Información

Urna Canópica Etrusca



Categoría: Jarras canópicas etruscas en el Museo Arqueológico de Chiusi

"L'intento di individualizzare l'urna contenente le ceneri del defunto, quasi a volerne recuperare l'integrità fisica dopo la cremazione, risale ai vasi biconici villanoviani coperti da un elmo. Soltanto a Chiusi, però, tale fenomeno ebbe uno sviluppo del tutto peculiare. Negli ultimi decenni del VII secolo a. C., gli ossuari dei personaggi di rango erano costituiti da un vaso globulare di lamina bronzea, collocato su un trono e posto davanti ad una 'trapeza' (tavola), come per riprodurre il defunto disteso a banchetto, circondato dalle insegne del potere dai simboli del censo. Dalla fine del secolo inizia la produzione dei 'canopi', cinerari con il coperchio configurato a testa umana, che prendono il nome dai vasi viscerali che Accompagnavano le mummie egizie (dalla città di Canopo, sul delta del Nilo ".

"La intención de individualizar las urnas que contienen las cenizas del difunto, como si casi quisiera recuperar su integridad física después de la cremación, se dirige a las urnas viillanovanas bicónicas cubiertas con cascos. Solo en Chiusi, sin embargo, aparece tal fenómeno tan singularmente.


Una urna cinematográfica etrusca en el Museo Kelsey

Permisos: este trabajo está protegido por derechos de autor y se puede vincular sin solicitar permiso. Se debe recibir permiso para su posterior distribución en forma impresa o electrónica. Póngase en contacto con [email protected] para obtener más información.

Para obtener más información, lea la política de acceso y uso de Michigan Publishing.

Esta urna cineraria de terracota fue comprada en 1909 por Walter Dennison mientras estudiaba como becario en la Escuela Americana de Estudios Clásicos en Roma. La fachada de la urna está enmarcada por pilastras corintias y una cenefa decorativa de huevos y dardos. Cuatro figuras están moldeadas en alto relieve, y sus miembros y ropa se superponen al marco para crear la impresión de acción dinámica, las dos figuras centrales se lanzan hacia adelante para golpearse entre sí. Su armadura se diferencia como si representaran bandos opuestos. La figura arrodillada usa una coraza musculosa, mientras que la figura de pie usa una coraza hecha de lo que parecen ser tiras de cuero. Los rastros de pintura roja, amarilla y gris azulada permanecen en sus túnicas, cascos y escudos y dan una indicación de cuán vibrantes colores habría sido la pieza en el momento de su creación. La escultura de las figuras en relieve y de la figura fallecida representada en la tapa es característica de la helenización del arte etrusco de los siglos III y II a. C. (Sannibale 1994, 91). Una inscripción fragmentaria pintada en la parte superior de la fachada dice Vel. [. . .] Vel [. . .]. Vel y Velthur eran nombres masculinos etruscos comunes. Lo más probable es que este fuera, entonces, el nombre del fallecido.

Aunque se desconoce la procedencia arqueológica de esta pieza, las urnas cinerarias se utilizaron ampliamente en tumbas de cámara en toda Etruria, y esta urna puede compararse con ejemplos casi idénticos de la zona de Chiusi, en el sur de Umbría. [1] Se conocen versiones de alabastro y travertino de esta misma escena, pero la interpretación de la escena en terracota es mucho más común, particularmente en el siglo II. Esto quizás se deba al costo relativamente mayor de esculpir la piedra (Sannibale 1994, 92). La ubicuidad de estas urnas en terracota sugiere que fueron hechas con moldes en grandes cantidades.

La urna probablemente ilustra el trágico final de los eventos de los Siete contra Tebas, el mito canonizado por Esquilo en su obra de teatro del siglo V a. C. pero presente en la tradición poética griega ya en el siglo VIII (Hecht y Bacon 1973, 6). Después del exilio del rey Edipo, sus dos hijos decidieron alternar su gobierno sobre la ciudad de Tebas anualmente. Eteokles, el hermano menor, reinó primero, pero después de un año se negó a renunciar al trono a su hermano, Polynikes. Polynikes luego reunió una banda de seis guerreros y sus ejércitos para atacar Tebas y reclamar la ciudad. Tras un largo estancamiento, se acordó que siete guerreros de cada bando lucharían en cada una de las siete puertas de Tebas para determinar el resultado de la guerra. Polynikes y sus seis campeones desafiaron a Eteokles y seis defensores elegidos. Las parejas opuestas participaron en un combate individual en cada puerta, y los hermanos se emparejaron entre sí. Los guerreros tebanos de Eteokles obtuvieron la victoria en todos los combates excepto en uno: la urna representa la dramática batalla final cuando Polynikes y Eteokles se mataron simultáneamente. La tragedia fue el resultado de la maldición de la familia de Edipo, que su descendencia estaba destinada a soportar.

Flanqueando a los dos guerreros centrales hay dos figuras femeninas cuya identidad se puede entender de varias formas. Se les ha etiquetado como Erinias o Furias, diosas ctónicas griegas asociadas con la retribución, a menudo con la imposición de maldiciones familiares. La "furia odiosa" y la "furia de pies ligeros" aparecen en la dramatización de la historia por parte de Esquilo. [2] Alternativamente, podríamos entender que estas figuras representan aspectos del espíritu alado etrusco, Vanth. Llevan sus atributos típicos: botas, quitón y correas sobre el pecho desnudo. Los vanths también eran deidades ctónicas, a menudo representadas en la escena de las batallas portando una antorcha y pareciendo animar a los combatientes. Se situaron en algún lugar entre el papel de espectador y el de participante en la narrativa (De Grummond 2006, 223). En Etruria, Vanth se asoció con el descenso a la otra vida en la que estuvo presente en el momento de la muerte, aunque no fue responsable de ello. La representación etrusca de Vanth parece haber derivado de la representación similar de figuras de "furia" en vasijas del sur de Italia (Feo 2003, 83 Bonfante 1987, 267). Por tanto, aunque las figuras femeninas de este relieve pueden estar relacionadas con la representación griega de la Furia, importante para la historia tebana, en este escenario etrusco se entienden mejor como imágenes de Vanth, enmarcando un mito griego con personajes etruscos.

Las explicaciones varían sobre cómo una audiencia etrusca habría entendido este mito griego. Mientras que algunos académicos dan crédito a Etruria por ser culturalmente "sólo otra colonia griega", otros descartan a los etruscos por haber tenido una comprensión primitiva de la mitología griega, atraídos por tales historias debido al "gusto por el espectáculo sangriento" italiano (D'Agostino y Cerchiai 1999, xix Brunn 1870–1896, 27). En el corpus etrusco, Eteokles y Polynikes aparecen juntos en varias posturas de lucha en la escultura del templo, innumerables urnas cinerarias y en la pintura de la tumba. Por ejemplo, en las pinturas murales del siglo IV a. C. François Tomb en Vulci, los hermanos (etiquetados como [Eu] thucle y Pulunice) están representados en esta misma pose final de “monomaquia” (Brilliant 1984, 33-34, 47).

Independientemente de cómo los eruditos entiendan la apreciación del mito griego por parte de una audiencia etrusca, la aparición de escenas de Eteokles y Polynikes en un medio enteramente etrusco, la urna de terracota, revela la apropiación activa de aspectos de la cultura griega por parte de los artesanos etruscos.

Brilliant, R. 1984. Narrativas visuales: la narración en el arte etrusco y romano. Ithaca: Cornell University Press.

Bonfante, L. 1987. "La vida cotidiana y el más allá". En la vida etrusca y el más allá. Detroit: Prensa de la Universidad Estatal de Wayne.

Brunn, E. 1870–1896. I rilievi delle urne etrusche. Roma: Coi tipi del Salviucci.

Cristofani, M. 1978. L'Arte degli Etruschi. Turín: G. Einaudi Editore.

D’Agostino, B. y L. Cerchiai. 1999. Il mare, la morte, l'amore. Roma: Donzelli Editore.

De Grummond, N. 2006. Mito etrusco, historia sagrada y leyenda. Filadelfia: University of Pennsylvania Museum Press.

Hecht, A. y H. H. Bacon. 1973. Esquilo: Siete contra Tebas. Nueva York: Oxford University Press.

Feo, G. 2003. Miti, segni, e simboli etruschi. Viterbo: Nuovi Equilibri.

Sannibale, M. 1994. Le urne cinerarie di età ellenistica. Roma: "L’Erma" di Bretschneider.

Cristofani 1978, 210 y fig. 201 Sannibale 1994, núms. 19, 21.1, 22.1, 22.2, 22.3, 23-26 Briguet 1987, fig. IV.34.


¿Quiénes eran las personas de la cultura pomerania?

Algunos investigadores sugieren que la cultura de Pomerania evolucionó a partir de la cultura de Lusacia alrededor del 650 a. C. y se convirtió en la base de las culturas Oksywie y Przeworsk, que aparecieron alrededor de 200 y 150 a. C. Sin embargo, como escribió Leon Jan Łuka en su trabajo sobre los orígenes de la cultura pomerania:

“Deben sacarse las siguientes conclusiones:

1. La cultura de la población de Pomerania Oriental en el período Hallstatt C no difería de la del grupo casubiano de la cultura lusaciana, en lo que respecta a la cerámica, la metalurgia y los ritos funerarios. Esto nos autoriza a adoptar la tesis de que no hay razón para darle un nuevo nombre a la cultura del período Hallstatt C en Pomerania Oriental, ya que representaba la cultura de la población de Lusacia.

2. No puede haber ninguna duda sobre la cultura pomerania. Ya en el período Hallstatt C, el comienzo de su desarrollo debe fecharse en el período Hallstatt más joven. En relación con eso, será necesario establecer una nueva cronología de las fases de la cultura pomerania, cuya duración debería limitarse al período Hallstatt más joven y al período La Tene temprano y medio ”.


Adicción a la violencia

Los ritos funerarios etruscos a veces incluían sacrificios humanos de los dueños y esclavos. Algunos esclavos tuvieron que participar en batallas rituales hasta la muerte. Estos pueden haber sido los primeros "gladiadores" del mundo antiguo.

¿Qué es? Los etruscos tomaron prestado el alfabeto griego para escribir su propio idioma, pero los resultados parecen rasguños en la arena.

¿Qué era este idioma? En general, sabemos lo que no es: no es indoeuropeo como el griego o el latín, ni está relacionado con el vasco, el húngaro, el finlandés u otras lenguas huérfanas. Sin una comprensión de su idioma, la cultura etrusca es más opaca para nosotros que otras culturas de antaño.

Se han encontrado unas 10.000 inscripciones en tumbas. Las "palabras" o rayones se leen de derecha a izquierda, a veces de izquierda a derecha, a veces no hay espacios entre las palabras.

Solo se han recuperado unos pocos cientos de palabras completas. Solo unos pocos "textos" contienen más de 30 líneas.

El sudario de lino "Momia de Zagreb" tiene más. Actualmente se encuentra en el Museo Nacional de Arqueología de Zagreb, Croacia. El sudario fue originalmente un libro de códice, hecho de lino. En algún momento, el libro doblado se cortó en tiras para usarlo como sudario para una momia femenina eqyptiana. Su nombre era Nesi-Hensu, esposa de un "sastre divino" de Tebas, Paher-Hensu.

Las letras etruscas se escribieron con tinta negra y las columnas se marcaron con una delgada línea de tinta roja.

¿Cómo acabó en Zagreb, Croacia, una momia de Eqyptian envuelta en uno de los pocos documentos etruscos registrados? En 1848, muchos europeos se rebelaron contra los regímenes opresores y autoritarios de su época, al igual que lo habían hecho los colonos estadounidenses apenas 75 años antes. Pero estos europeos perdieron, y uno de ellos, un noble croata llamado Mihael Barich, escapó a Eqypt. Allí compró la momia para agregarla a su colección en Viena. Él entregó la momia al Museo Nacional de Zagreb en 1859. Cuando llegó su legado, se habían agregado otros artículos, incluidas joyas y la cabeza momificada de un gato.

Al principio, los eruditos pensaron que los escritos en el lienzo eran eqyptianos, y tomó treinta años para decidir que eran etruscos, no eqyptianos.

El libro de lino etrusco fue restaurado en la década de 1980. Sobrevivió a las guerras balcánicas de la década de 1990 y hoy tiene una sala dedicada en el Museo Arqueológico Nacional, Zagreb, Croacia.


Museo Arqueológico Nacional, Zagreb, Croacia.


Un códice de lino doblado sobre un sarcófago etrusco. Roma, los Museos Vaticanos.

(1) La momia de Zagreb: la hembra Eqyptian, Nesi-Hensu.


Contenido

Influencia griega Editar

Los comerciantes griegos llevaron consigo su religión y figuras de héroes a las zonas costeras del Mediterráneo central. Ulises, Menelao y Diomedes de la tradición homérica fueron reformulados en relatos del pasado lejano que los hizo vagar por las tierras occidentales de Grecia. En la tradición griega, Heracles vagó por estas áreas occidentales, eliminando monstruos y bandidos y llevando la civilización a los habitantes. Las leyendas de su destreza con las mujeres se convirtieron en la fuente de historias sobre sus muchos descendientes concebidos con mujeres locales prominentes, aunque su papel de vagabundo significó que Heracles siguió adelante después de asegurar los lugares elegidos para ser establecidos por sus seguidores, en lugar de cumplir con un fundador típico. papel. Con el tiempo, Ulises también asumió un papel similar para los etruscos como el líder heroico que llevó a los etruscos a asentarse en las tierras que habitaban. [2]

Las afirmaciones de que los hijos de Ulises habían gobernado una vez al pueblo etrusco se remontan al menos a mediados del siglo VI a. C. Lycophron y Theopompus unen a Ulises con Cortona (donde fue llamado Nanos). [3] [4] En Italia durante esta era podría dar a los grupos étnicos no griegos una ventaja sobre los grupos étnicos rivales para vincular sus orígenes a una figura de héroe griego. Estas legendarias figuras heroicas se convirtieron en fundamentales para establecer la legitimidad de los reclamos griegos sobre las tierras recién colonizadas, y describieron la presencia griega allí como algo que se remonta a la antigüedad. [2]

Conquista romana Editar

Después de la derrota etrusca en las guerras romano-etruscas, la cultura etrusca restante comenzó a asimilarse a la romana. El Senado romano adoptó elementos clave de la religión etrusca, que fueron perpetuados por arúspices y familias nobles romanas que afirmaban ser descendientes de etruscos, mucho después de que la población general de Etruria hubiera olvidado el idioma. En los últimos años de la República Romana, la religión comenzó a caer en desgracia y fue satirizada por figuras públicas tan notables como Marco Tulio Cicerón. Los julio-claudianos, especialmente Claudio, quien afirmaba tener una remota ascendencia etrusca, mantuvieron el conocimiento del idioma y la religión por un tiempo más corto, [5] pero esta práctica pronto cesó. Varias obras canónicas en lengua etrusca sobrevivieron hasta mediados del primer milenio d.C., pero fueron destruidas por los estragos del tiempo, incluidos ocasionales incendios catastróficos, y por decreto del Senado romano. [ cita necesaria ]

Fuentes Editar

La mitología se evidencia en una serie de fuentes en diferentes medios, por ejemplo, representaciones en un gran número de cerámica, inscripciones y escenas grabadas en el Praenestine. cistae (recuadros ornamentados, véase en lengua etrusca) y en espéculos (espejos de mano ornamentados). Actualmente unas dos docenas de fascículos del Corpus Speculorum Etruscorum ha sido publicado. Específicamente, figuras mitológicas y de culto etruscas aparecen en el Lexicon Iconographicum Mythologiae Classicae. [6] Las inscripciones etruscas han recibido recientemente una presentación más autorizada por Helmut Rix, Etruskische Texte. [7]

Los etruscos creían que su religión les había sido revelada por videntes, [8] los dos principales eran Tages, una figura infantil nacida de la tierra cultivada que fue inmediatamente dotada de presciencia, y Vegoia, una figura femenina.

Los etruscos creían en el contacto íntimo con la divinidad. [9] No hicieron nada sin la debida consulta con los dioses y sin las señales de ellos. [10] Estas prácticas fueron asumidas en su totalidad por los romanos.

Etrusca Disciplina Editar

Las escrituras etruscas eran un corpus de textos denominados los Etrusca Disciplina. Este nombre aparece en Valerius Maximus, [11] y Marcus Tullius Cicero se refiere a un disciplina en sus escritos sobre el tema.

Massimo Pallottino resume las escrituras conocidas (pero no existentes) como el Libri Haruspicini, que contiene la teoría y las reglas de la adivinación de las entrañas de los animales, el Libri Fulgurales, describiendo la adivinación de los rayos y la Libri rituales. El último estaba compuesto por el Libri Fatales, detallando los métodos religiosamente correctos de fundar ciudades y santuarios, drenar campos, formular leyes y ordenanzas, medir el espacio y dividir el tiempo Libri Acherontici, lidiando con el más allá y el Libri Ostentaria, que contiene reglas para interpretar prodigios. Las revelaciones del profeta Tages se dieron en el Libri Tagetici, que incluía el Libri Haruspicini y el Acherontici, y los de la profetisa Vegoia en el Libri Vegoici, que incluía el Libri Fulgurales y parte del Libri rituales. [12]

Estas obras no presentaban profecías o escrituras en el sentido ordinario: el Etrusca Disciplina no predijo nada en sí mismo. Los etruscos parecen no haber tenido una ética o religión sistemática ni grandes visiones. En cambio, se concentraron en el problema de la voluntad de los dioses: cuestionando por qué, si los dioses crearon el universo y la humanidad y tienen una voluntad y un plan para todos y todo lo que hay en él, no idearon un sistema para comunicar esa voluntad en un manera clara. [ cita necesaria ]

Los etruscos aceptaron la inescrutabilidad de la voluntad de sus dioses. No intentaron racionalizar o explicar las acciones divinas ni formular doctrinas sobre las intenciones de los dioses. Como respuesta al problema de determinar la voluntad divina, desarrollaron un elaborado sistema de adivinación, es decir, creían que los dioses ofrecen una corriente perpetua de signos en los fenómenos de la vida diaria, que si se leen correctamente pueden dirigir los asuntos de la humanidad. Estas revelaciones pueden no ser comprensibles de otra manera y pueden no ser agradables o fáciles, pero es peligroso dudar.

Por lo tanto, la Disciplina Etrusca era principalmente un conjunto de reglas para la conducta de todo tipo de adivinación. Pallottino la llama una "constitución" religiosa y política: no dicta qué leyes se deben hacer o cómo deben comportarse los humanos, sino más bien elabora reglas para hacer a los dioses estas preguntas y recibir respuestas.

En cualquier caso, la aceptación apresurada de una opinión errónea es desacreditada, y especialmente en una pregunta sobre cuánto peso se debe dar a los auspicios, a los ritos sagrados y a las observancias religiosas, pues corremos el riesgo de cometer un crimen contra el dioses si los ignoramos, o de involucrarnos en la superstición de las ancianas si los aprobamos.

Luego bromeó, con respecto a la adivinación del canto de las ranas:

¿Quién podría suponer que las ranas tuvieran esta previsión? Y, sin embargo, tienen por naturaleza alguna facultad de premonición, lo suficientemente clara en sí misma, pero demasiado oscura para la comprensión humana.

Sacerdotes y funcionarios Editar

Los sacerdotes a quienes los romanos llamaban arúspices o sacerdotes realizaban investigaciones adivinatorias según la disciplina. Tarquinii tenía un colegio de 60 de ellos. [12] Los etruscos, como lo demuestran las inscripciones, usaron varias palabras: capa (Sabino cupencus), maru (Umbría maron), eisnev, Hatrencu (sacerdotisa). Llamaron al arte de la aruspicia ziχ neθsrac.

Un magistrado especial, el cechase, cuidó del cecha o rath, cosas sagradas. Cada hombre, sin embargo, tenía sus responsabilidades religiosas, que se expresaban en un alumno o slecaches, una sociedad sagrada. No se llevó a cabo ningún evento público sin el netsvis, los arúspice, o su equivalente femenino, el Nethsra, que leería los bultos en el hígado de una oveja debidamente sacrificada. Tenemos un modelo de un hígado hecho de bronce, cuyo significado religioso es todavía un tema de acalorado debate, marcado en secciones que quizás estén destinadas a explicar lo que significaría un golpe en esa región.

El sistema de creencias etrusco era un politeísmo inmanente, todos los fenómenos visibles se consideraban manifestaciones del poder divino, y ese poder estaba incorporado en deidades que actuaban continuamente en el mundo pero que los hombres mortales podían disuadir o persuadir. [ cita necesaria ]

Mucho después de la asimilación de los etruscos, Séneca el Joven dijo [14] que la diferencia entre los romanos y los etruscos era que

Mientras que creemos que los rayos se liberan como resultado de la colisión de las nubes, ellos creen que las nubes chocan para liberar un rayo: porque como atribuyen todo a la deidad, se les induce a creer que las cosas no tienen un significado en la medida en que lo hacen. ocurren, sino que ocurren porque deben tener un significado.

Espíritus y deidades Editar

Después del siglo V, las representaciones iconográficas muestran al difunto viajando al inframundo. [15] En varios casos de arte etrusco, como en la Tumba de François en Vulci, un espíritu de los muertos se identifica con el término hinthial, literalmente "(uno que está) debajo". Las almas de los antepasados, llamadas hombre o mani (Latín Melenas), se creía que se encontraban alrededor de la mun o muni, o tumbas, [ cita necesaria ]

Un dios fue llamado un ais (más tarde eis), que en plural es aisar. La morada de un dios era un fanu o luth, un lugar sagrado, como un favi, una tumba o templo. Allí, uno tendría que hacer un más lleno (plural flerchva) u "ofrenda".

En el arte etrusco se representan tres capas de deidades. Uno parece ser divinidades de origen indígena: Voltumna o Vertumnus, un dios primordial y ctónico Usil, dios (diosa) del sol Tivr, dios de la luna Turan, diosa del amor Laran, dios de la guerra Maris, diosa de ( niño-) nacimiento Leinth, diosa de la muerte Selvans, dios de los bosques Nethuns, dios de las aguas Thalna, dios del comercio Turms, mensajero de los dioses Fufluns, dios del vino la figura heroica Hercle y Catha, cuya esfera religiosa es incierta. [dieciséis]

Gobernaban sobre ellos deidades superiores que parecen reflejar el sistema indoeuropeo: Tin o Tinia, el cielo, Uni su esposa (Juno) y Cel, la diosa de la tierra.

Como tercer estrato, los dioses griegos fueron adoptados por el sistema etrusco durante el Período de orientalización etrusco de 750 / 700-600 a. C. [17] Algunos ejemplos son Aritimi (Artemis), Menrva (equivalente latino de Minerva de Atenea) y Pacha (equivalente latino de Baco de Dioniso), y con el tiempo la trinidad primaria se convirtió en Tinia, Uni y Menrva. Esta tríada de dioses fue venerada en templos tripartitos similares al templo romano posterior de Júpiter Capitolino [16]

Un cuarto grupo, el llamado dii involuti o "dioses velados", a veces se mencionan como superiores a todas las demás deidades, pero estos nunca fueron adorados, nombrados o representados directamente. [18]

Más allá Editar

Las creencias etruscas sobre el más allá parecen ser una amalgama de influencias. Los etruscos compartían creencias mediterráneas tempranas generales, como la creencia egipcia de que la supervivencia y la prosperidad en el más allá dependen del tratamiento de los restos del difunto. [19] Las tumbas etruscas imitaban estructuras domésticas y se caracterizaban por cámaras espaciosas, pinturas murales y muebles para tumbas. En la tumba, especialmente en el sarcófago (ejemplos que se muestran a continuación), había una representación del difunto en su mejor momento, a menudo con un cónyuge. No todo el mundo tenía un sarcófago, a veces el difunto estaba tendido en un banco de piedra. Como los etruscos practicaban ritos mixtos de inhumación y cremación (la proporción dependía del período), las cenizas y huesos cremados podían colocarse en una urna con la forma de una casa o una representación del difunto.


La influencia en la antigua Roma

Figura 1. Phersu y su víctima, Tumba de los augures (finales del siglo VI a. C., Tarquinia)

La influencia etrusca en la cultura romana antigua fue profunda y fue de los etruscos que los romanos heredaron muchas de sus propias tradiciones culturales y artísticas, desde el espectáculo del combate de gladiadores hasta la ingeniería hidráulica, el diseño de templos y el ritual religioso, entre muchas otras cosas. De hecho, cientos de años después de que los etruscos fueran conquistados por los romanos y absorbidos por su imperio, los romanos aún mantenían un sacerdocio etrusco en Roma (que creían necesario consultar cuando estaban bajo el ataque de & # 8220barbarians & # 8221 invasores).

Incluso derivamos nuestra palabra muy común persona de la figura mitológica etrusca Phersu, la figura espantosa y enmascarada que ves en esta pintura de la tumba etrusca temprana (figura 1), que involucraría a sus víctimas en un espantoso & # 8220 juego & # 8221 de derramamiento de sangre para apaciguar el alma del difunto (¡los juegos de gladiadores originales, según los romanos!).


Contenido

El nombre Villanovan de las primeras fases de la civilización etrusca proviene del sitio de los primeros hallazgos arqueológicos relacionados con esta cultura avanzada, que eran restos de un cementerio encontrado cerca Villanova (Castenaso, 12 kilómetros al sureste de Bolonia) en el norte de Italia. La excavación, que duró desde 1853 hasta 1855, fue realizada por el erudito y propietario del sitio, el conde Giovanni Gozzadini, e involucró 193 tumbas, seis de las cuales estaban separadas del resto como para significar un estatus social especial. Las tumbas de la "tumba del pozo" revestidas de piedras contenían urnas funerarias. Estos habían sido saqueados solo esporádicamente y la mayoría estaban intactos. En 1893, un descubrimiento casual desenterró otra necrópolis de Villanova distintiva en Verucchio con vistas a la llanura costera del Adriático.

Las características del entierro relacionan la cultura de Villanova con la cultura de Urnfield de Europa Central (c. 1300-750 aC) y la cultura celta de Hallstatt que sucedió a la cultura de Urnfield. No es posible diferenciarlos en sus primeras etapas. Los restos cremados se colocaron en urnas cinerarias, específicamente en urnas bicónicas [7] y luego se enterraron. Las urnas eran una forma de cerámica de Villanova conocida como pasta. [7] Una costumbre que se cree que se originó en la cultura de Villanova es el uso de urnas en forma de choza, que eran urnas cinerarias diseñadas como las chozas en las que vivían los aldeanos. Típico esgrafiado las decoraciones de esvásticas, meandros y cuadrados se rasparon con una herramienta similar a un peine. Las urnas iban acompañadas de simples peroné de bronce, navajas y anillos.

La cultura de Villanova se divide ampliamente en Villanovan I desde C. 960 a.C. a c. 801 a.C. y el Villanovan II desde C. 800 a.C. a 720 a.C. La última fase (Villanovan II) vio cambios radicales, evidencia de contacto con la civilización helénica y comercio con el norte a lo largo de Amber Road. Esta evidencia toma la forma de collares de vidrio y ámbar para mujeres, armaduras y herrajes de bronce para caballos, y el desarrollo de tumbas de élite en contraste con la cultura igualitaria anterior. [ cita necesaria ] Las tumbas de cámara y las prácticas de inhumación (entierro) se desarrollaron en paralelo con las prácticas de cremación anteriores. Con la última fase de Villanovan II, los etruscos, en particular el sur de Etruria, entraron en el período orientalizante. Las zonas más septentrionales del mundo etrusco, como Etruria Padana, continuaron su desarrollo como Villanovan III (750–680 a. C.) y Villanovan IV (680-540 a. C.).

Cronología de Villanovan dentro de la civilización etrusca Editar

Civilización etrusca
(900-27 aC) [8]
Período de Villanovan
(900–720 a. C.)
Villanovan I 900–800 a. C.
Villanovan II 800–720 a. C.
Villanovan III (área de Bolonia) 720-680 AC [9]
Villanovan IV (área de Bolonia) 680-540 AC [9]
Período de orientalización
(720-580 a. C.)
Orientalización temprana 720–680 a. C.
Medio orientalizante 680–625 a. C.
Orientalizante tardío 625-580 a. C.
Período arcaico
(580–480 a. C.)
Arcaico 580–480 a. C.
Período clásico
(480-320 aC)
Clásico 480-320 a. C.
Período helenístico
(320-27 a. C.)
Helenístico 320-27 a. C.

La calidad del trabajo en metal que se encuentra en el bronce y la cerámica demuestra la habilidad de los artesanos de Villanova. Algunos ajuares funerarios de los lugares de enterramiento muestran una calidad aún mayor, lo que sugiere el desarrollo de élites sociales dentro de la cultura de Villanova. Se colocaron herramientas y artículos en tumbas que sugieren la creencia en una vida después de la muerte. Las tumbas de los hombres contenían armas y armaduras, mientras que las de las mujeres incluían herramientas para tejer. Algunas tumbas cambiaron o mezclaron estas, lo que indica la posibilidad de que algunas mujeres emplearan herramientas y que algunos hombres confeccionaran ropa. [10]

Durante el período de Villanovan, los etruscos comerciaron con otros estados del Mediterráneo como los griegos, los Balcanes y Cerdeña. El comercio provocó el avance de la metalurgia y la presencia griega influyó en la cerámica de Villanova. [10]


Cerámica, Metalistería, Escultura.

Cerámico

Cerámica etrusca La técnica del abrigo de terracota fue ampliamente utilizada en escultura, en la producción de máscaras y decoración de sarcófagos. Las cerámicas más espléndidas recuperadas en la necrópolis de Etruria fueron esencialmente importadas de las ciudades de Grecia y la Grecia Magna, formando parte de la red de intercambios y negocios entre etruscos y griegos, pero encontramos que junto a estas obras importadas se encontraban otras de producción local. que imitaba al primero, sobre todos aquellos que se realizaban en el ático y estilo corintio, que tenían un precio más asequible y económico que el importado. El hecho de que estas obras fueran a menor precio no indicaba que nada fueran de menor calidad ya que es difícil distinguir entre las importadas y las locales.

Luego, unos profesores griegos de cerámica (como Demerito di Corinto) abrieron talleres especializados en las principales ciudades de Etruria, difundiendo sus sistemas de trabajo: enseñaron a depurar e impermeabilizar la arcilla, también introdujeron el uso del torno, introdujeron nuevas formas de decoración pintadas con colores realizado sobre bases minerales así como de la popular realización cerámica de estilo griego. El estilo geométrico es estilizado, y pasa de ser de carácter naturalista a ofrecer inspiraciones basadas en episodios de la mitología.

El más prominente Cerámica etrusca se realiza en la técnica de Bucchero (derivado de la palabra española Bucaro) que es una cerámica elaborada con una arcilla mucho más refinada y cuya terminación es mucho más pulida ya que utilizan un rico grano fino de hierro. Su textura era frágil y porosa, de color negro o gris oscuro que se volvía brillante y hermoso cuando se pulían. Este tipo de cerámica se produjo a mediados del siglo VII a. C.

Hornear esta cerámica en una atmósfera ahumada desprovista de oxígeno para reducir la porosidad de la superficie del objeto a impregnar de partículas de carbono. Este tipo de técnica fue conocida anteriormente por otras culturas antes que ellos, pero los etruscos la elevan a un grado de perfección utilizando arcilla refinada que da como resultado un negro aún más uniforme. Esta cerámica de Bucchero en un período arcaico inicial de su realización estaba un poco cargada y tendía a estar profusamente decorada y en el siglo V a.C. se detuvo la producción de este tipo de cerámica.

Aproximadamente en el año 550 aC, la cerámica corintia de figuras negras fue la que siguió dominando la preferencia del mercado de Etruria. Se sabe que los maestros alfareros de Jonia no solo dominaron el mercado etrusco, sino que incluso pasaron a producciones en la misma Etruria. Las hidra de cerámica Caeretan fueron extremadamente importantes y fueron hechas en Cerveteri. Los maestros alfareros atenienses incluso exportaron a Etruria una línea de producción especial cuando la cerámica de figuras negras y también las figuras rojas comenzaron a ganar en popularidad y demanda, por lo tanto, para dominar el mercado.

Mientras tanto, los ceramistas etruscos produjeron figuras de cerámica negra pero con gran influencia griega en sus formas y diseños. Posteriormente también elaboraron alfarería de figuras rojas hacia el siglo V a.C., pero haciéndolas siguiendo el llamado estilo ático que se realizaba en la ciudad de Vulci y Civita Castellany. La cerámica negra esmaltada llegó a tener también popularidad así como que se producía con colores plateados que imitaban al metal muy sofisticado estos que fueron un éxito en los negocios y fueron de gran demanda durante el período helenístico, produciéndolos en la región central de Etruria.

Escultura

Los etruscos no utilizaron el mármol a pesar de su influencia griega en sus producciones escultóricas, sin embargo la terracota y las piedras locales fueron muy utilizadas sobre todo para la producción de bajorrelieves, esculturas funerarias y religiosas para decorar los templos. Sculptures were also produced for the decoration of the houses of the wealthy people who could afford them.

Bronze sculptures

However when they were made in bronze these sculptures were only for the decoration of religious and funerary theme. The topics of everyday life, or profane nature according to the evidence preserved until now do not show that they have been prepared using the bronze.

– The highlight of the Etruscan sculpturein bronze was the “Capitoline wolf” made around the 5th century B.C presumably in the first half of this century and whose known image is shown in the article devoted to the history and Etruscan culture on this site.

& # 8211 El chimera of Arezzo (380 – 360) BC the Greek classical models of Praxiteles and Scopas-related.

– The Marte of Tody. This sculpture shows already elements of Greek classical models of schools of Phidias and Policleto.

Sculptures in terracotta (Coroplastia)

The terracotta was used for elements of architectural production such as

  • Plates
  • Antefixa (an ornamental edging on the eaves of an ancient building with a tiled roof that hides the joints of the roof tiles)
  • Acroterion (an architectural ornament placed on a flat base called the acroter or plinth). Stand out the productions in the city of Caere. The most important example is the sarcophagus of the spouses made in the period around 530-520 BC.

Sculptures of religious and mythological subjects were produced in the city of Veii. As an important example of those productions is The Apollo sculpture around the VI century B.C and is a representation of God’s natural size. Other Etruscan sculptures discovered at the same place of worship in Veii are made with the technique of modeling and archaic representation elements from the influence of Greece and were intended to decorate the top of the temple. Stands out the name of Vulca (Etruscan sculptor from this region of Veii) to who is attributed the statue of Jupiter and Hercules.

The reliefs found mainly associated with funerary art (Since have not been reached enough samples of decorative reliefs made with different purpose to evaluate them), are composed of funeral steles, cippi and sarcophagi as well as crematories urns and reliefs on the walls. They tell about the life of the deceased and thank to this information we have been able to obtain valuable data related to the Etruscan culture.

Jewelry and metal work of the Etruscan Art.

Stand out in the preparation of refined and original gold and silver artifacts such as pins, bracelets, rings, necklaces, jewelry for personal adornment, house goods decoration, daggers, shields, swords and pectoral amongst other many items thanks to the metallurgical development reached by several Etruscan cities.

In a first period the archaistic influence from the techniques of master Jewelers of Greece with strong Orientalizante influence stands out in the 7th and 6th BC.

The Etruscan developed wonderful pieces using metal with techniques such as the grain, watermark and embossment. By evidence found in the city of Vetulonia of small unfinished blocks in ivory it is known that there was a local production. Over time the local craftsmen progressively adapted their work to the specific characteristics and taste of the Etruscan Art. A little more freedom in forms were placed but making sure nevertheless that the beauty and perfection of the art pieces remains.

They worked silver and other metals producing various with strong Oriental influence. Some objects as for example metal vessels made in order to contain wine were reproduced in bronze, as well as other various objects including hand mirrors depicting a few of them mythological scenes as well as scenes of the everyday life. They had in many cases inscriptions with short messages, by this one it can be deducted that the main Etruscan women clients of these mirrors could read, at least the aristocratic woman’s who could afforded.

Etruscan objects for decorative use.

Beautiful objects made of ivory and amber were primarily made for jewelry and other body ornaments like Combs. Some small vessels to contain perfumes and ointments were found. Semiprecious stones cut in required forms to complement the decoration of rings, necklaces and earrings were made with expertise and attention to detail. It still amazes the ability of these master craftsmen who with tools today for us rudimentary, managed objects of so much beauty.

It is true Yes, that the Etruscans had a strong Greek influence in their works of art that they imitated them because they appreciate the perfection of their work and skills which is perfectly related with the tastes and characteristics of their own culture, but from there to say as others have said that they were mere imitators without intentions of creating their own style It really is an injustice to affirm a testimony like that without even have all the elements because many have been lost.

Deny that the Etruscan artwould have its own identity by the mere fact they used Greek skills and techniques It is going too far in the waters of ignorance and give too little credit to a culture that it is now that it is beginning to know its history and legacy a little better. The Greek techniques by the way were more than tested to work perfectly fine related to the taste of that period in history and also had great demand thanks to the perfection and beauty with which they were created so why the Etruscan should not imitated them is they fix perfectly for their purpose? Is not easy to take some other culture techniques and style to make them your own but they overcome the challenge nevertheless with success.


Etruscan Art and the Afterlife

Early on the Etruscans developed a vibrant artistic and architectural culture, one that was often in dialogue with other Mediterranean civilizations. Trading of the many natural mineral resources found in Tuscany, the center of ancient Etruria, caused them to bump up against Greeks, Phoenicians and Egyptians in the Mediterranean. With these other Mediterranean cultures, they exchanged goods, ideas and, often, a shared artistic vocabulary.

Unlike with the Greeks, however, the majority of our knowledge about Etruscan art comes largely from their burials. (Since most Etruscan cities are still inhabited, they hide their Etruscan art and architecture under Roman, Medieval and Renaissance layers). Fortunately, though, the Etruscans cared very much about equipping their dead with everything necessary for the afterlife—from lively tomb paintings to sculpture to pottery that they could use in the next world.

Figure 2. Etruscan hut urn (c. 800 BCE), impasto (Vatican Museums)

From their extensive cemeteries, we can look at the world of the dead and begin to understand some about the world of the living. During the early phases of Etruscan civilization, they conceived of the afterlife in terms of life as they knew it. When someone died, he or she would be cremated and provided with another home for the afterlife. This type of hut urn, made of an unrefined clay known as impasto, would be used to house the cremated remains of the deceased. Not coincidentally, it shows us in miniature form what a typical Etruscan house would have looked like in Iron Age Etruria (900–750 BCE)—oval with a timber roof and a smoke hole for an internal hearth.

Later on, houses for the dead became much more elaborate. During the Orientalizing period (750–575 BCE), when the Etruscans began to trade their natural resources with other Mediterranean cultures and became staggeringly wealthy as a result, their tombs became more and more opulent.

Figure 3. Fibula from Regolini Galassi tomb in Cerveteri, gold, mid-seventh century BCE (Vatican Museums) (Photo: Brasileiro)

The well-known Regolini-Galassi tomb from the city of Cerveteri shows how this new wealth transformed the modest hut to an extravagant house for the dead. Built for a woman clearly of high rank, the massive stone tomb contains a long corridor with lateral, oval rooms leading to a main chamber.

A stroll through the Etruscan rooms in the Vatican museum where the tomb artifacts are now housed presents a mind boggling view of the enormous wealth of the period.

Found near the woman were objects of various precious materials intended for personal adornment in the afterlife—a gold pectoral, gold bracelets, a gold brooch of outsized proportions, among other objects—as well as silver and bronze vessels and numerous other grave goods and furniture.

Of course, this important woman might also need her four-wheeled bronze-sheathed carriage in the afterlife as well as an incense burner, jewelry of amber and ivory, and, touchingly, her bronze bed around which thirty-three figurines, all in various gestures of mourning, were arranged.

Though later periods in Etruscan history are not characterized by such wealth, the Etruscans were, nevertheless, extremely powerful and influential and left a lasting imprint on the city of Rome and other parts of Italy.

Figure 4. Bronze bed and carriage, Regolini-Galassi Tomb, (c. 650 BCE), Cerveteri (Vatican Museums)