Información

Joseph Stalin



Josef Stalin fue uno de los líderes más despiadados y de sangre fría de la historia registrada.

Detrás de sus suaves ojos oscuros, el "hombre de acero" tenía un duro cerebro mecánico que nunca dudó en el asesinato en masa en su ambición de dominar el mundo.

Millones de rusos, muchos de ellos antiguos amigos de Stalin, fueron a las tumbas de los mártires porque amenazaban sus planes. Decenas de millones más fueron condenados a muerte en vida en campos de concentración.

Stalin fue responsable de dos oleadas particulares de horror que marcarán su nombre con sangre para siempre. La primera fue la gran hambruna rusa que provocó en 1932-33. El segundo fue la serie de purgas mediante las cuales se convirtió en el amo indiscutible de Rusia a fines de la década de 1930.

Stalin decidió alrededor de 1928 eliminar la agricultura privada en Rusia y organizar a los 25.000.000 de campesinos del país en colectivos comunistas. Uno de sus principales objetivos era deshacerse de los kulaks, unos 2.000.000 de agricultores acomodados que tradicionalmente habían poseído la mayor parte de la tierra.

"Debemos aplastar a los kulaks, liquidarlos como clase", dijo Stalin en una directiva.

La primera parte de la campaña de colectivización salió según lo planeado. Masas de kulaks fueron deportados, asesinados o simplemente soltados en el campo para luchar por ganarse la vida. Como clase, desaparecieron.

Stalin había esperado que la gran masa de agricultores más pobres acogiera con agrado su plan de colectivización, pero, extrañamente, se opusieron. Sin educación y acostumbrados a una forma de vida, resistieron hoscamente a los eruditos comisarios y oficiales del ejército que venían a decirles cómo trabajar los campos.

Unidades secretas de la policía y el ejército se abalanzaron sobre el campo, se apoderaron de las existencias de cereales, saquearon los graneros y rodearon las aldeas rebeldes con ametralladoras. Las casas, los graneros, el ganado y los implementos agrícolas fueron entregados a las colectividades.

Cuando el rebelde campesino siguió resistiendo quemando sus campos y destruyendo a sus animales, Stalin ordenó fusilar a sus líderes. Para hacer que el resto se sometiera de hambre, trasladó granos y otros productos alimenticios a las ciudades por tren.

Nunca se sabrá con precisión cuántos hombres, mujeres y niños murieron de "castigo de hambre" en los años de hambruna de 1932-33, pero los historiadores occidentales conservadores calculan la cifra de "varios millones".

Además, se sacrificaron unas 30.000.000 de ovejas y cabras.

En 1935, Stalin se sentía lo suficientemente atrincherado como para llevar a cabo el plan que había calculado desde el principio: la liquidación de todos los rusos restantes que representaban una amenaza para su poder supremo.

En una serie de "juicios" públicos que se prolongaron hasta 1936, los adversarios políticos y militares fueron eliminados sorteo. Los más peligrosos de la oposición fueron condenados a muerte ante pelotones de fusilamiento. Cientos de miles más fueron exiliados o encarcelados.

Las víctimas incluían a la mayoría de los hombres que habían sido lugartenientes de Nicolai Lenin, organizadores del partido, propagandistas, diplomáticos y otros altos funcionarios. Fueron acusados ​​de traición, de colaboración con la Alemania nazi y Japón, de conspiración capitalista, de innumerables complots negros.

León Trotsky, que había huido a México, fue juzgado in absentia como el principal criminal.

Cada ensayo fue tan sencillo y cuidadosamente ensayado como un guión escénico. Los fiscales recopilaron listas de acusaciones mortales. Los testigos recitaron "testimonio" como de memoria. Y los acusados, uno a uno, "confesaron" diligentemente sus crímenes ante las cámaras de cine.

Las fantásticas traiciones inventadas por Stalin salieron a la luz a medida que avanzaban los juicios y las ejecuciones. Uno de los más sorprendentes se desarrolló después de la ejecución del mariscal Tuchachevsky y varios de sus compañeros generales rusos que fueron condenados por traición.

Poco después del juicio, Stalin ordenó cargos similares contra la mayoría de los jueces militares que habían condenado a Tuchachevsky. El segundo grupo de oficiales también fue ejecutado.

Sin duda, Stalin dirigió la ola de nuevas purgas que han barrido a los países satélites soviéticos desde 1946, incluida la ejecución del exministro de Relaciones Exteriores húngaro Lazslo Rajk, el encarcelamiento en Hungría del cardenal Josef Mindszenty y el reciente ahorcamiento de 11 líderes rojos en Checoslovaquia.


Stalin sobre la rápida industrialización

El final de la década de 1920 trajo a la Unión Soviética tanto la consolidación de la autoridad de Joseph Stalin como líder preeminante como una `` gran ruptura '' en la política política y económica marcada por la colectivización forzada y la industrialización vertiginosa. & # 160 En el discurso a continuación, Stalin se dirigió a quienes criticaron la ritmo de industrialización y, al hacerlo, reveló su concepción de la historia rusa.

A veces se pregunta si no es posible ralentizar un poco el tempo para controlar el movimiento. ¡No, camaradas, no es posible! ¡No se debe reducir el tempo! Al contrario, debemos incrementarlo tanto como esté dentro de nuestras facultades y posibilidades. Esto nos lo dictan nuestras obligaciones para con los trabajadores y campesinos de la URSS. Esto nos lo dictan nuestras obligaciones con la clase trabajadora de todo el mundo.

Aflojar el ritmo significaría quedarse atrás. Y los que se quedan atrás son golpeados. Pero no queremos que nos derroten. ¡No, nos negamos a ser golpeados! Una característica de la historia de la antigua Rusia fueron las continuas golpizas que sufrió debido a su atraso. Fue golpeada por los khans mongoles. Fue golpeada por los beys turcos. Fue golpeada por los señores feudales suecos. Fue golpeada por la nobleza polaca y lituana. Fue golpeada por los capitalistas británicos y franceses. Fue golpeada por los barones japoneses. Todos la golpeaban por su atraso, atraso militar, atraso cultural, atraso político, atraso industrial, atraso agrícola. La golpearon porque hacerlo era rentable y se podía hacer con impunidad. ¿Recuerda las palabras del poeta prerrevolucionario: "Eres pobre y abundante, poderosa e impotente, Madre Rusia"? Esos señores conocían muy bien los versos del viejo poeta. La golpearon diciéndole: "Eres abundante para que uno pueda enriquecerse a costa suya. La golpearon diciéndole: "Eres pobre e impotente" "para que te golpeen y saqueen impunemente". Esa es la ley de los explotadores: golpear a los atrasados ​​y a los débiles. Es la ley de la selva del capitalismo. Estás atrasado, eres débil, por lo tanto estás equivocado, por lo tanto, puedes ser golpeado y esclavizado. Eres poderoso, por lo tanto tienes razón, por lo tanto, debemos tener cuidado contigo. Por eso ya no debemos quedarnos atrás.

En el pasado no teníamos patria ni podíamos tenerla. Pero ahora que hemos derrocado el capitalismo y el poder está en nuestras manos, en manos del pueblo, tenemos una patria y defenderemos su independencia. ¿Quieres que nuestra patria socialista sea derrotada y pierda su independencia? Si no quiere esto, debe poner fin a su atraso en el menor tiempo posible y desarrollar un genuino ritmo bolchevique en la construcción de su sistema socialista de economía. No hay otra manera. Por eso Lenin dijo en vísperas de la Revolución de Octubre: “O perecer, o alcanzar y superar a los países capitalistas avanzados.

Estamos cincuenta o cien años por detrás de los países avanzados. Debemos cubrir esta distancia en diez años. O lo hacemos, o seremos aplastados.

Fuente: J. V. Stalin, Problemas del leninismo, (Moscú, Editorial de Idiomas Extranjeros, 1953) págs. 454-458.


Joseph Stalin llevó una vida de crimen antes de convertirse en líder de Rusia y # 8217

Cuando se menciona a Joseph Stalin, es imposible no pensar en los monstruosos crímenes contra la humanidad que cometió durante su papel como líder supremo de la Unión Soviética. Después de la muerte de Vladimir Lenin en 1924, Stalin consolidó su poder de las formas más brutales imaginables. Incluso antes de que comenzara la Segunda Guerra Mundial, muchos millones murieron a causa de purgas políticas y hambre intencional.

Pero él no era un simple asesino en masa, matando indiscriminadamente a aquellos que se interponían en sus grandiosos planes para un paraíso de los trabajadores y ndash, era mucho más. Era un aspirante a sacerdote, antes de convertirse en un ateo radical. Fue un poeta romántico, antes de convertirse en criminal. Y como criminal, se destacó en la extorsión, el secuestro, el asesinato, el incendio provocado, el robo a un banco y el simple matón por el bien de la revolución marxista, todo antes de convertirse en el mayor asesinato en masa de Europa, empequeñeciendo incluso al incomparable Adolf Hitler.

Los crímenes que cometió Stalin antes de ser conocido en el mundo como el líder de la Unión Soviética no son tan conocidos como los cometidos después de que ascendió a su gran posición, pero son igualmente fascinantes, de una manera indecente. Durante sus primeros años, Stalin subsistió como un matón desempleado que a menudo vivía de la bondad de amigos y extraños cuando no estaba encarcelado por sus incesantes actividades delictivas.

Aunque gran parte de sus primeros años todavía están envueltos en misterio, sabemos mucho sobre el audaz y elaborado crimen que cometió antes de que la Revolución Bolchevique lo hiciera infame.

Foto policial de Stalin después de un arresto en Bakú, Azerbaiyán en 1910. rarehistoricalphotos.com

En 1907, diez años antes de la revolución, Stalin, entonces todavía conocido por su nombre real, Joseph Jughashvili, y una variedad de otros revolucionarios comunistas organizaron un atrevido robo a un banco en la ciudad rusa de Tiflis. Mientras otros en el grupo estaban ocupados fabricando granadas y llevándolas de contrabando a la ciudad, Stalin convenció a un funcionario, enamorado de su poesía anterior, de que le proporcionara horarios secretos que indicaran la hora exacta en la que una diligencia llena de millones de dólares en dinero de hoy y rsquos estaba viajar de una oficina de correos a un banco del gobierno.

Este fue el momento más vulnerable de los convoyes y rsquos, y la oportunidad que Stalin y sus matones utilizaron para robar el dinero que necesitaban para sus agitaciones revolucionarias. Sin embargo, no iba a ser fácil, ya que la diligencia estaba seriamente protegida por dos guardias armados que viajaban en el interior, un carruaje lleno de soldados armados que iban detrás y una feroz colección de guerreros cosacos montados que rodeaban el convoy por todos lados. Este robo no iba a ser incruenta.


¿Cuáles eran los pasatiempos de Stalin?

Una de las figuras más controvertidas de la historia soviética, Joseph Stalin, es elogiado por algunos y odiado por otros. Fue el líder de la nación que cambió el rumbo contra los nazis y, al mismo tiempo, fue responsable de la muerte de un sinnúmero de personas de su propio pueblo.

Uno es libre de elegir cómo recordarlo, pero nadie negaría que su vida había tenido una influencia duradera en lo que vino después. Pero, ¿qué sabemos de su vida personal? ¿Cómo le gustaba pasar su tiempo libre a esta importante figura controvertida?

1. Lectura

Gracias a sus padres, Joseph Stalin fue aficionado a la lectura desde los primeros años, y esta pasión lo acompañó durante toda su vida. Él & rsquod supuestamente tenía alrededor de 40.000 libros en su poder, con 10.000 de ellos en su residencia personal principal & ldquoKuntsevo (o Blizhnyaya) Dacha & rdquo fuera de Moscú. Era un lector rápido, a menudo tomaba muchas notas en los márgenes. Cuando era adolescente, también solía escribir poemas, pero a medida que su carrera se desarrollaba, no le quedaba mucho tiempo para seguir adelante.

2. Películas

A veces, a Stalin le gustaba tomarse un descanso del trabajo y visitar el Teatro Bolshoi para ver una ópera o su sala de cine personal en el Kremlin. Como explicamos anteriormente, el líder soviético adoraba el cine, a menudo invitaba a sus compañeros de partido a proyecciones privadas y actuaba como una especie de superdistribuidor de películas extranjeras para la industria cinematográfica soviética (muchas de estas películas nunca salieron de la sala). ). El propio dictador nombraría y despediría a los peces gordos del cine, supervisaría personalmente la creación de películas "importantes", leería guiones y vería todas las películas.

It & rsquos creía que una de sus películas soviéticas favoritas era & ldquoVolga-Volga & rdquo (1938), una comedia musical dirigida por Grigori Aleksandrov, que cuenta la historia de un grupo de artistas aficionados que se dirigen a Moscú para participar en un concurso de talentos. Algunos dicen que Stalin se sabía todos los diálogos y canciones de memoria.

3. Buena comida

El líder soviético también era un gran fanático de las grandes reuniones con una variedad de platos, principalmente de la cocina europea, rusa y georgiana. Por lo general, se parecía a una especie de cena buffet: con pan casero, bebidas, entrantes, ensaladas, sopas y platos calientes. El personal servía la comida y luego salía de la habitación; Stalin y sus invitados se ayudaban a sí mismos con todo lo que querían, sin sirvientes. Estas cenas pueden durar seis horas o más.

Stalin supuestamente había tenido tres chefs en su propiedad, con un chef adicional en el Kremlin, si era necesario. No aprobaba ningún tipo de alimentos enlatados e incluso tenía una piscina especial para peces vivos en su finca. También tenía su propia instalación de elaboración de vino e incluso cocinaba de vez en cuando: el shashlik era una de sus especialidades.

4. Bromas y juego de beber

Como recuerdan muchos de los contemporáneos de Stalin & rsquos, el líder tenía un extraño sentido del humor: sus bromas eran a veces bastante vulgares e insultantes. Tampoco perdió la oportunidad de hacer bromas y burlarse de sus invitados, colegas o incluso del personal doméstico. Por ejemplo, para despejar su mente de los asuntos estatales, suele hablar con sus guardias de seguridad y, a veces, preguntarles cuántos grados creen que hay afuera. Los guardias y Stalin compartirían sus estimaciones y luego comprobarían la temperatura real. Stalin luego repetía lo mismo con sus invitados durante las cenas grandes y les hacía beber tantos tragos de vodka como grados de desviación.

5. Jugar al billar y & lsquogorodki & rsquo

Stalin está jugando al gorodki. Del archivo personal de Elena Kovalenko.

Una de las actividades favoritas de Stalin & rsquos era jugar al billar: era un jugador y un buen jugador, y no le gustaba que alguien perdiera contra él intencionadamente. Incluso tenía una tradición especial: los que perdían tenían que meterse debajo de la mesa de billar. ¡Nikita Khrushchev estaba a menudo entre ellos!

Otro juego que disfrutó mucho fue & ldquogorodki & rdquo - un juego en el que los jugadores intentan derribar & lsquocities & rsquo de madera arrojando bastones en una cancha. El famoso constructor de aviación Sergei Ilyushin recordó en sus memorias que fue invitado a la finca de Stalin & rsquos para participar en cierta discusión y cuando se estancó, el líder decidió invitar a todos a tomar un descanso. “Stalin escuchó, sin pronunciar palabra. Durante casi una hora. Habiendo entendido que no se podía encontrar una solución, finalmente detuvo la discusión y propuso 'ir a jugar al gorodki'. Todos estuvieron de acuerdo de buena gana y durante cuatro horas hubo un gran alboroto en la cancha de gorodki. Stalin era un jugador entusiasta, derribaba hábilmente las piezas, bromeaba con los perdedores y el infierno "

6. Actividades al aire libre y diligencias del hogar

Sergei Kirov, Joseph Stalin y su hija Svetlana. 1930. Del archivo personal de Elena Kovalenko.

El líder también solía pasar mucho tiempo al aire libre, ya sea en su terraza abierta en invierno o en el parque durante el verano. En paz y tranquilidad, él & rsquod se encarga de sus deberes laborales diarios, como firmar decretos oficiales o listas de ejecución & hellip

Además, participó activamente en el funcionamiento diario de su finca: podía decir dónde construir otro macizo de flores o camino, seguir las últimas noticias agrícolas y experimentar con la siembra de diversas verduras y frutas. Por ejemplo, en el otoño de 1948, algunas tiendas de Moscú comenzaron a vender sandías, ya que resultó que provenían de la granja de Stalin & rsquos, ¡que produjo 8 toneladas ese año!

Si utiliza cualquier contenido de Russia Beyond, en parte o en su totalidad, proporcione siempre un hipervínculo activo al material original.


El ascenso de Stalin

Hoy conocemos a Joseph Stalin como un dictador despiadado que gobernó la Unión Soviética desde finales de la década de 1920 hasta su muerte en 1953. En los primeros años del régimen bolchevique, sin embargo, pocos pensaban en Stalin como un líder potencial. El ascenso de Stalin fue tan inteligente y manipulador como inesperado.

Los antecedentes de Stalin

Los contrastes entre Stalin y su predecesor, Vladimir Lenin, fueron significativos. Lenin fue producto de la clase media. Tenía una buena educación, era un intelectual que trabajaba mucho, hablaba con fluidez y escribía enormes volúmenes.

Stalin, en cambio, era un tosco georgiano de origen campesino. Era bajo pero físicamente fuerte, su rostro marcado por un brote de viruela infantil. Hablaba sin rodeos, a menudo con rudeza y podía ser dominante o autoritario.

Aunque fue un buen estudiante en su juventud, Stalin no era un articulador de discursos y no era particularmente mundano (según un contemporáneo, durante muchos años Stalin creyó que Holanda y los Países Bajos eran países diferentes).

Actitudes y valores

En su juventud, Stalin se formó para el sacerdocio. A pesar de esto, o quizás a causa de ello, sentía un desprecio chovinista por las mujeres y un fuerte odio racial hacia los judíos de Rusia. Este antisemitismo, combinado con la competencia por un puesto en el partido bolchevique, contribuyó a la intensa aversión de Stalin por León Trotsky (la pareja se odiaba desde su primer encuentro).

Stalin fue un actor secundario en los bolcheviques hasta la década de 1920. Antes de la Primera Guerra Mundial, organizó y realizó robos para financiar las actividades del partido. Él orquestó y supervisó un robo a un banco en 1907 en Tiflis que mató a 40 personas y le dio a los bolcheviques más de 340.000 rublos.

Antes de 1917, Stalin también estuvo involucrado en la incitación a huelgas y protestas, violencia de pandillas, actividades de protección y posiblemente ataques incendiarios y de sabotaje en edificios gubernamentales.

Revolución de febrero

En el momento de la Revolución de febrero, Stalin era coeditor de Pravday uno de los bolcheviques de alto rango en Rusia (aunque solo por defecto, ya que una docena de otros bolcheviques de alto rango estaban en el exilio.

La respuesta inicial de Stalin fue escribir y publicar artículos en los que se pedía a los bolcheviques que apoyaran al Gobierno Provisional. Mantuvo esta posición hasta el regreso de Lenin en abril de 1917.

A lo largo de 1917, la posición de Stalin dentro del partido comenzó a elevarse, principalmente debido a su trabajo para Lenin. Ayudó en la huida de Lenin a Finlandia después del fallido levantamiento de los Días de Julio y durante un tiempo sirvió como líder bolchevique nominal dentro de Rusia. Stalin se ganó la confianza de Lenin ejecutando instrucciones de manera confiable, efectiva y discreta.

Secretario general

En 1922, Stalin fue nombrado secretario general del partido. Este era un cargo aparentemente menor, pero que le permitía supervisar y manipular los nombramientos del partido.

Stalin usó esta oficina para generar apoyo personal. Llenó el Orgburó y los puestos clave de liderazgo con amigos y acólitos, mientras trabajaba entre bastidores para forjar alianzas dentro del propio Politburó.

Lenin, ahora desesperadamente enfermo, efectivamente confinado en casa y participando menos en el gobierno, comenzó a sospechar de Stalin. El líder bolchevique se volvió crítico de las cualidades personales de Stalin (una opinión expresada en su testamento político). Consciente de la alta posición de Lenin en el partido, Stalin afirmó públicamente su obediencia y lealtad, mientras trabajaba entre bastidores para aislar al líder bolchevique.

Asunción de poder

A mediados de 1922, Stalin formó una troica (grupo de liderazgo de tres personas) con sus compañeros bolcheviques Lev Kamenev y Grigory Zinoviev. Una de las funciones del troica fue marginar al archirrival de Stalin, Trotsky.

A la muerte de Lenin, Stalin asumió un papel destacado en las conmemoraciones públicas, organizó el funeral de Lenin y ordenó que su cuerpo fuera embalsamado y exhibido públicamente (en contra de los deseos personales de Lenin).

En 1925, Stalin había adquirido suficiente poder para disolver el troica y actuar contra Kamenev y Zinoviev. Ambos formaron una oposición contra Stalin y sus partidarios, pero fueron

Liderazgo brutal

El ascenso de Stalin marcó el comienzo del período más sangriento de la historia de Rusia. El dictador georgiano gobernó la Unión Soviética durante más de 25 años, un período marcado por la guerra, la guerra de clases, la rápida industrialización, la colectivización de granjas y hambrunas mortales. Estos eventos provocaron la muerte de hasta 20 millones de personas.

El gobierno de Stalin es ampliamente conocido por su represión política, sus purgas de rivales potenciales y el trato brutal de los civiles. Stalin era notoriamente paranoico y miles de personas sospechosas de amenazar su poder fueron eliminados. Fueron atacados personas, grupos e incluso poblaciones enteras que se interponían en el camino de su programa económico.

Si Stalin y su brutalidad fueron desviaciones del ejemplo de Lenin, o continuaciones de él, es una cuestión muy disputada entre los historiadores de Rusia.


10 razones por las que Stalin podría ser peor que Hitler

El 11 de junio de 1937, el dictador soviético Joseph Stalin hizo ejecutar a 8 de sus principales generales del ejército como parte de La Gran Purga. De 1934 a 1940, Stalin hizo que un gran número de funcionarios del gobierno, del partido y del ejército fueran asesinados para satisfacer sus delirios paranoicos de que todo el mundo estaba dispuesto a atraparlo. Esta purga dejó a su ejército en mal estado cuando llegó la guerra, despojado de muchos de sus oficiales más capaces, pero solo un día más para "El Hombre de Acero". De hecho, Stalin era una mala persona, y aunque generalmente se considera a Hitler como el hombre más malvado de la historia, Tío joe le da una oportunidad por su dinero.

Cavar más profundo

10. La Gran Purga, 1934-1940.

Como se dijo anteriormente, Stalin era un paranoico que se aferraba sin piedad al poder. Para alterar cualquier base de poder en ciernes o alianzas que pudieran funcionar en su contra, se lanzó a ejecutar, encarcelar y despedir a muchos funcionarios en muchos niveles, especialmente en los niveles más altos. Con los militares, es impactante ver los hechos: Oficiales destituidos de su cargo de una forma u otra: 3 de 5 alguaciles, 8 de 9 almirantes, 13 de 15 comandantes del ejército, 50 de 57 comandantes de cuerpo, 16 de 16 comisarios del ejército, y 25 de 28 Comisarios del Cuerpo. Su despojo del liderazgo militar le costó caro a los soviéticos cuando intentaron invadir Finlandia y cuando Alemania invadió la Unión Soviética.

9. Purga de Intelligentsia, 1920-1940.

La pianista Khadija Gayibova, ejecutada en 1938, fue una de al menos 2000 de las mentes mejores y más brillantes de la Unión Soviética que fueron enviadas a prisiones donde murieron al menos 1500 de ellas. Escritores, poetas, filósofos y dramaturgos fueron encarcelados por producir cualquier cosa que no fuera pura propaganda, los astrónomos fueron encarcelados por estudiar las manchas solares y los meteorólogos fueron encarcelados por no hacer predicciones precisas. Los científicos e ingenieros que no lograron resolver los problemas de acuerdo con el programa de Stalin también fueron depurados, especialmente durante la guerra.

8. Wife's Suicide / Murder, 1932.

Stalin fue un mal padre y un mal marido. Uno de sus hijos se pegó un tiro y sobrevivió, lo que provocó que Stalin se quejara: "Ni siquiera puede disparar". Cuando ese hijo fue capturado por los alemanes, Stalin rechazó un intercambio por un general alemán y su hijo murió. En una cena en 1932 donde Stalin y su esposa discutieron, se vio a Stalin lanzándole cigarrillos (bastante elegante) y más tarde esa noche ella se suicidó o fue asesinada por Stalin. (La esposa de Hitler se suicidó con él y los amantes anteriores de Hitler también se suicidaron. ¡Qué coincidencia!)

7. Relaciones de autoservicio con China, 1940-1953.

Al principio, Stalin traicionó a sus compañeros comunistas en China al apoyar a Chiang Kai Shek en lugar de a Mao tse Tung y a los comunistas, porque creía que Chiang tenía más posibilidades de evitar que los japoneses invadieran Siberia, e ignoró el asesinato en masa de comunistas por parte de Chiang. . Stalin lastimó aún más a los comunistas chinos al apoyar a los musulmanes turcos en su búsqueda de un estado independiente. En 1950, cuando era prudente hacerlo, Stalin se convirtió en el mejor amigo de China y ahora tenía un aliado importante en la Guerra Fría. De manera similar, Stalin al principio apoyó la creación de Israel y luego retiró su apoyo. En su mayor parte, Stalin era otro antisemita de corazón.

6. Política de tierra quemada, 1941-1943.

Absolutamente indiferente a su propia población, Stalin ordenó que todo lo que se interpusiera en el camino de los alemanes que avanzaban fuera quemado, sin dejarles alimentos ni suministros útiles de ningún tipo. Por supuesto, esta política fue dura para los campesinos que lo perdieron todo y provocó más hambrunas.

5. Disparos y encarcelamientos de soldados, 1941-1945 .

Así como Hitler estaba matando a su propio pueblo a diestra y siniestra por "derrotismo", Stalin dio órdenes de disparar a las tropas desertoras o en retirada no autorizadas a la vista. Llegó a montar “destacamentos de bloqueo” para abatir a tiros a las tropas que huían del frente. En este período de tiempo, más de 400.000 soldados fueron enviados a "batallones penales" donde serían desplegados en áreas casi con certeza para que los mataran.

4. Masacre de Katyn, 1940.

Después de apuñalar a Polonia por la espalda invadiendo después de que el ejército polaco estaba completamente comprometido con la invasión nazi, Stalin tomó su gran parte de Polonia para sí mismo. A principios de 1940, por orden personal de Stalin, fueron ejecutados más de 25.000 de los mejores oficiales militares de Polonia. Cuando los soviéticos volvieron a tomar Polonia en 1944, los soviéticos fingieron que los nazis habían cometido la atrocidad. Los soviéticos finalmente admitieron su culpabilidad en 1990.

3. Censura y propaganda, 1924-1953.

Durante todo el mandato del reinado de Stalin, no se disfrutó de libertad de prensa ni de gran parte de nada en la Unión Soviética ni en ningún país controlado por ella. Las personas fueron bombardeadas con propaganda gubernamental y se les negó el acceso a información o influencias culturales de otros países (occidentales). Así como Hitler y los nazis, Stalin y los soviéticos encarcelaron o mataron a cualquiera que hablara en contra de su punto de vista preferido.

2. El telón de acero, 1945-1991.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Stalin no estuvo a la altura del entendimiento de que los países europeos tendrían el derecho a la autodeterminación y les impuso el gobierno de la Unión Soviética. Hacer que estos países tuvieran gobiernos comunistas lo quisiera o no la gente, y restringir el movimiento dentro o fuera del “bloque comunista” convirtió a esta masa de gente en poco más que esclavos, creando un imperio soviético aún más grande que el de antes de la guerra.

1. Hambruna en Ucrania, 1932-1933 .

Hitler es conocido por matar hasta 6 millones de judíos y otros 5 millones de personas variadas, pero en el Holodomor, El hambre intencional de Ucrania Stalin mató a unos 7,5 millones de ucranianos. (Sumado a sus otros asesinatos y genocidios, esto definitivamente lo coloca en la clase de Hitler). Aunque Ucrania es considerada el "granero" de la Unión Soviética donde se encuentran las granjas más productivas, los alimentos producidos fueron retirados para los residentes de otras partes del país. y los ucranianos se murieron de hambre. La escala espantosa y espantosa de la hambruna llevó a la gente a comerse a los muertos, y 2500 fueron condenados por canibalismo. El pueblo de Ucrania con mentalidad independentista se sometió de hambre, pura y simplemente. La propaganda soviética negó la hambruna durante muchos años, negándose a admitir la voluntad psicótica de Stalin de matar gente o permitir que el mundo piense que la gente en el "paraíso de los trabajadores" posiblemente podría morir de hambre. La propaganda soviética también se extendió insidiosamente a los países occidentales con mensajes falsos de que la hambruna era natural y no planeada. Después de la caída de la Unión Soviética, los funcionarios rusos y ucranianos fueron algo más comunicativos, pero el tema sigue siendo un tema candente entre Rusia y Ucrania.

Pregunta para estudiantes (y suscriptores): ¿Quién más crees que es tan malo o peor que Hitler? Háganos saber en la sección de comentarios debajo de este artículo.

Si le gustó este artículo y le gustaría recibir una notificación de nuevos artículos, no dude en suscribirse a Historia y titulares gustándonos en Facebook y convertirse en uno de nuestros patrocinadores!


18 hechos poco conocidos sobre Joseph Stalin

Joseph Stalin, o Ioseb Besarionis dze Jughashvili, es un hombre que, lamentablemente, no necesita presentación. Fue uno de los líderes más infames de la Segunda Guerra Mundial, junto a Adolf Hitler. El legado de Stalin ha sido uno como icono comunista y un tirano asesino en masa.

Stalin nació en la pobreza a finales del siglo XIX. Se abrió camino en las filas del Partido Comunista y se convirtió en Secretario General, instalándose finalmente como dictador a raíz de la muerte de Vladimir Lenin. Luego comenzó a arrastrar a Rusia a la era moderna con una rápida industrialización, que inadvertidamente provocó una hambruna que mató a millones, antes de poner a trabajar a su famoso Ejército Rojo para derrotar a los nazis.

El papel de Stalin en la Segunda Guerra Mundial está bien documentado, su política y sus valores son bien conocidos. Sin embargo, hay algunos hechos que no son tan ampliamente discutidos. Era un hombre profundamente enamorado de las artes, que deseaba una profesión más espiritual y soñaba con liderar un ejército de híbridos mutantes mitad humanos. Joseph Stalin cometió atrocidades, pero eso no lo convierte en un ser humano unidimensional. Sigue leyendo y descubre un hombre más complejo.

Cambió su propio cumpleaños

Se mencionó anteriormente que Stalin nació a fines del siglo XIX. Los registros oficiales rusos indican que nació el 18 de diciembre de 1878. Sin embargo, un calendario juliano de estilo antiguo que se usó en ese momento enumera la fecha de nacimiento de Stalin como el 6 de diciembre. Además, el propio Stalin cambió su fecha de nacimiento (el día al 21 de diciembre y el año a 1881), en un movimiento para confundir a los oficiales zaristas. La idea era que lo eliminaría de sus documentos y registros oficiales. Lo que realmente sucedió fue que creó más confusión sobre el tema.

Stalin en la Conferencia de Teherán en 1943.

Un hombre de muchos nombres

Joseph Stalin era un hombre de muchos nombres, pero uno de los apodos más extraños que adquirió fue “Ficha de camarada”. Este apodo le fue otorgado a Stalin por su antiguo rival del Partido Comunista, León Trotsky. La historia cuenta que cuando Stalin asumió su primer puesto político importante como secretario general del Partido Comunista, se desempeñaba simplemente como poco más que un secretario. Sus deberes incluían ordenar y organizar archivos. De ahí el nombre "Ficha de camarada".

Se fue al photoshope antes de que se pusiera de moda

Antes de los días de la aerografía de modelos en la portada de Moda y Cosmopolita, Joseph Stalin manejaba su imagen personal con una inteligente manipulación de fotografías. De niño, Stalin sufrió de viruela, que le dejó cicatrices en la cara. Estaba cohibido por estas cicatrices y pediría que se hicieran modificaciones durante el procesamiento de todas sus fotos. También se informó que haría fotografiar a artistas de retratos por crear imágenes poco favorecedoras de él.

El nunca dijo sus palabras mas famosas

La cita "Una sola muerte es una tragedia, un millón de muertos es una estadística" se atribuye en gran parte a Joseph Stalin, pero seguramente este no es el caso. Además de eso, la cita fue inicialmente reportada por un escritor alemán llamado Erich Maria Remarque, quien casi con certeza nunca habría conocido a Stalin. Entonces, es una apuesta segura que Stalin nunca pronunció esa cita.

Los soldados mitad humanos

La Segunda Guerra Mundial estuvo llena de ideas e innovaciones "allá afuera". Una de las ideas de Stalin era crear un ejército de soldados mitad humanos. Los soldados humanos son débiles, sienten dolor y necesitan comida. Stalin quería soldados fuertes, feroces, baratos de cuidar y sin ninguno de esos molestos sentimientos de moralidad y conciencia. It should be noted that the nature of Stalin’s role in this is debated today, but the program itself is well-documented, with a scientist named Ilya Ivanov performing some very real and horrifying experiments, to create mutant soldiers.

He wanted to become a priest
From left: Friedrich Gaus from Germany, Joachim von Ribbentrop, German Foreign Minister, Joseph Stalin, Soviet head of state and his Foreign Minister Vyacheslav Molotov pose 23 August 1939 in Kremlin in Moscow after signing the Soviet-German Non-Aggression Pact, making the outbreak of a European war virtually inevitable.

It is not well known that Joseph Stalin almost did not go into politics. Had his first ambition been realized, he would have been an ordained priest in the Russian Orthodox Church. Such was his passion that he attended the Tbilisi Theological Seminary on a full scholarship. However, the corruption and lack of religious feeling he witnessed led him to doubt then lose his faith.

He was a family man

At odds with his reputation as a brutal tyrant, Stalin was a family man, and he doted on his daughter. For his politics activities, Stalin was regularly exiled to Siberia. It was on such exile that he met an orphan named Lidia Pereprygina, who apparently looked much older than her actual age. She was, in reality, thirteen, and the two had a brief affair. She even became pregnant but lost his child. This information would have been catastrophic to his reputation and the story was thoroughly buried. It would be eighty years later before the truth was discovered.

He was run over and beaten as a child

When Stalin was twelve, he had the unfortunate experience of being run over by a horse-drawn carriage. His childhood was not an easy one to start with, as he was relentlessly beaten by his father in his early years. His accident required that extensive surgery be performed on his arm, the result of which was that his left arm was left significantly shorter than his right. In the long run, his accident actually saved his life. Stalin was considered unsuitable for military service and therefore was not sent to the front lines, which would have certainly resulted in his death, like so many other Russians.

He had brain damage

Stalin’s viciousness might not have been entirely voluntary – not that this excuses his actions and their consequences. The Russian leader suffered from a brain condition called atherosclerosis. This condition causes build-up of fatty tissue in the brain and has been linked to a number of severe mental conditions. It was this condition that was likely partially responsible for the paranoia and malice which made him infamous and so cruel.

He changed the spelling of his name too

As briefly mentioned, Joseph Stalin’s full name was Ioseb Besarionis dze Jughashvili. He eventually changed the spelling of his first name, and then adopted “Stalin” as his surname. Although “Stalin” literally translates as “man of steel”, he was hardly Superman.

Stalin the weatherman

One of Stalin’s less horrific achievements has been buried in the annals of history. Joseph Stalin was, at one point, a weatherman. He worked at the Tiflis Meteorological Observatory, which provided a great expanse of Russia with weather reports. His main duties were to record data such as rainfall and atmospheric pressure.

He enjoyed Westerns

The leader’s affinity for cinema and film is well-documented. His favorite genre? American Westerns. Specifically, he liked the films of John Wayne. He was reportedly also fond of Clark Gable and the director John Ford. Surprisingly, Stalin had a penchant for the written word as well. He would write poetry in his spare time under the pen name os Soselo. Some of it was even published. Here is an example:

The pinkish bud has opened,
Rushing to the pale-blue violet
And, stirred by a light breeze,
The lily of the valley has bent over the grass.

Bad health or no money for school?

Stalin’s health in his younger years was not great, which probably explains why he never finished school. It could also be that his family was unable to afford to pay for his education. Of course, official Communist Party doctrine states that it was his love for the party’s ideology that drew him away from school. Whatever the reason, Joseph Stalin never completed his education before becoming the leader of the Communist Party.

Nobel Peace Price

Stalin was twice nominated for the Nobel Peace Prize. To be fair, his nominations came before the full extent of his murders and brutal policies were widely known to the Western world. It was his role in bringing the Second World War to an end which landed him on the shortlist in both 1945 and 1948.

He was a vain man

Recall the portrait artists that Stalin had shot and the photos he airbrushed? It didn’t stop there. Stalin insisted on being photographed only from angles which disguised the fact that he was only 5’4”. In fact, U.S. President Harold Truman gave Stalin the nickname “The Little Squirt”, which is a bit rich, considering Truman was only about 5’7” himself!

His son died in Nazi Germany

Joseph Stalin took the phrase “tough love” very seriously. During World War II, Stalin’s son Yakov was taken prisoner by Nazis, and Hilter, realizing who exactly he had captured, made a ludicrous demand for ransom. Despite almost constant negotiation for the release of Yakov, Stalin refused to accede to any of the demands. Yakov would later die in prison.

He caused death and destruction, at home

Going back to the more tragic side of history, Joseph Stalin was responsible for the deaths of 20 million people. This includes citizens of his own country, soldiers in the war, and captives who were mistreated, exiled, starved, and worked to death. He was never held accountable for any of his actions. This was because he was an absolute rule and one of the most powerful men in the world.

Stalin wasn’t Russian

Finally, Joseph Stalin, despite being one of Russia’s most famous political figures and the man most responsible for the shape of the country over the century, wasn’t even Russian. His beginnings were in Georgia, one of Russia’s neighbors. His mother never left that country. Stalin moved to Russia, as a young man to find more opportunities.

Stalin is a complex figure but ultimately, we must judge him to be a tyrant and mass murderer.


Contenido

The book was commissioned by Stalin in 1935. [1] Regarding the motives for compiling it, Robert Service quoted a Bolshevik official who said there was a need for a book which "instead of the Bible" would "give a rigorous answer [. ] [t]o the many important questions". At the time, the party was concerned with the abundance of publications about the AUCP (B)'s history and sought to have a single, simple and authoritative book on the subject. The book was written by a team of historians and party members, with the principal authors being Vilhelm Knorin, Pyotr Pospelov and Yemelyan Yaroslavsky. Stalin wrote the chapter about dialectical materialism.

In 1937, a draft of the Short Course was submitted to Stalin, who in turn requested several revisions to the text, including more historical background. On 16 April, the Politburo decreed that Knoriņ, Pospelov and Yaroslavsky would be relieved from all their other party obligations for a period of four months in order to complete the Short Course. [2]

Between 8 September and 17 September 1938, Pospelov, Yaroslavsky, Vyacheslav Molotov and Andrei Zhdanov (Knorin was arrested in the Great Purge and executed on 29 July 1938) met daily with Stalin in his office at the Kremlin to make the last edits to the manuscript. The first chapter appeared in Pravda on 9 September 1938 and the rest of the text was published in serial form, the last chapter on 19 September. On that day, the Politburo decided to have a first edition of six million copies, to be sold at a particularly low price—three rubles a copy, equivalent to the price of a liter and half of milk at the time. [3] On 1 October, the book was released. [4]

On 14 November, the Central Committee issued a resolution On Conduct of Party Propaganda in Connection with the Publication of the Short Course, [5] stating it "ends all arbitrariness and confusion in the presentation of Party history" and turning the book into mandatory reading in the curriculum of all university students and attendants of party schools. [6]

Until Stalin's death in March 1953, the Short Course was reprinted 301 times and had 42,816,000 copies issued in Russian alone. [3] In addition, it was translated to 66 other languages. [7] In Hungary, 530,000 copies were printed between 1948 and 1950. [8] In Czechoslovakia, over 652,000 copies were printed from 1950 to 1954. [9] It was the most widely disseminated work in Stalin's time and no communist publication broke its record until Quotations from Chairman Mao. [10]

In 1956, Nikita Khrushchev formally repudiated the Short Course in his "On the Cult of Personality and Its Consequences" speech. A new authoritative history of the party written by a team headed by Boris Ponomarev was published in 1962 under the name The History of the Communist Party of the Soviet Union. [11]

The version of the history of the party described in the first edition of 1938 was significantly changed to match Stalin's preferences and it changed during subsequent reprints, following the changes in party leadership.

Veteran Bolshevik leaders like Nikolai Bukharin, Lev Kamenev, Alexei Rykov, Leon Trotsky and Grigory Zinovyev, who conflicted with Stalin and were killed in the 1930s were described as "mensheviks" who from the very beginning "opposed Lenin and the Bolshevik party". The names of Filipp Goloshchyokin and Nikolai Yezhov, initially described as "experienced leaders engaged in enlightening the Red Army" in 1938, were deleted from the book after both were arrested in 1939.

Although the Short Course was eventually rejected by the Soviet leadership during the Khrushchev Thaw, its formulations, especially the idea that class struggle not only continued, but intensified as the state moved towards socialism, continued to be of fundamental importance in China, where Mao Zedong repeatedly attacked his opponents in the Communist Party of China as "capitalist roaders" and agents of bourgeois, counter-revolutionary and Kuomintang conspiracies. [12] Mao felt that the Short Course best combined the teachings of Karl Marx and Vladimir Lenin as well as being a blue print to applying communist ideals in the real world. [13] China was continuing to grow into a Marxist–Leninist state and that fully happened in 1949, making almost one third of the population of the world under the rule of Marxism–Leninism. [14]


Joseph Stalin’s Early Years

Joseph Stalin, like Hitler, was very protective about his early years. Stalin used the might and fear of the NKVD (secret police) to ensure that no one ever questioned his past – or those who were brave enough to even hint that they might be interested were suitably warned off. However, recent research shows that Stalin did not fully eradicate the history of his early years and the post-Stalin era was keen to build on Stalin’s denunciation by Nikita Khrushchev. In 1956 the Politburo launched an investigation into Stalin’s years before he came to political prominence and General Ivan Serov, head of the KGB, was put in charge of this investigation.

His report was handed to the Politburo, signed by them and consigned to the Kremlin vaults marked ‘top secret’. It only came to light in 2007.

It states quite clearly that:

1) Stalin fathered a child while in forced exile in Kureika, Siberia.

2) He had got pregnant a thirteen years old girl called Lidia Pereprygin in this remote village that was home to just 67 people when Stalin was there during his exile.

3) If their relationship started in 1914 as the records indicate, then Stalin would have been 35 and Lidia 13.

4) The statutory age of consent in Russia then was 14.

5) According to Serov’s report, Stalin moved in with Lidia in the Pereprygin family’s household – a two-room shack.

6) The police were thinking of prosecuting Stalin for getting an under age girl pregnant. It seems Stalin only escaped this by promising to marry Lidia once she came of age.

7) Around December 1914, Lidia gave birth to a boy but the baby died shortly after birth.

8) In 1916, Lidia became pregnant for a second time.

9) Serov believed that Stalin became engaged to at least 3 women while in exile. All three engagements were broken.

10) “Women must have been enamoured by him because he was successful with them. He had honey-coloured eyes. They were beautiful.” Molotov

11) “He was a thin man, strong and energetic (with) an incredible shock of hair and shining eyes.” Zhenya Alliluyeva, Stalin’s sister-in-law

12) In October 1916, Stalin was conscripted into the army. He was bound to fail the medical because of a stiff arm he had since birth – but it seems that Stalin went along with the conscription to avoid any further entanglements with Lidia.

13) Probably around April 1917, Lidia gave birth to a son, Alexander. Stalin never contacted her once he left Kureika and she later married Yakov Davydov, a peasant fisherman.

Alexander was eventually told Stalin was his father by Lidia. This was confirmed by Yury, the son of Alexander. However, when Stalin achieved power any mention of this even in remote Siberia would have been enough to effectively sign your own death warrant.


Ver el vídeo: Joseph Stalin - Dictator. Mini Bio. BIO (Noviembre 2021).