Información

Trabajadores de derechos civiles asesinados encontrados


Los restos de tres trabajadores de derechos civiles cuya desaparición el 21 de junio atrajo la atención nacional se encuentran enterrados en una presa de tierra cerca de Filadelfia, Mississippi. Michael Schwerner y Andrew Goodman, ambos neoyorquinos blancos, habían viajado a Mississippi fuertemente segregado en 1964 para ayudar a organizar esfuerzos de derechos civiles en nombre del Congreso de Igualdad Racial (CORE). El tercer hombre, James Chaney, era un afroamericano de la localidad que se había unido a CORE en 1963. La desaparición de los tres jóvenes condujo a una investigación masiva del FBI cuyo nombre en código era MIBURN, por "Mississippi Burning".

Michael Schwerner, quien llegó a Mississippi como trabajador de campo de CORE en enero de 1964, despertó la animosidad de los supremacistas blancos después de que organizó un exitoso boicot negro de una tienda de variedades en la ciudad de Meridian y dirigió los esfuerzos de registro de votantes para afroamericanos. En mayo, Sam Bowers, el Mago Imperial de los Caballeros Blancos del Ku Klux Klan de Mississippi, envió un mensaje de que Schwerner, de 24 años, apodado "Perilla" y "Chico-judío" por el KKK, iba a ser eliminado. . En la noche del 16 de junio, dos docenas de miembros del Klan armados descendieron a la Iglesia Metodista Mt. Zion, una iglesia afroamericana en el condado de Neshoba que Schwerner había dispuesto para usar como una "Escuela de la Libertad". Schwerner no estaba allí en ese momento, pero los miembros del Klan golpearon a varios afroamericanos presentes y luego incendiaron la iglesia.

El 20 de junio, Schwerner regresó de una sesión de capacitación en derechos civiles en Ohio con James Chaney, de 21 años, y Andrew Goodman, de 20, un nuevo recluta de CORE. Al día siguiente, 21 de junio, los tres fueron a investigar el incendio de la iglesia en Neshoba. Mientras intentaban conducir de regreso a Meridian, fueron detenidos por el alguacil adjunto del condado de Neshoba, Cecil Price, justo dentro de los límites de la ciudad de Filadelfia, la sede del condado. Price, un miembro del KKK que había estado cuidando a Schwerner u otros trabajadores de derechos civiles, los envió a la cárcel del condado de Neshoba, supuestamente bajo sospecha de incendio premeditado en la iglesia.

Después de siete horas en la cárcel, durante las cuales a los hombres no se les permitió hacer una llamada telefónica, Price los liberó bajo fianza. Después de escoltarlos fuera de la ciudad, el oficial regresó a Filadelfia para dejar a un oficial de policía de Filadelfia que lo acompañaba. Tan pronto como estuvo solo, corrió por la carretera en busca de los tres trabajadores de derechos civiles. Atrapó a los hombres justo dentro de los límites del condado y los cargó en su automóvil. Otros dos autos se detuvieron llenos de miembros del Klan que habían sido alertados por Price de la captura de los trabajadores de CORE, y los tres autos condujeron por un camino de tierra sin señalizar llamado Rock Cut Road. Schwerner, Goodman y Chaney fueron asesinados a tiros y sus cuerpos enterrados en una presa de tierra a pocas millas de la Iglesia Metodista de Mt. Zion.

Al día siguiente, el FBI inició una investigación sobre la desaparición de los trabajadores de derechos civiles. El 23 de junio, el caso atrajo los titulares nacionales y los agentes federales encontraron la camioneta quemada de los trabajadores. Bajo la presión del fiscal general Robert F. Kennedy, el FBI intensificó la investigación, que finalmente involucró a más de 200 agentes del FBI y decenas de soldados federales que peinaron los bosques y pantanos en busca de los cuerpos. El incidente proporcionó el ímpetu final necesario para que la Ley de Derechos Civiles de 1964 fuera aprobada por el Congreso el 2 de julio, y ocho días después, el director del FBI, J. Edgar Hoover, llegó a Mississippi para abrir una nueva oficina de la Oficina. Finalmente, a Delmar Dennis, miembro del Klan y uno de los participantes en los asesinatos, se le pagaron 30.000 dólares y se le ofreció inmunidad judicial a cambio de información. El 4 de agosto se encontraron los restos de los tres jóvenes. Los culpables fueron identificados, pero el estado de Mississippi no realizó arrestos.

Finalmente, el 4 de diciembre, diecinueve hombres, incluido el diputado Price, fueron acusados ​​por el Departamento de Justicia de Estados Unidos por violar los derechos civiles de Schwerner, Goodman y Chaney (acusar a los sospechosos de violaciones de derechos civiles era la única forma de otorgarle jurisdicción al gobierno federal en el caso). Después de casi tres años de disputas legales, en las que la Corte Suprema de Estados Unidos finalmente defendió las acusaciones, los hombres fueron a juicio en Jackson, Mississippi. El juicio fue presidido por un ardiente segregacionista, el juez de distrito estadounidense William Cox, pero bajo la presión de las autoridades federales y por temor a un juicio político, se tomó el caso en serio. El 27 de octubre de 1967, un jurado compuesto íntegramente por blancos encontró a siete de los hombres culpables, incluidos Price y KKK Imperial Wizard Bowers. Nueve fueron absueltos y el jurado quedó estancado en otros tres. El veredicto mixto fue aclamado como una gran victoria de derechos civiles, ya que nadie en Mississippi había sido condenado antes por acciones tomadas contra un trabajador de derechos civiles.

En diciembre, el juez Cox condenó a los hombres a penas de prisión de tres a diez años. Después de la sentencia, dijo: “Mataron a un negro, un judío y un hombre blanco. Les di lo que pensé que se merecían ". Ninguno de los condenados pasó más de seis años tras las rejas.

El 21 de junio de 2005, cuadragésimo primer aniversario de los tres asesinatos, Edgar Ray Killen fue declarado culpable de tres cargos de homicidio involuntario. A los ochenta años y más conocido como un supremacista blanco y un ministro bautista a tiempo parcial, fue sentenciado a 60 años de prisión.

LEER MÁS: Cronología del movimiento por los derechos civiles


Viola Liuzzo

Viola Fauver Liuzzo (de soltera Gregg 11 de abril de 1925-25 de marzo de 1965) fue un ama de casa estadounidense y activista de los derechos civiles. En marzo de 1965, Liuzzo escuchó la llamada de Martin Luther King Jr. y viajó desde Detroit, Michigan, a Selma, Alabama, a raíz del intento del Domingo Sangriento de cruzar el puente Edmund Pettus. Liuzzo participó en las exitosas marchas de Selma a Montgomery y ayudó con la coordinación y la logística. A la edad de 39 años, mientras conducía de regreso de un viaje que llevaba a otros activistas al aeropuerto de Montgomery, fue fatalmente alcanzada por disparos de un automóvil que la perseguía en el que viajaban los miembros del Ku Klux Klan (KKK) Collie Wilkins, William Eaton, Eugene Thomas y Gary. Thomas Rowe, el último de los cuales era en realidad un informante encubierto que trabajaba para la Oficina Federal de Investigaciones (FBI). [1] [2]

Rowe testificó que Wilkins había disparado dos tiros contra Liuzzo por orden de Thomas, [3] y el FBI lo colocó en el programa de protección de testigos. [4] En un esfuerzo por desviar la atención de haber empleado a Rowe como informante, el FBI produjo desinformación [5] [6] para los políticos y la prensa, afirmando que Liuzzo era miembro del Partido Comunista, adicto a la heroína, [7] y había abandonado a sus hijos para tener relaciones sexuales con afroamericanos involucrados en el Movimiento de Derechos Civiles. [8] La participación de Liuzzo en el movimiento de derechos civiles fue analizada y condenada por varias organizaciones racistas. En 1983, la familia Liuzzo presentó una demanda contra el FBI después de enterarse de las actividades del FBI, pero la demanda fue desestimada.

Además de otros honores, el nombre de Liuzzo está inscrito hoy en el Monumento a los Derechos Civiles en Montgomery, Alabama, creado por Maya Lin.


Trabajadores de saneamiento de Martin Luther King, Jr. y Memphis

El nombre de Martin Luther King, Jr., está entrelazado con la historia del movimiento de derechos civiles de las décadas de 1950 y 1960 en los Estados Unidos. El boicot de autobuses de Montgomery, los viajes por la libertad, la campaña de Birmingham, la Marcha en Washington, la marcha de Selma, la campaña de Chicago y el boicot de Memphis son algunos de los campos de batalla más notables donde King y sus seguidores, numerosos en número, humildes y grande de nombre: luchó por la igualdad de derechos y la igualdad de justicia que la Constitución de los Estados Unidos garantiza a todos sus ciudadanos. King, basándose en la tradición de desobediencia civil y resistencia pasiva expresada anteriormente por Thoreau, Tolstoi y Gandhi, libró una guerra de acción directa no violenta contra las fuerzas opuestas del racismo y los prejuicios que estaban encarnados en las personas de la policía local, alcaldes, gobernadores, ciudadanos enojados y jinetes nocturnos del Ku Klux Klan. Los grandes hitos legales alcanzados por este movimiento fueron la Ley de Derechos Civiles de 1964 y la Ley de Derechos Electorales de 1965.

A finales de la década de 1960, los objetivos del activismo de King eran con menos frecuencia los obstáculos legales y políticos para el ejercicio de los derechos civiles por parte de los negros y, más a menudo, la pobreza subyacente, el desempleo, la falta de educación y las avenidas bloqueadas de oportunidades económicas que enfrentan los estadounidenses negros. A pesar de la creciente militancia en el movimiento por el poder negro, King se adhirió firmemente a los principios de la no violencia que habían sido la base de su carrera. Esos principios fueron sometidos a una dura prueba en su apoyo a una huelga de trabajadores de saneamiento en Memphis, Tennessee. Esta fue la última campaña de King antes de su muerte.

Durante una fuerte tormenta en Memphis el 1 de febrero de 1968, dos trabajadores negros de saneamiento murieron aplastados cuando el mecanismo compactador del camión de basura se activó accidentalmente. El mismo día, en otro incidente también relacionado con las inclemencias del tiempo, 22 trabajadores negros del alcantarillado fueron enviados a casa sin paga, mientras que sus supervisores blancos fueron retenidos por el día con paga. Aproximadamente dos semanas después, el 12 de febrero, más de 1,100 de los posibles 1,300 trabajadores negros del saneamiento comenzaron una huelga por seguridad laboral, mejores salarios y beneficios, y reconocimiento sindical. El alcalde Henry Loeb, que no simpatizaba con la mayoría de las demandas de los trabajadores, se opuso especialmente al sindicato. Grupos cívicos blancos y negros en Memphis intentaron resolver el conflicto, pero el alcalde se mantuvo firme en su posición.

A medida que se prolongó la huelga, creció el apoyo a los huelguistas dentro de la comunidad negra de Memphis. Organizaciones como COME (Comunidad en Movimiento por la Igualdad) establecieron bancos de alimentos y ropa en las iglesias, realizaron colectas para que los huelguistas pudieran pagar el alquiler y las hipotecas, y reclutaron manifestantes para manifestaciones frecuentes. La participación de King en la formación de un boicot en toda la ciudad para apoyar a los trabajadores en huelga fue invitada por el reverendo James Lawson, pastor de la Iglesia Metodista Centenario en Memphis y asesor de los huelguistas. Lawson era un veterano del movimiento de derechos civiles y un capacitador experimentado de activistas en la filosofía y los métodos de la resistencia no violenta.

En ese momento, King estaba involucrado en la planificación con otros trabajadores de derechos civiles de la Campaña de los Pobres por las oportunidades económicas y la igualdad. También estaba zigzagueando en avión por el este de los Estados Unidos, reuniéndose en charlas y asistiendo a importantes eventos sociales como director de la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur (SCLC).

Sin embargo, King acordó brindar su apoyo a los trabajadores de saneamiento, habló en una manifestación en Memphis el 18 de marzo y prometió liderar la gran marcha y el paro laboral planeado para más adelante en el mes.

Desafortunadamente, la manifestación del 28 de marzo se agrió cuando un grupo de estudiantes alborotadores al final del largo desfile de manifestantes utilizó los carteles que portaban para romper las ventanas de los negocios. Siguió el saqueo. La marcha se detuvo, los manifestantes se dispersaron y King fue escoltado de manera segura fuera del lugar. Unas 60 personas resultaron heridas y un joven, un saqueador, murió. Este episodio llevó a la ciudad de Memphis a presentar una queja formal en el Tribunal de Distrito contra King, Hosea Williams, James Bevel, James Orange, Ralph Abernathy y Bernard Lee, asociados de King en la Southern Christian Leadership Conference (SCLC).

El estallido de violencia angustió profundamente a King. En los días siguientes, él y sus compañeros líderes del SCLC negociaron con las facciones en desacuerdo en Memphis. Cuando se les aseguró su unidad y compromiso con la no violencia, King regresó para otra marcha, inicialmente programada para el 5 de abril. Mientras tanto, el juez del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Bailey Brown, otorgó a la ciudad de Memphis una orden de restricción temporal contra King y sus asociados. Pero la planificación y el entrenamiento del SCLC para una manifestación pacífica se habían intensificado. Lawson y Andrew Young, en representación del SCLC, se reunieron con el juez el 4 de abril y llegaron a un acuerdo amplio para que la marcha prosiguiera el 8 de abril. Los detalles del acuerdo se concretarían el día siguiente, el 5 de abril.

Este fue el mensaje que Young le transmitió a King cuando se preparaban para salir a cenar. Momentos después, esa noche del 4 de abril de 1968, cuando King salió de su habitación de motel para reunirse con sus colegas para cenar, fue asesinado.

Otros recursos

Libros

Rama, Taylor. Parting the Waters: America in the King Years, 1954-1963. Nueva York: Simon y Schuster, 1988.

Rama, Taylor. Columna de fuego: América en los años del rey, 1963-1965. Nueva York: Simon y Schuster, 1998.

Carson, Clayborne y col., Eds. The Eyes on the Prize Lector de derechos civiles: documentos, discursos y relatos de primera mano de la lucha negra por la libertad, 1954-1990. Nueva York: Penguin Books, 1991.

Fairclough, Adam. Martin Luther King hijo. Atenas: University of Georgia Press, 1995.

Garrow, David. Llevando la cruz: Martin Luther King, Jr. y la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur. Nueva York: William Morrow, 1986.

Halberstam, David. Los niños. Nueva York: Random House, 1998.

Hampton, Henry y Steve Fayer. Voces de la libertad: una historia oral del movimiento por los derechos civiles desde la década de 1950 hasta la de 1980. Nueva York: Bantam Books, 1990.

King, Martin Luther, Jr. La autobiografía de Martin Luther King, Jr.. Editado por Clayborne Carson. Nueva York: Warner Books, 1998.

King, Martin Luther, Jr. Los escritos y discursos esenciales de Martin Luther King, Jr.. Editado por James Washington. Nueva York: HarperCollins, 1986.

Williams, Juan. Ojos en el premio: años de los derechos civiles en Estados Unidos, 1954-1965. Nueva York: Penguin Books, 1987.

Vídeos y software

Ojos en el premio: una historia del movimiento por los derechos civiles (12 cintas de video de una hora). ABC Laserdisc.

Encarta africana. CD-ROM de Microsoft.

Sitios web

El sitio web de Martin Luther King, Jr., Papers Project en la Universidad de Stanford (http://www.stanford.edu/group/King/) incluye enlaces a biografías, artículos, cronología y fuentes de referencia sobre King. Este sitio también tiene enlaces a documentos clave de King.

El Museo de los Derechos Civiles tiene un enlace al Tour Interactivo en http://www.civilrightsmuseum.org/gallery/movement.asp que ofrece una encuesta sobre los derechos civiles de los afroamericanos desde el período colonial hasta el presente.

Los documentos

[Demandados] Anexo 1
Ciudad de Memphis contra Martin Luther King, Jr., [et al.]
1968

Click para agrandar

Administración Nacional de Archivos y Registros
Registros del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos
Distrito occidental de Tennessee,
División occidental (Memphis)
Grupo de registro 21
Identificador de Archivos Nacionales: 279325

Esta exhibición es un volante distribuido a los trabajadores de saneamiento en Memphis, Tennessee, pidiéndoles que "Marchen por la justicia y el empleo". Se incluyen instrucciones para la ruta a seguir e instrucciones para los manifestantes de usar "la fuerza del alma que es pacífica, amorosa, valiente, pero militante".

[Demandados] Anexo 2
Ciudad de Memphis contra Martin Luther King, Jr., [et al.]
1968


Click para agrandar

Administración Nacional de Archivos y Registros
Registros del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos
Distrito occidental de Tennessee,
División occidental (Memphis)
Grupo de registro 21
Identificador de Archivos Nacionales: 279326

Esta exhibición es un volante distribuido en Memphis, Tennessee, solicitando asistencia voluntaria y ofreciendo instrucciones a los trabajadores de saneamiento y sus simpatizantes durante la duración de una huelga.

Respuesta al demandante
Ciudad de Memphis contra Martin Luther King, Jr., [et al.]
1968


Click para agrandar

Administración Nacional de Archivos y Registros
Registros del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos
Distrito occidental de Tennessee,
División occidental (Memphis)
Grupo de registro 21
Identificador de Archivos Nacionales: 279324

Este documento fue presentado en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Oeste de Tennessee, División Oeste, el 4 de abril de 1968. Da la respuesta del Dr. Martin Luther King, Jr., el Reverendo Hosea Williams, el Reverendo James Bevel, el Reverendo James Orange, Ralph D. Abernathy y Bernard Lee a las acusaciones de la ciudad de Memphis, Tennessee, de que habían estado involucrados en una conspiración para incitar disturbios o quebrantar la paz. También negaron haberse negado a proporcionar información sobre las marchas y explicaron las medidas que habían tomado para garantizar que la marcha fuera no violenta y estuviera bajo control. El Dr. King declaró además que había recibido amenazas contra su seguridad personal.

Retrato del Dr. Martin Luther King, Jr.
Por Betsy G. Reyneau

Click para agrandar

Administración Nacional de Archivos y Registros
Colecciones donadas
Grupo de grabación 200


Today in History, 21 de junio de 1964: trabajadores de derechos civiles asesinados en Mississippi

El rey Eduardo III murió después de gobernar Inglaterra durante 50 años y fue sucedido por su nieto, Ricardo II.

La Constitución de los Estados Unidos entró en vigor cuando New Hampshire se convirtió en el noveno estado en ratificarla.

Ohio Grove, que se convirtió en Coney Island de Cincinnati, abrió en el antiguo lugar de picnic de Parker's Grove.

Los pasajeros caminan a lo largo de tablas en la playa desde Island Queen hasta la entrada de Coney Island. Circa 1910 Detroit Publishing Company / Biblioteca del Congreso Coney Island, Cincinnati (Foto: Biblioteca del Congreso)

La primera noria se estrenó en la Exposición Colombina de Chicago.

Un submarino imperial japonés disparó contra Fort Stevens en la costa de Oregón, causando pocos daños.

Los trabajadores de derechos civiles Michael H. Schwerner, Andrew Goodman y James E. Chaney fueron asesinados en Filadelfia, Mississippi, y sus cuerpos fueron encontrados enterrados en una presa de tierra seis semanas después. (Cuarenta y un años después, en esta fecha en 2005, Edgar Ray Killen, un ex miembro del Ku Klux Klansman de 80 años, fue declarado culpable de homicidio involuntario y fue sentenciado a 60 años de prisión, donde murió en 2018).

La Corte Suprema de los Estados Unidos, en Miller v. California, dictaminó que los estados pueden prohibir los materiales que se consideren obscenos de acuerdo con los estándares locales.

Menachem Begin, del bloque Likud, se convirtió en el sexto primer ministro de Israel.

Un jurado encontró a John Hinckley Jr. no culpable por demencia en los disparos del presidente Ronald Reagan y otros tres hombres.

"¿Quién engañó a Roger Rabbit", una comedia de fantasía protagonizada por Bob Hoskins que combinó acción en vivo y personajes de dibujos animados legendarios, se estrenó en Nueva York.

Bob Hoskins y Roger Rabbit en una escena de la película "Quién engañó a Roger Rabbit" (Foto: Gannett News Service / Touchstone).

Una Corte Suprema fuertemente dividida dictaminó que la quema de la bandera estadounidense como una forma de protesta política estaba protegida por la Primera Enmienda.

The Food Network dijo que dejaría a Paula Deen, apenas una hora después de que la famosa cocinera publicara la primera de dos disculpas grabadas en video en línea pidiendo perdón a los fanáticos y críticos preocupados por su admisión de haber usado insultos raciales en el pasado.

¡Al corriente!

Se ha publicado un enlace a su feed de Facebook.

Interesado en este tema? Es posible que también desee ver estas galerías de fotos:

2 de 31 3 de 31 5 de 31 6 de 31 10 de 31 11 de 31 12 de 31 15 de 31 18 de 31 19 de 31 20 de 31 21 de 31 25 de 31

4 de agosto de 1964 Se encuentran trabajadores de derechos civiles asesinados

El 4 de agosto de 1964, los restos de tres trabajadores de derechos civiles cuya desaparición el 21 de junio atrajo la atención nacional fueron encontrados enterrados en una presa de tierra cerca de Filadelfia, Mississippi.

Michael Schwerner y Andrew Goodman, ambos neoyorquinos blancos, habían viajado a Mississippi fuertemente segregado en 1964 para ayudar a organizar esfuerzos de derechos civiles en nombre del Congreso de Igualdad Racial (CORE).

El tercer hombre, James Chaney, era un afroamericano local que se había unido a CORE en 1963. La desaparición de los tres jóvenes condujo a una investigación masiva del FBI que se denominó MIBURN, por & # 8220Mississippi Burning & # 8221.

Michael Schwerner, quien llegó a Mississippi como trabajador de campo de CORE en enero de 1964, despertó la animosidad de los supremacistas blancos después de que organizó un exitoso boicot negro de una tienda de variedades en la ciudad de Meridian y dirigió los esfuerzos de registro de votantes para afroamericanos. En mayo, Sam Bowers, el Mago Imperial de los Caballeros Blancos del Ku Klux Klan de Mississippi, envió un mensaje de que Schwerner, de 24 años, apodado & # 8220Goatee & # 8221 y & # 8220Jew-Boy & # 8221 por el KKK, iba a ser eliminado.

En la noche del 16 de junio, dos docenas de miembros del Klan armados descendieron a la Iglesia Metodista Mt. Zion, una iglesia afroamericana en el condado de Neshoba que Schwerner había dispuesto para usar como & # 8220Freedom School. & # 8221 Schwerner no estaba allí en ese momento. pero los miembros del Klan golpearon a varios afroamericanos presentes y luego incendiaron la iglesia.

El 20 de enero, Schwerner regresó de una sesión de capacitación en derechos civiles en Ohio con James Chaney, de 21 años, y Andrew Goodman, de 20, un nuevo recluta de CORE. Al día siguiente, 21 de junio, los tres fueron a investigar el incendio de la iglesia en Neshoba.

Mientras intentaban conducir de regreso a Meridian, fueron detenidos por el alguacil adjunto del condado de Neshoba, Cecil Price, justo dentro de los límites de la ciudad de Filadelfia, la sede del condado. Price, un miembro del KKK que había estado cuidando a Schwerner u otros trabajadores de derechos civiles, los envió a la cárcel del condado de Neshoba, supuestamente bajo sospecha de incendio provocado en la iglesia.

Después de siete horas en la cárcel, durante las cuales a los hombres no se les permitió hacer una llamada telefónica, Price los liberó bajo fianza. Después de escoltarlos fuera de la ciudad, el oficial regresó a Filadelfia para dejar a un oficial de policía de Filadelfia que lo acompañaba. Tan pronto como estuvo solo, corrió por la carretera en busca de los tres trabajadores de derechos civiles. Atrapó a los hombres justo dentro de los límites del condado y los cargó en su automóvil.

Otros dos autos se detuvieron llenos de miembros del Klan que habían sido alertados por Price de la captura de los trabajadores de CORE, y los tres autos condujeron por un camino de tierra sin marcar llamado Rock Cut Road. Schwerner, Goodman y Chaney fueron asesinados a tiros y sus cuerpos enterrados en una presa de tierra a pocas millas de la Iglesia Metodista de Mt. Zion.

Al día siguiente, el FBI inició una investigación sobre la desaparición de los trabajadores de derechos civiles. El 23 de junio, el caso atrajo los titulares nacionales y los agentes federales encontraron a los trabajadores y la camioneta # 8217 quemada. Bajo la presión del Fiscal General Robert F. Kennedy, el FBI intensificó la investigación, que finalmente involucró a más de 200 agentes del FBI y decenas de soldados federales que peinaron los bosques y pantanos en busca de los cuerpos.

El incidente proporcionó el ímpetu final necesario para que la Ley de Derechos Civiles de 1964 fuera aprobada por el Congreso el 2 de julio, y ocho días después, el director del FBI, J. Edgar Hoover, llegó a Mississippi para abrir una nueva oficina de la Oficina. Finalmente, a Delmar Dennis, miembro del Klan y uno de los participantes en los asesinatos, se le pagaron 30.000 dólares y se le ofreció inmunidad judicial a cambio de información. El 4 de agosto se encontraron los restos de los tres jóvenes. Los culpables fueron identificados, pero el estado de Mississippi no realizó arrestos.

Finalmente, el 4 de diciembre, diecinueve hombres, incluido el diputado Price, fueron acusados ​​por el Departamento de Justicia de Estados Unidos por violar los derechos civiles de Schwerner, Goodman y Chaney (acusar a los sospechosos de violaciones de derechos civiles era la única forma de otorgarle jurisdicción al gobierno federal en el caso).

Después de casi tres años de disputas legales, en las que la Corte Suprema de Estados Unidos finalmente defendió las acusaciones, los hombres fueron a juicio en Jackson, Mississippi. El juicio fue presidido por un segregacionista ferviente, el juez de distrito estadounidense William Cox, pero bajo la presión de las autoridades federales y por temor a un juicio político, se tomó el caso en serio.

El 27 de octubre de 1967, un jurado compuesto exclusivamente por blancos declaró culpables a siete de los hombres, incluidos Price y el Mago Imperial del KKK Bowers. Nueve fueron absueltos y el jurado quedó estancado en otros tres. El veredicto mixto fue aclamado como una gran victoria de derechos civiles, ya que nadie en Mississippi había sido condenado antes por acciones tomadas contra un trabajador de derechos civiles.

En diciembre, el juez Cox condenó a los hombres a penas de prisión de tres a diez años. Después de la sentencia, dijo, & # 8220Mataron a un negro, un judío y un hombre blanco. Les di lo que pensé que se merecían. & # 8221 Ninguno de los condenados pasó más de seis años tras las rejas.

El 21 de junio de 2005, cuadragésimo primer aniversario de los tres asesinatos, Edgar Ray Killen fue declarado culpable de tres cargos de homicidio involuntario. A los ochenta años y más conocido como un supremacista blanco y un ministro bautista a tiempo parcial, fue sentenciado a 60 años de prisión.


4 de agosto de 1964: Se encuentran órganos de trabajadores de derechos civiles

El 4 de agosto de 1964, se encontraron los cuerpos de tres trabajadores de derechos civiles linchados (James Chaney, Michael Schwerner y Andrew Goodman), después de haber desaparecido más de un mes antes.

El 21 de junio de 1964, James Chaney, Michael Schwerner y Andrew Goodman fueron torturados y asesinados por el KKK con la ayuda del alguacil adjunto cerca de Filadelfia en el condado de Neshoba, Mississippi. Fueron asesinados defendiendo el derecho a aprender y los derechos humanos de todos.

Los tres jóvenes habían viajado al condado de Neshoba para investigar el incendio de la Iglesia Metodista Mt. Zion, que había sido un sitio de una escuela CORE Freedom. Mientras buscaban a los tres trabajadores de derechos civiles, se encontraron cuerpos de otros afroamericanos, incluidos Henry Dee y Charles Moore.

Aprende más

Lea & # 8220Lynching of Chaney, Schwerner & amp Goodman & # 8221 en el sitio web de los veteranos del Movimiento de Derechos Civiles (crmvet.org), una descripción detallada de su arresto, la complicidad entre la & # 8220 cumplimiento de la ley & # 8221 y el Klan, su asesinato, y la lucha para que sus cuerpos fueran encontrados, autopsiados y los asesinos cargados.

Consulte la lista de Mártires de los derechos civiles del Southern Poverty Law Center para obtener más nombres de personas asesinadas en la lucha por los derechos al voto y los derechos humanos en los Estados Unidos.

Recursos Relacionados

Enseñando SNCC: La organización en el corazón de la revolución de los derechos civiles

Actividad docente. Por Adam Sanchez. 24 páginas. Repensar las escuelas.
Una serie de juegos de roles que exploran la historia y la evolución del Comité Coordinador de Estudiantes No Violentos, incluidos los paseos por la libertad y el registro de votantes.

¿Quién puede votar? Enseñando sobre la lucha por el derecho al voto en los Estados Unidos

Actividad docente. Por Ursula Wolfe-Rocca. 2020.
Unidad con tres lecciones sobre el derecho al voto, incluida la historia de la lucha contra la supresión de votantes en Estados Unidos.

& # 8220Un año escolar como ningún otro & # 8221: Ojos en el premio: & # 8220Fighting Back: 1957-1962 & # 8221

Actividad docente. Por Bill Bigelow. Repensar las escuelas.
Una lección complementaria a la Ojos en el premio segmento sobre integración escolar.

Los aparceros desafían el apartheid de Estados Unidos: el Partido Demócrata por la Libertad de Mississippi

Actividad docente. Por Julian Hipkins III, Deborah Menkart, Sara Evers y Jenice View.
Juego de roles sobre el Partido Demócrata por la Libertad de Mississippi (MFDP) que presenta a los estudiantes un ejemplo vital de democracia con “d” pequeña en acción. Para los grados 7+.

La Ley de Derechos Electorales: Diez cosas que debe saber

Artículo. Por Emilye Crosby y Judy Richardson. 2015.
Puntos clave en la historia de la Ley de Derechos Electorales de 1965 que faltan en la mayoría de los libros de texto.

Gente local: la lucha por los derechos civiles en Mississippi

Libro & # 8211 No ficción. Por John Dittmer. 1995.
Una descripción detallada y de base del Movimiento de Derechos Civiles en Mississippi.

7 de mayo de 1955: asesinato del reverendo George W. Lee

El reverendo George W. Lee, uno de los primeros afroamericanos registrados para votar en el condado de Humphreys desde la Reconstrucción y jefe de la NAACP de Belzoni, Mississippi, fue asesinado.

13 de agosto de 1955: Lamar Smith asesinado

Lamar Smith, agricultor de 63 años y veterano de la Primera Guerra Mundial, fue asesinado a tiros en Brookhaven, Mississippi, por instar a los afroamericanos a votar.

21 de junio de 1964: Tres trabajadores de derechos civiles asesinados en Mississippi

James Chaney, Michael Schwerner y Andrew Goodman fueron torturados y asesinados por el KKK en el condado de Neshoba, Mississippi.

12 de julio de 1964: caso de Henry Dee y Charles Moore

Los cuerpos de Charles Eddie Moore y Henry Hezekiah Dee, fueron encontrados en el río Mississippi. El Klan los había torturado y asesinado dos meses antes.

26 de febrero de 1965: Jimmie Lee Jackson asesinado

Jimmie Lee Jackson fue golpeado y baleado por la policía estatal de Alabama durante una marcha pacífica por el derecho al voto el 18 de febrero y murió ocho días después.

10 de enero de 1966: Asesinato del activista por el derecho al voto Vernon Dahmer

Vernon Dahmer murió cuando los disparos del Ku Klux Klan bombardearon su casa. Esto fue un día después de que Dahmer se ofreciera a pagar el impuesto electoral para cualquiera que no pudiera pagarlo.

22 de julio de 1966: manifestantes legales amenazados por el Klan y la policía en Granada, Mississippi

El juez de distrito de EE. UU. Emitió una orden judicial en la que ordenaba a la policía de Granada, Misisipi que dejara de interferir con las protestas legales. Este fallo siguió a semanas de arrestos y golpizas a manifestantes que intentaban eliminar la segregación de negocios en la ciudad.


Se encuentra el auto de los trabajadores de derechos civiles

Foto AP / Jack Thornell

La camioneta quemada de tres trabajadores de derechos civiles desaparecidos se ubicó el 24 de junio de 1964 en un área pantanosa cerca de Filadelfia, Mississippi. Solo quedó un obús. Los neumáticos, las ventanas, el interior y el exterior se quemaron por completo. Andrew Goodman, James Chaney y Michael Schwerner fueron arrestados en la camioneta el 21 de junio de 1964 antes de desaparecer.


Los asesinatos de "Mississippi Burning" resuenan 50 años después

La postal parece bastante normal. Es un mensaje escrito por un joven de 20 años a sus padres, informándoles que había llegado sano y salvo a Meridian, Mississippi, para un trabajo de verano.

"Esta es una ciudad maravillosa y el clima es bueno. Ojalá estuvieran aquí", escribió Andrew Goodman a su mamá y su papá en la ciudad de Nueva York. "La gente de esta ciudad es maravillosa y nuestra recepción fue muy buena. Todo mi amor, Andy".

La tarjeta tenía matasellos del 21 de junio de 1964. Ese fue el día en que Andy Goodman fue asesinado.

Han pasado cincuenta años desde que Goodman y otros dos trabajadores de derechos civiles, James Chaney y Michael Schwerner, fueron emboscados y asesinados a tiros por el Ku Klux Klan en Filadelfia, Mississippi. Sus cuerpos fueron encontrados enterrados en una presa de tierra en el condado rural de Neshoba, 44 días después de su desaparición.

Los tres jóvenes se habían ofrecido como voluntarios para una campaña de "Verano de la libertad" para registrar votantes afroamericanos. Sus esfuerzos ayudaron a allanar el camino para la aprobación de la histórica Ley de Derechos Electorales en 1965 y sus asesinatos fueron dramatizados en la película de 1988 "Mississippi Burning".

El fatídico viaje de Andy Goodman a Mississippi comenzó en Manhattan, donde creció en una familia de clase media alta en el Upper West Side. Su hermano menor, David, dice que Andy se centró en la justicia desde una edad temprana, ya sea para proteger a un hermano pequeño de los matones o para protestar contra las injusticias sociales en todo el país. Cuando era adolescente, Andy llevaba a su hermano menor a Woolworths, donde la gente se manifestaba contra la segregación escolar en el sur.

Andrew Goodman en una foto familiar de 1963. Cortesía: David Goodman

"Simplemente dijo. Es injusto que por el color de tu piel, debas ir a una escuela pésima", dijo David Goodman. "Para él era una cuestión de justicia".

La larga marcha por los derechos civiles

Ese sentido de justicia social llevó a Andy Goodman a Ohio en junio de 1964. Fue allí, en una sesión de capacitación para el Congreso de Igualdad Racial, donde el estudiante de Queens College conocería a James Chaney, un joven negro de 21 años de Mississippi, y Michael Schwerner, un joven blanco de 24 años de Nueva York. Estaban capacitando a cientos de otros voluntarios sobre cómo manejar la agitación racial y el posible acoso que les esperaba en Mississippi.

Mientras estaba en Ohio, Schwerner se enteró de que una de las escuelas de libertad que había establecido en una iglesia había sido incendiada. Él y Chaney necesitaban un voluntario que los ayudara a investigar el incendio y rápidamente quedaron impresionados por el sensato Goodman. Los tres hombres condujeron hasta Mississippi el 20 de junio. Al día siguiente, la policía los detuvo y los acusó de exceso de velocidad. Después de ser liberados de la cárcel esa noche, desaparecieron y una nación quedó fascinada.

El presidente Lyndon Johnson ordenó al FBI que ayudara a los agentes de la ley locales en la búsqueda de los hombres desaparecidos. El asistente de Johnson, Lee White, le dijo al presidente que no había rastro de los hombres y que habían "desaparecido de la faz de la tierra". A los colegas de derechos civiles les preocupaba que el KKK los hubiera apresado. Algunos lugareños descartaron su desaparición como un truco publicitario.

Finally, on August 4, 1964, their bodies were found buried on the secluded property of a Klansman. All three men had been shot at point blank range and Chaney had been badly beaten.

In this Dec. 4, 1964 file photo civil rights leader Dr. Martin Luther King displays pictures of three civil rights workers, who were slain in Mississippi the summer before, from left Michael Schwerner, James Chaney, and Andrew Goodman, at a news conference in New York. ASSOCIATED PRESS

During the six-week search, the bodies of nine black men had been dredged out of local swamps. Though numerous African-Americans had been missing and presumed dead with little media attention in Mississippi during that time, the murders of Goodman, Schwerner and Chaney rocked the nation.

Said David Goodman, who was 17 years old when his brother was killed: "It took two white kids to legitimize the tragedy of being murdered if you wanted to vote."

It took four decades - and a determined reporter - to achieve a measure of justice in the case.

In 1964, the Justice Department, then led by Attorney General Robert Kennedy, knew they were up against segregationist authorities who would never charge the alleged attackers as well as all-white juries who would refuse to convict the suspects of murder. So the feds prosecuted the case under an 1870 post-reconstruction civil rights law. Seven of the 18 men arrested - including the Neshoba County deputy sheriff who tipped off the KKK to the men's whereabouts - were convicted of civil rights violations, but not murder. None served more than six years in prison. Three Klansmen, including Edgar Ray Killen, were acquitted because of jury deadlock.

In this Oct. 19, 1967 file photo, Neshoba County Sheriff Deputy Cecil Price, right, with Edgar Ray Killen as they await their verdicts in the murder trial of three civil rights workers, James Chaney, Andrew Goodman and Michael Schwerner in Meridian, Miss. Jack Thornell, AP

But Killen's name would surface decades later, in large part thanks to Jerry Mitchell, an investigative reporter at the Clarion-Ledger in Jackson. Mitchell's interest in the case had piqued after watching a press screening of "Mississippi Burning" in 1988. A pair of FBI agents at the screening dissected the film for Mitchell and told the reporter what really happened.

"The thing that was horrifying to me was you had more than 20 guys involved in killing these three young men and no one has been prosecuted for murder," Mitchell recalled.

Mitchell, whose reporting also helped secure convictions in other high-profile civil rights era cases, began looking closely at the "Mississippi Burning" case. His big break came when he obtained leaked files from the Mississippi State Sovereignty Commission, a segregationist group that tried to curb growing civil rights activism. Mitchell found out that the state had spied on Michael Schwerner and his wife for three months before he, Goodman and Chaney were murdered.

Mitchell was also able to obtain a sealed interview with Imperial Wizard Sam Bowers, one of the men convicted in the initial trial. In that interview, Mitchell said, Bowers bragged that he was "quite delighted" to be convicted and have a preacher who planned the killings walk out a free man. That preacher was Edgar Ray Killen.

In 2005, Killen was arrested and charged with murder for orchestrating the slayings of Goodman, Chaney and Schwerner. At the trial, 89-year-old Carolyn Goodman took the stand and read the postcard that her son had written to her on the last day of his life.

Reputed Ku Klux Klan member Edgar Ray Killen responded loudly with "not guilty" three times, Jan. 7, 2005, as he was arraigned on murder charges in the slayings of three civil rights workers, at the Neshoba County Courthouse in Philadelphia, Miss. AP Photo/Rogelio Solis

On June 21, 2005 - 41 years to the day after the murders - Killen was found guilty of manslaughter. Now 89 years old, he is serving 60 years in the Mississippi State Penitentiary in Parchman - the same prison that housed hundreds of Freedom Riders in the early 60s.

The year after the Killen verdict, the FBI reached out to local authorities and other organizations to try todig up information on other racially motivated murders that were unsolved from the civil rights era. Mitchell says that task is increasingly hard given the dearth of solid leads and decades that have passed.

The courts had finally acknowledged the "Mississippi Burning" killings but the public sentiment was mixed. After Killen was arrested, Mitchell says he was threatened by some residents in an area where a "let-sleeping-dogs-lie" mentality prevailed. One man wrote a letter in 2005 to the Clarion-Ledger editor, saying Mitchell "should be tarred, feathered and run out of the state of Mississippi."

But Mitchell says others were grateful for the belated justice as Mississippi tried to shed its racially charged past. While it was a struggle for African-Americans to vote in 1964, Mississippi now has more elected black officials than any other state in the country.

"Mississippi has come further really than any other state I think, but it had so much further to go than any other state too," Mitchell said. "There's still a tremendous amount of work to be done."

David Goodman believes that sentiment holds true across the country as the issue of voter ID requirements is still hotly debated. After the Supreme Court struck down a key provision of the Voting Rights Act just last year, Andy Goodman's brother can't help but remember the summer of 1964.

"It's like 50 years back to the future. . Here we are a half a century later, basically talking about the same thing," Goodman said. "It's certainly a different incarnation in that no one's getting killed, as far as I know, because they want to vote but they're being kind of spiritually assassinated or restrained. It's in this day and age just as bad, relatively speaking. It's wrong."

But Goodman does not dwell on injustice. Instead he is following in his brother's footsteps and taking action. He runs the Andrew Goodman Foundation, a group launched by his mother that pushes civic engagement and social justice through voting initiatives and journalism scholarships. Goodman says if his brother were alive today, he'd be doing the exact same thing.

"What we're doing is - what I expect he'd be doing - is to get together with your friends and to create an action - a back-to-the-future kind of voter consciousness platform so you can get voter rights back on track," he said.

David Goodman will be in Philadelphia, Mississippi on Saturday to talk about pressing social issues like voting rights. He will have a copy of his brother's 50-year-old postcard with him.

The postcard that Andy Goodman wrote to his parents. It is postmarked June 21, 1964, Meridian, Miss. Courtesy: David Goodman


Cuota:

JACKSON, Miss. -- Three civil rights workers who were killed by Ku Klux Klansmen in 1964 are going to be posthumously awarded the Presidential Medal of Freedom, but the honour makes some of their relatives uneasy.

They worry it could relegate the racial equality movement to history books when it should instead be seen as relevant as ever, particularly in light of what happened in Ferguson, Missouri, where a white police officer fatally shot an unarmed black 18-year-old in August.

A widow of one of the civil rights activists said the honour, which will be awarded Monday in a ceremony at the White House, "distorts history."

"There were not just three men who were part of a struggle. There were not just three men who were killed," Rita Schwerner Bender told The Associated Press in a phone interview from her law office in Seattle. "You know, the struggle in this country probably started with the first revolt on a slave ship, and it continues now."

The civil rights workers - Michael Schwerner, James Chaney and Andrew Goodman - were killed June 21, 1964, in Neshoba County, Mississippi. The FBI launched a massive investigation that it dubbed "Mississippi Burning," and the three bodies were found 44 days later, buried in an earthen dam.

Goodman's younger brother, David Goodman of Upper Saddle River, New Jersey, said the killings received intense national attention, from President Lyndon B. Johnson on down, because two of the activists, Goodman and Schwerner, were white.

"It took (the deaths of) two white men to wake up white America what black America in the South particularly knew - that you could get murdered for your opinion or wanting to vote," David Goodman said.

Schwerner, of New York, moved to Mississippi in early 1964 to work on black voter registration and other projects. Chaney, who was black and from Mississippi, befriended him. Goodman, who was also from New York, underwent civil rights training in Ohio before arriving in Mississippi.

The three men drove to Neshoba County on June 21, 1964, to investigate the burning of a black church. As they left the church, a deputy stopped their station wagon, cited Chaney for speeding and took the three to the Neshoba County jail. The deputy released them late that night, and the men were ambushed by awaiting Klansmen who chased them to an isolated country road and shot them to death.

In 1967, an all-white jury in Meridian convicted seven men on federal civil rights charges tied to the conspiracy to kill Schwerner, Chaney and Goodman. The state reopened an investigation decades later, and on June 21, 2005 - exactly 41 years after the slayings - a jury made up of whites and blacks in Neshoba County convicted Edgar Ray Killen of manslaughter. He remains in state prison.

Chaney's sister, the Rev. Julia Chaney Moss, of Willingboro, New Jersey, said her older brother would always ask their mother: "`Why do we have to live this way?'"

She said the award should be for all of those killed during the civil rights movement.

"It's really about all of those families," she said. "It's really about the history of the pain of the African-American experience in Mississippi."

The activists are among 19 people, including Stevie Wonder and Meryl Streep, who will be awarded the nation's highest civilian honour Monday.


1 Harry And Harriette Moore


The only couple murdered during the Civil Rights Movement, the Moores were killed on Christmas Day in 1955 when a firebomb placed directly under their bedroom detonated with enough force to send their bed through the rafters of their home in Mims, Florida. Both of the Moores were educators and deeply involved in the NAACP, focusing especially on the issues of black and white educator salaries and segregation. Later, Harry Moore moved his focus to a much more controversial and dangerous topic: police brutality and lynchings.

Due to their involvement in these issues, the couple lost their jobs in the schools and, eventually, their lives. Harry died in the initial blast, while his wife died nine days later. The couple left behind two daughters. While the blast was initially called &ldquothe bomb heard round the world&rdquo and spurred all kinds of rallies and letters to the governor and president, all these years later, their legacy has been left largely untended and untold. Nobody was ever charged for the murders of the Moores.

Katlyn Joy is a freelance writer living in Denver, CO. She tutors students in history and language arts, and is a mom to seven children. She has a passion for helping others remember those heroes of the movement who may become lost history.


Ver el vídeo: ARDE MISSISSIPI Dos puntos de vista para una misma justicia social.. y racial (Noviembre 2021).