Información

¿Por qué ocurrió la partición de la India?


Refugiado en Balloki Kasur durante el desplazamiento endémico en la Partición de la India.

Este artículo es una transcripción editada de The Partition of India with Anita Rani, disponible en Our Site TV.

Dan Snow y Anita hablan sobre la desgarradora experiencia de su familia al vivir en Indian Partition.

Escucha ahora

La partición de la India en 1947 es una de las grandes tragedias olvidadas del siglo XX. Ocurrió cuando India se independizó del Imperio Británico y el territorio se dividió en India y Pakistán.

Como parte de este proceso, la región de Bengala, en el noreste de la India, se dividió por la mitad a lo largo de líneas religiosas en Bengala Oriental y Occidental. Bengala Oriental, de mayoría musulmana, inicialmente formó parte de Pakistán, pero luego se convirtió en Bangladesh.

Se decidió que la India necesitaba separarse porque había terminado como un imperio enorme y en expansión. Había un precedente para tal movimiento; tanto Birmania (ahora Myanmar) como Sri Lanka habían sido previamente separados del Imperio Indio. Pero luego llegó la decisión de separarlo aún más.

El papel británico

Esta tabla se utilizó en la redacción de la legislación que regía la Partición. Actualmente se encuentra en el Instituto Indio de Estudios Avanzados en Shimla, India. Crédito: Nagesh Kamath / Commons

La India fue dividida por Sir Cyril Radcliffe, un abogado británico que nunca antes había visitado el país y tenía poco tiempo para comprender las consecuencias sociales de su decisión.

En el noroeste de la India, Punjab se dividió a la mitad, la mitad se convirtió en Pakistán y la otra mitad permaneció en la India.

Cuando India era un país enorme, antes de la creación de Pakistán, Punjab era un estado realmente importante para el Imperio Británico. Fue uno de los últimos estados de la India en ser anexionado por los británicos.

La escala de la tragedia

En el terreno durante la Partición, hubo una increíble violencia entre comunidades, deportaciones masivas y enormes movimientos de personas, probablemente los más grandes de la historia.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados estima que 14 millones de hindúes, sijs y musulmanes fueron desplazados durante la división de la India, lo que la convierte en la migración masiva más grande de la historia de la humanidad.

Básicamente, estas comunidades tenían que llegar al lado correcto de lo que era una línea arbitraria.

Fue una tragedia. Casi 15 millones de personas fueron desplazadas, mientras que un millón de personas murieron.

2017 fue el 70 aniversario de la Partición del Raj indio que causó tal epidemia de derramamiento de sangre. Yasmin Khan, profesora asociada de historia en la Universidad de Oxford y autora de 'The Great Partition' se basa en sus investigaciones y recuerdos familiares para contar la poderosa historia de la partición.

Ver ahora

Había musulmanes punjabíes e hindúes y sijs punjabíes. Pero, aunque tenían diferentes creencias, lo único diferente en ellos era la religión que habían elegido seguir; solo los dioses en los que creían.

Comieron la misma comida. Hablaban el mismo idioma. Culturalmente, eran idénticos; todo lo demás era igual.

Luego, cuando ocurrió la partición, estas comunidades se convirtieron en armas y se enfrentaron entre sí. Se produjo un caos absoluto y estalló el infierno y los vecinos estaban matando a los vecinos.

Un mapa que muestra cómo se dividió la India. Crédito: themightyquill / Commons

Se utilizaba a las mujeres y la gente secuestraba a las hijas de otras personas y las violaba y asesinaba.

Dan Snow y Anita hablan sobre la desgarradora experiencia de su familia al vivir en Indian Partition.

Escucha ahora

La familia de mi abuelo vivía en lo que terminó convirtiéndose en Pakistán, pero él estaba ausente con el ejército británico-indio en Mumbai, a miles de kilómetros de distancia.

Su primera familia simplemente no pudo cruzar la frontera hacia la India y todos fueron masacrados.

Los relatos de estos eventos suenan casi medievales, y sus efectos todavía se sienten en las divisiones entre India y Pakistán en la actualidad.


Partición india: una breve historia de India y Pakistán en el 70 aniversario de la independencia

El 15 de agosto se cumplen 70 años de la partición de la India y el fin del dominio colonial británico.

El subcontinente fue una vez un activo económico clave del Imperio Británico, gobernado desde Londres durante casi 100 años.

Pero allanó el camino para muchos otros países coloniales al hacer campaña por la independencia y se le otorgó en 1947, cuando fue liberado del gobierno parlamentario británico y dividido en lo que se conocería como la República Islámica de Pakistán y la República de la India.

Aquí hay una breve historia de cómo sucedió:

LEE MAS

El Raj británico:

A principios del siglo XIX, la India estaba gobernada por la Compañía de las Indias Orientales, una organización comercial británica que gradualmente se había apoderado del territorio a medida que el antiguo Imperio Mughal disminuía.

En un intento por expulsar a su rival, la Compañía Francesa de las Indias Orientales, la EIC construyó gradualmente su propio ejército privado y gobernó gran parte del país a través de poderes militares y administrativos o indirectamente a través de gobernantes locales.

En 1857, un motín de soldados indios en Meerut desató un año de rebeliones y revueltas que se conocieron como la Rebelión India de 1857, un levantamiento finalmente infructuoso contra el gobierno de la EIC.

Aunque la rebelión fue contenida, obligó al Parlamento británico a intervenir y tomar el control del país fuera de las manos de la empresa y bajo el dominio directo de la Corona.

A través de la Ley del Gobierno de la India en 1858, se estableció el Raj británico.

Regla colonial:

El Raj británico gobernó casi toda la actual India, Pakistán y Bangladesh.

Se gobernaba a través de tres plataformas: el gobierno imperial en Londres por un secretario de estado, el gobierno central en Calcuta y gobernantes provinciales en distritos del subcontinente.

En Londres, el gabinete formó un Consejo de la India que debía estar integrado por personas que habían pasado no menos de diez años en el país. Tendría que ser consultado por el secretario de Estado sobre muchas decisiones de gobierno.

Sin embargo, a pesar de los intentos de colaboración, muchas de las personas que gobiernan el país no tenían una experiencia real o no lo conocían. De hecho, el primer secretario de estado en funciones que visitó el país fue Edwin Montagu, que viajó a la India en 1917.

Durante el período de dominio británico, el Reino Unido invirtió enormes gastos de capital en infraestructura como ferrocarriles y minas y desarrolló un sistema legal y educativo.

Pero también agotó a India gran parte de sus ingresos para pagar el ejército del Imperio, desestabilizó los patrones de cultivo a través de la agricultura comercial y no reinvirtió los ingresos de la inversión de capital en el país, dejando a muchos más pobres que antes.

Día de la Independencia de India y Pakistán 2017 - En imágenes


La partición provocó disturbios, bajas masivas y una colosal ola de migración. Millones de personas se trasladaron a lo que esperaban sería un territorio más seguro, con musulmanes dirigiéndose hacia Pakistán e hindúes y sijs en dirección a India.

¿Cuáles fueron los efectos a largo plazo de la partición en la relación entre Pakistán e India? Más de un millón de personas murieron, la gente fue desplazada, Gran Bretaña perdió la India. ¿Por qué la colonia de la India se dividió en India y Pakistán en 1947? ¿Dónde vivía la mayoría de los musulmanes?


Kellie Bright, estrella de EastEnders muy embarazada, cuenta los días hasta el nacimiento

Sigue el sol

Servicios

& copyNews Group Newspapers Limited en Inglaterra No. 679215 Domicilio social: 1 London Bridge Street, Londres, SE1 9GF. "The Sun", "Sun", "Sun Online" son marcas comerciales registradas o nombres comerciales de News Group Newspapers Limited. Este servicio se proporciona en los Términos y condiciones estándar de News Group Newspapers 'Limited de acuerdo con nuestra Política de privacidad y cookies. Para solicitar información sobre una licencia para reproducir material, visite nuestro sitio de distribución. Vea nuestro paquete de prensa en línea. Para otras consultas, contáctenos. Para ver todo el contenido de The Sun, utilice el mapa del sitio. El sitio web de Sun está regulado por la Organización de Estándares de Prensa Independiente (IPSO)


Finales de la década de 1930: el miedo comienza a dominar​

● Los resultados de las elecciones provinciales de 1936-1937 tienen una gran importancia histórica. A pesar de los electorados separados basados ​​en la religión, a la Liga Musulmana (el principal partido de oposición al Congreso Nacional Indio de Nehru) le fue mal incluso en las provincias de mayoría musulmana, una consecuencia del hecho de que, además de la religión, fueron consideraciones como la clase y el idioma las que definieron las identidades para muchos votantes indios entonces. El Partido del Congreso ganó el poder en la mayoría de las provincias. Por tanto, se puede decir que incluso tan tarde como en 1937, la mayoría de los musulmanes en India no estaban a favor de la Liga Musulmana..

● Sin embargo, para muchos de los musulmanes de la India, la experiencia posterior de ser gobernados por políticos del Congreso (debemos tener cuidado de no confundir al partido del Congreso de la era colonial con su avatar posterior a la independencia), quienes con frecuencia se comportaron de maneras que no inspiraron confianza en la población musulmana, asaltó un nuevo temor a un "Raj hindú". En otras palabras, a pesar de que líderes prominentes del Congreso como Nehru, Patel y Bose eran ampliamente seculares en su perspectiva, muchos otros líderes alimentaron ideas regresivas con respecto a la supremacía hindú y desestimaron los llamamientos a la tolerancia y la armonía religiosa en el país. Las palabras y acciones de líderes tan fanáticos continuaron haciendo que muchos musulmanes temieran su destino una vez que los británicos se fueron, un miedo que fue expresado políticamente por la Liga Musulmana.


¿Quién inició la violencia? El cómo y el por qué de Partition


La partición del Punjab a mediados de agosto de 1947 tuvo lugar como parte de un acuerdo negociado por los británicos entre el Congreso Nacional de la India, la Liga Musulmana de toda la India y los sijs de Punjab para dividir la India y transferir el poder a India y Pakistán.

La población total de la provincia indivisa de Punjab era de 33 millones. Incluía territorios administrados directamente por los británicos (28 millones de habitantes) y varios estados principescos. El Punjab era una provincia de mayoría musulmana, mientras que los hindúes y los sij juntos constituían una minoría muy grande del 44 al 47 por ciento. El principio en el que se dividieron la India y el Punjab fue que las áreas de mayoría musulmana se separaron del resto de la India y se entregaron a Pakistán.

La demanda de partición de la India fue hecha por el principal partido comunal de los musulmanes, la Liga Musulmana de toda la India. Insistió en que los musulmanes indios no eran una minoría (una cuarta parte de la población total de la India) sino una nación separada en virtud de su fe y cultura islámicas.

Cuando la Liga Musulmana exigió la partición de la India, los sijs de Punjab exigieron que se aplicara el mismo principio al Punjab. El Congreso Nacional de la India quería mantener la India unida, pero al darse cuenta de que la Liga Musulmana insistía en la partición de la India, el 8 de marzo de 1947 apoyó la demanda sij de la partición del Punjab.

El virrey Mountbatten llegó a la conclusión de que la partición de la India se había vuelto inevitable. Por lo tanto, el 3 de junio de 1947, se anunció el Plan de Partición que requería que las asambleas de Punjab y Bengala votaran si querían mantener sus provincias unidas o divididas. Ambas asambleas votaron a favor de la partición de sus provincias.

La transferencia real del poder a India y Pakistán resultó ser sangrienta y amarga. Algunas personas lo han descrito como una de las diez grandes tragedias del siglo XX. La pérdida de vidas estimada durante la partición de la India es de un millón. Además, entre 14 y 18 millones de personas se vieron obligadas a cruzar la frontera internacional en busca de refugios seguros.

Solo en el Punjab, se estima que las pérdidas de vidas oscilan entre 500.000 y 800.000 y 10 millones de personas se vieron obligadas a huir para salvar sus vidas. Más importante aún, después de la Segunda Guerra Mundial, el primer caso de limpieza étnica tuvo lugar en el Punjab. Por lo tanto, soportó la peor parte de la violencia de la partición. Así, a fines de 1947, se borraron todos los rastros de presencia musulmana en el Punjab oriental indio, excepto algunos musulmanes que permanecieron en el diminuto estado principesco de Malerkotla (población total 88.000). En el Punjab occidental paquistaní, los hindúes y los sijs se destacaron por su ausencia.

Dado el hecho de que el Punjab anterior a la partición tenía un legado sólido de una tradición de `` vivir y dejar vivir '' legado por los esfuerzos de los sufíes musulmanes, los santos hindúes y los gurús sij, tal resultado a fines de 1947 fue demasiado drástico y traumático y siguió siendo un enigma intrigante y desconcertante. Había algunas peculiaridades que volvían al Punjab vulnerable a la violencia en caso de que las partes en competencia y sus líderes no pudieran ponerse de acuerdo para mantener unida su provincia. Entre ellos, el factor principal fue que cerca de un millón de hindúes, musulmanes y sijs punjabíes se habían desmovilizado recientemente del ejército indio británico.

Además, había bandas criminales operando en todo Punjab. Estos dos elementos y funcionarios gubernamentales partidistas, políticos y activistas étnicos formaron nexos que comenzaron a coordinar ataques a la 'comunidad enemiga'. Una vez que los británicos se fueron y dos administraciones partidistas llegaron al poder en el Punjab dividido, comenzaron a tener lugar ataques de venta al por mayor contra las minorías. Al final del año se había logrado la limpieza étnica.

El principal argumento expuesto en este estudio (& quot; El Punjab ensangrentado, dividido y limpiado: Desentrañando la tragedia de 1947 a través de informes secretos británicos y cuentas en primera persona & quot / OUP) es que la partición de la India era necesaria pero no una base suficiente para la partición de el Punjab. En otras palabras, si la India no se hubiera dividido, el Punjab no estaría dividido. Sin embargo, no había una necesidad lógica de dividir el Punjab si se dividía la India.

¿Por qué los hindúes punjabíes, musulmanes y sijs no podían estar de acuerdo en mantener unida su provincia? ¿Por qué la violencia que tuvo lugar en el Punjab eclipsó la violencia que tuvo lugar en otras partes de la India? Los explico con la ayuda de un marco teórico desarrollado en un capítulo titulado & # 39Una teoría de la limpieza étnica & # 39.

El miedo a un futuro incierto, la falta de comunicación entre los líderes de las comunidades distanciadas, la autoridad menguante de los británicos y la consiguiente falta de confianza de las instituciones y funcionarios estatales crearon el medio social y político en el que proliferaron la sospecha y el miedo, generando angustia entre los ciudadanos. gente común. En tales situaciones, la reacción y la reacción exagerada llevaron a consecuencias intencionales y no intencionales que se agravaron y finalmente resultaron en la mayor tragedia humana en la historia del subcontinente indio.

Existe el primer estudio holístico y completo de la partición del Punjab. Cubre cronológicamente los eventos que se desarrollaron durante 1947 y cubre todo el Punjab: los 28 distritos y los estados principescos. Entre el 1 de enero y el 14 de agosto de 1947, estuvo bajo el dominio británico. Según Sir Evan Jenkins, el último gobernador británico de Punjab, hasta el 4 de agosto de 1947 sólo se habían producido unas 5.000 muertes. Desde el 15 de agosto hasta el 31 de diciembre de 1947, esas cifras se dispararon a entre 500.000 y 800.000.

No hay documentos oficiales disponibles de India o Pakistán en ese período. Por primera vez en 65 años, saqué a la luz los eventos de ambos lados con más de 230 relatos en primera persona. También hablé con personas que ahora están asentadas en otras partes de India y Pakistán y en Londres, Estocolmo y varias ciudades de Estados Unidos. Me tomó 12 años reunir las pruebas para contar la historia de lo que sucedió después de que se transfiriera el poder a las administraciones de Punjab Oriental y Occidental.

La conclusión a la que llegué de mi investigación es que en marzo de 1947 los musulmanes iniciaron la violencia a gran escala, principalmente contra los sijs pero también contra los hindúes, en los distritos de mayoría musulmana del norte de Punjab. Sin embargo, a finales de ese año habían muerto más musulmanes en el este de Punjab que hindúes y sij juntos en el oeste de Punjab. Cómo y por qué sucedió eso se presenta por primera vez en este libro mío.


Una nación dividida

Una partición de tal magnitud no pasó sin contragolpe. Los disturbios comenzaron con un gran número de víctimas y una colosal ola migratoria. Entre 14 y 16 millones de personas se trasladaron de un lado a otro de la frontera.

La dirección en la que viajaban dependía de su religión. Hindúes y sijs se unieron en un esfuerzo consciente por separarse de los musulmanes.

Este capítulo, lamentablemente, no pasó sin bajas. El número de muertos de la partición oscila entre 200.000 y dos millones de víctimas. Muchos fueron asesinados por miembros de sus propias comunidades y, a veces, por sus propias familias.

Especialmente, las mujeres fueron atacadas como símbolo del honor de la comunidad. Según se informa, hasta 100.000 mujeres fueron secuestradas o violadas.

Una de las razones por las que la partición provocó emociones tan extremas fue porque muchas personas no solo estaban muy apegadas a la identidad religiosa, sino también al territorio. Además, las tropas británicas se mostraron reacias a mantener la ley y el orden.

Otro efecto secundario imprevisto fue la máxima homogeneidad de Pakistán. La Liga Musulmana había previsto que Pakistán contendría una importante población no musulmana, cuya presencia salvaguardaría a la población musulmana que permanece en la India. En cambio, en Pakistán Occidental, las minorías no musulmanas comprenden solo el 1,6% de la población.

Es evidente que Pakistán fue creado como una "tierra segura" para los musulmanes de la India, pero no todos los musulmanes apoyaron su formación. Por lo tanto, muchos decidieron permanecer en la India y seguir formando el grupo minoritario más grande de la India independiente.

Esto condujo a conflictos continuos. El ícono amado a nivel nacional, Mahatma Gandhi, fue asesinado en enero de 1948 por un extremista nacionalista hindú que lo culpó por ser demasiado partidario de la Partición.


La partición

En agosto de 1947, cuando se concedió la independencia al antiguo dominio imperial de la India británica, se dividió en dos países: India y Pakistán.

La India había sido la posesión más grande de los británicos y un súbdito de la Corona británica desde 1858, cuando el reinado de la Compañía de las Indias Orientales llegó a su fin a raíz del Levantamiento y Revuelta de 1857 contra el gobierno de la Compañía.

Los intentos de otorgar autogobierno a los indios se debatieron intensamente desde principios del siglo XX en la esfera pública, cuyos primeros resultados fueron la Ley de Consejos Indios de 1909 y la Ley del Gobierno de la India de 1919. En 1935, la Ley del Gobierno de la India constituía una serie de provincias con sus propias legislaturas donde los representantes eran elegidos sobre la base de un sufragio limitado. Se planeó que la India británica obtuviera el estatus de dominio, es decir. autogobierno supervisado por la Corona. Si la mayoría de los estados principescos optaban por unirse al plan, India tendría una estructura confederada con provincias poderosas y estados principescos y un centro débil a cargo de la defensa, las relaciones exteriores y la moneda.

Este esquema nunca entró en vigor porque la mayoría de los estados principescos se negaron a aceptar la Ley de 1935 y pasar a formar parte del dominio propuesto. Las elecciones provinciales se celebraron en la India británica en 1937. Cuando se declaró la guerra entre Gran Bretaña y Alemania en 1939, el gobierno británico declaró la participación de la India en la guerra sin consultar a ningún líder indio. En protesta contra esta decisión unilateral de los británicos en relación con los intereses indios, los gobiernos del Congreso en las provincias dimitieron. Exigieron la independencia total a cambio de la cooperación india en la guerra. Bajo la presión de los gobiernos estadounidenses, los británicos enviaron la Misión Cripps a la India en 1942 para asegurar el pleno apoyo y cooperación en la guerra contra Alemania al tratar de negociar mejores condiciones para la transferencia del poder. Pero las condiciones previas de la Misión no fueron aceptadas por el Congreso y la Liga Musulmana, quienes tenían diferentes prioridades y resultados en mente. El fracaso de la Misión Cripps llevó al Congreso a lanzar el Movimiento Quit India y exigir la independencia total del dominio británico. En la mañana en que se iba a lanzar el Movimiento, todos los líderes del Congreso fueron encarcelados donde debían permanecer hasta casi el final de la guerra.

En 1945, el Partido Laborista llegó al poder en Gran Bretaña y se comprometió a conceder la independencia a la India. Su plan se desarrolló sobre la base de la Ley de 1935. Se celebraron elecciones en todas las provincias de la India británica, cuyos resultados fueron que el Congreso ganó en siete de las once provincias y la Liga Musulmana ganó todos los escaños reservados para los musulmanes. En 1946, el gobierno británico envió la misión del gabinete a la India para asegurar arreglos para una transferencia pacífica del poder. La Misión del Gabinete propuso una confederación como se detalla previamente en la Ley de 1935. También propuso que las provincias pudieran agruparse en regiones que decidirían cómo se repartiría el poder entre ellas. Se propusieron tres regiones, una que comprende las provincias del noroeste de Punjab, Sindh, Baluchistán y la provincia de la frontera del noroeste, la segunda comprende Madrás, UP, las provincias centrales, Bombay, Bihar & amp Orissa y la tercera comprende Assam y Bengala.

Se propuso que las legislaturas provinciales eligieran representantes para una Asamblea Constituyente que enmarcaría la Constitución de la India independiente. Aunque el Congreso rechazó la propuesta de un gobierno interino, decidió unirse a la Asamblea Constituyente para ayudar a enmarcar la Constitución de la India independiente.

Mohammed Ali Jinnah declaró el 16 de agosto de 1946 como el Día de Acción Directa como muestra de fuerza de apoyo de la comunidad musulmana a una nación separada. Los disturbios se extendieron por las ciudades de Calcuta y Bombay y resultaron en la muerte de aproximadamente 5000 a 10 000 personas y 15 000 heridos. El 9 de diciembre de 1946, la Liga Musulmana, que había aceptado anteriormente las propuestas de la Misión del Gabinete, ahora retiró su apoyo sobre la base de que no había ninguna garantía de salvaguardas adecuadas de los derechos de la minoría musulmana en la Asamblea.

La demanda de una nación separada para los musulmanes había sido planteada por varios líderes musulmanes en las décadas anteriores, el más famoso fue Allama Iqbal en una conferencia de la Liga Musulmana en Allahabad en 1930, donde articuló la idea de una nación musulmana dentro de la India. El término "Pak-Stan" había sido acuñado por Choudhry Rahmat Ali en la década de 1930 mientras estudiaba en la Universidad de Cambridge. El 23 de marzo de 1940, en una reunión de la Liga Musulmana en Lahore, Jinnah había respaldado tal demanda, aunque sin nombrar “Pakistán”.

La propuesta de la resolución de la Liga Musulmana de unir las provincias de mayoría musulmana y crear una nación separada fue resistida por el Congreso desde el principio. En ese momento, un gobierno interino estaba a cargo de los ministerios compartidos del Congreso y la Liga Musulmana y Nehru actuaba como el Primer Ministro de facto. Pero pronto el arreglo se rompió y Lord Mountbatten presentó la propuesta de dividir la India utilizando las tres regiones como había sido sugerido por la Misión del Gabinete.

El primer esquema de partición se esbozó en abril de 1947. Jawaharlal Nehru estaba en contra de la idea de la partición en sí. El esquema revisado se envió a Londres y regresó con la aprobación del gabinete británico. El 4 de junio, Mountbatten anunció el plan para la Partición de la India y el respaldo de Nehru y Jinnah en los discursos de All India Radio.

El plan de partición, como se anunció, estaba en gran medida en consonancia con las propuestas de la Misión del Gabinete. La región del noroeste que comprende Punjab, Sindh, Baluchistán y la provincia de la frontera del noroeste fue propuesta por la misión del gabinete. La región oriental se volvió a dibujar sin Assam ni las provincias del noreste. Bengala Oriental y el distrito contiguo de Sylhet serían parte de Pakistán. La partición fue un gran shock para Mahatma Gandhi, pero el liderazgo del Congreso bajo Jawaharlal Nehru y Vallabhbhai Patel había aceptado la propuesta. Sin embargo, la cuestión del límite final aún estaba indecisa. Las dos provincias más grandes, Punjab y Bengala, tenían solo una superioridad marginal de los musulmanes sobre los no musulmanes: 53% a 47%. Por lo tanto, se decidió que las dos provincias se dividirían por la mitad y que el registro electoral se utilizaría para distribuir algunos distritos a Pakistán y otros a la India.

El trazado de la frontera resultó ser extremadamente polémico y causó miedo, incertidumbre y muerte y destrucción generalizadas. Cyril Radcliffe, KC, un abogado de Lincoln's Inn, Londres, se encargó de trazar el límite con la ayuda de asesores locales en Punjab y Bengala.

Las negociaciones entre los líderes resultaron una pesadilla para las miles de familias que de repente se vieron desarraigadas en una tierra que habían habitado durante generaciones. La ley y el orden se rompieron y se produjeron masacres y saqueos a gran escala mientras las familias abandonaban su tierra natal para cruzar penosamente las nuevas fronteras trazadas arbitrariamente. Las mujeres fueron secuestradas, violadas, mutiladas y asesinadas junto con los niños, tanto nacidos como no nacidos. Las familias abandonaron sus propiedades ancestrales y cruzaron las fronteras, obligadas a buscar una nueva vida como refugiados. En Punjab y Bengala, los refugiados se trasladaron de un lado a otro en busca de seguridad. Muchas familias musulmanas partieron de UP y Bihar para terminar como Muhajirs (refugiados) en Karachi. Los hindúes de Sindh llegaron a Gujarat y Bombay.

La partición de la India fue uno de los eventos más definitorios en la historia del subcontinente indio. Sin informes precisos de cuántos murieron o perdieron sus hogares, las estimaciones sugieren que quizás hasta 20 millones de personas se vieron afectadas por la Partición y en algún lugar entre 200.000 y 1 millón perdieron la vida. Sin embargo, varias décadas después del evento, hubo una grave laguna en el sentido de que no existía ningún museo o monumento en ningún lugar del mundo para recordar a todos esos millones. Son sus historias no contadas las que el Museo Partition registra y narra.

Punjab

En 1940, en la Sesión de Lahore, la Liga Musulmana había exigido la Partición de la India para crear un estado separado de mayoría musulmana en el noroeste de la India. En oposición a esta demanda, Sir Sikander Hayat Khan del Partido Unionista había forjado vínculos con los sijs y firmó el Pacto Sikander-Baldev Singh en marzo de 1942. El pacto preveía Jhatka carne en las instituciones gubernamentales, la inclusión del gurmukhi como segundo idioma en las escuelas y la garantía de una representación del 20 por ciento de la comunidad sij en el Consejo Ejecutivo apoyado por los unionistas. Esto estaba en fuerte oposición a la demanda de Jinnah de un estado musulmán. Sin embargo, la situación cambió con la inesperada muerte de Sikander Hayat Khan en 1942.

Los unionistas y los sijs no pudieron sostener la alianza.

Los Akalis elaboraron un plan de Azad Punjab que alentó la creación de una nueva provincia de Punjab. La Maestra Tara Singh enfatizó que el esquema fue concebido para actuar como un contraataque efectivo a la demanda de Partición.

En las elecciones de Punjab celebradas en 1946, la Liga Musulmana había ganado la mayor cantidad de escaños, pero no alcanzó la mayoría. No logró formar un gobierno de coalición con ninguno de los otros partidos, y un gobierno de coalición encabezado por Sir Khizr Hayat Tiwana del Partido Unionista de Punjab llegó al poder en Punjab.

En enero-febrero de 1947, la Liga Musulmana pidió Acción Directa en la provincia de Punjab. Esto puso nervioso al primer ministro de Punjab, Sir Khizr Hayat Khan Tiwana, cuyo ministerio de coalición incluía ministros del Congreso y partidos sij. La coalición cayó el 2 de marzo de 1947.

El 3 de marzo, los líderes hindúes y sij se reunieron en Lahore, donde prometieron oponerse al establecimiento de Pakistán. El 4 de marzo, estudiantes hindúes y sij salieron a las calles a protestar. Estallaron enfrentamientos comunales en diferentes partes de Lahore. En la tarde del 4 de marzo, estalló la violencia comunitaria en Amritsar y el 5 de marzo en Multan y Rawalpindi. El gobernador, Sir Evan Jenkins, impuso la Regla del Gobernador el 5 de marzo de 1947 después de que la Liga no lo convenciera de que tenía una mayoría estable en la Asamblea de Punjab. Punjab permaneció bajo el gobierno del gobernador hasta que el poder fue entregado a los gobiernos de India y Pakistán el 14 y 15 de agosto.

Lord Louis Mountbatten asumió el papel del último virrey el 24 de marzo de 1947. Anunció el Plan de Partición el 3 de junio de 1947, declarando que los británicos habían decidido transferir el poder a los gobiernos de India y Pakistán a mediados de agosto de 1947. El anuncio resultó en un mayor aumento de la violencia a medida que la incertidumbre sobre el futuro inició la mayor migración forzada de la historia. La partición de Punjab resultó ser uno de los actos más violentos de la historia de la humanidad.

Entre el 15 y el 17 de agosto, hubo una gran confusión sobre las fronteras reales entre India y Pakistán. Se creía ampliamente que el distrito de Gurdaspur se entregaría a Pakistán. En consecuencia, Pakistán envió a Mushtaq Ahmed Cheema como Comisionado Adjunto de Gurdaspur y la bandera de Pakistán ondeó sobre Gurdaspur durante esos días. Muchas ciudades, incluida Lahore, no estaban seguras de su destino.

El 17 de agosto de 1947 se hizo público el premio Radcliffe. Tres tehsils del distrito de Gurdaspur en la orilla oriental del Ravi fueron entregados a la India, mientras que Shakargarh en la orilla occidental fue a Pakistán. Muchos se encontraron repentinamente en el lado equivocado de la frontera. Lahore fue otorgada a Pakistán. La migración masiva que siguió vio la muerte de millones y el desplazamiento de muchos más. Las familias quedaron destrozadas. Las personas que migraban en trenes fueron masacradas y masacradas. Las mujeres fueron asesinadas, secuestradas y violadas. Muchos fueron asesinados por sus propias familias para "proteger el honor de la familia". La tumultuosa ola de migración terminó en gran parte en 1948, pero la reconstrucción de vidas continuó durante décadas.

Bengala y Assam

El movimiento de personas a través de la frontera tomó una forma diferente en Bengala en comparación con Punjab. Bengala Occidental tenía 5 millones de musulmanes en un total de 21 millones, mientras que Bengala Oriental tenía 11 millones de hindúes en un total de 39 millones, porcentajes casi iguales de las comunidades minoritarias. Inicialmente, el movimiento transfronterizo era limitado, con más hindúes moviéndose hacia el oeste que musulmanes hacia el este. Los dos gobiernos llegaron a un acuerdo sobre la protección de las minorías de cada lado en abril de 1948 con el objetivo específico de evitar que ocurra una violencia similar a la que se vio en Punjab en Bengala. El flujo de migración se redujo aún más. Esto también se debió a una fuerte identidad pan-bengalí.

Sin embargo, los disturbios comunales desencadenaron la migración unos años después de la independencia. Entre febrero y abril de 1950, los disturbios provocaron la migración de un millón y medio de personas. 850.000 musulmanes se desplazaron hacia el este y 650.000 hindúes se desplazaron hacia el oeste. Nehru y Liaquat Ali decidieron firmar un acuerdo revisado para proteger a las minorías de ambos lados. Pero la atmósfera se había deteriorado. Entre abril y julio de 1950, 1,2 millones de hindúes abandonaron Pakistán Oriental y 600.000 musulmanes de Bengala Occidental se trasladaron hacia el este.

Incluso más allá de los disturbios, el miedo a la discriminación de las minorías también condujo a la migración en la década de 1950. El movimiento lingüístico de la década de 1950 inquietó a los hindúes bengalíes. La emisión de pasaportes en 1952 hizo temer que la opción de la migración no estuviera disponible más adelante. La llegada de refugiados también condujo a una escasez de recursos que provocó oleadas de migración. Sin embargo, debido a que gran parte de la migración en Bengala ocurrió después de 1947-48, el gobierno la consideró una migración económica, lo que redujo la ayuda oficial que recibían las personas desplazadas.

En 1964-65, los disturbios comunales que siguieron a las tensiones en Cachemira llevaron a un aumento del flujo de hindúes hacia el oeste. The final large-scale migration came in 1970-71 on the eve of the formation of Bangladesh.

Mountbatten’s Partition plan, announced on 3 June 1947, provided for a referendum to be held in the Sylhet district to decide whether it should remain a part of the Indian province of Assam or become a part of East Pakistan. In a meeting of District Officers convened to decide the dates of the referendum, it was suggested that the first fortnight of July be avoided due to heavy flooding which would curtail the ability of people to reach the voting booths. The British Referendum Commissioner, however, argued that based on the date of final withdrawal there was no negotiation possible with regard to the dates. The Sylhet Referendum was therefore held on 6 July 1947 and the results favoured a merger with Pakistan. Assam thus lost a wealthy district in terms of the thriving tea, lime and cement industries which in turn resulted in a serious loss of revenue.

Partition affected the politics and lives of the people in the North East in several ways. It physically separated them from the rest of the country save for a narrow passage commonly known as the Chicken’s Neck, which is only 17 km wide at its narrowest. Partition disrupted the natural channel of riverine communication, and rail and road networks that provided connectivity to this area and had adverse effects on the economy of Assam. It was forced to exist as a landlocked province, as its natural outlet to the sea since 1904 through the port of Chittagong became a part of East Pakistan. The adverse impact of Partition was noted in the Census Report of 1951, which observed that ‘the far-reaching effects of this loss will continue to be felt by Assam as well as India’.

Partition also affected the social and economic lives of the various tribal communities in the region. It disrupted the traditional links that tribal communities, such as the Khasis, Jantias and Garos, had with the East Pakistani districts of Sylhet and Mymensingh, leaving them split between India and Pakistan, based on their place of residence.

Sindh

The experience of Partition in Sindh was different from that of other States. Sindh, unlike Punjab and Bengal, was not partitioned demographically, but rather the entire state went to Pakistan. The State experienced fewer cases of physical violence and more frequently, reports of looting, destruction and distress sale of property. In fact, when Acharya Kripalani, the Congress president visited Sindh three months after Partition, he noted the lack of communal fanaticism and the influence of Sufi and vedantic thoughts among the Sindhis which spread the message of tolerance. Sindhis did not migrate en masse to India in the months shortly after Partition.

However, by November 1947, with the arrival of a large numbers of refugees (Muhajirs) from Bihar and Bengal in Sindh, an atmosphere of fear unsettled the Hindus. Estas Muhajirs living in crowded refugee camps began to occupy the homes of the Hindu Sindhis. Two major incidents of violence in Hyderabad (Sindh) and Karachi on 17 December 1947 and 6 January 1948, respectively, triggered the decision of the Hindus to leave.

More than the violence, it was the loss of their homeland which had nurtured their culture for centuries that left a deep and lasting impact on the Hindu Sindhis who migrated to India. Partition left them not only without a home but also alienated them from their way of life. In an environment where survival was a major issue, with the well-off Sindhis helping those in more dire conditions, the nurturing of culture was not a priority.

During the first half of 1948, approximately 1,000,000 Sindhi Hindus migrated to India 400,000 more remained in Sindh. Evacuation continued for three more years, and by 1951 very few Hindu families remained in Sindh - about a scant 150,000 to 200,000. That trickle of migration has continued over the years and remains a continuing process.

On the issue of Sindhi culture and the reconstruction of their lives post-Partition, Saaz Agrawal in her book, “Sindh -- stories from a Vanished Homeland” writes, “The capricious river Indus ran through their lands and it changed course often. One day, you’d be by the river bank, the next, you’d be flooded. Their surroundings created a people prepared for change”.


How the Partition of India happened – and why its effects are still felt today

“Partition” – the division of British India into the two separate states of India and Pakistan on August 14-15, 1947 – was the “last-minute” mechanism by which the British were able to secure agreement over how independence would take place. At the time, few people understood what Partition would entail or what its results would be, and the migration on the enormous scale that followed took the vast majority of contemporaries by surprise.

The main vehicle for nationalist activity was the Indian National Congress, whose best-known leaders included Mahatma Gandhi and Jawaharlal Nehru. Even before the 1940s, it had long argued for a unitary state with a strong centre even though Congress was ostensibly secular in its objectives, organisations representing minority interests increasingly viewed this idea with suspicion, believing that it would entrench the political dominance of Hindus, who made up about 80% of the population.

At around 25% of its population, Muslims were British India’s largest religious minority. Under imperial rule, they had grown accustomed to having their minority status protected by a system of reserved legislative seats and separate electorates. The British system of political control hinged on identifying interest groups willing to collaborate, a governing style often described as “divide and rule”.

Recomendado

The prospect of losing this protection as independence drew closer worried more and more Muslims, first in parts of northern India, and then, after World War II, in the influential Muslim-majority provinces of Bengal and Punjab. In 1945-6, the All-India Muslim League, led by Muhammad Ali Jinnah, won a majority of Muslim votes in provincial elections. This strengthened the party’s claim to speak for a substantial proportion of, but never all, the subcontinent’s Muslims.

Then came World War II – and suddenly, the political stakes in India were considerably higher.

The end of the Raj

When Britain took India into the war without consultation in 1939, Congress opposed it large nationalist protests ensued, culminating in the 1942 Quit India movement, a mass movement against British rule. For their part in it, Gandhi and Nehru and thousands of Congress workers were imprisoned until 1945.

Meanwhile, the British wartime need for local allies gave the Muslim League an opening to offer its cooperation in exchange for future political safeguards. In March 1940, the Muslim League’s “Pakistan” resolution called for the creation of “separate states” – plural, not singular – to accommodate Indian Muslims, whom it argued were a separate “nation”.

Historians are still divided on whether this rather vague demand was purely a bargaining counter or a firm objective. But while it may have been intended to solve the minority issue, it ended up aggravating it instead.

After the war, Attlee’s Labour government in London recognised that Britain’s devastated economy could not cope with the cost of the over-extended empire. A Cabinet Mission was dispatched to India in early 1946, and Attlee described its mission in ambitious terms:

My colleagues are going to India with the intention of using their utmost endeavours to help her to attain her freedom as speedily and fully as possible. What form of government is to replace the present regime is for India to decide but our desire is to help her to set up forthwith the machinery for making that decision.

An act of parliament proposed June 1948 as the deadline for the transfer of power. But the Mission failed to secure agreement over its proposed constitutional scheme, which recommended a loose federation the idea was rejected by both Congress and the Muslim League, which vowed to agitate for “Pakistan” by any means possible.

All the while, communal violence was escalating. In August 1946, the Great Calcutta Killing left some 4,000 people dead and a further 100,000 homeless.

By March 1947, a new viceroy, Lord Louis Mountbatten, arrived in Delhi with a mandate to find a speedy way of bringing the British Raj to an end. On June 3, he announced that independence would be brought forward to August that year, presenting politicians with an ultimatum that gave them little alternative but to agree to the creation of two separate states.

Pakistan – its eastern and western wings separated by around 1,700 kilometres of Indian territory – celebrated independence on August 14 that year India did so the following day. The new borders, which split the key provinces of the Punjab and Bengal in two, were officially approved on August 17. They had been drawn up by a Boundary Commission, led by British lawyer Cyril Radcliffe, who later admitted that he had relied on out-of-date maps and census materials.

Partition triggered riots, mass casualties, and a colossal wave of migration. Millions of people moved to what they hoped would be safer territory, with Muslims heading towards Pakistan, and Hindus and Sikhs in the direction of India. As many as 14-16m people may have been eventually displaced, travelling on foot, in bullock carts and by train.

Estimates of the death toll post-Partition range from 200,000 to two million. Many were killed by members of other communities and sometimes their own families, as well as by the contagious diseases which swept through refugee camps. Women were often targeted as symbols of community honour, with up to 100,000 raped or abducted.

What can explain this intensely violent reaction? Many of the people concerned were very deeply attached not just to religious identity, but to territory, and Britain was reluctant to use its troops to maintain law and order. The situation was especially dangerous in Punjab, where weapons and demobilised soldiers were abundant.

Another unforeseen consequence of Partition was that Pakistan’s population ended up more religiously homogeneous than originally anticipated. The Muslim League’s leaders had assumed that Pakistan would contain a sizeable non-Muslim population, whose presence would safeguard the position of Muslims remaining in India – but in West Pakistan, non-Muslim minorities comprised only 1.6% of the population by 1951, compared with 22% in East Pakistan (now Bangladesh).

Recomendado

And even though Pakistan was ostensibly created as a “homeland” for India’s Muslim minority, not all Muslims even supported its formation, never mind migrated there: Muslims remained the largest minority group in independent India, making up around 10% of the population in 1951. Gandhi himself was assassinated in January 1948 by a Hindu nationalist extremist who blamed him for being too supportive of Muslims at the time of Partition.

Both states subsequently faced huge problems accommodating and rehabilitating post-Partition refugees, whose numbers swelled when the two states went to war over the disputed territory of Jammu and Kashmir in 1947-8. Later bouts of communal tension generated further movement, with a trickle of people still migrating as late as the 1960s.

Today, the two countries’ relationship is far from healthy. Kashmir remains a flashpoint both countries are nuclear-armed. Indian Muslims are frequently suspected of harbouring loyalties towards Pakistan non-Muslim minorities in Pakistan are increasingly vulnerable thanks to the so-called Islamisation of life there since the 1980s. Seven decades on, well over a billion people still live in the shadow of Partition.

Sarah Ansari is a professor of history, head of department at Royal Holloway. This article was originally published on The Conversation (www.theconversation.com)


What really happened in August 1947

Why did Mountbatten suddenly declare that the Partition of India would take place with inexplicable haste on August 15, 1947, almost a year ahead of schedule?

Colonel Anil Athale (retd) explains the likely reasons for the British decision to hastily grant India independence.

O n August 14-15, 1947, according to Pakistan they got a 'Homeland' for the subcontinent's Muslims, Indians claim they got Independence, while the British called it the 'Transfer of Power' (those interested can see the huge volume published by the British with that title).

The two countries went on a very different political trajectory right from the word go. Mohammad Ali Jinnah chose to become the first governor general, with Liaquat Ali, the number two as his prime minister. As a consequence Pakistan, despite the 1973 parliamentary constitution, has always had a strong presidential bias.

In India, on the other hand, by choosing to retain Lord Louis Mountbatten, the post of the head of State was kept largely ceremonial. The roots of current religious extremism and violence against minority religions and minority Muslim sects were inevitable as despite Jinnah's own personal belief in secularism, the foundation of Pakistan was on Islam. Zia-ul Haq merely took it to the logical conclusion.

India chose to separate religion from nationality in deference to the plural ethos of its majority and long history of the Indian subcontinent where separation of the faith and nation was the norm. Possibly the only exception was during the reign of Ashoka. India becoming plural was as natural as Pakistan becoming an Islamic State.

Nehru chose to give his famous 'Tryst with destiny' speech in English and not Hindi or Hindustani. The number of English speakers and its influence has only increased after the British left.

Over 65 years ago, one of the enduring human tragedies occurred when the Indian subcontinent was divided on religious lines. Nearly one-and-half million innocent people lost their lives during Partition. Even till today, one fifth of humanity, living in South Asia, continues to pay the price of that division.

No Indian or British historian has yet attempted to explain that event satisfactorily. The first question is: Why did Lord Wavell, the Viceroy, on June 11, 1945, abruptly call off the Simla talks when all the political parties favoured the creation of a united India?

The second question arises from the British cabinet's statement that the transfer of power to Indians would take place by June 1948? (The British government's statement of June 3, 1947.) Lord Louis Mountbatten as viceroy had insisted on this cut-off date when he went to confer with the cabinet in London in May 1946.

Why, then, on his return from London a fortnight later, did he then suddenly declare that the Partition of India would take place with inexplicable haste on August 15, 1947, almost a year ahead of schedule?

To understand the events of 1947 one has to go back to 1942, when on August 9, Mahatma Gandhi gave the call for 'Quit India' and do or die. This came at a particularly decisive moment in World War II. The Germans were at Stalingrad and Japan ruled the Pacific.

The Americans were worried about the impact this would have on the war effort and President Roosevelt dispatched a personal emissary Colonel Johnson to India and brought immense pressure on the British to promise Independence to Indians in return for cooperation by the Congress in the war efforts.

The Cripps mission was borne out of this compulsion. Gandhi rejected this by dubbing it as 'post dated check issued on a falling bank'. But Churchill was unmoved and believed that Congress leaders were 'Men of straw' and that with the help of Jinnah the British would control the situation.

In the early hours of August 9, a massive British crackdown began. Congress leaders were arrested and taken to various high security prisons. On hearing news of their arrest, disturbances broke out in Bombay, Ahmedabad and Poona. But like all such movements, it was difficult to sustain action in the absence of a trained leadership and a proper organisation.

The British were helped by the fact that Indian Communists and Muslim League elements provided active help and information to the British police to round up the nationalists. There was no second rung Congress leadership to fill the vacuum created by the arrest of leaders, and no plans for an underground network.

Nearly 10,000 Indians died in police firing. In less than two months time the movement died down. A subsequent Congress appeal for mass non cooperation issued in November 1942 evoked no popular response.

The war effort, except for some minor hiccups, did not suffer greatly. When Subhas Chandra Bose arrived in Asia in 1943, and the Japanese advanced into Burma, India was well under control. He was one year too late. In the event, the 1942 movement was a failure and had virtually no effect on the Allied war effort.

According to historian R C Muzumdar ( Advanced History of India ), the Congressmen neither did anything nor died for the country!

The acceptance of Jinnah's demand for Pakistan was the price the British were prepared to pay for this. A faction of the Congress and some revolutionaries did try to sabotage the war effort. But Gandhi and Congress had not thought through the consequences.

In the Tehran conference of November 1943, the future world organisation (the United Nations) was discussed and China was accepted as a Great Power along with the UK, the US, the USSR and France. The Indian contribution to the war effort, much greater than China's, was discounted.

An American delegate to the conference remarked that India was yet to win its 'Yorktown' ( the decisive battle of the American war of independence ) and as such had no right to sit at the high table of great powers.

The failure of the 1942 Quit India movement, change in the Allied fortunes of war made Pakistan a certainty. On May 12, 1945, Churchill, much before his later famous 'Iron Curtain' speech at Fulton (March 5, 1947), had written to Truman that an iron curtain has drawn down upon the front in Europe.

He predicted a future contest with the Soviet Union he was convinced that India would not side with the West. Thus the concept of Pakistan, the dream of Jinnah, acquired a new significance in the post-war world. Wavell's abrupt end to the Simla Conference in June 1945 can be understood in this backdrop of pressure from London.

On March 30, 1947, during the concluding session of a Muslim League working committee meeting, Jinnah suddenly collapsed and was rushed to the Breach Candy hospital. Dr Patel, his personal physician, declared that it was only the patient's timely arrival that had saved him.

By a unanimous decision the working committee decided to keep this occurrence secret. Jinnah regained consciousness soon and refused the doctor's orders to stay in the hospital. Jinnah's stubbornness ultimately overrode medical advice and he was discharged the very next day. It is most unlikely that the British did not come to know of this.

The British realised that without Jinnah, the creation of Pakistan was next to impossible. It was the news of Jinnah's illness that prompted the advancement of British departure from India, with tragic consequences.

Understanding these factors behind the events of 1947 helps us see the extraordinary influence the British have over American approach to the subcontinent. The British time and again have shown their almost 'paternal' love for Pakistan. This author has seen enough evidence in even JFK era papers of the kind of dependence the US has on UK as far as the subcontinent is concerned.

If seen objectively and not from the point of view of 'durbari' historians, the record of the past can teach us much about the present.

The date August 15 was also carefully chosen by the British. It was on this very day that Japan surrendered in 1945. What better way to thwart any possible Indo-Japanese linkage in future than to make India (and South Korea) celebrate while Japan remembers its humiliation! Specially relevant in the days of 1947 when the stories of Japanese support to Subhas Chandra Bose's Indian National Army were a household word in India!

Based on the research conducted by the author and the late Lieutenant General Eric Vas for their book Unmaking of Pakistan: If Bose Had Lived?', published by Strategic Books as an e-book.


Ver el vídeo: La Independencia de India y El Caso de Ghandi (Diciembre 2021).