Información

¿Qué es un misil Tomahawk?


Historia del misil de crucero Tomahawk

El misil de ataque terrestre Tomahawk (TLAM) es un arma desarrollada en Estados Unidos clasificada como un misil de crucero, que es un avión no tripulado propulsado a chorro que utiliza sistemas de guía para buscar y destruir objetivos.

Los misiles miden aproximadamente 21 pies de largo, pesan 1,5 toneladas y se pueden lanzar tanto desde tubos de torpedos tradicionales como desde tubos de lanzamiento verticales en submarinos modernos. Una vez que el Tomahawk está en el aire, el motor turborreactor se activa y sus alas se abren, lo que le permite alcanzar velocidades de 500 millas por hora.

El sofisticado sistema de guía utiliza una combinación de GPS, TERCOM (Terrain Contour Matching) y DSMAC (Digital Scene-Matching Area Correlator) para garantizar que el misil destruya con precisión su objetivo. TERCOM usa señales de radar, mientras que DSMAC usa imágenes ópticas almacenadas en el sistema electrónico. A medida que se acerca a su objetivo, el misil cae a una altitud de 100 pies o menos antes del impacto. En términos sencillos, este tipo de misil está diseñado para usarse a grandes distancias, con una precisión milimétrica, minimizando el riesgo para el personal y los civiles.

Lo que distingue al Tomahawk de otros tipos de municiones es esa combinación de tamaño, velocidad, distancia y trayectoria. El bombardeo de saturación tradicional, en el que se lanzan cientos de bombas desde un avión, es poderoso, pero no exacto. El bombardeo de saturación también requiere el uso de un piloto y una tripulación, lo que pone en peligro al personal. Los misiles balísticos, como el Scud, pueden viajar distancias mayores a velocidades más rápidas, pero requieren plataformas de lanzamiento mucho más grandes y mucho más combustible, lo que significa que no se pueden usar de forma tan encubierta. El Tomahawk es más pequeño y vuela más bajo que otros misiles, lo que los hace más difíciles. para detectar e interceptar.

El desarrollo de lo que se convertiría en el Tomahawk comenzó en la década de 1940, pero la aparición del programa de misiles balísticos Polaris llevó a su estantería. Los avances tecnológicos hicieron posible que el misil fuera revisado en la década de 1970, y la nueva arma fue introducida por el contratista de defensa McConnell Douglas en 1983.

Inicialmente, había tres tipos de misiles Tomahawk: uno antibuque con ojivas convencionales y dos versiones de ataque terrestre con ojivas nucleares o convencionales adjuntas. En la actualidad, solo se utiliza la versión convencional no nuclear de ataque terrestre. Se han realizado mejoras en el diseño original y Raytheon fabrica las versiones más precisas y potentes de la actualidad.

El misil Tomahawk en uso

El Tomahawk hizo su debut en combate en vivo durante la Guerra del Golfo Pérsico en 1991. El 17 de enero, el USS Paul F. Foster lanzó el primer misil Tomahawk, y casi 300 misiles adicionales fueron lanzados desde barcos y submarinos de la Armada de los EE. UU. conflicto. La nueva arma resultó fundamental para poner fin rápidamente a la guerra.

La producción del misil aumentó después de eso, y se utilizaron cientos de Tomahawks a lo largo de la década de 1990. El 16 de diciembre de 1998, se dispararon 415 misiles contra objetivos iraquíes durante la Operación Desert Fox, después de que Saddam Hussein se negara a cumplir con las inspecciones ordenadas por las Naciones Unidas. También fueron utilizados por las fuerzas de la OTAN a principios de 1999, durante las operaciones de la Operación Fuerza Aliada contra objetivos en Serbia y Montenegro. Se lanzaron más de 800 Tomahawks durante la invasión de Irak en 2003, y otros despliegues exitosos incluyen Afganistán, Somalia y Libia.

El uso del misil no ha estado exento de controversias. El 17 de diciembre de 2009, 41 civiles, en su mayoría mujeres y niños, fueron asesinados por misiles dirigidos a un supuesto campo de entrenamiento de Al-Qaeda en Yemen. Aunque los funcionarios del gobierno estadounidense y yemení inicialmente negaron su responsabilidad, una investigación de Amnistía Internacional y las revelaciones de WikiLeaks finalmente concluyeron que los misiles habían sido Tomahawks estadounidenses lanzados desde un buque de guerra.


Así es como se supone que funcionan los misiles Tomahawk de la Marina

Anoche, dos destructores en el mar Mediterráneo dispararon 59 Tomahawks contra Siria como respuesta al uso de municiones de gas sarín por parte del presidente Bashar Al-Assad contra aldeanos inocentes en territorio controlado por los rebeldes el martes. Los buques de guerra, USS Ross y USS Porter, ejecutó lo que parece haber sido un ataque por números en la base de al-Shayrat en la ciudad siria de Homs, donde se informa que se originaron los ataques químicos de esta semana & aposs.

El misil de ataque terrestre Tomahawk es un misil de crucero subsónico de largo alcance para todo clima con una historia a veces controvertida. Nada dice "cambio de régimen" como los ataques con misiles de crucero. Pero no nos dejemos envolver en ese lío. El Tomahawk es una de las plataformas de armas más versátiles, si no la más, que el ejército de los EE. UU. Lleva a la pelea. Pero, ¿de qué se tratan realmente estos misiles?

Los TLAM, desarrollados por General Dynamics en la década de 1970, pero ahora fabricados por Raytheon, se desplegaron por primera vez en 1983. Estallaron en el escenario mundial en la primera Guerra del Golfo y se han utilizado en casi todos los conflictos desde entonces.

Originalmente diseñado para ser un misil de medio a largo alcance y baja altitud que podría lanzarse desde una plataforma de superficie (barco o tierra), el Tomahawk se ha actualizado varias veces a lo largo de los años. Algunas variantes incluso incluyen cargas útiles que pueden permitir múltiples ataques sobre varios objetivos (muy bien, ¿eh?).

Las variantes actualmente implementadas, TLAM-C, TLAM-D y TLAM-E, tienen rangos oficiales entre 700 y 900 millas náuticas. Están equipados con sistemas de guía redundantes, algunos medios de comunicación especulan que un Tomahawk puede ser guiado a través de una ventana a cientos de millas de distancia, aunque los analistas dudan que sea bastante. ese preciso. Algunas de las versiones retiradas eran capaces de llevar ojivas nucleares, pero las actualmente desplegadas no lo son. Los Tomahawks cuestan hasta $ 1,500,000, dependiendo de la variante, y se lanzan desde el Sistema de Lanzamiento Vertical a bordo de buques de guerra y desde tubos de torpedos en submarinos.

Este es un misil que puede mirar hacia el suelo sobre el que está volando y compararlo con un mapa de contorno para garantizar la precisión. Apenas puedo usar un mapa sin el GPS de mi teléfono celular.

Pero, ¿quién decide quién dispara un TLAM, adónde va y qué variante usar? El coordinador de ataque de Tomahawk (TSC) a nivel de flota es esa persona, generalmente un oficial de la Armada de nivel medio. El TSC generalmente presenta al oficial de bandera a cargo de la flota una o más opciones para el plan de ataque.

Los TSC tienen mucho en sus platos y deben considerar muchas variables. La distancia, la composición del objetivo y más, influyen en el proceso de toma de decisiones. La Marina, contrariamente a la creencia popular, tiene que ver con la eficiencia y no querría desperdiciar un TLAM más avanzado y sofisticado en algo que una variante de línea de base podría manejar. El servicio tampoco utiliza generalmente todos los misiles en un barco que acaba de llegar al teatro si hay un barco o un submarino que partirá pronto y lleno de TLAM.

A bordo del barco o submarino individual, los controladores de incendios son las personas que operan y mantienen los misiles Tomahawk, incluso dispararles cuando se les solicite. Usan algunos sistemas de control diferentes, pero el más común es el sistema de control de armas Tactical Tomahawk, o TTWCS. TTWCS recibe paquetes de misión que se desarrollan fuera del barco, en parte por el coordinador de ataque de Tomahawk, se envían a través de un mensaje seguro a los barcos y luego se cargan en los misiles para la ejecución de la misión. Los Tomahawks se pueden reprogramar durante el vuelo si cambian los requisitos de la misión.

El sonido de la libertad es variado pero siempre distinto. A veces es posible whoosh de un misil supersónico que sale de un buque de guerra, y otras veces, se escucha el ruido sordo de un Tomahawk que se dirige a difundir la democracia. De cualquier manera, está claro que nuestro ejército está bien equipado para proteger y defender en todo el mundo.


BGM-109 Tomahawk

El misil de crucero de ataque terrestre Tomahawk se ha utilizado para atacar una variedad de objetivos fijos, incluidos sitios de comunicaciones y defensa aérea, a menudo en entornos de alta amenaza. La versión de ataque terrestre de Tomahawk tiene guía de radar de coincidencia de contorno de terreno e inercial (TERCOM). El radar TERCOM utiliza una referencia de mapa almacenada para comparar con el terreno real para determinar la posición del misil. Si es necesario, se hace una corrección de rumbo para colocar el misil en rumbo hacia el objetivo. La guía del terminal en el área objetivo es proporcionada por el sistema óptico de correlación de área de coincidencia de escena digital (DSMAC), que compara una imagen almacenada del objetivo con la imagen real del objetivo.

El misil Tomahawk proporciona un sistema de armas de ataque terrestre no tripulado de largo alcance, altamente sobrevivible, capaz de una precisión milimétrica. La capacidad de ataque profundo de la Surface Navy reside en el sistema de misiles Tomahawk, el arma de elección probada para misiones de contingencia.

El entorno operativo de Tomahawk está cambiando significativamente. El primer diseño operativo involucró una guerra global utilizando misiles de ataque terrestre Tomahawk (TLAM) convencionales contra objetivos conocidos, fijos y no endurecidos. Los supuestos estratégicos que subyacen a este entorno continúan cambiando. La capacidad del Tomahawk Weapon System (TWS) está evolucionando hacia sistemas importantes con capacidades en expansión. Hoy, Tomahawk es capaz de responder a escenarios de rápido desarrollo y atacar objetivos terrestres emergentes. Una amenaza más diversa, junto con una estructura de fuerza estadounidense más pequeña, otorga una importancia absoluta a la flexibilidad y capacidad de respuesta del sistema.

El entorno operativo proyectado para Tomahawk ahora se caracteriza por escenarios en los que la Marina de los EE. UU. Probablemente será llamada a defender los intereses de EE. UU. En conflictos regionales, en respuesta a crisis o para ejecutar políticas nacionales. Tomahawk operará desde los mares litorales como parte integral de fuerzas conjuntas.

Durante los primeros días críticos de un conflicto regional, Tomahawk, junto con otros sistemas de ataque terrestre y aviones tácticos, niega o retrasa el avance de las fuerzas enemigas, neutraliza la capacidad del enemigo para realizar operaciones aéreas y suprime las defensas aéreas enemigas. Además, Tomahawk ataca objetivos de alto valor, como instalaciones de generación eléctrica, nodos de comando y control e instalaciones de almacenamiento / ensamblaje de armas. Por lo tanto, hace que Tomahawk sea el arma preferida para atacar objetivos reforzados y endurecidos.

El Tomahawk Weapon System (TWS) se compone de cuatro componentes principales: Tomahawk Missile, Theatre Mission Planning Center (TMPC) / Afloat Planning System (APS), Tomahawk Weapon Control System (TWCS) para barcos de superficie y Combat Control System (CCS) para submarinos.

Los barcos y submarinos tienen diferentes sistemas de control de armas (WCS). Un sistema de lanzamiento vertical (VLS) se adapta al almacenamiento y lanzamiento de misiles en los barcos. En todos los submarinos de ataque, los misiles se lanzan desde tubos de torpedos (con estiba en la sala de torpedos), además, algunos submarinos de ataque tienen VLS ubicado hacia adelante, externo al casco de presión, que se encargará tanto de estiba como de lanzamiento.

Los sistemas de control de incendios (FCS) en barcos y submarinos realizan funciones de gestión de comunicaciones, gestión de bases de datos, planificación de participación y control de lanzamiento. Estos sistemas proporcionan la interfaz entre el misil y el FCS para la inicialización y el lanzamiento de misiles, así como para la protección del medio ambiente. El FCS que soporta el barco es el TWCS de ATWCS (AN / SWG-3). El FCS en submarinos es el CCS MK1, CCS Mk2 o AN / BSY-1.

Los Comandantes Unificados desarrollan planes de contingencia en respuesta al desarrollo de situaciones estratégicas para lograr los objetivos dirigidos por la Autoridad de Comando Nacional. El Comandante Unificado pasa la tarea del desarrollo de la misión TLAM a una Actividad de Apoyo de Misiles de Crucero (CMSA) para la planificación de la misión terrestre. La Agencia Nacional de Imágenes y Cartografía (NIMA) proporciona las bases de datos necesarias para la planificación. Los objetivos y mapas se generan para TERCOM y DSMAC. Se proporcionan bases de datos de amenazas para el análisis de desgaste de misiles. Los comandantes unificados, conjuntos y de grupo de batalla (BG) dirigen el despliegue y el empleo de la misión. Los planificadores de huelgas seleccionan, asignan y coordinan las huelgas de TLAM. La plataforma de lanzamiento FCS prepara y ejecuta la misión TLAM. La plataforma de lanzamiento lanza el misil. El misil aumenta y pasa a vuelo de crucero, luego navega por la ruta planificada. Durante el vuelo, el misil navegará usando TERCOM y DSMAC y GPS (Bloque III). En ruta, algunos misiles también pueden ejecutar una Misión Precision Strike Tomahawk (PST) transmitiendo su estado a una estación terrestre a través de comunicaciones por satélite. El misil ejecuta su maniobra terminal planificada y para TLAM-C alcanza un solo punto de mira y para TLAM-D, objetivos únicos o múltiples.

Variantes Tomahawk

La evaluación operativa para respaldar la decisión de producción de velocidad completa del hito III del misil TOMAHAWK comenzó en enero de 1981. Este OPEVAL se llevó a cabo en seis fases. Las primeras tres fases involucraron todas las pruebas de los misiles TOMAHAWK lanzados desde el submarino. La versión antibuque de lanzamiento submarino (TASM), el misil de ataque terrestre convencional (TLAM / C) y la variante de ataque terrestre nuclear (TLAM / A) se probaron desde enero de 1981 hasta octubre de 1983. Las últimas tres fases probaron las variantes lanzadas desde el barco. Las variantes lanzadas desde el barco se probaron desde diciembre de 1983 hasta marzo de 1985. En todas las fases, se determinó que el AUR era potencialmente efectivo desde el punto de vista operativo y potencialmente adecuado desde el punto de vista operativo, y se recomendó la producción a máxima velocidad. En abril de 1988 se probó el OPEVAL del misil convencional de submuniciones de ataque terrestre (TLAM / D). Se determinó que el misil era potencialmente eficaz desde el punto de vista operativo y potencialmente adecuado desde el punto de vista operativo, y se recomienda una introducción limitada a la flota.

A medida que se realizaron mejoras de misiles, se continuó con la prueba y la evaluación. Las mejoras del BLK II se realizaron y probaron con todas las variantes en julio de 1987 hasta septiembre de 1987. Algunas de estas mejoras incluyeron una variante TASM mejorada de skimming, un cohete propulsor mejorado, un altímetro de radar de misiles de crucero y el Digital Scene Matching Area Corellator (DSMAC) Blk II. En octubre de 1990, comenzó el OPEVAL del misil Blk III. El Blk III fue la primera vez que se utilizó GPS para ayudar a guiar misiles. Las pruebas se realizaron en unidades de superficie y subterráneas bajo diversas condiciones ambientales, continuando hasta julio de 1994. Se probaron ambas variantes convencionales (TLAM / C y D) y se determinó que eran operativamente efectivas y operativamente adecuadas, con la introducción de la flota completa recomendada.

La prueba de rendimiento de misiles TOMAHAWK es un estudio continuo de cinco años del rendimiento de TLAM que comenzó en 1995. La prueba se ejecuta simultáneamente con el programa Operational Test Launch (OTL). El objetivo del programa es verificar, de manera estadísticamente significativa, que el rendimiento, la precisión y la confiabilidad de los misiles cumplen con los requisitos y umbrales operativos. El programa prueba aproximadamente ocho misiles cada año, dos TLAM / N y seis TLAM / C y D misiles. La prueba enfatiza escenarios de prueba operacionalmente realistas, incluidas las operaciones de grupo de batalla, para misiles lanzados desde buques de superficie y submarinos Bloque II y Bloque III con capacidad TOMAHAWK. Las pruebas completas de extremo a extremo se completan con cada misión.

Tomahawk Block III Desde la Guerra del Golfo, la Armada ha mejorado la capacidad de respuesta operativa, la penetración del objetivo, el alcance y la precisión de sus misiles Tomahawk. Ha agregado una guía del sistema de posicionamiento global y ha rediseñado la ojiva y el motor en la configuración del bloque III del misil que entró en servicio en marzo de 1993. La actualización del sistema Tomahawk TLAM Block III incorporó receptores del sistema del Sistema de posicionamiento global (GPS) resistentes a atascos que proporcionaron un sistema más pequeño y liviano ojiva, rango extendido, hora de llegada y precisión mejorada para la coincidencia de bajo contraste del correlador de área de coincidencia de escena digital. Con el GPS, la planificación de rutas TLAM no está limitada por las características del terreno y se reduce el tiempo de planificación de la misión. China Lake diseñó, desarrolló y calificó la ojiva WDU-36 en 48 meses para cumplir con los requisitos cambiantes de Tomahawk de cumplimiento de municiones insensibles y mejora de alcance, mientras mantiene o mejora la efectividad de las municiones. El WDU-36 utiliza un nuevo material de ojiva basado en investigaciones anteriores de tecnología de ojivas de China Lake, el explosivo PBXN-107, la espoleta FMU-148 (desarrollada y calificada para esta aplicación) y el amplificador de espoleta BBU-47 (desarrollado y calificado usando el nuevo explosivo PBXN-7). El Bloque III se utilizó por primera vez en el ataque de Bosnia de septiembre de 1995 (Fuerza Deliberada) y un año después en el ataque de Irak (Ataque del Desierto). Tomahawk Block IV Fase I La principal arma de ataque de la Armada para la próxima generación es el Tomahawk Block IV Phase I. Los planes actuales requieren que se produzcan 1.253 misiles Bloque IV mediante la remanufactura de TASM (variante antibuque Tomahawk) y la actualización de los misiles Bloque II al Bloque IV. Tras un análisis exhaustivo del uso de Tomahawk en los principales conflictos regionales (MRC) y los niveles de reabastecimiento y apoyo asociados con él, OPNAV, en concierto con los CINC de la flota, desarrolló un objetivo de adquisición de 3,440 misiles Tomahawk de los bloques III y IV mediante la finalización del programa del Bloque IV. .

Programa de mejora de la línea de base de Tomahawk (TBIP) La Armada actualizará o reconstruirá los misiles Tomahawk existentes con (1) GPS y un sistema de navegación inercial para guiar el misil a lo largo de la misión y (2) un sensor terminal con visión de futuro para atacar objetivos de forma autónoma. Se espera que estos misiles entren en servicio alrededor del año 2000. Este desarrollo del Programa de mejora de la línea de base de Tomahawk (TBIP) proporciona una actualización de línea de base integral al Sistema de armas Tomahawk para mejorar la flexibilidad del sistema, la precisión de la capacidad de respuesta y la letalidad. Los elementos esenciales del TBIP incluyen actualizaciones a los sistemas informáticos de guía, navegación, control y misión junto con los sistemas de comando y control asociados y los sistemas de control de armas. TBIP proporcionará una única variante de misil, el misil Tomahawk Multi-Mission que es capaz de atacar objetivos terrestres y marítimos casi en tiempo real. TBIP también mejorará su capacidad de penetración de objetivos duros más allá de los sistemas de armas actuales, aumentando así el objetivo establecido. TBIP proporcionará UHF SATCOM y enlace de datos man-in-the-loop para permitir que el misil reciba actualizaciones de objetivos en vuelo, transfiera mensajes de estado y salud y transmita Indicación de Daño de Batalla (BDI). El sistema avanzado de control de armas Tomahawk (ATWCS) y el programa de mejora de la línea de base Tomahawk proporcionarán una capacidad de respuesta de reacción rápida, selección de objetivos y puntos de puntería en tiempo real, procesamiento terminal autónomo del objetivo y mejorar la planificación, coordinación, asignación de misiones y letalidad del ataque. Tomahawk Block IV Phase II Los futuros requisitos de ataque profundo están en revisión y se centran en los avances tecnológicos y la reducción de costos. También se están revisando los desarrollos posteriores de Tomahawk Block y los sistemas de reemplazo. Una variante antiarmor con un sistema de selección de objetivos en tiempo real para objetivos en movimiento, utilizando la tecnología Brilliant Antiarmor o las submuniciones de búsqueda y destrucción de armadura, es una posibilidad. Ambas opciones de submuniciones aprovechan los programas de desarrollo del Ejército de los EE. UU., Lo que reduce los costos del programa. TácticoTomahawk agregaría la capacidad de reprogramar el misil mientras está en vuelo para atacar cualquiera de los 15 objetivos alternativos preprogramados o redirigir el misil a cualquier coordenadas del objetivo del Sistema de Posicionamiento Global (GPS). También podría merodear sobre un área objetivo durante algunas horas, y con su cámara de televisión a bordo, permitiría a los comandantes de guerra evaluar el daño de batalla del objetivo y, si es necesario, redirigir el misil a cualquier otro objetivo. El Tomahawk táctico permitiría la planificación de misiones a bordo de cruceros, destructores y submarinos de ataque para misiones GPS de reacción rápida. Si el Congreso lo aprueba, la próxima generación de misiles de crucero Tomahawk de largo alcance costaría menos de $ 575,000 cada uno, la mitad del costo estimado de $ 1.1 - 1.4 millones para el modelo Bloque IV actualmente planeado. El ahorro de costos y el aumento de la capacidad provienen de la eliminación de muchos sistemas y componentes internos más antiguos integrados en el modelo que se encuentra actualmente en la flota. Además, las técnicas de producción optimizadas y los componentes modulares se combinarían para reducir el costo. Se espera que Tactical Tomahawk llegue a la Flota en 2002 si el Congreso aprueba la propuesta de producción. El 27 de mayo de 1999, a Raytheon se le otorgó un contrato de monto máximo con costo indefinido más tarifa de incentivo / costo más tarifa fija de $ 25,829,379 para la modificación del misil Tactical Tomahawk a la configuración de la variante Tactical Tomahawk Penetrator como parte del segundo contador -Demostración de tecnología de concepto avanzado de proliferación. El misil Tactical Tomahawk se modificará para incorporar la ojiva penetradora proporcionada por el gobierno y la espoleta inteligente de objetivo duro. Se ensamblarán cuatro misiles Tactical Tomahawk Penetrator Variant para realizar las pruebas de demostración de tecnología de concepto avanzado. El trabajo se realizará en Tucson AZ y se espera que esté terminado en marzo de 2003. Tomahawk Block V También se está considerando un misil Block V propuesto que sería pionero en un nuevo método de producción que utiliza tecnología de construcción y diseño modular para reducir drásticamente los costos unitarios. Los paquetes de carga útil y orientación serían seleccionables por el comprador en función del uso y el presupuesto.

Inventario Tomahawk

A principios de la década de 1990, había aproximadamente 2500 Tomahawks en inventario. Ese número se redujo a unos 2.000 con el uso de 330 durante el bombardeo de 4 días en la Operación Desert Fox en diciembre de 1998, y el uso de más de 160 por la Armada en Kosovo a mediados de abril de 1999. Según una estimación, el costo de reiniciar la línea de producción Tomahawk costaría $ 40 millones, y tomaría 2 1/2 años antes de que salieran nuevos misiles de esa línea, aunque la Marina está buscando $ 113 millones para remanufacturar 324 Tomahawks modelo más antiguos bajo el Programa de Mejora de Línea Base Tomahawk (TBIP) .

El 30 de abril de 1999, el Departamento de Defensa de los EE. UU. Anunció la posible venta al Gobierno del Reino Unido de 30 misiles de ataque terrestre TOMAHAWK BLOCK IIIC (TLAM) armados convencionalmente, contenedores, asistencia técnica de ingeniería, repuestos y piezas de reparación, y otros elementos relacionados de soporte logístico. El costo estimado es de $ 100 millones. Los 30 misiles de crucero Tomahawk adicionales lanzados desde el mar se suman a un pedido original de 65, como reemplazo de los disparados en la campaña Allied Force por el submarino HMS Splendid. El Reino Unido necesitaba estos misiles para aumentar su actual inventario operativo y mejorar su capacidad de lanzamiento desde submarinos. El Reino Unido, que ya tiene misiles TOMAHAWK en su inventario, no tendrá dificultades para absorber estos misiles adicionales.

Uso operativo Tomahawk

Dos submarinos y varios barcos de superficie dispararon misiles de crucero Tomahawk durante la Guerra del Golfo. Según los informes iniciales de la Marina de los EE. UU., De 297 intentos de lanzamiento de misiles de crucero, 290 misiles disparados y 242 Tomahawks alcanzaron sus objetivos. Pero el rendimiento de TLAM en Desert Storm estuvo muy por debajo de la impresión transmitida en el informe del DOD al Congreso, así como en las estimaciones internas del DOD. Durante la Tormenta del Desierto, una misión TLAM se cargó 307 veces en un misil particular para su lanzamiento desde un barco o submarino de la Armada. De esos 307, 19 experimentaron problemas previos al lanzamiento. Diez de los 19 problemas fueron solo temporales, por lo que estos misiles se lanzaron en un momento posterior o se devolvieron al inventario. De los 288 lanzamientos reales, 6 sufrieron fallas de impulso y no pasaron a crucero. A pesar de las fuertes afirmaciones positivas iniciales hechas para el rendimiento de TLAM en Desert Storm, el análisis de la efectividad de TLAM se complicó por los datos de evaluación de daños de bombas problemáticos. El terreno desértico relativamente plano y sin rasgos distintivos del teatro dificultó a la Agencia de Mapeo de Defensa producir rutas de ingreso TERCOM utilizables, y TLAM demostró limitaciones en el alcance, la planificación de la misión, la letalidad y la efectividad contra objetivos duros y con capacidad de movilidad.

La Guerra del Golfo y las subsiguientes operaciones de contingencia, incluidos los ataques de septiembre de 1996 contra instalaciones militares iraquíes, demostraron que los misiles de largo alcance pueden llevar a cabo algunas de las misiones de los aviones de ataque al tiempo que reducen el riesgo de pérdidas de pilotos y desgaste de los aviones.

Aunque el número de barcos (incluidos los submarinos de ataque) capaces de disparar el Tomahawk creció solo ligeramente, de 112 a 119, entre 1991 y 1996, la capacidad general de la Armada para disparar estos misiles de ataque terrestre ha aumentado considerablemente. Esto se debe a que un mayor número de barcos capaces de disparar el misil son ahora barcos de superficie y los barcos de superficie pueden transportar más Tomahawks que submarinos. A principios de 1996, la Marina de los Estados Unidos tenía 140 barcos con capacidad Tomahawk con 6.266 lanzadores), de los cuales hay 72 SSN (696 lanzadores) y 70 barcos de superficie (5.570 lanzadores). Había más de 4.000 misiles de crucero Tomahawk en el inventario en 1996.

El Bloque III, con su precisión mejorada y su capacidad de guía GPS autónoma, se utilizó por primera vez en el ataque de Bosnia de septiembre de 1995 (Fuerza Deliberada) y nuevamente en el ataque de septiembre de 1996 en Irak (Ataque del Desierto). Las tasas de éxito de ambas huelgas superaron el 90%. En total, el poder de disparo de los Tomahawks muestra una tasa de éxito superior al 85%.


Variantes

Había tres diseños originales de Tomahawk, el TLAM-N con punta nuclear, el Gryphon lanzado desde tierra y el TASM convencional.


Arriba: Sistema de lanzamiento vertical Mark 41

TLAM-N

El misil TLAM-N es capaz de transportar una ojiva nuclear W80 de 200 kT a 2.500 km. El misil está guiado por una combinación de navegación inercial y TERCOM. Se estima que el TLAM-N tiene una precisión de 80 m CEP. La Marina de los Estados Unidos originalmente planeó comprar 758 misiles TLAM-N, pero solo se produjeron 367. Para 1991, el presidente George H.W. Bush anunció que se almacenarían misiles TLAM-N. Casi veinte años después, la Revisión de la Postura Nuclear de 2010 de la administración Obama se movió para eliminar el TLAM-N. 8

Grifo BGM-109G

El BMG-109 Gryphon o misil de crucero lanzado desde tierra (GLCM) era una variante móvil de carretera y lanzada desde tierra del Tomahawk que transportaba una carga útil nuclear. El desarrollo comenzó a principios de la década de 1970 y entró en funcionamiento en 1984. 9

El GLCM tenía un alcance de 2500 km y podía alcanzar velocidades de aproximadamente 800 km / h. El misil tenía 6,4 m de longitud, 0,52 m de diámetro corporal y 1.470 kg de peso de lanzamiento. El Gryphon llevaba una sola ojiva nuclear W-84 de 10 a 50 kT. El misil utilizó navegación inercial y TERCOM. Estados Unidos desplegó 322 misiles a bordo de 95 vehículos TEL. Sin embargo, después de la firma y ratificación del Tratado INF, el sistema quedó completamente destruido en 1991 de conformidad con las disposiciones del tratado. 10

El TASM fue la primera versión de la variante antibuque del Tomahawk, equipada con un buscador de radar activo, en lugar de TERCOM. TASM, junto con otras variantes convencionales del Tomahawk, llevaba una ojiva convencional de 454 kg. Su alcance fue más corto que otras variantes en 460 km. 11 El TASM era conocido por su agilidad, capaz de realizar varios patrones de vuelo. Podría volar a una gran altitud, hasta 450 m, o trayectorias de baja altitud, incluida una ruta de "raspado del mar" o una inmersión emergente de alto ángulo en la fase terminal. En 1994, todos los misiles TASM fueron retirados de los buques de guerra y luego convertidos a versiones del Bloque IV. 12


Noticias e historias destacadas

Juego triple

Descubra cómo nuestro conjunto de sistemas navales avanzados ayuda a defender las flotas.

Tomahawk se vuelve más letal y versátil

El misil de crucero Tomahawk se ha transformado repetidamente a medida que la nueva tecnología agrega capacidades. (Forbes)

Navy adjudica contrato Maritime Strike Tomahawk

Raytheon Missiles & amp Defense obtiene un contrato de $ 349 millones para la capacidad de despliegue rápido Maritime Strike Tomahawk. (Monitor de tecnología de defensa)


El Tomahawk y la tecnología de misiles de crucero de EE. UU.

En la noche del 6 de julio de 2017, el personal del Museo retiró el misil de crucero Tomahawk de la Marina de los EE. UU. De la exhibición en nuestro Carrera en el espacio galería. El Museo Nacional del Indio Americano (NMAI) tomará prestado el misil en un préstamo de 10 años para una nueva galería que está programada para abrir allí a finales de este año.

Durante los últimos 30 años, el Tomahawk colgó del techo a unas pocas docenas de pies de la bomba voladora alemana V-1, o "bomba zumbadora", que entró en acción en Europa durante la Segunda Guerra Mundial. El V-1 y el Tomahawk, cuyas variantes todavía están en servicio en la Armada, enmarcan un episodio importante en la historia del desarrollo de misiles en los Estados Unidos. La reciente desinstalación del Tomahawk brinda la oportunidad de contar algunos de los aspectos más destacados de esta fascinante historia de evolución tecnológica.

Nuestro Tomahawk es un vehículo prototipo que la División Convair de General Dynamics Corporation construyó y probó en cuatro ocasiones entre 1976 y 1978. Lanzados desde barcos de superficie y submarinos, los misiles operativos volaron a 885 kilómetros por hora (550 millas por hora) y utilizaron sofisticados radar que abraza el terreno para cubrir un rango de aproximadamente 2.414 kilómetros (1.500 millas). Capaz de transportar explosivos convencionales o una ojiva nuclear, el Tomahawk representó el estado del arte en tecnología de aviones sin piloto después de que entró en servicio en la década de 1980.

No había comenzado de esa manera cuando las Fuerzas Aéreas del Ejército de EE. UU. Trajeron V-1 derribados de Europa y los rediseñaron para usarlos en combate a fines de la Segunda Guerra Mundial. El Ejército abandonó estos planes a favor de utilizar recursos limitados para otras armas convencionales consideradas más urgentes para el esfuerzo bélico. La Marina, sin embargo, estudió el V-1 y construyó una versión duplicada llamada JB-2 Loon para probar en submarinos. De 1945 a 1950, los misiles de crucero Loon volaron desde las cubiertas de los submarinos, pero su escasa precisión y falta de fiabilidad impidieron su entrada en el inventario activo. La Marina canceló el programa y pasó al más sofisticado misil de crucero Regulus I. El primer misil operativo con armas nucleares capaz de ser lanzado desde un submarino, el Regulus I entró en servicio en 1954 y permaneció en alerta hasta que fue reemplazado por el misil balístico de combustible sólido Polaris lanzado desde un submarino a principios de la década de 1960.

Con la introducción del Polaris, los misiles de crucero desaparecieron de la Armada en favor de los misiles balísticos de largo alcance, solo para regresar en la década de 1970 con el Tomahawk. A diferencia del Loon y el Regulus, que eran engorrosos y lentos de lanzar, la tecnología avanzada de radar y motor turbofan disponible en la década de 1970 convirtió al Tomahawk en un sistema de armas especialmente versátil y eficaz. El presidente Ronald Reagan pensó que sí, y reactivó cuatro de la era de la Segunda Guerra Mundial. Iowaacorazados de clase (el Misuri, New Jersey, Wisconsin, y Iowa), y la Armada equipó sus ya formidables conjuntos de armas con baterías de misiles Tomahawk.

La Fuerza Aérea siguió la misma estrategia que la Armada en la década de 1950, desarrollando tecnología de misiles de crucero hasta que una serie de avances tecnológicos en la propulsión de cohetes y el diseño de ojivas provocaron un cambio abrupto a misiles balísticos de largo alcance, como Atlas, Titán y Minuteman. . Sin embargo, a diferencia de la Armada, la Fuerza Aérea mantuvo una mano en la tecnología de misiles de crucero. Los primeros sistemas, como el Matador, Snark y el ambicioso Navaho, perduraron en versiones operativas más nuevas como el Hound Dog, que volaba a bordo de bombarderos estratégicos de largo alcance B-52.. Then, in the 1970s, the Air Force debuted the Air Launched Cruise Missile (ALCM) that bore a close resemblance in performance and capabilities to the Tomahawk. Like the Tomahawk, the ALCM is still in the Air Force inventory today.

While the Tomahawk is on loan to the National Museum of the American Indian, visitors to the National Air and Space Museum can view our rich collection of cruise missiles on display at the Steven F. Udvar-Hazy Center in Chantilly, Virginia. Visitors can see the JB-2 Loon, the Regulus 1, the Matador, and the test and operational versions of the Air Force’s Air Launched Cruise Missile. And do not forget to visit the National Museum of the American Indian to see the Tomahawk when it goes on display.


This Is Not Your Father&rsquos Tomahawk Cruise Missile

The new Block V can run down enemy ships and blast them with a half-ton high explosive warhead.

  • The U.S. Navy is set to upgrade its stock of Tomahawk cruise missiles to a new Block V standard.
  • The new missiles can attack enemy ships at sea or land targets with a new multi-effect warhead.
  • The Tomahawk design is nearly half a century old but with the help of rolling upgrades has remained a viable weapon system.

The Tomahawk cruise missile, one of the oldest missiles in U.S. military service, is set to receive a new set of capabilities designed to help keep potential enemies in check.

You love badass military tech. So do we. Let's nerd out over it together.

The missile&rsquos new Block V configuration will include both new anti-shipping and land attack variants, boosting the capabilities of the U.S. Navy surface warships that carry them.

The Tomahawk is one of the most effective missiles in the Pentagon&rsquos history. The missile, which General Dynamics first designed in the 1970s, was one of the first truly effective cruise missiles. Unlike traditional missiles that use rocket motors, fly high altitudes, and travel at Mach 2+ speeds, cruise missiles use turbojet engines, fly at low altitudes, and travel at subsonic speeds.

Most missiles are designed to sprint to their targets Tomahawk is designed to run a marathon. Engineers chose a liquid fuel-sipping turbojet engine because it enabled greater range than a rocket engine of roughly the same size. A slower speed also makes low altitude flight more viable, which in turn makes the missile much more difficult to detect by radar. Today, most advanced countries operate similar low-flying subsonic missiles, including Russia, China, France, and South Korea.

Despite its age, the Tomahawk has stayed in the game through a series of progressive upgrades. The original Block I version included both nuclear-tipped and anti-ship versions of the missile. Block II introduced land attack capabilities, like those demonstrated during the 1991 Gulf War, with missiles striking Iraqi Air Force airfields and daytime targets across the Iraqi capital of Baghdad. Block III added GPS, eliminating a time-consuming programming system that required 80 hours to plot a missile&rsquos course as well as a loitering capability.

Block IV Tomahawks added more features, including the ability to be re-routed to new targets in mid-flight. Block IV missiles also feature a camera and datalink, allowing a missile to send imagery back to friendly forces. If a Tomahawk discovers its target already struck or civilians are crowding the target area, the missile can be re-routed to destroy something else.

Now, Block V is where it gets really interesting.

The newest variant adds upgraded navigation and communications gear to older Tomahawks, electronics that, according to Noticias de defensa, make it easier to work through electronic warfare jamming and more difficult for enemy radars to detect. That&rsquos important, because once detected, subsonic cruise missiles are relatively easy to shoot down. Block V then forks into two missiles, Block Va and Block Vb.

The Coolest Military Toys

Block Va essentially turns the cruise missile into an anti-ship missile. Also known as Maritime Strike Tomahawk, Block Va adds a seeker kit, including sensor, giving it the ability to strike moving targets at sea at ranges in excess of 1,000 miles. It&rsquos not clear if Block Va can still strike land targets.

Block Vb is more oriented toward striking land targets with the new Joint Multiple Effects Warhead (MEWS). The weapon is a bit mysterious, but it seems to be a 1,000-pound warhead capable of striking both surface and underground hardened targets, including &ldquointegrated air defense systems and weapons of mass destruction&rdquo.

The great thing about Block V is that, unlike the Navy&rsquos current anti-ship missile, it doesn&rsquot need separate launchers. Block Vs will fit in any Mk. 41 vertical launch system silo&mdashthe same silo that currently carries Standard anti-air missiles, the SM-3 missile interceptor, Evolved Sea Sparrow interceptor missiles, and vertical launch anti-submarine rockets.

Today&rsquos guided missile cruisers carry 122 silos, while destroyers carry between 90 and 96 silos. Theoretically, a cruiser could carry up to 122 Block Va missiles, though a more rounded mix of all of the above is preferred. Block V will also arm U.S. Navy submarines.

Like a lot of weapons in America&rsquos arsenal, the Tomahawk missile is old&mdashat least in concept. What started out as a nuclear-capable missile can now hunt down warships at 1,000 miles and attack hardened underground targets. The missile&rsquos ability to adapt with the times, take on new roles, and reinvent itself means it will be a potent weapon system for easily another decade to come.


4 battles brought to you by booze

Posted On April 29, 2020 15:45:45

Alcohol is, like, super awesome. All the cool kids are drinking (unless you’re underage, then none of the cool kids are drinking it, you delinquent), it can lower peoples’ inhibitions, and it’s actually super easy to make and distribute.

So, it’s probably no surprise that the military likes alcohol or that many warriors throughout time have loved the sauce. Here are four times that drinking (or even the rumor of drinking, in one case) helped lead to a battle:

The Schloss Itter Castle was the site of one of history’s strangest battles, in which American and German troops teamed up to protect political prisoners from other German troops.

(Steve J. Morgan, CC BY-SA 3.0)

Waffen SS soldiers got drunk to attack a Nazi-American super team defending POWs

It’s been dubbed World War II’s “strangest battle,” that time German and American soldiers teamed up to defend political prisoners from an attacking SS battalion at Castle Itter. If you haven’t heard about it, this article from Paul Szoldra is worth a read.

What he doesn’t mention is that the Waffen SS soldiers attacking the castle in an attempt to kill the political prisoners had to stockpile some courage first, and they decided to steal the castle’s booze, drink it up, and finally kill the prisoners. Unfortunately for them, they took too long, giving the American and Wehrmacht defenders time to team up and occupy the castle. The attack failed, the prisoners survived, and 100 SS members were captured.

Washington inspecting the captured colors after the Battle of Trenton.

Rumored Hessian partying paved the way for Washington’s post-Christmas victory

Gen. George Washington’s Christmas Day victory over the Hessians is an example of tactical surprise and mobility. It was a daring raid against a superior force that resulted in a strategic coup for the Colonialists, finally convincing France to formally enter the war on the side of independence.

And it never would’ve happened if Washington’s staff officers hadn’t known that Hessians liked to get drunk on Christmas and that they would (hopefully) still be buzzed or hungover the following morning. Surprisingly though, none of the Hessians captured were found to be drunk after the battle. Alcohol gave Washington’s men the courage to get the job done, but it turns out the chance for victory was inside them all along.

Viking ships attack and besiege Paris in 845.

Nearly all Viking raids were preceded by drunken debates

When Vikings needed to make major decisions, like about whether to launch new raids or engage in a new war, they did it in a stereotypically Norse way: By getting drunk and debating the decision with no emotional walls between them. Then, they sobered up to finish the debate.

But, once they decided to do battle, they were much more likely to be sober. The Vikings were professional warriors who left the village for the sole purpose of raiding, and they took their work seriously. So, the decision to do battle was aided by alcohol, but the actual fighting succeeded thanks to discipline.

Celts fought the British at the Battle of Culloden, probably mostly sober. But the Celts, historically, liked to imbibe before a fight.

The Celts would get plastered before battles on beer or imported Roman wines

Celts loved their alcohol, and anyone with the money went for jar after jar of red wine from Italy. For warriors heading into battle the next day, the drinking was a way to mentally prepare, to bond, and to get one last night of partying on the books in case you didn’t make it through.

Of course, most Celtic warriors weren’t financial elites, so they were much more likely to be berserking their way through battle drunk on beer and mead than on imported wines.

Want more cases of alcohol playing a role in war? Verificar 7 times drunks decided the course of battle.

Más sobre Somos los poderosos

Más enlaces que nos gustan

Artículos

What is a Tomahawk Missile? - HISTORIA


Cruise missiles are jet-propelled pilotless aircraft designed to strike distant targets with great accuracy. Traveling at hundreds of miles an hour, cruise missiles use the global positioning system, inertial guidance, optical scenery correlation, and terrain comparing radar to find their targets. Their accuracy makes them especially useful in attacking military targets in urban areas with limited damage to nearby civilian facilities.

Naval interest in cruise missiles during the 1940s and 1950s produced results, but the concept was shelved in favor of the much more promising Polaris ballistic missile program. Improving technology and changing missions in the 1970s revived the earlier idea. The Tomahawk cruise missile joined the fleet in 1983 and has played a particularly important role in the Persian Gulf War and in actions since the end of the Cold War.


Click diagram to enlarge.

Flight Profile of Tomahawk Missile
Tomahawk missiles can be launched from either a standard 21-inch (53-cm) torpedo tube or, on newer submarines, a vertical launch tube. After the missile clears the submarine, a 7-second burst from its rocket boost motor blasts it out of the water. Once airborne, its turbojet engine starts, its wings spread, and it noses over to hug the surface at about 500 miles (800 km) per hour toward its target. Over water, the missile relies on inertial guidance, perhaps also the global positioning system, for navigation. Upon reaching land, the Tomahawk updates its position and corrects its course using TERCOM (terrain contour matching) or DSMAC (digital scene-matching area correlator)—the first system compares radar signals, the second optical images, with a computer-stored map—before closing on the target at an altitude of 100 feet (30 m) or less.

Tomahawk Cruise Missile
Submarine-launched versions of the Tomahawk cruise missile entered service in 1983. There were three types: anti-ship with conventional warhead, land-attack with conventional warhead, and land-attack with nuclear warhead. The missile is 21 feet (6.2 m) long and weighs 1.5 tons. It is long-ranged and very accurate, but the exact figures are classified. In 1991, nuclear Tomahawks were withdrawn from service and placed in storage. The anti-ship version has also been withdrawn from service. From Raytheon Company


Ver el vídeo: conozcamos el misil BGM-109 Tomahawk (Noviembre 2021).