Lulu" a su lado en esta imagen es evidencia de la fuerte identidad de su personaje, así como de su habilidad como emprendedora. Su personaje aparecería en programas de televisión, tarjetas de felicitación, juegos, juguetes, libros para colorear e incluso accesorios de moda. Marge Buell no solo sirvió como modelo a seguir para mujeres artistas o caricaturistas, sino también como modelo a seguir para mujeres empresarias, ya que mantuvo un control creativo completo sobre todos los usos de "Little Lulu" hasta que los vendió en 1971.

    Esta fotografía está fechada el 8 de noviembre de 1939.

    Signe Wilkinson

    Signe Wilkinson ganó un premio Pulitzer en 1992 por su caricatura editorial en el Noticias diarias de Filadelfia. Cuando Tony Auth dejó el papel hermano El indagador en 2012, Wilkinson se convirtió en dibujante de ambos periódicos.

    La cita para el premio Pulitzer de caricaturas dice que se otorga "por un ejemplo distinguido del trabajo de un caricaturista durante el año en un periódico de los Estados Unidos, siendo las cualidades determinantes que la caricatura debe encarnar una idea claramente evidente, debe mostrar un buen dibujo y sorprendente efecto pictórico, y tendrá la intención de ayudar a alguna causa encomiable de importancia pública, teniendo debidamente en cuenta todo el volumen de la obra periodística del artista durante el año ". (Fotografía de Donald D. Groff para La enciclopedia de la Gran Filadelfia)

    La opinión de Tony Auth sobre Tony Auth

    Un autorretrato dibujado por Tony Auth se proyectó durante un servicio conmemorativo para el dibujante ganador del premio Pulitzer, que murió en 2014. Había dibujado para el Philadelphia Inquirer durante cuarenta y un años antes de mudarse a la radio WHYY, donde continuó dibujando, produciendo una variedad de trabajos multimedia para el sitio de noticias en línea NewsWorks de la estación. (Fotografía de Donald D. Groff para La enciclopedia de la Gran Filadelfia)

    Temas relacionados

    Antecedentes

    Conectando los titulares con la historia

    Enlaces

    Navegación A-Z

    • Activismo
    • afroamericano
    • Agricultura y horticultura
    • Animales
    • Arquitectura
    • Arte
    • Límites
    • Negocios, industria y trabajo
    • Niños y jóvenes
    • Ciudades y pueblos
    • Conmemoraciones y Fiestas
    • Condados
    • Crimen y castigo
    • Desarrollo economico
    • Educación
    • Energía
    • Medio ambiente
    • Eventos
    • Comida y bebida
    • Geografía
    • Gobierno y políticas
    • Salud y Medicina
    • Lugares y símbolos históricos
    • Alojamiento
    • Inmigración y migración
    • Ley
    • LGBT
    • Literatura
    • Marítimo
    • Medios de comunicación
    • Militar y Guerra
    • Películas
    • Museos y Bibliotecas
    • Música
    • Temas del Día Nacional de la Historia
    • Nativos americanos
    • Las artes escénicas
    • Planificación (Urbana y Regional)
    • Cultura popular
    • Religión y comunidades de fe
    • Ciencia y Tecnología
    • Deportes y Recreación
    • Calles y carreteras
    • Afueras
    • Turismo
    • Vientos alisios
    • Transporte
    • Riqueza y pobreza
    • Mujeres

    Dibujos animados y caricaturistas

    La caricatura estadounidense comenzó en Filadelfia. Benjamin Franklin (1706-1790), quien introdujo los dibujos animados en América del Norte, utilizó imágenes para impulsar a los espectadores a actuar sobre los problemas de su época. Como capital política, económica y cultural de los primeros Estados Unidos, Filadelfia se convirtió en un centro para la producción de dibujos animados políticos y caricaturas humorísticas. Aunque Nueva York eventualmente suplantó a Filadelfia como el principal centro editorial de la nación, los caricaturistas de Filadelfia y su trabajo continuaron prosperando e influyendo en el arte de las caricaturas, la política y la cultura popular de los lectores de todo el país.

    La caricatura política "Únete o muere" se reimprimió en casi todos los periódicos de Estados Unidos como un grito de guerra por la unidad colonial durante la guerra francesa e india y se convirtió en una imagen popular a favor de los colonos durante la Revolución Americana. (Sociedad Histórica de Pensilvania)

    Muchos historiadores consideran "Join, or Die", la imagen icónica de la serpiente segmentada que representa a las colonias americanas, publicada en el Gaceta de Pensilvania en mayo de 1754, al ser la primera caricatura política publicada en Estados Unidos, fue sin duda la primera caricatura publicada en un periódico estadounidense. Algunos consideran "Non Votis", una ilustración menos conocida de un vagonero desventurado que apela en vano a Hércules, del folleto político Pura verdad (1747), para ser la primera caricatura política estadounidense. Cualquiera que sea la imagen que merezca el honor, Franklin fue el responsable. Ambos afectaron el clima político de su época. Pura verdad y sus imágenes ayudaron a movilizar a los voluntarios de la milicia contra los franceses. “Join, or Die” apareció rápidamente en casi todos los periódicos de Estados Unidos como un grito de guerra por la unidad colonial durante la guerra francesa e india. Más tarde se convirtió en una imagen popular a favor de los colonos durante la Revolución Americana.

    Irónicamente, Franklin también fue la primera figura pública estadounidense ampliamente satirizada por los dibujantes. Aproximadamente la mitad de las caricaturas que se sabe que se publicaron en la década de 1760 (la mayoría producidas en Filadelfia) criticaron a Franklin. En 1764, a raíz de la Guerra de Pontiac y el motín de Paxton, volaban de un lado a otro panfletos ilustrados y folletos, algunos llegaban a representar a Franklin como un diablo. Estas caricaturas negativas contribuyeron a la derrota de Franklin en las elecciones a la Asamblea de Pensilvania de 1764.

    Durante la Guerra de 1812, los caricaturistas de Filadelfia celebraron las victorias de Estados Unidos contra los británicos e introdujeron personajes de dibujos animados que llegaron a simbolizar a los Estados Unidos y su gente. El grabador e ilustrador de libros para niños nacido en Escocia William Charles (1776-1820) produjo decenas de grabados políticos en los que comentaba la guerra. Durante la guerra de 1812, el "hermano Jonathan", un personaje pandillero considerado como un precursor del Tío Sam, llegó a personificar a los Estados Unidos. Los caricaturistas de Filadelfia como James Akin (1773–1846) popularizaron al hermano Jonathan y otros personajes simbólicos como Columbia (personificación femenina de América y la libertad) y el comandante Jack Downing (otro personaje de hombre común estadounidense y precursor del Tío Sam).

    El impulso de la litografía

    Antes de la década de 1830, los dibujos animados, grabados en cobre o tallados en madera, eran costosos y su producción requería mucho tiempo. La introducción de la litografía permitió que las imágenes se reprodujeran de forma económica y sencilla, y proliferaron los dibujos animados. A partir de 1828 y 1829, las empresas litográficas comerciales establecidas en Filadelfia, un importante centro de esta actividad, publicaron grabados de todas las variedades, incluidas caricaturas y caricaturas. La política durante la era jacksoniana proporcionó mucho forraje, y las firmas de Filadelfia publicaron comentarios artísticos de gran circulación y mordacidad de artistas como David Claypoole Johnston (1799–1865) y Edward Williams (E. W.) Clay (1799–1857). Entre 1828 y 1830, Clay, nacido en Filadelfia, produjo su serie de grabados más famosa, La vida en Filadelfia, en el que parodiaba a los afroamericanos de clase media por sus aspiraciones sociales y políticas percibidas. Las caricaturas racistas de Clay fueron muy populares y fueron reproducidas e imitadas por caricaturistas en Nueva York, Londres y otras ciudades.

    Los litógrafos del área de Filadelfia todavía hacían un buen negocio y contaban con caricaturistas influyentes en la década de 1850, aunque los impresores de Nueva York ahora dominaban la industria de la impresión litográfica estadounidense. John L. Magee (¿n. 1820?), Por ejemplo, produjo numerosas caricaturas a lo largo de las décadas de 1850 y 1860 que comentaban irónicamente sobre tendencias y eventos en Filadelfia y sus alrededores, deploraban la expansión de la esclavitud, defendían la causa de la Unión y criticaban la Reconstrucción. políticas del presidente Andrew Johnson (1808–175).

    En las décadas de 1850 y 1860, mientras que las revistas con sede en Nueva York como Harper's Weekly, Revista ilustrada de Frank Leslie, y Feria de la vanidad lanzó las carreras de varios dibujantes, Filadelfia siguió desempeñando un papel. El consumado ilustrador Felix O. C. Darley (1822-1888) de Filadelfia y Delaware contribuyó con fantásticas ilustraciones de portada para revistas de humor como la John-Burro y el Linterna. Henry Louis Stephens (1824-1882) de Filadelfia y Bayonne, Nueva Jersey, dibujó caricaturas para Leslie y Harper's además de ilustrar y coeditar Feria de la vanidad.

    Una serie de dibujos animados en América del Norte que muestran al gobernador Samuel W. Pennypacker como un loro inspiró la aprobación de la ley Salus-Grady que prohíbe las representaciones de figuras públicas como animales. (Sociedad Histórica de Pensilvania)

    Con el auge de las caricaturas de los periódicos desde finales de la década de 1880 hasta la de 1910, los caricaturistas de Filadelfia obtuvieron una nueva oportunidad de brillar. Los periódicos de Filadelfia cultivaron una gran cantidad de dibujantes independientes y del personal. Algunos periódicos incluso imprimieron su trabajo en color. Las caricaturas y los dibujos de líneas simples, fácilmente producidos con prensas de alta velocidad, ahora capaces de imprimir en color, llamaron la atención de los lectores. Los diarios de Filadelfia como el norteamericano, Investigador, Libro mayor público, y Registro a menudo publicaba dibujos animados en sus portadas. Varios sindicaron su contenido. Los editores solían dar rienda suelta a los dibujantes y muchos producían caricaturas políticas que comentaban sobre personas y eventos nacionales y locales, a veces como parte de series en curso. Walt McDougall (1858-1938), dibujante del personal de la norteamericano, se atribuye el mérito de haber acuñado el término "soborno", entonces un término de carnaval para las argucias, como sinónimo no difamatorio de corrupción política en una serie que presentó a los lectores de periódicos un "monstruo del injerto" parecido a un dinosaurio. McDougall también fue coproductor de la primera tira cómica en color en Estados Unidos, El desafortunado destino de un perro bien intencionado (1894).

    La ley anti-caricaturas, 1903

    Los caricaturistas de periódicos de Filadelfia llegaron a los titulares nacionales a principios de siglo, cuando los caricaturistas de la norteamericano inspiró a la legislatura del estado de Pensilvania a aprobar la ley de difamación Salus-Grady (también conocida como la Ley contra las caricaturas) en 1903. Provocada por una serie de caricaturas de Charles Nelan (1858-1904) durante las elecciones para gobernador de 1902 que representaban al gobernador Samuel Pennypacker (1843-1916) como un loro, graznando sin pensar las palabras de su jefe de partido (y pariente) Matthew Quay (1833-1904), prohibió las caricaturas o caricaturas que mostraban a las personas como animales no humanos. Nelan también se burló del representante del estado de Pensilvania, Frederick Taylor Pusey (1872-1936), quien presentó el proyecto de ley a la legislatura, describiéndolo como un "gato pus (s) ey". McDougall reaccionó a la aprobación del proyecto de ley publicando inmediatamente caricaturas de Pennypacker y otros políticos de Pensilvania como objetos no animales, como robles, remolachas, fresas de castañas, jarras de cerveza y nabos. Los caricaturistas de periódicos en Filadelfia y en otros lugares publicaron caricaturas de funcionarios públicos como una colección virtual de diferentes animales. La ley Salus-Grady nunca se hizo cumplir y fue revocada poco después de que terminó el mandato de Pennypacker como gobernador.

    La caricaturista del área de Filadelfia "Marge" presentó a los lectores el personaje popular "Little Lulu" a través de su tira cómica distribuida a nivel nacional del mismo nombre. (Sociedad Histórica de Pensilvania)

    Muchos caricaturistas de periódicos también crearon dibujos no políticos para deportes y páginas infantiles y experimentaron con las primeras versiones de la historieta. Los dibujantes de Filadelfia crearon una serie de tiras de diversa popularidad y longevidad. Algunos, incluyendo Los pequeños cuáqueros (H. E. Godwin [sin fecha], Investigador, 1903–04), El pequeño Billy Penn y su perrito Schuylkill (Hy Gage [1878-1971], Registro, 1906), Es Filadelfia (Robert Vance [sin fecha], Boletín, 1947-1954) y Filadelfia tonta (Bil Keane [1922-2011], Boletín, 1947-1961), fueron de interés principalmente local. Los dibujantes de Filadelfia también crearon tiras ampliamente distribuidas, como Aventuras de Willie Green (1906-1920), por Harris Brown (1884-1962), y Pequeña lulú (1935), de Marge (Marjorie Henderson Buell [1904-1993]). Libro de noche El dibujante y profesor de la Universidad de Temple, John J. Liney (1912-1982), se convirtió en el principal artista del sindicato nacional Enrique tira cómica de 1945 a 1979. Desde al menos la década de 1920, cuando se publicó la tira cómica Estoy orgulloso de ser un negro por "Jay Bee" Davidson, el Tribuna de Filadelfia incubó el talento de los caricaturistas afroamericanos, incluido el galardonado Samuel Joyner (n. 1924) de la Asociación Nacional de Editores de Periódicos.

    A mediados del siglo XX, caricaturistas editoriales de Filadelfia como Charles Henry ("Bill") Sykes (1882-1942) en las décadas de 1910-1940 y Herbert Johnson (1878-1947) y Jerry Doyle (1898-1986) en la 1930-1940 dibujó caricaturas influyentes que comentaban sobre la Primera y Segunda Guerra Mundial, la Depresión y el New Deal, los derechos de los trabajadores, el socialismo, el fascismo y la política estadounidense. Muchos historiadores del cómic dan crédito a Doyle por haber inventado "John Q. Public" como símbolo del estadounidense cotidiano.

    Dos ganadores del Pulitzer

    Signe Wilkinson ganó un premio Pulitzer por su caricatura editorial en el Noticias diarias de Filadelfia. (Fotografía de D. Groff para La enciclopedia de la Gran Filadelfia)

    En 1976, Tony Auth (1942-2014) de la Investigador se convirtió en el primer ciudadano de Filadelfia en ganar el premio Pulitzer de caricaturas editoriales. En 1992, Signe Wilkinson (n. 1959), dibujante de la Investigador y el Noticias diarias, se convirtió en la primera mujer dibujante en ganar este honor. Las carreras de ambos artistas se vieron afectadas por los cambios tecnológicos —en particular, el auge de Internet y de los medios digitales— y el declive de la industria de los periódicos a finales del siglo XX y principios del XXI. Auth, quien disfrutó de una larga e ilustre carrera en el Investigador Durante cuarenta y un años, hizo una gran transición cuando, en 2012, comenzó a hacer dibujos animados en un nuevo medio, convirtiéndose en el primer "artista digital residente" en NewsWorks.org, un portal de noticias basado en la web de la radio WHYY de Filadelfia. Al pasar del tablero de dibujo tradicional a una aplicación en su iPad, Auth continuó produciendo dibujos animados sindicados galardonados para NewsWorks hasta su muerte en 2014. Con la muerte de Auth, Wilkinson, quien ha dibujado caricaturas para el Noticias diarias desde 1985, se convirtió en la única caricaturista política que quedaba para un importante periódico de Filadelfia, aunque los lectores se volvieron cada vez más propensos a encontrar sus caricaturas en línea en Philly.com que en las páginas impresas de la revista. Investigador o la Noticias diarias.

    By the turn of the twenty-first century, as newspapers ran fewer and fewer comic strips—many cutting their comics sections entirely—so too did the number of Philadelphia-based comic strip artists decline. In the early twenty-first century, however, the Philadelphia area boasted at least two nationally syndicated comic strip artists: Robb Armstrong’s Jump Start (1989–), centered on an African American family in Philadelphia, and Terry and Patty Laban’s Edge City (2000–16), which explored the lives of a suburban Jewish family. Members of the Philadelphia Cartoonist Society, founded in 1997, kept the art of cartooning alive in the metropolitan area as they continued to push the boundaries of cartooning in its various forms—including comic strips, editorial cartoons, underground/alternative art, and web comics. Throughout the late twentieth century and continuing into the twenty-first, Philadelphia cartoonists, although smaller in number, continued the proud tradition of political commentary begun in the colonial era by Benjamin Franklin.

    Rachel Moloshok is managing editor of publications and associate manager of scholarly programs at the Historical Society of Pennsylvania, where she has helped to plan and execute several digital history exhibits, including Politics in Graphic Detail: Exploring History through Political Cartoons (2015).

    Copyright 2016, Rutgers University

    Related Reading

    Auth, Tony, with David Leopold. The Art of Tony Auth: To Stir, Inform, and Inflame. Philadelphia: Camino Books, 2012.

    Holtz, Allan. American Newspaper Comics: An Encyclopedic Reference Guide. Ann Arbor: University of Michigan Press, 2012.

    Hess, Stephen, and Milton Kaplan. The Ungentlemanly Art: A History of American Political Cartoons. New York: Macmillan, 1968.

    Looney, Robert F., ed. Philadelphia Printmaking: American Prints before 1860. West Chester, Pa.: The Tinicum Press, 1977.

    McDougall, Walt. This is the Life! New York: Alfred A. Knopf, 1926. Accessed via Hathi Trust Digital Library, University of Michigan.

    West, Richard Samuel. “The Pen and the Parrot: Charles Nelan Takes on the Governor of Pennsylvania.” Objetivo, Autumn 1986, 13–20.

    Colecciones

    John A. McAllister Collection of Civil War Era Printed Ephemera, Graphics, and Manuscripts, Library Company of Philadelphia, 1314 Locust Street, Philadelphia.

    Samuel R. Joyner Artwork Collection, Record Group 967, Charles L. Blockson Afro-American Collection, Temple University Research Libraries, 1330 Polett Walk, Philadelphia.

    Marjorie Henderson Buell Collection, Schlesinger Library, Harvard University, Cambridge, Mass.

    Places to Visit

    Benjamin Franklin’s Print Shop, 320 Market Street, Philadelphia. (Also can be accessed from Franklin Court, the courtyard just outside the Franklin Museum.)


    Comic Art

    The &ldquocomics&rdquo or &ldquofunnies&rdquo can offer us a daily bit of humor and entertainment in the face of our otherwise regulated and monotonous existence. A comic artist&rsquos success at creating laughter is a feat in itself. An artist who also inspires a resonating message should be celebrated as rarity.

    The variety of comic strip themes and genres respond to different and individual interests. They offer opportunities for jokes, extended soap opera series, self-contained messages, political humor, different realities, and educational tidbits of history and historical fact. Most also offer some form of implicit or explicit commentary on real life. All comics help us understand the thinking of at least one person in a particular era, and help us piece together underlying personal and national, political and societal perceptions and leanings.

    American cartoonists, whose works were originally seen primarily in the newspapers beginning at the turn of the 20th century, emulated and expanded upon a mostly European comic art tradition, including the art of the caricature. By the 1920s two American innovations had greatly expanded the readership of the newspaper comic: the use of the paper mache printing matrix, made from photomechanical reproductions of the artists&rsquo original art (this enabled the quick and inexpensive national and international transport of text and imagery for a newspaper page), and the syndication of comic art, that is, the business of selling and internationally distributing an artists&rsquo work.

    A mid-20th century look at a golden age of comics offers a broad spectrum of the points of view of that era which included dramatic change. The artists whose works played a distinctive part in this time have left us their representations of it which we hope, now after fifty years, will allow us a deeper understanding of their message.

    Additionally, the use of comic imagery in different media, in the comic book, in television, and in film has offered a look at variations of the same comic themes, and has offered other lenses through which can decipher the same subject and message.

    The Museum&rsquos Graphic Arts Collection houses some nine hundred original and reproductive comic art drawings representing over 375 artists and some four hundred titles including Buck Rogers, Dick Tracy, Peanuts, Wonder Woman, and many others. The collection contains works from as early as the 1910s and as recently as 2000. The comic formats include &ldquogag-a-days,&rdquo soap operas, and science fiction and adventure tales.

    The following collection group features examples of original drawings prepared by a variety of artists. The camera-ready pen and ink strips and panels were prepared by original artists for daily and Sunday American, and in some cases, internationally published newspapers.


    Herblock's History - Political Cartoons from the Crash to the Millennium About Herblock

    Born in Chicago on October 13, 1909, Herbert Block grew up in a family where art, history, and politics really mattered. His father, an accomplished chemist, also had a talent for writing and cartooning, contributing to such turn-of-the-twentieth-century humor magazines as Vida, Disco, y Juez. He also supported his son's early studies at Art Institute of Chicago. He "showed me something about drawing," Herb Block says. His father also had worked as a reporter for the Chicago Record, and Herb's older brother Bill was a reporter on the Chicago Tribune and later the Chicago Sun. During high school Herb Block drew cartoons, and wrote a weekly column for the school newspaper. From his earliest years, he prepared for a career as a journalist.

    After graduation from high school worked briefly as a police reporter for Chicago's City News Bureau. He also wrote frequent paragraphs on topical subjects for a contributors' column in the Tribuna. Because pen names were common then, his father suggested combining two names into one, and "Herblock" was born. Enrolling at Lake Forest College in Illinois, he majored in English and political science, studying under a professor who had worked for the Secretariat of the League of Nations. Talks with his professor furthered his interest in international affairs. Near the end of his sophomore year, he applied for a job at the Chicago News, which offered him a tryout to replace an editorial cartoonist who was leaving. The tryout worked so well that it ended his academic career.

    Just nineteen in 1929, Herb Block joined the major leagues of newspaper cartoonists. Among these were veteran Chicago Tribune cartoonists who had not long before generously taken time to look at his school paper efforts, discussed them with him, and given him originals of their drawings. Among these established cartoonist were Carey Orr, Gaar Williams and the much-loved and highly respected John T. McCutcheon, a Chicago institution. Herb Block was a particular fan of "Ding" Darling of the New York Herald Tribune, whose cartoon opinions were characterized by humor and vitality. Others were Edmund Duffy of the Baltimore Sun, whose crayon drawings were striking, and Chicago News colleague and front-page cartoonist, Vaughn Shoemaker, whose work was noted for its clean pen lines. He drew from them all in refining a style that remains to this day clear, concise, and compelling.

    Early in 1933, as Franklin Delano Roosevelt took office amidst economic devastation, Herb Block left the Chicago News, hired as only editorial cartoonist for the Newspaper Enterprise Association (NEA), a Scripps-Howard feature service headquartered in Cleveland, Ohio. "The Cleveland job was a whole new ball game," writes Herb Block in his memoirs. Su Chicago News cartoons had been syndicated nationally but now reached a much larger number of papers. His commentary grew sharper and more prescient through the 1930s, responding to widespread unemployment and poverty in America and the concurrent rise of Fascism in Europe and communist tyranny in the Soviet Union.

    The Depression politicized Herb Block. Sheltered from economic hardships by his steady income, he observed the suffering around him and used his editorial panel as a vehicle for progressive reform. He admired Franklin Delano Roosevelt's New Deal policies and recalls that "during the early days of the New Deal I did get to see what government could do." Herb Block came into his own during then, stirring domestic controversy with powerful images attacking the volatile oratory of such American demagogues as Father Coughlin and Huey Long. Largely supportive of New Deal policies, he nonetheless questioned President Roosevelt's efforts in some areas, notably an unsuccessful attempt in 1937 to increase the number of Supreme Court justices.

    In foreign affairs he hit his stride, warning of the threats to peace posed by Fascism in Europe. He created derisive portrayals of military dictators Adolf Hitler, Benito Mussolini, and Francisco Franco scheming and dreaming of conquests and empires. And he brought their activities to the notice of a public and politicians who, after the disillusionment that followed War I, had turned inward to isolationism. Targeting dictatorships, Herb Block used symbols to carry his art and his message: a sharpened Soviet sickle poised to execute political prisoners or a Nazi cap extinguishing the lamp of German civilization.

    Herb Block was an early advocate of aid to the allies resisting Nazi aggression, and was for measures to prepare America for what was becoming a great world struggle. He noted Nazi outrages, giving them graphic form and visual power. He drew metaphors for the resilience of the human spirit, the inhumanity of war, and the duplicity of dictators, finding heroes among innocents and victims and taking to task villainous politicians. By 1941, with Britain under siege by the Nazis and the Japanese attack on Pearl Harbor still on the horizon, Herb Block's cartoons took aim at the Rome-Berlin-Tokyo Axis.

    Fred Ferguson, president of NEA, opposed what he called the cartoonist's "interventionism" and what Herb Block called "anti-isolationism." Ferguson summoned him to New York in spring 1942 to discuss their differences. "My life has been full of very fortunate coincidences," Herb Block has said, for, even as he sat in the New York office awaiting the disagreeable face-off, he received the news he had won his first Pulitzer Prize, vaulting him into national prominence and leaving his unappreciative publisher speechless. His 1942 Pulitzer Prize, based on cartoons of 1941, vindicated Herb Block's stance and solidified his reputation as one of the country's foremost political commentators.

    In early 1943, he was drafted into the Army at the age of thirty-three. He produced cartoons and articles and edited a "clipsheet" that was distributed throughout the Army, until he was mustered out of the service in 1945.

    He moved to Washington, hired as an editorial cartoonist by the El Correo de Washington to begin work at the start of 1946. He has remained in that position ever since, drawing daily cartoons from the nation's capital for more than half a century. The late Katharine Graham wrote recently, "The extraordinary quality of Herb's eye, his insight and comments immediately stood out. When the Correo was struggling for its existence, Herb was one of its major assets, as he has been throughout his 50 years here. los Correo and Herblock are forever intertwined. If the Correo is his forum, he helped create it. And he has been its shining light."

    In Washington, he has achieved a rare freedom from editorial control, sharing preliminary sketches with trusted office colleagues before selecting and creating a final cartoon for publication. He and the Correo were in agreement on the excesses of the "anticommunist era" and the damaged caused by the reckless opportunism of McCarthy. Later, however, during the Vietnam War, he came more and more to oppose American government's policy, and his cartoons ran counter to the newspaper's editorial position.

    A strong believer in civil liberties, he directed cartoons against the House Committee on Un-American Activities from its earliest days under Congressman Dies in the 1930s until its expiration decades later. Whatever the motives of some individual committee members, he held to the view that there was something ironically wrong and not in the American tradition about a group of congressmen setting themselves up to decide who and what they chose to label "Un-American."

    Herb Block's "instincts are common-sensical," according to the late Katherine Graham, former Chairman of the Washington Post Company. His steadfast support for established values and reform policies transcend party politics: "My feeling was best expressed in a statement by a Republican President, Abraham Lincoln, that the object of government is to do for people what they need to have done but cannot do at all, or cannot do as well for themselves."

    Numerous editors have attempted unsuccessfully over the years to influence or alter his cartoons, suggesting he take a different approach or voice a different opinion. Herb Block has invariably demurred, standing by his work and upholding his now legendary reputation for editorial independence. A thoughtful journalist and gifted cartoonist, he is universally admired for his integrity. Recently Katharine Graham wrote of him, "Herb fought for and earned a unique position at the paper: one of complete independence of anybody and anything."

    Herb Block's longevity is due in part to the journalistic passion inspired by his father and older brothers. Unlike many cartoonists, he chooses to work daily in his office adjacent to the newsroom rather than draw at home or in an isolated studio. He takes full advantage of the instant access proximity provides to expert verification of facts and the latest news from Washington and around the globe. Close attention to breaking news and consultation with coworkers keeps his work fresh and his mind open to viewing new issues.

    When a drawing goes to press, however, it is Herb Block's own, without question. Through the decades he has remained true to certain issues and principles: supporting civil rights measures, gun control, campaign finance reform, funding for education and democracy for residents of the District of Columbia, among other issues. "Taking one issue at a time and one administration at a time and dealing with it the way you see it," is how he describes his approach. His longtime assistant, Jean Rickard, suggests that his parents instilled in him a strong sense of wrong and right, the confidence to express his views openly and the courage to stand up for what is right. For example, on the issue of racism, which Herb Block began addressing immediately after World War II (in advance of virtually all other American cartoonists), he notes "I never had those feelings growing up. My father and mother felt that you should simply be a good citizen and think about the other guy."

    Herb Block has been thinking about "the other guy" throughout his career. For more than seventy years, cartoon after cartoon, day after day, he has chronicled the best America has to offer and the worst, from the depths of the Great Depression into a new millennium. No editorial cartoonist in American history, not even Thomas Nast, has made a more lasting impression on the nation than Herbert Block. His influence has been enormous, both on his profession and the general public, although he modestly sloughs off such praise with anecdotes. One was about a comment related to Correo publisher, Phil Graham during the 1954 Army-McCarthy hearings. Walter Winchell told Graham that he had come upon Senator McCarthy shaving at midday and complaining that he had to shave twice a day on account of that guy [Herb Block] and his cartoons. Apparently his caricatures of the senator as an unshaven, belligerent Neanderthal in a suit found their mark. When asked if he feels he played a role in checking McCarthy's rise to power, Herb Block quietly responds, "I sure tried to." Richard Nixon expressed a similar reaction to the cartoons, saying at one point he had to "erase the Herblock image."

    Humor has been one of his greatest assets, drawing people in, encouraging them to read the cartoons and consider his opinions. Laughter warms the coldest heart and lends perspective to serious issues and events. "I enjoy humor and comedy," he says, "and try to get fun into the work." Humor is an important vehicle for delivering a message, making "it a little easier for the medicine to go down." Herb Block's cartoons may never cure cancer or the common cold, but for the better part of a century they have helped ward off the ill effects of war, bigotry, economic opportunism, political arrogance, and social injustice. What more could we ask of one man?

    Harry L. Katz
    Head Curator
    Prints and Photographs Division


    Community Comments

    ¡Guau! Interesting stuff! Who would have thought some Youth Advisory Commission in Detroit would have been the catalyst for such great change in this industry.

    Yes, what an interesting history indeed. It just goes to show that people care enough about equality in comic strips to do something about it from a higher level, like government here.

    I wonder what Barack could do for the funny pages!

    Even though I’m Republican, I think a Barack presidency could be good for this country, so long as he doesn’t govern too far left.

    btw, I hate the thought of Hillary winning, but as far as what it could do for the funny pages…I think there would wind up being many more professional female editorial cartoonists, because unless jabs are coming from a female, publishers will be afraid of the “Sexist!” accusation.

    Is it odd that if the push for diversity came from editors originally (and as late as 1988), that now the editors are being accused of using race to limit diversifying further? Who determines when a comics page is diversified enough? If race should not be used to determine the type of cartoon genre, then how do you measure diversity? Are we dealing with 2 separate issues (race of the cartoonist and type of cartoon) or one really confused issue (diversity is what?)?

    I guess this should be easier to understand, but I find it confusing.

    Rich, editors definitely want diversity on the comics page. This is mainly based on demographics, of which race is just one component.

    Age, sex, type of job, marital status, “life stage” (for example, new babies vs. empty nest), all of these things come into play.

    But editors also seek diversity in terms of strip genre like “funny” vs. “political” vs. “adventure” vs. “serial.”

    They also want a balance of human characters vs. animal characters.

    Diversity is A LOT more than skin color.

    Rich said, “Is it odd that if the push for diversity came from editors originally (and as late as 1988), that now the editors are being accused of using race to limit diversifying further?…”

    Actually, the article does NOT state that the initial push for diversity came from the editors. It says, “The ball started rolling in early 1988, when the Detroit City Councilâ??s Youth Advisory COMMISSION URGED Detroit newspaper EDITORS to do something about virtually all-white comics pages.”

    So, a group of citizens (Youth Advisory Commission) approached the Detroit editors and made their concerns known about the need for diversity. These editors THEN acted on those concerns. I agree that these editors must be applauded for taking the action that they did back in 1988 and then championing the cause nationally. However, it is now 20 years later, and what might have been good in 1988, may not be acceptable in 2008.

    MORAL OF THE STORY: If a you have a legitimate concern about the comics pages, bring it to the attention of the editors. If the editors believe the concern is valid, they just might work with you to resolve it. Which, by the way, lends even more credibility to what the 8 cartoonists plan to do on February 10th.

    And, IF, the editors decide to address these concerns, then YES, they might have to sort through some diversity and race issues. But, if the editors were smart enough to figure things out in 1988, I imagine they are smart enough to figure it out in 2008.


    July 29, 2020- Here are two pieces for your Tea Time Reading. Both look at challenges facing cartoonists in the 21st century and ask “is there a future?” #1) “Why does no one want to be a cartoonist any more? — The lack of new blood doesn’t bode well for the industry’s future”.

    June 23, 2020- Michael Cavna sums up a rough fortnight for political cartoonists and newspaper editors, and asks an important question: What if publishers decide it’s too much trouble to do their damn job? https://www.washingtonpost.com/arts-entertainment/2020/06/23/political-cartoons-racist-small-newspapers/ “In my mind, editorial cartoons are expendable. None of them are produced by our staff, and rarely.

    June 15, 2020- In the wake of the global pandemic, journalist and human rights groups are sounding the alarm and issuing the most dire warnings about cartoonists’ security and freedom since the Charlie Hebdo attack over five years ago. Cartoonists Rights Network International has joined with Cartooning for Peace, Cartoon Movement and other free.

    June 15, 2020- The Cartoonists Rights Network International has appealed to the Bangladeshi government to release a political cartoonist. Ahmed Kabir Kishore was arrested over a month ago as a critic of the country’s response to COVID-19, and is scheduled for a “hearing” sometime in June. CRNI’s Terry Anderson and other leaders of free.

    June 15, 2020- The Cartoonists Rights Network International has joined with 72 journalist and press freedom organizations calling on Donald Trump to “commend, rather than condemn, the media and ensure their protection from the unprecedented attacks they have faced while reporting on nation-wide protests demanding social and racial justice, particularly for Black communities.”.

    June 15, 2020- The Cartoonists Rights Network International has joined with the Media Freedom Rapid Response consortium to warn cartoonists that they are being targeted by governments looking to use the pandemic as an excuse to suppress free speech. The following rapid response report looks at things within the European Union and its.

    About AAEC

    The Association of American Editorial Cartoonists is a professional association concerned with promoting the interests of staff, freelance and student editorial cartoonists in the United States.

    The AAEC sponsors a Cartoons for the Classroom program designed to aid educators at all levels in teaching history, economics, social studies and current events. We have an annual convention in June to give member cartoonists an opportunity to meet and consider issues through panel discussions and guest speakers.

    Between conventions, cartoonists can discuss issues on a daily basis through a members only email list-serve. The officers of the organization consist of a president, vice president and board of directors that serve one year terms. They are elected by active AAEC members.


    Massive open online courses (MOOCs) are one of the most prominent trends in higher education in recent years. It represents open access, global, free, video-based instructional content, problem sets and forums released through an online platform to high volume of participants aiming to take a course or to be educated.

    Phishing emails and text messages may look like they’re from a company you know or trust. They may look like they’re from a bank, a credit card company, a social networking site, an online payment website or app, or an online store.


    Ver el vídeo: Caricaturistas Análisis (Noviembre 2021).