Información

10 cosas que quizás no sepa sobre Ulysses S. Grant


1. La "S" en el nombre de Grant no significa nada.

Aunque siempre fue conocido como "Ulysses" durante su juventud en Ohio, el nombre de pila de Grant era en realidad Hiram Ulysses Grant. Su inicial fantasma del segundo nombre es el resultado de un error del congresista de Ohio Thomas Hamer, quien accidentalmente escribió el nombre del futuro general como "Ulysses S. Grant" cuando lo nominó para asistir a West Point. A pesar de los mejores esfuerzos de Grant para corregir el registro, el nombre se mantuvo y finalmente lo aceptó como suyo. "Encuentra algún nombre que comience con" S "para mí", bromeó en una carta de 1844 a su futura esposa, Julia Dent. "Sabes que tengo una" S "en mi nombre y no sabes lo que significa".

MIRAR: La guía definitiva para los presidentes en HISTORY Vault

2. Tuvo muy mala suerte en los negocios.

Después de pasar una década en el ejército y servir con distinción en la guerra entre México y Estados Unidos, Grant renunció a su cargo en 1854 y pasó los siguientes siete años fracasando como agricultor, agente de bienes raíces y cobrador de alquileres. Una vez tuvo que ganarse la vida vendiendo leña en las esquinas de St. Louis, y cuando estalló la Guerra Civil, estaba trabajando en la oscuridad en el negocio de cuero de su familia en Galena, Illinois. Grant más tarde probaría suerte en los negocios por segunda vez después de dejar la Casa Blanca, con resultados igualmente desastrosos. Una empresa financiera que fundó con su hijo y un hombre llamado Ferdinand Ward quebró después de que Ward despojara a sus inversores y, en 1884, Grant estaba en quiebra. Sólo después de la publicación póstuma de sus memorias se recuperó su fortuna.

3. Grant obtuvo la primera gran victoria de la Unión en la Guerra Civil.

Grant luchó por asegurar un comando de campo al estallar la Guerra Civil, pero luego fue puesto a cargo de un regimiento de voluntarios de Illinois y rápidamente ascendido al rango de general de brigada. La primera demostración de su estilo agresivo característico se produjo en febrero de 1862, cuando forzó la capitulación de unos 15.000 confederados en Fort Donelson, en Tennessee. "No se pueden aceptar condiciones excepto la rendición total e incondicional", advirtió al comandante de la guarnición. La victoria marcó la primera vez en la guerra que se capturó una fuerza confederada completa, y los norteños agradecidos inundaron a Grant "Incondicional Rendición" con puros después de que se informó que fumó uno durante el ataque. Antes de que terminara la guerra, Grant aceptaría la rendición de dos ejércitos rebeldes más en Vicksburg, Mississippi y Appomattox Court House, Virginia.

EXPLORA: Ulysses S. Grant: un mapa interactivo de sus principales batallas de la Guerra Civil

4. Luchó con el alcohol durante toda su vida.

El gusto de Grant por las bebidas fuertes se volvió problemático por primera vez a principios de la década de 1850, cuando, según los informes, se vio obligado a dimitir del ejército por haber sido sorprendido ebrio en servicio. Dejó de consumir alcohol durante la mayor parte de la siguiente década, solo para caer del vagón durante la Guerra Civil. Su ayudante abstemio, el coronel John Rawlins, solía mantener a raya la afición de Grant por las borracheras, pero los rumores de que estaba intoxicado durante las batallas se arremolinaban a su alrededor durante la mayor parte de la guerra. Por su parte, Abraham Lincoln pareció imperturbable por los chismes. Cuando un grupo de congresistas alegó una vez que Grant era un borracho, el presidente supuestamente respondió preguntando qué tipo de whisky prefería el general. “Les insté a que averiguaran y me lo hicieran saber”, dijo Lincoln más tarde, “porque si hizo que los generales combatientes como Grant, me gustaría obtener algo para distribuirlo”.

5. Grant odiaba usar uniformes militares.

Grant recibió numerosos deméritos por sus uniformes descuidados durante sus días en West Point, y su disgusto por la vestimenta militar continuó incluso después de que asumió el mando supremo del Ejército de la Unión durante la Guerra Civil. A diferencia de muchos de sus contemporáneos que usaban charreteras, rara vez llevaba una espada y, a menudo, salía al campo vestido con un sombrero de civil, botas cubiertas de barro y un abrigo de soldado corriente con su rango cosido en él. Un observador que vio a Grant durante la guerra lo describió como un "hombre ordinario, de aspecto desaliñado, con un aspecto un poco cutre, como si estuviera fuera de la oficina con media paga".

6. Se suponía que debía estar en el teatro con Lincoln la noche de su asesinato.

Grant fue invitado a unirse a Abraham Lincoln en el Ford's Theatre la fatídica noche del 14 de abril de 1865, pero se vio obligado a declinar después de que él y su esposa hicieron planes para visitar a sus hijos en Nueva Jersey. Se le informó del asesinato del presidente cuando su tren se detuvo esa misma noche. Grant luego describió la muerte de Lincoln como el "día más oscuro de mi vida" y lamentó amargamente no haber estado a su lado. A pesar de ser un objetivo potencial, estaba convencido de que de alguna manera habría impedido que John Wilkes Booth aprietara el gatillo.

LEER MÁS: 10 cosas que quizás no sepas sobre el asesinato de Lincoln

7. Grant evitó que Robert E. Lee fuera acusado de traición después de la Guerra Civil.

Cuando aceptó la rendición del Ejército de Virginia del Norte de Robert E. Lee en abril de 1865, Grant ofreció términos generosos que concedieron libertad condicional a los soldados y oficiales confederados y les permitieron regresar a sus hogares. Incluso permitió que los hombres guardaran sus caballos y mulas para usarlos como animales de granja. Grant creía que la indulgencia era fundamental para lograr una paz duradera, y se enfureció cuando un gran jurado federal más tarde negó los términos de su acuerdo y acusó a Lee y a varios otros generales confederados de traición. Durante una reunión posterior con el presidente Andrew Johnson, declaró su intención de "renunciar al mando del ejército en lugar de ejecutar cualquier orden de arrestar a Lee o cualquiera de sus comandantes, siempre que obedezcan la ley". No dispuesto a perder el apoyo de Grant, Johnson abandonó el caso a regañadientes.

8. No tenía experiencia política antes de convertirse en presidente.

A pesar de su tiempo a cargo del Ejército de la Unión, Grant era un novato político cuando fue investido como el decimoctavo presidente en 1869. Nunca había ocupado ningún cargo electo y había mostrado poco interés en postularse para un cargo antes de que el Partido Republicano lo nominara. como su candidato. Los críticos culparían más tarde a su falta de experiencia por la agitación económica y los escándalos que persiguieron a su administración, una afirmación que el propio Grant reconoció. “Fue mi fortuna, o mi desgracia, que me llamaran a la oficina de Jefe del Ejecutivo sin ningún entrenamiento político previo”, escribió en su mensaje final al Congreso. "En tales circunstancias, es razonable suponer que deben haber ocurrido errores de juicio".

9. Fue responsable del desmantelamiento del KKK durante la reconstrucción.

Después de que el Ku Klux Klan recién formado comenzó a asesinar y aterrorizar a los estadounidenses negros a fines de la década de 1860, el presidente Grant movilizó al Departamento de Justicia y obtuvo miles de acusaciones contra sus líderes. En 1871, también supervisó la aprobación de la llamada "Ley del Ku Klux Klan", que le otorgó el poder de declarar la ley marcial y suspender el hábeas corpus en áreas consideradas en estado de insurrección. La ley recibió su primera prueba más tarde ese año, cuando Grant envió tropas a Carolina del Sur y expulsó a miles de miembros del Klan fuera del estado. Gracias a los esfuerzos de su administración, los extremistas encapuchados fueron efectivamente intimidados hasta la sumisión durante los próximos años. No volverían a aparecer con fuerza hasta la década de 1910.

10. Mark Twain publicó sus memorias.

Grant comenzó a compilar sus memorias a mediados de la década de 1880, después de escribir una serie de artículos populares sobre sus experiencias en la Guerra Civil. Estaba a punto de firmar un contrato para un libro con una revista cuando el novelista Mark Twain se abalanzó sobre él y le ofreció un contrato mucho más lucrativo con su recién formada editorial Charles L. Webster & Company. Grant aceptó la oferta de Twain y luego terminó el libro solo unos días antes de sucumbir al cáncer en julio de 1885. Las memorias personales de U.S. Grant llegó a las tiendas a finales de año, y Twain y otros lo aclamó inmediatamente como una obra maestra literaria. También fue un gran éxito de ventas. Después de la publicación del libro, la viuda de Grant, Julia, recibió la friolera de 450.000 dólares en regalías.


10 cosas que debe saber sobre Ulysses S. Grant

  • Historia americana
    • Presidentes de Estados Unidos
    • Lo esencial
    • Personajes históricos importantes
    • Eventos clave
    • Historia de los nativos americanos
    • revolución Americana
    • América se mueve hacia el oeste
    • La edad dorada
    • Crímenes y desastres
    • Los inventos más importantes de la revolución industrial

    Ulysses S. Grant nació en Point Pleasant, Ohio, el 27 de abril de 1822. Aunque fue un excelente general durante la Guerra Civil, Grant fue un pobre juez de carácter, ya que los escándalos de amigos y conocidos mancharon su presidencia y lo perjudicaron. financieramente después de jubilarse.

    Cuando nació, su familia lo llamó Hiram Ulysses Grant, y su madre siempre lo llamó "Ulysses" o "Lyss". Su nombre fue cambiado a Ulysses Simpson Grant por el congresista que escribió a West Point nominándolo para la matriculación, y Grant lo mantuvo porque le gustaban las iniciales más que HUG. Sus compañeros de clase lo apodaron "Tío Sam", o Sam para abreviar, un apodo que se quedó con él durante toda su vida.


    2. Tuvo muy mala suerte en los negocios.

    Después de pasar una década en el ejército y servir con distinción en la guerra entre México y Estados Unidos, Grant renunció a su cargo en 1854 y pasó los siguientes siete años fracasando como agricultor, agente de bienes raíces y cobrador de alquileres. Una vez tuvo que ganarse la vida vendiendo leña en las esquinas de St. Louis, y cuando estalló la Guerra Civil, estaba trabajando en la oscuridad en el negocio de cuero de su familia en Galena, Illinois. Grant más tarde probaría suerte en los negocios por segunda vez después de dejar la Casa Blanca, con resultados igualmente desastrosos. Una empresa financiera que fundó con su hijo y un hombre llamado Ferdinand Ward quebró después de que Ward despojara a sus inversores y, en 1884, Grant estaba en quiebra. Sólo después de la publicación póstuma de sus memorias se recuperó su fortuna.


    2. Grant era un hombre compasivo

    Cuando Grant aceptó la rendición de las fuerzas confederadas por parte de su rival Robert E. Lee en abril de 1865, permitió generosamente que los soldados confederados conservaran sus armas y caballos y regresaran a sus hogares.

    La familia de la esposa y la esposa de Grant eran dueños de esclavos y el propio Grant era dueño de un esclavo llamado William Jones, que le dio su suegro. En un momento en que Grant podría haber usado mal el dinero de la venta de Jones, firmó un documento que lo liberó.


    Un torbellino de escándalos

    No se puede negar que Grant dejó el cargo bajo una nube muy grande. De principio a fin, su administración produjo un torbellino de escándalos. Si bien ninguno alcanzó la notoriedad de Watergate o Teapot Dome, su gran número debe haber sido vertiginoso para los estadounidenses en ese momento.

    Grant vestido como un trapecista sostiene a miembros corruptos de su administración en esta caricatura política de 1880.

    Grant's procurador general, secretario de guerra, secretario de la marina & # 8230leer más


    150 aniversario de Ulysses S. Grant & # 8217s Visita a Bowdoin

    Este fin de semana marca el 150 aniversario de la visita de Ulysses S. Grant a Bowdoin.

    El 2 de agosto de 1865, y en medio de una gira de victoria después del final de la Guerra Civil estadounidense, el general Grant viajó en tren desde Portland a Brunswick y asistió a los ejercicios de graduación de Bowdoin, donde recibió un título honorífico del College.

    En el escenario de la Primera Iglesia Congregacional Parroquial, donde se llevaron a cabo las ceremonias de graduación del Colegio y # 8217 durante años, el exsenador estadounidense George Evans, miembro de la promoción de 1815, presentó al general Grant y se unió al ex alumno de Bowdoin, el general Oliver Otis Howard y el general Joshua Chamberlain.

    Después de la ceremonia, Grant y su grupo pasaron un tiempo en la casa de Chamberlain en Potter Street antes de regresar a la iglesia para un servicio especial para conmemorar a los compañeros de clase caídos que no habían regresado de la guerra.

    En un relato de un periódico del Departamento de Colecciones Especiales y Archivos Amp de George J. Mitchell, un alumno anónimo concluye su resumen de la ocasión: “Tres ocasiones de graduación son famosas en la historia de Bowdoin, la de 1865 en la que el general Grant fue el invitado prominente , la de 1875 en la que Longfellow fue invitado y poeta de la época y la tercera, en 1910, en la que fue invitado el almirante Peary ”.

    Grant se convertiría en el decimoctavo presidente de los Estados Unidos. Lea "10 cosas que quizás no sepa sobre Ulysses S. Grant" de History.com. & # 8221

    Nuestro agradecimiento a la Coordinadora del Departamento de Teatro y Danza, Noma Petroff, quien ha realizado una extensa investigación sobre Grant para un libro que está escribiendo.

    Otras publicaciones en esta categoría:

    Comentarios

    Gracias por destacar el aniversario de la visita de honor del General Grant & # 8217 a Bowdoin. Tengo el privilegio de estar leyendo los borradores de los capítulos de Noma tal como están escritos, y he aprendido mucho sobre este hombre gentil e incomprendido y muy difamado. Espero que muchos lectores encuentren un nuevo respeto por Ulysses S. Grant cuando se publique el libro de Noma & # 8217s. Y confío en que algún día Bowdoin colocará una placa con su nombre y título honorífico en el vestíbulo del Memorial Hall, donde con tanta razón merece estar.

    Un día importante e histórico hace 150 años, no solo para Bowdoin y Maine, sino para toda la nación, ya que nuestros antepasados ​​enfrentaron un futuro moldeado de innumerables formas por la guerra civil que acaba de terminar. Yo soy otro que tiene el privilegio de haber leído algunos de los borradores de los capítulos de Noma, y ​​digo ¡bien hecho! Gracias por traernos una nueva visión del presidente general que se esforzó tanto por & # 8220 hacerlo bien & # 8221 para todos los ciudadanos a raíz del trágico conflicto.


    # 5 Fue apodado & # 8220 Rendición incondicional & # 8221 Grant durante la Guerra Civil Americana

    los Guerra civil americana estalló en 12 de abril de 1861 y Grant se ofreció como voluntario para servicio militar en el ejército de la Unión. Después de luchar inicialmente para asegurar el mando de campo, más tarde fue puesto a cargo de un regimiento de voluntarios de Illinois y rápidamente ascendido al rango de general de brigada. En Febrero 1862, Grant llevó a las fuerzas de la Unión a una gran victoria cuando obligó a 15.000 confederados a rendirse en Fort Donelson, Tennessee. Jugando con sus iniciales, la prensa de la Unión le dio el sobrenombre de & # 8220 Rendición incondicional & # 8221 Subvención. Luego ascendió rápidamente de rango al llevar al ejército de la Unión a varios triunfos y, finalmente, en 1864, el presidente Lincoln lo nombró el General en jefe (teniente general), dándole el cargo de todos los ejércitos de la Unión. Conceder llevó a las fuerzas de la Unión a la victoria en la Guerra Civil Estadounidense, que terminó con la rendición del famoso General Confederado Robert E. Lee en mediados de 1865. Ulysses S. Grant es el el general de la Unión más aclamado de la Guerra Civil. Continuó sirviendo como el Comandante General del Ejército de los Estados Unidos hasta 4 de marzo de 1869.


    Ganó la batalla de Shiloh (la batalla de Pittsburgh Landing)

    Debido a un poco de aprensión por parte de Henry Helleck, entonces comandante del Departamento de Missouri, Grant y sus hombres sufrieron un ataque sorpresa por parte de las fuerzas confederadas el 6 de abril de 1862. Miles de soldados de la Unión murieron ese día en el suroeste de Tennessee. Al día siguiente, Grant recibió un refuerzo de 18.000 hombres al mando de los generales de división Don Carlos Buell y Lew Wallace. El general condujo a sus hombres (el ejército de Tennessee) al amanecer y atacó a las fuerzas confederadas (el ejército de Mississippi). Los confederados tuvieron que replegarse a Corinto.

    Con todo, la batalla de Shiloh se cobró la vida de unos 24 mil soldados. Al igual que en ese momento, la batalla se consideró la batalla más mortal que jamás haya ocurrido en suelo estadounidense. Grant fue objeto de una inmensa crítica debido a la gran cantidad de muertes. Sin embargo, la Batalla de Shiloh fue muy importante porque permitió que las fuerzas de la Unión siguieran adelante por el control del valle del Mississippi.

    La victoria de Grant en Shiloh fue seguida por otra victoria en la Batalla de Iuka. Las fuerzas de la Unión derrotaron a los confederados el 19 de septiembre. Con unos 40.000 soldados, Grant tomó el control del oeste de Tennessee.


    4 Década de 1940

    La discriminación racial durante la era de Jim Crow no se limitó al sur de los Estados Unidos. Existen muchas fotos de letreros de los estados del norte que establecen sus propias leyes de segregación, lo que impide que los blancos y los negros disfruten de los mismos alojamientos públicos. [7]

    Los negros no fueron los únicos que sufrieron tal discriminación. Durante la Segunda Guerra Mundial, los estadounidenses de origen japonés fueron segregados con especial dureza.

    En la década de 1940, era ilegal en Alabama que los blancos y los negros jugaran juntos juegos que involucraban dados, damas, dominó o cartas. También era ilegal en algunas áreas que los blancos vendieran sus casas a personas de color, y estas leyes podrían ser bastante detalladas.

    Por ejemplo, en algunos lugares, si una persona tenía un octavo o más de una raza no blanca en su linaje, se consideraba que era una persona de color. Con menos de un octavo, se le consideraba blanco y podía utilizar los alojamientos públicos disponibles para los blancos.


    Diez cosas que no sabes sobre Robert E. Lee

    Para aquellos estadounidenses que lo reverencian, lamentablemente, un número cada vez menor en estos días, Robert E. Lee sigue siendo un & # 8220Marble Man & # 8221: el rostro noble del Sur anterior a la guerra, la trágica encarnación de la Causa Perdida, el & # 8220perfecto & # 8221 hombre, como lo consideraba un contemporáneo. Incluso sus admiradores desconocen algunos de los detalles más interesantes de la vida de este héroe muy humano. Aquí hay diez datos sobre Robert E. Lee que quizás no conozca.

    1. No se dejó crecer su famosa barba hasta una edad avanzada. Cuando era joven, Lee usó patillas largas más tarde, luciría solo un bigote. Un compañero cadete de West Point dijo que la apariencia personal de Lee sobrepasaba en belleza varonil a la de cualquier otro cadete del cuerpo. Hasta que se dejó crecer la barba durante el invierno de 1861-1862, Lee siempre había parecido más joven que sus años. Los bigotes blancos lo hacían parecer mayor, al igual que la aparición de una enfermedad cardíaca y el estrés de comandar un ejército durante la guerra de hermano contra hermano.

    2. Fue en gran parte responsable de la apertura del río Mississippi a la navegación. Como ingeniero del ejército en la década de 1830, Lee estuvo destinado en St. Louis y, trabajando con las fuerzas del río, dirigió la mejora de los canales del Mississippi para mejorar en gran medida su navegabilidad. Y Lee, que siempre compartía lo más posible las dificultades de aquellos a quienes mandaba, no era reacio a ensuciarse las manos. & # 8220 Iba en persona con las manos todas las mañanas sobre el amanecer, & # 8221 un observador recordó, y trabajaba día a día bajo el sol abrasador & # 8230. Compartió la dura tarea y la comida común y las raciones que se proporcionaban a los trabajadores comunes: comer en la misma mesa. & # 8221

    3. Era extremadamente frugal con el dinero. El padre que apenas había conocido, Light Horse Harry Lee, uno de los héroes de la Revolución Americana, era un derrochador y un pobre hombre de negocios, que había reducido la propiedad de Lee. Lee había escuchado suficientes historias sobre su padre y había visto lo suficiente de los efectos de sus hábitos de gasto en su madre, por lo que adoptó una actitud de extrema frugalidad y una contabilidad cuidadosa con el dinero. En una ocasión, le escribió a su banco sobre una discrepancia de $ 1,20 en el saldo de su cuenta de $ 841,77. Al casarse con Mary Custis, descendiente de George Washington, heredó otra propiedad mal administrada, la de Arlington House, que estaba en ruinas y en mal estado. Trabajó diligentemente durante varios años para que Arlington volviera a ser rentable. Lee también tuvo cuidado de pagar todas sus deudas, una vez durante la guerra incluso envió dinero a través de las líneas para pagarle a un herrero $ 2 que le debía.

    4. Mantuvo correspondencia con la madre de Whistler. Mientras Lee era superintendente de la Academia Militar en West Point, el joven James McNeill Whistler era cadete, y además muy pobre. Aunque en última instancia, Lee se vio obligado a expulsar de la escuela al & # 8220 temperamental e insolente & # 8221 Whistler cuando reprobó su clase de química (& # 8220 si el silicio fuera un gas, habría sido un general importante algún día, & # 8221 Whistler dijo descaradamente más tarde ), Lee se interesó sinceramente por el niño, como siempre lo hacía con los que estaban bajo su cuidado. Escribió varias cartas a la madre de Whistler, enfatizando la necesidad de que el niño sea diligente en sus esfuerzos y actualizándola sobre la salud de su hijo. Después de dejar la Academia, Whistler, por supuesto, se convirtió en un artista famoso, pintando en 1871 el retrato que se conoció como & # 8220Whistler & # 8217s Mother & # 8221.

    Mary Anna Custis Lee (l) y Harriet Talcott (r)

    5. Le encantaba coquetear: Aunque según todos los informes era un marido infaliblemente fiel, Lee se deleitaba en la compañía de mujeres jóvenes y bonitas, e incluso deleitaba a su esposa con los encuentros con otros miembros del sexo más justo. & # 8220Cómo me pavoneé & # 8230. Cómo habrías triunfado en mi felicidad ”, escribió alegremente a su esposa Mary después de tener la oportunidad de entretener a la encantadora Harriett Talcott, que era objeto de la atención especial de Lee. Según todos los relatos y retratos contemporáneos, la esposa de Lee era una mujer sencilla, si no hogareña, y tal vez este hecho impulsó a Lee a conquistar los corazones de mujeres más atractivas. Las chicas guapas, le dijo Lee a un amigo, hicieron que su corazón & # 8220 se abriera para ellas, como una flor al sol. & # 8221

    6. Dormía en una modesta tienda de campaña de soldado y comía las mismas raciones que sus hombres. Para disgusto de su personal, Lee casi siempre rechazaba los manjares ofrecidos por los civiles más ricos de la zona donde acampaba su ejército. Cuando se enviaban frutas o verduras frescas, carne fina, buen pan o incluso licores de calidad a su cuartel general, Lee escribía una amable carta de agradecimiento al benefactor y enviaba tranquilamente la comida a sus hombres, generalmente los heridos en el hospital. Lee siempre comía comidas sencillas y tomaba la ración típica del ejército que se les daba a sus hombres. De manera similar, rechazaba de manera rutinaria las ofertas para usar las casas de los sureños como su cuartel general, prefiriendo dormir afuera en su modesta tienda, que, dicho sea de paso, era la de un oficial de Nueva Jersey capturado por los confederados. Por lo tanto, se propuso compartir las dificultades diarias de sus hombres tanto como fuera posible y conocerlos tanto como pudiera. Una vez, cuando Lee regresaba a su tienda, notó que un soldado se asomaba al interior. & # 8220Entre, Capitán, & # 8221 Lee gritó, & # 8220 Me alegro de verte. & # 8221 El soldado sorprendido se volvió y se dirigió a Lee: & # 8220 No soy & # 8217t no capitán, General Lee. Yo sólo soy un soldado raso de la Novena Caballería de Virginia. Bueno, entre, señor, respondió Lee. & # 8220Si no eres & # 8217t capitán, deberías serlo. & # 8221

    7. Montó otros caballos además de Traveller durante la Guerra Civil. Aunque el Traveller gris hierro puede ser el caballo más famoso de la historia de Estados Unidos, Lee montó otros caballos durante el conflicto. Según el sitio web de Stratford Hall:

    & # 8220Cuando Lee compró Traveller, su establo ya contenía dos caballos, Richmond y Brown-Roan: Richmond, un semental bayo, fue adquirido por el general Lee a principios de 1861. El general montó Richmond cuando inspeccionó las defensas de Richmond. Richmond murió en 1862 después de la batalla de Malvern Hill. Lee compró Brown-Roan en el oeste de Virginia durante el primer verano de la guerra. También conocido como & # 8216The Roan & # 8217, el caballo se quedó ciego en 1862 y tuvo que ser retirado. Se quedó con un granjero.

    Otros dos caballos, Lucy Long y Ajax, se unieron al establo de Lee después de que compró Traveller: Lucy Long, una yegua, sirvió como el caballo de respaldo principal de Traveller. Lucy Long permaneció con la familia Lee después de la guerra. Sobreviviendo al general Lee, murió cuando tenía treinta y tres años. Ajax, un caballo alazán, se usaba con poca frecuencia porque era demasiado grande para que Lee lo montara cómodamente. Ajax también permaneció con los Lee después de la guerra. Se suicidó a mediados de la década de 1860 al chocar accidentalmente con un pestillo de puerta de hierro. & # 8221

    8. Le desagradaba la esclavitud y aborrecía la secesión. Aunque Lee nunca tuvo esclavos personalmente, fue acusado de administrar durante un período de cinco años a los 200 esclavos en Arlington Plantation que habían pertenecido a su suegro, George Washington Parke Custis & # 8217 muerte Lee era un capataz severo con respecto a los esclavos de Arlington, que estaban acostumbrados a los laxos estándares de su difunto dueño, y tal vez una vez hizo azotar a tres esclavos fugitivos. Lee ciertamente creía que la raza blanca era superior a la negra, una vez que observó que "dondequiera que encuentres al negro, todo va hacia abajo a su alrededor, y donde sea que encuentres a un hombre blanco, ves que todo a su alrededor mejora". Y sin embargo, en una carta de 1858, Lee consideró que la esclavitud era & # 8220 un mal moral y político en cualquier país & # 8221, y una vez que llegó la emancipación, aceptó las nuevas realidades sociales, trató a los negros liberados con respeto y animó a otros sureños. para hacerlo. En una ocasión, fue el primero en unirse a un hombre negro que se había atrevido a arrodillarse primero, antes que los adoradores blancos, en la barandilla de la comunión en su parroquia episcopal en Richmond.

    Si Lee encontraba desagradable la esclavitud, detestaba la secesión. En una carta de enero de 1861 a su hijo Custis, Lee escribió:

    Como ciudadana estadounidense, me enorgullece mucho de mi país, su prosperidad e instituciones y defendería a cualquier Estado si sus derechos fueran invadidos. Pero no puedo anticipar mayor calamidad para el país que la disolución de la Unión. Sería una acumulación de todos los males de los que nos quejamos, y estoy dispuesto a sacrificar todo menos el honor por su preservación. Por tanto, espero que se agoten todos los medios constitucionales antes de que se recurra a la fuerza. La secesión no es más que una revolución. Los redactores de nuestra Constitución nunca agotaron tanto trabajo, sabiduría y paciencia en su formación y la rodearon con tantos guardias y seguridades, si se pretendía que todos los miembros de la confederación la rompieran a voluntad. Estaba destinado a pepetual [sic] unión, así expresada en el preámbulo, & amp para el establecimiento de un gobierno, no un pacto, que sólo puede ser disuelto por revolución o el consentimiento de todo el pueblo reunido en la convención.

    Lee a menudo criticaba a los sureños & # 8220Fire-Eaters & # 8221, que avivaban los vientos de guerra en su ansioso deseo de que el Sur formara su propia confederación, culpándolos a ellos y a los abolicionistas extremistas del Norte por el sangriento conflicto. Y, sin embargo, Lee, después de mucho agonizar, decidió que su deber consistía en permanecer leal a su país, es decir, a su estado natal de Virginia. Le dijo a un primo del ejército federal:

    “No he podido decidirme a levantar la mano contra mi estado natal, mis parientes, mis hijos y mi hogar. . . Y nunca más deseo sacar mi espada salvo en defensa de mi Estado. Considero inútil profundizar en los motivos que me influyeron. No puedo dar ningún consejo. Simplemente te cuento lo que he hecho para que lo hagas mejor ".

    9. Conoció a Ulysses S. Grant por segunda vez en Appomattox después de la famosa rendición. El día después de la famosa reunión en la Casa McLean, Lee y Grant, que habían servido juntos en la Guerra de México antes de convertirse en adversarios en la Guerra entre Estados, se encontraron en un montículo entre los dos ejércitos. Grant intentó convencer a Lee, que hasta el día anterior había sido el comandante de todas las fuerzas armadas confederadas, de usar su estatura para persuadir a las fuerzas confederadas restantes de que se rindieran. Lee objetó, diciendo que tal curso ahora sería inapropiado para él. "Sabía & # 8221 Grant, & # 8220 que no tenía sentido instarlo a hacer algo en contra de sus ideas de lo que era correcto". Más tarde, cuando Lee fue acusado de traición por un gran jurado federal, con la amenaza de arresto y posible ejecución sobre él, apeló a Grant, señalando que los términos de la rendición de su ejército y # 8217 incluían la estipulación, redactada por el propio Grant. que & # 8220cada oficial y hombre podrá regresar a su casa, sin ser molestado por la autoridad de los Estados Unidos, siempre que respeten sus libertad condicional y las leyes vigentes donde puedan residir. & # 8221 Grant estuvo de acuerdo con Lee & # 8217s interpretación e instó a Lee a solicitar un indulto federal, que Grant dijo que respaldaría. Lee lo hizo y envió los documentos a Grant, quien de hecho se los remitió al presidente Andrew Johnson con su respaldo. (La solicitud sería & # 8220 perdida & # 8221 y la ciudadanía de Lee & # 8217 no se restauraría hasta 1975, pero esa es otra historia). Lo que Lee no sabía era que Grant silenciosamente hizo saber que renunciaría a la ejército si Lee fuera arrestado.

    10. Rechazó muchas ofertas comerciales lucrativas después de que terminó la guerra. La finca de Lees & # 8217 Arlington había sido tomada por las fuerzas de la Unión antes del final de la guerra & # 8217, y después de Appomattox, regresó a una modesta casa en Richmond que había alquilado para su esposa y su familia. Con su estatus legal como una pregunta abierta y sus recursos financieros muy reducidos, Lee buscó una manera de ganarse la vida y contribuir a la sociedad. & # 8220Lee rechazó todas las invitaciones para prosperar con su nombre, & # 8221 Ernest B. Furguson escribe: & # 8220 para ser presidente de Chesapeake & amp Ohio Railway para ordenar al ejército rumano ser gobernador de Virginia para escribir sus memorias, o simplemente firmarlos escritos por otra persona para ser presidente de compañías de seguros para mudarse a una casa solariega inglesa con un estipendio anual. & # 8221 Lee finalmente encontró un puesto que le convenía: la presidencia del Washington College en Lexington, donde ganaría $ 1,500 un año, más un porcentaje del total de los pagos de matrícula que recibió la universidad. Lee revitalizó la institución moribunda, convirtiéndola en una universidad al agregar cursos prácticos en idiomas modernos (incluido uno de los pocos programas de español en el país), ingeniería, comercio, agricultura y derecho al programa existente de educación clásica. También abrió la primera escuela de periodismo en el país. Sus esfuerzos en Washington College, afirma el autor Charles Bracelen Flood, le dan derecho a Lee & # 8220 a una posición en el primer rango de educadores estadounidenses & # 8221.

    El conservador imaginativo aplica el principio de la apreciación a la discusión de la cultura y la política: abordamos el diálogo con magnanimidad más que con mera cortesía. ¿Nos ayudará a seguir siendo un oasis refrescante en la arena cada vez más polémica del discurso moderno? Considere hacer una donación ahora.

    La imagen presentada es un retrato de Robert E. Lee por Frank Buchser, pintado en el otoño de 1869 en Lexington, Virginia. Es el tercer y último retrato de Lee de la vida. Es de dominio público, aparece aquí por cortesía de Wikimedia Commons y se ha aclarado para mayor claridad. Las imágenes de Lee a la edad de 44 años y de él en Traveller son de dominio público y aparecen aquí por cortesía de Wikimedia Commons. La imagen de Anna Matilda Whistler también es de dominio público y también aparece aquí por cortesía de Wikimedia Commons. La imagen de & # 8220The Surrender & # 8221 de Keith Rocco y la imagen inferior de Lee el 18 de febrero de 1865 están nuevamente en el dominio público, y nuevamente son cortesía de Wikimedia Commons.

    Todos los comentarios son moderados y deben ser corteses, concisos y constructivos para la conversación. Se pueden aprobar los comentarios que sean críticos con un ensayo, pero no se publicarán los comentarios que contengan críticas ad hominem al autor. Además, es poco probable que se aprueben los comentarios que contengan enlaces web o citas en bloque. Tenga en cuenta que los ensayos representan las opiniones de los autores y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Imaginative Conservative o su editor o editor.


    Contenido

    Grant era de ascendencia inglesa y escocesa del Ulster, su antepasado inmigrante Mathew Grant llegó con puritanos de Inglaterra en 1630. [1] La abuela paterna de Grant, Suzanna Delano, de origen francés, era nieta de Jonathan Delano (1647-1720), séptimo hijo de Philippe de La Noye (1602-1681). Philippe was descended from the illustrious House of Lannoy, and was one of the Fortune's passengers who landed at Plymouth in November 1621, joining the first settlers of the Mayflower. The offspring of the paternal uncle of Suzanna, Thomas Delano (born 1704), gave a few decades later another president of the United States, Franklin D. Roosevelt. [2] [3] [4] His mother descended from Presbyterian immigrants William Simpson (1701–1794), [5] Jane Hines Simpson (1717–1801), [6] and John David Simpson Sr (1738–1804) from County Tyrone, Ireland (where the ancestral family home still stands in Ballygawley) to Bucks County, Pennsylvania (where William and Jane are buried in the Newtown Presbyterian Church Cemetery). [7] [8]

    Hiram Ulysses Grant was born in Point Pleasant, Ohio on April 27, 1822. [9] Point Pleasant was located in the southwestern corner of Ohio near Cincinnati. [9] His father Jesse Root Grant (1794–1873) was a self-reliant tanner and businessman, and his mother was Hannah (Simpson) Grant (1798–1883). [10] Grant was Jesse's and Hannah's first child. [11] Both Jessie and Hanna were natives of Pennsylvania. [12] In the fall of 1823, the family moved to the village of Georgetown in Brown County, Ohio, where they had five more children.

    At the age of five, young Grant began his formal education, starting at a subscription school and later was enrolled in two private schools. [13] In the winter of 1836–1837, Grant was a student at Maysville Seminary, and in the autumn of 1838 he attended John Rankin's academy. Raised in a Methodist family devoid of religious pretentiousness, Grant prayed privately and was not an official member of the church. [14] Unlike his younger siblings, Grant was never disciplined, baptized, or forced to attend church by his parents. [15] One of his biographers suggests that Grant inherited a degree of introversion from his reserved, even "uncommonly detached" mother (she did not visit the White House during her son's presidency). [16] At home, Grant assumed the duties which were expected of him as a young man, and they primarily included maintenance of the firewood supply he thereby developed a noteworthy ability to work with, and control, horses which were in his charge, and he used it to provide transportation as a vocation during his youth. [17]

    At the age of 17, with the help of his father, Grant was nominated for a position at the United States Military Academy (USMA) at West Point, New York by Congressman Thomas L. Hamer. Hamer mistakenly nominated him as "Ulysses S. Grant of Ohio". At West Point, he adopted this name, but only with a middle initial. Among his army colleagues at the academy, his nickname became "Sam" because the initials "U.S." also stood for "Uncle Sam". The "S", according to Grant, did not stand for anything, though Hamer had used it to abbreviate his mother's maiden name. [18] The influence of Grant's family brought about the appointment to West Point, while Grant himself later recalled that "a military life had no charms for me". [19] Grant, stood 5 feet 1 inches and weighed 117 lbs, when he entered West Point. [20] Grant later said that he was lax in his studies, but he achieved above average grades in mathematics and geology. [21] Although Grant had a quiet nature, he did establish a few intimate friends at West Point, including Frederick Tracy Dent and Rufus Ingalls. [22] He joined a fraternity group known as the Twelve in One, and was highly esteemed by his classmates. [23] While not excelling scholastically, Grant studied under Romantic artist Robert Walter Weir and produced nine surviving artworks. [21] He also established a reputation as a fearless and expert horseman, setting an equestrian high-jump record that stood almost 25 years. [21] He graduated in 1843, ranking 21st in a class of 29. Grant later recalled that his departure from West Point was of the happiest of his times and that he had intended to resign his commission after serving the minimum term of obligated duty. [24] Despite his excellent horsemanship, he was not assigned to the cavalry, as assignments were determined by class rank, not aptitude. [21] Grant was instead assigned as a regimental quartermaster, managing supplies and equipment in the 4th Infantry Regiment, with the rank of brevet second lieutenant. [25]

    Grant's first assignment after graduation took him to the Jefferson Barracks near St. Louis, Missouri. [26] After recuperating from an illness that left him thin and weak, Grant reported there in September 1843. [26] It was the nation's largest military bastion in the West, commanded by Colonel Stephen W. Kearny. Grant was happy with his new commander, but still looked forward to the end of his military service and a possible teaching career. [27] Grant spent some of his time in Missouri visiting the family of his West Point classmate, Frederick Dent, and getting to know Dent's sister, Julia the two became secretly engaged in 1844. [27]

    Rising tensions with Mexico saw Grant's unit shifted to Louisiana that year as a part of the Army of Observation under Major General Zachary Taylor. [28] President James K. Polk ordered Taylor south to force the Mexican government to bargain over disputed territory between the United States and Mexico. [29] Grant was in charge of securing hundreds of mules in preparation for the move south. [30] Grant purchased the mules from Mexicans and had the mules branded, but the mules resisted being broken to wear a saddle and pack. [30] Taylor took notice of Grant when Grant jumped in the water to help his men remove oyster beds so ships could advance from Aransas Bay to Corpus Christi, saying he wished he "had more officers like Grant." [30] On March 11, 1846, Grant's Fourth Infantry, part of the Third Brigade, left Corpus Christi, first traveling west and then veering south. [30] Having reached the Rio Grande, both the Mexican and American armies spied on each other. [30] On April 25, the Mexican–American War broke out when Mexican troops fired on and killed 11 American troops, commanded by Captain Seth Thornton, at Rancho de Carricitos. [31] Defending Fort Texas on the Rio Grande, Taylor's army advanced on Palo Alto and Resaca de la Palma.

    Grant's first battle experience came at the Battle of Palo Alto against a substantial Mexican force that intended to flank and attack the American army. [32] Grant did not panic and readied his 1822 musket when Taylor ordered two large artillery guns that fired on the Mexican army, who retreated. [33] The next day the American army followed the retreating Mexican army to Resaca de la Palma. [34] Not content with his responsibilities as a quartermaster, Grant made his way to the front lines to engage in the battle, and participated in the Battle of Resaca de la Palma. [35] Grant led his company in a charge, capturing a Mexican officer and a few of his men, his first victory. Grant later realized the ground he gained and his captives had earlier been won in the battle. [34]

    Crossing the Rio Grande, the United States army continued its advance into Mexico. Thousands of American volunteers were incorporated into the U.S. military serving alongside the regular army, including Thomas Hamer, who had nominated Grant to West Point. [36] Starting in September, Taylor and his Army of Invasion, moved south and engaged the Mexican army at the Battle of Monterrey. [37] During the battle, Grant demonstrated his equestrian ability, carrying a dispatch through Monterrey's sniper-lined streets on horseback while mounted in one stirrup. [38]

    President James K. Polk, who was wary of Taylor's growing popularity, divided his army, sending some troops (including Grant's unit) to form a new army under Maj. Gen. Winfield Scott. [39] Scott's army landed at Veracruz and advanced toward Mexico City. The army met the Mexican forces at battles of Molino del Rey and Chapultepec outside Mexico City. At the latter battle, Grant dragged a howitzer into a church steeple to bombard nearby Mexican troops. [40] Scott's army was soon into the city, and the Mexicans agreed to peace not long after.

    In his memoirs, Grant indicated that he had learned extensively by closely observing the decisions and actions of his commanding officers, particularly admiring Taylor's methods, and in retrospect, he identified with Taylor's style. At the time, he felt that the war was a wrongful one because he believed that territorial gains were designed to spread slavery throughout the nation writing in 1883, Grant said "I was bitterly opposed to the measure, and to this day, I regard the war, which resulted, as one of the most unjust ever waged by a stronger nation against a weaker nation." He also opined that the later Civil War was inflicted on the nation as punishment for its aggression in Mexico. [41]

    On August 22, 1848, after a four-year engagement, Grant and Julia were married. [42] He and Julia would go on to have four children: Frederick Dent Grant Ulysses S. "Buck" Grant, Jr. Ellen Wrenshall "Nellie" Grant and Jesse Root Grant. [43] The couple corresponded during his service in Mexico in one letter Julia shared with him a very pleasurable dream she had of him in a beard, which he was then sporting upon his return after the war. [44]

    Although Grant received promotions during the Mexican–American War, the peacetime army offered little for a young officer's advancement. [45] Lieutenant Grant was assigned to several different posts over the ensuing six years. His first post-war assignments took him and Julia to Detroit and Sackets Harbor, New York, the location that made them the happiest. In the spring of 1852, he traveled in to Washington, D.C. in a failed attempt to prevail upon the Congress to rescind an order that he, in his capacity as quartermaster, reimburse the military $1000 in losses incurred on his watch, for which he bore no personal guilt. [46] He was sent west to Fort Vancouver in the Oregon Territory in 1852, initially landing in San Francisco during the height of the California Gold Rush. Julia could not accompany him as she was eight months pregnant with their second child further, a lieutenant's salary would not support a family on the frontier. [47] The journey proved to be an ordeal due to transportation disruptions and an outbreak of cholera within the entourage while traveling overland through Panama. Grant made use of his organizational skills, arranging makeshift transportation and hospital facilities to take care of the sick. There were 150 4th Infantry fatalities including Grant's long-time friend John H. Gore. [48] After Grant arrived in San Francisco he traveled to Fort Vancouver, continuing his service as quartermaster the U.S. military was to keep the peace in the Pacific Northwest between settlers and Indians in the aftermath of the Cayuse War.

    While on assignment out west and in an effort to supplement a military salary inadequate to support his family, Grant, assuming his work as quartermaster so equipped him, attempted but failed at several business ventures. [49] The business failures in the West confirmed Jesse Grant's belief that his son had no head for business, creating frustration for both father and son. In at least one case Grant had even naively allowed himself to be swindled by a partner. These failures, along with the separation from his family, made for quite an unhappy soldier, husband and son. Rumors began to circulate that Grant was drinking in excess. [50]

    In the summer of 1853, Grant was promoted to captain, one of only fifty on active duty, and assigned to command Company F, 4th Infantry, at Fort Humboldt, on the northwest California coast. Without explanation, he shortly thereafter resigned from the army on July 31, 1854. The commanding officer at Fort Humboldt, brevet Lieutenant Colonel Robert C. Buchanan, a strict disciplinarian, had reports that Grant was intoxicated off duty while seated at the pay officer's table. Buchanan had previously warned Grant several times to stop his drinking. In lieu of a court-martial, Buchanan gave Grant an ultimatum to sign a drafted resignation letter. Grant resigned the War Department stated on his record, "Nothing stands against his good name." [51] Rumors, however, persisted in the regular army of Grant's intemperance. According to biographer McFeely, historians overwhelmingly agree that his intemperance at the time was a fact, though there are no eyewitness reports extant. [52] Two of Grant's lieutenants corroborated this incident and Buchanan confirmed it to another officer in a conversation during the Civil War. [53] Historian Jean Edward Smith says, "The story rings true. [54] Jean Edward Smith maintains Grant's resignation was too sudden to be a calculated decision. [55] Historian William McFeely said that Grant left the army simply because he was "profoundly depressed" and that the evidence as to how much and how often Grant drank remains elusive. [52] Buchanan never mentioned it again until asked about it during the Civil War. [56] The effects and extent of Grant's drinking on his military and public career are debated by historians. [57] Lyle Dorsett said Grant was an "alcoholic" but functioned amazingly well. William Farina maintains Grant's devotion to family kept him from drinking to excess and sinking into debt. [58]

    Years later after his resignation, Grant told John Eaton, "the vice of intemperance had not a little to do with my decision to resign." [53] Grant's father, again believing his son's only potential for success to be in the military, tried to get the Secretary of War to rescind the resignation, to no avail. [59]

    At age 32, with no civilian vocation, Grant began to struggle through seven financially lean years and poverty. [60] His father, Jesse, initially offered Grant a position in the Galena, Illinois branch of the tannery business, on condition that Julia and the children, for economic reasons, stay with her parents in Missouri, or Grant's in Kentucky. Ulysses and Julia were adamantly opposed to another separation, and declined the offer. In 1854, Grant farmed on his brother-in-law's property near St. Louis, using slaves owned by Julia's father, but it did not succeed. Two years later, Grant and family moved to a section of his father-in-law's farm to give his family a home, built a house he called "Hardscrabble". Julia hated the rustic house, which she described as an "unattractive cabin". [61] During this time, Grant also acquired a slave from Julia's father, a thirty-five-year-old man named William Jones. Having met with no success farming, the Grants left the farm when their fourth and final child was born in 1858. Grant freed his slave in 1859 instead of selling him, at a time when slaves commanded a high price and Grant needed money badly. [62] For the next year, the family took a small house in St. Louis where he worked, again without success, with Julia's cousin Harry Boggs, as a bill collector. [63] In 1860 Jesse offered him the job in his tannery in Galena, Illinois, without condition, which Ulysses accepted. The leather shop, "Grant & Perkins", sold harnesses, saddles, and other leather goods and purchased hides from farmers in the prosperous Galena area. He moved his family to Galena before that year. [64]

    Although unopposed to slavery at the time, Grant kept his political opinions private and never endorsed any candidate running for public office before the Civil War. [65] His father-in-law was a prominent Democrat in Missouri, a factor that helped derail Grant's bid to become county engineer in 1859, while his own father was an outspoken Republican. [66] In the 1856 election, Grant cast his first presidential vote for the Democratic candidate James Buchanan, saying he was really voting against Fremont, the Republican candidate. [65] In 1860, he favored the Democratic presidential candidate Stephen A. Douglas over Abraham Lincoln, and Lincoln over the alternate Democratic candidate, John C. Breckinridge. Lacking the residency requirements in Illinois at the time, he could not vote. By August 1863, during the Civil War, after the fall of Vicksburg, Grant's political sympathies fully coincided with the Radical Republicans' aggressive prosecution of the war and for the abolition of slavery. [67]


    Ver el vídeo: Facts You Didnt Know About Ulysses S. Grant (Diciembre 2021).