Información

¿Por qué Gran Bretaña no compró Alaska cuando Rusia la tenía a la venta?


Una cosa que surge a menudo cuando se habla de "qué pasaría si" con familiares o amigos es por qué el gobierno británico nunca atrapó a Alaska cuando Rusia la puso a la venta y la convirtió en el cuarto territorio de Canadá. ¿Fue un mal momento (Canadá ganó el autogobierno ese año), la falta de dinero (difícil de creer con un Imperio de ese tamaño) o la falta de interés? ¿O de hecho otra razón en la que no he pensado?


Porque Rusia había estado en guerra con Gran Bretaña durante la mayor parte de las dos décadas anteriores.

Uno de los problemas de Rusia al ser dueño de Alaska fue defenderla contra su uso como una ruta británica para invadir Rusia (una locura militar, pero eso es política); recuerde que Canadá era británico en ese momento.

Vendiéndolo a Estados Unidos, instalaron a uno de los adversarios de Gran Bretaña en el camino


Rusia y Estados Unidos (la Unión) fueron casi aliados durante la Guerra Civil. Los enemigos implícitos no eran tanto el Sur (Confederación), sino Gran Bretaña y Francia, que amenazaron con intervenir en nombre del Sur y que habían luchado contra Rusia unos años antes.

Aunque Rusia quería "monetizar" Alaska, también la quería en manos "amigas". Estados Unidos (reunidos) encajaba a la perfección. Gran Bretaña no lo hizo, después de haberse aliado con Francia y Turquía en la guerra de Crimea.


Lo siguiente podría explicar por qué los británicos ya no intentaron adquirir posesiones estadounidenses: http://en.wikipedia.org/wiki/Monroe_Doctrine.

En resumen, la Doctrina Monroe, introducida en el siglo XIX, es una declaración de los Estados Unidos de que considerarían cualquier intento europeo de colonizar o interferir en América del Norte y del Sur como hostil, y responderían en consecuencia. Por el contrario, EE. UU. No interferiría con las posiciones europeas actuales.

La Doctrina Monroe se introdujo en 1823 y Estados Unidos compró Alaska en 1867.


Hay dos versiones de la historia de cómo Estados Unidos compró Alaska a Rusia

Hace ciento cincuenta años, el 30 de marzo de 1867, el secretario de Estado de los Estados Unidos, William H. Seward, y el enviado ruso, el barón Edouard de Stoeckl, firmaron el Tratado de Cesión. De un plumazo, el zar Alejandro II había cedido Alaska, el último punto de apoyo que le quedaba a su país en América del Norte, a los Estados Unidos por 7,2 millones de dólares.

Esa suma, que asciende a solo $ 113 millones en dólares de hoy, puso fin a la odisea de 125 años de Rusia en Alaska y su expansión a través del traicionero Mar de Bering, que en un momento extendió el Imperio Ruso hasta el sur. Fort Ross, California, a 90 millas de la Bahía de San Francisco.

Hoy Alaska es & # 160uno de los estados más ricos de los Estados Unidos & # 160gracias a su abundancia de recursos naturales, como petróleo, oro y peces, así como a su vasta extensión de naturaleza virgen y ubicación estratégica como una ventana a Rusia y puerta de entrada al Ártico.

Entonces, ¿qué llevó a Rusia a retirarse de su cabeza de playa estadounidense? ¿Y cómo llegó a poseerlo en primer lugar?

Como descendiente de esquimales inupiaq, he estado viviendo y estudiando esta historia toda mi vida. En cierto modo, hay dos historias de cómo Alaska llegó a ser estadounidense: dos perspectivas. Una se refiere a cómo los rusos tomaron & # 8220 posesión & # 8221 de Alaska y finalmente la cedieron a los EE. UU. emociones, incluida una inmensa pérdida pero también optimismo.

El & # 8216soft gold & # 8217 de la nutria marina fue lo que atrajo a tantos rusos a Alaska. (Laura Rauch / Foto AP)


Cronología de eventos importantes: cómo surgió ANCSA

A continuación se muestra un cronograma que describe cómo el Congreso no abordó los reclamos de tierras aborígenes en décadas de legislación que condujo a la eventual aprobación de ANCSA en 1971. La legislación federal del Tratado de Cesión a la Ley de Estadidad no abordó explícitamente los reclamos de tierras aborígenes, dejando finalmente será tratado por el Congreso 104 años después de que Alaska fuera comprada a Rusia.

1867: El Tratado de Cesión Estados Unidos compra Alaska a Rusia

En 1867 se firmó el Tratado de Cesión. El tratado describió los términos para la venta de Alaska de Rusia a los Estados Unidos. Estados Unidos pagó $ 7.2 millones por Alaska.

Los pueblos nativos de Alaska que habían habitado Alaska durante miles de años no estaban de acuerdo con el derecho de Rusia a vender sus tierras. El reclamo ruso de las tierras aborígenes de Alaska estaba bajo las Leyes del Descubrimiento, que establecen las dos condiciones que los aborígenes pueden perder su tierra: 1) a través de una guerra justa, o 2) al ceder tierras específicas en un tratado. Ninguna de estas condiciones se aplicaba a los nativos de Alaska, lo que dejó sin resolver los reclamos de tierras cuando se llevó a cabo la compra.

1884: La Primera Ley Orgánica de Alaska se convierte en un distrito civil y judicial de los Estados Unidos.

Cuando el Congreso aprobó la Ley Orgánica de 1884, estableció el distrito civil y judicial de Alaska. El estatus de distrito civil y judicial permitió a los residentes no indígenas de Alaska defender un gobierno civil, que incluía un gobernador de distrito, un tribunal de distrito con un juez y un secretario judicial, cuatro comisionados y un alguacil de los Estados Unidos.

La Ley Orgánica de 1884 abordó marginalmente los problemas de la tierra relacionados con las minas y los privilegios minerales. La ley también mencionó específicamente a los pueblos indígenas de Alaska (llamándolos indios) y su ocupación de la tierra, pero no resolvió sus reclamos territoriales. El acto dice,

Los indios u otras personas en dicho distrito no serán perturbados en la posesión de ninguna tierra que actualmente esté en su uso u ocupación o ahora reclamada por ellos, pero los términos bajo los cuales dichas personas pueden adquirir el título de dichas tierras están reservados para la futura legislación del Congreso.

1912: La Segunda Ley Orgánica de Alaska se convierte en territorio de los Estados Unidos.

La Segunda Ley Orgánica estableció a Alaska como un territorio incorporado de los Estados Unidos, lo que permitió a Alaska elegir un delegado territorial al Congreso, elegir legisladores para una legislatura territorial y elegir un gobernador territorial. La Segunda Ley Orgánica definió las leyes para las elecciones territoriales y la competencia de los funcionarios electos.

La Segunda Ley Orgánica no incluía un lenguaje específico que abordara las reclamaciones territoriales de los aborígenes, lo que dejaba que el Congreso se ocupara de ellas en el futuro.

1959: La Ley de Estado de Alaska de 1958 Alaska se convierte en el 49o estado de los Estados Unidos

En 1958, el Congreso aprobó la Ley de Estadidad, que convirtió a Alaska en el estado número 49 de los Estados Unidos, a partir del 3 de enero de 1959. La Ley de Estadidad estableció un gobierno estatal, definió la representación elegida para el estado en Washington, DC y describió los tipos de tierras públicas que el estado podría seleccionar.

Una vez más, la Ley de Estadidad no abordó específicamente las reclamaciones de tierras integrales de los pueblos indígenas de Alaska. Sin embargo, la Ley de Estadidad declaró que el

El Estado debe renunciar a todos los derechos y títulos sobre las tierras y otras propiedades no otorgadas o confirmadas al Estado, incluidos los derechos o títulos que puedan tener indios, esquimales o aleutianos (nativos) o que los Estados Unidos tengan en fideicomiso para dichos nativos.

La ley pasó a establecer que cualquier tierra que pueda pertenecer a los nativos estará bajo la jurisdicción y el control de los Estados Unidos.

Debido a que el Congreso no resolvió el tema de las reclamaciones territoriales de los aborígenes directamente, fue en esta época cuando los líderes nativos de Alaska comenzaron a organizarse en grupos para representar a sus respectivas regiones mientras buscaban una solución a sus reclamaciones territoriales.

1966: Se forma la Federación de Nativos de Alaska para abogar por un acuerdo de reclamos de tierras

La Federación de Nativos de Alaska (AFN) se formó en 1966 en respuesta a los problemas de reclamos de tierras que estaban siendo presentados por varios grupos organizados de nativos de Alaska. AFN consolidó los esfuerzos de varios grupos de nativos de Alaska y se convirtió en la organización estatal que aboga por los reclamos de tierras de los aborígenes.

AFN obtuvo una victoria temprana en 1966 cuando el entonces secretario del Interior, Stuart Udall, impuso una congelación de tierras. Los delegados de AFN presionaron para que se congelaran las tierras para detener la selección de tierras y los traslados en todo el estado, que los nativos de Alaska consideraban una invasión de sus tierras. Al congelar todos los traspasos de tierras dentro de Alaska, el secretario Udall obligó al estado de Alaska, al gobierno federal y a los nativos de Alaska a resolver los reclamos de tierras aborígenes antes de que pudieran llevarse a cabo nuevas selecciones de tierras.

Finales de la década de 1960: se descubren cantidades comerciales de petróleo en la vertiente norte de Alaska

A fines de la década de 1960, se descubrieron cantidades comerciales de petróleo en la vertiente norte de Alaska. Para llevar el petróleo al mercado a través del Golfo de Alaska, primero tenía que atravesar el estado desde North Slope hasta Valdez. El sistema propuesto de oleoductos Trans-Alaska (TAPS) tendría que cruzar la tierra que reclamaron varios grupos de nativos de Alaska. Con los reclamos de tierras de los nativos de Alaska aún sin resolver y la congelación de tierras en su lugar, la construcción propuesta de TAPS se suspendió. La exploración y el desarrollo de petróleo adicional también se estancaron.

Estas circunstancias pusieron a la congelación de tierras del secretario Udall en el centro de atención tanto en Washington, DC como en Alaska. La industria del petróleo y el gas y las primeras organizaciones ecologistas entraron en el debate sobre las reclamaciones territoriales, añadiendo más voces y complejidad.

1971: La Ley de Resolución de Reclamaciones de Nativos de Alaska de 1971 El gobierno federal aborda explícitamente las reclamaciones de tierras aborígenes en Alaska

Después de intensas negociaciones internas entre los diversos grupos de nativos de Alaska y entre delegados de la Federación de Nativos de Alaska (AFN) y representantes del gobierno estatal y federal, el Congreso finalmente aprobó la legislación sobre reclamos de tierras de los nativos de Alaska en 1971. El 18 de diciembre de 1971, el presidente Richard Nixon se dirigió a la delegados de AFN por teléfono y les informó que acababa de promulgar la Ley de Resolución de Reclamaciones de los Nativos de Alaska.

En el momento de su aprobación, ANCSA era completamente diferente a cualquier política india federal anterior. ANCSA extinguió los reclamos de tierras aborígenes en Alaska y ordenó un modelo con fines de lucro con títulos de propiedad de la tierra bajo propiedad corporativa. Tras la aprobación de ANCSA, comenzó una nueva era para los nativos de Alaska. Muchos de los primeros líderes de las corporaciones regionales nativas de Alaska nunca habían trabajado en un negocio corporativo y pocos tenían títulos universitarios, y mucho menos títulos avanzados en negocios o derecho. A pesar de los humildes comienzos, las corporaciones regionales de los nativos de Alaska se han convertido en una parte integral de la economía de Alaska.


Interacciones del lector

Comentarios

Tráelo de vuelta a los tribunales y ve con el argumento de que nos lo robaron como lo hicieron en las islas de Hawái. Estas islas eran una nación soberana con una reina, pero el ombligo se apoderó de ellas y se deshizo de la monarquía. Nos vendieron, peleamos en la Guerra de los Bóers por ellos y ellos a su vez nos vendieron a los estadounidenses para que pudieran tener mejores relaciones entre ellos. Este mango de sartén estaba bajo Canadá y Gran Bretaña, ya que los nombres de las islas llevaban el nombre de la realeza británica. Gran Bretaña y Rusia tenían un tratado que aseguraba el control de Canadá. Los Estados dieron la vuelta al mundo tomando tierras que no eran de ellos. Tomaron California, Nevada, Arizona, Texas y Nuevo México de México que no era de ellos.

El sesgo en este artículo es claro y dominante. Socavas tu posición y credibilidad cuando escribes con este tono

Solo sé feliz: la decisión se tomó hace años y no te quejas cambiará nada. Canadá tiene una cosa que los EE.UU. Goleta Roch.

Se resolvió hace un año, ¿no puedes ser feliz? Siempre habrá gustos y disgustos, sé feliz de que la decisión se tomó hace años y no hay posibilidad de cambiarla hoy, además de que Canadá tiene algo que Estados Unidos no lo tiene y eso es el Red Coated Mounties.

Entonces, ¿cómo lo recuperamos? esto es nuestro, cualquier tribunal del mundo estaría de acuerdo con Canadá

Americano amistoso aquí. Creo que deberían darnos esa última franja de tierra y esa isla cerca del extremo sur de Alaska. ¿Qué tal un intercambio de algún tipo? ¿Tal vez a ustedes les gustaría tener el estado de Maine? Solo una idea. Mi impulso de agarrar ese trozo de ahí abajo está impulsado solo por mi sentido de la estética. Los mapas se verían mejor si esas cosas nos pertenecieran y Maine te perteneciera a ti. Eso es todo.

Y, ¡HEY! ¿Por qué todo el odio por los EE. UU., Canadá? Los estadounidenses los AMAN, chicos.

América no tuvo suficiente. Deberíamos tener un buen trozo del oeste de Columbia Británica para poder viajar entre Alaska y los cuarenta y ocho más bajos sin tener que entrar en Canadá. Además, me gusta Maine. También me gusta Florida, por lo que deberíamos reservar las ventas allí solo para los no canadienses. Los estadounidenses simplemente los aman, chicos.

Creo que cualquiera con una pizca de sentido común puede ver el sesgo o la codicia de apropiación de tierras de los EE. UU. Al obtener o (Tomar) este & # 8216Alaskan handle & # 8217 junto con su compra de Alaska, durante una era de construcción del Imperio de EE. UU. & # 8230 Lo que debe hacer es mirar el mapa a simple vista y se puede ver claramente que el mango de Alaska es una parte inherente del territorio canadiense al igual que la península de California pertenece a México. Supongo que & # 8216habla suavemente y lleva el palo grande & # 8217 es muy útil después de todo. Y el grito sin educación, U S A, U S A, U S A & # 8230 & # 8230

Sí, cuando miras un mapa de Canadá y los EE. UU., Alaska no es parte de Canadá, parte de Columbia Británica. Parece incómodo ver lo estúpida que se ve la frontera. En cuanto a Maine, era parte de New Franchise que fue tomada por los británicos. Eso se convirtió en parte de Canadá en los primeros años de la formación de Canadá. Se extiende hasta Quebec y New Brunswick, que no se ve bien en la frontera entre Canadá y Estados Unidos. Deberíamos recuperar al menos la mitad. Los nombres de pueblos y aldeas son en su mayoría franceses. Otra apropiación de tierras por parte de los estadounidenses fue Michigan, tomaron una isla que es bastante grande pero que ni siquiera se une a Michigan para poder tener todo el Gran Lago de Michigan dentro de su país. Dijo que se ha construido un túnel para desviar el agua hacia los estados secos y desérticos de Hungry. California se está hundiendo a medida que desciende el nivel freático.

No tenía idea de que la frontera de Alaska se veía así hasta que busqué la ubicación de Port Protection después de ver el canal de National Geographic. Tiene que ser una de las fronteras más extrañas del mundo.

La línea amarilla en la parte inferior representaba una parte de la frontera en la que tanto Canadá / Gran Bretaña como EE. UU. Estaban de acuerdo. Estuvieron de acuerdo en que la frontera seguiría el Canal de Portland hasta su cabecera y desde ese punto, o en realidad a 56 ° de latitud, la frontera estaba en disputa. La Columbia Británica tenía un punto de partida en el sur completamente diferente, subiendo por el Estrecho de Clarence en lugar del Canal de Portland, y eso le habría dado dramáticamente más dominio a Canadá. Puede ver el reclamo de B.C. en el mapa de la página de Wikipedia sobre la disputa.

Acabo de notar este ridículo borde después de buscar la ubicación de Haines AK. Noté el borde & # 8220panhandle & # 8221 y pensé ¿qué está pasando allí? Después de leerlo, creo que es otro caso del niño matón estadounidense cuyo único objetivo es la dominación mundial. Claramente debería pertenecer a Canadá. Soy imparcial por la forma en que vivo en el Reino Unido.

Esos feos estadounidenses piensan que son dueños de Canadá, en primer lugar, los rusos robaron el noreste de Canadá y los estadounidenses compraron tierras robadas a rusia. Esta tierra debería devolverse a Canadá, hoy conocido como Alaska.

Suena como una refutación de un estadounidense que piensa que solo los ciudadanos estadounidenses viven en Estados Unidos y no está muy bien informado, solo tiene prejuicios.

Esta mentalidad se remonta a muchos años atrás, ya sabes, & # 8220 si no estás seguro, pero eres más grande, simplemente tómalo. Digo que es hora de que Canadá revise este reclamo fronterizo falso y tome nuestra masa de tierra legítima y, lo más importante, NUESTRA costa. A mi modo de ver, pueden tener la cadena de islas volcánicas. Sin embargo, la línea recta que nos separa de Alaska debe trazarse hasta donde se encuentra con el Pacífico. Eso & # 8217s todo y eso & # 8217s FAIR & # 8230. En mi opinión, soy un canadiense cabreado al que no le importa una mierda T Roosevelt & # 8217s llamado & # 8220Carry a Big Stick Policy & # 8221

No hay nada loco en querer justicia por robo flagrante & # 8230.

Años más tarde me encuentro con esto y tengo que mencionar & # 8211 ¿cómo existe Canadá? Debe devolverse a las tribus indígenas. Si desea que el tratamiento & # 8220fair & # 8221 sea retrospectivo, ¿quién es usted para decidir el límite de tiempo?

& # 8220 Ha llegado el momento
Un hecho & # 8217s un hecho
Les pertenece
Dejemos que & # 8217s lo devuelva & # 8221

¿Debería devolverse Estados Unidos también a las tribus indígenas?

Deja una respuesta Cancelar respuesta

Este sitio utiliza Akismet para reducir el spam. Conozca cómo se procesan los datos de sus comentarios.


HistoryLink.org

El 15 de junio de 1846, Gran Bretaña y Estados Unidos firman el Tratado de Oregón que establece el paralelo 49 como límite internacional principal en el noroeste del Pacífico. Desde 1818, toda la región, incluida lo que ahora es Washington, Oregón e Idaho, y gran parte de la Columbia Británica, ha estado bajo ocupación conjunta, en la que los ciudadanos de ambos países viajan y comercian libremente. En 1845, los estadounidenses adoptaron la frase "¡Cincuenta y cuatro cuarenta o lucha!", Refiriéndose a la línea de latitud de 54 grados y 40 minutos, una frontera más al norte que le daría a Estados Unidos una gran parte de lo que hoy es Canadá. Sin embargo, Estados Unidos no está dispuesto a ir a la guerra por este tema, porque se enfrenta a una guerra con México en la frontera sur. Por lo tanto, Estados Unidos y Gran Bretaña se comprometen al extender la frontera paralela 49, establecida desde hace mucho tiempo al este de las Montañas Rocosas, hasta el Pacífico. En la única excepción a la línea de 49 grados, ambas partes acuerdan permitir que la frontera gire hacia el sur alrededor de la isla de Vancouver, lo que le da a Gran Bretaña toda la isla de Vancouver. La frontera continental entre los EE. UU. Y Canadá se mantendrá sin cambios a partir de ese momento.

Reclamaciones en competencia

Tanto Gran Bretaña como EE. UU. Creían que tenían el reclamo histórico anterior sobre el río Columbia y sus vastos drenajes. El primer explorador no indio en entrar en la desembocadura del Columbia fue el estadounidense Robert Gray (1755-1806) en 1792, quien nombró al río en honor a su barco, el Columbia Rediviva. Varios meses más tarde, William Broughton (1762-1821) de la Armada británica, bajo el mando del capitán George Vancouver (1758-1798), remó 100 millas río arriba. Además, el comerciante de pieles británico David Thompson (1770-1857) fue el primer no indio en navegar en canoa por el río desde sus fuentes a la sombra de las Montañas Rocosas canadienses. Ambos países no estaban dispuestos a llegar a un acuerdo definitivo sobre la frontera, y en 1818 acordaron la ocupación conjunta.

En las décadas siguientes, cada uno maniobró para establecer la soberanía sobre la región. En 1825, el gobernador de la Compañía de la Bahía de Hudson propuso un límite más al sur que habría dado a Gran Bretaña grandes porciones de Montana e Idaho, casi todo el actual Washington y todo el río Columbia. Los estadounidenses rechazaron esa idea. Mientras tanto, EE. UU. Comenzó a alentar a los colonos a mudarse al país de Oregón, que en ese momento abarcaba todo el noroeste.

En 1844, los políticos estadounidenses comenzaron a clamar por una respuesta definitiva a la pregunta de Oregon. James K. Polk (1795-1849) acababa de ser elegido presidente de los Estados Unidos y sus partidarios expansionistas habían adoptado el lema "¡Cincuenta y cuatro cuarenta o lucha!" (Johansen y Gates, 205). Eligieron esa línea de latitud en particular, 54-40, porque ya estaba establecida como el límite sur de la Alaska rusa.

Al final resultó que, el Senado de los Estados Unidos no estaba dispuesto a luchar por esa alta frontera norte. El gobierno prefirió comprometerse ya que se preparaba para embarcarse en una guerra fronteriza diferente: la Guerra Mexicana. Los británicos sugirieron primero que la línea de 49 grados se extendiera hasta el río Columbia y luego a lo largo del río hasta el mar. Esto le habría dado a Gran Bretaña todo el río Columbia, así como Puget Sound. Los negociadores estadounidenses rechazaron la propuesta y contraatacaron sugiriendo una línea recta simple, clara a través del continente: la línea de 49 grados, directamente a través de la isla de Vancouver, cortando la isla en dos.

Cuando Gran Bretaña se mostró reacia a renunciar a su nuevo Fuerte Victoria en la isla, los negociadores se comprometieron con una excepción a la línea de 49 grados: Gran Bretaña obtendría toda la isla de Vancouver. El texto del tratado especificaba que la línea de 49 grados se extendería sólo "hasta la mitad del canal que separa el continente de la isla de Vancouver y de allí hacia el sur a través de la mitad de dicho canal y del Estrecho de Fuca hasta el Océano Pacífico" (Johansen y Gates , 207). En otras palabras, la frontera se curvaría alrededor del extremo sur de la isla de Vancouver. El tratado final se firmó el 15 de junio de 1846 y se ratificó el 19 de junio de 1846.


150 años después de la venta de Alaska, algunos rusos tienen dudas

La reafirmación de la grandeza de Rusia ha sido un motivo de la presidencia de Vladimir V. Putin, y su proyección del poderío militar y el ciberpoder es en parte la razón por la que las relaciones ruso-estadounidenses están en su punto más bajo desde el final de la Guerra Fría.

Así que el 150 aniversario el jueves de la venta rusa de Alaska a los Estados Unidos, un evento que pocos estadounidenses pueden notar, fue un día de luto para algunos nacionalistas rusos de extrema derecha que ven la transacción como un gigantesco error cometido por el imperio zarista. que resuena mientras las principales potencias compiten por influencia sobre el Ártico y sus riquezas naturales en una era de cambio climático.

"Si Rusia estuviera hoy en posesión de Alaska, la situación geopolítica en el mundo habría sido diferente", dijo Sergey Aksyonov, primer ministro de Crimea, a una cadena de televisión de Crimea este mes.

Una revista militar especializada, Military-Industrial Courier, publicó recientemente un artículo de dos partes titulado "La Alaska que hemos perdido", quejándose de lo que podría haber sido.

Incluso se le preguntó a Sergey V. Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, sobre Alaska en una entrevista reciente con un periódico ruso. "El aniversario, por supuesto, puede desencadenar diversas emociones", dijo. "Pero es una buena ocasión para refrescar los recuerdos de la contribución de los rusos a la exploración del continente americano".

Putin, al que se le preguntó sobre Alaska durante un programa de llamadas en 2014, dijo que "no necesitamos preocuparnos por esto". En el Foro Ártico Internacional en Arkhangelsk, Rusia, el jueves, sin embargo, dijo que las actividades estadounidenses en Alaska podrían desestabilizar el orden mundial. "Lo que hacemos está contenido localmente, mientras que lo que hace Estados Unidos en Alaska, lo hace a nivel mundial", dijo, y calificó el desarrollo estadounidense de un sistema de misiles allí como "uno de los problemas de seguridad más urgentes".

Nadie, por supuesto, está sugiriendo seriamente que Rusia retome Alaska como se anexó Crimea en 2014 de Ucrania. Pero las diferencias en la forma en que se recuerda la venta en Rusia y Estados Unidos y, de manera crucial, entre las comunidades indígenas de Alaska, apuntan a la historia del estado como una encrucijada cultural y religiosa.

Los rusos comenzaron a establecerse en Alaska en 1784, estableciendo puestos comerciales e iglesias ortodoxas orientales, principalmente a lo largo de la costa. En la década de 1860, habiendo perdido la guerra de Crimea ante Gran Bretaña y temeroso de que Gran Bretaña se apoderara de Alaska en cualquier conflicto futuro, el zar decidió llegar a un acuerdo.

Imagen

Las nutrias marinas, que eran el corazón del floreciente comercio de pieles en ese momento, casi habían desaparecido, y los rusos también temían que si se descubría oro, como sucedería, en la Fiebre del oro de Klondike que comenzó en 1896, los estadounidenses podrían invadir el país. territorio, dijo Susan Smith-Peter, historiadora del College of Staten Island en Nueva York.

"Desde el punto de vista ruso, el acuerdo tenía mucho sentido", dijo. "Podrían irritar a Gran Bretaña y podrían tener una relación más estrecha con Estados Unidos".

Estados Unidos también pensó que la compra lo posicionaría más cerca del comercio con China y evitaría cualquier pensamiento británico de invasión en la costa oeste, dijo Gwenn A. Miller, historiadora del College of the Holy Cross en Worcester, Mass.

"Realmente se trataba de Manifest Destiny", dijo, "sobre la expansión de EE. UU."

El tratado, que fija el precio en $ 7,2 millones, o alrededor de $ 125 millones en la actualidad, fue negociado y firmado por Eduard de Stoeckl, ministro de Rusia en Estados Unidos, y William H. Seward, secretario de Estado estadounidense. En su mayoría, se consideró beneficioso para ambos países, pero algunos críticos lo ridiculizaron como "La locura de Seward" o "La caja de hielo de Seward", e incluso ahora, los académicos debaten si fue una ganga.

En algunos barrios rusos, la venta ha dejado un regusto amargo. “Junto con Alaska, vendiste a tu pueblo ruso”, escribió Vladimir Kolychev, un entusiasta de la historia, en un poema el otoño pasado, dirigido al zar Alejandro II.

Andrei Znamenski, profesor de historia en la Universidad de Memphis, dijo que los llamamientos irredentistas para reclamar Alaska no se limitaban a los extremistas.

"Es un episodio muy conveniente para los nacionalistas, que quieren que Rusia se expanda, explote", dijo. "Encaja en la retórica nacional: mira cómo nos han tratado los estadounidenses".

Incluso abundan las teorías de que Rusia se puso rígida de que el oro utilizado para pagar la venta se hundió en un barco o que los ladrones se apoderaron del oro. (Un académico, Aleksandr Petrov, de la Universidad Estatal de Moscú, refutó esas teorías al rastrear un documento que mostraba que casi todo el dinero se destinó a construir ferrocarriles).

En Washington, el aniversario se iba a conmemorar el jueves con un almuerzo en el National Press Club, una recepción del Departamento de Estado y un concierto con música del compositor John Luther Adams, quien pasó gran parte de su vida en Alaska. En Alaska, las charlas, conferencias, exposiciones de arte y otros eventos continuarán hasta el Día de Alaska, el 18 de octubre, que marca la transferencia formal del territorio. Alaska se convirtió en el estado número 49 en enero de 1959.

El vicegobernador Byron Mallott, quien es Tlingit, un grupo indígena del noroeste del Pacífico, calificó los eventos como "una conmemoración, no una celebración".

"Estamos mirando los 150 años de una manera muy abierta", dijo Mallott, un demócrata, en una entrevista telefónica. “Ha habido, tanto bajo el dominio ruso como estadounidense, problemas para los pueblos nativos de Alaska que no han sido tan buenos. Pero también somos muy conscientes de que vivimos en la mayor democracia sobre la faz de la tierra, independientemente de las circunstancias recientes, y el otro lado no tanto ”.

Cuando los rusos llegaron a Alaska, reclutaron a las personas que vivían a lo largo de las costas para cazar nutrias marinas. Después de la venta de la tierra, los grupos indígenas fueron liberados, pero los estadounidenses trajeron su parte de problemas, dijo Sergei A. Kan, profesor de estudios sobre nativos americanos en Dartmouth College en New Hampshire.

"La era rusa se trataba de un control paternalista, pero el objetivo ruso no era transformar la vida de manera radical, sino aprovechar a la gente para fines económicos", dijo Kan. "Con los estadounidenses, fue acompañado de una occidentalización mucho más contundente".

Hal Spackman, director ejecutivo del Museo de Historia de Sitka en Alaska, dijo que el legado ruso todavía se puede ver en los apellidos de las personas, los nombres de las características geográficas y la resistencia de la fe ortodoxa rusa.

Bob Sam, de 63 años, un tlingit que nació y se crió en Sitka, que fue la primera capital de Alaska, dijo que no todos en el área estaban felices con el sesquicentenario.

"Pero después de 150 años", dijo, "es hora de sanar y es hora de encontrar la unión para que los nativos de Alaska puedan llegar a ser los seres humanos que se suponía que fuéramos".

La venta también surgió esta semana al margen del foro de Arkhangelsk.

Paul Fuhs, que dirige Marine Exchange of Alaska, un esfuerzo privado para regular el transporte marítimo en el Estrecho de Bering, dijo que sus homólogos rusos en ocasiones, mientras tomaban bebidas, lamentaban la venta de la tierra.

“Creen que fue una decisión estúpida que lo vendieran por $ 7.2 millones”, dijo en el foro. "Eso no significa que vendrán con su ejército para recuperarlo".

Craig Fleener, el asesor principal del gobierno de Alaska en asuntos del Ártico, fue objeto de gran interés por parte de los rusos en el foro, especialmente cuando habló sobre el bloqueo de la "mentalidad colonial", es decir, la prevención de los esfuerzos del gobierno federal u otros. entidades que vengan al norte para explotar los recursos naturales, con poco beneficio para los residentes locales.

"¡Los estadounidenses tienen los mismos problemas que nosotros!" un participante ruso se maravilló después de que habló el Sr. Fleener.


Diseñofalk

Colonización rusa de Alaska. Alaska es una colonia pobre y probablemente nunca recuperará sus gastos. En la isla de Kodiak, Grigory Shelikhov, un comerciante de pieles ruso, funda Three Saints Bay, el primer asentamiento ruso permanente en el descubrimiento europeo de Alaska se produjo en 1741, cuando una expedición rusa dirigida por el navegante danés Vitus Bering avistó el continente de Alaska.

La moneda se subdivide en 100 sotkas (сотка, sotka La colonización rusa de alaska es el primer estudio exhaustivo que analiza el origen y la evolución de la colonización rusa basado en investigaciones sobre economía política, historia y etnografía. Estados Unidos compró la tierra a Rusia 126 años más tarde. Rusia también gobernó la tierra en California. ¿Cuál fue la razón principal de la colonización rusa de Alaska? ¿Por qué los europeos y rusos navegaron por primera vez a Alaksa? españa por colonias y recursos porque muchas naciones europeas lo fueron.

Colonización rusa de las Américas - Wikipedia de upload.wikimedia.org La colonización rusa de alaska es el primer estudio completo que analiza el origen y la evolución de la colonización rusa basado en investigaciones sobre economía política, historia y etnografía. La colonización rusa de alaska es el primer estudio exhaustivo que analiza el origen y la evolución de la colonización rusa basado en la investigación de la economía política, la historia y la etnografía. La influencia rusa en alaska todavía se siente. La colonización rusa de alaska es el primer estudio integral que analiza el origen y la evolución de la colonización rusa basado en la investigación de la economía política, la historia y la etnografía. Скачать бесплатно & # 187 книги & # 187 история & # 187 colonización rusa de alaska:

Los rusos colonizaron Alaska en 1741 para utilizar los recursos naturales de la región.

La colonización rusa de alaska es el primer estudio integral que analiza el origen y la evolución de la colonización rusa basado en la investigación de la economía política, la historia y la etnografía. El curador de colecciones del museo estatal de Alaska, steven henrikson, explicó el período de colonización y cómo afectó a los nativos de Alaska. Gabriel under the command of mikhail gvozdev and ivan fedorov. For more items indigenous peoples of alaska. The first russian settlements are most often dated to the seventeenth century. Russian colonization of alaska is the first comprehensive study to analyze the origin and evolution of russian colonization based on research into political economy, history, and ethnography. Grinёv's study elaborates the social, political, spiritual, ideological, personal. Russian colonization of alaska is the first comprehensive study to analyze the origin and evolution of russian colonization based on research into political economy, history, and ethnography. On kodiak island, grigory shelikhov, a russian fur trader, founds three saints bay, the first permanent russian settlement in the european discovery of alaska came in 1741, when a russian expedition led by danish navigator vitus bering sighted the alaskan mainland. Petersburg polytechnic university in russia. The period of russian colonization had the greatest influence on the aleuts, who were the main allies of the colonists. The yefimok is the official currency of alaska. Russian colonization of alaska is the first comprehensive study to analyze the origin and evolution of russian colonization based on research into political economy, history, and ethnography.

Grinёv's study elaborates the social, political, spiritual, ideological, personal. Alaska state museum's curator of collections steven henrikson explained the period of colonization and how it impacted alaskan natives. Petersburg polytechnic university in russia. However, it played a major part in the. Russia's colony. alaska history and cultural studies.

Is Alaska still Russian? Was it a rent or sale, legal or . from qph.fs.quoracdn.net The united states purchased the land from russia 126 years later. Russians colonized alaska in 1741 to utilize the region's natural resources. A map depicting the territory of alaska in 1867, immediately after the alaska purchase. What was the primary reason for the russian colonization of alaska?, why did europeans and russians first sail to alaksa, what were the three main furs the russians wanted, russia was competing with england and spain for colonies and resources because many european nations were. Английскийin russian colonization of alaska:

Russians colonized alaska in 1741 to utilize the region's natural resources.

Английскийin russian colonization of alaska: Russia's colony. alaska history and cultural studies. The period of russian colonization had the greatest influence on the aleuts, who were the main allies of the colonists. Russian colonization of alaska is the first comprehensive study to analyze the origin and evolution of russian colonization based on research into political economy, history, and ethnography. The process of russian colonization in alaska: Russian colonization of alaska is the first comprehensive study to analyze the origin and evolution of russian colonization based on research into political economy, history, and ethnography. Petersburg polytechnic university in russia. On kodiak island, grigory shelikhov, a russian fur trader, founds three saints bay, the first permanent russian settlement in the european discovery of alaska came in 1741, when a russian expedition led by danish navigator vitus bering sighted the alaskan mainland. Alaska state museum's curator of collections steven henrikson explained the period of colonization and how it impacted alaskan natives. Russian territories in america were not limited to alaska, which was eventually sold to the u.s. But now that colonial nations send their troops and navies overseas to help in your wars, it's like a subject that doesn't take a diplo slot and. In 1732, alaska was opened by a russian expedition on the boat st. What was the primary reason for the russian colonization of alaska?, why did europeans and russians first sail to alaksa, what were the three main furs the russians wanted, russia was competing with england and spain for colonies and resources because many european nations were.

What was the primary reason for the russian colonization of alaska?, why did europeans and russians first sail to alaksa, what were the three main furs the russians wanted, russia was competing with england and spain for colonies and resources because many european nations were. Alaska is a poor colony and you'll probably never recoup your expenses. Gabriel under the command of mikhail gvozdev and ivan fedorov. This allowed our cossacks and pelt entrepreneurs to control only a string of settlements down the coast to. The russian colonization of north america covers the period from 1732 to 1867, when the russian empire laid claim to northern pacific coast territories in the americas.

Conflux of the Kenai and Russian River this Spring : alaska from i.redd.it The united states purchased the land from russia 126 years later. Russian colonization of alaska is the first comprehensive study to analyze the origin and evolution of russian colonization based on research into political economy, history, and ethnography. Submitted 1 year ago by tushinsky. This allowed our cossacks and pelt entrepreneurs to control only a string of settlements down the coast to. Grinёv's study elaborates the social, political, spiritual, ideological, personal.

Although russia's colonization of the territory remains a relatively obscure chapter in world history, the acquisition of alaska by the administration of for russia, the sale was the logical conclusion of a colonial venture that had begun with the first russian landing on alaska's shores in 1732.

The first russian settlements are most often dated to the seventeenth century. On kodiak island, grigory shelikhov, a russian fur trader, founds three saints bay, the first permanent russian settlement in the european discovery of alaska came in 1741, when a russian expedition led by danish navigator vitus bering sighted the alaskan mainland. Grinёv's study elaborates the social, political, spiritual, ideological, personal. Russian colonization of alaska is the first comprehensive study to analyze the origin and evolution of russian colonization based on research into political economy, history, and ethnography. Russian colonization of alaska is the first comprehensive study to analyze the origin and evolution of russian colonization based on research into political economy, history, and ethnography. Russian influence in alaska is still felt. The russian colonization of alaska was one of the largely forgotten colonial adventures of the european powers. Russian colonization of alaska is the first comprehensive study to analyze the origin and evolution of russian colonization based on research into political economy, history, and ethnography. Russian colonization of alaska is the first comprehensive study to analyze the origin and evolution of russian colonization based on research into political economy, history, and ethnography. Grinёv's study elaborates the social, political, spiritual, ideological, personal. Grinёv's study elaborates the social, political, spiritual, ideological, personal. Although russia's colonization of the territory remains a relatively obscure chapter in world history, the acquisition of alaska by the administration of for russia, the sale was the logical conclusion of a colonial venture that had begun with the first russian landing on alaska's shores in 1732. They mainly collected otter, seal, and fox furs for.

Russian colonization of alaska is the first comprehensive study to analyze the origin and evolution of russian colonization based on research into political economy, history, and ethnography. Russia ruled over land in california too. Alaska and russia are a mere snowball's throw away. Although russia's colonization of the territory remains a relatively obscure chapter in world history, the acquisition of alaska by the administration of for russia, the sale was the logical conclusion of a colonial venture that had begun with the first russian landing on alaska's shores in 1732. The united states purchased the land from russia 126 years later.

The period of russian colonization had the greatest influence on the aleuts, who were the main allies of the colonists. The process of russian colonization in alaska: Grinёv's study elaborates the social, political, spiritual, ideological, personal. Grinёv's study elaborates the social, political, spiritual, ideological, personal. Russian colonization of alaska is the first comprehensive study to analyze the origin and evolution of russian colonization based on research into political economy, history, and ethnography.

Source: media-cache-ak0.pinimg.com

The currency is subdivided into 100 sotkas (сотка, sotka Русская америка, russkaya amyerika) was the name of the russian colonial possessions in north america from 1799 to 1867. Alaska state museum's curator of collections steven henrikson explained the period of colonization and how it impacted alaskan natives. In 1783, the american orthodox diocese was founded, which meant the beginning of a new era in the colonization of the north american coast. The russian colonization of north america covers the period from 1732 to 1867, when the russian empire laid claim to northern pacific coast territories in the americas.

What was the primary reason for the russian colonization of alaska?, why did europeans and russians first sail to alaksa, what were the three main furs the russians wanted, russia was competing with england and spain for colonies and resources because many european nations were. Английскийin russian colonization of alaska: The united states purchased the land from russia 126 years later. But now that colonial nations send their troops and navies overseas to help in your wars, it's like a subject that doesn't take a diplo slot and. The russian colonization of alaska was one of the largely forgotten colonial adventures of the european powers.

This allowed our cossacks and pelt entrepreneurs to control only a string of settlements down the coast to. Russian influence in alaska is still felt. Alaska is a poor colony and you'll probably never recoup your expenses. Grinёv's study elaborates the social, political, spiritual, ideological, personal. Gabriel under the command of mikhail gvozdev and ivan fedorov.

In 1783, the american orthodox diocese was founded, which meant the beginning of a new era in the colonization of the north american coast.

The russian colonization of alaska was one of the largely forgotten colonial adventures of the european powers.

Source: jenniferparnell.weebly.com

Russian colonization of alaska is the first comprehensive study to analyze the origin and evolution of russian colonization based on research into political economy, history, and ethnography.

Source: 2gvvb8167wlkqvnhk2l3av9z-wpengine.netdna-ssl.com

In their language, many borrowings from russian are still preserved.

Source: envisioning-alaska.org

Russians colonized alaska in 1741 to utilize the region's natural resources.


Rupert's Land

In the late 17th century, the fur trade in beaver pelts was growing in commercial importance in North America. Yet it was difficult for traders to reach the rich trapping grounds north of Lake Superior and beyond. They had to make challenging overland journeys from the Great Lakes or the St. Lawrence River. Two French explorers, Médard Chouart des Groseilliers and Pierre-Esprit Radisson, wanted to establish a trading base on the shores of Hudson Bay. Few Europeans had ever seen the northern “frozen sea.” It offered an easier water route into the heart of the continent’s best fur country.

Des Groseilliers and Radisson failed to interest the French government in their idea. So they took their scheme to England. A group of entrepreneurs and noblemen — including Prince Rupert, the King of England’s cousin — persuaded King Charles II to support the venture. In June 1668, two small ships were dispatched from England. Uno el No tal, reached Hudson Bay in September, with des Groseilliers on-board. He and his partners spent the following winter successfully trading with the Cree on the southern shores of James Bay.

los No tal returned to England with a large cargo of furs. Additional ships were dispatched, with similar successful results. In 1670, the “Governor and Company of Adventurers of England Trading into Hudson’s Bay” (the Hudson’s Bay Company, or HBC) was created under a royal charter signed by Charles II.

Size and Reach

By today’s standards, the charter was breathtaking in reach. It gave the HBC and its merchant governors exclusive rights to trade — and to colonize — all the lands containing rivers flowing into Hudson Bay. In other words, the entire Hudson Bay drainage system. This amounted to an enormous territory in the heart of the continent. It comprised what is now northern Quebec and Labrador, northern and western Ontario, all of Manitoba, most of Saskatchewan, south and central Alberta, parts of the Northwest Territories and Nunavut, and small sections of the northern United States.

This private estate stretched from the Atlantic Ocean to the Rocky Mountains, and from the Prairies to the Arctic Circle. The area was five times larger than France. All 3.9 million sq. km of it was named Rupert’s Land, in honour of the King's cousin, Prince Rupert. He became the HBC’s first governor.

Portrait of Prince Rupert by Sir Peter Lely.

Indigenous People, Métis and Missionaries

The charter signed by King Charles II gave the HBC complete control of the territory. Almost no thought was given to the sovereignty of the many Indigenous peoples that had lived there for centuries. The HBC established forts and trading routes through much of the territory. The Cree, Assiniboine and other groups supplied the Company with furs, or acted as middlemen for other Indigenous fur suppliers. The Indigenous groups either took part in the growing trading economy or were directly employed by the HBC. The fur trade changed the Indigenous economy. Rather than hunting and trapping for subsistence, people now trapped in exchange for trade goods, including guns and alcohol.

Rupert’s Land also became home to a new people of mixed European and Indigenous heritage, the Métis. They were active participants in the fur trade and helped populate the Red River Colony (at present-day Winnipeg). It was carved out of Rupert’s Land as a frontier settlement, initially for Scottish migrants, in 1811.

For 200 years, the HBC built trading posts on most major waterways, including the Rupert, Moose, Albany, Severn and Churchill Rivers. The first western inland post was built at Cumberland House on the Saskatchewan River in 1774. By 1870, there were 97 posts in Rupert’s Land. HBC traders were responsible for much of the exploration and mapmaking of the territory. The fur trade also made possible the spread of Anglican and Catholic missions into parts of the territory.

In this family portrait, we see the blending of two cultures. The father wears a European suit adorned with a pocket watch. The mother, who might be Métis, holds their infant in a cradle board, traditionally used by First Nations peoples. The shawls, worn by several of the women and girls, reflect Métis culture.

Canada Acquires Rupert’s Land

In 1867, the Dominion of Canada was formed out of the Confederation of Ontario, Quebec, New Brunswick and Nova Scotia. The new country was led by Prime Minister Sir John A. Macdonald. His government was increasingly eager to annex Rupert’s Land into the Dominion. This was partly due to a desire to expand the frontiers of the nation to the north and west. It was also a response to fears that the United States, which had purchased Alaska from Russia in 1867, was interested in annexing Rupert’s Land for itself.

At the same time, the HBC’s governors were increasingly aware that they did not have the funds to administer a vast territory that was increasingly becoming a place of European settlement, rather than simply a source of furs. They also realized that the HBC could not claim the moral right to govern such an area.

The question then became: how much was Rupert’s Land worth? Or more precisely, at what price could the HBC be persuaded to give up its monopoly charter? The US had paid $7.2 million for Alaska. The HBC believed Rupert’s Land was worth as much as $40 million. Canada did not have that kind of money, but the US did.

The British government, however, was also wary of American expansionism, and would not allow any sale to the United States. Britain pressured the HBC to enter negotiations with Canada for the transfer of Rupert’s Land. Two ministers in Macdonald’s Cabinet, George-Étienne Cartier and William McDougall, were sent to London to make a deal. After six months of negotiations, the HBC agreed to transfer Rupert’s Land to Canada for the bargain price of 300,000 Pounds, or $1.5 million. This included continued HBC title over various trading posts, and five per cent of the territory — mostly fertile prairie farmland.

The HBC signed the deed of transfer surrendering its territory to the British Crown on 19 November 1869. The Crown, in turn, ceded the land to Canada. However, because of the political disruption of the Red River Rebellion, the transfer did not come into effect until 15 July 1870.


New Treaties, New Provinces

Also in 1870, as a result of the political arrangements brought about by the Red River Resistance, the province of Manitoba was admitted into Confederation. Meanwhile, the Canadian government negotiated seven treaties with Indigenous nations within the territory, acquiring their consent to the Crown’s sovereignty.

Geographically, the Rupert’s Land purchase transformed Canada from a modest country in the northeast corner of North America into an expansive nation stretching north and west across the continent. Rupert’s Land would eventually be divided among the provinces of Quebec, Ontario and Manitoba, and later, upon their creation, to Saskatchewan, Alberta and the Northwest Territories.


Found: The Lost Tlingit Fort That Defended Alaska From Russian Attack

Alaska

In 1804, indigenous Tlingit people living near the Alaskan town of Sitka went to war with the Russians. Russian fur traders, actually, and their battle would have far reaching consequences, not just for the Tlingit, but also for the future of Alaska, by setting the stage for it to become part of the United States. The battleground where this took place is now part of the Sitka National Historic Park, but the precise location of the Tlingit fort had been debated, until now. Thomas Urban of Cornell University spotted it in a map he made using ground-penetrating radar and electromagnetic induction, two technologies that sense subtle changes in the soil.

The battle between the Tlingit and the Russians had been years in coming. In 1799 Russia’s Emperor Paul I issued a decree founding the Russian-America Company and giving it a monopoly on Russia’s fur trade in North America. Alexander Baranov (or Baranof) was put in charge of the company, which had several outposts along the coast of Alaska. Otter fur in particular was a lucrative commodity, and to get it Baranov needed the cooperation of the local Tlingit people, according to Mary A. Miller, superintendent of the Sitka National Historic Park, who is of both Russian and Tlingit descent. When Baranov was called away, Miller recounts, he left explicit instructions for his people not to irritate the Tlingit. Apparently, those instructions were not followed. In 1802, after being subjected to several insults (what they were specifically is a closely guarded tribal secret), the local Tlingit clan attacked the Russian fur trading post, destroying it and killing everyone inside. Knowing that the Russians would return with a larger armed force, the Tlingit built what they call the Shis’gi Noow, or “Sapling Fort,” to defend what is now known as Baranov Island.

A Tlingit totem pole at Sitka National Historic Park, where evidence of the lost fort was discovered. Education Images/Universal Images Group via Getty Images)

Historic documents state that the fort was located on a peninsula near the mouth of Indian River, where it was protected by wide tidal flats that prevented the cannons of Russian ships from getting too close. True to its name, the fort’s defenses were made from flexible saplings that may have helped repel cannonballs. When the Russians attacked in 1804, as the Tlingit knew they would, they brought 150 Russian soldiers and 400 to 500 Aleut warriors recruited from farther north along the coast. According to Yuri Lisyansky, a Russian officer who observed the battle from aboard a ship, there were about 800 Tlingit defending the fort. The Tlingit turned back the initial ground assault and withstood Russian artillery barrages.

Excavations led by William Hunt of the Midwest Archaeological Center between 2004 and 2008 revealed cannonballs and other shot from the battle. His team’s work turned up some “linear features,” but nothing that could conclusively be identified as the site of the fort. An excavation conducted in 1954 had identified a likely location for it based on some pieces of wood that may have been part of one of the walls, but no one knew for sure where it was until Urban’s recent geophysical survey, which found that this location was correct. The work revealed “anomalies” in the soil that match historic descriptions of the fort’s outline, as well as some buildings inside. “It confirms our opinion,” says Hunt, as before this new work “we just didn’t feel like we had enough information to make a definite identification.” The new data promises to reveal more about the battle itself, and will make Miller’s job as park superintendent easier. “Knowing better where the actual outline is will let me as the park manager treat that better as an archaeological resource,” she says.

The raven helmet worn by Tlingit warrior K’alyáan, from the E.W. Merrill Collection. Courtesy National Park Service, Sitka National Historical Park

The battle wasn’t just fought with guns much of it was hand-to-hand. Miller tells a story of a Tlingit hero named K’alyáan, who floated down the Indian River holding onto a log and popped up in the middle of the Russian and Aleut forces. He killed many of them, the story goes, using a blacksmith’s hammer. Like many Tlingit warriors, he wore a battle helmet, in his case shaped like the head of a raven, and armor made of leather and wooden slats.

The Tlingit were able to fend off the first attack, but were running out of gunpowder. They made an effort to bring in more by canoe, but a Russian cannon blew the boat out of the water, killing several experienced Tlingit warriors in the process.

Tlingit women in front of the community house at Totem Bight in Ketchikan, Alaska. David DUCOIN/Gamma-Rapho via Getty Images

Under cover of darkness the Tlingit made a strategic withdrawal from their fort and began a 70-mile walk to Point Craven at north end of the island. The Russians tore down the fort and reestablished a trading post in Sitka, which would eventually become New Archangel, the capital of Russian America. Relations between the two groups remained hostile after that. The Tlingit blockaded Russian ship traffic, leading to more conflict, although they still engaged in some trade. The blockade lasted many years and eventually Baranov invited the Tlingit to come back to Sitka and live near the Russian fort, which they did.

“It’s a very important turning point in Russian America,” says Thomas Thornton, an anthropologist at University of Alaska Southeast who has studied Tlingit culture at the park. “It basically allows for the establishment of the Russian-American Company in southeast Alaska.” This foothold in Sitka allowed the company to lay claim to the entire Alaskan territory on behalf of the Russian Empire, even though they only controlled a few coastal trading posts. Thornton continues, “the entire territory of Alaska, now state of Alaska, could [then] be purchased by the Americans from the Russians,” which happened in 1867.

The battle and subsequent return to Sitka was pivotal for the Tlingit people as well. “Although that happened 200 years ago, we are still here,” says Miller speaking of the modern Tlingit tribe, “we are still here because of those actions and decisions by the people who came before us.”


Places to visit

Laurie Milner was an historian at the Imperial War Museum's Research and Information Department from 1984 to 2006 and was principal historian on the permanent 'First World War', 'Conflicts Since 1945' and 'Montgomery - Master of the Battlefield' galleries. He co-authored the IWM's 'Battle of the Somme' online exhibition with Nigel Steel. He has acted as consultant to military museums internationally, including the British galleries at the El Alamein Museum for the 60th anniversary of the battle. He is the author of two books, 'Leeds Pals' (Pen and Sword 1991) and 'Royal Scots in the Gulf' (Pen and Sword 1994).


Ver el vídeo: español (Enero 2022).