Información

Retrato de Isabel I tamiz



Retrato de Plimpton Sieve de la reina Isabel I

los Plimpton Retrato de tamiz de la reina Isabel I es una pintura al óleo del pintor inglés George Gower fechada en 1579, y ahora en la colección de la Biblioteca Folger Shakespeare en Washington, D.C. Es uno de los tres retratos casi idénticos de Isabel I de Gower que representan a la reina sosteniendo un colador simbólico. [1] Fue adquirido por George Arthur Plimpton en 1930, de ahí el nombre. Su hijo, Francis T. P. Plimpton, lo legó a Folger. [2]

Plimpton Retrato de tamiz de la reina Isabel I
ArtistaGeorge Gower
Año1579
MedioÓleo sobre madera
Dimensiones104,4 cm × 76,2 cm (41,1 pulgadas × 30,0 pulgadas)
LocalizaciónBiblioteca Folger Shakespeare, Washington, D.C.


El mundo

Uno de los símbolos más claros y potentes del retrato es el globo terráqueo sobre el que descansa la mano derecha de Elizabeth. No es casualidad que sus dedos estén descansando sobre América: este fue el punto focal de la ambición colonial europea, que ya había visto a Inglaterra enfrentarse a España, el enemigo católico cuya derrota conmemora el retrato.

A menudo se cuenta la historia de la invasión y colonización de América por parte de Europa occidental, pero de lo que escuchamos con menos frecuencia es la forma en que esa historia de colonización es también la historia de la imposición de jerarquías de género y binarios de Europa occidental en las sociedades indígenas americanas.

Esta historia se estaba escribiendo desde el momento del primer contacto entre los europeos y los indígenas del Caribe. El primer grupo que se encontró con el grupo de invasores de Cristóbal Colón fue el pueblo taíno del Caribe.


Reina Isabel I ('El retrato de Ditchley')

Conocido como el 'Retrato de Ditchley', esta pintura fue realizada para Sir Henry Lee, quien había sido el Campeón de la Reina entre 1559 y 1590. Probablemente conmemora un elaborado entretenimiento simbólico que Lee organizó para la reina en septiembre de 1592, y que puede haberse celebrado en los terrenos de la casa de Lee en Ditchley, cerca de Oxford, o en el cercano palacio de Woodstock. Después de su jubilación en 1590 Lee vivía en Ditchley con su amante Anne Vavasour. El entretenimiento marcó el perdón de la Reina hacia Lee por convertirse en un 'esclavo de una dama extraña'. El retrato muestra a Elizabeth de pie en el globo del mundo, con los pies en Oxfordshire. El cielo tormentoso, las nubes que se separan para revelar la luz del sol y las inscripciones en la pintura, dejan claro que el tema simbólico del retrato es el perdón. Las tres inscripciones latinas fragmentarias se pueden interpretar como: (izquierda) 'Ella da y no espera' (derecha) 'Puede pero no se venga', y (abajo a la derecha) 'Al devolver, aumenta (?)'. El soneto (derecha), quizás compuesto por Lee, aunque fragmentario, se puede reconstruir en su mayor parte. Su tema es el sol, símbolo del monarca.

Trabajos relacionados volver al principio

Publicaciones vinculadas volver al principio

    , 2010, pág. 9, pág. 23
  • Rostros perdidos: identidad y descubrimiento en el retrato de Tudor Royal, 2007 (que acompaña a la exposición en la National Portrait Gallery del catálogo de una exposición celebrada en Philip Mold, Londres, del 6 al 18 de marzo de 2007), pág. 96 número 60
  • Bolland, Charlotte, Retratos Tudor & amp jacobeos, 2018, pág. 156 Leer entrada

En 1592, Sir Henry Lee organizó un elaborado desfile para Isabel I en su casa de Ditchley en Oxfordshire y en el cercano palacio de Woodstock. Esto fue pensado como una celebración del perdón de la reina a Lee por elegir vivir con su amante Anne Vavasour después de su retiro como Campeona de la Reina. El lema de Elizabeth era Semper eadem ('Siempre lo mismo'), pero, a medida que envejecía, sus imágenes, tanto escritas como pintadas, se volvieron cada vez más elaboradas. Los poetas cantaban su alabanza como Gloriana y Astraea, y los pintores crearon imágenes de una icónica 'Reina Virgen'. Este famoso retrato probablemente fue creado para el certamen de Ditchley. Su tema simbólico es el perdón mientras Elizabeth se encuentra en el mundo, lo que indica su derecho divinamente sancionado a gobernar mientras destierra la tormentosa oscuridad. Su posicionamiento sugiere que personifica a Inglaterra, y su semejanza muestra una mezcla de fantasía y realismo: usa la ropa juvenil de una mujer soltera pero, en lugar de simplemente replicar tipos de retratos existentes que ignoraron cualquier sugerencia de la mortalidad de Elizabeth, Marcus Gheeraerts the Younger ha creó con sensibilidad una imagen que reconoce el paso del tiempo. El soneto de la derecha puede haber sido compuesto por Lee y se refiere a Elizabeth como el "príncipe de la luz". Es posible que se haya leído en voz alta como parte del entretenimiento. Los barcos que rodean la costa proporcionan tanto una línea de defensa como un medio para participar en la exploración y el comercio con el mundo más allá de las fronteras de Inglaterra.

Isabel, la única hija sobreviviente de Enrique VIII y su segunda esposa, Ana Bolena, tenía veinticinco años cuando heredó el trono de su media hermana María. Como mujer soltera, Isabel no tenía igual entre los gobernantes de Europa y, aunque la cuestión de la sucesión estuvo siempre presente, creó un modelo de gobierno que compensó hábilmente la presentación de su feminidad con afirmaciones del poder de su gobierno.

La artificialidad de las apariciones en la corte de Elizabeth & rsquos y su retrato se unen en este retrato tardío, que probablemente fue encargado como parte de un lujoso entretenimiento organizado por Sir Henry Lee en su casa de Ditchley, cerca de Oxford, en 1592. Lee se había retirado del papel del Campeón de la Reina y rsquos en 1590. Un cartucho en la mitad del lado derecho contiene un soneto sobre el tema del sol, el símbolo del monarca, que se refiere a la reina como el "príncipe de la luz". Elizabeth se muestra de pie en un mapa, con los pies puestos en Oxfordshire y alejándose de los cielos tormentosos, una característica que puede demostrar su perdón por Lee, quien había perdido el favor después de elegir vivir con su amante después de su retiro.

El llamado retrato de & lsquoDitchley & rsquo, que lleva el nombre de la casa donde residió durante mucho tiempo. La Virgen Reina está representada en todo su esplendor, mostrando poder celestial y terrenal.

Sir Henry Lee encargó este retrato con motivo de la visita de Isabel I a su casa de Ditchley, en Oxfordshire. Fue la pieza central de un desfile en el que Sir Henry expresó su remordimiento y pesar por haber desairado a la Reina al irse a vivir a Ditchley con su amante, Anne Vavasour. La pintura expresa tanto el esplendor cósmico como el poder terrenal de Isabel, y la gratitud particular (el soneto se refiere a "ríos de agradecimiento") que Lee le debe a la Reina por su anticipado perdón hacia él. El vínculo personal entre la monarca femenina y los subordinados masculinos, y el papel de control de la monarca, se demuestran vívidamente. Hay pocas pruebas mejores de cómo los cortesanos veían a la reina, o de manera más realista, de la imagen de ella a la que pensaban que era político suscribirse. La anciana virgen todavía tiene una figura juvenil y enfatiza en su vestido la unión mística y nupcial con su país. Ella controla el patrón de los cielos, elevándose sobre su país y el mundo: una afirmación pictórica de su derecho divino a gobernar que es tan eficaz como cualquiera de los prolijos argumentos de su sucesor James I.

El & lsquoDitchley Portrait & rsquo, representa a la poderosa reina, su poder tanto terrenal como cósmico, dominando Inglaterra. Más personalmente, en etiquetas latinas y el soneto de la derecha, Sir Henry Lee expresa admiración y gratitud por el perdón que ella le ha concedido por vivir en Ditchley, Oxfordshire con su amante, cuando su primera lealtad en el amor, según los modales de la corte. , fue a la bella Eliza.

Se cree que esta imagen inmensa y muy ornamentada de la reina flotando sobre un mapa de Inglaterra, con nubes de tormenta detrás de ella y un sol brillante al frente, fue encargada por uno de sus cortesanos, Sir Henry Lee, en honor a su visita a su país. House, Ditchley Park al norte de Oxford, en septiembre de 1592. Proporciona la idea más extrema de ella como la encarnación de la suprema majestad, con cintura apretada y mangas abullonadas y un vestido adornado con joyas. Pero aunque los adornos sugieren una falta total de realismo, su rostro tiene algunos elementos de su apariencia a finales de la mediana edad, con piel arrugada y nariz ganchuda. El espíritu de este retrato se hace eco de Sir John Harrington cuando escribió sobre la Reina: `` Cuando ella sonrió, fue un brillo de sol puro, que todos quisieron disfrutar, si pudieran, pero pronto llegó una tormenta de una reunión repentina ''. de nubes, y el trueno cayó de manera maravillosa sobre todos por igual '.


MA Inglés


Muchos consideran que Elizabeth Tudor es la monarca más grande de la historia de Inglaterra. Cuando se convirtió en reina en 1558, tenía veinticinco años, era una sobreviviente del escándalo y el peligro, y la mayoría de los europeos la consideraban ilegítima. Heredó una nación en bancarrota, desgarrada por la discordia religiosa, un peón debilitado entre las grandes potencias de Francia y España. Ella fue solo la tercera reina en gobernar Inglaterra por derecho propio, los otros dos ejemplos, su prima Lady Jane Grey y su media hermana Mary I, fueron desastrosos. Incluso sus seguidores creían que su posición era peligrosa e incierta. Su única esperanza, aconsejaron, era casarse rápidamente y apoyarse en su marido. Pero Elizabeth tenía otras ideas.

Ella gobernó sola durante casi medio siglo, prestando su nombre a una época gloriosa en la historia mundial. Deslumbró incluso a sus mayores enemigos. Su sentido del deber era admirable, aunque tuvo un gran costo personal. Estaba comprometida por encima de todo con la preservación de la paz y la estabilidad inglesas, su amor genuino por sus súbditos era legendario. Solo unos años después de su muerte en 1603, lamentaron abiertamente su fallecimiento. En su mayor discurso ante el Parlamento, les dijo: "Cuento la gloria de mi corona por haber reinado con tu amor". Cinco siglos después, continúa la historia de amor mundial con Elizabeth Tudor.

Abundan los retratos de la reina Isabel I, sobre todo de los últimos años de su reinado. Isabel fue quizás la primera monarca en comprender la importancia de las relaciones públicas y preparó cuidadosamente su imagen para el consumo público.

Ciertamente hay poca calidez en ninguno de sus retratos, pero hay mucha majestuosidad. Bella y formidable, nos mira desde el lienzo y sigue siendo un tema tan convincente en el siglo XXI como lo fue en el XVI.

En esta página, vea a la reina en todo su esplendor y sus muchas formas. He proporcionado comentarios para muchos de los retratos.

Disfrute de su visita y explore el sitio web de la reina Isabel I para obtener más información sobre su fascinante vida. -Marilee


Tenga en cuenta: como saben los estudiantes de la vida de Isabel, la reina estaba muy orgullosa de sus hermosas manos. Ella los consideró su mejor característica y se esforzó por mostrarlos de manera prominente en todos sus retratos de estado. Al ver las siguientes imágenes, tenga en cuenta esta característica recurrente.

Si conozco la ubicación actual de un retrato, aparece después del título / artista / fecha. La National Portrait Gallery de Londres tiene la selección más completa de retratos isabelinos. Puede visitar su sitio web para conocer exposiciones especiales o comprar impresiones. Ciertamente recomiendo ver los retratos originales si puede.

7 de noviembre de 2006 Peter James Hall, propietario del hermoso Retrato de Clopton que se enumera a continuación, lo ha prestado temporalmente a la Galería Nacional de Retratos del Smithsonian en Washington, DC. Un amable visitante de este sitio web lo vio en persona y confirmó que es espectacular e insta a todos a verlo. Lo vi, y tiene razón, es sorprendente en persona, y tengo que disculparme por no publicar esta noticia antes. Todo mi tiempo relacionado con Tudor en Internet lo he dedicado a rediseñar la Inglaterra Tudor y no a trabajar en este sitio auxiliar. Entonces, ¡ve a ver el retrato de Clopton antes de que se vaya! Y sí, patadas a mí por estar tan desorganizada y distraída.

2 de junio de 2006 He publicado tres nuevos retratos de la reina Isabel. Uno tiene fecha de c1550. Es solo el segundo retrato en solitario de Isabel como princesa que he encontrado. Las tres pinturas se atribuyen a Levina Teerlinc, las otras dos están fechadas hacia 1565. Tengo varios retratos en color más para escanear y publicar, incluidas variaciones de los retratos de Darnley y Ditchley. Sin embargo, me mudaré de casa / empacaré y desempacaré durante la mayor parte de junio, por lo que es posible que no se publiquen durante varias semanas.

Levina Teerlinc y su esposo fueron nombrados pintores de la corte del rey Enrique VIII después de la muerte de Hans Holbein el Joven. Realizó numerosos retratos en miniatura, en particular de la joven reina Isabel. Tenga en cuenta que los siguientes retratos se atribuyen a Teerlinc, el pintor no ha sido identificado definitivamente. Agregaré un comentario más tarde. Y también investigaré la procedencia de estos retratos, ya que he visto solo uno de ellos antes y no creo que se haya identificado como Elizabeth. Además, la nariz de la niñera sufre un gran cambio de 1550 a 1565.

Sin embargo, todos han sido identificados como Elizabeth por Sir Roy Strong, quien es la autoridad en el retrato de Tudor. Entonces, será una investigación interesante. En cualquier caso, son encantadores y siempre es emocionante encontrar cosas nuevas, especialmente en color.

Isabel como princesa de Inglaterra, c1550

Isabel como reina de Inglaterra, c1565

Isabel como reina de Inglaterra, c1565


Dos libros bordados y traducidos por la princesa Isabel. Ambos fueron obsequiados a la reina Katharine Parr, la última esposa de Enrique VIII y amada madrastra de Isabel:

Bordado de Isabel de su traducción del poema francés El espejo del alma pecadora, 1544
Está encuadernado en tela azul y bordado con hilo plateado. Las iniciales de Katharine Parr aparecen en el centro de la portada.
El bordado de Elizabeth de su traducción de las oraciones y meditaciones de Katharine Parr, 1545
Está encuadernado en tela roja y bordado con hilo plateado. Las iniciales de Katharine Parr y Henry VIII aparecen en la portada con cuatro rosas Tudor.


Princesa Isabel, c1546, por William Scrots. Este retrato se puede ver en el Castillo de Windsor. Este hermoso retrato fue enviado como regalo al medio hermano de Isabel, el rey Eduardo VI. La carta que acompaña al regalo fue bastante conmovedora. Elizabeth escribió:

—Por el rostro, lo reconozco, bien podría sonrojarme de ofrecerlo, pero la mente nunca me avergonzaré de presentarla. . cuando mires mi cuadro, estarás seguro de pensar que, así como no tienes más que la sombra exterior del cuerpo ante ti, mi mente interior desea que el cuerpo mismo estuviera más a menudo en tu presencia.


Princesa Isabel, recortada de un retrato dinástico de Enrique VIII y sus hijos. Publicaré comentarios sobre esta imagen pronto.


Firma de Isabel como Princesa de Inglaterra, 1549. Esta firma está recortada de una carta al Lord Protector, Edward Seymour, durante el reinado de Eduardo VI.


Isabel I: El retrato de Clopton, c1560, artista desconocido. Este retrato es propiedad del Sr. Peter James Hall. Es una rara imagen de Isabel de los primeros años de su reinado. Está vestida con bastante sencillez, pero este es, sin embargo, un hermoso retrato. No pretendía ser una declaración iconográfica y, por lo tanto, se centra en los rasgos de la joven reina más que en los de su entorno.

La mayoría de los retratos de Isabel como reina se preocupan por transmitir una imagen más que la verdad de su apariencia o carácter. Ella nunca parece menos segura y regia. Pero en este retrato su mirada es cautelosa y parece casi cohibida en sus mejores galas.


Isabel I: Retrato con versos, c1565, artista desconocido / escuela británica. Este retrato es muy interesante, una composición casi medieval que data de la primera década del reinado de Isabel. Todo el retrato, incluido el marco, está hecho de una sola pieza de madera. El cabello de la reina está recogido y sostenido por un caul enjoyado al estilo italiano, y sostiene un libro en su mano izquierda. El libro recuerda el retrato más antiguo conocido de Isabel, c.1546. La existencia de este retrato no se descubrió hasta 1994, cuando se puso a la venta.

La inscripción en la parte inferior del marco es supuestamente la respuesta de Isabel a un sacerdote mariano cuando se le preguntó sobre la presencia de Cristo en el Sacramento:
Fue Dios la palabra que lo pronunció,
Tomó el Pan y lo partió
Y lo que hizo la palabra
Eso lo creo y lo tomo.


Isabel I en oración, del frontispicio de su libro de oraciones personal, 1569.


Isabel I, retrato en miniatura sobre naipes vitela, 1572, de Nicholas Hilliard. Esta es la primera miniatura de Elizabeth de Hilliard. Más tarde se convirtió en uno de sus artistas favoritos. El impacto de Hilliard en la historia del retrato inglés no debe subestimarse. A su manera, fue tan influyente como Holbein durante el reinado del padre de Isabel.


Isabel I, de 'La familia de Enrique VIII: una alegoría de la sucesión Tudor', c1572, atribuida a Lucas de Heere. Esta pintura se puede ver en el castillo de Sudeley. He recortado la imagen de Elizabeth del cuadro. Elizabeth aparece a la derecha de su padre, Enrique VIII, de la mano de Peace y seguida por Plenty. La figura de la Paz pisa la espada de la discordia. A la izquierda de Isabel está su hermano, Eduardo VI, arrodillado al lado de Enrique.


Isabel I: dibujo en tiza roja, 1574, de Federico Zuccaro. Este es un boceto preparatorio para un retrato de cuerpo entero. Zuccaro hizo un dibujo complementario del cortesano favorito de la reina, Sir Robert Dudley. Un fénix y un pelícano se posan en las columnas detrás de la reina. Su simbolismo se explica a continuación, en 'El retrato del pelícano' y 'El retrato del fénix'.

Isabel I: boceto en color, c1570s, atribuido a Federico Zuccaro. Este hermoso boceto se puede ver en el castillo de Sudeley.


Elizabeth I: The Darnley Portrait, 1575, de un artista desconocido. Este retrato se puede ver en el NPG. Creo que este es uno de los vestidos más hermosos de la reina, recreado fielmente en la miniserie de la BBC Elizabeth R. (The Ditchley, Armada y los vestidos de coronación también se recrean en la serie).


Isabel I: El retrato del pelícano, c1575, atribuido a Nicholas Hilliard. Este retrato está en manos de la National Portrait Gallery (NPG) de Londres. No está en exhibición. Junto con el igualmente famoso 'Retrato de Fénix' de Hilliard, esta imagen muestra la creciente estilización de las imágenes de la reina. Tal estilización alcanzó su apogeo en el hermoso 'Retrato del arco iris' a continuación. Hay una corona imperial cerrada sobre cada hombro. La corona está encima de una rosa (a la izquierda) y una flor de lis (a la derecha). Estas representan sus pretensiones dinásticas tanto de Inglaterra como de Francia. El colgante Pelican en su pecho simboliza la caridad y la redención. Representa el amor desinteresado de la reina por sus súbditos. ¿Cómo? Según la leyenda, el pelícano se pinchaba el pecho para alimentar a sus hijos con la sangre. Elizabeth lució una joya de pelícano en varios retratos de estado para recordar a los ingleses su amor igualmente desinteresado.

Muchos visitantes me han preguntado dónde encontré la hermosa imagen de la rosa Tudor para la página de contenido que se recortó de este retrato.


Isabel I: El retrato de Fénix, c1575, atribuido a Nicholas Hilliard. Este retrato se puede ver en la Tate Gallery de Londres. Algunos estudiosos creen que este sorprendente retrato fue pintado un año después del 'Retrato de pelícano'. El fénix simboliza el sacrificio y el renacimiento.

Isabel I tocando el laúd, fecha desconocida, de Nicholas Hilliard. Elizabeth fue una consumada músico y tocó el laúd durante toda su vida. A menudo actuaba en su cámara privada para cortesanos selectos, pero también tocaba sola en sus habitaciones "cuando estaba sola para evitar la melancolía".


Isabel I: El retrato de la paz, 1580-5, de Marcus Gheeraerts el Viejo. En este retrato, la reina es el presagio de la paz. Tiene una rama de olivo en su mano izquierda y una espada envainada yace a sus pies. Posiblemente lleve el mismo tocado, collar y faja del 'Retrato de armiño'. Además, ambos vestidos son de 'estilo polaco' con ranitas.

A partir de la fecha, podemos asumir que el simbolismo se refiere a la turbulenta situación en los Países Bajos.

He leído que esta es la única pintura definitivamente identificada de Gheeraerts el Viejo, sin duda es su único retrato al óleo que se conserva. He llamado a este retrato 'El retrato de la paz' ​​por razones obvias, pero no hay un título ampliamente aceptado.


Retrato manuscrito de Isabel I, del Coram Rege Roll, 1581. La reina sentada en el trono, con orbe y cetro, en esta hermosa imagen.


Isabel I: El retrato del tamiz, c1583, de Quentin Metsys el Joven. Isabel está representada con un colador en varios retratos. Este se conoce como el 'Retrato del tamiz' o 'El retrato de Siena', para distinguirlo de los demás. Es una de las pocas obras supervivientes de Quentin Metsys el Joven y fue descubierta en 1895, enrollada en el ático de la Palazza Reale en Siena, de ahí el nombre alternativo. Elizabeth obviamente admiraba el trabajo de este artista. En 1577, intentó sin éxito comprar su tríptico "Entierro de Cristo" del Gremio de Carpinteros en Amberes.

El colador es un símbolo de castidad y pureza, originalmente tomado del Triunfo de la castidad de Petrarca. En la historia, una virgen vestal romana demuestra su pureza llevando agua en un colador y sin derramar ni una gota. El tamiz refuerza así la imagen de Isabel como "la reina virgen". El borde de la criba está inscrito: A TERRA ILBEN / AL DIMORA IN SELLA '(Lo bueno cae al suelo mientras que lo malo permanece en la silla).

La figura a la derecha de Elizabeth es posiblemente su cortesano Sir Christopher Hatton. Su insignia trasera blanca es apenas visible en la capa de la figura. Si es así, entonces es posible que Hatton encargara este retrato, pudo haber conocido a Metsys durante un viaje a Amberes en 1573.

Los círculos detrás de la reina representan la historia de Eneas y Dido, con la reina comparada con Eneas. Como el héroe clásico, se ha enfrentado a la tentación (matrimonio) y ahora lidera una nación poderosa. El globo terráqueo detrás de la reina continúa con este tema. Los barcos cruzan el mundo hacia el oeste, posiblemente en alusión a la conquista del Nuevo Mundo por parte de Inglaterra. TVTTO VEDO ET MOLTO MANCHA ('Veo todo y falta mucho') está inscrito en el globo. El retrato en sí tiene la inscripción: STANCHO RIPOSO & RIPO SATO AFFA NNO ('Estoy cansado y, habiendo descansado, todavía estoy cansado').


Isabel I recibe a dos embajadores holandeses, 1585. Esta pintura fue realizada poco antes de la expedición del conde de Leicester a los Países Bajos.


Isabel I: El retrato de armiño, 1585, de Nicholas Hilliard. Este retrato se puede ver en Hatfield House. ¿Por qué Isabel está sentada con un armiño? Era el símbolo de la realeza y, si miras de cerca al animal, puedes ver la corona de oro que lleva. La corona simboliza majestad y pureza. En cuanto al vestido y el fondo negros enjoyados, el blanco y el negro eran los colores favoritos de la reina. Además, el color oscuro y profundo refuerza la gravedad simbólica de la pintura.

En este retrato, Elizabeth usa la famosa joya de los 'Tres hermanos', una gema hecha de tres diamantes engastados en un triángulo alrededor de un diamante puntiagudo. Fue una de sus joyas más preciadas. La espada del estado descansa sobre la mesa junto a la reina y simboliza la justicia. También sostiene una rama de olivo para simbolizar la paz.


'Elizabeth R': firma de Isabel como reina de Inglaterra, 1587. Esta firma fue escaneada de la orden de ejecución de María, reina de Escocia. El sello de Elizabeth está directamente debajo de su firma.


Isabel I: El retrato de la Armada, c1588, artista desconocido. Otra versión de este retrato se puede ver en el NPG, sin embargo, se ha cortado a los lados. Haga clic aquí para verlo. El simbolismo abunda en esta famosa imagen, de la que hay tres versiones. Una vez más, las perlas, símbolo de pureza, decoran la cabeza y el vestido de la reina. Junto a su brazo derecho hay una corona imperial, y su mano derecha descansa sobre un globo, específicamente, sus dedos descansan sobre las Américas.

En 1587, un año antes de que se hiciera este retrato, nació el primer niño inglés en el asentamiento inglés en Virginia. La corona y el globo nos dicen que Isabel es dueña de la tierra y el mar.

En el fondo de la pintura hay escenas de la derrota de la Armada española en 1588. Fue el evento fundamental de la segunda mitad del reinado de Isabel y un gran triunfo para los ingleses.

La reina lleva un collar de perlas que le dio el conde de Leicester, fue el último regalo de Robert Dudley a la reina.

Isabel I: El retrato de Ditchley, c1592, de Marcus Gheeraerts el Joven. Este es el retrato de cuerpo entero más grande que se conserva de la reina Isabel I, a pesar de tener un corte de 7,5 cm de cada lado. También es una de las primeras obras de Gheeraerts. Su nombre puede parecer familiar, su padre, Marcus Gheeraerts el Viejo, pintó el 'Retrato de la paz' ​​arriba. Esta famosa obra se puede ver en el NPG. También hay numerosas copias en la mayoría, los rasgos de la reina se suavizan considerablemente.


En 1592, el ex campeón de Elizabeth, Sir Henry Lee, buscó recuperar su favor con un espléndido entretenimiento en su casa en Ditchley, Oxfordshire. Se había retirado de la corte dos años antes, habiendo ofendido a la reina al vivir abiertamente con su amante. Encargó este retrato para conmemorar la visita y el perdón de Isabel. La reina se encuentra en un mapa de Inglaterra, con un pie descansando cerca de Ditchley.

Como resultado del recorte mencionado anteriormente, el soneto del 'Retrato de Ditchley' carece de la última palabra de cada línea. Celebra los poderes divinos de Isabel; una esfera celeste con joyas cuelga de la oreja izquierda de la reina, lo que significa su dominio sobre la naturaleza misma. La esfera había sido el emblema de Lee cuando luchó como campeón de Elizabeth en los giros anuales del Día de la Adhesión. El fondo de este retrato parece extraño: está dividido entre el cielo azul y soleado a la izquierda y el cielo negro y tormentoso a la derecha. Esto continúa con el tema de la autoridad real sobre la naturaleza.

Los aficionados a la moda Tudor / Renacimiento deben tener en cuenta que la reina usa su hermoso vestido sobre un farthingale de rueda. Este estilo continuó brevemente después de la muerte de Isabel, en gran parte porque la esposa de James I, Ana de Dinamarca, usó algunos de los vestidos de Isabel en retratos pintados por, entre otros, Gheeraerts.


Isabel I, grabado de un frontispicio de libro, 1596, atribuido a Crispin van de Passe I. Este hermoso grabado es un ejemplo típico de este tipo. Los grabados de la reina a menudo precedían a los libros, difundiendo así su imagen en los hogares ingleses y más allá de Inglaterra. Sus dispositivos de fénix y pelícano son visibles en este grabado.

Isabel I: El retrato de Hardwick, c1599, por Nicholas Hilliard y su taller. Creo que este retrato se puede ver en Hardwick Hall, que es mantenido por el National Trust. Fue encargado por la legendaria Bess de Hardwick, quien también bordaba la falda de la reina. La falda es increíble: serpientes marinas, dragones, etc.

Isabel I: El retrato del arco iris, c1600, de Isaac Oliver. Este retrato se puede ver en Hatfield House. Oliver fue alumno del pintor de la corte favorito de Elizabeth, Nicholas Hilliard, y cuñado de Marcus Gheeraerts el Joven. Algunos historiadores han argumentado que Gheeraerts pintó este retrato, pero la mayoría favorece a Oliver.

Este es mi retrato favorito de la reina. Tiene la iconografía más elaborada e inventiva de cualquier retrato Tudor. Haga clic aquí para ver un escaneo mucho más grande.

El vestido de Isabel está bordado con flores silvestres inglesas, lo que permite a la reina posar bajo la apariencia de Astraea, la heroína virginal de la literatura clásica. Su manto está decorado con ojos y oídos, lo que implica que ella ve y oye todo. Su tocado es un diseño increíble decorado profusamente con perlas y rubíes y sostiene su corona real. Las perlas simbolizan su virginidad, la corona, por supuesto, simboliza su realeza. Las perlas también adornan el velo transparente que cuelga sobre sus hombros. Sobre su corona hay una joya en forma de media luna que alude a Cynthia, la diosa de la luna.

Una serpiente con joyas está entrelazada a lo largo de su brazo izquierdo y sostiene de su boca un rubí en forma de corazón. Sobre su cabeza hay una esfera celeste. La serpiente simboliza la sabiduría que ha capturado el rubí, que a su vez simboliza el corazón de la reina. En otras palabras, las pasiones de la reina están controladas por su sabiduría. La esfera celeste se hace eco de este tema, simboliza la sabiduría y el dominio real de la reina sobre la naturaleza.

La mano derecha de Elizabeth sostiene un arco iris con la inscripción en latín 'Non sine sole iris' ('No hay arco iris sin el sol'). El arco iris simboliza la paz y la inscripción recuerda a los espectadores que solo la sabiduría de la reina puede garantizar la paz y la prosperidad.

Elizabeth tenía más de sesenta años cuando se hizo este retrato, pero a efectos iconográficos se la retrata como joven y bella, más que mortal. En este retrato, ella no tiene edad.


Isabel I: El retrato de la coronación, c1600, artista desconocido copia de un original perdido. Este retrato se puede ver en el NPG. Esta es una copia del retrato realizado para conmemorar la adhesión de Isabel en 1558. Es una imagen impresionante y hermosa. Elizabeth está lujosamente vestida y sostiene el orbe y el cetro tradicionales. Su cabello está suelto, como corresponde a su estado de soltera, y su color es particularmente llamativo contra el blanco de su piel. Y, una vez más, las manos tan admiradas de Elizabeth se muestran de manera prominente mientras descansan sobre los símbolos de su autoridad.

Imágenes que estoy volviendo a escanear actualmente. Hasta que se publiquen, aún puede ver los escaneos antiguos.

Isabel I, c.1580, por John Bettes el Joven.

Retrato de Isabel I con abanico de plumas, c.1585, de un artista desconocido.

Retrato de Isabel I con abanico, c.1585-90, de un artista desconocido.

Isabel I en la vejez, de Marcus Gheeraerts el Joven.

Retrato de la reina Isabel sobre madera, c.1580, de un artista desconocido. Este hermoso retrato probablemente fue encargado por un sujeto leal. No es un retrato de estado y, como resultado, retrata a la reina con un atuendo rico pero solemne. Es útil comparar este retrato con cualquiera de los retratos estatales anteriores. La falta de ropa lujosa enfatiza la virtud y la piedad de la reina más que su majestad. Además, el libro que tiene ante sí es un testimonio de su sabiduría.


Retrato de la reina Isabel retirado de Oxford debido a la 'historia colonial'

Los estudiantes de posgrado de la Universidad de Oxford han eliminado un retrato de la reina Isabel de su área común debido a sus vínculos con la "historia colonial", lo que provocó gritos de "cancelar la cultura" y titulares en todo el mundo.

Los miembros de la sala común de Magdalen College Middle, o MCR, decidieron retirar el retrato durante una reunión del comité el lunes, según la BBC. El medio informó que los estudiantes de posgrado querían archivar la foto de la reina porque "para algunos estudiantes, las representaciones del monarca y la monarquía británica representan la historia colonial reciente".

Dinah Rose, abogada y presidenta del Magdalen College de Oxford, respondió a las noticias sobre la eliminación de la imagen en Twitter el martes.

“The Middle Common Room es una organización de estudiantes graduados. No representan a la Universidad ”, escribió. “A few years ago, in about 2013, they bought a print of a photo of the Queen to decorate their common room.”

“They recently voted to take it down. Both of these decisions are their own to take, not the College’s. Magdalen strongly supports free speech and political debate, and the MCR’S right to autonomy,” Rose added.

“Maybe they’ll vote to put it up again, maybe they won’t. Meanwhile, the photo will be safely stored.”

Rose also implored supporters of the queen to keep her in mind before harassing members of Oxford.

“If you are one of the people currently sending obscene and threatening messages to the College staff, you might consider pausing, and asking yourself whether that is really the best way to show your respect for the Queen,” she said.

“Or whether she’d be more likely to support the traditions of free debate and democratic decision-making that we are keeping alive at Magdalen.”

Buckingham Palace had no comment for HuffPost on Wednesday. Oxford University and Magdalen College did not immediately respond to requests for comment.

Predictably, some people decried the students’ decision as “absurd” and proof of “cancel culture.”

Education Secretary Gavin Williamson called the removal of the portrait “simply absurd.”

“She is the Head of State and a symbol of what is best about the UK,” he tweeted. “During her long reign she has worked tirelessly to promote British values of tolerance, inclusivity & respect around the world.”

Oxford University students removing a picture of the Queen is simply absurd. She is the Head of State and a symbol of what is best about the UK. During her long reign she has worked tirelessly to promote British values of tolerance, inclusivity & respect around the world

&mdash Gavin Williamson (@GavinWilliamson) June 8, 2021

Other British universities have experienced backlash for any seeming tributes to the monarchy. King’s College London recently apologized for sending out a photo of Prince Philip following his death. After a number of complaints from critics of the Duke of Edinburgh, associate director Joleen Clarke told students and staff that the school was “sorry to have caused this harm.”

“The inclusion of the picture was not intended to commemorate him,” Clarke said. “Through feedback and subsequent conversations, we have come to realise the harm that this caused members of our community, because of his history of racist and sexist comments.”

The royal family has been grappling with accounts of racism following Prince Harry and Meghan Markle’s interview with Oprah Winfrey in March. Meghan, who is biracial, said that one royal family member had expressed racist “concerns” over the color of their son Archie’s skin prior to his birth.

Revelations from the interview prompted Prince William to assert that the royals were “very much not a racist family.” Buckingham Palace also issued a statement on behalf of the queen, stating that “The issues raised, particularly that of race, are concerning. While some recollections may vary, they are taken very seriously and will be addressed by the family privately.”

The Guardian also recently uncovered and published documentation outlining former Buckingham Palace hiring practices that banned minorities and foreigners from holding office positions, though it did not prevent them from serving as domestic workers. The outlet said the practice continued until at least the late 1960s.

Prince Harry spoke of the royal family’s need to reckon with its colonial past and the history of the Commonwealth, which includes former British colonies, last July in an interview with young leaders of the Queen’s Commonwealth Trust.

“There is no way that we can move forward unless we acknowledge the past,” Harry said at the time.

The British monarchy actively participated in the slave trade. Kehinde Andrews, professor of Black studies at Birmingham City University, previously told HuffPost UK that “The British monarchy is a racist institution.”

“Its symbolic role is whiteness. Even now, the fact that we think the Queen represents Britain, just tells you all that’s wrong with so many people in this country,” he said in March. “You don’t even have to look that far back in its history. It is a champion of the Commonwealth, which is simply the British Empire. This is not something to celebrate. Most of the Commonwealth is the colonial possession of the UK.”


Sieve Portrait of Queen Elizabeth I, C. 1583

This painting is by Quentin Metsys the Younger, a Flemish painter and artist of the Tudor court. It is one of several Sieve Portraits of Elizabeth I painted by various artists from 1579 into the early 1580s, so called because they depict Elizabeth carrying a sieve, thus associating her with the Roman Vestal Virgin, Tuccia. The sieve is also an emblem of wisdom and discernment.

The Sieve Portraits mark a turn in Elizabethan portraiture as they introduce motifs celebrating the Queen&rsquos chastity while also depicting the established imagery of Elizabethan imperialism. This combination of symbols creates a version of Elizabeth whose powerful and discerning rule is directly related to her status as a Virgin Queen. This celebration of Elizabeth&rsquos virginity may have been a response to the ongoing marriage suit of Francis, Duke of Alençon and Anjou by those opposed to the match. Sir Christopher Hatton &ndash one such opponent &ndash is depicted in the background of the portrait and may well be its patron.

Tuccia, the Vestal Virgin and other symbols of chastity

In ancient Rome, Vestal Virgins took vows of chastity and were attendants of Vesta, goddess of hearth and home. In Roman mythology, Tuccia, a priestess of Vesta, was falsely accused of unchasteness. She proved her virtue by performing a miracle: carrying a sieve full of water from the River Tiber to Vesta&rsquos Temple without spilling a drop. Other symbols of chastity in the painting include a quotation from the 14th-century poet Petrarch in the bottom left on the folly of love, and the faceted column to the left &ndash Petrarch&rsquos idealised love and muse Laura was often depicted with a pillar of jasper, a stone with the power to quench passion. The pillar (also a symbol of imperialism) is decorated with roundels depicting the story of Dido and Aeneas: Aeneas resisted Dido&rsquos advances and went on to found the Roman Empire.

The Virgin Queen and A Midsummer Night&rsquos Dream

Oberon speaks of a &lsquofair vestal&rsquo and &lsquoimperial vot&rsquoress&rsquo in his anecdote of watching Cupid&rsquos dart fall unspent (2.1.158&ndash64). These are often taken to be complementary allusions to Elizabeth I and her virginity, a spectre lurking in the background of the play&rsquos exploration of the themes of marriage, virginity and female sexual choice and agency. In the first few decades of her reign, Elizabeth presented herself as a marriageable virgin, but always reserved the right to choose her own husband and even whether or not she would marry at all. From the early 1580s, she was presented as a perpetual Virgin Queen. En A Midsummer Night&rsquos Dream, Titania, a headstrong Queen, foreswears her husband&rsquos bed while they are in dispute (2.1.62). Hermia creates her own choice when faced with the options of death, enforced virginity or an arranged marriage, by running away with her chosen lover. She is then confronted with and resists Lysander&rsquos (and her own) sexual desires. The play&rsquos allusions to Elizabeth (whose refusal to bend to external pressures to marry received much criticism) perhaps become darker or more dangerously pointed as the events of the wood turn cruel and the male characters exert their power over the women.

El mercader de Venecia and the woman&rsquos right to choose

Ideas about Elizabeth&rsquos rejection of foreign suitors, her right to choose a husband or to remain chaste, resonate in El mercader de Venecia. In a strikingly powerful speech, Portia laments the fact that her marriage is dictated by male choices. Her &lsquodead father&rsquo devised a &lsquolott&rsquory&rsquo where suitors from different countries &lsquochoose&rsquo from three different caskets (1.2.2533). Portia must marry the man who chooses the chest containing her portrait. Yet she notes the heavy irony of &lsquothe word choose&rsquo since &lsquoI may neither choose who I would, nor refuse who I dislike&rsquo (1.2.22&ndash24). She wittily mocks her international suitors, hoping they fail the test and &lsquoreturn &hellip home&rsquo (1.2.102&ndash03) but she admits she &lsquowill die as chaste as Diana&rsquo if she challenges her &lsquofather&rsquos will&rsquo (1.2.106&ndash08). Ultimately however, the conflict between male and female choice, submission and rebellion, is conveniently resolved by the fact that Bassanio &ndash the man Portia loves &ndash choose the right casket in Act 3, Scene 2.

© Portrait of Queen Elizabeth I (1533-1603) in Ceremonial Costume (oil on canvas), Zuccari, or Zuccaro, Federico (1540-1609) / Pinacoteca Nazionale, Siena, Italy / Bridgeman Images


Portrait of Elizabeth I of England

Su cuenta de fácil acceso (EZA) permite a los miembros de su organización descargar contenido para los siguientes usos:

  • Pruebas
  • Muestras
  • Composicion
  • Diseños
  • Cortes toscos
  • Ediciones preliminares

Anula la licencia compuesta en línea estándar para imágenes fijas y videos en el sitio web de Getty Images. La cuenta EZA no es una licencia. Para finalizar su proyecto con el material que descargó de su cuenta de EZA, necesita obtener una licencia. Sin una licencia, no se puede hacer ningún otro uso, como:

  • presentaciones de grupos focales
  • presentaciones externas
  • materiales finales distribuidos dentro de su organización
  • cualquier material distribuido fuera de su organización
  • cualquier material distribuido al público (como publicidad, marketing)

Debido a que las colecciones se actualizan continuamente, Getty Images no puede garantizar que ningún artículo en particular esté disponible hasta el momento de la licencia. Revise cuidadosamente las restricciones que acompañan al Material con licencia en el sitio web de Getty Images y comuníquese con su representante de Getty Images si tiene alguna pregunta al respecto. Su cuenta EZA permanecerá en su lugar durante un año. Su representante de Getty Images hablará con usted sobre la renovación.

Al hacer clic en el botón Descargar, acepta la responsabilidad de utilizar contenido no publicado (incluida la obtención de las autorizaciones necesarias para su uso) y acepta cumplir con las restricciones.


The painting has three areas of text in yellow uppercase letters:

  • "TVTTO VEDO & MOLTO MANCHA" at upper left, on two lines, with the last two letters joined Italian for "I see everything and much is lacking."
  • "E R" at upper right, with a gap between the letters abbreviation for the Latin "Elizabeth Regina" meaning "Elizabeth the Queen."
  • "STANCHO RIPOSO & RIPOSATO AFFANO 1579" near the upper right, on three lines, with the second and third letters superimposed to form one character a line from Petrach'sTrionfo D'Amore, IV, 1.145, followed by the year the painting was executed Italian for "Weary, I have rested, and having rested, am breathless."

Elizabeth the First. A portrait?

Inspired by Catalysts posting of the portrait of Elizabeth and a black serpent here and the serpent connection to the one under Peter the Great's horse in the Bronze warrior sculpture at St Petersburg I intended to make a thread about the similarity however I've been sidetracked into the portrait of Elizabeth and its investigation by modern techniques namely x-ray and infrared reflectogram. Specifically I was looking for evidence that the two processes would show the serpent as it seems to have been discovered due to the fact the painted over posy of flowers has been worn away by cleaning.
Once again sidetracked by the appearance of the most beautifully painted ladies face underneath the head of Elizabeth as revealed by the x-ray process in particular.
It is striking just how well the artist who painted the hidden face knew his subject and was able to put it down on canvas. The portrait of Elizabeth is crude by comparison.
Also what stands out clear as day to me is Elizabeth looks to have been given a man's face again in contrast to the hidden woman's face. At best Elizabeth's face is ambiguous and I cannot help but feel, even in the absence of any other evidence that Elizabeth at least as portrayed here is just as likely to be a man or a woman.

However and this is where the stealing of history really comes in no-one seems to feel, at least in any of the articles I've been reading today, that the ladies face underneath may have been the actual Elizabeth. All of the articles take it as read that the virgin Queen looked in life as she does in the painting suggests.

Not groundbreaking, nor possibly that relevant even but something that may be of interest to some and clear evidence that all is not what it seems in paintings.

A screenshot of the three images side by side. Painting on the left, x-ray in the middle and infrared reflectogram on the right.


And the serpent in the same configuration whose shape is clearly visible in all three


Folger Artifact: Queen Elizabeth I- Plimpton Sieve Portrait


According to the Folger Art Collection, this portrait of the Queen is the oldest painting in their collection. Apparently, the sieve in the Queen’s hand represents her status as “The Virgin Queen”. The ancient Roman Vestal Virgin carried water in a sieve to prove her chastity and George Gower chose to use that as a symbol of Queen Elizabeth’s chastity.

Queen Elizabeth was actually referred to as “The Virgin Queen” because although she had many suitors, she kept her virginity. She never produced an heir to continue the Tudor dynasty.

Queen Elizabeth I was the daughter of Anne Boleyn and King Henry VIII. King Henry had both Anne and Mary Boleyn as his mistresses. Even though Mary had a male heir, King Henry chose to turn his back on the child because he wanted to bed Anne instead. However, Anne only had Elizabeth before she was beheaded for treason and incest. Elizabeth grew up with her aunt Mary and was later the rightful heir to the throne. She reigned from 1558-1603.

This was an oil and oak painting and after this painting was completed George Gower became the Serjeant Painter to Queen Elizabeth in 1581. Over the years there have been some remakes of this portrait that many have said that Gower painted as well.

Gower, George. Queen Elizabeth I The Plimpton Sieve Portrait. 1579. Folger Shakespeare Library, Washington. Folger Shakespeare Library. Web. 5 Apr 2015.


Ver el vídeo: Isabel I de Castilla, Isabel la Católica. (Noviembre 2021).