Información

Hechos básicos de México - Historia


Población 2002 ................................................ .... 103,400,165
PIB per cápita 2001 (paridad del poder adquisitivo, US $) ........... 9.000
PIB 2001 (paridad del poder adquisitivo, miles de millones de dólares) ................ 920
Desempleo................................................. .................... 3%

Crecimiento anual medio 1991-97
Población (%) ....... 1.8
Fuerza laboral (%) ....... 3.1

Área total................................................ ................... 761,208 millas cuadradas
Población urbana (% de la población total) ............................... 74
Esperanza de vida al nacer (años) ........................................... .......... 72
Mortalidad infantil (por cada 1.000 nacidos vivos) ....................................... 31
Desnutrición infantil (% de niños menores de 5 años) .............................. 14
Acceso a agua potable (% de la población) ... 95
Analfabetismo (% de la población mayor de 15 años) ......................................... ... 10


Cocina mexicana

cocina mexicana Consiste en las cocinas y tradiciones culinarias del país moderno de México. Sus raíces se encuentran en la cocina mesoamericana. Sus ingredientes y métodos comienzan con las primeras comunidades agrícolas, como los mayas, que domesticaron el maíz, crearon el proceso estándar de nixtamalización del maíz y establecieron sus formas de alimentación (cocina maya). [2] Las sucesivas oleadas de otros grupos mesoamericanos trajeron consigo sus propios métodos de cocina. Estos incluyeron: los olmecas, teotihuacanos, toltecas, huastecas, zapotecas, mixtecas, otomíes, purépechas, totonacas, mazatecas, mazahuas y nahuas. Con la formación mexica de la Triple Alianza multiétnica (Imperio Azteca), se infundieron las formas culinarias (cocina azteca). Los alimentos básicos de hoy son nativos de la tierra e incluyen: maíz (maíz), frijoles, calabaza, amaranto, chía, aguacates, tomates, tomatillos, cacao, vainilla, agave, pavo, espirulina, batata, cactus y ají. Su historia a lo largo de los siglos ha dado como resultado cocinas regionales basadas en las condiciones locales, incluidas Baja Med, Chiapas, Veracruz, Oaxaca y las cocinas estadounidenses de Nuevo México y Tex-Mex.

Después de la conquista española del imperio azteca y el resto de Mesoamérica, los españoles introdujeron una serie de otros alimentos, los más importantes de los cuales fueron las carnes de animales domésticos (res, cerdo, pollo, cabra y oveja), productos lácteos (especialmente queso y leche), arroz, azúcar, aceite de oliva y diversas frutas y verduras. También se introdujeron varios estilos de cocina y recetas de España tanto durante el período colonial como por inmigrantes españoles que continuaron llegando después de la independencia. La influencia española en la cocina mexicana también se nota en sus dulces como: alfajores, alfeniques, borrachitos y churros.

La cocina mexicana es un aspecto importante de la cultura, la estructura social y las tradiciones populares de México. El ejemplo más importante de esta conexión es el uso del mole para ocasiones especiales y días festivos, particularmente en las regiones Sur y Central del país. Por este motivo y otros, la cocina tradicional mexicana fue inscrita en 2010 en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO. [4]


Hechos de México | Símbolos nacionales

La bandera muestra tres bandas en verde, blanco y rojo. El emblema sobre el fondo blanco muestra un águila de pie sobre un cactus con una serpiente en el pico.

¿Qué representan los colores de la bandera? & # Xa0Los colores de la bandera mexicana representan la independencia, la unidad y la religión. La leyenda describe que los aztecas se asentaron y construyeron su ciudad capital a la que llamaron Tenochtitlan, que hoy es la Ciudad de México, en el lugar donde vieron un águila sentada sobre un cactus, comiéndose una serpiente.


Sobre los deportes mexicanos

81. Los deportes mexicanos van desde los deportes ordinarios hasta otros de los que la mayoría de la gente en otros países nunca ha oído hablar. De hecho, la diversidad de deportes dentro del país es tan rica como la cultura.

82. los deporte nacional en el país se llama Charreira, que exhibe distintivas técnicas de equitación.

83. El fútbol, ​​o soccer, es uno de los deportes más populares en México.

84. mexicano toreo, también llamada fiesta brava, es similar a la versión española. Ha sido popular durante unos 400 años.

85. Profesional mexicano lucha, llamada lucha libre, es muy popular. Implica una acción rápida, una sucesión de agarres e impresionantes movimientos de alto vuelo que asombran a la audiencia.

86. México ocupa el segundo lugar detrás de Estados Unidos en el número de títulos mundiales de boxeo ganados.

87. México alojado la Copa Mundial de Fútbol de la FIFA dos veces en 1970 y 1986.

88. Los deportes como el golf, el baloncesto y el béisbol son ampliamente visto en México debido a la influencia de Estados Unidos.

89. Hay excelentes surf deportes en México, como Playa del Carmen, Cancún, Tulum, entre otros.

90. México fue sede de los campeonatos mundiales del deporte tradicional de la Pelota Vasca en 1982, 98 y 2006. Este es el nombre que se le da a varios deportes que se practican con pelota utilizando una raqueta, la mano, contra una pared o un bate de madera.


México en el mapa

50. Existen 31 estados en México, y Chihuahua es el más grande de todos con una superficie de 247,460 kilómetros cuadrados. México tiene un distrito federal.

51. México tiene 68 idiomas oficiales.

52. México tiene una Costa de 9.330 km de longitud.

53. En 5.636, Pico de Orizaba es el pico mas alto de mexico y el volcán más alto de América del Norte.


Historia mexicana: un breve resumen

Los nativos mexicoamericanos se establecieron por primera vez a lo largo de lo que solían ser las orillas del lago poco profundo de Texcoco, actual Ciudad de México, en el 1500 a. C. A principios del 1300 d.C., los aztecas establecieron sus raíces en una isla en este lago que más tarde se convirtió en la capital del Imperio azteca: la ciudad de Tenochtitlán.

En 1521 el explorador español Hernán Cortés capturó y arrasó la ciudad, construyendo una ciudad española en su lugar. La nueva ciudad sirvió como capital de la entonces colonia de Nueva España que se extendía hasta Panamá. En 1821, los revolucionarios mexicanos al mando del general Agustín de Iturbide, un criollo español, capturaron la Ciudad de México y rompieron todos los lazos con la corona española. La ciudad fue ocupada por Estados Unidos en 1847 durante la Guerra de México y por Francia durante cuatro años a partir de 1862, cuando Maximiliano archiduque de Austria, fue nombrado Emperador de México por Napoleón III.

Se produjeron intensos combates desde 1910 hasta 1915, los años de la Revolución Mexicana. El fin del movimiento revolucionario marcó el comienzo de un período de cambios sociales dramáticos que condujeron a la creación de la Constitución mexicana de 1917. Durante la década de 1930 y 8217 se logró una reforma agraria generalizada y la nacionalización de las industrias básicas del país.

Los últimos 60 años se han caracterizado por la expansión industrial, el rápido crecimiento de la población y la dominación política. En los primeros seis años de la década de 1980, las cosas se desaceleraron como resultado de una economía mundial en recesión. La enorme austeridad y las estrictas medidas de reestructuración de la deuda fueron el resultado directo de esa década para la economía mexicana.

En los últimos años, el gobierno mexicano ha tratado cuidadosamente de dirigir a un México nuevo y próspero en la dirección de convertirse en una economía del primer mundo. Sin embargo, ya pesar de los esfuerzos por aliarse como socio comercial con Canadá y Estados Unidos, acontecimientos políticos y económicos inesperados a principios de la década de 1990 han conspirado para retrasar el logro de este objetivo.

Las siguientes páginas resumen la evolución del pueblo mexicano desde los primeros pobladores hasta la actual reestructuración de la economía mexicana. Creemos que la siguiente información le proporcionará una perspectiva histórica para poder comprender mejor la importancia de los eventos de los últimos 500 años. Eventos que son un reflejo directo de dónde se encuentra México, como una economía joven y prometedora, hoy y, lo que es más importante, hacia dónde se dirige.

PERIODO PREHISPANO: 2000 a.C. & # 8211 1521 d.C.

Antes de la llegada de los españoles, la lucha por la vida caracterizó la vida indígena. Con frecuencia surgían conflictos entre diferentes grupos por la competencia por recursos que sustentan la vida, como terrenos de caza, tierras cultivables, agua de riego y bienes comerciales.

En Mesoamérica surgieron dos tipos de civilizaciones: las de las tierras altas y las de las tierras bajas. El tipo de las tierras altas fue avanzado en organización y cultura. Se caracterizaba por un conglomerado de estados e imperios que consistía en estructuras de clases sociales elaboradas, rasgos organizativos complejos, urbanización y arquitectura avanzadas, burocracias y áreas agrarias densamente pobladas. El tipo de las tierras bajas, estaba compuesto por grupos aborígenes primitivos con poca o ninguna estructura social, gobierno o arquitectura. Después del 1000 a.C., el creciente problema del suministro de alimentos obligó a estos grupos a desarrollar formas más complejas de organización social.

Estas nuevas civilizaciones tenían una estructura social dominada por un sacerdote de la clase dominante. Desde sus centros ceremoniales, estos sacerdotes, actuando como representantes de los dioses, distribuían tierras, asignaban excedentes de alimentos, almacenaban semillas, patrocinaban el comercio y empleaban a artesanos calificados.

Estas teocracias alcanzaron su apogeo en las ciudades del altiplano central de Teotihuacan (fuera de los límites al norte de la actual Ciudad de México), Monte Albán (al suroeste en el estado de Oaxaca) y en los grandes centros mayas del sur. México en la Península de Yucatán.

La creciente opulencia de los centros religiosos urbanos engendró envidia y posterior resentimiento en las aldeas circundantes, cuyo trabajo proporcionó el excedente necesario para sostener la magnificencia de esos imperios. El conflicto surgió en las periferias de estas civilizaciones. Es muy probable que una revuelta en expansión interrumpiera las actividades comerciales, lo que interrumpió el suministro de alimentos. Como resultado, estos centros teocráticos fueron abandonados o conquistados.

Según las teorías de arqueólogos e historiadores, una combinación de desastres naturales y sobrepoblación acabó con los mayas y los teotihuacanos. La tierra ya no podía proporcionar los recursos necesarios para satisfacer las necesidades de tan grandes centros ceremoniales. Hasta el 650 d.C., estas sociedades clásicas permanecieron generalmente pacíficas y no expansionistas.

Entre 650 y 675 a.C. grupos belicosos invadieron, incendiaron y saquearon Teotihuacan. La caída de este centro urbano fue seguida por el colapso de Monte Albán y la gran ciudad maya de Chi-chen Itza en la Península de Yucatán. Para el año 900 d.C., la civilización dorada precolombina había terminado.

Algunos de los supervivientes mayas emigraron a otras áreas y fundaron nuevas ciudades, otros fueron asimilados a nuevas tribus conquistadoras. Uno de los más notorios fueron los toltecas. Se centraron alrededor de la ciudad de Tula en la meseta central de México.

Los toltecas eran tribus de orientación más militar que comenzaron a organizar su sociedad de manera más rígida. Desarrollaron una sociedad muy compleja basada en la guerra y la expansión militar, la agricultura intensiva y una estrecha red de control gubernamental. Los toltecas recaudaban tributos sobre los excedentes agrícolas de sus muchas tribus súbditas y practicaban ampliamente los sacrificios humanos.

La civilización tolteca floreció entre el 1000 y el 1300 d.C. antes de experimentar su desaparición y caída provocada por estar en un estado de guerra constante.

Los aztecas

En el siglo XII los aztecas llegaron del norte y se establecieron en lo que hoy es la Ciudad de México y sus alrededores. Inicialmente estaban subordinados a otros grupos de la zona, pero en el siglo XIII, los aztecas, también conocidos como mexicas, habían extendido su imperio sobre una gran parte del México actual.

En el siglo XV, los aztecas, ahora una tribu guerrera que una vez había contratado a sus guerreros a los mercenarios de Tula, habían restablecido el orden en la región. En un período de tiempo considerable, los aztecas lograron crear un imperio dominante al conquistar a todos los demás grupos de la región. Cuando los aventureros españoles llegaron a Tenochtitlán, la capital del imperio, se sorprendieron al encontrar una civilización de apariencia imponente compuesta por más de 450.000 personas. La ciudad más grande del Nuevo Mundo en ese momento era Florencia, Italia, la capital de las artes y la cultura del Renacimiento, entonces 200.000 personas. La complejidad y la organización bien diseñada del imperio y el conocimiento cultural de los aztecas fueron muy admirados por los conquistadores españoles en años posteriores. Sin embargo, la riqueza de la tierra recién descubierta con sus minerales, especias y materias primas era lo que España necesitaba en ese momento para fortalecer su posición como la mayor potencia mundial.

El imperio azteca estaba formado por tres grandes ciudades. La capital del imperio, Tenochtitlan y dos ciudades más pequeñas, Tlacopan y Texcoco, que dominaban su confederación. Su civilización estaba organizada en clanes con jerarquías sociales internas estratificadas y piramidales. En la cima estaban los guerreros y sacerdotes. Este grupo superior estaba exento de impuestos, a excepción del servicio militar propiedad de los guerreros. También dominaba todos los altos cargos y era responsable de recolectar los tributos de sus muchos grupos subordinados en todo el imperio. El sacerdote y los guerreros llevaban insignias y vestidos distinguibles, practicaban la poligamia y monopolizaban la tierra y todos los sistemas educativos.

Siguiendo abajo en la jerarquía social existía una clase de campesinos libres y una masa de siervos. También había un pequeño grupo de comerciantes no aztecas que controlaban todas las actividades comerciales. Fueron conocidos como Pochtecas. Este grupo se instaló en la ciudad gemela de Tlatelolco, junto a la capital del Imperio.

Los aztecas creían en una jerarquía de dioses diferentes. El dios principal, o Teotl en el idioma azteca, se llamaba Huitzilopochtli. Él era el dios del sol y la guerra. Había varias otras deidades menores. Entre los más notorios estaba Quetzalcoatl (serpiente emplumada), un dios serpiente que simbolizaba las artes y la mortalidad. Según las creencias aztecas, Quetzalcóatl había sido exiliado, su regreso simbolizaría algún día el fin de la civilización azteca.

Conquista

La conquista española de México comenzó en 1517 con tres expediciones armadas lanzadas desde la isla de Cuba. Estas expediciones fueron organizadas por el gobernador Diego de Velázquez de Cuellar. Esta conquista resultó en una nueva cultura: la cultura mexicana. Esta serie de expediciones militares originalmente tenían la intención de establecer una colonia en el continente desde la cual se pudieran suministrar riquezas minerales y mano de obra para reemplazar a la población indígena rápidamente agotada de las Indias Occidentales.

La primera expedición desde Cuba en 1517, estuvo al mando de Francisco Hernández de Córdoba. Llegó a la península de Yucatán en 1517. Al año siguiente, la segunda expedición al mando de Juan Grijalva, exploró la costa mexicana hasta el emplazamiento del actual Estado de Veracruz. Fue durante esta expedición que los españoles descubrieron la magnificencia y riqueza del imperio azteca.

La tercera y más influyente expedición, históricamente hablando, duró menos de tres años y fue dirigida por un aventurero español de nombre Hernán Cortés. Fue uno que cambiaría para siempre el curso de la historia en las Américas. Cortés desembarcó en 1519, en lo que hoy es el estado de Veracruz, con once barcos, seiscientos hombres, dieciséis caballos y un pequeño número de cañones ligeros. Poco tiempo después fundó la ciudad de Veracruz y desde allí se dirigió hacia el interior. En su camino, muchos súbditos aztecas descontentos se aliaron con Cortés. Esto dio fuerza a las tropas de Cortez. Llegó a la capital del imperio azteca, Tenochtitlan, en noviembre de 1519 y poco después capturó al emperador azteca Moctezuma II.

Los historiadores atribuyen el éxito de Cortés en la conquista de los formidables ejércitos imperiales a una tecnología y planificación superiores. Cortés se hizo pasar por el dios Quetzalcóatl (algo que le permitió llegar a la capital y capturar al emperador sin violencia ni fuerza). También hizo un uso inteligente de los mercenarios indios locales que estaban familiarizados con el idioma y el territorio.

A pesar del éxito inicial del español, los aztecas sitiaron su ciudad capital, Tenochtitlan, en la noche del 30 de junio de 1520. Esta noche también se conoce como la Noche de la Tristeza. Cortés fue derrotado y obligado a retirarse causando muchas bajas entre los españoles y sus aliados indios.

El verano siguiente, Cortés y sus tropas españolas, acompañados de miles de mercenarios indios, saquearon y conquistaron Tenochtitlán. Con su capital en ruinas y el emperador gobernante muerto, los aztecas finalmente colapsaron. Cortés nombró a su conquista Nueva España.

El ascenso de la Nueva España

La corona española buscó rápidamente consolidar su nuevo imperio y controlar el poder personal de Cortés. Se estableció una corte real en 1528 y el primer virrey, Antonio de Mendoza, asumió el cargo en 1535. Los seguidores de Cortés recibieron subvenciones de pueblos indígenas de los que podían cobrar tributos. Estas subvenciones dieron a los colonos el control sobre la mano de obra y los productos de los indios. Muchos clérigos se opusieron a estas subvenciones. Un misionero español en particular, Bartolomé de las Casas, alentó a los indios a rebelarse sin éxito contra el control y los abusos españoles en 1541.

En estrecha alianza con la Iglesia Católica Romana, la corona española buscó crear una colonia bien ordenada libre de privilegios feudales y disensión religiosa.

Los frailes aprovecharon tanto el tema de las tribus como el odio generalizado hacia los aztecas y las similitudes entre el catolicismo y la religión popular india para llevar a cabo conversiones masivas. A los ojos del español, un indio que aceptaba el cristianismo se humanizaba teóricamente y, por lo tanto, estaba protegido por la ley española. La Iglesia a menudo construyó sus santuarios en sitios donde alguna vez estuvieron los ídolos indios.

La corona y los colonos españoles controlaban una gran riqueza que provenía de varias fuentes. Sin embargo, la minería de plata siguió siendo el principal & # 8220 cultivo en efectivo & # 8221 para la sociedad. Los centros mineros urbanos florecieron en Zacatecas, Taxco, Fresnillo y más tarde en Durango y Chihuahua. Grandes haciendas y ranchos alimentaban los centros mineros. Otras fincas cultivaban trigo, caña de azúcar e índigo para la exportación. Los comerciantes coloniales distribuían bienes como algodón, seda y tintes que producían los indios. Sin embargo, España siguió una política de mercantilismo que prohibía a los colonos fabricar productos que competían con los productos enviados o fabricados en España.

Período de declive

En el siglo XVII la economía de la Nueva España colapsó. Las enfermedades y el exceso de trabajo se habían combinado para acabar con gran parte de la población india. Para 1700, poco más de 1 millón de los aproximadamente 11 millones de indios sobrevivieron en Nueva España. Además, los enormes rebaños de ganado vacuno y ovino destruyeron tierras agrícolas. Los españoles monopolizaron el agua de riego y se volvió casi imposible para el agricultor indio cultivar alimentos. Sin mano de obra india, las minas ya no podrían funcionar. La estructura de la población cambió, retirándose a fincas rurales llamadas haciendas, que se convirtieron en centros autosuficientes de poder político y económico.

Reformas borbónicas

En el siglo XVIII, una nueva dinastía española reorganizó las colonias. Durante el reinado de los Borbones, se reorganizaron las fronteras políticas, la corona mejoró la recaudación de impuestos, redujo los aranceles de exportación e importación y nombró funcionarios honestos. Como resultado, la economía se disparó. La producción minera se cuadruplicó y la agricultura y el comercio aumentaron. Acapulco, en el Océano Pacífico, floreció como centro de comercio con Oriente, y Veracruz, en el Golfo de México, dominó el comercio caribeño y europeo. Los colonos también desarrollaron las industrias de textiles, cuerdas, tabaco, loza y especias, todas apoyadas por materias primas de producción local.

Puebla, el centro de los molinos de lana y la alfarería se convirtió en un gran centro urbano colonial. Guanajuato y Guadalajara también se convirtieron en centros de riqueza e industria. La Ciudad de México, el centro administrativo de la colonia, que creció a una población de 250,000, fue el hogar del Virrey y tuvo la universidad más grande del continente.

Durante la década de 1800 & # 8217, Nueva España disfrutó de una posición envidiable. Prosperaron la minería, la industria y la agricultura. También poseía importantes centros de aprendizaje y administración urbana. La población había aumentado a 7,5 millones, de los cuales el 42% eran de ascendencia india, el 18% eran blancos y el 38% eran mestizo. El poder del Virrey # 8217 se extendió hacia el sur hasta la actual Panamá y tan al norte como California.

Sin embargo, este sistema colonial contenía las semillas de su propia destrucción. Los criollos nativos, gente de ascendencia europea, nacidos en la Nueva España, resintieron la monopolización española del poder político y el sistema económico que favorecía a los nacidos en España. Al mismo tiempo, declinó la autoridad de España en Europa y su posición como líder mundial. Como resultado, las masas rurales carecían de tierra y no tenían poder adquisitivo. Además, los límites territoriales de Nueva España eran demasiado remotos. No había carreteras que conectaran las zonas fronterizas con los centros administrativos y escaseaban las tropas de defensa. Estos problemas provocaron la ruptura definitiva con España en 1820.

Independencia hasta 1910

Este período de cien años comienza con el movimiento por la Independencia de México. Este movimiento se dirigió contra los funcionarios coloniales y se produjo en la convergencia de dos revueltas. La primera, fue dirigida por dos sacerdotes, & # 8220Miguel Hidalgo y Costilla & # 8221 y & # 8220Jose Maria Morelos y Pavon & # 8221. El 16 de septiembre de 1810 Miguel Hidalgo pronunció un conmovedor discurso, en la ciudad de Dolores, para encabezar un levantamiento indígena que pedía la independencia de la corona española. Este discurso se conoció como & # 8220el grito de dolores & # 8221.

Las fuerzas de Hidalgo marcharon hacia la Ciudad de México bajo el estandarte de la Virgen de Guadalupe mexicana. Al mismo tiempo, esta primera revuelta fue ganando apoyo del sureño estado de Guerrero. Estas fuerzas guerrilleras estaban dirigidas por José Morelos, quien luego asumió el liderazgo del Movimiento de Independencia luego de que el Padre Hidalgo fuera ejecutado en 1811. La burocracia española y los ricos Criollos derrotaron esta rebelión y ejecutaron al sacerdote Morelos junto con otros líderes de la revuelta en 1815.

La segunda revuelta se produjo cuando el mismo grupo de ricos Criollos, que temían que la España dominada por los liberales en ese momento, accediera a las demandas revolucionarias de redistribución de la tierra. Esta segunda revuelta fue liderada por & # 8220General Agustín de Iturbide & # 8221. Con el apoyo adicional de los españoles reaccionarios, Iturbide pudo declarar la independencia de México en 1821. Como resultado de esto, en 1822 Iturbide fue proclamado emperador Agustín I. Su imperio plagado fiscalmente sería derrocado un año después cuando las tropas no remuneradas pusieran fin a este imperio de corta duración. Guadalupe Victoria se convirtió en el primer presidente de México en 1823. Estableció una república y fue responsable de comenzar una era que marcó el comienzo del caos durante los siguientes 50 años.

La edad de Santa Anna

Los historiadores han llamado a los años entre 1823 y 1855 la edad de Santa Anna. El general Antonio López Santa Anna fue uno de los líderes del golpe que había derrocado a Iturbide años antes. Santa Anna se convertiría en presidente de México, varias veces. Se convirtió más en un representante que en una figura dominante.

Durante la época de Santa Anna, México enfrentó problemas asombrosos que probablemente estaban más allá de la capacidad de resolución de cualquier individuo o grupo: el gobierno estaba cargado con una deuda interna de millones de pesos en que incurrieron España e Iturbide, y los gastos militares excedieron con creces los ingresos. Como solución a este problema, el gobierno acosado buscó fondos en el exterior, pero los préstamos externos solo se pudieron obtener a altas tasas de interés y descuento. Sin embargo, una vez que el dinero llegó a México, los funcionarios del gobierno lo gastaron en material de guerra de segunda mano o lo robaron.

Fue característico de esta época ver el ascenso y la caída de gobiernos en quiebra. También fue durante esta época que dos grupos políticos compitieron por el dominio: los liberales y los conservadores. Los liberales representaban los centros de poder regionales y los intereses de libre comercio. Este grupo quería modelar la nueva nación mexicana después de los Estados Unidos. Los conservadores fueron apoyados por el ejército, la Ciudad de México y otros centros coloniales administrativos y manufactureros. Ambas partes eventualmente recurrirían a la riqueza de la iglesia para aliviar problemas fiscales insuperables.

Santa Anna durante estos años entró y salió del poder, a veces siendo liberal y otras veces conservador.

En la década de 1850 y # 8217, estos eventos caóticos llevaron al desastre. La minería prácticamente se detuvo, la agricultura decayó y el comercio y la industria sufrieron los costosos aranceles internos, la competencia extranjera, el bandidaje y la violencia política. La inmigración era inexistente. Texas había declarado su independencia el 2 de marzo de 1836 y en 1846, México estaba envuelto en una guerra con Estados Unidos. Pronto en la guerra, los mexicanos desunidos fueron derrotados. México perdió más de la mitad de su territorio, incluidas las áreas de los actuales estados de California, Nuevo México y el norte de Arizona. Santa Anna a cambio de su libertad firmó el tratado de paz de Guadalupe-Hidalgo con Estados Unidos.

México estaba casi arruinado: la deuda nacional había alcanzado proporciones astronómicas y el ejército había degenerado en bandidaje. Santa Anna regresó al poder en 1853 como & # 8220 dictador perpetuo & # 8221 y vendió el sur de Arizona a los Estados Unidos por diez millones de dólares.

Reforma liberal

En 1855, un brillante grupo de liberales encabezado por Melchor Ocampo, Ignacio Comonfort y Benito Juárez obligó a Santa Anna a abandonar el poder y puso fin a su dominio en la vida nacional mexicana.

Para restaurar la economía destrozada, los liberales decretaron que la Iglesia tenía que vender la mayor parte de sus tierras y que las tierras comunales indígenas debían distribuirse a los campesinos individuales. Estas reformas no crearon una clase media rural. Sin embargo, los pobres no podían permitirse comprar la nueva tierra disponible.

En 1857, los liberales promulgaron una nueva constitución. Los ingresos del gobierno aumentaron, pero la mayor parte se destinó a cubrir el costo de una nueva guerra civil, la Guerra de Reforma (1858-1861). Los conservadores buscaron ayuda extranjera y en 1862 Napoleón III de Francia buscó establecer un imperio mexicano bajo el príncipe austriaco, Maximiliano de Habsburgo. Los liberales, encabezados por Juárez, resistieron amargamente. A pesar del apoyo de las tropas francesas y los conservadores mexicanos, Maximiliano no pudo consolidar su imperio. Los franceses se retiraron en 1867, dejando que el desafortunado emperador y su esposa se enfrentaran a la muerte mediante la ejecución. Juárez se convirtió en presidente e inició varias reformas para modernizar México antes de morir en 1872.

Los liberales cometieron muchos errores pero sus logros fueron muchos: destruyeron el poder excesivo del ejército, la Iglesia y otros elementos conservadores. Hicieron cumplir los principios democráticos con la constitución federal de 1857. Finalmente, la lucha contra Maximiliano creó un sentido de nacionalismo previamente desconocido en México.

La edad del general Porfirio Díaz

En 1867, el general Porfirio Díaz tomó el poder de manos de los sucesores liberales de Juárez. El general Díaz gobernó efectivamente México hasta la Revolución de 1910, sirviendo como presidente de 1877 a 1880 y de 1884 a 1911. Fue durante esta época que surgió un nuevo México. Díaz estableció el orden y un gobierno viable. Cesaron las guerras civiles y el bandolerismo desapareció del campo. Los gobernadores provinciales obedecieron las leyes emanadas de la Ciudad de México. El ejército se profesionalizó. Los & # 8220Rurales & # 8221, una policía militarizada de varios miles, mantenían el orden en todo el país. El general Díaz y un grupo de intelectuales adinerados adoptaron el positivismo francés como credo nacional.

La inversión extranjera se apresuró a aprovechar los nuevos climas políticos y económicos. Esto revivió la minería y creó importantes campos petroleros. Las exportaciones y la renta nacional aumentaron y nuevas industrias salpicaron el campo. México, antes despreciado por su atraso, se convirtió en el modelo para gran parte del mundo en desarrollo.

El México porfiriano, como la Nueva España en los años 1800 & # 8217, contenía las semillas de su propia destrucción. Las masas urbanas y rurales quedaron empobrecidas. Los mexicanos de todas las clases odiaban el creciente dominio económico extranjero. Finalmente, una generación más joven políticamente ambiciosa llegó a resentir el dominio de 30 años ejercido por la camarilla de Díaz.

La revolución & # 8211 1910

La Revolución de 1910 y su colapso asombraron a todo el mundo occidental. La principal causa directa de la revuelta se debió al monopolio del poder político de Díaz. Dos grandes huelgas en México, una contra la Cananea Copper Company en Sonora y la segunda en las fábricas textiles Río Blanco en Veracruz, crearon descontento político nacional. Como consecuencia de estos hechos, graves problemas económicos trastocaron los últimos años de la dictadura de Díaz.

En 1908, quizás para refutar las acusaciones sobre la naturaleza autocrática de su gobierno, Díaz le dijo a un periodista estadounidense que México estaría listo para elecciones libres en 1910. Una vez publicada, la entrevista inspiró a varios sectores descontentos a comenzar a organizarse. La oposición finalmente se unió en torno a un terrateniente del norte, Francisco I. Madero, que tenía el tiempo, los recursos y los contactos para organizar una campaña política eficaz. El lema de Madero & # 8217 era & # 8221 Sufragio efectivo y no reelección & # 8221. Sin embargo, Díaz manipuló las elecciones y Madero lideró una revuelta que se extendió rápidamente por todo el país. La dictadura militar de Díaz colapsó y Díaz tuvo que huir del país.

Madero no abogó por reformas sociales ni otros cambios drásticos. Logró enfurecer no solo a los defensores radicales de las políticas de reforma agraria y el nacionalismo económico, sino también a los propietarios de tierras, que se oponían a todo cambio y detestaban la debilidad de Madero. Con apoyo conservador, Victoriano Huerta derrocó a Madero, quien luego fue ejecutado.

México nuevamente se vio envuelto en una violencia ruinosa. Pronto estalló una guerra civil entre las fuerzas de Huerta y Francisco (Pancho) Villa en el norte y Emiliano Zapata en el sur. Pancho Villa, un ex bandido, organizó a los vaqueros del norte, mientras que Zapata, un pequeño agricultor del sur, reclutó un ejército de campesinos sin tierra enojados. Huerta y su ejército fueron derrotados y en 1914 un rico terrateniente, Venustiano Carranza, que había apoyado a Madero, asumió el poder ejecutivo.

En 1915, el gobierno de Estados Unidos reconoció a Carranza como jefe de un gobierno de facto, a pesar de las incursiones guerrilleras que continuaron hasta 1917 entre las fuerzas de Carranza y las de Villa y Zapata. Sin embargo, Zapata fue asesinado en 1919 y Pancho Villa se rindió en 1920. Los vencedores convocaron una convención que legisló una nueva constitución en 1917. En 1920 Carranza intentó evitar que el general Álvaro Obregón lo sucediera como presidente, pero Obregón encabezó un golpe militar que derrocó a Carranza en 1921.

El régimen del norte & # 8211 1940

Los gobiernos que gobernaron México desde 1921 hasta 1933 se conocen como la Dinastía del Norte. Los gobiernos de Obregón, Calles, Portes Gil, Rubio y Rodríguez eran todos del norte de México. Este régimen buscaba establecer el orden mientras desarrollaba la economía y aumentaba el mercado interno mediante la reforma agraria y salarios más altos.

Durante este período hubo una amarga oposición del clero, terratenientes, inversores extranjeros y generales ambiciosos dentro de sus propias filas. The government brutally crushed two military revolts and the Cristero rebellion of Mexico’s militant Catholics. The northerners achieved many of their objectives through executions which created political peace and formed a new political party, the PNR (National Revolutionary Party) which unified pro-government forces and destroyed opposition parties.

The land reforms of Calles and Portes Gil expanded the internal market and created peace in rural areas. Obregon brought organized labor into the government and improved wages. Economic productivity rose, mining resumed and the northern city of Monterrey became a center for steel production. Calles established friendly relations with the United States, however efforts to control the oil industry remained a serious concern.

Despite these reforms, large pockets of discontent remained in Mexico in the 1930’s. Combined with the great depression that began in 1929, the Mexican economic recovery came to a halt. The government and its labor allies had become corrupt. Intellectuals admired the U.S. President Roosevelt’s reforms and called for the same in Mexico.

General Lazaro Cardenas became president in 1934 and, although an ally of Calles, he ended the policies of the Northern Dynasty and revived the revolutionary fervor of 1910. His government exiled Calles, carried out a vast land reform, reorganized the labor movement, and nationalized foreign oil companies. Cardenas also established state managed collective farms as the basis of Mexican agriculture. In 1940 he stepped down in favor of his minister of war, the moderate general Manuel Avila Camacho

Mexico, 1940–1996

President Avila Camacho and his successor, Miguel Aleman Valdes, established the policies that Mexico has followed since Cardenas. The government has placed emphasis on industrial and economic growth. This policy has led to one of the world’s most impressive economic growth rates, but has also led to a vast unequal distribution of wealth. Income inequalities, inflation and government repression of labor led to a massive student strike in 1968, which the government of President Gustavo Diaz Ordaz brutally repressed. The 1968 strike signified the end of the period begun by Camacho.

The term of President Luis Echeverria Alvarez in the early 1970’s, succeeded Ordaz’s. His office was marked by economic instability and political unrest. His successor, President Jose Lopez Portillo, exploited newly found oil reserves and entered a period of economic prosperity. However, the decline of the world oil market in the early 1980’s, plunged Mexico into a serious economic crisis. When Miguel De La Madrid Hurtado assumed the presidency in 1982, Mexico’s economy was on the verge of collapse. The government imposed vast austerity measures and in 1985 signed with foreign creditors the first stage of a 14 year debt restructuring plan. In September 1985, the Mexican economy suffered an additional setback when earthquakes severely damaged the capital, killing and injuring thousands. Although inflation accelerated and the foreign debt grew, economic prospects brightened as oil prices began to bounce back in 1987.

In December 1988, Carlos Salinas De Gortari became president. During 1989 the government liberalized Mexico’s foreign investment regulations to allow foreign ownership of businesses. In 1990, Mexico began negotiations with the United States and Canada to bring about the North American Free Trade Agreement (NAFTA).The approval of the North American Free Trade Agreement and the new restructuring strategies for Mexico were supposed to make 1994 the year that would theoretically, transform the Mexican economy into one of the world’s most promising ones.

Current market trends

Mexico has made and is currently making impressive strides in promoting economic growth. Mexico’s strong and more diversified manufacturing base makes the Mexican economy more stable than it has previously been. Furthermore, the government is not faced with a large federal deficit as it was in the past. Its debt situation is better controlled and Mexican industry is generally exporting more value-added products than ever.

The administration of President Ernesto Zedillo Ponce de Leon (1994-2001) put in place an Economic Emergency Plan in the first quarter of 1995. It is a strong economic program in which the government is making steady progress in reasserting Mexico’s sound economic fundamentals, restoring stability to financial markets, and establishing a strong foundation for sustainable growth. This program has dramatically improved Mexico’s account balance and debt structure, and has also lead to a significant number of new investment opportunities and privatization in a number of key economic sectors, including secondary petrochemicals, basic infrastructure, telecommunications and natural gas.

Mexico is moving forward with strong initiatives to restructure and deregulate the economy, to stimulate creation and transfer of new technology, to strengthen industrial competitiveness and to increase domestic savings, all of which are geared towards improving Mexico’s investment climate and business confidence.

NAFTA has locked in fundamental economic reforms in Mexico and, these reforms are being widened and deepened. With the increase in commerce between United States, Canada and Mexico, the economic outlook has been dramatically improved.

This article is electronically reproduced with permission from the Mexico 2000 Business Directory.

For comprehensive information on Mexico’s history and important figures,
see Mexico Connect’s History Section.


Mexico City

People had been living in the Valley of Mexico for many centuries before the arrival of the Aztecs in the thirteenth century and the conquering Spaniards soon after that. The basin had no natural outlet and several lakes formed in the valley, attracting inhabitants to their shores. Not far from present-day Mexico City, more than 100,000 people lived in Teotihuacán, the "Place of the Gods," before it was inexplicably abandoned around A.D. 750. Many other groups moved in and out of the valley. Several lakeside communities, some with 10,000 to 15,000 residents, flourished in the Valley of Mexico during pre-Columbian times.

According to oral history, the Aztecs were a nomadic tribe. Unskilled and barbaric, they were not welcomed by the inhabitants of the Valley of Mexico when they arrived there in the thirteenth century. They were forced to move from one place to another along the western shore of salty Lake Texcoco, and they ate whatever they could find, including mosquito larva, snakes, and other vermin. In time, the Aztecs settled on some swampy islands on the western shores of the lake. According to legend, the Aztec war god Huitzilopochtli led them to this place. They knew they were home after seeing an eagle perched on a cactus devouring a serpent (today, this national emblem is on the Mexican flag). From here, the Aztec city of Tenochtitlán spread over the marshes, swamps, and islands.

In 1428, in an alliance with several valley communities, the Aztecs defeated the dominant city of Azcapotzalco. Until then, the Aztecs, known for their viciousness, had served as mercenaries (hired soldiers) for the Tepanecs, the people of Azcapotzalco. To maintain power after their victory, the Aztecs joined a triple alliance with the valley cities of Texcoco and Tlacopan. The three cities exacted tribute (money and goods in exchange for protection) from surrounding communities, but it was Tenochtitlán that rose to become an

By the time Spanish explorer and soldier Hernán Cortés traveled from Cuba to Tenochtitlán in 1519, the city had grown to more than 100,000 people. It was, in the words of the conquering Spaniards, an amazing city of fertile gardens, canals, and massive temples, more beautiful than any European city. Tenochtitlán was connected to the mainland by three large causeways (bridges) that converged on the ceremonial center, near Emperor Moctezuma II's palace and the main temple.

Moctezuma, who believed Cortés was the returning god Quetzalc༺tl, welcomed the Spaniards into the city. He was soon their prisoner, however, and died in 1520. The Aztecs then embarked on a futile defense of their city against the Spaniards and their allies, native peoples like the Tlaxcalans, who had been earlier defeated by the Aztecs. Tenochtitlán was heavily damaged during the final battle on August 13, 1521, with Cuauhtémoc, the last of the Aztec kings, leading its defense.

Cuauhtémoc, who is now considered a revered national hero, was later tortured and executed. Cortés ordered the surviving Aztecs out of the city and razed Tenochtitlán. Over its remnants, he began to build a Spanish city he called Mexico. The city was established, and Spain recognized its cabildo (town council) in 1522. The territory became known as New Spain.

By the 1530s, Mexico City was given jurisdiction (rule) over other cabildos of New Spain and quickly established itself as the most important city in the Americas. Like that of the Aztecs, the Spaniards' grasp extended well beyond the Valley of Mexico—only much farther. At one point, Mexico City ruled a territory that extended south to Panama and north to California.

By the 1560s, diseases introduced by the Europeans, war, and indentured labor (a contract binding a person to work for another for a given length of time) had decimated Mexico's native population to one-third of its former size. The wealth taken from New Spain allowed Cortés and those who followed him to build an impressive city. By the eighteenth century, Mexico City's architecture was renowned, and often compared with the best Europe had to offer. For a period, Mexico City remained by the lakeside. But flooding became a constant problem. After 1629, when several thousand people died in floods, Lake Texcoco and surrounding lakes were drained or filled in. Yet flooding still remained a problem at the turn of the twenty-first century.

Mexico gained its independence from Spain in 1821, after a long war. The republican constitution of 1824 established Mexico City as the nation's capital. Unrest followed for the next several decades, as different factions fought for control of Mexico. In 1847, during the Mexican-American War, U.S. troops captured Mexico City and forced a peace treaty on the country. By the 1850s, Mexico's rulers tried to curb the power of the Catholic Church. The city's convents were destroyed or turned to other uses. Since then, Mexico's government has maintained an uneasy relationship with the Vatican (the seat of the Roman Catholic Church).

Through the turmoil, the only constant was continued growth, with wealth and power growing increasingly more concentrated in Mexico City. Porfirio D໚z, who ruled the nation for more than three decades (1876�), developed the city's infrastructure (the basic facilities on which the growth of a community depends, such as roads, schools, transportation, and communication systems), encouraged foreign investment, and laid the groundwork for industrial development. By the early twentieth century, Mexico City was becoming a modern city, with gas and electric lighting, streetcars, and other modern amenities. Yet, D໚z's dictatorial, often cruel, regime concentrated land and wealth in the hands of a few people. The majority of the nation languished in poverty. Social injustice led to nationwide revolts, and ultimately the Mexican Revolution (1910�). The city was not untouched by the revolution. Battles were fought on its streets, and thousands of displaced villagers sought refuge in the city. During the war, Mexico City was held briefly by the famous revolutionaries Ernesto "Pancho" Villa and Emiliano Zapata. Yet, Mexico City's national eminence was unaffected by the revolution. The city continued to modernize at a rapid pace. Old palaces and colonial homes were demolished to make way for new roads and modern buildings. By 1924, Avenida Insurgentes, considered today one of the world's longest avenues, was being laid out.

By the late 1920s, the Institutional Revolutionary Party (PRI) was well on its way to becoming the most powerful political force in the nation. From Mexico City, it would rule the nation as a de facto (existing in fact though not by legal establishment) one-party state for the next 70 years. Under the PRI, political power became more centralized in Mexico City, which continued to benefit at the cost of other regions in the nation. By 1930, Mexico City had grown to one million and continued to prosper after World War II (1939�). But the strains of rapid growth were beginning to show. In 1968, Mexico City hosted the Summer Olympic Games and two years later the Soccer World Cup. Both events were meant to signal the prosperity of a developing nation, but serious problems had been masked by the PRI's authoritarian regime. In 1968, government troops massacred an unknown number of protesting students at a Mexico City housing complex. Mexican historians believe the massacre eventually unraveled the PRI's hold on the nation and led to dramatic political changes by the 1990s.

Under relentless growth, Mexico City had lost its charm by the 1970s, when the government could barely keep up with services. The collapse of oil prices starting in 1982 further curtailed public spending (Mexico is the leading producer of crude oil outside of the Persian Gulf the Mexican government uses the great oil revenue to finance public spending). Mexico City was choking in the smog and pollution. In 1985, a massive earthquake shook the city, killing at least 7,000 people and destroying dozens of buildings. Villagers from the countryside who continued to pour into the city to escape poverty only compounded the city's problems. With no housing available, they took over lands surrounding the city, creating huge shantytowns that extended for many miles. By the mid-1990s, the city was suffering through a debilitating crime wave that only seemed to increase each day.

In 1997, Cuauhtémoc Cárdenas, a member of the Party of the Democratic Revolution, became the first elected mayor of Mexico City, dealing a major blow to the PRI, which had ruled the city without interruptions since 1928. Cárdenas promised a more democratic government, and his party claimed some victories against crime, pollution, and other major problems. He resigned in 1999 to run for the presidency. Rosario Robles Berlanga, the first woman to hold the mayoral post, promised she would continue to reverse the city's decline.


Mexico City is sinking

Did you know that the Mexican capital is sinking by 3 feet a year? In the last 60 years, the city has sunk more than 32 feet. The reason for this is the huge demand for water, which is being taken from the aquifer below the city.

This has caused leaning buildings and it can become a serious problem since the demand for water continues to increase.


They Weren't Fighting for Independence

Many of the defenders of the Alamo believed in independence for Texas, but their leaders had not declared independence from Mexico yet. It was on March 2, 1836, that delegates meeting in Washington-on-the-Brazos formally declared independence from Mexico. Meanwhile, the Alamo had been under siege for days, and it fell early on March 6, with the defenders never knowing that independence had been formally declared a few days before.

Although Texas declared itself an independent republic in 1836, the Mexican state did not recognize Texas until the signing of the treaty of Guadalupe Hidalgo in 1848.


Mexico Basic Facts - History

Mexico Facts for Kids

Learn some interesting information about Mexico while enjoying a range of fun facts and trivia that's perfect for kids!

Read about the highest mountain in Mexico, its national symbol, population, tourism, language, cuisine, sporting culture and much more.

The official name of for Mexico is the United Mexican States.

Mexico is the 11th most populated country in the world with around 117 million people (as of July 2012).

Mexico is the 14th largest country by land area.

There are 31 states in Mexico as well as the capital city (Mexico City).

Mexico is home to over 30 UNESCO World Heritage Sites and is a popular tourist destination.

Stone tools have been found in Mexico that suggest the existence of humans there around 23000 years ago.

The highest mountain in Mexico is Pico de Orizaba, a dormant volcano that reaches 5,636 metres (18,491 ft) above sea level.

The national symbol of Mexico is the golden eagle which features prominently on the coat of arms.

The main language spoken in Mexico is Spanish.

The largest source of immigration to the United States is from Mexico.

Mexican food is known for its range of flavors and spices. Popular dishes include tacos, burritos and enchiladas.

The most popular sport in Mexico is football (soccer).

Mexico hosted the Football World Cup in both 1970 and 1986.

Mexico City hosted the Summer Olympic Games in 1968.

For more information, check out maps of Mexico or take a closer look at the Mexican flag.


Ver el vídeo: La Independencia de México, documental (Noviembre 2021).