Información

* Este día en la historia: 26/09/1960 - Primer debate Kennedy-Nixon


Por primera vez en Estados Unidos, Kennedy, senador demócrata de Massachusetts, y Richard M. Nixon, vicepresidente de Estados Unidos, se reunieron en un estudio de Chicago para discutir asuntos internos de Estados Unidos. Kennedy emergió como el aparente ganador de este primero de cuatro debates televisados, en parte debido a su mayor facilidad ante la cámara que Nixon, quien, a diferencia de Kennedy, parecía nervioso y se negó a usar maquillaje. A Nixon le fue mejor en el segundo y tercer debate, y el 21 de octubre los candidatos se reunieron para discutir asuntos exteriores en su cuarto y último debate. Menos de tres semanas después, el 8 de noviembre, Kennedy ganó el 49,7 por ciento del voto popular en una de las elecciones presidenciales más reñidas en la historia de Estados Unidos, superando por una fracción el 49,6 por ciento recibido por su oponente republicano.


Hoy en la historia de los medios: el primer debate presidencial Kennedy / Nixon de 1960

El 26 de septiembre de 1960, John F. Kennedy y Richard M. Nixon celebraron el primer debate televisado en la historia de la campaña presidencial. El programa se originó en Chicago y fue transmitido por todas las principales cadenas de radio y televisión. Fue uno de los cuatro debates. Howard K. Smith actuó como moderador y las preguntas vinieron de Sander Vanocur, NBC News Charles Warren, Mutual News Stuart Novins, CBS News y Bob Fleming, ABC News.

El programa de PBS, American Experience, describió el primer debate televisivo.

El moderador Howard K. Smith inició el debate con la siguiente introducción:

& # 8220 Buenas noches. Las estaciones de radio y televisión de Estados Unidos
y sus estaciones afiliadas se enorgullecen de ofrecer instalaciones para un
discusión de los temas de la actual campaña política por parte de los dos
principales candidatos a la presidencia. Los candidatos no necesitan
Introducción. El candidato republicano, vicepresidente Richard M.
Nixon y el candidato demócrata, el senador John F. Kennedy.
De acuerdo con las reglas establecidas por los propios candidatos, cada hombre deberá
hacer una declaración de apertura de aproximadamente ocho minutos & # 8217 de duración y
una declaración final de aproximadamente tres minutos & # 8217 de duración. En
entre los candidatos responderán o comentarán las respuestas a
preguntas formuladas por un panel de corresponsales. En esto, la primera
discusión en una serie de cuatro apariciones conjuntas, el tema,
se ha acordado, se limitará a internos o domésticos
Asuntos estadounidenses. Y ahora, para la primera declaración de apertura del senador
John F. Kennedy. & # 8221

(Aquí hay un enlace a una transcripción del debate).

Años más tarde, Smith fue entrevistado sobre el primer debate entre Kennedy y Nixon.

En 1996, CNN miró hacia atrás en todos los debates de Kennedy / Nixon:

& # 8220 Por primera vez, los nominados de los dos partidos principales se reunieron para
debate durante una elección general. El Congreso suspendió el mismo tiempo
disposición de la Ley Federal de Comunicaciones de 1934, y tanto Vicepresidente
El presidente Richard Nixon (R) y el Senador John Kennedy (D-Mass.) Creían
tenían algo que ganar debatiendo.

Hubo un total de cuatro debates & # 8230. El tema principal fue la amenaza
del comunismo global. No hubo debates vicepresidenciales en 1960.

Lo que todos recuerdan es el primer debate, donde el telegénico
Kennedy ganó la batalla de la imagen sobre Nixon quien, recuperándose de la gripe,
parecía pálido y se negó a maquillarse.

& # 8230. Kennedy fue agresivo, tomando la ofensiva para enfrentar lo que estaba
ampliamente percibido como su mayor debilidad y # 8212 su falta de experiencia
& # 8212 hablando de su trabajo en el Congreso.

& # 8230.Nixon culpó a los problemas económicos y de otro tipo del país a
La administración del presidente demócrata Truman y # 8217 y argumentó que las cosas
mejoraron mucho bajo la administración republicana saliente de
Eisenhower. & # 8221

La Biblioteca JFK ha publicado todo el debate del 26 de septiembre de 1960.


* Este día en la historia: 26/09/1960 - Primer debate Kennedy-Nixon - HISTORIA


Este video estará disponible para ver el 08/05/2021 4:00 pm

Con respecto a la elección de John F. Kennedy en 1960, un historiador ha escrito: "Fue el primer momento de nuestra historia cuando vimos que la televisión puede transformar a un candidato político de un candidato a una celebridad, y cambió todos los contornos de nuestra política".

Únase al profesor Allen Pietrobon en su regreso a la era de Eisenhower, una época antes de el "presidente famoso". Examinaremos las vidas y los antecedentes de John F. Kennedy y Richard Nixon y veremos cómo Kennedy se convirtió en presidente dominando la narrativa televisiva y utilizando técnicas de campaña innovadoras que establecen el modelo para las campañas electorales presidenciales hasta el día de hoy. El primer debate presidencial televisado tuvo lugar en 1960 y el resultado se consideró tan desastroso (para Nixon) que pasarían 16 años antes de que los candidatos presidenciales acordaran volver a debatir en vivo por televisión.

En esta presentación, usaremos las elecciones presidenciales de 1960 como nuestro lente para explorar la política y la cultura estadounidenses en esta era fundamental de la historia.


26 de septiembre de 1960: El primer debate entre Kennedy y Nixon

Hace cincuenta y seis años en el retrovisor histórico, los cuatro debates Kennedy-Nixon fueron los primeros debates presidenciales y sentaron el precedente para los debates presidenciales, aunque el siguiente no ocurriría hasta 1976 entre Ford y Carter. En el primer debate Kennedy, que en secreto padecía numerosas dolencias, irradiaba salud y vigor. Nixon se veía terrible en comparación, después de haber estado hospitalizado durante dos semanas en agosto por una rodilla infectada y no haber recuperado el peso que perdió durante su recuperación. Nixon insistió en hacer campaña hasta el momento del debate y se negó a usar maquillaje televisivo. La madre de Nixon lo llamó después del debate y le preguntó si estaba enfermo. Tras el debate, las encuestas indicaron que Kennedy pasó de un ligero déficit a una ligera ventaja.

En los debates posteriores, Nixon utilizó maquillaje televisivo, recuperó el peso que había perdido y pareció más contundente. Los comentaristas de la época pensaron en gran medida que Kennedy ganó el primer debate, Nixon el segundo y el tercero, y el cuarto fue un empate.

La carrera Kennedy-Nixon fue tan reñida que es difícil no creer que los debates tuvieron un impacto, aunque en una contienda política muy reñida, ese reclamo podría hacerse para bastantes eventos en una campaña. En cualquier caso, los debates marcaron un cambio en las campañas presidenciales que ha durado más de medio siglo.


1960: John F. Kennedy derrota a Richard Nixon en las elecciones presidenciales

En este día, John F. Kennedy derrotó a Richard Nixon en las elecciones presidenciales de Estados Unidos con una ventaja de solo el 0,1% de los votos. Una de las cosas cruciales para la victoria de Kennedy fue su éxito en un enfrentamiento televisado. Fue el primer debate de los candidatos presidenciales en televisión en la historia de Estados Unidos. Kennedy descansó antes del debate y estaba bien preparado, por lo que parecía bronceado, confiado y relajado.

Nixon se negó a maquillarse, insistió en estar ocupado haciendo campaña hasta justo antes del debate (lo que lo cansó) y, además, aún no se había recuperado por completo de una estadía reciente en el hospital. En consecuencia, en la televisión se veía pálido, enfermizo y cansado. La ventaja de Nixon en las encuestas después del debate se convirtió en déficit. Sin embargo, aunque Nixon perdió esa elección, ganó las de 1968 y 1972, mucho después de la muerte de Kennedy.


Boletín Morning Score

Su guía para la campaña permanente - mañanas de lunes a viernes, en su bandeja de entrada.

Al registrarse, acepta recibir boletines informativos por correo electrónico o actualizaciones de POLITICO y acepta nuestra política de privacidad y términos de servicio. Puede darse de baja en cualquier momento y puede contactarnos aquí. Este formulario de registro está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.

"Es uno de esos puntos inusuales en la línea de tiempo de la historia donde se puede decir que las cosas cambiaron de manera muy dramática, en este caso, en una sola noche", Alan Schroeder, historiador de medios y profesor asociado de la Northeastern University, autor del libro & quotPresidential Debates: Cuarenta años de televisión de alto riesgo ”, dijo a la revista Time.

Unos 50 años después del debate, Ted Sorensen, redactor jefe de discursos, recordó haber preparado a JFK. Estaban en la azotea de su hotel de Chicago, revisando un montón de tarjetas, interrogando a Kennedy sobre los posibles temas de debate mientras él trabajaba en su bronceado.

“Sabíamos que el primer debate televisado era importante, pero no teníamos idea de lo importante que iba a resultar”, dijo Sorensen a Time. Luego de horas de práctica y un discurso ante un sindicato, el senador entró a tomar una siesta. “La historia que me gusta contar es de cuando me delegaron para ir a despertarlo”, dijo Sorensen. "Abrí la puerta y me asomé y allí estaba, con las luces encendidas, profundamente dormido, cubierto de tarjetas".

FUENTES: WWW.HISTORY.COM WWW.TIME.COM

Este artículo etiquetado bajo:

¿Se está perdiendo las últimas novedades? Regístrese en POLITICO Playbook y obtenga las últimas noticias, todas las mañanas, en su bandeja de entrada.


Comentarios

Bienvenido a nuestros comentarios nuevos y mejorados, que son solo para suscriptores. Esta es una prueba para ver si podemos mejorar la experiencia para usted. No necesitas un perfil de Facebook para participar.

Deberá registrarse antes de agregar un comentario. Los comentarios escritos se perderán si no ha iniciado sesión.

Por favor sea cortés. Está bien no estar de acuerdo con las ideas de alguien, pero los ataques personales, los insultos, las amenazas, el discurso de odio, la promoción de la violencia y otras violaciones pueden resultar en una prohibición. Si ve comentarios que infringen las normas de nuestra comunidad, infórmelos.


Primer debate Kennedy-Nixon, 26 de septiembre de 1960

Sugerencia de descarga: Si al hacer clic en este botón se abre una nueva ventana del navegador, es posible que deba mantener presionada la tecla "Opción" al hacer clic, o hacer clic con el botón derecho y seleccionar "Guardar enlace como" para descargar este archivo.

Acerca de la imagen en movimiento

Los documentos de esta colección que fueron preparados por funcionarios de los Estados Unidos como parte de sus deberes oficiales son de dominio público.
Algunos de los materiales de archivo de esta colección pueden estar sujetos a derechos de autor u otras restricciones de propiedad intelectual. Se aconseja a los usuarios de estos materiales que determinen el estado de los derechos de autor de cualquier documento que deseen publicar.

La ley de derechos de autor de los Estados Unidos (Título 17, Código de los Estados Unidos) rige la realización de fotocopias u otras reproducciones de material protegido por derechos de autor. Bajo ciertas condiciones especificadas en la ley, las bibliotecas y archivos están autorizados a proporcionar una fotocopia u otra reproducción.
Una de estas condiciones especificadas es que la fotocopia o reproducción no debe ser "utilizada para ningún propósito que no sea el estudio privado, becas o investigación". Si un usuario solicita, o utiliza posteriormente, una fotocopia o reproducción con fines excesivos. de & quot; uso legítimo & quot ;, ese usuario puede ser responsable de la infracción de derechos de autor. Esta institución se reserva el derecho de negarse a aceptar una orden de copia si, a su juicio, el cumplimiento de la orden implicaría una violación de la ley de derechos de autor. La ley de derechos de autor extiende su protección a las obras inéditas desde el momento de su creación en forma tangible.


Los primeros debates de Kennedy & # 8211 Nixon & # 8211 1947

Los debates presidenciales televisados ​​por Kennedy Nixon en 1960 son, por supuesto, bien conocidos. Muchos creen que Kennedy, al establecerse como un adversario digno contra el vicepresidente más experimentado, ganó esos debates y marcó la diferencia en su fina victoria sobre Nixon para la presidencia. (Eso y quizás los muertos que votaron por él en Chicago, pero me desvío del tema).

Sin embargo, esa no fue la primera vez que John Kennedy y Richard Nixon se enfrentaron uno a uno. En 1947, en mi ciudad natal de McKeesport, Pensilvania, una ciudad siderúrgica de cuello azul en las afueras de Pittsburgh, los dos jóvenes congresistas se reunieron en el Hotel Penn McKee por invitación de la Cámara de Comercio local para debatir el proyecto de ley Taft Hartly que estaba siendo considerado por Congreso. Taft Hartly era un proyecto de ley contra el sindicato que Nixon apoyaba y Kennedy se oponía. No es sorprendente que se acordó que Nixon ganó ese debate dados los 150 asistentes profesionales de negocios, y Kennedy incluso recibió algunos abucheos cuando defendió un punto que no era popular entre la multitud de la Cámara de Comercio.

En 1984, Frank Gannon, que había sido miembro del personal de Nixon en la Casa Blanca y había seguido una carrera en el periodismo, hizo una serie de entrevistas con Nixon, y Nixon relató la historia de ese primer debate.

Él (Kennedy) tenía un aspecto muy joven y, por supuesto, era unos tres años más joven que yo. Yo tenía treinta y tres en ese momento, y él tenía unos veintinueve más o menos. Los dos éramos delgados y seguimos así, y yo he ganado un poco más de peso, pero enfrentémoslo, éramos jóvenes. Y recuerdo, lo que recuerdo sobre Kennedy más que cualquier otra cosa en ese período fue cuando debatimos. Bueno, el primer debate no fue en la campaña & # 821760, donde 70 millones de personas escucharon el primer debate presidencial en la televisión, pero el primero fue en un pequeño pueblo llamado McKeesport, Pensilvania.

La Cámara de Comercio local le había pedido al congresista de cabello plateado, congresista demócrata, de ese distrito, muy ambicioso, que trajera a un par de jóvenes congresistas a debatir la Ley Taft-Hartly. Y él habló conmigo, y habló con Kennedy, y ambos acordamos ir. No sé por qué lo hicimos, pero ya sabes, no recibimos muchas invitaciones en esos días y no había honorarios. Y así subimos y debatimos ante la Cámara de Comercio. Creo que tuve un poco de lo mejor, porque creo que la Cámara de Comercio estaba más de mi lado. Pero sea como fuere, fue muy amable y caballeroso, y expresamos nuestras opiniones sobre la Ley Taft Hartly.

Regresamos en tren a Washington desde McKeesport. Era un tren nocturno porque teníamos que regresar para votar al día siguiente. Así que decidimos quién se quedó con la litera de arriba y quién se quedó con la de abajo, y yo gané, una de las pocas veces que lo hice contra él. Conseguí la litera más baja, pero no hizo mucha diferencia, porque toda la noche, volviendo al tren, hablamos de nuestras experiencias en el pasado, pero particularmente sobre el mundo y hacia dónde íbamos y ese tipo de cosas. de cosa. Recuerdo que esa fue también la ocasión, cuando regresábamos en ese tren, le dije que estaba estacionado en Vella LaVella, y descubrí que su bote PT había atracado allí, y recordamos si posiblemente podríamos haber conocí en esa ocasión. Así que cada uno asumió que sí.

Dos jóvenes congresistas, uno nacido de privilegios y riquezas, el otro de raíces rudas, cuyas vidas estaban indisolublemente ligadas en la historia. Ambos pasarían a la presidencia & # 8211 y ambos tendrían sus presidencias terminadas repentinamente antes de sus mandatos, John Kennedy & # 8217s por supuesto por heridas fatales en ese trágico día en Dallas, Richard Nixon & # 8217s por las heridas autoinfligidas de un personalidad paranoica que al final fue juzgada inaceptable por una nación cansada del engaño y la deshonestidad.

Una nota a pie de página histórica personal: mi padre también sirvió en la Marina de los EE. UU. En la Segunda Guerra Mundial y estuvo destinado en Vella LaVella por un tiempo, por lo que es muy posible que haya conocido a sus compañeros de la Marina, Jack Kennedy y Dick Nixon. Un sábado brillante y soleado el 13 de octubre de 1962, Kennedy regresó a McKeesport para hacer campaña por los candidatos en las elecciones de mitad de período, y mi padre y yo lo saludamos con la mano mientras pasaba en el Lincoln descapotable.

Ese lunes por la mañana, de regreso en la Casa Blanca, Kennedy recibió su primer informe de inteligencia sobre la instalación de misiles nucleares soviéticos en Cuba. El joven Teniente Comandante de la Armada cuyo carácter fue probado en combate en el Pacífico Sur, estaba a punto de ser probado nuevamente como Comandante en Jefe.

& # 8220Cualquier hombre al que se le pregunte en este siglo qué hizo para que su vida valiera la pena, creo que puede responder con mucho orgullo y satisfacción & # 8216Serví en la Marina de los Estados Unidos & # 8217

John. F. Kennedy, Annapolis, 1962


Primer debate Kennedy-Nixon

El debate tuvo lugar en un estudio de CBS en Chicago, Illinois. El moderador fue Howard K. Smith.

Escuche el debate (58m)

Ver el debate (59m)

Transcripción completa del primer debate Kennedy-Nixon.

Señor Smith:

Buenas noches.

Las estaciones de radio y televisión de los Estados Unidos y sus estaciones afiliadas se enorgullecen de brindar facilidades para la discusión de temas de la actual campaña política de los dos principales candidatos a la presidencia.

Los candidatos no necesitan presentación. El candidato republicano, el vicepresidente Richard M. Nixon, y el candidato demócrata, el senador John F. Kennedy.

De acuerdo con las reglas establecidas por los propios candidatos, cada participante hará una declaración de apertura de aproximadamente 8 minutos & # 8217 de duración y una declaración de clausura de aproximadamente tres minutos & # 8217 de duración.

Entretanto, los candidatos responderán o comentarán las respuestas a las preguntas formuladas por un panel de corresponsales.

En esta, la primera discusión de una serie de cuatro comparecencias conjuntas, el tema, se ha acordado, estará restringido a asuntos internos o domésticos estadounidenses.

Y ahora, la primera declaración de apertura del senador John F. Kennedy.

Sr. Kennedy:

Sr. Smith, Sr. Nixon.

En las elecciones de 1860, Abraham Lincoln dijo que la pregunta era si esta Nación podía existir mitad esclava o mitad libre.

En las elecciones de 1960, y con el mundo que nos rodea, la pregunta es si el mundo existirá mitad esclavo o mitad libre, si se moverá en la dirección de la libertad, en la dirección del camino que estamos tomando, o si se moverá en dirección a la esclavitud.

Creo que dependerá en gran medida de lo que hagamos aquí en los Estados Unidos, del tipo de sociedad que construyamos, del tipo de fuerza que mantenemos.

Esta noche discutimos temas domésticos, pero no quisiera que eso sea & # 8211 ninguna implicación que se dé a que esto no involucra directamente nuestra lucha con el Sr. Khrushchev por la supervivencia.

El Sr. Khrushchev está en Nueva York y mantiene la ofensiva comunista en todo el mundo debido al poder productivo de la propia Unión Soviética.

Los comunistas chinos siempre han tenido una gran población, pero ahora son importantes y peligrosos porque están haciendo un gran esfuerzo dentro de su propio país, el tipo de país que tenemos aquí, el tipo de sociedad que tenemos, el tipo de fuerza que construimos en el país. Estados Unidos será la defensa de la libertad.

Si lo hacemos bien aquí, si cumplimos con nuestras obligaciones, si avanzamos, creo que la libertad estará segura en todo el mundo. Si fallamos, entonces la libertad falla.

Por lo tanto, creo que la pregunta que tiene ante sí el pueblo estadounidense es: ¿Estamos haciendo todo lo que podemos hacer? ¿Somos tan fuertes como deberíamos ser? ¿Somos tan fuertes como debemos ser si vamos a mantener nuestra independencia, y si vamos a mantener y tender la mano de la amistad a quienes nos buscan en busca de ayuda, a quienes nos buscan para sobrevivir? Debo dejar muy claro que no creo que estemos haciendo lo suficiente, que no estoy satisfecho como estadounidense con el progreso que estamos logrando.

Este es un gran país, pero creo que podría ser un país más grande y este es un país poderoso, pero creo que podría ser un país más poderoso.

No estoy satisfecho con tener el 50 por ciento de la capacidad de nuestra acería sin utilizar.

No estoy satisfecho cuando Estados Unidos tuvo el año pasado la tasa más baja de crecimiento económico de todas las principales sociedades industrializadas del mundo, porque el crecimiento económico significa fuerza y ​​vitalidad. Significa que podemos mantener nuestras defensas, significa que podemos cumplir con nuestros compromisos en el extranjero.

No estoy satisfecho, cuando tenemos más de $ 9 mil millones de dólares en alimentos, algunos de ellos pudriéndose a pesar de que hay un mundo hambriento y a pesar de que 4 millones de estadounidenses esperan cada mes un paquete de alimentos del gobierno, que promedia 5 centavos por año. día por individuo.

Vi casos en West Virginia, aquí en los Estados Unidos, donde los niños llevaban a casa parte de su almuerzo escolar para alimentar a sus familias porque no creo que estemos cumpliendo con nuestras obligaciones para con estos estadounidenses.

No estoy satisfecho cuando la Unión Soviética está produciendo el doble de científicos e ingenieros que nosotros.

No estoy satisfecho cuando muchos de nuestros maestros reciben un salario inadecuado o cuando nuestros hijos van a la escuela en turnos de medio tiempo. Creo que deberíamos tener un sistema educativo insuperable.

No me satisface ver a hombres como Jimmy Hoffa, a cargo del sindicato más grande de Estados Unidos, todavía libres.

No estoy satisfecho cuando no estamos desarrollando al máximo los recursos naturales de los Estados Unidos. Aquí en los Estados Unidos, que desarrolló el Valle de Tennessee y que construyó el Grand Coulee y las otras represas en el noroeste de los Estados Unidos, al ritmo actual de producción de energía hidroeléctrica y que es el sello distintivo de una sociedad industrializada, la Unión Soviética en 1975. producirá más energía que nosotros.

Estas son todas las cosas que creo que en este país pueden hacer que nuestra sociedad sea fuerte, o pueden significar que se detenga.

No estoy satisfecho hasta que todos los estadounidenses disfruten de todos sus derechos constitucionales. Si nace un bebé negro, y esto también es cierto para los puertorriqueños y los mexicanos en algunas de nuestras ciudades, tiene aproximadamente la mitad de posibilidades de terminar la escuela secundaria que un bebé blanco. Tiene un tercio de las posibilidades de terminar la universidad que un estudiante blanco. Tiene alrededor de un tercio de posibilidades de ser un hombre profesional y aproximadamente la mitad de posibilidades de ser dueño de una casa. Tiene unas cuatro veces más posibilidades de quedarse sin trabajo en su vida que el bebé blanco. Pienso que podemos hacerlo mejor. No quiero que se desperdicien los talentos de ningún estadounidense.

Sé que hay quien quiere entregarle todo al Gobierno. No lo hago en absoluto. Quiero que las personas cumplan con sus responsabilidades y quiero que los Estados cumplan con sus responsabilidades. Pero creo que también hay una responsabilidad nacional.

El argumento se ha utilizado contra todas las leyes sociales en los últimos 25 años. La gente de los Estados Unidos individualmente no podría haber desarrollado el Valle de Tennessee colectivamente como podría haberlo hecho.

Un productor de algodón en Georgia, o un productor de maní o un productor de leche en Wisconsin y Minnesota & # 8211 no puede protegerse contra las fuerzas de la oferta y la demanda en el mercado, pero trabajando juntos en programas gubernamentales efectivos puede hacerlo.

Diecisiete millones de estadounidenses, que viven más de 65 años con un cheque de seguridad social promedio de alrededor de $ 78 al mes & # 8211 & # 8217 no son capaces de mantenerse a sí mismos individualmente, pero pueden mantenerse a través del sistema de seguridad social.

No creo en un gran gobierno, pero creo en una acción gubernamental eficaz, y creo que es la única forma en que Estados Unidos va a mantener su libertad y es la única forma en que vamos a avanzar. . Creo que podemos hacer un mejor trabajo. Creo que tendremos que hacer un mejor trabajo si vamos a cumplir con las responsabilidades que el tiempo y los acontecimientos nos han impuesto.

No podemos ceder el trabajo a nadie más. Si Estados Unidos fracasa, entonces toda la causa de la libertad fracasa, y creo que depende en gran medida de lo que hagamos aquí en este país.

La razón por la que Franklin Roosevelt era un buen vecino en América Latina era porque era un buen vecino en los Estados Unidos, porque sentían que la sociedad estadounidense se estaba moviendo nuevamente. Quiero que recuperemos esa imagen. Quiero que la gente de América Latina, África y Asia empiece a mirar a América para ver cómo estamos haciendo las cosas, a preguntarse qué está haciendo el presidente de los Estados Unidos y no a mirar a Jruschov ni a los comunistas chinos. . Esa es la obligación de nuestra generación.

En 1933, Franklin Roosevelt dijo en su inauguración que esta generación de estadounidenses tiene un & # 8220rendezvous con el destino & # 8221 Creo que nuestra generación de estadounidenses tiene el mismo & # 8220rendezvous. & # 8221 La pregunta ahora es: ¿Se puede mantener la libertad? bajo el ataque más severo que jamás haya conocido? Creo que puede ser. Y creo que, a fin de cuentas, depende de lo que hagamos aquí. Creo que es hora de que Estados Unidos comience a moverse de nuevo.

Señor Smith:

Y ahora la declaración de apertura del vicepresidente Richard M. Nixon.

Sr. Nixon:

Sr. Smith, senador Kennedy. Las cosas con las que el Senador Kennedy ha dicho muchos de nosotros podemos estar de acuerdo. No hay duda de que no podemos discutir nuestros asuntos internos en los Estados Unidos sin reconocer que tienen una enorme influencia en nuestra posición internacional. No hay duda de que esta nación no puede quedarse quieta, porque estamos en una competencia mortal, una competencia no solo con los hombres del Kremlin, sino con los hombres de Pekín. Estamos a la cabeza en esta competencia, como creo que ha dado a entender el senador Kennedy. Pero cuando está en una carrera, la única forma de mantenerse a la cabeza es seguir adelante, y suscribo completamente el espíritu que el senador Kennedy ha expresado esta noche, el espíritu de que Estados Unidos debe seguir adelante.

Entonces, ¿dónde estamos en desacuerdo?

Creo que no estamos de acuerdo con la implicación de sus comentarios de esta noche y con las declaraciones que ha hecho en muchas ocasiones durante su campaña en el sentido de que Estados Unidos se ha quedado quieto.

Escuchamos esta noche, por ejemplo, la declaración de que nuestro crecimiento y producto nacional el año pasado fue el más bajo de cualquier nación industrializada del mundo.

El año pasado, por supuesto, fue 1958. Resultó ser un año de recesión, pero cuando observamos el crecimiento del PNB de este año & # 8211 un año de recuperación & # 8211 encontramos que & # 8217s 6 9/10 por ciento y uno de el más alto del mundo de hoy. Más sobre eso más tarde.

Mirando entonces a este problema de cómo Estados Unidos debería avanzar y hacia dónde se está moviendo Estados Unidos, creo que es bueno que sigamos el consejo de un activista muy famoso, & # 8220Miremos & # 8217s el récord. & # 8221

¿Estados Unidos está parado?

¿Es cierto que esta administración, como ha acusado el senador Kennedy, ha sido una administración de retroceso, de derrota, de estancamiento?

¿Es cierto que, en lo que a este país se refiere, en el campo de la energía eléctrica, y en todos los campos que él ha mencionado, no hemos avanzado?

Bueno, tenemos una comparación que podemos hacer. Tenemos el historial de la administración Truman de 7 años y los 7 años de la administración Eisenhower.

Cuando comparamos estos dos registros en las áreas que el Senador Kennedy ha discutido esta noche, creo que encontramos que Estados Unidos ha estado avanzando.

Dejemos que los & # 8217 se lleven a las escuelas. Hemos construido más escuelas en estos 7 años de las que construimos en los 7 anteriores, en realidad en los 20 años anteriores.

Dejemos que los & # 8217 tomen la energía hidroeléctrica. Hemos desarrollado más energía hidroeléctrica en estos 7 años que la que se desarrolló en cualquier administración anterior en la historia.

Tomemos hospitales. Encontramos que se han construido más en esta administración que en la anterior. Lo mismo ocurre con las carreteras.

Digámoslo en términos que todos podamos entender.

A menudo escuchamos hablar sobre el producto nacional bruto, y en ese sentido puedo decir que cuando comparamos el crecimiento en esta administración con el de la administración anterior, entonces hubo un crecimiento total del 11 por ciento en 7 años en esta administración, ha habido un crecimiento total del 19 por ciento en 7 años.

Eso muestra que ha habido más crecimiento en esta administración que en su predecesora. Pero no lo pongamos allí, lo pongamos en términos de la familia promedio.

¿Qué te ha pasado?

Descubrimos que sus salarios han aumentado cinco veces más en la administración de Eisenhower que en la administración de Truman.

¿Qué pasa con los precios que paga?

Descubrimos que los precios que paga aumentaron cinco veces más en la administración Truman que en la administración Eisenhower.

¿Cuál es el resultado neto de esto?

Esto significa que el ingreso familiar promedio aumentó un 15 por ciento en los años de Eisenhower en comparación con el 2 por ciento en los años de Truman.

Ahora, esto no está parado, pero, por bueno que sea este registro, puedo enfatizar que no es suficiente.

Un disco nunca es algo sobre lo que pararse, es algo sobre lo que basarse y sobre lo que construir sobre este disco, creo que tenemos el secreto del progreso.

Conocemos el camino para progresar y creo que, en primer lugar, nuestro propio historial demuestra que conocemos el camino.

El senador Kennedy ha sugerido que cree que conoce el camino.

Respeto la sinceridad con quien hace esa sugerencia, pero por otro lado, cuando miramos los diversos programas que ofrece, no parecen ser nuevos. Parecen simplemente recauchutados de los programas de la administración Truman que le precedieron y sugeriría que durante el transcurso de la velada podría indicar aquellas áreas en las que sus programas son nuevos, donde significarán más progreso que el que teníamos entonces.

¿Para qué tipo de programas estamos?

Estamos a favor de programas que amplíen las oportunidades educativas, que brinden a todos los estadounidenses las mismas oportunidades de educación, para todas las cosas que son necesarias y queridas para los corazones de nuestra gente.

Estamos a favor de programas, además, que velarán por que nuestra atención médica a los ancianos se maneje mucho mejor que en la actualidad.

Nuevamente, puedo indicar que el senador Kennedy y yo no estamos en desacuerdo en cuanto al objetivo. Ambos queremos ayudar a los ancianos. Queremos ver que tengan la atención médica adecuada. La cuestión son los medios.

Creo que los medios que defiendo alcanzarán ese objetivo mejor que los medios que él defiende.

Podría dar mejores ejemplos, pero sea lo que sea, ya sea en el campo de la vivienda o la salud o la atención médica o las escuelas, o el desarrollo de la energía eléctrica, tenemos programas que creemos que moverán a América, la harán avanzar y construir en el maravilloso récord que hemos logrado durante estos últimos 7 años.

Ahora, cuando miramos estos programas, podría sugerir que al evaluarlos, a menudo tenemos la tendencia a decir que la prueba de un programa es cuánto está gastando. Reconozco que en todas las áreas a las que me he referido, el Senador Kennedy haría que el Gobierno Federal gastara más de lo que yo quisiera que gastara.

Calculé el costo de la plataforma demócrata. Funciona con un mínimo de $ 13,2 mil millones al año más de lo que gastamos actualmente hasta un máximo de $ 18 mil millones al año más de lo que gastamos actualmente.

Ahora la plataforma republicana también costará más. Costará un mínimo de $ 4 mil millones al año más, un máximo de $ 4,9 mil millones al año más de lo que estamos gastando actualmente.

Ahora bien, ¿significa esto que su programa es mejor que el nuestro?

En absoluto, porque no se trata de cuánto gasta el Gobierno Federal. No es una cuestión de qué gobierno hace más. Es una cuestión de qué administración hace lo correcto y, en nuestro caso, creo que nuestros programas estimularán las energías creativas de 180 millones de estadounidenses libres.

Creo que los programas que defiende el senador Kennedy tenderán a sofocar esas energías creativas.

Creo, en otras palabras, que sus programas llevarían al estancamiento de la fuerza motriz que necesitamos en este país para avanzar.

El último punto que me gustaría hacer es este: el senador Kennedy ha sugerido en sus discursos que carecemos de compasión por los pobres, los ancianos y otros que son desafortunados.

Entendamos a lo largo de esta campaña que sus motivos y los míos son sinceros. Sé lo que significa ser pobre. Sé lo que significa ver gente desempleada.

Sé que el senador Kennedy siente tan profundamente estos problemas como yo, pero nuestro desacuerdo no se trata de las metas para Estados Unidos, sino solo de los medios para alcanzar esas metas.

Señor Smith:

Gracias, Sr. Nixon. Eso completa las declaraciones de apertura, y ahora los candidatos responderán preguntas o comentarán entre sí & # 8217s respuestas a preguntas, formuladas por corresponsales de las redes.

Los corresponsales:

Sr. Vanocur:

Yo & # 8217m Sander Vanocur, NBC News.

Sr. Warren:

Yo & # 8217m Charles Warren, Mutual News.

Sr. Novins:

Yo & # 8217m Stuart Novins, CBS News.

Sr. Fleming:

Bob Fleming, ABC News

Señor Smith:

La primera pregunta al senador Kennedy del Sr. Fleming.

Sr. Fleming:

Senador, el vicepresidente en su campaña ha dicho que usted es ingenuo y en ocasiones inmaduro. Ha planteado la cuestión del liderazgo.

Sobre este tema, ¿por qué cree que la gente debería votar por usted en lugar del vicepresidente?

Sr. Kennedy:

Bueno, el vicepresidente y yo vinimos juntos al Congreso en 1946.

Ambos servimos en el Comité Laboral. Llevo allí catorce años, el mismo período que él, de modo que nuestra experiencia en el gobierno es comparable.

En segundo lugar, creo que la pregunta es & # 8220 ¿Cuáles son los programas que defendemos? & # 8221

¿Cuál es el récord del partido que llevamos?

Yo salgo del Partido Demócrata, que en este siglo ha producido a Woodrow Wilson y Franklin Roosevelt y Harry Truman, y que apoyó y sostuvo estos programas que he discutido esta noche.

El Sr. Nixon sale del Partido Republicano. Fue nominado por ella. Y es un hecho que durante la mayor parte de estos últimos 25 años, el liderazgo republicano se ha opuesto a la ayuda federal para la educación, la atención médica para los ancianos, el desarrollo del Valle de Tennessee y el desarrollo de nuestros recursos naturales.

Creo que el Sr. Nixon es un líder eficaz de su partido. Espero que me conceda lo mismo.

La pregunta que tenemos ante nosotros es: ¿Qué punto de vista y qué partido queremos que lidere Estados Unidos?

Señor Smith:

Sr. Nixon, ¿le gustaría comentar sobre esa declaración?

Sr. Nixon:

Sin comentarios.

Señor Smith:

La siguiente pregunta & # 8211Mr. Novins.

Sr. Novins:

Sr. Vicepresidente, su campaña enfatiza el valor de su experiencia de 8 años y surge la pregunta de si esa experiencia fue como un observador o como un participante o como un iniciador de la formulación de políticas.

¿Podría decirnos, por favor, específicamente qué propuestas importantes ha realizado en los últimos 8 años que han sido adoptadas por la administración?

Sr. Nixon:

Sería bastante difícil cubrirlos en ocho y & # 8211 en dos minutos y medio.

Sugeriría que se mencionen estas propuestas:

Primero, después de cada uno de mis viajes al extranjero, he hecho recomendaciones que han sido adoptadas.

Por ejemplo, después de mi primer viaje al extranjero, recomendé enfáticamente que aumentemos nuestros programas de intercambio, particularmente en lo que se relaciona con el intercambio de personas, de líderes en el campo laboral y en el campo de la información.

Después de mi viaje a América del Sur, hice recomendaciones para que se estableciera una agencia de préstamos interamericana separada que a las naciones sudamericanas les gustaría mucho más que un préstamo que participar en las agencias de préstamos que trataron a todos los países del mundo como mismo.

He hecho otras recomendaciones después de cada uno de los otros viajes.

Por ejemplo, después de mi viaje al extranjero a Hungría, hice algunas recomendaciones con respecto a la situación de los refugiados húngaros que fueron aprobadas, no solo por el Presidente, sino que algunas de ellas fueron promulgadas por el Congreso.

Dentro de la administración, como presidente del Comité del Presidente y # 8217 sobre Estabilidad de Precios y Crecimiento Económico, he tenido la oportunidad de hacer recomendaciones que han sido adoptadas dentro de la Administración y que creo que han sido razonablemente efectivas.

Sé que el senador Kennedy sugirió en su discurso en Cleveland ayer que ese comité no había sido particularmente efectivo. Solo sugeriría que, si bien no nos atribuimos el mérito, no presumiría que, desde que se formó ese comité, la línea de precios se ha mantenido muy bien dentro de los Estados Unidos.

Sr. Kennedy:

Bueno, diría en este último que el & # 8211y eso & # 8217 es lo que encontré algo insatisfactorio sobre las cifras, Sr. Nixon, que utilizó en su discurso anterior. Cuando habló de la administración de Truman, & # 8211Mr. Truman asumió el cargo en 1944, y al final de la guerra, y las dificultades que enfrentaba Estados Unidos durante ese período de transición, 1946, cuando se levantaron los controles de precios, por lo que es bastante difícil utilizar una cifra global tomando esos 7 años y comparándolos con los últimos 8 años. Prefiero tomar el registro porcentual general de los últimos 20 años de los demócratas y los 8 años de los republicanos para mostrar un período general de crecimiento.

Con respecto a la estabilidad de precios, no soy consciente de que ese comité produjo recomendaciones que, ciertamente, alguna vez estuvieron ante el Congreso desde el punto de vista de la legislación con respecto al control de precios. En lo que respecta al intercambio de estudiantes y sindicatos, soy presidente del subcomité sobre África y creo que una de las fases más lamentables de nuestra política hacia ese país fue el minúsculo número de intercambios que tuvimos. Creo que también es cierto en América Latina. Presentamos un programa de estudiantes para el Congo de más de 300, que fue más de lo que el gobierno federal tenía para toda África el año anterior.

De modo que no creo que nos hayamos movido al menos en esas dos áreas con suficiente vigor.

Señor Smith:

La siguiente pregunta al senador Kennedy del Sr. Warren.

Sr. Warren:

Senador Kennedy, durante su breve discurso hace unos minutos mencionó los excedentes agrícolas.

Sr. Kennedy:

Eso es correcto.

Sr. Warren:

Me gustaría preguntar lo siguiente: creo que es un hecho que los candidatos presidenciales tradicionalmente hacen promesas a los agricultores. Mucha gente, creo, no entiende por qué el Gobierno paga a los agricultores por no producir ciertos cultivos o por no pagar a los agricultores, si es que producen en exceso. Ahora, permítame preguntarle, señor:

¿Por qué no puede el agricultor operar como el empresario que opera una fábrica? Si una empresa automotriz sobreproduce un cierto modelo de automóvil, el Tío Sam no interviene y compra el excedente. ¿Por qué este constante cortejo del agricultor?

Sr. Kennedy:

Bueno, porque creo que si el Gobierno Federal se saliera del programa y retirara su apoyo, entonces creo que habría un caos económico total. El agricultor planta en primavera y cosecha en otoño. Hay cientos de miles de ellos. Realmente no son capaces de controlar muy bien su mercado. Traen sus cosechas o su ganado, muchos de ellos, casi al mismo tiempo. Solo tienen unos pocos compradores que compran su leche o sus cerdos, algunas grandes empresas, en muchos casos, y, por lo tanto, el agricultor no está en condiciones de negociar de manera muy eficaz en el mercado.

Creo que la experiencia de los años 20 y # 8217 ha demostrado lo que un mercado libre podría hacer a la agricultura. Y si la economía agrícola colapsa, la economía del resto de Estados Unidos tarde o temprano colapsará.

Los agricultores son el mercado número uno para la industria automotriz de los Estados Unidos. La industria del automóvil es el mercado número uno para el acero. Entonces, si la economía de los agricultores continúa cayendo tan drásticamente como lo ha hecho en los últimos años, entonces creo que habría una recesión en el resto del país.

Por tanto, creo que el caso de la intervención del Gobierno es bueno.

En segundo lugar, mi objeción a la actual política agrícola es que no existen controles efectivos para equilibrar mejor la oferta y la demanda. La caída del precio de sostenimiento para limitar la producción no ha funcionado, y ahora tenemos los excedentes más altos, con un valor de $ 9 mil millones, hemos tenido una mayor carga fiscal del Tesoro para el agricultor en los últimos años con los ingresos agrícolas más bajos. en muchos años. Creo que esta política agrícola ha fracasado. A mi juicio, la única política que funcionará será que la oferta y la demanda efectivas estén en equilibrio, y eso solo se puede hacer a través de la acción gubernamental.

Por lo tanto, sugiero que en los productos básicos que reciben apoyo, que el gobierno federal, después del respaldo de los agricultores en ese producto, intente equilibrar la oferta y la demanda, intente controles de producción efectivos para que no tengamos ese 5 o 6 por ciento de excedente que rompe el precio en 15 o 20 por ciento.

Creo que el programa del Sr. Benson ha fallado, y debo decir, después de leer el discurso del Vicepresidente ante los agricultores, mientras él leía el mío, no creo que sea muy diferente del Sr. Benson. 8217s. No creo que proporcione controles gubernamentales efectivos. Creo que los precios de soporte están ligados al precio promedio de mercado de los últimos 3 años, que era la teoría del Sr. Benson. Por lo tanto, no creo que se trate de una ruptura lo suficientemente aguda con el pasado como para darnos alguna esperanza de éxito en el futuro.

Señor Smith:

Sr. Nixon, ¿comentario?

Sr. Nixon:

Por supuesto, no estoy de acuerdo con el senador Kennedy en cuanto a su sugerencia sobre lo que debería hacerse con respecto al programa agrícola.

Ha sugerido que lo que necesitamos es avanzar en la dirección de más controles gubernamentales, una sugerencia que también significaría aumentar los precios que pagan los consumidores por los productos e imponer a los agricultores controles sobre la superficie incluso mucho más de lo que tienen hoy.

Creo que esta es la dirección equivocada. No creo que esto haya funcionado en el pasado. No creo que funcione en el futuro.

El programa que he defendido se aparta del programa actual que tenemos a este respecto.

Reconoce que el gobierno tiene la responsabilidad de sacar al agricultor del problema en el que se encuentra actualmente porque el gobierno lo metió en él, y esa & # 8217 es la razón fundamental por la que no podemos & # 8217t dejar que el agricultor se vaya solo en este momento. . El agricultor produjo estos excedentes porque el gobierno se lo pidió, a través de la legislación durante la guerra.

Ahora que tenemos estos excedentes, es nuestra responsabilidad indemnizar al agricultor durante ese período en el que nos deshacemos de los excedentes. Sin embargo, hasta que obtengamos los excedentes de los agricultores y los # 8217, deberíamos tener un programa, como el que anuncié, que hará que los ingresos agrícolas se mantengan. Pero yo propondría retener esos ingresos, no a través de un tipo de programa que el senador Kennedy ha sugerido que elevaría los precios, sino uno que indemnizaría al agricultor, pagaría al agricultor en especie con los productos que sobran.

Señor Smith:

La siguiente pregunta al vicepresidente Nixon del Sr. Vanocur.

Sr. Vanocur:

Sr. Vicepresidente, dado que la cuestión del liderazgo ejecutivo es un tema de campaña muy importante, me gustaría seguir la pregunta del Sr. Novins.

Ahora, los lemas de la campaña republicana & # 8211 usted & # 8217 los verá en carteles en todo el país como lo hicimos la semana pasada & # 8211 dígalo & # 8217 es la experiencia que cuenta (eso & # 8217s sobre una foto de usted mismo señor), lo que implica que usted & # 8217 ha tenido más información gubernamental, experiencia en la toma de decisiones ejecutivas que su oponente.

Ahora, en su conferencia de prensa del 24 de agosto, se le pidió al presidente Eisenhower que diera un ejemplo de una idea importante suya que él adoptó. Su respuesta fue, y yo & # 8217m citando:

& # 8220Si me das una semana, podría pensar en una. No recuerdo & # 8217t. & # 8221

Eso fue hace un mes, señor, y el presidente no lo ha mencionado desde entonces, y me pregunto, señor, si puede aclarar qué versión es la correcta, la de los líderes de campaña republicanos o la de los republicanos. ¿Presidente Eisenhower?

Sr. Nixon:

Bueno, le sugiero, Sr. Vanocur, que si conoce al presidente, probablemente fue un comentario gracioso. También sugeriría que, en lo que respecta a su declaración, creo que sería inapropiado que el presidente de los Estados Unidos revelara los casos en los que miembros de su familia oficial habían hecho recomendaciones, como yo las he hecho a lo largo de los años para él, que ha aceptado o rechazado.

El presidente siempre ha sostenido, y muy correctamente, que tiene derecho a obtener el consejo que quiera de su gabinete y de sus otros asesores sin revelarlo a nadie, incluido de hecho, al Congreso.

Ahora, solo puedo decir esto: a lo largo de los años he formado parte del Consejo de Seguridad Nacional. Estuve en el Gabinete. Me he reunido con los líderes legislativos. Me reuní con el Presidente cuando tomó las grandes decisiones con respecto al Líbano, Quemoy, Matsu, otros asuntos.

El presidente me ha pedido consejo, yo se lo he dado a veces, mi consejo ha sido aceptado, a veces no. No digo que yo haya tomado las decisiones, y diría que ningún presidente debería permitir que nadie más tome las decisiones más importantes. El presidente solo toma las decisiones. Todo lo que hacen sus consejeros es aconsejarle cuando él lo pide. En cuanto a lo que cuenta la experiencia y si esa es la experiencia lo que cuenta, eso no es lo que yo pueda decir.

Solo puedo decir que mi experiencia está ahí para que la gente la considere, el Senador Kennedy & # 8217s está ahí para que la gente la considere.

Como señaló, llegamos al Congreso en el mismo año su experiencia ha sido diferente a la mía, la mía ha sido en el poder ejecutivo, la suya ha estado en el poder legislativo.

Yo diría que la gente ahora tiene la oportunidad de evaluar la suya frente a la mía, y creo que tanto él como yo vamos a acatar lo que la gente decida.

Señor Smith:

Senador Kennedy?

Sr. Kennedy:

Bueno, solo diré que la cuestión es de experiencia y la cuestión también es cuál es nuestro juicio sobre el futuro y cuáles son nuestras metas para los Estados Unidos y qué capacidad tenemos para implementar esas metas.

Abraham Lincoln llegó a la presidencia en 1860 después de una sesión bastante poco conocida en la Cámara de Representantes y después de ser derrotado por el Senado en & # 821758, y fue un presidente distinguido. No hay un camino seguro hacia la Presidencia. No hay garantías de que si toma un camino u otro, será un presidente exitoso.

Llevo 14 años en el Congreso. He votado en los últimos 8 años, y el vicepresidente presidía el Senado y cumplía con sus otras responsabilidades.He cumplido con decisiones más de 800 veces sobre asuntos que afectan no solo a la seguridad interna de los Estados Unidos, sino como miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

La pregunta realmente es: ¿qué candidato y qué partido puede hacer frente a los problemas que va a afrontar Estados Unidos en los años & # 821760 & # 8217?

Señor Smith:

La siguiente pregunta para el senador Kennedy del Sr. Novins.

Sr. Novins:

Senador Kennedy, en relación con estos problemas del futuro de los que habla y el programa que enunció anteriormente en su charla directa, llama a ampliar algunos de los programas de asistencia social, para las escuelas, para los salarios de los maestros, la atención médica, etc. , pero también pide que se reduzca la deuda federal, y me pregunto cómo usted, si fuera presidente en enero, pagaría la factura de todo esto. ¿Significa esto & # 8211

Sr. Kennedy:

No defendí la reducción de la deuda federal, porque no creo que ustedes puedan reducir mucho la deuda federal en 1961, 2 o 3.

Creo que tiene obligaciones importantes que afectan nuestra seguridad y que tendremos que cumplir y, por lo tanto, nunca sugerí que pudiéramos retirar la deuda sustancialmente, ni siquiera en 1961 o 2 & # 8211.

Sr. Novins:

Senador, creo en uno de sus discursos & # 8211

Sr. Kennedy:

No nunca.

Sr. Novins:

(Continuando). . . sugirió que reducir la tasa de interés ayudaría a reducir la deuda federal & # 8211

Sr. Kennedy:

No no. No reducir el interés & # 8211 reducir la tasa de interés.

A mi juicio, la política de dinero duro y dinero apretado, la política fiscal de esta administración ha contribuido a la desaceleración de nuestra economía, lo que ayudó a traer la recesión de & # 821754 que hizo que la recesión de & # 821758 fuera bastante intensa, y que se ha desacelerado , algo, nuestra actividad económica en 1960.

Sin embargo, de lo que he hablado, el tipo de programas de los que hablo, a mi juicio, son fiscalmente sólidos. Atención médica para ancianos, la pondría bajo seguridad social. El vicepresidente y yo no estamos de acuerdo en esto. El programa, el programa Javits-Nixon o Nixon-Javits, habría costado, si se hubiera utilizado en su totalidad, 600 millones de dólares al año para el Gobierno y 600 millones para los Estados.
el programa que defendí, que fracasó por cinco votos en el Senado de los Estados Unidos y # 8217, habría colocado la atención médica para los ancianos en la seguridad social y se habría pagado a través del sistema de seguridad social y el impuesto a la seguridad social.

En segundo lugar, apoyo la ayuda federal a la educación y la ayuda federal para los profesores y los sueldos # 8217. Creo que es una buena inversión. Creo que tendremos que hacerlo. Y creo que cargar aún más la carga sobre el impuesto a la propiedad, que ya se está presionando en muchas de nuestras comunidades, proporcionará & # 8211 hará & # 8211 un seguro, en mi opinión, de que muchos de nuestros niños no recibirán una educación adecuada y muchos de nuestros maestros no compensado adecuadamente.

No hay mayor retorno para una economía o para una sociedad que un sistema educativo insuperable.

Sobre la cuestión del desarrollo de los recursos naturales, pagaría sobre la marcha en el sentido de que se equilibrarían y los ingresos por energía traerían suficiente dinero para financiar los proyectos, de la misma manera que en el Valle de Tennessee.

Creo en el presupuesto equilibrado, y las únicas condiciones en las que desequilibraría el presupuesto serían si hubiera una emergencia nacional grave o una recesión grave. De lo contrario, con una tasa constante de crecimiento económico, y el Sr. Nixon y el Sr. Rockefeller, en su reunión, dijeron que un crecimiento económico del 5 por ciento traería para 1962 $ 10 mil millones adicionales en ingresos fiscales. Independientemente de lo que se traiga, creo que podemos financiar programas esenciales con un presupuesto equilibrado si el negocio se mantiene en orden.

Señor Smith:

Sr. Nixon, ¿su comentario?

Sr. Nixon:

Si. Creo que a lo que se refería el Sr. Novins no era a uno de los discursos del Senador Kennedy, sino a la plataforma demócrata, que mencionó el recorte de la deuda nacional.

Creo, también, que hay que señalar que, por supuesto, no es posible, particularmente bajo las propuestas que ha defendido el senador Kennedy, ya sea para recortar la deuda nacional o para reducir los impuestos. De hecho, será necesario aumentar los impuestos.

El senador Kennedy señala que en lo que respecta a su única propuesta, la de atención médica para ancianos, que se financiaría con cargo a la seguridad social. Eso, sin embargo, está aumentando los impuestos para quienes pagan la seguridad social.

Señala que haría que el pago por uso sea la base para el desarrollo de nuestros recursos naturales, donde el desarrollo de nuestros recursos naturales, que también apoyo, de paso, sin embargo, siempre que se apropia dinero para uno de estos proyectos, tiene pagar ahora y apropiarse del dinero y el & # 8211mientras ellos finalmente pagan, no significa que usted & # 8211el Gobierno & # 8217t tenga que entregar el dinero este año.

Y entonces yo diría que en todas estas propuestas que ha hecho el Senador Kennedy, resultarán en una de dos cosas: o tiene que subir los impuestos o tiene que desequilibrar el presupuesto. Si desequilibra el presupuesto, eso significa que hay inflación, y eso será, por supuesto, un golpe muy cruel para las mismas personas, las personas mayores, de las que hemos estado hablando.

En lo que respecta a la ayuda para la construcción de escuelas, estoy a favor de eso, como hizo el senador Kennedy en enero de este año cuando dijo que prefería eso en lugar de la ayuda a los maestros y salarios. Estoy a favor de eso porque creo que es la mejor manera de ayudar a nuestras escuelas sin correr ningún riesgo de que el gobierno federal les diga a nuestros maestros qué enseñar.

Señor Smith:

La siguiente pregunta para el vicepresidente Nixon del Sr. Warren.

Sr. Warren:

Sr. Vicepresidente, mencionó las escuelas. Creo que fue ayer cuando solicitó un programa intensivo para elevar los estándares educativos, y esta noche habló sobre los avances en la educación.

Sr. Vicepresidente, usted dijo & # 8211 fue en 1957 & # 8211 que los salarios pagados a los maestros de escuela eran nada menos que una vergüenza nacional. Los salarios más altos para los maestros que agregó eran importantes, y si la situación no se corrigió, podría conducir a un desastre nacional.

Y, sin embargo, se negó a votar en el Senado para romper un empate cuando ese voto único, si hubiera sido & # 8220 sí, & # 8221 hubiera otorgado aumentos salariales a los maestros. Me pregunto si podría explicar eso, señor.

Sr. Nixon:

Estoy muy contento de que hayas recibido esa pregunta, porque, como sabes, me metí en la última de mi otra pregunta y no pude completar el argumento. [La risa].

Creo que la razón por la que voté en contra de que el gobierno federal pague los sueldos a los maestros fue probablemente la razón misma que preocupó al senador Kennedy cuando, en enero de este año, en su conferencia de prensa inicial, dijo que estaba a favor de las ayudas para la construcción de escuelas. , pero en ese momento no consideró que debería haber ayuda para los maestros & # 8217 sueldos. Al menos esa es la forma en que leo sus comentarios.

Ahora bien, ¿por qué debería haber alguna pregunta sobre la ayuda del gobierno federal a los maestros y los salarios # 8217? ¿Por qué entonces el senador Kennedy tomó esa posición? ¿Por qué lo tomo ahora? Ambos lo tomamos entonces y yo lo tomo ahora por esta razón: queremos maestros más altos & # 8217 salarios, necesitamos maestros más altos & # 8217, pero también queremos que nuestra educación esté libre del control federal.

Cuando el Gobierno Federal obtenga el poder de pagar a los maestros, inevitablemente, en mi opinión, adquirirá el poder de establecer estándares y decirles a los maestros qué enseñar. Creo que esto sería malo para el país. Creo que sería malo para la profesión docente.

Hay otro punto que debería hacerse. Estoy a favor de salarios más altos para los maestros, pero, como dijo el senador Kennedy en enero de este año en esta misma conferencia de prensa, la forma en que se obtienen salarios más altos para los maestros es apoyando la construcción de escuelas, lo que significa que todos los distritos escolares locales en el luego, varios estados tienen dinero que se libera para elevar los estándares para los maestros y los salarios # 8217.

También debo señalar esto: una vez que usted le asigna al gobierno federal la responsabilidad de pagar una parte de los salarios de los maestros, sus comunidades locales y sus estados no van a cumplir con la responsabilidad tanto como deberían. Creo, en otras palabras, que hemos visto a las comunidades locales y los Estados asumir más de esa responsabilidad. Los salarios de los maestros, afortunadamente, han aumentado un 50 por ciento en los últimos 8 años, en comparación con solo un aumento del 34 por ciento para otros salarios. Esto no es suficiente. Debería ser más. Pero no creo que la forma de conseguir más sueldos para los profesores sea que el Gobierno Federal entre con un programa masivo.

Mi objeción aquí no es el costo en dólares. Mi objeción aquí es el costo potencial de los controles y la eventual libertad para el pueblo estadounidense al otorgarle al gobierno federal poder sobre la educación, y ese es el poder más grande que puede tener un gobierno.

Señor Smith:

Comentario del senador Kennedy & # 8217s.

Sr. Kennedy:

Cuando el Vicepresidente me cita en enero, & # 821760, no creo que el Gobierno Federal deba pagar directamente a los maestros & # 8217 los sueldos, pero ese no fue el tema ante el Senado en febrero.

El tema ante el Senado era que el dinero se le daría al Estado, y luego el Estado podría determinar si el dinero se gastaría en la construcción de escuelas o en los sueldos de los maestros.

Sobre esa cuestión, el vicepresidente y yo no estuvimos de acuerdo. Voté a favor de esa propuesta y la apoyé firmemente, porque creo que eso brindó asistencia a nuestros maestros por sus salarios sin ninguna posibilidad de control federal y es en esa votación que el Sr.Nixon y yo no estuvimos de acuerdo, y su voto empatado fue derrotado. # 8211su romper el empate derrotó la propuesta.

No quiero que el gobierno federal pague los salarios a los maestros directamente, pero si el dinero irá a los estados y los estados pueden determinar si se destinará a la construcción de escuelas o los salarios de los maestros, en mi opinión, usted protegerá a los locales. autoridad sobre la junta escolar y los comités escolares. Y, por tanto, creo que fue una propuesta acertada y por eso la apoyé y lamento que no haya pasado.

En segundo lugar, se han hecho declaraciones de que la plataforma demócrata costaría mucho dinero y que estoy a favor de desequilibrar el presupuesto.

Eso es totalmente incorrecto, totalmente erróneo y es un hecho que en los últimos 8 años el Congreso Demócrata ha reducido la asignación y # 8211 la solicitud de la asignación en más de $ 10 mil millones.

Ese no es mi punto de vista y creo que debería quedar muy claro en el acta.

Mi opinión es que usted puede hacer estos programas & # 8211 y deben ser cuidadosamente diseñados & # 8211 dentro de un presupuesto equilibrado si nuestra economía está avanzando.

Señor Smith:

La siguiente pregunta al senador Kennedy del Sr. Vanocur.

Sr. Vanocur:

Senador, usted ha estado prometiendo a los votantes que si es elegido presidente, intentará aprobar los proyectos de ley del Congreso sobre asistencia médica para las personas de edad avanzada, un proyecto de ley de salario mínimo por hora integral, ayuda federal a la educación.

Ahora, en la sesión del Congreso posterior a la convención de agosto, cuando usted, al menos, ofreció la posibilidad de que algún día pudiera ser presidente y cuando tuviera mayorías abrumadoras, especialmente en el Senado, no pudo tomar medidas sobre estos proyectos de ley.

Ahora, ¿cómo te sientes que & # 8217 podrás conseguirlos en enero & # 8211?

Sr. Kennedy:

Dejemos que & # 8217s se lleven las facturas & # 8211

Sr. Vanocur:

(continuando). . . si no pudiste conseguirlos en agosto?

Sr. Kennedy:

Si puedo aceptar las facturas.

Aprobamos en el Senado un proyecto de ley para proporcionar un salario mínimo de $ 1.25. Falló porque la Cámara no lo aprobó y la Cámara falló por 11 votos, y podría decir que dos tercios de los republicanos en la Cámara votaron en contra de un salario mínimo de veinticinco centavos de dólar, y la mayoría de los demócratas lo sostuvo. . Casi dos tercios de ellos votaron por el dólar veinticinco.

Nos amenazaron con un veto si aprobábamos un dólar y cuarto.

Es extremadamente difícil, con el gran poder que tiene el presidente, aprobar un proyecto de ley cuando el presidente se opone.

Todo lo que el presidente necesita para mantener su veto de cualquier proyecto de ley es un tercio más uno en la Cámara o en el Senado.

En segundo lugar, aprobamos un proyecto de ley de ayuda federal a la educación en el Senado. No llegó al piso de la Cámara de Representantes. Fue asesinado en el Comité de Reglas y es un hecho en la sesión de agosto que los cuatro miembros del Comité de Reglas, que son republicanos, junto con dos demócratas, votaron en contra de enviar el proyecto de ley de ayuda a la educación al piso de la Cámara. .

Cuatro demócratas votaron a favor. Todos los republicanos del Comité de Reglas votaron en contra de enviar ese proyecto de ley para que lo consideren los miembros de la Cámara de Representantes.

En tercer lugar, sobre la atención médica para los ancianos: esta es la misma lucha que se viene librando durante 25 años en la seguridad social.

Queríamos vincularlo a la seguridad social. Ofrecimos una enmienda para hacerlo 44 demócratas votaron a favor 1 republicano votaron a favor y se nos informó en el momento de la votación que si era adoptada, el presidente de los Estados Unidos la vetaría.

En mi opinión, un presidente demócrata vigoroso apoyado por una mayoría demócrata en la Cámara y el Senado, puede ganar el apoyo para estos programas, pero si envía un presidente republicano y una mayoría demócrata y la amenaza de veto se cierne sobre el Congreso, en mi opinión El juicio continuará con lo sucedido en la sesión de agosto, que es un choque de partidos e inacción.

Señor Smith:

Sr. Nixon, ¿comentario?

Sr. Nixon:

Bueno, obviamente mis puntos de vista son un poco diferentes.

En primer lugar, no veo cómo es posible que un tercio de un cuerpo, como el que tienen los republicanos en la Cámara y el Senado, detenga a dos tercios si los dos tercios están adecuadamente dirigidos.

Yo también diría que cuando el Senador Kennedy se refiere a la acción del Comité de Reglas de la Cámara, hay ocho demócratas en ese comité y cuatro republicanos. Me parecería, de nuevo, que es muy difícil culpar a los cuatro republicanos de que los ocho demócratas no hayan obtenido algo a través de ese comité en particular.

Yo diría además que culpar al presidente en su poder de veto por la incapacidad del senador y sus colegas de tomar medidas en esta sesión especial es un error.

Cuando el presidente ejerce su poder de veto, tiene que tener a la gente detrás de él, no solo a un tercio del Congreso & # 8211 porque dejemos & # 8217s considerarlo:

Si la mayoría de los miembros del Congreso sintieron que estas propuestas en particular eran buenos temas & # 8211la mayoría de los demócratas & # 8211 ¿por qué no & # 8217t las aprobaron y enviaron al presidente y obtuvieron un veto y tienen un problema?

La razón por la cual estos proyectos de ley en particular en estos diversos campos que se han mencionado no fueron aprobados no fue porque el presidente estaba en contra de ellos, sino porque la gente estaba en contra de ellos. Fue porque fueron demasiado extremas y estoy convencido de que las propuestas alternativas que yo tengo, que tienen los republicanos en el campo de la salud, en el campo de la educación y en el campo del bienestar, porque no son extremas, porque van a lograr el fin sin un gran costo en dólares o en libertad, que podrían lograr en el próximo Congreso.

Señor Smith:

La siguiente pregunta para el vicepresidente Nixon del Sr. Fleming.

Sr. Fleming:

Señor vicepresidente, ¿entiendo entonces que usted cree que podría trabajar mejor con las mayorías demócratas en la Cámara y el Senado de lo que el senador Kennedy podría trabajar con las mayorías demócratas en la Cámara y el Senado?

Sr. Nixon:

Yo diría esto: que, por supuesto, esperamos obtener algunos escaños tanto en la Cámara como en el Senado.

Esperamos controlar la Cámara, obtener una mayoría en la Cámara en estas elecciones. Por supuesto, no podemos controlar el Senado.

Yo diría que un presidente podrá liderar, un presidente podrá hacer que su programa se lleve a cabo en el sentido de que tiene el apoyo del país, el apoyo del pueblo.

A veces, tenemos la opinión de que, al hacer que los programas pasen por la Cámara o el Senado, es puramente una cuestión de manipulación legislativa y todo ese tipo de cosas.

No es realmente eso. Siempre que la mayoría de la gente está a favor de un programa, la Cámara y el Senado responden a él y si esta Cámara y Senado, en la próxima sesión es Demócrata o Republicano, si el país habrá votado por el candidato a la Presidencia y por el propuestas que ha hecho, creo que encontrarán que el Presidente, si fuera republicano, como sería en mi caso, podría pasar su programa por ese Congreso.

Ahora también digo que en lo que respecta a las propuestas del senador Kennedy, que nuevamente la cuestión no es simplemente una cuestión de veto presidencial para detener los programas. Siempre debe recordar que un presidente no puede detener nada a menos que tenga a la gente detrás de él, y la razón por la que los vetos del presidente Eisenhower se han mantenido, la razón por la que el Congreso no le envía proyectos de ley que ellos creen que serán vetados es porque el pueblo y el Congreso, la mayoría de ellos, saben que el país está detrás del Presidente.

Señor Smith:

Senador Kennedy.

Sr. Kennedy:

Bueno, ahora miremos estos proyectos de ley que el vicepresidente sugiere que eran demasiado extremos.

Uno era un billete de un dólar veinticinco centavos la hora para cualquiera que trabaje en una tienda o empresa que tenga un negocio de un millón de dólares al año. No creo que eso sea extremo en absoluto y, sin embargo, casi dos tercios o tres cuartos de los republicanos en la Cámara de Representantes votaron en contra de esa propuesta.

En segundo lugar, estaba el proyecto de ley de ayuda federal a la educación. Fue un & # 8211 muy & # 8211 debido a la derrota de los sueldos de los maestros, no fue un proyecto de ley que cumpliera, en mi opinión, con las necesidades. El hecho es que se trataba de un proyecto de ley menor de lo que recomendó, Sr. Nixon, esta mañana en su propuesta.

No fue un proyecto de ley extremo y, sin embargo, no pudimos lograr que un republicano se uniera al menos, creo, cuatro de los ocho demócratas votaron para enviarlo al piso de la Cámara, no un republicano, y se unieron a los demócratas que se opusieron a ella.

No digo que los demócratas estén unidos en su apoyo al programa, pero sí digo que la mayoría lo está y digo que la mayoría de los republicanos se oponen a él.

El tercero es la atención médica a los ancianos, que está vinculada a la seguridad social, que se financia con los fondos de la seguridad social, no genera un déficit en Hacienda.

La propuesta presentada por usted y el Sr. Javits habría costado $ 600 millones. El Sr. Rockefeller lo rechazó en Nueva York, dijo que no estaba de acuerdo en absoluto con el financiamiento y dijo que debería estar en la seguridad social.

Estos son tres programas bastante moderados. Creo que muestra la diferencia entre las dos partes.

Una de las partes está lista para moverse en estos programas, la otra parte les da la palabra.

Señor Smith:

La pregunta del Sr. Warren para el senador Kennedy.

Sr. Warren:

El senador Kennedy, sobre otro tema:

El comunismo se describe tan a menudo como una ideología o una creencia que existe en algún otro lugar que no sea Estados Unidos. Déjeme preguntarle, señor:

¿Qué tan seria amenaza para nuestra seguridad nacional son estas actividades subversivas comunistas en los Estados Unidos hoy?

Sr. Kennedy:

Bueno, creo que son serios. Creo que es un asunto al que debemos seguir prestando gran atención y cuidado.

Debemos apoyar las leyes aprobadas por Estados Unidos para protegernos de aquellos que nos destruirían desde dentro.

Debemos apoyar al Departamento de Justicia en sus esfuerzos y al FBI y debemos estar continuamente alerta.

Creo que si Estados Unidos mantiene una sociedad fuerte aquí en Estados Unidos, creo que podemos enfrentar cualquier amenaza interna. La principal amenaza es externa y continuará.

Señor Smith:

Sr. Nixon, ¿comentario?

Sr. Nixon:

Estoy de acuerdo con la valoración del senador Kennedy & # 8217 en general a este respecto.

La cuestión del comunismo dentro de los Estados Unidos ha sido una que nos ha preocupado en el pasado. Es uno que seguirá siendo un problema en los próximos años.

Debemos recordar que la guerra fría que el Sr. Khrushchev está librando y sus colegas están librando, se libra en todo el mundo y se libra aquí mismo en los Estados Unidos.

Por eso tenemos que seguir alerta.

También es esencial estar alerta para ser justos y justos porque, al ser justos, defendemos las mismas libertades que los comunistas destruirían.

Defendemos las normas de conducta que ellos nunca seguirían y, en este sentido, creo que debemos mirar hacia el futuro teniendo en cuenta el hecho de que luchamos contra el comunismo en casa, no solo por nuestras leyes para tratar con los comunistas, los pocos que se convierten en comunistas. Los comunistas y los pocos que lo hacen se convierten en compañeros de viaje, pero también luchamos contra el comunismo en casa actuando contra las diversas injusticias que existen en nuestra sociedad de las que se alimentan los comunistas. Y en ese sentido, volvería a decir que si bien el senador Kennedy dice que estamos a favor del statu quo, creo que estaría de acuerdo en que soy igualmente sincero al creer que mis propuestas de ayuda federal a la educación, mis propuestas para la atención de la salud son tan sinceramente sostenido como el suyo.

De nuevo, la cuestión no es de objetivos. Estamos a favor de esos objetivos. Es uno de los medios.

Señor Smith:

La pregunta del Sr. Vanocur para el vicepresidente Nixon.

Sr. Vanocur:

Sr. Vicepresidente, en una de sus declaraciones anteriores dijo que hemos avanzado, hemos construido más escuelas, hemos construido más hospitales.

Ahora, señor, ¿no es cierto que la construcción de más escuelas es un asunto de financiación local?

¿Afirmaba que la administración de Eisenhower fue responsable de la construcción de estas escuelas o son los distritos escolares locales los que las proveen?

Sr. Nixon:

Para nada. De hecho, su pregunta saca a relucir un punto que me complace mucho hacer. Con demasiada frecuencia, al evaluar si estamos avanzando o no, solo pensamos en lo que está haciendo el Gobierno Federal.

Ahora, esa no es la prueba de si Estados Unidos se mueve. La prueba de si Estados Unidos se mueve es si el gobierno federal más el gobierno estatal más el gobierno local más el segmento más grande de todos, la empresa individual, se mueve.

Tenemos, por ejemplo, un producto nacional bruto de aproximadamente $ 500 mil millones. Aproximadamente $ 100 a $ 125 mil millones de eso es el resultado de la actividad del gobierno. Cuatrocientos mil millones, aproximadamente, es el resultado de lo que hacen los individuos.

Ahora, la razón por la que la administración de Eisenhower se ha movido, la razón por la que hemos tenido los fondos, por ejemplo, a nivel local para construir las escuelas, los hospitales y las carreteras, para hacer el progreso que tenemos, es porque esta administración ha alentado a las empresas individuales. y ha resultado en la mayor expansión del sector privado de la economía que jamás se haya visto en un período de 8 años, y eso es crecimiento. Ese es el crecimiento que buscamos. Es el crecimiento que ha apoyado esta administración y que han estimulado sus políticas.

Señor Smith:

Senador Kennedy.

Sr. Kennedy:

Bueno, debo decir que la razón por la que se han construido las escuelas es porque los distritos escolares locales estaban dispuestos a aumentar los impuestos a la propiedad a una cifra tremendamente alta, en mi opinión, casi al punto de rendimientos decrecientes, con el fin de sostener estas escuelas. .

En segundo lugar, creo que tenemos un país rico. Y creo que tenemos un país poderoso. Creo que lo que tenemos que hacer, sin embargo, es que el presidente y el liderazgo presenten ante nuestro país exactamente lo que debemos hacer en la próxima década, si vamos a mantener nuestra seguridad en la educación, en el crecimiento económico, en el desarrollo de la economía. recursos naturales.

La Unión Soviética está logrando grandes avances. No es suficiente comparar lo que se pudo haber hecho hace 8 años o hace 10 años o hace 15 años o hace 20 años.

Quiero comparar lo que estamos haciendo con lo que están haciendo nuestros adversarios, de modo que para el año 1970 Estados Unidos esté a la cabeza en educación, salud, construcción, viviendas y fortaleza económica.

Creo que esa es la gran asignación, la gran tarea, la gran función del Gobierno Federal.

Señor Smith:

¿Puedo tener el tiempo de resumen, por favor?

Hemos completado nuestras preguntas y, nuestros comentarios, en un momento, tendremos el tiempo de resumen.

Una voz:

Esto permitirá 3 minutos y 20 segundos para la suma de cada candidato.

Señor Smith:

Tres minutos y veinte segundos para cada candidato. Vicepresidente Nixon, ¿hará el primer resumen?

Sr. Nixon:

Gracias, Sr. Smith.

Senador Kennedy, en primer lugar, creo que es bueno poner en perspectiva dónde estamos realmente con respecto a la Unión Soviética en todo este asunto de crecimiento.

La Unión Soviética se ha movido más rápido que nosotros, pero la razón es obvia. Empiezan desde una base mucho más baja.

Aunque han crecido más rápido que nosotros, hoy encontramos, por ejemplo, que su producto nacional bruto total es sólo el 44 por ciento de nuestro producto nacional bruto total. Ese es el mismo porcentaje que hace 20 años y, en lo que respecta a la brecha absoluta, nos encontramos con que Estados Unidos está aún más adelantado que hace 20 años.

¿Es esto un motivo de complacencia?

Para nada Porque son hombres decididos, son hombres fanáticos, y tenemos que sacar el máximo provecho de nuestra economía.

Estoy completamente de acuerdo con el senador Kennedy en ese aspecto.

En lo que no estamos de acuerdo es en los medios que utilizaríamos para sacar el máximo provecho de nuestra economía.

Sostengo respetuosamente que el senador Kennedy con demasiada frecuencia confiaba demasiado en el gobierno federal sobre lo que haría para resolver nuestros problemas, para estimular el crecimiento.

Creo que cuando examinamos la plataforma demócrata, cuando examinamos las propuestas que ha discutido esta noche, cuando las comparamos con las propuestas que yo he hecho, que estas propuestas que él hace no resultarían en un mayor crecimiento para este país del que tendría. Sería el caso si seguimos los programas que he defendido.

Son muchos de los puntos que ha planteado que me gustaría comentar, el del campo de la salud es digno de mención.

Nuestro programa de salud, el que el Senador Javits y otros senadores republicanos y yo apoyamos, es uno que brinda a todas las personas mayores de 65 años que desean seguro médico & # 8211 la oportunidad de tenerlo si lo desean. Ofrece la opción de tener un seguro público o un seguro privado, pero no obliga a tener seguro a nadie que no lo desee.

Su programa de seguridad social requeriría que todos los que tuvieran seguridad social contrataran un seguro médico del Gobierno, lo quisieran o no, y no cubriría a varios millones de personas que no están cubiertas por la seguridad social en absoluto.

Aquí hay un lugar donde creo que nuestro programa hace un mejor trabajo que el suyo.

El otro punto que quisiera hacer es este: esta degradación de cuánto cuestan las cosas, creo que mucha de nuestra gente entenderá mejor cuando vean lo que sucedió durante la administración Truman cuando el gobierno gastaba más de lo que ingresaba.

Descubrimos que los ahorros de toda una vida se comieron por la inflación. Encontramos a las personas que menos podían permitírselo, personas con ingresos jubilados, personas con ingresos fijos, los encontramos incapaces de pagar sus facturas a fin de mes.

Es esencial que un hombre que es presidente de este país, sin duda defienda todos los programas que significarán crecimiento, y yo defiendo los programas que significarán crecimiento y progreso.

Pero también es fundamental que no permita que se gaste un dólar que podría ser mejor gastado por la propia gente.

Señor Smith:

Senador Kennedy, su conclusión.

Sr. Kennedy:

El Sr. Nixon señaló que la producción soviética es sólo el 44 por ciento de la nuestra. Debo decir que el 44 por ciento y ese país soviético nos están causando muchos problemas esta noche. Quiero asegurarme de que se mantenga en esa relación. No quiero ver el día en que sea el 60 por ciento de los nuestros y el 70 y el 75 y el 80 y el 90 por ciento de los nuestros, con toda la fuerza y ​​el poder que podría aportar para causar nuestra destrucción.

En segundo lugar, el vicepresidente mencionó la atención médica a los ancianos. Nuestro programa fue una enmienda al proyecto de ley Kerr. El proyecto de ley Kerr brindó asistencia a todos aquellos que no estaban en la seguridad social. Creo que es un contraste muy claro.

En 1935, cuando se redactó la Ley de Seguridad Social, 94 de 95 republicanos votaron en contra. Landon se postuló en 1936 para derogarlo.

En agosto de 1960, cuando intentamos recuperarlo, pero esta vez por atención médica, recibimos el apoyo de un republicano en el Senado en esta ocasión.

En tercer lugar, creo que la pregunta que tiene ante sí el pueblo estadounidense es que, si miran a este país y al mundo que los rodea, los objetivos son los mismos para todos los estadounidenses, los medios están en cuestión, los medios están en juego.

Si sientes que todo lo que se está haciendo ahora es satisfactorio, que el poder relativo y el prestigio y la fuerza de Estados Unidos está aumentando en relación al de los comunistas, que estamos ganando más seguridad, que estamos logrando todo como nación. que debemos lograr, que estamos logrando una vida mejor para nuestros ciudadanos y una mayor fuerza, entonces estoy de acuerdo. Creo que debería votar por el Sr. Nixon.

Pero si sientes que tenemos que movernos de nuevo en los años sesenta, que la función del Presidente es poner ante el pueblo los asuntos inconclusos de nuestra sociedad, como hizo Franklin Roosevelt en los años treinta, la agenda para nuestro pueblo, lo que debemos hacer como sociedad para satisfacer nuestras necesidades en este país y proteger nuestra seguridad y ayudar a la causa de la libertad & # 8211 como dije al principio, la pregunta que tenemos ante nosotros todos los republicanos y todos los demócratas, es: ¿Puede la libertad en la próxima generación conquistar, o los comunistas van a tener xito? Ese es el gran problema.

Y si cumplimos con nuestras responsabilidades, creo que la libertad conquistará. Si fallamos, si fallamos en avanzar, si fallamos en desarrollar suficiente fuerza militar, económica y social aquí en este país, entonces creo que la marea podría comenzar a correr contra nosotros, y no quiero historiadores de 10 años. a partir de ahora, para decir, estos fueron los años en que la marea se acabó para los Estados Unidos. Quiero que digan, estos fueron los años en que subió la marea, estos fueron los años en que Estados Unidos comenzó a moverse de nuevo. Esa es la pregunta que tiene ante sí el pueblo estadounidense, y solo usted puede decidir qué quiere, qué quiere que sea este país, qué quiere hacer con el futuro.

Creo que estamos listos para movernos. Y es a esa gran tarea, si tenemos éxito, a la que nos dirigiremos.

Señor Smith:

Muchas gracias, señores.

Esta hora ha pasado demasiado rápido. Muchas gracias por permitirnos presentar al próximo presidente de los Estados Unidos en este programa único.

Los candidatos me han pedido que agradezca a las cadenas estadounidenses y las estaciones afiliadas por brindar tiempo y facilidades para esta presentación conjunta.

Otros debates de esta serie se darán a conocer más adelante y versarán sobre diferentes temas. Este es Howard K. Smith. Buenas noches desde Chicago.


Ver el vídeo: John F Kennedy u0026 Nixon: First Presidential Debate, 1960 Important data (Noviembre 2021).