Información

¿Qué se sabe del Antiu?


Según la página de Wikipedia, los antiu eran habitantes del desierto con los que los primeros faraones libraban una guerra continua.

¿Es este el alcance de nuestro conocimiento sobre ellos? Por ejemplo, ¿sabemos algo sobre por qué los antiguos egipcios estaban en conflicto con ellos, cómo era su sociedad, etc.?


Exactamente quiénes eran los antiu ha sido durante mucho tiempo un tema de debate académico.

Algunos han argumentado que el "Anu" o "Antiu"eran el pueblo predinástico del Alto Egipto. Otros sugieren que eran un pueblo nómada de la península del Sinaí. Si fueran los primeros, eventualmente serían absorbidos por Egipto cuando los reinos del Alto y Bajo Egipto se unificaran.

Parece probable que los Antiu fueran uno de los enemigos tradicionales egipcios conocidos colectivamente como "Nueve Arcos". En el período predinástico, los Nueve Arcos parecen haberse referido a enemigos "nativos" más que a extranjeros. Sin embargo, desde la perspectiva de la gente que vive en el fértil delta del Nilo ("Bajo Egipto"), los habitantes tanto del Alto Egipto como del Sinaí podrían ser considerados como "enemigos nativos que habitan en el desierto".

Hasta donde sabemos, los Antiu no dejaron ningún registro propio, por lo que tenemos que confiar en las fuentes egipcias, que generalmente solo muestran a los gobernantes egipcios golpeando a estos "enemigos de Egipto", (todo de acuerdo con Maat).

Como resultado, no sabemos casi nada sobre su sociedad, pero es muy probable que Oldcat tenga razón cuando sugiere en los comentarios anteriores que es probable que grupos nómadas como los Antiu hayan tenido una relación de "comercio o incursión" con una sociedad establecida como la de el delta del Nilo en el Egipto predinástico.


Medicamentos antiulcerosos

«Los fármacos antiulcerosos son una clase de fármacos, excluidos los agentes antibacterianos, que se utilizan para tratar las úlceras en el estómago y la parte superior del intestino delgado.

Medicamentos antiulcerosos
Nombre de la marca
(Nombre generico)
Los posibles efectos secundarios comunes incluyen:
Axid (nitzatidina)Diarrea, dolor de cabeza, náuseas y vómitos, doloroso
garganta
Carafate (sucralfato)Estreñimiento, insomnio, urticaria, dolor de barriga,
vomitando
Cytotec (misoprostol)Calambres, diarrea, náuseas, gases, dolor de cabeza,
desórdenes menstruales (incluyendo sangrado abundante
y calambres severos)
Pepcid (famotidina)Estreñimiento o diarrea, mareos, fatiga,
fiebre
Prilosec (omeprazol)Náuseas y vómitos, dolor de cabeza, diarrea,
dolor abdominal
Tagamet (cimetidina)Dolor de cabeza, desarrollo mamario en hombres, depresión.
sion y desorientacion
Zantac (ranitidina
clorhidrato)
Dolor de cabeza, estreñimiento o diarrea, dolor en las articulaciones.


Moneda africana del siglo XIII encontrada en Australia

Una isla deshabitada frente a la costa de Arnhem Land puede parecer un mundo aparte del África medieval, pero lo creas o no, están más conectados de lo que piensas.

En 1944, un militar de la RAAF encontró varias monedas en una playa desierta en una de las islas Wessel, frente a la costa del Territorio del Norte, pero la ubicación exacta del descubrimiento seguía siendo un misterio.

Ahora, casi ocho décadas después, los historiadores aficionados creen que han encontrado otra moneda, esta vez en la isla Elcho, que también pertenece al grupo de la isla Wessel.

Las monedas de 1944 estaban vinculadas a la ciudad de Kilwa, en el este de África, frente a la actual Tanzania.

Si se confirma que es la misma moneda Kilwa, que se cree que se produjo después de 1400, la nueva moneda estaría entre los artefactos extranjeros más antiguos jamás encontrados en Australia. ...


Quizás un anti-EE. UU. y la facción anti-dólar está ejecutando el BIS ahora

Entre los muchos informes analíticos que sostienen que los fundamentos económicos son tales que el precio del oro debería aumentar bruscamente, los informes anuales "In Gold We Trust" de Incrementum AG en Liechtenstein siempre han proporcionado la mayor documentación de respaldo. El publicado la semana pasada no es una excepción:

Mientras tanto, GATA, prácticamente solo, ha estado atascado durante mucho tiempo con el trabajo menos feliz de explicar por qué el precio del oro ha no estado prestando atención a los fundamentos, sin aumentar drásticamente, y no reflejando las condiciones monetarias grotescamente inflacionarias e inestables.

Oro de EE. UU .: monedas y lingotes desde 1973

USAGold, conocido por su sitio de Internet, USAGold.com, ofrece monedas de oro contemporáneas y monedas de oro históricas relacionadas con los lingotes para entregar a inversores privados en los Estados Unidos, Europa, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Es uno de los nombres más antiguos y respetados en la industria del oro, con miles de clientes y un enfoque de inversión que enfatiza la orientación y las necesidades individuales sobre las tácticas de ventas de alta presión. El historial de cero quejas de la empresa en el Better Business Bureau la convierte en una combinación ideal para el inversor conservador a largo plazo que busca un contacto confiable en el negocio del oro.

Llame al 1-800-869-5115x100 y pregunte por la mesa de operaciones, o visite:

USAGold: Excelentes precios, entrega rápida, todo el tiempo.

Pero el nuevo informe "In Gold We Trust" lo hace incluir algo a modo de explicación. Es un comentario largo del tercer participante anónimo en la serie de comentarios "Amigo de otro" que comenzó hace dos décadas en el antiguo (y muy añorado) Foro USAGold.com.

Los dos primeros participantes, "Otro" y "Amigo de otro", parecían íntimamente familiarizados con la participación de la banca central con el oro. Hubo mucha especulación de que "Otro" era de hecho un banquero central europeo o muy cercano a los banqueros centrales europeos. El tercer participante de la serie, "Amigo de amigo de otro", parece ser un estudiante de los dos primeros y ahora está operando su propio sitio de Internet patentado de análisis del mercado del oro.

Normalmente, GATA evita los comentarios anónimos por considerarlos poco fiables, pero estos comentarios a veces pueden proporcionar información valiosa y, dado que Incrementum se está responsabilizando del nuevo análisis de "FOFOA" y dado que este análisis está repleto de detalles históricos, se lo puede recomendar encarecidamente. Está publicado aquí:

La serie "Otro" reconoció durante mucho tiempo que el precio del oro fue muy manipulado por los bancos centrales y, en particular, por la suscripción de oro de "papel", la creación de grandes suministros imaginarios de oro con fines de contención de precios, pero también que eventualmente el oro se rompería. salir y convertirse en "Freegold" con un precio espectacularmente más alto, eliminando cualquier necesidad de apalancamiento sobre el precio por parte de aquellos que anticipan que la contención de precios no podría continuar para siempre.

Ahora, con la implementación aparentemente inminente de las regulaciones bancarias "Basilea 3" recomendadas por el Banco de Pagos Internacionales y la protesta desesperada de la Asociación del Mercado de Lingotes de Londres y el Consejo Mundial del Oro de que "Basilea 3" destruirá tanto el oro de "papel" como la LBMA En sí, los defensores del oro tienen la esperanza de que el Día de la Liberación llegue este verano.

Quizás lo haga. Aparte del simple agotamiento de la oferta física de metal disponible bajo la contención de los precios, la causa del colapso del mecanismo anterior de contención de los precios, London Gold Pool, en marzo de 1968, es Es posible imaginar que el BPI derroque la contención de los precios. Es decir, mientras el BPI continúa actuando como intermediario e interventor de oro para todos sus miembros principales, incluido Estados Unidos, cuya intervención ha tenido como objetivo proteger el estatus del dólar estadounidense como moneda de reserva mundial, el BPI también representa todos los demás bancos centrales importantes, y sus intereses pueden ser bastante opuestos al apoyo indefinido e incuestionable del dólar y el imperialismo estadounidense.

Por ejemplo, el BIS últimamente puede estar siguiendo un rumbo buscado por un anti-EE. UU. y el bloque anti-Reino Unido que consiste en la Unión Europea, China y Rusia, entidades que últimamente están en el lado equivocado de la política de Estados Unidos y Reino Unido. Quizás este bloque está impulsando las regulaciones de "Basilea 3" para derribar a Estados Unidos y al dólar mientras se vuelven a licuar con un valor más alto para sus reservas de oro, como los economistas estadounidenses Paul Brodsky y Lee Quaintance especularon que estaba en marcha incluso hace nueve años:

A diferencia del Fondo Monetario Internacional, que es enteramente una creación de Estados Unidos y sobre el cual Estados Unidos ejerce el poder de veto, el BPI tiene mucha más libertad de acción. El grupo "Otro" ha interpretado durante mucho tiempo que el BPI está a favor del oro, a pesar de su asistencia a las intervenciones instigadas por Estados Unidos contra el oro.

Lo veremos, y tal vez pronto, o tal vez no. Lea el análisis "FOFOA" de Incrementum y vea lo que piensa.

Mientras que la pandilla GATA persiste en lo que muchos consideran una cruzada quijotesca porque pensamos que la supresión del precio del oro es la injusticia generalizada en el mundo y, por lo tanto, el problema más importante del mundo: el control antidemocrático de la valoración de todo el capital, el trabajo y los bienes. , y servicios para el beneficio de unos pocos - después de 22 años disfrutaríamos no solo de la victoria sobre los malhechores sino también de la libertad de emprender otra línea de trabajo igualmente menospreciado - tal vez ovnis, el monstruo del lago Ness, Bigfoot o el buscar Atlantis. Incluso unas pocas semanas de descanso pueden ser agradables.

CHRIS POWELL, Secretario / Tesorero
Comité de Acción Antimonopolio de Oro Inc.
[email protected]

Únase a GATA aquí:

Conferencia de Inversiones de Nueva Orleans
Hilton New Orleans Riverside Hotel
2 Poydras St., Nueva Orleans, Luisiana
Martes a viernes, 19 al 22 de octubre de 2021

Brindis por un mercado de oro libre
con un gran vino con etiqueta GATA

El vino que lleva la etiqueta del Comité de Acción Antimonopolio de Oro, cuyos casos se otorgaron a tres afortunados donantes en la reciente campaña de recaudación de fondos de GATA, ahora está disponible para su compra en el caso de Fay J Winery LLC en Texarkana, Texas. Cada caja tiene 12 botellas y el costo es de $ 240, que incluye el envío a través de Federal Express.

Así es como se ven las botellas:

Los compradores pueden componer su caja eligiendo hasta cuatro variedades de la lista aquí:

GATA recibirá una comisión por cada caja de vino con etiqueta GATA vendido. Entonces, si le gusta el vino y lo compra de todos modos, ¿por qué no comprarlo de una manera que apoye nuestro trabajo para lograr mercados libres y transparentes en los metales monetarios?

Para pedir una caja de vino con etiqueta GATA, envíe un correo electrónico a Fay J Winery a [email protected]

Apoye a GATA comprando
"Aparejado" de Stuart Englert

"Aparejado" es una explicación concisa de la política de manipulación del mercado de divisas del gobierno y acredita ampliamente el trabajo de GATA al exponerlo. El diez por ciento de los ingresos por ventas se aportan a GATA. Compre una copia por $ 14.99 a través de Amazon -


Grupos anticristianos de Estados Unidos expuestos por una organización de vigilancia

En 2007, y con esa misma arrogancia nauseabunda que ha llegado a definirlo, el entonces candidato presidencial Barack Obama bromeó de manera engañosa: “Estoy absolutamente convencido de que las guerras culturales son tan de los noventa. Sus días se oscurecen ".

Oscuro, de hecho. El futuro marxista cultural de Estados Unidos pasaría entonces la mayor parte de una década librando una guerra contra la cultura y el patrimonio judeocristianos de nuestra nación a niveles, y de formas, inéditas en nuestra historia histórica. Hoy, su cruzada anticristiana continúa sin cesar. De hecho, y con menos de dos años para completar su funesta conspiración, este extremista neopagano ha comenzado a acelerar rápidamente sus desenredos.

Entre sus principales objetivos de destrucción se encuentran las organizaciones e individuos conservadores y cristianos que representan una amenaza para su "transformación fundamental" prevista de nuestra nación una vez judeocristiana. ¿La visión de Obama? Una distopía euro-socialista sin Dios creada a partir de su propia imagen secular-humanista.

Aún así, incluso el presidente de los Estados Unidos, por sí solo, no puede destruir una nación entera desde adentro. Su objetivo siniestro (sí, siniestro) de una sociedad sin Cristo (Jesús es el verdadero objetivo aquí) es compartido por muchos que, como Obama, trabajan bajo el más oscuro de los engaños espirituales.

Para lograr el sueño "progresista" más amplio de deshacer a Estados Unidos, este hombre, esta figura cautelosa de la que todavía sabemos muy poco, se encuentra flanqueado por poderosos camaradas de armas, por cientos de grupos anticristianos igualmente extremistas y muy bien financiados.

Es por eso que esta semana me animó tanto ver a una de las organizaciones cristianas dominantes más grandes y efectivas de Estados Unidos contraatacando. La American Family Association (AFA), con sede en Mississippi, ha desarrollado y publicado un recurso tremendo para el público estadounidense imparcial. Es un "mapa de fanatismo anticristiano" interactivo, que identifica "más de 200 grupos y organizaciones que muestran abiertamente fanatismo hacia la fe cristiana".

La AFA también ha anunciado que estará monitoreando las actividades de estos segregacionistas anticristianos, informando sobre esas actividades al público en general y advirtiendo además a las decenas de millones de cristianos estadounidenses sobre detalles específicos relacionados con su campaña radical de limpieza religiosa.

“El sitio web www.afa.net/bigotrymap incluye un mapa interactivo que identifica a los grupos cuyas acciones son profundamente intolerantes con la religión cristiana”, señala AFA. "Sus acciones, por ejemplo, han respaldado los esfuerzos para silenciar a los cristianos y eliminar todas las demostraciones públicas de herencia y fe cristianas en Estados Unidos".

Entre las más de 200 organizaciones anticristianas expuestas por el grupo de vigilancia cristiano se encuentran algunos de los grupos ateos, humanistas y extremistas "LGBT" más estridentes de Estados Unidos. La Campaña de Derechos Humanos (HRC, por sus siglas en inglés) irónicamente nombrada, por ejemplo, figura entre ellos. El cofundador de la CDH está acusado de pedófilo homosexual Terry Bean. Fue arrestado hace unos meses por presuntamente violar a un niño de 15 años.

Otro de los grupos de más alto perfil enumerados es el Southern Poverty Law Center (SPLC), de extrema izquierda. El FBI ha vinculado las actividades propagandistas del SPLC con el terrorismo doméstico anticristiano (algo que predije hace mucho tiempo).

También en la lista están Freedom From Religion Foundation, Gay, Lesbian & Amp Straight Education Network (GLSEN) y muchos más.

“Una práctica común de estos grupos es amenazar las escuelas, ciudades y estados de nuestra nación”, dijo el presidente de la AFA, Tim Wildmon.

“Con la amenaza de una demanda, exigen que se elimine la oración de las escuelas y las reuniones del consejo de la ciudad, que se saquen los monumentos de los Diez Mandamientos de los juzgados y que se purguen las cruces conmemorativas de los cementerios y parques”, agregó.

"Las familias y las empresas que expresan una cosmovisión cristiana sobre los problemas sociales a menudo enfrentan represalias viciosas de los fanáticos anticristianos, y es hora de llamarlos por su intolerancia", instó Wildmon. "Debido al fanatismo anticristiano, los propietarios de empresas privadas han sido demandados y obligados a cerrar sus negocios".

La AFA advierte a los cristianos estadounidenses que estén atentos porque algunos asociados con los más de 200 grupos anticristianos han "cometido crímenes violentos contra cristianos y grupos religiosos", y que se han producido "agresiones verbales físicas y profanas contra los cristianos", y continúan usándose regularmente como "métodos de intimidación airados".

En 2012, por ejemplo, el partidario del SPLC y activista homosexual Floyd Lee Corkins entró en Washington, D.C., sede de otra de las organizaciones cristianas dominantes más grandes de Estados Unidos, el Family Research Council (FRC), armado con una pistola y una mochila llena de municiones. También tenía 15 sándwiches de Chick-fil-A que tenía la intención de untar en la cara a los empleados de FRC después de matarlos a todos (FRC había defendido recientemente al director de operaciones de la cadena alimentaria, Dan Cathy, por declaraciones de matrimonio pro-natural).

Afortunadamente, los planes de Corkins sobre asesinatos en masa fueron frustrados por el gerente de instalaciones de FRC y especialista en seguridad Leo Johnson. Mientras Corkins gritaba desaprobación por la "política" de FRC, le disparó a Johnson quien, a pesar de tener un brazo gravemente herido, logró abordar a Corkins y desarmarlo. (Por supuesto, todo esto es imposible ya que es ilegal en Washington, D.C., portar un arma oculta).

Sobre las acciones de Johnson, la jefa de policía de DC, Cathy Lanier, dijo: "El guardia de seguridad aquí es un héroe, en lo que a mí respecta".

Los documentos judiciales y las pruebas del FBI revelaron más tarde, como muchos habían sospechado, que el SPLC era, aunque indirectamente, al menos hasta cierto punto cómplice de este acto particular de terrorismo anticristiano. Corkins había utilizado, y confesó haber sido incitado por, la propaganda anticristiana del SPLC.

Afortunadamente, el SPLC, el HRC y cientos más de estas organizaciones anticristianas ahora están siendo denunciados y responsabilizados. Es comprensible que hayan comenzado a luchar por el control de daños. Están a la defensiva.


Médicos de Walter Reed: Trump en & # x27excepcionalmente de buen humor & # x27 sin fiebre y con remdesivir

Remdesivir generalmente se usa para pacientes que necesitan oxígeno suplementario, aunque Conley dijo que Trump no necesitaba ayuda para respirar el sábado por la mañana. Cuando se le presionó durante la sesión informativa sobre si el presidente alguna vez había recibido oxígeno suplementario, Conley dijo persistentemente que el presidente no había recibido oxígeno el jueves o mientras estaba en Walter Reed el viernes y el sábado.

No estaba claro si el presidente necesitaba oxígeno en otro momento.

Estamos maximizando todos los aspectos de su atención, atacando este virus con un enfoque múltiple.

Conley dijo a los periodistas el sábado que Trump está "muy bien", pero que los próximos días serán críticos para la recuperación del presidente.

"Con el curso conocido de la enfermedad, del día siete al décimo, nos preocupa mucho la fase inflamatoria, la fase dos", dijo Conley. "Dado que proporcionamos algunas de estas terapias avanzadas tan temprano en el curso, un poco antes que la mayoría de los pacientes que conocemos y seguimos, es difícil saber dónde se encuentra en ese curso".

Relacionado

Health Trump experimenta síntomas leves de Covid: por qué es importante la primera semana


ANTIIMPERIALISTAS

ANTIIMPERIALISTAS. Este término se usa generalmente para connotar a aquellos que resistieron o desaprobaron los impulsos colonialistas estadounidenses en varios momentos y especialmente a aquellos que se opusieron a la expansión colonial estadounidense después de la Guerra Hispanoamericana. Aunque varios antiimperialistas se habían opuesto por primera vez a la adquisición de territorios insulares durante la administración de Ulysses Grant, y otros sobrevivieron para proclamar la fe en la década de 1920, el antiimperialismo como movimiento se limita a los años 1898-1900.

Muchos antiimperialistas rechazaron la actividad organizativa, pero la mayoría afirmó ser miembro de una de las ramas de la Liga Antiimperialista, que se fundó en Boston en noviembre de 1898. Para 1900, la liga afirmaba tener 30.000 miembros y más de medio millón de contribuyentes. . Su objetivo principal era la educación de la opinión pública. La liga publicó cientos de panfletos denunciando la adquisición de un imperio insular y el abandono de la "misión" única de Estados Unidos de presentar ante las naciones del mundo el modelo de una sociedad libre y autónoma. Sus miembros incluían reformadores, educadores, líderes sindicales y políticos demócratas. George S. Boutwell, Erving Winslow, Edwin Burritt Smith, David Starr Jordan y Carl Schurz fueron líderes prominentes de la liga, y su principal contribuyente financiero fue Andrew Carnegie. Otros antiimperialistas importantes fueron William Jennings Bryan y los ex presidentes Benjamin Harrison y Grover Cleveland.

Aunque diversos en motivos y afiliaciones partidistas, los antiimperialistas compartían temores y creencias comunes. Estaban convencidos de que el imperialismo amenazaba los ideales e instituciones de su propio país, y muchos creían que era injusto dictar las metas políticas y las instituciones de pueblos extranjeros. Aunque muchos antiimperialistas compartían el sesgo racial de sus oponentes imperialistas y algunos instaban a la expansión de los mercados extranjeros como una solución al excedente interno, para la mayoría, la "diferencia" racial no requería subordinación racial, ni la expansión comercial exigía la diplomacia de la cañonera. Los antiimperialistas típicamente insistían en que estaba tan mal que una república tuviera colonias como que un gobierno representativo tuviera pueblos sometidos. La tiranía en el extranjero, creían, solo podía socavar la democracia en casa. Ofrecieron argumentos contra la constitucionalidad, la sabiduría económica y la seguridad estratégica de una política de imperialismo insular. La expansión colonial no solo negó la práctica del pasado, sino que desperdiciaría los recursos estadounidenses, socavaría la Doctrina Monroe y enredaría a los Estados Unidos en las rivalidades de las potencias europeas. Aunque obstaculizados por tener que predicar una doctrina de abnegación a una nación de optimistas y debilitados por la falta de acuerdo sobre una única alternativa política para la disposición de las Islas Filipinas, los antiimperialistas participaron en uno de los debates más inteligentemente razonados en Historia americana.

Aunque fueron importantes como fuerza moral y educativa, los antiimperialistas deben clasificarse entre los fracasos políticos de la historia estadounidense. Su labor, junto con el alto costo de la insurrección filipina, pudo haber ayudado a frenar las ambiciones territoriales de los imperialistas más celosos, pero ninguno de los objetivos inmediatos de los antiimperialistas estaba asegurado. Los nuevos territorios insulares fueron anexados oficialmente. El presidente William McKinley ganó fácilmente la reelección en 1900 a pesar de la oposición de la Liga Antiimperialista, y la insurrección filipina fue aplastada sin piedad.


Fidel Castro, desafiante anti-EE. UU. hombre fuerte que impuso su voluntad a Cuba durante décadas, muerto a los 90

Curiosamente, para un cubano, no le gustaba bailar.

Pero le gustaba dominar, y eso fue lo que hizo.

Durante cinco décadas, Fidel Castro Ruz montó su pequeña patria caribeña como un coloso barbudo, proyectando una sombra sobre la política global que llegó más lejos y perduró más que la de casi cualquier otra figura mundial de su generación.

Fue una actuación inolvidable y quizás sin precedentes de un actor solista en un papel principal en un drama que escribió, en un grado notable, por su cuenta.

Tuvo, y tiene, sus adoradores & # x2014 y son legión.

Aquellos que idolatraron a Fidel Castro persistirán por siempre en llamarlo un salvador, un hombre que derrocó a un dictador corrupto, trajo justicia social y mejores condiciones a su país y las masas empobrecidas de su país, defendió la educación y la atención médica para todos, trazó un camino audaz en el el lado noble de la historia, y se mantuvo firme frente a la nación más poderosa del mundo & # x2014 burlando, sobreviviendo y, en la mayoría de los casos, sobreviviendo a una sucesión de 10 presidentes de EE. UU.

Tenía 11 años, Barack Obama, cuando murió el viernes en La Habana a la edad de 90 años. Su salud había estado fallando durante años antes de su muerte.

Castro también tuvo, y tiene, sus enemigos & # x2014 y ellos también son legión.

Nada persuadirá a quienes lo injuriaron de que Castro era otra cosa que un sinvergüenza vanaglorioso, un hombre que disfrutaba sobre todo del poder, que reprimió sin piedad la disidencia, que exilió, encarceló o ejecutó a sus oponentes, que se enriqueció a expensas de su país y # x2019, que sedujo a una nación & # x2014 y no una pequeña parte del mundo & # x2014 para el beneficio de nadie & # x2019 más que el suyo.

Ahora Fidel Castro Ruz es historia.

En julio de 2006, la aparición de la enfermedad obligó a Castro a entregar el poder & # x2014 temporalmente, se dijo & # x2014 a su hermano algo menor, Raúl. En febrero de 2008, ese traslado se hizo permanente, y un Fidel enfermo permaneció en gran parte oculto a la vista del público, ocupándose de redactar frecuentes aunque divagantes bolígrafos que se publicaban debidamente en Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba.

Muchos esperaban que Raúl & # x2014, el antiguo ministro de Defensa y considerado un tipo mucho más pragmático que su temperamental y voluble hermano & # x2014, se dedicara rápidamente a la delicada tarea de deconstruir de alguna manera el tambaleante y desordenado sistema socioeconómico que Fidel tenía. formados juntos en el transcurso de casi cinco décadas, sin que toda la estructura planificada centralmente se derrumbe sobre su cabeza.

MÁS EN THESTAR.COM

Hasta ahora, el jurado está deliberando sobre Raúl el reformador, ya que ha procedido lenta y cautelosamente en el mejor de los casos. Sin embargo, sí colaboró ​​con su homólogo estadounidense para restablecer las relaciones diplomáticas con Washington, que se rompieron desde principios de la década de 1960 & # x2014, un logro asombroso. Pero el progreso en otros frentes se ha estancado. Incluso jubilado y despojado de la presidencia, parecía que Fidel aún podía imponer su voluntad, no solo a su hermano, sino también a la tierra que había gobernado durante tanto tiempo.

Parece poco probable que logre el mismo truco más allá de la tumba, y un cambio sustancial finalmente puede llegar a este puesto avanzado del comunismo en el Caribe, ahora que Fidel Castro Ruz se ha ido.

En cualquier medida, su vida fue un asunto largo, tumultuoso y extraordinario, si no tan largo, o tan extraordinario, como él mismo debió haber deseado.

Al final, la vida de Fidel Castro Ruz duró más que el promedio de vida de sus compatriotas cubanos & # x2014 que, con 79,1 años, se encuentra entre las más largas de América Latina y solo un poco más corta que la cifra comparable de Estados Unidos. de América.

Pero al final resultó que el alto y bravucón Comandante con la famosa barba era mortal, después de todo.

Era un hombre grande en un país pequeño, y en un mundo racional probablemente no habría alcanzado la estatura o notoriedad que logró.

Pero este mundo no es demasiado racional y, por lo tanto, durante un tiempo durante la Guerra Fría entre los Estados Unidos y lo que entonces era la Unión Soviética, la influencia de Castro se extendió mucho más allá de las costas arenosas y bordeadas de palmeras de su dominio. Durante tres de sus casi cinco décadas en el poder, ayudó a dar forma a la historia a escala global, patrulló las fallas de un planeta dividido, pisó los tableros de un escenario épico.

En cuanto a los cubanos, podían amar al hombre u odiarlo & # x2014 o amarlo y odiarlo a ambos, como muchos parecían obligados a hacer. Pero no pudieron escapar de él.

Lo que suceda a continuación lo determinarán otros y solo se aclarará durante las próximas semanas, meses e incluso años. Para Cuba, el futuro aguarda.

Pero ahora un hombre está muerto, y por un corto tiempo al menos los cubanos estarán mirando hacia atrás y hacia adelante.

Oficialmente, la vida de Castro comenzó el 13 de agosto de 1926. El hombre que se convertiría en el campeón autoproclamado de Cuba y los oprimidos fue él mismo el hijo privilegiado, nacido en la parte oriental de Cuba, en un pueblo llamado Birán. parte de lo que entonces se llamaba provincia de Oriente y ahora se llama Holguín.

Su padre era Ángel Castro y Argiz, un inmigrante gallego en España, que hizo fortuna en Cuba construyendo vías férreas para la industria azucarera. La madre de Castro era una empleada doméstica llamada Lina Ruz González. Eventualmente, sus padres se casarían.

El tercero de siete hijos, Castro fue una criatura voluntariosa e impulsiva desde el principio.

Sus pasiones incluían el béisbol, y a menudo se cuenta la historia de que Castro estuvo brevemente bajo contrato con un equipo de Grandes Ligas en los Estados Unidos & # x2014, un equipo generalmente identificado como los Medias Blancas de Chicago. It & # x2019s dijo que una vez lo llamaron para una prueba. Pero ese cuento es un mito. No sucedió.

En cambio, en 1945, Castro inició sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, mientras se sumergía en la política estudiantil. En un momento, se unió a un intento de derrocar a otro país, el dictador # x2019, y # x2014, Rafael Trujillo, el infame tirano que entonces gobernaba la República Dominicana. Esa desventura fue un completo fracaso.

En 1948, Castro se unió al Partido Ortodoxo, un partido político de oposición cubano que criticaba la corrupción en el gobierno. Con el líder Eduardo & # x201cEddy & # x201d Chibas, el partido perdió las elecciones nacionales de 1948, y tres años después Chibas se suicidó.

Para entonces, Castro se había casado, se graduó de la facultad de derecho y comenzó a ejercer como abogado en un pequeño bufete de La Habana. Aunque breve, el matrimonio resultaría ser una página particularmente significativa en la biografía de Castro. Su esposa fue Mirta Díaz-Balart, y la unión duró solo unos años, produciendo un hijo & # x2014 que luego encabezaría la comisión de energía atómica de Cuba & # x2019 & # x2014, pero sus repercusiones resonaron durante décadas.

El clan Díaz-Balart se encontraría más tarde entre los miles de cubanos que huyeron a Miami después de la toma de posesión de Castro, y allí sus antiguos suegros se convertirían en jugadores centrales en la comunidad de exiliados ferozmente anticastrista.

En 1952, sin embargo, Fidel Castro estaba muy lejos del poder, aunque sus ambiciones eran claras. Ese año, decidió postularse para el parlamento como miembro & # x2014 y aspirante a líder & # x2014 del partido Ortodoxo.

Pero un militar cubano de nombre general Fulgencio Batista lanzó un golpe de estado que derrocó al presidente Carlos Prío. Batista canceló rápidamente la votación programada y Castro sacó lo que era, en ese momento, una conclusión razonable. El camino hacia el poder en Cuba no pasaba por las urnas, sino por el cañón de una pistola.

El 26 de julio de 1953, Castro y su hermano menor, Raúl, encabezaron a unos 100 hombres en un atrevido pero desesperadamente fallido asalto al cuartel del ejército Moncada en Santiago de Cuba, la segunda ciudad del país y la segunda ciudad de 2019, en el extremo oriental de la isla. .

No era la única vez que los hermanos Castro presidían un fiasco militar. Pero Fidel tenía la habilidad de convertir incluso sus peores desastres en eventuales triunfos. Y aprendió de sus errores.

En el caso del ataque al cuartel Moncada, la operación fue un desastre desde el principio. En combate cuerpo a cuerpo con los soldados de Batista & # x2019s, 80 de los 100 hombres bajo el mando de Castro & # x2019 fueron asesinados directamente o capturados y luego asesinados. Fidel y Raúl fueron hechos prisioneros y juzgados.

Ambos hermanos fueron condenados y condenados a largas penas de prisión & # x2014 13 años para Raúl, 15 para su hermano mayor.

Dos años después, Batista cometió quizás el mayor error de su carrera política. Proclamó una amnistía general para los presos políticos y dejó ir a Fidel Castro.

Junto con su hermano, Castro huyó al exilio en la Ciudad de México y rápidamente comenzó a planear su regreso.

Ingrese a un joven médico asmático de Argentina, el enigmático derviche revolucionario conocido como Ernesto & # x201cChe & # x201d Guevara, cuya semejanza con barba y corona de boina eventualmente se convertiría en un ícono internacional del idealismo perfervido.

Diecisiete meses después de llegar a la capital mexicana, Castro había acumulado una fuerza expedicionaria en miniatura de 81 hombres, incluido su hermano, Guevara y otro destacado líder de la revolución, Camilo Cienfuegos. Se autodenominaron Movimiento 26 de Julio & # x2014 Movimiento 26 de julio & # x2014 tras el nefasto asalto al cuartel Moncada.

En diciembre de 1956, la pequeña fuerza se hizo a la mar a bordo de un yate de recreo sobrecargado, el Granma, y ​​puso rumbo al este de Cuba.

Parece poco creíble incluso ahora que esta quijotesca empresa pudiera haber producido algo más que una catástrofe para Castro y sus compañeros. Por derecho, deberían haberse ahogado en el mar, y un hombre casi lo hace. Sin embargo, de alguna manera llegaron a la costa cubana, y fue entonces cuando realmente comenzaron sus juicios.

Una colaboradora llamada Celia Sánchez esperaba a los invasores en una cita preestablecida frente al mar, con vehículos, comida y armas de fuego, pero en la confusión el Granma aterrizó en el lugar equivocado, otra playa llamada Playa de los Coloradas. The shore here was mostly mangrove swamp, and this made it impossible to unload most of the weapons.

Castro’s party recruited a local man to guide them into the mountains of the Sierra Maestra, but they chose poorly and, on Dec. 5, the erstwhile guide betrayed them to Batista’s National Guard.

In the ensuing encounter, all but a few of Castro’s men — the number 12 is frequently cited — were killed.

Fidel, Raul, Cienfuegos, and a wounded Guevara were among the survivors who straggled up into the mountains of Oriente province, there to begin what might well rank as the most courageous, foolhardy, and unlikely revolutionary struggle ever waged.

“We will win this war,” said Castro. “We are just beginning to fight.”

Before long, Castro’s army had swelled to 800 irregulars, mostly recruited from the local peasantry. Attacking by surprise in small, guerrilla-style units, the insurgents began to score impressive victories against Batista’s larger but less nimble forces, mainly composed of poorly motivated conscripts.

Steadily, the tide of war turned in Castro’s favour, as the dictator’s National Guard shrank through desertions and as support for Batista collapsed, both within Cuba and abroad. In mid-1958, Washington suspended arms shipments to the Cuban government and, in December, an army led by Guevara routed the dictator’s forces at Santa Clara in central Cuba.

On Dec. 31, 1958, Batista admitted defeat. Accompanied by a gaggle of cronies, he boarded an airplane that flew him to exile in the Dominican Republic. From there, he made his way to Francisco Franco’s Spain.

On Jan. 8, 1959, Fidel Castro marched into Havana, triumphant.

Some say the new Cuban leader was a Communist all along, while others insist he was first and foremost a nationalist and that events steered him toward Marxism. Either way, he was a Marxist when he died.

Loading.

Declaring himself prime minister, Castro quickly became the dominant figure in the new provisional government in Havana. He pushed through dozens of reforms, expropriated land and buildings in the countryside and the towns. He unleashed a campaign of deadly reprisals against Batista sympathizers, many of whom were executed by firing squad after bogus trials. It is still debated how many died this way. Hundreds, certainly. Castro’s opponents say thousands. Moderates abandoned the new regime in droves, and Castro consolidated his hold on power.

Before long, the new government sought closer relations with the Soviet Union, which began supplying Cuba with oil. U.S.-owned refineries on the island refused to accept the ideologically tainted petroleum, and so Castro nationalized the plants.

Later, he took over other U.S. assets, including those owned by the United Fruit Company.

The U.S. government soon severed diplomatic ties with the new government and later imposed an economic embargo, measures that were to lock Washington’s policy toward Cuba into the robotic and inflexible hostility that prevailed for decades.

During most of those years, Castro expertly manipulated U.S. antipathy to his advantage, maintaining ordinary Cubans in a state of almost constant high-alert, while laying the blame for everything bad about his revolution at Washington’s door — poor sugar harvests, outbreaks of dengue fever, plagues of swine flu, gross restrictions on personal freedoms, the incarceration of political dissidents, the lack of decent consumer goods, a near ban on access to the Internet for ordinary people.

Everything that fell short or went awry in Cuba could be blamed upon the U.S. embargo — invariably misidentified as a bloqueo or blockade by Cuban government officials — and by the need to protect the revolution from its imperialist enemies lurking just across the Straits of Florida.

If Washington had truly sought better relations with Castro, it is not at all clear he would have gone along. Having the U.S. government as a reactionary whipping boy was just too valuable politically. Washington’s abiding phobia of Castro had an effect that was precisely opposite to its intent. It helped to keep him in power for decades.

Besides, the Yankees did try to invade.

That was in April 1961 — the infamous Bay of Pigs invasion. Recruited and trained by the U.S. Central Intelligence Agency, some 1,400 Cuban exiles clambered ashore at Playa Giron in western Cuba. The idea was that this initial attack would immediately spark a popular insurrection against Castro’s government.

It didn’t pan out that way.

Castro personally commanded the defence forces dispatched to repulse the invaders, many of whom were killed. About 1,000 were captured. Cuban propeller-driven combat planes sank two of the U.S. supply ships anchored offshore.

As a result of this made-in-Washington misadventure, Castro solidified his image as a courageous national leader. Later that year, he declared that Cuba would become a socialist country. In 1962, still fearful of another U.S.-backed invasion, Castro sought protection from the Soviet Union, which volunteered to deploy nuclear missiles on the island.

And so the stage was set for that most harrowing episode of the Cold War, the showdown between John F. Kennedy and Soviet Premier Nikita Khrushchev that propelled the planet to the brink of nuclear conflagration and came to be known as the Cuban Missile Crisis.

In the end, Moscow backed down. In exchange for U.S. agreement to remove its own nuclear arms from Turkey and a promise by Washington not to invade Cuba, Khrushchev consented to recall the Soviet missiles that were even then sea-bound for the Caribbean.

The world had been saved, but Castro was furious. After all, Moscow had failed to consult him before cutting its humanity-preserving deal with Washington.

Barred from making war on Castro, America decided to assassinate the man instead. It is not entirely clear even now whether Kennedy knew the full story of CIA skulduggery during his presidency, but it seemed no scheme was too outlandish to consider if it offered a chance to propel Fidel Castro into an early grave.

At one time or another, the U.S. spy agency considered treating Castro’s broadcast studio in Havana with mind-altering chemicals. They thought of putting poison or explosives in his cigars. They explored the possibility of polishing his boots with chemicals that would make his beard fall out.

How many of these ideas were actually put into practice, it is difficult to say. But Castro once estimated that he had survived more than 600 CIA attempts on his life.

Eventually, the CIA called off its anti-Castro dogs, and there probably were no further Washington-inspired attempts on the Cuban leader’s life after 1970 or so.

Meanwhile, Castro’s efforts to build and diversify his country’s economy were largely unsuccessful.

First, he promoted industrialization, while shifting away from sugar and other agricultural products that were the backbone of the country’s economy. That didn’t work.

In the late 1960s, he decided that sugar was the answer after all, and he hectored his compatriots to produce record harvests that seemed always to fall short.

In 1967, Che Guevara decided he had had enough of being a government minister and set off for Bolivia in the hope of spreading socialist revolution in South America. But Bolivia in the late 1960s was not Cuba in the late 1950s.

In the end, Guevara was tracked down and killed by Bolivian troops, who were likely acting with covert U.S. assistance. Eventually, Che’s corpse was flown back to Cuba, and it is now buried in Santa Clara, the site of the greatest military victory of the revolution.

With Soviet backing, Cuba became increasingly active in Africa, supporting movements in Mozambique and, especially, in Angola, where Cuban troops were an important factor in that country’s war with South Africa, from 1975 until 1989.

At the same time, Cuba was backing armed revolution in the Americas, providing diverse assistance to the Sandinista government in Nicaragua while acting as a sort of godfather to insurgent forces in Colombia, El Salvador, and Guatemala.

At home, Castro suffered some embarrassments, such as the famous Mariel boatlift in the spring of 1980, in which more than 120,000 Cubans scrambled onto U.S.-piloted pleasure craft that bore them away to Florida.

In other ways, the Cold War was good for Cuba. Year in, year out, the Soviet Union — by some estimates — transferred the equivalent of $3-billion (U.S.) to its only Caribbean satellite state.

For many Cubans, life was stifling politically, but economically it was good.

Illiteracy was all but vanquished. Life expectancy increased substantially. Schooling was universally available and free. Medical care of a high standard was provided, in theory, to all. There was enough food to go around.

And so, in 1991, when the Soviet Union finally collapsed, what many saw as a boon to humanity was, for Cuba, perhaps the worst news possible.

Never before, in the nearly 500 years since the Spanish conquest, had this long, narrow island been anything other than someone else’s colony. First, it belonged to Madrid. Later, after the Spanish-American War in 1898, Cuba was a U.S. protectorate in all but name. Finally, following the Castro revolution, the island became Moscow’s client state.

Now it looked as if Cuba was going to have to go it alone — and somehow it did.

Granted, ordinary Cubans paid a staggering price. Between 1989 and 1994, the economy shrank by roughly 40 per cent, and many thousands chose to escape, fleeing the island aboard rafts, dinghies, and overloaded boats that did not always make it to Florida. A shocking quantity of people, seeking their idea of freedom, instead simply drowned. Their numbers will never be known.

On the ideological front, Castro made some concessions — as he tended to do, in extremis — allowing Cubans to hold foreign currency legally, promoting foreign investment, encouraging tourism. Gradually, the economy began to recover. More recently, Cuba has received a huge helping hand from oil-rich Venezuela, but that largesse seems imperiled now.

In the last years of his life, Castro was less isolated politically than at any time since the last days of the Cold War. Progressive or left-leaning rulers took power in a clutch of Latin American countries, the so-called “Pink Tide,” a wave that seems to be fading now. Even so, other leaders in the region are far less hostile to Havana than their predecessors generally were.

In fact, Cuba now enjoys full diplomatic relations with every country in the Americas, including the U.S.

In the last years of his life, Castro was less isolated politically than at any time since the last days of the Cold War. Progressive or left-leaning rulers now govern a clutch of Latin American countries, with Chavez of Venezuela foremost among them. Bolivian President Evo Morales is another close ally. And other leaders in the region are much less hostile to Havana than their predecessors generally were.

In fact, by 2009, Cuba enjoyed full diplomatic relations with every country in the Americas, with just one huge exception.

For nearly five decades, until 2006, Fidel Castro was the beating heart and clamouring soul of the Cuban revolution, and it seemed unimaginable the system he created would survive without the man with the beard at its helm.

Whether or how long it can now survive with Fidel in his grave — that is a different question.

For decades, Fidel managed to hold his life’s work together through the force of his singular will, suppressing dissent, resolving disputes, micromanaging entire ministries, and resorting to brutal measures only when he deemed it necessary, which was far too often for some, not often enough for others.

Somehow, through it all, he managed to retain the respect and affection of many and perhaps most Cubans, even as they opposed most of what he said or did. This kind of political alchemy is a talent reserved for a very few mortals. It produced the magical and paradoxical glue that has long helped to keep the governing apparatus intact. And it may all come unstuck very quickly now that Castro is dead.

Change of some kind is riding on the salty Caribbean air.

It may come fast, or it may come slowly, but it seems destined to come.

Just now, however, a remarkable man is dead.

He had his worshippers. He had his enemies. But, for decades, he also had his way, as very few men or women on this bobbling planet ever have or ever could.

You can deny Fidel Castro much, especially now that he is dead, but you must allow him this — the sheer immensity of his will.


Beneath sound bites, a sting of anti-U.S. feeling

1 of 5 ** FILE ** Hugo Chavez. President of Venezuela, addresses the 61st session of the U.N. General Assembly at UN headquarters, in this Sept. 20, 2006 file photo. Unlike in years past, Bush's address to the General Assembly did not make waves. It was Iran's president, Mahmoud Ahmadinejad, who attracted the rock star treatment and Chavez, who drew applause when he called Bush "the devil. (AP Photo/Ed Betz, File) FOR USE AS DESIDRED WITH SOTRY SLUGGED UNDERHWHELMEDAT THE UN ED BETZ Show More Show Less

2 of 5 President Bush speaks during a joint press availability with Pakistani President Gen. Pervez Musharraf in the East Room of the White House in Washington Friday, Sept. 22, 2006. Bush said Friday he was "taken aback" by a purported U.S. threat to bomb Pakistan back to the Stone Age if it did not cooperate in the fight against terrorism after the Sept. 11 attacks. (AP Photo/Ron Edmonds) RON EDMONDS Show More Show Less

4 of 5 ** FILE ** Iranian President Mahmoud Ahmadinejad addresses the 61st session of the United Nations General Assembly at U.N. headquarters, in this Sept. 19, 2006 file photo. Unlike in years past, Bush's address to the General Assembly did not make waves. It was Ahmadinejad, who attracted the rock star treatment and Venezuela's president, Hugo Chavez, who drew applause when he called Bush "the devil." (AP Photo/Mary Altaffer, File) FOR USE AS DESIDRED WITH SOTRY SLUGGED UNDERHWHELMEDAT THE UN MARY ALTAFFER Show More Show Less

It was not the intensity of anti-American vitriol in the speeches by Iranian President Mahmoud Ahmadinejad and Venezuelan President Hugo Chavez at the U.N. General Assembly that U.S. foreign policy experts noted.

It was the loud ovations that greeted their speeches.

"Is the applause a sign of a disagreement over our policy on Iraq in particular, or does it run deeper?" asked Victoria Holt, an expert on U.N. peacekeeping at the Henry L. Stimson Center in Washington. "Has the United States lost the support of countries in the world that have traditionally held us in a high esteem?"

Both Ahmadinejad, who lambasted the Bush administration for aspiring to "rule the world," and Chavez, who called President Bush "the devil," are known for inflammatory anti-American sound bites, and U.S. officials brushed aside their comments as such. Secretary of State Condoleezza Rice said Chavez's remarks were "not becoming of a head of state." House Minority Leader Nancy Pelosi, D-San Francisco, who is usually at odds with the White House, called Chavez "an everyday thug."

But the reception of the tirades of both leaders also reflects rising unhappiness with the United States, not only among longtime antagonists such as Iran, but also among erstwhile allies, experts say. Leaders of dozens of nations, in less-publicized speeches, complained vehemently to the General Assembly last week about the Iraq war, Washington's perceived unilateralism, dominance in world trade and its "war on drugs" in Latin America.

"Frustration with the United States is widespread," said Holt.

That frustration came through in a poll of more than 16,500 people in 15 countries this year by the Pew Research Center, which showed a steady decline in public approval of the United States, virtually across the world. Support for the United States had declined to 39 percent in France, 23 percent in Spain, 12 percent in Turkey and 15 percent in Jordan. Even in Britain, where 83 percent of the population backed the United States in 2000, wars in Iraq and Afghanistan have eroded support to 56 percent this year, the poll showed.

"The United States had so much support after 9/11," said Wayne White, a former senior analyst on the Middle East for the State Department. "Because of overly aggressive actions, very dubious invasion of Iraq, the whole issue of secret prisons, (the treatment of detainees at) Guantanamo, we've drained that well pretty much dry."

The growing exasperation comes at a time when Washington needs all the international support it can muster for its uphill campaign in Iraq, the war against terrorism, efforts to promote democracy in the Middle East, and the potential crisis over Iran's and North Korea's nuclear weapons programs.

But embarrassing revelations, such as the torture of detainees at Iraq's Abu Ghraib prison by U.S. personnel, have sapped "the moral rectitude in which we were once held," said Allen Keiswetter, the deputy Secretary of State for Near Eastern affairs under President Clinton. That has created major obstacles for the Bush administration's plan to build a firewall around Islamic terrorism in the Middle East by promoting democracy, said Keiswetter.

"Muslim countries, which are an essential front line on the war on terrorism . view the United States in very low regard as a result of our policies," said Joseph Nye, a Harvard University historian who wrote about U.S. foreign policy in his recent book, "Soft Power: The Means to Success in World Politics."

America's declining image has also created a vacuum, of which leaders like Ahmadinejad, seen by many in the West as an ambitious and dangerous demagogue, are taking advantage, say policy analysts.

"When (Muslim countries) look at how we've approached the spread of democracy, it has them alienated rather than attracted," said Nye.

With the United States no longer providing a political model they want to embrace, people in these countries are more likely to examine other options -- often turning to alternatives antithetical to the West, said Jamal Dajani, the Bay Area producer and director of Middle East programming at Link TV.


Ver el vídeo: Science and Ideas Group: Out of Africa: Recent Findings About Earliest Human Migrations (Diciembre 2021).