Información

Resultados de la Primaria de New Hampshire el 27 de enero de 2004 - Historia



Las primarias demócratas giran hacia el impredecible New Hampshire

La candidata presidencial demócrata, la senadora Elizabeth Warren, demócrata de Massachusetts, llega al Aeropuerto Regional Manchester-Boston en Manchester, Nueva Hampshire, el martes 4 de febrero de 2020, después de viajar desde Des Moines, Iowa después del caucus de Iowa. (Foto AP / Andrew Harnik)

NASHUA, N.H. (AP) - New Hampshire rara vez se inspira en Iowa. Y esta vez, no hay señales claras de todos modos.

Los aspirantes presidenciales demócratas llegaron el martes al pequeño estado de Nueva Inglaterra, recién salidos de vuelos nocturnos, llenos de cafeína y sin resultados oficiales de Iowa. Eso no impidió que muchos de ellos ofrecieran algún tipo de mensaje victorioso y aumentaran las apuestas sobre la importancia de New Hampshire.

"Todo lo que sabemos es extremadamente alentador", dijo Pete Buttigieg el martes después de recibir el respaldo de Jim Donchess, el alcalde de Nashua. No se esperaba que Bernie Sanders, cuya campaña dio a conocer los resultados de su propio caucus con la pretensión de ganar, saludaría a los votantes en el estado hasta la noche. Andrew Yang celebró un mitin a media noche en el aeropuerto al aterrizar en el estado, mientras que Elizabeth Warren, Amy Klobuchar y Joe Biden planificaron los eventos del mediodía.

New Hampshire había quedado en gran parte en segundo plano frente a Iowa hasta enero, pero el estado está preparado para asumir un papel más importante después de los resultados caóticos y retrasados ​​de Iowa.

“Creo que New Hampshire se vuelve más importante porque no sabemos con qué saldrá Iowa”, dijo Bill Shaheen, un miembro del Comité Nacional Demócrata del estado que respalda a Biden.

El concurso estatal del 11 de febrero es una primaria, que es mucho más simple que un caucus; la elección también está a cargo de los gobiernos estatales y locales, no de los partidos políticos, como Iowa. Una primaria funciona como una elección general, en la que la gente entra en la cabina de votación y selecciona un candidato. New Hampshire usa boletas de papel, y algunos lugares las cuentan electrónicamente.

“Incluso si esos sistemas fallaran, New Hampshire aún tendría elecciones e informaría los resultados al final de la noche”, dijo el martes por la mañana el subsecretario de Estado Dave Scanlan.

A la clase política del estado le ha gustado durante mucho tiempo caracterizar a New Hampshire como más influyente que Iowa, incluso cuando Iowa ha tenido un mejor historial de elegir al eventual nominado en recientes contiendas demócratas. Desde 2004, los votantes independientes de New Hampshire no han seguido el ejemplo de Iowa en una primaria presidencial demócrata abierta.

Si bien los votantes han sido cortejados por candidatos durante el año pasado, en fiestas en casas, ayuntamientos y mítines, aproximadamente la mitad dijo que aún no habían decidido a quién apoyar, según una encuesta de CNN de enero, lo que hace que la última semana antes de las primarias sea crítica. oportunidad para que los candidatos cierren el trato.

"Todos ustedes son extremadamente famosos en este estado por la gente que espera hasta los últimos cinco días para finalmente tomar una decisión", dijo Biden a sus seguidores en enero en una oficina de campaña en Manchester, la ciudad más grande del estado, con 110.000 personas.

Ninguno de los candidatos de primer nivel había considerado que ganar el estado era una obligación, aunque los resultados de Iowa pueden cambiar eso. Si bien existe la percepción de que debido a que Sanders proviene del vecino Vermont y Warren del vecino Massachusetts, necesitan que les vaya bien en New Hampshire, los sustitutos clave han suavizado la idea de que la victoria es necesaria.

De hecho, New Hampshire es más conocido por humillar al favorito que por elegir al ganador, al menos en las recientes elecciones demócratas. En 2008, el estado respaldó a Hillary Clinton sobre Barack Obama, iniciando una larga batalla por la nominación. Ocho años después, los votantes de New Hampshire opusieron a Clinton por Sanders.

“Queremos tomar nuestras propias decisiones. Somos algo contrarios ", dijo John Lynch, un exgobernador demócrata con una inclinación centrista que es partidaria de Biden.

Aún así, las encuestas muestran a Sanders a la cabeza, con competidores como Biden y Warren a la zaga.

"Es Bernie quien pierde", dijo Lou D'Allesandro, un senador estatal de larga data que respalda a Biden.

Eso es a pesar de que Sanders tuvo un comienzo tardío en el estado. Warren llenó al estado con más atención durante el verano, aunque Sanders ha mejorado sus esfuerzos desde entonces. La campaña de Sanders dice que tiene más de 150 empleados en New Hampshire, lo que le da al senador el personal más grande anunciado públicamente en el estado. Buttigieg tiene alrededor de 80 empleados, mientras que la campaña de Biden tiene más de 50 y la campaña de Warren tiene más de 55, según sus asistentes.

La mayoría de los principales candidatos, a excepción de Biden, publicaron anuncios de televisión en enero. New Hampshire tiene solo una red de televisión en todo el estado, y muchas personas en la parte sur del estado dependen de las estaciones de Boston para recibir noticias. Eso, combinado con el hecho de que los votantes de Massachusetts se muden al estado para aprovechar los bajos impuestos y las viviendas más baratas, significa que Warren es conocido por muchos votantes en New Hampshire.

La representante Annie Kuster, que respalda a Buttigieg, citó a los votantes y la naturaleza independiente # 8217 (hay más personas registradas sin un partido que los republicanos o los demócratas) y la historia de gobierno dividido a nivel estatal como razones por las que el mensaje de Buttigieg y los antecedentes personales pueden resonar.

"Es un electorado muy fluido", dijo. "Están muy sintonizados con la persona".

New Hampshire es más rico, más blanco y más antiguo que el resto del país. Pero si bien el desempleo es inferior al 3%, los salarios se han estancado durante la última década, aumentando mucho más lento que a nivel nacional, según un informe de la Escuela de Políticas Públicas Carsey de la Universidad de New Hampshire. El estado está lidiando con una población que envejece, particularmente en la zona rural de North Country, que requerirá un aumento en los trabajos de atención médica y cuidado personal en los próximos años. Mientras tanto, los residentes de New Hampshire tienen una de las deudas estudiantiles más altas del país. Todo eso se combina para mostrar por qué un candidato como Sanders podría atraer a los votantes en el estado en 2016.

Pero esta vez, tanto la congresista de Hawái Tulsi Gabbard como Yang están apelando a esos mismos votantes, y pasaron mucho más tiempo en New Hampshire que Sanders en enero.

Mientras tanto, el senador de Colorado Michael Bennet se saltó Iowa por completo para centrarse en New Hampshire. El lunes por la noche estaba celebrando su 47ª reunión en el ayuntamiento cuando los habitantes de Iowa asistían al caucus, y dijo que esperaba terminar en tercer lugar. Eso es todavía una posibilidad remota, según las encuestas. El ex gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, ha enfatizado de manera similar a New Hampshire, pero no parece beneficiarse de liderar un estado vecino.

Klobuchar ganó el respaldo de tres periódicos de New Hampshire, ofreciéndole una segunda mirada y mayor credibilidad en los días finales de la carrera.

Los votantes han presionado con frecuencia a los candidatos sobre la viabilidad de “Medicare para todos” y cómo los contendientes pretenden aprobar sus ambiciosos planes si su mandato comienza con un Senado controlado por los republicanos. Pero se apresuran a decir que su principal prioridad es derrotar al presidente Donald Trump.

Después de visitar a Yang en Colby-Sawyer College el martes por la tarde, Jeff Phillips, de Concord, dijo que aún no se había decidido por un partido, y mucho menos por un candidato.

"O me inclino por Klobuchar o, lo creas o no, voy a votar en las primarias republicanas por (el exgobernador de Massachusetts Bill) Weld, para que sea anti-Trump", dijo. "Honestamente, no sé qué voy a hacer y cuál sería más efectivo".

Jim Dykes, un hombre de 66 años de Hampton que salió a ver a Buttigieg, dijo que su principal preocupación es la "elegibilidad" y cree que un candidato más moderado como Buttigieg será la mejor opción para los demócratas.

Pero no estaba listo para comprometerse, diciendo que "todavía está pateando los neumáticos" con Buttigieg y otros candidatos.

La escritora de Associated Press Holly Ramer contribuyó a este informe desde New London, N.H.

Póngase al día con la campaña electoral de 2020 con expertos de AP en nuestro podcast semanal de política, "Ground Game".

Copyright 2021 The Associated Press. Reservados todos los derechos. Este material no puede ser publicado, difundido, reescrito o redistribuido.


Las primarias demócratas giran hacia el impredecible New Hampshire

La candidata presidencial demócrata, la senadora Elizabeth Warren, demócrata de Massachusetts, llega al Aeropuerto Regional Manchester-Boston en Manchester, N.H., el martes 4 de febrero de 2020, después de viajar desde Des Moines, Iowa, después del caucus de Iowa. (Foto AP / Andrew Harnik)

NASHUA, N.H. (AP) - New Hampshire rara vez se inspira en Iowa. Y esta vez, no hay señales claras de todos modos.

Los aspirantes presidenciales demócratas llegaron el martes al pequeño estado de Nueva Inglaterra, recién salidos de vuelos nocturnos, llenos de cafeína y sin resultados oficiales de Iowa. Eso no impidió que muchos de ellos ofrecieran algún tipo de mensaje victorioso y aumentaran las apuestas sobre la importancia de New Hampshire.

"Todo lo que sabemos es extremadamente alentador", dijo Pete Buttigieg el martes después de recibir el respaldo de Jim Donchess, el alcalde de Nashua. No se esperaba que Bernie Sanders, cuya campaña dio a conocer los resultados de su propio caucus con la pretensión de ganar, saludaría a los votantes en el estado hasta la noche. Andrew Yang celebró un mitin a media noche en el aeropuerto al aterrizar en el estado, mientras que Elizabeth Warren, Amy Klobuchar y Joe Biden planificaron los eventos del mediodía.

New Hampshire había pasado en gran medida a un segundo plano frente a Iowa hasta enero, pero el estado está preparado para asumir un papel más importante después de los resultados caóticos y retrasados ​​de Iowa.

“Creo que New Hampshire se vuelve más importante porque no sabemos con qué saldrá Iowa”, dijo Bill Shaheen, un miembro del Comité Nacional Demócrata del estado que respalda a Biden.

El concurso estatal del 11 de febrero es una primaria, que es mucho más simple que un caucus; la elección también está a cargo de los gobiernos estatales y locales, no de los partidos políticos, como Iowa. Una primaria funciona como una elección general, en la que la gente entra en la cabina de votación y selecciona un candidato. New Hampshire usa boletas de papel, y algunos lugares las cuentan electrónicamente.

“Incluso si esos sistemas fallaran, New Hampshire aún tendría elecciones e informaría los resultados al final de la noche”, dijo el martes por la mañana el subsecretario de Estado Dave Scanlan.

A la clase política del estado le ha gustado durante mucho tiempo caracterizar a New Hampshire como más influyente que Iowa, incluso cuando Iowa ha tenido un mejor historial de elegir al eventual nominado en recientes contiendas demócratas. Desde 2004, los votantes independientes de New Hampshire no han seguido el ejemplo de Iowa en una primaria presidencial demócrata abierta.

Si bien los votantes han sido cortejados por candidatos durante el año pasado, en fiestas en casas, ayuntamientos y mítines, aproximadamente la mitad dijo que aún no habían decidido a quién apoyar, según una encuesta de CNN de enero, lo que hace que la última semana antes de las primarias sea crítica. oportunidad para que los candidatos cierren el trato.

"Todos ustedes son extremadamente famosos en este estado por la gente que espera hasta los últimos cinco días para finalmente tomar una decisión", dijo Biden a sus seguidores en enero en una oficina de campaña en Manchester, la ciudad más grande del estado, con 110.000 personas.

Ninguno de los candidatos de primer nivel había considerado que ganar el estado era una obligación, aunque los resultados de Iowa pueden cambiar eso. Si bien existe la percepción de que debido a que Sanders proviene del vecino Vermont y Warren del vecino Massachusetts, necesitan que les vaya bien en New Hampshire, los sustitutos clave han suavizado la idea de que la victoria es necesaria.

De hecho, New Hampshire es más conocido por humillar al favorito que por elegir al ganador, al menos en las recientes elecciones demócratas. En 2008, el estado respaldó a Hillary Clinton sobre Barack Obama, iniciando una larga batalla por la nominación. Ocho años después, los votantes de New Hampshire opusieron a Clinton por Sanders.

“Queremos tomar nuestras propias decisiones. Somos algo contrarios ", dijo John Lynch, un exgobernador demócrata con una inclinación centrista que es partidaria de Biden.

Aún así, las encuestas muestran a Sanders a la cabeza, con competidores como Biden y Warren a la zaga.

"Es Bernie quien pierde", dijo Lou D'Allesandro, un senador estatal de larga data que respalda a Biden.

Eso es a pesar de que Sanders tuvo un comienzo tardío en el estado. Warren llenó el estado con más atención durante el verano, aunque Sanders ha mejorado sus esfuerzos desde entonces. La campaña de Sanders dice que tiene más de 150 empleados en New Hampshire, lo que le da al senador el personal más grande anunciado públicamente en el estado. Buttigieg tiene alrededor de 80 empleados, mientras que la campaña de Biden tiene más de 50 y la campaña de Warren tiene más de 55, según los asistentes.

La mayoría de los principales candidatos, a excepción de Biden, publicaron anuncios de televisión en enero. New Hampshire tiene solo una red de televisión en todo el estado, y muchas personas en la parte sur del estado dependen de las estaciones de Boston para recibir noticias. Eso, combinado con el hecho de que los votantes de Massachusetts se muden al estado para aprovechar los bajos impuestos y las viviendas más baratas, significa que Warren es conocido por muchos votantes en New Hampshire.

La representante Annie Kuster, que respalda a Buttigieg, citó a los votantes y la naturaleza independiente # 8217 (hay más personas registradas sin un partido que los republicanos o los demócratas) y la historia de gobierno dividido a nivel estatal como razones por las que el mensaje de Buttigieg y los antecedentes personales pueden resonar.

"Es un electorado muy fluido", dijo. "Están muy sintonizados con la persona".

New Hampshire es más rico, más blanco y más antiguo que el resto del país. Pero si bien el desempleo es inferior al 3%, los salarios se han estancado durante la última década, aumentando mucho más lento que a nivel nacional, según un informe de la Escuela de Políticas Públicas Carsey de la Universidad de New Hampshire. El estado está lidiando con una población que envejece, particularmente en la zona rural de North Country, que requerirá un aumento en los trabajos de atención médica y cuidado personal en los próximos años. Mientras tanto, los residentes de New Hampshire tienen una de las deudas estudiantiles más altas del país. Todo eso se combina para mostrar por qué un candidato como Sanders podría atraer a los votantes en el estado en 2016.

Pero esta vez, tanto la congresista de Hawái Tulsi Gabbard como Yang están apelando a esos mismos votantes, y pasaron mucho más tiempo en New Hampshire que Sanders en enero.

Mientras tanto, el senador de Colorado Michael Bennet se saltó Iowa por completo para centrarse en New Hampshire. El lunes por la noche estaba celebrando su 47ª reunión en el ayuntamiento cuando los habitantes de Iowa asistían al caucus, y dijo que esperaba terminar en tercer lugar. Eso es todavía una posibilidad remota, según las encuestas. El ex gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, ha enfatizado de manera similar a New Hampshire, pero no parece beneficiarse de liderar un estado vecino.

Klobuchar ganó el respaldo de tres periódicos de New Hampshire, ofreciéndole una segunda mirada y mayor credibilidad en los días finales de la carrera.

Los votantes han presionado con frecuencia a los candidatos sobre la viabilidad de “Medicare para todos” y cómo los contendientes pretenden aprobar sus ambiciosos planes si su mandato comienza con un Senado controlado por los republicanos. Pero se apresuran a decir que su principal prioridad es derrotar al presidente Donald Trump.

Después de visitar a Yang en Colby-Sawyer College el martes por la tarde, Jeff Phillips, de Concord, dijo que aún no se había decidido por un partido, y mucho menos por un candidato.

"O me inclino por Klobuchar o, lo creas o no, voy a votar en las primarias republicanas por (el exgobernador de Massachusetts Bill) Weld, para que sea anti-Trump", dijo. "Honestamente, no sé qué voy a hacer y cuál sería más efectivo".

Jim Dykes, un hombre de 66 años de Hampton que salió a ver a Buttigieg, dijo que su principal preocupación es la "elegibilidad" y cree que un candidato más moderado como Buttigieg será la mejor opción para los demócratas.

Pero no estaba listo para comprometerse, diciendo que "todavía está pateando los neumáticos" con Buttigieg y otros candidatos.

La escritora de Associated Press Holly Ramer contribuyó a este informe desde New London, N.H.

Póngase al día con la campaña electoral de 2020 con expertos de AP en nuestro podcast semanal de política, "Ground Game".

Copyright 2021 The Associated Press. Reservados todos los derechos. Este material no puede ser publicado, difundido, reescrito o redistribuido.


Las primarias demócratas giran hacia el impredecible New Hampshire

NASHUA, N.H. (AP) - New Hampshire rara vez se inspira en Iowa. Y esta vez, no hay señales claras de todos modos.

Los aspirantes presidenciales demócratas llegaron el martes al pequeño estado de Nueva Inglaterra, recién salidos de vuelos nocturnos, llenos de cafeína y sin resultados oficiales de Iowa. Eso no impidió que muchos de ellos ofrecieran algún tipo de mensaje victorioso y aumentaran las apuestas sobre la importancia de New Hampshire.

"Todo lo que sabemos es extremadamente alentador", dijo Pete Buttigieg el martes después de recibir el respaldo de Jim Donchess, el alcalde de Nashua. No se esperaba que Bernie Sanders, cuya campaña dio a conocer los resultados de su propio caucus con el pretexto de ganar, saludara a los votantes en el estado hasta la noche. Andrew Yang celebró un mitin a media noche en el aeropuerto al aterrizar en el estado, mientras que Elizabeth Warren, Amy Klobuchar y Joe Biden planificaron los eventos del mediodía.

New Hampshire había pasado en gran medida a un segundo plano frente a Iowa hasta enero, pero el estado está preparado para asumir un papel más importante tras los resultados caóticos y retrasados ​​de Iowa.

"New Hampshire se vuelve, creo, más importante porque no sabemos con qué saldrá Iowa", dijo Bill Shaheen, un miembro del Comité Nacional Demócrata del estado que respalda a Biden.

La contienda estatal del 11 de febrero es una primaria, que es mucho más simple que un caucus; la elección también está a cargo de los gobiernos estatales y locales, no de los partidos políticos, como Iowa. Una primaria funciona como una elección general, en la que la gente entra en la cabina de votación y selecciona un candidato. New Hampshire usa boletas de papel, y algunos lugares las cuentan electrónicamente.

“Incluso si esos sistemas fallaran, New Hampshire aún tendría elecciones e informaría los resultados al final de la noche”, dijo el martes por la mañana el subsecretario de Estado Dave Scanlan.

A la clase política del estado le ha gustado durante mucho tiempo caracterizar a New Hampshire como más influyente que Iowa, incluso cuando Iowa ha tenido un mejor historial de elegir al eventual candidato en las recientes contiendas demócratas. Desde 2004, los votantes independientes de New Hampshire no han seguido el ejemplo de Iowa en una primaria presidencial demócrata abierta.

Si bien los votantes han sido cortejados por candidatos durante el año pasado, en fiestas en casas, ayuntamientos y mítines, aproximadamente la mitad dijo que aún no habían decidido a quién apoyar, según una encuesta de CNN de enero, lo que hace que la última semana antes de las primarias sea crítica. oportunidad para que los candidatos cierren el trato.

"Todos ustedes son extremadamente famosos en este estado por la gente que espera hasta los últimos cinco días para finalmente tomar una decisión", dijo Biden a sus partidarios en enero en una oficina de campaña en Manchester, la ciudad más grande del estado, con 110.000 habitantes.

Ninguno de los candidatos de primer nivel había considerado que ganar el estado era una obligación, aunque los resultados de Iowa pueden cambiar eso. Si bien existe la percepción de que debido a que Sanders proviene del vecino Vermont y Warren del vecino Massachusetts, necesitan que les vaya bien en New Hampshire, los sustitutos clave han suavizado la idea de que la victoria es necesaria.

De hecho, New Hampshire es más conocido por humillar al favorito que por elegir al ganador, al menos en las recientes elecciones demócratas. En 2008, el estado respaldó a Hillary Clinton sobre Barack Obama, iniciando una larga batalla por la nominación. Ocho años después, los votantes de New Hampshire opusieron a Clinton por Sanders.

“Queremos tomar nuestras propias decisiones. Somos algo contrarios ", dijo John Lynch, un exgobernador demócrata con una inclinación centrista que es partidaria de Biden.

Aún así, las encuestas muestran a Sanders a la cabeza, con competidores como Biden y Warren a la zaga.

"Es Bernie quien pierde", dijo Lou D'Allesandro, un senador estatal de larga data que respalda a Biden.

Eso es a pesar de que Sanders tuvo un comienzo tardío en el estado. Warren llenó el estado con más atención durante el verano, aunque Sanders ha mejorado sus esfuerzos desde entonces. La campaña de Sanders dice que tiene más de 150 empleados en New Hampshire, lo que le da al senador el personal más grande anunciado públicamente en el estado. Buttigieg tiene alrededor de 80 empleados, mientras que la campaña de Biden tiene más de 50 y la campaña de Warren tiene más de 55, según sus asistentes.

La mayoría de los principales candidatos, a excepción de Biden, publicaron anuncios de televisión en enero. New Hampshire tiene solo una red de televisión en todo el estado, y muchas personas en la parte sur del estado dependen de las estaciones de Boston para recibir noticias. Eso, combinado con el hecho de que los votantes de Massachusetts se muden al estado para aprovechar los bajos impuestos y las viviendas más baratas, significa que Warren es conocido por muchos votantes en New Hampshire.

La representante Annie Kuster, que respalda a Buttigieg, citó la naturaleza independiente de los votantes (hay más personas registradas sin partido que los republicanos o los demócratas) y la historia de gobierno dividido a nivel estatal como razones por las que el mensaje y los antecedentes personales de Buttigieg pueden resonar.

"Es un electorado muy fluido", dijo. "Están muy sintonizados con la persona".

New Hampshire es más rico, más blanco y más antiguo que el resto del país. Pero si bien el desempleo es inferior al 3%, los salarios se han estancado durante la última década, aumentando mucho más lento que a nivel nacional, según un informe de la Escuela de Políticas Públicas Carsey de la Universidad de New Hampshire. El estado está lidiando con una población que envejece, particularmente en la zona rural de North Country, que requerirá un aumento en los trabajos de atención médica y cuidado personal en los próximos años. Mientras tanto, los residentes de New Hampshire tienen una de las deudas estudiantiles más altas del país. Todo eso se combina para mostrar por qué un candidato como Sanders podría atraer a los votantes en el estado en 2016.

Pero esta vez, tanto la congresista de Hawái Tulsi Gabbard como Yang están apelando a esos mismos votantes, y pasaron mucho más tiempo en New Hampshire que Sanders en enero.

Mientras tanto, el senador de Colorado Michael Bennet se saltó Iowa por completo para centrarse en New Hampshire. El lunes por la noche estaba celebrando su 47a reunión en el ayuntamiento cuando los habitantes de Iowa asistían al caucus, y dijo que esperaba terminar en tercer lugar. Eso sigue siendo una posibilidad remota, según las encuestas. El exgobernador de Massachusetts, Deval Patrick, ha enfatizado de manera similar a New Hampshire, pero no parece beneficiarse de liderar un estado vecino.

Klobuchar ganó el respaldo de tres periódicos de New Hampshire, ofreciéndole una segunda mirada y mayor credibilidad en los últimos días de la carrera.

Los votantes han presionado con frecuencia a los candidatos sobre la viabilidad de “Medicare para todos” y cómo los contendientes pretenden aprobar sus ambiciosos planes si su mandato comienza con un Senado controlado por los republicanos. Pero se apresuran a decir que su principal prioridad es derrotar al presidente Donald Trump.

Después de visitar a Yang en Colby-Sawyer College el martes por la tarde, Jeff Phillips, de Concord, dijo que aún no se había decidido por un partido, y mucho menos por un candidato.

"O me inclino por Klobuchar o, lo creas o no, voy a votar en las primarias republicanas por (el exgobernador de Massachusetts Bill) Weld, para que sea anti-Trump", dijo. "Honestamente, no sé qué voy a hacer y cuál sería más efectivo".

Jim Dykes, un hombre de 66 años de Hampton que salió a ver a Buttigieg, dijo que su principal preocupación es la "elegibilidad" y cree que un candidato más moderado como Buttigieg será la mejor opción de los demócratas.

Pero no estaba listo para comprometerse, diciendo que "todavía está pateando los neumáticos" con Buttigieg y otros candidatos.

(Copyright (c) 2021 The Associated Press. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, difundido, reescrito o redistribuido.)


Las primarias demócratas giran hacia el impredecible New Hampshire

NASHUA, N.H. (AP) - New Hampshire rara vez se inspira en Iowa. Y esta vez, no hay señales claras de todos modos.

Los aspirantes presidenciales demócratas llegaron el martes al pequeño estado de Nueva Inglaterra, recién salidos de vuelos nocturnos, llenos de cafeína y sin resultados oficiales de Iowa. Eso no impidió que muchos de ellos ofrecieran algún tipo de mensaje victorioso y aumentaran las apuestas sobre la importancia de New Hampshire.

"Todo lo que sabemos es extremadamente alentador", dijo Pete Buttigieg el martes después de recibir el respaldo de Jim Donchess, el alcalde de Nashua. No se esperaba que Bernie Sanders, cuya campaña dio a conocer sus propios resultados de caucus con el pretexto de ganar, saludaría a los votantes en el estado hasta la noche. Andrew Yang realizó un mitin a media noche en el aeropuerto al aterrizar en el estado, mientras que Elizabeth Warren, Amy Klobuchar y Joe Biden planificaron los eventos del mediodía.

New Hampshire había pasado en gran medida a un segundo plano frente a Iowa hasta enero, pero el estado está preparado para asumir un papel más importante después de los resultados caóticos y retrasados ​​de Iowa.

“Creo que New Hampshire se vuelve más importante porque no sabemos con qué saldrá Iowa”, dijo Bill Shaheen, un miembro del Comité Nacional Demócrata del estado que respalda a Biden.

La contienda estatal del 11 de febrero es una primaria, que es mucho más simple que un caucus; la elección también está a cargo de los gobiernos estatales y locales, no de los partidos políticos, como Iowa. Una primaria funciona como una elección general, en la que la gente entra en la cabina de votación y selecciona un candidato. New Hampshire usa boletas de papel, y algunos lugares las cuentan electrónicamente.

"Incluso si esos sistemas fallaran, New Hampshire aún tendría elecciones y reportaría los resultados al final de la noche", dijo el martes por la mañana el subsecretario de Estado Dave Scanlan.

A la clase política del estado le ha gustado durante mucho tiempo caracterizar a New Hampshire como más influyente que Iowa, incluso cuando Iowa ha tenido un mejor historial de elegir al eventual nominado en recientes concursos demócratas. Desde 2004, los votantes independientes de New Hampshire no han seguido el ejemplo de Iowa en una primaria presidencial demócrata abierta.

Si bien los votantes han sido cortejados por candidatos durante el año pasado, en fiestas en casas, ayuntamientos y mítines, aproximadamente la mitad dijo que aún no habían decidido a quién apoyar, según una encuesta de CNN de enero, lo que hace que la última semana antes de las primarias sea crítica. oportunidad para que los candidatos cierren el trato.

"Todos ustedes son extremadamente famosos en este estado por la gente que espera hasta los últimos cinco días para finalmente tomar una decisión", dijo Biden a sus partidarios en enero en una oficina de campaña en Manchester, la ciudad más grande del estado, con 110.000 personas.

Ninguno de los candidatos de primer nivel había considerado que ganar el estado era una obligación, aunque los resultados de Iowa pueden cambiar eso. Si bien existe la percepción de que debido a que Sanders proviene del vecino Vermont y Warren del vecino Massachusetts, necesitan que les vaya bien en New Hampshire, los sustitutos clave han suavizado la idea de que la victoria es necesaria.

De hecho, New Hampshire es más conocido por humillar al favorito que por elegir al ganador, al menos en las recientes elecciones demócratas. En 2008, el estado respaldó a Hillary Clinton sobre Barack Obama, iniciando una larga batalla por la nominación. Ocho años después, los votantes de New Hampshire opusieron a Clinton por Sanders.

“Queremos tomar nuestras propias decisiones. Somos algo contrarios ”, dijo John Lynch, un exgobernador demócrata con una inclinación centrista que es partidaria de Biden.

Aún así, las encuestas muestran a Sanders a la cabeza, con competidores como Biden y Warren a la zaga.

"Es Bernie quien pierde", dijo Lou D'Allesandro, un senador estatal de larga data que respalda a Biden.

Eso es a pesar de que Sanders tuvo un comienzo tardío en el estado. Warren llenó el estado con más atención durante el verano, aunque Sanders ha mejorado sus esfuerzos desde entonces. La campaña de Sanders dice que tiene más de 150 empleados en New Hampshire, lo que le da al senador el personal más grande anunciado públicamente en el estado. Buttigieg tiene alrededor de 80 empleados, mientras que la campaña de Biden tiene más de 50 y la campaña de Warren tiene más de 55, según los asistentes.

La mayoría de los principales candidatos, a excepción de Biden, publicaron anuncios de televisión en enero. New Hampshire tiene solo una red de televisión en todo el estado, y muchas personas en la parte sur del estado dependen de las estaciones de Boston para recibir noticias. Eso, combinado con el hecho de que los votantes de Massachusetts se muden al estado para aprovechar los bajos impuestos y las viviendas más baratas, significa que Warren es conocido por muchos votantes en New Hampshire.

La representante Annie Kuster, que respalda a Buttigieg, citó la naturaleza independiente de los votantes (hay más personas registradas sin un partido que los republicanos o los demócratas) y la historia de gobierno dividido a nivel estatal como razones por las que el mensaje y los antecedentes personales de Buttigieg pueden resonar.

“Es un electorado muy fluido”, dijo. "Están muy sintonizados con la persona".

New Hampshire es más rico, más blanco y más antiguo que el resto del país. Pero si bien el desempleo es inferior al 3%, los salarios se han estancado durante la última década, aumentando mucho más lento que a nivel nacional, según un informe de la Escuela de Políticas Públicas Carsey de la Universidad de New Hampshire. El estado está lidiando con una población que envejece, particularmente en la zona rural de North Country, que requerirá un aumento en los trabajos de atención médica y cuidado personal en los próximos años. Mientras tanto, los residentes de New Hampshire tienen una de las deudas estudiantiles más altas del país. Todo eso se combina para mostrar por qué un candidato como Sanders podría atraer a los votantes en el estado en 2016.

Pero esta vez, tanto la congresista de Hawái Tulsi Gabbard como Yang están apelando a esos mismos votantes, y pasaron mucho más tiempo en New Hampshire que Sanders en enero.

Mientras tanto, el senador de Colorado Michael Bennet se saltó Iowa por completo para centrarse en New Hampshire. Estaba celebrando su 47a reunión en el ayuntamiento el lunes por la noche cuando los habitantes de Iowa iban al caucus, y dijo que esperaba terminar en tercer lugar. Eso es todavía una posibilidad remota, según las encuestas. El exgobernador de Massachusetts, Deval Patrick, ha enfatizado de manera similar a New Hampshire, pero no parece beneficiarse de liderar un estado vecino.

Klobuchar ganó el respaldo de tres periódicos de New Hampshire, ofreciéndole una segunda mirada y mayor credibilidad en los últimos días de la carrera.

Los votantes han presionado con frecuencia a los candidatos sobre la viabilidad de “Medicare para todos” y cómo los contendientes pretenden aprobar sus ambiciosos planes si su mandato comienza con un Senado controlado por los republicanos. Pero se apresuran a decir que su principal prioridad es derrotar al presidente Donald Trump.

Después de ver a Yang en Colby-Sawyer College el martes por la tarde, Jeff Phillips, de Concord, dijo que aún no se había decidido por un partido, y mucho menos por un candidato.

"O me inclino por Klobuchar o, lo creas o no, voy a votar en las primarias republicanas por (el exgobernador de Massachusetts Bill) Weld, para que sea anti-Trump", dijo. “Honestly, I don’t know which I’m going to do, and which would be more effective.”

Jim Dykes, a 66-year-old from Hampton who came out to see Buttigieg, said his top concern is “electability,” and he thinks a more moderate candidate like Buttigieg will be the Democrats' best choice.

But he wasn't ready to commit, saying he's “still kicking the tires” on Buttigieg and other candidates.

Associated Press writer Holly Ramer contributed to this report from New London, N.H.

Catch up on the 2020 election campaign with AP experts on our weekly politics podcast, “ Ground Game.”


Every two years, the FEC publishes Federal Elections, a compilation of official, certified federal election results. These publications include primary, runoff and general election results for the Senate, the House of Representatives and (when applicable) the President.

The FEC also publishes a Combined Federal/State Disclosure and Election Directory. It provides contact information and links to the elections offices of the 50 states, the District of Columbia, American Samoa, Guam, Northern Mariana Islands, Puerto Rico and the U.S. Virgin Islands. See also this list of State Election Offices for information about candidates on state ballots and election results.

Resultados

To view Election Dates, please go to the Election Dates page.

Colegio electoral

The National Archives and Records Administration (NARA) is the federal agency responsible for coordinating certain functions of the Electoral College between the States and Congress in regard to the Electoral College vote for President. Access the Electoral College Home Page.


Local and National Obituary News & Personal Tributes

/>Sarah Jane Lavery Dec 1, 1934 - Jun 20, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 86 />Anges L. Vaal Feb 3, 1938 - Jun 20, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 83 />Adrien L. "Sonny" Tremblay Oct 24, 1942 - Jun 19, 2021 Goffstown, New Hampshire | Age 78 />Kaden D. Clegg Dec 10, 2008 - Jun 18, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 12 />Maria L. Vazquez Nov 15, 1942 - Jun 18, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 78 />Stephen E. Gilman Jun 16, 2021 Manchester, New Hampshire />Michael D. Cannata, Jr. Feb 9, 1945 - Jun 16, 2021 Deerfield, New Hampshire | Age 76 />Jeanne "Jhun" Doris LeBlanc Oct 1, 1961 - Jun 15, 2021 Bedford, New Hampshire | Age 59 />Jeffrey Allen Tellier Sep 30, 1974 - Jun 15, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 46 />Laurie Jean Piper Jul 24, 1951 - Jun 15, 2021 Bedford, New Hampshire | Age 69 />Richard J. Daigle May 26, 1951 - Jun 14, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 70 />Charles J Nutt Sep 15, 1960 - Jun 12, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 60 />Julie G. Clark Jun 22, 1953 - Jun 11, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 67 />Philip Gimas Jun 28, 1925 - Jun 11, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 95 />Michael L. Halliday Mar 14, 1956 - Jun 9, 2021 Bedford, New Hampshire | Age 65 />Carol J. Rutek Mar 20, 1942 - Jun 9, 2021 Goffstown, New Hampshire | Age 79 />Sarah Jane Lavery Dec 1, 1934 - Jun 20, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 86 />Anges L. Vaal Feb 3, 1938 - Jun 20, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 83 />Adrien L. "Sonny" Tremblay Oct 24, 1942 - Jun 19, 2021 Goffstown, New Hampshire | Age 78 />Kaden D. Clegg Dec 10, 2008 - Jun 18, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 12 />Maria L. Vazquez Nov 15, 1942 - Jun 18, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 78 />Stephen E. Gilman Jun 16, 2021 Manchester, New Hampshire />Michael D. Cannata, Jr. Feb 9, 1945 - Jun 16, 2021 Deerfield, New Hampshire | Age 76 />Jeanne "Jhun" Doris LeBlanc Oct 1, 1961 - Jun 15, 2021 Bedford, New Hampshire | Age 59 />Jeffrey Allen Tellier Sep 30, 1974 - Jun 15, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 46 />Laurie Jean Piper Jul 24, 1951 - Jun 15, 2021 Bedford, New Hampshire | Age 69 />Richard J. Daigle May 26, 1951 - Jun 14, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 70 />Charles J Nutt Sep 15, 1960 - Jun 12, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 60 />Julie G. Clark Jun 22, 1953 - Jun 11, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 67 />Philip Gimas Jun 28, 1925 - Jun 11, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 95 />Michael L. Halliday Mar 14, 1956 - Jun 9, 2021 Bedford, New Hampshire | Age 65 />Carol J. Rutek Mar 20, 1942 - Jun 9, 2021 Goffstown, New Hampshire | Age 79 />Michael D. Cannata, Jr. Feb 9, 1945 - Jun 16, 2021 Deerfield, New Hampshire | Age 76 />Julie G. Clark Jun 22, 1953 - Jun 11, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 67 />Kaden D. Clegg Dec 10, 2008 - Jun 18, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 12 />Richard J. Daigle May 26, 1951 - Jun 14, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 70 />Stephen E. Gilman Jun 16, 2021 Manchester, New Hampshire />Philip Gimas Jun 28, 1925 - Jun 11, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 95 />Michael L. Halliday Mar 14, 1956 - Jun 9, 2021 Bedford, New Hampshire | Age 65 />Sarah Jane Lavery Dec 1, 1934 - Jun 20, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 86 />Jeanne "Jhun" Doris LeBlanc Oct 1, 1961 - Jun 15, 2021 Bedford, New Hampshire | Age 59 />Charles J Nutt Sep 15, 1960 - Jun 12, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 60 />Laurie Jean Piper Jul 24, 1951 - Jun 15, 2021 Bedford, New Hampshire | Age 69 />Carol J. Rutek Mar 20, 1942 - Jun 9, 2021 Goffstown, New Hampshire | Age 79 />Jeffrey Allen Tellier Sep 30, 1974 - Jun 15, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 46 />Adrien L. "Sonny" Tremblay Oct 24, 1942 - Jun 19, 2021 Goffstown, New Hampshire | Age 78 />Anges L. Vaal Feb 3, 1938 - Jun 20, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 83 />Maria L. Vazquez Nov 15, 1942 - Jun 18, 2021 Manchester, New Hampshire | Age 78

Results of the New Hampshire Primary January 27th 2004 - History

NASHUA, N.H. (AP) — New Hampshire rarely takes its cues from Iowa. And this time, there aren’t clear cues anyway.

The Democratic presidential hopefuls descended on the small New England state on Tuesday, fresh off overnight flights, full of caffeine and without official results from Iowa. That didn’t stop many of them from offering some form of a victorious message — and raising the stakes on the importance of New Hampshire.

“Everything we know is extremely encouraging,” Pete Buttigieg said Tuesday after being endorsed by Jim Donchess, the mayor of Nashua. Bernie Sanders, whose campaign released its own caucus results with a claim of winning, wasn’t expected to greet voters in the state until the evening. Andrew Yang held a middle-of-the-night rally at the airport upon landing in the state, while Elizabeth Warren, Amy Klobuchar and Joe Biden planned midday events.

New Hampshire had largely taken a back seat to Iowa through January, but the state is poised to take on a more important role following Iowa’s delayed, chaotic results.

“New Hampshire becomes, I think, more important because we don’t know what Iowa’s going to come out with,” said Bill Shaheen, a Democratic National Committeeman from the state who is backing Biden.

The state’s Feb. 11 contest is a primary, which is far simpler than a caucus the election is also run by state and local governments, not the political parties, like Iowa. A primary works like a general election, with people going into the voting booth and selecting one candidate. New Hampshire uses paper ballots, with some places counting them electronically.

“Even if those systems failed, New Hampshire would still have an election and would report results at the end of the night,” Deputy Secretary of State Dave Scanlan said Tuesday morning.

The state’s political class has long liked to characterize New Hampshire as more influential than Iowa, even as Iowa has had a better track record of picking the eventual nominee in recent Democratic contests. Not since 2004 have New Hampshire’s independent-minded voters followed Iowa’s lead in an open Democratic presidential primary.

While voters have been courted by candidates for the past year, at house parties, town halls and rallies, about half said they still hadn’t decided whom to support, according to a January CNN poll, making the final week before the primary a critical opportunity for candidates to close the deal.

“You all are extremely famous in this state for folks waiting until the last five days to finally make up their minds,” Biden told supporters in January at a campaign office in Manchester, the state’s largest city, at 110,000 people.

None of the top-tier candidates had characterized winning the state as a must, though the results of Iowa may change that. While there is a perception that because Sanders hails from neighboring Vermont, and Warren from neighboring Massachusetts, they need to do well in New Hampshire, key surrogates have softened the idea that victory is necessary.

Indeed, New Hampshire is known more for humbling the front-runner than for picking the winner, at least in recent Democratic elections. In 2008, the state backed Hillary Clinton over Barack Obama, setting up a lengthy nomination battle. Eight years later, New Hampshire voters bucked Clinton for Sanders.

“We want to make up our own minds. We’re somewhat contrary,” said John Lynch, a former Democratic governor with a centrist bent who is a Biden supporter.

Still, polling shows Sanders in the lead, with competitors like Biden and Warren trailing behind.

“It is Bernie’s to lose,” said Lou D’Allesandro, a longtime state senator who is backing Biden.

That’s despite Sanders having a late start in the state. Warren showered the state with more attention through the summer, though Sanders has dialed up his efforts since. The Sanders campaign says it has over 150 staffers in New Hampshire, which gives the senator the largest publicly announced staff in the state. Buttigieg has about 80 staffers, while the Biden campaign has more than 50, and the Warren campaign has more than 55, according to aides.

Most of the major candidates, except for Biden, ran television ads in January. New Hampshire has just one statewide television network, and many people in the southern part of the state rely on Boston stations for news. That, combined with Massachusetts voters moving into the state to take advantage of the low taxes and cheaper housing, means Warren is known to many voters in New Hampshire.

Rep. Annie Kuster, who is backing Buttigieg, cited voters’ independent nature — more people are registered without a party than Republicans or Democrats — and history of divided government at the state level as reasons Buttigieg’s message and personal background can resonate.

“It’s a very fluid electorate,” she said. “They are very tuned in to the person.”

New Hampshire is richer, whiter and older than the rest of the country. But while unemployment is less than 3%, wages have stagnated over the past decade, rising far slower than nationally, according to a report from the University of New Hampshire’s Carsey School of Public Policy. The state is dealing with an aging population, particularly in the rural North Country, that will call for a ramp up in health care and personal care jobs in the coming years. Meanwhile, New Hampshire residents have some of the highest student debt in the country. All that combines to show why a candidate like Sanders could appeal to voters in the state in 2016.

But this time around, both Hawaii congresswoman Tulsi Gabbard and Yang are appealing to those same voters, and they spent far more time in New Hampshire than Sanders in January.

Colorado Sen. Michael Bennet, meanwhile, skipped Iowa entirely to focus on New Hampshire. He was holding his 47th town hall meeting on Monday night as Iowans went to caucus, and he said he’s hoping for a third-place finish. That’s still a long shot, based on polls. Former Massachusetts Gov. Deval Patrick has similarly emphasized New Hampshire but doesn’t seem to be benefiting from leading a neighboring state.

Klobuchar won the endorsements of three New Hampshire newspapers, offering her a second look and added credibility in the race’s closing days.

Voters have frequently pressed the candidates over the feasibility of “Medicare for All” and how the contenders intend to get their ambitious plans passed if their tenure begins with a Republican-controlled Senate. But they are quick to say that their main priority is defeating President Donald Trump.

After checking out Yang at Colby-Sawyer College on Tuesday afternoon, Jeff Phillips, of Concord, said he hadn’t yet settled on a party, let alone a candidate.

“I’m either leaning Klobuchar or, believe it or not, voting in the Republican primary for (former Massachusetts Gov. Bill) Weld, to be anti-Trump,” he said. “Honestly, I don’t know which I’m going to do, and which would be more effective.”

Jim Dykes, a 66-year-old from Hampton who came out to see Buttigieg, said his top concern is “electability,” and he thinks a more moderate candidate like Buttigieg will be the Democrats’ best choice.

But he wasn’t ready to commit, saying he’s “still kicking the tires” on Buttigieg and other candidates.

Associated Press writer Holly Ramer contributed to this report from New London, N.H.

Catch up on the 2020 election campaign with AP experts on our weekly politics podcast, “ Ground Game.”


NASHUA, N.H. (AP) — New Hampshire rarely takes its cues from Iowa. And this time, there aren’t clear cues anyway.

The Democratic presidential hopefuls descended on the small New England state on Tuesday, fresh off overnight flights, full of caffeine and without official results from Iowa. That didn’t stop many of them from offering some form of a victorious message — and raising the stakes on the importance of New Hampshire.

“Everything we know is extremely encouraging,” Pete Buttigieg said Tuesday after being endorsed by Jim Donchess, the mayor of Nashua. Bernie Sanders, whose campaign released its own caucus results with a claim of winning, wasn’t expected to greet voters in the state until the evening. Andrew Yang held a middle-of-the-night rally at the airport upon landing in the state, while Elizabeth Warren, Amy Klobuchar and Joe Biden planned midday events.

New Hampshire had largely taken a back seat to Iowa through January, but the state is poised to take on a more important role following Iowa’s delayed, chaotic results.

“New Hampshire becomes, I think, more important because we don’t know what Iowa’s going to come out with,” said Bill Shaheen, a Democratic National Committeeman from the state who is backing Biden.

The state’s Feb. 11 contest is a primary, which is far simpler than a caucus the election is also run by state and local governments, not the political parties, like Iowa. A primary works like a general election, with people going into the voting booth and selecting one candidate. New Hampshire uses paper ballots, with some places counting them electronically.

“Even if those systems failed, New Hampshire would still have an election and would report results at the end of the night,” Deputy Secretary of State Dave Scanlan said Tuesday morning.

The state’s political class has long liked to characterize New Hampshire as more influential than Iowa, even as Iowa has had a better track record of picking the eventual nominee in recent Democratic contests. Not since 2004 have New Hampshire’s independent-minded voters followed Iowa’s lead in an open Democratic presidential primary.

While voters have been courted by candidates for the past year, at house parties, town halls and rallies, about half said they still hadn’t decided whom to support, according to a January CNN poll, making the final week before the primary a critical opportunity for candidates to close the deal.

“You all are extremely famous in this state for folks waiting until the last five days to finally make up their minds,” Biden told supporters in January at a campaign office in Manchester, the state’s largest city, at 110,000 people.

None of the top-tier candidateshad characterized winning the state as a must, though the results of Iowa may change that. While there is a perception that because Sanders hails from neighboring Vermont, and Warren from neighboring Massachusetts, they need to do well in New Hampshire, key surrogates have softened the idea that victory is necessary.

Indeed, New Hampshire is known more for humbling the front-runner than for picking the winner, at least in recent Democratic elections. In 2008, the state backed Hillary Clinton over Barack Obama, setting up a lengthy nomination battle. Eight years later, New Hampshire voters bucked Clinton for Sanders.

“We want to make up our own minds. We’re somewhat contrary,” said John Lynch, a former Democratic governor with a centrist bent who is a Biden supporter.

Still, polling shows Sanders in the lead, with competitors like Biden and Warren trailing behind.

“It is Bernie’s to lose,” said Lou D’Allesandro, a longtime state senator who is backing Biden.

That’s despite Sanders having a late start in the state. Warren showered the state with more attention through the summer, though Sanders has dialed up his efforts since. The Sanders campaign says it has over 150 staffers in New Hampshire, which gives the senator the largest publicly announced staff in the state. Buttigieg has about 80 staffers, while the Biden campaign has more than 50, and the Warren campaign has more than 55, according to aides.

Most of the major candidates, except for Biden, ran television ads in January. New Hampshire has just one statewide television network, and many people in the southern part of the state rely on Boston stations for news. That, combined with Massachusetts voters moving into the state to take advantage of the low taxes and cheaper housing, means Warren is known to many voters in New Hampshire.

Rep. Annie Kuster, who is backing Buttigieg, cited voters’ independent nature — more people are registered without a party than Republicans or Democrats — and history of divided government at the state level as reasons Buttigieg’s message and personal background can resonate.

“It’s a very fluid electorate,” she said. “They are very tuned in to the person.”

New Hampshire is richer, whiter and older than the rest of the country. But while unemployment is less than 3%, wages have stagnated over the past decade, rising far slower than nationally, according to a report from the University of New Hampshire’s Carsey School of Public Policy. The state is dealing with an aging population, particularly in the rural North Country, that will call for a ramp up in health care and personal care jobs in the coming years. Meanwhile, New Hampshire residents have some of the highest student debt in the country. All that combines to show why a candidate like Sanders could appeal to voters in the state in 2016.

But this time around, both Hawaii congresswoman Tulsi Gabbard and Yang are appealing to those same voters, and they spent far more time in New Hampshire than Sanders in January.

Colorado Sen. Michael Bennet, meanwhile, skipped Iowa entirely to focus on New Hampshire. He was holding his 47th town hall meeting on Monday night as Iowans went to caucus, and he said he’s hoping for a third-place finish. That’s still a long shot, based on polls. Former Massachusetts Gov. Deval Patrick has similarly emphasized New Hampshire but doesn’t seem to be benefiting from leading a neighboring state.

Klobuchar won the endorsements of three New Hampshire newspapers, offering her a second look and added credibility in the race’s closing days.

Voters have frequently pressed the candidates over the feasibility of “Medicare for All” and how the contenders intend to get their ambitious plans passed if their tenure begins with a Republican-controlled Senate. But they are quick to say that their main priority is defeating President Donald Trump.

After checking out Yang at Colby-Sawyer College on Tuesday afternoon, Jeff Phillips, of Concord, said he hadn’t yet settled on a party, let alone a candidate.

“I’m either leaning Klobuchar or, believe it or not, voting in the Republican primary for (former Massachusetts Gov. Bill) Weld, to be anti-Trump,” he said. “Honestly, I don’t know which I’m going to do, and which would be more effective.”

Jim Dykes, a 66-year-old from Hampton who came out to see Buttigieg, said his top concern is “electability,” and he thinks a more moderate candidate like Buttigieg will be the Democrats’ best choice.

But he wasn’t ready to commit, saying he’s “still kicking the tires” on Buttigieg and other candidates.

Associated Press writer Holly Ramer contributed to this report from New London, N.H.

Catch up on the 2020 election campaign with AP experts on our weekly politics podcast, “ Ground Game.”

Copyright 2021 The Associated Press. Reservados todos los derechos. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.


Democratic primary pivots to unpredictable New Hampshire

Democratic presidential candidate Sen. Elizabeth Warren, D-Mass., arrives at the Manchester-Boston Regional Airport in Manchester, N.H., Tuesday, Feb. 4, 2020, after traveling from Des Moines, Iowa following the Iowa caucus. (AP Photo/Andrew Harnik)

NASHUA, N.H. (AP) — New Hampshire rarely takes its cues from Iowa. And this time, there aren’t clear cues anyway.

The Democratic presidential hopefuls descended on the small New England state on Tuesday, fresh off overnight flights, full of caffeine and without official results from Iowa. That didn’t stop many of them from offering some form of a victorious message — and raising the stakes on the importance of New Hampshire.

“Everything we know is extremely encouraging,” Pete Buttigieg said Tuesday after being endorsed by Jim Donchess, the mayor of Nashua. Bernie Sanders, whose campaign released its own caucus results with a claim of winning, wasn’t expected to greet voters in the state until the evening. Andrew Yang held a middle-of-the-night rally at the airport upon landing in the state, while Elizabeth Warren, Amy Klobuchar and Joe Biden planned midday events.

New Hampshire had largely taken a back seat to Iowa through January, but the state is poised to take on a more important role following Iowa’s delayed, chaotic results.

“New Hampshire becomes, I think, more important because we don’t know what Iowa’s going to come out with,” said Bill Shaheen, a Democratic National Committeeman from the state who is backing Biden.

The state’s Feb. 11 contest is a primary, which is far simpler than a caucus the election is also run by state and local governments, not the political parties, like Iowa. A primary works like a general election, with people going into the voting booth and selecting one candidate. New Hampshire uses paper ballots, with some places counting them electronically.

“Even if those systems failed, New Hampshire would still have an election and would report results at the end of the night,” Deputy Secretary of State Dave Scanlan said Tuesday morning.

The state’s political class has long liked to characterize New Hampshire as more influential than Iowa, even as Iowa has had a better track record of picking the eventual nominee in recent Democratic contests. Not since 2004 have New Hampshire’s independent-minded voters followed Iowa’s lead in an open Democratic presidential primary.

While voters have been courted by candidates for the past year, at house parties, town halls and rallies, about half said they still hadn’t decided whom to support, according to a January CNN poll, making the final week before the primary a critical opportunity for candidates to close the deal.

“You all are extremely famous in this state for folks waiting until the last five days to finally make up their minds,” Biden told supporters in January at a campaign office in Manchester, the state’s largest city, at 110,000 people.

None of the top-tier candidateshad characterized winning the state as a must, though the results of Iowa may change that. While there is a perception that because Sanders hails from neighboring Vermont, and Warren from neighboring Massachusetts, they need to do well in New Hampshire, key surrogates have softened the idea that victory is necessary.

Indeed, New Hampshire is known more for humbling the front-runner than for picking the winner, at least in recent Democratic elections. In 2008, the state backed Hillary Clinton over Barack Obama, setting up a lengthy nomination battle. Eight years later, New Hampshire voters bucked Clinton for Sanders.

“We want to make up our own minds. We’re somewhat contrary,” said John Lynch, a former Democratic governor with a centrist bent who is a Biden supporter.

Still, polling shows Sanders in the lead, with competitors like Biden and Warren trailing behind.

“It is Bernie’s to lose,” said Lou D’Allesandro, a longtime state senator who is backing Biden.

That’s despite Sanders having a late start in the state. Warren showered the state with more attention through the summer, though Sanders has dialed up his efforts since. The Sanders campaign says it has over 150 staffers in New Hampshire, which gives the senator the largest publicly announced staff in the state. Buttigieg has about 80 staffers, while the Biden campaign has more than 50, and the Warren campaign has more than 55, according to aides.

Most of the major candidates, except for Biden, ran television ads in January. New Hampshire has just one statewide television network, and many people in the southern part of the state rely on Boston stations for news. That, combined with Massachusetts voters moving into the state to take advantage of the low taxes and cheaper housing, means Warren is known to many voters in New Hampshire.

Rep. Annie Kuster, who is backing Buttigieg, cited voters’ independent nature — more people are registered without a party than Republicans or Democrats — and history of divided government at the state level as reasons Buttigieg’s message and personal background can resonate.

“It’s a very fluid electorate,” she said. “They are very tuned in to the person.”

New Hampshire is richer, whiter and older than the rest of the country. But while unemployment is less than 3%, wages have stagnated over the past decade, rising far slower than nationally, according to a report from the University of New Hampshire’s Carsey School of Public Policy. The state is dealing with an aging population, particularly in the rural North Country, that will call for a ramp up in health care and personal care jobs in the coming years. Meanwhile, New Hampshire residents have some of the highest student debt in the country. All that combines to show why a candidate like Sanders could appeal to voters in the state in 2016.

But this time around, both Hawaii congresswoman Tulsi Gabbard and Yang are appealing to those same voters, and they spent far more time in New Hampshire than Sanders in January.

Colorado Sen. Michael Bennet, meanwhile, skipped Iowa entirely to focus on New Hampshire. He was holding his 47th town hall meeting on Monday night as Iowans went to caucus, and he said he’s hoping for a third-place finish. That’s still a long shot, based on polls. Former Massachusetts Gov. Deval Patrick has similarly emphasized New Hampshire but doesn’t seem to be benefiting from leading a neighboring state.

Klobuchar won the endorsements of three New Hampshire newspapers, offering her a second look and added credibility in the race’s closing days.

Voters have frequently pressed the candidates over the feasibility of “Medicare for All” and how the contenders intend to get their ambitious plans passed if their tenure begins with a Republican-controlled Senate. But they are quick to say that their main priority is defeating President Donald Trump.

After checking out Yang at Colby-Sawyer College on Tuesday afternoon, Jeff Phillips, of Concord, said he hadn’t yet settled on a party, let alone a candidate.

“I’m either leaning Klobuchar or, believe it or not, voting in the Republican primary for (former Massachusetts Gov. Bill) Weld, to be anti-Trump,” he said. “Honestly, I don’t know which I’m going to do, and which would be more effective.”

Jim Dykes, a 66-year-old from Hampton who came out to see Buttigieg, said his top concern is “electability,” and he thinks a more moderate candidate like Buttigieg will be the Democrats’ best choice.

But he wasn’t ready to commit, saying he’s “still kicking the tires” on Buttigieg and other candidates.

Associated Press writer Holly Ramer contributed to this report from New London, N.H.

Catch up on the 2020 election campaign with AP experts on our weekly politics podcast, “ Ground Game.”

Copyright 2021 The Associated Press. Reservados todos los derechos. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.


Ver el vídeo: Πρωτοσέλιδα Ιστορία, ΕΤ1, Συμφωνία της Βάρκιζας, Μέρος 1ο (Enero 2022).