Información

Mapa de la batalla de Gaugamela - Configuración



Batalla de Leuctra

los Batalla de Leuctra (Griego: Λεῦκτρα, Leûktra) fue una batalla librada el 6 de julio de 371 a. C. entre los beocios liderados por los tebanos y los espartanos junto con sus aliados [2] en medio del conflicto posterior a la guerra de Corinto. La batalla tuvo lugar en el barrio de Leuctra, un pueblo de Beocia en el territorio de Tespias. [2] La victoria tebana hizo añicos la inmensa influencia de Esparta sobre la península griega, que Esparta había ganado con su victoria en la Guerra del Peloponeso una generación antes.


Contenido

Triunvirato editar

La guerra en Partia fue el resultado de arreglos políticos destinados a ser mutuamente beneficiosos para Marco Licinio Craso, Pompeyo Magnus y Julio César, el llamado Primer Triunvirato. En marzo y abril de 56 a. C., se celebraron reuniones en Ravenna y Luca, en la provincia de Cisalpina Galia de César, para reafirmar la debilitada alianza formada cuatro años antes. Se acordó que el Triunvirato reuniría a sus partidarios y recursos para asegurar la legislación para prolongar el mando galo de César e influir en las próximas elecciones para el 55 a. C., con el objetivo de un segundo consulado conjunto para Craso y Pompeyo. [4] El Triunvirato tenía como objetivo expandir el poder de su facción por medios tradicionales: comandos militares, colocando aliados políticos en el cargo y avanzando en la legislación para promover sus intereses. Se ejerció presión de diversas formas sobre las elecciones: dinero, influencia del patrocinio y la amistad y la fuerza de 1000 soldados traídos de la Galia por Publio, el hijo de Craso. La facción consiguió el consulado y la mayoría de los demás cargos que se buscaron. La legislación aprobada por el tribuno Trebonius (el Lex Trebonia) concedió prórrogas de cinco años, equiparables al de César en la Galia, a los dos cónsules salientes. Las provincias españolas irían a Pompeyo. Craso arregló tener Siria con la clara intención de ir a la guerra con Partia. [5]

Desarrollos en Partia Editar

Mientras tanto, en Partia, estalló una guerra de sucesión en el 57 a. C. después de que el rey Fraates III fuera asesinado por sus hijos Orodes II y Mitrídates IV, quienes luego comenzaron a luchar entre sí por el trono. En la primera etapa, Orodes salió victorioso y nombró a su hermano como rey de Media (su de facto gobernador) como un compromiso. [6] Sin embargo, otro enfrentamiento armado hizo que Orodes obligara a Mitrídates a huir a Aulo Gabinio, el procónsul romano de Siria. [7] Gabinio trató de interferir en la disputa de sucesión en nombre de Mitrídates para que Roma pudiera convertirlo en su rey títere y tomar el control de Partia en el proceso. Sin embargo, Gabinio abandonó sus planes y optó por intervenir en los asuntos egipcios ptolemaicos. [6]

Mitrídates procedió a invadir Babilonia por su cuenta con cierto éxito inicial, pero pronto se enfrentó al ejército del comandante parto Surena. [7]

El sucesor de Gabinio, Craso, también trató de aliarse con Mitrídates e invadió Osroene, el estado cliente de Partia en el 54 a. C., pero perdió la mayor parte de su tiempo esperando refuerzos en la orilla izquierda del río Balikh mientras Surena asediaba, derrotaba y ejecutaba a Mitrídates en Seleucia en el Tigris. Orodes, ahora sin oposición en su propio reino, marchó hacia el norte para invadir el aliado de Roma, Armenia, donde el rey Artavasdes II pronto desertó al bando parto. [6]

Los preparativos de Craso Editar

El notoriamente rico Marco Craso tenía alrededor de 62 años cuando se embarcó en la invasión de los partos. Las fuentes antiguas, en particular su biógrafo Plutarco, suelen considerar la codicia como su principal defecto de carácter y su motivo para ir a la guerra. [8] El historiador Erich S. Gruen creía que el propósito de Craso era enriquecer el tesoro público, ya que la riqueza personal no era lo que más le faltaba a Craso. [9] La mayoría de los historiadores modernos tienden a ver la codicia insaciable, la envidia de las hazañas militares y la rivalidad de Pompeyo como sus motivaciones, ya que su reputación militar, desaparecida durante mucho tiempo, siempre había sido inferior a la de Pompeyo y, después de cinco años de guerra en la Galia, a la de Pompeyo. César. Sus principales logros militares habían sido la derrota de Espartaco en el 71 a. C. y su victoria en la Batalla de Colline Gate por Sulla una década antes. [10] Plutarco notó que César le escribió a Craso desde la Galia y apoyó el plan para invadir Partia, una indicación de que consideraba la campaña militar de Craso como complementaria y no simplemente rival con la suya. [11]

Otro factor en la decisión de Craso de invadir Partia fue la esperada facilidad de la campaña. Las legiones romanas habían aplastado fácilmente a los ejércitos numéricamente superiores de otras potencias orientales como Ponto y Armenia, y Craso esperaba que Partia fuera un objetivo fácil. [12]

Cicerón, sin embargo, sugirió un factor adicional: las ambiciones del talentoso Publio Craso, que había dirigido campañas exitosas en la Galia bajo el mando de César. A su regreso a Roma como un oficial altamente condecorado, Publio tomó medidas para establecer su propia carrera política. Las fuentes romanas ven la batalla de Carrhae no solo como una calamidad para Roma y una desgracia para Marco Craso, sino también como una tragedia que truncó la prometedora carrera de Publio Craso. [13]

Algunos romanos se opusieron a la guerra contra Partia. Cicerón lo llama guerra nulla causa ("sin justificación") sobre la base de que Partia tenía un tratado con Roma. [14] El tribuno Ateius Capito se opuso enérgicamente y llevó a cabo un ritual público de execración mientras Craso se preparaba para partir. [15]

A pesar de las protestas y los terribles presagios, Marco Craso abandonó Roma el 14 de noviembre del 55 a. C. [16] Publio Craso se unió a él en Siria durante el invierno del 54 al 53 a. C. y trajo consigo a los mil soldados de caballería celtas de la Galia que permanecieron leales a su joven líder hasta su muerte.

Craso llegó a Siria a finales del 55 a. C. e inmediatamente se dispuso a utilizar su inmensa riqueza para formar un ejército. Según Plutarch, reunió una fuerza de siete legiones para un total de aproximadamente 28,000 a 35,000 infantería pesada. [17] También tenía alrededor de 4.000 infantes ligeros y 4.000 jinetes, incluida la caballería gala de 1.000 efectivos que Publio había traído consigo. [18] Con la ayuda de los asentamientos helénicos en Siria y el apoyo de unos 6.000 jinetes de Artavasdes, el rey armenio Craso marchó sobre Partia. Artavasdes le aconsejó que tomara una ruta a través de Armenia para evitar el desierto y le ofreció refuerzos de otros 10.000 de caballería y 30.000 de infantería. [19]

Craso rechazó la oferta y decidió tomar la ruta directa a través de Mesopotamia y capturar las grandes ciudades de la región. En respuesta, el rey parto, Orodes II, dividió su ejército y se llevó a la mayoría de los soldados, principalmente arqueros a pie con una pequeña cantidad de caballería, para castigar a los propios armenios. Envió al resto de sus fuerzas, una fuerza de caballería bajo el mando de spahbod Surena, para explorar y acosar al ejército de Craso. Orodes no anticipó que la fuerza fuertemente superada en número de Surena sería capaz de derrotar a Craso y simplemente quería retrasarlo. Plutarch describió la fuerza de Surena como "mil jinetes vestidos con cota de malla y un número aún mayor de caballería con armas ligeras". Incluidos esclavos y vasallos, la expedición de Surena fue de diez mil en total, apoyada por un tren de equipajes de mil camellos. [20]

Craso recibió instrucciones del cacique de Osroene, Ariamnes, que había ayudado a Pompeyo en sus campañas orientales. [21] Craso confiaba en Ariamnes, quien, sin embargo, estaba a sueldo de los partos. Instó a Craso a atacar de inmediato y declaró falsamente que los partos eran débiles y desorganizados. Luego condujo al ejército de Craso a la parte más desolada del desierto, lejos de cualquier agua. Luego, Craso recibió un mensaje de Artavasdes que decía que el principal ejército de los partos estaba en Armenia, y la carta le pedía ayuda. Craso ignoró el mensaje y continuó su avance hacia Mesopotamia. [22] Se encontró con el ejército de Surena cerca de la ciudad de Carrhae.

Después de ser informado de la presencia del ejército parto, el ejército de Craso entró en pánico. Casio recomendó que el ejército se desplegara a la manera tradicional romana, con la infantería formando el centro y la caballería en las alas. Al principio, Craso estuvo de acuerdo, pero pronto cambió de opinión y reubicó a sus hombres en un cuadrado hueco, cada lado formado por doce cohortes. [23] Esa formación protegería a sus fuerzas de ser flanqueadas pero a costa de la movilidad. Las fuerzas romanas avanzaron y llegaron a un arroyo. Los generales de Craso le aconsejaron que acampara y atacara a la mañana siguiente para que sus hombres tuvieran la oportunidad de descansar. Publio, sin embargo, estaba ansioso por luchar y logró convencer a Craso de que se enfrentara a los partos de inmediato. [24]

Los partos hicieron todo lo posible para intimidar a los romanos. En primer lugar, tocaron una gran cantidad de tambores huecos y las tropas romanas se inquietaron por el ruido fuerte y cacofónico. Surena luego ordenó a sus catafractos que cubrieran sus armaduras con telas y avanzaran. Cuando estuvieron a la vista de los romanos, simultáneamente dejaron caer las telas y revelaron su brillante armadura. La vista fue diseñada para intimidar a los romanos. [25]

Aunque originalmente había planeado romper las líneas romanas con una carga de sus catafractos, juzgó que aún no sería suficiente para romperlas. Así, envió a sus arqueros a caballo para rodear la plaza romana. Craso envió a sus escaramuzadores para ahuyentar a los arqueros a caballo, pero fueron rechazados por las flechas de estos últimos. Luego, los arqueros a caballo se enfrentaron a los legionarios. Los legionarios estaban protegidos por sus grandes escudos (scuta) y armadura, pero no podían cubrir todo el cuerpo. Algunos historiadores describen las flechas penetrando parcialmente los escudos romanos y clavando los escudos en las extremidades de la infantería romana y clavando sus pies al suelo. Sin embargo, Plutarco escribió en sus relatos que los romanos se encontraron con una lluvia de flechas que atravesaron todo tipo de coberturas, tanto duras como blandas. Otros historiadores afirman que la mayoría de las heridas infligidas fueron golpes no fatales en las extremidades expuestas. [26]

Los romanos avanzaron repetidamente hacia los partos para intentar entablar combates cuerpo a cuerpo, pero los arqueros a caballo siempre pudieron retirarse con seguridad y dispararon tiros partos a medida que se retiraban. Luego, los legionarios formaron la formación testudo cerrando sus escudos para presentar un frente casi impenetrable a los misiles. [27] Sin embargo, esa formación restringió severamente su habilidad en el combate cuerpo a cuerpo. Los catafractos partos explotaron esa debilidad y atacaron repetidamente la línea romana, lo que causó pánico e infligió muchas bajas. [28] Cuando los romanos intentaron aflojar su formación para repeler a los catafractos, estos últimos se retiraron rápidamente y los arqueros a caballo reanudaron los disparos contra los legionarios, que ahora estaban más expuestos. [27]

Craso ahora esperaba que sus legionarios pudieran aguantar hasta que los partos se quedaran sin flechas. [29] Sin embargo, Surena usó miles de camellos para reabastecer a sus arqueros a caballo. Al darse cuenta, Craso envió a su hijo Publio con 1300 jinetes galos, 500 arqueros y ocho cohortes de legionarios para ahuyentar a los arqueros a caballo. Los arqueros a caballo fingieron retirarse y retiraron la fuerza de Publius, que sufrió muchas bajas por disparos de flechas.

Una vez que Publio y sus hombres estuvieron suficientemente separados del resto del ejército, los catafractos partos se enfrentaron a ellos mientras los arqueros a caballo cortaban su retirada. En el combate que siguió, los galos lucharon con valentía, pero su inferioridad en armas y armaduras fue evidente. Finalmente se retiraron a una colina, donde Publius se suicidó mientras el resto de sus hombres eran masacrados, y solo 500 fueron capturados con vida. [30]

Craso, sin darse cuenta del destino de su hijo pero al darse cuenta de que Publio estaba en peligro, ordenó un avance general. Se enfrentó a la vista de la cabeza de su hijo en una lanza. Los arqueros a caballo partos comenzaron a rodear a la infantería romana y les dispararon desde todas las direcciones. Mientras tanto, los catafractos montaron una serie de cargas que desorganizaron a los romanos.

El ataque de los partos no cesó hasta el anochecer. Craso, profundamente conmocionado por la muerte de su hijo, ordenó una retirada a la cercana ciudad de Carrhae y dejó 4000 heridos, que fueron asesinados por los partos a la mañana siguiente. [31]

Cuatro cohortes romanas se perdieron en la oscuridad y fueron rodeadas en una colina por los partos, con solo 20 romanos sobrevivientes. [32]

Al día siguiente, Surena envió un mensaje a los romanos y se ofreció a negociar con Craso. Surena propuso una tregua para permitir que el ejército romano regresara a Siria con seguridad a cambio de que Roma cediera todo el territorio al este del Éufrates. Surena envió una embajada a los romanos por las colinas o fue él mismo a declarar que quería una conferencia de paz sobre una evacuación. [33] [34]

Craso se mostró reacio a reunirse con los partos, pero sus tropas amenazaron con amotinarse de otra manera. [35] En la reunión, un parto tiró de las riendas de Craso y provocó violencia en la que Craso y sus generales fueron asesinados.

Después de su muerte, los partos supuestamente vertieron oro fundido en su garganta en un gesto simbólico burlándose de la famosa codicia de Craso [36]. Plutarco informa que la cabeza cortada de Craso se usó luego como apoyo para parte de una obra, Las bacantes de Eurípides, representada en un banquete ante el rey. [37] [38] Los romanos restantes en Carrhae intentaron huir, pero la mayoría fueron capturados o asesinados. Según el historiador antiguo Plutarco, las bajas romanas ascendieron a unos 20.000 muertos y 10.000 capturados, [39] [ se necesita una fuente de terceros ] que hizo de la batalla una de las derrotas más costosas de la historia romana. Sin embargo, las bajas de los partos fueron mínimas.

Roma fue humillada por esta derrota, que se agravó aún más por el hecho de que los partos habían capturado varias águilas legionarias. [40] Plutarco también menciona que los partos encontraron al prisionero de guerra romano que más se parecía a Craso, lo vistieron de mujer y lo hicieron desfilar por Partia para que todos lo vieran. [41] Orodes II, con el resto del ejército parto, derrotó a los armenios y capturó su país. Sin embargo, la victoria de Surena provocó los celos del rey parto, que ordenó la ejecución de Surena. Tras la muerte de Surena, el propio Orodes II tomó el mando del ejército parto y dirigió una campaña militar infructuosa en Siria.

La batalla de Carrhae fue una de las primeras grandes batallas entre los romanos y los partos. Fue la victoria la que llevó a Partia a invadir Siria y Armenia varias veces, con distintos éxitos. Roma también se dio cuenta de que sus legionarios no podían luchar eficazmente contra la caballería parta. [42]

Cayo Cassius Longinus, un cuestor bajo Craso, condujo a aproximadamente 10,000 soldados sobrevivientes del campo de batalla de regreso a Siria, donde gobernó como proquaestor durante dos años, defendiendo Siria de los nuevos ataques de Orodes II. Recibió elogios de Cicerón por su victoria. Más tarde, Casio jugó un papel clave en la conspiración para asesinar a Julio César en el 44 a. C.

Los 10.000 prisioneros de guerra romanos parecen haber sido deportados a Alejandría Margiana (Merv) cerca de la frontera noreste del Imperio parto en el 53 a. C., donde, según los informes, se casaron con habitantes locales. Se ha planteado la hipótesis de que algunos de ellos fundaron la ciudad china de Liqian después de convertirse en soldados de los Xiongnu durante la Batalla de Zhizhi contra la dinastía Han, pero eso está en disputa. [43]

La captura del dorado aquilae (estándares de batalla legionarios) por parte de los partos se consideraba una grave derrota moral y un mal presagio para los romanos. Cuando fue asesinado, César estaba planeando una guerra de represalia. Se dijo que habría habido una dura retribución si César ganara porque el hijo superviviente de Craso estaría entre las fuerzas romanas. [44]

Sin embargo, intervino la caída de la República Romana y siguió el comienzo de la monarquía imperial en Roma. La primera marcha de Sila sobre Roma en el 88 a. C. había iniciado el colapso de la forma republicana de gobierno, pero la muerte de Craso y la pérdida de sus legiones reconfiguraron por completo el equilibrio de poder en Roma. [45] Una vieja teoría decía que la muerte de Craso, junto con la muerte de Julia en 54, esposa de Pompeyo e hija de César, pudo haber roto los lazos entre César y Pompeyo, y el Primer Triunvirato ya no existía. Como resultado, estalló la guerra civil. César ganó y la República se convirtió rápidamente en una dictadura autocrática.

Varios historiadores señalan el lapso de tiempo entre la muerte de Craso y el estallido de la guerra civil. Gaius Stern ha afirmado que la muerte casi cortó los vínculos que disfrutaba el Primer Triunvirato con la aristocracia de sangre azul, dejando a todo el estado vulnerable a la fricción que finalmente se convirtió en una guerra civil. [46] Por lo tanto, un efecto inmediato de la batalla puede haber sido la eliminación de ciertos controles y contrapesos privados (como la relación de Craso con Metelo Pío Escipión) que habían mantenido a raya las tensiones políticas.

Se rumorea que algunos de los supervivientes del ejército de Craso acabaron en China. [47] En la década de 1940, Homer H. Dubs, profesor estadounidense de historia china en la Universidad de Oxford, sugirió que la gente de Liqian descendía de soldados romanos hechos prisioneros después de la batalla. Los prisioneros, propuso Dubs, fueron reubicados por los partos en su frontera oriental y pueden haber luchado como mercenarios en la Batalla de Zhizhi entre los chinos y los Xiongnu en el 36 a. C. Los cronistas chinos mencionan el uso de una "formación de escamas de pez" de soldados, que Dubs creía que se refería a la formación testudo. Hasta la fecha, no se han descubierto en Zhelaizhai ningún artefacto que pueda confirmar la presencia romana, como monedas o armamento, y la gran mayoría de historiadores no ha aceptado las teorías de Dubs.

Rob Gifford, al comentar la teoría, la describió como uno de los muchos "mitos rurales". [ cita necesaria ] Alfred Duggan usó el posible destino de los prisioneros romanos como el núcleo de su novela. Cuartos de invierno, lo que sugirió que fueron empleados como guardias fronterizos en la frontera oriental del Imperio parto. [ cita necesaria ]


Mapa de la batalla de Gaugamela - Configuración - Historia


Batalla de Gaugamela y mdash 1 de octubre de 331 a. C.


La batalla de Gaugamela también se llama Batalla de Arbela.


¿Quién peleó LA BATALLA DE GAUGAMELA?

Macedonia, liderada por Alejandro el Grande , luchó contra Persia, liderado por Darío III .


¿CUÁNTAS TROPAS PARTICIPARON EN LA BATALLA DE GAUGAMELA?

Alejandro tenía alrededor de 40.000 infantes y 7.000 jinetes. Darius había empleado un ejército de aproximadamente 1,000,000 de hombres más 15 elefantes, lo que pensó que podría ser útil para luchar contra las falanges de Alejandro.

Comienza la batalla, los elefantes de Darius cargan, Alexander ordena a su ejército que dé forma a algunos huecos en su formación, los elefantes instintivamente prefieren pasar a través de huecos en lugar de chocar con objetos afilados, el ejército de Alejandro deja a los elefantes atrás, las falanges macedonias cargan como de costumbre, Alex gana el batalla de Gaugamela.

Murieron 300.000 persas.


Alejandro el Grande (juego de mesa)

Impreso cuando el juego de guerra de tablero era relativamente nuevo, este juego fue diseñado por Gary Gygax. El juego recrea la batalla de Gaugamela en el 331 a. C. entre los macedonios y los persas. Los jugadores eligen interpretar a Alejandro Magno o al Rey Darío III. El juego utiliza pequeñas fichas de cartón y un sistema de movimiento basado en hexágonos común en los juegos de guerra de esta época. Las piezas representan infantería, caballería, formaciones de falange, varias tropas de armas a distancia, carros y elefantes. Una característica única del juego es una pista de moral deslizante para determinar qué tabla de resultados de combate se usa para la resolución del combate.

Otras batallas de Alejandro es un complemento de Alejandro el Grande publicado por Guidon Games en 1972. Proporciona contadores y mapas adicionales para Battle of the Granicus, Battle of Issus y Battle of the Hydaspes.

Cuando Guidon cerró, Avalon Hill se puso en contacto con Gygax para obtener un acuerdo para revisar y publicar el juego, y en colaboración con Donald Greenwood [1], el juego se volvió a publicar en 1974.

Este artículo o sección relacionada con el juego de mesa es un fragmento. Puedes ayudar a Wikipedia expandiéndolo.

Este artículo relacionado con el juego de guerra es un esbozo. Puedes ayudar a Wikipedia expandiéndolo.


Después de que Napoleón capturara un ejército austríaco en Ulm en 1805, los aliados austríacos y rusos se retiraron a través del Danubio, con la esperanza de ganar tiempo para reagruparse interponiendo el río entre ellos y los franceses. Para evitar que Napoleón cruzara, todos los puentes sobre el Danubio fueron destruidos o equipados con explosivos para su destrucción y mantenerlos fuera del alcance de los franceses.

Mientras tanto, mientras los franceses se acercaban a Viena en el Danubio, las negociaciones de paz estaban en marcha. Debido a que podría resultar innecesario si las negociaciones daban frutos, los austriacos se abstuvieron de volar los puentes de Viena y rsquos, pero los prepararon con explosivos para destruirlos si los franceses intentaban capturarlos. Uno de ellos era el puente Tabor, custodiado por un oficial llamado Auesberg.

El 13 de noviembre, las unidades francesas de avanzada, al mando de Joachim Murat y Jean Lannes, llegaron al puente y apilaron las armas. Murat y Lannes luego pasearon casualmente por el puente, conversando, riendo y hablando sobre el tratado de paz y armisticio y ldquo recién firmado & rdquo, mientras los confusos soldados austríacos los cubrían con sus mosquetes. Al llegar al otro lado, pidieron ver a Auesberg, preguntándose si había ido a presenciar la firma del tratado.

Mientras se enviaba un mensaje para convocar a Auesberg, Murat y Lannes seguían hablando con los soldados austriacos para distraerlos de los granaderos franceses que ahora cruzaban casualmente el puente. Cuando llegó Auesberg, creyó a los oficiales franceses, y cuando uno de sus sargentos expresó sus sospechas, Murat reprendió a Auesberg por permitir que un alistado murmurara, ofendiera a los oficiales y pusiera en peligro el armisticio.

El desventurado Auesberg se avergonzó de arrestar al sargento y luego entregó el control del puente a los franceses. Rápidamente cruzaron el Danubio y en un mes destruyeron los ejércitos austro-rusos en Austerlitz, la más brillante de las victorias de Napoleón y rsquos. El desafortunado Auesberg fue juzgado por incumplimiento del deber, condenado y ejecutado.


los USS Indianola fue una cañonera acorazada de la Unión que sirvió en el Teatro Occidental durante la Guerra Civil Estadounidense con la Armada de los Estados Unidos y el Escuadrón de Mississippi rsquos, que operaba en los ríos Mississippi y Yazoo. Pasó junto a las baterías confederadas en Vicksburg para llegar al río Rojo y ayudar a impedir que los suministros confederados navegaran por sus aguas, pero una vez que llegó allí fue atacada por carneros confederados en la noche del 24 de febrero de 1863, encalló y fue capturada. .

los Indianola y rsquos La captura descarriló los planes para bloquear el Río Rojo, y su presencia en manos confederadas era una amenaza demasiado grande para las operaciones de la Unión en la región para ser soportada. Así, se hicieron planes para recuperar el acorazado o destruirlo a fin de privar al enemigo de su uso, poniendo en marcha una de las operaciones de engaño y engaños más exitosos de la guerra.

El comandante naval de la Unión, David Porter, ordenó la construcción de un maniquí acorazado a partir de una vieja barcaza de carbón que se hizo para parecerse a un buque de guerra real, con cajas de paletas, emplazamientos de armas falsas de los cuales se pegaron & ldquocannons & rdquo que en realidad eran troncos de madera pintados de negro y barriles apilados. para parecer embudos, de los cuales salía humo producido por ollas de manchas para imitar el humo producido por una máquina de vapor.

Maniquí de madera acorazado utilizado para engañar a los confederados para que destruyeran su Indianola recientemente capturada. Wikimedia

El buque de guerra ficticio pasó flotando más allá de Vicksburg, y cuando la noticia de que un poderoso 'ldquoironclad & rdquo se dirigía hacia ellos llegó a las tripulaciones de salvamento confederadas que trabajaban para reparar y reflotar el recientemente capturado Indianola, entraron en pánico, y con el fin de evitar la Indianola y rsquos recaptura, los confederados prendieron fuego a la revista ship & rsquos y la volaron.


Cresta de la sierra

La escarpa de Maeda, también conocida como Hacksaw Ridge, estaba ubicada sobre un acantilado vertical de 400 pies. El ataque estadounidense a la cordillera comenzó el 26 de abril. Fue una batalla brutal para ambos bandos.

Para defender la escarpa, las tropas japonesas se acurrucaron en una red de cuevas y refugios. Estaban decididos a mantener la cresta y diezmaron algunos pelotones estadounidenses hasta que solo quedaron unos pocos hombres.

Gran parte de la lucha fue cuerpo a cuerpo y particularmente despiadada. Los estadounidenses finalmente tomaron Hacksaw Ridge el 6 de mayo.

Todos los estadounidenses que lucharon en la Batalla de Okinawa fueron heroicos, pero un soldado en el acantilado se destacó & # x2014Corporal Desmond T. Doss. Era un médico del ejército y adventista del séptimo día que se negó a apuntar con un arma al enemigo.

Aún así, permaneció en el acantilado después de que sus oficiales al mando ordenaron una retirada. Rodeado de soldados enemigos, entró solo en la batalla y rescató a 75 de sus compañeros heridos. Su heroica historia cobró vida en la gran pantalla en 2016 en la película. Cresta de la sierra y ganó una Medalla de Honor por su valentía.


D. 8000 caballería baktrian. Probablemente una mezcla de hombres armados con arcos y lanzas, muchos parcialmente armados en caballos en su mayoría sin blindaje (aquellos en caballos blindados probablemente apoyando al Saka arriba). La moral sería de media a buena y están dispuestos a participar en un combate cuerpo a cuerpo. Posiblemente esté mejor representado por 1/3 de "unidades" de buena moral y 2/3 del promedio o "unidades" de moral mixta. DBM Irr Cv (S) y Irr Cv (O) o LH (S). El comandante de izquierda Bessos debería desplegarse inicialmente con estas tropas.

mi. 1000 caballería Dahai. Arqueros a caballo de escaramuzas sin armadura de moral media. No dispuesto a participar en un combate cuerpo a cuerpo y mal equipado para hacerlo. DBM Irr LH (F).

F. 1000 Arachosianos. Caballería de escaramuza sin armadura armada con jabalina de moral media. No está dispuesto a participar en un combate cuerpo a cuerpo y está mal equipado para hacerlo. DBM Irr LH (O).

gramo. 4000 caballería persa. Jabalina armada y blindada con armadura parcial como lino o corsés de láminas. También armado con otras armas de combate cuerpo a cuerpo como espadas y hachas. Mala moral, débil en combate cuerpo a cuerpo y capacidad de escaramuza limitada. DBM Irr Cv (I).

h. 2000 infantería persa. Probablemente misiles mixtos sin blindaje que utilizan arcos y hondas. No dispuesto a luchar en combate cuerpo a cuerpo y mal equipado para hacerlo. Probablemente en una formación relativamente dispersa. DBM Irr Ps (O).

I. 1000 caballería Susian. Como la caballería persa arriba.

j. 1000 caballería kadusiana. Como los persas arriba.


Mapa de la batalla de Gaugamela - Configuración - Historia

Persia antigua : Historia militar

Ejército aqueménida Después de que Kuroush (Cyrus) derrocó a Astayges, unificando a las tribus medianas y persas, con él a la cabeza, continuó expandiendo su imperio. Aunque Kuroush fue inmortalizado en la Biblia por su gran tolerancia, su genio militar lo ayudó a vencer a muchos enemigos en combate. Entrenó a sus soldados a través de fuertes rutinas para acondicionarlos para el combate. Durante su expansión hacia el oeste, Kuroush luchó contra los ejércitos de Croseus, rey de Lydia. Babylon estaba alarmado, pero Kuroush, en un acto de pura astucia política, le aseguró a Babylon que no estaba contemplando atacarlos. En ese momento, la guerra en las regiones montañosas era estacional. Luchando durante los veranos y tomando un descanso durante los duros y largos inviernos. Kuroush decidió atacar a principios de primavera, cuando se abrieron los pasos de montaña, pero los lidios seguían desprevenidos. Los lidios tenían una caballería formidable. Para resolver este problema, Kuroush colocó camellos frente a su ejército. El espantoso olor de los camellos aterrorizó a los caballos lidios que huyeron, dejando a sus amos sin esperanza. Después de conquistar Lydia, con Babilonia pacificada por el momento, Kuroush puso su mirada en su dominio del este. Atacando tribus en Afganistán y Asia Central hasta que su imperio se expandió a reinos como Bactria y Sogdiana. Preparado para Babilonia, Kuroush se movió para atacar Babilonia. La mayoría de la gente estaba descontenta con su rey Nabonido. La batalla fue corta ya que Nabonido pronto huyó.

Ejército Imperial aqueménida El ejército aqueménico / aqueménida es bien conocido por las descripciones de Herodoto, Jenofonte y Arriano, así como por las ilustraciones de los monumentos persepolitas y greco-persas. De particular importancia para el tema son las representaciones griegas de los guerreros persas y la evidencia del llamado Sarcófago de Alejandro de Sidón. Los persas a los que Ciro unió no poseían un ejército profesional: como en tiempos antiguos, el "pueblo" de una región. estaba representado por su columna vertebral, la "fuerza militar", por lo que las dos palabras se usaron como sinónimos en un término persa antiguo, k & # 65533gra (cognado con lituanok & # 65533grias / k & # 65533gris "guerra, ejército," gótico harjis "ejército", y el alemán Heer "ejército", un sentido que todavía se conserva en el nuevo término persa kas-o k & # 65533gr "parientes y simpatizantes".

Alejandro derrota a los persas, 331 a. C. Alejandro comenzó su guerra contra los persas en el 334 a. C. En ese momento, el líder macedonio tenía veintidós años. A su muerte, once años después, Alejandro gobernó el imperio más grande del mundo antiguo. Su victoria en la batalla de Gaugamela en las llanuras persas fue una conquista decisiva que aseguró la derrota de su rival persa, el rey Darío III.

Batalla de Cunaxa 410 a.C. El rey aqueménida, Darío II, murió en el 404 a. C. y fue sucedido por su hijo mayor, Artajerjes II. La muerte de Darío había precipitado una lucha de poder entre Artajerjes II y su hermano, 'Ciro, el menor', el sátrapa de Anatolia, que culminó en la batalla de Cunaxa en el 401 a. C. cerca de Babilonia. Jenofonte conserva en detalle una descripción de la batalla en su clásico Anábasis, así como en Plutarco - Artajerjes II.

Batalla de Mycale La batalla de Mycale fue una de las dos principales batallas que pusieron fin a las guerras persas y devolvió la libertad a las ciudades-estado griegas. La batalla tuvo lugar alrededor del 27 de agosto de 479 a. C. en las afueras de la ciudad jónica de Samos. Mycale provocó la destrucción de las principales fuerzas persas en Jonia, así como de su flota mediterránea. La batalla de Platea el mismo día en el continente griego también fue una victoria, y los persas se vieron obligados a abandonar tanto Grecia como Jonia y retirarse tierra adentro, poniendo así fin al dominio persa. La batalla es conocida en la historia a través de los escritos de Herodoto de Halicarnaso.

Batalla de Salamina Después de la batalla de las Termópilas, Atenas estaba desesperada. Los atenienses sabían que seguramente los persas destruirían su ciudad. Simplemente no había ningún lugar entre los persas y Atenas donde los griegos se atrevieran a arriesgarse a la batalla. La mayoría de los atenienses huyeron a la isla de Salamina, donde vieron arder su ciudad y depositaron su confianza en la flota.

Batallas de Cyrus II Bajo el liderazgo de Cyrus II, los persas se rebelaron contra el gobierno mediano y derrotaron al rey mediano Astages y obtuvieron su libertad. La victoria fue iniciada por Harpagus (un general mediano) que buscó venganza por la muerte de su hijo por Astages. Harpagus persuadió a otros miembros de la nobleza media para derrocar el duro gobierno de su rey en favor de Ciro. El ejército mediano fue derrotado después de una corta batalla, ya que muchos cambiaron de bando o huyeron, Astages fue capturada. Los medianos se liberaron de Astages, pero ahora se convirtieron en súbditos de Persia.

Campañas de Persia aqueménida 550-330 a. C. Los reyes aqueménidas y sus sátrapas estaban constantemente involucrados en la organización de campañas para expandir su imperio o para luchar en su defensa. Al hacerlo, demostraron que estaban muy organizados y eran capaces de planificar concienzudamente la movilización de fuerzas vastas y heterogéneas.

Campañas de Darío I - Revuelta Jónica Jonia, en la costa central occidental de Asia Menor y las islas adyacentes, fue colonizada por los griegos alrededor del año 1000 a. C. Between the 8th and 6th centuries BC, the Ionian cities of Miletus, Shmos, Ephesus, led the rest of Greece in trade, colonization, and culture. The region was dominated by Lydia from 550 BC and then by Persian rule after Cyrus the Great's conquest in 546 BC. The Ionian revolt against Persian rule in 499 BC was to last for 6 years and end, not only in defeat for the Ionians but with the enslavement of much of its people, economic ruin, subjugation, and the comparative eclipse of a once thriving culture.

First Persian War Marathon (First Persian War) After the Ionian Revolt of 499 BC, the Persians and their king Darius wanted to conquer Greece more than ever. Persia wanted to extend its territory. Also, the Greeks had helped the Ionians to revolt against the Persians, and had marched to Sardis and burned the city. The Persians condemned the Greeks as invading terrorists.

History of Iran: Achaemenid Army he Achaemenian/Achaemenid Army is well known through descriptions by Herodotus, Xenophon, and Arrian as well as by illustrations on Persepolitan and Greco-Persian monuments. Of particular importance for the topic are the Greek representations of Persian warriors and the evidence of the so-called Alexander Sarcophagus from Sidon. The Persians whom Cyrus the Great united did not possess a professional army: as in days of old, the "people" of a region was represented by its backbone, the "military force," so the two words were used synonymously in one Old Persian term, kara (cognate with Lithuanian karias/karis "war, army," Gothic harjis "army," and German Heer "army,"), a sense still retained in the New Persian term kas-o kar "relatives and supporters."

History of Iran: Parthian Army The Greco-Persian wars and Alexander's victories proved that light-armed troops could not stop heavy, well-trained, and brilliantly led infantry of the type of hoplites or phalanx. These could only be encountered with heavily armed and highly professional cavalry causing disorder in the massed ranks and then attacking them on vulnerable points with bowshots capable of piercing armour and lances effective against shields. This lesson went home with the Parthians who in ousting the Seleucids from Iran had ample opportunity to experience the effect of heavily armed professional infantry led by Macedonian kings, and soon came to learn about the armament, tactics, and strategy of the Roman empire as well. So they formed their armies on sound bases, taking into consideration what was needed and what was available to them.

Illustrated Persian Wars Dr. J's Illustrated Persian Wars. The Classical Age begins with the monumental Greek victory over the Persians in what have become known to us as the Persian Wars. Pericles makes reference to these wars when he boasts about the previous generation of Athenians' success in "stemming the tide of foreign aggression." The Persian Wars were really a series of Persian versus Greek battles, in which Greek citizens from many city-states fought against the barbarian (as they saw it) invaders. The Persian Wars are said to have been provoked by the gradual rejection of Persian authority by the Greek colonies along the Ionian coast (across the Aegean Sea from Athens, on the shore of the continent of Asia) from 499-494 BC. Living in the shadow of the Persian Empire, and tired of paying tribute, some of the colonies (founded during the Archaic period during the Age of Expansion/Colonization) tried flexing their muscles and were immediately and utterly trounced by the much more formidable Persians. Once the Persians invaded Eretria, one of the big naysayers, and enslaved her population, Athens (Persia's next target) knew that trouble was coming down the pike and prepared as best she could.

Ionian Revolt In 539 BC, Cyrus the Great made himself the King of Kings, and ruled all of West Asia. Along the coast of Anatolia (modern Turkey), Cyrus conquered first the Lydians and then the Greek cities that had been dependent on Lydia (LIH-dee-uh). The people who lived in these Greek cities in Turkey were called Ionians (eye-OH-nee-anns). Cyrus and the Persians made some changes in Ionia - they charged higher taxes and imposed tyrants who were loyal to the Persians. So the Ionians were not happy.

Persian Mythology, Gods and Goddesses - Part 2 Iran Politics Club: Persian Mythology, Gods & Goddesses Part 2. Persian Mythology, Gods and Goddesses. A Pictorial Research and Guide

Persian Wars of Conquest ANTES DE CRISTO. 550-512. Persian Empire versus Medes, Lydia, Babylon, Egypt and Scythia. The Persian Empire was the great rival of Ancient Greece during its Golden Age. It came to prominence under Cyrus the Great in 550 B.C., and lasted until it was overthrown by the Macedonians under Alexander the Great in 331 B.C.. During this period, Persia was the largest, richest and most powerful empire the world had known, encompassing the formerly great kingdoms of Medes (modern Iran), Babylon (modern Iraq and Syria), Lydia (modern Turkey), and Egypt, and at its peak stretched from Thrace in Europe to India.

Platea - Persian Wars - Battle of Platea Spartans, Tegeans, and Athenians fought the Persian army that remained in Greece, at the final battle on Greek soil of the Persian Wars, the Battle of Plataea, in 479 B.C. Xerxes and his fleet had returned to Persia, but Persian troops remained in Greece, under Mardonius. They stationed themselves for battle in a place suitable for their horsemen -- the plain. Under the Spartan leader Pausanias, the Greeks stationed themselves advantageously in the foothills of Mt. Cithaeron.

Salamis - Second Persian War The plan to stop the Persians at Thermopylae hadn't worked, and, in the late summer of 480 BC, the Persian army was marching south towards Athens. The Greeks got together to discuss what to do.

The Battle of Carrhae It was probably on the third or fourth day after he had quitted the Euphrates that Crassus found himself approaching his enemy. After a hasty and hot march he had approached the banks of the Belik, when his scouts brought him word that they had fallen in with the Parthian army, which was advancing in force and seemingly full of confidence. Abgarus had recently quitted him on the plea of doing him some undefined service, but really to range himself on the side of his real friends, the Parthians. His officers now advised Crassus to encamp upon the river, and defer an engagement till the morrow but he had no fears his son, Publius, who had lately joined him with a body of Gallic horse sent by Julius Caesar, was anxious for the fray and accordingly the Roman commander gave the order to his troops to take some refreshment as they stood, and then to push forward rapidly.

The Battle of Marathon, 490 B.C. The battle of Marathon is one of history's most famous military engagements. It is also one of the earliest recorded battles. Their victory over the Persian invaders gave the fledgling Greek city states confidence in their ability to defend themselves and belief in their continued existence. The battle is therefore considered a defining moment in the development of European culture. In September of 490 BC a Persian armada of 600 ships disgorged an invasion force of approximately 20,000 infantry and cavalry on Greek soil just north of Athens. Their mission was to crush the Greek states in retaliation for their support of their Ionian cousins who had revolted against Persian rule.

The Early Achaemenid Persian Army The Persian army was very multicultural in its make up. It consisted of trained regular units of Persian and Median infantry and cavalry supplemented by conscripts from subject nations within the empire and well as hired mercenaries or garrison troops from within or from outside the empire. The full time regular soldiers such as the Immortals were supplied with arms and armour and so are uniformly equipped, many allied contingents supplied their own equipment and fought in their own style. Hordes of lightly armed bow and javelin-man and non fighting camp attendants, wives, concubines and slaves account for the vast numbers that were characteristic of the Persian army.

The Early Achaemenid Persian Army - Equipment Herodotus described the equipment of the Median and Persian infantry: "They wore soft caps called tiaras, multicoloured sleeved tunics with iron scale armour looking like the scales of fish, and trousers. Instead of aspides they carried gerrha with their bows cases slung below them. They carried short spears, large bows, cane arrows and daggers hanging from their belts beside the right thigh."

The Persian Immortals Immortals: Greek name for an elite regiment in the ancient Achaemenid empire. In his description of the battle of Thermopylae (480 BCE), the Greek researcher Herodotus mentions a Persian elite corps which he calls the Ten Thousand or the Athanatoi, the 'Immortals'. He describes them as a body of picked Persians under the leadership of Hydarnes, the son of Hydarnes. This corps was known as the Immortals, because it was invariably kept up to strength if a man was killed or fell sick, the vacancy he left was at once filled, so that the total strength of the corps was never less -and never more- than ten thousand.

The Persian Wars In the 5th century BC the vast Persian Empire attempted to conquer Greece. If the Persians had succeeded, they would have set up local tyrants, called satraps, to rule Greece and would have crushed the first stirrings of democracy in Europe. The survival of Greek culture and political ideals depended on the ability of the small, disunited Greek city-states to band together and defend themselves against Persia's overwhelming strength. The struggle, known in Western history as the Persian Wars, or Greco-Persian Wars, lasted 20 years--from 499 to 479 BC.

Termópilas Termopylae After the Athenians beat the Persians in the First Persian War, at the battle of Marathon, the Persians left the Greeks alone for ten years. The Persians were busy fighting a revolt in Egypt, and their king Darius had died. But as soon as Darius' son Xerxes (ZERK-sees) settled the Egyptian revolt, he began to plan how he would conquer those terrorists in Greece.


Ver el vídeo: Batalla de Gaugamela rome 2 total war (Noviembre 2021).