Información

El increíble descubrimiento de la momia de la cueva espiritual


Muchas tradiciones culturales que rodean a la muerte están destinadas a preservar el legado de una persona. Sin embargo, pocas almas podrían haber esperado ser recordadas durante tanto tiempo. Tampoco podían imaginar la cantidad de controversia e investigación científica que provocarían miles de años después de su muerte. Tal es el caso del hombre encontrado sepultado en Spirit Cave, 13 millas al este de Fallon, Nevada. El cuerpo conservado de forma natural se descubrió por primera vez en la década de 1940, pero luego se archivó hasta la década de 1990. Hoy, la batalla por el patrimonio cultural se libra mientras los científicos y los nativos americanos se disputan el destino del difunto.

En 1940, Sydney y Georgia Wheeler fueron contratados por la Comisión de Parques del Estado de Nevada para excavar cuevas secas en la cuenca de Lahontan (noroeste de Nevada). La extracción de guano en la región amenazaba con destruir sitios arqueológicos aún no descubiertos, por lo que el estado quería encontrar y rescatar cualquier artefacto importante. Ese verano, la pareja pasó por muchas cuevas en todo el condado de Churchill. Un día, a principios de agosto, Sydney resultó herido cuando se vio obligado a esquivar rápidamente una serpiente de cascabel enojada. Afortunadamente no fue mordido; sin embargo, se lastimó el tobillo hasta el punto en que su movilidad se redujo considerablemente. Los Wheeler buscaron refugio en una cueva cercana e inexplorada cerca de la carretera, lo que les permitió mantenerse alejados del sol abrasador del desierto mientras esperaban a que un automóvil pasara por la carretera poco transitada. Siendo arqueólogos curiosos, pasaron su tiempo examinando la cueva.

Extensión del lago prehistórico Lahontan ( CC BY-SA 3.0 )

"Lo que encontraron", escribió Amy Dansie del Departamento de Antropología del Museo del Estado de Nevada, "fue un ejemplo notable de preservación del clima árido".

Los Wheeler se habían topado con dos cuerpos envueltos en dos tule (una planta de los pantanos que se usa para tejer) junto con 67 artefactos que incluyen cuchillos, huesos de animales y cestas. El primer cuerpo estaba en mal estado pero el segundo, enterrado un poco más profundo, estaba muy bien conservado. Se cree que el calor y la aridez de la cueva del desierto secaron rápidamente el cadáver, dejándolo parcialmente momificado. La cabeza estaba completamente intacta e incluso un poco de cabello permaneció en su lugar.

  • Cueva de Lovelock: ¿Una historia de gigantes o una historia de ficción gigante?
  • El arte rupestre más antiguo de América del Norte
  • Los chamanes del Valle de la Muerte de hace mucho tiempo: misiones de visión y ritos mágicos

Schoenoplectus acutus, también conocido como tule.

Análisis de momias

Investigaciones posteriores revelaron que el hombre tenía entre 45 y 55 años y medía 1,57 metros (5 pies y 2 pulgadas) de altura. Su cráneo estaba fracturado y tenía horribles abscesos en los dientes, lo que significa que probablemente sufrió una dolorosa enfermedad de las encías. Llevaba mocasines y estaba envuelto en un sudario cuidadosamente tejido, lo que sugiere que la gente de la zona estaba usando telares antes de lo que se pensaba. Finalmente, se encontraron huesos de pescado en sus intestinos momificados, lo que refleja la historia de la Gran Cuenca como un lago antes de que el agua se secara a medida que los glaciares retrocedían.

La momia descubrió. ( friendsofpast.org)

Eventualmente, los Wheelers llamaron a un transeúnte y, con la ayuda de algunos residentes locales, lograron llevar el cuerpo con cuidado a la ciudad. Fue fotografiado, estimado en unos 1.500 años, y luego colocado en una caja sellada en un estante en el Museo del Estado de Nevada. Los Wheelers han muerto desde entonces, sin saber nunca el increíble descubrimiento que desenterraron.

Otra foto de la momia descubierta por los Wheeler. (friendsofpast.org)

Revisitando la cueva

En 1994, el antropólogo R. Erv Taylor de la Universidad de California en Riverside tuvo la oportunidad de volver a visitar la Momia de la Cueva del Espíritu con lo último en tecnología de citas. Usando espectrometría de masas con acelerador, Taylor y su equipo probaron 17 muestras que incluían cabello, huesos, textiles y madera. Entonces, fueron sorprendentes los resultados de que los investigadores creían que había habido un error o que el método era defectuoso. Sin embargo, exámenes secundarios verificaron los resultados: de hecho, la momia fue enterrada hace 9.415 años (más o menos 25 años).

"Es una gran sorpresa", dijo Robson Bonnichsen, director del Centro para el Estudio de los Primeros Estadounidenses y profesor de antropología en la Universidad Estatal de Oregón, en una entrevista con el New York Times. “Es una sorpresa muy agradable. Esta persona proporcionará una visión real de cómo era la gente de la época y qué estilo de vida tenían ".

  • Diez ejemplos misteriosos de arte rupestre del mundo antiguo
  • El misterio de la identidad del hombre Kennewick finalmente resuelto: el ADN es nativo americano
  • Niño de 24.000 años revela los orígenes de los nativos americanos

Reconstrucción de la momia. (friendsofpast.org)

La Ley de Repatriación y Protección de Tumbas de los Nativos Americanos (NAGPRA) fue promulgada en 1990 para preservar los sitios de enterramiento de los Nativos Americanos existentes y devolver los restos a sus tribus apropiadas. En 1997, la Tribu Paiute-Shoshone de la Reserva Fallon de Nevada presentó un reclamo NAGPRA sobre la Momia de la Cueva del Espíritu y los artefactos encontrados con él. La Oficina de Administración de Tierras (BLM) declaró que, según los hallazgos preliminares, la Momia de la Cueva del Espíritu no estaba afiliada a ninguna tribu nativa americana conocida y, por lo tanto, el reclamo de NAGPRA no es válido.

“No hay evidencia geográfica que indique cuánto tiempo los Paiute del Norte han ocupado el área de Spirit Cave antes del contacto europeo a principios del siglo XIX y ninguna que indique quién, si es que hubo alguien, vivió allí en un momento anterior”, dijo el BLM en un comunicado. Los restos "son anteriores a las tribus Paiute del Norte contemporáneas y no pueden estar afiliados culturalmente a ninguna de ellas".


Los 10 misterios principales de civilizaciones antiguas o perdidas

Comprender nuestro pasado es lo que buscan hacer los historiadores y antropólogos. Mirando hacia atrás, seremos testigos de cómo las civilizaciones suben y bajan, mientras la humanidad camina por un camino muy repetitivo de construcción y destrucción. Aún así, hay algunas culturas antiguas que nos parecen increíblemente ajenas, leyendas y extraños encuentros no hacen más que ensombrecer a algunos de estos pueblos. Se dice que algunos son muy avanzados y tranquilos solo para desaparecer con algún cataclismo y otros, a pesar de las historias y relatos de encuentros, nunca parecen haber existido. Aquí hay una lista de misterios que rodean a los pueblos antiguos.

La mayoría de los egiptólogos creen que la Gran Esfinge en la meseta de Giza tiene unos 4.500 años. Pero ese número es solo eso y una creencia, una teoría, no un hecho. Como dice Robert Bauval en & lsquoThe Age of the Sphinx & rsquo, & ldquot, no había inscripciones y ni una sola & ndash tallada en una pared o en una estela o escrita en la multitud de papiros & rdquo que asocia la Esfinge con este período de tiempo. Entonces, ¿cuándo se construyó? John Anthony West desafió la edad aceptada del monumento cuando notó la erosión vertical en su base, que solo podría haber sido causada por una larga exposición al agua en forma de fuertes lluvias. ¿En medio del desierto? ¿De dónde vino el agua? ¡Da la casualidad de que esta zona del mundo experimentó tales lluvias y ndash hace unos 10.500 años! Esto haría que la Esfinge tuviera más del doble de su edad actualmente aceptada. Bauval y Graham Hancock han calculado que la Gran Pirámide también se remonta aproximadamente al 10.500 a. C. & ndash anterior a la civilización egipcia. Esto plantea las preguntas: ¿Quién los construyó y por qué?

I & rsquoll solo señala que la forma general de la esfinge es una formación natural en esa parte del mundo, debido a los vientos y la arena. Los egiptólogos señalan que los egipcios habrían notado la forma de gato y luego tallado en las características.

Las famosas líneas de Nazca se pueden encontrar en un desierto a unas 200 millas al sur de Lima, Perú. En una llanura que mide aproximadamente 37 millas de largo y una milla de ancho hay líneas grabadas y figuras que han desconcertado al mundo científico desde su descubrimiento en la década de 1930. Las líneas corren perfectamente rectas, algunas paralelas entre sí, muchas de las cuales se cruzan, lo que hace que las líneas parezcan desde el aire como pistas de un aeropuerto antiguo. Esto llevó a Erich von Daniken en su libro Chariots of the Gods a sugerir que en realidad eran pistas de aterrizaje para naves extraterrestres. Más intrigantes son las gigantescas figuras de unos 70 animales tallados en el suelo y un mono, una araña y un colibrí, entre otros. El enigma es que estas líneas y figuras son de tal escala que solo pueden reconocerse desde una gran altura. Entonces, ¿cuál es su significado? Algunos creen que tienen un propósito astronómico, mientras que otros creen que sirvieron en ceremonias religiosas. Una teoría reciente sugiere que las líneas conducen a fuentes de agua preciosa. La verdad es que nadie lo sabe realmente.

Hay muchas, muchas, muchas teorías sobre la verdadera ubicación de la Atlántida. Recibimos la leyenda de la Atlántida de Platón, quien escribió sobre la hermosa y tecnológicamente avanzada isla del tamaño de un continente allá por el 370 a.C., pero su descripción de su ubicación era limitada y vaga. Muchos, por supuesto, concluyen que la Atlántida nunca existió realmente. Aquellos que creen que existió han buscado pruebas o al menos pistas en casi todos los rincones del mundo. Las famosas profecías de Edgar Cayce & rsquos decían que los restos de la Atlántida se encontrarían alrededor de las Bermudas, y en 1969, se encontraron formaciones geométricas de piedra cerca de Bimini (también conocido como The Bimini Road) que, según los creyentes, confirmaron la predicción de Cayce & rsquos. Otras ubicaciones propuestas para Atlantis incluyen la Antártida, México, frente a la costa de Inglaterra, posiblemente incluso frente a la costa de Cuba (ver más abajo). La controversia y las teorías probablemente continuarán hasta que alguien descubra un letrero que diga: & ldquoWelkommen zu Atlantis! Come en Joe & rsquos. & Rdquo Para obtener un artículo más profundo sobre Atlantis, haz clic aquí.

Ha habido mucho alboroto sobre las supuestas profecías del calendario maya. Más gente le teme, quizás, de lo que temían las catástrofes pronosticadas para el año 2000. Toda la inquietud se basa en el hallazgo de que el calendario maya & ldquoLong Count & rdquo termina en una fecha que corresponde a nuestro 21 de diciembre de 2012. ¿Qué significa esto? ¿El fin del mundo a través de algún cataclismo global o guerra? ¿El comienzo de una nueva era, una nueva era para la humanidad? Tales profecías tienen una larga tradición de no cumplirse. Pero la única forma en que nos enteramos con seguridad es esperar y ver. Sin embargo, por si acaso, en 2012 es posible que desee hacer sus compras navideñas con anticipación.

En 1940, el equipo arqueológico formado por marido y mujer, Sydney y Georgia Wheeler, encontraron una momia en & lsquoSpirit Cave & rsquo a trece millas al este de Fallon, Nevada. Al entrar en la Cueva del Espíritu, descubrieron los restos de dos personas envueltas en esteras de tule. Un conjunto de restos, enterrado más profundamente que el otro, había sido parcialmente momificado (la cabeza y el hombro derecho). Los Wheelers, con la ayuda de los residentes locales, recuperaron un total de sesenta y siete artefactos de la cueva. Estos artefactos fueron examinados en el Museo del Estado de Nevada, donde se estimó que tenían entre 1.500 y 2.000 años de antigüedad. 54 años después, en 1994, el antropólogo R. Erv Taylor de la Universidad de California, Riverside, examinó diecisiete de los artefactos de la Cueva del Espíritu utilizando espectrometría de masas. Los resultados indicaron que la momia tenía aproximadamente 9.400 años y mucho más que cualquier momia norteamericana conocida anteriormente. Un estudio adicional determinó que la momia exhibe características caucasoides que se asemejan a los Ainu (un pueblo étnico japonés), aunque no se ha establecido una afiliación definitiva.

La edición del 5 de abril de 1909 de la Gaceta de Arizona presentó un artículo titulado "Exploraciones en el Gran Cañón: hallazgos notables indican que los pueblos antiguos emigraron de Oriente". Según el artículo, la expedición fue financiada por el Instituto Smithsonian y descubrió artefactos que, si se verificaban, lo harían. , ponga la historia convencional en su oreja. Dentro de una caverna, excavada en roca sólida por manos humanas, se encontraron tablillas con jeroglíficos, armas y herramientas de cobre, estatuas de deidades egipcias y momias. Aunque es muy intrigante, la verdad de esta historia está en duda simplemente porque el sitio nunca se ha vuelto a encontrar. El Smithsonian niega todo conocimiento del descubrimiento, y varias expediciones en busca de la caverna han llegado con las manos vacías. ¿El artículo fue solo una broma? & ldquoSi bien no se puede descartar que toda la historia es un elaborado engaño de periódico, & rdquo escribe el investigador / explorador David Hatcher Childress, & ldquot; el hecho de que estaba en la portada, nombró a la prestigiosa Institución Smithsonian, y dio una historia muy detallada que se prolongó por varias páginas, confiere mucho a su credibilidad. Es difícil creer que una historia así haya surgido de la nada. & Rdquo Los partidarios también afirman que las áreas restringidas (de las cuales incluso los trabajadores del Cañón) son evidencia del encubrimiento.

El legendario mundo perdido de Mu, a veces llamado Lemuria, es casi tan famoso como la Atlántida y, de hecho, tiene un paralelo cercano a él en ocasiones. Según la tradición de muchas islas del Pacífico, Mu era un paraíso tropical "parecido al Edén" ubicado en algún lugar del Pacífico que se hundió, junto con todos sus hermosos habitantes, hace miles de años (suena familiar). Al igual que Atlantis, existe un debate en curso sobre si realmente existió y, de ser así, dónde.

Se dice que Cristóbal Colón "descubrió" América, pero, por supuesto, todos sabemos mejor que esto, ya que mucho antes de él, las personas / pueblos habían estado allí, incluso se habían establecido. Los nativos americanos llegaron allí muchos siglos antes que Colón, y hay buena evidencia de que los exploradores de otras civilizaciones también vencieron a Colón aquí. Ahora se han encontrado artefactos que sugieren que las culturas antiguas exploraron el continente. Se han encontrado monedas y cerámica griegas y romanas en los Estados Unidos y México. Se encontraron estatuas egipcias de Isis y Osiris en México, así como evidencia de egipcios en el Gran Cañón (ver arriba). También se han encontrado artefactos antiguos hebreos y asiáticos. Las historias de viajeros de tierras lejanas en los mitos nativos y el folclore también sugieren probabilidad.

La verdad es que sabemos muy poco acerca de las culturas antiguas y viajeras.

En mayo de 2001, Advanced Digital Communications (ADC) realizó un descubrimiento emocionante que estaba cartografiando el fondo del océano de las aguas territoriales de Cuba y los rsquos. Las lecturas del sonar revelaron algo inesperado y bastante sorprendente a 700 metros de profundidad: piedras dispuestas en un patrón geométrico que se parecía mucho a las ruinas de una ciudad. "La naturaleza no podría haber construido nada tan simétrico". Esto no es natural, pero no sabemos qué es ”, dijo Paul Weinzweig, de ADC. ¿Una gran ciudad hundida? National Geographic mostró un gran interés en el sitio y participó en investigaciones posteriores. En 2003, un minisubmarino se lanzó a explorar las estructuras. Paulina Zelitsky de ADC dijo que vieron una estructura que parece que podría haber sido un gran centro urbano. Sin embargo, sería totalmente irresponsable decir qué fue antes de que tengamos pruebas. & Rdquo

Frente a la costa sur de Okinawa, Japón, bajo 20 a 100 pies de agua se encuentran estructuras enigmáticas que pueden haber sido construidas por alguna civilización antigua y antigua. Los escépticos dicen que las formaciones grandes y escalonadas son probablemente de origen natural (lo que parece una locura al mirar las imágenes). "Luego, a fines del verano del año siguiente", escribe Frank Joseph en un artículo para Atlantis Rising, "otro buceador en las aguas de Okinawa se sorprendió al ver un enorme arco o puerta de entrada de enormes bloques de piedra bellamente encajados a la manera de la mampostería prehistórica que se encuentra entre las ciudades incas al otro lado del Océano Pacífico, en la Cordillera de los Andes de América del Sur. Esto parece confirmar que se trata de ruinas hechas por el hombre. La arquitectura incluye lo que parecen ser calles pavimentadas y cruces de caminos, grandes formaciones en forma de altar, escaleras que conducen a amplias plazas y caminos procesionales coronados por pares de elementos imponentes que se asemejan a pilones. Si es una ciudad hundida, es enorme. Se ha sugerido que podría ser la civilización perdida de Mu o Lemuria (ver arriba).


El ADN antiguo ha revelado conexiones sorprendentes entre los primeros pueblos de América

¿Quiénes fueron los primeros estadounidenses? Si bien tenemos algunas ideas aproximadas, la respuesta a esta pregunta ha sido objeto de debate durante mucho tiempo.

Ahora, las comparaciones entre dos conjuntos extraordinarios de antiguos restos estadounidenses han agregado muchos detalles a la expansión de las poblaciones humanas antiguas por el Nuevo Mundo hace más de 13.000 años. Y muestra una conexión sorprendente y de gran alcance entre los nativos del norte, sur y centroamericanos.

Lo que comenzó como una simple historia de migración se está convirtiendo rápidamente en una intrincada red de movimiento y polinización cruzada, que revela conexiones que se extienden no solo a las profundidades de América del Sur, sino quizás a todo el mundo.

(Michelle O'Reilly, Celda)

Dos grupos de investigación separados han comparado secuencias genéticas tomadas de una variedad de especímenes recolectados de Alaska a la Patagonia para revelar nuevos detalles sobre la expansión de las poblaciones nativas americanas.

La 'vieja' historia sobre la llegada de los humanos a los continentes americanos ha sido bastante simple, en gran parte gracias a una relativa falta de información.

Pequeños grupos de personas viajaron lentamente a través del Estrecho de Bering cuando la última gran edad de hielo se derritió hace más de 20.000 años, y tardó miles de años en extenderse por la tierra y, finalmente, en América del Sur. Eso es lo que sabemos.

La imagen que nos queda es un árbol invertido, con un tronco sólido en el norte y ramas divergentes y floreciendo con nuevos cultivos.

Por supuesto, la historia de los asentamientos humanos nunca iba a ser tan sencilla. El mapa de la evolución humana en todo el mundo, como estamos aprendiendo, es cualquier cosa menos una calle de un solo sentido que termina en callejones sin salida.

Pero si bien los puntos de inicio y finalización son claros, el momento y el movimiento preciso de los linajes familiares se han dejado a nuestra imaginación.

Los restos de un niño que murió en lo que hoy es Montana hace unos 12,700 años ha proporcionado a dos grupos de investigadores un hito sólido desde el que trabajar en sus esfuerzos por identificar las relaciones entre las diversas poblaciones.

El llamado niño Anzick es el entierro más antiguo conocido en América del Norte, descubierto junto con herramientas que representan a un pueblo que hasta hace poco había sido considerado como los primeros ocupantes del continente, la cultura Clovis.

Un grupo de investigadores comparó las secuencias de ADN del niño Anzick con las tomadas de otro espécimen que contenía registros: los restos momificados más antiguos del continente.

La momia de Spirit Cave es un cuerpo que fue desenterrado en el noroeste de Nevada en la década de 1940, y se ha pensado que representa una cultura aún más antigua que los Clovis, basándose en sus propias herramientas únicas.

Los restos de 10.600 años fueron rápidamente reclamados por la tribu Fallon Paiute-Shoshone como un antepasado que merecía repatriación, con un análisis genético posterior que demostró que estaba más estrechamente relacionado con los nativos americanos modernos que cualquier otra población del mundo.

Los investigadores ahora han identificado un vínculo genético entre el niño Anzick y la momia de Spirit Cave, argumentando que incluso si eran culturalmente distintos, genéticamente compartían un conjunto relativamente reciente de antepasados.

Trazar una línea entre el niño Anzick y la momia de Spirit Cave fue solo el primer paso. El equipo también mostró que había vínculos entre los restos del niño Anzick y los restos de 10,000 años de Lagoa Santa en Brasil, con un ancestro común que data de hace unos 14,000 años, un vínculo entre la cultura Clovis y América del Sur que no se esperaba.

Un segundo equipo internacional de investigadores analizó de forma independiente la asombrosa cantidad de 49 conjuntos de restos de América Central y del Sur que datan de alrededor de 11.000 años, utilizando también al niño Anzick como punto de referencia.

Identificaron relaciones aún más estrechas entre los restos de Clovis y restos de 9.300 a 10.900 años de Brasil, Chile y Belice.

"Estos [hallazgos] son ​​fascinantes ya que abren nuevas puertas de entrada a la investigación arqueológica y genética", explicó el coautor Nathan Nakatuska a Sarah Sloat en Inverso.

"Anteriormente no se sabía que la cultura Clovis se extendía a América del Sur, y es increíble que estas personas pudieran migrar a través de América del Norte, Central y del Sur. Además, la nueva migración a los Andes del Sur no fue previamente conocido, y no estamos seguros de qué eventos históricos llevaron a esto ".

Resolver el misterio de por qué ocurrieron separaciones tan rápidas es ahora la gran pregunta. Para complicar aún más las cosas, ambos equipos identificaron nuevas oleadas de genes que ingresan a poblaciones que se extienden hacia el norte y el sur a lo largo de los milenios.

Ninguno de estos movimientos reemplazó a las poblaciones existentes, sino que muestra un crisol de migraciones que refluían y fluían. Esa idea de árbol invertido está siendo reemplazada rápidamente por una red mucho más compleja, que se ha expandido y se ha asentado en múltiples direcciones durante miles de años.

Más extraño aún es el indicio de ascendencia de Australasia que se deslizó entre los genes, insinuando un misterio más profundo que hasta ahora tiene pocas pistas para continuar.

"¿Cómo llegó ahí? No tenemos idea", le dijo a Lizzie Wade el genetista José Víctor Moreno-Mayar de la Universidad de Copenhague en Revista de ciencia.

No hay duda de que con una mejor tecnología y más muestras genéticas continuaremos revelando el rico tapiz de las primeras culturas estadounidenses, uno que podría extenderse más de lo que imaginamos.


Las 10 momias más antiguas del mundo

Las momias son un elemento básico de la cultura popular moderna y, a menudo, aparecen en obras de terror ficticias. Si bien nunca ha habido historias de momias reales reanimadas, el examen de sus cuerpos proporciona una visión significativa del pasado. Al estudiar estas momias, sabemos qué comieron, cómo pasaron los últimos días de su vida, su historial médico e incluso la causa de su muerte.

La mayoría de las momias más antiguas jamás descubiertas fueron preservadas naturalmente por factores como el calor árido del desierto, el barro o capas de hielo espeso. Las personas momificadas intencionalmente más antiguas se encontraron en América del Sur y datan de aproximadamente 5000 a. C., miles de años antes de que los egipcios comenzaran a preservar a sus muertos.

10. Ramsés II

Año de muerte: 1213 a. C.
Localización: Valle de los Reyes, Tebas, Egipto
Sexo: Masculino
Año descubierto: 1881

fuente de la foto: Wikimedia Commons

Ramsés II, también conocido como Ramsés el Grande, a menudo se considera el faraón más grande, poderoso y célebre del Antiguo Imperio Egipcio. Fue el tercer faraón de Egipto y la 19ª dinastía y gobernó entre 1279 y 1213 a. C.

Ramsés II fue originalmente enterrado en una tumba en el Valle de los Reyes, pero más tarde fue trasladado (debido al saqueo) por los sacerdotes a la tumba de la reina Inhapy. Su cuerpo fue trasladado nuevamente tres días después a la tumba del sumo sacerdote Pinudjem II; esta historia está inscrita en el lienzo que cubre su cuerpo. Durante los exámenes del cuerpo de Ramsses II & # 8217, los investigadores descubrieron que originalmente era un pelirrojo y que tenía artritis, lo que le hizo caminar con la espalda encorvada hacia el final de su vida.

9. Rey Tutankhamon

Año de muerte: 1323 a. C.
Localización: Valle de los Reyes, Tebas, Egipto
Sexo: Masculino
Año descubierto: 1922

fuente de la foto: Wikimedia Commons

El descubrimiento de la tumba del rey Tutankhamon & # 8216 (comúnmente llamado rey Tut) es uno de los hallazgos arqueológicos más famosos de la era moderna. Su tumba es una de las más intactas jamás encontradas y ha producido más de 5.398 artefactos. Dado que la tumba y el cuerpo de Tutankamón # 8217 estaban bien conservados, los investigadores han podido aprender mucho sobre los entierros reales, la momificación y las tumbas del Antiguo Egipto y la XVIII Dinastía.

Dado que inicialmente no se sabía mucho sobre la muerte de Tutankamón, se han propuesto varias teorías de conspiración que se han infiltrado en la cultura popular a través de películas, televisión y libros de ficción. Sin embargo, los investigadores creen que la muerte de Tutankamón fue inesperada y accidental, lo que explica por qué no existen registros sobre su muerte y por qué su cámara funeraria era pequeña para un faraón.

8. Chica Egtved

Año de muerte: Hacia 1370 a. C.
Localización: Egtved, Dinamarca
Sexo: Mujer
Año descubierto: 1921

fuente de la foto: Wikimedia Commons

La niña Egtved es una momia conocida de Dinamarca, que fue enterrada en un ataúd bien conservado que se descubrió en 1921. Aunque el ataúd del tronco de un árbol estaba bien conservado, los huesos de la niña no sobrevivieron y solo su ropa , cabello, uñas y algunos dientes estaban en buenas condiciones. También dentro de su ataúd estaban los restos incinerados de un niño que tenía unos 5 o 6 años.

Los historiadores creen que la joven era sacerdotisa de un culto al sol escandinavo debido a los símbolos en espiral en su cinturón. Una investigación más reciente ha revelado que la niña no era originaria de Dinamarca, sino de la Selva Negra en Alemania. Se cree que pudo haberse casado con un cacique en Dinamarca para formar una alianza estratégica.

7. Amenhotep I

Año de muerte: 1506 a. C.
Localización: Deir el-Bahari, Egipto
Sexo: Masculino
Año descubierto: Desconocido

fuente de la foto: Wikimedia Commons

La momia de Amenhotep I es única y presenta una de las máscaras faciales más exquisitas y mejor conservadas de cualquier momia real egipcia. Dado que la mascarilla es tan delicada y hermosa, Amenhotep I es la única momia real que no ha sido desenvuelta y estudiada por los egiptólogos modernos. Amehotep I fue el segundo faraón de Egipto y la XVIII Dinastía.

Gobernó desde aproximadamente 1526 a. C. hasta su muerte en 1506 a. C. En algún momento durante la dinastía XX (1189 a. C. – 1077 a. C.) o 21 (1069 a. C. a 945 a. C.), la momia de Amenhotep I y # 8217 se trasladó de su lugar de descanso original (que se desconoce) al alijo de Deir el-Bahri y se ocultó con otras momias reales de Egipto y período de tiempo del Nuevo Reino.

6. Lady Rai

Año de muerte: c.1530 a. C.
Localización: Tebas, Egipto
Sexo: Mujer
Año descubierto: 1881

fuente de la foto: Wikimedia Commons

Lady Rai es una de las momias más antiguas descubiertas en Egipto. Fue descubierta en 1881 y los investigadores estiman que tenía entre 30 y 40 años cuando murió alrededor de 1530 a. C. Por los escritos que se dejaron sobre Lady Rai, sabemos que fue la niñera de la reina Ahmose-Nefertari, que fue la primera reina de la XVIII Dinastía del Antiguo Egipto. El cuerpo momificado de Ahmose Inhapy, la tía de Ahmose-Nefertari, fue encontrado en el ataúd exterior de Lady Rai.

En 2009, los investigadores realizaron una tomografía computarizada del cuerpo de Lady Rai y descubrieron que tenía aterosclerosis. Ella es la momia más antigua conocida con la enfermedad y varias otras momias egipcias también muestran signos de aterosclerosis.

5. Ötzi el hombre de hielo

Año de muerte: c. 3300 a. C.
Localización: Alpes de Ötztal, cerca de Hauslabjoch en la frontera entre Austria e Italia
Sexo: Masculino
Año descubierto: 1991

fuente de la foto: Wikimedia Commons

fuente de la foto: Wikimedia Commons

Ötzi the Iceman es una de las momias más famosas del mundo. Su descubrimiento accidental en 1991 por dos turistas alemanes en una caminata atrajo inmediatamente la cobertura de los medios de todo el mundo. Desde que se recuperó de los Alpes de Ötztal, que le dan su nombre, ha sido objeto de un amplio estudio. Debido a la ubicación de su muerte, el cuerpo de Ötzi estaba bien conservado por el hielo.

A través de diferentes pruebas, ahora sabemos varias cosas sobre Ötzi: tiene parientes vivos que comparten un ancestro común que vivió hace 10,000 - 12,000 años tenía más de 50 tatuajes en todo el cuerpo, tenía anomalías anatómicas, así como varios problemas de salud y su dieta consistía en de polen y cabras. En 2012, los científicos pudieron extraer glóbulos rojos del cuerpo de Ötzi.

4. Gebelein Man ("Ginger")

Año de muerte: 3400 a. C.
Localización: Gebelein (ahora llamado Naga el-Gherira), Egipto
Sexo: Masculino
Año descubierto: 1896

fuente de la foto: Wikimedia Commons

El hombre de Gebelein es el más conocido de los seis cuerpos momificados de forma natural descubiertos en tumbas cerca de Gebelein (ahora llamado Naga el-Gherira), Egipto. El hombre de Gebelein fue el primero descubierto en el sitio en 1896 y desde 1901, el cuerpo se exhibe en el Museo Británico. La momia fue apodada Ginger por su cabello visiblemente rojo.

En 2012, una nueva investigación reveló que el hombre de Gebelein probablemente fue asesinado. Los investigadores siempre han notado la herida en la superficie de la piel de las momias, pero no descubrieron cuán dañado estaba su cuerpo hasta que realizaron una autopsia digital. Descubrieron que su omóplato y la costilla debajo de ese omóplato estaban dañados, lo que sugiere que tuvo una muerte violenta.

3. Momia Tashwinat

Año de muerte: 3500 - 3300 a. C.
Localización: Sitio arqueológico de Uan Muhuggiag en Libia
Sexo: Masculino
Año descubierto: 1958

fuente de la foto: mummipedia.wikia.com

La Momia Tashwinat encontrada en el sitio arqueológico de Uan Muhuggiag en Libia tiene entre 5400 y 5600 años. La edad de la momia es significativa porque es anterior a cualquiera de las momias encontradas en el vecino Egipto. Fue descubierto por el profesor Fabrizio Mori en 1958.

La momia es un niño pequeño, de unos 3 años, que fue encontrado en posición fetal. El cuerpo fue embalsamado, cuidadosamente envuelto con hojas y cubierto por una piel de antílope, sus entrañas fueron reemplazadas con hierbas silvestres para ayudar con su preservación.

La Momia Tashiwnat es actualmente la momia más antigua conocida de África. Desde su descubrimiento, los investigadores ahora creen que la momificación en África no comenzó en Egipto, sino probablemente en otras partes del continente por una civilización desconocida.

2. Momias Chinchorro

Año de muerte: 7020 a. C. (el más antiguo llamado Acha Man) - 3000 a. C.
Localización: Norte de Chile y sur de Perú.
Sexo: Masculinos y femeninos
Año descubierto: 1917

fuente de la foto: Wikimedia Commons

Las Momias Chinchorro se consideran algunas de las momias más antiguas del mundo. Desde que se descubrieron por primera vez en 1917, se han descubierto más de 282 momias en los cementerios a lo largo de la estrecha franja costera desde Ilo en el sur de Perú hasta Antofagasta en el norte de Chile.

Alrededor del 29 por ciento de las momias se conservaron de forma natural, incluida la momia más antigua del grupo, el Acha Man. Alrededor del 5000 a. C., la gente de Chinchorro comenzó a momificar a sus muertos a propósito, unos 2000 años antes de que los egipcios comenzaran con la práctica. El Chinchorro continuó preservando a sus muertos hasta aproximadamente 3000 a. C. y desarrolló tres estilos distintos de momificación: negro, rojo y cubierto de barro.

1. Momia de la cueva espiritual

Año de muerte: Hace 9.400 años
Localización: Spirit Cave, Fallon, Nevada
Sexo: Masculino
Año descubierto: 1940

fuente de la foto: friendsofpast.org

La Momia de la Cueva del Espíritu es la momia conocida más antigua del mundo. Fue descubierto por primera vez en 1940 por Sydney y Georgia Wheeler, un equipo arqueológico formado por marido y mujer. La Momia de la Cueva del Espíritu fue preservada naturalmente por el calor y la aridez de la cueva en la que se encontró.


Seis de los restos humanos más antiguos encontrados en los EE. UU.

Recientemente compartimos algunos de los ejemplos más sorprendentes de arqueología antigua en los Estados Unidos. Esta semana, viajamos aún más atrás en el tiempo para aprender sobre algunos de los primeros habitantes conocidos de nuestro país.

1. Mujer de Minnesota

Pelican Rapids es una ciudad tranquila ubicada a lo largo del río Pelican en el centro oeste de Minnesota, y fue aquí, en 1931, donde los trabajadores de la construcción que renovaban la Ruta 59 de los EE. UU. Desenterraron los restos esqueléticos de una adolescente. Conchas deterioradas cubrían el esqueleto que de otro modo sería prístino. Enterrado cerca del cuerpo había un colgante de caracola y una daga hecha con el cuerno de un alce. The remains were eventually turned over to Dr. Albert Jenks from the University of Minnesota, who analyzed the skeleton and dubbed it "Minnesota Man," despite recognizing the remains were those of a woman. Subsequent analysis over the ensuing decades concluded that the remains were roughly 8,000 years old, and that the girl was a proto-indian who likely drowned in the glacial lake which once submerged much of the area. She was rightfully renamed "Minnesota Woman" in 1976.

2. Spirit Cave Mummy

The skeleton of 10,600-year-old man shrouded in a rabbit-skin blanket and reed mats is the oldest known mummy ever found in the United States. Strewn about the Nevada cave where the mummy was discovered were numerous artifacts, along with the cremated remains of three other individuals. The mummy may have more to tell us, but alas, his story and fate have been controversial. After decades of legal battles, the mummy was repatriated to the Fallon Paiute-Shoshone Tribe in 2016 for reburial.

3. La Brea Woman

More than 3.5 million fossils from at least 600 different species have been discovered in Los Angeles' famed La Brea Tar Pits. The geological oddity, where sticky natural asphalt bubbles up from the ground, has been ensnaring animals for as long as 50,000 years. In all that time, La Brea has claimed one human that we know of. Her remains were uncovered over a century ago. Scientists' best estimate is that she was between 18 and 25 years old when captured by the muck around 10,200 years ago.

4. Arlington Springs Man

The remains of Arlington Springs Man, discovered on Santa Rosa Island off the coast of Southern California, aren't much to look at – just two thigh bones are all that remain. However, radiocarbon dating of the bones suggests that the man who once owned them lived over 13,000 years ago! That would make his remains the oldest ever found in North America. Moreover, according to John R. Johnson, Curator of Anthropology at the Santa Barbara Museum of Natural History, Arlington Springs Man "lends support for a theory that the earliest peoples to enter the Western Hemisphere may have migrated along the Pacific coast from Siberia and Alaska using boats."

5. Kennewick Man

Kennewick Man, perhaps the best known and most controversial ancient human remains in the United States, was found jutting from a patch of eroded dirt along the Columbia River near Kennewick Washington just 22 years ago. In life, roughly 9,000 years in the past, he spent much of his time moving around by water, hunting and eating marine animals and drinking glacial meltwater. In death, his remains were constantly the focus of lawsuits between indigenous peoples who sought to bury the remains and archaeologists who sought to learn from them. After DNA tests confirmed that Kennewick Man was closely related to modern day Native Americans, his remains were returned and reburied at an undisclosed location.

6. Anzick Boy

The skeletal remains of Anzick boy have proven to be perhaps the most fascinating and consequential in American history. A little more than one-year-old at death, the boy was surrounded with more than 115 tools made of stone and antler and also dusted with red clay called ocher. More than 12,700 years later, the collection was discovered on private land in western Montana owned by the Anzicks in 1968. Two-year-old Sarah Anzick would grow up inspired by the finding and become a genome researcher. She was a member of the team that completely sequenced the boy's genome in 2014. From that, she and her colleagues learned that the boy had Siberian ancestry as well as close genetic ties to modern Native Americans, providing strong genetic evidence that the first Americans crossed over a land bridge between Russia and Alaska.


Legends of America

The Pedro Mountains of south-central Wyoming photo courtesy Bureau of Land Management.

Oral traditions of many Native American tribes, including the Arapaho, Sioux, Cheyenne, and Crow, tell of “little people” who stand from just 20 inches to three feet tall. In some tribes they are known as “tiny people eaters,” in others they were known to have been spirits and healers, and some believed them to be magical, similar to leprechauns or fairies. In any event, the legends were well known among Indians across the nation, long before the Europeans set foot upon these lands.

To the Shoshone Indians of Wyoming, this small race of people were known as the Nimerigar and their legends told of the little people attacking them with tiny bows and poisoned arrows.

The Nimerigar were also known to kill their own kind with a blow to the head when they became too ill to be an active part of their society. Though part of the legend, this practice of sometimes killing the infirmed was also a regular part of life for many of the nomadic Indian tribes.

Though many believe these “little people” to be only the stuff of legends, several discoveries point to the contrary, the most significant of which, was a 14” inch fully formed mummy found in 1932. Called the Pedro Mountains Mummy, he was discovered when two men were digging for gold in the San Pedro Mountains about 60 miles southwest of Casper, Wyoming.

After continually working a rich vein and running only into more and more rock, Cecil Main and Frank Carr used dynamite to blast a section of the mountainside to get at the gold. After the dust cleared, a cave could be seen in the rock face. The small cavern was about 15 feet long and 4 feet high and had been totally sealed off from the outside world by a thick wall of rock.

As the men entered the cave they were surprised to see a small a pygmy-like man sitting cross-legged upon a ledge. The tiny mummy was only about 6 ½ inches tall in its seated position and estimated at 14 inches tall in a standing position. Its skin was brown and wrinkled, its forehead low and flat, its features displaying a flat nose, heavy-lidded eyes and a very wide mouth with thin lips. The face looked like that of an old man. It was so well preserved, its fingernails could still be seen on its hands and the top of its head was covered in a dark jelly-like substance that was still pliable.

The two prospectors took their find to Casper, Wyoming and in no time, scientists came from all over the nation to have a look at the mummy. Sure that it was a hoax, extensive tests were performed when the professionals assumed it was a pieced-together work of taxidermy. However, the anthropologists would soon be surprised to see that x-rays displayed a perfectly formed, manlike skeleton. The tests also showed that the mummy had been killed violently, as the spine was damaged, a collarbone broken, and the skull had been smashed in by a heavy blow. The soft substance at the top of the head exposed brain tissue and congealed blood. After the tests were completed, the scientists estimated that the mummy was a full-grown adult who was approximately 65 years old at the time of his death. One odd finding was that its teeth were overly pointed, having a full set of canines.

These examinations were allegedly performed by the American Museum of Natural History and certified genuine by the Anthropology Department of Harvard University. However, alternate reports also say when the mummy was examined by the University of Wyoming, the body was found to be that of a deceased child.

The mummy was displayed in sideshows for years before it was purchased by a Casper businessman named Ivan T. Goodman. When Goodman died in 1950, the mummy passed into the hands of one Leonard Walder, a New York businessman who died in the 1980s. It has not been seen publicly since and its whereabouts are unknown.

Other skeletons of the “little people” have said to have been found in other areas of the U.S. Near Coshocton, Ohio, a burial ground was reportedly discovered that contained the numerous remains of a pygmy race of people only about three feet tall. In 1876, another ancient graveyard was documented as having been discovered in Coffee County, Tennessee. The reports indicated the cemetery, covering some six acres, held the remains of thousands of dwarf-like people.

Though the “little mummy” has been lost in history, it continues to be a scientific curiosity and to many, only the stuff of legends. Allegedly, the Pedro Mountains Mummy brought bad luck to those who possessed it and Native Americans continue to warn their people to be aware of the “tiny people eaters” who are still said to live in the mountains and high places of Wyoming.

As to the prospectors who originally found the mummy, they soon returned to continue their search for gold. They registered their claim in Carbon County as the “Little Man Mine” but it never produced the gold that they had hoped for. Today, a sign still stands in Shirley Basin that signifies the location of the mine.


Dinosaurs locked in combat forever and ever

Perfectly preserved dinosaurs are rare, but perfectly preserved moments are even rarer. We're used to seeing dinosaurs the way they looked at the moment of death (minus the meat and hide of course), but we don't usually get to see what they were doing at the moment of death. That's what makes this pair of dinosaur fossils really unique.

According to New Scientist, this strange duo was discovered in the Gobi desert in 1971 — a velociraptor and a protoceratops who died at the same moment. Based on the condition of the fossils, the two dinos were clearly fighting, and scientists think the velociraptor had just dealt its opponent a fatal blow. The velociraptor's foot claw was latched onto the protoceratops' throat, near the carotid artery. But the protoceratops was fighting back — its jaws were still clamped down on the velociraptor's broken right arm. So it wasn't going to end well for either of them, but then scientists think a nearby sand dune collapsed, killing both animals. Another theory is that the larger protoceratops collapsed on top of the velociraptor, pinning it underneath as it bled out. The end result, though, was that neither contestant survived the fight and they were both covered in sand, and then many millions of years later a weird hairless primate evolved, took over the world, dug them up, and put them in a room so they could be stared at for all eternity. Isn't life a funny thing.


4,300-year-old Ancient Egyptian Tomb With Incredible Colorful Artworks Discovered Inside Vast Burial Ground

Archaeologists in Egypt have uncovered a remarkable ancient tomb belonging to a high-ranking official that's covered in colorful reliefs and well-preserved inscriptions, according to the country's Ministry of Antiquities.

Discovered last month, the tomb&mdashlocated in the vast ancient burial ground of Saqqara, south of the capital Cairo&mdashdates back to the Fifth Dynasty, which reigned for around 150 years from the early 25th century B.C. to the mid-24th century B.C., AFP reported.

The official that the tomb belongs to, known as "Khuwy," is thought to have been a nobleman during this dynasty. Fragments of his mummy were discovered alongside pieces of the canopic jars which the ancient Egyptians used to preserve the internal organs of the main body cavity for their owner's use in the afterlife.

The tomb is largely made from white limestone bricks and, notably, the inside is adorned with elaborate paintings and inscriptions made with royal colors. According to Egyptian antiquities minister Khaled al-Enani, some of these works were made using a special resin and oils that are used in the burial process.

The finding could shed light on Khuwy's significance, as well as his relationship with Djedkare Isesi&mdashthe penultimate pharaoh of the Fifth Dynasty. The tomb is located close to the pharaoh's pyramid in Saqqara and there are theories that Khuwy may have been related to Djedkare, Cairo Scene reported.

Researchers say that the north wall of the tomb was inspired by the designs of pyramids built during the Fifth Dynasty.

"The L-shaped Khuwy tomb starts with a small corridor heading downwards into an antechamber and from there a larger chamber with painted reliefs depicting the tomb owner sitting at an offerings table," Mohamed Megahed, leader of the excavation team said, as reported by Mail Online.

The team has also recently uncovered other tombs and objects from the Fifth Dynasty, including a granite column dedicated to Queen Setibhor who, according to some researchers, was the wife of Djedkare Isesi.

The pharaoh&mdashwho reigned for nearly 40 years between 2414 and 2375 B.C.&mdashis considered to be one of the most influential rulers of Ancient Egypt, largely as a result of his administrative and religious reforms, according to Egyptologist Ahmed Saleh, Egypt Today reported.

In contrast to other Fifth Dynasty pharaohs, who worshipped the god Ra, Djedkare chose to venerate Osiris and gave precedence to him, especially when it came to funerary rituals. The pharaoh was also notable for devolving power to provincial rulers around Egypt, weakening the authority of the centralized administration.

Saqqara, where archaeologists made the latest discovery, once served as the necropolis for the Ancient Egyptian capital of Memphis, which is located on the west bank of the Nile, around 15 miles south of Cairo.

The first-of-its-kind broadcast explored the archaeological site of Al-Ghorifa, 165 miles from Cairo. The team showed viewers the tomb and mummy of the high priest, and a nearby "family tomb" where two other mummies were found.


Unlocking Lovelock: Attack of the Red Haired Giants – Part 2

About 93 miles northeast of Reno and situated inside an outcrop of limestone that forms part of the Humboldt Mountains, Lovelock Cave sits like an ancient fortress. As I entered this massive cave that is approximately 150′ x 35′ at its widest point, I felt as if I was going back in time. The first thing I noticed was that the entire cave roof was charred black from fire and smoke… But before I document the incredible discoveries found inside the cave, check out this quick video of my visit to this amazing site a few years ago…

THE ARTIFACTS AND SPECIMENS

(Google Earth)

In the autumn of 1911, a group of miners led by David Pugh and James Hart began digging out 250 tons of bat guano to be used as fertilizer when they began to discover countless well-preserved prehistoric artifacts. The University of California was notified and eventually sent out “L. L. Loud” in the spring of 1912 to conduct archaeological excavations at what is now known today as Lovelock Cave. Loud obtained over 10,000 artifacts and specimens from the cave. The collection was divided up between the Nevada Historical Society and the University of California. A further excavation was conducted in 1924 by the Heye Foundation who employed “M.R. Harrington,” who also collaborated with Loud. In their 1929 field guide titled “Lovelock Cave,” Loud and Harrington mention a few different dates regarding when ancient inhabitants might have first visited Lovelock cave with the oldest date being around 4000 B.C. However, a mummy found nearby in “Spirit Cave,” has since been carbon dated at around 10,000 B.C. 1 Unfortunately, Loud did not maintain a comprehensive report of the excavations so all of the detailed information is not available.

These archeologists found artifacts, specimens and remnants of advanced basketry, weaving, pipes, ice picks, nets, balls, knots, darts, horns, weapons, skin, human body parts, zoomorphic stone effigies and more… In their book “Lovelock Cave,” Loud & Harrington make the following statement…

(Photo by Amanda Cathcart)

“The preservation conditions in Lovelock cave are unusually favorable, recalling those ofEgypt and Peru and being equaled at only a very few sites discovered in North America.”

The Phoebe A. Hearst Museum of Anthropology at the University of California wrote…

“Lovelock Cave, despite years of destruction, is one of the most important sites in the history of North American archaeology.”

But it gets better. The following are some of the most fascinating artifacts and specimens that were uncovered…

The Calendar
A donut-shaped stone with 365 notches carved along the outside and 52 corresponding notches along the inside, which some believe is a calendar.

(Photo by the Smithsonian National Museum of the American Indian)

The Decoys
Eleven duck decoys made of rush and tule were found painted and feathered and are considered to be some of the world’s oldest and most elaborate ever discovered. The original decoys are now preserved at the Smithsonian Institute in Washington D.C.

The Sandals
The sandals found inside Lovelock cave are not like others from the region. These tule sandals are known as V-Twined-Bag-type sandals, as they are made in the same way as woven bags. There are many reports that a pair of these sandals measured 15 inches long. 2

The Burnt Arrow Shafts
Loud and Harrington state “Tending to confirm the Northern Paiute legend of the assault on the cave are the fire-arrow foreshafts… A very large number of arrow fragments were found in the crevices of the rockfall blocking the mouth of the cave, as if they had been shot into it… as if fired by the flaming arrows mentioned in the legend.”

(By L.L. Loud & M.R. Harrington)

The Giant Weapon Shafts

I found several statements by Loud and Harrington that seem to indicate their surprise at finding extremely large arrow shafts. It’s almost as if it’s so hard for them to believe, that they surmise if the arrow shafts were made for different purposes…

“Of weapons we found only a large, heavy, pointed foreshaft of greasewood, larger than those commonly used for arrows…”

“The arrow fragments and foreshafts typical of the upper levels were not found in this one, but instead a single pointed foreshaft so large that it probably belonged to an atlatl dart rather than to an arrow.”

Q Were these abnormally large shafts made and used by the Si-Te-Cah to battle the Paiutes?

The Giant Pestle

Photo from Youtube channel “Sierra Sasquatch”

The giant pestle was not discovered during the Loud & Harrington excavations, but was found some time after. Dr. Gene Hattori who is the curator of Anthropology at the Nevada State Museum makes the following shocking statement about the giant pestle… “We recently received a donation of a pestle that was found below the mouth of lovelock cave and it is extraordinary large and very heavy… it is much larger than we usually find… it was found below lovelock cave and well within the Si-Te-Cah territory. So this could have been one of the pestles used by the red headed giants & might account for its large size because of the large people that were using it.”

Q Why is this giant pestle only able to be seen in a private back room at the Nevada State Museum and not on display for public viewing?

It is pretty amazing to me that we now have both of the original archeologists who first excavated Lovelock cave, as well as the curator of Anthropology at the Nevada State Museum on record validating the oral tradition of the Paiutes and the written record by Sarah Winnemucca regarding a race of red-haired cannibalistic giants called the “Si-Te-Cah.”

Again in their 1929 book “Lovelock Cave,” archeologists Loud and Harrington state the following…

“The Northern Paiute have accounts of an extinct people living in various localities in Nevada which recall the beliefs in northwestern California regarding an ancient now extinct race of supernatural beings.”

Richard J. Dewhurst, Researcher and Emmy award-winning writer & author of the book “The Ancient Giants Who Ruled America,” says the following…

“The artifacts themselves prove that an advanced culture did indeed predate the Paiute Indians.”

(By L.L. Loud & M.R. Harrington)

The Humanoid

As I scoured the appendices in the back of Loud and Harrington’s field report, I was shocked to see this photograph of what appears to be a child-like humanoid that had been mummified and wrapped in a woven fur robe. Consider the size of the skull in comparison to the size of the body. Look at the placement of the large eye-sockets along with the smallish face and jaw. 3

Q Is this yet another strange genetic anomaly such as the red-hair and gigantic size of the “Si-Te-Cah?”

Click here to read the ground-breaking investigative series “Easter Island Part 1: The Long-Ears, Civil War & the White-Skinned Cannibalistic Priests“

3 Loud, L L & Harrington, M R, Lovelock Cave, (Kindle) 4426-4437, 1929


Incredible Portraits of Roman-Era Egyptians Give us a Glimpse Into the Past

In the late 19th century, archaeologists made a stunning discovery at a site in Egypt. Instead of finding ancient tombs, they stumbled upon a Roman graveyard dating from the 1st century BC.

Rather than uncovering the gilded death masks of ancient Egyptian pharaohs, the British archaeologists were confronted with the faces of Egypt’s multicultural past, literally staring up at them.

The portraits found at the Al Fayyum Oasis, and at other sites in Egypt, have been a subject of intense fascination for historians and archaeologists since their discovery.

Faiyum mummy portrait of a young man.

The dig revealed that Roman-era Egyptians were mummified and buried in an unusual way, with incredibly naturalistic portraits of the deceased painted on wooden panels and placed carefully on top of each body.

According to archaeologist Eva Subias Pascual, the discovery of these tombs, 2000 years later, may even allow us to see the faces of Egyptians who lived at the Al-Fayyum Oasis under Roman rule.

The single specimen of Gayet’s mummy portraits from Antinoopolis for which information on its archaeological context is available. The heavily gilt portrait was found in winter 1905/06 and sold to Berlin in 1907. Berlin, Egyptian Museum.

What makes these portraits so distinctive is their intense realism and attention to detail. The naturalistic painting style is rarely found in other funerary art in the ancient Mediterranean and Near East, and the paintings offer rich details about the clothing, hairstyles, and jewelry worn by individuals in this period.

The portraits are of incredible artistic value and show considerable skill and mastery of advanced painting techniques. According to National Geographic, they were painted on smooth wooden boards that had sometimes been primed with a layer of plaster, and used a variety of technical approaches to achieve the desired effect.

Mummy portrait of a young woman, 3rd century, Louvre, Paris.

The artists were highly skilled at modeling color and light, and the images are incredibly anatomically realistic. CAT scans of the mummies upon which they were found reveal that the images match the identity of the mummified body in both age and gender, which suggests that these were genuine portraits of the deceased individuals, perhaps completed before their deaths.

However, as Eva Subias Pascual notes, there is considerable debate among historians on whether the portraits were formulaic or individualized. Analysis of the paintings has revealed that they conform to a standard model, in which the oval face, and position of eyes, nose and mouth remain consistent across different images.

Mummy portrait of a young man

Nevertheless, they do appear to be customized with individualized traits, including variations in skin tone, hair and eye color, dress, jewelry and hairstyle. Some even contain symbols and images that indicate social status, occupation or religious affiliations.

As a result, they do seem to be a genuine attempt to represent the individuals laid to rest in the tombs, even if they were completed in a formulaic process, after death.

Fayum mummy portrait of a man, 1st century AD, Oriental Institute, Chicago Photo by Sailko CC BY 3.0

What kind of society could have produced these incredible portraits? According to National Geographic the paintings were produced in Egypt under Roman rule in the 1st century, at a time when the region could best be described as a cultural melting pot. After the conquest of Alexander the Great in 332 BC, Egypt had been transformed both economically and culturally.

Fayum portrait of a man, mid-2nd century, Myers Collection, Eton College, Windsor.

Under the Ptolemaic kings that followed Alexander, the region was fully irrigated, making it one the most productive and prosperous areas of Egypt. Al Fayyum, and the surrounding area, was soon populated by a diverse mix of Egyptians, Greeks and Romans.

This diversity produced a vibrant and rich culture in which multilingualism, religious syncretism and technological innovations were all important features. Many Greek and Roman migrants began to adopt ancient Egyptian customs and traditions, and it is in this context that the Al Fayum portraits were developed.

Man with sword belt, British Museum.

Mummification was an ancient tradition in Egypt, but Roman and Greek influences began to shape the ways in which it was practiced.

Instead of stylized death masks, an increasing number of tombs had realistic, naturalistic portraits of the deceased in life. This vivid image was designed to be a celebration of the dead, of their life and their achievements.

Portrait of a boy, identified by inscription as Eutyches, Metropolitan Museum of Art

Soon, this tradition of funerary portraiture was a feature across Egyptian society, common in both low and high-status families, giving us the rich diversity of images found in the cemetery at Al Fayyum.

Although mummifications was banned by the Roman Emperor Theodosius I in the fourth century AD, the Al-Fayyum paintings continued to shape Roman and Greek funerary images, and their influence can be seen in art from across the Roman world dating from this period.

These remarkable paintings provide a window on to the past like no other, allowing us to better understand the vibrant, and culturally profuse context of 1st-century Egypt.

Moreover, the paintings show us faces from history, creating a visceral human connection between the present day and this ancient, remote society.


Ver el vídeo: ΑΛΛΗΓΟΡΙΑ ΤΟΥ (Enero 2022).