Información

Reseña: Volumen 53 - Política moderna


En este impresionante libro, Edward S. Herman y David Peterson examinan los usos y abusos de la palabra "genocidio". Argumentan persuasivamente que la etiqueta está altamente politizada y que en los Estados Unidos es utilizada por el gobierno, los periodistas y los académicos para calificar de malvados a aquellas naciones y movimientos políticos que de una forma u otra interfieren con los intereses imperiales del capitalismo estadounidense. Por lo tanto, la palabra "genocidio" rara vez se aplica cuando los perpetradores son aliados de Estados Unidos (o incluso el propio Estados Unidos), mientras que se usa casi indiscriminadamente cuando se cometen asesinatos o se alega que fueron cometidos por enemigos de Estados Unidos y empresas estadounidenses. intereses. Un conjunto de reglas se aplica a casos como la agresión estadounidense en Vietnam, la opresión israelí de palestinos, la matanza indonesia de los llamados comunistas y el pueblo de Timor Oriental, los bombardeos estadounidenses en Serbia y Kosovo, la guerra de "liberación" estadounidense en Irak, y asesinatos en masa cometidos por aliados de Estados Unidos en Ruanda y la República del Congo. Otro conjunto se aplica a casos como la agresión serbia en Kosovo y Bosnia, los asesinatos llevados a cabo por enemigos de Estados Unidos en Ruanda y Darfur, Saddam Hussein, todas y cada una de las acciones de Irán y muchos otros.

Analiza la crisis financiera global como la primera crisis sistemática de la etapa neoliberal del captialismo y argumenta que lejos de haber terminado, la crisis ha marcado el comienzo de un nuevo período de turbulencia económica y política mundial. Tomando la crisis como una característica fundamental del capitalismo, desafía la opinión común de que su fuente se encuentra en la desregulación financiera. Si bien evitó un colapso total, la intervención de los bancos centrales sentó las bases para crisis recurrentes para la gente pobre y de clase trabajadora. McNally también rastrea los nuevos patrones de acción anticapitalista.


Cuota

Vivimos en una era en la que los ideales de los derechos humanos han pasado a ocupar un lugar central, tanto política como éticamente. Se gasta mucha energía en promover su importancia para la construcción de un mundo mejor. Pero en su mayor parte, los conceptos que circulan no desafían fundamentalmente las lógicas de mercado hegemónicas liberales y neoliberales, o los modos dominantes de legalidad y acción estatal. Después de todo, vivimos en un mundo en el que los derechos de propiedad privada y la tasa de beneficio superan todas las demás nociones de derechos. Aquí quiero explorar otro tipo de derecho humano, el derecho a la ciudad.

¿El asombroso ritmo y escala de la urbanización durante los últimos cien años ha contribuido al bienestar humano? La ciudad, en palabras del sociólogo urbano Robert Park, es:

El intento más exitoso del hombre de rehacer el mundo en el que vive más de acuerdo con el deseo de su corazón. Pero, si la ciudad es el mundo que el hombre creó, es el mundo en el que está condenado a vivir en lo sucesivo. Así, indirectamente, y sin un sentido claro de la naturaleza de su tarea, al hacer la ciudad, el hombre se ha rehecho a sí mismo. nota al pie 1

La cuestión de qué tipo de ciudad queremos no puede separarse de qué tipo de vínculos sociales, relación con la naturaleza, estilos de vida, tecnologías y valores estéticos deseamos. El derecho a la ciudad es mucho más que la libertad individual de acceder a los recursos urbanos: es un derecho a cambiarnos a nosotros mismos cambiando la ciudad. Es, además, un derecho común más que individual, ya que esta transformación depende inevitablemente del ejercicio de un poder colectivo para remodelar los procesos de urbanización. La libertad de hacer y rehacer nuestras ciudades y nosotros mismos es, quiero argumentar, uno de los derechos humanos más preciados, pero más descuidados.

Desde sus inicios, las ciudades han surgido a través de concentraciones geográficas y sociales de un producto excedente. La urbanización siempre ha sido, por tanto, un fenómeno de clase, ya que los excedentes se extraen de algún lugar y de alguien, mientras que el control sobre su desembolso suele estar en unas pocas manos. Esta situación general persiste bajo el capitalismo, por supuesto, pero dado que la urbanización depende de la movilización de un producto excedente, surge una conexión íntima entre el desarrollo del capitalismo y la urbanización. Los capitalistas tienen que producir un producto excedente para producir plusvalía, que a su vez debe reinvertirse para generar más plusvalía. El resultado de la reinversión continua es la expansión del excedente de producción a una tasa compuesta, de ahí las curvas logísticas (dinero, producción y población) asociadas a la historia de la acumulación de capital, paralelamente a la senda de crecimiento de la urbanización bajo el capitalismo.

La perpetua necesidad de encontrar terrenos rentables para la producción y absorción del excedente de capital da forma a la política del capitalismo. También presenta al capitalista una serie de barreras para una expansión continua y sin problemas. Si la mano de obra es escasa y los salarios son altos, o la mano de obra existente tiene que ser disciplinada & # x2014 el desempleo inducido tecnológicamente o un asalto al poder organizado de la clase trabajadora son dos métodos principales & # x2014 o se deben encontrar nuevas fuerzas laborales mediante la inmigración, la exportación de capital o la proletarización de elementos hasta ahora independientes de la población. Los capitalistas también deben descubrir nuevos medios de producción en general y recursos naturales en particular, lo que ejerce una presión cada vez mayor sobre el medio ambiente natural para producir las materias primas necesarias y absorber los residuos inevitables. Necesitan abrir terrenos para la extracción de materias primas, a menudo el objetivo de los esfuerzos imperialistas y neocoloniales.

Las leyes coercitivas de la competencia también fuerzan la implementación continua de nuevas tecnologías y formas organizativas, ya que estas permiten a los capitalistas competir con aquellos que utilizan métodos inferiores. Las innovaciones definen nuevos deseos y necesidades, reducen el tiempo de rotación del capital y disminuyen la fricción de la distancia, lo que limita el rango geográfico dentro del cual el capitalista puede buscar más mano de obra, materias primas, etc. Si no hay suficiente poder adquisitivo en el mercado, entonces se deben encontrar nuevos mercados expandiendo el comercio exterior, promoviendo productos y estilos de vida novedosos, creando nuevos instrumentos de crédito y financiando con deuda los gastos estatales y privados. Si, finalmente, la tasa de beneficio es demasiado baja, entonces la regulación estatal de la & # x2018 competencia ruin & # x2019, la monopolización (fusiones y adquisiciones) y las exportaciones de capital ofrecen salidas.

Si alguna de las barreras anteriores no se puede eludir, los capitalistas no pueden reinvertir rentablemente su producto excedente. La acumulación de capital se bloquea, dejándolos frente a una crisis, en la que su capital puede devaluarse y, en algunos casos, incluso aniquilarse físicamente. Los excedentes de mercancías pueden perder valor o destruirse, mientras que la capacidad productiva y los activos se pueden amortizar y dejar sin utilizar el dinero mismo puede devaluarse a causa de la inflación y el trabajo a través del desempleo masivo. ¿Cómo, entonces, tiene la necesidad de sortear estas barreras y expandir el terreno de la urbanización capitalista impulsada por la actividad rentable? Sostengo aquí que la urbanización ha jugado un papel particularmente activo, junto con fenómenos como los gastos militares, en la absorción del producto excedente que los capitalistas producen perpetuamente en su búsqueda de ganancias.

Revoluciones urbanas

Considere, en primer lugar, el caso del Segundo Imperio de París. El año 1848 trajo consigo una de las primeras crisis claras, a escala europea, tanto de capital excedente desempleado como de mano de obra excedente. Golpeó a París con especial dureza y desencadenó una revolución abortada por los trabajadores desempleados y los utopistas burgueses que veían en una república social el antídoto contra la codicia y la desigualdad que habían caracterizado a la Monarquía de Julio. La burguesía republicana reprimió violentamente a los revolucionarios pero no logró resolver la crisis. El resultado fue el ascenso al poder de Luis Napoleón Bonaparte, quien organizó un golpe de estado en 1851 y se proclamó emperador al año siguiente. Para sobrevivir políticamente, recurrió a la represión generalizada de los movimientos políticos alternativos. Se ocupó de la situación económica mediante un vasto programa de inversión en infraestructura tanto en el país como en el extranjero. En este último caso, esto significó la construcción de ferrocarriles en toda Europa y Oriente, así como el apoyo a grandes obras como el Canal de Suez. En casa, significó consolidar la red ferroviaria, construir puertos y puertos y drenar marismas. Sobre todo, supuso la reconfiguración de la infraestructura urbana de París. Bonaparte trajo a Georges-Eug & # xE8ne Haussmann para hacerse cargo de las obras públicas de la ciudad en 1853.

Haussmann entendió claramente que su misión era ayudar a resolver el problema del capital excedente y el desempleo a través de la urbanización. La reconstrucción de París absorbió enormes cantidades de trabajo y capital según los estándares de la época y, junto con la supresión de las aspiraciones de la fuerza laboral parisina, fue un vehículo principal de estabilización social. Se basó en los planes utópicos que los fourieristas y los saint-simonianos habían debatido en la década de 1840 para remodelar París, pero con una gran diferencia: transformó la escala a la que se imaginaba el proceso urbano. Cuando el arquitecto Jacques Ignace Hittorff le mostró a Haussmann sus planos para un nuevo bulevar, Haussmann se los devolvió diciendo: & # x2018no lo suficientemente ancho. . . lo tienes de 40 metros de ancho y yo lo quiero de 120. & # x2019 Anexó los arrabales y rediseñó barrios enteros como Les Halles. Para hacer esto, Haussmann necesitaba nuevas instituciones financieras e instrumentos de deuda, Cr & # xE9dit Mobilier y Cr & # xE9dit Immobilier, que se construyeron en líneas saint-simonianas. De hecho, ayudó a resolver el problema de la disposición de los excedentes de capital al establecer un sistema protokeynesiano de mejoras urbanas de infraestructura financiadas con deuda.

El sistema funcionó muy bien durante unos quince años, e implicó no solo una transformación de las infraestructuras urbanas, sino también la construcción de una nueva forma de vida y personalidad urbana. París se convirtió en & # x2018la ciudad de la luz & # x2019, el gran centro de consumo, turismo y placer, los cafés, los grandes almacenes, la industria de la moda y las grandes exposiciones cambiaron la vida urbana para que pudiera absorber grandes excedentes a través del consumismo. Pero luego el sistema financiero sobreextendido y especulativo y las estructuras crediticias se derrumbaron en 1868. Haussmann fue despedido. Napoleón III, desesperado, fue a la guerra contra Bismarck y la Alemania de 2019 y perdió. En el vacío subsiguiente surgió la Comuna de París, uno de los episodios revolucionarios más grandes de la historia urbana capitalista, forjado en parte por la nostalgia del mundo que Haussmann había destruido y el deseo de recuperar la ciudad por parte de los desposeídos por su gobierno. obras. nota al pie 2

Avance rápido ahora a la década de 1940 en los Estados Unidos. La enorme movilización para el esfuerzo bélico resolvió temporalmente el problema de la disposición del excedente de capital que parecía tan insoluble en la década de 1930, y el desempleo que lo acompañaba. Pero todos temían lo que sucedería después de la guerra. Políticamente, la situación era peligrosa: el gobierno federal dirigía de hecho una economía nacionalizada y estaba en alianza con la Unión Soviética Comunista, mientras que en la década de 1930 habían surgido fuertes movimientos sociales con inclinaciones socialistas. Al igual que en la era de Luis Bonaparte, las clases dominantes de la época exigieron evidentemente una fuerte dosis de represión política. familiar. En el frente económico, quedaba la cuestión de cómo podría absorberse el capital excedente.

En 1942, apareció una extensa evaluación de los esfuerzos de Haussmann & # x2019 en Foro de arquitectura. Documentó en detalle lo que había hecho, intentó un análisis de sus errores pero buscó recuperar su reputación como uno de los más grandes urbanistas de todos los tiempos. El artículo fue escrito nada menos que por Robert Moses, quien después de la Segunda Guerra Mundial le hizo a Nueva York lo que Haussmann le había hecho a París. nota al pie 3 Es decir, Moisés cambió la escala de pensamiento sobre el proceso urbano. A través de un sistema de carreteras y transformaciones de infraestructura, la suburbanización y la reingeniería total no solo de la ciudad sino también de toda la región metropolitana, ayudó a resolver el problema de la absorción de excedentes de capital. Para ello, recurrió a nuevas instituciones financieras y acuerdos fiscales que liberaron el crédito para financiar la expansión urbana mediante deuda. Cuando se llevó a todo el país a todos los principales centros metropolitanos de EE. UU. & # X2014 sin embargo, otra transformación de escala & # x2014, este proceso jugó un papel crucial en la estabilización del capitalismo global después de 1945, un período en el que EE. UU. Podía permitirse el lujo de impulsar la economía global no comunista. ejecutando déficits comerciales.

La suburbanización de Estados Unidos no fue simplemente una cuestión de nuevas infraestructuras. Al igual que en Second Empire Paris, supuso una transformación radical en los estilos de vida, trayendo nuevos productos desde la vivienda a los refrigeradores y aires acondicionados, así como dos coches en la calzada y un enorme aumento en el consumo de aceite. También alteró el panorama político, ya que la propiedad de vivienda subsidiada para las clases medias cambió el enfoque de la acción comunitaria hacia la defensa de los valores de propiedad y las identidades individualizadas, volviendo el voto suburbano hacia el republicanismo conservador. Los propietarios de viviendas con deudas, se argumentó, tenían menos probabilidades de ir a la huelga. Este proyecto absorbió con éxito el excedente y aseguró la estabilidad social, aunque a costa de vaciar las ciudades interiores y generar disturbios urbanos entre aquellos, principalmente afroamericanos, a quienes se les negó el acceso a la nueva prosperidad.

A fines de la década de 1960, comenzó a desarrollarse un tipo diferente de crisis. Moisés, como Haussmann, cayó en desgracia, y sus soluciones llegaron a ser vistas como inapropiadas e inaceptables. Los tradicionalistas se unieron a Jane Jacobs y buscaron contrarrestar el brutal modernismo de los proyectos de Moses & # x2019s con una estética de vecindario localizada. Pero los suburbios se habían construido, y el cambio radical en el estilo de vida que esto presagiaba tuvo muchas consecuencias sociales, lo que llevó a las feministas, por ejemplo, a proclamar el suburbio como el lugar de todos sus principales descontentos. Si la haussmannización tuvo un papel en la dinámica de la Comuna de París, las cualidades desalmadas de la vida suburbana también jugaron un papel crítico en los dramáticos acontecimientos de 1968 en los Estados Unidos. Los estudiantes blancos descontentos de la clase media entraron en una fase de revuelta, buscaron alianzas con grupos marginados que reclamaban derechos civiles y se unieron contra el imperialismo estadounidense para crear un movimiento para construir otro tipo de mundo, incluyendo un tipo diferente de experiencia urbana.

En París, la campaña para detener la autopista Left Bank Expressway y la destrucción de barrios tradicionales por parte de los invasores & # x2018 gigantes de gran altura & # x2019 como la Place d & # x2019Italie y Tour Montparnasse ayudaron a animar la dinámica más amplia del levantamiento del 68. Fue en este contexto que Henri Lefebvre escribió La Revolución Urbana, que predijo no solo que la urbanización era fundamental para la supervivencia del capitalismo y, por lo tanto, destinada a convertirse en un foco crucial de la lucha política y de clases, sino que estaba borrando paso a paso las distinciones entre ciudad y campo a través de la producción de espacios integrados a lo largo de los países. territorio, si no más allá. nota 4 El derecho a la ciudad tenía que significar el derecho a comandar todo el proceso urbano, que dominaba cada vez más el campo a través de fenómenos que iban desde la agroindustria hasta las segundas residencias y el turismo rural.

Junto con la revuelta del 68 se produjo una crisis financiera dentro de las instituciones de crédito que, a través del financiamiento de la deuda, había impulsado el boom inmobiliario en las décadas anteriores. La crisis cobró impulso a fines de la década de 1960 hasta que todo el sistema capitalista se derrumbó, comenzando con el estallido de la burbuja global del mercado inmobiliario en 1973, seguido por la quiebra fiscal de la ciudad de Nueva York en 1975. Como argumentó William Tabb, la respuesta a las consecuencias de esto último fue pionera en la construcción de una respuesta neoliberal a los problemas de perpetuar el poder de clase y de reactivar la capacidad de absorber los excedentes que el capitalismo debe producir para sobrevivir. nota al pie 5

Ceñir el globo

Avance rápido una vez más a nuestra coyuntura actual. El capitalismo internacional ha estado en una montaña rusa de crisis y caídas regionales & # x2014 Asia oriental y sudoriental en 1997 & # x201398 Rusia en 1998 Argentina en 2001 & # x2014 pero hasta hace poco había evitado una crisis mundial incluso ante una incapacidad crónica para disponer del capital superávit. ¿Cuál fue el papel de la urbanización en la estabilización de esta situación? En los Estados Unidos, se acepta la sabiduría de que el sector de la vivienda fue un estabilizador importante de la economía, particularmente después del colapso de la alta tecnología de fines de la década de 1990, aunque fue un componente activo de la expansión en la primera parte de esa década. El mercado inmobiliario absorbió directamente una gran cantidad de capital excedente a través de la construcción de viviendas y oficinas en el centro de la ciudad y los suburbios, mientras que la rápida inflación de los precios de los activos de vivienda & # x2014 respaldada por una ola derrochadora de refinanciamiento hipotecario a tasas de interés históricamente bajas & # x2014 aumentó el mercado nacional estadounidense de bienes y servicios de consumo. La expansión urbana estadounidense estabilizó parcialmente la economía global, ya que Estados Unidos tuvo enormes déficits comerciales con el resto del mundo, pidiendo prestados alrededor de $ 2 mil millones al día para alimentar su consumismo insaciable y las guerras en Afganistán e Irak.

Pero el proceso urbano ha sufrido otra transformación de escala. En resumen, se ha vuelto global. Los auges del mercado inmobiliario en Gran Bretaña y España, así como en muchos otros países, han ayudado a impulsar una dinámica capitalista en formas que, en líneas generales, son paralelas a lo que ha sucedido en Estados Unidos. La urbanización de China durante los últimos veinte años ha tenido un carácter diferente, con un fuerte enfoque en el desarrollo de infraestructura, pero es incluso más importante que la de Estados Unidos. Su ritmo se aceleró enormemente después de una breve recesión en 1997, en la medida en que China ha absorbido casi la mitad de los suministros de cemento del mundo desde 2000. Más de cien ciudades han superado la marca del millón de habitantes en este período, y anteriormente los pequeños pueblos, como Shenzhen, se han convertido en grandes metrópolis de entre 6 y 10 millones de habitantes. Vastos proyectos de infraestructura, incluidas presas y carreteras & # x2014 de nuevo, todos financiados con deuda & # x2014, están transformando el paisaje.Las consecuencias para la economía global y la absorción del excedente de capital han sido significativas: Chile prospera gracias al alto precio del cobre, Australia prospera e incluso Brasil y Argentina se han recuperado en parte por la fortaleza de la demanda china de materias primas.

¿Es la urbanización de China, entonces, el principal estabilizador del capitalismo global en la actualidad? La respuesta tiene que ser un sí matizado. Porque China es solo el epicentro de un proceso de urbanización que ahora se ha vuelto genuinamente global, en parte a través de la asombrosa integración de los mercados financieros que han utilizado su flexibilidad para financiar con deuda el desarrollo urbano en todo el mundo. El banco central chino, por ejemplo, ha estado activo en el mercado hipotecario secundario en Estados Unidos, mientras que Goldman Sachs estuvo muy involucrado en el creciente mercado inmobiliario de Mumbai, y el capital de Hong Kong ha invertido en Baltimore. En medio de una avalancha de migrantes empobrecidos, la construcción floreció en Johannesburgo, Taipei, Moscú, así como en las ciudades de los principales países capitalistas, como Londres y Los Ángeles. En Oriente Medio, en lugares como Dubái y Abu Dabi, han surgido proyectos de megaurbanización asombrosos, si no criminalmente absurdos, que recogen el excedente procedente de la riqueza petrolera de la forma más conspicua, socialmente injusta y medioambientalmente derrochadora posible.

Esta escala global hace que sea difícil comprender que lo que está sucediendo es, en principio, similar a las transformaciones que Haussmann supervisó en París. Porque el boom de la urbanización global ha dependido, como todos los anteriores, de la construcción de nuevas instituciones financieras y de arreglos para organizar el crédito necesario para sostenerlo. Las innovaciones financieras puestas en marcha en la década de 1980 & # x2014 aseguraron y empaquetaron hipotecas locales para la venta a inversores de todo el mundo, y establecieron nuevos vehículos para mantener obligaciones de deuda garantizadas & # x2014 desempeñaron un papel crucial. Sus muchos beneficios incluían la distribución del riesgo y permitir que los fondos de ahorro excedentes fueran más fáciles de acceder a la demanda excedente de vivienda. También redujeron las tasas de interés agregadas, al tiempo que generaron inmensas fortunas para los intermediarios financieros que hicieron estas maravillas. Pero difundir el riesgo no lo elimina. Además, el hecho de que se pueda distribuir tan ampliamente fomenta comportamientos locales aún más riesgosos, porque la responsabilidad puede transferirse a otra parte. Sin controles adecuados de evaluación de riesgos, esta ola de financiarización se ha convertido ahora en la llamada crisis de las hipotecas de alto riesgo y el valor de los activos inmobiliarios. Las consecuencias se concentraron en primera instancia en las ciudades estadounidenses y sus alrededores, con implicaciones particularmente graves para los afroamericanos de bajos ingresos y los barrios marginales de las ciudades y los hogares encabezados por mujeres solteras. También ha afectado a aquellos que, incapaces de afrontar el aumento vertiginoso de los precios de las viviendas en los centros urbanos, especialmente en el suroeste, se vieron obligados a ir a la semiperiferia metropolitana aquí, se hicieron cargo de viviendas construidas de forma especulativa a precios inicialmente fáciles, pero ahora enfrentan crecientes costos de transporte. a medida que suben los precios del petróleo y se disparan los pagos de las hipotecas a medida que entran en vigor las tasas de mercado.

La crisis actual, con viciosas repercusiones locales en la vida y las infraestructuras urbanas, también amenaza a toda la arquitectura del sistema financiero mundial y puede desencadenar una recesión importante. Los paralelos con la década de 1970 son asombrosos, incluida la respuesta inmediata de dinero fácil de la Reserva Federal en 2007, que casi con certeza generará fuertes corrientes de inflación incontrolable, si no estanflación, en un futuro no muy lejano. Sin embargo, la situación es mucho más compleja ahora, y es una pregunta abierta si China puede compensar un colapso grave en los Estados Unidos, incluso en la RPCh el ritmo de urbanización parece estar desacelerándose. El sistema financiero también está más estrechamente acoplado que nunca. Nota al pie 6 El comercio en fracciones de segundo impulsado por computadora siempre amenaza con crear una gran divergencia en el mercado & # x2014 ya está produciendo una volatilidad increíble en el comercio de acciones & # x2014 que precipitará una crisis masiva, requiriendo un replanteamiento total de cómo financiar el capital y los mercados monetarios trabajo, incluida su relación con la urbanización.

Propiedad y pacificación

Como en todas las fases anteriores, esta expansión radical más reciente del proceso urbano ha traído consigo increíbles transformaciones de estilo de vida. La calidad de vida urbana se ha convertido en una mercancía, al igual que la ciudad misma, en un mundo donde el consumismo, el turismo, las industrias culturales y basadas en el conocimiento se han convertido en aspectos importantes de la economía política urbana. La inclinación posmodernista por fomentar la formación de nichos de mercado & # x2014 tanto en los hábitos de consumo como en las formas culturales & # x2014 rodea la experiencia urbana contemporánea con un aura de libertad de elección, siempre que se disponga del dinero. Proliferan los centros comerciales, los multicines y las tiendas de ultramarinos, así como los mercados de comida rápida y artesanales. Ahora tenemos, como dice la socióloga urbana Sharon Zukin, & # x2018pacification by cappuccino & # x2019. Incluso el desarrollo incoherente, insulso y monótono del tracto suburbano que continúa dominando en muchas áreas ahora obtiene su antídoto en un movimiento & # x2018new urbanism & # x2019 que promociona la venta de estilos de vida comunitarios y boutique para cumplir los sueños urbanos. Este es un mundo en el que la ética neoliberal del intenso individualismo posesivo, y su afín de retirada política de las formas colectivas de acción, se convierte en el modelo para la socialización humana. nota al pie 7 La defensa de los valores inmobiliarios adquiere un interés político tan primordial que, como señala Mike Davis, las asociaciones de propietarios de viviendas en el estado de California se convierten en bastiones de la reacción política, si no de fascismos barriales fragmentados. nota al pie 8

Vivimos cada vez más en zonas urbanas divididas y propensas a conflictos. En las últimas tres décadas, el giro neoliberal ha devuelto el poder de clase a las élites ricas. Desde entonces han surgido catorce multimillonarios en México, y en 2006 ese país contaba con el hombre más rico del mundo, Carlos Slim, al mismo tiempo que los ingresos de los pobres se habían estancado o disminuido. Los resultados están grabados de manera indeleble en las formas espaciales de nuestras ciudades, que cada vez más consisten en fragmentos fortificados, comunidades cerradas y espacios públicos privatizados mantenidos bajo constante vigilancia. En el mundo en desarrollo en particular, la ciudad

se está dividiendo en diferentes partes separadas, con la aparente formación de muchos & # x2018microstates & # x2019. Barrios ricos provistos de todo tipo de servicios, como escuelas exclusivas, campos de golf, canchas de tenis y policías privados que patrullan el área las 24 horas se entrelazan con asentamientos ilegales donde el agua está disponible solo en fuentes públicas, no existe un sistema de saneamiento, la electricidad es pirateada por para unos pocos privilegiados, los caminos se convierten en arroyos de barro cuando llueve, y donde compartir la casa es la norma. Cada fragmento parece vivir y funcionar de forma autónoma, apegándose firmemente a lo que ha podido agarrar en la lucha diaria por la supervivencia. nota al pie 9

En estas condiciones, los ideales de identidad urbana, ciudadanía y pertenencia & # x2014 ya amenazados por el malestar generalizado de una ética neoliberal & # x2014 se vuelven mucho más difíciles de sostener. La redistribución privatizada a través de la actividad delictiva amenaza la seguridad individual en todo momento, provocando demandas populares de represión policial. Incluso la idea de que la ciudad pueda funcionar como un cuerpo político colectivo, un sitio dentro y desde el cual puedan emanar los movimientos sociales progresistas, parece inverosímil. Sin embargo, hay movimientos sociales urbanos que buscan superar el aislamiento y remodelar la ciudad con una imagen diferente a la presentada por los desarrolladores, que están respaldados por las finanzas, el capital corporativo y un aparato estatal local cada vez más emprendedor.

Desposiciones

La absorción de excedentes a través de la transformación urbana tiene un aspecto aún más oscuro. Ha supuesto repetidos episodios de reestructuración urbana a través de la & # x2018destrucción creativa & # x2019, que casi siempre tiene una dimensión de clase, ya que son los pobres, los desfavorecidos y los marginados del poder político los que sufren ante todo este proceso. Se requiere violencia para construir el nuevo mundo urbano sobre los escombros del viejo. Haussmann arrasó los viejos barrios marginales parisinos, utilizando poderes de expropiación en nombre de la mejora y renovación cívicas. Diseñó deliberadamente la expulsión de gran parte de la clase trabajadora y otros elementos rebeldes del centro de la ciudad, donde constituían una amenaza para el orden público y el poder político. Creó una forma urbana donde se creía & # x2014 incorrectamente, ya que resultó en 1871 & # x2014 que se podían alcanzar niveles suficientes de vigilancia y control militar para asegurar que los movimientos revolucionarios fuesen fácilmente controlados. Sin embargo, como señaló Engels en 1872:

En realidad, la burguesía sólo tiene un método para resolver el problema de la vivienda a su manera, es decir, para resolverlo de tal manera que la solución reproduzca continuamente el problema de nuevo. Este método se llama & # x2018Haussmann & # x2019. . . Por diferentes que sean las razones, el resultado es siempre el mismo, los callejones y callejones escandalosos desaparecen con el acompañamiento de la fastuosa autocomplacencia de la burguesía a causa de este tremendo éxito, pero vuelven a aparecer inmediatamente en otro lugar. . . La misma necesidad económica que los produjo en primer lugar, los produce en segundo lugar. nota al pie 10

Se necesitaron más de cien años para completar la burguesía del centro de París, con las consecuencias que se han visto en los últimos años de levantamientos y caos en esos suburbios aislados que atrapan a inmigrantes marginados, trabajadores desempleados y jóvenes. El punto triste aquí, por supuesto, es que lo que Engels describió se repite a lo largo de la historia. Robert Moses & # x2018 llevó un hacha de carne al Bronx & # x2019, en sus infames palabras, provocando largos y ruidosos lamentos de grupos y movimientos vecinales. En los casos de París y Nueva York, una vez que se logró resistir y contener el poder de las expropiaciones estatales, se produjo una progresión más insidiosa y cancerosa a través de la disciplina fiscal municipal, la especulación inmobiliaria y la clasificación del uso de la tierra según la tasa de rendimiento. por su & # x2018más alto y mejor uso & # x2019. Engels entendió muy bien esta secuencia:

El crecimiento de las grandes ciudades modernas confiere al suelo en determinadas zonas, especialmente en las zonas céntricas, un valor creciente artificial y colosalmente.Los edificios erigidos en estas zonas deprimen este valor en lugar de incrementarlo, porque ya no pertenecen al circunstancias cambiadas. Son derribados y reemplazados por otros. Esto ocurre sobre todo con las casas de los trabajadores que están situadas en el centro y cuyas rentas, incluso con el mayor hacinamiento, nunca, o muy lentamente, pueden aumentar por encima de un cierto máximo. Se derriban y en su lugar se erigen tiendas, almacenes y edificios públicos. nota al pie 11

Aunque esta descripción fue escrita en 1872, se aplica directamente al desarrollo urbano contemporáneo en gran parte de Asia & # x2014Delhi, Seúl, Mumbai & # x2014, así como a la gentrificación en Nueva York. Un proceso de desplazamiento y lo que yo llamo & # x2018acumulación por despojo & # x2019 se encuentran en el centro de la urbanización bajo el capitalismo. nota al pie 12 Es el reflejo de la absorción de capital a través de la remodelación urbana y está dando lugar a numerosos conflictos sobre la captura de tierras valiosas de poblaciones de bajos ingresos que pueden haber vivido allí durante muchos años.

Considere el caso de Seúl en la década de 1990: las empresas de construcción y los desarrolladores contrataron escuadrones de matones del tipo de luchadores de sumo para invadir vecindarios en la ciudad y las laderas de las colinas. Derribaron no solo las viviendas, sino también todas las posesiones de quienes habían construido sus propias casas en la década de 1950 en lo que se había convertido en terrenos de primera. Torres de gran altura, que no muestran rastro de la brutalidad que permitió su construcción, ahora cubren la mayor parte de esas laderas. En Mumbai, mientras tanto, 6 millones de personas consideradas oficialmente como habitantes de barrios marginales están asentadas en tierras sin título legal. Todos los mapas de la ciudad dejan estos lugares en blanco. Con el intento de convertir Mumbai en un centro financiero global para rivalizar con Shanghai, el auge del desarrollo inmobiliario se ha acelerado y la tierra que ocupan los ocupantes ilegales parece cada vez más valiosa. Se estima que Dharavi, uno de los barrios marginales más destacados de Mumbai, tiene un valor de 2.000 millones de dólares. La presión para despejarlo & # x2014 por razones ambientales y sociales que enmascaran el acaparamiento de tierras & # x2014 aumenta a diario. Los poderes financieros respaldados por el estado presionan por la limpieza forzosa de los barrios marginales, en algunos casos tomando posesión violentamente del terreno ocupado durante toda una generación. La acumulación de capital a través de la actividad inmobiliaria se dispara, ya que el terreno se adquiere casi sin costo.

¿Recibirán compensación las personas desplazadas? Los afortunados se ponen un poco. Pero si bien la Constitución de la India especifica que el estado tiene la obligación de proteger la vida y el bienestar de toda la población, independientemente de su casta o clase, y de garantizar los derechos a la vivienda y la vivienda, la Corte Suprema ha emitido sentencias que reescriben este estatuto constitucional. requisito. Dado que los habitantes de los barrios marginales son ocupantes ilegales y muchos no pueden demostrar definitivamente su residencia a largo plazo, no tienen derecho a compensación. Conceder ese derecho, dice la Corte Suprema, equivaldría a recompensar a los carteristas por sus acciones. Entonces, los ocupantes ilegales resisten y luchan, o se mueven con sus pocas pertenencias para acampar a los lados de las carreteras o donde puedan encontrar un pequeño espacio. Nota al pie 13 También se pueden encontrar ejemplos de despojo en los EE. UU., aunque tienden a ser menos brutales y más legalistas: se ha abusado del derecho de dominio eminente del gobierno para desplazar a los residentes establecidos en viviendas razonables a favor de un orden superior. usos de la tierra, como condominios y tiendas de cajas. Cuando esto fue impugnado en la Corte Suprema de Estados Unidos, los jueces dictaminaron que era constitucional que las jurisdicciones locales se comportaran de esta manera para aumentar su base de impuestos sobre la propiedad. nota al pie 14

En China, millones están siendo desposeídos de los espacios que han ocupado durante mucho tiempo & # x2014three millones solo en Beijing. Dado que carecen de derechos de propiedad privada, el estado puede simplemente eliminarlos por decreto, ofreciendo un pequeño pago en efectivo para ayudarlos en su camino antes de entregar la tierra a los desarrolladores con una gran ganancia. En algunos casos, la gente se mueve voluntariamente, pero también hay informes de una resistencia generalizada, cuya respuesta habitual es la brutal represión por parte del Partido Comunista. En la República Popular China son a menudo las poblaciones de los márgenes rurales las que se ven desplazadas, lo que ilustra la importancia del argumento de Lefebvre, expuesto de manera profética en la década de 1960, de que la clara distinción que alguna vez existió entre lo urbano y lo rural se está desvaneciendo gradualmente en un conjunto. de espacios porosos de desigual desarrollo geográfico, bajo el mando hegemónico del capital y el estado. Este es también el caso de India, donde los gobiernos central y estatal ahora favorecen el establecimiento de Zonas Económicas Especiales, aparentemente para el desarrollo industrial, aunque la mayor parte de la tierra está destinada a urbanización. Esta política ha dado lugar a batallas campales contra los productores agrícolas, la más grave de las cuales fue la masacre de Nandigram en Bengala Occidental en marzo de 2007, orquestada por el gobierno marxista estatal. Con la intención de abrir terreno para el Grupo Salim, un conglomerado indonesio, el gobernante cpi (m) envió policías armados para dispersar a los aldeanos que protestaban al menos 14 muertos a tiros y decenas de heridos. Los derechos de propiedad privada en este caso no proporcionaron protección.

¿Qué hay de la propuesta aparentemente progresista de otorgar derechos de propiedad privada a las poblaciones de ocupantes ilegales, proporcionándoles activos que les permitirán dejar atrás la pobreza? nota a pie de página 15 Un plan de este tipo se está planteando ahora para las favelas de Río y las favelas de Río, por ejemplo. El problema es que se puede persuadir fácilmente a los pobres, acosados ​​por la inseguridad de los ingresos y las frecuentes dificultades financieras, para que intercambien ese activo por un pago en efectivo relativamente bajo. Los ricos normalmente se niegan a ceder sus valiosos activos a cualquier precio, razón por la cual Moses podría llevar un hacha de carne al Bronx de bajos ingresos, pero no a la opulenta Park Avenue. El efecto duradero de la privatización de la vivienda social por parte de Margaret Thatcher en Gran Bretaña ha sido la creación de una estructura de precios y alquileres en todo el Londres metropolitano que impide que las personas de bajos ingresos e incluso de clase media accedan al alojamiento en cualquier lugar cercano al centro urbano. Apuesto a que dentro de quince años, si continúan las tendencias actuales, todas esas laderas de Río ahora ocupadas por favelas estarán cubiertas por condominios de gran altura con fabulosas vistas sobre la idílica bahía, mientras que los antiguos habitantes de las favelas se habrán filtrado a algún lugar remoto. periferia.

Formular demandas

La urbanización, podemos concluir, ha jugado un papel crucial en la absorción de los excedentes de capital, a escalas geográficas cada vez mayores, pero al precio de florecientes procesos de destrucción creativa que han desposeído a las masas de cualquier derecho a la ciudad. El planeta como obra de construcción choca con el & # x2018planet of slums & # x2019. nota 16 Periódicamente, esto termina en revueltas, como en París en 1871 o en Estados Unidos después del asesinato de Martin Luther King en 1968. Si, como parece probable, aumentan las dificultades fiscales y la hasta ahora exitosa fase neoliberal, posmodernista y consumista de absorción de excedentes capitalista debido a que la urbanización llega a su fin y sobreviene una crisis más amplia, entonces surge la pregunta: ¿dónde está nuestra 68 o, aún más dramáticamente, nuestra versión de la Comuna? Al igual que con el sistema financiero, la respuesta seguramente será mucho más compleja precisamente porque el proceso urbano ahora tiene un alcance global. Los signos de rebelión están por todas partes: los disturbios en China e India son crónicos, las guerras civiles hacen estragos en África, América Latina está en ebullición. Cualquiera de estas revueltas podría volverse contagiosa. Sin embargo, a diferencia del sistema fiscal, los movimientos sociales de oposición urbanos y periurbanos, de los cuales hay muchos en todo el mundo, no están estrechamente vinculados, de hecho, la mayoría no tiene conexión entre sí. Si de alguna manera se unieron, ¿qué deberían exigir?

La respuesta a la última pregunta es bastante simple en principio: mayor control democrático sobre la producción y utilización del excedente.Dado que el proceso urbano es un canal importante de aprovechamiento del excedente, establecer una gestión democrática sobre su despliegue urbano constituye el derecho a la ciudad. A lo largo de la historia capitalista, parte de la plusvalía ha sido gravada y, en las fases socialdemócratas, la proporción a disposición del estado aumentó significativamente. El proyecto neoliberal de los últimos treinta años se ha orientado a privatizar ese control. Los datos de todos los países de la ocde muestran, sin embargo, que la parte estatal de la producción bruta se ha mantenido aproximadamente constante desde la década de 1970. nota al pie 17 El principal logro del asalto neoliberal, entonces, ha sido evitar que la participación del público se expanda como lo hizo en la década de 1960. El neoliberalismo también ha creado nuevos sistemas de gobernanza que integran los intereses estatales y corporativos, y mediante la aplicación del poder monetario, ha asegurado que el desembolso del excedente a través del aparato estatal favorezca al capital corporativo y a las clases altas en la configuración del proceso urbano. Aumentar la proporción del excedente en poder del estado solo tendrá un impacto positivo si el estado mismo vuelve a estar bajo control democrático.

Cada vez más, vemos que el derecho a la ciudad cae en manos de intereses privados o cuasi privados. En la ciudad de Nueva York, por ejemplo, el alcalde multimillonario, Michael Bloomberg, está remodelando la ciudad a lo largo de líneas favorables para los desarrolladores, Wall Street y los elementos de la clase capitalista transnacional, y promocionando la ciudad como una ubicación óptima para empresas de alto valor y un fantástico destino para turistas. En efecto, está convirtiendo a Manhattan en una vasta comunidad cerrada para los ricos. En la Ciudad de México, Carlos Slim hizo remodelar las calles del centro para adecuarlas a la mirada del turista. No solo los individuos ricos ejercen el poder directo. En la ciudad de New Haven, escasa de recursos para la reinversión urbana, es Yale, una de las universidades más ricas del mundo, que está rediseñando gran parte del tejido urbano para satisfacer sus necesidades. Johns Hopkins está haciendo lo mismo para East Baltimore, y la Universidad de Columbia planea hacerlo para áreas de Nueva York, lo que provocó movimientos de resistencia en los vecindarios en ambos casos. El derecho a la ciudad, tal como está constituido ahora, está demasiado limitado, restringido en la mayoría de los casos a una pequeña élite política y económica que está en condiciones de moldear las ciudades cada vez más según sus propios deseos.

Cada enero, la Oficina del Contralor del Estado de Nueva York publica una estimación de las bonificaciones totales de Wall Street durante los doce meses anteriores. En 2007, un año desastroso para los mercados financieros desde cualquier punto de vista, estos sumaron $ 33,2 mil millones, solo un 2 por ciento menos que el año anterior. A mediados del verano de 2007, la Reserva Federal y el Banco Central Europeo invirtieron miles de millones de dólares en crédito a corto plazo en el sistema financiero para garantizar su estabilidad y, a partir de entonces, la Reserva Federal redujo drásticamente las tasas de interés o inyectó grandes cantidades de dinero. liquidez cada vez que el Dow amenazaba con caer precipitadamente. Mientras tanto, unos dos millones de personas han quedado o están a punto de quedarse sin hogar debido a las ejecuciones hipotecarias. Muchos vecindarios de la ciudad e incluso comunidades periurbanas enteras en los Estados Unidos han sido tapiados y vandalizados, destrozados por las prácticas crediticias depredadoras de las instituciones financieras. Esta población no recibe bonificaciones. De hecho, dado que la ejecución hipotecaria significa la condonación de la deuda, que se considera un ingreso en los Estados Unidos, muchos de los desalojados enfrentan una fuerte factura de impuestos sobre la renta por dinero que nunca tuvieron en su poder. Esta asimetría no puede interpretarse como nada menos que una forma masiva de confrontación de clases. Se está desarrollando una & # x2018Financial Katrina & # x2019, que convenientemente (para los desarrolladores) amenaza con acabar con los vecindarios de bajos ingresos en terrenos potencialmente de alto valor en muchas áreas del centro de la ciudad de manera mucho más efectiva y rápida de lo que se podría lograr a través del dominio eminente.

Sin embargo, todavía tenemos que ver una oposición coherente a estos desarrollos en el siglo XXI. Por supuesto, ya existen muchos movimientos sociales diversos que se centran en la cuestión urbana, desde India y Brasil hasta China, España, Argentina y Estados Unidos. En 2001, se insertó un Estatuto de la Ciudad en la Constitución brasileña, luego de la presión de los movimientos sociales, para reconocer el derecho colectivo a la ciudad. nota 18 En los EE. UU., se ha pedido que gran parte del rescate de $ 700 mil millones para las instituciones financieras se desvíe hacia un Banco de Reconstrucción, lo que ayudaría a prevenir ejecuciones hipotecarias y financiar los esfuerzos para la revitalización de vecindarios y la renovación de la infraestructura a nivel municipal. La crisis urbana que está afectando a millones de personas se priorizaría entonces sobre las necesidades de los grandes inversores y financieros. Desafortunadamente, los movimientos sociales no son lo suficientemente fuertes ni están lo suficientemente movilizados para forzar esta solución. Estos movimientos tampoco han convergido todavía en el objetivo singular de lograr un mayor control sobre los usos del excedente y menos sobre las condiciones de su producción.

En este punto de la historia, esto tiene que ser una lucha global, predominantemente con el capital financiero, porque esa es la escala a la que ahora funcionan los procesos de urbanización. Sin duda, la tarea política de organizar tal confrontación es difícil, si no abrumadora. Sin embargo, las oportunidades son múltiples porque, como muestra esta breve historia, las crisis estallan repetidamente en torno a la urbanización tanto a nivel local como global, y porque la metrópoli es ahora el punto de colisión masiva & # x2014a ¿lo llamamos lucha de clases? & # X2014 sobre la acumulación por despojo. visitó a los menos acomodados y el impulso de desarrollo que busca colonizar el espacio para los ricos.

Un paso hacia la unificación de estas luchas es adoptar el derecho a la ciudad como lema de trabajo e ideal político, precisamente porque se centra en la cuestión de quién manda la conexión necesaria entre urbanización y producción y uso excedentarios. La democratización de ese derecho y la construcción de un amplio movimiento social para hacer valer su voluntad es imperativa si los desposeídos quieren recuperar el control que les ha sido negado durante tanto tiempo y si quieren instituir nuevos modos de urbanización. Lefebvre tenía razón al insistir en que la revolución tiene que ser urbana, en el sentido más amplio del término, o nada en absoluto.


De la ciudad a la jungla, una nueva novela invoca la política y la historia de dos islas

Cuando compra un libro revisado de forma independiente a través de nuestro sitio, ganamos una comisión de afiliado.

DIOSES MODERNOS
Nick Laird
308 págs. Viking. $ 27.

La tercera novela de Nick Laird, "Modern Gods", asume el disfraz en varios puntos de las novelas que todos hemos leído antes: un hombre descubre que no puede escapar de los actos violentos de su pasado una mujer harta de su vida es revivida espiritualmente por una visita a un gurú del tercer mundo una reunión familiar cataliza el intercambio de secretos y la solución de malentendidos. Pero este libro profundamente ambicioso no es ninguna de esas cosas, exactamente, o más bien, son todas y mucho más. Los personajes de "Modern Gods" atraviesan océanos, zonas horarias y situaciones políticas como parte del proyecto de Laird para separar las estructuras mismas de la adoración y localizar los sistemas que tienen en común, entre ellos la narración de historias y la crueldad ritual.

La trama de "Modern Gods" gira en torno a varios viajes dispares: Liz Donnelly, cuyo Ph.D. en antropología. condujo al éxito temprano con un libro de autoayuda y una serie de televisión en los que aplicó las enseñanzas de Lévi-Strauss al proyecto de felicidad personal, regresa a su ciudad natal en Irlanda del Norte para la boda de su hermana menor. La vida de Liz en Nueva York ha encallado, no puede terminar un segundo libro y acaba de descubrir a su novio coqueteando con otro hombre. La sensibilidad de su antropóloga, aplicada a la Irlanda del Norte protestante de un pequeño pueblo, es muy reveladora entre los regalos de boda de su hermana, "observó el paisaje de formas envueltas. Ulster: una cultura basada en el regalo. Recibiste, regresaste, lo pasaste. El estado funcionaba con quid pro quo, ojo por ojo, y las reglas se aplicaban tanto a las tostadoras que se daban en las bodas como a las masacres sectarias ".

La matanza sectaria cruza las primeras secciones de la novela en forma de descripciones de una masacre que tuvo lugar 20 años antes en un pub. Los asaltantes con máscaras de Halloween dispararon a cinco personas durante un set de música en vivo, y en breves interludios se describe la carnicería desde la perspectiva de las víctimas, cuyas últimas impresiones comparte dolorosamente el lector. La violencia sectaria también ha traumatizado a Stephen McLean, el futuro segundo marido de la hermana de Liz, Alison. Su padre, un policía protestante, recibió 26 disparos del I.R.A. cuando Stephen era un niño. Stephen le ha reconocido a Alison una participación previa en los Problemas, pero ella ha optado por no conocer los detalles.

Laird, autor de dos novelas anteriores y de varias aclamadas colecciones de poesía, deslumbra el oído y la vista con su prosa cinética, animando ciudad, campo y, más tarde, selva tropical. Al describir Nueva York, escribe: "El sol se había perdido de vista, pero los lados de cristal de los rascacielos del centro devolvieron su vieja cara de león". Sobre la llegada de Liz a Irlanda del Norte: “La luz del Ulster no viajó por partículas u ondas, sino indirectamente, insinuadas y rumores. Una especie de luz sin luz, que emana de un sol tan envuelto en nubes que era imposible saber dónde acechaba en el cielo ".

Con un simple toque de descripción, Laird invoca vastas extensiones de política e historia. Aquí está su breve resumen de la burbuja económica experimentada en Ballyglass, la ciudad de la que es oriunda Liz: “Se abrió una tienda que vendía solo fundas para teléfonos móviles. Se abrió una tienda de ropa infantil de diseño. Había una "tienda" de helados. Había una tienda de delicatessen que vendía "productos orgánicos". Los ciudadanos de Ballyglass vieron estos acontecimientos con incredulidad, diversión, ira y finalmente desesperación. Cuando la economía colapsó, el sentimiento principal fue de reivindicación, siempre le había parecido ridículo, fantástico, y así se había probado. La ciudad había sido pobre durante todos sus 500 años y, por Dios, volvería a ser pobre ".

Después de la boda de Alison con Stephen, la novela se divide en dos nuevas direcciones: Alison y Stephen comienzan una molesta luna de miel en Rodas, y Liz viaja a New Ulster, frente a las costas de Papúa Nueva Guinea, donde acordó ocupar el último lugar. presentador de minutos para un episodio de una serie de la BBC sobre religión. El sujeto es una carismática líder femenina llamada Belef, que ha rechazado las enseñanzas evangélicas de los misioneros que dominan la región a favor de una nueva religión que ella ha inventado, conocida como la Historia. La yuxtaposición de Ulster con New Ulster, sin mencionar a un líder de culto cuyo nombre suena mucho a "Creencia", plantea el espectro de un esquema, pero los acontecimientos en New Ulster son lo suficientemente animados como para distraer al lector de estas sugerentes simetrías. Ver a Margo, una productora neurótica de la BBC, tratar de empaquetar al impredecible y posiblemente psicótico Belef, que habla con los muertos a través de los troncos de los árboles, es muy divertido. También lo es la fijación inmediata e inexplicable de Belef por Liz. "Belef susurró con urgencia:" Elisabet, sé que estás afligida, pero estás aquí con un propósito ". A Liz le pareció que la roca debajo de ella se movía. ¿Cómo podía saberlo? ¿Qué quiso decir ella?

El lector, lamentablemente, no está equipado para saber. Mientras que la vida interior de Stephen, Alison, los padres de Liz y las víctimas del tiroteo en el bar se expresan con destreza y simpatía, Liz sigue siendo una especie de cifra, sus miedos, deseos y dolor, si es que lo tiene, siguen siendo opacos. Esta fina caracterización se pone de manifiesto en las secciones de la novela de New Ulster, donde nos limitamos a la percepción de Liz de las actividades y pronunciamientos de Belef. Y aunque los apartes antropológicos de Liz fueron un comentario agrio sobre sus parientes del Ulster, cuando se aplican a la población indígena de Papúa Nueva Guinea, tienen el efecto de hacer que Belef y sus creencias suenen etnográficamente genéricas. Las notas garabateadas de Liz, entregadas en largos pasajes en cursiva, contienen frases como "La vida se mueve de un espacio a otro, de una persona a otra, de un momento a otro es una historia, una letanía de anécdotas y mitologías.. " Estos se leen como reflexiones directas del autor, y el lector tiende a sentirse como Margo, la productora de la BBC, quien comenta, después de un extenso testimonio de uno de los seguidores de Belef, "Eso es más que suficiente".

Aún así, el dinamismo que Laird ha conjurado en New Ulster, un trino de violencia incipiente, una ingesta masiva de un alucinógeno que deja al productor de la BBC boca abajo y con vómitos, nos mantiene leyendo, y el trágico clímax resuena poderosamente con las secciones de la novela de Irlanda del Norte. Aparte de cualquier teoría, los eventos de la historia dejan una vívida impresión de la creación de mitos oportunistas, el conflicto sectario y la codicia pragmática en el corazón de estos sistemas religiosos. Como observa Liz mientras estaba en la iglesia durante la boda de Alison: `` En todas partes, imágenes de sacrificios y ofrendas, monumentos y altares, pero incluso mientras se disfraza de todo lo contrario, un santuario del materialismo, la iglesia funcionaba como un mercado de transacciones frías. Porque fue aquí donde se propusieron, firmaron y promulgaron todos los contratos. ... Retrato del cristiano como parte interesada, como un pequeño inversor astuto y paciente ".

Al final, los miembros de la familia Donnelly se reencuentran en Ballyglass para una coda que quizás esté destinada a no satisfacer después de la barrida de todo lo que la precede. Los secretos se revelan y los malentendidos se aclaran con la prisa demasiado pulcra de una última escena de una comedia de Shakespeare. Pero es una comedia problemática, sin duda, porque ninguna catarsis familiar puede dominar el oscuro torbellino de violencia y trauma que ha provocado la historia de Laird, y que todavía parpadea justo detrás de él.


Una historia del conflicto palestino-israelí

""[Señor. Tessler es] reflexivo, bien informado y decididamente imparcial. riguroso y compasivo por igual, y su glosa sobre las consecuencias de la creación de Israel, que incluyó un contraflujo de millones de inmigrantes judíos del mundo árabe, se encuentra entre las mejores cosas del libro "." - David Schoenbaum, New York Times Reseña del libro

"" Un retrato denso y bien anotado de las historias judías y árabes, las aspiraciones nacionales y los conflictos, que se centra en los orígenes del sionismo moderno y el nacionalismo árabe con miras a las perspectivas de la paz entre israelíes y palestinos ". - Kirkus Reviews

"" La mayoría se beneficiará de la cuidadosa erudición y los juicios equilibrados y esperará que [Tessler] tenga razón al concluir que la disputa israelí-palestina finalmente puede estar en camino a una resolución ". - Asuntos Exteriores

.. "". fascinante y esclarecedor. "" A - Lista de libros

.. "". un trabajo académico verdaderamente monumental pero fácil de leer "." - Revista Hadassah

“Considero que el trabajo de Tessler es un verdadero avance en el análisis sistemático y profundo del conflicto árabe-judío en su contexto histórico. El volumen está bien equilibrado, es objetivo y completo. Su conclusión de que el conflicto se puede resolver en beneficio de todas las partes se basa en una investigación cuidadosa y bien documentada "." - Baruch Kimmerling

"" El nuevo libro de Mark Tessler es una fuente autorizada sobre la evolución y la dinámica del conflicto árabe-israelí. Es uno de los pocos libros que ofrece un análisis equilibrado, ilustrado y completo de los diversos aspectos del conflicto y la política de la región. Una historia del conflicto palestino-israelí es imprescindible para los cursos avanzados de pregrado o posgrado en el Medio Oriente "." - Emile Sahliyeh

"" Este oportuno estudio es la historia más completa hasta la fecha de la lucha centenaria entre sionistas (y, más tarde, israelíes) y palestinos por la Palestina histórica. Basado en los mejores trabajos de estudios recientes, la Historia del conflicto israelí-palestino de Mark Tessler es una contribución importante. Sensible a los puntos de vista de los protagonistas, Tessler trasciende el partidismo y presenta un análisis en gran parte equilibrado y detallado. Esta obra es un raro ejemplo de cómo debería escribirse la historia del conflicto. "" A - Philip Mattar

"" La principal característica del libro de Mark Tessler es 'objetividad sin desapego'. Es esto y mucho más: un trabajo de empatía sin precedentes para ambas partes. [Tessler] ha elaborado una narrativa muy legible y convincente de los desarrollos históricos que abarcan más de un siglo. Su análisis equilibrado del conflicto israelí-palestino desde 1948 hasta la Declaración de Principios de 1993 forma el núcleo de su perspicaz libro que seguramente seguirá siendo el estudio definitivo sobre este conflicto durante algún tiempo "." - Jacob M. Landau

"" Tanto los profesores como los estudiantes, después de una comprensible vacilación inicial en cuanto a la necesidad de 'otro' volumen sobre el conflicto árabe-israelí, descubrirán rápidamente los muchos méritos de este tratamiento cuidadosamente elaborado, bien escrito y matizado de su complejo y un tema muy cargado "." - Revista Internacional de Estudios de Oriente Medio

"" Este libro, minuciosamente investigado y con un alcance completo, es un logro impresionante desde cualquier punto de vista "." - Journal of Church and State

Esta historia oportuna, completa y objetiva proporciona un marco constructivo para pensar de manera realista sobre las perspectivas de paz. Tessler, que destaca la simetría histórica de los dos pueblos y enfatiza el potencial de cooperación entre ellos, presenta el caso del reconocimiento mutuo y una solución de dos Estados.


Thomas Piketty pone a Marx de cabeza

Cuando compra un libro revisado de forma independiente a través de nuestro sitio, ganamos una comisión de afiliado.

CAPITAL E IDEOLOGÍA
Por Thomas Piketty

Hace siete años, el economista francés Thomas Piketty publicó “El capital en el siglo XXI”, una obra magna sobre la desigualdad de ingresos. Los economistas ya conocían y admiraban el trabajo académico de Piketty, y muchos, incluido yo mismo, elogiaron el libro. Sorprendentemente, el libro también se convirtió en un gran éxito de ventas internacional.

Sin embargo, en retrospectiva, lo que vieron los profesionales en "Capital" no fue lo mismo que vio la audiencia en general. Los economistas ya sabían sobre la creciente desigualdad de ingresos. Lo que los entusiasmó fue la nueva hipótesis de Piketty sobre la creciente importancia de las disparidades en la riqueza, especialmente la riqueza heredada, en contraposición a las ganancias.Estamos, sugirió Piketty, volviendo al tipo de capitalismo dinástico y "patrimonial" que prevaleció a fines del siglo XIX.

Pero para el público que compra libros, la gran revelación de “Capital” fue simplemente el hecho de que la desigualdad se disparó. Esta revelación percibida lo convirtió en un libro que las personas que querían estar bien informadas sintieron que tenían que tenerlo.

Tener, pero tal vez no leer. Al igual que "Una breve historia del tiempo" de Stephen Hawking, "El capital en el siglo XXI" parece haber sido un libro de "eventos" que muchos compradores no se apegaron a un análisis de los aspectos más destacados de Kindle que sugirió que el lector típico solo entendía alrededor de 26 de sus 700 páginas. Aun así, Piketty no se dejó intimidar.

Su nuevo libro, "El capital y la ideología", pesa más de 1.000 páginas. Por supuesto, no hay nada necesariamente malo en escribir un libro extenso para proponer ideas importantes: El origen de las especies de Charles Darwin también fue un libro bastante extenso (aunque solo la mitad de largo que el último de Piketty). El problema es que la extensión de “Capital e ideología” parece, al menos para mí, reflejar en parte una falta de enfoque.

[Este libro fue uno de nuestros títulos más esperados de marzo. Ver la lista completa. ]

Para ser justos, el libro avanza al menos el esbozo de una gran teoría de la desigualdad, que podría describirse como Marx de cabeza. En el dogma marxista, la estructura de clases de una sociedad está determinada por fuerzas impersonales subyacentes, la tecnología y los modos de producción que dicta la tecnología. Piketty, sin embargo, ve la desigualdad como un fenómeno social, impulsado por instituciones humanas. El cambio institucional, a su vez, refleja la ideología que domina la sociedad: "La desigualdad no es económica ni tecnológica, es ideológica y política".

Pero, ¿de dónde viene la ideología? En cualquier momento dado, la ideología de una sociedad puede parecer inmutable, pero Piketty sostiene que la historia está llena de "rupturas" que crean "puntos de cambio", cuando las acciones de unas pocas personas pueden provocar un cambio duradero en la trayectoria de una sociedad.

Para hacer ese caso, Piketty proporciona lo que equivale a una historia del mundo visto a través del lente de la desigualdad. El estudio de caso arquetípico del libro es la sociedad francesa durante los últimos dos siglos y medio. Pero Piketty va muy lejos y nos habla de todo, desde la composición de los consejos corporativos suecos modernos hasta el papel de los brahmanes en el reino hindú precolonial de Pudukkottai.

Describe cuatro amplios regímenes de desigualdad, obviamente inspirados en la historia de Francia pero, argumenta, de relevancia más general. Primero están las sociedades "ternarias" divididas en clases funcionales: clero, nobleza y todos los demás. En segundo lugar, están las sociedades de "propiedad", en las que no importa quién es usted, sino sobre qué tiene título legal. Luego vienen las socialdemocracias que surgieron en el siglo XX, que otorgaron un poder y privilegios considerables a los trabajadores, desde la representación sindical hasta los beneficios sociales proporcionados por el gobierno. Finalmente, está la era actual del "hipercapitalismo", que es una especie de sociedad de propiedad de esteroides.

Piketty intenta aplicar este esquema a muchas sociedades a lo largo del tiempo y el espacio. Su discusión está marcada por muchos gráficos y tablas: usar una combinación de extrapolación y conjeturas para producir estimaciones cuantitativas para épocas anteriores a la recopilación de datos moderna es una marca registrada de Piketty, y es una técnica que aplica ampliamente aquí, yo diría que tiene muy buenos resultados. . Es, por ejemplo, sorprendente ver pruebas de que Francia, en vísperas de la Primera Guerra Mundial, estaba, en todo caso, más desigual de lo que era antes de la Revolución Francesa.

Pero aunque hay un claro sentimiento francocéntrico en “Capital and Ideology”, para mí, al menos, la gran cantidad de terreno que cubre plantea un par de preguntas incómodas.

La primera es si Piketty es una guía confiable para un territorio tan grande. Su libro combina historia, sociología, análisis político y datos económicos de decenas de sociedades. ¿Es realmente lo suficientemente erudito para lograrlo?

Me llamó la atención, por ejemplo, su extensa discusión sobre la evolución de la esclavitud y la servidumbre, que no mencionaba la obra clásica de Evsey Domar del MIT, quien sostenía que el aumento más o menos simultáneo de la servidumbre en Rusia y la esclavitud en el El Nuevo Mundo fue impulsado por la apertura de nuevas tierras, lo que hizo que la mano de obra escaseara y hubiera llevado a un aumento de los salarios en ausencia de coerción. Este es un tema sobre el que pensé que sabía algo, ¿cuántos otros temas faltan piezas cruciales de la literatura?

La segunda pregunta es si la acumulación de casos realmente fortalece el análisis central de Piketty. No me quedó claro que sí. Para ser honesto, en cierto punto sentí una sensación de pavor cada vez que otra sociedad entraba en escena, la proliferación de historias comenzaba a parecer una serie interminable de digresiones en lugar de la construcción acumulativa de un argumento.

Eventualmente, sin embargo, Piketty llega al meollo del libro: su explicación de qué causó el reciente aumento de la desigualdad y qué se puede hacer al respecto.

Para Piketty, el aumento de la desigualdad es en la raíz un fenómeno político. El marco socialdemócrata que hizo a las sociedades occidentales relativamente iguales durante un par de generaciones después de la Segunda Guerra Mundial, argumenta, fue desmantelado, no por necesidad, sino por el surgimiento de una ideología "neopropietaria". De hecho, esta es una opinión compartida por muchos, aunque no todos, los economistas. En estos días, atribuir la desigualdad principalmente a las fuerzas ineludibles de la tecnología y la globalización está pasado de moda, y hay mucho más énfasis en factores como el declive de los sindicatos, que tiene mucho que ver con las decisiones políticas.

Pero, ¿por qué la política dio un giro radical a la derecha? Piketty atribuye gran parte de la culpa a los partidos de centro izquierda, que, como señala, representan cada vez más a votantes altamente educados. Estos partidos cada vez más elitistas, argumenta, perdieron interés en las políticas que ayudaban a los desfavorecidos y, por lo tanto, perdieron su apoyo. Y su clara implicación es que la socialdemocracia puede revivirse volviendo a centrarse en las políticas económicas populistas y reconquistando a la clase trabajadora.

Piketty podría tener razón en esto, pero hasta donde yo sé, la mayoría de los científicos políticos no estarían de acuerdo. En los Estados Unidos, al menos, enfatizan la importancia de la raza y los problemas sociales para alejar a la clase trabajadora blanca de los demócratas, y dudan de que un enfoque renovado en la igualdad traerá de regreso a esos votantes. Después de todo, durante los años de Obama, la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio extendió el seguro médico a muchos votantes desfavorecidos, mientras que las tasas impositivas sobre los ingresos más altos aumentaron sustancialmente. Sin embargo, la clase trabajadora blanca se inclinó fuertemente por Trump y se mantuvo republicana en 2018.

Quizás el consenso de la ciencia política esté equivocado. Lo que puedo decir con confianza, sin embargo, es que hasta las últimas 300 páginas, "Capital e ideología" no hace mucho para defender los puntos de vista de Piketty sobre la economía política moderna.

La conclusión: realmente quería que me gustara "Capital and Ideology", pero tengo que reconocer que es algo decepcionante. Hay ideas y análisis interesantes esparcidos a lo largo del libro, pero se pierden en el gran volumen de material dudosamente relacionado. Al final, ni siquiera estoy seguro de cuál es el mensaje del libro. Eso no puede ser nada bueno.


El feminismo negro y la interseccionalidad

"Aunque estamos en esencia de acuerdo con la teoría de Marx en su aplicación a las relaciones económicas muy específicas que analizó, sabemos que su análisis debe extenderse más para que podamos entender nuestra situación económica específica como mujeres negras".
—Declaración colectiva del río Combahee, 1977 1

"El concepto de la simultaneidad de la opresión sigue siendo el quid de la comprensión feminista negra de la realidad política y, creo, una de las contribuciones ideológicas más significativas del pensamiento feminista negro".
—Feminista y académica negra Barbara Smith, 1983 2

La académica jurídica negra Kimberlé Crenshaw acuñó el término "interseccionalidad" en su perspicaz ensayo de 1989, "Demarginalización de la intersección de raza y sexo: una crítica feminista negra de la doctrina antidiscriminación, la teoría feminista y la política antirracista". 3 El concepto de interseccionalidad no es una noción abstracta, sino una descripción de la forma en que se experimentan múltiples opresiones. De hecho, Crenshaw utiliza la siguiente analogía, refiriéndose a una intersección de tráfico, o cruce de caminos, para concretar el concepto:

Considere una analogía con el tráfico en una intersección, yendo y viniendo en las cuatro direcciones. La discriminación, como el tráfico a través de una intersección, puede fluir en una dirección y puede fluir en otra. Si ocurre un accidente en una intersección, puede ser causado por automóviles que viajan desde cualquier dirección y, a veces, desde todas. De manera similar, si una mujer negra es lastimada porque está en una intersección, su lesión podría resultar de discriminación sexual o discriminación racial. . . . Pero no siempre es fácil reconstruir un accidente: a veces, las marcas de derrape y las lesiones simplemente indican que ocurrieron simultáneamente, frustrando los esfuerzos por determinar qué conductor causó el daño. 4

Crenshaw sostiene que las mujeres negras son discriminadas de formas que a menudo no se ajustan perfectamente a las categorías legales de "racismo" o sexismo ”, pero como una combinación de ambos racismo y sexismo. Sin embargo, el sistema legal generalmente ha definido el sexismo como basado en una referencia tácita a las injusticias que enfrentan todos (incluidas las mujeres blancas), al tiempo que define el racismo para referirse a las todos (incluidos los hombres) Negros y otras personas de color. Este marco con frecuencia hace que las mujeres negras sean legalmente "invisibles" y sin recursos legales.

Crenshaw describe varias demandas basadas en discriminación laboral para ilustrar cómo las quejas de las mujeres negras a menudo caen entre las grietas precisamente porque son discriminadas. ambos como mujeres y como negros. El fallo en uno de esos casos, DeGraffenreid contra General Motors, presentado por cinco mujeres negras en 1976, demuestra este punto vívidamente.

La General Motors Corporation nunca había contratado a una mujer negra para su fuerza laboral antes de 1964, el año en que se aprobó la Ley de Derechos Civiles en el Congreso. Sin embargo, todas las mujeres negras contratadas después de 1970 perdieron sus trabajos con bastante rapidez, en despidos masivos durante la recesión de 1973-1975. Una pérdida tan radical de puestos de trabajo entre las mujeres negras llevó a los demandantes a argumentar que los despidos basados ​​en la antigüedad, guiados por el principio de "último contratado, primero despedido", discriminaban a las trabajadoras negras en General Motors, extendiendo las prácticas discriminatorias de la empresa en el pasado.

Sin embargo, el tribunal se negó a permitir que los demandantes combinaran la discriminación basada en el sexo y la raza en una sola categoría de discriminación:

Los demandantes alegan que están demandando en nombre de mujeres negras y que, por lo tanto, esta demanda intenta combinar dos causas de acción en una nueva subcategoría especial, a saber, una combinación de discriminación racial y de sexo…. Los demandantes claramente tienen derecho a una reparación si han sido discriminados. Sin embargo, no se les debería permitir combinar los recursos legales para crear un nuevo "súper recurso" que les otorgaría un alivio más allá de lo que pretendían los redactores de los estatutos pertinentes. Por lo tanto, esta demanda debe ser examinada para ver si establece una causa de acción por discriminación racial, discriminación sexual o, alternativamente, cualquiera de las dos, pero no una combinación de ambas. 5

En su decisión, el tribunal rechazó rotundamente la creación de “una nueva clasificación de 'mujeres negras' que tendrían mayor prestigio que, por ejemplo, un hombre negro. La perspectiva de la creación de nuevas clases de minorías protegidas, gobernadas únicamente por los principios matemáticos de permutación y combinación, claramente plantea la posibilidad de abrir la trillada caja de Pandora ". 6

Crenshaw observa de este fallo que "brindar reparación legal solo cuando las mujeres negras demuestran que sus reclamos se basan en la raza o el sexo es análogo a llamar a una ambulancia para la víctima solo después de que se identifica al conductor responsable de las lesiones". 7

"No es nosotros ¿mujeres?"
Después de que Crenshaw introdujera el término interseccionalidad en 1989, fue ampliamente adoptado porque logró abarcar en una sola palabra la experiencia simultánea de las múltiples opresiones que enfrentan las mujeres negras. Pero el concepto no era nuevo. Desde los tiempos de la esclavitud, las mujeres negras han descrito elocuentemente las múltiples opresiones de raza, clase y género, refiriéndose a este concepto como "opresiones entrelazadas", "opresiones simultáneas", "doble peligro", "triple peligro" o cualquier número de términos descriptivos. 8

Como la mayoría de las otras feministas negras, Crenshaw enfatiza la importancia del famoso "¿No soy una mujer?" De Sojourner Truth. discurso pronunciado en la Convención de Mujeres de 1851 en Akron, Ohio:

Ese hombre de allí dice que hay que ayudar a las mujeres a subir a los carruajes y subir a las zanjas, y tener el mejor lugar en todas partes. ¡Nadie me ayuda nunca a subir a los carruajes, ni a pasar por los charcos de barro, ni me da el mejor lugar! ¿Y no soy una mujer? ¡Mírame! ¡Mira mi brazo! ¡Podría haber arado, plantado y recolectado en graneros, y ningún hombre podría encabezarme! ¿Y no soy una mujer? Podría trabajar y comer tanto como un hombre, cuando pudiera conseguirlo, ¡y soportar el látigo también! ¿Y no soy una mujer? He tenido trece hijos y he visto a la mayoría de ellos vendidos como esclavos, y cuando lloré con el dolor de mi madre, ¡nadie más que Jesús me escuchó! ¿Y no soy una mujer? 9

Las palabras de Truth contrastan vívidamente el carácter de opresión que enfrentan las mujeres blancas y negras. Mientras que las mujeres blancas de clase media han sido tradicionalmente tratadas como delicadas y excesivamente emocionales, destinadas a subordinarse a los hombres blancos, las mujeres negras han sido denigradas y sujetas al abuso racista que es un elemento fundamental de la sociedad estadounidense. Sin embargo, como señala Crenshaw, `` cuando Sojourner Truth se levantó para hablar, muchas mujeres blancas instaron a que la silenciaran, temiendo que desviaría la atención del sufragio femenino hacia la emancipación '', invocando una clara ilustración del grado de racismo dentro del movimiento por el sufragio. 10

Crenshaw establece un paralelo entre la experiencia de Truth con el movimiento del sufragio blanco y la experiencia de las mujeres negras con el feminismo moderno, argumentando: "Cuando la teoría y la política feministas que pretenden reflejar De las mujeres experiencias y De las mujeres aspiraciones no incluyen ni hablan a las mujeres negras, las mujeres negras deben preguntar: nosotros ¿mujeres?"

Interseccionalidad como síntesis de opresiones
Por lo tanto, los objetivos políticos de Crenshaw van más allá de abordar las fallas del sistema legal. Ella sostiene que las mujeres negras con frecuencia están ausentes de los análisis de la opresión de género o el racismo, ya que el primero se centra principalmente en las experiencias de las mujeres blancas y el segundo en los hombres negros. Ella busca desafiar la teoría y la práctica feministas y antirracistas que descuidan "reflejar con precisión la interacción de la raza y el género", argumentando que "debido a que la experiencia interseccional es mayor que la suma del racismo y el sexismo, cualquier análisis que no tome la interseccionalidad en cuenta no puede abordar suficientemente la manera particular en que las mujeres negras están subordinadas ". 11

Crenshaw sostiene que un aspecto clave de la interseccionalidad radica en su reconocimiento de que las opresiones múltiples no se sufren cada una por separado, sino más bien como una experiencia única y sintetizada. Esto tiene una importancia enorme en el nivel muy práctico de la construcción de movimiento.

En Pensamiento feminista negro: conocimiento, conciencia y la política del empoderamiento, publicado en 1990, la feminista negra Patricia Hill Collins amplía y actualiza las contradicciones sociales planteadas por Sojourner Truth, al tiempo que atribuye a las luchas colectivas libradas históricamente el establecimiento de una "sabiduría colectiva" entre las mujeres negras:

Si las mujeres son presuntamente pasivas y frágiles, ¿por qué se trata a las mujeres negras como “mulas” y se les asignan tareas de limpieza pesadas? Si se supone que las buenas madres deben quedarse en casa con sus hijos, entonces ¿por qué las mujeres negras estadounidenses que reciben asistencia pública se ven obligadas a encontrar trabajo y dejar a sus hijos en la guardería? Si la vocación más alta de las mujeres es convertirse en madres, ¿por qué se presiona a las madres adolescentes negras para que usen Norplant y Depo Provera? En ausencia de un feminismo negro viable que investigue cómo las opresiones entrecruzadas de raza, género y clase fomentan estas contradicciones, el ángulo de visión creado al ser consideradas trabajadoras devaluadas y madres fallidas podría fácilmente volverse hacia adentro, lo que lleva a una opresión internalizada. Pero el legado de la lucha entre las mujeres negras estadounidenses sugiere que hace mucho tiempo que existe un conocimiento de oposición de las mujeres negras compartido colectivamente. Esta sabiduría colectiva, a su vez, ha impulsado a las mujeres negras estadounidenses a generar un conocimiento más especializado, a saber, el pensamiento feminista negro como teoría social crítica. 12

Al igual que Crenshaw, Collins utiliza el concepto de interseccionalidad para analizar cómo "las opresiones [como 'raza y género' o 'sexualidad y nación'] trabajan juntas para producir injusticia". Pero Collins agrega el concepto de “matriz de dominaciones” a esta formulación: “En contraste, la matriz de dominaciones se refiere a cómo estas opresiones que se cruzan están realmente organizadas. Independientemente de las intersecciones particulares involucradas, los dominios de poder estructural, disciplinario, hegemónico e interpersonal reaparecen a través de formas muy diferentes de opresión ". 13

En otra parte, Collins reconoce el componente crucial de la clase social entre las mujeres negras en la configuración de las percepciones políticas. En "Los contornos de una epistemología feminista afrocéntrica", sostiene que "si bien el punto de vista de una mujer negra y la epistemología que la acompaña provienen de la conciencia de las mujeres negras sobre la opresión racial y de género, no son simplemente el resultado de la combinación de valores afrocéntricos y femeninos -Los puntos de vista están arraigados en condiciones materiales reales estructuradas por clases sociales.”14 [énfasis añadido.]

Lucha contra el sexismo en una sociedad profundamente racista
Debido al papel histórico de la esclavitud y la segregación racial en los Estados Unidos, el desarrollo de un movimiento de mujeres unificado requiere reconocer las múltiples implicaciones de esta continua división racial. Si bien todas las mujeres están oprimidas como mujeres, ningún movimiento puede pretender hablar por todos mujeres a menos que hable por las mujeres que también enfrentan las consecuencias del racismo, que coloca a las mujeres de color de manera desproporcionada en las filas de la clase trabajadora y los pobres.Por lo tanto, la raza y la clase deben ser fundamentales para el proyecto de liberación de la mujer si ha de ser significativo para las mujeres más oprimidas por el sistema.

De hecho, una de las debilidades clave del movimiento feminista estadounidense predominantemente blanco ha sido su falta de atención al racismo, con enormes repercusiones. No enfrentar el racismo termina reproduciendo el statu quo racista.

La narrativa ampliamente aceptada del movimiento feminista moderno es que inicialmente involucró a mujeres blancas a partir de fines de la década de 1960 y principios de la de 1970, a las que luego se unieron mujeres de color que siguieron sus pasos. Pero esta narrativa es objetivamente incorrecta.

Décadas antes del surgimiento del movimiento moderno de liberación de la mujer, las mujeres negras se estaban organizando contra su violación sistemática a manos de hombres racistas blancos. Las mujeres activistas por los derechos civiles, incluida Rosa Parks, formaron parte de un movimiento de base vocal para defender a las mujeres negras sometidas a agresiones sexuales racistas, en una intersección de opresión exclusiva de las mujeres negras históricamente en los Estados Unidos.

Danielle L. McGuire, autora de En el extremo oscuro de la calle: mujeres negras, violación y resistencia: una nueva historia del movimiento por los derechos civiles desde Rosa Parks hasta el auge del poder negro 15 sostiene que

a lo largo del siglo XX ... Las mujeres negras denunciaron regularmente su abuso sexual. Al desplegar sus voces como armas en las guerras contra la supremacía blanca, ya sea en la iglesia, el tribunal o en las audiencias del Congreso, las mujeres afroamericanas resistieron enérgicamente lo que Martin Luther King, Jr., llamó la “cosificación” de su humanidad. Décadas antes de que las feministas radicales del movimiento de mujeres instaran a las sobrevivientes de violación a "hablar", las protestas públicas de las mujeres afroamericanas galvanizaron la indignación local, nacional e incluso internacional y desencadenaron campañas más amplias por la justicia racial y la dignidad humana. dieciséis

La invención del "matriarcado" negro
En la década de 1960, el contraste entre la clase media blanca y la opresión de las mujeres negras no podría haber sido más obvio. Los mismos "expertos" que prescribieron una vida de feliz amas de casa para las mujeres blancas de los suburbios, como se documenta en el enormemente popular libro de Betty Friedan. La mística femenina, reprendió a las mujeres negras por no ajustarse a este modelo. 17 Debido a que las madres negras han trabajado tradicionalmente fuera del hogar en un número mucho mayor que sus contrapartes blancas, se las culpó de una serie de males sociales sobre la base de su relativa independencia económica.

La socialista feminista Stephanie Coontz describe a los “freudianos y científicos sociales” que “insistían en que los hombres negros habían sido doblemente castrados, primero por la esclavitud y luego por la independencia económica de sus mujeres”. Muchos en los medios afroamericanos también aceptaron este análisis. A 1960 Ébano El artículo de la revista afirmaba claramente que la independencia tradicional de la mujer negra significaba que ella estaba "más en conflicto con su papel biológico innato que la mujer blanca". 18

Este tema surgió a toda velocidad en 1965, cuando el Departamento de Trabajo de EE. UU. Emitió un informe titulado "La familia negra: el caso de la acción nacional". El informe, escrito por el futuro senador Daniel Patrick Moynihan, describe un "matriarcado negro" en el centro de una "maraña de patología" que aflige a las familias negras, lo que lleva a un ciclo de pobreza. “Un hecho fundamental de la vida familiar de los negros estadounidenses son los roles a menudo invertidos de marido y mujer”, en los que las mujeres negras ganan constantemente más que sus hombres, argumenta Moynihan.

El informe dice: "En esencia, la comunidad negra se ha visto obligada a entrar en una estructura matriarcal que, debido a que está tan fuera de línea con el resto de la sociedad estadounidense, retrasa seriamente el progreso del grupo en su conjunto". El informe explica por qué este es el caso:

Presumiblemente, no hay ninguna razón especial por la cual una sociedad en la que los varones son dominantes en las relaciones familiares deba ser preferida a un arreglo matriarcal. Sin embargo, es claramente una desventaja para un grupo minoritario operar sobre un principio, mientras que la gran mayoría de la población, y la que tiene más ventajas para empezar, está operando sobre otro. Esta es la situación actual del negro. La nuestra es una sociedad que asume el liderazgo masculino en los asuntos públicos y privados. Los arreglos de la sociedad facilitan ese liderazgo y lo recompensan. Una subcultura, como la del negro americano, en la que este no es el patrón, se encuentra en una clara desventaja. 19

Este ejemplo demuestra por qué la discriminación de género no puede entenderse eficazmente sin tener en cuenta el papel del racismo. Y las feministas negras desde entonces han priorizado el examen de la relación entrelazada entre género, raza y clase que muchas feministas blancas tendían a ignorar en ese momento. Al hacerlo, demostraron que las mujeres de color no están simplemente "doblemente oprimidas" tanto por el sexismo como por el racismo. La experiencia del sexismo de las mujeres negras está determinada igualmente por el racismo y la desigualdad de clases y, por lo tanto, es diferente en ciertos aspectos de la experiencia de las mujeres blancas de clase media.

"Dos sociedades, una negra y otra blanca, separadas y desiguales"
Las décadas de 1950 y 1960 también fueron un período de intensa polarización racial en los Estados Unidos, ya que el movimiento masivo de derechos civiles luchaba por poner fin tanto a la segregación de Jim Crow en todo el sur como a la segregación racial de facto en el norte. El matrimonio interracial todavía estaba prohibido en dieciséis estados en 1967 cuando la Corte Suprema finalmente dictaminó que tales prohibiciones eran inconstitucionales en el Amar contra Virginia decisión.

Las rebeliones urbanas barrieron el país a mediados y finales de los sesenta, provocadas por la brutalidad policial y otras formas de discriminación racial en los guetos negros asolados por la pobreza. En 1967, se estableció la Comisión Nacional Asesora sobre Desórdenes Civiles, también conocida como la Comisión Kerner, para investigar las causas fundamentales de las rebeliones urbanas. En 1968, la Comisión emitió un informe que incluía una acusación mordaz de racismo y segregación en la sociedad estadounidense. El informe concluye:

Nuestra nación avanza hacia dos sociedades, una negra y otra blanca, separadas y desiguales ... La segregación y la pobreza han creado en el gueto racial un ambiente destructivo totalmente desconocido para la mayoría de los estadounidenses blancos. Lo que los estadounidenses blancos nunca han entendido completamente, pero lo que los negros nunca pueden olvidar, es que la sociedad blanca está profundamente implicada en el gueto. Las instituciones blancas lo crearon, las instituciones blancas lo mantienen y la sociedad blanca lo aprueba. 20

La Comisión Kerner enfatizó que gran parte del problema tenía sus raíces en "la discriminación y la segregación persistentes en el empleo, la educación y la vivienda, que han resultado en la exclusión continua de un gran número de negros de los beneficios del progreso económico". La Comisión concluyó que el grado de segregación de la vivienda era tal que "para crear una distribución de la población no segregada, un promedio de más del 86 por ciento de todos los negros tendrían que cambiar su lugar de residencia dentro de la ciudad". 21

En respuesta al grado extremo de racismo y sexismo que enfrentaron en la década de 1960, las mujeres negras y otras mujeres de color comenzaron a organizarse contra su opresión, formando una multitud de organizaciones. En 1968, por ejemplo, las mujeres negras del Comité Coordinador de Estudiantes No Violentos (SNCC) formaron la Alianza de Mujeres del Tercer Mundo. En 1973, un grupo de feministas negras notables, incluidas Florynce Kennedy, Alice Walker y Barbara Smith, formaron la Organización Nacional Feminista Negra (NBFO). En 1974, Barbara Smith se unió a un grupo de otras lesbianas feministas negras para fundar Combahee River Collective, con sede en Boston, como una alternativa conscientemente radical a la NBFO. El Colectivo del Río Combahee fue nombrado para conmemorar el exitoso Raid del Río Combahee del Ferrocarril Subterráneo de 1863, planeado y dirigido por Harriet Tubman, que liberó a 750 esclavos.

La declaración definitoria del Colectivo Combahee River, emitida en 1977, describió su visión del feminismo negro como opuesta todos formas de opresión —incluidas la sexualidad, la identidad de género, la clase, la discapacidad y la opresión por edad— posteriormente incorporadas al concepto de interseccionalidad.

La afirmación más general de nuestra política en la actualidad sería que estamos activamente comprometidos con la lucha contra la opresión racial, sexual, heterosexual y de clase, y vemos como nuestra tarea particular el desarrollo de un análisis y una práctica integrados basados ​​en el hecho de que el los principales sistemas de opresión se entrelazan. La síntesis de estas opresiones crea las condiciones de nuestras vidas. Como mujeres negras, vemos al feminismo negro como el movimiento político lógico para combatir las opresiones múltiples y simultáneas que enfrentan todas las mujeres de color. 22

Agregaron: "Sabemos que existe la opresión racial-sexual que no es únicamente racial ni exclusivamente sexual, por ejemplo, la historia de la violación de mujeres negras por hombres blancos como arma de represión política". 23

Las consecuencias de ignorar las diferencias raciales y de clase entre las mujeres
Como se señaló anteriormente, Betty Friedan La mística femenina, publicado en 1963, dio voz a la angustia de las amas de casa blancas de clase media que estaban atrapadas en sus hogares suburbanos, condenadas a vidas que giraban en torno a satisfacer todas las necesidades de sus familias. El libro inmediatamente tocó la fibra sensible de millones de mujeres que buscaban desesperadamente escapar del embrutecedor mundo de las tareas domésticas.

El libro de Friedan, sin embargo, ignoró la importancia de las diferencias raciales y de clase muy reales que existen entre las mujeres. Tomó la decisión consciente de apuntar a esta audiencia particular de mujeres blancas de clase media. Como señala Coontz, “[E] l contenido de La mística femenina y la estrategia de marketing que Friedan y sus editores idearon para ello ignoró los ejemplos positivos del argumento de Friedan de las mujeres negras ". Friedan seguramente lo sabía mejor. Había viajado en círculos laborales de izquierda durante las décadas de 1930 y 1940, pero decidió a mediados de la década de 1950 (en el apogeo de las cazas de brujas anticomunistas de la era McCarthy) reinventarse como una esposa suburbana apolítica. 24

Pocas mujeres negras o mujeres de la clase trabajadora de cualquier raza habrían podido pagar la propuesta de Friedan de que las mujeres contrataran trabajadoras domésticas para realizar sus tareas domésticas diarias mientras estaban en el trabajo. Por lo tanto, "las mujeres negras que leyeron el libro rara vez respondieron con tanto entusiasmo como sus lectores blancos". 25

Friedan elogia a las amas de casa que demostraron el coraje de romper con sus roles tradicionales para buscar carreras bien remuneradas, escribiendo con simpatía que estas mujeres “tenían problemas, por supuesto, difíciles: hacer malabares con sus embarazos, encontrar enfermeras y amas de casa, tener que renunciar a buenas asignaciones cuando sus maridos fueron trasladados ". 31 Sin embargo, no cree que valga la pena comentar sobre la vida de las niñeras y las amas de llaves que contratan estas mujeres profesionales, que también trabajan todo el día pero luego regresan a casa para afrontar las tareas domésticas y las responsabilidades propias del cuidado de los niños.

Poco después La mística femenina Gerda Lerner, activista de derechos civiles de izquierda e historiadora de la mujer, escribió a Friedan, elogiando el libro pero también expresando "una reserva": Friedan había dirigido el libro "únicamente a los problemas de las mujeres de clase media con educación universitaria". Lerner señala que "las mujeres trabajadoras, especialmente las mujeres negras, trabajan no solo bajo las desventajas impuestas por la mística femenina, sino bajo las desventajas más apremiantes de la discriminación económica". 26

También vale la pena señalar que Friedan introduce un tema profundamente anti-gay en La mística femenina eso repercutiría en sus esfuerzos organizativos en la década de 1970. Ella argumenta que “la homosexualidad que se está extendiendo como una niebla turbia sobre la escena estadounidense” tiene sus raíces en la mística femenina, que puede producir “el tipo de devoción madre-hijo que puede producir una homosexualidad latente o abierta…”. El niño asfixiado por ese amor materno parasitario no puede crecer, no solo sexualmente, sino en todos los sentidos ". 27

Reproduciendo el mito del violador negro
Pero el racismo no se limitó al ala más conservadora del movimiento de mujeres. Susan Brownmiller, autora de Contra nuestra voluntad: hombres, mujeres y violación, publicado en 1975, describe la raíz de la opresión de las mujeres en los términos biológicos más crudos, basándose en la capacidad física de los hombres para violar: “Cuando los hombres descubrieron que podían violar, procedieron a hacerlo ... El descubrimiento del hombre de que sus genitales podrían servir como arma para generar miedo debe ser uno de los descubrimientos más importantes de la prehistoria, junto con el uso del fuego y el primer hacha de piedra tosca. Desde la prehistoria hasta el presente, creo, la violación ha jugado un papel fundamental ". Sobre esta base, Brownmiller concluye que los hombres usan la violación para imponer su poder sobre las mujeres: “[E] t es nada más y nada menos que un proceso consciente mediante el cual todos los hombres mantienen a todas las mujeres en un estado de miedo”. 28

Este marco teórico, basado puramente en las supuestas diferencias biológicas entre hombres y mujeres, permitió a Brownmiller justificar supuestos reaccionarios en nombre de la lucha contra la opresión de las mujeres. Llega a conclusiones abiertamente racistas en su relato del linchamiento de Emmett Till en 1955. Till, de catorce años, visitando a su familia en Jim Crow Mississippi ese verano, cometió el "crimen" de silbarle a una mujer blanca casada llamada Carolyn Bryant, en una broma adolescente. Till fue torturado y baleado antes de que su cuerpo joven fuera arrojado al río Tallahatchie.

A pesar del linchamiento de Till, Brownmiller describe a Till y su asesino como personas que comparten el poder sobre una "mujer blanca", utilizando estereotipos que la activista y académica negra Angela Davis llamó "la reanimación del viejo mito racista del violador negro". 29

Las propias palabras de Brownmiller ilustran la visión de Davis:

Rara vez se ha expuesto un solo caso con tanta claridad como el de Till, el grupo subyacente de los antagonismos masculinos sobre el acceso a las mujeres, porque lo que comenzó en la tienda de Bryant no debe malinterpretarse como un coqueteo inocente ... Emmett Till iba a mostrarles a sus amigos negros que él, y por inferencia, podrían conseguir una mujer blanca y Carolyn Bryant era el objeto conveniente más cercano. En términos concretos, se estaba revisando la accesibilidad de todas las mujeres blancas. 30

¿Y qué hay del silbido del lobo, el "gesto de valentía adolescente de Till?" ... El silbido no era un pequeño tweet de hubba-hubba o una melodiosa aprobación para un tobillo bien torneado ... Fue un insulto deliberado justo antes de una agresión física, un último recordatorio para Carolyn Bryant de que este chico negro, Till, tenía en mente poseerla. 31

La aclamada novelista, poeta y activista Alice Walker respondió en el Reseña del libro del New York Times en 1975, “Emmett Till no fue un violador. Ni siquiera era un hombre. Era un niño que no entendía que silbarle a una mujer blanca podía costarle la vida ”. 32 Davis describió las contradicciones inherentes al análisis de la violación de Brownmiller: “Al elegir tomar partido por las mujeres blancas, independientemente de las circunstancias, la propia Brownmiller capitula ante el racismo. Su incapacidad para alertar a las mujeres blancas sobre la urgencia de combinar un desafío feroz al racismo con la batalla necesaria contra el sexismo es una ventaja importante para las fuerzas del racismo en la actualidad ". 33

En 1976, Tiempo La revista nombró a Susan Brownmiller como una de sus "mujeres del año", y elogió su libro como "la investigación más rigurosa y provocativa que ha surgido hasta ahora del movimiento feminista". 34 Las objeciones al punto de vista abiertamente racista de Brownmiller por parte de mujeres negras consumadas como Davis y Walker pasaron en gran parte desapercibidas para la corriente política.

Lucha contra el sexismo y el racismo en la década de 1970
Debe reconocerse que muchas mujeres de color que se identificaron como feministas en las décadas de 1970 y 1980 criticaron fuertemente la negativa del feminismo dominante a desafiar el racismo y otras formas de opresión. Barbara Smith, por ejemplo, abogó por la inclusión de todos los oprimidos en un discurso de 1979, en un claro desafío a las feministas heterosexuales blancas de clase media:

La razón por la que el racismo es una cuestión feminista se explica fácilmente por la definición inherente de feminismo. El feminismo es la teoría y práctica política para liberar a todas las mujeres: mujeres de color, mujeres de la clase trabajadora, mujeres pobres, mujeres con discapacidades físicas, lesbianas, ancianas, así como mujeres heterosexuales blancas económicamente privilegiadas. Cualquier cosa menos que esto no es feminismo, sino simplemente autoengrandecimiento femenino.. 35

Pero durante las décadas de 1960 y 1970, muchas mujeres negras y otras mujeres de color también se sintieron marginadas y alienadas por la falta de atención a la liberación de la mujer dentro de los movimientos nacionalistas y antirracistas. El Colectivo Combahee River, por ejemplo, estaba formado por mujeres veteranas del Partido Pantera Negra y otras organizaciones antirracistas. En este contexto político, las feministas negras establecieron una tradición que rechaza priorizar la opresión de las mujeres sobre el racismo y viceversa. Esta tradición asume la conexión entre racismo y pobreza en la sociedad capitalista, rechazando así las estrategias de la clase media para la liberación de la mujer que ignoran la centralidad de la clase en la vida de las mujeres pobres y trabajadoras.

Las feministas negras como Angela Davis cuestionaron la teoría y la práctica de las feministas blancas que no abordaron la centralidad del racismo. El innovador libro de Davis, Mujeres, raza y clase, por ejemplo, examina la historia de las mujeres negras en los Estados Unidos desde una perspectiva marxista que comienza con el sistema de esclavitud y continúa hasta el capitalismo moderno. Su libro también examina las formas en que los problemas de los derechos reproductivos y la violación, en particular, representan experiencias profundamente diferentes para las mujeres blancas y negras debido al racismo. Cada uno de estos se examina a continuación.

• Derechos reproductivos y abuso racista de esterilización
Las feministas dominantes de las décadas de 1960 y 1970 consideraron el tema de los derechos reproductivos como el logro exclusivo del aborto legal, sin reconocer las políticas racistas que históricamente han impedido que las mujeres de color tengan y críen tantos hijos como quisieran.

Davis sostiene que la historia del movimiento de control de la natalidad y sus programas de esterilización racista necesariamente hacen que el tema de los derechos reproductivos sea mucho más complicado para las mujeres negras y otras mujeres de color, que históricamente han sido blanco de este abuso.Davis sigue el camino de Margaret Sanger, pionera en el control de la natalidad del siglo XX, desde sus primeros días como socialista hasta su conversión al movimiento eugenésico, un enfoque abiertamente racista del control de la población basado en el lema "[Más] niños en forma, menos de los no aptos ".

Los "no aptos" para tener hijos, según los eugenistas, incluían a los discapacitados mental y físicamente, los prisioneros y los pobres que no eran blancos. Como señaló Davis, "Para 1932, la Eugenics Society podía jactarse de que al menos veintiséis estados habían aprobado leyes de esterilización obligatoria y de que se había impedido quirúrgicamente que miles de personas 'no aptas' se reprodujeran".

Al lanzar el "Proyecto Negro" en 1939, la Liga Estadounidense de Control de la Natalidad de Sanger argumentó: "[L] a masa de negros, particularmente en el sur, todavía se reproducen de manera descuidada y desastrosa". En una carta personal, Sanger confió: "No queremos que se sepa que queremos exterminar a la población negra y el ministro es el hombre que puede enderezar esa idea si alguna vez se les ocurre a sus miembros más rebeldes". 36

Las políticas racistas de control de la población dejaron a un gran número de mujeres negras, latinas y nativas americanas esterilizadas contra su voluntad o sin su conocimiento. En 1974, un tribunal de Alabama determinó que entre 100.000 y 150.000 adolescentes negros pobres eran esterilizados cada año en Alabama.

Las décadas de 1960 y 1970 fueron testigos de una epidemia de abuso de esterilización y otras formas de coerción dirigidas a mujeres negras, nativas americanas y latinas, junto con un fuerte aumento de las luchas contra este maltrato. Un estudio de la década de 1970 mostró que el 25 por ciento de las mujeres nativas americanas habían sido esterilizadas y que las mujeres negras y latinas casadas habían sido esterilizadas en proporciones mucho mayores que las mujeres casadas en la población en general. Para 1968, un tercio de las mujeres en edad fértil en Puerto Rico, todavía una colonia de Estados Unidos, habían sido esterilizadas permanentemente. 37

Sin embargo, las feministas blancas dominantes no solo ignoraron estas luchas sino que también agravaron el problema. Muchos abrazaron los objetivos del control de la población con todas sus implicaciones racistas como una causa aparentemente "liberal".

En 1972, por ejemplo, una época en la que los nativos americanos y otras mujeres de color luchaban contra las políticas de adopción coercitivas dirigidas a sus comunidades, Sra. Revista preguntó a sus lectores predominantemente blancos y de clase media: “'¿Qué hacen si son ciudadanos conscientes, preocupados por la explosión demográfica y los problemas ecológicos, aman a los niños, quieren ver cómo sería uno de los suyos y quieren ¿más de uno?' Milisegundo. ofrecido como una solución: ‘Tener uno, adoptar uno’ ”. 38 Los niños que se ofrecieron en adopción eran en su inmensa mayoría nativos americanos, negros, latinos y asiáticos.

Sin duda, la legalización del aborto en la Corte Suprema de Estados Unidos en 1973 Roe contra Wade La decisión fue de suma importancia para todas las mujeres y el resultado directo de la lucha de base. Debido a las consecuencias económicas y sociales del racismo, las vidas de las mujeres negras, latinas y otras mujeres de color estaban en mayor riesgo cuando el aborto era ilegal. Antes de que se legalizara el aborto en la ciudad de Nueva York en 1970, por ejemplo, las mujeres negras constituían el 50 por ciento de todas las mujeres que murieron después de un aborto ilegal, mientras que las mujeres puertorriqueñas eran el 44 por ciento. 39

La legalización del aborto en 1973 suele considerarse el éxito más importante del movimiento moderno de mujeres. Esa victoria, sin embargo, fue acompañada al final de esa década por los mucho menos anunciados pero victorias igualmente importantes contra el abuso de la esterilización, el resultado de las luchas de base libradas principalmente por mujeres de color. En 1978, el gobierno federal accedió a las demandas de activistas nativas americanas, negras y latinas al finalmente establecer regulaciones para la esterilización. Estos incluyeron períodos de espera obligatorios y formularios de autorización en el mismo idioma que habla la mujer que acepta ser esterilizada. 40

Davis señala que las mujeres de color “estaban mucho más familiarizadas que sus hermanas blancas con los bisturíes torpes y asesinos de los abortistas ineptos que buscaban ganancias en la ilegalidad” 41, sin embargo, estaban prácticamente ausentes de las campañas por el derecho al aborto. Ella concluye: “[L] os activistas por el derecho al aborto de principios de la década de 1970 deberían haber examinado la historia de su movimiento. Si lo hubieran hecho, podrían haber entendido por qué tantas de sus hermanas negras adoptaron una postura de sospecha hacia su causa ". 42

• El componente racial de la violación
La violación es una de las manifestaciones más dañinas de la opresión de la mujer en todo el mundo. Pero la violación también ha tenido un componente racial tóxico en los Estados Unidos desde la época de la esclavitud, como arma clave para mantener el sistema de supremacía blanca. Davis sostiene que la violación es "una dimensión esencial de las relaciones sociales entre amo y esclavo", que implica la violación rutinaria de esclavas negras por parte de sus amos blancos. 43

Ella describe la violación como "un arma de dominación, un arma de represión, cuyo objetivo encubierto era extinguir la voluntad de las esclavas de resistir y, en el proceso, desmoralizar a sus hombres". 44 La violación institucionalizada de mujeres negras sobrevivió a la abolición de la esclavitud y tomó su forma moderna: “La violación en grupo, perpetuada por el Ku Klux Klan y otras organizaciones terroristas del período posterior a la Guerra Civil, se convirtió en un arma política sin camuflaje en el impulso de frustrar el movimiento por la igualdad de los negros ". 45

La feminista marxista negra Gloria Joseph hace la siguiente observación perspicaz de la experiencia compartida del racismo entre las mujeres y los hombres negros: “La experiencia de la esclavitud para los negros en los Estados Unidos hizo una contribución irónica a la igualdad entre hombres y mujeres. Trabajando en el campo o en el hogar, hombres y mujeres fueron igualmente deshumanizados y brutalizados ”. En la sociedad moderna, concluye, "La violación de mujeres negras y el linchamiento y castración de hombres negros son igualmente atroces en su naturaleza". 46

La caricatura de la virtuosa belleza sureña blanca bajo la constante presa de los violadores negros tenía su opuesto en la promiscua mujer negra que buscaba la atención sexual de los hombres blancos. Como sostiene Davis, “La imagen ficticia del hombre negro como violador siempre ha reforzado a su compañero inseparable: la imagen de la mujer negra como crónicamente promiscua…. Vistos como 'mujeres sueltas' y prostitutas, los gritos de violación de las mujeres negras necesariamente carecerían de legitimidad ". 47 Como también describe Lerner, "El mito del violador negro de mujeres blancas es el gemelo del mito de la mujer negra mala, ambos diseñados para disculparse y facilitar la explotación continua de hombres y mujeres negros". 48

Brownmiller no fue el único que fracasó en desafiar los supuestos racistas sobre la violación, con la consecuencia de reproducirlos. Davis critica fuertemente a las feministas blancas de la década de 1970 por descuidar la integración de un análisis del racismo con la teoría y la práctica de combatir la violación: “Durante el movimiento contemporáneo contra la violación, pocas teóricas feministas analizaron seriamente las circunstancias especiales que rodean a la mujer negra como víctima de violación. El nudo histórico que une a las mujeres negras, sistemáticamente abusadas y violadas por hombres blancos, con hombres negros, mutiladas y asesinadas debido a la manipulación racista de la acusación de violación, acaba de comenzar a reconocerse de manera significativa ". 49

El feminismo negro de izquierda como política de inclusión
Este artículo ha intentado mostrar cómo las feministas negras desde la época de la esclavitud han desarrollado una tradición política distinta basada en un análisis sistemático de las opresiones entrelazadas de raza, género y clase. Desde la década de 1970, las feministas negras y otras feministas de color en los Estados Unidos se han basado en este análisis y han desarrollado un enfoque que proporciona una estrategia para combatir todas las formas de opresión dentro de una lucha común.

Feministas negras, junto con latinas y otras mujeres de color, de la década de 1960, que criticaron tanto al movimiento feminista predominantemente blanco por su racismo y de nacionalistas y otros movimientos antirracistas por su sexismo, a menudo formaban organizaciones separadas que podían abordar las opresiones particulares que enfrentaban. Y cuando afirmaron con razón las diferencias raciales y de clase entre las mujeres, lo hicieron porque estas diferencias fueron ignoradas y desatendidas en gran medida por gran parte del movimiento de mujeres en ese momento, lo que hizo que las mujeres negras y otras mujeres de color fueran invisibles en teoría y en la práctica.

Sin embargo, el objetivo final no era la separación racial permanente para la mayoría de las feministas negras de izquierda y otras feministas de color, como se ha entendido desde entonces. Barbara Smith concibió una inclusivo enfoque para combatir múltiples opresiones, comenzando con la construcción de coaliciones en torno a luchas particulares. Como observó en 1983, "Los sectores más progresistas del movimiento de mujeres, incluidas las mujeres blancas radicales, se han tomado [los problemas del racismo] y muchos más con bastante seriedad". 50 La feminista asiáticoamericana Merle Woo argumenta explícitamente: "Hoy ... me siento aún más profundamente herida cuando me doy cuenta de cuántas personas, cuántas personas, debido al racismo y el sexismo, no ven el poder que sacrificamos al no unirnos". Pero, agrega, “no todas las mujeres blancas son racistas, y no todos los hombres asiático-americanos son sexistas. Y hay cambios visibles. Cambios positivos, tangibles y reales ". 51

El objetivo de la interseccionalidad dentro de la tradición feminista negra ha sido construir un movimiento más fuerte para la liberación de la mujer que represente los intereses de todos mujeres. Barbara Smith describió su propia visión del feminismo en 1984: “A menudo he deseado poder correr la voz de que un movimiento comprometido con la lucha contra la opresión sexual, racial, económica y heterosexista, sin mencionar uno que se opone al imperialismo, el antisemitismo, las opresiones visitó a los discapacitados físicos, los ancianos y los jóvenes, al mismo tiempo que desafía el militarismo y la destrucción nuclear inminente es todo lo contrario de estrecho ". 52

Este enfoque de la lucha contra la opresión no solo complementa sino que también fortalece la teoría y la práctica marxistas, que busca unir no solo a todos los explotados sino también a todos los oprimidos por el capitalismo en un solo movimiento que lucha por la liberación de toda la humanidad. El enfoque feminista negro descrito anteriormente realza la famosa frase de Lenin de ¿Lo que se debe hacer?: “La conciencia de la clase trabajadora no puede ser una conciencia política genuina a menos que los trabajadores estén capacitados para responder a todos casos de tiranía, opresión, violencia y abuso, sin importar que clase se ve afectado, a menos que estén capacitados, además, para responder desde un punto de vista socialdemócrata y no desde otro ”. 53

El Colectivo Combahee River, que fue quizás la organización de feministas negras de izquierda más consciente de sí misma en la década de 1970, reconoció su adhesión al socialismo y al antiimperialismo, al tiempo que también defendía con razón una mayor atención a la opresión:

Nos damos cuenta de que la liberación de todos los pueblos oprimidos requiere la destrucción de los sistemas político-económicos del capitalismo y del imperialismo, así como del patriarcado. Somos socialistas porque creemos que el trabajo debe organizarse para el beneficio colectivo de quienes hacen el trabajo y crean los productos, y no para el beneficio de los patrones. Los recursos materiales deben distribuirse equitativamente entre quienes crean estos recursos. Sin embargo, no estamos convencidos de que una revolución socialista que no sea también una revolución feminista y antirracista garantizará nuestra liberación…. Si bien estamos en esencia de acuerdo con la teoría de Marx aplicada a las relaciones económicas muy específicas que analizó, sabemos que su análisis debe extenderse más para que podamos comprender nuestra situación económica específica como mujeres negras. 54

Al mismo tiempo, la interseccionalidad no puede reemplazar El marxismo, y las feministas negras nunca lo han intentado. La interseccionalidad es un concepto para entender la opresión, no la explotación. Incluso el término comúnmente utilizado "clasismo" describe un aspecto de la opresión de clase, el esnobismo y el elitismo, no la explotación. La mayoría de las feministas negras reconocen las raíces sistémicas del racismo y el sexismo, pero ponen mucho menos énfasis que las marxistas en la conexión entre el sistema de explotación y opresión.

El marxismo es necesario porque proporciona un marco para comprender la relación entre la opresión y la explotación (es decir, la opresión como un subproducto del sistema de explotación de clase), y también identifica la estrategia para crear las condiciones materiales y sociales que harán posible terminar tanto la opresión como la explotación. Los críticos del marxismo han menospreciado este marco como un aspecto del "reduccionismo económico" de Marx.

Pero, como responde la marxista-feminista Martha Giménez, “argumentar, entonces, que la clase es fundamental no es 'reducir' la opresión racial o de género a la clase, sino reconocer que el poder básico y 'sin nombre' subyacente en la raíz de lo que ocurre en las interacciones sociales basadas en la 'interseccionalidad' es el poder de clase ". 55 La clase trabajadora tiene el potencial de liderar una lucha por los intereses de todos aquellos que sufren injusticia y opresión. Esto se debe a que tanto la explotación como la opresión tienen sus raíces en el capitalismo. La explotación es el método por el cual la clase dominante roba a los trabajadores la plusvalía. Las diversas formas de opresión juegan un papel primordial en el mantenimiento del dominio de una pequeña minoría sobre la gran mayoría. En cada caso, el enemigo es uno y el mismo.

La lucha de clases ayuda a educar a los trabajadores, a veces muy rápidamente, desafiando las ideas reaccionarias y los prejuicios que mantienen divididos a los trabajadores. Cuando los trabajadores hacen huelga, confrontando al capital y sus agentes de represión (la policía), la naturaleza de clase de la sociedad se aclara de repente. Las ideas racistas, sexistas u homofóbicas cultivadas durante toda la vida pueden desaparecer en cuestión de días en una ola de huelgas masivas. La vista de cientos de policías alineados para proteger la propiedad del jefe o para marcar el comienzo de un montón de costras dice mucho sobre la naturaleza de clase del estado dentro del capitalismo.

El proceso de lucha también expone otra verdad oculta debajo de las capas de la ideología de la clase dominante: como productores de los bienes y servicios que mantienen al capitalismo en funcionamiento, los trabajadores tienen la capacidad de cerrar el sistema a través de una huelga de masas. Y los trabajadores no solo tienen el poder de cerrar el sistema, sino también de reemplazarlo por una sociedad socialista, basada en la propiedad colectiva de los medios de producción. Aunque otros grupos de la sociedad sufren opresión, solo la clase trabajadora posee este poder objetivo.

Estas son las razones básicas por las que Marx sostiene que el capitalismo creó sus propios sepultureros en la clase trabajadora. Pero cuando Marx define a la clase trabajadora como el agente del cambio revolucionario, está describiendo su potencial histórico, más que una conclusión inevitable. Ésta es la clave para comprender las palabras de Lenin, citadas anteriormente. Toda la concepción leninista del partido de vanguardia se basa en entender que hay que librar una batalla de ideas. dentro el movimiento de la clase trabajadora. Una sección de trabajadores ganada a una alternativa socialista y organizada en un partido revolucionario, puede alejar a otros trabajadores de las ideologías de la clase dominante y proporcionar una cosmovisión alternativa. Para Lenin, la noción de conciencia política implica la voluntad de los trabajadores de defender los intereses de todos los oprimidos en la sociedad, como parte integral de la lucha por el socialismo.

Como aditivo a la teoría marxista, la interseccionalidad abre el camino hacia un nivel mucho más alto de comprensión del carácter de la opresión que el desarrollado por los marxistas clásicos, lo que permite un mayor desarrollo de las formas en que solidaridad se puede construir entre todos los que sufren opresión y explotación bajo el capitalismo para forjar un movimiento unificado.


Política

Se han realizado muchas mejoras en un esfuerzo por establecer los derechos humanos, incluida la posibilidad de que los ciudadanos demanden a los funcionarios por abuso de autoridad, así como el establecimiento de procedimientos judiciales que incluyan el debido proceso de derechos. China reconoce en principio la necesidad de proteger los derechos humanos y está comenzando a experimentar un proceso para ajustar sus prácticas a los estándares internacionales. Mientras se encuentra en sus etapas iniciales, se están sentando las bases iniciales para proteger a los ciudadanos de una repetición del gobierno totalitario de la historia de China.

La política de China es tan fascinante como sus culturas tradicionales, su paisaje diverso y su rara vida silvestre. Tomarse el tiempo para aprender un poco sobre la política del país solo aumentará la intimidad de sus experiencias de viaje a China.


Revisión & # 8211 Kant & # 8217s Relaciones internacionales

Uno de los supuestos clave del realismo político clásico es la inmutabilidad de la naturaleza humana. El egoísmo, la competencia y la insociabilidad humana se consideran características inmutables del ser humano en todos los tiempos y lugares. Por lo tanto, la política internacional se considera como el choque entre diferentes intereses en un estado de guerra perenne y sometimientos recíprocos. Teóricos de diferentes escuelas han desafiado estas ideas a lo largo de la historia y, de hecho, uno de los problemas teóricos y prácticos más convincentes en las Relaciones Internacionales es si es posible llegar a la ausencia de conflicto. Este problema fue abordado por Kant en sus ensayos Hacia la paz perpetua y Idea para una Historia Universal con Intención Cosmopolita, en el que trató de identificar las condiciones para una paz que no es la preparación de un conflicto más. Estos textos kantianos son un hito en la historia del pensamiento político internacional y siguen siendo un punto de referencia para escritores cosmopolitas modernos, como Charles Beitz (1999), Thomas Pogge (2008) y David Held (2010). Además, no es exagerado decir que todos los estudiantes de Relaciones Internacionales se han encontrado, al menos una vez, con la teoría de la paz democrática tal como fue elaborada por primera vez por Michael W. Doyle (1983), la (mala) interpretación más popular de la respuesta dada por Kant. a este tema.

Como señala Seán Molloy en la introducción de su volumen, la inmensa fortuna kantiana en las relaciones internacionales no suele basarse en un estudio crítico de todo el sistema de Kant que se desarrolló en algunos de los textos más influyentes de la historia de la filosofía occidental. Los cosmopolitas modernos y los teóricos de la paz democrática mencionan a Kant pero no ofrecen un análisis sistemático de su pensamiento y no se involucran con su argumento.El ambicioso esfuerzo del libro de Molloy es abordar directamente los escritos de Kant sobre política internacional colocándolos en el contexto de su filosofía sistemática. La metodología que fundamenta este trabajo es "el ideal humanista de regresar fuentes de anuncios’, A través de un compromiso directo con los textos de Kant (págs. 15-16). De este trabajo se desprende que el pensamiento de Kant sobre los asuntos internacionales se basa en conceptos teológicos como el de la providencia, que a menudo los lectores contemporáneos ignoran por su naturaleza controvertida.

El núcleo del argumento de Molloy radica en la identificación de una continuidad entre Paz perpetua y los tres Críticas, así como en sus escritos sobre antropología y religión. Según esta lectura, la crítica de Kant no llega sólo al ámbito del conocimiento puro (donde el poder de conocimiento humano se limita al ámbito de las apariencias), sino también al de la política y los asuntos internacionales. El enfoque dicotómico que anima todo el pensamiento de Kant, que separa fenómeno y noúmeno, el mundo de los sentidos y el mundo del entendimiento, la razón y el entendimiento, la materialidad y la libertad, el ser humano y la humanidad, es también el fundamento de sus tesis sobre la paz perpetua y el cosmopolitismo. . En el fundamento de sus puntos de vista existe, de hecho, el contraste entre los seres humanos tal como se encuentran actualmente en la búsqueda de sus fines y cómo deberían ser como seres racionales. Si miramos la historia política, realmente podemos ver que un hombre es un lobo para el otro hombre y que se confirman visiones negativas de la política mundial. Por eso, la política internacional se basa en la prudencia y la conveniencia. Sin embargo, cuando la voluntad humana se vuelva racional, la política se basará en la moralidad (absoluta). La posibilidad del paso a una interacción humana plenamente racional y moral no es demostrada por Kant (y menos aún experimentada), sino que simplemente la presupone de acuerdo con sus ideas sobre la teleología de la naturaleza tal como las presenta en el libro. Crítica del poder del juicio. Según Molloy, las Relaciones Internacionales de Kant se basan en una teología política: al igual que cuando miramos el mundo natural debemos presuponer su propósito, también en nuestra vida práctica debemos pensar y actuar como 'si hubiera un plan ordenado racional' ( p. 75) y autor de leyes naturales y morales. Sin embargo, este no es el Dios de la Biblia, sino una deidad crítica, post-escritural que ordenó el universo de acuerdo con un telos que llevó a la historia humana hacia etapas más racionales (págs. 130-136). Aunque esto pueda parecer inaceptable desde una perspectiva secular y racionalista, para Molloy, las ideas de Kant sobre el cosmopolitismo y la paz se basan en la esperanza y la fe y no en declaraciones empíricas sobre gobiernos republicanos o democráticos y sus relaciones.

Con este libro, Molloy ofrece un recurso útil para los estudiantes de Relaciones Internacionales y Pensamiento Político Internacional que quieran estudiar el pensamiento complejo de Kant. El libro destaca la centralidad de la teología crítica y de los conceptos de Dios y la providencia en la obra de Kant. Aunque es conocido por los lectores más cuidadosos de Kant, nunca se coloca en el centro de los debates sobre Kant en las Relaciones Internacionales. Otro mérito de este trabajo es su contribución a los debates contemporáneos en la teoría política internacional (ver el Epílogo del libro, pp. 165-175). Según Molloy, a pesar de sus promesas y éxitos, los cosmopolitas contemporáneos como Pogge, Beitz y Held, no llegan al mundo político real más allá de la academia. La razón de esto es que no dan cuenta de las formas en que la política internacional debería ser diferente de lo que es ahora. Por ejemplo, no explican por qué motivos las grandes injusticias distributivas darían paso a políticas más justas y a un orden mundial diferente. ¿Por qué, pregunta Molloy, son las mismas "criaturas viciosas, indiferentes y explotadoras" que actúan injustamente y cometen crímenes contra los pobres y los débiles, supuestamente para reformar un "sistema político del que son los beneficiarios" (p. 170)? Para Kant, la respuesta estaba en la creencia de que "la naturaleza tiene un fin o propósito" y que, por lo tanto, podemos someter nuestra naturaleza a la moralidad y los deberes racionales. Al no estar equipados con la teología política de Kant y la reflexión filosófica sobre la teleología, los teóricos contemporáneos parecen incapaces de responder a esta pregunta y, por lo tanto, de justificar plenamente sus puntos de vista.

Beitz, Charles. 1999. Teoría política y relaciones internacionales: con un nuevo epílogo del autor. Princeton: Prensa de la Universidad de Princeton.

Doyle, Michale W. 1983. "Kant, Liberal Legacies and Foreign Affairs". Filosofía y Asuntos Públicos 12(3): 205-235.

Doyle, Michale W. 1983. "Kant, Liberal Legacies and Foreign Affairs, Part 2." Filosofía y Asuntos Públicos 12(4): 323-53.

Held, David. 2010. Cosmopolitianismo: ideales y realidades. Cambridge: Polity.

Pogge, Thomas W. 2008. Pobreza mundial y derechos humanos: responsabilidades cosmopolitas y reforma. Cambridge: Polity.


Reseña: Volumen 53 - Política moderna - Historia

A pesar de su importancia en la escritura académica posterior, 1 Véase T Campbell & amp A Sitze Biopolitics: A Reader (2013). los conceptos de "biopoder" y "biopolítica" son quizás los más elusivos, y posiblemente los más convincentes (dada la atención que han recibido posteriormente), los conceptos de Michel Foucault obra. Dentro de su trabajo publicado, estos conceptos aparecen sólo en el último capítulo del delgado primer volumen de Historia de la sexualidad (La voluntad de saber: Historia de la sexualidad Volumen I 1976). 2 M Foucault La voluntad de conocimiento: La historia de la sexualidad Volumen 1 (1976) (traducción de R Hurley, 1998). Y, aunque se puede ver que la biopolítica y el biopoder figuran dentro de conceptualizaciones y genealogías más amplias del poder y la gubernamentalidad 3 Es importante señalar que Foucault no discute la relación entre biopolítica, biopoder y gubernamentalidad. En cambio, el vínculo se establece implícitamente en sus cursos de conferencias, en particular El nacimiento de la biopolítica (1978-79), en el que afirma: `` Pensé que podría hacer un curso de biopolítica este año '', pero matiza esto diciendo que tal curso no podría hacerse sin antes realizar una genealogía sobre la razón gubernamental liberal. M Foucault El nacimiento de la biopolítica: conferencias en el Collège De France 1978-79 (trad. G Burchell, 2008) 21-22. En un ensayo de 1982, "El sujeto y el poder", Foucault define la "gubernamentalidad" de la siguiente manera: "A esta palabra (gobierno) se le debe permitir el amplio significado que tenía en el siglo XVI. "Gobierno" no se refiere sólo a las estructuras políticas oa la gestión de los Estados, sino que designa la forma en que se puede dirigir la conducta de los individuos o de los grupos: el gobierno de los niños, de las almas, de las comunidades, de los enfermos. Abarca no sólo las formas legítimamente constituidas de sometimiento político o económico, sino también los modos de acción, más o menos pensados ​​y calculados, destinados a actuar sobre las posibilidades de acción de otras personas. Gobernar, en este sentido, es controlar el posible campo de acción de los demás ”[1. M Foucault 'The Subject and Power' (1982) en M Foucault Power: Essential Works of Foucault 1954-1984 Volumen 3 (traducción de R Hurley & amp; Otros, 2000) 341. de su ciclo de conferencias en el Collège de France (en gran parte, 1975 -76 "La sociedad debe ser defendida" 4 M Foucault & # 8216Society debe ser defendida & # 8217 Serie de conferencias en el Collège de France, 1975-76 (2003) (trad. D Macey). 1977-78 Seguridad, Territorio Población 5 M Foucault Seguridad, Territorio, Población: Conferencias en el Collège de France 1977-1978 (trad. G Burchell, 2004). y 1978-79 El nacimiento de la biopolítica 6 Foucault El nacimiento de la biopolítica (nota 3 arriba). ) estas referencias siguen siendo 'especulativas' 7 M Coleman & amp K Grove 'Biopolitics, Biopower, and the Return of the Sovereign' (2009) 27 Environment and Planning D: Society & amp Space 489, 490. e incompletas, en parte debido al género del ciclo de conferencias que figuran como publicaciones póstumas inéditas. 8 Para una discusión sobre el género inédito de la serie de conferencias de Foucault, ver BE Stone 'Defending Society from the Abnormal: The Archaeology of Bio-Power' (2004) 1 Foucault Studies 77. Un buen ejemplo de que el trabajo de Foucault sobre biopolítica es incompleto es el breve referencia a la biopolítica al comienzo del curso El nacimiento de la biopolítica, solo para que el concepto no reciba más atención directa. Foucault El nacimiento de la biopolítica (nota 3 arriba). De hecho, es discutible si Foucault nos proporciona una teoría o un concepto coherente de biopolítica.

A pesar de esto, la biopolítica y el biopoder continúan siendo importantes para las discusiones sobre las formas modernas de gobernanza y los modos de subjetivación. Sin embargo, en lugar de tomar estos conceptos como contribuciones teóricas autónomas e independientes, es, como demuestro aquí, más productivo comprender la biopolítica y el biopoder, ya que funcionan junto con algunas de las otras ideas relacionadas con el poder y la gubernamentalidad que Foucault desarrolla sobre el mismo. período (es decir, la década de 1970).

Biopolítica y biopoder

Comencemos con una breve definición de biopolítica y biopoder, antes de situar estos conceptos dentro del contexto más amplio de la teoría de Foucault. obra. En definitiva, la biopolítica puede entenderse como una racionalidad política que tiene como tema la administración de la vida y de las poblaciones: "asegurar, sostener y multiplicar la vida, poner en orden esta vida". 9 Nota 2 arriba, 138. El biopoder nombra así la forma en que la biopolítica se pone en funcionamiento en la sociedad e implica lo que Foucault describe como "una transformación muy profunda de [los] mecanismos de poder" de la época clásica occidental. 10 Nota 2 supra, 136. En La voluntad de saber, Escribe Foucault sobre

[Un] poder que influye positivamente en la vida, que se esfuerza por administrarla, optimizarla y multiplicarla, sometiéndola a controles precisos y regulaciones integrales. 11 Nota 2 anterior, 137.

Foucault está hablando aquí de un poder que luego designará como "biopoder", un poder que, de manera significativa, tiene un "positivo influencia en la vida ”(cursiva mía). Esta nueva bioEl poder constituye una 'transformación profunda de [los] mecanismos de poder' en la medida en que difiere de lo que Foucault asocia con las conceptualizaciones 'jurídico-discursivas' del poder como represivo y negativo: 12 Nota 2 supra, 82. un poder cuyos 'efectos toman la forma de límite y falta '. 13 Nota 2 supra, 83. De hecho, Foucault realiza una larga crítica de este funcionamiento represivo del poder tanto en La voluntad de conocimiento 14 Véase, en particular, la crítica de Foucault a la hipótesis represiva, nota 2 supra. También se analiza en profundidad en HL Dreyfus & amp P Rabinow Michel Foucault: Más allá del estructuralismo y la hermenéutica (1982). y La sociedad debe ser defendida, 15 Ver particularmente las dos primeras conferencias (nota 4 arriba). demostrando que tal poder funciona para ocultar otras capacidades de poder productivas o "positivas" que también están en juego particularmente, por ejemplo, dentro de la gubernamentalidad capitalista del siglo XIX.

La nueva bioenergía opera en cambio a través de redes dispersas, lo que en Seguridad, Territorio, Población Foucault nombra al dispositivo. 16 Nota 5 anterior. Esta dispositivo del poder trabaja desde abajo, desde el "nivel de vida" en sí mismo, 17 Nota 2 arriba, 137. y, como Foucault lo describió anteriormente en La sociedad debe ser defendida, "[E] t era un tipo de poder que presuponía una red estrechamente entrelazada de coacciones materiales en lugar de la existencia física de un soberano". 18 Nota 4 anterior, 36.

Es importante destacar que el biopoder no reemplazar funciones represivas y deductivas del poder, pero trabajaron junto con tales tecnologías de poder. Foucault escribe:

La "deducción" ha tendido a no ser ya la forma principal de poder, sino simplemente un elemento entre otros, que trabaja para incitar, reforzar, controlar, monitorear, optimizar y organizar las fuerzas bajo él: un poder inclinado a generar fuerzas, haciéndolas crecer. , y ordenarlos, en lugar de uno dedicado a obstaculizarlos, hacerlos someter o destruirlos. 19 Nota 2 anterior, 136.

Sin embargo, también de manera significativa, el funcionamiento estructural del biopoder, ya que opera a través de la dispositivo donde las líneas de poder se triangulan hacia afuera, habilita nuevos tipos de resistencia que pueden tener lugar en los múltiples puntos de contacto que atraviesan estas líneas de poder. 20 Para una crítica importante de la noción de dispositivo de Foucault, véase G Deleuze "¿Qué es un dispositivo?" En TJ Armstrong Michel Foucault Philosopher (1992) 159.

Genealogía del biopoder

En el último capítulo de La voluntad de saber titulado "Derecho a la muerte y poder sobre la vida", Foucault ofrece una breve genealogía de la biopolítica. Su frase inicial recuerda la visión schmittiana sobre el decisionismo que determina la soberanía, 21 C Schmitt, Teología política: cuatro capítulos sobre el concepto de soberanía (1922) (traducción de George Schwab, 1985). hablando de cómo "[d] o mucho tiempo, uno de los privilegios característicos del poder soberano fue el derecho a decidir la vida o la muerte". 22 Nota 2 supra, 135. Este poder soberano tenía forma jurídica. Era un poder sobre la vida que solo podía atestiguarse "a través de la muerte que él era capaz de exigir". 23 Nota 2 supra, 136. Así, como señala Foucault, el poder jurídico soberano era de hecho sólo un poder para "llevar vida o dejar vivir ", 24 Nota 2 supra, 136. mientras que el biopoder constituía" un poder para fomentar la vida o rechazarla hasta el punto de la muerte ". 25 Nota 2 anterior, 138.

En el siglo XVII la forma de poder soberano-jurídico comenzó a transformarse. Foucault traza la evolución de dos formas de poder que "no eran antitéticas" entre sí, que constituyen "dos polos de desarrollo unidos por un conjunto intermedio de relaciones". 26 Nota 2 supra, 139. El primer polo fue el poder disciplinario, un análisis del cual Foucault había desarrollado en su publicación anterior Disciplinar y castigar (1975), 27 M Foucault Discipline and Punish: The Birth of the Prison (1975) (trad. A Sheridan, 1995). y que tomó el cuerpo como foco de subjetivación. El segundo polo, Foucault describe lo siguiente:

El segundo, formado algo más tarde, se centró en el cuerpo de la especie, el cuerpo imbuido de la mecánica de la vida y que sirve de base a los procesos biológicos: propagación, nacimientos y mortalidad, el nivel de salud, esperanza de vida y longevidad, con todas las condiciones que pueden hacer que estos varíen. Su supervisión se llevó a cabo a través de toda una serie de intervenciones y controles regulatorios: una biopolítica de la población. (Cursiva en el original). 28 Nota 2 anterior, 139.

Durante este período se produjo, como relata Foucault, “una explosión de numerosas y diversas técnicas para lograr el sometimiento de los cuerpos y el control de las poblaciones, marcando el inicio de una era de“ biopoder ””. 29 Nota 2 arriba, 140. La genealogía de Foucault continúa cuando observa que estos dos polos de poder estaban 'todavía [...] claramente separados en el siglo XVIII', 30 Nota 2 arriba, 140. antes de comenzar a unirse 'en la forma de arreglos concretos que conformarían la gran tecnología del poder del siglo XIX ”. 31 Nota 2 arriba, 140. Uno de estos arreglos lo nombra como el discurso sobre la sexualidad.

En este punto, Foucault afirma que '[e] su biopoder fue sin duda un elemento indispensable en el desarrollo del capitalismo' que hizo posible 'la inserción controlada de los cuerpos en la maquinaria de producción y el ajuste de los fenómenos de población a procesos económicos ”. 32 Nota 2 anterior, 140-141. Este es un tema que Foucault recoge del La sociedad debe ser defendida curso de conferencias de dos años antes, en el que describe cómo "poderes más generales o beneficios económicos pueden introducirse en el juego de estas tecnologías de poder, que son a la vez relativamente autónomas e infinitesimales". 33 Nota 4 supra, 31. Continúa analizando cómo la burguesía comprendió los mecanismos disciplinarios del poder - desarrollados por ejemplo por el sistema carcelario - como una tecnología para la producción de cuerpos dóciles para el trabajo capitalista, vinculando explícitamente la racionalidad biopolítica con la desarrollo del capitalismo.

Racismo estatal

La biopolítica marca una transformación histórica significativa de una política de soberanía a una política de sociedad. Por lo tanto, genealógicamente, Foucault nos lleva de un 'soberano que debe ser defendido' 34 Nota 2 arriba, 137. a, como afirma el nombre de su ciclo de conferencias anterior, una sociedad (una especie, una población) que debe ser defendida. En La voluntad de saber Foucault describe cómo:

Las guerras ya no se libran en nombre de un soberano que debe ser defendido, se libran en nombre de la existencia de todos, poblaciones enteras se movilizan con el propósito de masacrar en masa en nombre de la necesidad de la vida: las masacres se han vuelto vitales. 35 Nota 2 anterior, 137.

En La sociedad debe ser defendida Foucault articula esto más a fondo:

[Una] batalla que tiene que ser librada no entre razas, sino por una raza que se presenta como la única raza verdadera, la raza que tiene el poder y tiene derecho a definir la norma, y ​​contra aquellos que se desvían de esa norma, contra aquellos que representan una amenaza para el patrimonio biológico. 36 Nota 4 arriba, 61.

Es en este cambio de la defensa del soberano a la defensa de la sociedad como la racionalidad política primordial del Estado que nace la noción de racismo estatal de Foucault. Lo describe como “un racismo que la sociedad dirigirá contra sí misma, contra sus propios elementos y sus propios productos […] el racismo interno de depuración permanente, y se convertirá en una de las dimensiones básicas de la normalización social”. 37 Nota 4 supra, 62. El racismo de Estado es, pues, para Foucault la característica esencial del Estado biopolítico moderno: es tanto la función del Estado moderno como lo que lo constituye.

Más allá de la biopolítica

El trabajo de Foucault sobre biopolítica y biopoder no ha estado exento de críticas, no solo en la medida en que su trabajo en esta área parece fugaz e incompleto. Achille Mbembe, por ejemplo, señala la falta de una contribución teórica de Foucault sobre cómo se pone a trabajar el biopoder en los sistemas de violencia y dominación, desarrollando así su noción de necropolítica que nombra al decisionismo soberano sobre la muerte: `` el poder y la capacidad de dictar quién puede ''. vivir y quién debe morir '.38 A Mbembe "Necropolitics" en Campbell y Sitze (nota 1 arriba) 161.

Otra aparente limitación del biopoder y la biopolítica ha sido su aparente desprecio por la subjetividad. En el enfoque de Foucault en una política de una población y una especie, el sujeto biopolítico no se concibe explícitamente dentro de su obra. Esto parece limitar la comprensión del lugar de la biopolítica y el biopoder dentro de la estrategia de Foucault. obra particularmente dada su afirmación en 1982 de que “el objetivo de mi trabajo durante los últimos veinte años […] ha sido crear una historia de los diferentes modos por los cuales, en nuestra cultura, los seres humanos se convierten en sujetos”. 39 M Foucault 'The Subject and Power' (1982) en M Foucault Power: Essential Works of Foucault 1954-1984 Volume 3 (traducción de R Hurley & amp Others, 2000) 326, 326. Sin embargo, es en este contexto que el biopoder y la biopolítica debe verse como un trabajo Juntos con otras tecnologías de poder —poder represivo y disciplinario— que operan más directamente sobre el cuerpo y sobre la subjetividad. Además, el de Mbembe crea un espacio crítico para una consideración del sujeto biopolítico - o necropolítico - en su análisis, señalado anteriormente.

Rachel Adams es investigadora principal del Consejo de Investigación de Ciencias Humanas de Sudáfrica.


Lista de lectura: 10 libros imprescindibles sobre política, sociedad y economía africanas para celebrar África en el 5º aniversario del blog de LSE

El 6 de junio de 2016 es el quinto aniversario del lanzamiento del África en LSE Blog. Para celebrar la ocasión, LSE Review of Books recomienda diez lecturas esclarecedoras sobre política, sociedad y economía africanas. También te puede interesar echar un vistazo diez publicaciones de blog recomendadas por África en la LSE para volver a visitar, cubriendo diversos temas como la transición urbana de África y # 8217, la cuestión de la tanda de penales en el fútbol y el despertar político de Mahatma Gandhi en Sudáfrica.

Los nombres de Nelson Mandela, Martin Luther King y Barack Obama son conocidos por todos por su condición de ganadores del Premio Nobel de la Paz, pero ¿cuántas personas podrían identificar a personas como Albert Luthuli o Wangari Maathi? Esta colección de ensayos se centra en las contribuciones más significativas a la paz en todo el continente. Esta obra bibliográfica clara, concisa y útil resultará de especial interés para quienes se dediquen a los asuntos internacionales, la historia o los estudios de paz, aunque su estilo accesible también la convierte en una lectura valiosa para el lector general.

Aili Mari Tripp argumenta provocativamente que los grandes conflictos pueden tener efectos disruptivos e igualitarios, catalizando una mayor representación legislativa de las mujeres. Ella demuestra cómo el conflicto a menudo ha empujado a las mujeres a dominios socialmente valorados, donde demuestran sus capacidades iguales y, por lo tanto, socavan las ideologías de género predominantes. Este libro arroja luz sobre procesos más amplios de cambio social igualitario que son comunes tanto al Norte como al Sur Global.

Este libro analiza de nuevo las estrategias de las campañas alemanas y aliadas, y la gran rivalidad entre el general Jan Christian Smuts, que se enfrentó a las fuerzas alemanas en África Oriental, y el general Lettow-Vorbeck, celebrado como el único general alemán en ocupar a los británicos. territorio y cuyas tropas terminaron la guerra invictas. Aunque este libro se presenta como un estudio multinacional de la guerra en África, su fuerza clave radica en el conocimiento íntimo del autor de la política interna en Sudáfrica.

Para 2030, las ciudades africanas habrán crecido en más de 350 millones de personas y el continente habrá superado la marca urbana del 50%. Este libro tiene como objetivo proporcionar una visión completa de los problemas clave (demográficos, culturales, políticos, técnicos, ambientales y económicos) que rodean la urbanización africana. Proporciona a los responsables de la formulación de políticas información muy necesaria, así como diversas vías a través de las cuales mejorar las ciudades para las generaciones futuras.

Los jóvenes urbanos que frecuentan los cibercafés de Ghana utilizan Internet en gran medida como una forma de orquestar encuentros a distancia y amasar lazos con el extranjero, actividades que antes se limitaban a las clases adineradas con educación universitaria. A medida que Internet se ha convertido en un medio para representar un yo más cosmopolita, este es un relato bien observado de cómo estos entusiastas de Internet han adoptado, y adaptado a sus propias prioridades, un sistema tecnológico que no fue diseñado pensando en ellos.

La persecución de personas en África por motivos de orientación sexual ha recibido una cobertura considerable en los medios de comunicación. Sin embargo, gran parte del análisis hasta ahora ha sido muy crítico con el liderazgo y la cultura africanos sin considerar los matices locales, los factores históricos y las influencias externas. Este libro, basado en una investigación pionera sobre la historia de las sexualidades y el compromiso con el activismo LGBTI actual, tiene como objetivo proporcionar una visión general comprensiva de los problemas en juego. Con una redacción clara y abundantes anotaciones, resultará una guía útil para académicos, trabajadores sociales y activistas.

La liberación de Nelson Mandela de la prisión en febrero de 1990 fue uno de los momentos más memorables de las últimas décadas. Llegó unos días después de la eliminación de la prohibición del Congreso Nacional Africano fundado hace un siglo y proscrito en 1960, trasladó su sede al extranjero y abrió lo que denominó Misión Externa. Durante los treinta años que siguieron a su prohibición, el ANC había luchado sin descanso contra el estado del apartheid. Finalmente votado para el cargo en 1994, el ANC considera hoy su lucha armada como el pilar central de su legitimidad. Este es un estudio impresionante del período de exilio del ANC.

El enriquecedor volumen presenta un panorama estimulante de las diversas posiciones que ocupan los miembros de las diásporas, como constructores de paz, inversores y miembros cívicos, así como las brechas existentes relacionadas con el estudio de las diásporas, incluidos los marcos teóricos y la incorporación y participación institucional del país anfitrión.

Con base en estudios de casos empíricos de África subsahariana, las contribuciones de este volumen buscan proporcionar nuevas perspectivas sobre los cambios inesperados, la agencia compleja y el dinamismo persistente que conllevan los procesos de desplazamiento. Este libro no solo cuestiona los muchos significados del desplazamiento, sino que también enfatiza la agencia y la creatividad poco investigadas inherentes a las economías de desplazamiento en África.

Esta colección editada aborda el agua como una necesidad pública esencial. El libro examina iniciativas globales, nacionales y locales de gobernanza del agua, centrándose particularmente en cuestiones de género, tecnología y cambio climático a través de estudios de África subsahariana. Este volumen es una introducción bien estructurada al tema del agua y el desarrollo que muestra la necesidad de aprovechar las iniciativas globales a través de una comprensión profunda de los contextos locales.

Corrupto, mal administrado y aparentemente sin esperanza: así es como algunos miembros de la comunidad internacional veían a Nigeria a principios de la década de 2000. Luego, Nigeria implementó un amplio conjunto de cambios económicos y políticos en un intento de & # 8216reformar lo irreformable & # 8217. Este libro tiene como objetivo contar la historia de cómo un equipo de reformadores dedicados y políticamente comprometidos se propuso arreglar una serie de instituciones rotas y, en el proceso, reposicionó la economía de Nigeria de manera que ayudó a crear un trampolín más diversificado para un crecimiento más estable a largo plazo. Este libro se recomienda a los lectores interesados ​​en el futuro de la energía y la región.


Ver el vídeo: Cinco Pensadores Modernos - Educatina (Noviembre 2021).