Información

Actividad en el aula: Liga Alemana de Chicas (Comentario)


Este comentario se basa en la actividad del aula: Liga Alemana de Niñas

Q1: Lea la introducción y la fuente 2 y explique cómo se organizó la Liga Alemana de Chicas (BDM).

A1: Las niñas de diez a catorce años eran conocidas como Chicas Jóvenes (Jungmädel). A los quince años se unieron a la sección superior de la organización. Entre los diecisiete y los veintiún años formaron una organización voluntaria especial llamada Faith and Beauty (Glaube und Schonheit).

Q2: Estudie las fuentes 1, 5, 8, 13, 17, 21 y 24. Describa el uniforme del BDM.

A2: Estas fuentes visuales muestran que los miembros de la BDM vestían faldas azul marino, bufandas negras, porta bufandas de cuero, blusas blancas y chaquetas marrones.

Tercer trimestre: Utilice información de las fuentes para describir el tipo de cosas que hicieron los miembros del BDM en las reuniones.

A3: Lista de cosas hechas en las reuniones de BDM.

(a) Enseñado a tener tantos hijos como sea posible y a no usar métodos anticonceptivos. (fuentes 4, 10, 11 y 23)

(b) Recibió información sobre Adolf Hitler y su Filosofía Nazi y cómo los alemanes eran la "Raza Maestra". (fuentes 4, 7, 9, 10, 20, 23, 25 y 27)

(c) Canciones populares nazis cantadas y antiguas alemanas. (fuentes 9, 10 y 27)

(d) Se advierte contra fumar o usar maquillaje. (fuentes 2 y 10)

(e) Recibió entrenamiento atlético. (fuentes 10, 15, 16 y 25)

Cuarto trimestre: Lea las fuentes 6, 9, 18, 26 y 27 y explique por qué el BDM causó conflictos entre padres e hijos.

A4: Se ejerció una gran presión sobre las niñas en la Alemania nazi para que se unieran al BDM. Muchos padres no apoyaban al Partido Nazi y temían que a sus hijas les lavaran el cerebro en las reuniones. Ilse Koehn (fuente 9) describe cómo reaccionó su padre cuando le preguntó si podía unirse al BDM. "¿Unirte a una organización de esos cerdos? Escucha, puede ser cierto que todo lo que hacen es cantar y jugar. Pero sus propias canciones y juegos están diseñados para enseñarte la filosofía nazi. Y sabes que no creemos en ella. Young la gente es impresionable y los nazis usan su entusiasmo para sus propios fines. Hay cosas que eres demasiado joven para entender ".

A Helga Schmidt (fuente 18) tampoco se le permitió unirse al BDM debido a la aversión de su padre por Adolf Hitler. "Por lo tanto, aunque la escuela nos presionó un poco para que nos uniéramos, yo estaba entre las que no estaban en la Liga de Chicas Alemanas (BDM). Y no era agradable para la niña mayor tener que quedarse al margen , porque esa no es la inclinación de uno ".

La mayoría de las niñas se unieron al BDM y esto a veces causó conflictos con sus padres antinazis. Hedwig Ertl (fuente 26) señala: "De joven, te tomaban en serio. Hiciste cosas que eran importantes (en el BDM) ... Tu dependencia de tus padres se redujo, porque todo el tiempo era tu trabajo para las Juventudes Hitlerianas que fue primero, y tus padres vinieron en segundo lugar ... Todo el tiempo te mantuviste ocupado e interesado, y realmente creías que tenías que cambiar el mundo ".

Renate Finckh (fuente 6) hace un comentario similar: "En casa nadie realmente tenía tiempo para mí ... en el BDM finalmente encontré un hogar emocional, un refugio seguro y poco después también un espacio en el que me valoraban. ... Estaba llena de orgullo y alegría de que alguien me necesitara para un propósito superior ... Nosotras las Hitler pertenecíamos juntas, formamos una élite dentro de la comunidad alemana Volk ".

Inge Scholl (fuente 27) fue un miembro entusiasta del BDM. También lo eran su hermano y hermana, Hans Scholl y Sophie Scholl. Su padre, Robert Scholl, se oponía totalmente a Hitler. Les dijo a sus hijos: "No les crean, son lobos y engañadores, y están abusando del pueblo alemán de manera vergonzosa". Sin embargo, como ella señaló, "las palabras de mi padre fueron dichas al viento, y sus intentos por contenernos fueron en vano contra nuestro entusiasmo juvenil". Más tarde, los tres niños se unieron a la resistencia alemana a Hitler y Hans y Sophie fueron capturados y ejecutados en 1943.

Q5: Las niñas de la BDM hacían mucho senderismo y acampada. Lea las fuentes 3, 7 y 25 y luego explique si todas las niñas disfrutaron de estas actividades al aire libre.

A5: A Susanne von der Borch (fuente 25) le gustaban estas actividades al aire libre: "Encajaba con mi personalidad porque siempre había sido muy deportista y me gustaba estar con mis amigos ... Siempre quería salir de casa. Así que esta era la La mejor excusa para mí. No podía estar en casa, porque siempre pasaba algo ... montar a caballo, o patinar, o un campamento de verano. Nunca estuve en casa ".

Sin embargo, a otros, como Christa Wolf (fuente 3) no les gustó la estricta disciplina de los campamentos: "En el campamento de Jungmädel, la líder o sus ayudantes inspeccionan el dormitorio, las cajoneras, los baños, todas las mañanas. Una vez, el cepillo para el cabello de un líder de escuadrón se mostró públicamente porque estaba lleno de pelos largos ". Elsbeth Emmerich (fuente 7) estuvo de acuerdo: "Teníamos que levantarnos temprano cada mañana, ponernos firmes en el frío helado y cantar mientras se izaba la bandera ... Mis vacaciones consistían principalmente en hacer lo que otras personas te decían todo el tiempo. , como ponernos firmes y levantar los brazos para Sieg Heil ".

Q6: Las fuentes 10 y 27 muestran que algunas niñas estaban dispuestas a cuestionar lo que les dijeron los líderes de BDM. ¿Qué preguntas plantearon estas niñas y cómo se trataron?

A6: A los miembros del BDM se les dijo que era su deber casarse y tener muchos hijos. Marianne Gärtner (fuente 10) preguntó: "¿Por qué el Führer no está casado y no es padre?" Su líder de equipo no respondió y en cambio "me ametrallaron con una mirada asesina".

Inge Scholl (fuente 27) recuerda que en una reunión una de las chicas dijo: "Todo estaría bien, pero esto de los judíos es algo que no puedo tragarme". Esta vez las mujeres a cargo sí se ocuparon de la pregunta: "El líder de la tropa nos aseguró que Hitler sabía lo que estaba haciendo y que por el bien común tendríamos que aceptar ciertas cosas difíciles e incomprensibles".


League of German Girls, la organización nazi para enseñar a las niñas sus deberes como portadoras de herederos arios (Imágenes)

La Liga de Chicas Alemanas, en alemán Bund Deutscher Mädel, o BDM, era el ala de chicas del movimiento juvenil del Partido Nazi. Fue fundada en 1930 como la única rama femenina del movimiento de las Juventudes Hitlerianas. La Liga constaba de tres secciones de Chicas Jóvenes para las edades de 10 a 14, la Liga Propia para las niñas de 14 a 18 años y la Sociedad de Fe y Belleza para niñas de 17 a 21 años.

Después de la derrota de los nazis, la organización dejó de existir y los aliados la proscribieron en octubre de 1945.

Lo que sigue son imágenes del BDM durante las primeras etapas del nazismo hasta 1943.

BDM Girls marchan en un desfile con 80.000 BDM y las Juventudes Hitlerianas en el Lüstgarten de Berlín, el 19 de agosto de 1933.

BDM Girls puso un cartel de reclutamiento, que dice & # 8220Las chicas se unen a nosotros, nos pertenecen & # 8221 en 1933

BDM Niñas y niños de la Hitler Jugend (Juventudes Hitlerianas) celebran el solsticio de verano de 1933.

BDM Girls cosen ropa en un & # 8220Arbeitsraum & # 8221, sala de trabajo en 1933.

Agosto de 1942, las chicas BDM están cosiendo ropa. No es el cartel de Hitler en la pared con la leyenda & # 8220 te seguimos & # 8221.

BDM grirls en un bosque a las afueras de Worms buscando escarabajos de mayo, 1933.

Retratos de una BDM Girls, 1933/1935

BDM Girls preparándose para un desfile en un lugar desconocido, 1933.

BDM Girls marchan en un desfile en Worms, 1933.

Una de las imágenes más siniestras, las niñas BDM visitan el campo de concentración de Dachau en 1936

BDM Girls y Hitler Youth en el Estadio Olímpico de Berlín celebran Labourday & # 8211 1 de mayo de 1937

El mismo día en Worms, diferentes jóvenes de las Juventudes Hitlerianas y de la BDM presentan el saludo nazi.

BDM y Hitleryouth en una visita a Wuxi, Jiangsu, China. El título alemán dice que están en una búsqueda de huevos de Pascua en la segunda imagen.

El BDM también se usó en entornos más formales, aquí una chica BDM presenta flores al dictador italiano Mussolini en la estación de tren de Munich. También son visibles Goring (derecha) y Hitler (centro derecha). 30 de septiembre de 1938.

Septiembre de 1939, la guerra ha comenzado, tantos hombres están en el frente. El BDM está llamado a ayudar a trabajar la tierra y reemplazar a los hombres.

En 1943, cuando Hitler estaba librando su & # 8220total war & # 8221, se necesitaban más hombres, por lo que era necesario que las madres alemanas tuvieran tantos hijos como fuera posible. Aquí una madre se presenta el & # 8220Ehrenkreuz der deutschen Mutter & # 8221. La cruz de honor de las Madres Alemanas fue presentada en Bronce por tener 4 hijos, Plata por 6 hijos y Oro por 8 hijos. 15 de mayo de 1943.

Un certificado firmado y un primer plano de la & # 8220Cross of Honor for German Mothers & # 8221.

Una familia numerosa como le encantaba ver al partido nazi, un funcionario nazi, la madre con la Cruz Madre y sus 12 hijos. 5 de ellos en el ejército alemán (wehrmacht) y 1 en el Reichs-Arbeidsdienst, la fuerza obrera alemana. La niña mayor es miembro del BDM.


Movimiento de las Juventudes Hitlerianas

Las Juventudes Hitlerianas eran una extensión lógica de la creencia de Hitler de que el futuro de la Alemania nazi eran sus hijos. Las Juventudes Hitlerianas se consideraban tan importantes para un niño como la escuela. En los primeros años del gobierno nazi, Hitler dejó en claro cómo esperaba que fueran los niños alemanes:

“Los débiles deben ser cincelados. Quiero hombres y mujeres jóvenes que puedan sufrir dolor. Un joven alemán debe ser tan rápido como un galgo, tan duro como el cuero y tan duro como el acero de Krupp ".

Los planes de educación nazi encajaban en parte con esto, pero Hitler quería ocupar aún más la mente de los jóvenes en la Alemania nazi.

Los movimientos para los jóvenes eran parte de la cultura alemana y las Juventudes Hitlerianas se habían creado en la década de 1920. En 1933 su membresía era de 100.000. Después de que Hitler llegó al poder, todos los demás movimientos juveniles fueron abolidos y, como resultado, las Juventudes Hitlerianas crecieron rápidamente. En 1936, la cifra era de 4 millones de miembros. En 1936, se hizo casi obligatorio unirse a las Juventudes Hitlerianas. Los jóvenes podrían evitar hacer cualquier servicio activo si pagaban su suscripción, pero esto se volvió casi imposible después de 1939.

Las Juventudes Hitlerianas atendían a jóvenes de 10 a 18 años. Había organizaciones separadas para niños y niñas. La tarea de la sección de chicos era preparar a los chicos para el servicio militar. Para las niñas, la organización las preparó para la maternidad.

Los niños a los 10 años se unieron al Deutsches Jungvolk (Jóvenes alemanes) hasta los 13 años cuando se trasladaron a las Hitler Jugend (Juventudes Hitlerianas) hasta los 18 años. En 1936, el escritor JR Tunus escribió sobre las actividades de la Hitler Jugend. . Afirmó que parte de su “atletismo militar” (Wehrsport) incluía marchas, ejercicios de bayoneta, lanzamiento de granadas, excavación de trincheras, lectura de mapas, defensa antigás, uso de refugios, cómo meterse bajo alambre de púas y disparos con pistola.

Las niñas, a la edad de 10 años, se unieron a la Jungmadelbund (Liga de Chicas Jóvenes) y a la edad de 14 se transfirieron a la Bund Deutscher Madel (Liga de Chicas Alemanas). Las niñas debían ser capaces de correr 60 metros en 14 segundos, lanzar una pelota de 12 metros, completar una marcha de 2 horas, nadar 100 metros y saber hacer una cama.

"Todas las chicas nos pertenecen"
Póster de la Liga de Doncellas Alemanas

Todo el movimiento de las Juventudes Hitlerianas fue supervisado por Balder von Shirach.

Para el mundo exterior, las Juventudes Hitlerianas parecían personificar la disciplina alemana. De hecho, esta imagen distaba mucho de ser precisa. Los maestros de escuela se quejaban de que los niños y las niñas estaban tan cansados ​​de asistir a las reuniones nocturnas de las Juventudes Hitlerianas que apenas podían permanecer despiertos al día siguiente en la escuela. También en 1938, la asistencia a las reuniones de las Juventudes Hitlerianas era tan escasa (apenas el 25%) que las autoridades decidieron reforzar la asistencia con la ley de 1939 que hacía obligatoria la asistencia.


Niños en la Alemania nazi

Al igual que con las mujeres, las actitudes nazis hacia los niños se derivaron principalmente de su líder. Adolf Hitler creía que asegurar la lealtad y la obediencia de los niños era esencial para que el nazismo sobreviviera más allá de la generación actual. Como consecuencia, los niños de la Alemania nazi fueron sometidos a una intensa propaganda a través de la educación, la formación y los grupos sociales.

Vistas tempranas

Incluso en los primeros años del Partido Nazi, cuando liderar la nación era un sueño lejano, Hitler puso gran énfasis en la importancia de los niños. A diferencia de otros líderes políticos, Hitler no despreció a los jóvenes ni subestimó su valor político. Su visión de un Tercer Reich perdurable se basaba no solo en la lealtad y obediencia de los adultos, sino también en su descendencia.

Hitler quería que el movimiento nacionalsocialista atrajera a todos los niveles de la sociedad, incluidos los jóvenes. Quería proporcionar a los niños de la Alemania nazi un sentido de propósito, logro y comunidad, algo que notoriamente estuvo ausente durante su propia infancia apática.

Finalmente, y quizás lo más significativo, las políticas juveniles de Hitler tenían como objetivo llenar las mentes de los jóvenes alemanes con ideas sobre la pureza racial, la supremacía aria, la expansión alemana y las futuras conquistas militares. En 1933, Hitler escribió sobre la política nazi:

“Mi programa para educar a los jóvenes es difícil ... la debilidad debe eliminarse a martillazos. En mis castillos de la Orden Teutónica, crecerá una nueva juventud, ante la cual el mundo temblará. Quiero una juventud brutal, dominante, intrépida y cruel. La juventud debe ser todo eso. Debe soportar el dolor. No debe haber nada débil y gentil al respecto. La libre y espléndida bestia de presa debe brillar una vez más de sus ojos ... Así es como erradicaré miles de años de domesticación humana ... Así es como crearé el Nuevo Orden ".

Educación

Como consecuencia, la educación y la formación se convirtieron en herramientas importantes y los niños de la Alemania nazi fueron objeto de una intensa propaganda. El gobierno del NSDAP utilizó el sistema educativo estatal para difundir la ideología nazi, aumentar la lealtad a Hitler y preparar a millones de niños alemanes para el servicio militar.

A mediados de la década de 1930, los nazis implementaron gradualmente un sistema educativo controlado por el partido. Comenzó formando su propio sindicato de maestros, el Nationalsozialistischer Lehrerbund (Liga de Maestros Nazi). Los maestros de origen judío, creencias políticas liberales o socialistas fueron intimidados y expulsados ​​de la profesión.Los maestros no nazis fueron presionados para unirse a la Nationalsozialistischer Lehrerbund o enfrentar la pérdida de sus trabajos.

A medida que los nazis se infiltraron en las escuelas, dieron forma al plan de estudios para transmitir sus propios valores y creencias políticas. En la vanguardia del programa de estudios nazi estaba la educación racial, que "iluminaba" a los niños sobre la supremacía aria y los rasgos despreciables de untermensch (personas y razas infrahumanas).

Sujetos "nazificados"

El tema más importante de este proceso fue la historia, que se utilizó para transmitir y reforzar los valores y supuestos nazis. Las historias pronazis reforzaron el mito de la supremacía aria en Europa. Estaban llenos de historias de héroes y guerreros germánicos, líderes políticos y conquistas militares.

Las creencias nazis también se reforzaron en el programa de estudios de geografía. En esta asignatura, los niños alemanes aprendieron sobre la injusta división del territorio en el Tratado de Versalles, el replanteamiento inadecuado de las fronteras europeas y la necesidad de lebensraum ("Espacio vital") para el pueblo alemán.

La educación física y el deporte también fueron prioridades en el plan de estudios nazi. Por el contrario, se descuidaron otras materias académicas, como las matemáticas y las ciencias.

Grupos de jóvenes nazis

Los nazis no se basaron únicamente en las escuelas para el adoctrinamiento de los niños. Mucho más conocidos en la historia son grupos como el Hitler Jugend (Juventudes Hitlerianas), una organización dirigida por los nazis inspirada en parte por el movimiento de exploración británico.

Como muchos departamentos del NSDAP, las Juventudes Hitlerianas no se organizaron sistemáticamente, sino que evolucionaron y cambiaron con el tiempo. El movimiento nazi había contenido un puñado de grupos de jóvenes desde 1922, organizados a nivel local por individuos del Sturmabteilung (SA). Incluso hubo cierto grado de competencia entre estos grupos, y cada uno de ellos afirmó ser el movimiento juvenil "oficial" del NSDAP.

En julio de 1926, un joven miembro del partido llamado Kurt Gruber estableció las Juventudes Hitlerianas. Luego trabajó para integrarlo en el Sturmabteilung o SA. En 1930, las Juventudes Hitlerianas tenían más de 25.000 niños de entre 14 y 18 años. Sirvió como un valioso grupo alimentador para las SA. Algunos miembros mayores de las Juventudes Hitlerianas también participaron en protestas, pogromos y violencia callejera orquestados por SA.

Juventudes Hitlerianas bajo Schirach

El ascenso de Hitler a la cancillería en 1933 provocó un aumento significativo en el número de miembros de las Juventudes Hitlerianas. El líder nazi nombró a Baldur von Schirach como Reichsjugendfuhrer (Líder juvenil alemán) y le encargó expandir y organizar el grupo a nivel nacional.

Bajo el liderazgo de Schirach, las Juventudes Hitlerianas adoptaron y abrazaron los mismos símbolos, cultura, psicología y apelaciones al nacionalismo empleados en las SA y Schutzstaffel (SS). Schirach también trabajó para expandir las Juventudes Hitlerianas y agilizar el movimiento de sus miembros mayores hacia los grupos paramilitares nazis.

Como las escuelas alemanas fueron infiltradas por la propaganda nazi a mediados de la década de 1930, también se utilizaron para promover y expandir las Juventudes Hitlerianas. Muchas escuelas se convirtieron en grupos alimentadores de las Juventudes Hitlerianas, y se presionó a los niños para que se unieran.

Los nazis también canalizaron a los niños hacia las Juventudes Hitlerianas al prohibir grupos alternativos o rivales, como los Boy Scouts y varias ligas juveniles católicas. La membresía de estos grupos prohibidos a menudo fue adquirida y absorbida por las Juventudes Hitlerianas.

A fines de 1937, la dirección de la Hitler Jugend afirmó que tenía hasta cinco millones de miembros o el 64 por ciento de todos los adolescentes alemanes.

Los miembros de las Juventudes Hitlerianas se preparan para una marcha

La vida en las Juventudes Hitlerianas

La Juventud Hitleriana estuvo dominada por el entrenamiento físico y el adoctrinamiento ideológico. Con el tiempo, se convirtió en un de facto grupo paramilitar de niños de 14 a 18 años, una forma de prepararlos para el ingreso a las fuerzas armadas.

Las Juventudes Hitlerianas tenían uniformes, rangos e insignias similares a los de las SA. Su estructura organizativa también era similar: unidades locales, divisiones regionales y liderazgo nacional.

La mayoría de las unidades de las Juventudes Hitlerianas se reunían una vez a la semana y nuevamente los fines de semana, bajo la guía de miembros adultos del partido. Participaron en una variedad de actividades físicas y entrenamiento de habilidades, incluidos deportes y juegos, senderismo, orientación y lectura de mapas, atar nudos y actividades de campo. Los fines de semana y las vacaciones escolares fueron una oportunidad para que las unidades acamparan o vivac, o asistieran a manifestaciones regionales más grandes.

Adoctrinamiento militar

Desde mediados de la década de 1930, el régimen de entrenamiento del grupo se volvió más militarista, con más énfasis en marchas y ejercicios, entrenamiento con armas, cursos de obstáculos y asalto, camuflaje y tácticas de combate.

Estas actividades físicas fueron acompañadas y sustentadas por enseñanzas raciales e ideológicas. Los capítulos de las Juventudes Hitlerianas asistieron a conferencias y sesiones de instrucción sobre la vida de Hitler, las ideas nazis y la teoría racial. Los nuevos reclutas debían prestar juramento de lealtad a Hitler, mientras que muchos miembros recitaban una forma bastarda del Padre Nuestro:

“Adolf Hitler, eres nuestro gran Führer.
Tu nombre hace temblar al enemigo.
Tu sola voluntad es ley sobre la tierra.
Escuchemos diariamente tu voz ordenarnos por tu liderazgo.
Porque obedeceremos hasta el final e incluso con nuestra vida.
¡Te alabamos! ¡Salve, Hitler!
Fuhrer, mi Fuhrer, dame por Dios.
Protege y preserva mi vida por mucho tiempo.
Salvaste a Alemania en tiempos de necesidad.
Te doy las gracias por mi pan de cada día.
Quédate conmigo durante mucho tiempo, no me dejes, Fuhrer.
Mi Führer, mi fe, mi luz, ¡salve a mi Führer! "

Grupos para niños más pequeños

Debajo de las Juventudes Hitlerianas había varias organizaciones para niños y niñas más jóvenes. Chulo era la rama más joven, y su membresía estaba abierta a niños de entre seis y diez años. Chulo los niños completaron el servicio comunitario, actividades físicas y habilidades al aire libre como acampar.

Como sus camaradas de las Juventudes Hitlerianas, los miembros de Chulo también fueron sometidos a lecciones sobre los valores y puntos de vista políticos nazis. Tuvieron que memorizar el manual del grupo, Pimpf im Dienst ("Jóvenes en servicio") y aprobar los exámenes antes de "graduarse".

A los diez años Chulo los miembros pueden unirse al Jungvolk, el grupo precursor de las Juventudes Hitlerianas.

Grupos de chicas

También había grupos separados para niñas, incluido el Jungmadelbund (la "Liga Alemana de Niñas", para niñas de 10 a 14 años) y la Bund Deutscher Madel (BDM, o la "Liga de Doncellas Alemanas" para niñas de 14 a 18 años).

Mientras que las Juventudes Hitlerianas preparaban a los niños para el servicio militar, los diversos grupos de niñas preparaban a sus miembros para la vida como esposas, madres y amas de casa. Se hizo un énfasis significativo en la importancia de las madres alemanas, tanto como progenitoras raciales como criadoras de niños arios.

Las niñas del BDM completaron actividades como deportes y calistenia, destinadas a mejorar el estado físico, la fuerza y ​​la belleza. También hubo clases de aseo, peinado y maquillaje, costura, tradiciones alemanas y, por supuesto, ideología y valores nazis.

1. Adolf Hitler valoraba mucho a los niños alemanes. Los veía como esenciales para asegurar la lealtad al NSDAP y asegurar el futuro de su Tercer Reich imaginado.

2. Después de tomar el poder, los nazis comenzaron a infiltrarse en las escuelas y la educación, sacando a judíos, socialistas y otros de la profesión docente y revisando el plan de estudios para incluir la ideología y los valores nazis.

3. La política de la juventud nazi también giró en torno a varios grupos juveniles dirigidos por el partido, como las Juventudes Hitlerianas para niños de 14 a 18 años. Estos grupos comenzaron al azar, pero finalmente fueron organizados a nivel nacional por líderes del NSDAP.

4. Los grupos de jóvenes nazis combinaron el entrenamiento y las habilidades del estilo paramilitar con las enseñanzas y el adoctrinamiento nacionalsocialistas, como el culto a Hitler y el significado de la pureza racial.

5. También había varios grupos de niñas dirigidos por el NSDAP, como el Bund Deutscher Madel o BDM. Estos grupos también hicieron circular la ideología nazi y reforzaron las concepciones tradicionales sobre los roles de la mujer.


Volver a ..

Nativos americanos en EE. UU., Canadá y el extremo norte

Tribus y naciones de los bosques del noreste: los bosques del noreste incluyen los cinco grandes lagos, así como los lagos Finger y el río San Lorenzo. Ven a explorar las 3 hermanas, las casas comunales, la vida de la aldea, la Liga de las Naciones, los árboles sagrados, los juegos de serpientes de nieve, wampum, el fabricante de flechas, los atrapasueños, los mensajes nocturnos, el juego de septiembre y más. Secciones especiales: Nación Iroquesa, Ojibwa / Chippewa, Indios Lenape. Lea dos mitos: Búho sabio y El guerrero invisible.

Tribus y naciones de los bosques del sudeste: los indios del sudeste eran considerados miembros de los indios de los bosques. La gente creía en muchas deidades y rezaba cantando y bailando en busca de guía. Explore la tierra que se oscurece, las técnicas de batalla, los clanes y el matrimonio, la ley y el orden, y más. Viaja por el Sendero de las Lágrimas. Conoce a los indios Muscogee (Creek), Chickasaw, Choctaw, Mississippians, Seminole y Cherokee.

Indios de las Llanuras - ¿Cómo era la vida en lo que ahora es la región de las Grandes Llanuras de los Estados Unidos? Algunas tribus vagaban por las llanuras en busca de alimentos. Otros se establecieron y cultivaron. Hablaban diferentes idiomas. ¿Por qué era tan importante el búfalo? ¿Qué diferentes hacían los caballos? ¿Qué estaba contando el golpe? Quien fue Coyote inteligente? Conoce a Blackfoot, Cheyenne, Comanche, Pawnee y Sioux Nation.

Indios del suroeste: Pueblo no es el nombre de una tribu. Es una palabra española para pueblo. El Pueblo Pueblo son los descendientes del Pueblo Anasazi. Los navajos y los apaches llegaron al suroeste en el 1300. Ambos asaltaron las pacíficas tribus Pueblo en busca de comida y otros bienes. ¿Quiénes eran los Devil Dancers? ¿Por qué son importantes las piedras azules? ¿Qué es un wickiup? Quien fue ¿Hijo del agua?

Indios del noroeste de la costa del Pacífico: ¿Qué hizo que algunas de las tribus indígenas del noroeste del Pacífico fueran ricas en la antigüedad? ¿Por qué eran tan importantes las esteras tejidas? ¿Cómo comenzaron los tótems? ¿Cómo era la vida en la casa comunal? ¿Qué eran mantas de dinero y cobres? ¿Cómo funcionaba el comercio de pieles? Como lo hizo Cuervo roba cuervo y potlatch?

Gente de la meseta interior: hace unos 10.000 años, diferentes tribus de indios se establecieron en la región de la meseta interior del noroeste de los Estados Unidos y Canadá, ubicada entre dos enormes cadenas montañosas: las Montañas Rocosas y las Cascadas. La meseta se extiende desde BC British Columbia hasta casi Texas. Cada aldea era independiente y cada una tenía un sistema democrático de gobierno. Eran profundamente religiosos y creían que los espíritus se podían encontrar en todo, tanto en los seres vivos como en los no vivos. Conoce al Nez Perce

Indios de California: el Lejano Oeste era una tierra de gran diversidad. Death Valley y Mount Whitney son los puntos más altos y más bajos de los Estados Unidos. Están a la vista el uno del otro. Las tribus que vivían en lo que se convertiría en California eran tan diferentes como su paisaje.

Nativos americanos del Extremo Norte: ¿Qué truco utilizó la gente de Kutchin para atrapar a sus enemigos? ¿Cómo impidieron estas primeras personas que los fantasmas entraran en sus hogares? ¿Por qué el chamán era tan poderoso? ¿Qué es una mascarilla para dedos? ¡Jugar juegos! ¡Vea y escuche un viejo mito inuit! Ingrese al mundo místico de las personas que vivieron en el lejano norte en tiempos antiguos. Algonquian / Cree, Athapascan / Kutchin, Canadá central, Inuit, The Shaman


Federación de Asociaciones de Mujeres Alemanas (Bund Deutscher Frauenvereine, BDF) (1894-1933)

La Federación de Asociaciones de Mujeres Alemanas (Bund Deutscher Frauenvereine, BDF) fue fundada en 1894 como una organización coordinadora del movimiento de mujeres de clase media y alta en Alemania y existió hasta que los nazis llegaron al poder en enero de 1933. Como asociación, buscó unir grupos de mujeres con diferentes antecedentes y agendas políticas, sociales y religiosas, desde el espectro político liberal hasta el nacional-conservador. No acogió en sus filas a la organización socialdemócrata de mujeres, fundada en 1891. El BDF creció rápidamente antes de 1914: en 1895 tenía 65 capítulos, en 1901 ya 137 con 70.000 miembros y en 1913 más de 2200 capítulos con 500.000 miembros. Se convirtió en una de las organizaciones de mujeres más importantes de Europa antes de la Primera Guerra Mundial.

La composición social y política del BDF influyó en su política. El BDF se centró más en causas benéficas relacionadas con la "esfera de la mujer". Sus miembros presionaron por una amplia gama de cuestiones, incluida la igualdad de derechos en la familia y el matrimonio, la igualdad de acceso a la educación y la reforma social. También exigieron igualdad de derechos políticos con los hombres. En 1910, Gertrud Bäumer fue nombrada presidenta de la BDF. Su elección fue el resultado de maniobras de la amiga cercana de Bäumer, Helene Lange, quien trabajó para derrocar a la ex presidenta Marie Stritt, a quien consideraba políticamente demasiado radical. Una cuestión del conflicto en el BDF fue la cuestión de qué forma de sufragio debería apoyar: el sufragio igual al de los hombres o el sufragio universal para todos los hombres y mujeres, incluidos los hombres y mujeres de la clase trabajadora. Otro tema de conflicto son los derechos reproductivos de la mujer. Bäumer y otras mujeres nacional-liberales y conservadoras denunciaron a las feministas en las filas de la BDF, que apoyaron una liberalización de la prohibición del control de la natalidad y el aborto en el Código Penal de 1871. Con el inicio de la Primera Guerra Mundial, Bäumer también denunció a las mujeres grupos que se opusieron a la guerra y apoyaron el pacifismo. Ella presionó a la BDF para que apoyara activamente el esfuerzo de guerra. Gertrud Bäumer se desempeñó como presidenta de la BDF durante nueve años, aunque excretó una gran influencia sobre la organización durante más de veinte a través de su dirección editorial de la revista BDF. Die Frau (The Woman), publicado desde 1894. Bajo su liderazgo, la organización se volvió cada vez más conservadora, una tendencia que continuó durante la República de Weimar. Después de que el Partido Nazi llegó al poder en enero de 1933, la dirección del BDF decidió disolver la organización, antes de que se disolviera como todos los demás grupos de mujeres no religiosas y fuera reemplazada por la organización general de mujeres nazis, el Frente de Mujeres Alemanas (Deutsche Frauenfront).

Durante su existencia, la Federación de Asociaciones de Mujeres Alemanas trabajó para unir a muchas organizaciones más pequeñas que trabajaban por un objetivo común, la educación y los derechos de la mujer. Aunque estos diferentes grupos tenían cada uno su propio propósito específico declarado o representaban diferentes partes de la población, el BDF proporcionó un foro para que estas mujeres se reunieran, pusieran en común sus recursos y dejaran que sus voces llegaran a una audiencia más amplia. El modelo que usó el BDF para organizar y administrar de manera eficiente estas diferentes asociaciones podría ser replicado por grupos similares en la actualidad. Las organizaciones modernas también podrían tomar nota de las fuertes convicciones morales de los líderes del BDF, como Gertrud Bäumer, que se negó a entregar los nombres de los miembros judíos al régimen nazi.

Acerca del autor de esta entrada

Chloe Gruesbeck, Ciencias Políticas y Estudios Europeos Contemporáneos, Promoción 2020

Fuentes

Literatura y sitios web

  • "Bäumer, Gertrud (1873-1954)". Mujeres en la historia mundial: una enciclopedia biográfica, 2002. https://www.encyclopedia.com/women/encyclopedias-almanacs-transcripts-and-maps/baumergertrud-1873-1954 (Consultado el 12 de abril de 2018).
  • Schaser, Angelika. & # 8220Bäumer, Gertrud. & # 8221 Enciclopedia internacional de la Primera Guerra Mundial, en: https://encyclopedia.1914-1918-online.net/article/baumer_gertrud (consultado el 12 de abril de 2018).
  • Guido, Diane J. La Liga Alemana para la Prevención de la Emancipación de la Mujer y # 8217s: Anti-Feminism in Germany, 1912-1920. Fráncfort del Meno: Peter Lang, 2010.
  • Greven-Aschoff, Barbara. Die bürgerliche Frauenbewegung in Deutschland 1894-1933. Vandenhoeck & amp Ruprecht, Göttingen 1981.

En las aulas estadounidenses de principios del siglo XIX, los estudiantes se gobernaban a sí mismos

Durante sus días escolares, el único monitor con el que se encontró fue probablemente en el pasillo o protegiendo algún tipo de pase en su salón de clases, como para el baño. Pero durante varias décadas a principios del siglo XIX, los estudiantes monitores reinaron sobre sus compañeros en las escuelas estadounidenses & # x2014 porque eran los maestros de facto.

En ese momento, no había suficientes educadores para todos en el floreciente sistema escolar de Estados Unidos, por lo que los pocos maestros subcontrataron muchas de sus tareas a los propios estudiantes. Lo hicieron con la ayuda de & # x201Cmonitors, & # x201D un grupo selecto de estudiantes a los que los profesores les permitieron instruir a otros estudiantes & # x2014 y no solo a alumnos de su edad.

El sistema de supervisión, como se le llamó, fue popular en gran parte del noreste de los Estados Unidos durante los primeros 30 años del siglo XIX. Aquí & # x2019s cómo funcionó: Cuando comenzó la escuela, el maestro enseñó una lección a los monitores, un grupo de estudiantes seleccionados por sus altas calificaciones en los exámenes o su carácter ejemplar. Luego, estos monitores volverían a sus clases e impartirían las lecciones a otros estudiantes.

El sistema tenía beneficios prácticos: permitía que un maestro instruyera a grandes grupos de niños y, en muchos casos, ni siquiera requería el uso de libros. Fue ordenado y reglamentado. In the words of education administrator Ellwood P. Cubberley, “the teacher had only to organize, oversee, reward, punish, and inspire.” And given the shortage of schoolteachers in the early 1800s, it was even more attractive for towns and cities that needed to educate their children.

Students didn’t always govern themselves in early American classrooms. In the small one-room schoolhouses of the 18th century, students worked with teachers individually or in small groups, skipped school for long periods of time to tend crops and take care of other family duties, and often learned little. Others didn’t go to school at all, taking private lessons with tutors instead.

That laxity was unacceptable for a British teacher named Joseph Lancaster, who invented a system to counter it. By the early 19th century, his system had migrated to the United States𠅊nd convinced many cities that they could afford a school. Even before public school was required in Pennsylvania, cities like Harrisburg set up their own free schools using the system. Maryland briefly had monitorial schools statewide in the 1820s, and other states participated, too. Between 1806 and the 1830s, Lancaster and his monitors dominated classrooms in the U.S. The system was even used by missionaries to instruct Native American children through the 1840s.

A school run on the Lancaster principle looked different than any you’ve ever attended. Instead of being separated into different classrooms by grade or subject, students of all ages sat in rows in a single room. They were separated into classes not by age, but by their mastery of certain subjects.

Monitors were responsible for almost every aspect of classroom management�tching up kids who had missed class, examining students and promoting them to different classes, taking care of classroom materials, even monitoring the other monitors. Schools ranged in size from a few students to thousands. Monitors had heavy workloads, but aside from a few special privileges and some serious rank within their classrooms, they were unpaid.

In larger schools, the monitor’s lessons might take place at a designated “station” in the classroom, where monitors used pre-printed cards provided by their teachers and attached to the wall as visual aids for their fellow students. In smaller schools, students might simply gather around the monitor and learn the lesson by ear.

Once they had memorized their rote lesson or completed the assigned written work on a slate, class members would demonstrate it for the monitor. A new lesson would be assigned to the monitors and the school day would continue.

Lancaster compared the system to an army that produced �mirable order.” A schoolmaster, he thought, was only as good as his monitor. Monitors rose to their rank after acing special exams and were given special privileges. Some wore special badges and the position was a mark of pride.

Senior boys instructing their juniors at a school under Joseph Lancaster’s Monitorial System in the East End of London. (Credit: Rischgitz/Getty Images)

There were other reasons to be proud in a monitorial classroom. When people moved up a class, they were rewarded with praise or small prizes they could “purchase” with tickets received for good conduct or correct lessons. However, moving down a class�ing demoted because of poor scholarship—was regarded as a humiliation.

At the time, teachers were not well respected or well paid. Schoolmasters (nearly all teachers and pupils in the system were men) were hard to come by and usually poorly educated themselves. Those who did have an education or teaching experience often ditched their careers early on for more lucrative professions until women took over the profession in the 1840s. Women were much less likely to leave their teaching jobs, as there were few other professional options for them.

That made Lancasterian schools (and Bell or Lancaster-Bell schools, named after a nearly identical system invented by Andrew Bell around the same time) particularly attractive to school boards. The system put the brunt of the work on monitors, not teachers.

But that didn’t sit well with some parents. They complained that their children were spending more time teaching than learning, and that the schools’ focus on rote memorization never taught them other skills.

Over time𠅊nd especially after the 19th-century reformer Horace Mann introduced the idea of professionalized education, common curricula and age-based class grouping—the idea died out. Monitors were relegated to halls and passes.

But the idea of students teaching other students didn’t entirely fade. Peer tutors are still used in the United States, while “pupil-teachers” assisted teachers for half a century after Lancastrian schools disappeared in England. Eventually they were diverted into their own schools, which became England’s system of teacher’s colleges.

These days, Lancaster’s system seems misguided and impersonal, and the student-teacher ratio would make any school board blush. At the time, though, it seemed like an opportunity. Any education was better than none𠅎ven if a monitor, not a teacher, passed it along.


Hitler Youth

The youth organization of the National Socialist German Workers' Party (Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei−NSDAP) was founded in Munich in 1922 and included only boys. It was given the name Hitler Youth (Hitler Jugend) in 1926, when a parallel organization for girls (Schwesterschaften) was established, which was known from 1930 as the League of German Girls (Bund Deutscher Ml�M). By the end of 1932 the Hitler Youth had no more than 108,000 members, but when the Nazi Party came to power in 1933, the organization's growth potential and functions were decisively altered. Other youth organizations were prohibited, dissolved or taken over, and membership in the Hitler Youth rose to 2.3 million in 1933 and steadily increased in the following years: 3.6 million in 1934, 3.9 million in 1935, 5.4 million in 1936, 5.8 million in 1937, 7.0 million in 1938, and 8.7 million in 1939. From 1934 the Hitler Youth was the principal means by which the Nazi Party exerted its influence on German youth and was more important in this respect than the school system, which was not as fully controlled by the party. Its status in the Third Reich was emphasized in 1933 by the appointment of its leader, Baldur von Schirach, to the post of Youth Leader of the German Reich (Jugendführer des Deutsche Reiches), then by a law of 1936, which stipulated that the Hitler Youth, aside from parents and school, was the sole legitimate institution for rearing children, and finally by a law of 1939 introducing youth duty, which in effect made membership in the Hitler Youth mandatory for young men. Mobilization during World War II added further pressure to expand membership. In spite of these factors the Third Reich never managed to enroll all German boys in the Hitler Youth.

The task of the Hitler Youth was to politically indoctrinate and physically harden young people. Physical training played a paramount role, and the lure of camping trips, terrain sports, shooting practice, rowing, glider flying, and other activities was effective for recruitment. Its tasks were militarily organized, using uniforms, rank, and a division by age and geographical area. Ten-to thirteen-year-old boys were organized in the German Young People (Deutsche Jungvolk), while the Hitler Youth itself comprised boys and young men from fourteen to eighteen. Correspondingly, girls from ten to thirteen were enrolled in the Young Girls (Jungml), and girls and young women from fourteen to twenty-one in the League of German Girls. The organizations for both genders were organized hierarchically into regions at the top (Obergebiete y Obergau), counting up to approximately 750,000 members, which were successively subdivided down to the smallest units (Kameradschaft y Jungmlschaft) with little more than ten members.

The Hitler Youth, like other of the Nazi Party's subordinate organizations, was amply represented at the annual Nuremberg Party Rallies, where thousands of young people had the opportunity to personally experience, even at a distance, the presence of the party leader. The leader cult was at the core of the Hitler Youth's training program, and Hitler himself considered it the foundation of his "Thousand Year Reign." He wrote in MI lucha: Ȫ violently active, dominating, brutal youth–that is what I am after. Youth must be indifferent to pain… . I will have no intellectual training. Knowledge is ruin to my young men."

World War II brought new tasks to the Hitler Youth, both to the organization in general and to its specialized units, which had already captured youthful interest in flying, driving, sailing, gathering intelligence, patrolling, music,

and other activities. In 1940 Arthur Axmann was appointed Reich Youth Leader (Reichsjugendführer) and put in charge of committing youth to the war effort. The first assignments consisted in collecting blankets and clothes for soldiers and bones and paper for war production. As part of the mobilization for total war in the spring of 1943 combat units of Hitler Youth members, some of them no more than sixteen years of age, were formed. These units were sent into battle from the summer of 1944, often with huge losses due to inadequate training and experience. They surrendered to American forces in May 1945 along with the other German units.


The Nazi Party: The "Lebensborn" Program

&ldquoLebensborn&rdquo translates to &ldquowellspring of life&rdquo or &ldquofountain or life.&rdquo The Lebensborn project was one of most secret and terrifying Nazi projects. Heinrich Himmler founded the Lebensborn project on December 12, 1935, the same year the Nuremberg Laws outlawed intermarriage with Jews and others who were deemed inferior. For decades, Germany&rsquos birthrate was decreasing. Himmler&rsquos goal was to reverse the decline and increase the Germanic/Nordic population of Germany to 120 million. Himmler encouraged SS and Wermacht officers to have children with Aryan women. He believed Lebensborn children would grow up to lead a Nazi-Aryan nation.

The purpose of this society (Registered Society Lebensborn - Lebensborn Eingetragener Verein) was to offer to young girls who were deemed &ldquoracially pure&rdquo the possibility to give birth to a child in secret. The child was then given to the SS organization which took charge in the child&rsquos education and adoption. Both mother and father needed to pass a &ldquoracial purity&rdquo test. Blond hair and blue eyes were preferred, and family lineage had to be traced back at least three generations. Of all the women who applied, only 40 percent passed the racial purity test and were granted admission to the Lebensborn program. The majority of mothers were unmarried, 57.6 percent until 1939, and about 70 percent by 1940.

In the beginning, the Lebensborn were taken to SS nurseries. But in order to create a &ldquosuper-race,&rdquo the SS transformed these nurseries into &ldquomeeting places&rdquo for &ldquoracially pure&rdquo German women who wanted to meet and have children with SS officers. The children born in the Lebensborn nurseries were then taken by the SS. Lebensborn provided support for expectant mothers, wed or unwed, by providing a home and the means to have their children in safety and comfort.

The first Lebensborn home was opened in 1936 in Steinhoering, a tiny village not far from Munich. Furnishings for the homes were supplied from the best of the loot from the homes of Jews who had been sent to Dachau. Ultimately, there were 10 Lebensborn homes established in Germany, nine in Norway, two in Austria, and one each in Belgium, Holland, France, Luxembourg and Denmark. Himmler himself took a special interest in the homes, choosing not only the mothers, but also attending to the decor and even paying special attention to children born on his birthday, October 7th.

By 1939, the program had not produced the results Himmler had hoped. He issued a direct order to all SS and police to father as many children as possible to compensate for war casualties. The order created controversy. Many Germans felt the acceptance of unwed mothers encouraged immorality. Eventually Himmler backpedaled, but he never condemned illegitimacy outright. Himmler himself had two illegitimate children.

Lebensborn soon expanded to welcome non-German mothers. In a policy formed by Hitler in 1942, German soldiers were encouraged to fraternize with native women, with the understanding that any children they produced would be provided for. Racially fit women, most often the girlfriends or one-night stands of SS officers, were invited to Lebensborn homes to have their child in privacy and safety.

Ultimately, one of the most horrible sides of the Lebensborn policy was the kidnapping of children &ldquoracially good&rdquo in the eastern occupied countries after 1939. Some of these children were was orphans, but it is well documented that many were stolen from their parents&rsquo arms. These kidnappings were organized by the SS in order to take children by force who matched the Nazis&rsquo racial criteria (blond hair and blue or green eyes). Thousands of children were transferred to the Lebensborn centers in order to be &ldquoGermanized.&rdquo Up to 100,000 children may have been stolen from Poland alone. In these centers, everything was done to force the children to reject and forget their birth parents. As an example, the SS nurses tried to persuade the children that they were deliberately abandoned by their parents. The children who refused the Nazi education were often beaten. Most of them were finally transferred to concentration camps (most of the time to Kalish in Poland) and exterminated. The others were adopted by SS families.

In 1942, in reprisals of the assassination of the SS governor Reinhard Heydrich in Prague, a SS unit exterminated the entire male population of a small village called Lidice. During this operation, some SS made a selection of the children. Ninety-one of them were considered good enough to be &ldquoGermanized&rdquo and sent to Germany. The others were sent to special children camps (i.e. Dzierzazna & Litzmannstadti) and later to the extermination centers.

As the allies advanced, children in the various Lebensborn homes were withdrawn to interior homes. On May 1, 1945, a day after Hitler&rsquos death, American troops marched into Steinhoering. They found 300 children, aged six months to six years. Most of the mothers and staff had fled. The British and Russians also found children at Lebensborn homes near Bremen and Leipsig. The majority of these children were either put up for adoption or sent back to their birth families. Some of the children kidnapped in other countries who were living with families throughout Germany were repatriated to their native countries. Unfortunately, many were too Germanic to fit in.

It is nearly impossible to know how many children were kidnapped in the eastern occupied countries. In 1946, it was estimated that more than 250,000 were kidnapped and sent by force to Germany. Only 25,000 were retrieved after the war and sent back to their families. It is known that several German families refused to give back the children they had received from the Lebensborn centers. In some cases, the children themselves refused to come back to their original family - they were victims of the Nazi propaganda and believed that they were pure Germans. It is also known that thousands of children were not deemed &ldquogood enough&rdquo to be Germanized were simply exterminated. During the ten years of the program&rsquos existence, at least 7,500 children were born in Germany and 10,000 in Norway.

Fuentes: The Forgotten Camps ABC News 20/20 Special Report &mdash Hitler&rsquos &ldquoMaster Race:&rdquo Nazi Program Attempted to Create Racially Pure Children (April 27, 2000).

Descargue nuestra aplicación móvil para acceder sobre la marcha a la Biblioteca Virtual Judía


1. Recruitment

German Federal Archive

BDM Girls put up a recruitment poster, it says “Girls join us, you belong to us” in 1933.

Girls as young as 10 could join the “Young Girl’s League ” when they were 14 they would move on to the BDM.

From 1938 onwards, when they turned 17, they could join the “Faith and Beauty” group.


Ver el vídeo: El video de la maestra jardinera que generó el escándalo (Diciembre 2021).