Información

Juegos Olímpicos de 1964 - Historia


Juegos Olímpicos de 1964

Lugar: Tokio

Atletismo masculino


Evento: 100 m Ganador: Robert Hayes País: EE. UU.
Evento: 200 m Ganador: Henry Carr País: EE. UU.
Evento: 400 m Ganador: Michael Larrabee País: EE. UU.
Evento: 800 m Ganador: Peter Snell País: NZL
Evento: 1500 m Ganador: Peter Snell País: NZL
Evento: 5000m Ganador: Robert Schul País: EE. UU.
Evento: 10,000m Ganador: William Mills País: EE. UU.
Evento: Maratón Ganador: Abebe Bikila País: ETH
Evento: 110 m vallas Ganador: Hayes Jones País: EE. UU.
Evento: 400 m vallas Ganador: "Rex" Warren Cawley País: EE. UU.
Evento: Carrera de obstáculos de 3000 m Ganador: Gaston Roelants País: BEL
Evento: 4x100m Relay Ganador: EE. UU.
Evento: Relevos 4x400m Ganador: EE. UU.
Evento: 20km Walk Ganador: Kenneth Matthews País: GBR
Evento: 50km Walk Ganador: Abdon Pamich País: ITA
Evento: salto de altura Ganador: Valery Brumel País: URS
Evento: Salto con pértiga Ganador: Fred Hansen País: EE. UU.
Evento: Salto de longitud Ganador: Lynn Davies País: GBR
Evento: Triple salto Ganador: Jozef Schmidt País: Polonia
Evento: Lanzamiento Ganador: Dallas Long Country: EE. UU.
Evento: Disco Ganador: Alfred Oeter País: EE. UU.
Evento: Martillo Ganador: Romuald Klim País: URS
Evento: Jabalina Ganador: Pauli Nevala País: FIN
Evento: Decathalon Ganador: Willi Holdorf País: GER Wo

Atletismo masculino


Evento: 100 m Ganador: Wyomia Tyus País: EE. UU.
Evento: 200 m Ganador: Edith McGuire País: EE. UU.
Evento: 400 m Ganador: Betty Cuthbert País: AUS
Evento: 800 m Ganador: Ann Packer País: GBR
Evento: 80 m vallas Ganador: Karin Balzer País: GER
Evento: Relevos 4x100m Ganador: Polonia
Evento: salto de altura Ganador: Iolanda Balas País: ROM
Evento: Salto de longitud Ganador: Mary Rand País: GBR
Evento: Shotput Ganador: Tamara Press País: URS
Evento: Disco Ganador: Tamara Press País: URS
Evento: Jabalina Ganador: Mihaela Penes País: ROM
Evento: Pentatlón Ganador: Irina Press País: URS Hombres Natación
Evento: 100 m estilo libre Ganador: Donald Schollander País: EE. UU.
Evento: 400 m estilo libre Ganador: Donald Schollander País: EE. UU.
Evento: 1500 m estilo libre Ganador: Robert Windle País: AUS
Evento: 200 m espalda Ganador: Jed Graef País: EE. UU.
Evento: 200 m braza Ganador: Ian OÕ Brien País: AUS
Evento: 200 m Butterfly Ganador: Kevin Berry País: AUS
Evento: 400 m Medley individual Ganador: Richard Roth País: EE. UU.
Evento: Relevos de estilo libre 4x100 m Ganador: EE. UU.
Evento: Relevos de estilo libre 4x200m Ganador: EE. UU.
Evento: 4x100m Medley Relay Ganador: EE. UU.
Evento: Trampolín Ganador: Kenneth Sitzberger País: EE. UU.
Evento: Plataformas de buceo Ganador: Robert Webster País: EE. UU. Waterpolo Ganador: Hungría Mujeres Natación
Evento: 100 m Freestlye Ganador: Dawn Fraser País: AUS
Evento: 400 m estilo libre Ganador: Virginia Duenkel País: EE. UU.
Evento: 200 m braza Ganadora: Galina Prozumenshikova País: URS
Evento: 100 m espalda Ganadora: Cathy Ferguson País: EE. UU.
Evento: 100 m Butterfly Ganador: Sharon Stouder País: EE. UU.
Evento: 400 m Medley individual Ganadora: Donna De Varona País: EE. UU.
Evento: 4x100 m estilo libre Ganador individual: EE. UU.
Evento: 4x100m Medley Relay Ganador: EE. UU.
Evento: Trampolín Ganador: Ingrid Engel-Kramer País: GER
Evento: Platform Diving Ganador: Lesely Bush País: USA Boxing
Evento: Peso mosca Ganador: Fernando Atzori
Evento: Ganador de peso gallo: Takkao Sakurai
Evento: Peso pluma Ganador: Stanislav Stepashkin
Evento: Peso ligero Ganador: Jozef Grudzien
Evento: Peso welter ligero Ganador: Marian Kaspryk
Evento: Ganador de peso mediano: Valery Popenchenko
Evento: Peso semipesado Ganador: Pinto cósmico
Evento: Ganador de peso súper pesado: Jospeh Frazier Greco Roman Wrestling
Evento: Ganador de peso mosca: Tsutomu Hanahara País: JAP
Evento: Peso gallo Ganador: Massamitsu Ichiguchi País: JAP
Evento: Peso pluma Ganador: Imre Polyak País: HUN
Evento: Peso ligero Ganador: Kazim Ayvaz País: TUR
Evento: Peso wélter Ganador: Anatoly Kolesov País: URS
Evento: Peso mediano Ganador: Branislav Simic País: YUG
Evento: Peso semipesado Ganador: Boyan Radev País: BUL
Evento: Peso pesado Ganador: Istvan Kozma País: HUN Freestyle Wrestling
Evento: Peso mosca Ganador: Yoshikatsu Yoshida País: JAP
Evento: Peso gallo Ganador: Yojiro Uetake País: JAP
Evento: Peso pluma Ganador: Osamu Watanabe País: JAP
Evento: Peso ligero Ganador: Enyu Vulchev País: BUL
Evento: Peso welter Ganador: Ismail Ogan País: TUR
Evento: Peso mediano Ganador: Prodan Gardzhev País: BUL
Evento: Peso semipesado Ganador: Aleksander Medved País: URS
Evento: Peso pesado Ganador: Aleksander Ivanitsky País: URS Judo
Evento: Peso ligero Ganador: Takehide Nakatani País: JAP
Evento: Peso mediano Ganador: Isao Okano País: JAP
Evento: Peso pesado Ganador: Isao Inkokuma País: JAP
Evento: Abierto Ganador: Antonius Geesink País: NETH Masculino Esgrima
Evento: Foil Ganador individual: Egon Franke País: POL
Evento: Equipo de florete Ganador: Unión Soviética
Evento: Espada Ganador individual: Grigory Kriss País: URS
Evento: Equipo de espada Ganador: Hungría
Evento: Sable Ganador individual: Tibor Pezsa País: HUN
Evento: Equipo de sable Ganador: Esgrima femenina de la Unión Soviética
Evento: florete Ganador individual: Ildiko Ujlaki-Retjo País: HUN
Evento: Equipo de florete Ganador: Pentatlón moderno de Hungría
Evento: Ganador individual: Dr. Ference Torok País: HUN
Evento: Ganador del equipo: Piragüismo masculino de la Unión Soviética
Evento: Kayak-1 1000m Ganador: Rolf Peterson País: SWE
Evento: Kayak-2 1000m Ganador: Suecia
Evento: Kayak-4 1000m Ganador: Unión Soviética
Evento: Canadian-1 1000m Ganador: Jurgen Eschert País: GER
Evento: Canadian-2 1000m Ganador: Piragüismo femenino de la Unión Soviética
Evento: Kayak-1 500m Ganador: Lyudmila Khvedosyuk País: URS
Evento: Kayak-2500m Ganador: Remo Alemania
Evento: Sculls individuales Ganador: Vyacheslav Ivanov País: URS
Evento: Doble scull Ganador: Unión Soviética
Evento: Coxless Pairs Ganador: Canadá
Evento: Coxed Pairs Ganador: EE. UU.
Evento: Coxless Fours Ganador: Dinamarca
Evento: Coxed Fours Ganador: Alemania
Evento: Eights: USA Yachting
Evento: Finn Ganador: Wilhelm Kuhweide País: Alemania
Evento: Campeón de clase estrella Bahamas
Evento: Flying Dutchman Ganador: Nueva Zelanda
Evento: Ciclismo en Dinamarca, ganador de la clase Dragón
Evento: Individual Road Race Ganador: Mario Zanin País: ITA
Evento: 100 km contrarreloj por equipos Ganador: Holanda
Evento: 1000 m Contrarreloj Ganador: Patrick Sercu País: BEL
Evento: 1000 m Sprint Ganador: Giovanni Pettenella País: ITA
Evento: 2000 m Tandem Ganador: Italia
Evento: 4000 m Persecución individual Ganador: Jiri Daler País: TCH
Evento: 4000 Carrera de persecución por equipos Ganador: Deportes ecuestres de Alemania
Evento: Evento de 3 días Ganador individual: Mauro Checcoli País: ITA
Evento: Evento de tres días Ganador por equipos: Italia
Evento: Doma Clásica Individual Ganador: Henri Chammartin País: SUI
Evento: Doma Clásica Individual Ganador: Henri Chammartin País: SUI
Evento: Doma por equipos Ganador: Alemania
Evento: Gran Premio de Saltos Individuales. Ganador: Pierre Jonqueres dÕ Oriola País: FRA
Evento: Gran Premio por equipos de salto Ganador: Tiro masculino de Alemania
Evento: Fusil libre, 300 m. 3 posiciones Ganador: Gary Anderson País: URS
Evento: Fusil de pequeño calibre, 50 m en decúbito prono Ganador: Laszlo Hammerl País: HUN
Evento: Rifle de pequeño calibre, 3 posiciones Ganador: Lones Wigger País: URS
Evento: Pistola de fuego rápido, 35 m Ganador: Pentti Linnosvuo País: FIN
Evento: Pistola libre, 50 m Ganador: Vaino Markkanen País: FIN Tiro mixto
Evento: Clay Pigeon Ganador: Ennio Matterelli País: Levantamiento de pesas ITA
Evento: Peso gallo Ganador: Aleksei Vakhonin País: URS
Evento: Peso pluma Ganador: Yoshinobu Miyake País: JAP
Evento: Peso ligero Ganador: Waldemar Baszanowski País: POL
Evento: Peso mediano Ganador: hans Zdrazila País: TCH
Evento: Peso semipesado Ganador: Rudoplf Plukfelder País: URS
Evento: Peso completo medio Ganador: Vladimir Golovanov País: URS
Evento: Ganador de peso pesado: Leonid Zhabotinsky País: Gimnasia masculina de la URS
Evento: Ganador individual general: Yukio Endo País: JAP
Evento: Ejercicios combinados Ganador del equipo: Japón
Evento: Parallel Bars Ganador: Yukio Endo País: JAP
Evento: Ejercicios de suelo Ganador: Francia Menichelli País: ITA
Evento: Long Horse Vault Ganador: Haruhiro Yamashita País: JAP
Evento: Side Horse Ganador: Miroslav Cerar País: YUG
Evento: Barras horizontales Ganador: Boris Shakhlin País: URS
Evento: Anillos Ganador: Takuji Haytta País: Gimnasia femenina JAP
Evento: Ganador individual general: Vera Caslavska País: TCH
Evento: Ejercicios combinados Ganador del equipo: Unión Soviética
Evento: Barras asimétricas Ganador: Polina Astakhova País: URS
Evento: Ejercicios de piso Ganador: Larissa Latynina País: URS
Evento: Side Horse Vault Ganador: Vera Caslavska País: TCH
Evento: Viga Ganador: Vera Caslavska País: TCH Basketball Ganador: USA Fútbol Ganador: Hungría Hockey sobre césped Ganador: India Vóleibol masculino Ganador: Unión Soviética Mujeres Voleibol Ganador: Japón


Los Juegos Olímpicos de Tokio de 1964 東京 オ リ ン ピ ッ ク 1964

La ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de 1964

El Estadio Olímpico Yoyogi

El nuevo estadio olímpico de Kasumigaoka en construcción

Puente Nihonbashi, dominado por la enorme autopista construida sobre él

La llama olímpica en el estadio, 1964


El monte Vesubio obliga a una reubicación

En 1904, Roma venció a ciudades como Berlín y Turín para albergar los Juegos Olímpicos de 1908. Pero dos años después de los preparativos para el evento, ocurrió un desastre: el Monte Vesubio entró en erupción, causando una seria destrucción en las ciudades cercanas a la base del volcán y paralizando la ciudad de Nápoles. Abrumada por el costo de la recuperación, Italia tuvo que renunciar a su candidatura olímpica.

Pero incluso esa erupción volcánica no pudo cancelar los Juegos Olímpicos. En cambio, los funcionarios del Comité Olímpico Internacional se dirigieron a Londres como sede, lo que le dio a la ciudad solo 10 meses para prepararse. La Asociación Británica de Juegos Olímpicos aprovechó al máximo ese tiempo e incluso logró construir un estadio nuevo, que fue el primero que se construyó especialmente para los Juegos.


El profundo impacto negativo de los Juegos Olímpicos de 1964

Los Juegos Olímpicos de Tokio de 1964 tuvieron un profundo impacto en la ciudad capital y en la nación. En la entrega final de una serie de cinco partes que se presentará este mes, el autor de best-sellers Robert Whiting, que vivía en Japón en ese momento, se enfoca en el impacto ambiental y humano que resultó de ser anfitrión del evento.

Si para los japoneses los Juegos Olímpicos de Verano de 1964 fueron un resplandor de gloria, también arrojaron algunas sombras. La transformación de Tokio de una ciudad devastada por la guerra a una importante capital internacional, aparentemente de la noche a la mañana, tuvo un lado oscuro del que rara vez se hablaba. Los juegos fueron de hecho responsables de una gran cantidad de destrucción ambiental y miseria humana en la capital y sus alrededores, como puedo atestiguar como uno de los que estuvo allí.

No había absolutamente ninguna razón para tener un tren de alta velocidad que conectara Tokio con Osaka solo para los juegos, ya que no hubo eventos en Japón y la segunda ciudad más grande de Japón. Sin embargo, el proyecto shinkansen fue llevado a cabo rápidamente por los ejecutivos de los ferrocarriles nacionales japoneses en nombre de una & # 8220 mejora urbana & # 8221.

El objetivo era impresionar al resto del mundo con el alto nivel de logros tecnológicos japoneses, ya que los medios de comunicación mundiales se centraron en los Juegos Olímpicos de Tokio. Gracias principalmente a la prisa (y también a la política sucia y al soborno), el proyecto terminó costando mil millones de dólares, el doble de lo que requería el presupuesto original (y aproximadamente un tercio del costo total de los juegos) y el presidente de JNR se vio obligado a Renunciar.

Los fondos desviados para cubrir los costos de expansión del shinkansen restaron dinero a otros proyectos, como el monorraíl, que originalmente estaba destinado a unir el aeropuerto de Haneda con el centro de la ciudad. En cambio, terminó terminando en Hamamatsucho, una estación menos conveniente a varias paradas de distancia. Simplemente no había capital suficiente para comprar el terreno y extender la línea a una ubicación más lógica como la estación de Tokio o Shimbashi, para la cual la compañía de monorraíl había adquirido una licencia.

Además, a fin de evitar comprar terrenos privados costosos para el monorriel, sus constructores lo construyeron sobre el agua en una ruta proporcionada gratis por el gobierno municipal, cubriendo los ríos, canales y áreas marítimas debajo con vertederos y concreto en el proceso. Los permisos de pesca que tenían las cooperativas de pesca locales en estos distritos fueron revocados por el ayuntamiento y se perdieron muchos puestos de trabajo de pesca locales. Un campo de algas en Omori, en el barrio de Ota, del cual un manjar preciado, Omori no nori, había sido cosechado desde el Período Edo (1603-1868), simplemente desapareció.

La falta de fondos también afectó la construcción de carreteras, ya que también se hizo necesario construir autopistas aéreas sobre los ríos y canales existentes para evitar la compra de terrenos. Entre las muchas monstruosidades que resultaron de este arreglo se encuentra el icónico puente de la Era Meiji en Nihonbashi, un término histórico para el antiguo sendero y centro económico de Tokaido Road (y el punto cero desde el cual se miden todas las distancias en Japón). El puente se había construido en la era Meiji (1868-1912) para que pudiera ofrecer una vista del monte Fuji a cualquiera que cruzara del lado este al oeste.

Recuerdo haber dado un paseo por el canal para ver el famoso puente, poco antes de que comenzaran los juegos. Me sentí consternado al ver su aspecto que alguna vez fue encantador completamente arruinado por la enorme carretera a solo unos pies de altura, como una tapa de concreto gigante, borrando el cielo. El olor del agua tóxica en el canal era tan desagradable que tuve que cubrirme la nariz. Imaginé el monte Fuji, mirando desde lejos, haciendo lo mismo.

El esfuerzo de reconstrucción para los Juegos Olímpicos le costó a Tokio gran parte de sus vías navegables. Al plantar las columnas de soporte de las carreteras y otras estructuras en el agua debajo, muchos muelles fluviales se volvieron inútiles, lo que costó aún más trabajos. El agua se estancó, los peces murieron y los lodos bioquímicos, conocidos como hedoro en japonés, formado.

Los estuarios de Tokio, muchos de ellos ya contaminados con aguas residuales sin procesar de desechos industriales, se convirtieron cada vez más en pozos negros putrefactos. Algunos simplemente fueron enterrados con escombros de la construcción y el derribo de estructuras de la era de la Segunda Guerra Mundial. Otros se rellenaron con cemento y se convirtieron en carreteras. La vida no regresó al río Sumida y otras vías fluviales conectadas durante varios años, y cuando lo hizo fue en forma de gérmenes.

Sin embargo, otro efecto adverso del esfuerzo olímpico de 1964 fue la despoblación de áreas residenciales. Aunque la falta de leyes de dominio eminente en Japón supuestamente protegía a los residentes, las autoridades japonesas, no obstante, encontraron formas de obligar a las personas a salir de sus hogares para facilitar la construcción, ofreciendo pequeñas sumas de dinero y apelando al sentido de patriotismo de un inquilino recalcitrante para que lo llevara a mudarse o, en su defecto, recurrir a la intimidación en forma de acoso fiscal, humillación pública o la investigación de violaciones de los códigos municipales menores.

Los habitantes de más de 100 casas cerca del sitio donde se planeó el Estadio Olímpico se vieron obligados a mudarse para dar paso al estadio y un estacionamiento circundante. La vegetación que cubría el área fue removida y un río cercano enterrado en concreto. Entre las zonas más afectadas se encuentran Bunkyo Ward y Chiyoda Ward, en el centro de la ciudad, donde muchas pequeñas residencias unifamiliares fueron condenadas a ser demolidas y las personas que vivían en su interior se vieron obligadas a trasladarse a nuevas viviendas fuera de la ciudad. Debido a la disminución de la población en estas áreas, varias escuelas primarias y secundarias cerraron. Nuevos desarrollos masivos de New Town al estilo soviético llamados danchi se convirtió en el destino de muchas de las personas desplazadas.

Otra víctima de los Juegos Olímpicos de 1964 fueron las líneas de tranvía, que habían sido una forma barata, confiable y agradable de moverse por la ciudad. La eliminación de dos líneas principales en los planes de ampliación de calles provocó un aumento correspondiente en el tráfico vehicular y un empeoramiento de la calidad del aire en Tokio, y sentó las bases para la eliminación de casi todas las demás líneas de tranvía de la ciudad.

Corrupción, en forma de dango (manipulación de licitaciones) y la colusión de precios, un hecho bien conocido en la construcción de la posguerra en Japón, también asomó su fea cabeza durante los años preolímpicos. Muchas empresas de construcción eran frentes del crimen organizado, mientras que las bandas de yakuza eran un elemento fijo en la mayoría de los sitios de construcción. Trajeron a los trabajadores, proporcionaron alojamiento temporal, administraron las concesiones de alimentos, los garitos de juego y los burdeles fuera de horario y, por supuesto, proporcionaron & # 8220 protección & # 8221. Con el dinero de los contribuyentes desviado para llenar los bolsillos de políticos corruptos y del hampa jefes, la consiguiente reducción de costos a menudo resultó en un trabajo de mala calidad.

El uso de arena del mar al mezclar hormigón, por ejemplo, provocó que las barras de refuerzo internas y las vigas de acero utilizadas en la construcción de carreteras se oxidaran prematuramente. La práctica también provocó que partes de los pilares de apoyo de la autopista Hanshin Meishin que va de Tokio a Osaka a través de Nagoya colapsaran en el gran terremoto de Hanshin de 1995.

También se podría mencionar el asunto de los agentes inmobiliarios deshonestos aliados con los funcionarios del JNR y los políticos del PLD que compraron tierras en Shin-Yokohama con falsas promesas de que se construiría una planta de Nissan / Ford y generaría muchos puestos de trabajo, cuando en realidad se utilizaron las tierras. para la estación Shin-Yokohama. Este subterfugio fue retratado en la novela y película de éxito, & # 8220Kuro No Cho Tokkyu.& # 8221 Se llevaron a cabo investigaciones, pero como los principales directores habían abandonado el país para evitar el enjuiciamiento (después de que sus empleadores les pagaran generosamente, quienes cubrieron sus huellas con éxito) nadie fue a la cárcel.

Finalmente, se ha hablado mucho de los perros callejeros asesinados en Sochi, Rusia, pero también hubo una masacre en Tokio a una escala mucho mayor. Durante la Segunda Guerra Mundial, el gobierno japonés había sacrificado sin piedad perros, gatos y animales del zoológico en nombre de la escasez de alimentos y la prevención de enfermedades. Antes de los Juegos de Tokio se llevó a cabo otro barrido de animales callejeros, esta vez principalmente por razones estéticas. En la década de 1940, las desafortunadas criaturas fueron detenidas, metidas en bolsas de lona y golpeadas hasta la muerte con palos. En 1964, sin embargo, se había desarrollado un método tecnológicamente más avanzado, utilizando un artilugio que asfixiaba a los animales con dióxido de carbono. Resultó en la muerte de aproximadamente 200.000 gatos y perros en el año anterior al inicio de los Juegos Olímpicos.

Los Juegos Olímpicos de Tokio y sus secuelas supusieron un momento culminante en mi vida y en la de los japoneses. Tuve un asiento al lado del ring para la metamorfosis que está teniendo lugar en todos los niveles de la sociedad y fue bastante embriagador. Incluso después de que los atletas se marcharon y los estadios se quedaron en silencio, el bullicio y la energía permanecieron. El PIB per cápita siguió aumentando de manera constante hasta más del triple en el transcurso de la década. El & # 8220 milagro económico & # 8221 estaba en pleno apogeo.

La ciudad de Tokio estaba dejando en claro que iba a ser una fuerza a tener en cuenta a partir de ahora: en la industria, el comercio, la cultura, los deportes y la vida nocturna.

Había estado en el país durante casi tres años y debía darme de alta en marzo siguiente. En ese momento me había vuelto irremediablemente adicto a la capital y había decidido quedarme e inscribirme en la Universidad de Sofía.

Mi & # 8220mejor amistad & # 8221 con el Dr. Sato ya estaba en decadencia. Más tarde descubrí que había sido reemplazado como su tutor, por una estudiante de intercambio bastante rubia de Minnesota. Pero eso no fue ni siquiera una consideración menor.

Me gustó la energía de la ciudad, la actividad sin parar, la cortesía, el orden, la eficiencia, los trenes que siempre llegaban a tiempo, la mezcla de lo antiguo y lo nuevo, los templos, los santuarios, las multitudes, las brillantes luces de neón. , el encanto y la singularidad de todo.

Tokio era una ciudad donde los paraguas aparecían como por arte de magia a la primera gota de lluvia. Era una ciudad donde las puertas de los taxis se abrían automáticamente para ti. Era una ciudad donde si perdías tu billetera o bolso, podías ir a la estación de policía, y la policía, como una cuestión de política, te prestaban ¥ 1,000 para que pudieras regresar a casa.

Si eras un hombre joven, ingenuo, de un pequeño pueblo en busca de una identidad, Tokio no era un mal lugar para estar mientras mirabas. Puede que no fuera el camino tradicional para el autodescubrimiento en el extranjero que, en aquellos días, mucha gente creía que estaba en París, pero eso se debía a que la gente no sabía mucho sobre él. Tokio ofrecía un sinfín de pequeñas aventuras, un estímulo constante y nuevos mundos por descubrir.

¿Quién no querría quedarse?

Un aspecto interesante de los Juegos Olímpicos de 1964 fue la maldición Tokugawa. Muchas instalaciones construidas para los Juegos de Tokio se colocaron en la antigua tierra Tokugawa. El Tokyo Prince Hotel, del grupo Seibu, que posee una sexta parte de todas las propiedades inmobiliarias en Japón, fue construido en un terreno que alguna vez albergó las tumbas de los miembros de la familia Tokugawa. Partes de Zojoji, el templo del shogun, ardieron durante la Segunda Guerra Mundial. Después de la guerra, los Tsutsumis de Seibu se apoderaron de muchas tierras de los antiguos príncipes imperiales que perdieron sus posesiones debido a las purgas e impuestos del GHQ (el Cuartel General General, Comandante Supremo de las Potencias Aliadas). En el camino, Seibu también obtuvo antiguas tumbas mantenidas por Zojoji y construyó el Tokyo Prince Hotel a tiempo para los Juegos de 1964. También se construyeron la bolera Shiba y un campo de práctica de golf en las tumbas de Tokugawa.

La Torre de Tokio también tiene una de sus patas en una antigua parcela de tierra. Muchas muertes que ocurrieron durante la construcción de la Torre de Tokio se atribuyeron a la maldición Tokugawa.

A menudo se dice que el posterior colapso del imperio comercial de Seibu fue causado en parte por la maldición de los fantasmas Tokugawa. La mayor parte provino de la construcción de 1964 que no respetó las antiguas tumbas.

Los Juegos Olímpicos de 2020 están programados para Tokio y, si la historia es un indicio, nos espera una repetición del desperdicio, la destrucción y la miseria humana causada por los Juegos de 1964. Aunque el esfuerzo de la construcción olímpica de hecho agregó un barniz necesario de brillo moderno al centro de la ciudad, también dejó grandes franjas de la capital, como lo expresó un reciente editorial del Japan Times, & # 8220awash en feos edificios, áreas públicas insípidas y con pocos paisajes urbanos que a cualquier turista o residente le gustaría mirar. & # 8221

Las personas que viven en viviendas públicas en los apartamentos Kasumigaoka cerca de Sendagaya, por ejemplo, están siendo expulsadas y reubicadas en áreas más remotas. Tokyo Metro es dueño de esta vivienda pública y la ha condenado a crear un estadio más grande en la zona de Yoyogi. Irónicamente, algunas de las personas que viven allí ahora vinieron a vivir allí como resultado de haber sido forzadas a abandonar su vivienda original durante la construcción de los Juegos de 1964. De hecho, los relámpagos cayeron dos veces para ellos.

Una historia de Reuters detalló la difícil situación de un residente de Tokio, Kohei Jinno, de 79 años, que se vio obligado a mudarse de su casa para dar paso al complejo del Estadio Nacional. Ahora tiene que moverse de nuevo. El complejo de viviendas públicas donde viven él y su esposa está programado para ser destruido como parte de la construcción de un nuevo estadio para los Juegos de Verano de 2020.

& # 8220Fate no había sido amable conmigo, & # 8221 fue citado diciendo, con cierta subestimación.

Jiage, una práctica bien conocida en el sector inmobiliario de Tokio durante la era de la burbuja económica, volverá a asomar su fea cabeza. Para los Juegos de 1964, la cesión de Washington Heights por parte de Estados Unidos para crear el Parque Yoyogi y el Estadio Nacional alivió la necesidad de jiage en el centro de Tokio. Esta vez, sin embargo, no hay un área tan grande para entregar cómodamente. Sin duda, gran parte del jiage se centrará en Tsukiji, cuyo mercado de pescado está programado para mudarse. Los negocios y hogares que rodean el mercado sufrirán mucho.

Durante el período previo a los Juegos de 1964, los medios de comunicación japoneses avivaron ruidosamente las llamas olímpicas, declarando que eran lo mejor para el pueblo japonés. Todos los verdaderos japoneses tenían que apoyar los juegos al 100 por ciento, más si era humanamente posible. Los que se opusieron a los juegos fueron Hikokumin, o traidores a Dai Nippon. Olía a propaganda de la Segunda Guerra Mundial.

Ahora los medios parecen estar haciendo lo mismo. Los ciudadanos, que ya tienen que hacer frente a un aumento de la shohizei (impuesto nacional sobre las ventas) del 5 al 8 por ciento (y posiblemente el 10 por ciento el próximo año), sin duda tendrá que enfrentar impuestos aún más altos para pagar los juegos, que se estima que costarán al menos ¥ 455,4 mil millones ($ 5 mil millones), pero seguramente el doble, y quizás el triple, para cuando llegue el 2020. Con una deuda paralizante de casi $ 11 billones, alrededor del 230 por ciento del PIB, los Juegos Olímpicos de 2020 podrían ser la carga más difícil de soportar, para tomar prestado de un cliché gastado, si los costos comienzan a descontrolarse.

El crimen organizado, por supuesto, participará. Los Juegos & # 821764 vieron un gran número de coreanos traídos a Japón como mano de obra barata y mal pagada por varios gumi (organizaciones de gánsteres). Muchos se quedaron después de eso. Estas personas & # 8220documentadas & # 8221 de repente obtuvieron el estado de & # 8220 Residencia Permanente Especial & # 8221 después de trabajar en sus respectivos proyectos de construcción, y también inmigraron en cadena a su familia a Japón. Es probable que se repita esto para los Juegos de 2020, aunque esta vez, espere ver más chinos, filipinos, indonesios y otros en la mezcla. Las empresas de construcción querrán mano de obra barata, y ya están presionando a Abe y al PLD para que establezcan una medida masiva de & # 8220 & # 8216 & # 8221 para traer lo que equivaldrá a lo que algunos dicen que será mano de obra esclava de varias naciones asiáticas.

Además de eso, se han publicado informes de ejecutivos de JOC que tienen contactos con grupos del crimen organizado en Japón. De eso, no me sorprende en absoluto escucharlo.

La decisión de realizar los juegos a fines de julio y principios de agosto, cuando la temperatura está en los 30 grados centígrados y la humedad por encima del 80 por ciento (el documento de licitación de la JOC presentado en Buenos Aires mantenía ingeniosamente que el clima en Tokio en esa época de El año es & # 8220 suave y soleado & # 8221 y & # 8220 un clima ideal para que los atletas rindan al máximo & # 8221) fue otro área problemática. Según estudios de Sports Science Australia, practicar deportes competitivos a esas temperaturas es un riesgo extremo para los atletas. Fue particularmente peligroso para los maratonistas.

Afortunadamente para muchos, los eventos de pista y campo se llevarían a cabo en el nuevo Estadio Nacional con aire acondicionado. Sin embargo, si se construye según lo planeado, este edificio ahuecado de 20 pisos con un techo tres veces el tamaño del Tokyo Dome arruinaría, según afirman sus críticos, la estética del área del Santuario Meiji Jingu. Dijo la periodista Mary Corbett, & # 8220: Dos semanas de ventilación y refrigeración ininterrumpidas también costarían una fortuna. Y la precipitación sería intensa. Será una pesadilla. & # 8221

Una nota interesante es un impulso reciente de un grupo de ejecutivos de negocios que trabajan principalmente en Nihonbashi y áreas circundantes pidiendo la eliminación de la autopista elevada sobre el puente de Nihonbashi, antes de 2020. Los planes propuestos por el grupo incluyen mover una sección de 50 km del puente de Nihonbashi. Metropolitan Expressway de 300 km. Esto sin duda embellecería el área y sería un buen comienzo para recuperar el patrimonio histórico y estético de Japón. Sin embargo, esta no será exactamente una operación de bajo costo. Las estimaciones fijan la renovación propuesta en ¥ 3.8 billones ($ 3.5 mil millones), que es casi tanto como el presupuesto propuesto para los Juegos de 2020.

Dijo el banquero de inversiones con sede en Tokio Hiroki Allen, resumiendo todo, & # 8220 Si los costos se salen de control, podría ser un serio revés para Abenomics y la economía japonesa. Eso es lo último que necesita este país. Japón tardó más de 30 años en devolver el dinero que pidió prestado al Banco Mundial para construir carreteras para los Juegos Olímpicos de 1964. & # 8221

Los Juegos Olímpicos de 2020 pueden levantar el espíritu del pueblo japonés, pero ciertamente habrá un precio que pagar por el privilegio. Esperemos que no sea demasiado.

Para solicitar una copia original de esta serie, comuníquese con: [email protected]

En una época de desinformación y demasiada información, el periodismo de calidad es más crucial que nunca.
Al suscribirte, puedes ayudarnos a que la historia sea correcta.


Muriel Grossfeld de los EE. UU. Muestra su forma en el evento de gimnasia individual de pie femenino.

Mario Zanin (centro) de Italia celebra su medalla de oro con el medallista de plata Kjell Rodian (izquierda) de Dinamarca y el medallista de bronce Walter Godefroot (derecha) de Bélgica después de ganar la carrera ciclista individual masculina en el hipódromo de Hachioji Road.


El evento gratuito está abierto a miembros y no miembros del Pasadena Senior Center. No se requiere residencia en Pasadena.

Donna De Varona

Cuando solo tenía 13 años, la nadadora Donna de Varona se convirtió en la competidora más joven en los Juegos Olímpicos de 1960 en Roma. Estaba en camino de establecer un total de 18 mejores tiempos y récords mundiales en su carrera cuando, en los Juegos Olímpicos de 1964 en Tokio, ganó una medalla de oro en el combinado individual femenino de 400 metros y una segunda medalla de oro. como miembro del equipo estadounidense que estableció récords mundiales en el relevo estilo libre de 4 y 215100 metros. Después de retirarse de la natación competitiva en 1965, se convirtió en la primera mujer presentadora de deportes en la cadena de televisión y en la primera mujer en cubrir los Juegos Olímpicos para la televisión ABC. Es una defensora entusiasta de las mujeres en los deportes, ayudó a Billy Jean King a fundar la Fundación de Deportes de Mujeres y # 8217s y fue una fuerza motriz en la aprobación por el Congreso de la histórica legislación del Título IX de 1972 y la Ley de Deportes Amateur de 1978. Ha sido incluida en el Salón de la Fama de la Natación Internacional, el Salón de la Fama Olímpico de EE. UU. Y el Salón de la Fama Nacional de la Mujer # 8217. Se le otorgó la Orden Olímpica, el premio más alto otorgado por el Comité Olímpico Internacional, en 2000.

Billy Mills

Viniendo de una relativa oscuridad, el corredor Billy Mills ganó una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Tokio de 1964 en la carrera a pie de pista y campo más larga & # 8212 la carrera de 10,000 metros (6.2 millas) & # 8212 en lo que los expertos coinciden en que es uno de los mayores sorpresas en cualquier evento en la historia olímpica. Sigue siendo hasta el día de hoy el único ganador de la medalla de oro en la carrera de 10,000 metros en la historia de las Américas. Miembro de la tribu Lakota Oglala Sioux cuyo nombre nativo es Tamakoce Te & # 8217Hila, Mills es de la Reserva Pine Ridge en Dakota del Sur y comenzó a competir en la Haskell Indian Nations University. En la Universidad de Kansas con una beca deportiva, fue tres veces corredor de campo traviesa de la NCAA All-America. Es cofundador y portavoz nacional de la fundación Running Strong for American Indian Youth que, a través de la carrera y otros deportes, ayuda a los jóvenes nativos americanos a alcanzar su máximo potencial mientras intentan revertir la pobreza generacional y satisfacer las necesidades de familias en áreas remotas de reservaciones. . Mills fue incluido en el Salón de la Fama Nacional de Atletismo y Campo en 1976 y en el Salón de la Fama Olímpico de EE. UU. En 1984. Recibió el Premio a la Trayectoria del Consejo de Acondicionamiento Físico del Presidente & # 8217 de manos de Barack Obama en 2015.

András Törő

András Törő es un corredor de velocidad nacido en Hungría que compitió en cuatro Juegos Olímpicos de Verano: 1960 en Roma y 1964 en Tokio en los equipos húngaros y 1972 en Múnich y 1976 en Montreal para los equipos estadounidenses. Ganó una medalla de bronce en la carrera de velocidad en canoa de dobles de 1.000 metros en los Juegos Olímpicos de 1960 en Roma. En 1962 ganó el Campeonato Mundial de Atletismo en la prueba individual de canoa de velocidad de 10.000 metros. Después de terminar cuarto en la carrera de 1.000 metros en los Juegos Olímpicos de Tokio de 1964, entró en la Embajada de Estados Unidos en Tokio y desertó. Se le concedió asilo político y fue recibido en los Estados Unidos de América. This was at a time when Hungary was part of the Soviet Bloc and the Soviet Union consistently violated the United Nations Declaration of Human Rights, restricted the types of activities athletes, artists, dancers, musicians and others could participate in, even recreationally, and punished dissidents with long-term incarcerations in psychiatric prisons. Törő resigned himself to most likely never seeing his family and home country ever again but had high hopes of starting fresh and free in a new land. He became an American citizen in 1971 and since then has served on the International Olympic Committee board of directors and the IOC executive committee. He is a retired naval architect and marine engineer who still designs and builds canoes, kayaks and stand-up paddle boards.

Panel discussion

Raj Mathai, an NBC Bay Area newscaster, 12-time Emmy Award winner and Olympic expert, will moderate a panel discussion among these three Tokyo Olympians that will include a Q&A with Zoom viewers. The Zoom event will be presented by the Bay Area Sports Organizing Committee y NBC-Bay Area in partnership with the Pasadena Senior Center.

To register, visit pasadenaseniorcenter.org and click on Events, Clubs and Lectures, then Online Events. Everyone who registers will receive an email link in advance of the Zoom event.

In addition to Zoom activities, members and nonmembers of the Pasadena Senior Center can visit the website regularly for COVID-19 updates for and other timely information, a weekly blog, monthly magazine, ongoing activities throughout the year and more.


Social Media In Olympics

expected that events will employ different types in order to aid the construction and execution. In particular a closer look at how the olympics uses social media in the construction and execution of the event will be mgjgjdkfjgodfkgkd In the lead up to the London 2012 Olympics Andy Hunt, the British Olympic Association Chief Executive announced that this year 's Olympics would also be the first ‘Twitter Games’. This would involve the active encouragement of athletes to ‘embrace all accepts&hellip


New games, new stadium

Two athletes look to the Tokyo Games

PAULA PARETOJUDOKA

My experiences at the 2008 Beijing Olympics were accompanied by feelings of uncertainty. It was my first time participating in such a big competition — everything was new and surprising. Being surrounded by the best athletes in the world made me feel ecstatic, and I told myself I would enjoy it as much as possible. I won the bronze medal — the first medal my country won in the Beijing Games, and Argentina’s very first judo medal ever.

I had more experience by the time I competed at the 2016 Rio Olympics, and managed to achieve the gold medal. That was proof that if you work hard, you can achieve your dreams.

Getting ready for the Tokyo Olympic Games is a little bit different, as we cannot prepare and train as usual limited contact with people and constant monitoring are the new normal, but we are working on getting special permission to go to Europe, as it is very important for us to train with athletes from different backgrounds. I have great expectations for the Tokyo Olympics,and I will bring my best to this competition.

ASUKA TERADA100-METERS HURDLES ATHLETE

ASUKA TERADA
100-METERS HURDLES ATHLETE

I am looking forward to participating in the Tokyo Olympics not only as a 100-meter hurdles athlete, but also as a mother.

In 2009, I took part in the World Athletics Championship. In 2013, I retired after sustaining an injury. The following year I got married, went to university and gave birth to my daughter.

Since I really wanted to participate in the Olympics held in Tokyo, I returned as a rugby player in 2016. I was lucky to play on the Japanese team for a few months before I broke my leg and had to quit.

Despite that, I decided to return to the world of athletics in 2019. I set a new Japanese record in the 100-meter hurdles and participated in the World Championships for the first time in 10 years.

In Japan, it is common for female athletes to retire after marriage or giving birth, so there are very few active female athletes who are also mothers. For me, staying active is also a way to break away from this stereotype.

My goal for the Tokyo Olympics is to make it to the finals and show my daughter my efforts and accomplishments as an athlete.

ROY TOMIZAWA
SPORTS JOURNALIST

Roy Tomizawa is a leadership and talent development consultant as well as a sports journalist who recently published a book, “1964 — The Greatest Year in the History of Japan: How the Tokyo Olympics Symbolized Japan’s Miraculous Rise from the Ashes.”


Frenetic Pace

When Japan won its bid for the games in 1959, the country’s boom had just kicked off and Tokyo was still caught between devastation and recovery.

Poor sewage systems meant polluted rivers. Drinking water was bad. Air quality was low, while a poor road network and rising car culture meant endemic traffic. As the population soared to 10 million by 1963𠅏rom just 3.49 million in 1945—growth in housing stock struggled to keep up.

The overall impression was an “unsightly urban sprawl of rickety wooden houses” and “scabrous shanties,” wrote journalist Robert Whiting, who landed in the city in 1962 as an American GI, in his autobiography Tokyo Junkie.

Bagging the Olympics was viewed in a less skeptical light than it might be today, and above all as a development opportunity. With the promise of the games ahead, the already frenetic pace of construction stepped up a gear.

The government accelerated work on roads including the Metropolitan Expressway, which weaves between buildings, balances over rivers and ducks underground𠅊 cheaper and quicker building method than buying up private land. It improved water systems and expanded the subway. Buildings sprouted up like weeds and luxury hotels—such as the 17-story Hotel New Otani, Japan’s largest building at the time—were built to accommodate foreign guests. Western-style flush toilets, then uncommon, were promoted. 

The city was still marked by several U.S. army camps. The Olympics gave Japanese leaders an opportunity to press for the return of more land at a point when the U.S. was ready to reduce the conspicuous evidence of its presence in the country.

Japan’s Olympic organizers targeted the spacious Camp Drake in the city’s far northwest. The U.S. offered to return Washington Heights, which was smaller but built in a prime location next to the shrine of Emperor Meiji, modern Japan’s patriarch. Organizers initially resisted the idea of building sports facilities on such coveted real estate, before the area ultimately became home to the Olympic Village and the National Gymnasium. The pioneering design of its now-famous spiraling suspension roof let architect Kenzo Tange forgo columns and open the space under a swooping ceiling.

“The conversion of imperial and military facilities concentrated in Tokyo’s west into new infrastructure would advance the urban renewal of these areas while expanding disparities” with the city’s traditional center in the east, wrote Takashi Machimura, a professor of Sociology at Hitotsubashi University.

The games attracted young people to Shibuya, Yoyogi and Harajuku—neighborhoods that today remain ground zero for Japanese youth culture. National broadcaster NHK built new headquarters nearby, drawing in other networks, businesses and shops. Eventually the Olympic Village was converted into Yoyogi Park, one the few large city parks suited to activities like jogging and picnicking, and hugely popular for its proximity to Shibuya and Harajuku. Luxury hotels also helped turn the area into a destination for leisure and business travelers.

“Looking at the grounds occupied by the 1964 Tokyo Olympics, one can see that the games both replaced history and were themselves placed in a historical context by their closeness to the Meiji Shrine,” wrote Christian Tagsold, a professor at Heinrich Heine University Dusseldorf’s Department for Modern Japan.


The History of the Olympic Pictograms: How Designers Hurdled the Language Barrier

Contenido relacionado

Pictograms for the 1964 Tokyo Olympic, designed by Katsumi Masaru (image: Virtual Olympic Games Museum)

Of all the instances in which graphic communication is necessary to transcend language barriers, the Olympic Games are, if not the most important, probably the most visible. We take the little icons of swimmers and sprinters as a given aspect of Olympic design, but the pictograms were a mid-20th Century invention—first employed, in fact, the last time London hosted the games, in 1948 (some pictographic gestures were made at the 1936 Berlin games, though their mark on international memory has been permitted to fade because of their association with Third Reich ideology).

The 1948 London pictograms were not a system of communication so much as a series of illustrations depicting each of the competitive sports, as well as the arts competition, which existed from 1912 to 1952 and included architecture, literature, music, painting and sculpture. In 1964, the Tokyo games took pictogram design to the next level by creating a complete system of typography, colors and symbols that would be applied across Olympic communications platforms.

In a paper on the history of Olympic design and national history, Jilly Traganou, an associate professor at The New School, writes:

Since Japan had not adopted the principles of the International Traffic Signs, introduced at the United Nations Geneva conference in 1949 and accepted by most European countries, the Olympics were regarded by graphic designers as an opportunity to establish a more unified and internationally legible symbolic language across the country. It was along these lines, searching for universally understood visual languages, that pictograms (ekotoba, in Japanese, a word used prior to the design of pictograms) were for the first time designed for the Olympic Games, embodying at the same time Baron deCoubertinʼs aspirations of universalism…A major task of the Japanese design team of the 1960s was to de-traditionalize Japanese visual languages by subscribing to the abstract, non-iconic principles of the modern movement, found also to be more appropriate for expressing the new corporate identities of postwar Japan.

The Japanese pictogram system was conceived by a team of designers led by Katsumi Masaru and inspired in part by design language development that was taking place in Vienna, masterminded by Otto Neurath and Gerd Arntz. Neurath and Arntz are known for the creation of isotype, an early (and still completely current) infographic form.

Pictograms for the 1968 Mexico Olympics, designed by Lance Wyman (image: Virtual Olympic Games Museum)

The simplicity and standardization of the isotype language came more fully into the Olympic pictogram arena with the 1972 Munich Olympics, but in between came the 1968 Mexico games, where, as design critic Steven Heller put it, graphic language met traditional Mexican folk art forms and 60s op-art psychadelia. The pictograms for the 󈨈 games were designed by Lance Wyman, an American graphic designer who also created the Washington, D.C. metro map, which is still in use today, as well as designs for various branches of the Smithsonian Institution.

Otl Aicher pictogram, designed for the 1972 Munich Olympics, printed on a matchbox (flickr: toby__)

In 1972, a German designer named Oli Aicher refined Olympic pictograms into the concise, clean system that most people think of today as the symbols of the games. Portuguese design professor Carlos Rosa wrote in his book, Pictografia Olímpica:

drew an extensive series of pictograms on a modular grid divided by horizontal, vertical and diagonal lines. A very good example of German cold geometry that emerged as a complete standardised visual language due to all of his drawings being designed under strict mathematical control. Aicher’s pictograms were an unavoidable milestone in the design of pictographic systems.

Slightly modified versions (and in some cases exact replicas) of the Aicher designs were used at subsequent Olympics as the standard of universal visual language, though in the early 1990s, some designers began moving away from the simplified standard, adding embellishments that referenced the culture of the city where the games were taking place. The Sydney games played up the boomerang, the Beijing images were vaguely calligraphic, and this year, as the games return to the place where pictograms first came into common Olympic use, the London 2012 visual language takes two approaches: a set of simple silhouettes for utilitarian communication purposes, and a more “dynamic” alternate version for use in decorative applications.

London 2012 pictogram installed on a wall (flickr: World of Good)

Designed by a firm with the appropriately universal name SomeOne, the images move away from isotype and back toward illustration, conveying both motion and emotion through color and a sense of hand-sketching. Carlos Rosa wonders in his essay, “If pictograms have abstract characteristics, will orientation be compromised for many visitors?”

Does the utility of visual communication get lost when we reinsert the obvious complexity of human interpretation? He suggests that mobile gadgets and digital technology may obviate the need for explicit pictographic guidance, in which case artful expression and cultural flavor can come back into the mix. Between now and 2016, apps and GPS will keep getting better at telling us where we are and where to go, which means the designers who’ve most likely already been tapped to design the Rio de Janeiro Olympic language may have more creative license than their predecessors of the past 60 years.


Ver el vídeo: La HISTORIA de los JUEGOS OLÍMPICOS en 12 minutos. Historia, curiosidades y hazañas de los JJOO (Noviembre 2021).