Información

Stokely Carmichael


Stokely Carmichael nació en Puerto España, Trinidad, el 29 de junio de 1941. Carmichael se mudó a los Estados Unidos en 1952 y asistió a la escuela secundaria en la ciudad de Nueva York. Ingresó en la Universidad de Howard en 1960 y poco después se unió al Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC).

En 1961, Carmichael se convirtió en miembro de los Freedom Riders. Después de entrenarse en técnicas no violentas, los voluntarios blancos y negros se sentaron uno al lado del otro mientras viajaban por el sur profundo. La policía local no estaba dispuesta a proteger a estos pasajeros y en varios lugares fueron golpeados por turbas blancas. En Jackson, Mississippi, Carmichael fue arrestado y encarcelado durante 49 días en la penitenciaría de Parchman. Carmichael también trabajó en el proyecto Freedom Summer y en 1966 se convirtió en presidente de SNCC.

El 5 de junio de 1966, James Meredith inició una marcha solitaria contra el miedo desde Memphis hasta Jackson, para protestar contra el racismo. Poco después de comenzar su marcha, un francotirador le disparó. Cuando escucharon la noticia, otros activistas de derechos civiles, incluidos Carmichael, Martin Luther King y Floyd McKissick, decidieron continuar la marcha en nombre de Meredith.

Cuando los manifestantes llegaron a Greenwood, Mississippi, Carmichael y algunos de los otros manifestantes fueron arrestados por la policía. Era la vigésimo séptima vez que Carmichael había sido arrestado y, al ser liberado el 16 de junio, pronunció su famoso discurso Black Power. Carmichael pidió que "los negros de este país se unan, reconozcan su herencia y creen un sentido de comunidad". También abogó por que los afroamericanos deberían formar y dirigir sus propias organizaciones e instó a un rechazo total de los valores de la sociedad estadounidense.

Al año siguiente, Carmichael se unió a Charles V.Hamilton para escribir el libro, Black Power: La política de liberación en Estados Unidos (1967). Algunos líderes de grupos de derechos civiles como la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP) y la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur (SCLC), rechazaron las ideas de Carmichael y lo acusaron de racismo negro.

Carmichael también adoptó el eslogan de "Lo negro es hermoso" y abogó por un estado de orgullo negro y un rechazo de los valores blancos de estilo y apariencia. Esto incluyó la adopción de peinados afro y formas de vestir africanas. Carmichael comenzó a criticar a Martin Luther King y su ideología de la no violencia. Finalmente se unió al Partido Pantera Negra, donde se convirtió en "primer ministro honorario".

Cuando Carmichael denunció la participación de Estados Unidos en la guerra de Vietnam, su pasaporte fue confiscado y retenido durante diez meses. Cuando le devolvieron el pasaporte, se mudó con su esposa, Miriam Makeba, a Guinea, donde escribió el libro, Stokely Speaks: Black Power vuelve al panafricanismo (1971).

Carmichael, que adoptó el nombre de Kwame Ture, también ayudó a establecer el Partido Revolucionario del Pueblo Africano y trabajó como asistente del primer ministro de Guinea, Sekou Toure. Después de la muerte de Touré en 1984, Carmichael fue arrestado por el nuevo régimen militar y acusado de intentar derrocar al gobierno. Sin embargo, solo pasó tres días en prisión antes de ser liberado.

Stokely Carmichael murió de cáncer el 15 de noviembre de 1998.

Cuando escuché por primera vez acerca de los negros sentados en los mostradores de almuerzo en el sur, pensé que eran solo un montón de sabuesos publicitarios. Pero una noche cuando vi a esos niños pequeños en la televisión, volviendo a levantarse en los taburetes del mostrador del almuerzo después de haberlos tirado, con azúcar en los ojos, ketchup en el pelo, bueno, algo me pasó. De repente me estaba quemando.

Una de las tragedias de la lucha contra el racismo es que hasta este momento no ha existido ninguna organización nacional que pueda hablar de la creciente militancia de los jóvenes negros en los guetos urbanos y el cinturón negro del Sur. Sólo ha habido un movimiento de "derechos civiles", cuyo tono de voz se adaptó a una audiencia de blancos de clase media. Sirvió como una especie de zona de amortiguación entre esa audiencia y los jóvenes negros enojados. Afirmó hablar por las necesidades de una comunidad, pero no habló en el tono de esa comunidad. Ninguno de sus supuestos líderes podía entrar en una comunidad en disturbios y ser escuchado. En cierto sentido, la culpa debe ser compartida, junto con los medios de comunicación, por esos líderes por lo que sucedió en Watts, Harlem, Chicago, Cleveland y otros lugares. Cada vez que los negros de esas ciudades veían abofetear al Dr. Martin Luther King, se enojaban. Cuando vieron a niñas negras bombardeadas hasta morir en una iglesia y trabajadores de derechos civiles emboscados y asesinados, se enojaron más; y cuando no pasó nada, estaban furiosos. No teníamos nada que ofrecer que pudieran ver, excepto salir y ser golpeados nuevamente.

Solo teníamos el antiguo lenguaje del amor y el sufrimiento. Y en la mayoría de los lugares, es decir, de los liberales y la clase media, recuperamos el antiguo lenguaje de la paciencia y el progreso. Ese lenguaje, junto con las advertencias de permanecer no violentos y temer la reacción de los blancos, convenció a algunos de que ese camino era el único camino a seguir. Engañó a algunos haciéndoles creer que una minoría negra podría inclinar la cabeza y ser azotada a una posición significativa de poder. La misma noción es absurda.

Según sus defensores, la justicia social se logrará "integrando al negro en las principales instituciones de la sociedad de la que tradicionalmente ha sido excluido". Este concepto se basa en la suposición de que no hay nada de valor en la comunidad negra y que se podría crear poco valor entre la gente negra. Lo que hay que hacer es desviar a la gente negra "aceptable" hacia la comunidad blanca de clase media circundante. Las metas de los integracionistas son metas de clase media, articuladas principalmente por un pequeño grupo de negros con aspiraciones o estatus de clase media.

No hay hombre negro en el país que pueda vivir "simplemente como un hombre". Su negrura es un hecho omnipresente en esta sociedad racista, lo reconozca o no. Es poco probable que esta o la próxima generación sea testigo del momento en que la raza ya no será relevante en la conducción de los asuntos públicos y en la toma de decisiones de políticas públicas.

La "integración" como objetivo hoy habla del problema de la negritud no solo de una manera poco realista sino también de una manera despreciable. Se basa en la aceptación total del hecho de que para tener una casa o una educación decentes, los negros deben mudarse a un vecindario blanco o enviar a sus hijos a una escuela para blancos. Esto refuerza, tanto en blanco como en negro, la idea de que "blanco" es automáticamente superior y "negro" es por definición inferior. Por esta razón, la "integración" es un subterfugio para el mantenimiento de la supremacía blanca.

Tuvimos nuestro primer problema importante con la policía el 17 de junio en Greenwood. Comenzó cuando un contingente de policías estatales decidió arbitrariamente que no podíamos instalar nuestra tienda de campaña en los terrenos de una escuela secundaria negra. Cuando Stokely intentó levantar la tienda de todos modos, fue arrestado. En cuestión de minutos, la noticia de su arresto se había extendido por toda la ciudad. La manifestación de esa noche, que se llevó a cabo en un parque de la ciudad, atrajo a casi tres mil personas, cinco veces el número habitual.

Stokely, quien había sido liberado de la cárcel minutos antes de que comenzara la manifestación, fue el último orador. Le precedieron McKissick, Dr. King y Willie Ricks. Como el resto de nosotros, estaban enojados por el arresto innecesario de Stokely. Sus discursos fueron particularmente militantes. Cuando Stokely se adelantó para hablar, la multitud lo recibió con un gran rugido. Reconoció su recepción con un brazo levantado y un puño cerrado.

Al darse cuenta de que estaba en su elemento, con su gente, Stokely dejó que todo pasara el rato. "Esta es la vigésima séptima vez que me arrestan, ¡y ya no voy a ir a la cárcel!" La multitud estalló en vítores y aplausos.

"La única manera de evitar que esos hombres blancos nos den una paliza es tomar el control. Hemos estado diciendo libertad durante seis años y no tenemos nada. ¡Lo que vamos a empezar a decir ahora es Black Power!"

La multitud estaba a su lado. Recogieron sus pensamientos de inmediato.

"¡PODER NEGRO!" rugieron al unísono.

Una de las tragedias de la lucha contra el racismo es que hasta ahora no ha existido ninguna organización nacional que pueda hablar de la creciente militancia de los jóvenes negros en el gueto urbano. Solo ha habido un movimiento de derechos civiles, cuyo tono de voz se adaptó a una audiencia de blancos liberales. Sirvió como una especie de zona de amortiguación entre ellos y los jóvenes negros enojados. En cierto sentido, me culpo a nosotros mismos, junto con los medios de comunicación, por lo que ha sucedido en Watts, Harlem, Chicago, Cleveland, Omaha. Cada vez que la gente de esas ciudades veía abofetear a Martin Luther King, se enojaba; cuando vieron a cuatro niñas negras bombardeadas hasta morir, se enojaron más; y cuando no pasó nada, estaban humeando. No teníamos nada que ofrecer que pudieran ver, excepto salir y ser golpeados nuevamente. Ayudamos a construir su frustración.

Una organización que afirma estar trabajando para las necesidades de una comunidad, como lo hace SNCC, debe trabajar para proporcionar a esa comunidad una posición de fuerza desde la cual hacer oír su voz. Este es el significado del poder negro más allá del lema.

El poder negro puede definirse claramente para aquellos que no asocian los temores de la América blanca a sus preguntas al respecto. Deberíamos comenzar con el hecho básico de que los estadounidenses negros tienen dos problemas: son pobres y son negros. Todos los demás problemas surgen de esta realidad bilateral: la falta de educación, la llamada apatía de los hombres negros. Cualquier programa para acabar con el racismo debe abordar esa doble realidad.

Kwame Ture, el extravagante líder de los derechos civiles conocido por la mayoría de los estadounidenses como Stokely Carmichael, murió el domingo en Conakry, Guinea. Tenía 57 años y es mejor recordado por su uso de la frase "poder negro", que a mediados de la década de 1960 encendió una reacción blanca y alarmó a una generación anterior de líderes de derechos civiles, incluido el reverendo Dr. Martin Luther King Jr.

Ture, quien cambió su nombre en 1978 para honrar a Kwame Nkrumah y Ahmed Sekou Toure, dos líderes socialistas africanos que se habían hecho amigos de él, pasó la mayor parte de los últimos 30 años en Guinea, llamándose revolucionario y defendiendo una ideología panafricana que evocaba a pocos. resonancias en los Estados Unidos o, para el caso, en África.

La defensa de Ture del panafricanismo fue la última fase en una evolución política que pasó de la indiferencia al movimiento de derechos civiles cuando era un estudiante de secundaria para emerger como un voluntario no violento efectivo que arriesga su vida contra la segregación a primer ministro honorario de la Pantera Negra. Partido.

Stokely Carmichael se inspiró para participar en el movimiento de derechos civiles por la valentía de esos negros y blancos que protestaron por el servicio segregado con sentadas en los mostradores de almuerzo en el sur.

Rechazando becas de varias universidades blancas, ingresó a la Universidad Howard en Washington en 1960. Al final de su primer año, se había unido a los viajes por la libertad del Congreso de Igualdad Racial, peligrosos viajes en autobús de negros y blancos que desafiaban los viajes interestatales segregados en el sur. Los Freedom Riders a menudo se encontraron con violencia, y en sus destinos, Carmichael y los demás fueron arrestados y encarcelados, los primeros encarcelamientos que experimentó. Un arresto temprano le impuso una sentencia particularmente dura de 49 días en la Penitenciaría Parchman en Mississippi.

El joven Carmichael se radicalizó por sus experiencias de trabajo en el sur segregado, donde los manifestantes pacíficos fueron golpeados, brutalizados y, a veces, asesinados por defender los derechos comunes de los ciudadanos. Una vez recordó haber visto desde su habitación de hotel en un pequeño pueblo de Alabama mientras la policía golpeaba y electrocutaba a manifestantes negros no violentos con picanas para ganado.

Carmichael fue arrestado tan a menudo como voluntario no violento que perdió la cuenta después de los 32. Su creciente impaciencia con las tácticas de resistencia pasiva fue ganando apoyo, y en 1966 fue elegido presidente del SNCC, reemplazando a John Lewis, un integracionista trabajador que ahora es un congresista de Georgia.

Apenas un mes después de su selección, Carmichael, que entonces solo tenía 25 años, hizo un llamado al poder negro, señalando así una encrucijada en la lucha por los derechos civiles. Cada vez más incómodo con la decidida no violencia del Dr. King, sintió un cambio entre algunos negros más jóvenes en la dirección del separatismo negro. Muchos escuchaban con simpatía los impulsos de Malcolm X, asesinado un año y medio antes, de que la lucha se llevara a cabo por todos los medios necesarios.

Era el 16 de junio de 1966 y Carmichael, un orador fascinante, se dirigía a una multitud de 3.000 personas en un parque de Greenwood, Mississippi. James Meredith, que había integrado la Universidad de Mississippi, resultó herido en su solitario "Walk Against Fear" de Memphis a Jackson, y los voluntarios marchaban en su lugar. Cuando establecieron un campamento en Greenwood, Carmichael fue arrestado y su frustración era obvia.

"Esta es la vigésimo séptima vez", dijo con disgusto después de su liberación. "Hemos estado diciendo 'Libertad' durante seis años", continuó, refiriéndose al cántico que usaron los manifestantes del movimiento para enfrentarse a políticos racistas y policías hostiles que apuntaban con mangueras de agua y soltaban perros que gruñían. "Lo que vamos a empezar a decir ahora es '¡Poder Negro!' "

La multitud rápidamente tomó la frase. "¡Poder negro!" se repitió en un grito que pronto resonaría en comunidades desde Oakland hasta Newark. Pero si el llamado de Carmichael al poder negro galvanizó a muchos jóvenes negros, preocupaba a otros, que pensaban que sonaba anti-blanco, provocativo y violento. Y atemorizó a muchos blancos.

Poder negro. Creo que esta consigna está destinada a convertirse en una de las grandes consignas políticas de nuestro tiempo. Por supuesto, solo el tiempo mismo puede decir eso. Sin embargo, cuando vemos el impacto que ha tenido este lema, es evidente que toca nervios muy sensibles en la conciencia política del mundo de hoy. Esta noche no pretendo decirles que es su deber político luchar contra la conciencia racial en el pueblo británico; o que debe buscar formas y medios para desenmascarar y poner fin a las políticas racistas del actual gobierno laborista. Si aún no lo está haciendo, no veo que esta reunión le ayude a aumentar la actividad política. Ese no es el propósito particular de esta reunión aunque, como oirán, habrá objetivos específicos y propuestas concretas. Lo que pretendo hacer esta noche es dejarnos claro a todos lo que significa este lema Black Power, lo que no significa, lo que no puede significar; y digo muy claramente, debemos deshacernos, de una vez por todas, de una gran cantidad de confusión que está surgiendo, copiosamente, tanto de la derecha como de la izquierda. Ahora les diré con bastante precisión lo que pretendo hacer esta noche. El tema es extremadamente amplio, comprende a cientos de millones de personas, y por lo tanto, en el transcurso de un discurso de aproximadamente una hora, será mejor que comencemos por ser muy precisos sobre lo que se va a decir y lo que no se va a decir. dijo.

Pero antes de esbozar, por así decirlo, las premisas sobre las que construiré, quiero decir algunas palabras sobre Stokely Carmichael: creo que debería decir Stokely porque todo el mundo, en todas partes, lo llama Stokely, lo cual creo que es un hecho político. de cierta importancia. El lema Black Power, que comienza en Estados Unidos y se extiende desde allí a otros lugares, está sin duda asociado de cerca con él y con quienes luchan con él. Pero para nosotros en Gran Bretaña su nombre, nos guste o no, significa más que eso. Sin duda, es su presencia aquí, y el impacto que ha tenido en sus discursos y conversaciones, lo que ha hecho que el lema Black Power resuene en la forma en que lo está haciendo en la Gran Bretaña política, e incluso fuera de ella, en Gran Bretaña en general. . Y quiero comenzar haciendo una referencia particular a Stokely que, afortunadamente, estoy en condiciones de hacer. Y lo hago porque en general, al hablar en público, por escrito (y también en gran medida en las conversaciones privadas), suelo evitar, tener mucho cuidado de no poner ningún énfasis en una personalidad en la política.

Estaba leyendo el otro día al profesor Lévi-Strauss y en un ataque muy agudo a las concepciones históricas prevalecientes en la actualidad, lo vi decir que la descripción de la personalidad, o de la anécdota (por la que viven histórica y políticamente tantas personas que conozco) fueron las formas más bajas de la historia. Con mucha satisfacción acepté; Lo he estado diciendo durante casi medio siglo. Pero luego pasó a colocar a la personalidad política en un contexto que pensé que era engañoso, y me pareció que al evitarlo tanto como lo he hecho, estaba cometiendo un error, si no tanto al escribir, ciertamente al evitarlo. discurso público. Y por eso comienzo lo que tengo que decir, y dedicaré cierto tiempo, a una de las personalidades más destacadas de la política contemporánea. Y me complace decir que no tuve que esperar hasta que Stokely viniera aquí para comprender la fuerza que simboliza.

Lo escuché hablar en Canadá en la Universidad Sir George Williams en marzo de este año. Había alrededor de mil personas presentes, principalmente estudiantes blancos, alrededor de sesenta o setenta negros, y me quedé tan impresionado por lo que estaba diciendo y la forma en que lo decía (algo que no me sucede políticamente muy a menudo) que Me senté de inmediato y di el paso inusual de escribirle una carta, una carta política. Después de todo, él era un joven de veintitrés o veinticuatro años y yo tenía la edad suficiente para ser su abuelo y, como digo, pensé que tenía algunas cosas que decirle que le serían útiles y, a través de él, el movimiento que representaba.


Stokely Carmichael, un filósofo detrás del movimiento Black Power

Stokely Carmichael, presidente del Comité Coordinador de Estudiantes No Violentos, habla con los reporteros en Atlanta en mayo de 1966. Ese año, su uso de la frase "poder negro" en un mitin en Mississippi llamó la atención de la nación. Bettmann / Corbis ocultar leyenda

Stokely Carmichael, presidente del Comité Coordinador de Estudiantes No Violentos, habla con los reporteros en Atlanta en mayo de 1966. Ese año, su uso de la frase "poder negro" en un mitin en Mississippi llamó la atención de la nación.

Antes de hacerse famoso - e infame - por llamar al poder negro para los negros, Stokely Carmichael era más conocido como un organizador comunitario joven en ascenso en el movimiento de derechos civiles. El alto y apuesto estudiante de filosofía de la Universidad de Howard pasó los veranos en el sur, trabajando con el Comité Coordinador de Estudiantes No Violentos, conocido como SNCC, para lograr que los afroamericanos en Alabama y Mississippi se registraran para votar frente a la tremenda, a menudo violenta resistencia de los segregacionistas. .

La nueva biografía de Carmichael del historiador Peniel Joseph, titulada Stokely: una vida, muestra que durante un tiempo, el neoyorquino nacido en Trinidad estuvo en todas partes del Sur, un Zelig de la vida real: "Es un organizador que participó en todas las manifestaciones y eventos importantes que ocurren entre 1960-1965".

Joseph, profesor de la Universidad de Tufts, dice que Carmichael estuvo siempre presente en lo que él considera "la segunda mitad del período heroico del movimiento por los derechos civiles". (Después del boicot de autobuses de Montgomery y antes de los intentos de integrar el norte).

Fotografías de la época lo muestran caminando por carreteras polvorientas con Martin Luther King Jr. en Mississippi, charlando fácilmente con granjeros en el condado de Lowndes, Alabama, escuchando a ancianas negras que lo servían con té dulce en sus porches delanteros mientras él (a menudo con éxito) ) los encantó para que se unieran a él en la organización de sus vecinos. Joseph dice que Carmichael tenía "un carisma asombroso".

Un llamado al poder negro

Carmichael pasó los primeros años de la década de 1960 abrazando firmemente la protesta noviolenta: sentadas, marchas, asambleas. Pero las grandes victorias de finales de los 50 y principios de los 60 parecieron estancarse después de la aprobación de la Ley de Derechos Civiles en 1964. Joseph dice que Carmichael comenzó a preguntarse si era necesario considerar nuevos métodos.

En 1966, utilizó la frase "poder negro" en un mitin en Mississippi. Atrajo la atención de la nación, pero significó cosas diferentes para diferentes personas.

Muchos blancos que escucharon la frase se sintieron incómodos, dice Joseph. "Asumieron que el poder negro significaba ser anti-blanco y realmente violento, un presentimiento".

Los oyentes negros, por otro lado, escucharon un llamado "a la autodeterminación cultural, política y económica", dice Joseph. La frase, agrega, resonó poderosamente para un pueblo que durante mucho tiempo había sido medido por estándares y estéticos blancos establecidos arbitrariamente.

"¡Tenemos que dejar de avergonzarnos de ser negros!" fue el primer punto de un manifiesto de cuatro partes que solía utilizar en sus discursos. Black, dijo Carmichael a su audiencia, era un superviviente fuerte. Fue ingenioso. Y hermoso.

Alto y delgado, con ojos límpidos y una sonrisa deslumbrante que contrastaba con su piel profundamente morena, Carmichael caminaba como si pensara que era un chico guapo, en una época en la que, para muchos negros, lo más claro era mejor.

"Ese fue realmente uno de sus legados más importantes", dice Joseph. "Fue realmente desafiante al declarar que 'lo negro es hermoso' mucho antes de que eso se hiciera popular a finales de los sesenta". En otras palabras, Carmichael era negro y estaba orgulloso años antes de que James Brown convirtiera el concepto en un éxito de R&B más vendido.

'Estados Unidos no tiene conciencia'

También estaba reconsiderando la practicidad de la no violencia en un entorno donde la vida negra a menudo se consideraba desechable.

Martin Luther King Jr., que se muestra aquí con Stokely Carmichael durante una marcha de registro de votantes en Mississippi en 1966, consideró al joven Carmichael como uno de los líderes más prometedores del movimiento de derechos civiles. Lynn Pelham / Hora ocultar leyenda

Martin Luther King Jr., que se muestra aquí con Stokely Carmichael durante una marcha de registro de votantes en Mississippi en 1966, consideró al joven Carmichael como uno de los líderes más prometedores del movimiento de derechos civiles.

Los asesinatos de 1964 de los trabajadores de derechos civiles Andrew Goodman, James Chaney y Mickey Schwerner en el condado de Neshoba, Miss., El asesinato de Malcolm X y la aplastante respuesta del gobierno a los disturbios que habían azotado varias ciudades a fines de los años 60 hicieron que Carmichael reconsiderara sus creencias.

King (que consideraba al joven Carmichael como uno de los líderes más prometedores del movimiento) creía en el concepto de "sufrimiento redentor" y pensaba que ver a los manifestantes aceptando palizas, mordeduras de perros y mangueras de fuego ablandaría el corazón de Estados Unidos e inspiraría al país a rechazar segregación. Pero después de ver a tantos de sus camaradas mutilados y asesinados, Carmichael ya no compartía esa creencia.

King había acertado mucho, dijo Carmichael, pero al apostar por la no violencia, "sólo hizo una suposición falaz: para que la no violencia funcione, tu oponente debe tener conciencia. Estados Unidos no tiene conciencia".

Y cada vez le resultaba más difícil vivir en Estados Unidos. Acosado por el FBI en casa, seguido por la CIA cuando se fue al extranjero, Carmichael había tenido suficiente. Cambió su nombre a Kwame Ture en homenaje a dos héroes africanos: su amigo Kwame Nkrumah (el primer presidente de Ghana independiente) y Smikou Tourmi, el presidente de Guinea, el país que dio la bienvenida al ex trabajador de derechos civiles como un ciudadano de honor.

Ture viviría otras tres décadas, visitando los Estados Unidos con frecuencia mientras viajaba por el mundo predicando los méritos del panafricanismo y el socialismo científico. La gente escuchó, pero no en la misma cantidad que en los primeros días. Ture, con su estilo de vida modesto y recordatorios de responsabilidad comunitaria, parecía. pintoresco. "Es interesante", señala el biógrafo Joseph: "Los tiempos cambiaron, pero Stokely no".

El exguerrero de los derechos civiles murió en Guinea en 1998 a los 57 años, de cáncer de próstata. Y aunque ya no es un nombre familiar en la mayoría de los lugares, dice Peniel Joseph, el legado de Stokely Carmichael es la noción misma del poder negro ", que tuvo un enorme éxito en la redefinición de los contornos de la identidad afroamericana, pero también en las relaciones raciales en los Estados Unidos. y globalmente ".


Más allá de "Black Power", relatando la historia poco contada de Stokely Carmichael

Finalmente esta noche: un retrato de una figura carismática pero divisiva que inspiró una revolución dentro del movimiento de derechos civiles.

Gwen Ifill grabó recientemente esta conversación sobre el libro.

Stokely Carmichael marchó con Martin Luther King Jr. Hizo campaña a favor del derecho al voto y en contra de la guerra de Vietnam y finalmente se dedicó a un movimiento panafricanista que lo vinculó con líderes controvertidos de ese continente.

Pero, en la mayoría de los libros de historia, será recordado para siempre como los activistas que acuñaron el término poder negro durante años de agitación racial en Estados Unidos.

Una nueva biografía, "Stokely: A Life", cuenta la historia más completa de un hombre que dio forma al movimiento de derechos civiles contemporáneo ya veces conflictivo. Su autor es Peniel Joseph, profesor de historia en la Universidad de Tufts.

Bienvenido de nuevo a NewsHour, Peniel.

PENIEL JOSEPH, autor, "Stokely: A Life": Gracias por invitarme, Gwen.

La portada de tu libro tiene una imagen de Stokely con los puños en el aire. Esa es la forma en que la gente piensa en él. ¿Hay más?

PENIEL JOSÉ:

Era un joven intelectual negro. Era de Puerto España, Trinidad. Se muda al Bronx cuando tenía 10 años. Prueba en una de las mejores escuelas secundarias públicas de la ciudad de Nueva York, Bronx Science, escuela secundaria mayoritariamente blanca y mayoritariamente judía.

Tiene padres que son inmigrantes caribeños trabajadores que de alguna manera le inculcan el amor por la justicia social y los desamparados. Cuando el movimiento de sentadas comienza en 1960, él estudia en la Universidad de Howard. Y en la Universidad de Howard, realmente se convierte en uno de los activistas clave que forma parte del Comité Coordinador de Estudiantes No Violentos, o SNCC.

Entonces, incluso antes del discurso del poder negro de 1966, Stokely era un organizador del día a día. Fue un activista estudiantil. Estuvo en Mississippi, en Alabama, por lo que es una persona única.

Entonces, defina lo que significó el poder negro para un hombre criado en el país donde vio poder negro, maestros, médicos, líderes políticos a su alrededor y que creció en este fomento de los años 60.

PENIEL JOSÉ:

Bueno, el poder negro para Stokely significaba autodeterminación política. Significaba que los aparceros negros, gente como Fannie Lou Hamer de Mississippi, iban a ser líderes políticos en un nuevo orden mundial.

Habla de que en 1966 hay que hacer una nueva sociedad en Estados Unidos. Y para él, los aparceros negros en lugares como Alabama, el condado de Lowndes, en Mississippi, en el Delta eran las personas que iban a liderar una nueva transformación en la sociedad estadounidense.

Nos gusta poner a nuestros líderes en cajas. Entonces Malcolm X estuvo aquí, Martin Luther King Jr.estuvo aquí. Entonces, ¿dónde estaba Stokely Carmichael en ese continuo?

PENIEL JOSÉ:

Creo que Stokely es una figura puente, y creo que Stokely encaja con el Dr. King y Malcolm X como una de estas figuras proteicas clave del siglo XX que domina el escenario mundial, hablando de derechos humanos, pero también empujando los límites.

Entonces, creo que cuando pensamos en Martin y Malcolm, Carmichael es la figura puente entre los derechos civiles y el poder negro. Y es el único ícono importante del poder negro que también es un activista por los derechos civiles. Así que no se dedica al activismo a mediados o finales de los sesenta, cuando las cosas se ponen calientes. De hecho, conocía al Dr. King. Él marchó a lo largo de & hellip

De hecho, se llevaban bastante bien.

PENIEL JOSÉ:

Se pusieron y mdash eran buenos amigos.

PENIEL JOSÉ:

Stokely llora cuando King es asesinado. Lo considera un amigo, un mentor, un hermano mayor, incluso una figura paterna.

Pero Stokely también es asesorado por mujeres negras como Ella Baker, Fannie Lou Hamer. Así que es una figura muy interesante que también es un crítico de la guerra de Vietnam. Es un crítico de la injusticia económica. Entonces, el poder negro solo cuenta una parte de la historia.

Es interesante. A pesar de que se lo consideraba el más difícil, el más controvertido de los tres en muchos sentidos, es el único y mdash que vivió más que cualquiera de ellos y no fue asesinado, como los otros dos.

PENIEL JOSÉ:

Si. Tanto King como Malcolm murieron a los 39 años.

Stokely Carmichael, que se convierte en Kwame Ture, se traslada a África Occidental. Va a Guinea. Y de alguna manera, mudarse a África Occidental, donde es este organizador panafricanista y revolucionario, atenúa su potencia estrella en los Estados Unidos. Algunas personas dicen, bueno, ¿qué le pasó a Stokely Carmichael?

Bueno, se casa con Miriam Makeba, la cantante sudafricana realmente hermosa. Se traslada a África Occidental. Continúa organizándose, pero no se está organizando en Estados Unidos.

Pero hay un salto aquí en alguna parte, pasando de ser un organizador en el sur a ser de repente casi un expatriado en Guinea.

PENIEL JOSÉ:

Bueno, realmente se basa en sus experiencias políticas.

Está organizando a los negros en Mississippi, en el condado de Lowndes. Se convierte en este movilizador nacional. Pero creo que una de las cosas clave que le pasa es el viaje en 1967 alrededor del mundo. Va a Cuba, se encuentra con Fidel Castro, va a Argelia. Pero en África, encuentra su identidad. Se encuentra con Kwame Nkrumah, el presidente depuesto de Ghana y el presidente de Guinea, y Sekou Toure, el presidente de Guinea.

Y decide en el acto que va a regresar a África y esta será la base de la revolución.

¿Dónde encajan las Panteras Negras en este continuo?

PENIEL JOSÉ:

Bueno, él funda el primer condado de Pantera Negra en el condado de Lowndes, el Partido Pantera Negra que comienza como un partido político e inspira a Huey P. Newton Bobby Seale.

Más tarde se convierte en primer ministro honorario del Partido Pantera Negra para la Autodefensa. Y lidera la carga para liberar a Huey P. Newton, el ministro de defensa del BPP encarcelado.

¿Hubo un momento en el que pasó de ser no violento, una figura similar al Dr. King, a ser violento y sentir que esa era una respuesta legítima a la injusticia?

STOKELY CARMICHAEL, Líder de derechos civiles:

Debemos empezar a darle la espalda a este país.

PENIEL JOSÉ:

De la misma manera que vemos a Stokely Carmichael como esta figura internacional del poder negro en 1967-68, él está hablando de rebelión armada.

STOKELY CARMICHAEL:

Este país nunca se ha preocupado por los negros.

PENIEL JOSÉ:

Y revolución armada. Y se necesitará una lucha armada para cumplir esta revolución panafricana.

En su encarnación anterior, cree en la no violencia como táctica. Nunca es un creyente filosófico en la no violencia, pero cree que es una táctica. Y durante años, realmente adopta esa disciplina de la no violencia.

Una de las cosas de las que pasamos mucho tiempo hablando el año pasado en esta mesa y en otros lugares fue el aniversario de la Marcha en Washington.

PENIEL JOSÉ:

¿Fue él parte de eso? Dijo que lo llamó un picnic de clase media en un momento.

PENIEL JOSÉ:

Lo llamó un picnic de clase media, pero ayudó a organizar a los activistas de Mississippi que vinieron a la Marcha en Washington porque él estaba trabajando en Mississippi.

Y este año es el 50 de la Ley de Derechos Civiles y el 50 de Freedom Summer. And Stokely Carmichael was one of the key activists and organizers of Freedom Summer. He was in the Mississippi Delta 2nd Congressional District. And when those three civil rights workers go missing, Schwerner, Chaney, and Goodman, Stokely and different activists go looking for them. So he's a key activist in Freedom Summer.

Stokely Carmichael was nothing if not charismatic and able to lead people with him, but Stokely Carmichael, Kwame Ture, how is he going to be &mdash how should he be remembered?

PENIEL JOSEPH:

I think he should be remembered as really one of the watershed figures of 20th century, this activist who believed in human rights, who really, when he was 19 years old, is arrested for the first time, one of over 40 arrests for civil rights demonstrations, puts his life on the line, puts his body on the line to try to achieve citizenship, democracy, human rights for all.

So I think it's an incredible story about young people who persevere and believe that the United States, and really the world, could be changed.


Freedom Rides

While a freshman at Howard University in 1961, Carmichael went on his first Freedom Ride — an integrated bus tour through the South to challenge the segregation of interstate travel. During that trip, he was arrested in Jackson, Mississippi for entering the "whites only" bus stop waiting room and jailed for 49 days. Undeterred, Carmichael remained actively involved in the civil rights movement throughout his college years, participating in another Freedom Ride in Maryland, a demonstration in Georgia and a hospital workers&apos strike in New York.

Photo: David Fenton/Getty Images


Fame and Controversy

In May 1967 LIFE magazine published an essay by the noted photographer and journalist Gordon Parks, who had spent four months following Carmichael. The article presented Carmichael to mainstream America as an intelligent activist with a skeptical, though nuanced, view of race relations. At one point Carmichael said to Parks that he was tired of explaining what "Black Power" meant, as his words kept getting twisted. Parks prodded him and Carmichael responded:

"'For the last time,' he said. 'Black Power means Black people coming together to form a political force and either electing representatives or forcing their representatives to speak their needs. It's an economic and physical bloc that can exercise its strength in the Black community instead of letting the job go to the Democratic or Republican parties or a white-controlled Black man set up as a puppet to represent Black people. We pick the brother and make sure he fulfills The article in LIFE may have made Carmichael relatable to mainstream America. But within months, his fiery rhetoric and wide-ranging travels made him an intensely controversial figure. In the summer of 1967, President Lyndon Johnson, alarmed at Carmichael's comments against the Vietnam War, personally instructed the FBI to conduct surveillance on him.

In mid-July 1967, Carmichael embarked on what turned into a world tour. In London, he spoke at a "Dialectics of Liberation" conference, which featured scholars, activists, and even American poet Allen Ginsberg. While in England, Carmichael spoke at various local gatherings, which drew the attention of the British government. There were rumors that he was pressured to leave the country.

In late July 1967, Carmichael flew to Havana, Cuba. He had been invited by the government of Fidel Castro. His visit immediately made news, including a report in the New York Times on July 26, 1967 with the headline: "Carmichael Is Quoted As Saying Negroes Form Guerrilla Bands." The article quoted Carmichael as saying the deadly riots occurring in Detroit and Newark that summer had used "the war tactics of guerrillas."

On the same day that the New York Times article appeared, Fidel Castro introduced Carmichael at a speech in Santiago, Cuba. Castro referred to Carmichael as a leading American civil rights activist. The two men became friendly, and in the following days Castro personally drove Carmichael around in a jeep, pointing out landmarks related to battles in the Cuban revolution.

Carmichael's time in Cuba was widely denounced in the United States. Following the controversial stay in Cuba, Carmichael planned to visit North Vietnam, the enemy of the United States. He boarded a Cuban airlines plane to fly to Spain, but Cuban intelligence called the flight back when it was tipped off that American authorities were planning to intercept Carmichael in Madrid and lift his passport.

The Cuban government put Carmichael on a plane to the Soviet Union, and from there he traveled onward to China and eventually to North Vietnam. In Hanoi, he met with the nation's leader, Ho Chi Minh. According to some accounts, Ho told Carmichael of when he lived in Harlem and had heard speeches by Marcus Garvey.

At a rally in Hanoi, Carmichael spoke out against American involvement in Vietnam, using a chant he had previously used in America: "Hell no, we won't go!" Back in America, former allies distanced themselves from Carmichael's rhetoric and foreign connections and politicians spoke of charging him with sedition.

In the fall of 1967, Carmichael kept traveling, visiting Algeria, Syria, and the African West African nation of Guinea. He began a relationship with the South African singer Miriam Makeba, whom he would eventually marry.

At various stops on his travels he would speak out against America's role in Vietnam, and denounce what he considered American imperialism. When he arrived back in New York, on December 11, 1967, federal agents, along with a crowd of supporters, were waiting to greet him. U.S. marshals confiscated his passport because he had visited communist countries without authorization.


Stokely Carmichael [Kwame Ture] (1941-1998)

Stokely Carmichael was born in Port of Spain, Trinidad and Tobago and grew up in New York City. He attended Howard University, where he became involved with student protest groups, including the Student Nonviolent Coordinating Committee (SNCC), and the Congress of Racial Equality (CORE) which organized the Freedom Rides in 1961. Carmichael participated in the Freedom Rides in an attempt to integrate a train and cafeteria in Jackson, Mississippi.

During Freedom Summer, Stokely Carmichael became a full time organizer for SNCC in Mississippi. He also worked closely with Gloria Richardson while she led the Cambridge Movement in Maryland. In 1965, Carmichael worked with the Lowndes County Freedom Organization (LCFO) in Alabama to support African American political candidates and register previously disenfranchised voters. The LCFO believed in armed self-defense and black political power. The following year, Carmichael succeeded John Lewis as the chairman of SNCC, and guided the organization towards a more militant and pan-African stance. It was during the March Against Fear that Stokely Carmichael gave the first Black Power speech at a rally in Greenwood, MS, intoning: "We been saying ‘freedom’ for six years. What we are going to start saying now is ‘Black Power.'”

In 1967, Carmichael stepped down as SNCC Chairman and was replaced by H. Rap Brown. Throughout his activism and with the rise of the Black Power movement, Stokely Carmichael became a target of the COINTELPRO efforts of J. Edgar Hoover and the FBI. After stepping down as SNCC Chairman, he published Black Power: The Politics of Liberation (1967), and became more aligned with the Black Panthers. After falling out with the Black Panther Party, Carmichael started a self exile, moving from the United States to Guinea, eventually changing his name to Kwame Ture to honor his patrons Kwame Nkrumah and Sekou Toure. For the remainder of his life, Ture devoted much of his energy to the All-African People's Revolutionary Party.

Records at the National Archives pertaining to Stokely Carmichael include Federal Bureau of Investigation (FBI) case files and the Central Intelligence Agency (CIA)’s surveillance of his travels abroad.

This page was last reviewed on July 2, 2020.
Contact us with questions or comments.


Related stories

Makeba later moved to New York, making her U.S. music debut in November 1959 on The Steve Allen Show in Los Angeles. Her career flourished in the U.S. with the support of Harry Belafonte, who had become her mentor, helping her with her first solo recordings including the hit song “Pata Pata” which was released many years later, and a version of the traditional Xhosa song “Qongqothwane”, which she had first performed with the Skylarks.

In the U.S., Makeba recorded dozens of records and signed to record label RCA Victor. But back home in South Africa, her passport had been canceled and her mother and other family members had been killed in the Sharpeville massacre. She learned that her passport had been revoked after trying to return to South Africa for her mother’s funeral. As she grew worried about the lives of her family members in South Africa amid apartheid, she began campaigning against the South African apartheid regime at the peak of America’s civil rights movement.

Meanwhile, Makeba’s popularity continued to grow in the U.S. Both Black and White Americans loved her music. While going on tours and receiving a Grammy award, she also performed for the American president John F Kennedy’s birthday party in Madison Square Garden.

But after finding success throughout much of the 1960s, Makeba’s “career and public image shifted” after her 1968 marriage to Black Panther Party leader Stokely Carmichael. Iconic Trinidadian-American Civil Rights Activist Carmichael was not only a Panther member but also a leader of the Student Nonviolent Coordinating Committee (SNCC) and a pioneer in the Black Power Movement who fought tirelessly to promote the cause of Black people.

For getting married to Carmichael, Makeba’s record deals and tours in the U.S. were canceled. Reports said she was made a ‘person of interest’ by the United States CIA and FBI. As one account put it: “Once Makeba became associated with Carmichael and his reputation as an extremist, the American public, media, and music industry changed their approach to Makeba as an individual and as an artist throughout the late 1960s and 1970s. Ultimately, this union caused American audiences to turn on her and her music.”

In the end, Makeba and Carmichael were barred from returning to the U.S. after they went vacationing abroad. The two lovebirds were compelled to move to Guinea. Makeba would remain in Guinea for the next 15 years although her marriage with Carmichael ended in 1978.

Carmichael would become Guinea’s President Sékou Touré’s advisor and in the year he separated with Makeba, he chose to change his name to Kwame Ture in honor of African leaders Kwame Nkrumah and Ahmed Sékou Touré. Makeba went on to perform across many African countries, mostly at independence celebrations.

After 31 years in exile, she returned home to South Africa following the collapse of the apartheid regime. She continued touring until the year 2008 when she suffered a heart attack after a concert in Italy. She was taken to the hospital, where doctors were unable to revive her. She died at age 76.


Stokely Carmichael (Kwame Ture) (1941-1998)

A civil rights leader, antiwar activist, and Pan-African revolutionary, Stokely Carmichael is best known for popularizing the slogan “Black Power,” which in the mid-1960s galvanized a movement toward more militant and separatist assertions of black identity, nationalism, and empowerment and away from the liberal, interracial pacifism of Martin Luther King and the Southern Christian Leadership Conference (SCLC).

Carmichael was born on June 29, 1941 in Port of Spain, Trinidad. His family moved to New York City, New York when he was eleven. He showed promise as a young student and was accepted into the mostly white Bronx High School of Science in 1956. He attended Howard University and joined the newly formed Student Non-Violent Coordinating Committee (SNCC) in 1960. He participated in SNCC sit-ins and Freedom Rides throughout the Deep South, and when SNCC turned its attention to voter registration, Carmichael led the campaign that established the Lowndes County Freedom Organization, a symbolic forerunner to the Black Panther Party.

In 1964, Carmichael graduated from Howard and, along with other young SNCC activists, became increasingly frustrated with the movement’s reliance on white liberals and its advocacy of non-violent reform, especially in the wake of the Democratic Party’s betrayal of the Mississippi Freedom Democratic Party. In May 1965, Carmichael was elected to replace John Lewis as SNCC chairman, formalizing the shift in SNCC’s ideology. During a 1966 march in Mississippi, Carmichael first proclaimed “Black Power.” The slogan, and Carmichael’s subsequent efforts to both define it and put it into practice, turned him into a media celebrity and a lightning rod for white criticism and government repression. “Black Power” fragmented the liberal civil rights coalition of the 1950s and early 1960s but inspired subsequent groups such as the Black Panther Party, which, despite ideological disagreements, named Carmichael as its Honorary Prime Minister in 1968.


(1966) Stokely Carmichael, “Definitions of Black Power”

On July 31, 1966, Stokely Carmichael, the newly appointed Chairman of the Student Non-Violent Coordinating Committee (SNCC), describes black power to a mostly African American audience at Cobo Auditorium in Detroit. Part of the address appears below.

Now we’ve got to talk about this thing called the serious coalition. You know what that’s all about? That says that black folks and their white liberal friends can get together and overcome. We have to examine our white liberal friends. And I’m going to call names this time around. We’ve got to examine our white liberal friends who come to Mississippi and march with us, and can afford to march because our mothers, who are their maids, are taking care of their house and their children we got to examine them [applause]. Yeah I’m going to speak the truth tonight. I’m going to tell you what a white liberal is. You talking about a white college kid joining hands with a black man in the ghetto, that college kid is fighting for the right to wear a beard and smoke pot, and fighting for our lives [cheers and applause]. We fighting for lives [continued applause].

That missionary comes to the ghetto one summer, and next summer he’s in Europe, and he’s our ally. That missionary has a black mammy, and he stole our black mammy from us. Because while she was home taking care of them, she couldn’t take care of us. That’s not our ally [applause]. Now I met some of those white liberals on the march, and I asked one man, I said, look here brother. I said, you make what, about twenty-five thousand dollars a year? Murmuró. I said, well dig. Look here. Here are four black Mississippians. They make three dollars a day picking cotton. See they have to march you can afford to march. I say, here’s what we do. Take your twenty-five thousand dollars a year divide it up evenly. Let all five of you make five thousand dollars a year. He was for everybody working hard by the sweat of their brow [laughter and shouts]. That’s a white liberal, ladies and gentlemen. That’s a white liberal. You can’t form a coalition with people who are economically secure. College students are economically secure they’ve already got their wealth we fighting to get ours. And for us to get it is going to mean tearing down their system, and they are not willing to work for their own destruction. Get that into your own minds now [applause]. Get that into your own minds now [continued applause]….

When I talk about Black Power, it is presumptuous for any white man to talk about it, because I’m talking to black people [applause]. And I’ve got news for our liberal friend Bobby Kennedy. I got news for that white man. When he talks about his Irish Catholic power that made him to the position where he is that he now uses black votes in New York City to run for the presidency in 1972, he ought to not say a word about Black Power. Now the Kennedys built a system of purely Irish Catholic power with Irish Nationalism interwoven into it. Did you know that? And that’s how come they run, rule, own Boston lock stock and barrel including all the black people inside it. That’s Irish power. And that man going to get up and tell you-all well he shouldn’t talk about Black Power. He ran and won in New York City on Black Power his brother became president because Black Power made him president [shouts and applause]. Black Power made his brother president [continued applause]. And he’s got the white nerve to talk about Black Power [continued applause]….


Whatever You Think of Stokely Carmichael, You're Probably Wrong

Peniel E. Joseph is Professor of History at Tufts University and the author of the award-winning "Waiting Til the Midnight Hour," as well as editor of "The Black Power Movement" and "Neighborhood Rebels." His latest book is "Stokely: A Life" (Basic Books).

Stokely Carmichael remains a troubling icon of America’s civil rights era.

Carmichael is best remembered as the young firebrand who introduced the term Black Power to an unsuspecting nation in 1966. The popular narrative suggests that, in opening the Pandora's Box of racial separatism and grievances the term implied, Carmichael singlehandedly ushered in a mean season of race hatred, political divisions, and, ultimately, the end of Martin Luther King's beloved community. But Carmichael exemplified, to both grassroots organizers and everyday people, a fearless pursuit of racial and economic justice, one that inspired elite white college students and poor black sharecroppers to view him with admiration. In truth Carmichael defied political orthodoxies and ideologies even as his image became forever linked to racial revolution.

A decade spent researching a biography of Stokely Carmichael helped me to understand the man behind the myth.

Carmichael was neither a madman nor a saint. Larger than life, combative, telegenic and prone to angry outbursts and philosophical introspection, Carmichael resisted the popular urge to make his rough edges smooth. Just as quickly as he rocked the national stage with his lean silhouette, flashing eyes, mischievous smile, and handsome, baby faced celebrity, Stokely Carmichael later seemed to vanish into a self imposed African exile. Periodically, he returned stateside, renamed as Kwame Ture and preaching a philosophy of revolutionary pan-Africanism. Barack Obama himself, as a young college student at Columbia University, once listened in awe as Ture delivered a jaw-dropping speech railing against American injustice.

Born in 1941 in Port of Spain, Trinidad, Carmichael moved to New York City shortly before his eleventh birthday. Handsome, intelligent, and gregarious, he tested into Bronx Science High School and, despite being one of only a handful of black students, became the most popular student of his graduating class of 1960.

Stokely cut his teeth organizing garment workers under the tutelage of Future March On Washington organizer Bayard Rustin. Carmichael's politics were always deeply personal. He marched in pro-Israel rallies alongside Jewish classmates and set out to "solve the race question" while still in high school.

By the time a wave of sit in demonstrations galvanized the nation in the spring of 1960, Carmichael was ready. Over the next four years as a student at Howard University, Carmichael spent summers in Mississippi, birthdays in jail, and even testified before a civil rights commission on racial discrimination in the building trades, all while maintaining solid grades as a philosophy major.

Upon graduating from Howard University in 1964, Carmichael became a full time organizer in Mississippi. His efforts as part of SNCC's "Freedom Summer" recruited over a thousand volunteers to participate in an experiment in interracial democracy that challenged the Magnolia State's Jim Crow practices. Carmichael, who would become a sort of poster boy for Freedom Summer, served as the project director for Mississippi’s Second Congressional District. In this capacity he inspired, cajoled, and teased but always dazzled the interracial group of organizers under his direction.

White activists adored him and he returned their affection in kind. Shared willingness of physical risk in the face of danger transcended racial division on the movement's front lines.

Carmichael’s outsized personality and political fearlessness earned him admiration from colleagues, but most importantly their trust and respect. Organizing victories in Mississippi and Alabama (where he helped create the original Black Panther Party with local sharecroppers) buoyed his standing within SNCC enough to make him chairman, where he replaced the future Georgia Congressman John Lewis.

His tenure as SNCC chairman would last just one year but would be long enough to change the trajectory of American race relations. Carmichael’s call for “Black Power!” during a three week-long Freedom March in Mississippi gripped the national imagination like a fever dream. The controversies surrounding the term’s meaning only enhanced his standing among a new generation of militants.

Black Power’s shock value muffled some important nuances. Stokely’s personal friendship with King, a civil rights leader he admired deeply, fit outside conventional portraits of the era’s new racial militancy. So did Carmichael’s unwavering anti-war stance. Many found it hard to reconcile Stokely’s apocalyptic description of white racism and “smashing Western civilization” with the smiling young man who listened to Bob Dylan and counted New Left activists such as Tom Hayden as friends.

In 1968, a year where history’s pace seemed to accelerate at breakneck speed, Carmichael went from being Black Power’s telegenic rock star, one capable of headlining huge political rallies in support of imprisoned revolutionaries, to a self-imposed exile in Guinea, West Africa. There he became Kwame Ture, the indefatigable anti-imperialist who had, in his youth, been known as the hell raiser Stokely Carmichael. The boldest political activist of his generation gave way to the most stubborn. His dreams of African unity merged a call for revolutionary violence with romantic cultural appeals that seemed to ignore the continent’s unruly history and complex ethnic divisions. By the time of his death from prostate cancer in 1998, Ture was largely forgotten.

Stokely Carmichael’s DNA is as much a part of the civil rights era as of Black Power. His erasure from America’s collective memory is tragic in that it impoverishes our understanding of the most important movement in our national history. Carmichael, no less than activists such as King and Lewis, helped to transform American democracy in the 1960s, paving the way for political reverberations he could have scarcely imagined. There is, on this score, a delicious irony in the young Barack Obama’s view of Carmichael. Stokely’s activism opened up political doors and undreamed of opportunities for the “Joshua Generation,” although most of the credit has gone largely (and understandably) to King. Some of this is beginning to change. Last year, Mississippi erected a plaque commemorating Carmichael’s Black Power speech in Greenwood’s Broad Street Park as part of the state’s “Freedom Trail” markers. And playwright Robert Shenkkan’s brilliantly sprawling Broadway play about Lyndon Johnson and civil rights, “All The Way,” features the young Stokely as a prominent character.

Ultimately, Carmichael’s political example is important precisely because it offers us an unvarnished look at a struggle for racial and economic justice that, despite holidays and commemorations to martyred leaders, remains frustratingly incomplete. If Martin was the undisputed King of the black freedom struggle, Carmichael remains the Prince of a black revolution that, despite its missteps and shortcomings, paved the way for America’s journey from Black Power to Barack Obama.


Ver el vídeo: Ski Mask the Slump God - Stokeley ALBUM REVIEW (Diciembre 2021).