Información

Estados Unidos gana la primera Copa América


El 22 de agosto de 1851, la goleta construida en Estados Unidos America supera a una flota de los mejores barcos de Gran Bretaña en una carrera alrededor de la Isla de Wight de Inglaterra. El trofeo de plata adornado ganado por el America Más tarde fue donado al Club Náutico de Nueva York con la condición de que se colocara para siempre en una competencia internacional. Hoy en día, la "America's Cup" es el trofeo deportivo más antiguo del mundo que se disputa continuamente y representa el pináculo de la competición internacional de veleros.

La historia del yate America comenzó con cinco miembros del New York Yacht Club, que decidieron construir una goleta de última generación para competir con los barcos británicos en conjunto con la Gran Exposición de Inglaterra de 1851. Diseñado por George Steers, el barco negro de 100 pies descascarado America tenía una proa afilada, un fondo en V y mástiles altos, lo que lo hacía sorprendentemente diferente de los yates tradicionales de la época. En junio de 1851, el America zarpó de su astillero en el East River de la ciudad de Nueva York, con destino a Inglaterra. Tripulado por el Capitán William H. Brown y una tripulación de 12, el America corrió y adelantó a numerosos barcos durante la travesía del Atlántico.

Después de ser equipado y repintado en Francia, el America navegó hasta Cowes en la Isla de Wight para desafiar a los mejores veleros británicos en sus propias aguas. En Cowes, America Dio la bienvenida a todos los asistentes a una regata, pero ningún yate inglés aceptó el desafío. Finalmente, el 22 de agosto, el America se unió a 14 barcos británicos para una regata alrededor de la Isla de Wight. El premio fue la Copa de las Cien Guinea, una jarra de plata de 2 pies de alto presentada por el Royal Yacht Squadron.

En la carrera de 53 millas, el America derrotó a la competencia, venciendo al cortador Aurora por 22 minutos y terminando casi una hora por delante del tercer barco, la goleta bacante. La reina Victoria vio la carrera desde su yate real y en un momento preguntó: "¿Cuál es el segundo?". después de ver el America ven por el horizonte. Según los informes, su asistente respondió: "Su Majestad, no hay segundo".

Unas semanas después de su victoria, el America se vendió a un señor irlandés por unos 25.000 dólares, lo que dio a sus propietarios una pequeña ganancia sobre lo que pagaron por él. Más tarde pasó por una serie de otros propietarios, uno de los cuales cambió el AmericaEl nombre de Camilla. Como el CSS Memphis, sirvió brevemente como corredor de bloqueo confederado durante la Guerra Civil. La armada confederada lo hundió en Florida para evitar que cayera en manos de la Unión, pero fue encontrado, levantado y reconstruido por la Marina de los Estados Unidos, que lo rebautizó como el America y lo usó como barco de bloqueo de la Unión.

Mientras tanto, los primeros propietarios del America cedió la Copa de las Cien Guinea al Club Náutico de Nueva York en 1857 para ser presentada como premio en una competición de desafío internacional perpetuo. La primera carrera por el trofeo, rebautizada como Copa América, no se celebró hasta agosto de 1870, cuando el barco británico Cambría compitió contra 14 yates estadounidenses en Lower New York Bay. los Cambría terminó décimo. La goleta magia ganó la carrera, y el America, reacondicionado por la marina para la ocasión, terminó cuarto. Después de servir como buque escuela de la marina, el America cayó en mal estado bajo propietarios privados. Hoy, existe solo en fragmentos.

Desde 1870 hasta finales del siglo XX, los yates estadounidenses patrocinados por el New York Yacht Club defendieron con éxito la America’s Cup 24 veces en regatas generalmente espaciadas con algunos años de diferencia. Desde la década de 1920, la carrera de la Copa América ha sido entre un barco defensor y un barco desafiante, ambos determinados por pruebas de eliminación separadas. En 1983, Estados Unidos perdió el trofeo por primera vez en 132 años cuando Australia II derrotado Libertad frente a Newport, Rhode Island.


América & # 8217s Cup & # 8211 los últimos 10 ganadores

Este año, la & # 8217s America & # 8217s Cup se lleva a cabo en la Bahía de San Francisco, del 7 al 21 de septiembre, y los campeones Oracle Team USA se enfrentan a lo mejor de tres rivales: Emirates Team New Zealand (NZL), Luna Rossa (ITA) y Artemis (SWE). ). Aquí hay detalles sobre los últimos 10 ganadores del deporte y la competencia más antigua # 8217.

2010 Valencia, España

El Challenger BMW Oracle Racing (EE. UU.) Venció al Alinghi (SUI) 2-0. Después de una larga batalla judicial, la 33a & # 8220Cup & # 8221 vio un choque relativamente corto (dos regatas) entre los precursores de los catamaranes AC72 actuales, el trimarán USA 17 (Godzilla) de Oracle y Alinghi & # 8217s de doble casco, ambos 30 metros (casi 100 pies) de largo.

2007 Valencia, España
El defensa Alinghi (SUI) venció al equipo de Nueva Zelanda por 5-2. La regata fue la última para la International America & # 8217s Cup Class & # 8212 estéticamente agradables pero lentos barcos monocasco de 25 metros.

2003 Auckland, Nueva Zelanda
El Challenger Alinghi (SUI) venció al equipo de Nueva Zelanda (NZL) 5-0. Los suizos ganan su primera Copa América y # 8217, humillando a los kiwis en sus aguas locales.

2000 Auckland, Nueva Zelanda

El Defender Team New Zealand venció a Prada (ITA) 5-0 en una actuación decisiva e impecable.

1995 San Diego, Estados Unidos
Challenger Black Magic (NZL) le da una lección a Young America (EE. UU.), Venciéndolos 5-0.

1992 San Diego, Estados Unidos
Defender America 3 (USA) derrotó a Il Moro di Venezia (ITA) 4-1 en la primera edición usando la International America & # 8217s Cup Class.

1988 San Diego, Estados Unidos

El catamarán estadounidense Stars and Stripes supera sin dificultad el desafío del monocasco neozelandés KZ1 por 2-0 en una competencia desigual y absurda. El resultado fue una conclusión inevitable incluso antes de la primera regata. El catamarán estadounidense, de tan solo 18 metros de eslora y ultraligero, recorría los anillos alrededor del barco neozelandés, confirmando la superioridad de los multicascos sobre los cascos simples.

1987 Fremantle, Australia
Challenger Stars and Stripes (EE. UU.) Vence fácilmente a Kookaburra 3 (AUS) 4-0, demostrando ser la edición final para la clase de 12 metros.

1983 Newport, Rhode Island (Estados Unidos)
El Challenger Australia II (AUS) vence a Liberty (EE. UU.) 4-3 en una victoria histórica en el hogar espiritual de la navegación a vela mundial. La victoria, que puso fin a 132 años de dominación estadounidense, se atribuyó a la quilla alada de Australia, que le dio una ventaja significativa en maniobrabilidad.

1980 Newport, Rhode Island (Estados Unidos)

Defender Freedom (EE. UU.) Venció fácilmente a Australia (AUS) 4-1.


Cómo la goleta América inició la Copa América & # 8217s, y el misterio que dejó atrás

Pero para los historiadores de la America's Cup fue una tragedia, porque el cobertizo fue el lugar de descanso final de America, una goleta baja y negra cuyo legado ha inspirado controversia desde entonces. Casi 75 años después de que uno de los yates más famosos del mundo fuera aplastado bajo toneladas de hierro corrugado y nieve, el mito de su invencibilidad aún perdura.

America fue comisionado por un sindicato encabezado por el comodoro John Cox Stevens del New York Yacht Club específicamente para aceptar un desafío presentado por Lord Wilton, de Grosvenor Square, Londres, comodoro del Royal Yacht Squadron, en una carta fechada el 22 de febrero de 1851, el año de la Gran Exposición.

El precio acordado por su edificio era alto ($ 30.000), pero el contrato incluía condiciones extraordinarias. Si no demostraba ser el barco más rápido de los Estados Unidos, el sindicato podría rechazarla. Además, si fracasaba en Inglaterra, sus constructores se verían obligados a aceptarla. Stevens, un hombre rico y un jugador notorio, no quería correr riesgos; tenía la intención de cubrir sus apuestas de cualquier manera.

Era una apuesta incluso en la mesa de dibujo, su forma submarina estaba influenciada por la teoría Wave Line del inglés John Scott Russell, que tenía como objetivo producir un casco que ofreciera la menor resistencia al agua, con arcos cóncavos que reemplazaran a los arcos redondeados de la época.

Estaba equipada con velas de algodón tejidas a máquina y de corte plano. Por el contrario, la mayoría de los barcos de la época instalan velas de lino más llenas y sueltas, que necesitaban ser mojadas con agua para hacer que el grátil se fijara tenso y duro. Un observador describió cómo directamente desde el yate a barlovento America, el ancho del mástil podía ocultar toda la vela mayor: "no se veía ni una partícula, no había panza, y el garfio estaba exactamente paralelo a la botavara".

Su fecha de lanzamiento estaba fijada para el 1 de abril, pero fue el 18 de junio antes de que finalmente estuviera lista para zarpar hacia Inglaterra. Mientras tanto, el astuto Stevens había reducido el precio a $ 20,000 después de pruebas no concluyentes contra su propio balandro de 97 pies completamente afinado. Maria.

Nace una leyenda

Durante el transcurso de su travesía por el Atlántico, James Steers, hermano mayor de su constructor, George, quedó impresionado con America ya que registró varias carreras diarias de 200 millas y una de 284. Una semana más o menos después de zarpar de Sandy Hook, Connecticut, escribió: "Es el mejor barco de mar que jamás haya salido del Hook".

Después de una travesía de 20 días, la tripulación de 13 hombres llegó frente a Le Havre, donde, a primera vista, el capitán del puerto describió la goleta negra como "una maravilla". America Pasó tres semanas reacondicionándose, volviendo a colocar sus mástiles y doblando cuidadosamente su lona de carreras, después de lo cual Stevens, que había tomado el vapor a Le Havre, y su tripulación de regatas zarparon hacia Cowes.

El cortador británico de crack Laverock encontré el tan anunciado America A primera hora de la mañana del 1 de agosto anclado en el Solent, cerca de Cowes, se organizó inmediatamente una carrera informal. Stevens describió la reunión en una cena que se ofreció en su honor en Astor House ese mismo año: “La dejamos ir unos 200 metros y luego comenzamos tras ella. . . No se escuchó ni un sonido, salvo quizás el latido de nuestros corazones ansiosos. . . Los hombres estaban inmóviles como estatuas. . . El Capitán estaba agachado en el piso de la cabina, su mano aparentemente inconsciente sobre el timón & # 8230 ’

Siete millas después America supuestamente, había elaborado una pista útil y el mito de su destreza cobró mayor impulso. "La crisis había pasado, y una docena de suspiros profundos demostraron que la agonía había terminado", agregó. La noticia de su "victoria" informal se extendió como la pólvora.

La historia del Laverock La raza se da a menudo como la primera evidencia de AmericaLa invencibilidad y, de hecho, aquellos que ordinariamente podrían haberse involucrado en un pequeño aleteo sobre la goleta yanqui se alejaron. En aquellos días se apostaban grandes sumas en las regatas. En una carrera del Canal de 224 millas, unas 50.000 libras esterlinas cambiaron de manos.

Sin embargo, el informe del semanario deportivo La vida de Bell, el 3 de agosto declaró que Laverock "Se mantuvo firme" y señaló que estaba remolcando su lancha. A pesar de ser un barco de mar probado, America no había logrado impresionar contra el Maria y ahora, según algunos informes, contra la Laverock. El mismo Stevens bien pudo estar preocupado por el rendimiento de su yate, porque cuando desafió al Escuadrón, fue una carrera solo para goletas, sin handicaps, en un curso en alta mar y con más de seis nudos de viento. No hubo compradores.

Luego hizo saber que estaba dispuesto a competir con cualquiera, pero que lo que estaba en juego eran unas escandalosas 10,000 guineas, más del doble del costo de su construcción. Como era de esperar, de nuevo no hubo respuesta.

Por dos semanas America yacía en Cowes con las velas enrolladas. Esperanzas de una carrera con Joseph Weld Alarma, por una bolsa de $ 5.000, no sirvió para nada y la prensa británica, intuyendo una buena historia, fue mordaz. Los tiempos escribió: “El efecto producido por su aparición frente a West Cowes entre los navegantes parece haber sido completamente paralizante. . . No podría imaginarse que los ingleses permitirían que un ilustre extranjero se jactara de haber arrojado el guante a Inglaterra y no haber podido encontrar un receptor ".

Finalmente, George Robert Stephenson, hijo del ingeniero ferroviario, se ofreció a competir con su nada destacable de 100 toneladas. Titania sobre un curso de barlovento-sotavento de 20 millas por £ 100. La fecha estaba fijada para el 28 de agosto, pero fue eclipsado por el Royal Yacht Squadron, que, picado por las críticas de la prensa, finalmente dio el paso. La carrera, 53 millas alrededor de la Isla de Wight, estaba programada para el 22 de agosto y el premio sería una copa de 27 pulgadas hecha de 134 onzas de plata, con un valor de £ 100 (algunos dicen guineas), pagada por los miembros.

La raza

En la mañana de la carrera, prevaleció un viento del suroeste, ayudado por una marea creciente que se dirigía hacia el este. Las apuestas estaban muy a favor de la goleta de los Yankees.

Después de un mal comienzo, America ponte quinto detrás Beatriz, Aurora, Volante y Flecha en No Man’s Buoy y necesitaba recuperar terreno. Las opiniones difieren sobre lo que sucedió a continuación, pero lo que se sabe con certeza es que AmericaEl piloto local, el Sr. Underwood, colocó la goleta negra en un alcance rápido, cerca de la costa, para Bembridge Ledge, perdiendo la embarcación ligera Nab ubicada al este de Bembridge. No había nada en las reglas de la regata sobre dejar el barco ligero a estribor.

Un historiador, A.E. Reynolds Brown, en un delgado panfleto titulado La falsa fama del Yacht America y la America Cup, publicado en 1980, establece que todos los yates excepto America se dirigió hacia la embarcación ligera Nab, lo que permitió a la tripulación yanqui tomar una gran ventaja, más de una hora por delante de la flota. Sin embargo, esta versión es muy disputada, y otros afirman que otros seis competidores también cortaron dentro del Nab.

Desde Bembridge hasta St Catherine's, la flota se movía fuertemente contra el viento, haciendo frente a una fuerte marea. En Sandown, el cortador de 62 pies, Fuego fatuo estaba nivelada, aunque no era elegible para la carrera porque usaba lastre móvil. En Dunnose, según AmericaEl tronco, el cortador de 57 pies, Aurora también puede haberse puesto al día.

En este punto de la carrera, AmericaLas dos mayores amenazas, el cortador de 193 toneladas de Joseph Weld Alarma y el cortador de 84 toneladas de Chamberlayne Flecha se retiró temprano, el primero en ayuda del segundo, encallado en Ventnor. Luego Volante y Fenómeno chocaron en el mismo punto (una cuenta incluso pone a estos dos por delante del America cuando ocurrió la colisión), que dejó Aurora como el único yate de primera clase que todavía está compitiendo.

En el faro de Santa Catalina, el punto más al sur de la isla, Fuego fatuo, de acuerdo a Los tiempos, estaba tres millas por delante de la flota y no fue reacondicionado hasta Freshwater Bay. Los observadores de Santa Catalina habían cronometrado Aurora sólo diez minutos a popa en ese punto con Fuego fatuo principal America por 14 minutos.

En The Needles, un relato famoso dice: "Durante una hora después America Pasamos las Agujas, mantuvimos el Canal a la vista y no apareció un segundo yate ". Sin embargo, por el momento America remató Cowes, Aurora estaba a solo ocho minutos de retraso. Lo que nadie mencionó fue que Fuego fatuo con su pandilla debajo de la cubierta moviendo dos o tres toneladas de lastre después de cada virada, bien puede haberlos vencido a todos, sin embargo, su tiempo de finalización no se registró oficialmente.

En los libros de historia

Siguiente AmericaEn la victoria Stevens no hizo ningún esfuerzo denodado por buscar más competencia, y se rindió en varias ocasiones con diversas excusas. Debe haberse sentido aliviado de que el único partido que no pudo esquivar, un partido amistoso con Titania, estaba en contra de una goleta considerada por todos los expertos como fuera de su liga.

Stevens estaba ansioso por venderla, pero no tenía prisa por comprar a su precio inflado. Cuando apareció un apostador crédulo en la forma del oficial del ejército de 39 años John de Blaquiere, cuarto barón de Ardkill, un hombre con poca experiencia en navegación, Stevens no podía creer su suerte. Cogió el dinero (5.000 libras esterlinas) y salió corriendo. Después de tener en cuenta todos los gastos, Stevens había obtenido una ganancia modesta con su aventura. America había salido de su terrible experiencia con su reputación intacta, aunque difícilmente probada.

En 1852 compitió por la Copa de la Reina y fue derrotada por Mosquito, un cortador de 60 pies construido en 1848. Alarma y Flecha iban a hacer lo mismo. En su última carrera bajo la propiedad de Blaquiere, derrotó Sverige, construido expresamente para desafiarla, pero solo después de que la goleta sueca, que iba nueve minutos después de las 20 millas, se llevara su garfio principal.

Blaquiere la vendió en 1853 y en 1861 era propiedad de un señor Decie y la rebautizó Camilla, habiendo sido sometida a reparaciones por vigas podridas y le cortaron los mástiles. En Cowes ese año fue golpeada por el joven de 20 años. Alarma, alargada y recién convertida en aparejo de goleta. Luego ganó una carrera en Plymouth y navegó hacia las Indias Occidentales.

Un año después, bajo el nombre Memphis, apareció bajo la bandera confederada en Savannah como un corredor de bloqueo, luego, en abril de 1862, la cañonera estadounidense Ottawa la descubrió hundida en el río St John, con el casco lleno de agujeros augurios. La reflotaron y la entregaron a la Academia Naval de Annapolis.

Seis años más tarde, tripulada por guardiamarinas de la Academia, estuvo entre la flota de las primeras defensoras de la America’s Cup, terminando cuarta, frente a James Ashbury's. Cambría. En 1876 terminó 19 minutos por delante de un retador canadiense irremediablemente superado.

Su última aparición en un campo que llevaba su nombre fue durante el Vigilante / Valquiria partidos en 1893 cuando llevó a un grupo de turistas a ver la acción frente a Sandy Hook. Estuvo en el puerto de Boston desde 1900 hasta 1916 y en 1920 estuvo a punto de terminar como comerciante portuguesa en las islas de Cabo Verde.

A fines de la década de 1930, cuando las nubes de la guerra se estaban acumulando, fue apreciada como un tesoro nacional y se hicieron esfuerzos para recaudar fondos para restaurarla. Fracasaron y en la noche del 28 de marzo de 1942, ella se perdió para siempre ante los elementos.


Lista de ganadores anteriores de la Copa América, campeones históricos a lo largo de los años desde 1851.

La America's Cup también famosa por "Taza Auld" es un trofeo que se otorga al ganador de la carrera del partido B / t 2 Sailing Yachts.

Ganadores-campeones más recientes de La Copa América 2017 está en manos del Royal New Zealand Yacht Squadron Club y el equipo amp Challenger Emirates Team Nueva Zelanda, Aotearoa. .


Lista de ganadores de los retadores y defensores de amperios de la America's Cup, 170 años de historia desde 1851 - 2021. .




Lista de retadores y defensores de la America's Cup.
(Los yates ganadores están en negrita)


Año - Defensor - Challenger

1851-15 yates (ing) - America (ESTADOS UNIDOS)

1870 - magia Estados Unidos - Cambria (ENG)

1871 - Columbia / Safo (Estados Unidos) - Livonia (Eng)

1876 - Madeleine (Estados Unidos) - Condesa de Dufferin (Cana)

1881 - Travesura (Estados Unidos) - Atalanta (Cana)

1885 - Puritano (Estados Unidos) - Genesta (Ing)

1886 - muguete (Estados Unidos) - Galatea (Eng)

1887 - Voluntario Estados Unidos - Thistle England

1893 - Vigilante Estados Unidos - Valkyrie II Inglaterra

1895 - Defensor Estados Unidos - Valkyrie III Inglaterra

1899 - Columbia Estados Unidos - Shamrock Irlanda

1901 - Columbia Estados Unidos - Shamrock II Irlanda

1903 - Dependencia Estados Unidos - Shamrock III Irlanda

1920 - Resuelto Estados Unidos - Shamrock IV Irlanda

1930 - Empresa Estados Unidos - Shamrock V N Irlanda

1934 - arcoíris Estados Unidos - Endeavour England

1937 - guardabosque Estados Unidos - Endeavour II Inglaterra

1958 - Columbia Estados Unidos - Sceptre Inglaterra

1962 - Weatherly Estados Unidos - Gretel Australia

1964 - Constelación Estados Unidos - Inglaterra soberana

1967 - Intrépido Estados Unidos - Dame Pattie Australia

1970 - Intrépido Estados Unidos - Gretel II Australia

1974 - Valiente Estados Unidos - Southern Cross Australia

1977 - Valiente Estados Unidos - Australia Australia

1980 - Libertad Estados Unidos - Australia Australia

1983 - Liberty Estados Unidos - Australia II Australia

1987 - Kookaburra III Australia - Estrellas y rayas '87 Estados Unidos

1988 - Estrellas y rayas '89 Estados Unidos - Nueva Zelanda (NZ)

1992 - América 3 Estados Unidos - Il Moro di Venezia Italia

1995 - Young America Estados Unidos - Equipo de Nueva Zelanda "Magia Negra" (NUEVA ZELANDA)

2000 - Equipo de Nueva Zelanda "Magia Negra" (NZ) - Luna Rossa Italia

2003 - Team New Zealand "Black Magic" (NZ) - Alinghi (Suiza)

2007 - Alinghi (Suiza) - Emirates Team New Zealand (NZ)

2010 - Alinghi 5 (Suiza) - Estados Unidos 17 - ESTADOS UNIDOS

2013 - Equipo Oracle USA 17 - Estados Unidos - Emirates Team, AOTEAROA (NZ)

2017 - Equipo de Oracle EE. UU. - EE. UU. - Emirates Team NZ - Aotearoa (NUEVA ZELANDA)

La próxima Copa América 2021 se celebrará en Auckland, Nueva Zelanda.


El equipo de EE. UU. Gana dos veces en el primer día de la Serie Mundial de la Copa América

El retador de Estados Unidos, American Magic, ganó ambas carreras en el día inaugural de la America's Cup World Series de vela el jueves, y terminó con una emocionante victoria sobre el defensor de la Copa Team New Zealand en Auckland.

En un día desastroso para INEOS Team UK, el retador británico perdió ante American Magic por más de un tramo del recorrido de seis tramos, luego se vio obligado a retirarse de su segunda carrera, contra el Luna Rossa de Italia, cuando sufrió una falla importante en el equipo. .

El Britannia del equipo británico había estado plagado de problemas técnicos en la práctica y esos problemas continuaron el primer día de carrera. Sufrió un mal funcionamiento y sumergió su arco durante la carrera contra American Magic. Contra Luna Rossa, experimentó una avería más grave, aparentemente con el brazo de aluminio inclinado, que lo dejó muerto en el agua.

El Patriot de American Magic lució fuerte en sus dos carreras el jueves, lo más importante en una carrera clásica con el equipo de Nueva Zelanda en la última carrera del día. El timonel neozelandés Dean Barker lideró la línea de salida y defendió su ventaja durante la mayor parte del recorrido.

El equipo de Nueva Zelanda recuperó el liderato cuando los barcos rodearon la baliza superior uno al lado del otro por última vez. Pero Patriot recuperó la ventaja en el último tramo a favor del viento, alcanzando 47,37 nudos (54,5 mph), la velocidad más alta del día, para ganar por 12 segundos.

Nueva Zelanda lució fuerte en su primera carrera, contra Luna Rossa.

El yate neozelandés Te Rehutai, la palabra indígena maorí para el rocío de mar, alcanzó velocidades de casi 45 nudos (51 mph) a favor del viento y 36 nudos (40 mph) en contra del viento, literalmente volando sobre el agua del golfo de Hauraki.

Después de una pre-salida ajustada, el equipo de Nueva Zelanda fue más rápido fuera de la línea y ya estaba por delante del Luna Rossa cuando los barcos cruzaron virada por primera vez en el primer tramo ceñida. El timonel Peter Burling dijo que Nueva Zelanda recogió un cambio de viento a la izquierda del curso, otro a la derecha "y desde entonces en nuestro barco fue solo una cuestión de navegar y tratar de conectar los puntos".

Uno de los principales puntos de interés en las regatas del jueves fue ver si en estos yates extremadamente rápidos y de alta tecnología se siguen aplicando los principios básicos de las regatas. Desde sus inicios en 1856, cuando la goleta América venció al defensor británico para reclamar el trofeo de los Estados Unidos, la Copa se ha centrado en las regatas, un yate contra otro.

Los expertos en carreras de yates estuvieron observando de cerca el jueves para ver si las carreras de partidos son necesarias o incluso posibles en los barcos de la última clase de la Copa América, que pueden alcanzar velocidades de casi 60 mph.

La carrera entre American Magic y el equipo de Nueva Zelanda respondió enfáticamente a esa pregunta. Fue una carrera de partidos en todos los sentidos, pero a un nivel superior. Barker protegió su ventaja cubriendo cada movimiento de su homólogo de Nueva Zelanda, y escogió cambios de viento que los neozelandeses se perdieron.

El trabajo de la tripulación de los estadounidenses también fue impecable, mientras que el Team New Zealand cometió varios errores bajo presión.

La Serie Mundial de la Copa América no cuenta para la regata de la Copa América, que comienza con la serie de retadores en enero y febrero, seguida del partido de la Copa entre el defensor y el máximo retador en marzo. Todas las carreras se llevarán a cabo en Auckland.


Victoria de la Copa América

A las 5.21 pm del 26 de septiembre de 1983, frente a la costa de Rhode Island, el yate Australia II cruzó la línea de meta para ganar la Copa América & rsquos.

En el mejor de siete carreras, Australia II estaba 1 & ndash3 menos después de las primeras cuatro carreras. En la carrera final vino de atrás para ganar 4 & ndash3. Fue la primera carrera de la Copa América & rsquos en 132 años que ganó un país que no era Estados Unidos.

Primer Ministro Bob Hawke, 27 de septiembre de 1983:

Cualquier jefe que despida a alguien por no presentarse hoy es un vago.

Par de pantalones cortos de vela verdes Stubbies usados ​​por Will Baillieu, Starboard Grinder en Australia II durante la America's Cup de 1983

Historia de la America & rsquos Cup

La America & rsquos Cup nació en Inglaterra como Royal Yacht Squadron & rsquos £ 100 Cup, otorgada al ganador de una carrera alrededor de la Isla de Wight.

En agosto de 1851 ganó la regata la goleta. America (después de lo cual se nombró posteriormente la Copa) en representación del joven New York Yacht Club.

El conde de Wilton, comodoro del Royal Yacht Squadron, había invitado a los estadounidenses a participar, y el suyo sería el primer yate extranjero en participar en la carrera.

En una estratagema repetida por los australianos en 1983, los estadounidenses jugaron con el nuevo diseño radical de su yate e insinuaron que tenían una ventaja secreta debajo de la línea de flotación. En realidad, fue la combinación de un nuevo diseño de casco y menos vela lo que dio America el borde.

Con esta única victoria America transformó la navegación en una competición internacional. El comodoro John Cox Stevens del New York Yacht Club y los miembros de su sindicato de propietarios vendieron la goleta ganadora antes de regresar a casa.

Donaron el trofeo al Club de Yates de Nueva York en 1857 en virtud de una escritura de donación que establecía que el trofeo sería "una copa de desafío perpetuo para la competencia amistosa entre naciones".

La primera defensa de la Copa del New York Yacht Club & rsquos tuvo lugar en 1870. Gran Bretaña desafió repetidamente por la Copa, con un competidor, Sir Thomas Lipton, montando cinco desafíos entre 1899 y 1930.

Con el paso de los años, fue la perspectiva de romper esta extraordinaria racha ganadora lo que hizo que la Copa América & rsquos fuera tan codiciada.

Participación australiana

Gran Bretaña y Canadá fueron las únicas dos naciones que disputaron la Copa hasta 1962 cuando un sindicato australiano encabezado por Sir Frank Packer y con sede en el Royal Sydney Yacht Club desafió en Gretel. Aunque la Copa fue defendida con éxito por los estadounidenses, la competencia fue reñida y Gretel fue el primer barco en ganar una carrera de la Copa América y rsquos desde 1930.

Los australianos regresaron en 1970 con Gretel II pero nuevamente no tuvieron éxito. los Gretel II La campaña fue muy controvertida, sobre todo cuando, tras haber ganado una segunda carrera, los australianos fueron despojados de su victoria por la NYYC. Futuro capitán de Australia II, John Bertrand, compitió en su primer desafío a bordo Gretel II.

Otros retadores australianos fueron Dame Pattie en 1967, Cruz del Sur en 1974, Australia en 1977 y 1980, seguido de Australia II en 1983.

El empresario Alan Bond entró en el proceso de desafío de la Copa en 1974 con Cruz del Sur. Mientras tanto Cruz del Sur y Australia fracasaron en sus tres intentos, proporcionaron un entrenamiento crucial para el histórico desafío de 1983.

Australia II

Alan Bond nuevamente financió la entrada al Royal Perth Yacht Club & rsquos, Australia II, para el desafío de 1983. Ben Lexcen (anteriormente Bob Miller) que también había diseñado Cruz del Sur y co-diseñado Australia, diseñó el yate.

Su característica sobresaliente fue un diseño de quilla alada completamente nuevo, que el equipo mantuvo oculto hasta que finalmente fue revelado a los fanáticos histéricos después de la carrera final.

Australia II dominó la serie Challenger, ganó la Louis Vuitton Cup, y la NYYC se embarcó en un desafío legal para descalificar el yate australiano. Se dictaminó que el barco tenía 12 metros legales y se le permitió participar en la regata.

1983 torneo de carreras de la Copa América y rsquos

La America & rsquos Cup es un torneo al mejor de siete carreras. Australia II, patroneado por John Bertrand, alineado para la primera carrera contra el defensor estadounidense, Libertad, patroneado por Denis Conner, el 13 de septiembre de 1983.

El NYYC canceló la carrera debido al mal tiempo. Se hizo un comienzo exitoso al día siguiente, pero Australia II fue obstaculizado por fallas en el equipo. Libertad ganó por un minuto y diez segundos. La segunda carrera de los australianos también se vio empañada por fallas en el equipo, con Conner ganando por un minuto y 33 segundos.

La tercera carrera se abandonó ya que ninguno de los yates pudo completar el recorrido en el tiempo límite, y se reinició al día siguiente. Australia II ganó por tres minutos y 14 segundos, lo que trajo alivio y júbilo a los australianos y sus seguidores.

Sin embargo cuando Libertad ganó la cuarta carrera, parecía que todo había terminado para la campaña australiana.

Australia II tenía que ganar cada una de las siguientes tres carreras para llevarse la Copa. La quinta carrera comenzó mal, con los australianos dando a los estadounidenses una ventaja de 37 segundos. Sin embargo, los estadounidenses perdieron esta preciosa ventaja debido a fallas en el equipo. Australia II ganó por un minuto y 47 segundos.

La sexta carrera tuvo lugar el 22 de septiembre. Incluso si Australia II Si no hubiera ganado la Copa, aún habría hecho historia al ganar esta carrera. Fue la primera vez que un defensor se fue a tres, y fue el mayor margen de victoria registrado.

Victoria para Australia

Cerca de 2000 barcos asistieron a la histórica séptima regata el 24 de septiembre, que lamentablemente tuvo que ser abandonada debido a las inestables condiciones meteorológicas. Reprogramada para el 26 de septiembre, la carrera comenzó después de un solo aplazamiento.

Los australianos empezaron bien, pero perdieron su ventaja inicial. Las cosas parecían sombrías, con Libertad aumentando su ventaja en cada marca. El diseñador Ben Lexcen no pudo soportar verlo. Bajó en el lanzamiento de Bond, Cisne negro, y miró fijamente al barco de oficiales y rsquo de NYYC.

Solo fue alertado Australia IIIncreíble remontada durante la quinta etapa por el cambio de comportamiento de los que estaban a bordo del barco de oficiales y rsquo.

Dos diferencias vitales en esta pierna permiten Australia II recuperar el liderazgo. Su spinnaker estaba colocado y sostenido mejor que Libertad, y pudo encontrar algunas ráfagas de viento adicionales que habían eludido a su rival.

Una vez a la cabeza, Australia II estaba bajo feroz ataque de Libertad en el tramo final. El yate estadounidense viró 45 veces para intentar recuperar el liderato. A las 5.21 p.m. Australia II cruzó la línea de meta 41 segundos antes de Libertad.


¿Puede Estados Unidos todavía ganar la Copa América después del dramático accidente de Patriot?

Si no vio el fin de semana pasado y el dramático colapso del contendiente de la Copa América de los Estados Unidos y # x2019, Patriota, querrás verlo.

Aparte de golpes, moretones y egos dañados, nadie resultó herido cuando Patriota se estrelló con fuerza a babor, pero el barco sufrió graves daños y estuvo a punto de hundirse. Si no fuera por un esfuerzo coordinado de los competidores de American Magic & # x2019s y los servicios de emergencia de Nueva Zelanda & # x2019s, los rescatadores estarían trabajando para conseguir Patriota del fondo del golfo de Hauraki.

Patriot se estrelló contra su costado de babor y casi se hundió.

Energía de vela / Magia americana

Tomó casi tres horas, pero en un esfuerzo hercúleo Patriota se mantuvo a flote y se llevó a tierra donde se podía ver el gran agujero en su casco de fibra de carbono justo en frente de la lámina de babor.

Entonces, ¿qué significa para el equipo de American Magic? Para empezar, automáticamente quedarán relegados al último lugar en las preliminares. Patriota ya estaba 0-3 antes del choque, y el barco británico solo necesitará una victoria más para ser declarado ganador de las rondas preliminares. Si los italianos no pueden vencer a los británicos en las dos carreras preliminares restantes de este fin de semana, terminarán segundos en la competencia de todos contra todos. Los estadounidenses ya están garantizados para ser terceros y últimos, lo que significa que no obtendrán el primer puesto en la final de la Copa Prada.

El agujero en el casco se repara en el cobertizo de American Magic.

Energía de vela / Magia americana

El equipo de American Magic se enfrenta a muchos obstáculos. El casco necesita ser reparado, la electrónica necesita ser reemplazada y el equipo & # x2019s espíritus necesitan ser levantados & # x2014 no es una pequeña tarea después de ir 0-4 y dañar su barco en una maniobra arriesgada & # x2014 pero no todo está perdido.

No solo los británicos y los italianos ayudaron a salvar Patriota, pero también lo hicieron los defensores de Nueva Zelanda, que les han dicho a los estadounidenses que proporcionarán todos los recursos necesarios para que vuelvan al agua a tiempo para las semifinales de la Copa Prada.

Si el equipo de American Magic puede conseguir Patriota listo para las semifinales & # x2014 donde probablemente se enfrentarán a los italianos & # x2014and si si los vencieron, ganarán un lugar en la final de la Copa Prada contra el ganador de las preliminares (probablemente los británicos). Si Patriota luego vence a los británicos para enfrentar a los kiwis en la Copa América & # x2019s y si luego vencieron a los neozelandeses en su propio terreno, llevarán la copa de regreso a Nueva York y Newport, Rhode Island.


El equipo de EE. UU. Gana dos veces en el primer día de la Serie Mundial de la Copa América

El retador de Estados Unidos, American Magic, ganó ambas carreras en el día inaugural de la America's Cup World Series de vela el jueves, y terminó con una emocionante victoria sobre el defensor de la Copa Team New Zealand en Auckland.

On a disastrous day for INEOS Team UK, the British challenger lost to American Magic by more than a leg of the six-leg course, then was forced to retire from its second race, against Italy's Luna Rossa, when it sustained a major equipment malfunction.

Team UK's Britannia had been plagued by technical issues in practice and those problems continued on the first day of racing. It suffered a malfunction and submerged its bow during the race against American Magic. Against Luna Rossa, it experienced a more serious breakdown, apparently with the canting foil arm, which left it dead in the water.

American Magic's Patriot looked strong in both of its races Thursday, most importantly in a classic match race with Team New Zealand in the last race of the day. New Zealand-born helmsman Dean Barker led across the start line and defended his lead around most of the course.

Team New Zealand took back the lead when the boats rounded the top mark side by side for the final time. But Patriot regained the lead on the last, downwind leg, hitting 47.37 knots (54.5 mph) -- the highest speed of the day -- to win by 12 seconds.

New Zealand looked strong in its first race, against Luna Rossa.

The New Zealand yacht Te Rehutai -- the indigenous Maori word for sea spray -- achieved speeds of almost 45 knots (51 mph) downwind and 36 knots (40 mph) upwind, literally flying over the water of the Hauraki Gulf.

After a tight pre-start, Team New Zealand was faster off the line and was already ahead of Luna Rossa when the boats crossed tacks for the first time on the first upwind leg. Helmsman Peter Burling said New Zealand picked up a wind shift on the left of the course, another on the right "and from then on on our boat it was just a matter of sailing round and trying to connect the dots."

One of the major points of interest in Thursday's racing was to see whether in these extremely fast, high-tech yachts the basic principles of match racing still apply. From its inception in 1856, when the schooner America beat the British defender to claim the trophy for the United States, the Cup has been about match racing, one yacht against another.

Yacht racing experts were closely watching Thursday to see whether match racing is necessary or even possible in the latest class of America's Cup boats, which can attain speeds of almost 60 mph.

The race between American Magic and Team New Zealand emphatically answered that question. It was match racing in every sense but at a heightened level. Barker protected his lead by covering every move of his New Zealand counterpart, and picked wind shifts the New Zealanders missed.

The crew work of the Americans also was impeccable, while Team New Zealand made several errors under pressure.

The America's Cup World Series does not count toward the America's Cup regatta, which begins with the challenger series in January and February, followed by the Cup match between the defender and top challenger in March. All racing will be held in Auckland.


America’s Cup doc ‘Courageous’ tells tale of scrappy underdog Ted Turner’s 1977 victory

The America’s Cup—the 35th iteration of which begins Saturday afternoon in Bermuda—has shined itself up a great deal in recent years. Not the trophy itself, the oldest in professional sports, but the regatta to determine who wins it. Gone, since 2007, are the classic monohull sloops in are the wing-sail catamarans, foiling at record speeds. Oracle CEO Larry Ellison is the man to credit and blame for all of this change, which was debated by sailing purists (and challenger yacht clubs) for the first half of this decade but is now accepted, resignedly or otherwise, as the state of the sport.

These updates to Cup racing make for a better in-person spectacle and especially for better television, and I will be among the many tuning into NBC to watch Oracle Team USA and skipper Jimmy Spithill begin their title defense against the challenge from Emirates Team New Zealand and 26-year-old helmsman Peter Burling. (Even casual sailing fans must remember Oracle’s stupefying San Francisco defense against the Kiwis in 2013 after trailing in the regatta 8-1, Oracle came back to win, 9-8. New Zealand sacked skipper Dean Barker afterward as punishment for what was then the biggest choke ever in the Bay Area the 2015-16 Warriors would go on to blow a 3-1 lead in the NBA Finals.)

But I recommend staying on NBC after the race for the airing of the documentary Courageous, which chronicles an entirely distinct and long-gone moment in America’s Cup racing: the Ted Turner era.

Turner was well-known back then, in the �s, as a regional media magnate and the renegade owner of the Atlanta Braves and Hawks. He hadn’t yet founded CNN or TNT, but he had turned his father’s billboard business into the dominant media player in the Southeast and he𠆝 put his Superstation on cablesystems around the country.

He was not, though, in anything like Ellison’s position—which furnishes the great drama in his story. The Oracle CEO’s present net worth is estimated by Forbes to be north of $55 billion, while a contemporary news report replayed in the documentary notes with awe that Turner’s business then brought in $4 million a year. Ellison came to international yacht racing with f--- you money Turner was a rich guy who was stuck playing the game.

Eric Schweikardt/Sports Illustrated

And in 1977, when a 38-year-old Turner mounted his second Cup campaign in Newport, the game entailed not only racing 12-Metres against sailing’s leading lights, the sailmakers Ted Hood and Lowell North, but pleasing the muckety-mucks of the New York Yacht Club—Vanderbilts, Morgans, Rockefellers and their genteel ilk. They alone would choose who would defend the Cup against Australia in September.

The racing part Turner could conceivably handle. He had been a great sailor as an undergraduate at Brown and he had competed in world championships on small boats throughout the �s and �s. The boat he had purchased, Valiente, had been the winning ship for Hood in �. And he had assembled a tip-top crew, led by tactician Gary Jobson.

The cultural obstacles, on the other hand, were considerable. Months before he arrived in Newport, Turner had been suspended from baseball for the � season, the penalty for tampering with the Giants’ Gary “Sarge” Matthews. Turner nonetheless all summer towed a giant satellite dish around town to watch his team’s games. He was inclined, too, to run his mouth. At a party one night at Bailey’s Beach𠅊 private strip that was the preferred hangout of the aforementioned patricians—Turner got liquored up, as the story goes, and crudely propositioned an older man’s female companion. Lee Loomis, the New York Yacht Club’s chairman, made Turner write a letter of apology.

When Lowell North, in a rather ungentlemanly move, declined to make Turner new sails in the midst of the race, Turner promptly excoriated North to CBS’s Walter Cronkite (a great sailor himself). And then Robbie Doyle, an upstart protégé of Hood’s, made the new sails himself.

All summer, Turner and his crew embraced their scrappy status, playing the Rocky soundtrack every morning as they were transported to their boat. Valiente first defeated Hood and North, and in September, Australia, sweeping them 4-0.

These days it’s hard to imagine international yacht-racing𠅎mblematic, more than any other sport, of the concentration of immense wealth in the hands of a few—playing host to the little guy’s triumph. But, really, back then, it did, against the wishes of all the sport’s dignitaries. After the sailmaking dust-up, Loomis told Turner, “Ted, sometimes I wish you were a dog, so I could beat you.” That summer? Nadie lo hizo.


History of America’s Cup Racing

The 150-year history of the America’s Cup, the oldest and most distinguished prize in world sport, is summarized from the author’s vantage point of belonging to a family of boat designers and builders who contributed to the dominance of American yachts from the beginning into the 1980s. Particulars and performances of the most important designs are described from AMERICA to the current International America’s Cup Class.

Introducción

The America’s Cup is the Holy Grail of yacht racing. It is much more. This Cup, in competition for a period of 150 years, is the oldest and most distinguished trophy in all sport, outdating the World Cup, Davis Cup, Stanley Cup, Walker Cup, and all others of significance. Excepting the lavish excesses of big time modern professional sport, more talent, effort, and money have been devoted to the America’s Cup than for any other sport competitions. From the standpoint of naval architecture, America’s Cup intensity has inspired countless design breakthroughs, fallout from which benefit all yachts today to an extent generally unrealized by those who sail. Here, a highly focused pursuit of excellence has provided quality, boldness, and dedication to be the best. The most elegant hull lines, most efficient construction, best sails, and most skillful sailing techniques have evolved from America’s Cup competition.

For 132 years (1851 to 1983), the United States enjoyed the longest winning streak in all sport. There were close calls but always the U.S. won the series and most of the individual races. Through that time, American yachts were generally, though not always, the fastest thus, it may be fairly stated that victories followed very much from technical prowess.

As with any ship design, a sailing yacht embodies many necessary elements, which must dovetail to accomplish its mission. What is nice about America’s Cup design is that the only mission is speed, maneuverability and reliability to best a single match race rival around a closed course. Size, weight, wetted surface, hull form, light but strong construction, efficient rigs with good sails, sea kindliness and maneuverability are necessary. In general the successful boats embody acceptable or superior selections in the above categories. Bold innovation has been rewarded, but nearly always, extremes have failed. In a series of yacht races encompassing generally a variety of wind and sea conditions, an overall good boat wins.

It is appropriate to divide America’s Cup history into seven logical chronological divisions. The outstanding or most interesting yacht of each period will be addressed herewith. Listed below are the America’s Cup competitions by era with the names of the winning and defeated yachts respectively. In each case the focus yacht is in boldface type.

The l2-Metre era: 1958-1987

Following World War II, the conventional wisdom on both sides of the Atlantic was that the America’s Cup was done. The world was rebuilding and there seemed little prospect of funding further J boats given their assumed greatly accelerated cost. The Cup itself remained the pride of the New York Yacht Club, continually on display in the trophy room of the 44th Street Club House. Most of us expected it to just remain there for a long time, perhaps never to be raced for again.

Enter Commodores Henry Sears and Henry Morgan of the New York Yacht Club. By petitioning the Supreme Court of the State of New York, they modified the Deed of Gift to allow smaller yachts without the previous demand that challengers must cross the ocean on their own bottoms. It was agreed to compete in the International 12-Metre Class, which had provided excellent racing for several years before the war. Designed to the rather tight specifications of the International Rule, these boats did not really fit the grand traditions of the Cup but nevertheless provided nearly three decades of some of the finest match racing ever.

1958-1987: The 12-Metres
1958 COLUMBIA vs. SCEPTRE
1962 WEATHERLY vs. GRETEL
1964 CONSTELLATION vs. SOVEREIGN
1967 INTREPID vs. DAME PATTIE
1970 INTREPID vs. GRETEL II
1974 COURAGEOUS vs. SOUTHERN CROSS
1977 COURAGEOUS vs. AUSTRALIA
1980 FREEDOM vs. AUSTRALIA
1983 AUSTRALIA II vs. LIBERTY
1987 STARS & STRIPES vs. KOOKABURRA III

I can write more knowledgeably about the 12-Metre era than any other, as I was an active participant for 25 years and an observer for the full 29 years. Through acquaintance with Harry Sears, I was excused from other duties as a naval officer to sail aboard COLUMBIA, the 1958 Cup Defender, as bowman. Sailing aboard the 12’s in most of their seasons, I participated in four America’s Cup series, a total of 20 races it was all about the greatest fun I’ve ever had.

The International Rule is an inelegant arbitrary formula that controls and restricts the design of these boats within narrow limits. There is a minimum length, maximum draft, maximum rig heights, and a set relation between length and displacement. Scantlings first in wood and later in aluminum are tightly controlled by specifics of the rule, Nevertheless, innovation in design particularly by Olin Stephens brought about nearly continual improvement of the boats, and the design edge of the United States long seemed to assure retention of the Cup as it did over many matches through 1980.

Curiously, some of the finest racing of all was in the finals of the first selection trials between COLUMBIA, sailed by Briggs Cunningham and designed by Sparkman & Stephens against Stephens prewar 12-Metre VIM. These were great tactical battles with racing margins of a few seconds in many races. The Cup race itself that year was a walk SCEPTRE was a quite inferior design that had never faced competition before the match. As had happened a few times before, WEATHERLY, a weak American boat, won in 1962 by the brilliance of Bus Mobacher, her skipper. That was the first year of an Australian challenger and GRETEL won a race demonstrating the aggressive posture of Australian sailors.

Another S&S yacht, CONSTELLATION won in 1964. She was a quite elegant all-round boat, which was selected as Cup Defender over the large and powerful AMERICAN EAGLE, which was only superior in heavy weather. This should have been a tip off to the future but the true significance of having to design the smallest possible 12-Metre for Newport conditions was not generally appreciated until Australia II lifted the Cup in 1983. The reason 12-Metres form an exception to the axiom “design big” is the idiosyncrasy of the rule, particularly the prescription of increased displacement with length.

Olin Stephens’ INTREPID of 1967 was a breakthrough yacht. Wetted surface was drastically reduced with a shorter keel and separate rudder and the boat had numerous refinements. With outstanding management and the skill of Mosbacher again as skipper, INTREPID was unbeatable. The quest for further breakthroughs led to some peculiar and unsuccessful designs over the next two seasons.

The 1970 match was saved by repeat defense of INTREPID. In 1974, Olin Stephens designed another very fine boat, COURAGEOUS. Built of aluminum under new scantling rules, COURAGEOUS was powerful and superior in a breeze but did not easily defeat INTREPID, striving for a third defense. The selection trials reduced to a memorable sudden-death race in a 30-knot northeast breeze that COURAGEOUS won through both superior speed and better sailing. While I personally believe that Stephens’s 1977 boat, ENTERPRISE, was a further improvement in the same direction, Ted Turner sailing COURAGEOUS beat her out for the defense. Though not of demonstrably different dimensions, FREEDOM of 1980 seemed very superior. One difference was lower freeboard – providing a lower center of gravity and less hull windage. The new ingredient was a brilliant program of development of sails, gear and crew established by skipper Dennis Conner over a two-year program. The success of the program altered America’s Cup procedures from then on. Even with that, FREEDOM did lose one of the races of the match principally owing to a light-air advantage of Australia employing a rule-beating mainsail that gave her superior windward speed in light air.

Then, in 1983, the unthinkable happened in Newport when AUSTRALIA II beat LIBERTY in “The Race of the Century,” the sudden-death seventh race of that match. AUSTRALIA II was the best 12-Metre yacht to sail in the 25-year history of competition at Newport. Her extraordinary and controversial winged keel was, of course, the conspicuous feature. The ballyhoo about that masked the significant facts that AUSTRALIA II was the first boat to go to minimum 12-Metre length and displacement and that she had significantly less wetted surface than any other Twelve this latter fact won the Cup! Less wetted surface followed naturally from a smaller boat but also from a keel of radically small planform. Where that had failed 13 years earlier in VALIANT with a conventional keel, it succeeded in spades on AUSTRALIA II because the winged keel provided sufficient hydrodynamic lift (side force) without the conventional large area. Because 12’s have draft limited by a function of length, they crave more draft or the equivalent effect. The lift-enhancing action of the “end plate” wings provided that very effectively.

While the racing ended at Newport in 1983 with the victory by the wonderful AUSTRALIA II, the subsequent events are equally interesting. Dennis Conner took charge again and with a brilliantly conceived and executed plan won back the Cup the first time sailing Twelves in the challenging waters of western Australia. The final STARS & STRIPES was a one-weather boat, big and powerful for the consistent “Doctor” (strong winds) of Freemantle. Others did not have the strength of their convictions to go with such a big and powerful boat. Dennis’s crew and tactics were admirable in this most wonderful challenge at a spectacular sailing locale.

The one-weather quality of STARS & STRIPES was abundantly clear from her total failure to win light-weather 12-Metre races in European waters later in 1987. An AUSTRALIA II type boat was needed there or would have been for continued 12-Metre races in Newport or San Diego.


Ver el vídeo: USA vs Portugal 2-2 All Goals u0026 Highlights English Commentary 2014 FIFA World Cup (Noviembre 2021).